IMG-LOGO

Biografía

Lewis MacDougall

Lewis MacDougall

18 años

Lewis MacDougall

Nació el 05 de Junio de 2002 en Edimburgo, Escocia, Reino Unido

El cine viene a verle

03 Octubre 2016

Resulta evidente que su carrera no ha hecho más que empezar. Es un chaval, y Jota Bayona le ha dado protagonismo en una película sobre maduración personal, "Un monstruo viene a verme", que también podría ser la ocasión de que una aventura infantil, actuar como niño para la gran pantalla, vaya a más. El tiempo lo dirá, lo importante es que como su personaje Conor, sepa afrontar sus miedos, sin ser devorado por los oropeles de la fama.

Vio la luz del mundo en 2002, y pronto se puso las pilas en aquello de actuar, pues acudió a formarse en la interpretación tempranamente en el Drama Studio de su Edimburgo natal.

Hasta ahora la carrera como actor infantil de Lewis MacDougall se limitaba a una fugaz aparición como niño perdido en una revisitación de Peter Pan, a partir de la obra de J.M. Barrie, Pan: Viaje a Nunca Jamás, pero como es sabido esta versión libre de Joe Wright no logró el éxito apetecido. Por otra parte, la presencia de MacDougall era mínima, él no era Pan, aunque al menos le sirvió para familiarizarse con el ambiente del rodaje de una superproducción. Además, mantuvo los pies en el suelo, pues estudiaba a la vez, pasaba casi sin solución de continuidad de una escena fantástica a una clase de mates.

El español Juan Antonio Bayona, que ya había rodado con niños y adolescentes en El orfanato y Lo imposible, sabía que necesitaba a alguien muy especial para protagonizar Un monstruo viene a verme. El niño protagonista de la historia, Conor, cargaba con un gran sufrimiento interior, no llevaba bien la enfermedad de su madre, y su temperamento sensible se manifestaba en su gran imaginación y el recurso al dibujo.

Como explica Bayona, "vimos a cientos de niños para ese papel, pero cuando le conocimos supimos al instante que él era Conor: su misterio, su mirada, su mezcla de dulzura y dureza. Es un actor inmenso, no tengo palabras para describir lo que hace en Un monstruo viene a verme". En efecto, el chaval lo hace muy bien con su madre y su abuela en la ficción, Felicity Jones y Sigourney Weaver respectivamente, y también con ese pedazo de monstruo, nunca mejor dicho, que es Liam Neeson, una especie de Bárbol creado digitalmente a partir del actor y de los diseños del dibujante Jim Kay.

En su próximo film, Boundaries, tendrá menos presencia, pero de nuevo aprenderá de los grandes, pues entre los actores se cuentan Vera Farmiga y Christopher Plummer, nada menos.

Trabajos destacados
Filmografía
Un monstruo viene a verme

2016 | A Monster Calls

El propio autor de la novela juvenil "Un monstruo viene a verme", Patrick Ness, firma el guión de esta historia de iniciación a la vida adulta, que parte de unas notas dejadas por la escritora Siobhan Dowd, muerta por un cáncer, y que bosquejó la trama a partir de su experiencia con la enfermedad. Conor es un adolescente que crece en un hogar roto, sus padres se separaron, él se quedó con su madre en Inglaterra, el padre formó una nueva familia en Los Ángeles. Un cáncer con mal pronóstico que padece la madre hace sufrir al chaval, que se refugia en su imaginación y su habilidad para el dibujo, mientras se hacen preparativos para que vaya a vivir con la abuela, y sufre el “bullying” de algunos compañeros de clase. En esta tesitura de sufrimiento, un monstruo con aspecto de gigantesco árbol comienza a visitarle por las noches, justo siete minutos después de la medianoche. Promete contarle tres relatos que deben ayudarle a afrontar sus personales miedos, tras las cuales será Conor quien deba componer su propia y última narración, siendo el protagonista de la misma. El film, con la parafernalia de efectos especiales, y algunos temas de difícil adolescencia bastante tradicionales, corría el riesgo de caer en “lo de siempre”. Pero Juan Antonio Bayona, a partir de la historia de Ness, sabe dar originalidad a la descripción del proceso de maduración del protagonista. Los relatos del monstruo logran no quedar aprisionados en el estereotipo, e incluso la animación utilizada en algunos pasajes funciona mejor de lo esperado. Tiene sentido y resulta aleccionadora la idea de mostrar a Conor la complejidad del mundo, las personas no deben ser juzgadas y condenadas precipitadamente, las cosas no se reducen a blancas y negras, todos tenemos nuestras razones para actuar, pero hay que buscar la verdad y ser fiel a ella. Bayona ya se inspiraba en Steven Spielberg y El imperio del sol a la hora de acometer Lo imposible, y aquí también se notan influencias visuales y de descripción de familias desestructuradas en sus películas fantásticas –Encuentros en la tercera fase, E.T., el extraterrestre...–, como marco que invita a recurrir a la imaginación y la fe propia de la inocencia infantil como mecanismos de defensa, aunque empiece a asomar la oscuridad del mundo de los adultos. Esto no quiere decir que Bayona carezca de personalidad propia, la fuerza de las imágenes en el clímax en el cementerio y junto a la capilla confirman que la frescura al mostrar el tsunami en Lo imposible no fue fruto de la casualidad. Tiene mérito el chaval protagonista, Lewis MacDougall, al que le toca estar presente en prácticamente cada plano; y la poderosa voz original del monstruo, la de Liam Neeson, funciona muy bien.

7/10

Últimos tráilers y vídeos