IMG-LOGO

Biografía

Mónica López

Mónica López

51 años

Mónica López

Nació el 30 de Mayo de 1969 en Las Palmas, Gran Canaria, Islas Canarias, España
Filmografía
Salir del ropero

2020 | Salir del ropero

Eva, una joven y prometedora abogada española afincada en Edimburgo, ve peligrar sus planes de boda con el heredero de una importante y ultraconservadora familia escocesa cuando se entera de que su abuela, Sofía, ha decidido casarse… con su amiga del alma, Celia. La decisión de Sofía de casarse a sus 74 años con Celia, desafiando todos los convencionalismos sociales y religiosos, pone patas arriba la vida de Eva, que intentará impedir por todos los medios que esa boda se celebre, con la complicidad de Jorge, el hijo de Celia, que se une a la causa de Eva por diferentes razones. Pero Eva no cuenta con la reacción del resto de su peculiar familia que, lejos de ayudarla, apoya la decisión de las ancianas. Entre enredos, mentiras piadosas, robos, atropellos, sensacionalismo mediático y situaciones delirantes, Eva poco a poco va comprendiendo qué es lo que verdaderamente importa en su vida.

El reino

2018 | El reino

Manuel López Vidal se dedica a la política. Vicesecretario de su innombrado partido a nivel autonómico, aspira a suceder un día, quizá, al presidente de la comunidad. Entretanto concibe su actividad no como servicio a los ciudadanos, sino al propio bolsillo y al de sus compañeros. Casado y con una hija adolescente, acostumbrado a hacer y deshacer, y a la buena vida, el escándalo estalla de la noche a la mañana, cuando la guardia civil registra la casa de un amigo y miembro prominente del partido. Los dedos acusatorios y las pruebas acaban señalando a Manuel, convertido en conveniente chivo expiatorio. Pero él no está dispuesto a caer solo, sabe demasiado, y tratará de mover las fichas del complicado tablero de la podredumbre política para salvar el pellejo, o al menos llevarse a todo el que pueda por delante. Acostumbrados a los escándalos de corrupción en la esfera política que no cesan, la película de Rodrigo Sorogoyen (Stockholm, Que Dios nos perdone) corría el peligro de sucumbir al hartazgo de la opinión pública, por entregar simplemente “más de lo mismo”. No es así, afortunadamente. Se evitan felizmente los tópicos o los partidismos –la crítica se eleva a unos y otros, a toda la cúpula del poder, que como mínimo ha tolerado el deslizamiento por la pendiente de la corrupción y la inmoralidad–, el alto nivel alcanzado por una trama ficticia inspirada en la realidad, recuerda a los logros de El hombre de las mil caras, ésta sí basada directamente en hechos auténticos. Sorogoyen y su coguionista habitual Isabel Peña componen una trama intrigante y adrenalítica, que no deja al espectador un momento de respiro, y donde brilla la composición de los personajes –Antonio de la Torre está inmenso como protagonista, pero también los secundarios, que componen una amplia y variada tipología humana de personas que han hecho de la política un “modus vivendi” lamentable– y sus afilados diálogos, las situaciones y escenas donde todos tienen mucho que ocultar. Hay muchas acusaciones y reproches, pero también destaca lo que no se dice, las miradas son más que elocuentes, por ejemplo la de la esposa de Manuel, cuando salen a relucir los gastos de la tarjeta de crédito en un club de alterne. Tampoco es complaciente el film con las nuevas generaciones, acostumbradas a una vida y cómoda y aletargada, véase a la hija de Manuel, o a la de otro de los socios con su fiesta clandestina en Andorra. Resulta modélico el final, que interpela al espectador y le obliga a reflexionar sobre la corrupción y la complicidad mayor o menor de la opinión pública con esta lacra, la distinción entre lo que está bien y lo que está mal.

