IMG-LOGO

Biografía

Rob Riggle

Rob Riggle

50 años

Rob Riggle

Nació el 21 de Abril de 1970 en Louisville, Kentucky, EE.UU.
Filmografía
War with Grandpa

2019 | War with Grandpa

Escuela para fracasados

2018 | Night School

Sigue a un grupo de inadaptados obligados a acudir a clases para adultos con un objetivo que parece totalmente fuera de su alcance: sacarse el examen de educación secundaria.

Amor a medianoche

2018 | Midnight Sun

Katie sufre XP (Xerodermia Pigmentosa), aguda enfermedad que le impide someterse a la luz solar, pues el más mínimo rayo del astro rey podría producirle cáncer de piel. Así que se pasa la vida sin salir a la calle, pero desde la ventana se enamora de Charlie, el chico más popular del instituto, que pasa todos los días frente a su ventana. Remake del film japonés Taiyô no uta, dirigido por Norihiro Koizumi en 2006, aunque resulta muy difícil distinguirla de las adaptaciones de novelas de Nicolas Sparks, por su tono sensiblero, y sus giros folletinescos. En concreto tiene muchos puntos en común con Un paseo para recordar, de 2002, una de las primeras versiones de libros del escritor, también de amor adolescente con protagonista femenina enferma. Pese a sus evidentes defectos, el especialista en cine juvenil Scott Speer (Step Up Revolution) consigue que funcione, al menos para quien esté dispuesto a aceptar que se trata de una historia almibarada. En primer lugar porque esgrime un sano romanticismo, con apuntes positivos sobre temas como el apoyo familiar, y la amistad desprendida. Pero también por un final que logra ser emotivo, y por el carisma de la protagonista, Bella Thorne (The Babysitter), y de algunos secundarios, como los poco conocidos Quinn Shephard (la amiga inseparable) y Rob Riggle (el padrazo del personaje central). Por el contrario, no parece que vaya a tener un gran futuro el protagonista masculino, Patrick Schwarzenegger, en su papel más importante hasta la fecha. El hijo de Terminator no desentona, y al menos exhibe mayores dotes interpretativas que su célebre progenitor, pero tampoco parece que tenga cualidades para lograr el Oscar algún día.

5/10
12 valientes

2018 | 12 Strong

Adaptación del libro “Horse Soldiers”, de Doug Stanton, que recrea la primera operación encubierta de Estados Unidos en Afganistán, post 11-S. El capitán Mitch Nelson ha conseguido un puesto de oficina, que le permitirá estar más tiempo con su familia. Pero cuando sobrevienen los atentados que conmovieron al mundo en 2001, solicita que le manden con sus antiguos hombres al frente, para combatir a los talibanes y desmantelar la organización terrorista Al Qaeda. Al mando de once soldados deberá buscar al general Dostum, un señor de la guerra uzbeco, con el fin de ayudarle a tomar Mazar-i-Sharif, ciudad de enorme importancia estratégica. Nicolai Fuglsig, reportero gráfico nacido en Dinamarca, se inició como realizador mientras cubría la guerra de Kósovo, cuando grabó metraje del que sacó un documental de 15 minutos. Tras el poco conocido largometraje de ciencia ficción Exfil, vuelve al terreno bélico con esta producción de Jerry Bruckheimer, especializado en filmes con mucha acción, por norma general ligeros y superficiales, como Dos policías rebeldes. Esto explica que se haya puesto el énfasis en las secuencias de combate, que están resueltas con la suficiente espectacularidad, y cierto realismo, se nota que el realizador conoce cómo es una guerra. El guión, en el que está involucrado nada menos que Ted Tally, oscarizado por El silencio de los corderos, se anota algunos tantos, por ejemplo al hablar de sacrificio patriótico, en militares capaces de dejar temporalmente a sus familias para acudir a la llamada del deber. Está bien resuelta la secuencia que recurre al humor para resumir la desorientación del ejército estadounidense en suelo afgano, cuando el uzbeco llama al enemigo, en plan Gila. En España se verá con cierta simpatía y esbozando una sonrisa que nuestra Elsa Pataky, unida a Chris Hemsworth, interprete aquí a su abnegadísima esposa en la ficción. En el reparto destaca Navid Negahban, conocido como el terrorista Abu Nazir de Homeland, que dota de cierta complejidad a Dostum, movido por la venganza, y los todoterreno Michael Shannon y Michael Peña, capaces de insuflar vida a personajes poco desarrollados por el guión. Por lo demás, el citado Hemsworth parece Thor con subfusil, y el resto de secundarios están desdibujados. Desentona sobre todo Numan Acar, un mulá de opereta exageradisímo al frente de los villanos.

5/10
A Happening of Monumental Proportions

2017 | A Happening of Monumental Proportions

Instrucciones para ser un latin lover

2017 | How to Be a Latin Lover

Máximo ejercía como gigolo para ancianas adineradas, pero lleva veinticinco años casado con una mujer que le dobla la edad. Un día, la señora –de ochenta años– le deja para entablar una nueva relación con un vendedor de coches, más joven. De esta forma, debe abandonar la mansión de su esposa, teniendo serias dificicultades para salir adelante. Tendrá que pedir refugio a Sara, su hermana, que vive con su hijo Hugo. Pese a la aparente falta de aptitudes interpretativas del cómico mexicano Eugenio Derbez, y a que no protagoniza films muy cuidados, éstos acaban funcionando, y hasta tienen cierta gracia. Éste en concreto provoca hilaridad por su surrealista argumento, y tiene de fondo un mensaje edificante, en torno a la necesidad de la unidad familiar.

5/10
Mi gran boda griega 2

2016 | My Big Fat Greek Wedding 2

En 2002, la entonces desconocida Nia Vardalos tuvo un éxito extraordinario cuando protagonizó Mi gran boda griega, comedia romántica interpretada y escrita por ella, que sacaba jugoso partido al modo de vida y a la mentalidad de una familia griega inmigrante en Estados Unidos. Tanto predicamento tuvo que fue nominada al Oscar al mejor guión. Catorce años después Vardalos intenta repetir éxito recuperando a la misma familia y entregando un film cortado por el mismo patrón. Toula Portokalos es ahora madre de una guapa jovencita de diecisiete años, Paris, (buen trabajo de Elena Kampouris), que está a punto de entrar en la universidad. Y fiel al modo de comportarse familiar atosiga a su hija, que sueña con estudiar lejos de casa y de unos familiares que confunden la compañía con la asfixia. Así, el abuelo Gus –que mantiene que es descendiente directo de Alejandro Magno– está empeñado en que la jovencita encuentre a un griego con quien casarse. Pero, cosas de la vida, quien va a pensar en matrimonio va a ser él cuando salga a la luz que no llegó a casarse con su adorada Maria. De modo, que si quiere recuperar su vida conyugal deberá pedir la mano de “su mujer” y llevarla hasta el altar. Ni que decir tiene que todos sus familiares estarán encantados con la propuesta. Ha pasado el tiempo pero no ha cambiado gran cosa en el tono disparatado y las rarezas de la peculiarísima familia Portokalos. Los gags de Mi gran boda griega 2 siguen teniendo mucho que ver con las obsesiones “helénicas”, las tradiciones y la estrechez entre los miembros de la familia. Los personajes son de lo más variopintos, con algunos especialmente extremos como el padre (Michael Constantine), machista empedernido pero calzonazos de corazón; la tía Voula (Andrea Martin), un terremoto siempre organizando la vida de los demás y tendente a dar su toque picantillo a la vida; los hermanos Nick (Louis Mandylor) y Angelo (Joey Fatone), simplones caraduras… Y por supuesto Toula (Nia Vardalos), una mujer que no puede escapar de su idiosincrasia griega aunque alucina continuamente del comportamiento de su propia familia. Además, ha dedicado tanto tiempo a ser madre que se ha olvidado de que es la esposa de Ian (John Corbett)... Todos ellos se hacen cercanos, entrañables, y los momentos divertidos son numerosos, mientras que el director Kirk Jones (La niñera mágica) logra imprimir el ritmo adecuado para que la cosa no se agoste. Sin embargo, es inevitable que el conjunto ya no suene a original y la frescura que generaba la historia de antaño funciona únicamente en ocasiones contadas. El resultado queda así como una comedia menor, aunque se vea con agrado.

