IMG-LOGO

Biografía

Adrian Dunbar

Adrian Dunbar

Adrian Dunbar

Filmografía
Blood

2018 | Blood | Serie TV

Cat Hogan vuelve a casa con motivo de la muerte de su madre, que se dio un golpe junto al borde la piscina. Ha estado ausente bastante tiempo, en que la salud de la fallecida se había deteriorado. En parte esto se debe a la difícil relación con su padre Jim, y también a un traumático suceso del pasado, ocurrido cuando era niña, y que le ha dejado una huella indeleble, contribuyendo al enrarecimiento de su carácter, y al distanciamiento de sus otros dos hermanos. El regreso no mejora las cosas, pues Cat comienza a sospechar que la muerte de su madre puede no haber sido accidental. Y aunque suene a paranoia, algunos indicios, como la relación adúltera de Jim con una compañera de trabajo, apuntan en esa dirección. Serie irlandesa de formato thriller creada por Sophie Petzal, en que se juega con la ambigüedad de los personajes, se trata de dudar entre la posible locura de Cat (Carolina Main) o el dominio anulador de Jim (Adrian Dunbar), que estaría haciendo "luz de gas" a su propia hija, pues tiene mil y una excusas para todos los descubrimientos chocantes que hace ella. Una vez establecida la premisa de secretos oscuros familiares, se trata de ir rizando el rizo, estirando la narración de un modo que puede llegar a cansar.

5/10
Broken

2017 | Broken | Serie TV

Miniserie algo deprimente sobre el ministerio sacerdotal del padre Michael Kerrigan, cura católico párroco en una barriada de una ciudad innombrada británica, al parecer Liverpool. Aunque piadoso y muy entregado a sus feligreses, le toca lidiar con situaciones muy duras que ponen a prueba su fe, también porque él mismo arrastra traumas del pasado que le han marcado a fuego. Escrita y creada por Jimmy McGovern, veterano responsable de series de la BBC, está bien desarrollada y sabe plantear potentes conflictos dramáticos. Desde la madre soltera que se queda sin trabajo y no comunica la muerte de su madre para poder cobrar la pensión, a la divorciada ludópata que planea suicidarse, pasando por la mujer negra con un chico esquizofrénico, la violencia policial, los encubrimientos y los abusos sexuales del clero, los problemas que se describen no son triviales, y permiten al espectador interesantes reflexiones, la vida no es un paseo de rosas, y hay que tener el temple necesario para afrontar lo que toca con buen ánimo. De todos modos, pese a las buenas intenciones, y al buen trabajo actoral, empezando por Sean Bean en el rol protagonista, el resultado no acaba de resultar satisfactorio. Quizá con ganas de ir de progre, McGovern concede al padre Michael algunos rasgos innecesarios –justifica la no-confesión de los niños, la absolución colectiva en ciertos casos, es partidario de la ordenación de mujeres...–, pues distraen al no aportar nada a lo que es el tema principal de la serie, la dificultad, incluso para un sacerdote con vida interior y que cuida la celebración de la misa, de no venirse abajo ante el sufrimiento propio y ajeno, el silencio de Dios y las situaciones que parecen un sinsentido. En general domina una visión desesperanzada del ser humano, con una consideración de la fe un poco a lo Graham Greene, e incluso más pesimista si se me apura. Pero resulta valiosa la descripción del día a día de un cura de parroquia, entregado a confesar, celebrar la misa y atender a todo el que lo necesita con los brazos abiertos.

6/10
La carta secreta

2016 | The Secret Scripture

La historia nos cuenta que Roseanne McNulty está a punto de cumplir cien años, pero no conoce su edad con certeza, nadie la conoce. Roseanne se enfrenta a un futuro también incierto puesto que el Hospital de Roscommon, en el que ha pasado la mayor parte de su vida adulta, va a ser cerrado. Durante las semanas previas a este acontecimiento perturbador, Roseanne conversa con su psiquiatra, el doctor Grene. La vida de Roseanne, reflejada en la bruma de la memoria y del recuerdo, se convierte en un recorrido por la historia secreta de Irlanda.

