IMG-LOGO

Biografía

Tullio Pinelli

Tullio Pinelli

100 años ()

Tullio Pinelli

Nació el 24 de Junio de 1908 en Turín, Italia
Falleció el 07 de Marzo de 2009 en Roma, Italia

'Plumilla de oro'

12 Marzo 2009

Tullio Pinelli ha sido uno de los grandes guionistas del cine italiano. En su amplia filmografía destacan sus trabajos a las órdenes de Federico Fellini. En sus películas retrató las consecuencias de los más sonados acontecimientos históricos del siglo XX, en Italia. El reconocido guionista murió el sábado, 7 de marzo, en su residencia de Roma. Había llegado a ser centenario y le faltaba poco para cumplir los 101.

Nacido en Turín, en 1908, Tullio Pinelli estudió derecho, y ejerció como abogado durante mucho tiempo. Durante la II Guerra Mundial descubrió su valía como escritor, y empezó a crear obras teatrales. Tardó muchísimo en iniciar su carrera como guionista, ya que no empezó a escribir para el cine hasta los 36 años, cuando debutó con In cerca di felicità. Escribió El amor, para Roberto Rossellini y El camino de la esperanza, para Pietro Germi, que le apodó ‘Plumilla de Oro’. Cuando empezó a tener prestigio se lo disputaron los grandes directores italianos, como Michelangelo Antonioni (Las tres caras), Mario Monicelli (Amici miei, Speriamo che sia femmina), Alberto Lattuada (El molino del Po) y Dino Risi (El gaucho).

Pero sus mejores títulos fueron aquellos que rodó junto al legendario Federico Fellini, al que conoció a mediados de los 40 en los estudios Cinecittà, donde ambos trabajaban. Conectaron tan bien, que desarrollaron su particular método de trabajo, que consistía en que el director le contaba imágenes que había concebido. Pinelli las apuntaba y componía una historia que les diese unidad. La relación con Fellini fue muy difícil, debido al fuerte carácter de éste. “Me di cuenta desde un primer momento de que era un gran egocéntrico. Pero era un genio”, explicaba Pinelli, que siempre mantuvo la amistad. Escribió para él ‘Un agenzia matrimoniale’, segmento de El amor en la ciudad, ‘Le tentazioni del dottor Antonio’, de Bocaccio 70, Almas sin conciencia, Fellini 8 y 1/2, La dolce vita, Giulietta de los espíritus, Luces de variedades, El jeque blanco, La strada, Los inútiles, Ginger y Fred, y La voz de la luna.

Filmografía
La voz de la luna

1990 | La Voce della luna

Ivo y Gonella son dos italianos que caminan por la ciudad viviendo aventuras en una Italia de fantasía e irrealidad. Último film de Fellini que, para algunos, fue una obra final absurda y prescindible. Lo protagoniza Roberto Benigni, aclamado actor años después por La vida es bella.

5/10
Esperemos que sea mujer

1986 | Speriamo che sia femmina

Uno de los grandes directores del cine italiano, Mario Monicelli (Rufufú) realiza esta comedia crítica sobre el intrascendente papel del hombre respecto de la mujer en la moderna sociedad italiana. La historia habla de unas cuantas mujeres, como Elena, quien ve cómo su inútil marido Leonardo, está más preocupado de su amante que de ella y de sus hijas Franca y Malvina. También están por ahí la hermana de Elena, Claudia, y la ama de llaves Fosca. Destaca el impagable plantel de actores y actrices.

5/10
Ginger y Fred

1986 | Ginger e Fred

Sentido homenaje del maestro Federico Fellini a la pareja de bailarines por antonomasia, a través de Amelia y Pippo, dos cómicos que se reúnen tras décadas de separación. La pareja protagonista, Mastrioanni y Masina, está sensacional.

