IMG-LOGO

Biografía

Maria Schneider

Maria Schneider

58 años ()

Maria Schneider

Nació el 27 de Marzo de 1952 en París, Francia
Falleció el 03 de Febrero de 2011 en París, Francia

Atrapada por su pasado

03 Febrero 2011

Ha fallecido con 58 años, debido a un cáncer, la actriz Maria Schneider, que ha quedado en el imaginario cinéfilo asociada a la mantequilla sobre su piel de la en su día escandalosa El último tango en París. Curiosamente Schneider, con el paso del tiempo, expresó su arrepentimiento por participar en ese film.

Nació en París, y murió en París. Maria Schneider vio la luz un 27 de marzo de 1952. Hija de la modelo Marie-Christine Schneider, su padre, el actor Daniel Gelin, nunca la reconoció, la actriz señalaba que sólo le había visto tres veces en su vida. Su primera aparición en pantalla ocurrió en Vidas truncadas (1969), una película de Terence Young donde ni siquiera aparecía acreditada. Antes había hecho teatro desde los 15 años, y eso que no tenía ningún tipo de formación específica en el campo de la interpretación. Eso sí, tenían un algo especial sus bucles castaños, los ojos del mismo color, y un buen tipo.

En Madly (1971) coincidió con Alain Delon, pero decir que se codeó con el mítico actor sería excesivo, pues de nuevo su papel era muy pequeño. Lo mismo cabe decir de otros títulos franceses como La solterona (1972). Sin embargo su nombre iba a dar mucho que hablar ese mismo año, cuando fue seleccionada para trabajar con Marlon Brando, a las órdenes de Bernardo Bertolucci, en El último tango en París. El alto contenido sexual de la cinta levantó una auténtica polvareda de comentarios, y el nombre de la actriz quedó ligado para siempre con ese tipo de cine altamente erótico; la propia actriz se sumergió en un oscuro pozo de escándalos sexuales y adicciones típicas de esos años. Aún trabajaría con Michelangelo Antonioni tres años después en El reportero (1975), junto a Jack Nicholson.

Con el pasar de los años y cierta madurez, se replantearía su vida, a la que dio un giro notable. Schneider fue muy explícita al hablar de que la experiencia “tanguera” no había sido tan satisfactoria como algunos parecían creer: “Era inexperta. Quería hacerme famosa. La ocasión de trabajar junto a Marlon Brando era un sueño hecho realidad. Era un mito para mí. Y no me lo pensé dos veces. Pero esa escena que para bien o para mal, tantos me reprochan ahora, no estaba prevista. La inventó Brando con la complicidad tácita del director Bernardo Bertolucci. A quien desde entonces no he querido volver a ver.” La actriz fue rotunda al explicar que “al volver a casa tras rodarla me sentía humillada como mujer e instrumentalizada como actriz. Veía que había tocado fondo en mi propia dignidad, pero no imaginaba que tendría tal eco mundial. ¡Vaya éxito! Era como un verdadero y adecuado castigo.”

Si Schneider quedó descontenta con Bertolucci y Brando, sí trabaría una gran amistad con otro director italiano, Franco Zeffirelli, que la dirigió en Jane Eyre (1996). Y le estaba muy agradecido porque “Me hizo redescubrir la religión. Franco es católico practicante, muy devoto de la Virgen. Con él comencé a rezar. Y al fin pude mirarme al espejo sin sentirme un pedazo de basura.”

Su carrera, algo errática, la desarrolló la actriz con directores franceses e italianos. Algunos tan conocidos como René ClémentLa Baby Sitter (1975)–, Daniel DuvalToda una mujer (1979), que le dio una nominación al César–, Jacques RivetteMerry-Go-Round (1981)–, Luigi ComenciniCercasi Gesù (1982)–, Marco BellocchioLa condena (1991)–, Cyril CollardLas noches salvajes (1992)–... En Violanta (1979) coincidió con Lucia Bosé y Gérard Depardieu. Otro complicado compañero de reparto fue Klaus Kinski, enHaine (1980). La última película de Scheider, La clienta, data de 2008.