Line of Duty (3ª temporada)

2016 | Line of Duty | Serie TV

Vibrante tercera temporada de Line of Duty, que logra la proeza de superar el alto nivel de las anteriores entregas, profundizando en sus personajes principales, y enredando la madeja de la corrupción policial y política. De nuevo seguimos las investigaciones de la AC-12, la unidad anticorrupción policial de una nunca nombrada ciudad británica. Arranca con la actuación dudosa de una unidad policial de intervención de cuatro agentes para detener a un hombre clave en diversas organizaciones criminales. En efecto, Danny Waldron se adelanta a sus compañeros y mata al sospechoso a bocajarro, por razones desconocidas, y luego pide a sus compañeros que le encubran. Como hay aspectos dudosos en la actuación policial, se inicia una investigación a cargo de los hombres a las órdenes del superintendente Ted Hastings, se ponen en marcha los detectives Steve Arnott, Kate Fleming y el corrupto Dot Cottan, alias “el caddy”, aunque sus compañeros desconozcan este dato. La muerte violenta y también extraña de Waldron en otra actuación policial posterior, sacará a la luz una trama de abuso de menores en que están implicados nombres públicos muy importantes. Dot, arteramente, hará todo lo posible por entorpecer la investigación. Entretanto se juzga en los tribunales a la inspectora Lindsay Denton, en cuya detención tuvo que ver mucho Arnott, quien tuvo una relación con ella que pende peligrosamente sobre su cabeza, ese modo de intimar no es bien visto por sus compañeros, y pone en peligro su actual convivencia con otra mujer. Jed Mercurio se mueve como pez en el agua a la hora de desarrollar los vericuetos de la investigación policial, componiendo personajes que no son perfectos, aunque están por supuesto los que tienen claro que existe una línea que delimita lo que está bien de lo que está mal, y que nunca está justificado traspasarla al lado equivocado. Verdaderamente riza el rizo con la idea del investigador investigado, que ofrece muchas y apasionantes vertientes, también a la hora de tender trampas y falsificar pruebas, todo permite jugar las cartas de las dudas y la ambigüedad. Las escenas de los distintos interrogatorios están extraordinariamente bien escritas, de modo que se crea una enorme tensión, a la hora de mostrar el juego del ratón y el gato, con los agentes investigadores apretando las clavijas a los interrogados, y a veces con la capacidad de éstos para dar la vuelta a la tortilla. La trama toma un recorrido “in crescendo” de intriga, con colaboraciones y muertes inesperadas, hasta llegar al modélico sexto y último capítulo, muy bien llevado, con un giro inesperado en el último interrogatorio que posibilita uno de los mejores clímax, también con acción y persecuciones, que se recuerdan en una serie policial. Los actores habituales están muy bien, –Martin Compston, Vicky McClure y Adrian Dunbar– más los fantásticos, cada uno en su papel, Craig Parkinson –el modo en que maneja la doblez de Dot es sensacional– y Keeley Hawes, cuyo personaje se presta a colaborar con Arnott pese a todo el daño que le ha hecho. También sobresalen los actores que dan vida a los agentes de la unidad policial con que arranca la trama, al igual que los ligados a la residencia de los horrores de los abusos sexuales, y los distintos encubridores.

8/10
Line of Duty (2ª temporada)

2014 | Line of Duty | Serie TV

Segunda temporada de la popular serie policíaca de la BBC, sobre la AC-12, la unidad anticorrupción que investiga posibles casos de agentes que no cumplen con su deber. En esta ocasión todo arranca con la emboscada sufrida por la noche por un convoy policial que transportaba a un testigo protegido cuya identidad es desconocida. Sólo sobrevive este testigo, que en un estado lamentable y con graves quemaduras, permanece en la UCI, y la inspectora Lindsay Denton. Entre los agentes fallecidos se encuentra una mujer con cuyo esposo la detective Kate Fleming tenía una aventura. Ella y Steve Arnott, bajo las órdenes del superintendente Ted Hastings, lideran una investigación por si alguien desde dentro proporcionó datos sobre el traslado, faciltando el ataque. Y no dejan de chocar con los egos de la policía criminal que también investiga los hechos. A su equipo se sumará Dot, que estaba en el grupo en que se infiltró Kate tiempo atrás para investigar un caso de corrupción; quien podría tener razones para entorpecer los avances en el caso, pues él mismo es un agente corrupto que facilitó en el pasado que un capo de las drogas se fuera de rositas, facilitándole un modo de cooperar con la justicia que en realidad era un bote de humo. De nuevo Jed Mercurio, creador de la serie, da muestras de una gran habilidad a la hora de desarrollar una trama compleja, con muchísimos vericuetos, que sirven para desarrollar a los personajes y mostrar su humanidad, pues pueden ser buenos policías, pero en su vida privada pueden ser unos ligones –el caso de Steve–, vivir una relación adúltera engañando a una amiga –Kate–, o entramparse con una deuda sin advertirlo a la mujer –Ted, que trata de reconciliarse con ella, aunque no lo tiene nada fácil–. En esta ocasión se juega además la carta de la ambigüedad de varios personajes, sobre todo la inspectora Denton, que sufre todo tipo de vejaciones, y sobre la que siempre planea la duda de si es una víctima o una artera manipuladora; también en el caso del adjunto al jefe de policía, Michael Dryden, asoma la sorpresa. No faltan los momentos trepidantes y de gran tensión, y también algunos pasajes de tortura bastante desagradables. El reparto, tanto el ya conocido –Martin Compston, Vicky McClure, Adrian Dunbar, Craig Parkinson–, como las incorporaciones –sobre todo Keeley Hawes–, demuestran un gran talento interpretativo, y se hacen perfectamente a sus personajes.