4/10
Memorias de un asesino internacional

2016 | True Memoirs of an International Assassin

Absolutamente todo

2015 | Absolutely Anything

Una nave alienígena intercepta una sonda enviada por la NASA con información sobre el planeta Tierra y los seres humanos. Antes de destruir la Tierra y acabar con la raza humana, los alienígenas –un consejo de extraños y parlanchines seres– deciden hacer una prueba: otorgarán poderes de Dios a un hombre elegido al azar. Si hace el bien con sus poderes perdonarán al planeta, si hace el mal, lo destruirán. Los poderes recaerán sobre Neil, un profesor de primaria que sueña con ser novelista y que está enamorado de su vecina del piso de abajo. El miembro de los Monty Python y director de películas emblemáticas como Los caballeros de la mesa cuadrada o La vida de Brian, el británico Terry Jones, entrega una comedia de ciencia ficción de planteamientos muy simplones y con tono de fábula gamberra y plagada de escenas humorísticas, con gags fáciles y un pelín en el límite del buen gusto propio del chalado grupo británico. La verdad es que tiene su punto que los cinco miembros de los Monty Python –John Cleese, Terry Gilliam, Eric Idle, Michael Palin y el propio Terry Jones– pongan voces precisamente a los aliens, deseosos de hacer añicos a la raza humana, a quienes ven como seres tontos e inferiores. Y en el film hay escenas especialmente divertidas, como esas que recogen los deseos caprichosos de Neil cumplidos “ipso facto” o la persecución “adorable” que sufre el amigo indio del protagonista. Ni que decir tiene que el tópico argumento de Absolutamente todo resulta bastante previsible, dentro del aire de cuento moral sobre el uso que debe hacerse de los propios talentos, algo similar de lo que ocurría en la estadounidense Como Dios. La elección como protagonista del simpático payasete Simon Pegg es bastante acertada, mientras que en el lado femenino la dulce Kate Beckinsale se limita a ser mera comparsa, aunque cumple. Por último, en su último papel en el cine Robin Williams pone voz a uno de los personajes principales, el de un perro caradura que adquiere racionalidad y que ofrece algunos de los momentos más desvergonzados y alocados.

4/10
Dead Rising: Watchtowe

2015 | Dead Rising

En un mundo infectado de zombies, un grupo de personas tendrá que hacer frente a la infección y buscar el origen del macabro brote. Pero según avanzan en sus investigaciones se darán cuenta de que el gobierno está detrás de todo. Una película más de zombies, esta vez desde la perspectiva de una conspiración de las altas esferas. Se trata de la adaptación de un célebre y exitoso videojuego de acción y terror, lanzado en 2006. El resultado, entretenido por momentos, podría haber sido peor.

4/10
Infiltrados en la universidad

2014 | 22 Jump Street

Secuela de Infiltrados en clase, en donde los protagonistas, como puede colegirse del título, cambian las aulas del instituto por las de la universidad. La esperpéntica pareja de policías compuesta por el inseguro y gordito Schmidt y el fornido y chuleta Jenko, tendrán un cometido casi calcado al de la primera parte, pues su misión es infiltrarse entre los estudiantes de la universidad local y descubrir a los responsables de la circulación de una peligrosa droga de diseño llamada Whipy, por la que ha muerto una estudiante. Tras hacer un interesante paréntesis animado con La Lego película, los directores Phil Lord y Christopher Miller vuelven a ofrecer nuevas aventuras de una de las parejas de polis más estrafalarias que se pueda imaginar. El resultado es una patochada sin cuento, en donde las sucesión de chistes y gags de lo más tonto es inagotable, con tendencia, claro, por la gracieta grosera y el humor escatológico y verdulesco. Entre medias una mínima trama de acción y un conflicto de lo más ridículo entre los personajes protagonistas, que sufren su propia crisis de compañerismo y están a punto de perderse el uno al otro. Pero en realidad hay muy poco más que decir de Infiltrados en la universidad, como no sea que absolutamente todo es una excusa para hacer reír, cosa que sabe hacer bastante bien, la verdad sea dicha, el talentoso y patoso de Jonah Hill, mientras que Channing Tatum le sigue muy por detrás.

