IMG-LOGO

Biografía

Ramón Langa

Ramón Langa

Ramón Langa

Filmografía
Parada en el infierno (Stop Over in Hell)

2017 | Parada en el infierno (Stop Over in Hell)

Tres bandidos, liderados por el Coronel, un asesino sanguinario que disfruta desgarrando el cuello de sus víctimas, cabalgan por las tierras del oeste norteamericano. Llegarán a un solitario puesto de la diligencia Black Hell, con el objetivo de esperar la llegada de un cargamento de oro. El lugar está habitado por dos trabajadores de la compañía y por algunos viajeros, entre ellos dos hermanas que se dirigen a Oregon. Cuarto largometraje como director del madrileño Víctor Matellano (Vampyres) y casi con toda seguridad su mejor trabajo hasta el momento. Parada en el infierno es un western muy violento y directo que homenajea explícitamente el cine sangriento de los spaghetti western de los años 70 con la presencia en el reparto del director Enzo G. Castellari (Keoma). Funciona en el guión la historia implacable, no complaciente y el retrato de personajes, bien cuidados, con algunos momentos claramente inspirados en el cine de Tarantino, como el largo diálogo de la cena. Rodada en inglés en la sierra de Madrid y en el desierto de Tabernas en Almería, la película cuenta con casi una única localización, pero funcionan esos planos exteriores de espacios abiertos, gracias a una esmerada fotografía de Daniel Salas Alberola. Además, la calidad visual es meritoria y Matellano se muestra esta vez meticuloso en la planificación, con encuadres exactos, muy bien elegidos, aunque también le pierde un tanto la falta de mesura, de manera que por momentos lo que estamos viendo puede resultar demasiado cinematográfico, poco real, especialmente en los momentos más violentos (no parece haber existido mucho presupuesto para tal fin) o en las efectistas ralentizaciones en escenas clave, como la del tiroteo final. Entre el reparto, en donde aparecen algunos rostros conocidos como los de Víctor Vidal, Nadia de Santiago, Antonio Mayans o Ramón Langa, destaca sin lugar a dudas el magnífico trabajo de Pablo Scola, como el depravado coronel de turno.

4/10
El ministerio del tiempo (2ª temporada)

2016 | El ministerio del tiempo | Serie TV

Nuevas andanzas de los agentes del Ministerio del Tiempo, que realizan misiones en el pasado para evitar que cambie la historia, a las órdenes de Salvador Martí. Javier Olivares sigue desarrollando la serie que creó junto a su fallecido hermano Pablo, que combina elementos didácticos con el entretenimiento puro y duro, una fórmula que funciona bien, aunque a veces las bromas pueden ser algo reiterativas. Tras los acontecimientos de la primera temporada, Julián Martínez, médico del Samur contemporáneo, ha sido retirado del trabajo de campo, y pasa consulta en la enfermería del Ministerio, lo que sirve para que tome decisiones inesperadas. Entretanto, a la universitaria del XIX Amelia Folch y al soldado de los tercios de Flandes Alonso de Entrerríos se les encomienda una misión junto al Cid Campeador, deben averiguar si el auténtico ha sido sustuido por un impostor. Además, Irene Larra recupera su puesto en el Ministerio, aunque deberá ganarse de nuevo la confianza de unos subalternos no satisfechos de sus manejos. Con más medios, y una dirección agil de Marc Vigil, la serie sigue destacando por su frescura, por ejemplo la idea de que unos cineastas puedan documentarse sobre una película histórica viajando al pasado y tomando imágenes con que arranca el primer episodio, tiene su gracia. Además se incorpora Hugo Silva en un papel de policía de 1981 apodado "Pacino" por su parecido con Al Pacino, y que se incorpora a la patrulla de Amelia y Alonso.

