IMG-LOGO

Biografía

Macarena García

Macarena García

32 años

Macarena García

Nació el 26 de Abril de 1988 en Madrid, España

Premios: 1 Goya (más 1 premios)

Goya
2013

Ganador de 1 premio

Ganador de 1 premio

Filmografía
Paraíso

2020 | Paraíso | Serie TV

La investigación emprendida por un grupo de jóvenes tras la desaparición de tres chicas de su entorno. En plena transición de la adolescencia a la edad adulta, los protagonistas atraviesan un momento de incertidumbre y emociones a flor de piel, donde todo se vive por primera vez y aparecen sentimientos como la soledad, la pérdida, el amor y la amistad. Un viaje iniciático de madurez, que también apelará a la nostalgia de los espectadores a través de la ambientación de la España de 1992.

Ventajas de viajar en tren

2019 | Ventajas de viajar en tren

Helga Pato ingresa a su marido en una institución mental tras comprobar en él un comportamiento desequilibrado. Un día de vuelta coincidirá en el tren con un médico de la institución que empezará a contarle el extraño caso de Ángel Sanagustín, uno de los internos más extraños que tuvo... El donostiarra Aritz Moreno debuta en el largometraje con esta comedia rarita, rarita, basada en una novela de Antonio Orejudo supuestamente igual de estrambótica: "Imaginemos a una mujer que al volver a casa sorprende a su marido inspeccionando con un palito su propia mierda", así comienza. Como se ve, el esqueleto del film es muy simplón (un viaje en tren en donde charlan dos pasajeros), simple excusa para introducir cada una de las historias de que se compone la película, a cada cual más retorcida y peculiar, por lo que podrían haberse añadido más y más relatos sin que se modificara el planteamiento, porque trama propiamente dicha no hay. Y porque muy pronto nos damos cuenta de que aquí lo único que importa es la singularidad de cada historieta, da igual si es la de Helga y su marido, la que cuenta (o inventa) el doctor en el tren o la que puede leerse en la carpeta roja sobre los internos del hospital. La cosa es epatar al espectador. Hay que reconocer originalidad de las narraciones, todas bastante descacharrantes. Sin embargo, los responsables de Ventajas de viajar en tren denotan tal gusto exagerado por lo bizarro y morboso que pueden echar para atrás a parte del público, hasta el extremo de generar repulsión. Aunque el episodio más explícito y redondo es el de la mujer-perra, una especie de fábula cercana al terror que bien podría entenderse como una metáfora del abuso machista, lo cierto es que las demás historias, claramente inferiores, son igual de surrealistas, insólitas y tendentes a lo desagradable. La sensación es que el novelista Orejudo y el guionista Javier Gullón (Invasor) han dado rienda suelta a su imaginación más calenturienta y enfermiza y… ¡hala, a ver qué sale! Que el conjunto resulte confuso y sin orden interno no les importa lo más mínimo. De hecho, Aritz Moreno afirma explícitamente por medio de un personaje que “la realidad y la verosimilitud están sobrevaloradas”. Toda una declaración de intenciones que también funciona como parapeto de trampas e incoherencias. Pese a tratarse de una comedia, no estamos ante una película para todos los paladares. Se abusa de muchas y grotescas situaciones sexuales, así como de ciertos momentos que lindan con el gore. Se agradece que el director no se recree demasiado en las imágenes y que muchas veces decida mantenerlas fuera de campo. Pero eso no impide que sobrevuele en el conjunto un tufo bastante insano. El reparto es fenomenal y variado, también con algunos rostros muy conocidos que apenas cuentan con unos minutos en pantalla. Todos ellos hacen un trabajo notable, desde el divertidísimo Ernesto Alterio (magnífico su arranque) hasta la esquizoide pareja formada por Pilar Castro y Quim Gutiérrez, pasando por un Luis Tosar muy pasado de rosca.

