IMG-LOGO

Biografía

Lucy Punch

Lucy Punch

42 años

Lucy Punch

Nació el 30 de Diciembre de 1977 en Londres, Reino Unido

Lista como una ardilla

08 Junio 2011

¡Atentos a esta rubia! Es guapa y divertida, y su papel antagónico de Cameron Díaz en Bad Teacher puede dar nuevos aires a su carrera de actriz.

Lucy Punch nació en Londres, Reino Unido, el 30 de diciembre de 1977, en el seno de una familia con raíces irlandesas. Sus padres se divorciaron siendo ella pequeña, y tiene un hermano menor. Aunque inició estudios universitarios en su ciudad natal, los abandonaría para convertirse en actriz, profesión para la que se preparó en el National Young Theater entre 1993 y 1997. Al año siguiente debutaría en televisión, donde estuvo afincada una buena temporada. De modo que fue reina en Las nuevas aventuras de Robin Hood , un papel menor, para tener en 1999 presencia en Let Them Eat Cake, y en 2000 en la miniserie El décimo reino. El trabajo en la pequeña pantalla, que seguirá desarrollando hasta 2004, lo compatibiliza con sus interpretación en los escenarios, con obras como “El graduado” en el West End londinense.

En cine debutó con un papelito en Flower Power (Como una regadera), comedia protagonizada por Helen Mirren. Lo cierto es que su voz aguda, atractivo físico y sentido del humor la hacen ideal para el género, que ha repetido con frecuencia. Lo que no le ha impedido estar en dramas como Conociendo a Julia, que adapta una obra de W. Somerset Maugham, Llámame Peter, biopic del actor Peter Sellers, aunque puede verse que en ambos filmes de 2004 hay un punto de comedia; en cualquier caso, su presencia en estas películas era fugaz, aún faltaba tiempo para que Punch diera el golpe, por así decir.

Y el golpe obligaba a seguir en televisión, donde se hizo popular en Doc Martin (2004), serie en la que encarnaba a la hija del médico protagonista, y The Class (2006), que le llevó a Estados Unidos. Al año siguiente estaría en otra comedia de cine, Arma fatal, que protagonizaban sus inefables compatriotas Simon Pegg y Nick Frost; y en una de colegios, Supercañeras. El internado puede ser una fiesta. Pero eran papeles mínimos, contaba la actriz que al cancelarse The Class tuvo que acudir a mil pruebas, donde se encontraba con “actrices que parecían una vaga versión de ti misma. No trabajé durante un año.” Tuvo que aceptar rodar anuncios poco estimulantes.

Con todo lo dicho hasta ahora, podríamos decir que Punch podía estar contenta de tener trabajo para pagarse los garbanzos. Y entonces conoció al hombre de sus sueños, cinematográficamente hablando: Woody Allen. El cineasta neoyorquino había pensado en Nicole Kidman para el papel de la basta pero vistosa mujer de cascos ligeros con la que se liaba el casado Anthony Hopkins en Conocerás al hombre de tus sueños (2010). Pero la australiana no pudo o no quiso, y Punch heredó el papel. Modesta, declaró que Kidman lo habría hecho “probablemente mejor, ha ganado el Oscar”. De todos modos, Punch fue activa e hizo sugerencias a Allen y Hopkins, como la poner cierta música en la escena del nightclub, asegura la actriz que ambos le miraban horrorizados por la obscena letra de la canción “Put That Pussy On It”. Y, más comedia, estuvo junto a Steve Carell en La cena (2010), fallido remake del film francés La cena de los idiotas.

2011 podría ser el año del despegue de Lucy Punch. De entrada aguanta perfectamente el papel de Ardilla, una profesora rival de Cameron Díaz en Bad Teacher, lo que tiene su mérito pues su personaje es tremendamente antipático. Además estrenará A Little Bit of Heaven, junto a Kate Hudson, y Nick Cassavetes la está dirigiendo en Yellow, donde es protagonista.

