IMG-LOGO

Biografía

Martin Compston

Martin Compston

36 años

Martin Compston

Nació el 08 de Mayo de 1984 en Greenock, Renfrewshire, Escocia, Reino Unido
Filmografía
El nido

2020 | The Nest | Serie TV

Dave y Emily son un potentado matrimonio, con un fantástico casoplón cerca de Glasgow, que lo tienen todo... menos un hijo. Ella no puede gestar a su bebé, y su último intento de un vientre de alquiler, la hermana de él, no prospera. Pero el atropello casual de Kaya, una joven de 19 años huérfana y al cuidado de protección social, podría darles la madre de alquiler que necesitan para el último embrión de que disponen. ¿Suena a disparate confiar en esta chica para que lleve en el vientre a su hijo? Un poco sí, pero son tales los deseos de tener prole, que lo hacen. Nicole Taylor, guionista de Wild Rose, demostró en este título su interés por las cuestiones sociales al seguir a una madre soltera de dos niños que soñaba con triunfar en el mundo de la canción, aunque parecía imposible la conciliación. Aquí, en esta miniserie, a priori maneja un tema interesante y polémico, el de los vientres de alquiler, con todas las cuestiones éticas que suscita: el derecho a tener un hijo de los padres a cualquier precio, la fecundación in vitro y la situación de los embriones, los lazos que surgen con la madre subrogada, etcétera. Y al principio logra intrigar, jugando con la idea de algunos de que el dinero lo puede comprar todo, o la facilidad con que se puede cerrar los ojos a que un pasado conflictivo marca a las personas, aunque siempre se puedan superar esas circunstancias, o al menos aprender a vivir con ellas. Sin embargo, no se evita cierto aire de folletín, sobre todo por el afán de acumular situaciones complicadas que enredan la madeja, posibles crímenes, o aventuras sentimentales pintorescas y difíciles de creer. Llama la atención especialmente el infantilismo de los ricachones Dave y Emily, resulta difícil de creer que el primero sea un gran empresario inmobiliario, con lo ingenuo y torpe que se muestra en determinadas acciones. De todos modos, si uno suspende la incredulidad todo el tiempo, tal vez disfrute con la propuesta. En el reparto hay buenos actores como Martin Compston, visto en la serie policial Line of Duty, y sorprende la jovencita Mirren Mack, componiendo un personaje roto por dentro, frágil y manipulador, que quiere una vida mejor.

5/10
El día que vendrá

2018 | The Aftermath

Tras finalizar la Segunda Guerra Mundial, Rachel Morgan se reúne en Hamburgo con su marido Lewis, coronel británico implicado en las tareas de reconstrucción de una ciudad que ha quedado desolada. Ambos ocupan la espléndida mansión a las afueras de Stephen Lubert, arquitecto viudo que vive con su hija adolescente Freda, y a los que sólo de modo condescendiente se les permite vivir ahí, en el piso de arriba. La recién llegada tiene cambios de humor constantes y no logra habituarse a su nueva vida, con su esposo se nota un claro distanciamiento, algo les separa, y con sus “inquilinos” muestra el desprecio que se debe al “enemigo”. En realidad, todos se mueven en el contexto de una compleja maraña emocional, donde hace mella el dolor propiciado por la reciente confrontación, el amor y el odio dan pie a vaivenes de incierto alcance. Una película con espléndido diseño de producción, que invita a reflexionar sobre las heridas de difícil cicatrización que ocurren en todas las guerras, entre los vencedores y entre los vencidos. Como bien se recuerda en el arranque, sobre Hamburgo en la última semana de la guerra cayeron más bombas que en Londres durante todo el conflicto. En todas partes ha habido muertes a las que no se encuentra el sentido, y para las que se buscan culpables. De modo que se logra recrear la ciudad reducida a escombros, las protestas de la gente que no tiene qué comer, el humor negro cuando asoman los cadáveres, el afán de revanchismo, la mirada escéptica de los británicos ante los que se aseguran no haber tenido nada que ver nunca con los nazis. Adaptación de una novela de Rhidian Brook, también coguionista, sabe bucear en los sentimientos de los personajes. Keira Knightley –qué delgada está esta mujer, alguien le debería dar a comer un buen chuletón de Ávila– ofrece un buen trasunto de madame Bovary en versión mujer traumatizada que ante la frialdad del marido, Jason Clarke, acaba encontrando inesperado y hasta contradictorio consuelo en otros brazos, los de Alexander Skarsgård. Hay momentos en que las conexiones emocionales sin palabras están muy logradas, especialmente inspirado se muestra el director James Kent en la escena en que Rachel toca “Claro de luna” al piano, y se le unen los “enemigos” Lubert, padre e hija. En cambio, los arranques pasionales, algo brutales, resultan forzados. Tampoco se logra dar con el tono adecuado en el necesario desenlace, que debería estar mucho mejor resuelto.

