IMG-LOGO

Biografía

Jason Schwartzman

Jason Schwartzman

40 años

Jason Schwartzman

Nació el 26 de Junio de 1980 en Los Ángeles, California, EE.UU.

El otro sobrinísimo

19 Junio 2012

El título de sobrinísimo más conocido del realizador Francis Ford Coppola pertenece por derecho propio a Nicolas Cage. Pero no es el único que ha destacado en el terreno de la interpretación, pues Jason Schwartzman ha participado en títulos de culto en cine y televisión.

Nacido en Los Ángeles el 26 de junio de 1980, Jason Francesco Schwartzman lleva el cine en las venas, pues pertenece a una de las familias más ilustres del celuloide. Es hijo del productor Jack Schwartzman y de la actriz Talia Shire, conocida como esposa de Rocky y por su papel de Connie Corleone en la saga de El Padrino, dirigida por el hermano de ésta, Francis Ford Coppola. Así que Jason Schwartzman tiene como primos no sólo a Nicolas Cage, sino también a la realizadora Sofia Coppola y al productor y guionista Roman Coppola.

Schwartzman no tuvo una infancia exactamente normal. Cuando tío Francis no estaba rodando se instalaba en una pequeña ciudad de Napa Valley, en California, para huir del glamour de Hollywood, y organizaba campamentos de verano creativos, con sus hijos (ya había vaticinado que Sofia seguiría sus pasos como directora cuando ésta tenía 3 años) y sobrinos, entre ellos Schwartzman que participaba en experimentos de inventar historias y representarlas. El chico desarrolló una especial relación con su primo mayor Roman, a pesar de que le sacaba 15 años.

Aún así no se veía como actor. "Mi madre es una gran actriz, y le encanta actuar, pero no le gusta Hollywood, así que nunca me estimuló para seguir sus pasos. Aunque veía muchas películas antiguas con ella, y crecí rodeado de grandes personalidades dirigí mis pasos al terreno musical, donde me siento más seguro porque toco la batería desde los 9 años", explica.

Así, intentó triunfar como batería y compositor de la banda Phantom Planet, cuando era muy joven. Pero finalmente abandonó el conjunto para iniciar su carrera interpretativa. "Vi El graduado y me hizo sentir cosquillas. Me propuse lograr que la gente tenga experiencias parecidas". Tenía 17 años cuando le reclutó como protagonista un realizador, Wes Anderson, que se disponía a rodar Academia Rushmore, su ópera prima. Pese a su inexperiencia absoluta frente a las cámaras, Schwartzman bordó el papel del carismático Max Fisher, estudiante de una prestigiosa institución enamorado de una profesora, que a pesar de presidir clubes y sociedades es un pésimo estudiante.

Durante el rodaje conectó hasta tal punto con el realizador que se hicieron grandes amigos. Pero aunque su trabajo se convirtió en un film de culto, y recibió buenas críticas, Schwartzman no consiguió despegar. Durante los siguientes años se limitó a rodar varios cortos y a pequeñas apariciones en títulos como S1m0ne, Extrañas coincidencias, Guía del autoestopista galáctico y Hazme reír. Encarnó también al agente del actor interpretado por Will Ferrell en Embrujada (2005), una adaptación de la famosa telecomedia clásica que no obtuvo los resultados esperados. También fracasó Scott Pilgrim contra el mundo, donde tenía un breve papel como uno de los ex novios de la protagonista.

Le rescató prácticamente del olvido su prima, Sofia Coppola, que le dio el papel del frívolo Louis XVI en su particular biografía de la esposa de éste, María Antonieta, donde después de la protagonista, Kirsten Dunst, Swartzman tenía el papel más destacado. También le recuperó su amiguete Anderson, que coescribió con Roman Coppola y con él Viaje a Darjeeling, donde el actor interpreta a uno de los protagonistas, tres hermanos –los otros eran Owen Wilson y Adrien Brody– que tras la muerte del padre se embarcan en un viaje espiritual por la India para reencontrarse con la madre. "Estuvimos dos años escribiendo el guión, que se basa en nuestras experiencias reales. Así que la considero mi película más personal", comenta el actor. El film se complementaba con el corto del propio Anderson Hotel Chevalier, que se proyectaba antes. Allí, el actor interpretaba al mismo personaje, que se cita con su novia (Natalie Portman) en un hotel de París.

Schwartzman también le puso la voz al hijo del zorro protagonista en la cinta animada de Anderson Fantastico Sr. Fox, y fue el primo Ben, capitán de los scouts, en Moonrise Kingdom.

Tras diversos romances con mujeres como las actrices Selma Blair y Zooey Deschanel, Schwartzman se casó con la diseñadora Brady Cunningham. El matrimonio tuvo una hija, Marlowe Rivers Schwartzman, nacida en 2010.

El gran público, sobre todo en Estados Unidos, conoce a Jason Schwartzman por su papel protagonista en la telecomedia Bored to Death, de HBO. Interpretaba a un escritor que también ejerce como detective privado sin licencia. Alcanzó cierto éxito al principio, pero tras tres temporadas la audiencia bajó y fue cancelada. El tema principal de la banda sonora había sido compuesto por el propio Schwartzman, que también ha escrito alguno para otras series como Smallville. Desde 2007 ha sacado un par de discos con Coconut Records, nombre de una banda que en realidad le tiene a él como único integrante.

Filmografía
Amigas con solera

2019 | Wine Country

Seis amigas del alma, que se conocieron tiempo atrás en Chicago, planean un fin de semana juntas en la zona de los viñedos de Napa Valley, ocuparán una casita encantadora que les permitirá celebrar los 50 años que cumple una de ellas, Rebecca. Esperan tomar copa tras copa de vino, y ponerse al día de sus cosas, ateniéndose, más o menos, a la estricta agenda de la muy organizada Abby. Y es que se sienten muy unidas, aunque se supone que cada una es distinta, está desde la agotada madre Naomi hasta la adicta al trabajo Catherine, pasando por la lesbiana Val que espera ligar con una camarera. Dirige este femenino y enológico film de "marujas" una de las actrices, Amy Poehler. Y aunque se supone que desea despertar buenos sentimientos y celebrar la amistad, con una chispa de humor, cae en todos los estereotipos imaginables, incluidas las bromas sexuales de rigor, como si cada una de esas mujeres del reparto no pudiera dejar de encarnar una suerte de inmadura adolescente. Ni siquiera Tina Fey, con un rol secundario, es capaz de salvar la función.

3/10
Golden Exits

2017 | Golden Exits

Noche infinita

2015 | The Overnight

Alex, Emily y su hijo, RJ, son nuevos en Los Angeles. Por casualidad conocen en el parque a los misteriosos Kurt, Charlotte y Max. Según avanza la noche, la reunión familiar va resultando cada vez más interesante. Noche Infinita es una historia contagiosamente divertida sobre incompetencias muy universales.

A Very Murray Christmas

2015 | A Very Murray Christmas

Especial navideño, simpático pero no memorable, que supone la reunión de Sofia Coppola con Bill Murray doce años después de hacer juntos Lost in Translation. La trama es sencilla, se supone que Bill Murray está preparando un programa para la Navidad, y le están fallando los muchos famosos que iban a acudir, incluido por ejemplo el Papa Francisco. Encima, una tormenta de nieve sacude Nueva York, donde está grabando, y hasta se quedan sin luz, por lo que podrían suspender el programa, que se está haciendo en un hotel, donde también parece que se ha cancelado una boda. En fin, todo es una excusa para ofrecer algunos chistes de Murray, más diversas canciones, la más memorable el "Noche de paz" a cargo de Miley Cyrus, más comedida de lo que se muestra últimamente, como papá Noel minifaldera.

5/10
El Gran Hotel Budapest

2014 | The Grand Budapest Hotel

Imaginativo juego de muñecas rusas a cargo del inclasificable y ocurrente Wes Anderson, que dice haberse inspirado en la obra del genial escritor Stefan Zweig, aunque igual podría afirmar que sus personajes de bigotes son deudores de Hergé y su álbum de Tintín “El cetro de Ottokar”, ya puestos. Una joven en la actualidad se siente profundamente conmovida por la novela “El Gran Hotel Budapest”; un autor, unos años antes, confiesa haber escuchado su historia en dicho hotel sito en una montaña solitaria, de labios del señor Mustafá; y Mustafá recuerda su época de botones del hotel, cuando era Zero, a las órdenes del señor Gustave, dueño del establecimiento y todo un caballero, cuando descubrió el amor y se vio sumergido en una vertiginosa aventura conspiratoria de crímenes a cuento de una herencia. Anderson entrega una narración aventurera de enorme dinamismo, con sugerentes toques surrealistas, en la época del desmembramiento del imperio austrohúngaro previa a la Segunda Guerra Mundial, aunque aludiendo siempre a países ficticios. Y a la hora de apostar por lo grotesco, se permite algún detalle gore o tosco, jugando así al contraste con los modales impecables del señor Gustave. Como hiciera ya en Moonrise Kingdom, el cineasta texano apuesta en El Gran Hotel Budapest por una visión romántica, con una paleta de colores pastel muy estudiada, y acudiendo a encuadres atrevidos y al uso de grandes angulares. En su cuidado guión hay espacio para una idealizada historia de amor, y una bonita relación patrón-subalterno de tipo casi paternofilial, que no paternalista. Destaca además un reparto coral de divertidos personajes estrambóticos, y riesgos como el de un formato de pantalla casi cuadrado, y efectos de miniaturas apenas disimulados, que dan al conjunto un adecuado aire naïf.

8/10
Big Eyes

2014 | Big Eyes

Recreación del peculiar periplo de Margaret Keane, pintora emparejada con un individuo, Walter Keane, que vendía como si fueran suyos sus extravagantes retratos de niños con ojos enormes, denostados por los entendidos, pero muy apreciados por las masas. Big Eyes aborda a la artista en el momento en el que tras separarse de su marido atraviesa dificultades para mantener a su pequeña. Mientras pinta retratos por poco dinero en el parque, le aborda el seductor y en apariencia encantador Walter... Tim Burton parece haberse dado por enterado de su estancamiento en películas cómodas, muy fieles a su estilo, con sus colaboradores habituales, que no aportaban nada a su filmografía, y últimamente hacían aguas, sobre todo la totalmente fallida Sombras tenebrosas. Por eso ha escogido una historia real, que aunque mantiene elementos que remiten al universo del realizador –sobre todo porque aborda personajes marginales y vuelve a contar con los guionistas Scott Alexander y Larry Karaszewski, autores de la excepcional Ed Wood– se aparta por completo de sus historias siempre estrechamente relacionadas con la fantasía y el terror. Acierta al prescindir de sus inseparables Johnny Depp y Helena Bonham Carter, símbolos de su decadencia y escaso interés por abrir caminos nuevos, y aunque ha vuelto a recurrir como compositor a Danny Elfman, éste ha realizado un apreciable esfuerzo para parecer diferente, entregando una partitura melodramática brillante, sin sus coros de siempre. Big Eyes trata de bucear en las causas de lo ocurrido, sobre todo en el conservadurismo de la época, donde las mujeres lo tenían más difícil para salir adelante en el mundo de la pintura, pero viene a concluir que en realidad el responsable último es el embustero de Walter Keane, y cierta ingenuidad por parte de la bondadosa Margaret. Aparte, realiza una apología de la cultura popular, defendiendo el derecho del público a tener lo que le gusta, por encima de esnobismos y tendencias marcadas por los gurús de turno (el crítico encarnado por el veterano Terence Stamp es de lo mejor de la cinta). Resulta difícil no entresacar de Big Eyes una metáfora de las dificultades que atraviesa la creación artística, y si se sustituye a la pintora protagonista por un cineasta, y al embaucador Keane por un productor, es fácil darse cuenta de que Burton ha dejado mucho de sí mismo en el relato. Quien conozca a Tim Burton no encontrará extraño que sobre todo se encuentre a gusto con el villano, al que no pretende justificar, pero sí retratar con cierto equilibrio, concediéndole al menos su mérito a la hora de vender con sus dotes para el engaño. A pesar del excelente trabajo de Christoph Waltz, lo cierto es que sus rasgos estrafalarios no acaban de encajar del todo con el resto de la película, como los interpretados habitualmente por Depp (por ejemplo, el número que monta en el juzgado desentona bastante). Y finalmente ni éste, ni el personaje de la siempre brillante Amy Adams logran a pesar de sus rarezas conmover como otros ‘freaks’ anteriores del cineasta, rebosantes de humanidad. Una pena, porque en ese caso quizás Big Eyes habría figurado entre las grandes obras del responsable de Eduardo Manostijeras y Big Fish.

6/10
Al encuentro de Mr. Banks

2013 | Saving Mr. Banks

Tras dos décadas tratando de persuadir a Pamela Travers para llevar al cine su emblemática obra “Mary Poppins”, Walt Disney logra un principio de acuerdo con la autora, en dificultades económicas, que incluye la aprobación del guión y del reparto, entre otras exigencias. Pero la señora Travers -así le gusta que la llamen- no estampará su firma en el contrato sin antes haber viajado a California para observar sobre el terreno en que puede ir a parar la aventura cinematográfica. Será un viaje también al pasado, los tristes recuerdos de infancia en Australia que inspiraron a “Mary Poppins” se agolparán en su cabeza, conformando un muro de resistencia frente a Walt y su equipo, a la hora de dar su conformidad a las ideas sobre las que quiere cimentarse la película. Encantadora película que explica con idas y vueltas del pasado la gestación de “Mary Poppins”, la novela, y Mary Poppins, la película. Con un guión de las televisivas y poco conocidas Sue Smith y Kelly Marcel, y suaves transiciones entre presente británico-americano y pasado australiano, John Lee Hancock, que hasta ahora había demostrado ser un buen artesano a la hora de contar historias muy humanas basadas en hechos reales -The Rookie, El Álamo (2004), The Blind Side (Un sueño posible)-, logra su mejor trabajo. Llama la atención el equilibrio logrado entre las situaciones propias de comedia provocadas por el difícil carácter de Pamela, y los momentos dramáticos por un pasado no bien digerido, y al que una fantástica novela infantil había servido para practicar una suerte de exorcismo. La invitación al perdón y el deseo de no juzgar con dureza al propio progenitor son ideas hermosas que atraviesan la trama. Las piezas encajan, todo fluye con naturalidad en esta película capaz de elevar el espíritu y alimentar los sueños. Los momentos en el estudio, con los letristas y compositores presentando sus canciones, Walt entusiasmado, y Pamela poniendo sus peros, son fantásticos. Realmente Emma Thompson está pletórica dando vida a la escritora encerrada en sus inseguridades, que trata de combatir mostrando una rotundidad y una lengua afilada que le permitan guardar las distancias. Y Tom Hanks supera con nota su caracterización de Walt Disney, empresa nada sencilla al tratarse de un personaje tan conocido por sus populares apariciones en la pequeña pantalla. Todos los personajes secundarios, como el chófer de Paul Giamatti, tienen su encanto, y ninguno carece de importancia. Los tramos del pasado presentan el necesario peso específico y acaban iluminando completamente el presente en el momento adecuado, hasta explicar el inteligente e intraducible título original de la película, “Saving Mr. Banks”. Es cierto que hay momentos que da la impresión de que deberían haber sido memorables, como la reunión londinense, a los que falta un poco de chispa. Pero a cambio hay en puñado de momentos verdaderamente mágicos, entre los que no es el menor en emotividad el de la premiere de ese film ya clásico titulado Mary Poppins, hecho realidad por la tenacidad de uno de los grandes de la historia del cine.

7/10
A Glimpse Inside the Mind of Charles Swan III

2012 | A Glimpse Inside the Mind of Charles Swan III

Moonrise Kingdom

2012 | Moonrise Kingdom

Tras debutar en el campo de los dibujos animados con Fantástico Sr. Fox, Wes Anderson vuelve a la imagen real con Moonrise Kingdom, elegida para inaugurar el Festival de Cine de Cannes. Como es habitual, el propio Anderson ha escrito el guión, con la ayuda de Roman Coppola, con el que ya había elaborado el libreto de Viaje a Darjeeling. Años 60, en una isla de Nueva Inglaterra. Sam, un preadolescente, huye del campamento de scouts para reunirse con Suzy, la chica de la que se ha enamorado, y emprender un viaje hacia territorio selvático. Trata de encontrarles el capitán Sharp, de la policía local, mientras que el jefe de scouts Ward también ha emprendido la búsqueda por su cuenta con los otros chicos a su cargo. Como cabía esperar, Anderson se mantiene dentro de su particular mundo personal, marcado por un tono surrealista, personajes estrafalarios, frescos golpes de humor y abundancia de imágenes coloridas. En suma, vuelve a realizar una apología de la excentricidad, con otro joven protagonista con gafas como el de Academia Rushmore, su debut, que a pesar de su apariencia chocante parece tener dotes excepcionales. Una vez más vuelve a estar muy presente la reivindicación de la necesidad de la unidad familiar. A diferencia de otros de sus títulos, como Life Aquatic, que parecía concebido únicamente para sus incondicionales más acérrimos, Moonrise Kingdom tiene un ritmo dinámico, se sigue con interés y logra conmover a través de su exploración del descubrimiento del amor. La huida juvenil de los protagonistas no oculta estar inspirada en "El guardián entre el centeno", el célebre libro de J.D. Salinger. Como es habitual, el realizador ha seducido a conocidos actores. como Edward Norton, Frances McDormand y Bruce Willis, en registros sorprendentes. No puede evitar Anderson ofrecer una vez más la sensación de que en Moonrise Kingdom ha desaprovechado a parte del reparto, como en el caso de la gran Tilda Swinton, que tiene un mínimo papel como asistente social, o el de Harvey Keitel, eficaz, pero breve. Tampoco tienen una enorme presencia esta vez Bill Murray y Jason Schwartzman, sus actores fetiche. Los auténticos reyes de la función son los jóvenes debutantes Jared Gilman y Kara Hayward, así como el resto del reparto juvenil, que logra personajes muy mimetizados con el universo de Anderson.

6/10
Scott Pilgrim contra el mundo

2010 | Scott Pilgrim vs. the World

Scott Pilgrim es un jovenzuelo bajista del grupo musical Sex Bob-omb, apasionado de los videojuegos, y que aún no ha superado que le dejara su novia, que triunfa en el mundo del rock. En la actualidad sale con una colegiala china, aunque sus intereses amorosos cambian cuando conoce a la atractiva Ramona Flowers, una joven que cambia con frecuencia el color de su pelo, y que tiene una particularidad: una colección de ex novios que se van a enfrentar a mortales combates a Scott Pilgrim, que no podía imaginar que conquistar a la chicas de los sueños iba a convertirse en empresa tan difícil.Edgar Wright (Zombies Party, Arma fatal) sigue su línea habitual de historias estrambóticas al acometer la empresa de adaptar las novelas gráficas de Bryan Lee O'Malley. El punto de vista es todo el tiempo el de Scott Pilgrim y su calenturienta imaginación que ve la vida como un videojuego, donde sus evoluciones vendrían a ser como subir de nivel, y hasta en ocasiones puede lograr vidas extra o armas secretas para seguir avanzando, como ocurre en el mundo videoconsolero. Tal planteamiento sorprende al principio, da la impresión de que estamos ante un film fresco y ocurrente, que explota las posibilidades visuales comiqueras y de videojuego en el mundo del cine. Pero en realidad, se trata únicamente de una impresión. Pasada la sorpresa, nos encontramos ante una trama reiterativa, en que el antihéroe protagonista debe enfrentarse a un ex detrás de otro, todo ello dentro de un maremágnum tremendamente superficial en lo relativo a la mirada al amor y la afectividad. Así pues, tenemos lo de siempre de cierto irresponsable cine adolescente, aunque se disfrace con la excusa de película alocada: hacerlo o no hacerlo, engañar a quien quieres, o la puesta en condiciones de igualdad de las relaciones heterosexuales y homosexuales, todo vale, si se quieren. Eso sí, al final llega la moralina barata -aunque menos da una piedra- de que hay que dejar atrás el egoísmo y la infidelidad para alcanzar el amor verdadero. Protagoniza la cinta Michael Cera, un actor que va camino de convertirse en eterno adolescente de la pantalla, a imagen y semejanza de lo que le ocurriera allá por los 80 a otro intérprete de aspecto aniñado, Michael J. Fox.

4/10
Bored to Death (2ª temporada)

2010 | Bored to Death (Season 2) | Serie TV

Segunda temporada con ocho nuevos episodios de esta prestigiosa serie cómica de la HBO que narra las aventuras de un pobre novelista reconvertido en investigador privado. La serie se basa en la vida del propio creador, Jonathan Ames. En esta temporada el trío compuesto por los comediantes Jason Schwartzman, Ted Danson y Zach Galifianakis, sumarán más y más escenas de humor surrealista y tontorrón, pero que tiene su garra. 

5/10
Directo a la fama

2009 | The Marc Pease Experience

Ocho años atrás Marc Pease formó parte del equipo de actores del instituto. Él era uno de los que destacaba, en opinión del profesor Jon Gribble. Sin embargo, Pease sigue anclado en esa época y, obsesionado con el éxito, quiere triunfar con un patético grupo de canto "a capella", formado por antiguos compañeros. Para grabar una maqueta del grupo necesita la ayuda de su antiguo profesor, pero éste va eludiendo como puede a su antiguo alumno. Y mientras tanto, en el instituto están montando una adaptación musical de "El mago de Oz", en la que participa la novia adolescente de Marc. El joven director Todd Louiso (Con amor, Liza) fracasa estrepitosamente con este producto increíblemente malo, donde ni siquiera hay algo –música, gags, interpretaciones– que valga la pena. Es prácticamente imposible hacer una comedia con menos gracia. La historia es una bobada y se supone que las caras de 'empanao' de Jason Schwartzman son el no va más del humor, ¡madre mía!... Sorprende que este actor siga en la brecha, y más aún haciendo comedias, pues además de repetirse continuamente –Extrañas coincidencias, Viaje a Darjeeling– resulta que es asombrosamente mediocre. Además, Directo a la fama es la peor película de Ben Stiller (que también las tiene verdaderamente malas). Y la pena es que una joven actriz con gran potencial, como Anna Kendrick (Up in the Air), se haya dejado engañar para participar en esto.

2/10
Hazme reír

2009 | Funny People

Sorprendente comedia de Judd Apatow, para empezar por su inusual duración, casi dos horas y media. Sigue a George Simmons, un importante actor de comedia, al que le acaban de diagnosticar una enfermedad terminal. Hecho polvo, y sin nadie a quien contárselo, va a un local donde suelen acudir aspirantes a comediantes a hacer sus monólogos, con el deseo de hacerse un hueco en el difícil mundo de los profesionales de la risa. Allí le caen en gracia Ira y Leo, dos novatos, hasta el punto de que al día siguiente llama a Ira para que le componga gags cara a sus actuaciones en vivo, al tiempo que se convierte en una suerte de secretario y confidente. Primero en saber del grave estado de salud de George, le aconsejará que aproveche el tiempo que le queda para estar con sus seres queridos.Judd Apatow se ha convertido en el comediante de moda en Hollywood, combinando según le da los roles de guionista, director y productor. Aquí aúna los tres, en una trama con buen ritmo y cierta moraleja, como ocurría en Lío embarazoso, aunque el contexto sea conscientemente frívolo, sobre todo en su limitada mirada al sexo, donde no faltan las zafiedades de rigor. A veces da la impresión de que Apatow lleve a cuestas el complejo de que le tachen de moralizante. Porque lo cierto es que dentro del humor bestial que le ha dado fama, plantea la idea de qué cosas son las que hacen que la vida merezca la pena. George ha alcanzado las cotas más altas en su profesión, posee todo lo que el dinero puede comprar, se ha acostado con mujeres hermosas... Pero se ha alejado de su familia, y nunca se casó, dejó escapar a la mujer de su vida, la aventura de tener hijos. Curiosamente es la cercanía de la muerte lo que hace que se replantee las cosas, aunque un inteligente giro de guión invita a reflexionar sobre la sinceridad de ciertas resoluciones.Un grupo de actores cómicos con los que Apatow se siente muy a gusto, representan la función. Adam Sandler es el protagonista al que acecha la muerte, un rol con su lado un poquitín serio, tiene algo de su trabajo en En un lugar de la memoria. A Seth Rogen le toca hacer de “Pepito Grillo”, él es el inesperado amigo con ciertos principios, que asume su obligación de decir las cosas a las claras. Y luego están esos personajes cuya función principal es hacer reír, como Jonah Hill y Jason Schwartzman.De justicia es reconocerlo, aunque el film en parte sea una mirada al propio ombligo -el ombligo cómico de Apatow y compañía, al que se le perdonan todos sus excesos- contiene un buen puñado de gags que funcionan. Está, por supuesto, esa especie de homenaje a los profesionales de la comedia, y el tono es más festivo que el de otro título de estas características, El rey de la comedia de Martin Scorsese. Y una cierta capacidad de reírse de uno mismo, no tomarse demasiado en serio, una receta siempre eficaz, y que tiene un buen botón de muestra en ese intercambio entre Ira y el auténtico cantante James Taylor: “¿No te cansas de cantar siempre las mismas canciones?”, le dice el primero, a lo que el otro repone “¿No te cansas de hacer siempre bromas con la p.....?”.

5/10
Bored to Death

2009 | Bored to Death | Serie TV

Jonathan, joven escritor, sufre una crisis creativa. Se siente incapaz de escribir su segunda novela. Además, intenta superar la ruptura con su amada, que fue incapaz de soportar su afición a la bebida. Para olvidar la tristeza de su vida, Jonathan fantasea con ser un detective privado.  Interesante serie de HBO creada por el columnista Jonathan Ames, que se basa parcialmente en su propia vida.

6/10
Viaje a Darjeeling

2007 | The Darjeeling Limited

Película a película el texano Wes Anderson se ha ganado una fama de tipo peculiar, con una visión tragicómica de la existencia, muy, pero que muy suya. Su éxito se debe seguramente a que propone historias distintas a lo acostumbrado, bien sea sobre familias de genios (Los Tenenbaums), un alumno de dotes extraordinarias (Academia Rushmore) o una paranoica aventura marina (Life Aquatic). En este caso ofrece más de lo mismo, es decir un planteamiento caprichoso y un desarrollo disparatado, donde nunca se sabe qué puede venir después. Tres hermanos, que no se ven desde hace un año, se dan cita en un tren que viaja por las tierras de la India. Han sido convocados allí por el hermano mayor Francis, que tiene preparada una sorpresa para Peter y Jack: reencontrarse con su madre, que se ha hecho monja en un pueblo perdido del país. Su intención es que realicen un viaje espiritual hasta dar con ella. El film se estrena junto al cortometraje Hotel Chevalier, que narra el encuentro sexual de uno de los hermanos (Jack) con su novia (Natalie Portman) en la habitación de un hotel parisino.  El principal “handicap” de esta película es que la historia que propone Wes Anderson no interesa lo más mínimo. El guión está formado por un conjunto de ideas que a duras penas parecen conducir a un todo unitario, y en cualquier caso muchas resultan prescindibles. Hay humor, pero es un humor difícil, no hecho de gags, sino de situaciones raras –como el ambiente del compartimiento de los hermanos, trasunto del de los hermanos Marx– y de la misma concepción de los personajes, unos tipos algo mastuerzos, los tres con sus señas de identidad: Francis, con la cabeza vendada por un accidente y siempre organizando la vida de los demás; Peter, el recolectador de las cosas de su padre muerto y agobiado porque su mujer está embarazada; y Jack, con una singular relación a distancia con su novia y enamoradizo empedernido. El conjunto puede hacer reír a algunos espectadores y a otros dejarlos completamente indiferentes. El aspecto visual es quizá lo más sobresaliente del film. Anderson sabe crear una atmósfera “ad hoc” para las situaciones surrealistas que plantea, especialmente en las imágenes a cámara lenta, o en los travellings laterales del tren. También destaca el reparto, que sin duda se esfuerza y que incluye a algunos de los actores fetiche de Anderson (Jason Schwartzman, Owen Wilson, Anjelica Huston). Pero es poco bagaje para un film absolutamente anodino.

3/10
María Antonieta

2006 | Marie Antoinette

Vuelve Sofia Coppola a indagar en el eterno femenino, algo que a todas luces se ha convertido en su especialidad. Pero si sus anteriores filmes -Las vírgenes suicidas, Lost in Translation- acontecían en la época actual, ahora da un salto hacia atrás en el tiempo y nos sumerge en la corte francesa del siglo XVIII, para ofrecernos su personal visión de una de las más famosas reinas de la historia: María Antonieta, casada a los 15 años con Luis XVI y reina de Francia durante 19 años. Para componer el film, la guionista y directora rechazó la famosa biografía escrita por Stefan Zweig, ya que consideró que trazaba a una María Antonieta demasiado responsable y juiciosa en su comportamiento. Coppola prefirió basarse en la versión ofrecida por Antonia Fraser, y narrar una historia acerca de una joven desenfadada, jovial, caprichosa y despilfarradora, con las despreocupaciones de la juventud muy agudizadas y con poca conexión con la realidad. En definitiva, una joven normal que sin ser consciente de su situación, se encontró desgraciadamente en el ojo del huracán de la convulsa revolución francesa. No cabe duda de que el film pone en la picota la decadencia de la monarquía francesa previa a la revolución. Toda la vida de la corte es frívola, tediosa, vacía hasta lo absurdo, llena de gente y costumbres ridículas ("esto es Versalles", explica irónicamente un personaje). Kirsten Dunst hace un trabajo realmente notable, pleno de naturalidad, y diríase que se ha convertido ya en la actriz fetiche de la directora, tras su estupendo y primerizo papel en Las vírgenes suicidas.

6/10
Shopgirl

2005 | Shopgirl

Mirabelle (Claire Danes) es un dependienta de una tienda de guantes en Beberly Hills. Su trabajo le aburre y además, no tiene mucho éxito en el terreno amoroso. Pero las cosas para ella van a cambiar. Un día conoce a Ray (Steve Martin), un millonario divorciado por el que se siente atraída; pero también entra en su vida Jeremy, un muchacho joven, algo atolondrado, que quiere ser músico. Ray le propone una relación sin compromisos y en la que puede colmarla de regalos, pero Jeremy tiene un encanto especial y entre los dos surge la química. Mirabelle deberá decidir entre uno u otro. Comedia romántica basada en la novela del propio Steve Martin y dirigida por Anand Tucker (Hilary y Jackie). La historia resume la idea de que las relaciones son complicadas y no siempre calzan como un guante. Claire Danes es la chica desencantada que de repente le llega el amor por dos bandas. Steve Martin se sale del papel de padre de familia, que normalmente nos tiene acostumbrados, (Doce en casa, El padre de la novia, Se montó la gorda, Dulce hogar... ¡A veces!) e interpreta aquí a un seductor cincuentón. El feúcho Jason Schwartzman completa el triángulo amoroso de la función.

6/10
Embrujada (2005)

2005 | Bewitched

La moda de adaptar series de éxito a la pantalla continúa, tras las versiones cinematográficas de El fugitivo, Starsky & Hutch, Los ángeles de Charlie, etc. y los próximos estrenos de Corrupción en Miami y Misión imposible 3. Desde luego, la pareja de guionistas formada por la directora Nora Ephron, autora de Algo para recordar y Tienes un e-mail, y su hermana, Delia, se ha esforzado por darle originalidad a este remake cinematográfico de la serie Embrujada, un hito televisivo de los años 60. Resulta que un famoso actor, Jack Wyattt, no atraviesa su mejor momento y necesita urgentemente un éxito para volver a la cúspide. Por esta razón, está preparando la versión moderna de la famosa serie, y acaba contratando como protagonista sin saberlo a una bruja de verdad. Se trata de Isabel, una bruja moderna cansada de hacerse la vida fácil a base de conjuros. Jack conoce accidentalmente a Isabel y se queda fascinado por su nariz, que recuerda a la de Elizabeth Montgomery, protagonista de la serie original. Decide contratarla, puesto que se trata de una absoluta desconocida, y de esta forma no tiene posibilidades de hacerle sombra en la pantalla. Rodar Embrujada sin Elizabeth Montgomery, fallecida en 1995, era quizá el mayor riesgo de este proyecto. Pero la directora sortea el obstáculo ‘a lo grande’ contratando a Nicole Kidman, actriz de tanta calidad que compone un personaje memorable, lleno de matices. Su bruja es muy humana, amable, algo ingenua, con remordimientos por usar su magia de forma egoísta. A la actriz le secunda Will Ferrell, uno de los cómicos más prestigiosos del momento, tras su hilarante trabajo con Woody Allen en Melinda y Melinda. El reparto lo completan los veteranos Michael Caine y Shirley McLaine. Nora Ephron les convenció asegurando que su film sería un homenaje a la serie, y no la imitaría milimétricamente. A pesar del aire de modernidad, se mantiene la esencia de la comicidad del original: la guerra de sexos, y la lucha de poder en una pareja. Los protagonistas discuten y se pelean mucho, y a pesar de que Kidman y Ferrell forman una de las parejas menos convencionales que hayan pasado por la pantalla en los últimos años (junto a Julia Roberts y Woody Allen en Todos dicen I Love You), los actores dan cierta magia a su supuesta relación. Incluye también algún toque de crítica a Hollywood, que olvida a sus actores fracasados, y al afán de estos últimos por acaparar planos en las producciones en que intervienen.

6/10
Extrañas coincidencias

2004 | I Heart Huckabees

Albert, joven obsesionado con la ecología que intenta salvar una zona verde que va a ser edificada, acude a una pareja de ‘detectives existenciales’, para que solucionen el caos existencial en el que vive. Poco después, conoce a Tom, un bombero obsesionado por la utilización del petróleo. David O. Russell dirigió la interesante Tres reyes, en cuyo reparto figuraba el actor y director Spike Jonze. El nuevo trabajo de Russell supone un cambio absoluto de registro y parece imitar en cierta forma el tono surrealista de Jonze en películas como Adaptation. El ladrón de orquídeas, pero con secuencias más absurdas y humorísticas. Aunque cuesta encontrarle sentido al film, este tono absurdo sirve para realizar una crítica del mundo moderno, de la que se deduce que algunas de las cosas que hacemos son absurdas, y que el nihilismo que impregna la sociedad no lleva a ninguna parte. En un reparto repleto de estrellas destacan Dustin Hoffman y Lily Tomlin como excéntricos detectives y Naomi Watts, una modelo que prefiere ir vestida de pobre.

4/10
Spun

2002 | Spun

Ross es un adicto al speed. Cuando va a ver a Spider, su camello habitual, éste le presenta una nueva droga creada por su amigo The Cook, y que le llevará a estados de “cuelgue” nunca vistos. En sus movimientos de cámara frenéticos y un montaje dinámico se nota que el director de esta cinta, Jonas Akerlund, es un reputado director de videoclips de Madonna y otros célebres artistas. Akerlund ha contado con actores de peso, pero no juzga a sus personajes, drogadictos que parecen irrecuperables, pues se limita a seguirles durante tres días, y a aportar mucho humor negro.

4/10
Academia Rushmore

1998 | Rushmore

Max Fischer es un estudiante de la academia Rushmore de dotes extraordinarias. Tras sus gafas de pasta negra y su aspecto de “repelente niño Vicente” se esconde un chico de gran sensibilidad, que no para de organizar actividades extraescolares: clubes de francés, esgrima, apicultura, astronomía; todos los deportes imaginables; dirección de obras de teatro... Además, es el preceptor de un estudiante más joven. Paradójicamente, sus notas no son demasiado buenas. El chico enseguida llama la atención de un millonario, el señor Bloom, padre de alumnos y benefactor del excluvisista colegio. Y de una profesora, la señorita Cross, de la que Max no puede evitar enamorarse, y para la cual se dispone a construir un acuario... ¡en medio del campo de béisbol de Rusmore! Singular película escolar, que no se parece a ninguna otra. Wes Anderson, que también firma el guión, urde una trama divertidísima, de ritmo endiabladamente ágil, donde también hay lugar para alguna lagrimita. El film incluye apuntes biográficos del director, que confiesa que le encantaba montar obras de teatro en el colegio. A la vez, hay tiempo para tocar cuestiones como la búsqueda del amor, la amistad, el perdón, la iniciativa, la ayuda a los demás... El gran descubrimiento del film es el desconocido Jason Schwartzman, que da vida a Max. Le apoyan con enorme fuerza el subvalorado Bill Murray (Atrapado en el tiempo), la actriz Olivia Williams (El sexto sentido) y el veterano Seymour Cassel (candidato al Oscar por su papel en Faces, de John Cassavetes).

7/10
Isla de perros

2018 | Isle of Dogs

Un futuro cercano. Cuando se extiende una epidemia de una enfermedad canina, Kobayashi, alcalde de la ciudad de Megasaki, en Japón, toma la decisión de desterrar a toda la población de perros a la Isla Basura, que tras sufrir los efectos de una erupción volcánica, un terremoto y un tsunami se ha convertido en un vertedero, lleno de desechos, entre los que estos animales tratan de buscar algo comestible, para sobrevivir. Atari, un niño de 12 años tutelado por el primer edil, vuela hasta el lugar en una avioneta destartalada para encontrar a Spots, su mascota, la primera que fue deportada para dar ejemplo. Le ayudan en esta tarea Rex, Boss, King y Duke, cuatro carismáticos canes. Segundo largometraje de stop-motion de Wes Anderson, rodado casi una década después de Fantástico Sr. Fox, que adaptaba un cuento de Roald Dahl; aquí se nota que carece de una base literaria tan imaginativa, por lo que no llega a la altura. Quizás falta desarrollo a los personajes y algo de emotividad que conecte con el espectador. Pese a ser un film de dibujos, renuncia al público infantil por algunos detalles de humor muy negro. Sin embargo, apasionará a los incondicionales del realizador, pues mantiene su potencia visual de siempre, con imágenes caracterizadas por sus colores pastel y la simetría de encuadres. Tampoco faltan sus personajes estrafalarios llenos de simpatía, y el peculiar humor del guión, coescrito por él mismo junto a sus colaboradores habituales Roman Coppola y Jason Schwartzman (primos entre sí y amigos suyos desde la infancia), y el debutante en estas lides Kunichi Nomura, actor de su film El gran hotel Budapest. Todo indica que este último ha ejercido como asesor para los fascinantes homenajes a Japón, y al cine de este país oriental, pues trae a la memoria a realizadores como Akira Kurosawa y Yasujiro Ozu (aunque los fríos laboratorios remiten a Stanley Kubrick). En la versión original los personajes humanos hablan en japonés, mientras que los perros se expresan en inglés, lo que refuerza el tono surrealista habitual de Anderson. Mientras que la mayor parte de su cine parece abstraerse de la realidad, evitando los temas sociales, aquí se desarrolla con elegancia una apología de la unión entre marginales, para corregir las desigualdades del sistema. También se denuncia la corrupción política. Técnicamente muy cuidada, en Isla de perros resulta especialmente encantadora la historia de amor entre Jefe y la coqueta perra de exposición Nutmeg.

6/10
Mozart in the Jungle

2014 | Mozart in the Jungle | Serie TV

El veterano director de la orquesta sinfónica de Nueva York se jubila, pero la junta directiva ha fichado al joven Rodrigo, de gran talento pero ocurrencias imprevisibles. Es la oportunidad para que la joven Hailey, que toca el oboe y debe ganarse la vida dando clases a adolescentes ricos, consiga integrarse en la orquesta, aprovechando que Rodrigo ha convocado audiciones. Serie televisiva compuesta de episodios de menos de media hora, con formato de comedia y disparatado sentido del humor muy de sus creadores, el trío compuesto por Roman Coppola, Jason Schwartzman y Alex Timbers. Está claro que el choque de egos típico del mundo artístico da pie para componer situaciones divertidas, pero acaban cansando las reiterativas bromas sexuales en que se juega con connotaciones zafias relativas a los instrumentos y ejecuciones musicales. La idea, como sugiere el título, es que crear arte sinfónico en el caos urbano de la Gran Manzana es complicado, pero tal idea se explota de un modo algo limitado. Hay acierto en el casting, desde luego el personaje de Rodrigo le viene al pelo a Gael García Bernal. Dirige varios episodios Paul Weitz, que por desgracia a veces se acerca más a American Pie que a Un niño grande, sus dos películas más conocidas.

5/10
Viaje a Darjeeling

2007 | The Darjeeling Limited

Película a película el texano Wes Anderson se ha ganado una fama de tipo peculiar, con una visión tragicómica de la existencia, muy, pero que muy suya. Su éxito se debe seguramente a que propone historias distintas a lo acostumbrado, bien sea sobre familias de genios (Los Tenenbaums), un alumno de dotes extraordinarias (Academia Rushmore) o una paranoica aventura marina (Life Aquatic). En este caso ofrece más de lo mismo, es decir un planteamiento caprichoso y un desarrollo disparatado, donde nunca se sabe qué puede venir después. Tres hermanos, que no se ven desde hace un año, se dan cita en un tren que viaja por las tierras de la India. Han sido convocados allí por el hermano mayor Francis, que tiene preparada una sorpresa para Peter y Jack: reencontrarse con su madre, que se ha hecho monja en un pueblo perdido del país. Su intención es que realicen un viaje espiritual hasta dar con ella. El film se estrena junto al cortometraje Hotel Chevalier, que narra el encuentro sexual de uno de los hermanos (Jack) con su novia (Natalie Portman) en la habitación de un hotel parisino.  El principal “handicap” de esta película es que la historia que propone Wes Anderson no interesa lo más mínimo. El guión está formado por un conjunto de ideas que a duras penas parecen conducir a un todo unitario, y en cualquier caso muchas resultan prescindibles. Hay humor, pero es un humor difícil, no hecho de gags, sino de situaciones raras –como el ambiente del compartimiento de los hermanos, trasunto del de los hermanos Marx– y de la misma concepción de los personajes, unos tipos algo mastuerzos, los tres con sus señas de identidad: Francis, con la cabeza vendada por un accidente y siempre organizando la vida de los demás; Peter, el recolectador de las cosas de su padre muerto y agobiado porque su mujer está embarazada; y Jack, con una singular relación a distancia con su novia y enamoradizo empedernido. El conjunto puede hacer reír a algunos espectadores y a otros dejarlos completamente indiferentes. El aspecto visual es quizá lo más sobresaliente del film. Anderson sabe crear una atmósfera “ad hoc” para las situaciones surrealistas que plantea, especialmente en las imágenes a cámara lenta, o en los travellings laterales del tren. También destaca el reparto, que sin duda se esfuerza y que incluye a algunos de los actores fetiche de Anderson (Jason Schwartzman, Owen Wilson, Anjelica Huston). Pero es poco bagaje para un film absolutamente anodino.

3/10
Mozart in the Jungle

2014 | Mozart in the Jungle | Serie TV

El veterano director de la orquesta sinfónica de Nueva York se jubila, pero la junta directiva ha fichado al joven Rodrigo, de gran talento pero ocurrencias imprevisibles. Es la oportunidad para que la joven Hailey, que toca el oboe y debe ganarse la vida dando clases a adolescentes ricos, consiga integrarse en la orquesta, aprovechando que Rodrigo ha convocado audiciones. Serie televisiva compuesta de episodios de menos de media hora, con formato de comedia y disparatado sentido del humor muy de sus creadores, el trío compuesto por Roman Coppola, Jason Schwartzman y Alex Timbers. Está claro que el choque de egos típico del mundo artístico da pie para componer situaciones divertidas, pero acaban cansando las reiterativas bromas sexuales en que se juega con connotaciones zafias relativas a los instrumentos y ejecuciones musicales. La idea, como sugiere el título, es que crear arte sinfónico en el caos urbano de la Gran Manzana es complicado, pero tal idea se explota de un modo algo limitado. Hay acierto en el casting, desde luego el personaje de Rodrigo le viene al pelo a Gael García Bernal. Dirige varios episodios Paul Weitz, que por desgracia a veces se acerca más a American Pie que a Un niño grande, sus dos películas más conocidas.

5/10
Hazme reír

2009 | Funny People

Sorprendente comedia de Judd Apatow, para empezar por su inusual duración, casi dos horas y media. Sigue a George Simmons, un importante actor de comedia, al que le acaban de diagnosticar una enfermedad terminal. Hecho polvo, y sin nadie a quien contárselo, va a un local donde suelen acudir aspirantes a comediantes a hacer sus monólogos, con el deseo de hacerse un hueco en el difícil mundo de los profesionales de la risa. Allí le caen en gracia Ira y Leo, dos novatos, hasta el punto de que al día siguiente llama a Ira para que le componga gags cara a sus actuaciones en vivo, al tiempo que se convierte en una suerte de secretario y confidente. Primero en saber del grave estado de salud de George, le aconsejará que aproveche el tiempo que le queda para estar con sus seres queridos.Judd Apatow se ha convertido en el comediante de moda en Hollywood, combinando según le da los roles de guionista, director y productor. Aquí aúna los tres, en una trama con buen ritmo y cierta moraleja, como ocurría en Lío embarazoso, aunque el contexto sea conscientemente frívolo, sobre todo en su limitada mirada al sexo, donde no faltan las zafiedades de rigor. A veces da la impresión de que Apatow lleve a cuestas el complejo de que le tachen de moralizante. Porque lo cierto es que dentro del humor bestial que le ha dado fama, plantea la idea de qué cosas son las que hacen que la vida merezca la pena. George ha alcanzado las cotas más altas en su profesión, posee todo lo que el dinero puede comprar, se ha acostado con mujeres hermosas... Pero se ha alejado de su familia, y nunca se casó, dejó escapar a la mujer de su vida, la aventura de tener hijos. Curiosamente es la cercanía de la muerte lo que hace que se replantee las cosas, aunque un inteligente giro de guión invita a reflexionar sobre la sinceridad de ciertas resoluciones.Un grupo de actores cómicos con los que Apatow se siente muy a gusto, representan la función. Adam Sandler es el protagonista al que acecha la muerte, un rol con su lado un poquitín serio, tiene algo de su trabajo en En un lugar de la memoria. A Seth Rogen le toca hacer de “Pepito Grillo”, él es el inesperado amigo con ciertos principios, que asume su obligación de decir las cosas a las claras. Y luego están esos personajes cuya función principal es hacer reír, como Jonah Hill y Jason Schwartzman.De justicia es reconocerlo, aunque el film en parte sea una mirada al propio ombligo -el ombligo cómico de Apatow y compañía, al que se le perdonan todos sus excesos- contiene un buen puñado de gags que funcionan. Está, por supuesto, esa especie de homenaje a los profesionales de la comedia, y el tono es más festivo que el de otro título de estas características, El rey de la comedia de Martin Scorsese. Y una cierta capacidad de reírse de uno mismo, no tomarse demasiado en serio, una receta siempre eficaz, y que tiene un buen botón de muestra en ese intercambio entre Ira y el auténtico cantante James Taylor: “¿No te cansas de cantar siempre las mismas canciones?”, le dice el primero, a lo que el otro repone “¿No te cansas de hacer siempre bromas con la p.....?”.

5/10

Últimos tráilers y vídeos