IMG-LOGO

Biografía

Lindsay Duncan

Lindsay Duncan

69 años

Lindsay Duncan

Nació el 07 de Noviembre de 1950 en Edimburgo, Escocia, Reino Unido
Filmografía
Made in Italy

2020 | Made in Italy

Little Joe

2019 | Little Joe

Blackbird

2019 | Blackbird

La muerte, que lucha con la vida. Panorama tétrico y no excesivamente optimista. Tampoco memorable, ni excesivamente original, sobre el suicidio asistido, es el remake rodado en inglés de otro título que como éste compitió hace unos años también en San Sebastián, el danés Corazón silencioso. Roger Michell es un cineasta británico que ha rodado títulos interesantes, sobre todo la popular Notting Hill, con Julia Roberts y Hugh Grant, aunque también tienen su punto Mi prima Rachel o Le Week-End. Aquí en Blackbird, con el concurso del guionista de Corazón silencioso, Christian Torpe, traslada la trama de ese film a Estados Unidos, que es en esencia la misma. Una mujer con una enfermedad degenerativa ha decidido quitarse la vida, con ayuda de su esposo médico. Y antes de hacerlo convoca a sus seres queridos: su mejor amiga, las dos hijas de personalidad muy diferente, una hiperresponsable, casada y con un hijo que quiere ser actor, la otra con novia –el lesbianismo es una de las leves variantes con respecto al original–. La idea es compartir un fin de semana de despedida, que debe ser emotivo y entrañable, ocasión para limar asperezas, aunque terminarán tirándose los trastos a la cabeza, el necesario momento catártico para que las aguas vuelvan a su cauce y puedan todos, es un decir, descansar en paz. El cuadro que se nos ofrece es de personajes incapaces de encontrar sentido a la enfermedad, al sufrimiento, al dolor. Y el suicidio o muerte digna en tal tesitura se presenta como salida a la amargura existencial, aunque no deja de llamar la atención la paradójica distinción entre suicidios “buenos” –los decididos con cálculo y sin pasión por aquellos cuya salud decae– y los “malos” –aquellos a que empuja la desesperación, porque no se sabe vivir–. Distinción bastante artificial, pero que cabe cuando no existen consideraciones morales bien fundamentadas, el sentido del bien y del mal, y sólo cuenta la libertad individual de elección, actuar sin coacción sería la máxima expresión a que puede aspirar la devaluada consideración de la dignidad de la persona, mientras que a los demás sólo les toca respetar la decisión del otro. El clima relativista en que se inserta la trama tiene un ejemplar botón de muestra en la disparatada idea de celebrar la Navidad fuera de temporada, y por supuesto, sin alusión alguna al acontecimiento que da sentido a esa fiesta. La película tiene un aire decididamente teatral, y lo más destacable es sin duda el capítulo interpretativo. Del reparto la más destacable es Kate Winslet, que compone muy bien a su a priori antipático personaje, pero lo cierto es que todos los demás –Sam Neill, Rainn Wilson, Bex Taylor-Klaus, Susan Sarandon, Mia Wasikowska, Lindsay Duncan, Anson Boon– parecen sentirse cómodos en la piel de sus respectivos personajes.

5/10
Sherlock (4ª temporada)

2017 | Sherlock | Serie TV

Tras la sorprendente y momentánea incursión de Sherlock y Watson en la época victoriana, en el especial navideño de La novia abominable, ambos retornan a la época actual con los tres episodios que constituyen la cuarta temporada de la serie, y donde se combinan los casos misteriosos a resolver, con la posible sombra tras ellos del inmortal enemigo Moriarty, y la vida hogareña del doctor, que va a ser padre de una niña. La nueva tanda de episodios de la serie creada por Mark Gatiss y Steven Moffat a partir de los personajes y obra de Conan Doyle mantienen el buen nivel, con un ritmo trepidante donde están presentes las nuevas tecnologías –Sherlock es un auténtico adicto al móvil, resolviendo casos on line de modo asombroso–, y esa intuición que va a la velocidad del rayo del genial detective. La moderna combinación de intriga y humor contenido funciona, en el primer episodio, a cuento de unos misteriosos bustos de escayola de la que fuera primera ministro británica, Margaret Thatcher. También hay opción para la sorpresa al final del primer episodio, un inesperada giro dramático que no es cuestión de desvelar, y que pone a prueba la amistad de Sherlock y Watson, por tanto también la capacidad interpretativa de Benedict Cumberbatch y Martin Freeman para hacernos creer el modo en que evolucionan sus personajes.

6/10
The Leftovers (3ª temporada)

2017 | The Leftovers | Serie TV

La última temporada de esta serie de tintes apocalípticos, que se basa en el libro de Tom Perrotta, creador de la misma junto a Damon Lindelof. De nuevo juega con la dialéctica entre racionalismo y fe de los personajes, tras la misteriosa partida del dos por ciento de la población mundial de modo inexplicable, cuando está a punto de cumplirse el séptimo aniversario de este hecho, y la gente espera que ocurra "algo". Como en la segunda temporada, hay un prólogo en otra época, ahora más cercano en el tiempo, buen aperitivo para entrar a servir el plato principal. En el pueblo de Milagro, Kevin sigue ejerciendo de jefe de policía, pero tras su asombrosa experiencia de pasar por la muerte, Matt, el pastor, que ha visto a su esposa Mary despertar de un coma, está convencido de que se trata de un nuevo mesías, y hasta escribe un libro sobre él de tipo bíblico. Nora, la novia de Kevin, sigue sin poder olvidar a sus hijos, y aunque se autoengaña diciéndose que está investigando un fraude según el cual, por un módico precio, se puede contactar con los que se fueron, ella tiene la secreta esperanza de poder reunirse con ellos. Esto le llevará a Australia con Kevin, donde el padre de éste, contacta con los aborígenes, guiándose por unas viejas grabaciones de cassette. Corría riesgo de darse vueltas a sí misma en exceso, con lo que Perrotta y Lindelof aciertan decidiéndose por poner punto a final a su serie cuando su capacidad de intriga y de plantear interrogantes inquietantes sobre el sentido de la vida, lo que merece la pena, etcétera, no resultan cansina, sino todo lo contrario. Hay inteligencia y contención genuinas en la narración, también en el uso medido de la partitura musical verdaderamente magistral de Max Richter, que logra evocar el sentido de pérdida y añoranza de un modo increíble.