3/10
Vamos de polis

2014 | Let's Be Cops

  ¿Una comedieta que abusa del humor grueso, con dos tipos que se hacen pasar por polis? Se diría que los responsables de Vamos de polis han pretendido rodar un Torrente, el brazo tonto de la ley, pero multiplicado por dos, de no ser porque posiblemente desconocerán la cinta de Santiago Segura. En Vamos de polis, los fracasados Ryan y Justin acuden a una fiesta disfrazados de agentes de la ley, con uniformes que imitan al milímetro los del departamento de policía de Los Ángeles. Pero cuando descubren que imponen autoridad –los viandantes siguen al milímetro sus indicaciones–, y que hasta despiertan el interés femenino, deciden 'divertirse' patrullando ocasionalmente las calles en un coche patrulla adquirido en eBay. Acabarán enfrentados a un siniestro capo mafioso. El género policial ha sido parodiado en numerosas ocasiones, en cintas divertidas, como Agárralo como puedas, Arma fatal y Tiempo de valientes, discutibles pero con algún hallazgo hilarante, como la primera Loca academia de policía, y completamente fallidas, como Infiltrados en clase. Vamos de polis tiene un guión tan poco inspirado y facilón como esta última, pero encima ni siquiera cuenta con Jonah Hil y Channing Tatum, dos actores más o menos eficaces (al menos en otras películas) y con tirón. Aquí el tándem protagonista está formado por Jake Johnson y Damon Wayans Jr., compañeros de reparto en la discreta serie New Girl. Ambos parecen estar convencidos, por razones totalmente inexplicables, de que cuentan con más gracia natural de la que realmente poseen, mientras que el director de Estoy hecho un animal acaba de redondear el desastre con tremendos gags como el de uno de los protagonistas enfrentándose a un obeso mórbido inexplicablemente desnudo, que parece robado de Borat.  

3/10
Dos tontos todavía más tontos

2014 | Dumb and Dumber To

Harry Dunne necesita urgentemente un trasplante de riñón. Convencido de que la única que puede salvarle la vida es la hija que supuestamente tuvo con una antigua conquista, Fraida Felcher, de cuya existencia acaba de enterarse, se embarca junto a su viejo amigo Lloyd Christmas en un viaje para encontrar a la muchacha, que asiste a un congreso de mentes prodigiosas. Con su primera película, Dos tontos muy tontos, los hermanos Farrelly inauguraron en 1994 lo que se ha dado en llamar Nueva Comedia Americana, cuya principal seña de identidad podría definirse como un ataque sistemático al buen gusto y a las barreras de la corrección política. Por aquel entonces, sus películas –especialmente su posterior trabajo Algo pasa con Mary, la cumbre de su filmografía– al menos gozaban de cierta frescura. Pero los italoamericanos murieron de éxito, pues como su estilo se extendió prácticamente al conjunto del género cómico, llegó un momento en el que no destacaban. Las inenarrables Los tres chiflados y Movie 43 –una de las peores películas de la historia, en la que dirigieron varios segmentos– indican la decadencia de su modelo. En un intento desesperado de recuperar el público perdido, los Farrelly vuelven a sus orígenes con una continuación tardía –se ha rodado dos décadas después– de su propia ópera prima, que ya tuvo una execrable precuela en 2003, Dos tontos muy tontos. Cuando Harry encontró a Lloyd, realizada por otro equipo técnico y artístico. El público no pedía ni mucho menos Dos tontos todavía más tontos, pero parece que estos realizadores ya no saben qué hacer. Esta vez los Farrelly logran algún gag aislado que funciona (el arranque, la búsqueda de la casa de la hija a través de una dirección postal en un sobre), lo que ya es mucho en comparación con sus últimos trabajos. Pero el 90 por ciento de Dos tontos todavía más tontos consiste en una agotadora sucesión de sus recursos de siempre –escatología, surrealismo y humor físico– muy poco inspirada. También abundan los autohomenajes al original. En general, todo ofrece la sensación de que ya se ha visto en la primera parte, de la que se retoma el esquema de road movie. Por Jim Carrey parece que no ha transcurrido el tiempo, aunque hoy en día el espectador ya está muy cansado de su repertorio de muecas. Y lo cierto es que resulta un poco triste contemplar al pobre Jeff Daniels, ya visiblemente envejecido, regresar a sus raíces 'tontunas' cuando aspiró recientemente al Globo de Oro al mejor actor dramático televisivo por su trabajo en The Newsroom. Su interpretación viene a ser como descubrir a un amigo adulto fracasando estrepitosamente en sus intentos de hacer reír a los niños haciendo el tonto en una fiesta de cumpleaños. Por su parte, la madura Kathleen Turner consigue darle cierta gracia a su papel de antiguo bellezón en decadencia física, demostrando una gran capacidad para reírse de sí misma.