4/10
A pesar de todo

2019 | A pesar de todo

Sara, Lucía, Sofía y Claudia son cuatro hermanas cuyas vidas y personalidades son diametralmente opuestas. Tras la muerte de su madre, Carmen, las cuatro hermanas volverán a reencontrarse en Madrid para despedirse de ella y por un breve espacio de tiempo aguantarse, conocerse y aceptarse en esta estrambótica comedia de enredo.

Que baje Dios y lo vea

2017 | Que baje Dios y lo vea

El Monasterio de San Teodosio está en crisis. El obispo pretende trasladar a los inquilinos a otro seminario y vender los terrenos para construir un parador. La noticia cae como una losa en el director, el Padre Munilla. Pero la salvación podría llegar con el fútbol. Ésa es la idea de un nuevo sacerdote recién llegado de África, que ha sido trasladado a San Teodosio como castigo. Según él, si el monasterio fuera capaz de ganar la Champions Clerum –campeonato entre seminarios–, cuya final se celebra en Roma, el monasterio evitaría su desaparición. Pero para eso hay que tener un equipo y los seminaristas no saben ni darle a un balón. Comedia española que tenía ideas para haber apuntado un poquito más alto y que finalmente se queda en un experimento fallido más. No es fácil quizá abordar la vida en monasterio-seminario si se quiere adoptar un tono cómico acorde con los tiempos actuales de incredulidad, pero lo malo de Que baje Dios y lo vea es que nunca acierta con los caminos adecuados. Se trata de un film buenista y tópico, de desarrollo predecible y blandito. Cuando quiere ponerse serio, la cosa deriva en la cursilería y cuando se busca el gag cómico no hay más que el esperpento chusco (lamentable la aparición del Papa). Y para qué hablar de la jerarquía: obispos y cardenales son objeto de los clichés más trasnochados y simplones que uno puede imaginar. Curro Velázquez, que debuta como director tras ejercer de guionista en series como Los serrano o películas como Fuga de cerebros, intenta ser cuidadoso (al menos eso parece) y no reunir un cúmulo de irreverencias, pero no puede evitar el mal gusto con momentos que en el fondo ridiculizan la vida religiosa. Ningún personaje de este seminario es normal, todos son unos pazguatos de aúpa, cortos de miras, casi retrasados. Y por supuesto, mira tú por donde, la única persona cabal es el cura guay llegado de África, que aboga por el trabajo de campo y predica que rezar no vale prácticamente para nada. Por otra parte, daría igual porque en esta película nadie reza. En fin, algún momento divertido hay (el Langui tiene su gracia, especialmente con su rap en los créditos), pero el saldo final es bastante decepcionante.

3/10
La llamada

2017 | La llamada

Javier Ambrossi y Javier Calvo se han coronado como grandes gurúes del mundo ‘hipster’ tras el éxito de su serie Paquita Salas, que triunfó online sin apoyo de grandes compañías mediáticas. También arrasaron en el teatro con el musical La llamada, de cuya adaptación al cine se han ocupado ellos mismos, rescatando al reparto original. Segovia, en verano de 2013. María, una chica de 17 años, está convencida de que Dios se le aparece, cantando conocidos temas de Whitney Houston. Acude con su amiga de la infancia, Susana, a La Brújula, el campamento juvenil de monjas del que son habituales. Apasionadas ambas del reggaeton y el electro-latino, forman un grupo llamado Suma Latina. Tras escaparse por la noche para ir a la disco, ambas son castigadas, por lo que no pueden acudir a la excursión de sus compañeras. Pasarán el fin de semana recluidas, bajo la supervisión de Sor Milagros, joven monja de buen corazón, y de la dura Sor Bernarda, que trata de transmitir la palabra de Dios a través de la música, pese a que se ha quedado un tanto obsoleta. Puede calificarse como un pequeño milagro que funcione un largometraje musical producido en España, con canciones originales, a las que se suman otras famosas. Que nadie espere coreografías a lo grande, tipo Chicago, ni despliegues vistosos. Se parece más a las pequeñas producciones off-Broadway, que a pesar de la falta de medios tienen frescura. A pesar de su tono distendido, toca temas muy recurrentes en este momento, como la homosexualidad, hacia la que algún personaje se verá atraído, pero también otro que parecía olvidado por el cine español, la fe, salvo en excepciones un tanto minoritarias (véase el cine de Pablo Moreno). No se trata este asunto de forma ortodoxa, lo que quizás podría molestar al público católico, ya que se critica a la Iglesia por sus formas anticuadas, y aquí parece que todo vale con tal de acercarse a Dios. Pueden ofender algunos detalles (elementos de ideología de género, el momento de las risas por la oración compuesta por las palabras de la Virgen, el sensual baile de reggaeton) pero no se cae en la irreverencia o la chabacanería con la que se aborda la religión habitualmente en el cine de nuestro país, y sus religiosas tienen tridimensionalidad, no son meros arquetipos negativos, como casi siempre. También logra no caer en la sensiblería, con un tono que recuerda a en musicales de temática religiosa, como “Jesucristo Superstar”. Gran trabajo del reparto, encabezado por Macarena García, que fuera ganadora del Goya a la actriz revelación por Blancanieves, hermana pequeña de Ambrossi, uno de los coautores y realizadores. A su lado, Anna Castillo demuestra una enorme habilidad para captar el costumbrismo y la forma de hablar de las ‘chonis’, como es bien sabido las jóvenes sin demasiadas expectativas, que parecen regodearse en el mal gusto. Pero tampoco están mal la últimamente omnipresente Belén Cuesta, la monja manipulable, o Gracia Olayo, la religiosa con carácter. El resto de personajes son episódicos.