6/10
El hombre que quiso ser Segundo

2015 | El hombre que quiso ser Segundo

Original acercamiento a una gran figura del cine, el pionero español nacido en Teruel Segundo de Chomón. Con la excusa argumental de un investigador que prepara un documental sobre su figura, la cinta sigue su trayectoria personal y profesional, con imágenes de su obra –ahí está, por ejemplo, su imprescindible El hotel eléctrico– y declaraciones de estudiosos del cine. De modo que conocemos su indudable nexo de unión con Georges Méliés, alguien a quien admira, con el que intenta trabajar, y cuyos trucajes y fantasmagorías imita, aunque aportando su toque personal. También sabemos de su relación profesional con los hermanos Pathé en París, de su fracaso rodando zarzuelas en España, y de su contribución en Italia a un título mítico, Cabiria. Pero lo que sorprende es la argucia argumental de un supuesto hermano gemelo de Segundo, que se habría llamado Primo, pues nació antes, y que proporciona una intriga y diversas sorpresas que atrapan al espectador, verdadero e inesperado "truco de magia" de Ramón Alòs. Las dramatizaciones y elucubraciones se funden con la realidad, siguiendo un poco la estela de La verdadera historia del cine de Peter Jackson, y el resultado es una delicia, que combina la narración didáctica con un planteamiento de sorpresa que seguramente no habría disgustado a Chomón. Al tiempo es un homenaje a todos los que ha contribuido al cine, y que quizá, a pesar de haber desempeñado en él un papel de primera, les ha tocado figurar como segundones, o simplemente yacer en la fosa común de la historia fílmica.

7/10
Rotas

2015 | Rotas

Película que parte de un espectáculo representado originalmente en el teatro, con números de danza, para concienciar acerca de la lacra del maltrato de las mujeres. En esta versión cinematográfica, cobra dimensión de documental, con el testimonio de mujeres reales que han sufrido violencia por parte de sus maridos y novios, a lo que se suma la dramatización con actores de situaciones que pueden degenerar hasta el asesinato. Funciona bien en sus intenciones pedagógicas, y es honrada, al señalar cómo al principio lo normal es que en esas parejas haya habido amor, y lo difícil que es atajar determinadas situaciones, porque la inclinación natural es perdonar y dar otra oportunidad, hablamos de los sentimientos hacia alguien del que se ha estado enamorado. En las escenificaciones se muestra la tendencia que a veces algunos siguen de herir a la otra, haga lo que haga, diga lo que diga, producto de múltiples frustraciones, y de un estilo de vida donde no faltan el alcohol, el frecuentar a mujeres de la noche, y la sinrazonada autojustificación. No faltan además advertencias de que esto puede repetirse con la gente joven, y que a veces las personas "normales" cierran los ojos ante lo que ocurre a su alrededor, no queriendo creer que aquello pueda acabar muy mal. De todos modos, el maridaje de testimonios, dramatización y danza que procura Luis Lorente resulta irregular, con caídas de ritmo, no resulta plenamente cinematográfico, como sería de desear.

5/10
Aún hay tiempo

2012 | Aún hay tiempo

Florencio es un rico empresario que, tras grandes reflexiones al conocer que padece un grave tumor cerebral, decide cambiar el rumbo de su vida. Como mayor accionista de una financiera, condona nueve hipotecas sin contar con el consejo de administración. Con sus otras dos empresas, forma una gran cooperativa, convirtiendo a todos los trabajadores en accionistas copropietarios con los mismos derechos y las mismas acciones que él mismo. Alberga en su mansión a desdichados indigentes a los que va integrando en la gran cooperativa. Su esposa y su hijastro dicen que se ha vuelto loco e intentan que se le declare una incapacidad.