3/10
Los becarios

2013 | The Internship

Billy y Nick son dos veteranos comerciales, amigos del alma ya talluditos, que a pesar de ser geniales vendiendo relojes se han convertido en dinosaurios en la era de internet. Puestos de patitas en la calle, reciclarse no parece una tarea sencilla. Hasta que Billy propone a Nick una idea que parece completamente disparatada: presentarse al programa de becarios de Google, la célebre empresa tecnológica, que les da opción de tomar el paso de los tiempos y tal vez de lograr empleo fijo. Contra pronóstico son seleccionados para este período de prácticas, aunque parecen unos "ancianos" al lado de sus compañeros becarios, auténticas criaturas en torno a los 20 años. Shawn Levy tiene en su haber simpáticas comedias familiares como Doce en casa, Acero puro o las dos entregas de Noche en el museo. Aunque también títulos tan fallidos como Recién casados. En Los becarios maneja un guión coescrito por el también coprotagonista Vince Vaughn, que no suele ser un modelo de elegancia a la hora de hacer comedia. Pero en líneas generales él y su compañero en la pantalla Owen Wilson dan a esta narración un tono amable, si se deja fuera su labor iniciática con algunos jovencitos en sus lances sexuales en un bar de barra americana. Hay que reconocer que el punto de partida de este film es original, y podía haber dado pie a situaciones muy divertidas, criticando con ingenio a una sociedad demasiado atrapada en pantallas digitales e internet y donde se fomenta una feroz competitividad y el arrinconamiento de los trabajadores de mediana edad, haciendo bromas con una jerga y unas herramientas informáticas que a las personas de ciertas generaciones le suenan un poco a chino. Además la crisis económica y los cambios en el mercado laboral, también daban pie a las bromas. Así las cosas, el resultado final de Los becarios es un poquito decepcionante, algo "light". Da la sensación de que lo que podía haber sido una disparatada comedia de enredo con gags tronchantes, queda reducido a algunas bromas simpáticas, pero siempre sin tirar piedras contra el tejado de Google, hasta el punto de que por momentos uno tiene la sensación de estar contemplando un spot promocional de la compañía, donde se alabaría el espíritu de equipo, la innovación, la atención al cliente, etc. La apuesta por no arriesgar y el ser más o menos politicamente correcto acaba dejando lo que podía ser una comedia memorable en simplemente entretenida.