6/10
Un don excepcional

2017 | Gifted

En un pueblecito costero de Florida, Frank Adler lleva una existencia sencilla junto a Mary, la pequeña de la que se hace cargo, con la ocasional ayuda de Roberta, una vecina. Cuando la niña se incorpora a la escuela, su maestra, Bonnie, se queda sorprendida por su increíble talento para las matemáticas. Todo indica que se trata de una superdotada, por lo que aconseja a Frank que la traslade a una escuela especial. Éste se niega rotundamente, pero entrará en escena la abuela, con un plan completamente opuesto. Tanto el realizador, Marc Webb, como el protagonista, Chris Evans, parecen estar huyendo de los superhéroes; el primero dirigió The Amazing Spider-Man y The Amazing Spider-Man 2: El poder de Electro, el segundo ha sido La Antorcha Humana y el Capitán América. Aquí se unen para contar otra historia de habilidades especiales, pero sin elementos fantásticos, y añadiendo una interesante vuelta de tuerca, pues se defiende el derecho del ser humano a no destacar, para llevar una vida normal. Se denuncia el peligro de que los jóvenes con un talento excepcional sean víctimas de quien quiera aprovecharse de ellos, no siempre por dinero, en ocasiones por pura vanidad, lo que trae consigo que no maduren de forma correcta, jugando con otros niños o pasando momentos en familia. No se trata de un film estereotipado, la postura contraria está bien defendida por la abuela, gracias a un buen trabajo de la veterana escocesa Lindsay Duncan (Birdman), cuyo personaje esgrime sólidos argumentos. Al fin y al cabo, los grandes problemas de las matemáticas se han ido resolviendo gracias a personas con una inteligencia superior. De esta forma, sería una irresponsabilidad no cultivar el potencial de cada uno, aprovechando los recursos del sistema educativo. Se trata de dejar pensar al espectador, no darle todo mascado, como se puede comprobar en la mejor secuencia, cuando la chavala pregunta a su tutor por la existencia de Dios al atardecer. Se nota que Chris Evans se siente identificado con su personaje, que busca una vida mundana, al igual que él necesitaba una oportunidad fuera del universo Marvel, y destila química natural con la pequeña McKenna Grace, que ya fue hija de Kiefer Sutherland en Sucesor designado. A Octavia Spencer no le hace falta ni despeinarse para aportar la función de consejera sabia, aunque se la desaprovecha, el carismático gato tuerto tiene más secuencias que ella, y cumple Jenny Slate (Parks and Recreation) como profesora bienintencionada. No se trata de un film extraordinario y redondo, se han visto numerosas historias similares en la pantalla, pero Webb recupera parte de su don, la frescura esgrimida en su primer film, (500) Días juntos, que parecía haber perdido por la tiranía del mainstream.

7/10
Alicia a través del espejo

2016 | Alice In Wonderland: Through the Looking Glass

Tras su inolvidable aventura en el País de las Maravillas, Alicia Kingsleigh es ahora una valiente capitana de barco, capaz de afrontar cualquier peligro: “Para hacer lo imposible sólo hay que creer que lo imposible es posible”, dice. Ya en tierra, sin embargo, constatará las dificultades económicas en que se encuentran ella y su madre, por culpa de que no aceptó un matrimonio con Lord Ascot, supuestamente ventajoso. En ese situación será “invitada” a atravesar un espejo de la mansión de Ascot y de repente se encontrará de nuevo en el País de las Maravillas acompañada de sus viejos amigos: la reina blanca, la liebre, los gemelos Tweedledee y Tweedledum, etc. Éstos entonces le pedirán ayuda a Alicia para salvar al sombrerero loco, que sostiene que su familia, muerta hace muchos años, está realmente viva. Para muchos Alicia en el País de las Maravillas pasa por ser una de las peores películas dirigidas por Tim Burton. No convencía la frialdad colorida de sus imágenes, adaptadas del relato de Lewis Carroll. En su favor hay que decir que el original literario es un libro verdaderamente extraño, un juego racional que resta continuamente la emoción que requerirían las aventuras de la protagonista. Seis años después llega Alicia a través del espejo, una impecable y entretenida producción con algunas diferencias importantes respecto de su predecesora. Para empezar Tim Burton da un paso atrás personal y se retira a la labores de producción, cediendo el testigo a James Bobin, hasta ahora conocido por la simpática El tour de los Muppets; y en segundo lugar la guionista Linda Woolverton deja de lado el texto original para idear una historia completamente nueva. Aunque es posible que los más puristas se sientan defraudados, lo cierto es que lo que vemos en pantalla no tiene ni una pizca del libro escrito por Carroll. Felizmente, quizás. Y es que visto que adaptar el cúmulo de situaciones rocambolescas, desconcertantes y surrealistas del texto literario era pinchar en hueso –recordemos que Woolverton escribió también la anterior película–, la guionista británica concibe una historia que, en su fondo, está en las antípodas de Carroll. El clasicismo de la aventura es patente, los conflictos comprensibles, las reacciones de los personajes normales y accesibles a todo tipo de público y, sobre todo, el guión pone en claro el objetivo que ha de perseguir la heroína, su misión es algo que no deja jamás de estar presente en una Mia Wasikowska que cuenta con una presentación modélica como intrépida capitana de barco, con un rol muy alejado de la dulce y curiosa Alicia de nuestra infancia. Esto no significa que el guión no ofrezca ideas muy “carrollianas”, como la inclusión del personaje del Tiempo (Sacha Baron Cohen) o el espectacular desenlace contrarreloj, nunca mejor dicho. Alicia a través del espejo es una trepidante película de aventuras, con el tono exótico del mundo “maravilloso” de Carroll pero esta vez sin confusión posible. La imaginería increíble ideada hace años por Burton se mantiene, al igual que los inolvidables personajes del País de las Maravillas vuelven a pulular alrededor de ella –el sombrero loco, la reina roja, la reina blanca, la liebre de marzo, el gato de Cheshire– pero ahora tan sólo como alentadores en su propósito de ayudar al sombrerero a recuperar a su familia, aunque eso implique peligrosamente retroceder hasta el pasado. Se elude en el film desviaciones de la trama principal así como la intrusión de momentos demasiado inquietantes que puedan dañar la imaginación infantil, al tiempo que se incide con fuerza en las cosas que verdaderamente importan en la vida, en primer lugar la familia –el amor del padre, de la madre–, pero también el sacrificio heroico por los amigos. Y quizá el pasado no pueda cambiarse (lo hecho, hecho está), pero siempre se puede aprender de él, perdonar o pedir perdón, y enderezar así el rumbo del futuro. Ni que decir tiene que el diseño de producción del film es absolutamente asombroso, y aunque en ciertas secuencias se abuse de técnicas digitales –los viajes con la cronosfera pueden resultar un tanto reiterativos–, los paisajes y la coloridísima ambientación están diseñados con un perfecto esmero, realzados en la versión 3D. El trabajo de los actores está ajustado: Mia Wasikowska ofrece una Alicia más cercana esta vez, mientras que el sombrerero loco tiene menos presencia con un Johnny Depp menos sobreactuado. Destaca además una más humana Helena Bonham Carter (la reina roja) y un Sacha Baron Cohen muy competente a la hora de encarnar a su difícil personaje temporal.