6/10
Amici miei atto III

1985 | Amici miei atto III

Última parte de la saga iniciada por Mario Monicelli diez años antes con Habitación para cuatro. Esta vez, la dirección, a cargo de Nanni Loy, se queda indudablemente corta, a pesar de contar con el mismo equipo de guionistas que las entregas anteriores. El compositor, Carlo Rustichelli, se encarga de la banda sonora por tercera vez. Los amigos de siempre retoman su habitual costumbre de poner una chispa en su vida a base de bromas pesadas, esta vez instalados en una casa de reposo de lujo.

4/10
Un quinteto a lo loco

1982 | Amici miei atto II

Continuación de la comedia Habitación para cuatro, que retoma las bromas pesadas de los cuatro amigos (Ugo Tognazzi, Philippe Noiret, Gastone Moschin y Adolfo Celi), e incorpora a un nuevo miembro en la pandilla, Renzo Montagnani, en el papel de Necci. Más dosis de humor y "gitanadas" de este clan de cincuentones, que no tiene nada que envidiar a la primera entrega. En 1985 se hizo una tercera secuela, Amici miei atto III, sin Monicelli y sin Noiret, muy inferior a sus predecesoras.

7/10
El Marqués de Grillo

1981 | Il Marchese del Grillo

En la Roma de principios del XIX, el noble Onofrio del Grillo -inspirado en el personaje real-, encarnado por un histriónico Sordi, dedica su vida a los placeres mundanos ignorando sus obligaciones con el Papa Pío VII (Paolo Stoppa). Un día decide intercambiar su papel con un revolucionario francés con quien guarda un extraordinario parecido. Monicelli retrata con ironía la vida de este popular aristócrata italiano, a través del siempre acertado Alberto Sordi, con una comedia teatral y satírica que se hizo con el Oso de Plata en Berlín.

7/10
Un viaje con Anita

1979 | Viaggio con Anita

Comedia protagonizada por la siempre simpática Goldie Hawn en el papel de Anita, una turista norteamericana que viaja por Italia y accede a acompañar a un hombre (Giancarlo Giannini) que va a visitar a su padre, al norte del país -cosa que ella no sabe-. Pronto se irán descubriendo las verdaderas intenciones de cada uno con las consecuentes discusiones. Floja historia de Tullio Pinelli, dirigida por Monicelli y acompañada por la música de Ennio Morricone; le fallan las situaciones, bastante previsibles, que como mucho consiguen arrancar un par de carcajadas al espectador.

4/10
Por las antiguas escaleras

1975 | Per le antiche scale

Agobiante film, adaptación de una novela de Mario Tobino. Centra la historia en las obsesiones de un psiquiatra, según las cuales la locura se debe a un extraño virus que además él cree que ha contraído. La película es un poquito claustrofóbica y está ambientada en los años, ya de por sí singulares, del fascismo. Protagoniza uno de los grandes del cine italiano, marcello Mastroianni.

4/10
Habitación para cuatro

1975 | Amici miei

Cuatro amigos ya mayores pasan el tiempo burlándose de los demás a través de "gitanadas" -como ellos las llaman- para avivar su gris madurez. Un periodista, un arquitecto, un camarero y un conde, y todos venidos a menos, en mayor o menor medida. Aunque el proyecto iba a estar inicialmente dirigido por Pietro Germi, debido a la grave enfermedad que padecía decidió pasárselo a Monicelli, quien fue capaz de construir una comedia llena de cinismo, ironía y acidez, plagada de escenas memorables, como la de la estación o la del hospital, y donde cada personaje borda su papel.

7/10
Noches en la ciudad

1969 | Sweet Charity

Bob Fosse debutó en el cine con este musical de Broadway, inspirado en Las noches de Cabiria de Fellini. Charity (estupenda Shirley MacLaine) es una pobre chica de alterne que desea ser feliz.

6/10
Amor mío, ayúdame

1969 | Amore mio aiutami

Divertida comedia dirigida, coescrita y protagonizada por Alberto Sordi, con Monica Vitti como su esposa. Se supone que ambos conforman un matrimonio moderno y sin complejos, hasta que el fantasma de los celos asoma en el ánimo de él, porque piensa que ella se siente atraida por un amigo común.