Filmografía
How to Build a Girl

2020 | How to Build a Girl

Lío en Broadway

2015 | She's Funny That Way

Con el sobrenombre de Glo, la joven Liz ejerce en Nueva York la profesión más antigua del mundo, aunque su sueño es ser actriz. Casualmente el prestigioso director escénico Arnold Albertson solicita sus servicios, y hace con ella lo que siempre hace después de haberse acostado con una prostituta: ofrecer una generosa suma para que abandone ese género de vida y realice sus sueños. Lo que no imagina es, que al día siguiente, en una audición para su nueva obra en Broadway, donde actúa su esposa y madre de sus hijos, se va a presentar, para el papel de una prostituta... ¡Liz!, que ignoraba la profesión de su último cliente. Es el primero de una larga cadena de enredos y casualidades, que apuntan a lo complicado del "show business", donde a pesar de todo el espectáculo debe continuar. Agradable comedia al estilo de las viejas y gloriosas "screwball comedies", que el propio Peter Bogdanovich abordó en sus cintas más celebradas de los 70, ¿Qué me pasa, doctor? y Luna de papel. Incluso se cita, incluyendo en los títulos de crédito finales un fragmento de la misma, El pecado de Cluny Brown, de Ernst Lubitsch, tal vez con la esperanza de que las nuevas generaciones puedan acercarse curiosas a esta cinta, rodada 70 años atrás nada menos. El film funciona perfectamente, el director, que firma el guión con quien fuera su esposa, Louise Stratten, tiene un perfecto sentido del "timing", y es elegante en las formas; el modo en que se complican las cosas se acepta, y logra de sobras que el espectador suspenda su incredulidad. Las risas están garantizadas también gracias a las citas a los clásicos y a un buen "casting": aunque Imogen Poots no sea Barbra Streisand, aguanta bien el peso protagonista, mientras Owen Wilson entrega a un personaje que se le da a las mil maravillas, calco del que entregó para Woody Allen en Midnight in Paris. Austin Pendleton tiene gracia como el juez obsesionado con Glo, Jennifer Aniston clava a la terapeuta histérica, Rhys Ifans sorprende con su personaje algo fornido de actor, y Kathryn Hahn acierta como la esposa del director. 

7/10
Una madre imperfecta

2015 | The Meddler

Dos años después de enviudar, Marnie Minervini se traslada a Los Ángeles, para estar cerca de su única hija, Lori , guionista de Hollywood. Mujer de sólida posición económica, con grandes habilidades sociales, enseguida hace amistad con el chico de la tienda de Apple, una amiga de Lori a la que ofrece sufragarle su boda, y Rady Zipper, policía retirado por el que siente cierta atracción. Por contra, Lori no parece del todo contenta, pues no tolera algunos comportamientos de su madre, como que entre en su casa sin llamar, o que le intente consolar por la ruptura con su novio. Segundo trabajo como directora y guionista de Lorene Scafaria, tras Buscando un amigo para el fin del mundo.  Resulta evidente que la historia está llena de numerosos elementos autobiográficos, pues habla de las relaciones materno-filiales de una profesional del sector audiovisual con muchos puntos en común con ella misma, y también porque las anécdotas que cuenta transmiten cierta sensación de realismo; parecen bastante sentidos esos roces inevitables con una madre que sin embargo derrocha amor incondicional, y soluciona numerosas cosas. Una madre imperfecta posiblemente no tendría demasiado interés de no ser por el trabajo de Susan Sarandon, que con su composición insufla vida, optimismo y vitalidad a un personaje que sobre el papel suena a demasiado tópico. Las mejores secuencias, como aquélla en la que se cuela de forma accidental en un rodaje, no serían tan brillantes sin ella. Y hasta consigue que cuele la exagerada pasión del personaje por hacer felices a los demás, un poco irreal. En roles más pequeños no desentonan J.K. Simmons, agente apasionado de la música country de Dolly Parton, y Rose Byrne, aunque ésta tiene en contra que su personaje, en teoría trasunto de la propia realizadora, se describe con mucha antipatía, como una egoísta recalcitrante incapaz de ver más allá de sus narices y apreciar el encanto de su madre. Aunque se sigue con agrado, al final Una madre imperfecta se queda en mera sucesión de anécdotas irrelevantes, sin ningún conflicto de peso. De hecho cuando acaba, se tiene la sensación de que daría igual que el film siguiera unos minutos más o se hubiera acabado antes.