7/10
The Honourable Woman

2014 | The Honourable Woman | Serie TV

Cuando eran niños, Nessa y Ephra Stein fueron testigos de cómo su padre, empresario armamentista aficando en Israel, era asesinado por un exaltado palestino. Ya adultos han decidido aparcar los odios ancestrales y canalizar la cooperación entre judíos y palestinos mediante una fundación que promueve instituciones educativas y la implantación de la fibra óptica en Gaza. Pero por supuesto los fanatismos siguen campando en una y otra parte, además de que los proyectos de los Stein mueven mucho dinero en forma de lucrativos contratos que algunos ansían alcanzar, lo que mantiene atentos a los servicios secretos como el MI6 y la CIA. El secuestro de un crío, hijo de la niñera de Ephra, será un movimiento más para tratar de influir en el modo en que los Stein dirigen su organización. Miniserie británica de la BBC escrita, dirigida y producida por Hugo Blick, está concebida como una densa trama de espionaje, aderezada de elementos traumáticos relativos a secretos de la familia protagonista, que intentan dar una visión amplia y poliédrica del conflicto palestino-israelí. El guión es complejo, porque narrativamente da saltos temporales al pasado y al presente, con algunos elementos dramáticos enmarañados en exceso, incluso en algún momento rozando el folletín, a pesar del buscado estilo realista y el tono cínico que se observa en los espías, sobre todo en el compuesto por Stephen Rea. Tiene mérito el trabajo actoral de Maggie Gyllenhaal como la mujer honorable del título, pues sabe imprimir a su personaje los rasgos de alguien joven, pero que ya está curtida por la vida y por sus deseos altruistas a los que toca chocar con la dura realidad.

6/10
Birdman (o la inesperada virtud de la ignorancia)

2014 | Birdman

Riggan Thomas, actor de cine que se convirtió en icono de masas años atrás al encarnar al famoso superhéroe Birdman, trata de reinventarse montando en Nueva York una obra teatral seria basada en un texto de Raymond Carver. La fecha del estreno en Broadway se aproxima, y las cosas se le complican cuando debe reemplazar a uno de los actores. A los nervios de los ensayos previos se suma una persistente voz interior que se burla de él por su patético plan. La del mexicano Alejandro González Iñárritu no es simplemente una incursión fílmica más a las bambalinas del mundo del teatro y el cine, un subgénero que ha dado títulos tan notables como Eva al desnudo o El juego de Hollywood, por citar sólo dos formidables películas. Su mirada es muy actual, y a la vez plenamente universal, a la hora de abordar el ego de los artistas y alrededores; y su ejecución, la idea de rodar en un solo plano al estilo de Alfred Hitchcock en La soga, con transiciones casi invisibles pues sería imposible hacer así una película de dos horas, resulta muy moderna y dota al relato de una enorme dosis de energía, muy adecuada a la zozobra interior de los agitados personajes. A este virtuosismo visual y coreográfico, suma el uso de una partitura musical con mucha percusión y conscientemente molesta, que intensifica la desazón de Riggan y compañía. Con un guión en que vuelven a colaborar con Iñárritu Nicolás Giacobone y Armando Bo –con ellos hizo Biutiful–, a los que se suma Alexander Dinelaris, se abordan cuestiones como el narcisismo y la petulancia de los actores, las dificultades para formar y mantener con solidez los vínculos familiares, el desgaste psicológico y la presión que supone sacar adelante una obra de teatro. Al precio personal que se paga en un proyecto de índole creativa en que uno pone el alma, que lleva a reacciones extremas y al desorden de los afectos o a la adicción a sustancias, se suma lo que rodea a su acogida, la reacción del público, a veces frívola y más hoy con el uso de las redes sociales, y la de la crítica, a veces ridículamente endiosada, otras siendo ella misma la que encarna la inesperada virtud de la ignorancia que atribuye a aquellos que juzga. La cinta que entrega el cineasta mexicano es descarnada, a veces con detalles innecesariamente zafios, pero destaca su enorme solidez, la sensación de que se atrapan los “superpoderes” de los actores, pero también la “kriptonita” que los debilita y los convierte en extremadamente vulnerables e indefensos. La metáfora de los superhéroes no es sólo un recurso para poner en solfa la saturación que de ellos sufren en la actualidad las pantallas, sino que sirve a la postre para hablar de la capacidad insospechada que tienen las obras representadas para tocar determinadas fibras inefables del espíritu humano. Y propicia un final muy hermoso. Resulta inteligente la elección de Michael Keaton para el papel protagonista –formidable su interpretación–, pues añade un subtexto a la trama ya que él mismo interpretó en el pasado a un superhéroe, el Batman de Tim Burton. Pero es que todo el reparto está escogido perfectamente, Edward Norton brilla como el actor prepotente y Naomi Watts como su novia y compañera en la obra, Emma Stone está muy bien como la hija de Riggan en proceso de desintoxicación, Zach Galifianakis es el representante perfecto; y también hacen bien su papel Amy Ryan, la ex de Riggan, y Andrea Riseborough, su actual pareja.