7/10
Que Dios nos perdone

2016 | Que Dios nos perdone

Las historias policíacas de corte existencialista y deprimente han creado escuela, la sombra de Nic Pizzolatto y Cary Fukunaga con True Detective es alargada, y alcanza a España. Lo prueba el film con el expresivo título Que Dios nos perdone, que bien podría ir acompañado del colorario “que buena falta nos hace”. La historia que nos cuenta Rodrigo Sorogoyen, respaldado en el guión premiado en San Sebastián por Isabel Peña, como ya ocurriera en Stockholm, es terrible desde el minuto uno. En el centro de Madrid está operando un violador y asesino de ancianas, y los detectives Velarde y Alfaro se ocupan de investigar un caso al que no se desea dar mucha publicidad, de hecho los medios lo ignoran. Como telón de fondo de crímenes tan retorcidos, estamos en el verano de 2011, se encuentra la visita de Benedicto XVI a España con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud, subtexto que quiere marcar con fuerte contraste el horror que está teniendo lugar. La degradación relativa al “serial killer” nos es la única que recoge el pesimista y deprimente film de Sorogoyen, Velarde y Alfaro también arrastran sus personales problemas. El primero es solitario y tartamudo, con dificultades para tratar a las mujeres, por algún trauma del pasado. El otro ha estado suspendido por agredir a un compañero, su temperamento violento salta con frecuencia, y no cuida a su familia demasiado. Ambos, no obstante, son buenos en su trabajo, frente a la chapucería o el politiqueo reinantes de otros colegas. La película tiene buen ritmo, hay algunos diálogos muy naturales, y un humor negro algo castizo que despeja de vez en cuando la asfixiante atmósfera. Pero también hay defectos, el más llamativo lo exagerados que están los rasgos de los personajes, esa forense pasada de rosca es un caso extremo, a ratos parecen verdaderos deshechos humanos, la bondad apenas aflora, y las fronteras del bien y el mal se diluyen, cualquiera sería carne de cañón para el perfil psicológico de un criminal psicópata. Y esa parte algo de manual de las motivaciones de un asesino se antoja algo simplista; en cambio se desaprovecha la idea de esos peregrinos que han venido motivados por algo a Madrid, ni siquiera, por ejemplo, se plantea la idea de que la hija de Velarde pudiera tener algún interés en acudir al encuentro del Papa: son como fantasmas que viven en otro mundo. La pareja protagonista, Antonio de la Torre y Roberto Álamo, están muy bien.

6/10
Carlos, Rey Emperador

2015 | Carlos, Rey Emperador | Serie TV

Nueva apuesta española por las series televisivas de corte histórico tras el éxito de Isabel, no en balde detrás de Carlos, Rey Emperador está parte del equipo creativo de la mencionada serie. La trama arranca con la llegada a Castilla de Carlos y su hermana Leonor, donde resulta casi inevitable que sean vistos como intrusos extranjeros, pues siempre han vivido fuera de la Península. Él viene a reclamar su corona, aunque Juana todavía vive, y su hermano Fernando podría hacer también su propia reclamación, apoyos locales no le faltan. Pero Cisneros, el regente, desea que las cosas se hagan como determinó el rey católico Fernando, abuelo de Carlos, siguiendo el parecer de Isabel. Otros hilos narrativos trasladan al espectador a la corte francesa del mujeriego rey Francisco, y a Santiago de Cuba, donde Hernán Cortés se apresta para explorar y conquistar ricos territorios. Resulta muy de agradecer el esfuerzo de producción de esta serie, que ayuda a divulgar un período importante de la historia de España. El equipo dirigido por José Luis Martín, y que cuenta con cineastas solventes como Oriol Ferrer, procuran conjugar la lección de historia con el entretenimiento. El problema, al menos en lo que se detecta en el primer capítulo, es que ideas como el ataque de unos campesinos al rey por error, o los devaneos amorosos de alcoba, parecen recursos fáciles poco integrados con la mencionada lección de historia. Mientras que la decisión de no arriesgar con los idiomas quita al conjunto un poco de verosimilitud. Carlos habla un perfecto español, y se hace difícil aceptar que la corte francesa sea efectivamente francesa. Álvaro Cervantes parece demasiado joven para encarnar al futuro emperador, pero démosle un voto de confianza, por ahora se supone que es un gobernante inexperto, aunque con aptitudes, y eso, más o menos, lo transmite. Y en efecto, a medida que avanzan los capítulos, se opta por desarrollar mejor las tramas relativas a la lucha por el poder, ya sea la corona de emperador, o la conquista de México; y los personajes y lo que les mueve, una combinación de lealta, ambición y sentido del estado, que obliga a dejar los sentimientos personales en su su sitio, cobra sentido. Además, siendo conscientes de que hay un presupuesto razonable, pero limitado, se evitan los planos que requerirían masas o costosos decorados, limitando la cosa a escenas brevísimas que cumplen ese misión en América, la fugaz visión de los barcos de la expedición de Cortés y las pirámides mayas.