6/10
Un italiano en la Argentina

1965 | Il gaucho

Marco es un inmigrante italiano en Argentina, que recibe la agradable misión de guiar a un grupo de compatriotas que vienen a participar al Festival de Cine del Mar de la Plata. Con tono nostálgico y sentido del humor se explora la añoranza por el terruño. Dino Risi y Vittorio Gassman acababan de rodar La escapada, pero este film no alcanza el nivel de aquel. No obstante hay algún gag divertido, como cuando ven a un criollo que tiene cierto parecido a Hitler y comentan "Hay muchos nazis en este pais".

5/10
Tres perfiles de mujer

1965 | I Tre volti

Como su propio título indica, se trata de una película de episodios, con la mujer como eje central de sus tramas. Está dirigida por Michelangelo Antonioni, Mauro Bolognini, y Franco Indovina. El primero de ellos es 'Introducción: La prueba de cámara', y cuenta cómo la princesa Soraya (interpretada por ella misma), evita a los periodistas encerrándose en unos Estudios de cine, encontrándose allí con el mismísimo productor Dino De Laurentiis. En el episodio de Bolognini, la mencionada Soraya (célebre por ser la esposa en la vida real del sha de Persia, Reza Pahlevi), es una mujer que se encuentra con varios 'Amantes célebres', entre ellos Richard Harris y el español José Luis de Villalonga. El último, dirigido por Indovina y titulado 'Latin Lover', entra más en el terreno de la comedia debido a que su protagonista Alberto Sordi acaba enamorando (o enamorándose) de una mujer casada (de nuevo encarnada por Soraya).

5/10
Giulietta de los Espíritus

1965 | Giulietta degli spiriti

Título de la etapa surrealista de Federico Fellini, con protagonismo absoluta para la esposa y musa del cineasta. La cinta arranca con Giulietta, una mujer cuarentona, que se prepara para agasajar a su marido en el aniversario de su boda. Pero éste, un tipo despreocupado y que le presta poca atención, no recuerda la efeméride, y se trae a casa a unos amigos de la oficina. A partir de ahí se suceden las "viñetas" de una burguesía supersticiosa e ingenua, que tan pronto se entretiene en una sesión de espiritismo, como se abandona a las más variadas creencias, incluido el budismo y sesiones de trance varias, una forma de afrontar los fantasmas de un amor malogrado. Se trata de una película difícil sobre la decepción ante la infidelidad, que irrita por momentos, y está sostenida gracias a la gran presencia de Giulietta Masina, con su sonrisa desarmante que sobrelleva todas las penas, y por la poderosa capacidad de evocación y creación de atmósferas extravagantes de tipo circense (con imágenes de balsas con animales, forzudos, avionetas, angelitos...) de Fellini. Para los incondicionales del director italiano, que exhibe un estilo que sólo se le puede permitir a él, en cualquier otro se le tacharía de pedante, como en la representación infantil del martirio de una cristiana a manos de los romanos, cuyo simbolismo parece referirse a la propia Giulietta. Resulta magnífica y muy adecuada la decadente ambientación, que aprovecha bien la escogida paleta de colores. Y tiene momentos bellos y audaces, como el tramo final de la marcha del marido, con la triste soledad de la casa combatida con recuerdos espectrales.

6/10
Fellini 8 y 1/2

1963 | 8½

Guido Anselmi, director de cine, sufre un agudo bloqueo creativo que le impide seguir adelante con la película que tiene entre manos. Presionado por los productores, su mujer y otras personas, intenta encontrar la inspiración perdida para acabar el trabajo mientras se encuentra descansando en un balneario. Aunque quiere estar solo, se ve obligado a participar en diversas discusiones con los productores de la película, críticos cinematográficos, actores, etc., en las que todo el mundo le pregunta qué tal va su trabajo.Una película clave en la filmografía de Federico Fellini (La dolce vita), pues supone un punto de inflexión hacia películas más personales, de cierto aire surrealista. Marcello Mastroianni, actor fetiche del cineasta, interpreta a un alter ego del propio Fellini, que incluyó en el film numerosos puntos autobiográficos. Reconstruye los efectos del bloqueo creativo de un reconocido artista muy similar a sí mismo. El film tuvo un gran éxito a escala internacional y obtuvo el Oscar a la mejor película extranjera.

