IMG-LOGO

Biografía

Roland Totheroh

Roland Totheroh

Roland Totheroh

Filmografía
Monsieur Verdoux

1947 | Monsieur Verdoux

Basada en hechos reales, cuenta la historia de Henri Verdoux, un hombre de doble vida. Por un lado, es un repetable hombre casado, pero por otro, es un truhán que se dedica a seducir a viudas ricas y, tras casarse con ellas, las asesina para quedarse con su fortuna.

7/10
El gran dictador

1940 | The Great Dictator

Obra maestra del cine e ingeniosa parodia del fascismo, donde Hitler fue el blanco de sus críticas. Título con sonido rodado en plena guerra, y donde aprovecha el innegable parecido de Charlot con el dictador. Desternillante y aterrador a la vez resulta ver a Hinkel jugando con el globo terráqueo, donde hay toneladas de ironía al intentar mostrar a un dictador manejando el mundo a su antojo. Nominada a los Oscar para película, actor (Charles Chaplin), actor secundario (Jack Oakie), música y guión. Emotivo resulta el discurso final, que es todo un grito en pro de la paz mundial y la unión de todos los hombres.

9/10
Tiempos modernos

1936 | Modern Times

Desbordado por el ritmo frenético de los modernos sistemas de producción en cadena, un obrero metalúrgico acaba perdiendo la razón. Tras pasar un tiempo en un hospital es injustamente encarcelado, por encabezar supuestamente una manifestación ilegal. Magistral sátira de los avances tecnológicos y el capitalismo salvaje. En la última película en la que interpretó al mítico vagabundo, Charles Chaplin critica la parte negativa del supuesto progreso. Rodada en plena era del sonoro, el artista se mantuvo fiel a su estilo de la época muda, aunque aprovecha que dispone de banda sonora para introducir algunos diálogos y sonidos.

10/10
Luces de la ciudad

1931 | City Lights

Una florista ciega toma por un hombre solvente al vagabundo que suele interpretar Charles Chaplin. Éste, tiernamente enamorado, intenta conseguir a toda costa el dinero necesario para una operación que puede devolverle la vista. Para ello se presentará voluntario a un combate de boxeo, que ofrece como premio una sustanciosa cantidad de dinero. “Comedia romántica en pantomima”. Así definen sus títulos de crédito esta obra maestra del cine mudo. Estrenada en 1931, cuando el cine sonoro se había impuesto comercialmente, lo cierto es que Charles Chaplin empezó el rodaje en 1928, antes del estreno de El cantor de jazz, el primer film hablado. La producción se retrasó principalmente por las consecuencias económicas del crack del 29, pero también porque Chaplin no estaba seguro de que la actriz principal, la desconocida Virginia Cherrill, fuera la más indicada para interpretar a la florista. Descontento por la forma en que ofrecía las flores, tras repetir la toma centenares de veces, la despidió y la sustituyó por otra intérprete. Finalmente volvió a contratarla, a pesar de que la actriz aprovechó la coyuntura para pedir más dinero. Además, Chaplin tardó en resolver el problema principal que planteaba la trama: ¿cómo podría entender el público de modo sencillo que la florista confundiera al vagabundo con un hombre rico sin utilizar diálogos? La solución es un claro síntoma del ilimitado ingenio del cineasta: el sonido de un coche al cerrarse. Cuando lo escucha, la invidente distingue a sus posibles clientes, pues sólo los que se pueden permitir pequeños lujos tenían coche en aquella época. Por un cúmulo de casualidades, la primera vez que se conocen, Chaplin sale de un vehículo. Al igual que en otros de los grandes trabajos de Chaplin, la grandeza de este título reside en el sello personal del director: su inigualable mezcla entre drama y comedia. La historia de amor resulta especialmente emotiva y describe a las clases desfavorecidas de la época. Al mismo tiempo, algunas subtramas son hilarantes; especialmente los encuentros del vagabundo con un millonario borracho, que le toma como su mejor amigo e incluso se lo lleva a pernoctar a su mansion, pero que cuando se le pasan los efectos del alcohol no se acuerda de él. Para guardar el delicado equilibrio entre risas y lágrimas, Chaplin tuvo que renunciar a siete minutos iniciales de comedia desatada absolutamente geniales, pero que dificultaban enormemente que después el público pudiera conmoverse. Curiosamente, la banda sonora, compuesta como es habitual por el propio Chaplin, calca por completo los famosos acordes de "La violetera", de los maestros Padilla y Montesinos. El cineasta tuvo que pagar a los autores españoles una gran cantidad de dinero tras un juicio por plagio.

