Palmeras en la nieve - Película - decine21
IMG-LOGO
Palmeras en la nieve
3 /10 decine21

Palmeras en la nieve

Contenidos (de 0 a 4 ¿qué es esto?)
Goya
2016
Ganadora de 2 premios
  • Canción original
  • Dirección artística
Nominada a 3 premios
  • Dirección de producción
  • Diseño de vestuario
  • Maquillaje/Peluquería

Sinopsis oficial

Palmeras en la nieve

Desde 1926 la isla de Fernando Poo (ahora Bioko) formó parte de la Guinea Española, aunque era posesión española desde 1778, hasta que en 1968 se proclamó la independencia del país. La progresiva escalada de tensión y violencia de esos años supuso un complejo episodio de nuestro pasado del que apenas llegaban noticias a la península. "Palmeras en la Nieve" sitúa su acción por una parte en el periodo de transición de las colonias a provincias de ultramar hasta la independencia definitiva, y por otra en el presente, en Bioko, un territorio herido tras años de inestabilidad, dictaduras, desapariciones, tortura, y falta de libertades.

Se trata una historia tan épica como intimista que tiende puentes entre dos tiempos, dos culturas y dos generaciones. El descubrimiento accidental de una carta olvidada durante años empuja a Clarence (Adriana Ugarte)  a viajar desde las montañas de Huesca a Bioko para visitar la tierra en la que su padre Jacobo (Alain Hernández) y su tío Kilian (Mario Casas) pasaron la mayor parte de su juventud, la isla de Fernando Poo. En las entrañas de un territorio tan exuberante y seductor como peligroso, Clarence (Adriana Ugarte) desentierra el secreto de una historia de amor prohibido enmarcado en turbulentas circunstancias históricas cuyas consecuencias alcanzarán el presente.

3 /10 decine21

Crítica

Olor a colonia

Olor a colonia

Adaptación del best-seller de Luz Gabás, que sigue la estela de María Dueñas y El tiempo entre costuras a la hora de plantear una historia exótica en la España colonial, con amores apasionados y secretos por descubrir. Como el original, la narración transcurre en dos tiempos. En 2003, y tras enterrar a su padre Jacobo en un pueblecito del Pirineo oscense, Clarence bucea entre los papeles de él y su hermano senil Kilian, que retrotraen al pasado, cuando vivieron años intensos en la isla de Fernando Poo, que pasaría a formar parte de Guinea Ecuatorial. De modo que la narración transcurre entre el viaje de ella para conocer mejor la peripecia de sus ancestros, y dicha peripecia, que arranca en 1953, cuando el ingenuo Kilian marcha a Guinea arrastrado por su algo juerguista hermano mayor Jacobo, con idea de reunirse con Antón, su progenitor, que regenta una próspera plantación para obtener cacao.

El guionista de El orfanato y Lo imposible, Sergio G. Sánchez, se ha encargado de convertir la larga novela, más de 700 páginas, en libreto cinematográfico. Mientras que el director de cintas como Fuga de cerebros, Fernando González Molina, ha sido convocado para ponerse tras la cámara, seguramente por estar detrás de cintas de Mario Casas con almibaradas y más o menos intensas tramas románticas de Federico Moccia, hablamos de Tres metros sobre el cielo y Tengo ganas de ti. El resultado es bastante discutible, se diría que el desafío les viene a ambos demasiado grande. El esfuerzo de Atresmedia y Telefónica es más que notable, y por ello se habría agradecido un resultado más satisfactorio, pero parece haber pesado en la producción una mirada muy conservadora, la divisa ha consistido en no arriesgar y dejarse guiar por los criterios comerciales más convencionales, hacer una película “bonita” aun a riesgo de que fuera “hueca”. Actores guapos y con tirón, canción de Pablo Alborán, tortugas en la playa, revolcones en la arena... Incluso a la parte histórica le falta un poco de fuste, las críticas al colonialismo, las actitudes racistas, la apelación a la espiritualidad indígena, resultan algo simplistas.

La sensación es que bastantes cosas se han quedado en el tintero o en la mesa de montaje, y que el conjunto se ha armado para evitar que el espectador se haga demasiadas preguntas acerca de la debilidad argumental, el entramado no es para nada de hierro, comenzando por la escasa cohesión entre las dos líneas argumentales a las que separa medio siglo de distancia. Así, la escena de alcoba de arranque, muy de papel couché, Kilian y la nativa Bisila comparten catre, parece destinada a acallar esa parte del cerebro que te dice, 'pero qué me están contando'. Este amor apasionado nunca está justificado, más allá de aquello tan manido de 'amor a primera vista', y sorprende cómo el marido de ella es prácticamente ignorado en la narración, casi como si no existiera. La evolución de un Kilian-Mario Casas que parece un boy-scout, a otro experimentado y barbudo, no está lograda. Muchos interrogantes quedan sin respuesta. Citemos uno, no se trata de hacer aquí un recuento exhaustivo: Antón en el lecho de muerte nos habla del gran amor por su esposa, que está en España, pero al espectador se le pide un acto de fe sobre algo que no vemos, y de lo que no se nos ofrece prueba alguna.

Entre los personajes femeninos, el más logrado sin duda es Julia, compuesto esforzadamente por Macarena García, al menos en ella vemos algún conflicto, los celos ante un mujeriego Jacobo que no sabe cuidarla, y la inclinación hacia Manuel, el médico que no la atrae inmediatamente, pero que tienen cualidades de las que el otro carece. En cambio la “exploradora” Clarence (Adriana Ugarte) y sus descubrimientos se antojan demasiado postizos, incluso con el relato de la anciana nativa, donde hasta llegamos a olvidar que se ha recurrido al flash-back, tan artificial resulta.

Últimos comentarios de los lectores

Magdabofill - Hace 1 año

Me gustó, aunque fué un poco larga.
Me quedo una duda, Manuel (el médico) esposo de Julia¿,muere al abandonar Guinea?
Les agradecería que me contestaran .
Un saludo

Fabii - Hace 3 años

Me ha parecido estar viendo capítulos de una miniserie en el cine. Hay algo en los actores, en el montaje, en el color que da sensación de televisión. La duración también coincide con una miniserie de tres capítulos y se hace larga. Una secuela de el tiempo entre costuras para ver en casa, el cine debería seguir siendo otra cosa..

Francisca - Hace 3 años

Creo que se trata de una gran pelìcula. Analizada en partes, y dejo la parte tècnica que ya ha sido reconocida con 5 nominaciones a Goyas, las actuaciones de los artistas noveles, especialmente la de Berta Vázquez, que no sòlo es nueva en esto, sino que para mì es la auténtica protagonista femenina de la película, me parecen dignas de reconocimiento, sin olvidar la de los más consagrados, Mario, Adriana y Macarena, y tambièn el resto de actores y actrices.
Principalmente me quedo con el conjunto de la película y la adaptaciòn de la novela. Puede dejar una sensación u otra, despuès de verla, pero lo que sin duda deja es que se ha visto una obra cuidada y duradera en el tiempo.
El no haber sido reconocida a Goyas en esos aspectos, no puedo enjuiciarlo porque no he visto, aquellas que han sido nominadas a aquellos premios a los que pienso que podrìa haber optado, y que son: mejor pelìcula ( existe asì en conjunto?), mejor guiòn adaptado, mejor dirección, mejor actriz (y actor?) revelación....y ya todos los aspectos que he señalado antes, respecto a la buena actuaciòn, que me la parece, de los actores/actrices más conocidos.
Suerte!

Comenta esta Película

Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de decine21.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.