Capitán Trueno y el santo grial

2011 | Capitán Trueno y el santo grial

El Capitán Trueno es un célebre personaje de cómic creado en 1956 por el guionista Víctor Mora y el dibujante Ambros, cuyos trabajos iban en la línea de las películas de aventuras medievales para todos los públicos, como Robin de los bosques o Ivanhoe. Juanma Bajo Ulloa intentó llevar al cine sus peripecias, pero finalmente desistió por diferencias creativas con los productores. Finalmente se ha encargado de la realización Antonio Hernández, solvente artesano responsable de títulos como Lisboa, Los Borgia y En la ciudad sin límites. Palestina en la época de las Cruzadas. Con ayuda de sus inseparables amigos Goliath y Crispín, el Capitán Trueno se enfrenta a un grupo de musulmanes en un fuerte. Allí, Trueno encuentra a un anciano moribundo que casualmente posee el Santo Grial, el cáliz que utilizó Jesucristo en la Última Cena. Le pide que lo lleve a España y lo proteja de una orden de guerreros siniestros. Le ayudan sus amigos y variopintos personajes entre los que se encuentra una atractiva princesa vikinga, Sigrid, de la que se enamora. El cómic tenía posibilidades de dar lugar a un film de aventuras cuanto menos correcto, Hernández era una buena elección como director. Aunque el arranque despierta cierta expectación, pronto queda de manifiesto que el presupuesto no llega a cubrir las exigencias de una gran aventura en pantalla grande, y proliferan las dunas y los armamentos de plástico ridículos. El guión no parece ir a ningún sitio, y los diálogos son un despropósito. Es difícil entender cómo al considerar la opción de revisar un cómic mítico para generaciones de españoles, no se halla hilado más fino y en vez de conservar el espíritu de caballero que va deshaciendo entuertos al grito de “Santiago y cierra España” se le ha desprovisto de los rasgos más característicos de su personalidad en “favor” de una imagen más políticamente correcta, para supuestamente agradar a un público actual. Así se nos presenta a un héroe plano sin pasado sugerente que nos pueda hacer imaginar las mil y una batallas en las que ha podido participar siempre por una misma causa, la defensa de los desvalidos bajo un pensamiento cristiano, como ideaba Mora y Ambros reflejaba en viñetas. Si la intención era evitar que se viera al Capitán Trueno como lo que algunos denominan un “facha” que respondía a la época en la que nació el personaje, ya se podrían haber estrujado un poco el cerebro para haberle dotado de mucho más carisma y subrayado los valores de astucia, valentía y en definitiva, capacidad de liderazgo en cualquier héroe que se precie. El Capitán Trueno se merecía más. Por otro lado, los actores principales tienen cierto parecido con sus personajes en las viñetas. Sin embargo, están dirigidos con desinterés, y parecen recitar sus textos sin ninguna convicción. Al menos, es un film positivo y bienintencionado con un tono amable que puede gustar a los más jóvenes. La canción de Asfalto nos traerá seguro muy buenos momentos al final del film. Ven, Capitán Trueno, haz que gane el bueno...

2/10
Sexykiller

2008 | Sexykiller

Bárbara es una joven estudiante de medicina con dos grandes pasiones, la moda y los asesinatos. Vestida siempre a la última, siembra de cadáveres el campus de la universidad, con la ventaja de que a nadie se le ocurre pensar que alguien tan “fashion victim” pueda ser responsable de una matanza de tal magnitud. Sexykiller es como Scream y familiares, pero al revés, principalmente porque está contada desde el punto de vista de la asesina, porque tiene bastante más sangre y porque está cargada de humor. La película es una parodia de estas cintas norteamericanas para adolescentes pero a un nivel superior de lo que ya hicieron los propios americanos en títulos como Scary Movie. De hecho, no le falta un detalle propio de película de factoría Holywood, pero desde una óptica españolizada que hace que el resultado sea divertido. Cabe destacar de paso, que la influencia norteamericana no sólo está en la historia, sino en detalles como las explosiones y alguna que otra peleíta estilo Jet Li. Algo que se agradece cuando este tipo de cosas brillan por su ausencia en el cine patrio. No se puede ser más fría y más cínica de lo que es Bárbara. Su Paris Hilton a lo psicópata, provoca numerosos momentos cómicos, como cuando da la receta para cometer un buen crimen. También es especialmente graciosa su conversación con el siempre divertido Paco León, una de las víctimas potenciales de Bárbara. La cinta sorprenderá –lo que no implica que tenga que gustar a todos- porque no se trata de la típica comedia Made in Spain.

