saltar al contenido principal
Nota decine21
estrella
¡Ave, César!

¡Ave, César!

Hail, Caesar!

Principales intérpretes

Premios: 0 Oscar (más 1 nominacion) Ver más
Oscar
2017
Nominada a 1 premio
  • Diseño de producción

Sinopsis oficial

¡Ave, César!

Cuando la mayor estrella cinematográfica mundial desaparece en pleno rodaje y sus secuestradores exigen un enorme rescate para entregarle sano y salvo, hará falta el poder de los grandes nombres de Hollywood para resolver el misterio de su desaparición.

Galería de imágenes

¡Ave, César!
¡Ave, César!
¡Ave, César!
¡Ave, César!
¡Ave, César!
¡Ave, César!
¡Ave, César!
¡Ave, César!
¡Ave, César!
¡Ave, César!
¡Ave, César!

Crítica decine21.com

estrella
8
Los que hacen películas te saludan
Los que hacen películas te saludan

Los hermanos Joel y Ethan Coen vuelven a transitar el terreno del cine dentro del cine que les valió la Palma de Oro en Cannes gracias a Barton Fink, pero en esta ocasión lo hacen con un tono muy diferente, detrás de la ironía amable se trasluce un auténtico homenaje al viejo sistema de los estudios de Hollywood, una fábrica de sueños que pese a sus inevitables defectos entregaba películas capaces de inspirar, entretener y conmover. No deja de tener su miga que el protagonista sea el jefe de Capitol Pictures, estupendo Josh Brolin, que duda entre seguir en la locura de producir películas o aceptar la oferta de irse a regentar otro tipo de fábrica, una de aviones, que le supondría un horario más humano y unos emolumentos bastante mayores.

La excusa argumental es mínima –la estrella de una película bíblica titulada precisamente ¡Ave, César!, estilo Ben-Hur es secuestrado por un equipo de artistas con simpatías comunistas–, y sirve para ilustrar con estupendo sentido del humor la casa de locos de aquella época, los años 50.

De modo que vemos cómo es el rodaje en estudio, el montaje con la moviola, el visionado de un copión... Lo que parecía un desastre mientras se rodaba, con un actor que parecía un inútil, en la pantalla cobra inesperada magia... Se nos ofrecen sentidos homenajes al musical, a las figuras caleidoscópicas en el agua de Esther Williams, al western de tono ingenuo... Se apunta la competencia de la televisión... Pululan las gacetilleras en busca de cotilleos, y hay escándalos que resulta necesario tapar... Las películas ofrecen contenidos, y hay que contentar a los representantes de los credos religiosos... Hay guionistas que, tremenda osadía, quieren ofrecer mensajes, algunos representas del peligro “rojo”...

Todo eso está ahí, servido por dos cineastas que creen en las películas, aunque sepan al mismo tiempo reírse de esa influencia que ejercen sin lugar a dudas en los espectadores, lo sepan estos o no. Lo que tiene un gran mérito es la unidad que logran con personajes muy diversos y situaciones variopintas, todo casa y sirve a la idea de celebrar a la fábrica de sueños.

DVD, Blu-ray
Distribuye: Universal
Extras: Español e inglés 5.1. Así se hizo.
También te pueden interesar
  • Últimos comentarios de los lectores (1)

    4758 | RMNO5 - 2019-01-08 04:37:15
    La verdad es que el ombliguismo de los cineastas en general cansa bastante. Otra vez el cine dentro del cine. Que sí, que los Cohen tienen talento y sentido del humor, que son originales. Que hacen un homenaje paródico al Hollywood del star system. Que la película destila amor por y conocimiento del cine. Vale. Pero parece la obra de una camarilla encantada de haberse conocido que se echa unas risas y se las tenemos que agradecer.

    Claro que tiene momentos divertidos y"homenajes", pero el conjunto apenas se sostiene, entre otras cosas porque solo con chistes y homenajes no se cuenta una historia.

    Brolin está bien, pero transmite el mensaje de que para dirigir un estudio hay que ser un superhombre que no duerme, no hace mal a nadie y se confiesa cada 24 o 27 horas (a las 4 de la madrugada) de haber fumado un par de cigarrillos. Decide seguir con ese trabajo imposible porque se lo aconseja indirectamente el sufrido y noctámbulo sacerdote confesor. Que sí, satírico y todo eso, pero de una autocomplacencia brutal: gracias a esos mártires antañones del celuloide disfrutamos hoy "ave, César", que tan buenos ratos ha procurado a sus realizadores.

    Hay una escena en que el director del estudio consulta a un sacerdote católico, uno ortodoxo, un pastor protestante y un rabino, sobre el personaje del Cristo, para no herir a nadie. Tiene cierta gracia la escena, pero el catoliquísimo directivo no entiende lo que dice el cura católico y le da igual. Al final Clooney suelta un discurso tan emocionante como anacrónico en el Calvario y se atasca porque se le olvida la última palabra, que es precisamente... Fe. Claro que los inteligentísimos Cohen sugieren que se ha perdido la fe en el hermoso trabajo de hacer películas como antes, por absurdo que fuera el sistema de los estudios. Sugieren eso y mil cosas más. Pero demuestran que ese sistema que alaba la crítica de Decine21, que producía películas con contenido y se preocupaba por no ofender a los espectadores, ya no está vigente.

    Los Cohen se muestran aquí demasiado autocomplacientes y realizan un ejercicio de onanismo narcisista; de calidad, si se quiere, como quien se inspirase para tal actividad solitaria en su propio retrato pintado por un gran artista en lugar de en un triste selfie de aficionado.

    En conjunto, un 6 por la parte técnica y gracias. Recomendar si te gusta los hermanos Cohen. Si no, evitar verla,
  • Comenta esta Película



    Normas de uso
    • Esta es la opinión de los internautas, no de decine21.com
    • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
    • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
    • Tu dirección de email no será publicada.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE