Decine21
Olea...  ¡Más alto!
6 /10 decine21

Olea... ¡Más alto!

Contenidos (de 0 a 4 ¿qué es esto?)

Sinopsis oficial

Pablo Malo acerca al espectador al trabajo tras la cámara de Pedro Olea, una de las personalidades más significativas de la cinematografía contemporánea, tanto por su recorrido a lo largo de más de cinco décadas con su personal mirada sobre la vida social y política de todos esos años, así como por la variedad temática que ha abordado en sus producciones y donde ha sabido imprimir -en los casi veinte largometrajes realizados o los trabajos para TVE-, su carácter, obsesiones y personalidad, su forma y modo de ver la vida y entender el cine.

6 /10 decine21

Crítica

Voz propia

Voz propia

Puede que Pedro Olea no sea un realizador tan popular como Pedro Almodóvar o José Luis Garci, ni siquiera para los incondicionales del cine patrio, pues muchos de ellos ni le pondrán cara. Pero el bilbaíno tiene en su filmografía títulos sólidos, sobre todo en el terreno de las adaptaciones literarias, como Tormento –una de las mejores traslaciones de una novela de Benito Pérez Galdós, junto a las rodadas por Luis Buñuel– y El maestro de esgrima –la versión más conseguida de un libro de Arturo Pérez-Reverte–. Resulta una pena que haya quedado prácticamente olvidado, cuando la crítica casi siempre le fue favorable, y logró la hazaña más difícil de conseguir en España: el público solía responder. De ahí que se agradezca que el también vasco –aunque donostiarra– Pablo Malo (La sombra de nadie, Lasa y Zabala) haya decidido bucear en su trayectoria, con mucha admiración, todo indica que le tiene como un punto de referencia.

El título del documental, Olea… ¡más alto! hace referencia a la frase que le dirigió un sacerdote cuando siendo niño estudiaba en los maristas de su ciudad natal, para que alzara la voz. Al parecer, en ese instante decidió convertirse en realizador, para dar órdenes en voz alta como su profesor. Se recorre su paso por la Escuela Oficial de Cine, su relación con maestros ilustres que conoció allí, como Luis García Berlanga, sus cortos, y la gestación de su ópera prima, Días de viejo color, de 1967.

El film explora las luces y sombras del oficio de cineasta, pues no todo son triunfos, también se producen disputas, con intérpretes y otros profesionales, los roces con la censura, la dificultad para conseguir financiación, etc. Se alternan imágenes de sus trabajos más destacados, con testimonios del propio Olea, y de colaboradores, como José Sacristán, que protagonizó a sus órdenes Un hombre llamado Flor de Otoño, otros actores como Ana Belén o María Barranco, el productor José Frade, compañeros de profesión como Imanol Uribe, etc. Destaca su emotiva conversación con Concha Velasco, una de las actrices con las que más ha colaborado, y la visita a las localizaciones donde años atrás había rodado El bosque del lobo. Sobre todo, el espectador saca en claro que Pedro Olea ha sabido imprimir su peculiar forma de ver la vida en sus películas, y asiste a un recorrido por la evolución del cine español de las últimas cinco décadas.

Comenta esta Película

Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de decine21.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
loading...

También te pueden interesar

Últimos tráilers oficiales