7/10
Good Vibrations

2012 | Good Vibrations

Música y nostalgia son ingredientes esenciales en Good Vibrations, segunda pelicula de Glen Leyburn y Lisa Barros D'Sa, que producen conjuntamente Reino Unido e Irlanda. La acción transcurre en los años setenta, cuando Irlanda del Norte se encuentra en pleno conflicto entre católicos y protestantes. En este ambiente Terri Hoonley, militante de izquierdas y pacifista no sigue el camino de sus amigos, que se enrolan en el IRA, y decide abrir en la avenida central de Belfast una tienda de discos que bautiza “Good Vibrations”. Terri, apasionado por la música, continua su combate contra viento y marea, y se transforma en editor de primeros grupos de punk underground locales. La utopía musical se transforma en aventura política de la no violencia. “Good Vibrations” se cerrará y abrirá varias veces, mostrando la tozudez pacifista de su inspirador. Quizá la nota más sensible de la película, su originalidad, es que contrariamente a los relatos de este tipo, que terminan en triunfo final, aquí este triunfo, al menos en su versión musical, no llegará nunca. Pero como los personajes existen y como la aventura de esta tienda de viejos discos es auténtica, la película adquiere un valor suplementario a través de un guión muy bien trazado.

7/10
Line of Duty

2012 | Line of Duty | Serie TV

Tras una operación antiterrorista que sale mal, Steve Arnott es transferido a la unidad contra la corrupción policial, ha llamado la atención ante sus superiores la actitud honrada de reconocer lo que no se hizo de modo correcto, aun a riesgo de bajar puntos cara a su futuro profesional. De entrada le indigna la actitud de su nuevo jefe, el superintendente Ted Hastings, que le incorpora a la investigación del inspector Tony Gates, nombrado “agente del año” por los numerosos casos resueltos, pues considera que ponerle en el punto de mira responde a pura envidia. Pero el caso es que Gates, casado y con dos niñas, tiene puntos más oscuros en su vida de lo que parece. No sólo por su relación adúltera con una antigua novia, Jacqueline Laverty, sino porque la ayuda a encubrir un atropello, que resulta ser algo más que un favor, está ligado a una auténtica actividad criminal, de modo que el ovillo en que se encuentra atrapado Gates, se enreda aún más. Además, vigila atentamente sus pasos una agente recién incorporada a su equipo, Kate Fleming, que actúa de modo encubierto a las órdenes de la unidad anticorrupción. Notable serie policial británica, creada por Jed Mercurio, que tiene en su haber títulos tan interesantes como las series médicas Bodies y Critical, o la también policial posterior Bodyguard. Se mueve en la mejor tradición de títulos americanos como Canción triste de Hill Street, Policías de Nueva York o The Wire, –aunque por supuesto también los británicos han dando títulos muy buenos, como Luther– al mostrar lo mejor y lo peor del trabajo de las fuerzas de seguridad –son seres humanos– y las dificultades del sistema, resulta así fácil anquilosarse y tomar decisiones equivocadas. Se nota que el director David Caffrey está más que bregado en el formato seriado, pues lleva la narración ritmo impecable, creando intriga y haciendo que nos interesemos por todos los personajes, y sus conflictos y dilemas, fortalezas y debilidades. Es notable el trabajo actoral de Martin Compston, Lennie James, Adrian Dunbar, Gina McKee y Vicky McClure.