8/10
Scano Boa

1961 | Scano Boa

Sebastián, un pescador, se instala con su hija en una isla habitada por humildes pescadores, entre ellos el joven Antonello. Insulso drama con alguna idea interesante.

4/10
Adua y sus amigas

1960 | Adua e le compagne

Las chicas Adua, Milly, Lolita y Marilina se ven afectadas por el cierre de los prostíbulos. Sin otro medio de subsistencia a la vista, deciden abrir un restaurante en la ciudad, lo que en realidad será una fachada exterior de otro negocio muy distinto, que ellas manejan a la perfección... Sin embargo, contra todo pronóstico poco a poco se van abriendo camino con el restaurante y ante ellas se abre un futuro distinto, con un trabajo decente. La gran Simone Signoret (La ronda) encabeza el destacado reparto femenino de esta comedia dramática, de tema peliagudo. Se trata de una película amable, con buenos momentos, y con la colaboración especial de Marcello Mastroianni.

5/10
La dolce vita

1960 | La dolce vita

Marcello Rubini, un paparazzo italiano, persigue por las fiestas nocturnas de Roma a Sylvia, una gran estrella del cine, de paso por la ciudad. Una de las películas más redondas del maestro italiano Federico Fellini, que contó con el protagonismo Marcello Mastroianni, su actor fetiche. Aunque puede resultar un poco larga (casi tres horas), la historia no pierde fuelle y encierra un retrato vivísimo y no demasiado complaciente del mundo de la farándula, de la noche, de los excesos, de las fiestas de los poderosos, etc. La escena en la Fontana de Trevi, con la bella Anita Ekberg, forma ya parte de la historia del cine.

8/10
El rey cruel (Herodes el grande)

1959 | Erode il grande

El temible y controvertido rey Herodes encarga a su teniente de mayor confianza Aarón una importante mision: matar a su esposa Miriam si el propio Herodes no regresa con vida de una vista al emperador Octavio. Cuando se difunde el rumor sobre la muerte del monarca, su súbdito Aarón tendrá serias dudas acerca de su cometido. Peplum francoitaliano realizado con cierto esmero por Viktor Tourjansky, que cuenta entre el reparto con el actor Edmund Purdom, perfecto para el papel de Herodes.

4/10
Las noches de Cabiria

1957 | Le notti di Cabiria

Una chica romántica y joven prostituta rodeada de hombres sin escrúpulos, reza pidiendo un milagro que cambie su vida. Conoce a un joven ansioso por casarse con ella y la muy ingenua reune sus ahorros para huir con él sin pensar un poquito antes. Uno de los films más conmovedores de Federico Fellini. Realista, y a la vez mágico, explota a la perfección la medida interpretación de Giulieta Masina. Imposible no soltar en algún momento alguna lagrimita.

