IMG-LOGO

Biografía

Helen Mirren

Helen Mirren

74 años

Helen Mirren

Nació el 26 de Julio de 1945 en Chiswick, Londres, Reino Unido

Premios: 1 Oscar (más 3 premios)

Reina por muchos días

27 Febrero 2007

Isabel II de Inglaterra en La Reina le ha dado popularidad internacional. Premios y aplausos se suceden para Helen Mirren, dueña de una extensa carrera donde ya había fama y reconocimiento.

Helen Mirren tiene más de cuarenta años de carrera, donde se acumulan casi un centenar de títulos. Para completar su currículum, es imprescindible saber que la reina del celuloide, también lo fue de las tablas. Según sus propias palabras, “empecé a obsesionarme con Shakespeare a los 13 años”, lo que le llevó a desoír los consejos paternos que la animaban a que fuera profesora.

El abuelo de Mirren era un aristócrata ruso que se encontraba en Londres cuando comenzó la revolución de 1917. La única salida para él y su familia fue quedarse en el Reino Unido, donde el 26 de julio de 1945 nacería su nieta, Ilyena Vasilievna Mironov. A pesar del nombre, la nieta del aristócrata ni siquiera llegó a hablar el ruso. Su vida se desarrolló en Inglaterra, donde estudió en la Escuela St. Bernard (Essex). Los años de colegio dieron paso al estudio de arte dramático, y al ingreso, a los 20 años, en la prestigiosa compañía de teatro clásico Royal Shakespeare Company. Comenzaba así su vida como actriz, en un medio que le ha reportado reconocimientos como dos nominaciones a los premios Tony, por ‘A Month in the Country’ (1995) y ‘Dance of the Death’ (2002).

Mirren debutó en el cine como secundaria en el drama Herostratus (1967). Tuvo su primer papel protagonista, junto a James Mason, en Age of Consent (1969), donde comenzó a desarrollar personajes dotados de gran sensualidad y carga erótica. Este tipo de mujeres son comunes a títulos como Miss Julie (1972), Un hombre de suerte (1973) o Hussy (1980), aunque fue en Calígula (1979) donde alcanzó su máximo exponente. Así creó una imagen de mujer fatal muy ligada al sexo. Ella alega que nunca entendió esa imagen de sí: “Aprecio el atractivo, la sensualidad –tipo Marilyn Monroe–, y sé que no soy así. Por eso yo no veo esa imagen que ha estado vinculada a mí desde hace tanto tiempo”. Tampoco se siente feminista, aunque reconoce que al mirar atrás ve una actitud moderna para la época.

Los títulos se sucedían, hasta que en 1984 recogió el primer fruto de su trabajo. Cal le reportó el premio a la mejor actriz en Cannes. Su papel de viuda que se enamora de un miembro del IRA, le abrió las puertas de Hollywood. Su estreno fue con la cinta de ciencia ficción 2010, odisea dos (1984). A partir de entonces, alternó sus trabajos en Estados Unidos con los realizados en su tierra natal –más numerosos–, del mismo modo que iba alternando papeles protagonistas y secundarios. Precisamente como secundaria trabajó en Noches de sol (1985), un drama dirigido por Taylor Hackford (Ray), su novio hasta 1997, año en que se casaron.

El punto álgido en televisión llegó con la detective Jane Tennison en la miniserie Prime Suspect (1991), donde Mirren resolvía casos de asesinato. El éxito fue tal que se han hecho seis entregas más (1992, 1993, 1995, 1996, 2003 y 2007), lo que ha reportado a la actriz tres premios Bafta –los Oscar ingleses– en la categoría de televisión. El espaldarazo definitivo en cine le llegó con La locura del rey Jorge (1994). Su papel de reina Charlotte le valió su primera nominación al Oscar como actriz de reparto, además del premio a la mejor interpretación femenina en Cannes. Tanto reconocimiento no influyó en su ritmo de trabajo, que continuó siendo constante. Alternó títulos en cine como En el nombre del hijo (1996), con trabajos en televisión, donde volvió a alcanzar el éxito con Losing Chase (1996). Con este drama familiar, dirigido por Kevin Bacon, ganó el Globo de Oro a la mejor actriz.

Si el drama ha caracterizado su carrera, títulos más ligeros como En estado crítico (1997), de Sidney Lumet, Secuestrando a la señorita Tingle (1999), Flower Power (Como una regadera) (2000), o Las chicas del calendario (2003), matizan una trayectoria que no se entendería desde el encasillamiento. Cierto es que tuvo que ser otro drama, Gosford Park (2001) de Robert Altman, el que le propiciara su segunda nominación al Oscar, como actriz de reparto. Su prestigio estaba fuera de duda, y así se encargó de demostrarlo la propia reina de Inglaterra, que en 2003 la nombró Dama del Imperio Británico. Su carrera había estado ligada a la monarquía gracias a títulos como Hamlet (1976) y La verdadera historia de Hamlet, príncipe de Dinamarca (1994), en las que fue la reina Gertrud; además de las cintas de animación The Snow Queen (1995) y El príncipe de Egipto (1998), donde prestó su voz a sendas reinas. Sin embargo, no se podría imaginar que esta institución le propiciaría uno de los momentos más dulces de su carrera. El papel de Isabel I en la miniserie de televisión Elizabeth I (2005) e Isabel II en La reina (2006), le han reportado sendos Globos de Oro como mejor actriz. La película dirigida por Stephen Frears también le sirvió para ganar la Copa Volpi en Venecia y el Bafta inglés, además de su primer Oscar, como mejor actriz.

La reina se acerca así a su deseo de juventud. Cuando comenzó su carrera como actriz en seguida lo tuvo claro: “no quería ser buena en lo que hacía. Quería ser brillante”.

Oscar
2007

Ganador de 1 premio

Ganador de 1 premio

Ganador de 1 premio

Ganador de 1 premio

  • Oso de Oro honorífico
Filmografía
Fast & Furious 9

2021 | Fast & Furious 9

Dom Toretto (Vin Diesel) lleva una vida tranquila con Letty y su hijo, el pequeño Brian, pero saben que el peligro siempre acecha esa tranquilidad. Esta vez, esa amenaza obligará a Dom a enfrentarse a los pecados de su pasado si quiere salvar a aquellos que más quiere. El equipo se vuelve a reunir para impedir un complot a escala mundial, liderado por uno de los asesinos más peligrosos y mejor conductor a los que se han enfrentado; un hombre que además es el hermano desaparecido de Dom, Jakob.

Fast & Furious: Hobbs & Shaw

2019 | Fast & Furious: Hobbs & Shaw

Spin-off de la saga Fast & Furious o A todo gas, como fue conocida en España en sus inicios, que se centra en dos de los personajes, mencionados en el título, Hobbs y Shaw –encarnados por los especialistas en acción Dwayne Johnson y Jason Statham, con vocación de iniciar una subfranquicia. El argumento es más simple que el mecanismo de un botijo, pura excusa para orquestar impresionantes escenas de acción, adobadas con conflictos fraternales y familiares. Hobbs y Shaw son requeridos por los servicios secretos de sus países, tras el robo de un virus letal que estaba en manos del MI6, todo apunta a que ha sido una de las agentes, Hattie, la autora de la sustracción de un arma biológica peligrosa, que podría acabar con todo el planeta. Pero en realidad, la valerosa mujer de acción se ha inyectado en el cuerpo las cápsulas del virus para que no cayera en manos de Brixton, sicario de una organización que piensa que el futuro del planeta pasa por un paso evolutivo consistente en cargarse a casi todo bicho viviente con el virus, y confiar en la tecnología. De hecho Brixton, antiguo colega de Shaw, es medio cyborg, casi un terminator, equipado con sensores que le permiten evaluar a sus oponentes y dar letal respuesta adecuada a los mismos. David Leitch, bregado en el cine como especialista de escenas de acción, y director de segunda unidad en películas del género, pasó a director con Atómica y Deadpool 2. Su fuerte no estriba en pillar las sutilezas de un guion que carece de ellas –aquí firman el libreto Chris Morgan, habitual de la saga, y el recién llegado Drew Pearce–, sino en las escenas de acción y peleas, de las que hay un buen surtido, en su mayoría automovilísticas, faltaría más, destacan la de Londres y la de isla de Somoa. Son sin duda, vistosas, pero la película se alarga innecesariamente, dos horas y media resultan excesivas, y aún se atreven a incluir escenas post-crédito de dudoso interés. No faltan detalles humorísticos, un tono amable en general, y subtramas elementales sobre la rivalidad entre Hobbs y Shaw, obligados a formar equipo en contra de su voluntad, y la idea de recuperar las relaciones fraternales perdidas, ambos protagonistas tienen que hacer las paces con su pasado y redescubrir los lazos familiares y el cariño que importa. Al reparto se suman en esta ocasión dos actores con pedrigí, Idris Elba, el villano que es descrito en cierto momento como “un supermán negro”, y Vanessa Kirby, la princesa Margarita de The Crown. Lo de Helen Mirren, que repite como mamá de Shaw, es puro cameo, pero seguro que conlleva un sustancioso cheque.

5/10
Anna

2019 | Anna

Luc Besson se lanza a reverdecer los laureles de su exitosa trama de espionaje de finales de los 80 en Nikita, y nos cuenta las andanzas de otra agente letal como aquella, Anna, reclutada por el KGB en una situación en que la alternativa para ella era morir o trabajar para la agencia. El cineasta, director y autor del guión, orquesta una trama con numerosos flash-backs, idas y venidas en el tiempo, que durante bastante tiempo pueden mantener al espectador despistado. La idea es jugar con la sorpresa, y romper el saque todo el tiempo. Que tal mecanismo narrativo esté bien engrasado es otra cuestión, discutible. Porque de entrada Anna es una chica que vende muñecas rusas en un mercadillo de Moscú, y que es fichada por un tipo siempre a la búsqueda de bellezas despampanantes, que puedan convertirse en modelos de modistos para reportajes en las revistas de papel couché. De modo que Anna deja Rusia y descubre la vida lujosa de París, donde tiene una amante, lo que no impide que flirtee con un poderoso magnate compatriota, socio en la agencia de modelos. Pronto descubriremos que todo forma parte de la misión que le ha encomendado el KGB con sus enlaces Alex y Olga, mientras la CIA, con su oficial Lenny, anda algo mosqueada con la modelo del pelo teñido en rubio platino. Aunque el film es medianamente entretenido, le perjudica que no acaba de dar bien con su tono dentro del esquema de espías de la guerra fría, a veces parece que quiere jugar al realismo de producciones recientes como Gorrión rojo o la serie The Americans, y en otros momentos la acción no está muy lejos de las películas de James Bond, singularmente cuando Anna realiza una acción letal en los cuarteles generales de la KGB e inicia una fuga sin demasiadas sutilezas. Hasta el clímax del parque, que genera expectativas –¿cómo resolverá el director este lío?, se pregunta el espectador–, y acaba dejando cierto sabor a decepción. Besson recurre a la acción que tanto le gusta, evitando que la violencia sea muy gráfica, igual que ocurre con el tono sensual que domina el mundo de la moda y las alcobas de la protagonista. El film supone el primer papel protagonista de la rusa Sasha Luss, que tuvo un rol menor para Besson en Valerian y la ciudad de los mil planetas. Aguanta el tipo al estilo de otras heroínas de francés, como la ucraniana Milla Jovovich. Entre los secundarios parece pasárselo en grande Helen Mirren, con un papel menor.