7/10
El ojo del delfin

2006 | Eye of the Dolphin

Tras la muerte de su madre, una chica de catorce años llamada Alyssa, marcha la Bahamas para vivir con su padre, al que conoce muy poco. Allí descubrirá que puede comunicarse con los delfines. Emotiva y tierna historia familiar que explota con imágenes vistosas el mundo acuático. Destaca la presencia de Katharine Ross (Dos hombres y un destino).

4/10
La hija del miedo

2005 | Child of Mine

Tess y Alfie forman un matrimonio que no puede tener hijos y deciden adoptar a dos hermanas, cuya madre fue asesinada. La pequeña Jane se adapta muy bien a su nueva vida, pero la mayor, Heather, se muestra extraña y tiene un comportamiento inquietante. Tess, que es psicóloga infantil, empezará a sospechar que Heather quizá tuvo algo que ver con la muerte de su madre... Correcto telefilm cuyo suspense va "in crecendo" con el metraje. Plantea una situación típica, la de un trauma infantil que trae consecuencias imprevisibles, pero está bien llevado y la composición de Joanne Whalley (Willow) es convincente.

4/10
Mi socio Mickybo y yo

2004 | Mickybo And Me

Interesante película irlandesa, adaptación de la obra teatral de Owen McCafferty, acerca de la amistad en los años 70 entre dos chavales, Mickybo y Jonjo. Los dos chicos de Belfast, después de salir del cine, se convierte en grandes admiradores de los célebres bandidos del viejo Oeste Butch Cassidy y Sundance the Kid. Y siguen tanto a sus héroes, que encarnaron Paul Newman y Robert Redford, que les imitan realizando pequeñas fechorías, y soñando con huir a Australia. Y es que en el entorno familiar de ambos hay algunos problemillas. Aunque bien arropados por actores adultos de prestigio, como Julie Walters, los reyes de la función son los chicos protagonistas, unos estupendos John Joe McNeill y Niall Wright.

5/10
The General

1998 | The General

Film basado en un personaje real, conocido como "The General". Se trata de Martin Cahill, un criminal irlandés de baja extracción social, que realizó numerosos robos en Dublín. Se hizo popular en los 80, por la audacia de sus golpes, su enfrentamiento con el IRA y su agitada vida sentimental. El personaje ridiculizó una y otra vez a la policía, que no conseguía probar sus delitos; hasta el punto de que se ganó una relativa popularidad. John Boorman (director, guionista y productor) sabe dibujar la simpatía del personaje, pero sin obviar sus rasgos más crueles, o su curiosa bigamia. El director afirma que él mismo fue una de las víctimas de un robo de "The General", una de las razones que le condujo a investigar al personaje. Para intensificar el realismo Boorman rodó originalmente el film en un intenso blanco y negro. Destaca especialmente Jon Voight, el inspector de policía y Brendan Gleeson, que interpreta al protagonista, un tipo egocéntrico y carente de valores, que como decía la frase promocional del film “robaba a los ricos, para dárselo a sí mismo”. La película fue recompensada con el premio al mejor director en Cannes, y ha merecido las alabanzas del mismísimo Francis Ford Coppola.

7/10
Mentiras inocentes

1995 | Innocent Lies

Un detective inglés viaja hasta una pequeña ciudad costera de Francia para investigar sobre la muerte de un conocido. Allí descubre que la adinarada familia, de origen británico y con mucho poder en la isla, tiene muchos secretos que esconder. Las extrañas costumbres de la familia, su mentalidad y las relaciones incestuosas que viven les convertirán en los principales sospechosos. Thriller criminal, con elementos dramáticos que abusa de situaciones morbosas y las relaciones turbias. Ambientada en 1938 la película cuenta con un actor experto en generar mal rollo, Stephen Dorff.

