IMG-LOGO

Biografía

Daniel Grao

Daniel Grao

44 años

Daniel Grao

Nació el 17 de Febrero de 1976 en Sabadell, Barcelona, España
Filmografía
Perdida

2020 | Perdida | Serie TV

Bogotá, Colombia. Antonio, un hombre español, traga bolas de cocaína en una habitación de hotel. Parece estar nervioso. Al terminar, se dirige al aeropuerto, callado, reservado. Allí es detenido. 13 años antes. Valencia, España. Antonio se dispone a comer en un chiringuito de playa junto a su mujer Inma y su familia. Su hija Soledad, de cinco años, juega en la arena. La madre avisa a la niña, pero la pequeña no responde… Todos acuden a buscarla, no hay ni rastro. Es como si se la hubiera tragado el mar… “Perdida” narra en una doble línea temporal el viaje de unos padres que harán lo indecible para descubrir lo que ha pasado con su hija. Una trama que se desarrollará entre España y Colombia y donde un padre tomará la difícil decisión de adentrarse en lo más oscuro, en una cárcel colombiana, para averiguar el paradero de su hija.

El año de la furia

2020 | El año de la furia

En el convulso Montevideo de 1972, mientras el país se despeña irremisiblemente hacia el precipicio de la dictadura, Diego y Leonardo, dos guionistas de un conocido programa de humor de televisión, luchan por mantener su integridad ante las presiones de sus superiores para que rebajen el tono de sus mordaces sátiras políticas y eviten ofender a los altos militares que se están apoderando del control del país. Paralelamente, del lado de los opresores, Rojas, un teniente del ejército que ha sido presionado para torturar a militantes o simpatizantes de la guerrilla de los Tupamaros, exorciza sus demonios con Susana, una prostituta con la que encuentra una suerte de refugio emocional ante su fuerte sentimiento de culpabilidad. Poco a poco, las confluyentes vidas de los guionistas y del militar se ven profundamente afectadas por el yugo de la dictadura que se va cerniendo sobre ellos, y tanto uno como otros luchan por encontrar una escapatoria, una salida digna que les permita aguantarse la mirada ante el espejo.

El inconveniente

2019 | El inconveniente

Ambientada en Navidad, cuenta la historia de Sara, a quien le ofrecen comprar la casa perfecta: espaciosa, muy luminosa y extremadamente barata. Tan solo tiene un pequeño inconveniente: Lola, la octogenaria dueña actual, vivirá en ella hasta que muera. Aun así, Sara cree que es un buen negocio y decide comprar y esperar.

El asesino de los caprichos

2019 | El asesino de los caprichos

David Fincher logró una estupenda y perturbadora película sobre asesinos en serie, imaginando uno que ejecutaba sus crímenes con una puesta en escena inspirada en los siete pecados capitales. Seven era magnífica y creó escuela, en series y películas, pero no basta repetir esquema –un motivo ornamental que une una cadena de salvajes asesinatos–, algo que deja bastante claro El asesino de los caprichos. Y si bien Gerardo Herrero no es un novato en este terreno –ya dirigió antes Silencio en la nieve y La playa de los ahogados–, en la cinta que nos ocupa no logra sacar partido a la idea de una serie de crímenes en el madrileño barrio Salamanca, que afecta a gente bien de la zona, y donde el modus operandi del asesino se inspira en grabados de los caprichos de Goya, que las víctimas coleccionaban. De entrada, resulta sugerente un film de caza del asesino con estos elementos goyescos, y en que visitamos distintas escenas del crimen, aunque a estas alturas ya estemos saturados de cintas que nos muestran a la policía científica recabando pistas con guantes y pinzas. En cualquier caso, no se acierta en el dibujo algo grotesco de una inspectora de policía con perpetua cara de mala leche –toca a Maribel Verdú apechugar con tan antipático personaje–, más aceptable es de la compañera más ingenua con la que le toca trabajar, a la que da vida Aura Garrido. Es una lástima, porque se podía haber explorado algo más la idea de la maternidad, lograda o frustrada, y que apenas queda apuntada. También resulta un tanto caricaturesco el dibujo de la alta burguesía madrileña, incluso con la insistencia en mostrar banderas de la llamada España de los balcones, no está claro con que propósito: por supuesto que hay mucha gente adinerada que resulta patética, pero varios personajes familiares de las víctimas caen sin disimulo en el cliché, por no hablar de la presidenta de la comunidad ávida de atención mediática, y a la que resulta inevitable asociar al partido popular, aunque no se cite explícitamente. Además, algún giro de guión quizá pretende ser sorpresivo, pero lo cierto es lo que tenemos en el desenlace se ofrece con extrema brusquedad y sin garra. Es una lástima, porque Herrero, además de un productor con olfato, ha sabido entregar en el pasado un buen puñado de películas en que demuestra que le viene bien la descripción de “estupendo artesano”; pero claro, necesita buen material, con una buena estructura de guión. Y la que le ofrece Ángela Armero, curtida en series –Velvet, Cita a ciegas– resulta a todas luces insuficiente.