8/10
Le Week-End

2013 | Le Week-End

Nick y Meg. Un matrimonio mayor. Ambos son profesores universitarios y pasan un fin de semana en París para celebrar su aniversario. Aunque se quieren y existe una innegable complicidad entre ellos, algo se ha deteriorado en la relación. Ella habla de separarse. Pero entretanto recorren la ciudad algo alocadamente, gastan el dinero que no tienen y acuden a una fiesta que da un viejo compañero de estudios de Nick, con el que se han encontrado casualmente. Después de Venus y The Mother, Roger Michell vuelve a asociarse con el guionista Hanif Kureishi, que acompañó en esta tarea a los trabajos tempranos de Stephen Frears. De nuevo miran ambos a la ancianidad, la etapa en que son más las puertas que se cierran que las que se abren. Los hijos ya no están en casa, la carrera profesional va en declive, los temores asoman, y la sombra de lo que se creyó era un atisbo de posible infidelidad asoma para poner a prueba la constancia de un amor mantenido a lo largo de muchos años, no sin dificultades. Le Week-End es una película de apariencia sencilla y ligera, sostenida en grandísima medida por la pareja protagonista, magníficos Jim Broadbent -premiado como mejor actor en San Sebastián- y Lindsay Duncan, en la que pasan pocas cosas. Pero tiene el mérito de capturar el “mood” del amor conyugal en una etapa otoñal donde la pasión todavía existe, pero cobra nuevas formas, no necesariamente más maduras, pero sí al menos más sabias y experimentadas. Michell y Kureishi muestran la fortaleza de ese vínculo, donde se nota que, a pesar de los pesares, los ancianos amantes son verdaderamente “una sola carne”.

6/10
El último pasajero

2013 | Last Passenger

Una noche en el período de Navidad. Un tren de cercanías londinense, con unos pocos viajeros a bordo –entre ellos un médico viudo (Dougray Scott), con su hijito–, parece estar fuera de control. El revisor ha desaparecido, y el vehículo no efectúa las paradas previstas. El conductor, aparentemente encerrado en su cabina, no responde a los intentos de comunicación del pasaje. El temor y las dudas sobre qué hacer, junto a los intentos por transmitir tranquilidad, dan pie a distintas etapas en la convivencia obligada de los pasajeros. Hay reproches, y también cariñosos acercamientos de una mujer hacia el pequeño del doctor, ella podría ser la madre que necesita. Omid Nooshin debuta en el largo con una historia demasiado simple, aunque se las arregla para pintar una galería de personajes más o menos convincente, y una situación de tensión creciente.

4/10
Una cuestión de tiempo

2013 | About Time

Richard Curtis, veterano guionista de Cuatro bodas y un funeral y Notting Hill, debutó como realizador con la excelente Love Actually, pero decepcionó en cierta medida con su segundo trabajo, Radio encubierta. Ahora recupera la forma como director y guionista en Una cuestión de tiempo, mezcla de drama y comedia, con elementos fantásticos. Una cuestión de tiempo tiene como protagonista a Tim, un joven de 21 años, que el día de Año Nuevo tiene una inesperada conversación con su padre. Éste le desvela el secreto de la familia: los varones pueden viajar en el tiempo. Aunque esto no les permite ir más atrás de su nacimiento, sí que tienen la capacidad de rebobinar hasta el punto de su vida que deseen, lo que resulta muy útil para arreglar pequeños errores. Aunque en un principio no le cree, tras seguir sus instrucciones vuelve a la fiesta de Nochevieja anterior, donde no logró besar a la chica que le había deslumbrado. A los espectadores les vendrán a la mente inmediatamente títulos como Regreso al futuro y sobre todo Atrapado en el tiempo, con cuya trama tiene muchas similitudes, salvo porque aquí el protagonista puede elegir a qué punto de toda su existencia quiere regresar, y no sólo vuelve a revivir el mismo día. Paradójicamente, Una cuestión de tiempo no proporciona una sensación de déjà-vu, sino que logra cierta frescura. Quizás, algunos detractores argumentarán que Una cuestión de tiempo busca de forma demasiado evidente emocionar, o que la voz en off del protagonista a veces se alarga. Pero Curtis acierta al explotar sus puntos fuertes, una capacidad increíble para componer diálogos vitalistas e ingeniosos, y su especialidad en la creación de secundarios estrambóticos memorables. Tampoco se le da mal crear momentos 'mágicos', como aquél en el que la pareja protagonista se puede ver por primera vez, tras una larga conversación a oscuras. Rachel McAdams (To the Wonder, Sherlock Holmes), que realiza una interpretación muy espontánea, es quizá el nombre con más tirón internacional del reparto, pues tiene a su lado a Domhnall Gleeson, un actor que sorprende y logra cargar con la mayor parte del metraje, si bien hasta ahora se le conoce más bien por haber sido secundario en títulos como Anna Karenina o las dos últimas entregas de Harry Potter. Brilla especialmente Bill Nighy, actor fetiche del realizador presente en sus dos anteriores films, muy humano en su papel de progenitor. A diferencia de lo que ocurría en casi todos los trabajos anteriores de Richard Curtis, esta vez el británico no se limita a las risas o los buenos sentimientos, sino que pretende mostrarse algo más reflexivo, en torno a temas sobre el aprovechamiento del tiempo, la importancia de preocuparse por los demás y la necesidad de afrontar antes o después las grandes tragedias de la vida, por muchas triquiñuelas que se pongan en práctica para postergarlas.