3/10
El pico de las viudas

1993 | Widow's Peak

En los años 20, la zona irlandesa conocida como "El Pico de las Viudas" está habitada sólo por viudas. Las casas las alquila la rica viuda Doyle‑Counihan (Joan Plowright), que vive con un hijo soltero. En ese curioso círculo existe una excepción a la regla: Miss O'Hare (Mia Farrow), una solterona y excéntrica cuidadora de rosas. Esta se enemistará con Edwina Broome (Natasha Richardson), una viuda recién llegada a la que rodea un aura de misterio. También algún extraño secreto parece guardar O'Hare. El guión se debe a un irlandés, Hugh Leonard, y tiene algunos giros y sorpresas relativamente ingeniosos. A pesar de todo el desenlace resulta algo inverosímil. Dice Irving que el modelo de su film es El hombre tranquilo de John Ford. Está bien ser ambicioso y ponerse metas altas, pero hay diferencias no sólo en los logros –Ford es Ford e Irving se encuentra bastante lejos de alcanzar su lirismo– sino de enfoques. La ironía fordiana la preside un tono amable; aquí hay un tono satírico más amargo, cercano al humor negro. Hay personajes antipáticos, actitudes que disgustan: así, sin ir más lejos, la cotilla del pueblo, que podía haberse retratado con gracia, repele. Y flota –levemente, eso sí–, la idea de que la religión católica, o al menos los que se jactan de practicarla, son a veces bastante hipócritas, y fácilmente se escandalizan. El pico de las viudas adolece de ese lánguido encanto que transmiten determinadas películas de corte británico. Cuidadísimo diseño de producción, y hermosos paisajes. Tono elegante, sin lugar para los exabruptos. Y un magnífico reparto encabezado por tres grandes actrices –Farrow, Plowright, Richardson–, y apoyado bien por los secundarios masculinos. John Irvin (La colina de la hamburguesa, Los perros de la guerra) pisa un terreno bastante distinto al de acción al que está acostumbrado, y logra un film en la línea de Un abril encantado de Mike Newell, aunque inferior. De realización correcta y funcional, pero de escaso poso.

5/10
Juego de lágrimas

1992 | The Crying Game

Un sargento británico de raza negra es secuestrado por la organización terrorista IRA, con la finalidad de canjearlo por un compañero que se encuentra en la cárcel. Durante el confinamiento, el secuestrado entabla amistad con uno de los terroristas, al que le pide que vaya a ver a su novia si algo malo le ocurriera. A partir de este momento la trama experimenta un sorprendente giro. Neil Jordan, dirige este film que se hizo con el Oscar de la Academia en la categoría de mejor guión original. Se trata de un inquietante thriller con sorpresas inesperadas y magnífica banda sonora, con el que Jordan reflexiona sobre la violencia y las carencias afectivas. Cuenta, además, con una elaborada puesta en escena, que hace que la trama no decaiga en ningún momento, sin olvidar una "sorpresa" final. La interpretación corre a cargo de sólidos actores tales com Stephen Rea, Miranda Richardson, Jaye Davidson y Forest Whitaker.

6/10
Algún día te encontraré

1991 | Hear My Song

El Heartly es un antiguo teatro de Londres, que gozaba de un enorme prestigio hace tiempo. Allí actuaba un famoso tenor, Josef Locke, pero el teatro sucumbió cuando Locke se vio obligado a escapar por una serie de problemas con el fisco. Ahora el Heartly está en manos de Micky, un tipo soñador que quiere devolver el teatro a sus mejores días. Para ello se propone encontrar a Josef Locke, y retomar las cosas donde se quedaron años antes, con Locke en la cima de su carrera. Pero esto no le va a resultar sencillo. Las cosas se complican aún más cuando aparece en escena un caradura que pretende hacerse pasar por Locke. Este tipo le traerá una serie de complicaciones que afectarán no sólo al Heartly, sino también a la vida personal de Micky. Una discreta comedia del luego más popular Peter Chelsom (Los comediantes, Un mundo a su medida) que cuenta con algunos buenos momentos. Resulta agradable para pasar el rato.

4/10
Algún día te encontraré

1991 | Hear My Song

El Heartly es un antiguo teatro de Londres, que gozaba de un enorme prestigio hace tiempo. Allí actuaba un famoso tenor, Josef Locke, pero el teatro sucumbió cuando Locke se vio obligado a escapar por una serie de problemas con el fisco. Ahora el Heartly está en manos de Micky, un tipo soñador que quiere devolver el teatro a sus mejores días. Para ello se propone encontrar a Josef Locke, y retomar las cosas donde se quedaron años antes, con Locke en la cima de su carrera. Pero esto no le va a resultar sencillo. Las cosas se complican aún más cuando aparece en escena un caradura que pretende hacerse pasar por Locke. Este tipo le traerá una serie de complicaciones que afectarán no sólo al Heartly, sino también a la vida personal de Micky. Una discreta comedia del luego más popular Peter Chelsom (Los comediantes, Un mundo a su medida) que cuenta con algunos buenos momentos. Resulta agradable para pasar el rato.

4/10

Últimos tráilers y vídeos