4/10
Gigantes

2018 | Gigantes | Serie TV

La familia Guerrero. Que mueve droga por España y Portugal. Un clan que tiene al frente al patriarca Abraham, con sus cuarteles generales en el Madrid más castizo, en pleno rastro. Ante la muerte de la madre, siendo los tres hijos unos críos, el duro progenitor sólo permite escasas lágrimas el día de la defunción, y nunca más. Ya adultos, y cada uno según su carácter, se ven influidos por el negocio de la familia. Daniel es el que más sigue los pasos del padre, aunque con estilo diferente, adaptado a los nuevos tiempos. Tomás es más de mover negocios honrados "tapadera", y su casamiento con una gitana, con la que tiene una niña, no es bien visto por Abraham. Finalmente está el pequeño, Clemente, que querría dedicarse al boxeo, pero su personalidad, poco decidida, puede hacer pensar que jamás hará realidad sus anhelos más profundos. La serie sigue a los personajes a lo largo de los años, incluido el declive de Abraham, finalmente anclado en una silla de ruedas. Miniserie televisiva de Movistar+ de trama familiar gangsteril, conviene decir que los Guerrero no son los Corleone, que José Coronado no es Marlon Brando, y que Enrique Urbizu no es Francis Ford Coppola. Pero si se hace abstracción de las odiosas comparaciones padrinescas, y de algún que otro cliché, podemos hablar de una producción vistosa, con empaque, rodada con estilo y ritmo, que se sigue bien. A Urbizu debe el cine español la incursión de nivel en el cine de género, especialmente el thriller, en una época en que no estilaba y había complejos ante el cine de Hollywood, con Todo por la pasta y lo que vino después demostró que se podía seguir esa senda, con notas típicamente hispanas. Aunque Urbizu ya probó el formato de serie con la fallida Las aventuras del capitán Alatriste, quizá no acaba de dominarlo del todo, hay transiciones algo bruscas, aunque aquí se le ve más suelto. Lo que está claro es que logra escenas impactantes, de rivalidades, peleas, tiroteos y venganzas, y maneja un reparto ajustado donde vuelve a apostar por Coronado.

6/10
Animales sin collar

2018 | Animales sin collar

Abel acaba de ganar las elecciones en Andalucía con un partido nuevo, será el nuevo presidente de la Junta y traerá aire fresco al gobierno con un mensaje que ha logrado ilusionar a los votantes, alejándose de los modos rancios y a veces corruptos que se asocian al tradicional bipartidismo. Pero nadie es perfecto, y van a asomar los fantasmas del pasado. Su mujer Nora ha estado pagando el dinero de una antigua deuda, el préstamo para el tratamiento de una clínica que logró sacar a Abel del hoyo de las adicciones. Y el prestamista, del que Abel no sabe nada, es Víctor, señorito andaluz cuyo padre alto cargo político está en la carcel, y con el que compartió andanzas inconfensables tiempo atrás, y que podría ahora querer cobrarse su particular venganza. La aparición de dos viejos amigos –Félix, reputado fotógrafo que va a hacer un reportaje gráfico sobre el flamante nuevo presidente, y Virginia, que ha vuelto al pueblo por misteriosas razones– complica aún más el cuadro. Interesante primera película de Jota Linares, director y guionista conocido hasta la fecha por sus cortometrajes, que apunta maneras, con escenas muy bien resueltas, como la del pago en La General, de una atmósfera, tensión y ritmo magníficos. Demuestra cierto poderío visual, aprovechando los medios de los que ha dispuesto, que probablemente han sido los justos, aun contando en la producción con el respaldo de compañías como Netflix y Movistar+. Destaca un buen estudio de personajes, “animales sin collar” resulta una descripción ajustada del punto de vista de Linares, donde asoman las aristas, no se cae en el maniqueísmo fácil. Además, resulta de interés la reflexión sobre la necesaria regeneración política, pero donde también debería caber el perdón y la reconciliación. Sin embargo no acaba de funcionar el desenlace, y se dejan de atar algunos cabos. Quizá hay un deseo de apostar por la capacidad de las mujeres para tomar sus propias decisiones, pero el precio que se paga es el de cierta incoherencia.

5/10
El árbol de la sangre

2018 | El árbol de la sangre

Hasta un caserío del País Vasco llegan Marc (Álvaro Cervantes) y Rebeca (Úrsula Corberó), una joven y enamorada pareja. Allí se conocieron ambos por primera vez, hace ya muchos años, y su idea es narrarse y escribir las respectivas historias de sus familias. Hablarán de la madre de ella, Macarena, y del hombre que la crió como su padre; y también de la madre de él, Nuria, que perdió a sus padres en la juventud y acabó compartiendo su vida con otra mujer, la novelista Amaia, dueña de la casa en donde ahora comienzan a escribir su historia. Octavo largometraje de ficción de Julio Medem, un director español que siempre ha atraído a parte del público y la crítica por su universo personal y su brillantez formal, pero que lleva años sin entregar un film que le sitúe de nuevo al nivel que alcanzó en sus primeros años detrás de las cámaras, cuando sorprendió con la originalidad de Vacas, La ardilla roja y Los amantes del círculo polar. Ahora, con El árbol de la sangre se queda otra vez a medio camino, sirviendo un batiburrillo de emociones, sexo, secretos y relaciones peligrosas que desprenden demasiada artificiosidad. Mantiene el director muchas constantes de su cine: identidad y folclore vasco, amores pasionales, ámbito literario y discursivo, amplios arcos temporales, reiterada carnalidad sexual, conflictos de personalidad… Algunas ideas visuales entroncan directamente con su filmografía, como esa querencia por las vacas y los toros, incluido el sesgo fantástico y surrealista. Visualmente Medem vuelve a mostrar una narrativa poderosa, con imágenes muy cuidadas que él envuelve en una marcada atmósfera de misterio apoyado en la música de Lucas Vidal, y es capaz, por ejemplo, de hacer coincidir dos líneas temporales en un mismo plano con gran naturalidad. Lamentablemente es el guión el que hace aguas. Es demasiado rebuscado, un verdadero culebrón de relaciones y acontecimientos caprichosos y dramáticos, tanto que parece como si al director le diera miedo dejar que las historias se desarrollen sin altibajos, con verosimilitud, sin buscar continuamente el golpe de efecto, el contrapunto trágico o la simple sorpresa. Con un metraje tan amplio la cosa se le va un poco de las manos y acaba agotando. Tampoco ayudan demasiado los actores, sólo correctos, aunque quizá destaque una esforzada Najwa Nimri.

