IMG-LOGO

Biografía

José Sacristán

José Sacristán

83 años

José Sacristán

Nació el 27 de Septiembre de 1937 en Chinchón, Madrid, España

Premios: 1 Goya (más 1 premios y 1 nominaciones)

Cara de acelga

15 Noviembre 2018

Combina un rostro capaz de reflejar el drama de quienes han pasado hambre con una voz tan contundente como evocadora. Nadie ha encarnado como José Sacristán al español medio, a un tipo de ciudadano quizás humilde, pero inteligente, que planta cara como puede a los poderes establecidos, pone cara de póker frente a la adversidad.

Nacido en Chinchón (Madrid), el 27 de septiembre de 1937, José María Sacristán Turiégano pasó hambre y sufrió todo tipo de penalidades durante la postguerra, pues su progenitor, El Venancio, campesino militante del partido comunista, acabó en prisión “por rojo, por muy rojo”, rememora. Cuando iba a ver a su marido entre rejas, la madre (La Nati) –que tenía una voz prodigiosa para las coplas– le dejaba a él y a su hermana al cuidado de la abuela, la figura más importante de su educación. En el gallinero del cine de su pueblo vio su primera película. “No recuerdo el título, era una de Fu Manchú”, y decidió que quería ser actor, como esos que veía en la pantalla. “Mi padre derrotado, humillado. Y yo queriendo ser Tyrone Power, John Wayne y Errol Flynn, porque no te creas que quería ser Adolfo Marsillach”.

Cuando El Venancio salió en libertad, se llevó a los suyos a Madrid, donde malvivieron como realquilados con otras tres familias en una casa modesta de Carabanchel. El joven José Sacristán estudió en la Institución Sindical de Formación Profesional Virgen de la Paloma, regentada por los Salesianos. “No tenía muchos principios religiosos, pero daban de comer”, recuerda. “Si tú sacabas un 5 en carpintería y un 7 en forja, y decías que de mayor querías ser carpintero, te respondían: “Hombre, si has sacado más nota en forja”. ¿Qué ponía yo? “Artista de cine”. Llamaban a mi padre, y éste decía: “¿Qué hago yo ahora? ¿Lo mato?”. Pero yo lo tenía clarísimo”, recuerda. “Aunque agradezco que me dieran un oficio”. Acabó como mecánico tornero durante su adolescencia, en un taller de Chamberí, desde el que regresaba caminando a su barrio (“no tenía dinero ni para el metro”), pasando por Gran Vía, donde quedaba deslumbrado por las enormes carteleras de las salas de entonces, y le gustaba imaginar su nombre y su rostro en ellas. También coleccionaba cromos (“del cine te echan, y la mejor forma de seguir dentro eran los cromos, tocarlos, pegarlos y coleccionarlos”), esperando el día en que apareciera en uno de ellos.

Mientras cumplía el servicio militar en Melilla, aprovechó que tenía mucho tiempo libre para leer todos los libros que pillaba, adquiriendo una cultura literaria envidiable. Durante ese tiempo decidió que lucharía por cumplir su sueño, así que al acabar empieza a prodigarse en el teatro con pequeñas intervenciones, y en cine consiguió algunos papeles como extra. Siempre reconoce que le debe mucho a Fernando Fernán Gómez. “Me dijo que cuando apareciera como figurante no tenía que dejar que se me viera demasiado la cara. ¡Porque si se me reconocía con claridad no me iban a contratar al día siguiente!”. Hasta el fallecimiento del pelirrojo, ambos mantuvieron siempre una enorme amistad y se profesaban admiración mutua. “Intento ser buen alumno suyo, pero sólo estoy en segundo de Fernando”, bromeaba.

Como la profesión no le daba para vivir (“Me recuerdo haciendo siete papeles a la vez en 'Julio César' por 30 duros”), se convierte en empleado de Círculo de Lectores (“Fui uno de sus primeros vendedores, lo que me quitó mucha hambre”). Le rescata Pedro Masó, para ofrecerle una pequeña intervención en La familia y… uno más, trampolín para hacerse asiduo del cine de Paco Martínez Soria en títulos como La ciudad no es para mí, El abuelo tiene un plan o Don erre que erre. Pronto se especializa en pequeños papeles en comedias de medio pelo, pero que interpretaba con enorme dignidad, su vendedor de globos en Sor Citroen, el médico de ¡Cómo está el servicio!, el muletilla tartamudo de Nuevo en esta plaza o el recluta amigo del protagonista en Cateto a babor están muy por encima del nivel de cada film. Resulta convincente incluso como esposo machista hasta el extremo en La tonta del bote, en un personaje deleznable que sin embargo en aquella época producía carcajadas.

Acaba convertido en uno de los habituales del landismo, junto a otros intérpretes como el propio Alfredo Landa, o Antonio Ferrandis, que pese a rodar entonces lo único que daba dinero en las taquillas, tuvieron después oportunidad de demostrar su enorme valía. Interviene en un mínimo de cinco títulos al año. Junto a No desearás a la mujer del vecino, Vente a ligar al Oeste, o Manolo, la nuit, queda para el recuerdo su Angelino, de Vente a Alemania, Pepe, con un punto trágico, pues presume de haber hecho fortuna al haber emigrado, pero que oculta que la realidad no es tan bonita como parece,

Supone un punto de inflexión en su filmografía su encuentro a mediados de los 70 con el productor José Luis Dibildos, de Ágata Films, el primero en advertir que aquel actor daba para mucho más, que le reclutó como protagonista de sus filmes Vida conyugal sana y Los nuevos españoles, de Roberto Bodegas, y Mi mujer es muy decente, dentro de lo que cabe, de Antonio Drove, con las que se inauguró la denominada Tercera Vía, del cine español, que buscaba un término medio entre el cine comercial y de autor. Los tres títulos tienen en común guiones en los que intervenía el propio Dibildos y José Luis Garci, que después como realizador también sacaría tajada al actor, sobre todo en Solos en la madrugada y Asignatura pendiente. El Premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa codirigió el film con José Sacristán Pantaleón y las visitadoras, adaptación que no llega a la altura de su novela.

Ya demostrado su poderío, comienzan a confiar en él realizadores de prestigio, su amiguete Fernán Gómez le convierte en hijo suyo, en una familia de actores itinerantes, en la excelente El viaje a ninguna parte, Pedro Olea en abogado que lleva doble vida como transformista en Un hombre llamado Flor de Otoño, Luis García Berlanga en el teniente republicano de la Guerra Civil Broseta, en La vaquilla, Eloy de la Iglesia en un parlamentario homosexual de izquierdas en El diputado, Gonzalo Suárez en el escritor José Ditirambo, en Epílogo, y borda sobre todo el papel de otro intelectual, el hambriento José Marco, eje central de La colmena, adaptación de la novela de Camilo José Cela a cargo de Mario Camus.

José Sacristán contrajo matrimonio muy pronto, aún veinteañero, con la también actriz Isabel Medel (El fenómeno), con la que tuvo dos vástagos, José Antonio e Isabel. Tras su divorcio mantuvo diversos idilios, el más duradero con otra intérprete, la francesa Liliane Méric (dedicada posteriormente a la promoción y prensa del cine), a la que había conocido cuando rodaron juntos Lo verde empieza en los Pirineos (1978). Méric le dio otra hija, Arnelle, antes de que se separara por su carácter agrio. Después convivió con la argentina Leonor Benedetto, y ha mantenido romances con Laura del Sol, la hoy famosa tertuliana del corazón Mila Ximénez y según los rumores también con la italiana Laura Antonelli, antes de encontrar la estabilidad con Amparo Pascual, que también se dedica al arte dramático, habiendo aparecido en series como El comisario.

Nunca ha dejado el teatro, con una carrera brillante en la que destaca “Yo me bajo en la próxima, ¿y usted?”, escrita por Adolfo Marsillach, y coprotagonizada por Concha Velasco, que en 1981 supuso todo un fenómeno tras su estreno en el madrileño Teatro de la Comedia. Sus musicales con Paloma San Basilio, “El hombre de la Mancha” y “My Fair Lady” causaron furor en una época en la que este género no era tan habitual como ahora en las carteleras madrileñas. Y realizó una extensa gira con la celebrada “Muñeca de porcelana”, de David Mamet.

Pese a tanta actividad, le ha quedado tiempo para dirigir. Debutó con Soldados de plomo, donde también interpreta al protagonista, un hombre que regresa a su ciudad natal para hacerse cargo de su herencia. Acompañado por grandes actores, como Fernán Gómez o Amparo Rivelles, se basaba en un relato del ilustre escritor Eduardo Mendoza, a cuyo personaje más conocido, el detective sin nombre, también había dado vida en la pantalla en El misterio de la cripta embrujada. Pese a no resultar redonda, tiene puntos de interés, lo mismo que sucede con su segundo trabajo tras las cámaras, Cara de Acelga, donde también ejerce de protagonista, un vagabundo que trata de robar una valiosa pintura. Se retiró de la realización tras la tercera, fallida adaptación al cine de la citada Yo me bajo en la próxima, ¿y usted?, que recuperaba también a Velasco, su coprotagonista.

Inicia los 90 en el cine con el que quizás sea su mejor trabajo en la pantalla, en Un lugar en el mundo, de Adolfo Aristarain, donde interpreta a un geólogo, contratado por el cacique de un pueblo de la provincia argentina de San Luis, para buscar petróleo, que se hace amigo de una familia de exiliados recién regresados al país. El film ganó con toda justicia la Concha de Oro en San Sebastián. Repetiría con el realizador en Roma. Tras títulos como Madregilda, de Francisco Regueiro, Todos a la cárcel, de nuevo con Berlanga, y El pájaro de la felicidad, de Pilar Miró, parece estar más interesado en la televisión, con series populares como ¿Quién da la vez? o Éste es mi barrio, o más recientemente Velvet o Alta mar. Pese a todo ha seguido brillando en la gran pantalla de vez en cuando, como profesor retirado de pasado tormentoso en Magical Girl, de Carlos Vermut, hippy empeñado en vivir como en su juventud en Formentera Lady, de Pau Durà, un tipo que en el pasado fue brillante, pero que padece Alzheimer, en Las furias, de Miguel del Arco, y mafioso violento pero en apariencia encantador en Toro, de Kike Maíllo.