6/10
Villaviciosa de al lado

2016 | Villaviciosa de al lado

Los hombres de Villaviciosa de Al Lado se enteran de que han sido agraciados con el gordo de la lotería de Navidad. Pero todos han adquirido las participaciones en el Club Momentos, un prostíbulo regentado por La Mari. Como cada esposa afila las uñas, ante la posibilidad de que su marido haya podido ser uno de los clientes de tan dudoso local, el alcalde, el líder de la oposición, el frutero y otros vecinos se alían para trazar algún plan que les permita cobrar de forma discreta antes de que venza el plazo. Nacho G. Velilla inició su carrera en el campo televisivo con capítulos de telecomedias como 7 vidas y Aída, que cumplían sus objetivos –poco ambiciosos– de cara al público de este tipo de producciones. Por desgracia, cuando dio el salto al cine, sus largometrajes (Que se mueran los feos, Perdiendo el norte) ofrecían la sensación de ser más de lo mismo, pues prácticamente parecen haber sido creados como pilotos de series. Ahora, toca fondo con Villaviciosa de al lado, fallido intento de comedia coral que supone un insulto a la memoria de Luis García Berlanga, claro punto de referencia, aunque recuerda mucho más a españoladas de Mariano Ozores como Jenaro el de los 14. Una secuencia del film la define por completo, cuando el cineclub del pueblo proyecta Sucedió una noche, elegante comedia de Frank Capra, pero dos personajes descerebrados piden a gritos “más Torrentes y menos clásicos en blanco y negro”. Pues precisamente esta cinta gustará más a quienes disfruten con la saga dirigida y protagonizada por Santiago Segura que a los que busquen comedia sofisticada. Sobredosis de humor grueso basado en los eternos clichés sobre España, los curas, las prostitutas, los homosexuales, etc., al menos se le puede reconocer cierta voluntad de criticar a todos los sectores, ‘dándole cera’ también a una caricatura del típico militante de Podemos, con un correcto trabajo del actor Carlos Santos, que tras transformarse en Luis Roldán en El hombre de las mil caras, aquí aparece caracterizado de forma que recuerda a Pablo Iglesias con coleta de caballo. Es lo único que (relativamente) puede tener cierta gracia y frescura, en todo el interminable metraje.