6/10
Descalzo sobre la tierra roja

2014 | Descalzo sobre la tierra roja

Cuidada miniserie televisiva, estrenada en dos capítulos y producida por Televisión Española y TV Brasil, que narra la vida de Pedro Casaldàliga, claretiano que con 40 años marchó de misionero a Brasil, más exactamente a una remota zona del Mato Grosso. Allí poco a poco fue acercándose a los más pobres y dándose cuenta de las tremendas injusticias a que se les sometía por parte de los dueños de esas inmensas tierras, personas sin escrúpulos que bajo el auspicio del gobierno militar de entonces, trataban a los lugareños como esclavos. La muerte, la enfermedad y las vejaciones estaban a la orden del día. Esta situación llevó Casaldàliga a liderar en aquel lugar lo que luego se llamó Teología de la Liberación, una visión marxista de la religión, que en términos de lucha de clases reivindicaba una Iglesia de los pobres, en contra de los ricos y del capitalismo, visto por Casaldàliga como el gran pecado social. La opción preferencial por los pobres, algo siempre promovido por la Iglesia católica, distaba sin embargo mucho de los planteamientos marxistas de la Teología de la Liberación, doctrina condenada por la Iglesa. Pero Casaldàliga veía las cosas de modo distinto, y poco a poco se fue radicalizando hasta llegar a ser partidario de promover una revolución eclesial que se oponía a la tradición en otros muchos temas, como la ordenación de mujeres, el celibato de los sacerdotes, etc. La extensa película, basada en un libro de Francesc Escribano y dirigida con ritmo por Oriol Ferrer (Isabel), está lograda en su faceta formal y el guión tiene la suficiente enjundia para atrapar porque las problemáticas importan. El protagonista es en gran medida un hombre absolutamente ejemplar, hombre de fe recia, heroico en su lucha contra la injusticia y coherente con sus ideas, aunque éstas acaben chocando con la doctrina católica. Ideológicamente el film está cerca de Casaldàliga y hay un sesgo nada conciliador al mostrar el Vaticano y su política de acoger a todos y no sólo a los pobres. El entonces Cardenal Ratzinger (entonces Prefecto para la Doctrina de la Fe) está dibujado con un aire de desagradable superioridad, como una eminencia insensible e incluso sibilinamente distante de los problemas que le plantea el ya obispo Casaldàliga. Por lo demás, Descalzo sobre la tierra roja destaca por el trabajo actoral, con un gran Eduard Fernández, aunque en algún momento resulte quizá un poco afectado. Le acompaña un notable Pablo Derqui.

5/10
Clara Campoamor, la mujer olvidada

2011 | Clara Campoamor, la mujer olvidada

Biopic televisivo de la mujer que luchó por el sufragio femenino en España, y fue diputada en Cortes durante la República. Correcta y con buen reparto.

5/10
23-F: El día más difícil del Rey

2009 | 23-F: El día más difícil del Rey | Serie TV

Miniserie televisiva que recrea la intentona golpista del 23 de febrero de 1981 en España, cuando el teniente coronel Antonio Tejero mantuvo secuestrado al Congreso de los Diputados, durante la investidura del nuevo presidente del gobierno, mientras los tanques del capitán general Jaime Milans del Bosch tomaban las calles de Valencia, y surgían en el panorama nubarrones inequívocos de una posible involución, que podía dar al traste con la democracia y el régimen constitucional. Estos hechos de la historia reciente de España son descritos sobre todo desde el punto de vista del rey Juan Carlos I, arropado por su familia y asistido por el jefe de la Casa Real, Sabino Fernández Campo.Sorprende la calidad de esta 'telemovie', sobre todo por la poca costumbre de los cineastas españoles a abordar temas relacionados con la política reciente, donde existe bastante temor a herir sensibilidades. Bien es cierto que la que nos ocupa es muy políticamente correcta, en el sentido de que lo que se nos describe sobre todo es la determinación sin fisuras del rey para salvaguardar el sistema político que habían manifestado desear para sí los españoles. De modo que Juan Carlos I -bien encarnado por Lluís Homar- sale muy bien parado, al igual que el entorno de los que permanecen leales y cooperan en el restablecimiento del orden. En el lado de los golpistas, la guionista Helena Medina y la directora Sílvia Quer han hecho un esfuerzo por evitar la caricatura, de modo que Manel Barceló, José Sancho, Juan Luis Galiardo compañía pintan a unos golpistas -Tejero, Milans, el general Alfonso Armada- con matices, y se expresan las razones que les condujeron a actuar como lo hicieron. Desde el punto de vista estratégico y militar, se critica lo que de chapuza tuvo la cosa, pero no deja de mostrarse la eficacia con que se ocupó el Congreso, sin derramamiento de sangre, una meta en que todo momento desearon mantener los conjurados. Hay una buena recreación de la época, y lo cierto es que el entero film transcurre en interiores, lo que permite suponer un presupuesto ajustado muy bien aprovechado. El reparto funciona en líneas generales, y aunque no se pueden evitar algunos diálogos un tanto pobres, o escenas pocos naturales, el balance es positivo, de una dignidad que, sería de desear, debía presidir las producciones de la pública Televisión Española. Uno de los elementos dramáticos con que juega la miniserie es la amistad traicionada de Armada, que serviría para pintar el lado más humano del rey, y a la que se desea contraponer la lealtad respetuosa de Fernández Campo, un entonado Emilio Gutiérrez Caba. También se juega la carta de mostrar a los Borbón como “una familia más”, dentro de lo extraordinario de su posición en la sociedad española, subrayando el papel de apoyo de la reina Sofía -una Mónica López que recuerda más a la princesa Letizia que a la auténtica reina, pese a su peinado-, o el deseo de dar una “lección” al príncipe Felipe, entonces un niño.