4/10
Infiltrados en clase

2012 | 21 Jump Street

Schmidt y Jenko fueron rivales en el instituto. El primero era el típico pringado empollón, mientras que el otro, un guaperas, se llevaba a las chicas de calle. Contra pronóstico se hacen grandes amigos años más tarde cuando coinciden en la Academia de Policía. Convertidos en agentes, son asignados a un grupo especial con sede 21 Jump Street, especializados en infiltrarse en ambientes juveniles aprovechando su aspecto imberbe: y su primera misión es volver al instituto de antaño, para desarticular una red de tráfico de una nueva droga de diseño. Ambos descubrirán que las cosas han cambiado un tanto desde su época estudiantil. Adaptación con puesta al día de la serie televisiva de los 80, en la que estuvo un juvenil Johnny Depp. Firman el guión Michael Bacall, y uno de los protagonistas, el especialista en comedia Jonah Hill; tras la cámara tenemos al dúo director de la cinta animada Lluvia de albóndigas, o sea, Phil Lord y Chris Miller (II). La cinta está en línea con el clásico cine adolescente de instituto, donde los gags giran en torno al sexo, las drogas, las fiestas y el contraste entre distintos tipos de alumnos; a ello se suma la abundante acción del cine policial de las películas de pareja de colegas tipo Arma letal, donde se convierten en objeto de broma sus típicas persecuciones y explosiones, las situaciones que afrontan los agentes ocultos, los moteros macarras, etc. No podemos negarlo, la cinta contiene un puñado de momentos tronchantes, algunos en torno a las ideas actuales sobre lo políticamente correcto. Y funciona bien la “extraña pareja” compuesta por los supuestamente hermanos a los que encarnan Hill y Channing Tatum. Pero también es cierto que la trama acaba siendo reiterativa, se suceden las situaciones parecidas sin que avance la acción, y que el recurso facilón a lo zafio agota al espectador mejor dispuesto.

5/10
Larry Crowne, nunca es tarde

2011 | Larry Crowne

Larry Crowne es un tipo afable y servicial con los clientes, siempre gasta bromas a sus compañeros de trabajo en una gran superficie, pero... no tiene un título universitario, motivo por el que es despedido sin contemplaciones. Pende además sobre su cabeza la espada de una hipoteca a ejecutar sobre su casa. Total, que el tipo –que estuvo 20 años en la marina de cocinero– se matricula en la universidad, en un curso de oratoria y otro de economía. Para ahorrar en gasolina se compra una vespa y se hace un montón de amiguetes que tienen vespa. Además tiene de profe a una “seño” con la cara de Julia Roberts, que al principio es un poquito-bastante borde con los alumnos, pues está frustrada por un matrimonio sin amor y la poca asistencia de estudiantes a sus clases. Pero Larry, o sea, Tom Hanks, le hará cambiar. Comedieta romántica que supone el segundo largometraje de Tom Hanks tras The Wonders, y una nueva colaboración con Nia Vardalos, coguionista, a quien le produjo Mi gran boda griega. La idea es revalidar este mentado logro de película amable que te hace salir a gusto del cine. Para ello Hanks y Vardalos ha pergeñado una trama que quisiera ser una fábula capriana, de protagonista a lo Forrest Gump, que con su sencillez y bondad desarmantes logra que la gente a su alrededor mejore. Aunque en realidad se podía decir en castizo aquello de “To er mundo e güeno”, porque la mayoría de los personajes, a no ser el marido impresentable, son bastante buena gente, sin ir más lejos una chiquita llamada Talia se convierte en poco menos que la asesora de imagen y estilista de Larry, le cambia el nombre, el peinado, el vestuario, el diseño interior de su casa... El principal problema de este film en su inconsistencia, la arquitectura interna brilla por su ausencia. Una vez planteado el paro forzoso de Larry y su ingreso en la universidad, todo son divagaciones hacia no se sabe dónde. Hay algún elemento aislado que funciona, probablemente el mejor es el ejercicio final de oratoria de Larry, que alguno puede tachar de cursi, pero que más o menos funciona, y se entiende que para un actor es una perita en dulce. Resulta difícil hablar de química entre Hanks y Roberts porque su historia de amor, que uno podría prever de entrada –¿por qué otro motivo pagaría alguien la entrada de esta película?–, llega sin justificación bien avanzado el metraje, cuando la película ya no tiene mucho remedio.

