Decine21
Hillbilly, una elegía rural
7 /10 decine21

Hillbilly, una elegía rural

Hillbilly Elegy

Contenidos (de 0 a 4 ¿qué es esto?)
Oscar
2021
Nominada a 2 premios

Sinopsis oficial

J.D. Vance, un ex-marine del sur de Ohio y actual estudiante de derecho de Yale, está a punto de conseguir el trabajo de sus sueños cuando una crisis familiar le obliga a volver a la casa que ha intentado olvidar. J.D. debe navegar por las complejas dinámicas de su familia Apalache, incluyendo su inestable relación con su madre Bev, que está luchando contra la adicción. Alimentado por los recuerdos de su abuela Mamaw, la resistente y lista mujer que lo crió, J.D. llega a abrazar la huella indeleble de su familia en su propio viaje personal.

7 /10 decine21

Crítica

La saga de los Vance

La saga de los Vance

Adaptación de los recuerdos autobiográficos y familiares de J.D. Vance, donde el autor plasmaba en el papel el modo en que le había marcado su “background” en Middletown, Ohio, a la hora de labrarse su futuro, estudiando derecho en Yale y sirviendo como marine, antes de constituir su propio hogar. De algún modo atrapaba la situación de la clase media baja blanca de Estados Unidos, patriota, muy pegada al terruño, a la familia y a su fe cristiana, y las dificultades crecientes por lograr hacer realidad su sueño americano, algo que explica desde luego la llegada a la presidencia de Donald Trump. “Hillbilly” alude a un término peyorativo que alude a los habitantes de la cordillera de los Apalaches en EE.UU.

El guión de Vanessa Taylor –formada en series como Alias, Everwood y Juego de tronos, y nominada al Oscar por su contribución al libreto de La forma del agua– se vertebra alrededor de un momento en que J.D. tiene una novia estupenda de origen indio, Usha, y en que un par de entrevistas podrían encauzar su carrera de modo decisivo. Pero llega la llamada urgente de su hermana Lindsay, en que le avisa que la madre Bev, enfermera, acaba de ingresar en el hospital por una sobredosis de heroína. Emprende un largo viaje por carretera para atenderla, con la esperanza de regresar a tiempo para sus citas profesionales. Y surgen los recuerdos de una familia unida pero disfuncional, en que todos acuden siempre en ayuda de todos, pero donde abundan las reacciones intempestivas, por desequilibrios psíquicos. Bev quiere cuidar de sus hijos, pero abusa de sustancias y no acierta con sus parejas; y J.D. y Lindsay lo hacen lo mejor que pueden, pero la falta de alguien a quien puedan llamar de verdad padre y las desatenciones maternas pasan factura, a la que trata de hacer frente la abuela, ya con achaques, y que también en el pasado tuvo sus propios problemas.

Ron Howard es un director todoterreno que a lo largo de su carrera ha demostrado su interés por las historias reales, a veces con documentales como el de Pavarotti, y la mayoría de las veces con historias dramatizadas como Apolo 13, Una mente maravillosa, Cinderella Man, El desafío o Rush. Aunque aquí no esté presente el elemento épico o de “historia grande” de los títulos citados, sí que podríamos hablar de “heroísmo cotidiano” o de la “epopeya de lo corriente”, y es que ocuparse de la propia familia requiere en muchísimas ocasiones de una gran dosis de coraje. Puede tocar ejercer de padre a un joven, o a una abuela, o acelerar el proceso de la entrada en la edad adulta, asumiendo responsabilidades. También, y no es fácil, hay que dejarse ayudar, sobre todo cuando se pierde el control de la propia vida. Y al mismo tiempo, deberíamos poder volar, y no crearnos ataduras que se convierten en cadenas con los seres queridos, ellos también deben poner de su parte, y desde luego no podemos reemplazarles en determinadas acciones que solo corresponde a ellos.

Todo el reparto realiza un gran trabajo, y no se cae en la tentación de “glamourizar” la narración, de modo que resultan muy creíbles la excelente Amy Adams y la meritoria Glenn Close. Quizá la sorpresa dentro del atinado casting recae en dos desconocidos que interpretan a J.D. en su versión adolescente y adulta, están muy bien Owen Asztalos y Gabriel Basso.

Últimos comentarios de los lectores

José montalbán - Hace 4 meses

Drama sorprendente y difícil de clasificar.
Resulta incomprensible cómo, a partir de una familia tan disfuncional, se puede adquirir la cualificación necesaria para plantearse trabajar en un despacho de abogados de élite.
Quizás porque se tiene claro que a la familia hay que apoyarla en los momentos malos y no entregarla nunca. Y eso, al final, siempre suma. Lección también de que los trapos sucios se lavan en casa. Quizás fuera la conciencia de ese apoyo lo que genere la motivación para la superación.

Una escena que, en España va a sorprender, es la que muestra el respeto a los muertos. Aquí, que los volvemos a juzgar aún después de muertos. Nos recuerdan la lección del Derecho Romano, "mors omnia solvi". Quizás porque, sobre todo al principio, se ve que los protagonistas cuentan con el Creador.

Nota alta también para los actores. Glen Close, abuela objetivamente superada que no se rinde. Amy Adams, que lidia con la dificultad de los trastornos de personalidad. El joven Owen Asztalos como adolescente. Y Gabriel Basso y Freida Pinto como contrapunto de fundamento y estabilidad.

Hay más cuestiones que se apuntan en esta película tan alejada de la corrección política americana actual. Esto la hace más recomendable.

Comenta esta Película

Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de decine21.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Películas más vistas HOY

Últimos tráilers oficiales