Humilde hasta la médula, resulta sencillo encontrárselo en el metro, caminando hacia el teatro, un mendigo junto al local posiblemente asegure que le ha dado un billete cuando le ha visto, y si se entera de que te gusta la película Casablanca (de la que es un absoluto devoto) te puede sorprender trayéndote la grabación del disco. No esconde su militancia de izquierdas, pero al contrario que otros resulta bastante crítico e inteligente en su discurso. “Muchas necedades como el “portavozas” matan a la izquierda”, ha declarado, o “¡Al imbécil del rapero se le ocurre decir que la gente de la ETA son unos chicos simpatiquísimos y que ojalá hubiera más! ¡Es tonto del culo! Ese muchacho es tonto del culo”.

Goya
2015

Nominado a 1 premio

Goya
2013

Ganador de 1 premio

Ganador de 1 premio

Filmografía
El inconveniente

2019 | El inconveniente

Ambientada en Navidad, cuenta la historia de Sara, a quien le ofrecen comprar la casa perfecta: espaciosa, muy luminosa y extremadamente barata. Tan solo tiene un pequeño inconveniente: Lola, la octogenaria dueña actual, vivirá en ella hasta que muera. Aun así, Sara cree que es un buen negocio y decide comprar y esperar.

Alta mar

2019 | Alta mar | Serie TV

Nueva serie de Bambú para Netflix tras Las chicas del cable, cortada por el mismo patrón folletinesco que todas las orquestadas por el dueto formado por Ramón Campos y Gema R. Neira. Está ambientada en los años 40, al término de la Segunda Guerra Mundial. Sigue las vicisitudes de múltiples personajes, de clase alta y baja, que viajan en un lujoso transatlántico rumbo a Brasil. Se supone que a bordo del barco van a celebrar su enlace matrimonial Carolina Villanueva y el naviero Fernando Fábregas. Además el viaje es muy importante para la compañía que opera el crucero, que pertenecía al padre de Carolina y su hermana Eva, reciente fallecido. Pero todo va a ser accidentado desde el principio, cuando las poco sensatas Carolina y Eva aceptan introducir de polizón en el barco a una mujer, que asegura huir de su prometido, que la maltrataba. La caída de alguien al mar, simultánea a la desaparición de esa mujer, configuran múltiples enredos, que trata de desentrañar el detective de abordo, mientras un triste capitán por su viudez no parece tener el juicio muy claro, y su segundo de abordo, el oficial Nicolás Salas, abre líneas de investigación paralelas con la muy novelesca y aspirante a escritora Eva. Tal vez Campos y Neira harían bien en pisar un poco el freno de su ritmo de producción, y elaborar un poco mejor las series que sacan a la luz, para llegar a convertirse en el digno entretenimiento que a veces no son. Sin duda que aquí tenemos un enorme esfuerzo de producción, para recrear la época y un barco de lujo estilo Titanic. Pero la idea de mezclar intriga a lo Agatha Christie con romances de culebrón, presente en Gran Hotel, Velvet o la ya citada Las chicas del cable, acaba siendo repetitiva y cansina, y lo que es peor, se acaban traspasando sin rubor las fronteras de lo que resulta verosímil. Y es que ya desde el arranque, se pide mucho al espectador, que suspenda su inevitable incredulidad con la estupidez supina de meter clandestinamente en el barco a una persona a la que no se conoce de nada. Por otro lado, los diálogos y escenas están muy poco elaboradas, con abundantes clichés, a veces la sensación que se transmite es que el reto consiste en llenar metraje "como sea", y cuando el interés decaiga –algo que ocurre a menudo–, sacar algún conejo de la chistera, como la situación de "¡hombre al agua!", que al menos te saca del amodorramiento. Y desde luego, jugar al contraste de las diferencias de clase o al discurso feminista ya no cuela, a la hora de buscar el aplauso del público, hace falta algo más que se nos hurta. Aunque hay un buen reparto, los personajes son tan estereotipados que ni un José Sacristán impostado es capaz de salvar la función, no digamos ya Ivana Baquero y compañía, afrontando situaciones que son puro cliché.

4/10
Formentera Lady

2018 | Formentera Lady

Pese a su avanzada edad, Samuel vive como un ‘hippie’ de los años 70, cuando llegó a la isla de Formentera. Sin luz, ni agua corriente, se saca el dinero necesario para la supervivencia tocando música ‘country’ y ‘blue grass’ en un local. Pero su hija Ana se presenta por sorpresa, tras muchos años de distanciamiento, pues quiere probar fortuna con un empleo en Francia, pero no puede llevarse consigo a su niño, Marc, por lo que le pide al abuelo que se quede con él. En su ópera prima, Pau Durà se decanta por una historia que tenía posibilidades, en cuanto que la trama le sirve como excusa para analizar las consecuencias de la contracultura, en individuos que tras romper con las instituciones tradicionales, tienen que echar de menos por fuerza a la familia, con el paso de los años. Y cuenta con el siempre apasionante José Sacristán, muy bien acompañado del niño que apunta maneras Sandro Ballesteros, y con breves apariciones de Nora Navas. Sin embargo, el desarrollo no logra evitar todos los tópicos del subgénero de egoísta al que le endosan un infante, que ha dado lugar a filmes mucho mejores, desde Un rayo de luz hasta Kolya, León, el profesional o Kramer contra Kramer, pasando por filmes animados como Up, y Gru, mi villano favorito. Por su parte, Formentera Lady no logra frescura ni entidad propia, se queda en buenas intenciones. Además, no acaba de sacarle todo el partido a Sacristán, en un personaje de tipo que se resiste a salir de su zona de confort, que le iba al pelo. El título hace referencia a una canción de la época de King Crimson, grupo que convivió con el personaje central en la ficción.

5/10
El bar

2017 | El bar

Elena se mete en un bar del centro de Madrid, donde varios clientes desayunan. Cuando un oficinista abandona el local, recibe un disparo en la cabeza desde la lejanía. El hombre que sale a ayudarle corre la misma suerte, por lo que los demás deducen que se impone permanecer en el interior, donde tratarán de averiguar qué está ocurriendo, a pesar de que los móviles han dejado de funcionar y la televisión en un principio no se hace eco de los hechos… Tras los malos resultados artísticos de Mi gran noche, Álex de la Iglesia se adentra en el thriller pero sin abandonar el tono cómico, con una trama que parece inspirada lejanamente en El ángel exterminador, de Luis Buñuel, sin surrealismo, pero sí con notas esperpénticas. Como es habitual en su filmografía, él mismo se ha ocupado del guión con su colaborador habitual, Jorge Guerricaechevarría. Film muy coral, como casi todos los suyos, dominan el reparto los habituales de la filmografía del bilbaíno, como Blanca Suárez y Mario Casas, a quienes les corresponde un peso un poco mayor, pero también están los siempre eficaces Carmen Machi, Terele Pávez y Secun de la Rosa. Esta vez le ha dado mayor peso a otro componente de su compañía estable, Jaime Ordóñez, que se desenvuelve bien, dentro del tono general exagerado e histriónico, como mendigo desequilibrado, personaje que le permite exhibir su particular voz. Al menos supera al trabajo anterior del ex presidente de la Academia, pues la premisa atrapa, quizás sea su mejor obra desde La Comunidad. Los giros mantienen más o menos el interés del espectador. Técnicamente impecable, su rigurosa planificación tiene fuerza. Pero ya resulta un tanto agotador que los personajes de este cineasta, por muy afables que parezcan, acaben convertidos en psicópatas cuando están en una situación extrema, derivando en un clímax caótico.

5/10
Toro

2016 | Toro

Después de la grata sorpresa que supuso Eva, inteligente muestra de ciencia ficción española, Kike Maíllo insiste en el cine de género, esta vez el thriller, una historia de aires padrinescos en cuyo guión han trabajado a cuatro manos Rafael Cobos (7 vírgenes, Grupo 7, La isla mínima) y Fernando Navarro (Anacleto, agente secreto). Tres hermanos llevan años inmersos años en el mundo criminal en la costa andaluza, trabajando a las órdenes de Romano, un mafioso local. Pero Toro, el pequeño, que siempre le ha visto como un padre, le comunica que ha hecho para él el último trapicheo, ahora quiere ser una persona honrada. Las cosas se tuercen cuando los hermanos se ven envueltos en una persecución policial que acaba muy mal, con uno de ellos muerto, Toro en la cárcel, y sólo López en libertad. Pasados cinco años Toro está a punto de lograr la condicional, trabaja de taxista, está feliz con su novia Estrella, profesora... Pero su hermano López no puede dejar de meterse en líos, que acabarán involucrando a Toro, y enfadando mucho a Romano. Toro es una prueba más de que en España se puede hacer dignísimo cine comercial –el Toro de Osborne se diría que sustituye al clásico letrero de Hollywood–, que poco tiene que envidiar a muchos filmes estadounidenses. Aquí la acción está bien servida, aunque se abuse de la violencia. Y Maíllo prueba nuevamente que tiene gran fuerza visual, sentido de la composición del plano, y sabe hacer buen uso de la imaginería y los colores, con decorados vistosos como el del hotel-fortaleza del villano. Como es bastante típico en cintas que transcurren en el Sur, se utilizan Vírgenes y otros elementos religiosos, incluida la banda sonora, con sonido de cornetas y otros instrumentos típicos de las procesiones. De este modo se introduce una variante local en esa suerte de Padrino que compone José Sacristán, superfeliz de que le nombren hermano mayor de una cofradía. El actor se siente seguro en su personaje, al igual que Mario Casas –se le da mucho mejor hacer de chico de barrio que de "boy scout" en Palmeras en la nieve–, y no digamos Luis Tosar, su López lo ha hecho ya mil veces en otras películas. Y sin embargo, podía esperarse más de Toro, no puede negarse que el guión está atravesado de estereotipos, y le falta consistencia. Se le perdona que no invente la pólvora, pero no se entienden muchos movimientos de los personajes que ponen en peligro la vida de seres queridos, y algunos conejos que salen de la chistera sin que venga demasiado a cuento. La presencia de la niña Claudia Canal, puede ser una cuestión sentimental para Maíllo, pero la relación con su padre, López, no está trabajada, al final introduce un elemento "tierno", y da pie a algún plano resultón –el final–, pero es plana, poco creíble. Lo mismo podría decirse en relación a la novia Estrella, Ingrid García Jonsson, reducida a mero asidero de la trama, para "epatar" en cierto momento al personal.