6/10
Wallander. Antes de que hiele

2012 | Wallander. Before the Frost | Serie TV

Linda, la hija de Kurt Wallander, ha seguido los pasos de su progenitor en la policía. Aunque sus personalidades chocan con frecuencia, deberán colaborar tras las desaparición de una amiga de ella y la comisión de algunos horribles crímenes que parecen relacionados con el fanatismo religioso. La historia que cierra la tercera temporada de las andanzas de Wallander en versión "british" con Kenneth Branagh como protagonista. Adapta una de las novelas de Henning Mankell que empieza a ceder protagonismo policial a Linda, la hija de Kurt Wallander. Reflexiona sobre el vacío de una sociedad, donde incluso el recurso a la religión puede derivar en monstruoso fanatismo.

6/10
Black Mirror

2011 | Black Mirror | Serie TV

Serie británica de tan solo tres capítulos, largos y concluyentes, el espectador no dejará de frotarse los ojos ante lo que se le presenta en pantalla. La idea es reflexionar acerca de una sociedad globalizada y tecnificada, donde los acontecimientos se siguen en directo y mediáticamente, compartiéndose en las redes sociales. La privacidad está en peligro, parece que nos estamos volviendo muy cínicos, y no está claro que un progreso que debería hacernos más libres esté logrando este objetivo. Son algunas de las ideas propuestas por Charlie Brooker, creador de la serie, que hace pensar en propuestas como la ciencia ficción de Ray Bradbury o series episódicas tipo Cuentos asombrosos o En los límites de la realidad, adaptándose a los tiempos que corren. En el episodio inical, “El himno nacional”, el Primer Ministro de Gran Bretaña es despertado a media noche con la noticia de que la Princesa ha sido secuestrada. Ojo, sus captores sólo la liberarán si el máximo mandatario de la nación mantiene relaciones sexuales en directo con ¡un cerdo! Tal situación será seguida por los ciudadanos a través de las noticias, las redes sociales, youtube… Todo el mundo estará pendiente de la reacción del Primer Ministro y de su equipo. Bien urdida, la trama mantiene el interés desde el principio y el final es para no perdérselo. Bajo el título de “15 millones de méritos”, el segundo capítulo es algo más extraño. Un grupo de personas se pasan el día pedaleando en bicicletas estáticas para obtener puntos y logros que hagan sus vidas más fáciles. Lo real enfrentado a lo virtual para poner frente a un espejo las miserias de la condición humana. El último episodio, titulado “Tu historia completa”, nos lleva al futuro. Las personas podrán acceder a sus recuerdos con un mando a distancia, rebobinar, hacer pausa, de manera que todo lo almacenamos en la memoria y podemos acceder a ello cuando queramos. Es más, en una entrevista de trabajo nos pueden pedir el visionado de nuestros recuerdos… Así nadie olvida nada. Nada de este capítulo, así como de los otros dos, debemos de olvidar. Nos encontramos de bruces con una serie totalmente fuera de los cánones, que rezuma originalidad por los tres (que valen por cuatro) costados. Tres capítulos que justifican su gran acogida en Reino Unido. Y es que no podría ser más aguda la visión proyectada hacia las nuevas tecnologías y el impacto que tienen en la sociedad, adormeciéndola, creando unas necesidades que rozan lo surrealista y están fuera del sentido común. Con buen criterio, cada capítulo abre con una carga de impacto brutal para dejarnos al final sumidos en un estado de liviandad, física e intelectual, de difícil explicación. Es como si nos cargáramos con un lastre pesado e invisible, que casi colapsara nuestros músculos y el cerebro acelerara sus neuronas de forma vertiginosa antes de entrar en estado de shock. Las situaciones más estrambóticas nos hacen estremecer, congelar el rictus, acaso secarse el intento de gritar, también esbozar una sarcástica sonrisa. ¡Qué situaciones! Tan sólo la extravagancia del primer episodio tiene más proximidad con la realidad actual, los otros dos plantean narraciones que quién sabe si son fruto de la imaginación lisérgica o nos acercan a un futuro posible donde la tecnología y los medios de comunicación podrían transformar nuestra percepción del mundo. Sugerente e irreverente, exagerada y muy provocativa, la serie invita a la reflexión a partir de un tema principal bien narrado y estructurado. A un lado quedan la interpretación de los actores, más que correctos, eclipsados sus protagonismos por la puesta en escena de esa crítica a una sociedad condicionada, la masa hipnotizada por la imagen manipulada, desde planteamientos tan originales como rocambolescos. El contraste genera una fuerza dramática total. El resultado final, sorprendente, no dejará indiferente a nadie.

6/10
Christopher and His Kind

2011 | Christopher and His Kind

Christopher Isherwood (Matt Smith) es un joven y famoso escritor inglés que recibe la invitación del poeta W.H. Auden (Pip Carter) para ir a Berlín, una de las ciudades con mayor libertinaje homosexual. Allí se instala durante un tiempo, se convierte en profesor y se enamora de Heinz, pero el cambio político le hará volver a su país.  Telefilm británico basado en la novela autobiográfica del propio Isherwood, en la que cuenta sus sórdidas vivencias e intimidades. Sin ahorrar imágenes subidas de tono, el director logra una buena ambientación, trasladando al espectador a aquellos turbios años.