6/10
María, reina de Escocia

2018 | Mary Queen of Scots

Fastuosa película de corte histórico, con una magnífica ambientación y un exquisito cuidado en todo lo relativo a maquillaje, peluquería y vestuario. La fotografía de John Mathieson es fantástica, y la banda sonora de Max Richter, con una progresión ascendente que nunca se acaba muy característica, se funde bien con la música sacra y cortesana de la época que asoma puntualmente. Describe el reinado de María Estuardo en Escocia, desde su regreso ahí en 1561 tras enviudar Francisco, rey de Francia, hasta su decapitamiento en 1587, acusada de conspirar contra Isabel I de Inglaterra, su prima. Adapta una biografía de John Guy, y firma el guión Beau Willimon, conocido sobre todo por Los idus de marzo y por ser el creador de la serie de intriga política House of Cards. Tras la cámara se encuentra una mujer, Josie Rourke, que debuta como directora, y que hasta ahora era conocida sobre todo como directora artística de la prestigiosa compañía teatral británica Donmar Warehouse, lo que se nota de sobras en el film. Enseguida resulta evidente la complejidad de la historia que maneja Rourke, y las dificultades para darle la necesaria coherencia y unidad dramática. Por ejemplo, apenas logran definirse bien las diferencias por las guerras de religión, entre la postura protestante y la católica, más allá de las críticas con sermones incendiarios del predicador John Knox contra María, ni siquiera la supuesta profunda devoción de ella se logra atrapar. Hay además una insistencia excesiva, casi risible, en mostrar la complicidad femenina entre María y sus damas de compañía, que a veces parecen unas simples y traviesas colegialas. Y se echa en falta una mayor fuerza a la hora de pintar los lazos entre las "primas": parece que se quiera hacer una declaración feminista, dos mujeres condenadas a no entenderse en un mundo de impresentables hombres, pero incluso en esta visión falta un poco de coherencia y sobra simplismo, casi se viene a decir que Isabel falla a María por... ¡comportarse como un hombre! En lo relativo al tratamiento de la sexualidad hay un tratamiento moderno que no deja de chirriar en algunos pasajes. La gran suerte que tiene la directora, es que tiene a dos formidables actrices bajo sus órdenes, sobre todo Saoirse Ronan, verdaderamente regia, que hace medianamente creíbles las ideas de su personaje de que el amor va por delante de los asuntos de estado, aunque el libreto del film las presente confusamente. Por su parte, Margot Robbie logra perfilar la soledad de Isabel, cada vez menos libre en sus decisiones, como obligada a actuar por imperativos fatales. En un período histórico, la Inglaterra isabelina y la Escocia de María del siglo XVI, en que se suceden las conspiraciones, no es fácil pergeñar una trama consistente, donde todos los puntos de vista, lealtades y traiciones, queden nítidamente trazados; al final lo único que está claro es que María se postula con derecho a reclamar el trono de Inglaterra, si Isabel no tiene descendencia. No es fácil saber si la responsabilidad en el naufragio parcial del relato hay que achacársela a Willimon, a Rourke, o a la fuente histórica de la que principalmente beben, pero los vaivenes de bandos, los protestantes que sirven a la católica María, o la posición de los Estuardo que están en la corte de Isabel, no logran entenderse bien. Lo que incluye también el modo en que se aborda el matrimonio de María con Enrique Estuardo, en que conviven casi de seguido un enamoramiento con el descubrimiento de una sexualidad "abierta" del esposo que descoloca bastante. También parece que hay más de una licencia histórica en lo relativo al malhadado secretario David Rizzio.