5/10
La gran mentira

2019 | The Good Liar

Roy Courtnay y Betty McLeish son dos ancianos que viven en Londres, ambos viudos, que conciertan una cita tras conocerse en internet. Aunque escépticos acerca de que el encuentro pueda resultar bien, congenian casi al instante. Y poco a poco van estrechando lazos, disfrutando de la compañía mutua. El que desconfía de Roy es Stephen, el nieto de Betty, a quien no deja de recordarle que es un desconocido. Y hay motivos para recelar, pues Roy es un estafador profesional, que con su socio Vincent acaba de orquestar un timo para inversores ambiciosos. En el caso de Betty, la meta es hacerse con el control de sus abundantes bienes. Bill Condon adapta una novela de Nicholas Searle con guion de Jeffrey Hatcher, que ya escribió un libreto con célebre detective entrado en años, Mr. Holmes. El film se ve con agrado gracias a su genial pareja protagonista, Ian McKellen y Helen Mirren son dos actores estupendos. Por lo tanto, todo el juego envolvente de Roy, junto a la credulidad de Betty, se acaba aceptando, aunque algo se subleve en el imaginario del espectador, al que dan ganas de gritar en más de un momento a la protagonista, "pero por favor, ¡no seas idiota!". En los tiempos que corren, como es de suponer, no se puede concebir que una mujer con papel principal en una película sea tonta, por lo cual, se adivina que en algún momento Condon se sacará algún conejo de la chistera y se volverán las tornas. Y quizá aquí radica el principal problema del film, que tal conejo resulta bastante tramposo. Se supone que el hecho de que el nieto Stephen esté escribiendo su tesis sobre un conocido nazi anticipa la sorpresa del pasado de timador y timada, pero verdaderamente está traído todo bastante por los pelos, y al final acabamos asistiendo a la enésima historia de venganza –en Hollywood y alrededores desconocen palabras como "perdón" o el concepto de "pasar página" o de "acudir a los tribunales"–, en que uno acaba tomándose la justicia por su mano.

6/10
Descubriendo a Anna Frank. Historias paralelas

2019 | #AnneFrank. Vite parallele

Documental que a partir de la icónica víctima del holocausto Anna Frank, adolescente judía que vivía en Amsterdam con su familia, y célebre por su famoso diario, recoge los testimonios de otras mujeres, supervivientes del genocidio, que tenían su edad en esa época infame. Está estructurada a partir del recorrido que hace Katerine Kat, una adolescente contemporánea por toda Europa, visitando campos de exterminio y otros lugares emblemáticos, y de la lectura de fragmentos del diario y reflexiones por parte de la actriz británica Helen Mirren. Lo que permite incluir entre medias datos históricos sobre Anna Frank, y las declaraciones de Arianna Szörenyi, Sarah Lichtsztejn-Montard, Helga Weiss y las hermanas Andra y Tatiana Bucci, que lograron sobrevivir a los campo. Las directoras Sabina Fedeli y Anna Migotto tienen algunas ideas inteligentes, como la de que Katerine Kat tome fotos y recoja sus impresiones sobre Anna Frank y la shoah en Instagram, en una suerte de moderno diario semejante al de la adolescente objeto de su interés, y que tal vez podría haber sido su amigo. De todos modos no deja de resultar algo artificioso el modo en que se entrelazan las impresiones suyas y de Mirren con los testimonios de las supervivientes ya ancianas, y de sus hijos y nietos que han debido vivir y recordar, tener memoria histórica.

6/10
El cascanueces y los cuatro reinos

2018 | The Nutcracker and the Four Realms

Simpática película familiar de Disney, que usa la maravillosa música de la suite para ballet “El cascanueces” de Tchaikovsky. La trama se sitúa en vísperas de Navidad, la primera que la familia Stahlbaum pasará sin la presencia de la madre, recientemente fallecida. Todos la echan de menos, pero especialmente el padre, y la hija mediana, Clara. A pesar de todo, acuden a una magnífica fiesta, no sin antes recibir los regalos navideños que dejó la madre. Allí la magia se hace presente, y Clara, al estilo de cuentos como los Alicia en el País de las Maravillas y Las Crónicas de Narnia, llega a un mundo fantástico, el de los cuatro reinos, donde tal vez recupere la llave que debe abrir el cofre metálico en forma de huevo que le legó su querida madre. Logra llevar sobre sus hombros la narración con aplomo la adolescente Mackenzie Foy, que ya descolló en Interstellar. El film conjuga los diálogos ingeniosos con un punto de absurdo que encantaba a Lewis Carroll –ojalá hubiera más–, con vistosas escenas de acción con muchos y vistosos efectos visuales, los ratones, los soldados de hojalata, los duendes que se abren al modo de muñecas rusas. Se cuenta además con un atractivo reparto, donde destaca Keira Knightley, o el recién llegado Jayden Fowora-Knight como El Cascanueces; Helen Mirren se esfuerza en exprimir sus escasos minutos bajo una capa de maquillaje, mientras que la presencia de Morgan Freeman como Drosselmeyer se limita a entregar lo de siempre, que, siempre, resulta resultón. Codirigen el film Lasse Hallström y Joe Johnston; este director ya firmó una película hace años a cuatro manos, El guardián de las palabras, y ahora vuelve a ocurrir, aunque por diferentes razones, pues fue requerido para rodar escenas adicionales con más efectos, lo que suele ser señal de existencia de problemas, y el sindicato de directores dictaminó que ambos cineastas merecían crédito, siempre con la conformidad de Hallström, el director original. Algo de este lío se nota, el film no es completamente redondo: aunque se ha logrado algo bastante apañado, se falla en lograr una mejor simbiosis y uso de la música de Tchaikovsky y la original de James Newton Howard, quizá por eso en los créditos finales se han incluido escenas de ballet de “El cascanueces”, a modo de reparación. En cualquier caso, se logra el objetivo de una trama entretenida, que incluye temas como la unidad familiar y la dificultad de superar la pérdida de un ser querido, la confianza en las propias virtudes y talentos que uno posee, y el riesgo de precipitarse en el juicio hacia los demás.

6/10
Catalina la Grande

2018 | Catherine the Great | Serie TV

Los últimos años de los 34 que duró el reinado de Catalina, cuando forjó la reputación de Rusia como una de las grandes potencias de Europa.

Fast & Furious 8

2017 | The Fate of the Furious

Octava entrega de la adrenalítica saga automovilística, arranca a toda velocidad con Dom y Letty de luna de miel en La Habana, él disputando una espectacular carrera, ella señalándole lo buen padre que puede ser en el futuro. Pero una rubia, la enigmática y malvada hacker Cifra, se cruza en el camino con Dom, y algo tiene con lo que chantajear a éste, pues de pronto se pasa al bando de ella, en lo que parece una clara traición a su antiguo equipo y a los ideales nobles por los que venía luchando últimamente. De modo que Dom se enfrenta a sus antiguos amigos, e incluso a su esposa recién estrenada, en sucesivas acciones para robar artilugios relacionados con armamento nuclear. F. Gary Gray no es ajeno a las películas donde los coches, las carreras y las persecuciones, con un equipo de colegas bien conjuntado, forman parte del argumento, en 2003 entregó The Italian Job, cinta de robos y autos minis muy resultona. Ahora repite en el subgénero apuntándose a la franquicia FF, donde coincide además con dos actores de film que dirigió hace casi 15 años, Charlize Theron y Jason Statham, además de que el mismo año había trabajado con Vin Diesel en Diablo. Y entrega entretenimiento de primera división, sin más pretensiones. Aquí tenemos un guión bien orquestado por el guionista habitual desde la tercera entrega, Chris Morgan. La premisa es mostrar a Dom Toretto como inesperado rival de quienes eran más que sus amigos, una auténtica familia. Los motivos se mostrarán a medida que avanza la trama, y tienen su razón de ser. El reencuentro con antiguos personajes, y la aparición de algunos nuevos como Little Nobody, Scott Eastwood, la villana interpretada por Charlize Theron, y el casi cameo de lujo de Helen Mirren, mamá de unos de los habituales, está bien engarzada. Ritmo dinámico y sentido del humor están bien vertebrados con lo que es fundamental en una película "veloz y furiosa", o sea, espectaculares escenas de acción con automóviles en un vibrante "más difícil todavía". Y en este último aspecto, la película no defrauda. Desde el arranque en las calles de La Habana, tenemos la misión en unas instalaciones en Berlín que acaban implicando a un avión, y sobre todo, los pasajes en las calles de Nueva York y en una base de submarinos rusa, verdaderamente impactantes, todo un alarde de trabajo de especialistas y expertos en efectos especiales.

6/10
El viaje de sus vidas

2017 | The Leisure Seeker

Una road-movie que mira a la ancianidad y al amor mantenido por un matrimonio a lo largo de los años, contra viento y marea. Con dos excelentes actores en los papeles principales, Donald Sutherland y Helen Mirren. Sigue a Elle y John, que sin avisar previamente a sus hijos del plan ni dar cuenta posterior de su exacto paradero, han tomado su vieja caravana para disfrutar solos de las vacaciones de un agosto de 2016, viajando a lo largo y ancho de Estados Unidos. Y puede entenderse perfectamente la inquietud de los hijos, porque John exhibe síntomas de demencia senil, y es él quien conduce el vehículo. Mientras que ella, a pesar de su lucidez, no anda bien de salud. El italiano Paolo Virzì, con dos de sus colaboradores habituales en tareas de guión, Francesca Archibugi y Stephen Amidon, adapta una novela de Stephen Amidon que parte de la idea de una pareja casada de ancianos, que desea aprovechar lo que pueden ser sus últimos momentos de en encontrarse en razonable forma física y mental. En tal sentido la narración sigue cauces predecibles, y a ratos cansinos: se acumulan los recuerdos, con la proyección de diapositivas de cuando eran jóvenes, y las reiteradas citas de Hemingway del viejo profesor de literatura; hay algún pasaje más o menos alocado, cuando Elle viaja en moto, o el de la detención de la policía; y no faltan el sufrimiento de Elle por los lapsus mentales de su esposo, en que se pierde, o asoman confusos reproches por momentos del pasado en que uno u otra no se portaron bien del todo, envueltos por una neblina mental, que nos hace dudar acerca de lo que de verdad pasó. Donde la película falla estrepitosamente es en el discutible desenlace, que se ve venir, y que vacía de contenido todo lo que se nos ha mostrado antes. Porque los actos de los personajes siempre encuentran su explicación en el amor, pero el que cierra la narración, pasa de puntillas con enorme simplismo en lo relativo al modo en que afecta a los seres queridos. Sólo se mira desde la óptica del individualismo imperante, que nos señala a las personas como dueños absolutos de nuestras propias decisiones, que debemos tomar anteponiendo el yo a cualquier otra consideración.

5/10
Winchester

2017 | Winchester

Michael y Peter Spierig, que firman como The Spierig Brothers, están especializados en fantaterror, habiendo rodado títulos como Daybreakers y Saw VIII. Nunca habían tenido en sus manos una historia con tanto potencial como la de Sarah Winchester, viuda del inventor del rifle de repetición, que durante 39 años ampliaba constantemente su residencia, hoy considerada una de las mansiones embrujadas más famosas de Estados Unidos (junto con la de Terror en Amityville). Estaba convencida de que si la daba por finalizada se instalarían en ella los espíritus de personas asesinadas con las armas diseñadas por su marido, en busca de venganza. El guión, escrito por los propios hermanos junto a Tom Vaughan (Ladrones de mentes) se centra en la llegada del Dr. Eric Price, psiquiatra adicto al láudano, enviado por la actual junta directiva de la empresa de armas a evaluar a la Señora Winschester, con el objetivo de inhabilitarla porque supuestamente ha perdido sus facultades mentales. Sin embargo, una vez instalado él mismo será testigo de apariciones de espectros. Tiene un inicio prometedor, por la fuerza de la historia real, y porque los realizadores optan por la vía de la historia de fantasmas clásica, ya que se cuida la ambientación, en lugar de apelar a los excesos sangrientos, de los que tanto abusa el cine actual; parece seguir el sendero de Expediente Warren y similares. Todo esto se agradece. Pero rápidamente el film se desinfla, pues pasa a ser una sucesión de sustos fáciles, mientras que el guión abusa de los recursos más habituales del cine de terror, en lugar de desarrollar a los dos personajes centrales. Es una pena, pues ella está encarnada con su solvencia habitual por la gran Helen Mirren, que a lo largo de su extensísima carrera en pocas ocasiones se había interesado por este género –sería una excepción la amena Secuestrando a la Srta. Tingle, sobre todo por su labor–, mientras que el médico está encarnado por Jason Clarke (Terminator: Génesis, La noche más oscura), cada vez mejor actor. Ni siquiera ellos consiguen remontar, por lo que el conjunto como mucho resultará entretenido para los incondicionales.