5/10
Quatretondeta

2016 | Quatretondeta

Ópera prima como realizador y coguionista de Pol Rodríguez, hasta el presente ayudante de dirección en numerosos títulos, algunos relevantes, como Pan negro. Tomás, un anciano, desea enterrar a su esposa en Quatretondeta, una pequeña localidad, cumpliendo el deseo de la fallecida. Pero en la funeraria no se lo permiten, pues ha reclamado el cadáver una supuesta hija de la mujer, cuya existencia desconoce el propio viudo, así que éste opta por robar el coche fúnebre con el cadáver en su interior… El cineasta, de origen alicantino, toma como modelos los filmes más esperpénticos del valenciano más relevante del cine, Luis García Berlanga. Pero si en las obras del maestro los personajes, por muy exagerados que se presentaran, resultaban fácilmente reconocibles, aquí muchos de ellos (el ayudante del enterrador que se niega a hablar, etc.) parecen “marcianos”, y el humor de tintes negros que aquél explotó en obras maestras como El verdugo, aquí no tiene la más mínima gracia. El film acaba resultando aburrido, sobre todo en un punto en el que se empeña en realizar la promoción turística de las fiestas de Moros y Cristianos, en secuencias que no aportan nada al conjunto. Se desaprovecha así un esquema –el encuentro entre el anciano romántico y la joven desarraigada– que podría haber dado juego. No logran remontar el film los esforzados actores, por mucho que el veterano José Sacristán imponga ternura a su personaje, que Laia Marull también rebose humanidad, y que Julián Villagrán, el funerario, tenga cierta gracia. Sobresale en todo caso un inmenso Sergi López, como el brutote criador de pollos Genovés, el mejor hallazgo de la cinta.

4/10
Las furias

2016 | Las furias

Sólido debut en la dirección de Miguel del Arco, autor también del guión. Sigue la complicada relación entre los miembros de una familia, los Ponte Alegre, que se diría son víctimas de las célebres Furias, hijas de Urano, de la mitología griega, tantas vicisitudes envenenan el trato entre unos y otros. Ahí están Leo, el abuelo, célebre actor de teatro que conoció una etapa de decadencia, y ahora padece una demencia senil; su esposa Marga, psiquiatra, que mantiene una relación amorosa lésbica que nadie conoce con su ayudante Julia; sus tres hijos, Casandra –directora de un programa de radio nocturno, casada con Gus, músico en paro, y con una hija adolescente psicótica, María–, Héctor –el triunfador, que acaba de anunciar su boda al fin con Ana, su pareja desde hace 20 años– y Aquiles –el más perdido de los tres, soltero y que está escribiendo un libro sobre su padre–. El inesperado anuncio de Marga de la venta de la casa de campo familiar propicia una última reunión en la finca, donde se celebrará la boda de Héctor y Ana, y que será el escenario donde se desaten aún más las Furias que atenazan a la familia. A modo de intensa tragedia griega, conviven en Las furias las libres decisiones de los personajes con cierto fatalismo, no escogemos a los miembros de nuestra familia, ni las enfermedades que padecemos, y podemos aconsejar a otro pero no sustituirle en lo que hace. El modo en que Miguel del Arco plasma las vicisitudes de una familia que, casualidades irónicas de la vida, al unir padre y madre apellidos se convirtieron en los Ponte Alegre, hace pensar en una familia auténtica también sacudida por verdaderas turbulencias, la del poeta Leopoldo Panero, y cuya vivencia fue recogida en dos películas de corte documental, El desencanto y Después de tantos años. Uno de los grandes méritos de Del Arco es dar consistencia a todo el tejido narrativo y a los numerosos personajes, ninguno es de poca entidad, y todos los actores lo hacen muy bien, casi resultaría injusto destacar a uno por encima de los demás, aunque podamos hablar de una Carmen Machi sorprendentemente seria, de la jovencita Macarena Sanz, de José Sacristán senil, de Bárbara Lennie con acento argentino... Además, una película coral de este estilo corría el riesgo de caer en la teatralidad, pero no, Las furias es muy cinematográfica, y aúna además lo clásico con elementos de la modernidad, una soledad y un desconcierto muy actuales, también en las relaciones afectivas de corte homosexual, en la infidelidad, en la unión padres-hijos, en el cuidado de los mayores, en la inclusión no casual de una mujer que va a ser madre por inseminación artificial, y que concejala, va a oficiar una boda civil.

6/10
Perdiendo el norte

2015 | Perdiendo el norte

Hugo, economista, y su amigo Braulio, científico, cuentan con una excelente formación universitaria, pero no consiguen trabajo en España. Inspirados por un emigrante que ha triunfado en Alemania, que aparece en un programa televisivo, deciden probar fortuna en Berlín, donde sobrevivir no será tan sencillo como creían. El aragonés Nacho G. Velilla escribe y dirige su tercer largometraje, que no se aporta mucho del sendero marcado por los otros dos, Que se mueran los feos y Fuera de carta. Este nuevo trabajo parece por momentos una revisión de Vente a Alemania, Pepe, de 1971, adaptada a los nuevos tiempos, en la que el gran José Sacristán, que aparece como secundario, tiene un personaje que casi podría ser el que encarnó en aquella, muchos años después. Perdiendo el norte aparenta buenas intenciones; en su arranque parece que quiere denunciar la complicada situación para los jóvenes universitarios sin perspectivas laborales, que se ven obligados a emigrar. Pero rápidamente queda claro que Velilla sólo pretende un divertimento menor, con un humor facilón y en muchos casos previsible o soez, que acaba resultando excesivamente superficial. No es un absoluto desastre gracias a la espontaneidad y dominio del género de los actores, todos ellos muy bien escogidos, desde los protagonistas (Yon González, Blanca Suárez y Javier Cámara) hasta los secundarios, donde repiten actores asociados a la filmografía del realizador, como el citado Cámara y Carmen Machi. Paradójicamente el único error de casting consiste en haber fichado al mencionado Sacristán, tan por encima del resto que hasta les deja en evidencia. Por sí solo eleva claramente a otro nivel las secuencias en las que aparece, que también introducen unas agradecibles notas dramáticas.

4/10
Vulcania

2015 | Vulcania

En un pequeño pueblo de las montañas vive una comunidad de trabajadores en torno a una fábrica de hierro. Son hombres y mujeres clasificados en dos grandes grupos, entre los que no hay relación. El régimen de vida en el villorrio es estricto, casi de esclavitud: trabajo en la fábrica y regreso a sus casas, sin posibilidad de salir del estrecho cerco que los rodea, denominado “la frontera”. Pero un trabajador, Jonás, empezará a indagar sobre su situación cuando un accidente cuesta la vida a su mujer y su hijo. Interesante film español de planteamiento sumamente atractivo, escrito y dirigido por el debutante argentino José Skaf. Los primeros minutos atrapan sobremanera, marcados por la atmósfera opresiva del lugar, donde hombres y mujeres pululan cual muertos vivientes, sin iniciativa, sin alegría, al tiempo que reciben las consignas de una especie de gobernador. La sensación es que estamos ante una especie de secta cuyo líder –qué enorme presencia tiene José Sacristán– mantiene bajo su bota a unos súbditos sometidos intelectualmente que sólo funcionan como peones para servir a ocultos propósitos. Las gentes de esa pequeña localidad viven perpetuamente asustados de lo que sea que haya tras la enigmática “frontera” y se mueven por una especie de kantiano deber ancestral del que no dudan ni un momento y que escuchan cada día una y otra vez: mantener el fuego, es decir, dedicar su vida a trabajar el hierro en la fundición. Pero qué lástima. Podíamos haber estado ante un film brillante, inolvidable, muy de acuerdo con los tiempos distópicos, pero con el paso de los minutos se van simplificando las cosas y deja finalmente un regusto a decepción. Porque desde luego Vulcania daba para mucho más. Incomprensiblemente el guión no aprovecha los puntos calientes que se han ido sugiriendo –la libertad, la búsqueda de la verdad y, el más importante de ellos, la capacidad magnética del protagonista que le permite dominar el hierro– y el desenlace es excesivamente precipitado, casi un bosquejo. Parece como si al término del primer acto las ideas se hubieran esfumado, de modo que apenas hay avance ni en la trama ni en las relaciones entre personajes –tenue esbozo el de la relación entre Jonás y Marta–, de manera que se desemboca directamente, torpemente, en el final del tercer acto. Con todo, Vulcania es un film meritorio, original, con algún giro logrado, y que entretiene sin duda gracias a su planteamiento intrigante al estilo El bosque y a la intensidad mantenida durante todo el metraje por el equipo artístico. Miquel Fernández (Fin) aprueba con nota en su papel protagonista, y no le van a la zaga la atemorizada Aura Garrido (qué gran actriz) y el siempre estupendo Ginés García Millán.

5/10
Velvet

2014 | Velvet | Serie TV

Alberto Márquez y Ana Ribera se han querido desde niños, pero las barreras sociales les separan. Él es el hijo mayor de Rafael, dueño de las madrileñas galerías Velvet de alta costura, y destinado a continuar el negocio familiar. Ella, huérfana, vive con su tío Emilio, jefe de dependientas, y se ha convertido en modista. Tras años sin verse porque Alberto fue enviado a Londres a estudiar, con idea de que olvidara a Ana, su regreso en 1958 para la presentación de la colección de la nueva temporada reavivará la llama del amor. Ramón Campos, Gema R. Neira y Teresa Fernández Valdés entregan una serie cortada -nunca mejor dicho, en una serie sobre el mundo de la moda- por el mismo patrón que Gran Hotel. Situadas ambas series en épocas parecidas, y con aire folletinesco asumidamente popular, presentan las diferencias de clase capaces de imposibilitar un amor -aunque aquí ella la de más baja extracción social-, un negocio familiar con dificultades económicas, un estilo glamouroso, personajes de rasgos semejantes, y algunos secretos familiares con muertes incluidas, que añaden algo de intriga. En cualquier caso la fórmula en su arranque funciona. Velvet supone un importante esfuerzo de producción, y el primer episodio tiene una estructura narrativa con flash-backs bien trabado, aunque se abusa de la partitura musical, y un recrearse excesivo en algunas escenas que parecen mirarse el ombligo. El reparto es excelente, tanto en lo relativo a los veteranos -José Sacristán, Aitana Sánchez-Gijón, Tito Valverde- como en los jóvenes -Miguel Ángel Silvestre, Paula Echevarría, Cecilia Freire-, en los principales como en los secundarios, e incluso en la figuración.