4/10
Salvando las distancias

2010 | Going the Distance

Garrett es un solterón de Nueva York que se pasa la vida frivoleando con su pandilla de amigotes, manteniendo relaciones esporádicas sin ningún compromiso. Es difícil así que siente la cabeza, aunque es un tipo simpático y de gran corazón. Conocerá una noche en un bar a la rubia Erin, que ha llegado desde San Francisco y estará trabajando unos meses en un periódico de la ciudad. Sin embargo, lo que parece una relación superficial con la risueña jovencita acabará por convertirse en una gran atracción mutua. El amor llegará con fuerza. Lo malo del asunto es que Erin ha de marchar de nuevo a San Francisco y tendrán que vivir separados, con lo que mantener la llama de la pasión no será fácil. Una pena. Ésa es la triste sensación que queda tras ver esta película, o más bien tras ir comprobando cómo va perdiendo enteros cada diez minutos, hasta convertirse en un producto del montón. Simpaticorro, pero del montón. Podría no haber sido así, porque el planteamiento clásico a lo Nora Ephron (Algo para recordar, Tienes un e-mail) tiene a priori cierto tirón y hacía presagiar un film romántico, fresco, moderno y divertido. Pero Nanette Burstein lo tira todo (o casi) por la borda con su agotadora insistencia en la grosería sexual, el lenguaje soez y el humor grueso al estilo de las peores comedias adolescentes yanquis. La cosa es desconcertante porque no pega ni con cola tanta obsesión (una, dos veces, bueno..., pero ¿continuamente?). Da la sensación de que es la única manera que tiene de estirar el argumento, lo cual hace que se haga más y más largo. Hay, es cierto, algunas escenas divertidas, inspiradas, y momentos logrados de evocación romántica, pero son tan sólo pequeños puntos de luz que se deben a la química que hay entre los protagonistas. Porque este film sería insostenible sin Justin Long (imposible que este joven caiga mal) y la cada vez más divertida Drew Barrymore. Ellos dos hacen lo que pueden para sacarlo a flote.

4/10
Resacón en Las Vegas

2009 | The Hangover

Phil, Stu y Alan se disponen a acompañar a Doug en su despedida de soltero en Las Vegas. El primero es un guaperas, profesor en un colegio, felizmente casado; el segundo es dentista, y debe ocultar a su estricta novia la meta de su viaje, asegurando que marchan de cata de vinos a Napa Valley; y el tercero, hermano de la novia, es el más pringado de todos, entre pervertido, débil mental y adicto a las drogas. Pasarán una noche loca, y al día siguiente despiertan con su suite patas arriba, un tigre pululando por ahí y un bebé lloriqueando. Lo peor de todo es que Doug ha desaparecido, no se acuerdan de nada, y la boda es al día siguiente en Los Ángeles. Una película al estilo de la hispana Fuga de cerebros, pero con un poco más de seso y clase. Comparable a los títulos más inspirados de los hermanos Farrelly o Judd Apatow, o sea, a Algo pasa con Mary y Lío embarazoso. El bien estructurado guión lo firman Jon Lucas y Scott Moore, que antes hicieron Como en casa en ningún sitio, y dirige un Todd Philipps que empezó con comedias al estilo Porky's (Viaje de pirados, Aquellas juergas universitarias), para pasarse a algo más convencional (Starsky & Hutch (2004)), y madurar en la ruta de la comedia disparatada con Escuela de pringaos. Aquí sigue la vena de explotar situaciones completamente absurdas, que se dirían imposibles en el mundo real, ilógicas, pero que funcionan en el mecanismo de la trama de juerga increíble. Phillips sabe imprimir ritmo a la historia, y aprovecha bien una serie de gags desternillantes, muy ocurrentes, con frases brillantes: la pregunta sobre el antiguo ocupante del hotel Caesar's Palace es un ejemplo entre mil de lo que resulta ser una auténtica antología del disparate. Pero... Pero, como suele ocurrir en este tipo de filmes, se sigue con demasiada frecuencia el camino de la zafiedad, incluso con imágenes desagradables -esa galería de fotos al final, que resume la noche olvidada–, que verdaderamente no hacían ninguna falta. Podría uno decir que la película es un canto a la amistad o así -la película, tras el planteamiento esbozado antes, no consiste en otra cosa que en dar con el paradero del novio-, o que da por bueno que todo vale en una despedida de solteros, no hay cortapisas morales, pero seguramente es decir demasiado, estamos ante un puro divertimento, típico de la sociedad inmadura en la que estamos inmersos.