4/10
Belleza oculta

2016 | Collateral Beauty

Howard es un exitoso empresario publicista, que lanza un inspirador discurso a sus socios y también amigos, y al resto del personal, les invita a ver el amor, el tiempo y la muerte como partes integrantes de la vida, que deben ser bien acogidas. Dos años después no es el mismo hombre, está deprimido por la muerte de su hijita, y la empresa está a punto de irse al garete. In extremis, sus amigos piensa que deben probar que no está ya en sus cabales y tomar el control de la compañía. Para ello contratan a una detective que descubre que ha echado al correo tres cartas dirigidas al amor, el tiempo y la muerte. Suena a locura, sí, pero aún más loco sería si interacturara con 3 actores que representen esos conceptos, y que supuestamente acuden a él en respuesta a sus misivas. De modo que fichan los 3 amigos de Howard fichan a 3 actores de un teatro cercano, para hacer ese papel. El director de El diablo viste de Prada y Una pareja de tres, David Frankel, entrega de nuevo una agradable película, quizá un poco merengue, pero es su estilo, o se toma o se deja, y al fin y al cabo estamos ante un cuento navideño, actualización del de Dickens para el siglo XXI, tras otras revisiones, algunas magistrales como la de ¡Qué bello es vivir! de Frank Capra, por favor, fuera comparaciones, que ya sabemos que son odiosas, si acaso citemos Holiday y Love Actually, que estarían más en la línea tonal, por así decir. En tal sentido Nueva York iluminado para la fiestas luce como un estupendo árbol navideño. El caso es que los tres actores, con sus personales representaciones, vienen a ocupar el papel de los famosos fantasmas de las navidades pasadas, presentes y futuras de Dickens, aunque en este caso el beneficiado no es sólo Howard, el gruñón, pues sus tres amigos y socios también afrontan crisis personales, uno está separado y su hija no quiere saber nada con él, otra se ha convertido en una solterona, y el tercero se está muriendo y no lo ha contado en casa. El guión de Allan Loeb funciona razonablemente, con la moraleja de la belleza colateral (mejor el título original que su traducción) que se puede encontrar acompañando al dolor y el sufrimiento. Y desde luego contar con un reparto de campanillas, que incluye a Will Smith, Kate Winslet, Edward Norton, Helen Mirren, Keira Knightley, Michael Peña y Naomie Harris, es un auténtico lujo.

6/10
Espías desde el cielo

2016 | Eye in the Sky

Desde Sussex, la oficial Katherine Powell supervisa una operación militar para capturar a varios extremistas que se reúnen en una casa de Nairobi. Tiene a sus órdenes al piloto de un avión no tripulado que proporciona vigilancia aérea, y a algún agente junto al objetivo, que envía escarabajos mecánicos teledirigidos con cámara de vídeo. Las imágenes desvelan que los terroristas preparan una acción contra civiles, por lo que Powell pedirá a sus superiores autorización para aniquilarles. Tras el Oscar a la mejor película de habla no inglesa por Tsotsi, el sudafricano Gavin Hood saltó a Holllywood con filmes de temática fantástica, X-Men Orígenes: Lobezno y El juego de Ender, de resultados más bien insulsos. Le ha venido bien apartarse del ‘mainstream’ y ponerse al frente de esta cuidada producción rodada en su país, con capital británico, que se centra en el debate sobre la moralidad de la guerra contra el terrorismo mediante el uso de drones teledirigidos, que saltó a la actualidad sobre todo tras los ataques encubiertos de la administración Obama contra dirigentes de Al Qaeda en Yemen, Somalia y Pakistán. Parte de un guión muy cuidado de Guy Hibbert (Omagh), que aborda el tema central sin entrar en cuestiones de derecho internacional, pero también sin quitarle un ápice de complejidad. Espías desde el cielo pretende aportar elementos para el debate, más que adoctrinar. Por un lado acepta que para evitar un mal mayor puede ser legítimo causar la muerte de quienes preparan un atentado masivo, pero también reconstruye con distanciamiento crítico el papel de los que intervienen en la toma de la decisión final. Se ve así que los políticos a veces están más preocupados por salvar sus muebles, que por llevar a cabo acciones justas, o que a los militares les puede venir bien acabar con objetivos, dejando un poco de segundo lado lo que se conoce con el eufemismo de ‘daños colaterales’. Podría pensarse que estamos ante un film demasiado discursivo, pero no es así, pues logra enorme dramatismo, y tensión ‘in crescendo’. Un reparto internacional de esos que se califican como “de campanillas” logra dar humanidad a los personajes, y que se entienda (aunque pueda no compartirse) que a veces amañen el papeleo, con tal de quedar bien. Quizás destaque sobre el conjunto Aaron Paul, que compone el escalofriante papel del piloto que hace la guerra sentado sobre un monitor, como el que juega con la consola, y que a pesar de sus dudas, en el fondo debe obedecer las órdenes. Pero también desarrollan buenos trabajos Helen Mirren (teniente que comanda la misión), el escocés conocido por Juego de Tronos Iain Glen, brillante como ministro de exteriores con problemas puntuales de salud, Barkhad Abdi, candidato al Oscar por Capitán Phillips, como heroico agente sobre el terreno, y en su última aparición física en pantalla el gran Alan Rickman (oficial que supervisa desde Londres), a cuya memoria está dedicado el film.

7/10
Trumbo

2015 | Trumbo

Los años posteriores al final de la Segunda Guerra Mundial. Dalton Trumbo es un guionista respetadísimo en Hollywood, casado y con tres hijos, que acaba de firmar un sustancioso contrato con uno de los grandes estudios. Aunque también es el blanco de la gacetillera del show business Hedda Hopper, que no deja de sembrar la duda sobre su posible comunismo, debido a su sensibilidad social y al apoyo de los derechos laborales en la industria del cine. En el contexto de la Guerra Fría, donde domina el miedo a la "amenaza roja", se forma el Comité de Actividades Antiamericanas, que investiga la infiltración de comunistas en Hollywood. Trumbo será llamado a declarar y al negarse a confirmar o desmentir su comunismo, amparándose en la Primera Enmieda, será condenado por desacato, el destino de los Diez de Hollywood, que les condena al ostracismo. Figurará en las "listas negras", pero Trumbo se las va a ingeniar para conseguir trabajo encubierto escribiendo películas, con inesperado éxito. El cine de Jay Roach se mueve en dos terrenos: las populares aunque algo tontorronas comedias de las sagas Austin Powers y Los padres de ella, y las más serias películas aunque partidistas películas basadas en hechos reales de la política americana reciente, Recuento y Game Change. En el caso que nos ocupa, Trumbo estaría más cerca del segundo tipo de películas, aunque con la indudable ventaja de que Roach ha madurado, el cineasta sabe entregar una película más equilibrada, quizá porque asume el discurso conciliador del propio protagonista cuando, en los 70, con su figura en creciente proceso de rehabilitación, recibió un premio del Gremio de Guionistas. Quizá a la película, que adapta la biografía de Bruce Cook, le falta un hervor, y no se evita cierto estereotipamiento, en las escenas familiares, con la arpía Hopper o en los momentos creativos en la bañera. También es un inconveniente que actores de presencia tan imponente en pantalla como Edward G. Robinson, John Wayne y Kirk Douglas, tengan que ser representados por intérpretes esforzados, pero que juegan claramente en una división muy inferior a la de sus personajes. Pero la cinta tiene a su favor un grandísimo actor, Bryan Cranston, que borda su papel, y que sostiene la película en todo momento, la película es su personal "viaje del héroe", y gracias a él en gran medida, y a la fuerza de los hechos históricos descritos, se trata de un viaje por una etapa de la historia del cine que merece la pena emprender.

6/10
La dama de oro

2015 | Woman in Gold

Una historia narrada en dos tiempos acerca del cuadro "Retrato de Adele Bloch-Bauer" de Gustav Klimt, que se exhibe en el Belvedere de Viena, y cuya propiedad reclama la anciana judía Maria Altmann, tras fallecer su hermana, y el anuncio, por parte de las autoridades de Austria, de una nueva ley de restitución de obras de arte expoliadas por los nazis. Aunque inicialmente no se implica a fondo en el caso, el joven abogado Randol Schoenberg, también con ilustres antepasados judíos en Austria, acepta encargarse de la reclamación, que se encuentra con mil y un obstáculos, pues la célebre pintura de Klimt, también conocida como "La dama de oro", es una de la joyas de la galería del Belvedere, casi un símbolo nacional, aunque es claro que perteneció a la familia Altmann y que la retratada es una tía suya. La descripción de la lucha legal, que incluye el traumático regreso de la anciana desde Estados Unidos al país del que huyó durante la Segunda Guerra Mundial, se combina con sus recuerdos de las vejaciones que padece su familia de manos de los nazis. Simon Curtis, con una carrera forjada en la televisión británica y director de Mi semana con Marilyn, entrega una película cuya trama atrapa, vibramos con esta historia auténtica acerca de los esfuerzos de una anciana para, de algún modo, hacer las paces con un pasado que no deja de atenazarle. Mientras que la mirada del joven abogado sirve para que el espectador que mira con cierta distancia las injusticias de la historia se implique emocionalmente, de modo que no piense que el olvido o la ignorancia son las mejores fórmulas para pasar página ante lo ocurrido tiempo atrás. El film hace pensar en incursiones británicas recientes basadas en hechos reales como Descifrando Enigma y La teoría del todo, pues de nuevo tenemos una magnífica producción –detrás están los hermanos Weinstein, especialistas en cazar Oscars con filmes como éste–, con una cuidadísima recreación de las dos épocas en que transcurre la trama, en que vemos muy bien fotografiados Viena y Los Ángeles, mostrando de modo convincente el cuadro de Klimt, con buena partitura musical, y grandes trabajos actorales, donde vuelve a sobresalir una auténtica "reina", Helen Mirren, y aguantándole bien el tipo Ryan Reynolds. Pero igualmente están estupendos los secundarios de las dos épocas. Resultamente especialmente interesante la matizada idea de que el tiempo restaña heridas pero tambien puede insensibilizar hasta el punto de caer en la injusticia, o en el no-reconocimiento de lo que en el pasado se hizo mal, con el peligro consiguiente de que puedan repetirse los errores en el futuro.

7/10
Un viaje de diez metros

2014 | The Hundred-Foot Journey

Tras morir la madre en un incendio, una familia india, los Kadam, se traslada al completo –Papa con sus cinco hijos– desde Bombay, primero a Inglaterra, y luego a un pueblecito de la campiña francesa. El plan es poner en marcha un restaurante, en consonancia con el negocio que tenían en su país, y con los deseos de aprovechar el talento culinario de Hassan, el hijo segundo. Para ello compran una finca adecuada, que sólo tiene un pequeño inconveniente: se encuentra justo enfrente –tan sólo a diez metros–, de un prestigioso restaurante con una estrella Michelin, regentado por una viuda estirada, madame Mollary, que desea crecer en estrellas. Se producirá enseguida la inevitable rivalidad, también por las costumbres culturales, bien diferentes. Decir de una película gastronómica que es "deliciosa" es un juego de palabras facilón, pero Un viaje de diez metros responde a la perfección a tal epíteto. La popular novela de Richard C. Morais, convertida en libreto de cine por el siempre solvente Steven Knight, ha cautivado a nombres tan conocidos como los de Oprah Winfrey y Steven Spielberg, que asumen tareas de producción, mientras que la batuta de director le ha sido entregada a un cineasta ya curtido en lides fílmicas sabrosas, pues Lasse Hallström dirigió en 2000 Chocolat. Y este solvente equipo, con un exquisito diseño de producción y un reparto acertadísimo, logra entregar una película emotiva, que te hace sentir bien, que te deja, claro está, buen sabor de boca. Habrá quien diga que atraviesa el film algún momento empalagoso, o que se nos escamotean lo que serían bocados difíciles de tragar en el mundo real. Tal vez, pero a la mayoría de los espectadores les encantará fantasear con la idea de que las cosas pueden y deben salir bien, más en tiempos de crisis, y hay que saber aceptar la cualidad de cuento de lo narrado, que anima a la convivencia de todas las razas y credos, a desarrollar los propios talentos, a dar prioridad a la familia, a saber escoger lo mejor cuando en la vida hay que hacer elecciones. Obligado resulta hablar de los actores, y en primer lugar de la "Reina" Helen Mirren, quizá la mejor actriz británica del momento, que con un gesto, un movimiento corporal, incluso de espaldas, transmite un montón de emociones, nadie mejor que ella para evitar entregar un personaje estereotipado. Y lo bueno es que tiene en frente a un actor con personaje paralelo, Om Puri, que también está sensacional, de modo que la evolución en su relación se acepta y conmueve. El resto de los actores, la mayoría jóvenes poco conocidos, están muy bien, teniendo especial mérito Manish Dayal, narrador y protagonista, y la que da vida a su interés amoroso y aspirante a chef, Charlotte Le Bon.