5/10
Murieron por encima de sus posibilidades

2014 | Murieron por encima de sus posibilidades

Isaki Lacuesta, un director con vitola de autor, ha demostrado ya su oficio cambiando de género y estilo con gran facilidad, pero esto tiene sus riesgos, este film trae a la memoria el nombre de Juanma Bajo Ulloa, cuya carrera entró en declive, paradójicamente, con su película más alocada y comercial, Airbag. Murieron por encima de sus posibilidades aborda de modo transgresor y salvaje los efectos de la crisis económica y de valores en una serie de tipos, que han acabado asesinando a personas cercanas en un momento de profundo hartazgo. Recluidos en un centro psiquiátrico, deciden fugarse para secuestrar al director del Banco Central, que tiene una guarida secreta para sus juergas en el mar, debajo de lo que parece una simple chalupa. Lacuesta reúne un reparto coral de actores muy conocidos, sin querer hacer un recuento exhaustivo desfilan por ahí Raúl Arévalo, Luis Tosar, Carmen Machi, José Coronado, Imanol Arias, Ariadna Gil, Emma Suárez... Y orquesta un montón de situaciones surrealistas, delirantes, brutales, y hasta tarantinescas, que no falte “de ná”, incluido el gore. Pretende ser divertido mostrando una sociedad egoísta, compuesta por individuos tarados, que han creado un monstruo de muchas cabezas que difícilmente puede ser sanado, si cortas una saldrán cuatro nuevas. En realidad, resulta irritante y cansino, e incluso se diría que algunos de los intérpretes no acaban de encontrarse demasiado cómodos enredados en el disparate en que consiste el film.

3/10
Magical Girl

2014 | Magical Girl

Carlos Vermut sorprendió con Diamond Flash, una película que estrenó directamente en internet, y que a base de viñetas y un buen pulso narrativo indagaba sobre las virtudes y defectos de la condición humana. En Magical Girl cuenta con un presupuesto más desahogado, pero en cierto sentido la idea es la misma, mirar a las personas, que nunca logran alcanzar todo lo que desean, y que atrapados en el intento de lograr lo imposible, la completa satisfacción vital, pueden acabar no sólo quemados, sino chamuscados. El padre con la hija enferma, la mujer depresiva a pesar de estar casada con un marido rico, el presidiario que sale de la cárcel, puntúan un relato con tres capítulos que deben el título a los enemigos del alma, el mundo, el demonio y la carne. La condición juguetona de la película ganadora de la Concha de Oro y el premio a la mejor dirección en San Sebastián se adivina en el título del film, y en esa primera escena en que, juego de manos, un papel desaparece. Vermut cuida sobremanera la estructura narrativa, el ritmo, los tiempos. Trata de sorprender, y llena la película de sobreentendidos. No hay que dar todo mascado, y la elipsis sirve para no mostrar lo que no se puede mostrar, sobre todo si previamente has creado una atmósfera inquietante con grandes expectativas. El laconismo de los personajes, sus frases breves pero cargadas de contenido, pueden hacer pensar en Aki Kaurismäki, un referente también para Javier Rebollo, que por cierto también acudió a José Sacristán para su reparto de El muerto y ser feliz. Como en otras películas de este corte, destacan el ingenio y las hechuras. Existe además un deseo de llamar la atención sobre el vacío existencial de la sociedad contemporánea. La pequeña broma sobra la Constitución Española, ese texto magno siempre invocado pero casi nunca leído, es un botón de muestra de la voz de alarma del director. Pero al final todo se reduce a puro fatalismo, las desgracias ocurren y poco se puede hacer para evitarlas, la entrega a los otros puede quedar reducida a pura estupidez, el amor es algo más que la obsesión por hacerse con un caro vestido de princesa de anime japonés. Y la manipulación y utilización de los otros como si fueran cosas, ya sea con armas de seducción o el chantaje, terminan de trazar un paisaje oscuro, muy oscuro.

6/10
El muerto y ser feliz

2012 | El muerto y ser feliz

Javier Rebollo es un cineasta minoritario, de ésos que hacen la guerra por su cuenta. En El muerto y ser feliz ofrece una historia que conecta con La mujer sin piano, se diría cortada por el mismo patrón, un minimalismo a lo Aki Kaurismäki, aunque sin la chispa del director finés. Acompañamos durante todo el metraje de El muerto y ser feliz a Santos, un tipo con tres tumores que son garantía de muerte. A través de la enfermera de un hospital se ha hecho con las dosis necesarias de morfina para soportar el dolor y emprender un viaje en su automóvil, rumbo a ninguna parte. En cierto momento aborda su auto una mujer que le acompañará en lo que le queda de periplo vital. Desde el principio de El muerto y ser feliz escuchamos una voz en off femenina -a ratos contestada, incluso solapándose, por otra masculina- describiendo o apuntalando lo que vemos, con cierta ironía. Esta voz no deja de escucharse nunca, y agota al espectador más paciente, pienso que agotaría al mismísimo Santos de la película. Para más inri, se trata de las voces de Lola Mayo, coguionista y esposa del director, y del propio Rebollo ¿Importa un bledo saber que Santos es asesino profesional, y que no logra recordar el nombre de su primera víctima? ¿Tiene algún interés el modo en que Santos emplea sus últimas horas, su estúpido hedonismo que sólo se suaviza un poco con la pasajera inesperada encarnada por Roxana Blanco? Pienso que no, pero quizá haya un público al que la propuesta del humor del absurdo al que se presta como protagonista absoluto José Sacristán y su característica sequedad le parezca la quintaesencia de la sutileza, pues la vida es poca cosa, y se ve que está tejida de momentos ridículos y carentes de sentido.

4/10
Madrid, 1987

2011 | Madrid, 1987

David Trueba se consagró como realizador con la interesante Soldados de Salamina, pero posteriormente ha ido dando bandazos. Tras la decepcionante comedia Bienvenido a casa se diría que no sabe qué rumbo tomar, pues rodó el documental La silla de Fernando (un tanto experimental pues consistía únicamente en imágenes de Fernando Fernán Gómez conversando), la producción televisiva documental Rafael Azcona, oficio de guionista, y la serie ¿Qué fue de Jorge Sanz? en la que el actor citado en el título se interpretaba a sí mismo. Ahora, con Madrid, 1987, entrega un film atípico, cercano al teatro, pues durante la mayor parte del metraje sólo aparecen en pantalla dos actores. Un sábado veraniego de 1987. Ángela, joven y atractiva estudiante de periodismo, le pide una entrevista a Miguel, maduro y sarcástico articulista que ha obtenido importantes premios con sus novelas. Éste aprovecha para tratar de llevársela al catre, a pesar de la enorme diferencia de edad, y de que está casado. Se va con ella a la casa de un amigo pintor, con tal mala suerte de que ambos se quedan atrapados en el cuarto de baño, pues la puerta se ha atascado... A David Trueba se le da muy bien divulgar el talento de veteranos del oficio, como Fernán Gómez, o el guionista Rafael Azcona, y en esta ocasión se apoya en la fuerza y el carisma de José Sacristán, un actor de primerísima fila que no siempre ha sido aprovechado por el cine. Como era de esperar, éste realiza una interpretación de enorme categoría, aunque a su lado desmerece un poco María Valverde, a pesar de que es una de las mejores actrices jóvenes españolas. También es cierto que el personaje femenino tiene un peso mucho menor en el guión, y sus frases son mucho menos brillantes e ingeniosas. Madrid, 1987 es una reflexión sobre el paso del tiempo, y el choque generacional, acierta en su evocación nostálgica de los años 80, en plena consolidación de la aún joven democracia española, con citas al 23-F, Adolfo Suárez, el gobierno socialista de la época, etc. Aprovecha Trueba para incluir una crítica al periodismo tan ácida como cariñosa. Ingenioso en los diálogos, se luce sobre todo en frases humorísticas ("¿Profesores de periodismo? ¿Acaso alguien enseña a los perros a ser perros?"). Por contra, al final resulta un tanto insustancial, y se alarga demasiado. Además su afán exhibicionista, sobre todo en lo refererente a ella, se antoja excesivo.

4/10
La dama boba

2006 | La dama boba

Finea es una dama ingenua e infantil. Por contra, Nisea, su hermana, es el polo opuesto, aficionada a la lectura y aparentemente más inteligente. Dos galanes aparecen en sus vidas, pero no se aclaran sobre cuál de las hermanas es su media naranja. Manuel Iborra adapta una de las comedias más representativas de Lope de Vega, prolífico `Fénix de los Ingenios´, muy desaprovechado por nuestro cine, salvo casos aislados como El perro del hortelano, de Pilar Miró. Respeta el verso original, así como su mensaje, que advierte de que las apariencias engañan; y ensalza el ingenio, pues Iborra desea recordar que en el amor es tan importante como la belleza. Silvia Abascal encabeza un reparto de caras conocidas de nuestro cine. Cabe destacar la cuidada ambientación del siglo XVII.

4/10
Roma (2004)

2004 | Roma

A Joaco, un escritor veterano, reconocido pero ya en decadencia, se le asigna un corrector para ultimar el libro que tiene entre manos. Argentino afincado en España, algo cascarrabias, conecta con el joven ayudante que le asignan. El libro que está escribiendo tiene carácter autobiográfico, y en él se recuerda su infancia, la muerte repentina del padre, el cariño de la madre, el ir dando tumbos de aquí para allá, con una fuerte inestabilidad sentimental y los anhelos confusos de libertad de los 60 al fondo. Adolfo Aristarain entrega una película interesante pero irregular, larga en exceso. El personaje de José Sacristán es semejante al que ya compuso en Un lugar en el mundo. El cineasta argentino no es complaciente con su protagonista, un tipo egoísta e incapaz de comprometerse, que al declinar su vida tiene como único recuerdo entrañable el cariño incondicional de Roma, su madre. Y el río se convierte en metáfora de esa tranquilidad y paz que todos buscamos, y que para Aristarain es casi imposible lograr. La discutible decisión de dar a Juan Diego Botto el doble papel del corrector y de Joaco joven, trata de subrayar cómo el escritor maduro se identifica con su asistente, y cómo quisiera que éste no cometiera sus mismos errores.

