IMG-LOGO

Biografía

Lizabeth Scott

Lizabeth Scott

92 años ()

Lizabeth Scott

Nació el 29 de Septiembre de 1922 en Scranton, Pensilvania, EE.UU.
Falleció el 31 de Enero de 2015 en Los Angeles, California, EE.UU.

Rubia fatal

05 Octubre 2011

Vivió la mejor época del cine negro clásico y dejó constancia de su magnetismo con algunas películas memorables. Lizabeth Scott falleció el 31 de enero de 2015 a los 92 años, por un ataque al corazón en Los Ángeles.

Su rostro resulta raro, como el de una muñeca adulta o como si hubiera sido retocado demasiado por un cirujano. Desde luego resulta inquietante su mirada directa de ojos separados, su tez exageradamente blanca, su nariz ancha y sus labios finos y alargados, su melena platino repeinada al estilo Veronica Lake, aunque en su versión corta... Pero ese rostro singular, que atrae y estremece, es también el causante de que no se olvide.

Lizabeth Scott nació con el nombre de Emma Matzo, el 29 de septiembre de 1922 en un pueblecito de Pennsylvania. Estudio en el Alvienne School of Drama, de Nueva York, y muy pronto fue descubierta para el cine por Hal B. Wallis, el mítico productor de Casablanca, entre otras películas. Su primer film fue un drama romántico dirigido por el muy competente John Farrow en 1945, You Came Along. La película no era una obra imperecedera, pero la Scott dejó poso con su voz sensual y su atractivo de 23 años. Al año siguiente rodó El extraño amor de Martha Ivers, donde da muestras de su aire de mujer fatal, con planes perversos. En ese film, donde debutó Kirk Douglas, la Scott también dejó huella. Y a renglón seguido formó una imborrable pareja de cine negro junto a Humphrey Bogart en Callejón sin salida (1947), de John Cromwell. Se trata seguramente de la mejor película de su filmografía. La actriz, con un personaje de ética ambigua llamada Dusty, está fascinante, en la mejor línea de las heroínas del género. Con Burt Lancaster filmó sus dos siguientes películas, también con tramas criminales, La hija del pecado (1947) y Al volver a la vida (1948). Con Dick Powell, galán de musicales clásicos como Calle 42, rodó después La senda tentadora (1948), un film de trama fraudulenta sobre compañías de seguros.

Sus siguientes filmes no fueron muy destacables, aunque fueron dirigidos por grandes directores, como los maestros Jacques Tourneur (la comedia Vida fácil), William Dieterle (los thrillers Ciudad en sombras y Sólo una bandera, el western Red Mountain) o de nuevo John Cromwell (el drama Libertad bajo palabra). Problemático fue el rodaje de la película La Trampa (1951), un film notable sobre gángsters pero que tuvo que ser dirigido por varias personas. En 1953 cambió radicalmente de rol, formando trío de humor con los comediantes consumados Jerry Lewis y Dean Martin en la película Una herencia de miedo, de George Marshall.

Pero la carrera cinematográfica de Lizabeth Scott iba a romperse en mil pedazos. Por esos años, fue acusada de obscenidad por relacionarse con lesbianas. Su fama sufrió un duro golpe. Verdad o no, lo que es claro es que la actriz demandó a la revista Confidential por haber difundido chismes sobre sus preferencias sexuales. También es cierto que nunca se casó. Su carrera se frustró por completo, aunque aún tendría tiempo de rodar una película digna de recordar. Se trata de Loving You (1957), una de las primeras apariciones de Elvis Presley en la pantalla. Pero el mundo hollywoodiense de la actriz había concluido. Con el tiempo ya sólo apareció esporádicamente en algún capitulo de serie televisiva. Por fin, 25 años después volvió al cine para su canto del cisne, el thriller Historias peligrosas (1972).

Filmografía
Historias peligrosas

1972 | Pulp

Comedia decididamente excéntrica. Sigue a un escritor de novelas "pulp", que inesperadamente es fichado por un actor de películas de gángsteres de edad avanzada, para que le escriba sus memorias. Cuando acude a una isla del Mediterráneo para acometer su tarea, se encuentra con que su jefe es un tipo al que le gustan las bromas macabras; y le ha tomada a él por blanco. Disparatada película, con algunos momentos graciosos, y otros no tanto. Michael Caine es el escritor perplejo, y Mickey Rooney la estrella de Hollywood. La nota femenina la pone una actriz clásica del cine negro de serie B, Lizabeth Scott.