7/10
Hitchcock

2013 | Hitchcock

Después de estrenar con gran éxito Con la muerte en los talones, Alfred Hitchcock anda a la búsqueda de ideas para una nueva película. Los asesinatos reales de Ed Gein y el libro de Robert Block inspirado en ellos le seducen para intentar un provocativo film de terror que asusta a la Paramount, Psicosis, hasta el punto de que sólo aceptan, y a regañadientes, distribuirlo, Hitchcock deberá financiarlo. Su paciente y amada esposa Alma Reville acepta, y como siempre, será su fiel sostén para sacar adelante el proyecto, además de hacer al mismo sus propias contribuciones. Hitchcock tiene detrás a Sacha Gervasi, que antes dirigió Anvil. El sueño de una banda de rock, un documental. Se podría caer entonces en el error de creer que la película se ajusta a la perfección a los hechos reales en que se basa. Esto puede ser cierto en lo referente al rodaje –el film adapta un libro de Stephen Rebello sobre el tema–, del que existe abundante información, ya sean los problemas con los estudios y la censura, o la célebre escena de la ducha. Pero en cambio existe bastante espacio para la imaginación en lo referente a la intimidad del matrimonio de Alfred y Alma, tarea a la que se aplica el guionista John McLaughlin. Con los elementos que conforman el imaginario popular del cinéfilo sobre el personaje –a Hitchcock le pirrarían las rubias, era un sádico reprimido debido a una estricta educación, se ocultaba tras una capa de bromas irónicas y con frecuencia crueles...– y un poco de psicoanálisis barato, se acaba cayendo en el cliché y vemos –somos voyeurs nosotros también– a Hitchcock con sus obsesiones, y a Reville paciente, sufriente, y buscando un poco de “aire” con la inocente “aventura” de prestar ayuda a un guionista y escritor, Whitfield Cook. Lo que hay alrededor de esto resulta un tanto vulgar, y sólo el buen hacer de los actores –sobre todo Helen Mirren– evita que la cosa vaya cuesta abajo; en cambio, el recurso a un personaje imaginario, el mismísimo Ed Gein, resulta completamente innecesario y distrae, tan artificioso resulta. Lo cierto es que el film tiene aciertos parciales –está bien Scarlett Johansson como Janet Leigh, y empezar al estilo Alfred Hitchcock presenta es un buen hallazgo–, pero también tópicos innegables, cierta irregularidad en el paso. Quizá el alma de la película acaba siendo...¡Alma!, o sea, la gran Mirren, pues el maquillaje y los esfuerzos de Anthony Hopkins por imitar el acento “british” de Hitchcock, aunque meritorios, tienen el efecto no deseado de sacar de la trama, de hacer pensar al espectador si se parece o no se parece. Un suspense no deseado, suponemos.

5/10
Phil Spector

2013 | Phil Spector

Phil Spector es un productor musical mítico, que trabajó con todos los grandes y revolucionó la industria. Fue un superventas, e introdujo innovadores sistemas de grabación. También es famoso por su carácter volcánico, e hizo una breve incursión cinematográfica en un film emblemático de la contracultura, Easy Rider. En 2003, la actriz Lana Clarkson murió de un disparo en la boca, y él fue acusado de asesinato, aunque la defensa sostuvo que se trató de un suicidio accidental. Este film escrito y dirigido por David Mamet describe cómo la abogada Linda Kenney Baden asume la defensa de Spector. Mamet asegura que su film no pretende contar las cosas tal y como ocurrieron, entre otras cosas porque le faltan datos para poder hacerlo. Lo que pretende es entregar, en sus propias palabras, “una fábula”, donde el personaje de Helen Mirren sería una especie de doncella virginal que se adentra en el laberinto del Minotauro, el Spector encarnado por Al Pacino. Y ofrecer una reflexión sobre las bondades y defectos del sistema judicial, donde es piedra angular la presunción de inocencia, y la carga de la prueba es para dar el veredicto de culpabilidad. Las tramas en los tribunales no son ajenas a la filmografía de Mamet, que firmó el guión de Veredicto final, y también dirigió El caso Winslow. El film está casi concebido como una obra de teatro, una pieza de cámara donde el peso recae sobre dos personajes, soberbiamente interpretados por Mirren, muy sobria, y Pacino, contenido en la excentricidad de Spector y sus pintorescos pelucones. Resulta curioso como las escenas ante el tribunal están reducidas al mínimo, y hay en cambio otra, muy eficaz, de ensayo de una comparecencia, como acentuando el carácter del film que no pretende estar en posesión de la verdad absoluta sobre el caso, presentando en cambio hipótesis que permitirían el veredicto de “no culpable”, que no de “inocente”. Con inteligencia se usa la música lo justo, con buenas ideas, como la de los dibujos de Spector durante el juicio, transformados en notas musicales.

6/10
Red 2

2013 | Red 2

Red, de 2010, adaptación del cómic de Warren Ellis y Cully Hamner, obtuvo un enorme éxito, sobre todo porque contaba con un reparto de primera fila. La secuela era inevitable. En Red 2, el agente de la CIA Fran Moses (Bruce Willis) intenta llevar una vida tranquila tras su jubilación, pasando los días con Sarah (Mary-Louise Parker), su novia. Pero se expande el rumor en internet de que Moses y su equipo de viejas glorias están relacionados con un viejo proyecto armamentístico, lo que les convertirá en objetivo de oscuros individuos, y les forzará a volver a entrar en acción. Se nota que no vuelve a estar tras las cámaras Robert Schwentke (Plan de vuelo: Desaparecida), que dirigía con mayor dinamismo. Le sustituye Dean Parisot (Héroes fuera de órbita) cuya realización no pasa de correcta, y en ocasiones resulta incluso insulsa. Pero Red 2 cuenta con un guión esforzado de los hermanos Jon y Erich Hoeber, los mismos del film anterior. Además, el innegable carisma de las estrellas reunidas en el reparto levanta lo suficiente esta producción, ya que repiten Bruce Willis, Mary-Louise Parker, John Malkovich y Helen Mirren (falta esta vez Morgan Freeman), y se suman a la fiesta Anthony Hopkins y Catherine Zeta-Jones. Por lo demás no pretende ser más que un entretenimiento bastante ligero.

5/10
The Door

2012 | The Door

The Door: Magda, una escritora que lucha por triunfar, contrata a una anciana llamada Emerence (Helen Mirren) como ama de llaves. Desde su primer encuentro, está claro que Emerence no es una empleada del hogar ordinaria. Aunque todo el mundo en el barrio la conoce y respeta, nadie sabe nada de su vida privada ni ha entrado en su casa. Sin embargo, un acontecimiento dramático en la vida de Magda empuja a Emerence a dar a conocer fragmentos de su traumático pasado; un pasado que arroja luz sobre su muy peculiar comportamiento.

Arthur

2011 | Arthur

Arthur, heredero de una gran fortuna empresarial gobernada por su madre, se comporta como un niño grande sin asumir responsabilidad alguna, hasta el punto de que sigue cuidando de él y sacándole de líos su vieja niñera: por si fuera poco, su vida de auténtico playboy que abusa del alcohol, llena de caprichos con mujeres y emociones fuertes, provoca con frecuencia titulares escandalosos en los periódicos. Como su madre no está dispuesta a consentir ni un exceso más, le plantea un ultimátum: deberá casarse con la responsable mujer de negocios Susan para así sentar la cabeza; en caso contrario, lo desheredará. Tal disyuntiva asoma justo cuando Arthur cree haber encontrado su verdadero amor en Naomi, un espíritu libre, sensible y sensato, una mujer atenta a las necesidades de los demás, empezando por las de su anciano progenitor. Fallido remake de Arthur, el soltero de oro. El film ochentero fue en su momento un fenómeno, pero la versión que entrega Jason Winer resulta un tanto rancia. Se le quiere dar un aire de cuento de hadas, deliciosa comedia romántica y tal, y al tiempo, hacer contenidas “gracietas” zafias, que no funcionan. Resulta curioso porque la intención es hacer algo a lo grande en lo que a esfuerzo de producción se refiere -la escena inicial con el protagonista enfundado en un traje de Batman y conduciendo el batmóvil, el pasaje de la Estación Central neoyorquina para usa y disfrute exclusivo de la pareja enamorada...- y la cosa se queda pequeñita, muy pequeñita. Russell Brand es uno de los cómicos de moda, pero aquí como protagonista no tiene gracia, quizá se siente encorsetado en su personaje. Tampoco parece sentirse cómoda Helen Mirren como niñera, en un personaje convertido en mujer, en la película original el papel era para el gran e impasible John Gielgud. En general los actores parecen un poco perdidos en una historia que se ha querido adaptar a los nuevos tiempos sin demasiado acierto.

3/10
Brighton Rock (2010)

2010 | Brighton Rock

Los años 60 en Brighton. En un ambiente gangsteril, y con el telón de fondo de los enfrentamientos pandilleros de mods y rockers, Pinkie Brown desarrolla su actividad delictiva de modo despiadado. Después de vengar brutalmente una muerte con un asesinato, una fotografía incriminatoria tomada en un lugar público le lleva a trabar relación con Rose, una dulce pero apocada camarera católica, que se enamora de él. Todo parece indicar que Pinkie busca el amor de Rose sólo para evitar su incriminación, pero de algún modo le desarma la inocencia y entrega incondicional de ella, aquello podría ser, tal vez, su camino a la redención. Adaptación de la novela homónima de Graham Greene, escrita y dirigida por Rowan Joffe. Existía ya una prestigiosa versión clásica de 1947 de John Boulting en que participó el novelista, con Richard Attenborough en el papel de Pinkie. Joffe traslada la acción a los 60, e introduce más violencia, con secas peleas y momentos seguramente más cinemáticos, sabe sacar partido al marco de Brighton donde transcurre la acción con una convincente reconstrucción de época. Y conserva el elemento “católico” algo tristón característico de Greene, lo que no impide que la Providencia actúe “milagrosamente” por caminos inesperados, ese momento antológico del disco, al que el director sabe imprimir todo su vigor. Está bien la pareja protagonista, Sam Riley da a Pinkie un carácter antipático y atormentado, pero evitando al tiempo producir completo rechazo; mientras que la formidable Andrea Riseborough despierta la lástima justa, de modo que su fidelidad a machamartillo hacia Pinkie no parezca la de alguien que no está en sus cabales. Funcionan bien los secundarios compinches de Pinkie, como Nonso Anozie, pero cuesta entender un poco más al dúo que componen veteranos de la talla de Helen Mirren y John Hurt, su persistente acoso al protagonista.

6/10
La tempestad

2010 | The Tempest

Red

2010 | RED

Cada vez llegan más comics a la gran pantalla. En esta ocasión estamos ante la adaptación de una novela gráfica de Warren Ellis y Cully Hamner de tres números, publicada por la editorial DC. El film cuenta con un director solvente, Robert Schwentke, responsable de la intensa cinta de suspense Plan de vuelo: Desaparecida. Frank Moses es un agente de la CIA jubilado que pasa sus días buscando excusas para llamar a Sarah Ross, la chica que le envía los cheques de la pensión a su casa, a la que corteja por teléfono a pesar de que nunca se han visto en persona. Cuando unos asesinos irrumpen en su casa para aniquilarle, Frank logra salir airoso del trance, pero decide recoger a Sarah, ya que está convencido de que quienes le persiguen han escuchado sus conversaciones y van a ir a por las personas que más le importan para hacerle daño asesinándolas. Con ayuda de diversos amiguetes, todos ellos antiguos compañeros ya retirados, tratará de averiguar quién le persigue y por qué. Red ofrece acción a raudales, una buena factura técnica y en suma, lo que se espera. Nadie que sepa lo que va a ver saldrá defraudado. Bruce Willis recupera su personaje de héroe de acción socarrón que le convirtió en una megaestrella en Jungla de cristal, y demuestra una gran capacidad para reírse incluso de sí mismo, ya que se hace un chiste sobre su falta de pelo. Y desde luego, el punto fuerte de la cinta son los secundarios, ya que Willis está acompañado por Mary-Louise Parker, John Malkovich –muy divertido como paranoico–, Helen Mirren –genial como versión femenina de Rambo en un papel totalmente opuesto a los que suele interpretar–, Karl Urban, Morgan Freeman, Rebecca Pidgeon, Richard Dreyfuss, Brian Cox y el legendario Ernest Borgnine. ¡Casi nada! El público que vaya predispuesto a pasarlo bien pasará por alto que sus personajes son típicos de cómic, más bien esquemáticos, y que nada parece nuevo. De hecho la base de la trama –chica se enamora de un desconocido que resulta ser un superespía que la protege de peligrosos asesinos– es casualmente idéntica a la de la reciente Noche y día.