4/10
No digas nada

2007 | No digas nada

Silvia descubre que el profesor de su instituto del que se ha enamorado, mantiene un idilio extraconyugal con una profesora. Cuando éste intenta propasarse con ella, acaba asesinándole al propinarle un golpe mortal. Unos compañeros de clase le ayudan a deshacerse del cadáver. Pero es que Silvia vuelve a asesinar varias veces, a la amante del primer muerto, a un vendedor de armas y banderas nazis, a un cantante de bodas, y alguno más. Acaban enterándose todos los chicos de clase, que en un primer momento la encubren, pero después deciden aprovechar la ocasión para asesinar a gente como el duro profesor de matemáticas. Puesta de largo de Felipe Jiménez Luna, que ha ganado algún que otro premio con cortos como Te lo mereces. A juzgar por esta comedia negra poco inspirada, el cineasta, también guionista, no tiene mucho que contar, ni imaginación visual, ni demasiado talento para dirigir a los actores, ni siquiera para seleccionarlos, pues se nota a la legua que algunos de ellos, como Jaime Barnatán (El corazón del guerrero), dan poco de sí. Los diálogos son pobres, carece por completo de fondo, no resulta verosímil, pero tampoco tiene gracia en ningún momento. Llega a producir vergüenza ajena, sobre todo en las secuencias del cómico Santi Rodríguez, que con una peluca y una barba postiza ridícula interpreta a un policía atolondrado, que se supone debe resolver el caso.

1/10
1612

2007 | 1612: Khroniki smutnogo vremeni

Tras el fallecimiento del zar Boris Godunov, su viuda y su joven heredero Peter son asesinados. El usurpador False Dimitri sube al trono, pero enseguida es también asesinado. El caos se apodera de Rusia. Andrey, un joven criado, fue testigo del asesinato de la familia del zar Godunov. Se le quedó grabada la imagen de la hija, que pudo salvarse, aunque no lo sabe con seguridad. Si sigue viva en algún lugar, es la legítima heredera del trono. Drama histórico de procedencia rusa producido por Nikita Mikhalkov (El barbero de Siberia, 12, Ojos negros). Dirige el desconocido fuera de su país Vladimir Khotinenko, que adapta la novela de Arif Aliyev.

4/10
Tritones. Más allá de ningún sitio

2007 | Tritones. Más allá de ningún sitio

El capitán Mayo y parte de su tripulación llevan 15 años viviendo en una isla después de que su submarino naufragara. El gobierno de Castilla y León los encuentra y los trae de vuelta a casa. Y es que el actual consejero de la Marina castellano-leonesa tiene para ellos una importante misión. El capitán Mayo y los suyos embarcan en una nueva versión del submarino Tritón para dirigirse a América, en lo que ellos creen que es un viaje para emular a Cristóbal Colón. Refrescante comedia española hecha a la americana. Podría haber dado más de sí, pero aún así, se agradece que el cine patrio opte por un tipo de comedia ajeno a ciertos títulos cómicos mediocres que se hacen en este país. Ya el planteamiento es disparatado. Lo de la Marina de Castilla y León y un submarino navegando por el Duero, resulta simpático y hace que el espectador tenga ganas de ver en qué acaba todo. Los chistes son continuos, tanto dentro como fuera del submarino. Resulta especialmente gracioso el momento en que el submarino tiene problemas en el triángulo de las Bermudas, así como la duración de su viaje –sólo 3 días más que el de Cristóbal Colón–, y todo lo que sucede en el hall del edificio de la Marina. Aunque hay algún que otro chiste facilón de corte zafio, por lo general se trata de un humor apropiado para todos los públicos. A pesar de no ser la película más divertida de la historia, es inevitable verla con una sonrisa por lo valiente de su propuesta. Julio Suárez Vega ya había hecho un corto llamado Estirpe de tritones en 1993. Años después, volvió a contar con los dos actores principales para desarrollar la historia en la actual Tritones. Se trata del segundo trabajo del cineasta tras A galope tendido, cinta donde ya dio muestras de querer ofrecer otro tipo de comedia que busca ser una mezcla entre el “Made in Spain” y el “Made in USA”. El día que lo consiga, seguro que presentará una divertidísima película que siente precedente en el género en España.