6/10
Into the Woods

2014 | Into the Woods

Mucho se esperaba de este film por varios motivos. La temática y su planteamiento son atractivos: mezclar, gracias a un leve hilo conductor, varios de los cuentos infantiles más famosos de la historia, creados por los hermanos Grimm –Caperucita roja, Cenicienta, Jack y la habichuela gigante, Rapunzel, etc.– y hacer coincidir a todos sus personajes en un bosque; también atraía la participación de muchos actores de renombre, como Meryl Streep, Johnny Depp, Emily Blunt, Chris Pine, James Corden o Anna Kendrick; y por último se trata de un musical con la dirección y concepción visual de Rob Marshall. Y sin embargo... Mucho ha llovido desde que el autor británico triunfara con Chicago y, si ya bajó el nivel con su siguiente musical Nine, ahora los resultados, sin ser bochornosos, sí son un poco desalentadores. El caso es que da la sensación de que Marshall se ha perdido en el bosque como uno de más de sus personajes. Aunque quizá el gran problema de Into the Woods no haya que achacárselo tanto a Marshall, sino a quien ha ideado esta historia, el guionista James Lapine. Narra cómo, para romper la maldición de una bruja que les impide tener un hijo, un panadero y su mujer deberán entregarle cuatro cosas: una capa roja como la sangre, una vaca blanca como la nieve, un cabello amarillo como el maíz y un zapato dorado como el oro... Pero Lapine se hace un poco de lío con tal mejunje y el caso es que –al contrario que sus protagonistas– no se sabe muy bien qué desea al mezclar tantos hilos narrativos. Necesariamente descuida cada uno de ellos y la consecuencia es que muy pronto se produce una sensación generalizada de desorden, en donde la trama salta de un lado a otro caprichosamente y donde los personajes pierden consistencia. Hasta en algunos casos su presencia es prácticamente anecdótica, como el de Johnny Depp interpretando al Lobo Feroz. Está claro que en el fondo de Into the Woods late una idea un tanto maliciosa, la de que los cuentos infantiles son eso, meras fantasías alejadas de la realidad, en donde las personas mueren o te abandonan y donde las cosas nunca suceden como se deseaban. Cuidado con lo que deseas y cuidado con lo que le cuentas a los niños, viene a decirse. Ese giro radical en la fabulación tradicional se introduce en un momento concreto, con el consecuente desconcierto. Al mismo tempo, el enfoque rompedor o iconoclasta recuerda al de Shrek, pero al contrario de lo que sucedía con las aventuras del entrañable monstruo verde, aquí los conflictos son a menudo cosas de adultos, el tono es ambiguo y en general los personajes carecen de la necesaria empatía. Sin duda estamos ante una película que disfrutarán más los adultos que los niños. No todo son peros en Into the Woods, porque ciertamente las composiciones musicales de Stephen Sondheim –prácticamente continuas a lo largo de las dos horas de metraje– son de altura. Especialmente destacan el estupendo “Prólogo: Into the Woods”, en donde van cantando todos los personajes en una preciosa armonía; el delirante y divertido tema “Agony”; el lamento “Stay With Me”; y el sentido y pedagógico "No One is Alone". Respecto al reparto, la platea femenina se lleva la palma: Meryl Streep vuelve a demostrar su versatilidad cantando y encarnando a la bruja, mientras que Anna Kendrick asombra con una voz fabulosa –la mejor de la película– y Emily Blunt encandila con sus toques de humor habituales y una meritoria interpretación de las canciones.