5/10
La deuda

2010 | The Debt

Tel Aviv, 1997. Una joven periodista lleva a cabo la presentación de un libro en donde se narra un célebre episodio llevado a cabo años atrás por su madre, Rachel Singer, antigua espía del Mossad, convertida en heroína y presente en el acto. La historia del libro, sucedida en 1966, narra cómo tres agentes del Mossad, Rachel, David y Stefan, viajaron de incógnito a Berlín Oriental para localizar y detener secretamente al doctor Dieter Vogel, un criminal de guerra nazi que se dedicó durante la guerra a los más horrendos experimentos contra los judíos y que fue denominado el “cirujano de Birkenau”. Notable y atípica película de espionaje con referencias de fondo explícitas al horror del Holocausto, pero que bajo su supuesta atmósfera de acción, ofrece ante todo un retrato de personajes muy perfilados, que afrontan cada uno a su modo sus traumas y sus dolores. Se trata de un ‘remake’ de una película israelí escrita y dirigida por Assaf Bernstein en 2007 y que ahora se presenta con un cartel y una producción hollywoodinse de auténtico lujo. En este caso, hay que elogiar el cuidadoso guión y el eficaz montaje, con transiciones muy logradas cuando la acción nos traslada de una época a otra. Por otra parte, la impecable dirección de John Madden llama mucho la atención por su sobriedad, de una dureza muy seria, y donde apenas se hacen concesiones comerciales al espectador (poco más que la escena de la estación). El film tiene garra y es entretenido, pero Madden, quien ya ha mostrado su buen hacer en filmes como Su majestad Mrs. Brown o Shakespeare enamorado, se centra en no contar más de lo suficiente, incluso es parco en descubrirnos los corazones de los protagonistas, lo cual por otro lado resulta intrigante y a la postre enormemente revelador de los demonios interiores que los pueblan. Más allá de su desenlace, la película acaba por ofrecer una reflexión acerca de la ética de nuestros actos, sean cuales sean la circunstancias, donde siempre habrá diferencias entre la venganza y la justicia, entre la mentira y la verdad. Y dentro del conjunto hay que aplaudir especialmente una labor de casting perfecta. Todos los intérpretes están muy ajustados a sus papeles (quizá el más desaprovechado sea un demasiado taciturno Sam Worthington), y no regalan nada para la galería. Pero, de cualquier forma, la parte femenina de la película es la más conmovedora y emocional, centrada en el espléndido personaje de Rachel. Helen Mirren aporta ese tremendo empaque de mujer inteligente al que nos tiene acostumbrados, mientras que supone un alucinante descubrimiento la actriz Jessica Chastain, quien encarna a la Rachel joven de un modo absolutamente cautivador, verosímil e intenso.

6/10
La última estación

2009 | The Last Station

Los últimos años del genial novelista ruso Leo Tolstoy. Cuando vive retirado en una finca en el campo, atrapado entre dos "fuegos". Por un lado está Vladimir Chertkov, su socio en la creación de los tolstoianos, una especie de grupo creyente en la utopía de una vida armoniosa y colectiva, sin propiedad privada y un estilo de vida sencillo; viendo que su final puede estar cerca, Chertkov presiona para que legue en su testamento los derechos de su obra al pueblo, o sea, que sean de dominio público. Por otro lado su querida pero algo histérica esposa Sofya cree con bastante sentido común, que debe heredar la familia. Testigo de estos tejemanejes es el nuevo y timorato secretario de Tolstoy, Valentin Bulgakov. Resulta indudable que Michael Hoffman, director y guionista –adapta una novela de Jay Parini– ha puesto cariño en el film, pero aparte de cierto academicismo algo tieso, el conjunto está claramente desequilibrado, conviven sin orden ni concierto el drama con el sainete un tanto exagerado. Lo mejor sin duda es el trabajo actoral de Christopher Plummer y Helen Mirren, en los papeles de escritor y esposa: la idea de Tolstoy apuntada al principio –todo lo que sé, lo sé porque he amado– es preciosa, y sostiene la estructura dramática, basada en su relación; sin embargo, no puede uno por menos de pensar que no se hace justicia a este gran genio de la literatura y el humanismo en la película. Lo que resulta definitivamente grotesco es la historia de amor, colocada en primer plano, de Bulgakov con una tal Sasha (James McAvoy y Anne-Marie Duff), la verdad es que no entendemos esa relación, ni qué hace exactamente ese mujer entre los tolstoianos, cuyas costumbres de continencia sexual son muy estrictas. Ni tampoco acabamos de conectar con las convicciones utópicas de Chertkov, a pesar de que Paul Giamatti hace lo posible para no convertir el personaje en el antipático sin corazón que parece ser sobre el papel.

5/10
La sombra del poder

2009 | State of Play

A la redacción del Washington Globe llegan para ser cubiertas dos historias en apariencia inconexas, ocurridas en la ciudad capitolina. Por un lado, la muerte de un ladrón de poca monta y las heridas casi mortales de un repartidor de pizzas, a manos de un tirador profesional. Por otro, la muerte de Sonia Baker, investigadora para el congresista Stephen Collins, arrollada en el metro. Este último suceso tiene diversas connotaciones: Stephen tenía una relación extramarital con la difunta, quien estaba reuniendo pruebas en su investigación de la principal empresa privada contratista del Ministerio de Defensa; y el periodista del Globe Cal McAffrey es el mejor amigo de Stephen y de su esposa Anne. McAffrey se ocupa del primer caso, pero echará una mano a la novata Della Frye, que se ocupa del escándalo político. Adaptación de la miniserie de la BBC creada en 2003 por Paul Abbott, ha contado con un curtido equipo de guionistas, especialistas en intrigas con visos de gran conspiración: Matthew Michael Carnahan (La sombra del reino), Tony Gilroy (Michael Clayton) y Billy Ray (El espía); a lo que se suma un director al que le gustan las tramas políticas, Kevin Macdonald (El último rey de Escocia). El resultado es un entretenimiento de gran calidad, con una madeja argumental lo suficientemente enrevesada para captar la atención, y lo suficientemente inteligible para que el espectador no se pierda. El film se esfuerza en rendir un sincero homenaje a lo mejor de la profesión periodística, que trata de desvelar la verdad por muy escandalosa que resulte, lo que la emparenta con títulos como Todos los hombres del presidente, un referente claro. Así, Cal es un reportero de la vieja escuela, que busca los hechos, contrasta la información, maneja bien las fuentes; su fobia a las nuevas tecnologías –tiene un ordenador antediluviano– es una pose frente a las facilidades blogueras, capaces de decir inmediatamente cualquier cosa de modo irresponsable, sin la preocupación de la verdad que contengan o el daño que puedan hacer, y la presión aumentada por la primicia. Funciona bien el contraste con la novata –que potencialmente representa el peligro de decadencia de la profesión–, el equipo de apoyo de Cal, y la figura de la editora, donde se diría que la composición de Helen Mirren homenajea a Katharine Graham, mítica figura del Washington Post. Hay inteligencia en el modo en que se imbrica la intriga política y la investigación periodística, con lo estrictamente personal, que afecta a Stephen y Cal, una amistad puesta a prueba por dos complicados triángulos amorosos, y por el telón de fondo de un grupo paramilitar de aviesas intenciones, y por los tejemanejes de los politicastros, que en vez de servir al público, sirven a su propio interés. E incluso hay espacio para la sorpresa. Aunque puede haber pasajes discutibles –el interrogatorio en el motel, por ejemplo–, en general se dota a la narración de una densidad adecuada, con tiempo para que los personajes se nos aparezcan como de carne y hueso, principalmente los compuestos por Russell Crowe (extraordinario, como siempre), Ben Affleck (correcto) y Robin Wright Penn (estupenda en su breve pero intenso papel). Hay además buenos pasajes de acción e intriga, donde se logra sorprender, algo no tan sencillo cuando un espectador hastiado de efectos especiales, cree haberlo visto ya todo: sin parafernalia digital, funcionan bien por su suspense la escena del hospital y la del garaje subterráneo.

6/10
Corazón de tinta

2008 | Inkheart

Cuando nace su hija Meggie, Mo Folchart le lee en voz alta el cuento de Caperucita Roja. En el exterior de su casa aparece de la nada una caperuza colorada, como la del célebre personaje. Resulta que Mo tiene el poder de traer al mundo real a personajes y elementos de los libros que lee. Pero esto tiene también un peligroso efecto secundario... Años después, Mo Folchar viaja solo con su hija, pues su esposa ha desaparecido sin dejar rastro. En una librería, Mo encuentra un viejo volumen de “Inkheart”, un libro que busca desesperadamente desde hace más de diez años por razones desconocidas. Pero en la puerta le aguarda un siniestro personaje, Dustfinger, que salió de ese libro y quiere presionarle para que le devuelva a su interior... También andan tras los pasos de Mo otros siniestros personajes, liderados por el oscuro Capricornio, con aviesas intenciones. Iain Softley (K-Pax, La llave del mal) adapta al pie de la letra una novela para niños de la especialista Cornelia Funke, cuya obra ya había dado lugar a El príncipe de los ladrones. La propia escritora ejerce de productora, quizás para asegurarse de la fidelidad al original. Es cierto que el tono es excesivamente infantil, a lo que contribuyen sobre todo Andy Serkis, que construye un villano exagerado, cómico y premeditadamente irreal. También va en esa línea Brendan Fraser, que compone un héroe un poco al estilo del protagonista de La momia, y el resto del reparto, que incluye a actores tan solventes como Paul Bettany, Jim Broadbent y Helen Mirren, en papeles caricaturescos. Pero es un film ameno, que mantiene un agradable tono familiar, y que realiza una eficaz apología de la lectura y de la unidad familiar. Junto con la eficaz banda sonora del aragonés Javier Navarrete, sorprende el pequeño cameo sin palabras de la actriz Jennifer Connelly, esposa de Paul Bettany.

6/10
La búsqueda 2. El diario secreto

2007 | National Treasure: Book of Secrets

Nueva entrega de las andanzas de Ben Gates y familia, en esta ocasión motivadas por la defensa del buen nombre de sus ancestros. En efecto, el descubrimiento de una página perdida del diario de John Wilkes Booth, el asesino del presidente Abraham Lincoln, apunta a que un antepasado estuvo envuelto en el complot. Ben y su padre Patrick, no están dispuestos a creer tal cosa, sobre todo porque el segundo oyó de labios de su abuelo el relato en primera persona de cómo la familia impidió que un tesoro perdido cayera en manos del Sur, lo que habría cambiado el rumbo de la guerra de secesión. Unas misteriosas palabras codificadas en la descubierta página pondrán en marcha a Ben, que contará, además de con la ayuda de su padre, con el apoyo de su fiel ayudante tecnológico Riley, y con la cooperación de su ex novia Abigail, con la que acaba de romper. A ellos se suma, la madre de Ben y ex mujer de Patrick, experta en lenguas precolombinas. Enfrente está el propietario de la página reencontrada, descendiente de un general del Sur, que honrando el apreciado concepto sureño del honor, quiere devolver el brillo al apellido familiar, que la historia sepultó en el olvido. El film sigue un esquema muy similar al de la primera entrega de la saga. O sea, dos bandos enfrentados, en la clásica búsqueda de un tesoro, siguiendo pistas que llevan de un lugar a otro. En el caso que nos ocupa la geografía de esos lugares se expande, pues los protagonistas viajan a París, a la pequeña Estatua de la Libertad, o a Londres, al palacio de Buckingham, donde deben encontrar dos escritorios gemelos, uno sito allí, y el otro en el Despacho Oval de la Casa Blanca, en Washington. Otras localizaciones de lujo incluyen la Biblioteca del Congreso, o el monte Rushmore. El equipo de guionistas elabora una trama entretenida, donde el juego de pistas funciona mucho mejor, por ejemplo, que en la aburrida El código Da Vinci, sobre todo porque hay una humilde asunción de ofrecer un espectáculo de primera y sin pretensiones, con abundante sentido del humor. De modo que a la acción trepidante -magnífica la persecución de coches en Londres, o el clímax bajo el monte Rushmore-, se suma la teoría de la conspiración presente en un supuesto supersecreto "libro del presidente", que cuenta la leyenda que pasa de mano a mano de los presidentes estadounidenses, y dos inteligentes paralelismos: la lucha por el apellido familiar y el tesoro, por el lado de Ben Gates, y del personaje de Ed Harris; y la guerra de sexos y de crisis de parejas, que bien podrían reconciliarse, por un lado entre los talluditos (Jon Voight y la recién llegada a la saga Helen Mirren) y por otro entre su hijo y la novia (de nuevo bien conjuntados Nicolas Cage y Diane Kruger). De nuevo funciona además el "timing" cómico, y en general se han cuidado todos los personajes. Quizá el que queda más desangelado es el de Harvey Keitel, de nuevo agente del FBI, cuya presencia se nos antoja metida con calzador.