2/10
Paquita Salas

2016 | Paquita Salas | Serie TV

Palmeras en la nieve

2015 | Palmeras en la nieve

Adaptación del best-seller de Luz Gabás, que sigue la estela de María Dueñas y El tiempo entre costuras a la hora de plantear una historia exótica en la España colonial, con amores apasionados y secretos por descubrir. Como el original, la narración transcurre en dos tiempos. En 2003, y tras enterrar a su padre Jacobo en un pueblecito del Pirineo oscense, Clarence bucea entre los papeles de él y su hermano senil Kilian, que retrotraen al pasado, cuando vivieron años intensos en la isla de Fernando Poo, que pasaría a formar parte de Guinea Ecuatorial. De modo que la narración transcurre entre el viaje de ella para conocer mejor la peripecia de sus ancestros, y dicha peripecia, que arranca en 1953, cuando el ingenuo Kilian marcha a Guinea arrastrado por su algo juerguista hermano mayor Jacobo, con idea de reunirse con Antón, su progenitor, que regenta una próspera plantación para obtener cacao. El guionista de El orfanato y Lo imposible, Sergio G. Sánchez, se ha encargado de convertir la larga novela, más de 700 páginas, en libreto cinematográfico. Mientras que el director de cintas como Fuga de cerebros, Fernando González Molina, ha sido convocado para ponerse tras la cámara, seguramente por estar detrás de cintas de Mario Casas con almibaradas y más o menos intensas tramas románticas de Federico Moccia, hablamos de Tres metros sobre el cielo y Tengo ganas de ti. El resultado es bastante discutible, se diría que el desafío les viene a ambos demasiado grande. El esfuerzo de Atresmedia y Telefónica es más que notable, y por ello se habría agradecido un resultado más satisfactorio, pero parece haber pesado en la producción una mirada muy conservadora, la divisa ha consistido en no arriesgar y dejarse guiar por los criterios comerciales más convencionales, hacer una película “bonita” aun a riesgo de que fuera “hueca”. Actores guapos y con tirón, canción de Pablo Alborán, tortugas en la playa, revolcones en la arena... Incluso a la parte histórica le falta un poco de fuste, las críticas al colonialismo, las actitudes racistas, la apelación a la espiritualidad indígena, resultan algo simplistas. La sensación es que bastantes cosas se han quedado en el tintero o en la mesa de montaje, y que el conjunto se ha armado para evitar que el espectador se haga demasiadas preguntas acerca de la debilidad argumental, el entramado no es para nada de hierro, comenzando por la escasa cohesión entre las dos líneas argumentales a las que separa medio siglo de distancia. Así, la escena de alcoba de arranque, muy de papel couché, Kilian y la nativa Bisila comparten catre, parece destinada a acallar esa parte del cerebro que te dice, 'pero qué me están contando'. Este amor apasionado nunca está justificado, más allá de aquello tan manido de 'amor a primera vista', y sorprende cómo el marido de ella es prácticamente ignorado en la narración, casi como si no existiera. La evolución de un Kilian-Mario Casas que parece un boy-scout, a otro experimentado y barbudo, no está lograda. Muchos interrogantes quedan sin respuesta. Citemos uno, no se trata de hacer aquí un recuento exhaustivo: Antón en el lecho de muerte nos habla del gran amor por su esposa, que está en España, pero al espectador se le pide un acto de fe sobre algo que no vemos, y de lo que no se nos ofrece prueba alguna. Entre los personajes femeninos, el más logrado sin duda es Julia, compuesto esforzadamente por Macarena García, al menos en ella vemos algún conflicto, los celos ante un mujeriego Jacobo que no sabe cuidarla, y la inclinación hacia Manuel, el médico que no la atrae inmediatamente, pero que tienen cualidades de las que el otro carece. En cambio la “exploradora” Clarence (Adriana Ugarte) y sus descubrimientos se antojan demasiado postizos, incluso con el relato de la anciana nativa, donde hasta llegamos a olvidar que se ha recurrido al flash-back, tan artificial resulta.

