Decine21
Triple frontera
6 /10 decine21

Triple frontera

Triple Frontier

Contenidos (de 0 a 4 ¿qué es esto?)

Sinopsis oficial

Triple frontera

Un grupo de antiguos operativos de las Fuerzas Especiales se reúnen para planificar un asalto a una zona fronteriza poco habitada en Sudamérica. Por primera vez en sus prestigiosas carreras, estos olvidados héroes asumen una peligrosa misión en su nombre y no en el de su país. Cuando la situación sufre un giro inesperado y amenaza con salirse de control, sus habilidades, su lealtad y sus principios llegarán al límite en una batalla épica por la supervivencia.

6 /10 decine21

Crítica Triple frontera (2019)

Algunos hombres duros

Algunos hombres duros

Santiago, miembro de las fuerza de élite de Estados Unidos en operaciones especiales, ha intervenido en varias operaciones contra el narcotráfico. Gracias a un contacto dentro de su organización, averigua la localización del cuartel general del jefe de un cártel Gabriel Martín Lorea, en plena selva en Brasil, en una zona fronteriza. En una operación privada con el visto bueno oficial pero sin que el gobierno asuma responsabilidades, Santiago reúne un grupo de asalto con antiguos compañeros, lo que incluye la recuperación de Redfly, retirado y con su hogar desestructurado. La operación consiste en liquidar a Lorea y arramblar con la fortuna que esconde en su casa. No faltarán dificultades en su ejecución.

Entretenida cinta de acción dirigida por J.C. Chandor, aunque no alcanza el nivel de sus anteriores trabajos, Margin Call, Cuando todo está perdido y El año más violento. Maneja un guión coescrito con Mark Boal, que suele trabajar con la especialista en acción Kathryn Bigelow, para ella ha escrito los libretos de En tierra hostil, La noche más oscura y Detroit. De hecho ella figura en los créditos como productora ejecutiva, y el tipo de film se parece más a los realizados por esta directora.

Funciona bien la idea de afán de aventuras combinado con la camadería masculina, bien representada por un estupendo reparto integrado por , , , , y . Y hay cierta habilidad en las escenas de acción, con marcos urbano, selvático y el montañoso de los Andes, y capacidad de sorprender, la trama no se reduce a describir el asalto de la casa-fortaleza de Lorea.

No dejan de cuestionarse las actividades mercenarias, donde la pérdida de vidas sería lamentable pero incluible en los denominados "daños colaterales". Y es que aun revestidas del afán noble de terminar con un narcotraficante impresentable, no deja de señalarse el precio a pagar y el valor muy relativo del dinero, que a tantos ciega, un poco en la línea del clásico El tesoro de Sierra Madre. A veces quemarlo literalmente, o prescindir de él por una causa más noble, tiene un valor incalculable, mayor que el de vil metal. Y es que la amistad, los lazos humanos, el formar parte de una familia, vale más que todo el dinero del mundo.

Últimos comentarios de los lectores

José Montalbán - Hace 6 meses

Con mirada e ilusión de niño me dispuse a ver "Triple frontera".

Su trepidante comienzo tiene poco que ver con el resto de la película. En efecto, se presenta a "Pope" Santiago (Óscar Isaac) al frente de una operación bien planeada y exitosa contra capos de la droga en un pueblo.

Se trata de una acción militar coordinada, con el equipo material adecuado (superior, como debe ser, al de los traficantes), con hombres preparados y que manejan buena información.

Pues bien, casi nada de esto ocurre en la trama de la película. Que consiste en la caza de Gabriel Martín Lorea, señor de la droga de primera categoría, cuyo búnker se halla en medio de la selva, en un punto de la triple frontera entre Paraguay, Argentina y Brasil. Es una gran extensión de máxima debilidad estatal, de fortaleza del crimen organizado y de elevadas migraciones. En sus ciudades viven más de medio millón de personas cuya cultura característica es la del contrabando. Armas, droga, componentes electrónicos, etc. Para facilitar, el cuartel general de Lorea cuenta con una impropia (por escasa) vigilancia.

Santiago, que lleva varios años tras Lorea lo ha descubierto y, pensando en la solvencia de sus ex compañeros de operaciones especiales, decide eliminarlo. Y de paso, aligerarle de tanto dinero mal ganado como sospechan que tiene.

No se entiende bien la falta de perspectiva profesional y vital de estos hombres de operaciones especiales que va a reclutar Santiago "Pope" (Oscar Isaac).

Se supone que ellos eran lo mejor del ejército americano. Hay varias alusiones a operaciones anteriores conjuntas y exitosas. De hecho, una de las condiciones del reclutamiento es la participación de Tom, "Redfly", el cerebro de la operación, el mejor en discernir medios y tiempos para el buen fin de cada trabajo.

Y aquí comienza lo inverosímil. ¿Qué hacen los mejores, a una edad todavía joven, fuera del ejército? Salvo la vida de Redfly, la de los otros soldados no está dibujada.

¿Pueden unos hombres hechos a la jerarquía, a la disciplina, a la lealtad, trabajar fuera de la cadena de mando? Cuando saben que esa es su fortaleza y lo que les distingue de una banda.

Mientras siguen el dinero se tuercen sus prioridades. El tenerlo al alcance en grandes cantidades les malogra las expectativas del robo limpio, escapada segura, ausencia de bajas personales...

Por contra, cuando el dinero deja de ser la prioridad, se fortalecen los valores que les cohesionan.

Sobre todo, la consideración americana de los muertos choca con la actual mentalidad europea. Lo hemos visto también en otras películas (Hillbilly, una elegía rural). No se abandona a los propios muertos y surge espontáneamente un compromiso de atención y solicitud a su familia (o a lo que queda de ella).

No se puede compartir, en cambio, la atribución de culpa al ejército o a la administración pública americana de la infausta situación personal, familiar y económica de estos ex soldados tras su paso o, debido a su paso, por el ejército. Antes de su incorporación ya conocían el salario que les correspondería. Y hay que suponerles una cierta capacidad de mejora personal y de ahorro.

Punto a favor es la fotografía de los diferentes paisajes en los que tiene lugar la acción en estas bellísimas tierras de las Tres Fronteras. La selva y sus aldeas, los Andes, el río Paraná, las cataratas del Iguazú... El director de fotografía contribuye a mantener una estética muy agradable a lo largo de todo el metraje.
La acción se sigue y se identifica perfectamente a lo largo de todas las horas del día: amanecer, día, anochecer...

Los guionistas (el mismísimo Chandor), los traductores o los del doblaje no están a la altura del director de fotografía. Unos soldados tan técnicos, ¿han de ser tan mal hablados? ¿Transmiten así mayor profesionalidad o virilidad? En mi opinión se transmite una sensación de chapuza que salpica al trabajo tanto de los cineastas como de los personajes. Si no son capaces de hablar bien, ¿cómo harán lo demás?

En fin, estamos ante un película de acción lineal a la que acompaña la fotografía pero en la que desmerece el guión (o la traducción). Con lo que faltan elementos de contexto y de transmisión del mensaje pretendido.

Mi valoración, no obstante, 7/10. Mi familia la suspende con 2'5/10.

Comenta esta Película

Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de decine21.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Películas más vistas HOY

Últimos tráilers oficiales