6/10
La Reina

2006 | The Queen

1997. Recién proclamado vencedor de las elecciones, Tony Blair debe entrevistarse con la reina Isabel II, para que ésta, según el protocolo, le pida que acepte el cargo de primer ministro. Poco después, una noticia provoca una auténtica conmoción en Gran Bretaña y el resto del mundo: Diana Spencer, la popular Lady Di, divorciada desde 1994 de Carlos, príncipe de Gales, fallece en accidente automovilístico en París, cuando huía de los paparazzi con su pareja, el millonario de origen egipcio Dodi Al Fayed. A la reina le cuesta ocultar que no sentía ningún cariño por su ex nuera, y se niega a que la familia real guarde luto. Esto la aleja del pueblo, que siente devoción por la fallecida. Tony Blair se da cuenta de que la cabezonería de Su Majestad podría ocasionar una crisis en la monarquía británica, e intenta interceder para que dé marcha atrás. El todoterreno director de Las amistades peligrosas (1988) y Alta fidelidad sale airoso de un arriesgado proyecto. Con la perspectiva del tiempo, parece relativamente sencillo reconstruir las relaciones entre personajes históricos, como Enrique VIII y Tomás Moro, como ocurría en Un hombre para la eternidad, o Miguel Ángel y el Papa Julio II, en El tormento y el éxtasis. Pero es mucho más difícil describir los encuentros y desencuentros entre una reina de Inglaterra viva y un primer ministro en activo, centrándose en acontecimientos muy recientes, con numerosos aspectos que probablemente no son de dominio público. Los guionistas, decoradores, actores y el propio Frears han llevado a cabo un complejo proceso de documentación, que propicia una ambientación creíble, y conversaciones perfectamente verosímiles, con secuencias muy difíciles, como la reacción del príncipe Carlos al conocer la noticia, o las conversaciones de alcoba de la reina con su marido. Dios salve a Helen Mirren, que encarna a Isabel II, poco después de haber interpretado a Isabel I, en una prestigiosa serie producida por BBC. Su trabajo es tan excepcional, que los espectadores no sienten delante a la protagonista de En el nombre del hijo, o La locura del rey Jorge, donde interpretaba a otra reina, sino a la auténtica reina de Inglaterra. Le secundan grandes actores, como Michael Sheen, que compone un Tony Blair propenso al humor, y reacio a relacionarse con la realeza al principio, que acaba sintiendo fascinación por la monarca.

8/10
Elizabeth I

2005 | Elizabeth I | Serie TV

Poderosa mirada a los últimos años del reinado de Isabel I de Inglaterra, una dama que se las apañó para gobernar con mano de hierro en un mundo dominado por los hombres. Se ha comparado la mirada realista, no exenta de crudeza a las intrigas palaciegas y de alcoba -que aquí se confunden, la línea de separación entre ambas es extremadamente delgada- de esta serie televisiva con la del mundo doméstico de la mafia en Los Soprano, y no anda del todo errada dicha comparación, máxime si tenemos en cuenta que coproduce HBO. Premiada con 3 Globos de Oro -mejor miniserie, actriz principal (Helen Mirren, que hizo doblete con su otra Isabel en La reina) y actot de reparto (Jeremy Irons)- y 9 Emmys -además de repetir las tres categorías mencionadas, Tom Hooper fue considerado mejor director- además de ofrecer una magnífica recreación de la época, se presta especial atención a la psicología de los personajes. El film arranca en 1579. Isabel lleva reinando ya veinte años. Sin esposo ni descendencia, las presiones sobre la monarca son grandes para que asegure un heredero al trono; así aparecen entre los intereses amorosos de la reina el conde de Leicester, amante que acabará sucumbiendo a una enfermedad, y el hijo de éste, el conde de Essex. Entre las crisis políticas con las que Isabel debe lidiar no es la menor la formidable Armada Invencible, enviada contra Inglaterra por Felipe II, o la incipiente rebelión de su prima católica María Estuardo, reina de Escocia. Ni el guionista Nigel Williams ni el director Hooper son demasiado conocidos. Curtidos en series televisivas, combinan el rigor de unos diálogos trabajados, pronunciados por un reparto espléndido, con unos conflictos bien planteados. Su intención –y éxito– es poner en primer término las preocupaciones íntimas de la reina, su deseo de llevar una vida privada de acuerdo con su voluntad; y ello sobre el telón de fondo de su política, que le obliga a tomar decisiones muy dolorosas.

6/10
Shadowboxer

2005 | Shadowboxer

Dos asesinos a sueldo. Rose, una mujer blanca, anciana, con un cáncer terminal. Y Mickey, un joven negro, al que ella arrebató de su violento padre tras matarlo. Ambos tienen una disparatada relación edípica o así. Y cometen sus asesinatos con increíble frialdad. Hasta que en un encargo ella se ve incapaz de matar a una mujer embarazada; es como una señal divina, una forma de reparar por su vida antes de morir. Y en efecto, acogen en su casa a la mujer y al recién nacido. Allí viven, mientras el mafioso cree que su encargo se realizó sin contratiempos. Aunque él parece insensible, cuando Rose muera se irá haciendo cada vez más un hombre de familia. El film torpemente rodado en digital, con absurdas escenas de sexo: la escena de `eutanasia´ mientras el negro hace el amor a Rose es completamente ridícula. Aunque hay alguna idea inteligente, su planteamiento es artificioso, el clímax ridículo, y realmente su director, Lee Daniels, no sabe adónde va.

3/10
La sombra de un secuestro

2004 | The Clearing

Wayne y Eileen. Un matrimonio maduro y rico. Sus dos hijos ya se han independizado. La rutina preside sus vidas. Él se pone cada día su impecable traje, besa distraídamente a su esposa, y se encamina al trabajo. Pero en una jornada como cualquier otra algo sucede. Un hombre se acerca al coche de Wayne. Se trata de Arnold, un rostro vagamente conocido. Y la amenaza con una pistola no deja lugar a dudas: se trata de un secuestro. Seguimos entonces dos hilos narrativos: el recorrido de la víctima y su captor a un lugar convenido con los cómplices de éste, y los nervios deshechos de mujer e hijos, asistidos por la policía. El holandés Pieter Jan Brugge ha desarrollado una notable carrera de productor en Estados Unidos, con títulos como El dilema. Ahora debuta en la dirección con un drama de aires clásicos, y pegado a la realidad, con personajes bien perfilados, que son un regalo para los protagonistas, unos Willem Dafoe, Robert Redford y Helen Mirren de lujo Lejos de las fantasías hollywoodienses, Brugge apuesta por la normalidad, una historia de personas vulgares con taras reconocibles, a las que una desgracia obliga a reaccionar. Maneja así un guión bien escrito, donde lo sorprendente son las pocas sorpresas. Sólo existen algunas dudas que deben ser despejadas, a las que alude el certero título original, The Clearing. Alrededor de la psicología del trío protagonista, su pena y amor por lo que se hizo y se dejó de hacer, la película avanza inexorable hasta su emotivo y sobrio final.

6/10
Mamá a la fuerza

2004 | Raising Helen

Helen es una joven muy chic que trabaja como alta ejecutiva en una agencia de modelos de Manhattan. Pero su vida de desfiles y de noches de blanco satén cambia radicalmente cuando se tiene que hacer cargo de los tres hijos de su hermana. Tras la experiencia, tendrá que elegir su propio camino. Comedia amable de buenas intenciones, dirigida por el especialista Garry Marshall (Pretty Woman) y que cuenta con la simpática pareja formada por Kate Hudson (Casi famosos) y John Corbett (Mi gran boda griega).

4/10
Las chicas del calendario

2003 | Calendar Girls

Un grupo de mujeres ya talluditas en Inglaterra. Amas de casa, ocupan su tiempo libre en actividades variopintas de una asociación femenina. Cuando el esposo de Annie muere de leucemia, Chris tiene una idea ‘diferente’, para recaudar fondos en la lucha contra el cáncer: el tradicional calendario del grupo, habitualmente adornado por motivos florales o paisajísticos, podría estar ilustrado con fotos de ellas posando desnudas. Sería una forma de subrayar la belleza femenina por encima de edades y achaques, y la iniciativa, por diferente, tal vez tuviera éxito. Así que se ponen manos a la obra… Lo que revoluciona su pequeña población, y afecta a sus vidas personales. Entretenida comedia, muy ‘british’, basada en una historia real. Con un excelente plantel de actrices, está contada con agradable elegancia. El film no entra en cuestiones como si el fin justifica los medios, o hasta qué punto las fotos del mentado calendario pueden considerarse artísticas. Estamos más bien ante un cuentecillo impregnado de buenos sentimientos, basado en la férrea amistad entre un grupo de mujeres.

6/10
The Roman Spring of Mrs. Stone

2003 | The Roman Spring of Mrs. Stone

Adaptación de la novela de Tennessee Williams, ya llevada al cine en 1961 por José Quintero. Helen Mirren y Olivier Martinez retoman los papeles de Vivien Leigh y Warren Beatty, y así encarnan a la pareja formada por una madura actriz y su joven gigoló, una relación no precisamente basada en el amor. Se trata de una cuidada producción televisiva, que logró nominaciones en los Emmy y los Globos de Oro

6/10
Flower Power (Como una regadera)

2002 | Flower Power

Se puede recuperar la esperanza incluso en situaciones desesperadas. Es lo que descubrirá Colin Briggs (Clive Owen), recluido en una prisión de mediana seguridad, cuando un compañero veterano le regala un paquete de semillas, de las que brotarán flores en los mismísimos jardines de la cárcel. Comedia dramático de fondo optimista en donde destaca la presencia de Helen Mirren (Gosford Park, Secuestrando a la señorita Tingle), todo un seguro de vida en una película tan poco convencional como ésta.

6/10
No Such Thing

2001 | No Such Thing

Atípica película fantástica donde un monstruo vive completamente desencantado con la raza humana. No le gusta nada el punto al que ha llegado el hombre, por lo que mata a todo aquel que se le acerca. Una joven periodista se interesa por él e inicia una peculiar relación con él. Resulta francamente curioso ver a un monstruo en una historia de corte tan claramente existencialista. El desencanto de la criatura pretende hacer reflexionar al público sobre temas de rigurosa actualidad. Aún así, la película no alcanza el nivel deseado y su calidad deja que desear.

3/10
Last Orders

2001 | Last Orders

Jack Dodd. Ha llevado una vida corriente, y algunos de sus mejores momentos los ha pasado con sus amigos, tomando pintas de cerveza en un pub londinense. Ahora ha muerto, y su última voluntad es que sus viejos compinches vayan con sus cenizas a Margate, para esparcirlas en el océano. El viaje de unas horas, que realizan en automóvil, sirve para despertar sus recuerdos, los buenos y los malos tragos, bromas, amores y oscuros secretos que han procurado tapar. Adaptación de una novela de Graham Swift, de quien también se ha llevado al cine El país del agua. El australiano Fred Schepisi logra un film agridulce, canto a la amistad, pero que no oculta las miserias y bajezas en que puede caer el ser humano. Da con el tono preciso para contar su historia, y cuenta con un maravilloso reparto, donde es difícil (e injusto) destacar a un actor por encima de los otros: Caine, Hoskins, Courtenay, Winstone, Hemmings, Mirren…

6/10
Jugando al límite

2001 | On The Edge

Tres historias dirigidas por tres actrices que se ponen al otro lado de la cámara. Ellas son las conocidas Anne Heche, Helen Mirren y Mary Stuart Masterson que se han decantado por el genéro fantástico con toque inquietante. "Ser normal" habla de los peligros de la rutina diaria; "Feliz cumpleaños" demuestra que un año más es, de verdad, un año menos; y "El otro lado" nos muestra a un científico con una enfermedad incurable, que quiere hacer una réplica de sí mismo para alcanzar la inmortalidad.