3/10
Cosas que hacen que la vida valga la pena

2004 | Cosas que hacen que la vida valga la pena

Incapaz de superar la ruptura con su esposa, Jorge sufre una depresión. Empieza a remontar cuando decide que “hoy puede ser un gran día” al ritmo de la canción de Serrat, y conoce en la oficina del paro a Hortensia, una divorciada de la que se enamora. Tras el fracaso de Desafinado, rodada en inglés, el director de Salsa rosa vuelve a la comedia “made in Spain”, a pesar de la amargura del tema central, el divorcio. Eduard Fernández y Ana Belén encarnan personajes muy cotidianos, frustrados, que se sienten como “restos de serie”. Menos mal que los secundarios le ponen humor a la cosa.

3/10
Fumata blanca

2002 | Fumata blanca

Un cardenal es chantajeado con unas fotos comprometidas. Peli española de director debutante, con telón de fondo religioso y formato de thriller. De modo simplista, la Iglesia aparece como mafiosa estructura de poder, esclavizadora de las pobres conciencias. Eso sí, la imaginería católica viste mucho, y un cónclave todavía más. José Sacristán da vida a un escéptico comisario, padre del cura protagonista, que le echa una mano con el caso.

3/10
Este es mi barrio

1996 | Este es mi barrio | Serie TV

La vida de unos vecinos de un concurrido barrio madrileño, con sus cosas personales, sus problemas, sus amores y relaciones. El protagonista es Cándido, que tras quedarse viudo y en paro lucha por sacar adelante a sus hijos Nacho y Elisa. Serie española de 1996 que tan sólo estuvo una temporada en antena. Aunque no cuajara entre la audiencia, contaba con conocidos actores españoles, tales como José Sacristán (Todos a la cárcel), Alberto San Juan (El otro lado de la cama), Melanie Olivares (Aída), Saturnino García (Justino, un asesino de la tercera edad) o Marta Belenguer (Camera Café).

4/10
Siete mil días juntos

1994 | Siete mil días juntos

Petra y Matías llevan tiempo casados pero son un curioso matrimonio que está siempre gritándose, para revuelo de sus vecinos. Él trabaja como bedel en una escuela de anatomía, con su amigo Luis, que tiene unas raras inclinaciones. Gran reparto español.

4/10
Madregilda

1993 | Madregilda

Madrid, años 40, en la época del estreno en España de Gilda, un film que causa furor. En una vieja taberna, el primer viernes de cada mes, el Caudillo, Francisco Franco, se reune con varios amigos de la campaña de África para jugar una partida de mus. El hijo de uno de estos amigos acude a un cine a ver la citada película, y cree encontrar a su madre, que desapareció tiempo atrás. Esperpento sombrío de Francisco Regueiro, repleto de elementos estrambóticos más o menos inspirados, pero que acaban agotando por la falta de rumbo. Destaca el trabajo de Juan Echanove, que ofrece una interpretación subjetiva del general Franco.

4/10
Todos a la cárcel

1993 | Todos a la cárcel

En la cárcel modelo de Valencia se celebra el Día Internacional del Preso de Conciencia. Al acto van a asistir representantes del mundo de la política, la cultura y el espectáculo. Durante los preparativos, comienzan a ocurrir una serie de desastres. Entre ellos, el número de asistentes es muy reducido, ya que el evento coincide con la final de la copa de fútbol. Poco a poco, en medio de disparatadas situaciones, se va descubriendo que todos los que se encuentran en la cárcel y que no son presos, persiguen algún interés. Se trata de una divertida historia que bajo una situación absurda, esconde una crítica social. Berlanga consiguió el reconocimiento en nuestro país y en el extranjero con Bienvenido Mister Marshall (1952) y posteriormente con Plácido (1961) y El verdugo (1963). La exposición de unos peculiares personajes se acerca a lo pintoresco, y de esta manera Berlanga traza un cuadro sociológico de España. No es ni mucho menos su mejor película, pero gracias a la efectiva interpretación de algunos actores como Agustín González o José Luis López Vázquez, la historia sale adelante.

4/10
El pájaro de la felicidad

1993 | El pájaro de la felicidad

Una mujer de cierta edad, Carmen, interpretada por Mercedes Sampietro, se dedica a la restauración de obras de arte. Poco después de reencontrarse con su único hijo, es víctima de un asalto sexual. Esto le provoca un grave trastorno psicológico, pero no parece afectarle al hombre con quien comparte su vida, Fernando. Carmen, muy dolida y decepcionada, decide emprender un viaje en busca de su esposo, de sus padres, y en definitiva, de su pasado. En ruta hacia el sur, está decidida a comenzar una nueva vida. Se trata de una de las películas más personales de Pilar Miró. Habla, desde un punto de vista femenino, de la soledad, la dignidad, los afectos y las desilusiones. Brillante guión de Mario Camus. El título de la película procede de un texto de Pío Baroja, en el que se refiere al momento en el que una persona tiene en su mano "el pájaro de la felicidad", y sin darse cuenta lo deja escapar.

5/10
Un lugar en el mundo

1992 | Un lugar en el mundo

Adolfo Aristarain es uno de los mejores cineastas argentinos de la actualidad. En España se dio a conocer con Un lugar en el mundo, su mejor trabajo, protagonizado por Federico Luppi, su actor fetiche. Marcado por un fondo ideológico muy parcial, suele retratar personajes procedentes de la izquierda, desencantados con el paso del tiempo y sin horizontes vitales. Este filme, supuso uno de sus mayores éxitos en las taquillas, y fue seguido de cintas interesantes, pero nunca igual de redondas, como Martín (Hache), Lugares comunes y Roma. Convertido en un hombre, Ernesto regresa a Valle Bermejo, en Argentina, y recuerda su niñez, cuando los lugareños estaban oprimidos por Andrada, un cacique sin escrúpulos. Los padres de Mario fundaron una cooperativa que agrupaba a los pequeños ganaderos del Valle en defensa de la lana de sus ovejas. Por entonces apareció allí Hans, un geólogo español que buscaba petróleo para Andrada. Se trata de un interesante drama social que denuncia los abusos del neocolonialismo y emociona al espectador sin caer en la demagogia o el maniqueísmo. Las interpretaciones son extraordinarias, y el guión, que sigue cuidadosamente las pautas genéricas del western, no tiene desperdicio. Ganó justamente la Concha de Oro del Festival de San Sebastián.

8/10
Yo me bajo en la próxima, ¿y usted?

1992 | Yo me bajo en la próxima, ¿y usted?

El vuelo de la paloma

1989 | El vuelo de la paloma

Simpática comedia que gira en torno al personaje de Paloma (Ana Belén) una mujer casada, ama de casa, con dos hijas pequeñas. Mientras que su marido Pepe (José Sacristán) es un borrachín pícaro que trapichea en juicios con su cuñado, el pescadero Juancho (Juan Echanove) y el vecino facha Toñito (Antonio Resines), antiguo novio de Paloma, pierden los higadillos por ella. La cosa llega al culmen cuando en la plaza donde está la casa de la familia ruedan una película sobre la guerra civil, cuyo protagonista es el actor Luis Doncel (Juan Luis Galiardo), un galán de tres al cuarto pero toda una celebridad, del que queda prendado Paloma. Film con cierta chispa, con personajes de sainete que componen una especie de historia a lo "13 Rúe del percebe", el film y el supuesto rodaje acontecen en pleno centro de Madrid. El reparto reúne a varias figuras del cine español. El guión es de Rafael Azcona y del director, José Luis García Sánchez.

5/10
Cara de acelga

1987 | Cara de acelga

El viaje a ninguna parte

1986 | El viaje a ninguna parte

Los Iniesta-Galván son una numerosa familia formada por padres, hermanos, primos, tíos... que son además una compañía de teatro que viaja por los pueblos ofreciendo a las gentes lo mejor de sus actuaciones. A través de los años, los miembros de la familia deben aprender a aceptar los cambios que va sufriendo la sociedad, sobre todo con la llegada del cine, debido al cual estas compañías pasaron a un segundo plano. De una manera amena y divertida, Fernando Fernán Gómez dirige, escribe e interpreta esta película llena de rostros conocidos del cine español, como Juan Diego, María Luisa Ponte o Agustín González. La película recibió varios galardones y fue considerada la mejor de su año en España.

5/10
La vaquilla

1985 | La vaquilla

En plena Guerra Civil española unos soldados republicanos planean robar la vaquilla que el pueblo enemigo cocinará en el banquete de la fiesta en honor a la Virgen de Agosto. Esto echaría al traste los festejos, pero animaría a las tropas que sufren escasez de alimentos debido a la guerra. Comedia al más puro estilo del equipo formado por Luis García Berlanga y Rafael Azcona, ambientada en la Guerra Civil y con moraleja de fondo. Hay algunos aspectos tópicos, como las caracterizaciones del comandante franquista (Agustín González), del marqués o del cura, con el anticlericalismo propio de Berlanga, y también excesiva tendencia a la grosería burda. De todas maneras, el tono cómico resta seriedad y maniqueísmo a la visión de la época. La odisea del intento de rapto de la vaca es la parte más divertida del film, que cuenta entre el reparto con actores de la talla de Alfredo Landa, José Sacristán o María Luisa Ponte.

6/10
A la pálida luz de la luna

1985 | A la pálida luz de la luna

Crónica de la España de los 80, en clave de comedia y a través de las vicisitudes de varias familias. Julio (José Sacristán) está todavía enamorado de su mujer (Fiorella Faltoyano), que le ha dejado por otro hombre (Héctor Alterio). Su amigo César (Emilio Gutiérrez Caba) es un experto en ordenadores, que empiezan a ser pieza clave en la sociedad. Paco (Agustín González) y Charo (Esperanza Roy) están a la gresca. Don Federico (Luis Escobar) y su sirviente Benito (Rafael Alonso) hacen trapicheos para llevarse pasta de la seguridad social, etc. El guión es más interesante –por su costumbrismo, su nostalgia y sus gags humorísticos– que la dirección plana y algo anquilosada de José María González Sinde. Desde luego destaca el espléndido reparto de rostros conocidos del cine español.