5/10
Tiovivo c. 1950

2004 | Tiovivo c. 1950

“No eran los mejores tiempos, pero eran los nuestros.” Con esta declaración nostálgica y mecanografiada concluye José Luis Garci este film coral, que arroja una mirada agridulce a la España de 1950, y concretamente a Madrid. El director asturiano recurre a tenues pinceladas a la hora de retratar a multitud de personajes variopintos, junto a sus pequeños dramas cotidianos: la taquillera de metro enamorada de quien no debe (es un cura, pero ella lo ignora), la beatorra avariciosa, el empleado de banco que ante sus parientes de provincias tiene un gran empleo en la capital, el ‘conseguidor’ de libros prohibidos, el dueño de un taller mecánico, la gente de la academia de baile… Y con una curiosa mezcla de añoranza y denostación de tantas cosas de la época franquista, ofrece un film que ha irritado a mucho progre, quizá por su calculada ambigüedad. Llama la atención que nadie pueda ser feliz en esos años (¿no hay alguien entre tanta gente a quien le vaya más o menos bien?), y como parece invitar a comparar con lo que ahora nos toca vivir, las conclusiones pueden ser para todos los gustos. En cualquier caso destaca el increíble reparto, y la ambientación de la época, brillantes sin duda. Y agota un poquillo tanta cinefilia apenas encubierta, y muchos detalles ‘garcianos’ (referencias al fútbol, los toros, las calles de Madrid), poco naturales en la trama.

5/10
Diario de una becaria

2003 | Diario de una becaria

Verano en Madrid. Un grupo de recién licenciados en periodismo hace prácticas en la emisora de radio CCN. Y descubren un mundo donde dominan lo egos, con jefes que se quieren aprovechar de las becarias más monas, y trepas de diversa índole. El director de Báilame el agua firma este esperpento, donde no sabemos si los periodistas se reconocerán demasiado. Lo más curioso es el carácter profético del film, ya que muestra al príncipe de Asturias, que concede una entrevista en exclusiva a una de las becarias: la peli fue rodada antes de que se supiera del noviazgo de don Felipe con la presentadora televisiva Letizia Ortiz.

3/10
Alas Rotas

2002 | Alas Rotas

Un joven comandante del ejército del aire, casado y con un hijo, empieza a sufrir los síntomas de una enfermedad que le impedirá seguir volando. Película española –al estilo Top Gun. Ídolos del aire– del veterano Carlos Gil, ayudante de dirección de cineastas como Spielberg, y director de School Killer. Lo mejor son las secuencias aéreas, en las que se puede ver a la Patrulla Águila del Ejército del Aire, que se encargó también de asesorar a los actores. De todas maneras, aunque se agradece el esfuerzo, el presupuesto no es demasiado alto y, lógicamente, la espectacularidad visual se resiente y la cosa acaba quedando bastante pobre.