8/10
El circo

1928 | The Circus

En esta película, Charlot, es un hambriento vagabundo que confundido por un ladrón, llega hasta una carpa de un circo perseguido por un policía. Los jefes del circo, creyendo que la persecución es una farsa, ven el él un filón para su espectáculo. Aparecen secuencias imborrables como cuando el vagabundo arruina un número de magia o en la que debe caminar por la cuerda floja mientras unos monos trepan por su cabeza.

8/10
La quimera del oro

1925 | The Gold Rush

Obra maestra de Chaplin, donde interpreta a un solitario buscador de oro que llega a Alaska en busca de fortuna. Una fuerte tormenta le obliga a refugiarse en la cabaña de un bandido. Contiene uno de sus gags más inolvidables, como la comilona consistente en una bota vieja o la coreografía hecha con los panecillos y los tenedores.

9/10
Una mujer de París

1923 | A Woman Of Paris

En esta película Chaplin no actúa, y cambia la comedia por el drama. Denuncia la hipocresía y los prejuicios morales a través de una sencilla joven (Edna Purviance) que se enamora de un pintor.

8/10
El chico

1921 | The Kid

Una mujer pobre que cacba de tener un hijo se ve en la necesidad de abandonarlo y lo deja en casa de unos millonarios pero el destino hace que el bebé vaya a parar a manos de un vagabundo (Charlot) que le educa como si fuera su padre. El maestro Charles Chaplin hace, de nuevo, alarde de su buen hacer como director. Los gags, propios de su cine, aparecen en esta película al igual que muestra una de sus creaciones más tiernas y entrañables. Puso de manifiesto su preocupación por los problemas sociales de la época.

7/10
¡Armas al hombro!

1918 | Shoulder Arms

Mucho antes de su tronchante y demoladora visión de Adolf Hitler en El gran dictador, Charles Chaplin orquestó este divertido slapstick, cuando la Primera Guerra Mundial se acercaba a su final. Sus heroicidades como soldado propiciaban numerosos triunfos sobre los alemanes, incluyendo la captura del káiser y el príncipe heredero, aunque al final todo resultaba ser un sueño.

6/10
Charlot en la Calle de la Paz

1917 | Easy Street

Charlot es un vagabundo que encuentra trabajo como policía y pronto le destinan a una de las calles más peligrosas de la ciudad, llamada irónicamente la Calle de la Paz. En ella, maleantes, delincuentes y matones hacen de las suyas todos los días. El líder de la banda es el grandote Eric Campbell, y Charlot se enfrentará a él como si de David y Goliat se tratara. Uno de los cortometrajes más conocidos de Charles Chaplin, donde incorporó el travelling en algunas escenas. Este movimiento de cámara fue pionero entonces, ya que hasta la fecha tan solo se utilizaban planos fijos o generales.

5/10
Charlot en el balneario

1917 | The Cure

A un prestigioso balneario acuden diferentes personas con el fin de curar sus dolencias. Por allí se deja caer un embriagado Charlot, que hará de las suyas complicando la vida de los empleados, o de un paciente que llega sufriendo de gota en un pie. Por otro lado, coqueteará con una guapa joven que se ha instalado allí. Divertido cortometraje de Charles Chaplin, que de nuevo aparece junto a Edna Purviance y Eric Campbell.

5/10
Charlot emigrante

1917 | The Immigrant

Charlot viaja en un barco lleno de emigrantes y conoce a una viuda y a su hija que van también hacia América. Durante el trayecto, un tipo roba a la viuda los pocos ahorros que tiene, pero Charlot las ayudará. Cuando nuestro protagonista llega a la ciudad se reencuentra de nuevo con la chica del barco. Nuevo cortometraje de Charles Chaplin, en el que trataba el tema de los inmigrantes que llegaban a Amércia, pero imprimiendo en su película su particular tono de humor.

5/10
El aventurero

1917 | The Adventurer

Charlot es un preso que se ha escapado de la cárcel y huye tirándose al mar. Mientras nada rumbo a la orilla, salva de morir ahogada a una dama que se había caído desde el puerto. La familia de la mujer se siente profundamente agradecida por su acto heroico y le invitan a su mansión en la que vive como si fuera un marqués. Durante una fiesta, un invitado ve el rostro de Charlot en el periódico, el cual está en busca y captura por la policía. Hilarante comedia del gran Charles Chaplin, que seguía en plena forma para llenar la pantalla de gags.

5/10
Charlot bombero

1916 | The Fireman

7/10
Charlot, músico ambulante

1916 | The Vagabond

Charlot es un vagabundo que toca el violín en la calle a cambio de unas monedas. Un día rescata a una guapa chica del yugo de una banda de gitanos que la tienen prisionera, y ambos escapan juntos. En realidad, una rica dama es la madre de la joven, la cual fue raptada siendo niña. Cortometraje de Charles Chaplin, que comparte protagonismo con Edna Purviance, su pareja de cine en multitud de películas. De nuevo, los gags del gran cómico son la tónica general de la historia.