4/10
Asesinato en la Universidad

2018 | Asesinato en la Universidad

La historiadira Lara Cabanes investiga sucesos acecidos en el siglo XVI en la Universidadd e Salamanca, cuando se produjo el asesinato del fraile agustino Antonio Román, y estaban en alza fragorosas disputas entre dominicos y agustinos. Telefilm producido por Radio Televisión Española a cargo del director de la casa Iñaki Peñafiel (El tiempo entre costuras), con motivo del octavo centenario de la Universidad de Salamanca. Se trata de un correcto thriller, a caballo entre la actualidad y el Siglo de Oro, que se centra en la figura de Fray Luis de León y toca temas eclesiales un tanto manidos con la idea de ejercer atractivo entre los espectadores. Al menos, el guión está algo cuidado y el reparto es sólido, con numerosos rostros conocidos del cine español, empezando por Leonor Watling, que da vida a la investigadora Lara Cabanes.

4/10
La catedral del mar

2017 | La catedral del mar | Serie TV

Cataluña, cuando pertenecía a la Corona de Aragón, en el siglo XIV. El campesino Bernat Estanyol se casa con Francesca, pero el señor feudal se pasa por el convite para reclamar el derecho de pernada. Meses después ella da a luz un niño, cuya paternidad no está del todo clara. En cualquier caso la apartan de su bebé, Arnau, para llevarla al castillo, con el fin de amamantar al hijo legítimo de su amo. Entretanto Bernat toma al hijo de su esposa, y huirá con él a Barcelona, donde si logra permanecer huido más de un año se convertirá en un hombre libre. Se aloja en el taller artesanal de su cuñado, donde crece el niño, destinado a tener gran importancia en la construcción de la Catedral del Mar de la Ciudad Condal. Serie construida sobre los cimientos de la novela homónima de Ildefonso Falcones, uno de los best-sellers patrios de mayor aceptación de los últimos años, con guión de Rodolf Sirera (Amar en tiempos revueltos) y dirección de Jordi Frades (La corona partida). Gracias a que ATresMedia ha contado con el apoyo de Netflix –que la incorpora a su catálogo– se ha convertido en uno de los proyectos de mayor presupuesto de la historia de la televisión en España, pues asciende a doce millones de euros, lo que corresponde a millón y medio por cada uno de sus ocho capítulos. Sin embargo, esto no ha permitido que la ambientación sea lo suficientemente realista; la presencia en el reparto de Michelle Jenner hace inevitable recordar que la serie protagonizada por ella, Isabel, resultaba más creíble. Por otro lado, guarda absoluta fidelidad al texto original, lo que significa que arrastra también algunos de sus defectos, o sea su recurso a elementos de folletín al estilo de Ken Follet (de hecho se inspira claramente en su obra “Los pilares de la Tierra”), unos personajes que parecen más propios del siglo XXI que de la época en la que transcurre la acción, abuso del recurso al sexo y la violencia para aumentar su comercialidad, y una visión muy tópica de la Inquisición en España. También que su supuesta crítica social se queda en la superficie, con ricos exageradamente malvados y personajes humildes bondadosos en extremo. Acierta al recortar los 70 minutos tradicionales por capítulo de las series españolas a 50, lo que le da mayor dinamismo, y el guión condensa muy bien las tramas. También por ilustrar sobre los motivos espirituales de la construcción de la catedral, pintando una interesante relación espiritual del protagonista con la Virgen. Cuenta con un buen reparto, encabezado por Aitor Luna en el rol protagonista, la citada Jenner, Nora Navas, Josep María Pou y Natalia de Molina en un papel muy breve.

5/10
Julieta

2016 | Julieta

Julieta. Una mujer en la cincuentena. Independiente y resuelta, se dispone a dejar Madrid e irse a vivir con su pareja, Lorenzo, a Portugal. Pero un encuentro casual con Bea, amiga de la infancia de su hija Antía, supone un mazazo, los recuerdos de un pasado que ha querido olvidar, sepultándolos en el silencio, regresan con fuerza, y a modo de exorcismo, emprende la escritura de un diario, donde recuerda su época de profesora de literatura clásica, y cómo conoció al padre de Antía, un pescador llamado Xoan, en un viaje nocturno en tren. La mejor película de Pedro Almodóvar desde Volver, de 2006. Se basa, con cierta libertad, como suele cuando maneja materiales ajenos, en tres relatos de la canadiense Nobel de Literatura Alice Munro, “Silencio”, “Destino” y “Pronto”. Y se trata de una obra de madurez, donde deja atrás algunos de sus habituales excesos folletinescos, y en que temas que se prestaban al barroquismo –la secta, la relación entre Julieta y Bea, o del padre de Julieta con su asistente extranjera–, se dejan simplemente apuntados; lo mismo cabe decir del ejemplar final, e incluso en las bromas, pocas, se muestra especialmente sobrio. Está presente esa carnalidad que no puede evitar, es su carácter, en las escenas de sexo, pero también aletea cierta espiritualidad en el drama, se palpa la vida interior y el sufrimiento reconocibles de los personajes, y especialmente de la protagonista, Julieta. El formato es quizá a ratos de cuento, pero se ancla mucho en la realidad. Y para ello nada mejor que subrayar la maternidad, las madres siempre nos ayudan a mantener los pies en la tierra. La angustia existencial, donde tiene especial peso el sentido de culpa, y la incomunicación que tanto daño hace, pueden emparentar el film al cine de Ingmar Bergman. Pero el misterio acerca de lo que ha ocurrido y su tratamiento tonal, con el viaje de noche y ensueño sobre raíles, la convivencia de Eros y Tánatos, la desconexión que se produjo entre madre e hija, la asistenta chismosa de Rossy De Palma, el mar y la noche de tormenta, las despedidas y sus premoniciones, asistidos por la música de Alberto Iglesias y el dinámico montaje de José Salcedo, emparenta el film con Alfred Hitchcock, de algún modo da Vértigo, y se obedece a un mandato, Recuerda. En cualquier caso, esta combinación de elementos funciona para mostrar al cineasta manchego en estado de perplejidad, desnudando como siempre en sus películas su propia alma, y descubriendo a alguien que ve que el tiempo pasa y que no ha encontrado las respuestas a las grandes preguntas existenciales, tal vez porque no sabe cómo plantearse dichas preguntas. Los actores hacen un buen trabajo, pero sobresalen las mujeres, y sobre todo Emma Suárez, aunque también Adriana Ugarte, que componen a las Julietas mayor y joven; aunque el momento en que se intercambian sorprende un poco; la voz en off de Suárez, su relato, está bien utilizada, no cansa. La paleta cromática está cuidada con esmero, aunque en la dirección artística se detecta la decisión de incluir algunos elementos, por el hecho de que apetece que estén, la decoración del piso de Julieta, las esculturas de la amiga Ava... Es igual que algunos guiños, como los libros que la protagonista quiere llevarse a Portugal, o la mención a las obras de Patricia Highsmith, Almodóvar no puede resistirse a la tentación de tales referencias, que se nota, le encantan.