5/10
Cake

2014 | Cake

Claire es una mujer de buena posición, deprimida, que acude a un grupo de terapia donde hablan de una de sus antiguas compañeras que se ha suicidado. Claramente desequiilbrada y descontenta con todo, su fiel asistenta Silvana procura ayudarla ante sus acciones intempestivas, como la de acudir a México a comprar fuertes medicinas. Daniel Barnz dirige una cinta que parece destinada a que Jennifer Aniston se reinvente. De su imagen asociada a la comeda romántica más o menos tontorrona, aquí la tenemos componiendo a una persona con su matrimonio roto, sarcástica e insoportable, y la cosa le funcionó, al menos en lo referente a obtener una nominación al Globo de Oro. Pero como película, la narración se hace larga y tediosa, también en sus escenas oníricas con sueños que quieren dar al film un aire a realismo mágico. Para la mexicana Adriana Barraza es un intento más de labrarse una carrera en Hollywood tras descollar en Babel.

4/10
Tipos legales

2013 | Stand Up Guys

Val acaba de salir de la cárcel tras un encierro que ha durado 28 años. Le aguarda su amigo Doc, que ha recibido el desagradable encargo de matarle, un capo gangsteril quiere venganza pues culpa a Val de la muerte de su hijo. Pero la noche es larga, Doc no tiene tan claro lo que debe hacer, y de momento se impone recuperar los días de juerga de antaño, y unir a la “fiesta” a Hirsch, otro colega con los achaques compartidos de la tercera edad. Reunir a tres grandes y veteranos actores con Oscar como Al Pacino, Christopher Walken y Alan Arkin no hace, necesariamente, una buena película. Tipos legales podía haber sido una entretenida cinta gangsteril con puntos de comedia negra surrealista a lo Quentin Tarantino, que reivindica la amistad y la ancianidad. Pero querer no es poder y se queda en una cinta pesadita y reiterativa, donde las gracias recurrentes sobre viagra y sexo, con prostitutas comprensivas, cansan. Siempre se puede destacar algún acierto parcial, ciertas ocurrencias como la agradable camarera que sirve a Doc cada día, o la escena del confesonario, pero dominan los lugares comunes, como la venganza de la mujer desnuda. Al final se nota demasiado la bisoñez del director Fisher Stevens y el guionista Noah Haidle, a los que les falta un hervor.

4/10
Bad Teacher

2011 | Bad Teacher

Elizabeth es el claro antiejemplo de profesora. Le importan un bledo sus alumnos, no prepara las clases, tiene costumbres poco edificantes, las relaciones con sus compañeros profesores son completamente interesadas. Su plan de dejar la enseñanza y casarse con un ricachón que la mantenga ha fallado, de modo que debe volver a las aulas. Allí empieza a cultivar el trato con un nuevo y atractivo profesor, que parece de buena posición social. Gamberra y zafia comedia pergeñada por Jake Kasdan, director (Dewey Cox: una vida larga y dura), y los guionistas Lee Eisenberg y Gene Stupnitsky (ambos responsables de Año uno y de episodios de The Office). La idea es poner patas arriba las películas de modélicos profesores, lo que se apunta en los títulos de crédito y se remacha con los filmes que la protagonista pone a sus alumnos para ahorrarse el tener que dar una clase. Y la gran originalidad transgresora estribaría en que no se ofrece moralina, Elizabeth sigue casi igual de impresentable al final de la película que al principio. Independientemente de lo cuestionable de este planteamiento, la realidad es que la película avanza a trompicones, sin rumbo fijo, acumulando gags, algunos más inspirados que otros. La falta de una estructura digna de ese nombre se nota especialmente en la parte referente a los niños de la película, muy poco dibujados, y con bromas relativas a su iniciación al sexo poco acertadas. Probablemente lo mejor del film son los secundarios, con algún descubrimiento como el de Lucy Punch, que encarna con talento a la antipática profesora rival de Elizabeth. Pero está claro que el protagonismo absoluto es para Cameron Díaz, que vuelve a transitar terrenos de comedia en plan sexy –con escenas como el lavado del coche, o el sexo con ropa, que pretenden ser graciosas y son sencillamente lamentables–, algo que quizá debería empezar a replantearse con los años que va sumando.