5/10
Réquiem por un asesino

2017 | The Hunter's Prayer

La vida de la universitaria Ella Hatto cambia drásticamente cuando toda su familia es asesinada mientras ella está en el extranjero. Su vida corre ahora serio peligro, pero Stephen Lucas –asesino a su vez– ayudará a la joven. Thirller de acción servido con suficiente oficio por el notable Jonathan Mostow (Breakdown). Sin ser nada del otro mundo, la historia escritaa partir de la novela de Kevin Wignall por John Brancato y Michael Ferris, un tándem que ha dado lugar a películas como The Game o Los sustitutos, atrapa convincentemente. Y ayuda el buen hacer de un actor que siempre hace creíbles sus personajes, Sam Worthington (Avatar).

5/10
Line of Duty (3ª temporada)

2016 | Line of Duty | Serie TV

Vibrante tercera temporada de Line of Duty, que logra la proeza de superar el alto nivel de las anteriores entregas, profundizando en sus personajes principales, y enredando la madeja de la corrupción policial y política. De nuevo seguimos las investigaciones de la AC-12, la unidad anticorrupción policial de una nunca nombrada ciudad británica. Arranca con la actuación dudosa de una unidad policial de intervención de cuatro agentes para detener a un hombre clave en diversas organizaciones criminales. En efecto, Danny Waldron se adelanta a sus compañeros y mata al sospechoso a bocajarro, por razones desconocidas, y luego pide a sus compañeros que le encubran. Como hay aspectos dudosos en la actuación policial, se inicia una investigación a cargo de los hombres a las órdenes del superintendente Ted Hastings, se ponen en marcha los detectives Steve Arnott, Kate Fleming y el corrupto Dot Cottan, alias “el caddy”, aunque sus compañeros desconozcan este dato. La muerte violenta y también extraña de Waldron en otra actuación policial posterior, sacará a la luz una trama de abuso de menores en que están implicados nombres públicos muy importantes. Dot, arteramente, hará todo lo posible por entorpecer la investigación. Entretanto se juzga en los tribunales a la inspectora Lindsay Denton, en cuya detención tuvo que ver mucho Arnott, quien tuvo una relación con ella que pende peligrosamente sobre su cabeza, ese modo de intimar no es bien visto por sus compañeros, y pone en peligro su actual convivencia con otra mujer. Jed Mercurio se mueve como pez en el agua a la hora de desarrollar los vericuetos de la investigación policial, componiendo personajes que no son perfectos, aunque están por supuesto los que tienen claro que existe una línea que delimita lo que está bien de lo que está mal, y que nunca está justificado traspasarla al lado equivocado. Verdaderamente riza el rizo con la idea del investigador investigado, que ofrece muchas y apasionantes vertientes, también a la hora de tender trampas y falsificar pruebas, todo permite jugar las cartas de las dudas y la ambigüedad. Las escenas de los distintos interrogatorios están extraordinariamente bien escritas, de modo que se crea una enorme tensión, a la hora de mostrar el juego del ratón y el gato, con los agentes investigadores apretando las clavijas a los interrogados, y a veces con la capacidad de éstos para dar la vuelta a la tortilla. La trama toma un recorrido “in crescendo” de intriga, con colaboraciones y muertes inesperadas, hasta llegar al modélico sexto y último capítulo, muy bien llevado, con un giro inesperado en el último interrogatorio que posibilita uno de los mejores clímax, también con acción y persecuciones, que se recuerdan en una serie policial. Los actores habituales están muy bien, –Martin Compston, Vicky McClure y Adrian Dunbar– más los fantásticos, cada uno en su papel, Craig Parkinson –el modo en que maneja la doblez de Dot es sensacional– y Keeley Hawes, cuyo personaje se presta a colaborar con Arnott pese a todo el daño que le ha hecho. También sobresalen los actores que dan vida a los agentes de la unidad policial con que arranca la trama, al igual que los ligados a la residencia de los horrores de los abusos sexuales, y los distintos encubridores.