7/10
Acantilado

2016 | Acantilado

Tras un suicidio colectivo de los miembros de una secta en las Islas Canarias, Gabriel, abogado de Bilbao, recibe una llamada en que le comunican que su hermana Cordelia, con la que había perdido el contacto, está desaparecida y podría ser una de las fallecidas. A su llegada a Gran Canaria, Gabriel coincide con Helena, compañera íntima de su hermana. Ambos, junto con la policía local, intentarán descubrir quién está detrás de los hechos y dónde esta Cordelia, si es que aún sigue viva. Thriller criminal escrito y dirigido por la navarra Helena Taberna (La buena nueva) que ofrece una intriga de atmósferas para lo cual se sirve del paisaje y exotismo desértico de la provincia de Gran Canaria, aunque sin la fuerza fotográfica que transmitió en su día Alberto Rodríguez con La isla mínima y sus marismas sevillanas. Comienza con fuerza la historia, con esa escena impactante del suicido colectivo en lo alto del acantilado, ropas al viento, fuego en la noche. Es inevitable que el espectador se sienta atraído por la historia, cuestión de sectas siniestras y crímenes horrendos, y que acompañe con interés a los personajes para descubrir qué ha sucedido con la hermana de Gabriel. Sin embargo, pasados los minutos la investigación policial transmite una sensación de simplismo tremendo y en general no se hace lo que se dice un favor a la labor policial –al contrario de lo que sucedía con la película de Rodríguez antes mencionada o en otras películas coetáneas como, por ejemplo, las de Los casos del departamento Q–, pues las migas de pan que llevan a descubrir lo que ocurre resultan muy insatisfactorias, poca cosa, además de que la investigación propiamente dicha podría corresponder a la de un niño de ocho años. Esto lastra mucho la intensidad de una trama que se diluye por momentos. La torpeza del guión –adaptación de una novela de Lucía Etxebarría– se extiende luego más allá, hasta la consecución de un decepcionante desenlace, después de haber dejado cabos sueltos por todos lados. Acantilado se deja ver más o menos porque está sostenida por la ambientación del lugar, esas tierras agrestes, esos acantilados salvajes, y por la meritoria planificación de Helena Taberna, que logra, eso sí, narrar con personalidad, jugando con las imágenes y las transiciones, mezclando tramas del pasado y del presente con oficio. Salvo Goya Toledo, que por mucho que se esfuerza no hace creíble su personaje, también hace una buena labor el reparto, encabezado por un convincente Daniel Grao (Julieta) y unas eficaces Ingrid García Jonsson (Hermosa juventud) y Juana Acosta (Tiempo sin aire).

4/10
La sonata del silencio

2016 | La sonata del silencio | Serie TV

Ambientada en los años 40, ‘La sonata del silencio’ es la historia de Marta y también la de su hija Elena, dos generaciones intentando cambiar el mundo que les rodea que impone unos comportamientos sociales y morales muy rígidos. También es la historia de una escalera, de una casa de vecinos en la madrileña Plaza del Ángel, donde la riqueza y la pobreza, el triunfo y el fracaso, solo están separados por un tabique. En este edificio conviven dos familias enfrentadas. Unos, los Figueroa lo tienen todo. Otros, los Montejano, lo tuvieron, pero ahora lo han perdido. Y como testigos de sus enfrentamientos, alegrías y tristezas, el resto de vecinos, cada uno con sus distintas formas de sobrevivir en esta época tan complicada.