5/10
Loving You (1957)

1957 | Loving You

Una de tantas películas cuyo argumento servía de excusa para dar salida al talento musical del rey Elvis Presley (El barrio contra mí). La que nos ocupa no es ni la mejor ni la peor y ofrece buenas interpretaciones, incluida la de Elvis que, dicho sea de paso, era un actor bastante convincente. Deke es un joven que trabaja en una gasolinera, pero que tiene un don para la música. Un buen día será descubierto por una publicista y por un cantante de música 'country'. Al joven le espera la fama, pero verá que lograr el éxito no es tan fácil. La chica es la atractiva y enigmática Lizabeth Scott (Callejón sin salida). La película incluye muchos temas musicales, entre los que destacan "Hot Dog", "Mean Woman Blues" o "Loving You", que da título al film.

6/10
Amanecer incierto

1956 | The Weapon

Un niño dispara accidentalmente a su compañero de juegos. Creyendo que ha matado a su amigo, el chico se escapa en una trama que no concede tregua en la administración del suspense. La pistola que esconde, resulta ser el arma homicida de un caso de asesinato de un militar acontecido 10 años atrás. Un capitán del Ejército y un inspector de Scotland Yard, buscarán al muchacho a la vez que el asesino. Bien elaborado thriller, que sigue la estela del melodrama británico Amenaza siniestra (The Yellow Balloon) (1953), dirigido esta vez por sus actores, al público estadounidense. El entorno urbano se asemeja a la Viena de El tercer hombre de Carol Reed, permeada por la suciedad y la sombra, y atravesada por una opresiva sensación de desesperación. Como curiosidad, se puede citar el hecho de estar escrito por uno de los productores de las temporadas originales de Star Trek. 

6/10
Filón de plata

1954 | Silver Lode

Otro western rodado por Allan Dwan, esta vez situado en la pequeña ciudad de Silver Lode. Todo comienza cuando el sheriff McCart (Dan Duryea) interrumpe bruscamente la boda entre Dan (John Payne) y Rose (Lizabeth Scott) para detener al marido, acusándole de haber asesinado a su hermano. Ahora, la única posibilidad que tiene Dan de salir indemne de todo el asunto es demostrar su inocencia, cosa que no será nada fácil. De nuevo vemos a John Payne como protagonista, un actor que se convertiría en el favorito del director Allan Dawn, con quien volvería a contar en otros títulos como Ligeramente escarlata (1956) y El jugador (1955).

3/10
Bad for Each Other

1953 | Bad for Each Other

La trampa (1951)

1951 | The Rackett

Nick Scanlon es un violento gángster que llega a un acuerdo con los líderes del crimen organizado de toda la nación. El honesto capitán McQuigg intentará ponerle entre rejas. Adaptación de una obra teatral del poco conocido Bartlett Cormack. El rodaje fue problemático, ya que tuvieron que colaborar diversos directores, como Tay Garnett, Nicholas Ray, Sherman Todd y Mel Ferrer, aunque sólo aparece acreditado como realizador John Cromwell.

5/10
Libertad bajo palabra

1951 | The Company She Keeps

John Cromwell (Callejón sin salida) dirige este drama sobre la trayectoria vital y reinserción en la sociedad de una presa que ha cumplido parte de su condena en la cárcel. Diane fue recluida por falsificación de cheques y en su libertad condicional será acompañada por una oficial de policía llamada Joan. Ambas son muy distintas, y aunque Joan tiene un gran corazón, Diane recelará de su compañía. Las cosas se complicarán cuando aparezca en escena el novio de Joan, y Diane planee entonces un acercamiento hacia él. Lo mejor de este film menor del director es quizá el estudio de personajes femeninos, sus recelos y sus reacciones. Están sólidamente interpretados por Jane Greer (en el papel de Diane) y Lizabeth Scott (Joan), en una de sus tres colaboraciones con el director.