5/10
El juramento

2001 | The Pledge

Jubilarse puede suponer para muchos un difícil trance. Jerry Black, detective de la policía, no es una excepción. Y cuando le llega el turno, se agarra como a un clavo ardiendo a un caso espeluznante. El de una niña de ocho años, violada y asesinada, a cuya madre jura dar con el culpable. Aunque un tarado que luego se suicida reconoce ser el criminal, Jerry sigue con la mosca tras la oreja. Así que emprende una investigación obsesiva por su cuenta y riesgo. Sean Penn no sólo es un actor maravilloso en Pena de muerte, Acordes y desacuerdos y La delgada línea roja. También, en la línea de John Cassavetes, ha hecho sus pinitos como director, y antes de ahora sirvió las interesantes Extraño vínculo de sangre y Cruzando la oscuridad. Aquí repite con el actor Jack Nicholson, que hace una composición asombrosa de un complejo policía de raza, con olfato a la hora de investigar: el secreto de Nicholson reside en el dominio del misterioso arte del matiz. El film adapta una novela del suizo Friedrich Dürrenmatt, que inspiró la maravillosa El cebo de Ladislao Vajda.

5/10
Gosford Park

2001 | Gosford Park

Méritos no le faltan al veterano director Robert Altman, aunque sólo sea por su habilidad para componer este enorme puzzle costumbrista de tan numerosas piezas. Estamos en 1932, en algún lugar de la campiña inglesa, donde se emplaza la enorme finca de Gosford Park, con la suntuosa mansión –un palacio en toda regla– de Sir William McCordle. Allí tiene lugar una concurrida reunión de caza de amigos y parientes –algo que recuerda a La regla del juego, del maestro Jean Renoir–, los cuales, acompañados cada uno de sus sirvientes, conforman la flor y nata del dandismo. Pero entre los invitados no reina precisamente la amistad; más bien se llevan otros vicios “elegantes” como la envidia, el rencor o la hipocresía. En fin, que da igual que se trate de un apolillado conde adinerado o de la última cocinera de la lista: todos arrastran su personal baúl de miserias secretas. Pero la encantadora reunión de sociedad se pondrá patas arriba cuando un asesinato llene de estupor a todos los invitados. La película tiene su punto fuerte en la cuidada ambientación y en la esmerada planificación para mostrar la alteridad de entre siervos y señores. Gracias a un montaje vivo y preciso se hace imposible relajarse. La expectación ante el inmenso reparto de personajes –un verdadero laberinto de nombres– acaba diluyéndose en el enorme tapiz de formalismo presente en Gosford Park, hasta dar lugar a una obra coral de sutiles reacciones psicológicas, gestos y miradas. A todo eso contribuye eficazmente el envidiable reparto: un elenco de actores y actrices que encarnan perfectamente la gélida flema británica que el experimentado Altman traslada con virtuosismo a la pantalla. La película ganó el premio al mejor guión en la última ceremonia de los Oscar.

5/10
La pasión de Ayn Rand

1999 | The Passion of Ayn Rand

Relato de la apasionada relación entre la escritora Ayn Rand –idolatrada por ‘outsiders’ de todas las clases por sus ideas contracorriente– y el psicólogo mucho más joven que ella Nathaniel Branden. Con estupendo reparto, esta película televisiva de Showtime interesa más que por el ‘affair’ descrito, por el retrato de una persona egoísta, paralizada emocionalmente por sus ideas desesperanzadas y que rechazan a Dios. El guión se basa en el libro de Barbara Branden, que estuvo casada con Nathaniel.

4/10
Secuestrando a la señorita Tingle

1999 | Teaching Mrs. Tingle

Seguramente todos hemos tenido en el colegio un profesor o profesora que era el terror de los alumnos. Rostro agriado, mal humor, bofetadas (en el caso de que ya seamos algo mayorcitos) y notas no demasiado altas que digamos. Pues la señorita Tingle responde a la perfección a la descripción que acabamos de hacer. Y si no, que se lo pregunten a la pobre Leigh Ann, que ansía obtener una beca de estudios para salir de su pueblo; y la única pega es la señorita Tingle, que se niega a dar la nota deseada en la asignatura de historia. Como la ‘profe’ es muy terca, la chica, con ayuda de otros compañeros, deciden 'convencerla' con métodos 'persuasivos'. Pero encontrarán la horma de su zapato. Lo mejor del film, que combina miedo, intriga y comedia negra, es sin duda el trabajo de Helen Mirren (La locura del rey Jorge, La costa de los mosquitos) como la antipática maestra. El director y guionista Kevin Williamson dice haberse inspirado en una auténtica ‘profe’ que le amargó la vida en el ‘cole’.

4/10
En estado crítico

1997 | Critical Care

Ersnt, un joven doctor, dirige la unidad de cuidados intensivos de un importante hospital. La vida no le va mal del todo. Pero uno de sus pacientes le hace cambiar su perspectiva de las cosas. El señor Potter está en coma; técnicamente muerto. Dos hijas mantienen posturas distintas sobre lo que habría que hacer con él. Una dice que hay que desconectarle los aparatos que lo mantienen con vida artificialmente. La otra, que hay que poner todos los medios para curarle. Se diría que la postura de ambas hijas está dictada por el cariño. Nada más lejos de la realidad. Van a por su dinero, pues según cuándo muerta, la herencia irá a una u otra. Sidney Lumet (12 hombres sin piedad, La noche cae sobre Manhattan), en forma de caricatura feroz, hace una fuerte crítica a la avaricia y al encarnizamiento terapéutico practicado por algunos hospitales para "chupar" el dinero de sus pacientes. Ernst, desde una inicial postura frívola, comienza a cuestionarse cómo debe ser su cuidado de los enfermos. Le sirve como modelo una ejemplar enfermera –a la que da vida Helen Mirren–, que se preocupa con humanidad de sus pacientes. El film, a la hora de plantear cómo transcurre la muerte, apuesta por un curioso tratamiento onírico del que es protagonista Anne Bancroft como una misteriosa monja.

6/10
Pasión oculta

1996 | Losing Chase

Un matrimonio del área de Martha's Vineyard sufre una crisis por un bajón de ella, de modo que contratan a una mujer para que le eche una mano durante el verano. Entre las dos surge una honda amistad. Telefilm con el que Kevin Bacon debutó en la dirección, cuenta con el estupendo tándem de actrices que componen Helen Mirren y la esposa del director, Kyra Sedgwick. Aunque no es redonda, tiene su punto de emoción y buenos personajes.

5/10
En el nombre del hijo

1996 | Some Mother's Son

A finales de los 70 en Irlanda, las tensiones políticas eran cada vez más inestables. Frank y Gerard son dos terroristas del IRA que han sido condenados a prisión. El conflicto renace en la cárcel porque éstos se consideran prisioneros de guerra y quieren tener unos determinados privilegios; y en la calle, las madres de los muchachos se han unido y empiezan a mostrar posturas radicales. Drama político-social basado en hechos reales sobre el problema terrorista del IRA, que afecta a Irlanda. La película se considera la segunda parte de En el nombre del padre, donde el director Terry George (Hotel Rwanda) colaboró como guionista. Lo que más destacan son las interpretaciones de Helen Mirren (La Reina) y Fionnula Flanagan (Los otros) y la manera en la que concilian sus puntos de vista.

6/10
La verdadera historia de Hamlet, Príncipe de Dinamarca

1994 | Prince of Jutland

Corre el siglo VI en Dinamarca. Amled es el joven y alegre príncipe del país, que no sospecha el peligro que se cierne sobre su padre. El rey Harvendel y su esposa Geruth están orgullosos de su hijo y de la bonanza de su reino. Pero el malvado Fenge ha elaborado un maquiavélico plan para ascender al trono por métodos sanguinarios. Durante una jornada de cacería, Amled descubre a un grupo de soldados que pretende ejecutar a un criminal. Amled trata de detenerles y en ese momento descubre horrorizado que el hombre al que van a quitar la vida es su padre, el rey. Amled consigue huir y se hace pasar por loco. Corre a poner sobreaviso a su madre pero antes jura solemne venganza contra su tío Fenge y sus seguidores. Se supone que es la historia real, narrada en las crónicas danesas, en la que se inspiró William Shakespeare para escribir su inmortal obra. Está bien dirigida por el prestigioso Gabriel Axel, que ya consiguió el Oscar a la mejor película extranjera por la espléndida El Festín de Babette. La historia mantiene la tensión desde el principio y supone una visión distinta y curiosa de los hechos.

6/10
La locura del Rey Jorge

1994 | The Madness of King George

En pleno siglo XVIII, el excéntrico rey Jorge III de Inglaterra está pasando por una depresión que deviene en locura. Sus súbditos no saben como detener sus absurdos y cómicos actos, y el príncipe de Gales empezará a pensar en relevarle en el poder. Nicholas Hytner (El crisol, Mucho más que amigos) dirige esta historia biográfica que está contada en clave de humor. El desaparecido Nigel Hawthorne obtuvo una nominación a los Oscar, al igual que Helen Mirren, (Oscar por La Reina), que además recibió la Palma de Oro en Cannes por su interpretación de la reina Charlotte. Ken Adam y Carolyn Scott, responsables de la dirección artística, se llevaron la estatuilla.

6/10
Más allá de la sospecha

1993 | The Hawk

Un asesino psicópata está dejando una ola de sangrientos crímenes al torturar a sus víctimas antes de quitarles la vida. Annie es una mujer corriente que empieza a sospechar de su propio marido. Helen Mirren (Gosford Park, La Reina) protagoniza este sádico thriller donde el suspense está asegurado. El film se basa en el célebre Sospecha de Alfred Hitchcock, y sin estar, ni mucho menos a la altura, destaca por su aceptable interpretación, a cargo de Mirren y por algunas escenas bien logradas.

4/10
Donde los ángeles no se aventuran

1991 | Where Angels Fear to Tread

Pulcra adaptación de la novela de E.M. Forster, sigue la tradición de narraciones británicas sobre viajes de anglosajones a paises mediterráneos que les cambian sus planteamientos vitales. El film sigue a Lilia, una mujer madura que acaba de enviudar, y que por consejo de su familia viaja a Italia con la institutriz de su hija, con la idea de aliviar su pesadumbre. Contra pronóstico la mujer va a enamorarse de un italiano, lo que provoca una reacción de rechazo entre sus supuestos seres queridos ingleses. Charles Sturridge, responsable de la magnífica adaptación televisiva de Retorno a Brideshead, atrapa bien los temas de la obra original, la hipocresía y los convencionalismos sociales, que dificultan la ya de por sí ardua tarea de la búsqueda de la felicidad. El reparto es excelente, lo mismo que el ropaje fotográfico, musical, de dirección artística...

6/10
El principal sospechoso

1991 | Prime Suspect

La veterana detective Jane Tennison es una mujer trabajadora y tenaz, que dirige la investigación de una serie de macabros asesinatos. Sin embargo, tendrá que hacer duros esfuerzos para ser tomada en serio por sus compañeros masculinos. Su trabajo interfiere continuamente con sus relaciones familiares. Helen Mirren realiza una memorable interpretación de la protagonista de esta aclamada producción británica, concebida para la televisión. Su principal interés radica en que el personaje central está muy bien construido, con múltiples defectos que la alejan de otros héroes del género policiaco demasiado perfectos.