6/10
Quemando ruedas

2009 | The Goods: Live Hard, Sell Hard

Comedia alocada que narra las aventuras de una serie de tipos desmadrados que tienen que vender en un fin de semana 200 coches usados. El equipo está comandado por el charlatán Don ready (Jeremy Piven), el cual regenta un concesionario de automóviles de segunda mano. Cualquier cosa les valdrá a estos tipos para lograr su fin... El director Neal Brennan ofrece poco más que risas, sexo y momentos surrealistas. Entre el reparto se puede ver a dos componentes de la saga de Resacón en Las Vegas, tales como Ed Helms y Ken Jeong.

4/10
Hermanos por pelotas

2008 | Step Brothers

Judd Apatow está detrás de numerosas comedias de éxito de los últimos tiempos, como director (Virgen a los 40, Lío embarazoso) o como productor (Supersalidos). Todas llevan su sello personal: argumentos simples y sobredosis de humor ultragrosero. El caso que nos ocupa no es una excepción. En lugar de buscarse un nuevo trabajo, ya que fue despedido de una tienda de mascotas, Brennan Huff prefiere vivir a costa de su madre. Por su parte, Dale Doback también es una especie de parásito que se resiste a abandonar el hogar de su padre, que le malcría. Cuando la madre de Brennan y el padre de Dale se enamoran y contraen matrimonios, ambos se convierten en hermanastros, y tendrán que compartir habitación, a pesar de que ambos se caen fatal y chocan frontalmente porque son igual de egoístas y vagos. Will Ferrell vuelve a ponerse a las órdenes de Adam McCay, amiguete desde que ambos formaban parte de la plantilla del programa Saturday Night Live. Éste le ha permitido todo tipo de muecas y excesos gestuales, en El reportero y Pasado de vueltas, dos comedias tan ‘pasadas de vueltas’ que se cuentan entre los peores trabajos del actor, que paradójicamente ha demostrado tener talento cuando se pone en manos de un director de primera, como Woody Allen (Melinda y Melinda) o Marc Forster (Más extraño que la ficción), que sin duda supieron mantenerle a raya. A Ferrell le han rodeado de buenos actores, pues el coprotagonista es John C. Reilly, buen actor de reparto en títulos como Chicago, tiene bastante papel la veterana Mary Steenburgen, que encarna a su madre, y Richard Jenkins (el padre fallecido de A dos metros bajo tierra) es el padrastro. Pero no sirven de nada por culpa de un guión que acumula chistes de muy mal gusto, que no llegan a funcionar en ningún momento. Intenta ser una crítica a la progresiva infantilización de la sociedad, y a los afectados por el síndrome de Peter Pan, que se resisten a madurar, y a asumir responsabilidades tan en boga en la sociedad actual. Pero el tema ha sido mejor tratado en otras ocasiones, pues para disfrutar con su humor es necesario ser tan ‘infantiloide’ como los descerebrados protagonistas. Como se trata de un producto muy local, concebido para el público estadounidense, en el caso concreto de España los distribuidores han decidido adaptar la cinta al humor patrio. De ahí que le hayan puesto un título tan horrible, pues en el original es simplemente ‘Stepbrothers’ (hermanastros). Además, han contratado como dobladores a dos cómicos muy populares, Santiago Segura y Florentino Fernández, que se esfuerzan infructuosamente por darle algo de ‘vidilla’ a la cinta, reinventando los diálogos.

1/10

Últimos tráilers y vídeos