8/10
La leyenda de Barney Thomson

2015 | The Legend of Barney Thomson

Mientras todos sus vecinos andan aterrorizados por las actividades de un macabro asesino en serie, el tímido y gris Barney Thompson continúa con su rutina, marcada por un trabajo como peluquero en el que el jefe le ningunea y los clientes prefieren ser atendidos por alguno de sus compañeros. Soltero, vive con su dominante madre que termina de anularle por completo. Cuando su jefe le comunica que le va a despedir por su manifiesta incompetencia, ambos acaban discutiendo, con tan mala suerte que su superior acaba con las tijeras clavadas, muriendo en el acto. Aunque se trata de un homicidio involuntario, Barney teme que le consideren sospechoso de la oleada de crímenes… Descubierto por Ken Loach, que le dio su primer papel protagonista en Riff-Raff, y consagrado para el gran público con títulos como Trainspotting y Full Monty, a Robert Carlyle le surgen pocas oportunidades en cine en los últimos años, por lo que se refugia en series como Érase una vez. Para volver a la gran pantalla, él mismo se ha guisado y comido su tardío debut en el largometraje como realizador. Esta comedia negrísima adapta el libro “The Long Midnight of Barney Thompson”, de Douglas Lindsay, que inicia una saga de siete volúmenes sobre las peripecias del peluquero. Se diría que pretende recuperar el espíritu de comedias de la productora británica Ealing, estilo El quinteto de la muerte. Ligera, excesiva, brutal por momentos y poco ambiciosa a nivel técnico, el primerizo realizador consigue que funcione el ameno guión, lo que no es poco. A Carlyle le va bien el personaje central, y tiene cierta gracia (en el original) exagerando su acento escocés. Le acompañan correctos actores como Ray Winston, convincente como policía amargado. Pero en el conjunto sobresale con diferencia Emma Thompson, en una hilarante interpretación. Caracterizada como la anciana madre del protagonista, con abrigo de leopardo,  arranca risas y roba todas las escenas en las que aparece.

6/10
Line of Duty (2ª temporada)

2014 | Line of Duty | Serie TV

Segunda temporada de la popular serie policíaca de la BBC, sobre la AC-12, la unidad anticorrupción que investiga posibles casos de agentes que no cumplen con su deber. En esta ocasión todo arranca con la emboscada sufrida por la noche por un convoy policial que transportaba a un testigo protegido cuya identidad es desconocida. Sólo sobrevive este testigo, que en un estado lamentable y con graves quemaduras, permanece en la UCI, y la inspectora Lindsay Denton. Entre los agentes fallecidos se encuentra una mujer con cuyo esposo la detective Kate Fleming tenía una aventura. Ella y Steve Arnott, bajo las órdenes del superintendente Ted Hastings, lideran una investigación por si alguien desde dentro proporcionó datos sobre el traslado, faciltando el ataque. Y no dejan de chocar con los egos de la policía criminal que también investiga los hechos. A su equipo se sumará Dot, que estaba en el grupo en que se infiltró Kate tiempo atrás para investigar un caso de corrupción; quien podría tener razones para entorpecer los avances en el caso, pues él mismo es un agente corrupto que facilitó en el pasado que un capo de las drogas se fuera de rositas, facilitándole un modo de cooperar con la justicia que en realidad era un bote de humo. De nuevo Jed Mercurio, creador de la serie, da muestras de una gran habilidad a la hora de desarrollar una trama compleja, con muchísimos vericuetos, que sirven para desarrollar a los personajes y mostrar su humanidad, pues pueden ser buenos policías, pero en su vida privada pueden ser unos ligones –el caso de Steve–, vivir una relación adúltera engañando a una amiga –Kate–, o entramparse con una deuda sin advertirlo a la mujer –Ted, que trata de reconciliarse con ella, aunque no lo tiene nada fácil–. En esta ocasión se juega además la carta de la ambigüedad de varios personajes, sobre todo la inspectora Denton, que sufre todo tipo de vejaciones, y sobre la que siempre planea la duda de si es una víctima o una artera manipuladora; también en el caso del adjunto al jefe de policía, Michael Dryden, asoma la sorpresa. No faltan los momentos trepidantes y de gran tensión, y también algunos pasajes de tortura bastante desagradables. El reparto, tanto el ya conocido –Martin Compston, Vicky McClure, Adrian Dunbar, Craig Parkinson–, como las incorporaciones –sobre todo Keeley Hawes–, demuestran un gran talento interpretativo, y se hacen perfectamente a sus personajes.

7/10
Miss Marple (6ª temporada)

2013 | Agatha Christie's Marple

Última temporada de la serie potagonizada por la aguda Miss Marple, célebre personaje creado por Agatha Christie. Encarna a la protagonista Julia McKenzie, quien sustituyó a Geraldine McEwan a partir de la cuarta temporada. Como es habitual, cada episodio corresponde con una novela, adaptada con un formato de telefilm de normal duración. Se reúnen aquí tres episodios. "Misterio en el Caribe" habla de un curioso caso de asesinato que tiene que ver con la magia negra; en "La locura de Greenshaw" Marple investigará un asesinato mientras una excéntrica mujer y su hijo a los que ella había ayudado se encontraban en el lugar de los hechos; en "Noche eterna" Marple tendrá que indagar acerca de los sucesos relacionados con una joven pareja caída en desgracia al construir su casa en un lugar supuestamente maldito.

6/10
Sister

2012 | L'enfant d'en haut

Una estación de esquí alpina. Simon, un chaval de doce años, malvive con su hermana mayor Louise, no resulta fácil dilucidar cuál de los dos es más maduro. Ella tiene novios varios, y le cuesta mantener sus precarios empleos de baja cualificación, él ejerce de ratero robando los esquíes, gafas, guantes, plumas y demás equipamiento de los adinerados turistas, para venderlos de segunda mano. Simon añora los lazos afectivos que podría proporcionarle una madre, y los nexos de unión con Louise se dirían cada vez más precarios. La directora francesa Ursula Meier ofrece una película muy en la línea de los trabajos de los hermanos belgas Jean-Pierre y Luc Dardenne. Con un estilo sobrio y áspero, de corte realista, y ofreciendo el punto de vista de Simon, compone un cuadro familiar en el que cuesta entrar al principio, pero que a medida que avanza la narración resulta altamente coherente y conmovedor. De modo que somos testigos de una historia de supervivencia, donde el amor debe esforzarse por sobreponerse a las debilidades y carencias, y en que las circunstancias sociales y familiares resultan muy determinantes en la personal trayectoria vital. No hay en el film héroes y villanos, por lo menos no al uso, cada uno de los personajes tiene virtudes y defectos que asoman en su existencia cotidiana. El joven protagonista Kacey Mottet Klein, resulta muy natural, y a ratos recuerda al Jamie Bell de Billy Elliot (Quiero bailar), mientras que Léa Seydoux le da perfecta réplica.

6/10
Line of Duty

2012 | Line of Duty | Serie TV

Tras una operación antiterrorista que sale mal, Steve Arnott es transferido a la unidad contra la corrupción policial, ha llamado la atención ante sus superiores la actitud honrada de reconocer lo que no se hizo de modo correcto, aun a riesgo de bajar puntos cara a su futuro profesional. De entrada le indigna la actitud de su nuevo jefe, el superintendente Ted Hastings, que le incorpora a la investigación del inspector Tony Gates, nombrado “agente del año” por los numerosos casos resueltos, pues considera que ponerle en el punto de mira responde a pura envidia. Pero el caso es que Gates, casado y con dos niñas, tiene puntos más oscuros en su vida de lo que parece. No sólo por su relación adúltera con una antigua novia, Jacqueline Laverty, sino porque la ayuda a encubrir un atropello, que resulta ser algo más que un favor, está ligado a una auténtica actividad criminal, de modo que el ovillo en que se encuentra atrapado Gates, se enreda aún más. Además, vigila atentamente sus pasos una agente recién incorporada a su equipo, Kate Fleming, que actúa de modo encubierto a las órdenes de la unidad anticorrupción. Notable serie policial británica, creada por Jed Mercurio, que tiene en su haber títulos tan interesantes como las series médicas Bodies y Critical, o la también policial posterior Bodyguard. Se mueve en la mejor tradición de títulos americanos como Canción triste de Hill Street, Policías de Nueva York o The Wire, –aunque por supuesto también los británicos han dando títulos muy buenos, como Luther– al mostrar lo mejor y lo peor del trabajo de las fuerzas de seguridad –son seres humanos– y las dificultades del sistema, resulta así fácil anquilosarse y tomar decisiones equivocadas. Se nota que el director David Caffrey está más que bregado en el formato seriado, pues lleva la narración ritmo impecable, creando intriga y haciendo que nos interesemos por todos los personajes, y sus conflictos y dilemas, fortalezas y debilidades. Es notable el trabajo actoral de Martin Compston, Lennie James, Adrian Dunbar, Gina McKee y Vicky McClure.

7/10
Red Mist

2009 | Freakdog

Para el taciturno y solitario Kenneth, la vida en el hospital donde trabaja se ha convertido en una serie de interminables vejaciones y mofas por parte de un grupo de ambiciosos estudiantes de medicina. Cuando estos deciden darle una lección, algo se les va de las manos y terminan dejando a Kenneth en coma. Con gran sentimiento de culpa, una de las estudiantes decide intentar salvar su vida administrándole un cóctel de drogas sin testar. En lugar de curarle, la droga impulsa a Kenneth hacia una experiencia extracorpórea que le permite habitar temporalmente el cuerpo de otras personas y, a través de ellos, vengarse de los que le dejaron en estado vegetativo.

La desaparición de Alice Creed

2009 | The Disappearance of Alice Creed

Dos hombres, Danny y Vic, que se han conocido en la cárcel, secuestran a una mujer llamada Alice Creed. La encierran y la atan en un piso, con la idea de pedir un rescate a su padre, un hombre rico. Pero las cosas se complicarán. Thriller bien trabajado por su guionista y director J Blakeson, quien debuta en el largometraje sin apenas herramientas y urde una historia sencilla pero convincente, compuesta únicamente por tres personas y que tiene lugar prácticamente en un apartamento. En este sentido recuerda el estilo de filmes como Tape (La cinta). Como en esa película de Linklater, en La desaparición de Alice Creed la trama va enredándose poco a poco hasta desencadenar un final inesperado. Blakeson maneja bien los tiempos, e introduce con eficacia los pequeños hitos que van haciendo avanzar la la historia. Algunos momentos son desgradables y explícitos, pero Blakeson evita el material excesivamente insano. El trío de actores está fantástico, desde los secuestradores Martin Compston (Felices dieciséis) y Eddie Marsan (Sherlock Holmes), hasta la guapa actriz Gemma Arterton (Tamara Drewe).

5/10
Red Road

2006 | Red Road

La creatividad nórdica siempre va a la búsqueda de nuevos caminos que explorar. Esta película es fruto de esa inquietud, ya que se trata del primer trabajo enmarcado en el singular proyecto ""Advance Party", consistente en realizar tres películas diferentes partiendo de los mismos personajes. Los directores escribirán el guión y la historia transcurrirá en Escocia. Red Road está escrita y dirigida por Andrea Arnold, que debuta en el largometraje. Jackie es una mujer de mediana edad, callada y solitaria, que dedica sus horas a vigilar concienzudamente las pantallas municipales que recogen lo que filman las cámaras del ayuntamiento repartidas por la zona. Un día ve a un hombre que no esperaba volver a ver. Tras investigar un poco se entera de que ha salido de la cárcel por buena conducta. Jackie irá en su busca con intenciones poco claras. El film de Arnold es de una tremenda dureza, amargura e intensidad, no apta para todos los paladares, filmada con esa aire independiente de cámara en mano, primeros planos, encuadres abiertos y tonos oscuros, que bien podría ser una mezcla del Lars Von Trier de Rompiendo las olas y el Michael Winterbottom de Wonderland. Jackie es un personaje sufriente que transmite una soledad enorme y desde el inicio sugiere llevar encima el peso de una gigantesca tragedia. El realismo social de la puesta en escena es contundente a la hora de mostrar la depauperada “vida de barrio”, donde sobre todo hay supervivencia, dolor, ausencia, con personajes al borde del abismo, y algunas imágenes se tornan innecesariamente brutales, como en la explícita y larga escena de sexo, de crudeza pornográfica. También se le puede achacar al film una excesiva demora en arrancar, tan lentos y tediosos son los días de la protagonista que la primera media hora de metraje puede aburrir. Por lo demás, Red Road tiene hondura y al fin esperanza, y contiene unas interpretaciones sobresalientes, con una trabajo extraordinario de Kate Dickie, una conocida actriz de televisión británica que debuta en la gran pantalla. El film ganó el Premio del Jurado en el Festival de Cannes 2006, así como los más importantes premios BAFTA y otros galardones.

6/10
Memorias de Queens

2006 | A Guide to Recognizing Your Saints

Película basada en las memorias del director y guionista, Dito Montiel, que publicó en Estados Unidos en 2003 bajo el título “Una guía para reconocer a tus santos”. Aunque ese libro se componía de una sesentena de relatos basados en sus recuerdos de juventud, aquí se centra en un par de ellos, que no pretenden contar literalmente su vida, sino captar el ambiente en que se desenvolvieron sus años mozos en Astoria, un distrito del barrio neoyorquino de Queens, antes de marchar a Los Ángeles. El film entrecruza las escenas de un Dito Montiel ya adulto, que vuelve a su barrio ante el empeoramiento de la salud de su padre, con las de su juventud en un determinado verano, en que hizo amistad con un recién llegado al barrio, Mike, mientras deambulaba por las calles con sus amigos Antonio y Nerf, y departía con su ‘novieta’ Laurie. El esquema narrativo, que incluye el propio esfuerzo de Montiel por guionizar su historia y convertirlo en película, alimenta la intriga acerca de los motivos por los que dejó el barrio para irse a la costa Oeste cuando apenas tenía diecisieta años. Afloran así recuerdos traumáticos del pasado, que convierten el film en un ejercicio de exorcismo de los demonios que había querido olvidar, sin conseguirlo, tiempo atrás. Montiel logró que el laboratorio del Festival de Sundance respaldara su guión, lo que permitió la realización del film. Luego este mismo festival acabaría dando un premio a la película por el conjunto de su reparto. Aunque el cineasta ha hecho sus deberes, y el resultado desprende autenticidad, no deja de ser algo desequilibrado, con cierta tendencia a divagar. Hay mucho costumbrismo, escenas callejeras sobre peleas entre bandas y relaciones chico-chica que no conducen a ninguna parte. Resulta valioso el acercamiento a la figura de los padres, el señalar las dificultades de comunicación y entendimiento, a pesar del cariño innegable entre éstos y el hijo. Y el desenlace, sobrio, resulta acertado, muestra sin aspavientos como la huída de ciertas obligaciones no tenía excesivo sentido, es sintomático de cómo a veces magnificamos los problemas por no afrontarlos.

6/10
Tickets

2005 | Tickets

Un tren que viaja desde Austria a Roma es el punto de unión de tres cineastas tan consolidados como personales: Abbas Kiarostami (El sabor de las cerezas), Ken Loach (El viento que agita la cebada) y Ermanno Olmi (El árbol de los zuecos). En este viaje argumental y cinematográfico se dan cita personajes tan diversos como un profesor que sueña con un amor que nunca fue, una familia de refugiados albaneses, tres fanáticos del fútbol escocés o una viuda. Las interacciones entre estas personas dan lugar a una serie de sentimientos y confrontaciones que hacen que esta película por episodios, a pesar de no ser una obra maestra, resulte profundamente interesante. 

6/10
Felices dieciséis

2002 | Sweet Sixteen

Liam está a punto de cumplir dieciséis añitos. Y la vida no le trata demasiado bien. Su madre está a punto de salir de la cárcel. El novio de ella es un patán, y su abuelo un tipo mezquino. Pero Liam, adolescente, sueña con una vida mejor: reunirse con su madre y su hermana, comprar una casa-roulotte, y ser felices, simplemente felices… El problema es, claro, la pasta, y el camino que Liam escoge para conseguirla consiste en vender droga. El británico Ken Loach, que logró sus mejores resultados en la emotiva Lloviendo piedras, sigue con su cine rabiosamente social y pesimista. Con más verdad que en sus filmes más recientes, contrapone las pocas ideas nobles que aún le quedan a Liam con la dura realidad que le ofrece una sociedad egoísta e insolidaria. El desconocido Martin Compston compone con pasmosa naturalidad al adolescente perplejo que desea, ante todo, complacer a una madre que tiene idealizada.

6/10

Últimos tráilers y vídeos