7/10
Almas sin conciencia

1955 | Il bidone

Tres timadores que operan en Roma y alrededores perpetran sus delitos entre gente de humilde condición. Ya sea vestidos de curas y monseñores para cumplir la supuesta última voluntad de un pecador arrepentido, o como supuestos promotores de viviendas de protección social, se las arreglan para sacar los cuartos a pobres infelices. Uno de los primeros trabajos de Federico Fellini, muy influido por el neorrealismo. Aunque la trama picaresca podía haber dado pie a pasajes cómicos, el film se inclina por el patetismo, gracias al agudo cuadro de personajes presentados, ya sean los timados, que han creído ver un poco de luz que les va a permitir salir de su miseria, ya sean los timadores, que intentan escalar en su muy triste 'profesión'. Particularmente conmovedor resulta el desenlace, que nos plantea la duda de si no habrá un atisbo de conciencia en el triste padre cercano a los 50 años, cuando conoce a una joven campesina paralítica. El film conecta muy bien con Los inútiles, y su título original, 'Los bidones', hace referencia a esos grandes recipientes vacíos. Fellini se inspiró en algunos estafadores que había conocido en Rimini durante la posguerra, sobre todo un tal Lupaccio, y en la increíble credulidad de la gente sencilla. Una curiosa elección para el principal de los timadores fue el actor estadounidense Broderick Crawford, premiado con el Oscar por su papel en El político. El cineasta se decantó de él tras vislumbrar un cartel deteriorado precisamente de ese film, y supo humanizar a su personaje, por el interés que muestra por su hija. Aunque el papel de Giulietta Masina como esposa del timador Picasso es pequeño, resulta asombroso cómo la actriz brilla en la pantalla, despidiendo el fulgor que se supone a una mujer enamorada de su marido, aunque sea un granuja.

8/10
La strada

1954 | La strada

El padre de Gelsomina (Giulietta Masina) ha muerto. Ante este hecho, su madre decide venderla a Zampanò (Anthony Quinn), un artista ambulante. Con él conocerá un tipo de vida que le acabará atrayendo, a pesar de la dureza que arrastra, y acabará formando parte del espectáculo de su propietario. Una de las mejores, y más humanas –y tristes– películas de Federico Fellini, galardonada con el Oscar a la mejor película en lengua no inglesa. Es un film al más puro estilo neorrealista, con personajes verosímiles que deambulan viviendo al día, minetras van recorriendo pueblos y villorrios miserables en busca de unos cientos de liras. Destacan la preciosa composición musical del gran Nino Rota y la interpretación de Giulietta Masina (esposa de Fellini), quien hace un alarde impresionante del arte de la mímica.

8/10
Amor en la ciudad

1953 | L' Amore in città

6/10
La conciencia acusa

1953 | La voce del silenzio

La ciudad se defiende

1951 | La città si difende

Unos ladrones novatos roban la recaudación de un estadio y enseguida son perseguidos por la policía. Intentarán repartirse el botín antes de ser capturados. Film de polis y cacos que recuerda en su planteamiento al muy superior Atraco perfecto, de Kubrick. Dirige Pietro Germi, que cuenta entre el reparto con Gina Lollobrigida, Renato Baldini o Enzo Maggio. Ganó el premio a la mejor película italiana en el Festival de Venecia de 1951.

5/10
Una doncella en apuros

1951 | Cameriera bella presenza offresi...

María, un joven doncella, está casada con Berto, que no tiene trabajo. Éste espera que muera su tío Matteo para cobrar la herencia. Aunque se trata de una comedia decididamente menor, cuenta con un sólido plantel de grandes actores italianos, y un equipo de guionistas en el que destaca el nombre de Federico Fellini.

5/10
Luces de variedades

1950 | Luci del varietà

Lily es una joven bella y con talento, aunque algo torpe, que se une a una compañía de teatro ambulante, dirigida por el caballero Checco Dal Monte. Pronto, Checco se siente atraído por Lily y él le asegura que le ayudará a triunfar como actriz. Primera película de Federico Fellini. El director contó con la colaboración de Alberto Lattuada y ambos ambientaron la historia en el mundo del espectáculo donde el amor y la ambición se mezclan.

5/10
El camino de la esperanza

1950 | Il cammino della speranza

Años 40 en Sicilia. El negocio de la mina no marcha bien, así que unas cuantas familias deciden emigrar a Francia en busca de un futuro mejor. El hombre que les guía no es de fiar y en mitad de trayecto les abandona, pero los hombres y mujeres no se quieren venir abajo y muchos de ellos continúan el viaje a pesar de las adversidades. Duro drama sobre la emigración de un grupo de italianos, con guión del gran Federico Fellini. Dirige con solvencia la "aventura" Pietro Germi (La ciudad se defiende).