5/10
Epílogo

1984 | Epílogo

Rocabruno Ditirambo es un escritor de enorme éxito. Reconocido y reclamado en todo tipo de citas literarias. Curiosamente no estamos hablando de un escritor, sino de dos. Por un lado está Rocabruno y por otro Ditirambo, amigos y compañeros hasta la muerte. Pero como suele pasar en este tipo de historias, todo va sobre ruedas hasta que aparece una mujer que se mete en medio de la pareja. Tal es el enfado que deciden separarse, hasta que uno de ellos cree que ha llegado la hora de escribir una última novela que se titulará Epílogo. Este último reto volverá a poner a prueba a los antiguos amigos y compañeros.

4/10
La noche más hermosa

1984 | La noche más hermosa

Federico es el director de programas de una importante cadena de televisión que intenta descubrir quién se está acostando con su mujer. Entre medias le sobreviene una huelga de técnicos, discusiones con su amante, un despido improcedente y un cometa que va a pasar por el cielo a las 23:50. Primera comedia de Manuel Gutiérrez Aragón y su segundo fiasco consecutivo tras Feroz (1982), después de una década de éxitos. En La noche más hermosa inventa un cielo ficticio, una acampada nocturna entre vecinos y unos personajes demasiado distantes a lo que no ayudan las interpretaciones de Óscar Ladoire, Victoria Abril y Bibiana Fernández (con desnudo integral incluido y dándole un supertortazo a José Sacristán) totalmente fuera de lugar.

4/10
Dos mejor que uno

1984 | Dos mejor que uno

Latidos de pánico

1983 | Latidos de pánico

Paul es un arquitecto descendiente de Alarico de Marnac, que se marcha junto a su esposa a descansar unos días en la casa de campo, herencia de su familia. Una vez allí, planea por la mansión el recuerdo de su ancestro, un noble que asesinaba, practicaba la magia negra y realizaba terribles sacrificios. Uno de los maleficios es levantarse de la tumba cada siglo y asesinar a la esposa de cada descendiente de Marnac. Escrita, dirigida e interpretada por Paul Naschy (que por una vez no hacía de hombre lobo), el film es una mezcla de terror erótico y sangriento, rodado en apenas un mes. El personaje principal se basa en Gilles de Rais, contemporáneo a Juana de Arco que fue condenado por brujería. Entre el reparto, aparte de Naschy, aparecen Julia Saly, Lola Gaos o José Sacristán.

4/10
Asalto al Banco Central

1983 | Asalto al Banco Central

A partir de la novela de Alberto Speratti, se adaptan los hechos acaecidos el 23 de mayo de 1981, cuando tuvo lugar un célebre atraco en el Banco Central de Barcelona. El film es pobre, pero cuenta con el protagonismo del gran José Sacristán. Algo es algo.

3/10
La colmena

1982 | La colmena

Mario Camus, que posteriormente adaptaría Los santos inocentes, es el autor de esta celebrada adaptación de "La Colmena", una de las obras más renovadoras de la literatura española del siglo XX. El autor, Camilo José Cela, realiza una pequeña intervención en el film, como Matías Martí, el tertuliano del café que inventa palabras. Se trataba de una adaptación muy difícil, pues la obra original consta de numerosas historias breves, que forman un mosaico de la sociedad española en los duros años de la postguerra. Los múltiples personajes de esta historia coral -muchos menos que en la novela- se entrecruzan en el café de doña Rosa, a principios de los 40. Representan a todas las clases sociales, pues figuran prostitutas, artistas bohemios, aristócratas en horas bajas. El film se centra en la historia de Ventura, que propone un encuentro amoroso a Julita, mientras pasean por el parque. Mientras, Victoria accede a bailar con hombres, a cambio de dinero, para poder afrontar la enfermedad de su novio. Martín Marco duerme por las noches en un prostíbulo. La policía le para y explica a los agentes que la dueña del local le deja dormir ahí porque fue amigo de su hijo, muerto durante la guerra.  Destaca su relato costumbrista de la época, marcada por los problemas económicos. Camus describe las desesperadas actuaciones que algunos ciudadanos se ven obligados a realizar por culpa del hambre. La ambientación es excelente, y está interpretada por numerosos actores, escogidos entre los mejores del cine español. Destacan secuencias como el robo del huevo, o las lentejas con bichos. Obtuvo el Oso de Oro en el Festival de Berlín.

6/10
Estoy en crisis

1982 | Estoy en crisis

Bernabé, cuarentón que trabaja como director creativo de una importante agencia de publicidad, es un hombre casado. Aún así mantiene relaciones con una amante, y trata de conquistar a Lucía, una atractiva ecologista. En plena crisis de los cuarenta está obsesionado con seducir a todas las mujeres que se le ponen a tiro. Pero todo le sale al revés y su mujer le deja. Comedia en la línea del cine de su director, Fernando Colomo (Tigres de papel), que retrata a los típicos ejecutivos de la España de los años 80. Cuenta con actores tan eficaces como José Sacristán y Mercedes Sampietro, que le sacan partido a los divertidos diálogos.

4/10
¡Que vienen los socialistas!

1982 | ¡Que vienen los socialistas!

España, 1982. Se teme que ganen los socialistas, por lo que la agitación entre los ciudadanos es grande. En un pueblo los militantes de diversos partidos empiezan a hacer pactos y amistades con los que creen serán los próximos dirigentes. Uno de ellos es Nicolás (José Sacristán), a quien adula y engaña el multimillonario Don Vitiza (Luis Escobar) y su secretario Ramiro (Antonio Ozores). Comedia al estilo de su director, Mariano Ozores, con su simpleza y sus destapes. 

3/10
La cripta

1981 | La cripta

Una niña desaparece misteriosamente de un internado de Barcelona. La policía prefiere seguir una investigación por métodos poco tradicionales y liberan a un paciente de un hospital psiquiatrico, medio loco y colgado, para que lleve a cabo las indagaciones. Adaptación de la cómica novela de Eduardo Mendoza "El misterio de la cripta embrujada". Lamentablemente el resultad oes bastante decepcionante. No tiene nunca el tono necesario y está dirgido sin originalidad por el debutante Cayetano Del Real. Lástima, porque cuenta con un actorazo como José Sacristán en el papel protagonista.

4/10
El divorcio que viene

1980 | El divorcio que viene

Comedia picaresca a la española, con reparto impresionante. Dirige y escribe Pedro Masó (La gran familia), en colaboración con Rafael Azcona. La idea es ilustrar la sociedad libertina de la época, los 80, que abría las puertas legales al divorcio en España. El resultado es bastante desastroso y es posiblemente una de las peores películas del director.

3/10
Navajeros

1980 | Navajeros

El Jaro es un pandillero de 15 años que se dedica a robar junto a su banda en el Madrid de los años 80. Es una época difícil para españa, con mucho desempleo, mucha droga y mucha delincuencia callejera. El Jaro llamará muy pronto la atención de la policía por su personalidad y juventud. Le cogerán repetidas veces, le encerrarán, se escapará, etc. A la vez, una prostituta mayor se enamora de él y decide cuidarlo... Una de las películas pioneras del llamado "cine quinqui", dirigida por Eloy de la Iglesia, especialista del género. Los años pesan sobre toda la producción, que ha perdido cualquier atractivo. Además, las interpretaciones son bastante defectuosas y en general el aire del conjunto resulta muy trasnochado.

3/10
Miedo a salir de noche

1980 | Miedo a salir de noche

Trabajo menor del director Eloy de la Iglesia (Navajeros), quien aprovecha el ambiente de dlincuencia que imperaba en esa época en España para hacer un retrato costumbrista del miedo y el estupor de los ciudadanos, que se encontraban en un periodo nuevo de su historia, tras el fin del régimen de Franco y la recién creada democracia, cuya libertad también tenía sus consecuencias en el aumento de la criminalidad. El director vasco se apoya en una leve trama, poco atractiva, protagonizada por Paco (José Sacristán) y su familia: su madre, su mujer, y su hija pequeña. Paco, ejecutivo de un banco, comprobará cómo la situación le va afectando a él y las personas que tiene alrededor.

3/10
El consenso

1980 | El consenso

En una ciudad de la costa española las prostitutas son vistas con malos ojos por un grupo de mujeres de vida devota. Las prostitutas pedirán al boticario Carmelo que luche por ellas, pero él –cuya novia es Asunción, una de las mujeres de buena vida– se niega. Pero las prostitutas le harán probar el sexo y Carmelo acabará por convertirse en su defensor. Comedia erótica propia de la época del destape del cine español, dirigida por el "especialista" Javier Aguirre. Hay momentos divertidos, pero todo es muy tontorrón y únicamente se basa en la cuestión sexual, con escenas muy gráficas y reiterativas, y con atrevimientos cuestionables como el personaje del cura lujurioso interpretado por Antonio Garisa.

2/10
Camas calientes

1979 | Letti selvaggi

Un hombre recibe emocionado una invitación de una atractiva mujer para que comparta su cama. La cuestión es que nada saldrá como él habría previsto pues lo que parecía un plan muy íntimo acaba suponiendo su encuentro con un sinfín de personajes muy peculiares. Coproducción italoespañola donde junto a nombres patrios de ambos países aparecen otros de distintos lugares europeos como el de la chica Bond Ursula Andress.

4/10
El gran atasco

1979 | L'ingorgo - Una storia impossibile

Llega el verano y miles de italianos se montan en sus coches para ir de vacaciones. Esta película se desarrolla en la autovía que une Roma con Nápoles donde un grandísimo atasco deja a los viajeros atrapados durante horas. Conforme el tiempo pasa, el ánimo de las personas se va alterando. Toda una experiencia que hará sacar lo peor de cada uno. Película coral donde pasajeros y coches forman un todo en este pequeño microcosmos de la naturaleza humana. Llama la atención el reparto, cono nombres muy conocidos de los distintos países que participan en esta coproducción europea.

4/10
Operación Ogro

1979 | Ogro

Un hombre y una mujer recuerdan su pasado militante en ETA y los planes que tenían para secuestrar al político Carrero Blanco, cabeza importante dentro del régimen franquista. Cuando sus compañeros piensan en otros modos de lucha para defender sus ideas, el hombre aún cree profundamente en el uso de las armas para imponer su libertad. Buen análisis del conflicto armado de ETA, durante los años 70 donde los personajes protagonistas justifican su ideología. Hace un recorrido por la evolución del bando terrorista y plantea dos posturas: la de los que estaban a favor de cambiar el modus operandi para llevar a cabo sus objetivos, frente a los que defendían el enfrentamiento mediante la violencia. El director Gillo Pontecorvo, muy comprometido con causas belicistas, aprueba con nota a la hora de dirigir a sus intérpretes, (perfectos José Sacristán, Ángela Molina, Georges Staquet, Ana Torrent), y realiza una película con buen ritmo.