Palmeras en la nieve

2015 | Palmeras en la nieve

Adaptación del best-seller de Luz Gabás, que sigue la estela de María Dueñas y El tiempo entre costuras a la hora de plantear una historia exótica en la España colonial, con amores apasionados y secretos por descubrir. Como el original, la narración transcurre en dos tiempos. En 2003, y tras enterrar a su padre Jacobo en un pueblecito del Pirineo oscense, Clarence bucea entre los papeles de él y su hermano senil Kilian, que retrotraen al pasado, cuando vivieron años intensos en la isla de Fernando Poo, que pasaría a formar parte de Guinea Ecuatorial. De modo que la narración transcurre entre el viaje de ella para conocer mejor la peripecia de sus ancestros, y dicha peripecia, que arranca en 1953, cuando el ingenuo Kilian marcha a Guinea arrastrado por su algo juerguista hermano mayor Jacobo, con idea de reunirse con Antón, su progenitor, que regenta una próspera plantación para obtener cacao. El guionista de El orfanato y Lo imposible, Sergio G. Sánchez, se ha encargado de convertir la larga novela, más de 700 páginas, en libreto cinematográfico. Mientras que el director de cintas como Fuga de cerebros, Fernando González Molina, ha sido convocado para ponerse tras la cámara, seguramente por estar detrás de cintas de Mario Casas con almibaradas y más o menos intensas tramas románticas de Federico Moccia, hablamos de Tres metros sobre el cielo y Tengo ganas de ti. El resultado es bastante discutible, se diría que el desafío les viene a ambos demasiado grande. El esfuerzo de Atresmedia y Telefónica es más que notable, y por ello se habría agradecido un resultado más satisfactorio, pero parece haber pesado en la producción una mirada muy conservadora, la divisa ha consistido en no arriesgar y dejarse guiar por los criterios comerciales más convencionales, hacer una película “bonita” aun a riesgo de que fuera “hueca”. Actores guapos y con tirón, canción de Pablo Alborán, tortugas en la playa, revolcones en la arena... Incluso a la parte histórica le falta un poco de fuste, las críticas al colonialismo, las actitudes racistas, la apelación a la espiritualidad indígena, resultan algo simplistas. La sensación es que bastantes cosas se han quedado en el tintero o en la mesa de montaje, y que el conjunto se ha armado para evitar que el espectador se haga demasiadas preguntas acerca de la debilidad argumental, el entramado no es para nada de hierro, comenzando por la escasa cohesión entre las dos líneas argumentales a las que separa medio siglo de distancia. Así, la escena de alcoba de arranque, muy de papel couché, Kilian y la nativa Bisila comparten catre, parece destinada a acallar esa parte del cerebro que te dice, 'pero qué me están contando'. Este amor apasionado nunca está justificado, más allá de aquello tan manido de 'amor a primera vista', y sorprende cómo el marido de ella es prácticamente ignorado en la narración, casi como si no existiera. La evolución de un Kilian-Mario Casas que parece un boy-scout, a otro experimentado y barbudo, no está lograda. Muchos interrogantes quedan sin respuesta. Citemos uno, no se trata de hacer aquí un recuento exhaustivo: Antón en el lecho de muerte nos habla del gran amor por su esposa, que está en España, pero al espectador se le pide un acto de fe sobre algo que no vemos, y de lo que no se nos ofrece prueba alguna. Entre los personajes femeninos, el más logrado sin duda es Julia, compuesto esforzadamente por Macarena García, al menos en ella vemos algún conflicto, los celos ante un mujeriego Jacobo que no sabe cuidarla, y la inclinación hacia Manuel, el médico que no la atrae inmediatamente, pero que tienen cualidades de las que el otro carece. En cambio la “exploradora” Clarence (Adriana Ugarte) y sus descubrimientos se antojan demasiado postizos, incluso con el relato de la anciana nativa, donde hasta llegamos a olvidar que se ha recurrido al flash-back, tan artificial resulta.

3/10
Sin identidad (serie)

2014 | Sin identidad | Serie TV

La historia de la venganza de María, una joven que se sintió traicionada por quien ella creía que era su familia biológica. La búsqueda de su pasado la lleva a terminar en prisión. Después de varios años confinada en una cárcel china, regresa a España con un único fin: vengarse de todos ellos.

Prim, el asesinato de la calle del Turco

2014 | Prim, el asesinato de la calle del Turco

El general Prim es el presidente de un gobierno provisional en España. El 27 de diciembre de 1870, la berlina en la que Prim se traslada desde el Palacio de las Cortes hasta su domicilio es interceptada en la calle del Turco y una decena de hombres armados disparan contra el general. Prim llega mal herido a su casa y oficialmente muere 72 horas más tarde. Esforzado telefilm sobre uno de los magnicidios españoles de mayor relieve, producido por TVE y rodado en Madrid, Aranjuez y Alcalá de Henares. El director Miguel Bardem (Incautos) cuenta con algunos rostros conocidos que dan algo de empaque a un producto claramente menor, aunque de cierto interés.