6/10
Charlot, a la una de la madrugada

1916 | One A.M.

Charlot llega borracho a su casa a la una de la mañana. Subir a la habitación y acostarse será toda una aventura, pues se las verá con una alfombra de tigre, un perchero convertido en una improvisada escalera o una cama que da vueltas. Nuevo cortometraje de Charles Chaplin, en el cual apenas aparecen dos actores (él y un taxista) y donde el actor vuelve a desplegar todo su humor.

6/10
El conde

1916 | The Count

Charlot acude a cenar a la casa de un conde. La velada en la mesa será desternillante como cuando debe tomar en el postre un trozo de sandía. El baile de después no estará libre de gags. Charles Chaplin vuelve a hacer reír en otro de sus cortometrajes con la compañía de la guapa Edna Purviance y del grandullón con cara de pocos amigos, Eric Campbell.

6/10
Charlot prestamista

1916 | The Pawnshop

Charlot comienza a trabajar en una casa de empeño y será toda una calamidad, lo que traerá de cabeza al dueño y a otro empleado. Un día, un ladrón aparece en la tienda y Charlot no dudará en hacerle frente. Genial cortometraje de Charles Chaplin donde el 'slapstick' vuelve a hacer presencia en la pantalla. Divertidísima la escena en la que el protagonista examina un reloj sacándole todas sus piezas.

6/10
Charlot, tramoyista de cine

1916 | Behind the Screen

Charlot trabaja como tramoyista en un rodaje, cargando con los bultos y montando y desmontando escenarios. Por allí pasa una jovencita que busca empleo como actriz, pero nadie la toma muy en serio, así que decide disfrazarse de muchacho y emplearse como ayudante. Cortometraje de Charles Chaplin en la misma línea de Charlot prestamista o Charlot, músico ambulante. Nuevos gags y momentos hilarantes como cuando al gordo Eric Campbell se le queda atrapada la cabeza en una trampilla del escenario.

6/10
Charlot, héroe del patín

1916 | The Rink

Charlot trabaja como camarero en un restaurante y sufre un percance con un cliente testarudo y gordinflón (Mr. Stout). Tras acabar su jornada se dirige hacia un local de patinaje donde casualmente se encuentra con Stout, y ambos competirán por la atención de una guapa joven que también ha ido a patinar. Charlot y la chica se hacen amigos y ella le invitará más tarde a una fiesta donde de nuevo habrá contratiempos. Esta vez Charlot se sube a unos patines para regalar al espectador divertidos momentos. Edna Purviance y Eric Campbell vuelven a ser los secundarios ideales.

6/10
Charlot trabajando de papelista

1915 | Work

Este corto para Essanay incoa al mejor Chaplin. El film está repleto de fisicidad desde el principio, cuando Charlot y un compinche marchan por las calles con su carretilla llena de trastos para hacer chapuzas a domicilio, acometiendo empinadas cuestas y haciendo toda clase de difíciles malabarismos. Ya en una casa burguesa, deben empapelar las paredes, lo que provocará el caos. Hay gags estupendos, como el de la doncella que "limpia" sin querer el trasero de Charlot, lo que se diría el inicio de un coqueteo al que nuestro genial vagabundo responde pasando la brocha por la cara de la chica. Pasajes como el de "la historia triste", la llegada del pretendiente farfollas, o el final con Charlot asomando su cabecita por entre un montón de cachivaches, están muy inspirados.

6/10
Charlot en el teatro

1915 | A Night in the Show

En esta ocasión Charlot acude al teatro, perfectamente vestido de etiqueta. Y allí se acumulan situaciones graciosas y molestas, alguna reconocibles para cualquiera -la persona que para sentarse obliga a levantarse a toda la fila, las miraditas a chicas guapas, el juerguista del gallinero, el gordito gamberrete...-, otras más típicamente disparatadas del protagonista -la cerilla que enciende en la cabeza del tipo que toca el trombón, la serpiente que le incordia mientras da una cabezada, su incursión al escenario...-, todas con su toque de genialidad.

6/10
Carmen (1915)

1915 | Burlesque on Carmen

Farsa a cuento del célebre texto de Prosper Mérimée. Charlot es un soldado francés al que la gitana Carmen -una encantadora, pero improbable Edna Purviance- intenta camelarse para que su clan pueda introducir mercancía de contrabando. Con sus encantos femeninos, Carmen despierta la atención y los celos de varios soldados y un torero. Resulta un corto curioso de Chaplin para Essanay, el último que hizo para la compañía, y que ofrece la oportunidad de verle en una historia de época algo insípida.

5/10

Últimos tráilers y vídeos