3/10
La española inglesa

2015 | La española inglesa

Historia de amor y aventuras, ambientada en el siglo XVI y protagonizada por Ricardo, el hijo de un noble inglés, y la española Isabel. La joven será raptada en pleno fragor bélico entre ingleses y españoles. Cuidado telefilm inspirado en una de las más célebres "novelas ejemplares" de Miguel de Cervantes, quien aquí está interpretado con mucho gusto por Miguel Rellán, narrador de la historia. La película cuenta con un holgado presupuesto, lo cual se comprueba en la cuidada ambientación, el uso de exteriores (Toledo, Pedraza, Chinchón, Guadalajara) y un vestuario detallista, a la altura. La trama es entretenida e incluye secretos, batallas, amores desdichados, raptos, duelos, etc. El reparto cumple, encabezado por Macarena García (Blancanieves) y Carles Francino (Víctor Ros).

6/10
B&B, de boca en boca

2014 | B&B, de boca en boca

Pablo Balboa, veterano periodista que vivía fuera de España, asume la dirección de B&B, una revista de moda que pertenece al padre de su prometida. Cuando toma las riendas de la publicación descubre que le ha robado el puesto a la subdirectora, Candela, su antigua novia, a la que abandonó dos décadas atrás sin darle ninguna explicación. B&B, de boca en boca, producción televisiva de Globomedia, fracasa espectacularmente al intentar jugar sobre seguro, recurriendo a elementos de otras series de éxito de la compañía, especialmente de Los Serrano, pues están presentes los actores Belén Rueda y Fran Perea, se recurre de forma facilona al exhibicionismo de cuerpos 10, predomina el humor facilón, etc. De Médico de familia se ha cogido la pretensión de representar a diversos estratos sociales, y hasta se recupera a la actriz Luisa Martín, en un rol similar a la Juani, de la famosa telecomedia. De Periodistas ha quedado que transcurre entre las paredes de una redacción, y que los protagonistas investigan casos de actualidad... Semejante batiburrillo no funciona. Ni B&B, de boca en boca tiene entidad propia, ni acaban de enganchar ninguno de los personajes, sobre todo porque se nota demasiado que pretenden enganchar a los diferentes segmentos de la audiencia. Cuenta con buenos actores, que sin embargo, parecen fuera de lugar.  

3/10
Todos están muertos

2014 | Todos están muertos

Pancho no lleva demasiado bien su adolescencia. Su madre Lupe, antigua cantante de rock, padece agorofobia y vive encerrada en casa dedicándose a hacer y vender tartas de manzana. Más humanidad aporta la abuela Paquita, mexicana muy aficionada a la santería. Intuyendo que se acerca su muerte, convoca al espíritu de Diego, hermano de Lupe con quien constituía el dúo rockero Groenlandia, con idea de traer un poco de paz a la familia. Y en efecto, ahí aparece, aunque sólo Lupe le puede ver. Debut en el largo de Beatriz Sanchís, directora y guionista, que entrega una historia que se enmarca en el realismo mágico, donde la presencia del fantasma Diego viene a subrayar lo que señala el título del film, que “todos están muertos”, en el sentido de ir por la vida a modo de zombies, arrastrando traumas y problemas que no acaban de afrontar y resolver. La cineasta demuestra su capacidad de crear atmósferas, y combina exitosamente el toque fantástico con la problemática cotidiana que arrastran los miembros de una familia. Asegura Sanchís que entre sus influencias se cuentan Spielberg, Truffaut, Godard, Tennessee Williams y el neorrealismo, y aunque pueda sonar semejante mezcla a cóctel imposible, algo de eso hay en su film. Pero a la hora de aunar a tantos espíritus cinematográficos convocados por la directora, se pueden complicar las cosas innecesariamente, aproximarse a la pedantería por tratar de ser trascendente, e incluso sonar a reivindicativo. De modo que la cuestión incestuosa, o las dudas homosexuales de un personaje, resultan algo postizas, aunque Sanchís tiene el acierto de sólo mencionarlas de pasada, procura evitar con acierto los pasajes discursivos, siempre lastrantes. Mientras que la santería es un puro artificio de guión, no hay ninguna reflexión sobre la vida después de la muerte. El elemento de las viejas canciones de Groenlandia es importante, y los temas musicales suenan bien y encajan. Los actores están bien elegidos y dirigidos, lo hacen bien, siempre al servicio de la historia.