6/10
Solos en la madrugada

1978 | Solos en la madrugada

José es un locutor que presenta un programa en la radio titulado 'Solos en la madrugada'. El horario es propicio para la sinceridad, para la confesión de deseos o miedos, y para el destape de ideas; y José, que no pasa un buen momento sentimental, decide realizar en antena críticas satíricas de la sociedad y del momento en que vive. Tras Asignatura pendiente, José Luis Garci dirigió este drama intimista con José Sacristán de protagonista. Le secundan Emma Cohen o Miguel Rellán, entre otros.

4/10
El diputado

1978 | El diputado

Primeros años de la democracia en España. Un diputado del Partido Comunista, compagina su labor política con la práctica clandestina de su homosexualidad. Mientras todo apunta a que será el nuevo líder del partido, una facción de la extrema derecha planea acabar con su carrera, por medios que incluyen la extorsión, el engaño, etc., valiéndose de su condición sexual. El director vasco Eloy de la Iglesia, especialista en tratar temas marginales, como la droga, la delincuencia o la homosexualidad, se apoya en un gran trabajo actoral de José Sacristán para ofrecer uno de sus filmes más personales. Como es habitual en su cine, el director de El pico trata la homosexualidad desde una perspectiva muy sórdida.

4/10
¡Arriba Hazaña!

1978 | ¡Arriba Hazaña!

La acción transcurre en un rígido colegio. Los alumnos se rebelan, lo que desencadena una espiral de violencia que los educadores no consiguen detener. Un nuevo y joven director llega al centro, y le da la razón a los alumnos, por lo que destituye a varios profesores e intenta cambiar los métodos de enseñanza. Grandes actores españoles en un drama que tiene de fondo una gran carga política.

5/10
Un hombre llamado Flor de Otoño

1978 | Un hombre llamado Flor de Otoño

Lluis de Serracant es un abogado que desciende de una ilustre familia catalana. Vive en la Barcelona de los años veinte y, durante el día, lleva una vida aparentemente normal, pero es homosexual y, por la noche, trabaja como travestí en un pequeño cabaret con el nombre profesional de Flor de Otoño. Cuando otro travestí es asesinado, Flor de Otoño se convierte en sospechoso del crimen porque la noche anterior ambos habían discutido violentamente. Armengol, protector del travestí asesinado, es también de esa opinión, por lo que, junto con una pareja de matones, espera a Flor de Otoño y tras una terrible paliza le abandonan en la puerta de su casa vestido de mujer.

Oro rojo

1978 | Oro rojo

Víctor acaba en una isla, después de ser asaltado y perder su barco. Se ve obligado a sobrevivir como lo hacen el resto de habitantes de la isla: vendiendo sangre. La población de la isla está obligada a vivir así debido a la dictadura de los hermanos Almeida, gobernantes de la isla, que venden la sangre a países desarrollados.

4/10
Reina Zanahoria

1977 | Reina Zanahoria

La adinerada norteamericana Ursula Alejandra, más conocida como 'Reina Zanahoria' viaja a España. A su llegada será recibida por un importante empresario, el señor J.J., que pretende llevar a cabo una campaña publicitaria sobre zanahorias estadounidenses que le aportará mucho dinero. Además, para agradar a la millonaria, J.J. y sus ayudantes deciden presentarle al que podría ser su alma gemela, y para ello embaucan a un hombre sencillo que les ayudará en el negocio. Gonzalo Suárez dirige esta sátira sobre el mundo de la política, los negocios y el dinero.

5/10
Niñas... ¡al salón!

1977 | Niñas... ¡al salón!

Genuina muestra del burdo cine español de la época del destape, con sentido del humor y marcado toque anticlerical. En la posguerra muchos madrileños acuden a un famoso burdel llamado El Paraíso. El local es muy espacioso y lleno de lujos y es mantenido gracias al apoyo del gobierno. Pero cuando surgen rumores de que va a ser clausurado, la 'Madame' decide acudir al obispo, ya que éste ha estado mucho tiempo viviendo en un habitación del burdel. El argumento ya habla por sí solo de la altura del film, que cuenta no obstante con actores de la talla de José Luis López Vázquez y José Sacristán. Dirige Vicente Escrivá (Lo verde empieza en los Pirineos), a partir de una historia del pícaro Fernando Vizcaíno Casas.

2/10
Asignatura pendiente (1977)

1977 | Asignatura pendiente

Primer largometraje de José Luis Garci, realizado en plena transición española. Recurre al simbolismo de la expresión "asignatura pendiente", aplicada a una relación amorosa, para hablar de la necesidad de los españoles de pasar página.

5/10
Ellas los prefieren... locas

1977 | Ellas los prefieren... locas

Alberto está casado con Freda, una alemana, y trabaja en una empresa propiedad de su suegro. Alberto es un tipo aburrido y simple, pero tiene una aventura con una pintora, Mili. Cuando su mujer se da cuenta, Mili y Alberto deciden que Alberto se haga pasar por un homosexual. Su "pareja" será entonces Pedro, un vecino de Mili que siente atracción por Alberto. Típica comedia española verdulesca y graciosa, donde funcionan más momentos humorísticos que en la mayoría de las películas de Mariano Ozores. Aquí se juega a sacar a la superficie el tema homosexual, con enredos y malentendidos, y en donde José Sacristán da buena cuenta de su oficio como comendiante.

4/10
Hasta que el matrimonio nos separe

1977 | Hasta que el matrimonio nos separe

Miguel se enamora de una estudiante americana. Para poder casarse con ella tendrá que hacerlo por lo civil y romper con la iglesia, lo cual le aterra, ya que el es un gran creyente.

Más fina que las gallinas

1977 | Más fina que las gallinas

Alicia es una joven que ejerce varios trabajos, entre ellos la prostitución, para poder abrir una boutique. Cuando Lorenzo, su novio de toda la vida, lo descubre dejarán la relación. Pasado el tiempo el destino hará que sus caminos vuelvan a cruzarse, pero ella estará casada con otro hombre. Jesús Yagüe logra reunir en esta comedia dramática con cierto erotismo a grandes actores de la talla de María Luisa San José, José Sacristán o Fernando Fernán Gómez.

4/10
Parranda

1977 | Parranda

Una noche de copas se sale de control cuando tres amigos se ven inmersos en problemas de dinero, peleas y prostitutas. Ambientada en la Asturias del siglo XX, esta producción esta basada en la novela de Eduardo Blanco Amor “A Esmorga”. Cuenta con un elenco espléndido, encabezado por José Luis Gómez (Todo lo que tú quieras), José Sacristán (Un lugar en el mundo) y Antonio Ferrandis (El ladrido).   

5/10
La mujer es cosa de hombres

1976 | La mujer es cosa de hombres

Ramona es joven, guapa y divertida, y entrega amor y compañía a tres hombres diferentes (Gonzalo, Rafa y Pepe), los cuales no saben de la existencia de los otros dos. Un día, Ramona conoce a Enrique, un profesor del que se enamora, y esto dará lugar a una serie de enredos por los que estos tres hombres se conocerán y empezarán a temer perder a Ramona. Comedia española de Jesús Yagüe, al estilo de Mi mujer es muy decente dentro de lo que cabe. De hecho, este film se rodó un año después y repetían José Sacristán, María Luisa San José y Antonio Ferrandis.

3/10
Las largas vacaciones del 36

1976 | Las largas vacaciones del 36

El estallido de la Guerra Civil española, en julio de 1936, sorprendió a muchas familias pasando sus vacaciones. Algunas familias de la burguesía barcelonesa, decidieron quedarse en sus casas de verano hasta que se solucionara el conflicto. Los niños estaban encantados, porque tenían la sensación de que las vacaciones eran eternas. Pero sus padres trataban de ocultar su angustia y su preocupación por los terribles sucesos que se estaban produciendo. Al poco tiempo, con el recrudecimiento de la guerra, las vacaciones se convierten en una lucha contra el hambre, el mercado negro y la muerte. Una nueva visión de la Guerra Civil española que, como ocurre con la mayoría de las películas españolas centradas en la guerra del 36, resulta algo pretenciosa. Cuenta con un buen reparto, sobre el que destaca Francisco Rabal.

6/10
El secreto inconfesable de un chico bien

1976 | El secreto inconfesable de un chico bien

Juanjo, hijo de un militar al servicio del régimen franquista, tiene un serio problema con su sexualidad. Es impotente y por eso tiene serias dificultades para relacionarse con su novia. Gracias a la introspección irá descubriendo los hechos del pasado causantes de su trauma. Jorge Grau dirige a José Sacristán en esta película morbosa y poco atractiva, pese a estar narrada en clave de comedia, que es claro ejemplo del cine de los años 70 en España.

3/10
Beatriz

1976 | Beatriz

Juan, el hijo pequeño de la marquesa Carlota es testigo de cómo un grupo de maleantes llamado la banda de Lorenzo el Quinto ataca a un fraile, y éste consigue escapar ocultándose en el pazo de la marquesa. Otra hija de la marquesa, Beatriz, caerá enferma presa de una posesión debido a un conjuro diabólico ideado por la criada Basilisa, pues es la única manera de salvar a su hijo de la muerte... Todos echarán la culpa al fraile del lamentable estado de Beatriz. El director Gonzalo Suárez adapta dos novelas de Ramón María del Valle-Inclán para narrar una historia turbia, negra, que mezcla religión, hechicería y erotismo en una insana mezcla de drama inquietante acentuado por el ambiente opresivo de la España rural, imbuida en un alto clima de superstición. El reparto es solvente, pero el resultado no tanto.

4/10
Mi mujer es muy decente dentro de lo que cabe

1975 | Mi mujer es muy decente dentro de lo que cabe

Paulino tiene dos grandes aficiones en la vida: los pájaros y su bella mujer Margarita. A los primeros los cuida y atiende cariñosamente, y a su esposa, tres cuartos de lo mismo, pero es un hombre muy celoso y procura controlarla en todo momento y vigilar sus amistades. Sin quererlo le quita libertad, al igual que a sus aves. Un día, Paulino conocerá a la guapa y liberal Paloma, a la que también quiere poseer. Comedia española de Antonio Drove, protagonizada por José Sacristán y Concha Velasco.