4/10
Un pedacito de cielo

2011 | A Little Bit of Heaven

Marley (Kate Hudson), una hermosa joven y prometedora publicista de Nueva Orleans, ha vivido toda su vida sin creer en el amor, sorteando las relaciones y evitando involucrarse sentimentalmente. Pero cuando de forma inesperada su médico (Gael Garcia Bernal) le diagnostica una grave enfermedad, su vida da un giro de 360 grados, dando lugar al inicio de un gran amor.

Llévame a casa, nena

2011 | Take Me Home Tonight

Finales de la década de los 80. A lo largo de una noche un recién graduado va en busca de la chica de sus sueños. Le ayudan en la tarea su hermana gemela y un buen amigo. El propio protagonista del film ha intervenido en el guión de esta agradable comedia, que de algún modo está emparentada con In Good Company.

5/10
Conocerás al hombre de tus sueños

2010 | You Will Meet a Tall Dark Stranger

La vida es ruido y furia, y en último término no significa nada. Woody Allen encierra su película en esta cita shakespeareana leída en clave nihilista, para mostrar la patética existencia de una serie de personajes, perpetuamente insatisfechos, y cuyos anhelos, cuando se cumplen, conducen a la frustración, por lo efímero de los mismos. Ellos son Alfie y Helena, un matrimonio maduro que se acaba de divorciar. Él se niega a aceptar su ancianidad, y acabará uniendo su vida a una supuesta actriz, que ejercía la prostitución para redondear su sueldo. Ella, angustiada, acude a una farsante adivina, Cristal, que le dice lo que quiere oír. Están además Sally, la hija única de Alfie y Helena, que trabaja en una galería de arte, cuyo matrimonio con Roy, médico trocado en escritor no marcha bien. Ambos alimentan fantasías de otras posibles relaciones, ella con su jefe, él con la musicóloga vecina de enfrente. En la segunda producción de Mediapro de una película de Woody Allen, el cineasta neoyorquino acierta en no ambientar su historia en España –error de bulto en Vicky Cristina Barcelona, pues Allen no ha captado la idiosincrasia hispana–, de modo que vuelve a Londres. Y algo de coincidencia hay con su otra película londinense Match Point, su descorazonadora y cínica visión de los avatares humanos, donde sólo cuenta el azar, y donde la capacidad para contruir la felicidad resulta muy escasa. Sin apenas espacio para el humor, Allen se permite una pirueta con tirabuzón, por así decir, la ironía de que la adivina estaría acertando en sus predicciones, para luego lanzar la carga de profundidad de que ni en broma va a permitir tal salida a la resolución de su trama. Woody Allen cuenta con un reparto magnífico, todos están perfectos en sus respectivos roles. Es cierto que sigue dando vueltas a sus temas de siempre, pero caramba, lo hace con un increíble talento. La escena de la ventana de Josh Brolin, que sugiere que vuelve a estar como al principio de la película, es de una asombrosa inteligencia. De nuevo tenemos tipos humanos tremendamente egoístas, que buscan únicamente su personal felicidad, llama la atención en tal sentido la total ausencia de acciones desinteresadas en ninguno de los personajes.

7/10
La cena de los idiotas (2010)

2010 | Dinner for Schmucks

Tim (Paul Rudd), prometedor ejecutivo, recibe una invitación para acudir a una peculiar cena. Cada invitado debe llevar consigo a un auténtico idiota, para burlarse de él. Encuentra a Barry (Steve Carell), el candidato aparentemente ideal para que le acompañe al evento. Adaptación americana de la comedia francesa La cena de los idiotas, con el especialista en comedia Steve Carell dando rienda suelta a su histrionismo, en el papel que originalmente interpretaba Jacques Villeret.  