5/10
Niños robados (serie)

2013 | Niños robados | Serie TV

Miniserie española producida por Mediaset e inspirada en una trama criminal que ha sacudido a la opinión pública en España desde que salieran a la luz judicialmente en 2012. Según los hechos, aireados por los medios de comunicación, durante la década de los 70 y 80 del siglo XX muchos bebés fueron “robados” a sus madres justo al dar a luz para venderlos a otras familias a cambio de dinero. Las víctimas eran madres solteras o sin recursos que eran cuidadas durante la gestación y engañadas de diferentes formas y por distintas personas –médicos, enfermeras, trabajadoras sociales, etc.– a fin de poder hacerse con sus hijos para lucrarse con su comercio. El guión de Niños robados, escrito por Helena Medina, recrea dos de estos casos con situaciones y nombres de ficción, ya que en el momento de la producción no existen sentencias judiciales sobre los hechos. La miniserie está estructurada en dos capítulos, uno ambientado en 1974 y otro en 2005. En el segundo se retoma a los personajes de la primera parte, ya sean las madres que perdieron a sus hijos o los propios bebés, ya adultos, que buscan a sus padres. La ambientación está muy lograda, y tanto los personajes como sus reacciones son creíbles. El director Salvador Calvo, curtido en otras series como Motivos personales, Los misterios de Laura o La duquesa (serie), demuestra pericia en la dirección de actores y en la estructura narrativa, que evita las más de las veces anquilosamientos apolillados y efectismos arbitrarios. Es la propia atmósfera dramática la que mantiene la emoción y ayuda a inspirar compasión por el destino de los personajes, interpretados por un elenco estupendo, con papeles sobresalientes de Macarena García (Blancanieves, de Pablo Berger), Nadia de Santiago (Vida y color) y Adriana Ugarte (La señora). No esconde el guión, por otra parte, un afán reiterado por mostrar la hipocresía de los autores de los crímenes –familias cristianas, monjas, médicos–, quienes amparados en su supuesta buena voluntad fueron presumiblemente capaces de tan abyectas acciones. Esto, por supuesto, acrecienta el horror, el abuso y la injusticia, aunque también la inclusión continua de variados elementos cristianos (crucifijos, imágenes del Virgen, invocaciones a la voluntad de Dios, etc.), a veces de manera explícita y otras de modo estudiadamente sibilino, siembra en la serie razonables sospechas de la existencia de otro tipo de intenciones ideológicas. Sea como fuere, desde luego produce terror el personaje de Sor Eulalia, la monja despiadada interpretada por Blanca Portillo, que hace justicia al dicho popular “demonio con piel de cordero”.

5/10
Luna, el misterio de Calenda (2ª temporada)

2013 | Luna, el misterio de Calenda | Serie TV

Los sentimientos entre Leire y Joel entrarán en una encrucijada cuando un nuevo personaje surja en escena. Vera y Nacho sufrirán de un reencuentro, el cual será marcado por sentimientos y emociones pasadas; igualmente, Raúl y Sara discutirán sobre su relación. Un nuevo misterio surgirá con la aparición de un “resucitado” que planteará incógnitas a los habitantes de Calenda. Segunda y última temporada de Luna, el misterio de Calenda, una serie prometedora pero que no generó el éxito esperado y fue cancelada dejando únicamente ocho capítulos en la segunda temporada.