5/10
Amanecer de un sueño

2008 | Amanecer de un sueño

Una madre soltera viaja al pueblo donde pasó su infancia, para dejar a su hijo, Marcel, un niño de seis años, bajo los cuidados de su abuelo, Pascual. Éste le da todo el cariño que necesita y le da una educación. Pasa el tiempo, y cuando Marcel se ha convertido en un veinteañero, ya tiene novia, y planea irse de casa. Pero entonces se entera de que a su abuelo le han diagnosticado Alzheimer, por loque decide posponer sus planes y cuidar de él... El veterano Héctor Alterio, siempre convincente interprete el papel que sea, protagoniza este drama que pretende llamar la atención sobre la terrible enfermedad que padece el protagonista, y que aborda otras cuestiones como la vida en el ámbito rural. El film está producido, escrito y dirigido por el debutante Freddy Mas Franqueza, que evidencia carencias como la capacidad de escribir diálogos menos evidentes. Además, el televisivo Alberto Ferreiro es un actor limitado, que no está a la altura de Alterio ni mucho menos.

4/10
El habitante incierto

2004 | El habitante incierto

Félix, joven arquitecto, trata de recuperarse de la ruptura con su novia. Una noche recibe la visita en su domicilio de un desconocido que le pide hacer una llamada. Éste desaparece cuando Félix le deja a solas. A partir de ese momento, una serie de sucesos inexplicables hacen pensar a Félix que aquel individuo sigue viviendo en su casa, observándole desde los rincones. Debut de Guillem Morales, nominado al Goya al mejor director novel. El arranque es original, aborda los males causados por la soledad y además el joven cineasta logra imágenes perturbadoras que siguen los caminos marcados por David Lynch o Roman Polanski.  Al final los giros del guión acaban rondando el surrealismo y dejan abiertas varias interpretaciones.

4/10
En la ciudad

2003 | A la ciutat

Jóvenes urbanistas residentes en Barcelona. Con profesiones más o menos interesantes. Amigos entre sí. ¿O no? Porque lo que nos cuenta Cesc Gay (Krámpack), inspirado en el círculo de gente entre la que se mueve o se ha movido, es la dificultad que tienen estos personajes en expresar sus sentimientos. Aunque pueden querer a su cónyuge, o a la persona con la que conviven, viven en una mentira, hay una parte de sus pensamientos, de su intimidad, que no comparten con nadie. Así surge la infidelidad, de obra o de pensamiento, la relación iniciada “porque no hay nadie mejor disponible”… Y se entiende perfectamente esa reunión final del grupo, en que uno de ellos no puede evitar estallar en lágrimas, por una vida presidida por el fingimiento. Gay nos entrega una película triste y desesperanzada, pero a la que hay que reconocer el mérito de atrapar en sus fotogramas un pedazo de la realidad actual. Y acierta de pleno con un reparto coral, en el que resulta difícil decir quién está mejor. Uno de los actores, Eduard Fernández, se llevó el premio al mejor actor de reparto en la edición de los Goya.