4/10
La mula

2013 | La mula

Juan Castro, cabo acemilero que forma parte del bando nacional en Córdoba durante la Guerra Civil, encuentra una mula extraviada a la que llama Valentina, de la que pretende adueñarse cuando termine el conflicto. Con ayuda de El Chato, su amigo de la infancia, que se hace pasar por su criado, Castro tratará de conquistar a Conchi, una chica que a pesar de las desgracias del momento histórico busca un buen partido, y a la que ha engañado ocultándole sus orígenes humildes. Adaptación de la novela de Juan Eslava Galán, inspirada en una historia real. Rodada en otoño de 2009, La mula no se ha podido estrenar en cines hasta cuatro años después, por los intentos judiciales del director, el británico Michael Radford, de evitar su desembarco en las carteleras. El responsable de El cartero (y Pablo Neruda) abandonó la filmación a una semana de que ésta acabara por falta de presupuesto y desacuerdos con Gheko Films, la productora de Alejandra Frade, que le sustituyó por el especialista en anuncios publicitarios francés Sebastien Grousset, debutante en el terreno del largometraje, del que se llegó a publicar en Variety que, para que no se le reconociera, iba ataviado con un pasamontañas. Ninguno de los dos aparece en La mula en los títulos de crédito, mientras que éstos señalan –produciendo un efecto algo hilarante– que el guión está escrito por "Juan Eslava Galán y anónimo", ya que Radford tampoco quiso firmar este apartado. Por otro lado, Gheko Films interpuso en septiembre de 2011 una querella contra Mercedes Elvira del Palacio Tascón, por entonces Subsecretaria del Ministerio de Cultura, a la que acusaba de boicotear La mula, al no darle la oportuna calificación por edades, según la productora por afán de censurar "cualquier manifestación cultural que pueda distorsionar la versión estatal" de la guerra. Por esto último, se esperaba que el film fuera radicalmente distinto a la media de producciones sobre la Guerra Civil de los últimos años, que ofrecen una versión estereotipada del conflicto. El resultado no acaba de funcionar. Por un lado, se agradecen los esfuerzos de retratar con humanidad a los personajes protagonistas, pese a que sean del siempre demonizado bando nacional, pero también se muestra a sus superiores con las pautas habituales, mientras que una secuencia ridiculiza la figura de un obispo. Se nota que la especialidad de Radford está en la dirección de actores, pues Mario Casas logra cierta espontaneidad, como andaluz sencillo, atrapado en circunstancias que le desbordan. También realiza un trabajo correcto la siempre sorprendente María Valverde –que ya protagonizó a su lado 3 metros sobre el cielo y Tengo ganas de ti–, así como los secundarios. Se ignora cómo había previsto Radford que fuera el montaje final de La mula, pero lo que ha llegado al espectador, salvo algún hallazgo aislado, es un desastre. Además de que su falta de presupuesto resulta evidente, por un lado intenta conmover con una historia de amor que finalmente no resulta ni de lejos tan romántica como prometía, y por otro intenta imitar el tono satírico de La vaquilla, sin la gracia de Luis García Berlanga.

3/10
Mario Conde, los días de gloria

2013 | Mario Conde, los días de gloria | Serie TV

Intrigas financieras, luchas de poder, ambición, operaciones arriesgadas y conspiraciones al más alto nivel se dan cita en Mario Conde: los días de gloria, 'tv-movie' de dos entregas en la que Daniel Grao interpreta al expresidente de Banesto. Dos décadas después de la intervención del banco en 1993, cuando lo presidía Conde, los entramados político-financieros vuelven a estar de actualidad. Para entender el 'sistema', esta miniserie de Telecinco recrea aquellos convulsos días.

Luna, el misterio de Calenda (2ª temporada)

2013 | Luna, el misterio de Calenda | Serie TV

Los sentimientos entre Leire y Joel entrarán en una encrucijada cuando un nuevo personaje surja en escena. Vera y Nacho sufrirán de un reencuentro, el cual será marcado por sentimientos y emociones pasadas; igualmente, Raúl y Sara discutirán sobre su relación. Un nuevo misterio surgirá con la aparición de un “resucitado” que planteará incógnitas a los habitantes de Calenda. Segunda y última temporada de Luna, el misterio de Calenda, una serie prometedora pero que no generó el éxito esperado y fue cancelada dejando únicamente ocho capítulos en la segunda temporada.

5/10
Luna, el misterio de Calenda

2012 | Luna, el misterio de Calenda | Serie TV

Sara, jueza, viaja con su hija adolescente en coche rumbo a Calenda. Va a reunirse con David para darse una nueva oportunidad en su matrimonio, e incorporarse a su nuevo destino profesional. Cerca del destino sufre una colisión en la oscuridad de la noche, al parecer con un animal grande, aunque la única evidencia del incidente es un reguero de sangre. Con la impresión de que alguien más ha visto lo sucedido llegan al pueblo; pasadas unas horas Sara se entera de que su esposo, capitán de Guardia Civil en la localidad y en el pasado protagonista de operaciones contraterrorista, ha desaparecido misteriosamente. Sara, como nueva responsable del juzgado, decide junto a la Guardia Civil estar al frente del operativo de búsqueda y examinar todas las pruebas que proporcionen pistas para hallar a su marido. Una está relacionada con el último caso que el capitán estaba trabajando, pero no está nada claro que sea el motivo. Mas bien podría estar vinculado con algo difícil de creer, viejas leyendas de hombres lobo que antaño dejaron en el pueblo u terrible huella. Y es que algunos lugareños se comportan de forma muy extraña. ¿Puede una supuesta superchería ser cierta? De los productores españoles de series como El internado y El barco, llega este thriller aderezado con algunas gotas de terror clásico, en donde suceden muchas cosas en poco tiempo, dando la sensación de querer captar la atención de un público heterogéneo por la vía rápida. La dictadura de las audiencias, el temor al rating de los guionistas se hace evidente en esta serie basada en un argumento central pretendidamente de interés, apoyado por historias paralelas, las particulares de los ciudadanos que viven en Calenda, dándolo todo y de forma precipitada desde el minuto uno. Las consecuencias de esta ansiedad son claras. Falla la coherencia de los estados emocionales de los personajes, se hace difícil de creer que todas las situaciones posibles sucedan en una misma jornada, y aunque se admita que los personajes tienen muy desarrollado el don de la ubicuidad, las unidades de acción, lugar y tiempo se nos antojan pasadas por el forro de los caprichos de quien busca más el “pelotazo” –todo, mezclado y del tirón para adentro- que el gusto por saborear cada uno de los componentes que deben enriquecer una trama, servidos al ritmo adecuado. La televisión puede imponer muchas cosas, pero no hay que volverse loco a la hora de narrar adecuadamente. Este pecado de origen lleva al traste el resto. Que Belén Rueda es una estupenda actriz lo demostró en El orfanato y en otra serie, La princesa de Éboli, pero aquí, aunque mantiene el tipo, sufre en la fina piel de Sara. No se ve a la actriz con la posibilidad de registrar matices de felicidad, serenidad o ira como debiera ser, sin duda condicionada por el despropósito inicial de un viaje sin freno a ninguna parte y sin asiento asignado, como le ocurre al resto de los personajes. Y no es que no sepamos quién es quién, eso se sabe, sino porque todos ellos se definen por su poca chicha, por la pobre explicación de cómo reaccionan entre sí, ese “así, sin más” puesto en pantalla como cualquier cosa. Para mayor inri, y por mucho que se quiera encubrir, canta la reminiscencia de Crepúsculo. El extraño joven Joel (Álvaro Cervantes), aunque huela a lobo quisiera ser el chupa sangres Edward, y Leire (Lucía Guerrero) ya apunta malas maneras de ser la Bella de la citada saga. Muy guapos y mucho tufo para atrapar los gustos adolescentes. La tentación de querer salvar de la quema la ambientación, algo de la puesta en escena, no puede ocultar el reproche de que no hace falta subrayar los momentos de tensión con música altisonante, eso es muy viejo. Y si en la cabeza de los creadores de la serie merodea la idea de generar expectación, complicidad y adhesión a lo Twin Peaks o The Killing, apañados van.