4/10
Sólo una bandera

1951 | Red Mountain

Hacia el final de la Guerra Civil Norteamericana, un oficial del ejército Confederado se encuentra en una situación límite cuando se ve involucrado junto a una cuadrilla de malhechores que deambulan de Norte a Sur de la frontera asesinando y robando a todos los que encuentran a su paso. Historia basada en personajes que realmente existieron durante esa época. Una colorista producción de Hal B. Wallis para la Paramount, repleta de buenos momentos de acción –en especial en la lucha con los indios– y con un competente reparto encabezado por Alan Ladd, y que reúne a secundarios como Arthur Kennedy y John Ireland.

6/10
Ciudad en sombras

1950 | Dark City

Cine negro de bajo presupuesto y con buenos momentos de tensión, que adapta la obra “No Escape”, de Larry Marcus. En su trama encontramos a Danny Haley, que vive de timar a la gente con sus apuestas. Cuando un hombre se suicida por haber perdido su dinero en una timba amañada por Danny, éste se verá acosado por el hermano de la víctima, un peligroso asesino. La película supuso el debut de Charlton Heston, que antes sólo había intervenido en el capítulo de una serie de televisión. Descubierto por Hal B. Wallis, acabaría convertido en la estrella del film, aunque el papel inicialmente era para Burt Lancaster.

5/10
Amargo desquite

1950 | Paid in Full

Cuando mata accidentalmente al hijo de su hermana, Jane decide quedarse embarazada para resarcirla de tan enorme pérdida. Todo ello a pesar de que los médicos le han dicho que si tiene el niño lo más probable es que, debido a su frágil estado de salud, fallezca en el parto. Un drama de sacrificio, honor, amor y todos los elementos habituales del drama más rotundo. Basado en un hecho verídico. El rodaje duró un mes y medio, en el que las relaciones entre William Dieterle y el productor Hal B. Wallis no fueron nada fáciles, debido a que éste último impuso a su amante Lizabeth Scott como una de las protagonistas, en contra de la opinión del director.

5/10
Vida fácil

1949 | Easy Living

Pete Wilson está en racha. Es el mejor jugador de fútbol americano de la liga y los triunfos se le acumulan. Pero, un día el médico le diagnostica un problema de corazón y le aconseja dejar el deporte. Pete no le cuenta nada a Liza, su ambiciosa esposa, a la cual, por otra parte, no parece importale demasiado lo que le ocurra a su marido. Por su parte, Pete conocerá a Anne, la simpática secretaria del equipo. Victor Mature (Sansón y Dalila) y Lucille Ball (El hotel de los líos) protagonizan este aceptable drama deportivo bajo la dirección de Jacques Tourneur.

5/10
Al volver a la vida

1948 | I Walk Alone

Productor de algunas de las mejores películas de gángster de la historia del cine en los años 30 –Hampa dorada (1931)–, Hal B. Wallis intentó retornar al género con esta historia, donde un ex convicto sale de prisión después de catorce años con objeto de vengarse de su antiguo socio, que ahora dirige un night club y además se ha llevado a su chica. El film, también conocido en español como "Yo solo me basto", es una adaptación de la obra “Beggars Are Coming To Town”, de Theodore Reeves. Fue la primera película que reunió a Burt Lancaster y Kirk Douglas, que después coincidirían en otras muchas cintas: Duelo de titanes (1957), El discípulo del diablo (1959), El último de la lista (1963), Siete días de mayo (1964), Victoria en Entebbe (1976) y Otra ciudad, otra ley (1986).

5/10
La senda tentadora

1948 | Pitfall

John Forbes es un hombre de familia, casado y con un hijo pequeño, aburrido de su trabajo y de su vida rutinaria como ejecutivo de una empresa de seguros. MacDonald, un detective privado que trabaja para su empresa, investiga irregularidades en el caso de un estafador, que acaba en la cárcel. John retomará el caso, y cuando visita a Mona Stevens, una modelo a la que el estafador hacía regalos, se enamora ella. Lo peor es que MacDonald también se ha encaprichado de la chica. André De Toth dirige esta cinta de cine negro que destila cierta amagura y fatalismo, adaptación de una novela de Jay Dratler. El film va en la línea de grandes obras maestras sobre estafas a compañías de seguros como Perdición, de Billy Wilder, aunque como es habitual el núcleo de la cuestión es la seducción femenina, aquí obra de una sentida Lizabeth Scott. Sorprende ver a Dick Powell en un trabajo serio y desilusionado, fuera de sus habituales trabajos alegres en comedias musicales como Música y mujeres o Vampiresas 1935.

6/10
La hija del pecado

1947 | Desert Fury

Producida por Hal B. Wallis para Paramount Pictures, se trata de un interesante melodrama en color, basado en la novela “Desert Town”, de Ramona Stewart, convertida en guión por Robert Rossen. Su trama sucede en la ciudad de Chuckawalla, en Nevada, donde una mujer (Lizabeth Scott) se enamora de un hombre (John Hodiak) sospechoso de haber matado a su primera esposa. El sheriff del lugar (Burt Lancaster), antiguo novio de la chica, entrará en el juego provocando una vorágine de violencia imposible de controlar. Antes de repetir en Al volver a la vida (1948), La hija del pecado fue la primera película que unió a Lancaster y Lizabeth Scott, una rubia de voz profunda y belleza pétrea que aquí luce un “look” sencillamente espectacular.

5/10
Callejón sin salida

1947 | Dead Reckoning

Rip Murdock (Humphrey Bogart) y su compañero Johnny son dos soldados estadounidenses que regresan a casa, tras obtener el relevo. La Segunda Guerra Mundial está a punto de finalizar. Johnny se ha portado como un valiente, y en el trayecto en tren es informado de una condecoración. En un descuido de Rip, Johnny desaparece de repente, sin una causa aparente. Rip, al que el final de la guerra le ha dejado sin ninguna motivación en la vida, se propone desentrañar las causas de este suceso. Poco después, Johnny aparece muerto. Rip conoce a Coral Chandler (Lizabeth Scott), la ex-amante de Rip, que trabaja en un dudoso club regentado por un gángster interpretado por Morris Carnovsky. Poco a poco, Rip va reconstruyendo las piezas de un complicado rompecabezas, poniendo en peligro su vida. Una excelente película de cine negro, que desarrolla un original planteamiento con precisión. La minuciosidad tanto en la supervisión del guión como en la dirección de actores, era uno de los rasgos más conocidos de John Cromwell, artífice de El prisionero de Zenda (1937) o Desde que te fuiste (1944). Bogart está imponente, como era habitual en él, y se enfrenta a una cautivadora Lizabeth Scott. Emoción, intriga y poderosos diálogos. Ningún aficionado al cine clásico que se precie debe perdérsela.

7/10
Variety Girl

1947 | Variety Girl

Simpatiquísima comedia musical, de argumento bastante peculiar, que a través de una historia de ficción cuenta la iniciativa solidaria de unos cuantos productores de la Paramount, que crearon obras benéficas para criar y educar a niños huérfanos. Así se nos cuenta la historia de Catherine Brown (Mary Hatcher), una joven que de niña fue abandonada en un cine y tras ser cuidada y criada por unos padres adoptivos, viaja a Hollywood al cabo de los años en busca de una oportunidad. La película acaba derivando en una comedia musical agradable y alocada, con números cómico-musicales bastante originales, como el que tiene lugar en la fiesta o la escena en que varios actores doblan una divertida película de dibujos animados. Variety Girl reúne, como si de una familia se tratara (la Paramount Pictures), a numerosas estrellas del Hollywood de la época, que aparecen en cameos o pequeñas escenas, a menudo humorísticas.

6/10
El extraño amor de Martha Ivers

1946 | The Strange Love Of Martha Ivers

Historia dramática de amores y dobles verdades con reparto de lujo. Martha vive una existencia triste en casa de su tía. Cuando intenta escapar de ella con Sam, tía y sobrina discuten y se produce un lamentable accidente. En el juzgado, Walter, quien ha presenciado la escena, falsifica los hechos. Y Sam no puede hacer nada ante la nueva relación que han entablado Martha y Walter. Lewis Milestone ofrece un sólido drama con tintes de cine negro y con un reparto de altura encabezado por Barbara Stanwyck.

6/10

Últimos tráilers y vídeos