6/10
El placer de los extraños

1990 | The Comfort of Strangers

Colin y Mary conforman una pareja que ha caído en la rutina y el aburrimiento, no saben si casarse o no, ella tiene dos niños y a él no le gustan... Por ello, deciden darse un respiro y hacer un viaje a Venecia, que les ayudará a desconectar y a reavivar la llama de su amor. Allí conocen a un enigmático y cautivador individuo llamado Robert, y a su mujer Caroline con los que establecerán un extraño vínculo protagonizado por la obsesión y el erotismo. Basada en una novela de Ian McEwan, Paul Schrader dirige una asfixiante y morbosa película ambientada en una sofocante Venecia llena de callejuelas laberínticas –la ciudad es una auténtica protagonista de la cinta– que llegan a aprisionar a la pareja protagonista. Christopher Walken interpreta notablemente a un hombre obsesivo que acaba influyendo en el matrimonio formado por Everett y Richardson. Helen Mirren completa el cuarteto, en el papel de esposa de Walken, enfermiza y siniestra. La cálida fotografía de Dante Spinotti y la música de Angelo Badalamenti, en su segunda colaboración con el director, contribuyen a crear ese ambiente que atrapa y conduce la historia hacia un sorprendente final.

6/10
Bethune: La forja de un héroe

1990 | Bethune: The Making of a Hero

Bethune (Donald Sutherland) ha sido durante mucho tiempo un héroe en China. Sin embargo, en Norte América no ocurre lo mismo debido a su personalidad y razones políticas. El film explora un personaje muy complejo, casi narcisista y mezquino con aquellos que le quisieron y que por el contrario fue amable y generoso con aquellos a los que apenas conocía.

5/10
El cocinero, el ladrón, su mujer y su amante

1989 | The Cook, The Thief, His Wife & Her Lover

En un restaurante de lujo, un cocinero observa impasible la relación entre los componentes de un triángulo amoroso, formado por un ladrón, su mujer y su amante. En un principio se mantiene distante, pero poco a poco decide intervenir en los acontecimientos. La historia desembocara en la más absoluta violencia. El mayor éxito comercial del peculiar realizador Peter Greenaway (El vientre del arquitecto, Conspiración de mujeres), considerado por parte de la crítica como uno gran artista de cine, moderno y precursor de lo que este arte será en el futuro. En España se mantuvo durante años en algunas carteleras. De su cine destaca, sobre todo, el aspecto visual, formado por unas impactantes imágenes que, a veces, homenajean famosos cuadros de la historia de la pintura y, otras, se permiten extraños experimentos o juegos visuales. Este título basa su argumento en una extraña mezcla de erotismo y un humor un tanto macabro. Su mayor cualidad es que está impecablemente interpretado por Richard Bohringer y la veterana Helen Mirren.

6/10
La isla de Pascali

1988 | Pascali's Island

1908. Los lánguidos días de Basil Pascali transcurren en la isla griega de Nisi, fronteriza con el imperio otomano, que ha devenido para él en su pequeño y personal mundo. Allí elabora desde hace veinte años concienzudos informes para el sultán turco, que nadie lee, porque francamente, nada digno de reseñar ocurre allí. Pero un día llega a la isla un arqueólogo inglés que tal vez tenga algo que ocultar.Elegante cine británico, dirigido por el guionista de Atracción fatal. La trama sirve para presentar la psicología de personajes variopintos que recalan en la isla, y para mostrar el ambiente de la zona previo a la Primera Guerra Mundial. Domina un tono melancólico, en el que apenas sucede nada. Gran reparto, con mención especial para Ben Kingsley y Helen Mirren.

5/10
La costa de los mosquitos

1986 | The Mosquito Coast

Allie Fox es un inventor iracundo que se ha cansado del consumismo y derroche que aporta la gran ciudad, por lo que se marcha con toda su familia a vivir a la jungla hondureña. La vida allí no será fácil y Fox comenzará a mostrar manías y signos enfermizos de locura por la vida ecológica y natural que acabará con los nervios de su esposa y de sus hijos. Poco a poco, la madre y los niños empezarán a pensar en tomar medidas. Peter Weir dirige esta película basada en la novela de Paul Theroux que ha pasado desapercibida a través del tiempo, a pesar de contar con el protagonismo de Harrison Ford, en pleno auge de su carrera y la magnífica Helen Mirren, en un papel que no está a la altura de una actriz de sus cualidades.

4/10
2010: Odisea dos

1984 | 2010

En el año 2010, la Tierra está viviendo un conflicto nuclear que puede acabar por destruirla. El misterio de la nave Discovery del año 2001 está aún por resolver, ya que sigue perdida por el espacio y la computadora HAL en su interior con importante información. Por ello, un equipo de científicos rusos y norteamericanos se lanzan al espacio dirección Jupiter, con el fin de encontrar respuestas relacionadas con el astronauta Bowman, autor de la última retransmisión de la que tienen constancia. Secuela del gran film de ciencia-ficción de Stanley Kubrick 2001: una odisea del espacio. Peter Hyams dirige, escribe y se encarga también de la fotografía, pero realiza un film lleno de tópicos donde inevitablemente se compara con la primera. La gran baza son los actores protagonistas, pues ahí están Roy Scheider, John Lithgow y Helen Mirren. De todas maneras, la cinta se deja ver, es entretenida y cuenta con el genial Richard Edlund que corre a cargo de los efectos especiales y que es responsable de Species, Alien 3 o El retorno del Jedi.

5/10
Noches de sol

1984 | White Nights

Rodada en los tiempos de la "guerra fría", el film narra la historia de Nikolai Rodchenko, uno de los mayores bailarines de ballet rusos, que desertó hace diez años de la Unión Soviética. Durante un vuelo a Tokio su avión se ve obligado a hacer un aterrizaje de emergencia en Siberia. Circunstancia que aprovecharán los servicios secretos soviéticos parta tratar de que vuelva al "redil". Tratarán de utilizar para ello a un bailarín norteamericano de raza negra, que en su día pidió refugio en la Unión Soviética. No obstante, entre ambos bailarines surge una gran amistad, y ambos urdirán un plan para abandonar el llamado "paraíso comunista". Taylor Hackford dirige este film que se ve con interés en todo momento. El reparto está encabezado por Mikhail Baryshnikov y Gregory Hines. Excelentes secuencias de ballet, una magnifica coreografía de Thwyla Tharp, así como las magníficas canciones "Say You Say Me" de Lionel Richie y "Separate Lives" de Phil Collins y Marilyn Martin, hacen aún más atractiva la película.

6/10
Excalibur

1981 | Excalibur

Con Merlín como guía, esta historia nos cuenta cómo Arturo nace de Igrayne, que fue violada por Uther Pendragon, que antes asesinó al marido de ésta, el duque de Cornualles. El mago Merlín conduce a Arturo a los secretos del dragón, que le aconsejará sobre su forma de actuar. Tras el sufrimiento de su duro aprendizaje, Arturo une la tierra bajo su dominio, desde Camelot, en torno a la Tabla redonda. Pero las complicaciones surgen cuando su esposa, Ginebra se enamora de su mejor caballero, Lancelot, y se destruye la unión de Camelot. Se trata de una síntesis de los mitos artúricos basada en la obra de sir Thomas Malory. El rey Arturo fue un caudillo bretón que puso en jaque a los invasores sajones en el siglo V, antes de ser expulsados a Bretaña. En 'La morte d'Arthur', sir Thomas Malory, en el siglo XV, enfatizó la acción de esta gesta, rescatando otros mitos bretones y convirtiéndola en una de las leyendas occidentales más famosas. La película está permanentemente envuelta en un logrado tono onírico, como de mágica somnolencia, que transporta al espectador a la época artúrica. Es una de las más reconocidas películas del inquietante John Boorman. Trevor Jones es el responsable de la música, con fragmentos de Wagner y del Carmina Burana, de Carl Orff.

6/10
El sueño de una noche de verano (1981)

1981 | A Midsummer Night's Dream

Adaptación cinematográfica de una de las obras más conocidas de Shakespeare. La intriga es una serie de amores y parejas cruzadas que se suceden bajo el influjo de las hadas. Hermia ama a Lisandro pero su padre quiere que se case con Demetrio, el cual ama a Helena, que le corresponde. Hermia y Lisandro deciden escapar y casarse en secreto. La idea de la obra dentro de la obra está muy bien estructurada y sostenida por un lenguaje y situaciones brillantes.

5/10
El largo viernes santo

1980 | The Long Good Friday

A un próspero mafioso se le complican las cosas al estallarle tres bombas. Alguien le quiere muerto y dar al traste con su organización, y no tiene ni idea de quién se trata. Bob Hoskins ofrece uno de sus mejores trabajos como el gángster que tiene la mosca tras la oreja, mientras Helen Mirren compone a la perfección a su amante y socia criminal. El artesano John Mackenzie dirige con un estilo seco, sobrio y enérgico, muy británico, esta incursión de tono realista a los bajos fondos londinenses.

6/10
El diabólico plan del Dr. Fu Man Chú

1980 | The Fiendish Plot of Dr. Fu Manchu

Fu Manchú va a celebrar su 168 cumpleaños cuando uno de sus sirvientes derrama el elixir de la vida. El accidente se convierte en un tema de máxima prioridad pues Fu Manchú necesita cuanto antes más elixir. Así que tendrán que salir a buscar por todo el mundo los ingredientes para preparar uno nuevo. Última película protagonizada por Peter Sellers que murió el mismo año que se estrenó la cinta, concretamente el 24 de julio.

4/10
Calígula

1979 | Caligola

Tras asesinar a Tiberio, Calígula se convierte en emperador del Imperio Romano. Sus excentricidades y excesos le convertirán en uno de los hombres más temidos de todos los tiempos. Polémica cinta producida por Bob Guccione, importante editor de revistas eróticas, que llegó a realizar dos versiones. Una de ellas, bastante subida de tono, se preparó para su exhibición en salas de cine convencionales. Cinco años después del estreno, Guccione produjo una versión sin cortes con numerosas secuencias de carácter pornográfico. La exhibición de esta última fue prohibida en Gran Bretaña. En cualquier caso, a pesar de tener como guionista a Gore Vidal, el film decepcionará a los seguidores del cine histórico, por su falta de calidad, y porque la estética setentera ha quedado bastante anticuada. Se salvan aisladamente los esfuerzos interpretativos de grandes actores como John Gielgud, Helen Mirren y Peter O'Toole.

3/10
Corazones en fuga

1969 | Age of Consent

Film rodado en los paisajes del continente australiano, que cuenta cómo el artista Bradley Morahan decide abandonar el lujo y fama de Nueva York para aislarse en una pequeña isla del Pacífico Sur con escasos habitantes. Uno es la joven Cora, que se siente especialmente fascinada por el nuevo visitante y llega a posar desnuda para él en un cuadro. Cuando el abuelo de la muchacha se entera, la vida para Bradley ya no será tan placentera. Original cinta de escaso presupuesto y filmada a través de la productora Nautilus con capital de Michael Powell y James Mason, director y actor respectivamente. Los desnudos de Helen Miren fueron convenientemente cortados en el estreno de la película en Inglaterra. Basada en la novela de Norman Lindsay, en realidad la historia indaga en la vida real del pintor Norman Lindsay (1879- 1969), hombre de gran magnetismo para con las mujeres y cuya actividad sexual y artística es reflejada en Sirenas (1994).

6/10
A Midsummer Night's Dream

1968 | A Midsummer Night's Dream

Adaptación de la obra de Shakespeare interpretada por miembros de la Royal Shakespeare Company. Es un largometraje agradable lleno de fantasía y curiosos personajes. Cuenta con un gran diseño de vestuario que caracteriza muy bien a los actores, quienes realizan unas buenas interpretaciones. Entre sus intérpretes vemos a unos jóvenes Ian Holm y Judi Dench, que años después estarían entre los actores más famosos. Esta película fue una de las muchas adaptaciones que se han hecho a lo largo de la historia sobre este cuento de fantasía.

6/10
Jugando al límite

2001 | On The Edge

Tres historias dirigidas por tres actrices que se ponen al otro lado de la cámara. Ellas son las conocidas Anne Heche, Helen Mirren y Mary Stuart Masterson que se han decantado por el genéro fantástico con toque inquietante. "Ser normal" habla de los peligros de la rutina diaria; "Feliz cumpleaños" demuestra que un año más es, de verdad, un año menos; y "El otro lado" nos muestra a un científico con una enfermedad incurable, que quiere hacer una réplica de sí mismo para alcanzar la inmortalidad.

5/10

Últimos tráilers y vídeos