Filmografía
La clienta

2008 | Cliente

Judith es una cincuentona, que regenta un canal televisivo de teletienda con su hermana Irène. Divorciada y sin hijos -no ha tenido tiempo para tenerlos, aclara esta mujer de 51 años-, en la actualidad satisface sus deseos sexuales mediante anuncios de contactos. Uno de los jóvenes que acude a ejercer con ella de gigoló se llama Patrick -su verdadero nombre es Marco-, y Judith se encapricha con él, de modo que requiere sus servicios cada vez con mayor frecuencia. El oficio de Marco es verdaderamente singular, ya que el tipo está casado y trabaja en la construcción: se supone que ama a su mujer Fanny, pero como hay que pagar las facturas se ha buscado un sobresueldo con sus horas extras de 'puto', de las que nada sabe Fanny. Acabará descubriéndose el 'pastel', pero no está claro cómo se van a acomodar los implicados a la nueva situación.La directora, guionista y actriz Josiane Balasko adapta su propia novela, ejerciendo los tres papeles mencionados, en esta peculiar crónica del desamor y la desorientación afectiva. Y se hace un lío. No es fácil dilucidar lo que pretende la cineasta francesa, y a veces uno duda si está ante una comedia pura y dura, o ante un drama con intenciones moralizantes. Aunque si pensamos que Balasko es la responsable de un título como Felpudo maldito, caeremos en la cuenta de que no se trata de alguien precisamente sutil. La descripción que en un momento dado hace Judith (Nathalie Baye) de sus anhelos resulta bastante ajustada: “la tranquila felicidad del egoísta total”. Se supone que se ha instalado en su cómoda 'burbuja', hasta que Marco le sacude un poquito (pero no mucho). Si la visión de la sexualidad de ella es estrecha, la de su hermana Irène (Josiane Balasko), que se procura placer en solitario, no es mucho mejor; por ello resulta risible que se la presente como la idealista del amor.En general falta mucha coherencia interna a la trama desarrollada por Balasko. Seguramente el papel le permitía sostener mejor a sus múltiples personajes, pero aquí la mayoría apenas quedan apuntados, son meros estereotipos. Pero incluso los más trabajados son difíciles de entender. Resulta disparatado Eric Caravaca como Marco, que casi parece una especie de mártir, que hace de gigoló por amor a su esposa, con las poco creíbles escenas histéricas en la casa de su suegra, donde vive el matrimonio, concebidas para justificar lo injustificable. Lo mismo cabe decir de la reacción de Fanny (Isabelle Carré) al descubrir las 'aficiones' de su marido. El personaje del indio americano da pie al momento más gracioso del film, pero el amor idílico que acaba protagonizando es un poco de vergüenza ajena. La película se estira en exceso, y el desenlace, aunque lógico, no está demasiado bien resuelto, se tiene la impresión de que 'se ha mareado demasiado la perdiz' de quién ama a quién.

3/10
El corazón y la espada

1998 | Il cuore e la spada

El príncipe Tristán se establece en Cornwall a la muerte de su padre. En su nueva residencia vive con su tío, el rey Marke. Hasta allí llegará el hijo del rey de irlanda, Morold, quien exigirá el pago de impuestos. Tristán lo retará a muerte y acabará con su vida, aunque él saldrá malherido. Con la intención de ser curado por los poderes marinos se enrola en un barco que llegará a irlanda y allí la casualidad quiere que le recoja la hermana de Morold, la bella Isolda, que le cuidará... Extensa adaptación de más de tres horas del clásico cuento de leyendas medievales "Tristán e Isolda" a cargo del italiano Fabrizio Costa, especialista en telefilmes de temática religiosa, como Teresa de Calcuta. La producción es pobre visualmente, pero las esforzadas interpretaciones y la historia son atractivas.

4/10
Jane Eyre (1996)

1996 | Jane Eyre

Película rebosante de dramatismo, basada en la inmortal obra homónima de Charlotte Brontë. Jane Eyre es una chica inglesa, huérfana desde su infancia, cuya vida en casa de su tía y luego en un internado está llena de penalidades y de sufrimiento. Tras los penosos primeros años de su vida, el destino quiere que un día sea elegida para trabajar en la enorme y lujosa mansión de Edward Rochester. Éste es un caballero refinado pero reconcentrado en sí mismo. Con el tiempo Jane comienza a descubrir la verdadera naturaleza de su señor, un hombre en realidad de un gran corazón, pero que vive bajo un pasado que le tortura hasta el presente: un oscuro misterio se oculta en la mansión. No es ésta una historia de amor convencional, sino una obra clásica plena de valores y de integridad. Franco Zeffirelli acertó plenamente en la dirección de William Hurt (El doctor, Perdidos en el espacio), un actor de extraordinarias dotes dramáticas.