5/10
Alicia en el País de las Maravillas

2010 | Alice in Wonderland

Vibrante adaptación de las imaginativas obras de Lewis Carroll sobre el viaje de Alicia al País de las Maravillas. Tim Burton, un artista enamorado de los originales, da, a partir del guión de Linda Woolverton, su personal visión de la historia. Lo que implica el despliegue de una imaginería apabullante, que casa bien con las nuevas tecnologías del 3D, aunque sin alcanzar la altura del listón de Avatar, al fin y al cabo a James Cameron le pirran los ‘inventitos’, mientras que Burton se toma esa parte de la creación con más calma. Aunque se basa en Carroll, claro está, y se encuentran presentes sus temas y personajes, hay una mirada relativamente libre en esta incursión de Alicia, una jovencita de 18 años, al País de las Maravillas, como si fuera uno de otros tantos viajes que ha hecho antes allí, siendo niña, y que siempre ha interpretado como si fueran sueños. En esta ocasión Alicia sigue a un conejo también, pero mientras huye de la encerrona que le ha preparado su madre, para prometerla en matrimonio. Gracias a la bebida y a la comida menguará o aumentará de tamaño, para poder acceder al País de las Maravillas. Allí Alicia sabrá que se espera a una joven con su nombre, que debe enfrentarse a un tremendo monstruo, siervo de la reina de corazones. Mientras esquiva a ésta, Alicia tiene ocasión de conocer a variadas criaturas, entre ellos al excéntrico sombrerero loco. Puede ser éste uno de los títulos más comerciales de Burton, pues presenta un ritmo endiablado, y quizá huyendo del recuerdo de la versión animada de Disney, que aburría un tanto a los niños, aquí se planta hasta un duelo final, espectacular batalla climática, que retrotrae a las sagas de El Señor de los Anillos y Las Crónicas de Narnia, e incluso, por qué no mencionarla, a la reciente Avatar. Las consideraciones sobre sueño y realidad, cuál es la diferencia, o sobre las decisiones que conforman la personalidad, están ahí, pero esquemáticamente. Sobre todo Burton entrega un espectáculo visualmente brillante, donde las criaturas y escenarios digitales presentan un extraordinario fotorrealismo, de modo que los personajes ‘normales’ interaccionan con ellos perfectamente, no hay sensación de ‘engañifla’. Se juega bien al contraste entre el mundo convencional –la fiesta de pedida– y un mundo fantástico que huye de la ñoñería, de atmósfera gótica, bosques frondosos y personajes muy originales, de modo especial la reina de corazones y su ejército. Habrá que estar atentos a la protagonista, Mia Wasikowska, todo un descubrimiento, está muy natural; mientras que Johnny Depp se lo pasa en grande como el sombrerero, con un trabajo contenido lo justo.

6/10
Laconia, el hundimiento

2010 | The Sinking of the Laconia | Serie TV

El 12 de septiembre de 1942, cerca de la costa africana, el submarino alemán U-156 descubre al buque de carga inglés Laconia cerca de la costa occidental de África. El capitán Hartenstein ordena torpedear al Laconia sin saber que, además de 136 miembros de la tripulación, 80 pasajeros y 268 soldados británicos, el barco transporta 180 soldados polacos que vigilan a 1 800 prisioneros de guerra italianos, aliados de los alemanes.

Miss Marple (5ª temporada)

2010 | Agatha Christie's Marple | Serie TV

Quinta temporada de las erie protagonizada por Miss Marple, la célebre investigadora creada por Agatha Christie, aquí interpretada por Julia McKenzie. Reúne cuatro episodios correspondientes a cuatro novelas independientes. En "El misterio de Pale Horse" un amigo sacerdote de la señorita Marple es asesinado a golpes tras visitar a una mujer agonizante; en "El secreto de los Chimneys" la investigación se centra en los enigmas que rodean el pasado de una famosa casa solariega, con robos de diamantes y asesinatos incluidos; en "El geranio azul" una mujer altamente supersticiosa muere tras ser avisada por una médium de su inminente fallecimiento, pero Marple sospecha de algo turbio; y en "El espejo se rajó de lado a lado" una estrella de Hollywood y su marido se mudan a St. Mary Mead, pero su mundo se viene abajo cuando un fan muer envenenado durante una fiesta en el jardín.

6/10
Persiguiendo a Jane Austen

2008 | Lost in Austen | Serie TV

Amanda Price está desilusionada con su vida. El mundo moderno le parece demasiado inhóspito. Un día, sin explicación aparente, acaba en el mundo de ‘Orgullo y prejuicio’, la famosa novela de Jane Austen. Y ha suplantado a Elizabeth Bennet, la protagonista. Original revisión del clásico Orgullo y prejuicio pero con una heroina del mundo actual.

6/10
Merlín

2008 | Merlin | Serie TV

El joven Merlín es enviado a Camelot por su madre a casa de un sabio. La madre le pide al tipo que eduque a su hijo. En la ciudad, la magia está totalmente prohibida. El chico no para de meterse en líos, aunque también se hará amigo de Arturo, el futuro rey, de edad similar a la suya. Serie británica que recrea los años de juventud de los personajes del Ciclo Artúrico, antes de los sucesos sobradamente conocidos.

5/10
Roma (2ª temporada)

2007 | Rome | Serie TV

Segunda y última temporada sobre la Roma de Julio César, y lo que sobrevino tras su asesinato por parte de Bruto y otros senadores romanos. La serie continúa contando los avatares de la vida romana: las intrigas políticas, los enredos amorosos, las traiciones y la brutal ambición de poder llevará a realizar asesinatos y otras bajezas, que se muestran de forma muy descarnada. Destaca el cuidado guión, la impresionante ambientación de época y el elenco de actores, entre los que destacan los amigos Kevin McKidd y Ray Stevenson (en una subtrama excelente), y Polly Walker en el papel de la malévola y ladina Atia.