6/10
En nombre de la ley (1949)

1949 | In nome della legge

Tras varios asaltos de mafiosos en la ciudad italiana de Capodarso, los habitantes están inseguros y necesitan que el orden vuelva a reinar en las calles. Pronto llega Guido Schiavi, un joven abogado siciliano dispuesto a mejorar las leyes judiciales. Drama sobre la mafia de Sicilia, con tintes de western y dirigido por Pietro Germi, que obtuvo mucho éxito años después con la comedia Divorcio a la italiana.

6/10
El molino del Po

1949 | Il mulino del Po

A la orilla del río Po en Italia se encuentra un molino que lleva trabajando muchos años y que ha sido propiedad de varias generaciones de una misma familia. Los molineros desarrollan su trabajo y su vida en ese lugar, una existencia que a veces viene acompañada de luchas entre familias y problemas políticos en la Italia de principios de siglo. La película se basa en una novela de Riccardo Bacchelli, que colabora también en el guión. Dirige Alberto Lattuada (Ana).

6/10
El amor

1948 | L'amore

Film de 2 segmentos: en La voz humana, a partir de la obra de Cocteau, se narran amores y desamores telefónicos; en El milagro, una mujer muy simple toma a un granuja por San José. Anna Magnani se sale.

5/10
Sin piedad (1948)

1948 | Senza pietà

Film de Alberto Lattuada sobre el amor entre Angela, una guapa joven italiana, y Jerry, un muchacho afroamericano. La diferencia de razas dificultará su relación.

4/10
Il Passatore

1947 | Il Passatore

4/10
Nine

2009 | Nine

  En su segunda película musical el director norteamericano Rob Marshall vuelve a usar material existente para trasladarlo a la pantalla con su sello personal. La cosa le salió redonda con la epatante Chicago (2002), que cosechó seis Oscar, entre ellos el de mejor película, pero los resultados, aunque buenos, no son tan óptimos en el musical que nos ocupa. Marshall parte de un argumento verdaderamente arriesgado, el musical de Broadway “Nine”, adaptación a su vez de, nada más y nada menos, que el guión de Fellini 8 y 1/2, al que modifica y moderniza en algunos aspectos, aunque conserva la esencia e incluso repite escenas y diálogos originales. La trama, como es sabido, habla de un cineasta que se encuentra a punto de rodar su siguiente película. Se trata se Guido Contini (Anselmi en la versión felliniana), a quien todos llaman “maestro” y que es reconocido en todo el mundo como un genio cinematográfico. Pero ahora Guido tiene una crisis creativa aguda y no sabe qué contar. Está desesperado. No hay guión, ni asomo de él, y en su maremágnum interior lo único de lo que es capaz es de recrear en su cabeza imágenes de sus deseos, coreografiadas representaciones que continuamente imagina y a las que no puede sustraerse, ensoñaciones con bellas mujeres que le rodean, que cantan y bailan y que él mezcla con los recuerdos de infancia que han marcado su vida. Una vida real que ahora se está tambaleando, pues su mujer, Luisa, ya no puede soportar por más tiempos los embustes de Guido, que no acaba de dejar a su amante Carla... El primer pensamiento que se viene a la cabeza es que Fellini es mucho Fellini. Aun así, es cierto que se trata de un guión muy adecuado para el mundo musical de Rob Marshall, que sabe como nadie introducir los números musicales en medio de escenas dramáticas, intercalando imágenes del mundo real y del ficticio con enorme destreza, con motivo de los ensueños del protagonista, de modo que todo funciona con increíble perfección. Pero el mundo onírico y el surrealismo de Fellini es insuperable y aquí eso ni se huele, porque en Marshall todo ese mundo interior está únicamente supeditado al “musical” y –quizá aquí está el mayor defecto de Nine– el resultado general es una simple repetición de Chicago (y con peores canciones). Idéntica fórmula: visualmente espectacular, con esos platós oscuramente iluminados, los poderosos focos, las vedettes embutidas en corsés de avispa, los rítmicos y acompasados movimientos, la hipersexualización de las canciones y coreografías (aspecto éste más acentuado aún que en Chicago, especialmente en el numerito de Penélope Cruz), la fabuolsa orquestación, el montaje vertiginoso, etc. Un auténtico circo cinematográfico lleno de luz y sombras. Técnicamente perfecto, pero repetido. Y eso pesa. Por otra parte, habría mucho que hablar de las cuestiones de fondo de la historia, que no son otras que las del contradictorio universo del Guido de Federico Fellini, ‘alter ego’ de él mismo, siempre impregnado de rebeldía, donde hay un perpetuo enfrentamiento entre la moral y las pasiones, entre su reconocido catolicismo y su traumática aceptación de la autoridad de la Iglesia. En estas cuestiones –presentes en la película con dudoso gusto–, resulta curioso que Marshall vaya más allá que el siempre ambiguo y desconcertante director italiano. Temás como la culpa y la redención, que en Fellini serían impensables (él sólo mostraba, nunca demostraba, ni argumentaba, ni respondía a nada) son aquí cuestiones explicitas, meollo en la evolución de la crisis del protagonista. El reparto de esta especie de farsa del mundo de la creación es cosa seria. Daniel Day-Lewis no hace olvidar a Marcello Mastroianni, pero está superior, como siempre, y entre las chicas destacan especialmente Marion Cotillard (La vida en rosa) y una divertida Kate Hudson. Sorprende asimismo el pequeño papel de Nicole Kidman, muy colateral. En cuanto a los números musicales, destacan las canciones “My Husband Makes Movies” y “Cinema Italiano”, de las mentadas Cotillard y Hudson, y “Be Italian”, interpretada por Stacy Ferguson.  