6/10
Intacto

2001 | Intacto

Por el mundo pululan una serie de personas con un peculiar don: la suerte. Una de ellas es Sam, que regenta un extraño casino. Otra, Federico, que sobrevivió a un terrible terremoto. Éste, por algún misterioso motivo, tiene un interés especial en reclutar a la gente que comparte su mismo don. Pronto detecta la existencia de Tomás (Leonardo Sbaraglia), único superviviente de un terrible accidente aéreo. El canario Juan Carlos Fresnadillo llamó la atención hace unos años al lograr ser nominado al Oscar por su cortometraje Esposados. Aunque se ha hecho esperar, aquí llega su primera película larga. Siguiendo la estela de Alejandro Amenábar, nos ofrece un thriller que nos lleva por donde no esperamos. Con escenas angustiosas, como la que transcurre en medio de una autopista plagada de vehículos, o la de la carrera en el bosque, Fresnadillo logra con creces su intención de sorprender. Además se rodea de un reparto la mar de simpático: desde el argentino en boga Leonardo Sbaraglia, pasando por el “exorcista” Max Von Sydow, o el zambraniano Antonio Dechent.

6/10
El otro barrio

2000 | El otro barrio

Un adolescente algo tímido. Debido a un estúpido accidente doméstico, dos amigos resultan heridos graves y un vecino muerto. Ello le lleva al reformatorio. La separación de su familia, y la relación con un abogado que logró salir del barrio, le dan alas para crecer por dentro. Al igual que la relación con su compañero de cuarto en el reformatorio, y la gente que trabaja allí. Salvador García Ruiz, que ya sorprendió con Mensaka, adapta la obra de Elvira Lindo, y logra un film humano, con personajes complejos. Puede reprochársele el arranque, o la fotografía un tanto artificiosa, pero le salva con creces el entremado de relaciones que plantea, perfectamente creíbles.

6/10
La Moños

1997 | La Moños

En los años 30, dos niñas de Barcelona persiguen a una mujer tras quedar fascinadas por su excéntrico atuendo. Mireia Ros debutó como directora con esta fábula, basada en un popular y real personaje barcelonés.

4/10
Los peores años de nuestra vida

1994 | Los peores años de nuestra vida

Alberto y Roberto son dos hermanos muy diferentes entre sí. El primero es feúcho y atolondrado, mientras que el segundo es atractivo y tiene éxito con las chicas. El problema entre los dos surge cuando la novia de Alberto empieza a sentirse atraída por Roberto. Comedia al más puro estilo ochentero español, donde se muestra a unos personajes vacíos que se mueven únicamente por el interés sexual. La película carece de ritmo, guión y dirección de actores, y en general, la historia es pesimista y vulgar en bastantes escenas de la acción. A pesar de todo, cuenta con un buen reparto que no suele decepcionar: Gabino Diego, Ariadna Gil y Jorge Sanz.

2/10
Todo es mentira

1994 | Todo es mentira

Film centrado en los problemas y relaciones de un conjunto de jóvenes de los años noventa. La historia gira en torno a cuatro parejas, de las que destaca la formada por Pablo (Coque Malla) y Lucía (Penélope Cruz). Pablo es un chico inestable, a punto de estallar. Cuando comienza a salir con Lucía, piensa que sus problemas han quedado solucionados. Pero lo cierto es que no han hecho más que comenzar. Álvaro Fernández Armero está al frente de la dirección de este film. Se trata del primer largometraje del autor del superpremiado "corto" "El columpio". La película está dotada de un buen ritmo narrativo, que plantea un velado debate acerca de cuestiones como el compromiso, la vigencia de valores tradicionales, etc. Destacar la banda sonora que corre a cargo uno de los propios intérpretes de la película, el inefable Coque Malla, antiguo miembro del Grupo "Los Ronaldos".

3/10
La fiebre del oro

1993 | La febre d'Or

Barcelona, 1880. Nadie sabe lo que tiene hasta el día que lo pierde. Gil Foix era un hombre pobre y no poseía nada de valor, hasta que un día se convierte en millonario gracias a una estupenda inversión que realizó en la bolsa de Barcelona. Pero debido a la codicia y a los aires de grandeza sumados a la llegada de una importante crisis, pronto el dinero que tan rápidamente amanso se esfumará con la misma velocidad. Basado en la novela de Narcís Oller, se trata de un extenso drama histórico que relata cómo la crisis financiera afecta a un hombre que acaba de salir de la escasez y cómo afronta los nuevos desafíos que se le presentan. El versátil Fernando Guillen interpreta con empaque al protagonista Gil Foix. 

5/10

Últimos tráilers y vídeos