4/10
Fin

2012 | Fin

Un grupo de amigos, antaño uña y carne, se perdieron la pista después de que un incidente padecido sobre todo por uno de ellos, apodado “El profeta”, les distanciara. Ahora les ha convocado Sara, conocida como “Madre Teresa”, a pasar juntos un fin de semana campestre, en una casita rural, lejos del mundanal ruido. Aunque la intención es conciliadora, olvidar los malos rollos del pasado, e inicialmente todo son risas y camaradería, pronto afloran las asperezas y los resentimientos. Ello coincide con un extraño fenómeno –¿la explosión, tal vez, de una supernova?–, y la atmósfera empieza a teñirse de tintes apocalípticos, tal vez estemos en los umbrales del fin del mundo. Digno e incluso prometedor debut en el largometraje de Jorge Torregrossa, curtido sobre todo en el mundo de las series televisivas, ha dejado su impronta en algunas tan populares como Herederos, La señora, Tierra de lobos, Gran Hotel, 14 de abril. La República o Imperium. Fin es la adaptación de una novela de David Monteagudo, con guión escrito por Jorge Guerricaechevarría y Sergio G. Sánchez, los guionistas habituales, respectivamente, de Álex de la Iglesia –El día de la bestia– y Juan Antonio Bayona –El orfanato, Lo imposible–. El planteamiento resultan inquietante, y se logra cierta atmósfera angustiosa, con una deuda clara al esquema de Diez negritos de Agatha Christie, o más recientemente, a la serie televisiva Perdidos. En Fin Torregrossa logra entregar escenas con gran poderío visual, como la de la estampida de cabras montesas. Pero hasta que esto llega, tenemos un prólogo algo convencional de reunión de amiguetes, que además ofrece un contraste chirriante con los pasajes más cercanos al final, a los que se intenta dar un tono, no diremos a lo Ingmar Bergman o Lars Von Trier en Melancolía, pero casi. Quizá es el libreto de Fin –y no sabemos hasta qué punto, también la novela–, la mayor debilidad de la cinta, sobre todo en lo referente a la construcción de los personajes, de trazos demasiado bruscos, y conflictos apenas sugeridos. De modo que algunos reproches e histerismos se antojan exagerados, da la impresión en tal sentido de que los actores, aún siendo adecuados a los personajes, no están suficientemente dirigidos, y en algún pasaje se pasan de rosca. Maribel Verdú es la que da más lustre a un reparto donde priman los jóvenes guaperas, incluido el modelo Andrés Velencoso.

4/10
Ángel o demonio (2ª parte)

2011 | Ángel o demonio (2ª parte) | Serie TV

Nueve episodios de la segunda parte de la serie española Ángel o demonio, de cierto éxito televisivo. La historia continúa del mismo modo, con los ángeles malvados Damián, Alexia, Duna, Graziel e Iris llevando a los hombres por el mal camino, para tratar de conducirlos a la perdición. Por el contrario Valeria y Natael intentarán impedirlo. La segunda parte de esta serie no aporta demasiado nuevo, y su repercusión mediática fue mucho menor. Destaca sin duda la presencia de la joven Aura Garrido (Planes para mañana) en el papel de Valeria, una actriz española muy prometedora para el futuro.

4/10
Los ojos de Julia

2010 | Los ojos de Julia

Guillermo del Toro tiene muy buena vista a la hora de apadrinar a jóvenes talentos. En esta ocasión avala al cineasta barcelonés Guillem Morales, responsable de El habitante incierto, un film prometedor lleno de imágenes surrealistas potentes. El film va muy en la línea de otra producción de Del Toro, El orfanato, pues de hecho repiten varios miembros del equipo, como el director de fotografía Óscar Faura y la actriz Belén Rueda, que vuelve a ser protagonista. En esta ocasión, la actriz encarna a Julia, una mujer que tiene que aceptar la muerte de Sara, su hermana gemela, que según todos los indicios se ha suicidado. Ambas hermanas sufren una enfermedad genética degenerativa que les provoca la pérdida progresiva de la visión. Julia cuenta con el apoyo de su marido, pero no acaba de aceptar que su hermana se haya quitado la vida voluntariamente, por lo que realiza ciertas pesquisas. Unas ciegas que conocían a la fallecida le cuentan que ésta tenía una relación con un hombre muy peculiar. Aunque Sara estuvo con él en un hotel, nadie que le haya visto recuerda sus rasgos, casi como si fuera un hombre invisible. Los ojos de Julia se puede “ver”, algo no muy frecuente en el cine español. Que en España se ruede un thriller que no tenga nada que envidiar a sus equivalentes americanos es un lujo que hasta hace poco era difícilmente alcanzable. El guión crea bastante intriga, a través de una serie de elementos que encajan de forma modélica. El film tiene incluso cierto fondo, en torno a la dificultad para aceptar las desgracias que sobrevienen en la vida. Morales demuestra su imaginación visual en secuencias muy logradas, como la persecución en el túnel en la que se van encendiendo las luces, sin que se pueda ver el rostro del perseguido. A veces tiene ideas brillantes, como no mostrar el rostro de las personas que la protagonista no ha podido ver, o en la línea de Alfred Hitchcok, dar protagonismo a un objeto, un misterioso llavero. Pero al director se le puede reprochar la crudeza de una secuencia con una aguja que hará apartar la mirada hasta a los espectadores más duros, y también que alarga demasiado el suspense de forma innecesaria hacia el tramo final, que se inspira claramente en la cinta Sola en la oscuridad, pero no llega a la altura. Además su epílogo referente al universo se antoja un tanto pretencioso y fuera de lugar.