4/10
Elektra Luxx

2010 | Elektra Luxx

Una estrella del porno se entera de que está embarazada; un par de prostitutas intentan salir de la cárcel; una adolescente gótica con ínfulas de novelista tiene sesión con su poco ética psiquiatra... Todas estas mujeres están verdaderamente al borde un ataque de nervios. Irregular comedia del venezolano Sebastián Gutiérrez, que maneja un modelo demasiado obvio, el del manchego Pedro Almodóvar. Desde los títulos de crédito y los colores pasteles de los escenarios, hasta los personajes estrafalarios como la puta disfrazada de monja con que arranca el film, el mimetismo alocado donde dominan, cómo no, el sexo y la apología lésbica, presta un flaco favor a una película que casi convierte en obra maestra al libreto de Serpientes en el avión, uno de los guiones más famosos de Gutiérrez.

3/10
Supercañeras. El internado puede ser una fiesta

2007 | St. Trinian's

Tremendamente atípica película de instituto inspirada en la tira cómica de “St. Trinian”, que en los años cuarenta creó el inglés Ronald Searle. Se trata de una cinta independiente que en Inglaterra ha tenido bastante éxito. A un reparto que mezcla actrices desconocidas con rostros sobradamente reconocibles, se une el hecho de que la película cuenta con su propio tema principal, cantado por el grupo de jovencitas Girls Aloud, que salieron de la versión inglesa del programa televisivo Popstar. Quizás haya sido esto lo que ha provocado el éxito entre los británicos, porque en cuanto a la película en sí... El desalmado padre de Annabelle decide ingresarla en el internado femenino St. Trinian. El motivo de esta decisión no es que su hermana sea la directora del lugar, sino que es el que le sale más barato. En cuanto la niña llega al centro, desea morir. Además de ser víctima de crueles novatadas, comprueba que el lugar es una auténtica selva donde todo vale. Pasan los meses y a Annabelle no le queda más remedio que acostumbrarse a su nuevo hogar. Entonces, sucede algo que conseguirá que se integre entre sus nuevas compañeras; si no pagan a Hacienda, el St. Trinian tendrá que cerrar por bancarrota. La solución se presenta en forma de cuadro, ya que las niñas deciden robar un preciada pintura de la National Gallery para venderla posteriormente. Esta película tiene a su favor la originalidad, el no ser en absoluto la típica película de instituto. Quien espere un High School Musical o incluso algo más gamberro tipo American Pie, que se prepare. El espectador no saldrá de su asombro con estas niñas que en clase de física preparan explosivos y que adulteran bebidas alcohólicas que posteriormente venden a su profesor de matemáticas para que éste las distribuya entre los jóvenes del lugar. Allí hay vía libre y pasan todas las burradas que se puedan imaginar. Al frente de tan salvaje sitio está la directora permisiva y alocada Camilla, interpretada por Rupert Everett, que también encarna a su hermano y padre de Annabelle. La película es irreverente y no se corta a la hora de utilizar el sexo para hacer bromas. La idea es reírse y criticar las típicas películas norteamericanas de instituto y el modelo de jovencita que defienden. Sólo hay un momento en que el St. Trinian cede a los tópicos de la meca del cine para ofrecer algo parecido a una enseñanza o moraleja. Sucede en pleno concurso, cuando la profesora de inglés insiste a una de las “pijas” sobre su capacidad real para contestar las preguntas. “Eres inteligente, sólo tienes que creerlo”, algo así es lo que viene a decir la profesora. Pero más allá de esto, nada que ver. Entre los mejores momentos de la película está el plan y ejecución del robo a lo Misión imposible. En el reparto destaca Colin Firth como el malvado ministro Thwaites, y Russell Brand como Flash, el profesor de matemáticas que enseña y ayuda a las niñas en el delicado “arte” de delinquir.