3/10
La soledad era esto

2001 | La soledad era esto

Cuando su madre muere, Elena descubre que sus vidas eran similares a través de diarios escritos y grabados. Que a pesar de estar rodeada de gente, su vida está marcada por la soledad

Yoyes

2000 | Yoyes

Dolores González Catarain, más conocida como Yoyes, fue una de las mujeres más destacadas en la cúpula directiva de la banda terrorista ETA. Exiliada en México una temporada, decidió volver a España y llevar una vida normal, alejada de la rabiosa violencia en la que había estado metida. Pero salir del entorno de ETA no era tan sencillo. Esta película inspirada en su vida fue uno de los mejores títulos españoles de aquel año de "vacas flacas". Ana Torrent (Tesis, El espíritu de la colmena) da vida con convicción a Yoyes. La actriz explica que ve a su personaje como "una mujer comprometida con un momento histórico determinado y que arrastra un pasado". La debutante Helena Taberna insufla dramatismo y verismo, e incorpora también en la trama los atentados del GAL.

6/10
A galope tendido

2000 | A galope tendido

Jaime es un tímido contable de una compañía ferroviaria de León. Para entretener su aburrida vida, se refugia en la lectura de novelas del oeste; y mira con envidia no disimulada a su tío, que trabajó como extra en algunos spaghetti-westerns. La llegada de un nuevo jefe a la oficina coincide con varios desastres en la línea del ferrocarril. Entonces su imaginación en marcha, como original recurso para descubrir lo que se está cociendo en su oficina. Película española que conjuga con cierta originalidad aventuras y comedia. Su director, Julio Suárez Vega, con sólo 25 años, consigue dar el salto al largometraje después de filmar varios cortos. El resultado es cuando menos presentable, y la elección del reparto se revela acertada.

4/10
La ciudad de los prodigios

1999 | La ciudad de los prodigios

Un joven campesino (Olivier Martinez) viaja a la ciudad. Enseguida queda prendado de una joven anarquista (Emma Suárez), que trabaja en la posada donde se hospeda. Adaptación de la magnífica novela de Eduardo Mendoza. Con gran despliegue de medios, se reproduce la Barcelona de principios de siglo, donde el protagonista se convierte en mafioso.

4/10
La vuelta de El Coyote

1998 | La vuelta de El Coyote

Las aventuras del popular personaje enmascarado nacido de la imaginación de José Mallorquí. El Coyote defiende a los desvalidos del estado de California, amenazados por aventureros del Este, que les explotan ante la mirada indiferente de unos militares corruptos. Mario Camus, con su buen hacer de director, cuenta las andanzas de este personaje romántico. El film cuenta con la presencia de la modelo Mar Flores.

3/10
A las once en casa

1998 | A las once en casa | Serie TV

Lucía es una adolescente que tiene que afrontar la separación de sus padres, Ángel y Olga. Al igual que sus hermanos, Lucía acaba viviendo con su progenitor y Paula, la nueva pareja de éste. Ángel es dibujante y trabaja en casa, haciendo una tira cómica. Su ex mujer, Olga, sigue siendo su amiga, pasa por su casa casi todos los días, y suele ponerle muy nervioso. Serie televisiva española que gozó de gran aceptación entre los años 1998 y 2000, cuando fue emitida. El reparto estaba encabezado por conocidos actores españoles, mientras que otros rostros conocidos interpretaron personajes puntuales.