5/10
Luna, el misterio de Calenda

2012 | Luna, el misterio de Calenda | Serie TV

Sara, jueza, viaja con su hija adolescente en coche rumbo a Calenda. Va a reunirse con David para darse una nueva oportunidad en su matrimonio, e incorporarse a su nuevo destino profesional. Cerca del destino sufre una colisión en la oscuridad de la noche, al parecer con un animal grande, aunque la única evidencia del incidente es un reguero de sangre. Con la impresión de que alguien más ha visto lo sucedido llegan al pueblo; pasadas unas horas Sara se entera de que su esposo, capitán de Guardia Civil en la localidad y en el pasado protagonista de operaciones contraterrorista, ha desaparecido misteriosamente. Sara, como nueva responsable del juzgado, decide junto a la Guardia Civil estar al frente del operativo de búsqueda y examinar todas las pruebas que proporcionen pistas para hallar a su marido. Una está relacionada con el último caso que el capitán estaba trabajando, pero no está nada claro que sea el motivo. Mas bien podría estar vinculado con algo difícil de creer, viejas leyendas de hombres lobo que antaño dejaron en el pueblo u terrible huella. Y es que algunos lugareños se comportan de forma muy extraña. ¿Puede una supuesta superchería ser cierta? De los productores españoles de series como El internado y El barco, llega este thriller aderezado con algunas gotas de terror clásico, en donde suceden muchas cosas en poco tiempo, dando la sensación de querer captar la atención de un público heterogéneo por la vía rápida. La dictadura de las audiencias, el temor al rating de los guionistas se hace evidente en esta serie basada en un argumento central pretendidamente de interés, apoyado por historias paralelas, las particulares de los ciudadanos que viven en Calenda, dándolo todo y de forma precipitada desde el minuto uno. Las consecuencias de esta ansiedad son claras. Falla la coherencia de los estados emocionales de los personajes, se hace difícil de creer que todas las situaciones posibles sucedan en una misma jornada, y aunque se admita que los personajes tienen muy desarrollado el don de la ubicuidad, las unidades de acción, lugar y tiempo se nos antojan pasadas por el forro de los caprichos de quien busca más el “pelotazo” –todo, mezclado y del tirón para adentro- que el gusto por saborear cada uno de los componentes que deben enriquecer una trama, servidos al ritmo adecuado. La televisión puede imponer muchas cosas, pero no hay que volverse loco a la hora de narrar adecuadamente. Este pecado de origen lleva al traste el resto. Que Belén Rueda es una estupenda actriz lo demostró en El orfanato y en otra serie, La princesa de Éboli, pero aquí, aunque mantiene el tipo, sufre en la fina piel de Sara. No se ve a la actriz con la posibilidad de registrar matices de felicidad, serenidad o ira como debiera ser, sin duda condicionada por el despropósito inicial de un viaje sin freno a ninguna parte y sin asiento asignado, como le ocurre al resto de los personajes. Y no es que no sepamos quién es quién, eso se sabe, sino porque todos ellos se definen por su poca chicha, por la pobre explicación de cómo reaccionan entre sí, ese “así, sin más” puesto en pantalla como cualquier cosa. Para mayor inri, y por mucho que se quiera encubrir, canta la reminiscencia de Crepúsculo. El extraño joven Joel (Álvaro Cervantes), aunque huela a lobo quisiera ser el chupa sangres Edward, y Leire (Lucía Guerrero) ya apunta malas maneras de ser la Bella de la citada saga. Muy guapos y mucho tufo para atrapar los gustos adolescentes. La tentación de querer salvar de la quema la ambientación, algo de la puesta en escena, no puede ocultar el reproche de que no hace falta subrayar los momentos de tensión con música altisonante, eso es muy viejo. Y si en la cabeza de los creadores de la serie merodea la idea de generar expectación, complicidad y adhesión a lo Twin Peaks o The Killing, apañados van.