4/10
Arma fatal

2007 | Hot Fuzz

El director y escritor Edgar Wright y el guionista y actor Simon Pegg fueron reclutados por Tarantino y Rodriguez para filmar un gracioso falso tráiler de Grindhouse, gracias a que lograron cierto éxito con Zombies Party, inspirado subproducto que parodiaba el cine de terror. La pareja, procedente de las telecomedias británicas, aplica en esta ocasión el mismo humor mordaz al género policíaco. El propio Simon Pegg interpreta al protagonista, Nicholas Angel, el mejor agente de la policía londinense. Es capaz de detener cada día a una cantidad cuatro veces mayor de delincuentes que cualquiera de sus compañeros. Éstos están hartos de que les haga quedar como inútiles, por lo que al final sus superiores deciden mandarle lejos, a Sandford, un pueblo tranquilo, donde nunca se cometen delitos. Cuando llega, le asignan un compañero con el que patrullar las calles, Danny Futterman, un forofo del cine de acción, obsesionado con Dos policías rebeldes II y Le llaman Bodhi. De repente, empiezan a ocurrir extraños accidentes mortales, pero Nicholas sospecha que se trata de una cadena de asesinatos más o menos disimulados. Como algunas comedias clásicas inglesas introduce elementos costumbristas y describe numerosos personajes secundarios, típicos del ámbito rural británico. Están interpretados por un inmejorable plantel de secundarios, en el que destacan Jim Broadbent, Timothy Dalton, Paddy Considine y Bill Nighy. Tras el primer giro de guión, el film deja un poco de lado el tono de comedia y se convierte en una cinta de intriga al estilo de las novelas de Agatha Christie. A pesar de lo difícil que es cambiar de género en medio del metraje para cualquier director que no sean los hermanos Coen, la cosa funciona, pues el guión dosifica muy bien la intriga, y las piezas encajan. Y tras el segundo punto de giro, otro cambio, en esta ocasión, hacia el cine de acción, con cierto tono gamberrete, cercano al gore, aunque más o menos se contienen. 

5/10
Poirot (10ª temporada)

2005 | Agatha Christie: Poirot | Serie TV

En "El misterio del tren azul" Poirot ya está jubilado, pero acepta resolver el asesinato de la hija de un millonario, que viajaba en un tren. En "Cartas sobre la mesa" Poirot deberá encontrar a cuatro asesinos entre las ocho personas invitadas a la mansión del millonario señor Shaitana . En "Después del funeral" le tocará investigar acerca de la muerte de Richard Abernethie, patriarca de una importante familia. Y en "Pleamares de la vida" el célebre detective indagará en la vida de una joven viuda cuyo segundo marido ha muerto misteriosamente en una explosión. Cuatro episodios se reúnen a modo de telefilmes independientes en esta temporada de la serie británica producida por Granada, sobre el personaje creado por la maga del misterio Agatha Christie.

5/10
Llámame Peter

2004 | The Life And Death Of Peter Sellers

Hay actores que nos han hecho disfrutar tanto en la pantalla, con películas inolvidables, que nos entran unas ganas terribles de conocerles, verles ‘en zapatillas’, en el discurrir de su vida corriente y moliente. Uno de estos casos es el del genial actor de comedia Peter Sellers, que nos ha hecho morirnos de risa, o casi, en películas como El guateque, Teléfono rojo volamos hacia Moscú y en la saga de La pantera rosa, como el patoso inspector Clouseau. El riesgo de indagar en la vida de estos personajes se llama ‘decepción’. Puede resultar que su vida no sea fascinante en absoluto, sino que resulte más bien tirando a mediocre. Es lo que viene a decirnos esta cuidada producción dirigida por un inesperado Stephen Hopkins (director de la 2ª entrega de Depredador y la 5ª de Pesadilla en Elm Street, aunque Los demonios de la noche se inspiraba también en hechos reales): Sellers según el film, adaptación de un libro de Roger Lewis, era un tipo muy unido a su madre, y su vis cómica no impedía que en la vida real fuera un tipo bastante gris, poco seguro de sí mismo y con un carácter enfermizo, entre infantil y violento. Esto se puede ver principalmente en el modo en que conduce su vida familiar (el film nos muestra sobre todo dos de sus cuatro matrimonios), donde la atención a los hijos sufre lo suyo. Evidentemente, uno de los encantos de esta película televisiva de HBO y BBC, es reconocer a Sellers en el rodaje de sus películas más populares, o junto a grandes estrellas como Sofia Loren, quien por cierto le da calabazas cuando la invita a cenar con pretensión de ligársela. La composición de Geoffrey Rush como el actor es asombrosa, se diría que estamos ante el doble del actor. Sin histrionismos en los que habría sido sencillo caer, nos creemos que estamos ante Sellers. Rush está muy bien arropado por el plantel de secundarios, donde Stanley Tucci y John Lightow, por ejemplo, dan vida respectivamente a Stanley Kubrick y Blake Edwards.