4/10
La hora de los valientes

1998 | La hora de los valientes

Madrid, noviembre de 1936. Primeros y cruentos compases de la guerra civil. En un bombardeo la joven Carmen pierde a toda su familia. Destruida su casa, vaga sin rumbo, no sabe adónde ir. Manuel, celador del Museo del Prado y gran admirador de la obra de Goya, además de ingenuo anarquista, salva un autorretrato del maestro, el lugar no se ha librado de los efectos de un ataque, coincidente con los preparativos para trasladar las principales obras de arte a Valencia. Una y otro se encuentran en el metro, y Manuel, compadecido de Carmen, le hace hueco en la pensión que regenta su tía Flora. Aunque Manuel desea devolver el cuadro, el ambiente de represión de la retaguardia, y en general, el caos de una ciudad con los artículos de primera necesidad racionados, impiden que pueda hacerlo, de modo que se convierte en su fiel custodio. Aunque un huésped de la pensión, que opera en el mercado negro, echa el ojo al autorretrato. Aunque el tiempo pasa, y los españoles deberían ser capaces de mirar a su pasado con perspectiva histórica y sin ira, la realidad es que cuesta hacerlo, también en el cine. En el caso que nos ocupa, el director y coguionista Antonio Mercero, con su habitual colaborador Horacio Valcárcel, hacen un esfuerzo por orquestar un punto de vista equilibrado, donde se recuerda que se cometieron tropelías en uno y otro bando. Al transcurrir la mayor parte de la narración en el Madrid republicano, se abordan los registros y delaciones, y la persecución religiosa con asesinatos de sacerdotes, pero también se menciona por ejemplo la ejecución del marido de Floro en la represalia sangrienta de Badajoz, ocurrida en el lado nacional. Y se pintan situaciones típicas en tiempos de guerra, como el mercado negro y la usura, donde los que tienen negocios de almoneda se enriquecen aprovechando la penuria ajena. En esta ambiente, se propone el arte como expresión de lo imperecedero, por encima de odios e ideologías destructoras. Las intenciones son loables, pero el desarrollo de la película es irregular. Funciona bien a la hora de plantear la trama y las vicisitudes de los personajes, con buenos momentos como el del registro en que podrían encontrar el cuadro. Pero una vez se afianza la atracción amorosa entre Carmen y Manuel, no se sabe muy bien por dónde tirar, y la marcha del segundo al frente no tiene la necesaria fuerza. La presencia de niños, sobre todo Pepito, hijo de Flora, sirve para apuntar como los chavales pueden convertir en juego inocente incluso los horrores de la guerra, como cuando simulan un fusilamiento. De todos modos, la secuencia en que encuentran una bomba no está bien resuelta, su inclusión resulta bastante forzada; lo mismo cabe decir del desenlace, homenaje incluido al cuadro de los fusilamientos de mayo. Hay acierto en la definición de los personajes, con buenos trabajos de Gabino Diego y Leonor Watling, pero también de Adriana Ozores como la digna viuda –ganó el Goya a la mejor actriz de reparto–, de Luis Cuenca como el simpático abuelo Melquíades, e incluso de los que encarnan a los más villanos de la función, Héctor Colomé y Josep Maria Pou.

6/10
Carreteras secundarias

1997 | Carreteras secundarias

Debido a una serie de circunstancias, un adolescente interpretado por Fernando Ramallo y su padre, interpretado por Antonio Resines, viajan por la España de 1974 en su Citroën Tiburón, que es lo único que tienen. Se alojan en apartamentos de la costa, en temporada baja. Así, padre e hijo corren diferentes aventuras. Hasta que el rumbo de su vida bohemia cambia cuando conocen a una atractiva joven que viajará con ellos, interpretada por Maribel Verdú. Basada en un relato del escritor español Ignacio Martínez de Pisón. Esta película ofrece una peculiar visión de la situación social en nuestro país el año antes de iniciarse la transición. Los personajes, interpretados con brillantez por Resines, Ramallo y Verdú, tienen contenido y rezuman humanidad.