6/10
Acusados

2009 | Acusados | Serie TV

Seis personas mueren en el incendio de un discoteca. La juez que instruye el caso, Rosa Ballester, está convencida de que Raúl Moreno, el hombre que figura como propietario del inmueble, es sólo un hombre de paja. Tratará de demostrar que el auténtico propietario es el empresario Joaquín de la Torre. Blanca Portillo y José Coronado protagonizan esta serie española, que mezcla drama e intriga.

4/10
After

2009 | After

Una noche. Manuel, Julio, Ana. Tres amigos treintañeros que no se ven desde hace un año. Han quedado a cenar, y luego tendrán una noche loca, en la que vienen los recuerdos de su mediocre vida en ese tiempo en que no se han visto. Manuel está casado y tiene un niño, vive en un urbanización de lujo. Pero está como agarrotado, no es feliz en su vida familiar. Julio tiene un horrible trabajo, que consiste en evaluar plantillas de trabajadores en empresas, para proceder a su reducción. Carente de algo que pueda llamarse ética profesional, su vida sentimental no existe, se limita a tener citas sexuales concertadas en internet, donde es habitual de los 'sites' porno. Por último Ana nota que su novio no se compromete en la relación con ella, y sólo el atropello de un perro y su posterior cuidado le da un aliciente para sentirse viva. Alberto Rodríguez (7 vírgenes) entrega un film deprimente y desesperanzado acerca de una sociedad egoísta, cuyo vacío interior se hace cada vez más hondo. La estructura narrativa -la noche vista desde los puntos de vista de los tres protagonistas, con flash-backs de sus andanzas del último año- no acaba de funcionar, y ciertamente el tramo de Ana está desequilibrado con respecto a los de Manuel y Julio. Es el clásico título que levanta acta notarial de un lamentable estado de las cosas, con una insistencia agotadora en la perversión sexual -internet porno, tríos, infidelidad adúltera...-, pero que no ofrece nada a cambio. Por ejemplo, es revelador el uso metafórico del film de Don Siegel La invasión de los ladrones de cuerpos -donde unos extraterrestres sin emociones reemplazaban a los humanos- en el segmento del film de Manuel, porque resulta imposible saber si este personaje-zombi fue alguna vez humano, no se sabe que etapa de su vida sería recuperable: ¿su vida familiar le ha convertido en un 'vaina', y antes era un 'tipo genial'? La verdad, no parece. Otro tanto cabría decir del simbolismo del perro atropellado, al que se trata de curar, pero que el veterinario recomienda sea sacrificado. Los actores -Tristán Ulloa, Guillermo Toledo, Blanca Romero- son solventes, pero no hacen más que encarnar el hedonismo estéril, la existencia desamorada, que exigen el guión de Rodríguez y Rafael Cobos.

4/10
El amor se mueve

2008 | El amor se mueve

Después de tres cortos, la directora canaria Mercedes Afonso debuta en el largometraje. Se trata de una película coral que entrecruza varias historias de amor que tienen lugar en sus islas natales. Todas ellas son recopiladas por Ángel, un joven escritor argentino que viaja a Canarias en busca de un conocido, mientras que espera su primer hijo. Mercedes Afonso ha puesto un cuidado especial en mostrar vistosos paisajes canarios, a través de una cuidada fotografía. A través de historias sencillas, protagonizadas por personajes humildes, la cineasta pone el punto de mira en temas como las relaciones de pareja y el drama de las desgracias que padecen los inmigrantes ilegales que llegan a las islas.

4/10
La flaqueza del bolchevique

2003 | La flaqueza del bolchevique

Pablo López trabaja fuera del horario de oficina. Su rutina incluye viajes en avión y ligues ocasionales. Un día tiene un pequeño accidente de tráfico. La mujer que va en el otro coche se comporta como una energúmena. De modo que el afectado se toma su pequeña venganza: le hace la vida imposible con llamadas anónimas amenazantes. Un día la sigue y descubre que tiene una hermana adolescente, María: mona, inocente, lista, llena de encanto. Se entabla entonces una relación de amistad, y quién sabe si de amor en el futuro. Manuel Martín Cuenca, a partir de la novela de Lorenzo Silva, describe con acierto, paulatinamente, el progreso de la relación, una especie de juego de mutuas desconfianzas, que va haciéndose entrañable. Pero aquello resulta un amor imposible, y la fatalidad actuará de modo terrible. La peli, bien llevada, habla de esas vidas que a veces llevamos, y que no son vida; y apela a la necesidad de una mirada limpia, del disfrute de las cosas sencillas, como pasar una tarde con alguien a quien aprecias. Excelentes las interpretaciones de Luis Tosar y la debutante María Valverde.

6/10

Últimos tráilers y vídeos