5/10
Longford

2006 | Longford

Roma

2005 | Rome | Serie TV

Año 52 A.C. Julio César regresa a Roma tras la Guerra de las Galias. Los viejos senadores, acomodados en el poder, consideran una potencial amenaza el regreso del victorioso general, considerado un dios por sus hombres. Para contrarrestar la influencia de Cesar, ponen en marcha una conspiración. La serie más lujosa de la televisión en su momento, pues sus 12 episodios costaron cien millones de dólares. Reconstruye fiel y en ocasiones muy crudamente las costumbres de la época en la que transcurre la acción; entre los años 52 y 44 a.C., cuando se forma el imperio.

5/10
Poirot (10ª temporada)

2005 | Agatha Christie: Poirot | Serie TV

En "El misterio del tren azul" Poirot ya está jubilado, pero acepta resolver el asesinato de la hija de un millonario, que viajaba en un tren. En "Cartas sobre la mesa" Poirot deberá encontrar a cuatro asesinos entre las ocho personas invitadas a la mansión del millonario señor Shaitana . En "Después del funeral" le tocará investigar acerca de la muerte de Richard Abernethie, patriarca de una importante familia. Y en "Pleamares de la vida" el célebre detective indagará en la vida de una joven viuda cuyo segundo marido ha muerto misteriosamente en una explosión. Cuatro episodios se reúnen a modo de telefilmes independientes en esta temporada de la serie británica producida por Granada, sobre el personaje creado por la maga del misterio Agatha Christie.

5/10
Bajo el sol de la Toscana

2003 | Under The Tuscan Sun

Joven americana deprimida tras su divorcio. Su mejor amiga le hace un regalo especial: una estancia de unos días en la bella Toscana, en Italia. Tanto le gusta la cosa (la luz, el paisaje, la gente sencilla…), que toma una decisión a primera vista descabellada: comprarse una casa medio en ruinas y restaurarla. La directora Audrey Wells explora un terreno muy caro a los escritores americanos, y a veces algo manoseado: el de la gente de su país que se reeencuentra en la vieja Europa. La protagonista, encarnada por la estupenda Diane Lane, descubre de nuevo el amor, y valora más las cosas que se dan por supuestas. Especialmente le emociona ver todos los días a un ancianito que se detiene ante una imagen de la Virgen en un camino, evocando sin duda amores entrañables.

4/10
Perfect Strangers

2001 | Perfect Strangers | Serie TV

Una familia de la alta sociedad inglesa se reúne en un un hotel donde se revelarán más detalles de sus vidas de los que esperaban. Pequeña miniserie de 3 episodios, también conocida como "Almost Strangers". Sus grandes actuaciones mezcladas con un guión original y con distintas intrigas llenarán de entretenimiento al espectador.

7/10
Shooting the Past

1999 | Shooting the Past

Una mansión de Londres, que alberga una enorme colección de raras y antiguas fotografias, tiene un nuevo propietario: el millonario americano Christopher Anderson (Liam Cunningham) quiere convertirla en una universidad de estudios empresariales. Pero encuentra que los empleados utilizarán hasta el último recurso para impedírselo. Ellos veneran las fotos y están dispuestos a preservarlas. Oswald Bates (Timothy Spall) es el excéntrico encargado del archivo y Marilyn Truman (Lindsay Duncan) la directora, está convencida de que tiene que haber una forma de llegar al alma de Anderson para salvar el archivo de fotos. En este fascinante choque entre el viejo mundo y el nuevo milenio, las fotos tendrán la última palabra. En este film se pone de manifiesto si hay que deshacerse de lo antiguo en favor de lo nuevo, de una manera muy hábil el director resuelve la trama junto a unas interpretaciones brillantes.

7/10
Mansfield Park

1999 | Mansfield Park

Fanny Price es arrancada de su hogar de mala muerte para vivir en la casa de unos parientes ricos: Mansfield Park. Ella siempre es considerada como una inferior, por su originaria condición de pobre. Pero gracias a su buen corazón y sus excelentes dotes como escritora, saldrá adelante, y conseguirá enamorar, cómo no, a su primo Edmund, que a pesar de todo no se atreve a reconocer su amor. Adaptación de la novela de Jane Austen, a la que la directora y guionista Patricia Rozema ha añadido rasgos autobiográficos de la propia escritora. El resultado es un sólido film decimonónico, que arranca las lágrimas en más de una ocasión.

6/10
Un marido ideal

1999 | An Ideal Husband

Lord Arthur Goring (Rupert Everett) es el típico vividor, conquistador y asiduo a las fiestas de la alta sociedad. Un día se presenta Sir Robert Chiltern (Jeremy Northam), su mejor amigo, con un asunto muy delicado. Su carrera en el parlamento británico peligra por una carta comprometedora del pasado, que le vincula a un asunto turbio, y que obra en poder de la intrigante señora Cheveley (Julianne Moore). Además, su imagen de 'marido ideal' que guarda su esposa Gertrude (Cate Blanchett) podría verse en serios apuros. Mientras Lord Arthur mueve sus hilos para ayudar a Sir Robert, comienza a caer en la cuenta de que siente algo más que atracción por Mabel (Minnie Driver), la hermana de su amigo. Ingenio, encanto, brillantez. Estas son las características que respira por todos sus poros Un marido ideal, adaptación de la divertida obra de teatro de Oscar Wilde. Oliver Parker –que ya había adaptado antes Othello de William Shakespeare– combina de forma pasmosa humor, romanticismo y drama en la trama, que no ha perdido un ápice de frescura con el paso de los años. El reparto está perfectamente escogido: no son superestrellas ­–aunque algunos lo serán, profetizamos–, pero sí actores como la copa de un pino que, al fin y al cabo, es lo que cuenta.

5/10
Un sueño en una noche de verano

1996 | A Midsummer Night's Dream

"El sueño de una noche de verano" de William Shakespeare ha inspirado filmes tan poderosos como la versión de Max Reinhardt y William Dieterle (1935) o la más heterodoxa Sonrisas de una noche de verano (1955) de Ingmar Bergman. La comedia del dramaturgo inglés sugiere un marco fantástico donde desarrollarse, y su plasmación concreta ofrece no pocas dificultades. Adrian Noble, director artístico de The Royal Shakespeare Company, que ha dirigido numerosas obras, adapta para la pantalla su montaje para el teatro de esta pbra. Se trata de una concepción atemporal, en la que los personajes se mueven en amplios espacios, y visten ropas de llamativos colores. Los decorados, osados, muestran extensas superficies de agua, cielos plagados de bombillas u ocupados por llamativos paraguas. Hay cierta originalidad, aunque a veces estos efectos visuales tienen una presencia excesiva, y resultan empalagosos. La película sigue con bastante fidelidad el texto de Shakespeare. Presenta los amores, en algún caso no correspondidos, de cuatro jóvenes cortesanos del rey Teseo y la reina Hipólita. Los hechizos equivocados de Oberon, rey de las hadas, a través de su fiel Puck, despiertan amores trastocados, que producen divertidas situaciones. La adaptación de Noble introduce el personaje del Chico, un niño, que en medio de un sueño, es testigo mudo de las vicisitudes de los jóvenes enamorados. Este recurso, junto a la comentada escenografía, demasiado artificiosa, distrae de la historia principal, e incluso la ralentiza. Algo imperdonable en una comedia que reclama mayor agilidad narrativa. Los actores, jóvenes desconocidos de la citada compañía británica, encarnan bien a sus respectivos personajes.

4/10
City Hall

1996 | City Hall

Tiroteo en las calles de Brooklyn. Un policía, un traficante de drogas y un niño inocente caen abatidos. El caso levanta una enorme polvareda en la opinión pública. ¿Qué hacía un policía actuando en solitario? ¿Por qué un juez con fama de honesto dejó en libertad provisional a un tipo relacionado con la Mafia? A pesar de lo caldeados que están los ánimos, el alcalde de Nueva York acude a dar el pésame a las familias del niño y del funcionario fallecidos. De todos modos, su deseo de esclarecer los hechos es poco decidido. Más bien parece querer tapar la desgracia con algún éxito en otros campos de la política local. La historia, narrada desde el punto de vista de Kevin, ayudante del alcalde, es una especie de viaje iniciático al borde del abismo que acaba en la corrupción. Kevin —capaz, decidido en la contienda política y honrado—, descubrirá que no todo es koshar —en hebreo, comida pura— en su oficio; la vieja idea de que entre el blanco y el negro hay muchos grises no tarda en flotar ante sus ojos. La envoltura casi invisible de los asuntos dudosos exige estar en guardia si se quiere conservar la honestidad. El guión, de construcción impecable, ha sido sometido a un progresivo pulimiento en el que han participado cuatro guionistas de renombre. Todos los cabos terminan atados, y hay una buena definición de personajes. Se añora sin embargo un punto de brillantez, algo más de imaginación. Harold Becker hace una dirección eficaz, sin llamar la atención. Se empantana un tanto al principio, en las escenas algo reiterativas de honras fúnebres, pero luego conduce la historia con pulso firme. Con su excelente equipo de dirección de arte logra hacer creíbles los entresijos de la política municipal, de un modo semejante a como se dibujaban las interioridades de la Casa Blanca en El presidente y miss Wade. El reparto es envidiable. Al Pacino, siempre estupendo, da el aire requerido al poco claro comportamiento ético de su personaje, a la vez que muestra su humanidad. Sólo se excede en la secuencia del funeral del chiquillo, donde Becker debía haberle exigido contención. Las escenas que comparte con John Cusack —muy bien éste en su sobriedad— gozan del aire paternofilial que exige su relación. Vale la pena destacar a Danny Aiello, brillante en un papel secundario.

6/10
Cuerpo maldito

1991 | Body Parts

Bill Chrushank es un tipo normal y corriente que lleva una vida tranquila junto a su esposa y sus hijos. Su feliz existencia se complica cuando sufre un accidente de tráfico, y los médicos deciden amputarle un brazo. Gracias a una sofisticada técnica, la Doctora Webb logra implantar a Bill el brazo de una persona muerta. La operación es un completo éxito, pero enseguida Bill empezará a notar los terribles efectos de su decisión. El brazo parece tomar sus propias decisiones, que le obligan a comportarse de una forma violenta. Cuando Bill no puede controlar la situación, decide investigar la vida de la persona a la que pertenecía su brazo. Descubre con terror, que se trataba de un peligroso criminal, con un historial plagado de violaciones y asesinatos. Thriller, mezcla de acción y terror, que supone además una incursión en una horrible pesadilla. ¿Qué pasaría si un miembro de una persona fallecida trasplantado a otra persona cobrase vida propia? En esta truculenta historia, una persona de buen corazón debe enfrentarse a la maldad que le propone una parte de sí mismo, que antes perteneció a otra persona.

4/10
Ábrete de orejas

1987 | Prick Up Your Ears

Biografía nada convencional del escritor británico Joe Orton (1933-1967), autor de novelas y satíricas obras teatrales que murió asesinado a martillazos por su amante Kenneth Halliwell. Inteligentemente, Frears se ocupa de ambos personajes que encarnan con absoluta credibilidad Gary Oldman y Alfred Molina. Y, entre un moderno montaje y mucho humor cínico, les enfrenta a su triste destino: Orton es el genio que tiene éxito con cualquier frase que escriba, se mueve entre ambientes barriobajeros de urinarios públicos y conoció a Paul McCartney; mientras que Ken no goza de ninguna reputación, está calvo y no puede soportar el éxito de su compañero. Adaptación del libro de John Lahr. La excelente música de Stanley Myers fue recompensada en el Festival de Cannes como mejor contribución artística, mientras que Vanessa Redgrave fue elegida mejor actriz secundaria por el Círculo de Críticos de Nueva York.

6/10

Últimos tráilers y vídeos