6/10
El color de las nubes

1997 | El color de las nubes

Un niño español, cuyos padres separados discuten las pocas veces que se ven, se hace pasar por uno bosnio, introduciéndose en un autocar que trae a niños refugiados de la guerra. Así llega a un pueblo en la costa de Cantabria, junto a su amigo bosnio, y se hace pasar por mudo para que no le descubran. Allí les recoge una mujer mayor, que se defiende de un rico heredero que la odia y quiere expropiarla. Tiene un amigo, un viejo carpintero de barcos y pescador furtivo, que esconde un importante alijo de droga que encontró en un acantilado. Pronto todos se verán envueltos en una trama en la que los contrabandistas persiguen al valiente viejo, la mujer mayor protege con su cariño a los niños, y un tímido abogado se enamora perdidamente de una vendedora de productos ecológicos. Una de las mejores películas de 1997, que dirige una de las figuras más serias y prestigiosas del cine español, Mario Camus. Cautivadora, emotiva, inteligente, donde reinan los sentimientos más puros. Narrada con sobriedad, introduce al espectador en la atmósfera envolvente y lírica de la costa cántabra. Una visión lúcida y distinta del paso del tiempo y de las relaciones humanas, desde la mirada de dos niños. La cita que ilustra la película, del R. L. Stevenson, autor entre otras de "La isla del tesoro", resume el contenido de los personajes: "Y así ocurre que aunque los caminos de los niños se entrecruzan con los de los mayores en cien lugares cada día, no van nunca en la misma dirección, ni siquiera descansan en los mismos fundamentos".

6/10
Adosados

1996 | Adosados

La estabilidad de la familia formada por Andrés y Paula, y sus hijos Pablo y Laura, descansa sobre un pacto: marido y mujer deben decirse siempre la verdad. Andrés incumple el pacto a la hora de explicar la muerte de Bobo, el perro de la familia, sacrificado por el veterinario tras diagnosticarle una grave enfermedad. Se inicia así una sarta de mentiras que contribuye al progresivo desmoronamiento del hogar. No hay nada peor en un film que un punto de partida carente de credibilidad. Adosados, adaptación de la novela homónima de Félix Bayón, tiene uno artificioso en extremo. Hay en la vida matrimonios de conveniencia, por dinero, por vanidad... y también, naturalmente, por amor. Pero uno cuyo único y principal pilar sea el de no mentirse... No mentirse debería ser la consecuencia de una razón de verdadero peso. El problema es que, aun aceptándose esto, todavía se ofrece un trago más difícil de digerir: que la transgresión del pacto comience en algo tan estúpido como en la explicación de la muerte de un animal. Mario Camus tiene dificultades en superar el ‘handicap’ señalado. Competente en la narración, con buenas imágenes y alguna secuencia poderosa –la del juego familiar que termina en la llamada inesperada del veterinario–, falla sobre todo en el texto: la ausencia de unos diálogos cuidados queda en evidencia en unos personajes fríos, poco humanos; en los largos, demasiado largos silencios; o hasta con las parrafadas en ruso –que no se traducen con subtítulos– del vagabundo. Una larga y explícita secuencia erótica ralentiza la acción y revela, como pocas, su carácter totalmente gratuito, pues nada aporta a lo que vendrá después.

4/10
Amor propio

1994 | Amor propio

Juana, una mujer de clase media, es víctima de una estafa bancaria, a lo que se une la misteriosa desaparición de su marido. Herida en su amor propio, tramará una venganza con la ayuda de singulares personajes. Mario Camus orquesta un film con elementos tragicómicos e incluso de cine negro, con un estupendo reparto.

5/10
Sombras en una batalla

1993 | Sombras en una batalla

En su juventud, Ana perteneció a la banda terrorista ETA, pero pasado el tiempo se desvinculó de ella y ahora trabaja como veterinaria en un pueblecito cercano a Portugal donde vive con su hija Blanca. Un día, conoce a José, que también fue miembro en su juventud de un bando militante. Cruda visión de las vivencias de unas personas que pertenecieron a bandos terroristas y cómo el pasado hace mella en ellas. El film, algo premioso, está protagonizado por Carmen Maura, Tito Valverde y Ramón Langa y dirigido con oficio por Mario Camus (Los santos inocentes, La ciudad de los prodigios). Ganador de dos premios Goya (guión y actor secundario, que recayó en Valverde).

5/10

Últimos tráilers y vídeos