4/10
Blancanieves, de Pablo Berger

2012 | Blancanieves

Película muda, y en blanco y negro. Basada en Blancanieves, el clásico de los hermanos Grimm. Pese a que todo suene, no hablamos de The Artist, la gran triunfadora de los Oscar 2012, ni tampoco de las dos versiones hollywoodienses del cuento que han protagonizado Julia Roberts y Charlize Theron, sino de Blancanieves, de Pablo Berger, una joyita con Maribel Verdú. Sin duda la mejor Blancanieves del trío, que se atreve a llevar un poco más lejos la propuesta de Michel Hazanavicius. Porque aquí no existe el recurso de cine dentro del cine, ni tampoco la tragedia, para algunos, del paso del mudo al sonoro. No faltan guiños cinéfilos abundantes, por supuesto, con audaces variaciones de tono, pero aquí tenemos el cuento de Blancanieves en clave melodramática -nada de comedia o planteamientos épicos tipo Juana de Arco-, la acción se traslada con enorme inteligencia a la Sevilla de los años 20 y el mundo de los toros. Y tiene gracia que se juegue con la idea de que la realidad de la historia va imitando al popular cuento de Blancanieves, con la pobre Carmencita que se queda huérfana, con su padre torero impedido y una madrastra absolutamente odiosa. Porque la cosa funciona, lejos de ser una ocurrencia exótica, todo está perfectamente insertado en Blancanieves, de Pablo Berger, y resulta muy visual, piénsese en el blanco vestido de primera comunión convertido en ropa de duelo. Hay emociones genuinas, risas, tono sombrío... La madrastra, los enanos, la manzana, etcétera, se introducen sin fantasía para sorpresa de propios y extraños, y nada chirría, dando pie a una historia nueva y perenne, en que bastan las imágenes fotografiadas por Kiko de la Rica y la estupenda banda sonora de Alfonso Vilallonga para contar la historia. Pablo Berger (Torremolinos 73) demuestra ser un director a tener muy en cuenta, que tiene muy en cuenta a los clásicos del cine mudo, Griffith o Murnau. Destacan obviamente los toros, ingenioso marco del que no hace falta ser experto para advertir que confiere a importantes escenas un tono épico que pone la carne de gallina, hasta el punto de que el film bien podría crear afición entre los no conocedores del mundo de la arena, tan genial resulta el entrelazado con la tauromaquia. Mientras que conferir a un cortijo el aire siniestro propio de una película gótica tiene su mérito, y en los pasajes en la solitaria casa de Antonio Villalta, él Blancanieves niña, la madrastra y el gallo Pepe hay momentos magníficos. Por no hablar de las escenas feriales finales, muy, muy emocionantes. Sobresalen en Blancanieves, de Pablo Berger un puñado de personajes memorables. Es curioso porque ninguno de los actores puede proclamarse protagonista absoluto del film, no hay quien deje de descollar, es de esas películas que merecería un premio al mejor reparto. Pues son estupendos Blancanieves-Carmen adulta (Macarena García) y niña (Sofía Oria), su padre célebre torero (Daniel Giménez Cacho), su madre cantaora, Carmen de Triana (Inma Cuesta), la abuela (Ángela Molina), la enfermera convertida en madrastra (Maribel Verdú), los seis enanos (¿quizá no hay siete porque Mudito ya está suficientemente representado?), el apoderado (José María Pou), el chófer (Pere Ponce)...

8/10
Punta Escarlata

2010 | Punta Escarlata | Serie TV

Bernardo Bosco y Max Vila son dos jovenes policías que deben encargarse de un complejo caso. Se trata de esclarecer un crimen ocurrido ocho años antes en Punta Escarlata, un pueblo costero. Allí, dos adolescentes murieron en el camping. Una vez allí, reciben la ayuda de los agentes de la Guardia Civil local, que no tienen ninguna pista sobre lo ocurrido. En el pueblo, nada es lo que parece, y una joven, Lucía, que ha estado a punto de suicidarse, se convertirá en pieza clave de la investigación. Serie de intriga a la española que toma como modelo a Twin Peaks, de David Lynch, adaptada a la realidad española. Cuenta con actores solventes y logra mantener la intriga desde el principio, por lo que acaba siendo una serie un tanto superior a la media de las producciones españolas.

5/10
El pacto (serie)

2010 | El pacto | Serie TV

Siete amigas, estudiantes de ESO, deciden quedarse embarazadas al mismo tiempo. El hecho levanta un gran revuelo en la localidad costera en la que viven y llama la atención de los medios de comunicación, mientras que sus padres y profesores tratan de esclarecer las motivaciones de las muchachas. El veterano Fernando Colomo dirigió esta serie de dos episodios, libremente basada en un suceso real. La trama es bastante frívola y las jóvenes protagonistas acusan su inexperiencia.

3/10

Últimos tráilers y vídeos