5/10
Las noches salvajes

1992 | Les nuits fauves

Jean, es un joven bisexual al que se le acaba de diagnosticar que es seropositivo. Él está dispuesto a enfrentarse a esta terrible enfermedad, y continuar amando indiscriminadamente a hombres y mujeres. Ahora vive con Laura, con quien le une una apasionada relación, que sin embargo se ve amenazada por su homosexualidad y la inestebilidad de Jean.  Esta truculenta historia que trata de mostrar los efectos del sida, fue galardonado con cuatro premios de la academia francesa. El director, Cyril Collard “hace el pino” para dar visos de normalidad a situaciones que no lo son tanto.

3/10
La condena (1991)

1991 | La condanna

Una mujer acude a una visita guiada a un museo. Consigue quedarse después del cierre para admirar los cuadros a solas. Mientras contempla una obra renacentista descubre que no está sola. Un hombre le explica que es arquitecto y acaba seduciéndola. Polémica cinta de Marco Bellocchio, acusada en su momento por grupos feministas de apología de la violación, lo que no está del todo claro en el relato. Aún así se trata de un film premioso y excesivamente artificial, con correctas interpretaciones. Obtuvo el Oso de Plata en Berlín ex aequo con Norte Ultra Sur, de Ricky Tognazzi.

5/10
Cercasi Gesù

1982 | Cercasi Gesù

Un editor pretende editar por todo lo alto una biografía sobre Jesús, pero adaptada a los tiempos modernos, ya que piensa que eso puede resultar mucho más atractivo para los lectores. Para lanzar una campaña publicitaria decide utilizar el rostro de Giovanni, un autostopista al que considera perfecto para ese curioso papel. Sin embargo, en un momento dado a éste no le gustará ese uso de su imagen. Por otro lado, Giovanni va en busca de una mujer que ha perdido el bolso, pues él lo ha encontrado con una pistola en su interior. Comedia alocada a la italiana, dirigida por el experto Luigi Comencini (El camarada Don Camilo). Aunque tiene cierta gracia, la verdad es que su tono de farsa ha quedado algo desfasado. Destaca la presencia del español Fernando Rey, que interpreta al editor Don Filippo.

4/10
Toda una mujer

1979 | La dérobade

Marie, una joven de condición humilde, se enamora de Gérard, que resulta ser un tremendo sádico, que la viola y maltrata, y haciendo de chulo la sumerge en el sórdido mundo de la prostitución. A favor de Daniel Duval, hay que decir que el director, que se basa en las memorias de la protagonista, no maquilla la realidad en el sentido de darle un romanticismo a lo Pretty Woman. Pero dicho esto, se trata de un film sumamente desagradable, con abundantes escenas de sexo explícito. Hay que reconocer el esfuerzo actoral: Miou-Miou ganó el César a la mejor actriz, y Maria Schneider fue nominada como secundaria.

4/10
Yo soy mía

1978 | Io sono mia

Giovanna, una joven maestra, abandona a su despótico marido después de unas vacaciones.

2/10
El reportero (1975)

1975 | Profesione: reporter

Un reportero destacado en África descubre el cuerpo sin vida de un tipo idéntico a él. Y decide suplantarle, sin conocer su relación con terroristas. Antonioni ofrece una extraña intriga, a ratos algo lenta y aburrida, aunque siempre resulte interesante la interpretación de un desconcertado Jack Nicholson. El director se luce con el largo plano secuencia final.

4/10
La solterona

1972 | La vieille fille

5/10
El último tango en París

1972 | The Last Tango in Paris

Un hombre maduro y una joven entablan una relación basada casi exclusivamente en el deseo y el sexo. Él está desesperado por la reciente muerte de su esposa, inmerso en un terrible vacío existencial. Bernardo Bertolucci dirige ésta, en su día, polémica cinta. Las escenas eróticas, muy explícitas, provocaron todo un reguero de comentarios. En España, en tiempos de Franco, no se permitió su estreno, siendo famosas las colas de automóviles que se formaban los fines de semana en la frontera con Francia, de gente que quería ver la película. Bertolucci contó para el film con la interpretación de Marlon Brando. La unión de un director de renombre, un gran actor y el morbo dieron fama a una en su día sobrevalorada película, que acusa el paso del tiempo.

4/10

Últimos tráilers y vídeos