5/10
Hechizada

2004 | Ella Enchanted

En un mundo mágico todos los niños reciben al nacer un don de sus respectivas hadas madrinas. Pero algunos dones son mejores que otros. Ella (Anne Hathaway) es una joven cuyo don es la obediencia, cosa que le obliga siempre a hacer todo los que le dicen, lo que para la jovencita dista poco de ser una maldición. Para acabar con el hechizo decide emprender un largo viaje, a lo largo del cual encontrará a ogros, gigantes, príncipes, etc. La protagonista de Princesa por sorpresa sigue sacando brillo a su fantástico encanto adolescente en este agradable cuento de hadas. Y en este caso le acompañan pesos pesados como Minnie Driver (El fantasma de la ópera (2004)) o Cary Elwes (La princesa prometida).

4/10
Conociendo a Julia

2004 | Being Julia

Adaptación de una novela del británico Somerset Maughan, el film sigue a una actriz en la cumbre de su carrera. Bella y con talento, radiante en su madurez, Julia tiene un pacto no escrito con su esposo, empresario de teatro: en plan muy ‘british’, displicente y tolerante, cada uno hace lo que le viene en gana a la hora de mantener relaciones íntimas con otras personas. Pero la llegada de Tom, un joven admirador americano, va a alterar este orden de cosas. Julia, halagada por su cortejo, empieza a dar mucho qué hablar en los círculos de sociedad. Y un viejo amigo, que la aprecia, trata de hacerle ver, con delicadeza, que está siendo protagonista de una farsa, donde la vieja que tiene relaciones con el joven sólo puede ser objeto de las risas del público. Y en efecto, cuando entra en liza Sybil, una jovencita aspirante a actriz que querría actuar junto a Julia, Tom inicia con ella una aventura. Exploración del mundo del teatro, al estilo del clásico Eva al desnudo, donde un punto clave de sabiduría es ‘saber envejecer’. El film juega entre el paralelismo evidente entre lo que se representa en el escenario teatral y lo que es ‘el gran teatro del mundo’, la vida misma, en que cada persona interpreta un papel; y ahí, tantas veces, conviven una aparente sinceridad, a veces histérica, con el deseo de guardar las formas. El film, que dirige el húngaro István Szabó, cuenta con brillantes interpretaciones, sobre todo la de Annette Benning. Tiene buen ritmo, y si bien el derrotero de los dos primeros tercios del film resulta previsible, e insiste demasiado en las citas de alcoba, el quiebro que se produce hacia el final es de tal envergadura, que la historia se eleva a alturas insospechas. Nueva y magnífica mirada al mundo de la farándula, donde el humor no oculta las pequeñeces del corazón humano, cuando sigue la aguja del capricho momentáneo.

6/10
Flower Power (Como una regadera)

2002 | Flower Power

Se puede recuperar la esperanza incluso en situaciones desesperadas. Es lo que descubrirá Colin Briggs (Clive Owen), recluido en una prisión de mediana seguridad, cuando un compañero veterano le regala un paquete de semillas, de las que brotarán flores en los mismísimos jardines de la cárcel. Comedia dramático de fondo optimista en donde destaca la presencia de Helen Mirren (Gosford Park, Secuestrando a la señorita Tingle), todo un seguro de vida en una película tan poco convencional como ésta.

6/10

Últimos tráilers y vídeos