6/10
Esperemos que sea mujer

1986 | Speriamo che sia femmina

Uno de los grandes directores del cine italiano, Mario Monicelli (Rufufú) realiza esta comedia crítica sobre el intrascendente papel del hombre respecto de la mujer en la moderna sociedad italiana. La historia habla de unas cuantas mujeres, como Elena, quien ve cómo su inútil marido Leonardo, está más preocupado de su amante que de ella y de sus hijas Franca y Malvina. También están por ahí la hermana de Elena, Claudia, y la ama de llaves Fosca. Destaca el impagable plantel de actores y actrices.

5/10
El Marqués de Grillo

1981 | Il Marchese del Grillo

En la Roma de principios del XIX, el noble Onofrio del Grillo -inspirado en el personaje real-, encarnado por un histriónico Sordi, dedica su vida a los placeres mundanos ignorando sus obligaciones con el Papa Pío VII (Paolo Stoppa). Un día decide intercambiar su papel con un revolucionario francés con quien guarda un extraordinario parecido. Monicelli retrata con ironía la vida de este popular aristócrata italiano, a través del siempre acertado Alberto Sordi, con una comedia teatral y satírica que se hizo con el Oso de Plata en Berlín.

7/10
Un viaje con Anita

1979 | Viaggio con Anita

Comedia protagonizada por la siempre simpática Goldie Hawn en el papel de Anita, una turista norteamericana que viaja por Italia y accede a acompañar a un hombre (Giancarlo Giannini) que va a visitar a su padre, al norte del país -cosa que ella no sabe-. Pronto se irán descubriendo las verdaderas intenciones de cada uno con las consecuentes discusiones. Floja historia de Tullio Pinelli, dirigida por Monicelli y acompañada por la música de Ennio Morricone; le fallan las situaciones, bastante previsibles, que como mucho consiguen arrancar un par de carcajadas al espectador.

4/10

Últimos tráilers y vídeos