4/10
No quiero perder la honra

1975 | No quiero perder la honra

Miguel, un caradura, ejerce como proxeneta. Pero sus dos mujeres, Angelines y Mariona, apenas ganan dinero. Siguiendo el consejo de su amigo Higinio, decide ir a un pueblo a buscar a una joven ingenua, con ambiciones, para traerla a la ciudad y explotarla. Comedia que describe la pobreza de los duros años de la postguerra.

4/10
Pantaleón y las visitadoras

1975 | Pantaleón y las visitadoras

Adaptación de la novela del mismo título de Mario Vargas Llosa de 1973, Pantaleón Pantoja es un joven capitán del ejército peruano que obtiene la misión de formar en estricto secreto un servicio de prostitución para el cuerpo militar de Perú. Pantaleón obedece la orden teniendo que trasladarse a plena selva para llevarla a cabo,  donde por motivos personales pondrá en peligro dicha misión y a sí mismo.

La mujer con botas rojas

1974 | La femme aux bottes rouges

Perrot es un millonario que tiene unos gustos muy peculiares en cuanto al arte se refiere. Un buen día conoce por casualidad a Françoise, una escritora que tiene muy poco que "esconder". Perrot se obsesiona con ella y comienza a hacer todo tipo de cosas extrañas. Françoise no se medra y entra en su complejo y excesivo juego. Dirige la cinta Juan Luis Buñuel, hijo del gran Luis Buñuel. Se trata de una coproducción italo-franco-española. La presencia patria queda de manifiesto en varios sectores como el reparto, donde destaca la presencia del estupendo Fernando Rey como el millonario excéntrico.

4/10
Vida conyugal sana

1974 | Vida conyugal sana

Enrique Vázquez es un importante hombre de negocios, casado con una joven mujer, pero tiene también una enorme afición a ver la tele y en especial, los programas eróticos. Tanto es así, que el hombre acabará neurótico, despertándose en él un trastorno de doble personalidad. Título setentero español, en plena época del destape, protagonizado por José Sacristán y Ana Belén.

3/10
Señora doctor

1974 | Señora doctor

Comedieta sin demasiada gracia ni originalidad, dirigida por Mariano Ozores. Lo mejor es sin duda el trabajo de Lina Morgan, tan simpática como siempre. Un pueblo se ve revolucionado cuando llega una doctora, Elvira Ruiz Marcos. Los lugareños no acaban de tragar que sea una mujer la encargada de curar sus problemas, de modo que la doctora tendrá que hacer el pino con las orejas para poder cumplir su cometido.

3/10
Sex o no sex

1974 | Sex o no sex

Don Paco va a visitar al psiquiatra debido a un problema que no se puede quitar de encima: su obsesión por el sexo. En el diván empieza a contar su historia. Él trabajaba en una oficina gris y llevaba una vida muy tranquila, sin sobresaltos. Hasta que llegó una nueva secretaria, Angélica. La chica era muy recatada, pero el director de la oficina la invitará a modernizarse un poco, a llevar faldas más cortas, etc. y, claro, Don Paco empezará a sentir el tigre que lleva dentro... Picante y a ratos divertida comedia española que no pierde su inocencia a lo largo del metraje. La idea principal tiene su gracia, aunque poco a poco la historia se vuelve un tanto mustia y tontorrona. José Sacristán logra arrancar, sin embargo, algunas sonrisas.

3/10
Pascualino Cammarata, capitán de fragata

1974 | Pasqualino Cammarata... capitano di fregata

Pascualino Cammarata es hijo de un almirante pero se todos se ríen de él y de sus ocurrencias.

Los nuevos españoles

1974 | Los nuevos españoles

Una empresa de seguros es absorbida por una multinacional, y sus empleados son obligados a realizar unos cursillos para adaptarse a la nueva situación y a los nuevos objetivos. Las esposas de ellos estarán metidas también en faena. Roberto Bodegas (Vida conyugal sana) realiza una crítica sobre ese ansia de consumo y nueva tecnología que llegaba cada vez más a los hogares y que rezaba con ese slogan: 'los nuevos españoles'. Era una manera de crear una "sociedad neocapitalista que consideraba al individuo como un elemento de consumo".

4/10
El abuelo tiene un plan

1973 | El abuelo tiene un plan

Don Leandro es un viudo setentón, abuelo de varios niños. Un día coincide en la consulta del médico con Elena, una madurita de buen ver, y el doctor que les trata les presenta como remedio para calmar la soledad que ambos sienten. La atracción es inmediata y la pareja comienza a verse a escondidas de la familia, pero cuando ésta se entera, ven el idilio como un escándalo. Comedia protagonizada por Paco Martínez Soria e Isabel Garcés, donde la madura pareja derrocha humor por los cuatro costados al intentar evitar que sus familias se enteren de su amor. Un 'Romeo y Julieta' a lo español y con un reparto donde también destacan José Sacristán o Manuel Zarzo. Les dirige Pedro Lazaga, en otra de sus exitosas comedias.

4/10
Lo verde empieza en los Pirineos

1973 | Lo verde empieza en los Pirineos

La verdad es que daría para varias tesis doctorales cómo cierta represión sexual dio pie en España a subproductos de ínfima calidad que aprovechaban que se abría la mano de la censura en los últimos años del franquismo. Ese anhelo libidinoso facilitó la existencia a películas bastante infumables como la que nos ocupa, donde la trama era casi la excusa para incluir escenas picantes. Aquí la cosa arranca con la decisión de un grupete de amigos de hacer una incursión a Biarritz, allende los Pirineos, donde les aguardan todo tipo de placeres prohibidos. Lógicamente se encontrarán con algunos obstáculos para lograr su anhelada meta. Nadiuska da el toque de belleza extranjera deseada.

2/10
Manolo la nuit

1973 | Manolo la nuit

Mientras su mujer Susana está en Madrid, Manolo se dedica a "trabajar" en Torremolinos sin que ella lo sepa. Manolo es un macho hispánico, bajito y simpático, que se barajan todas las jovencitas extranjeras que van a tomar el sol. Cuando Susana descubre esa situación simula que va a tener un hijo con otro hombre, de modo que Manolo intentará recuperar el favor de su esposa, a la que él realmente quiere más que nada. Típica comedia española del llamado "Landismo", con un Alfredo Landa divertido, tierno y de buen corazón, alrededor del cual pululan jovencitas de buen ver. La película, con algún gag gracioso, es simple hasta decir basta, pero al menos es amable y se deja ver.

3/10
El padre de la criatura

1972 | El padre de la criatura

Eduardo y Antonia son un matrimonio maduro con una hija adulta que tarde o temprano les dará nietecitos. Acostumbrados a su apacible y tranquila vida de casi abuelos, reciben una inesperada sorpresa; Antonia está embarazada. Para Eduardo, la noticia le hace rejuvenecer lo que hará que cambie su estilo de vida y modales. La nueva paternidad de un sesentón y lo que ello conlleva emocionalmente es el argumento de esta comedia de Pedro Lazaga. El protagonismo vuelve a residir en Paco Martínez Soria en un papel similar al que interpretaría años más tarde en Estoy hecho un chaval. El binomio Lazaga-Martínez Soria alcanzó otros éxitos como El turismo es un gran invento o Hay que educar a papá.

4/10
Dos chicas de revista

1972 | Dos chicas de revista

Catalina es una corista que se hace amiga de una bailarina con un gran potencial. Catalina pronto es consciente de sus posibilidades, así que decide ayudarla para que triunfe. Protagoniza la película Lina Morgan con su habitual desparpajo y gracia. La cinta hace honor al género de la revista y variedades que tanto triunfaba en aquellos años en los teatros españoles y en el que Morgan era toda una experta.

4/10
Soltero y padre en la vida

1972 | Soltero y padre en la vida

Alonso tiene un hijo con una hippie que se marcha a seguir los pasos de Mao. La chica deja a su hijo en manos de Alonso, el cual tendrá que cuidar del niño.

Guapo heredero busca esposa

1972 | Guapo heredero busca esposa

Fidel vive solo en un pueblo de Castilla con la espectativa de heredar el lugar, pero el testamento dice que tiene que tener familia, por lo que necesita rapidamente encontrar mujer.

2/10
Las Ibéricas F.C.

1971 | Las Ibéricas F.C.

Película muy de su época, o sea, del tardofranquismo, habla de un equipo de fútbol femenino, que despierta pasiones entre el público masculino, al tratarse de su deporte favorito, y ser las jugadoras de bastante buen ver. Aunque sus maridos y novios no están muy a favor de que con su moverse en el campo despierten tanta admiración.El film de Pedro Masó no es gran cosa, como se ve la trama es bastante elemental. Pero despierta cierta simpatía, y sirve para que los actores hispanosmás célebres del momentos hagan fugaces apariciones en pantalla.

4/10
Si Fulano fuese Mengano

1971 | Si Fulano fuese Mengano

Raúl es un cantante de éxito, que ha amasado una gran fortuna, y que tiene fama de mujeriego. Un día conoce a Miguel García, un hombre humilde que es su vivo retrato. Raúl decide que el parecido puede serle de utilidad y le contrata como su secretario. El especialista en comedias ligeras Mariano Ozores se puso al servicio del cantante Peret, de gran éxito en el momento. Como éste resulta ser un pésimo actor, le rodea de secundarios con cierta chispa. Aún así, el film sólo gustará a los apasionados de las canciones del intérprete de 'Borriquito como tú'.

4/10
Españolas en París

1971 | Españolas en París

Durante los 70 muchas mujeres españolas viajaron a Francia para trabajar. Este film recrea esta realidad y la tiñe de drama al contar una historia coral de varias de esas chicas jóvenes que, empujadas por las dificultades, entraban a trabajar en el servicio de familias parisinas. Se trata de una película amable, con un punto de nostalgia, aunque no esconde su visión crítica de la época. Entre el reparto hay gente muy conocida, como Laura Valenzuela, Ana Belén o José Luis López Vázquez.

4/10
La graduada

1971 | La graduada

Benita es una mujer que lleva una vida austera en la localidad provinciana en la que vive. Tras el fallecimiento de su tía Ágata, decide trasladarse a la capital, para recuperarse del golpe que ha sufrido. Tras cambiar por completo de ropa, comprando vestidos de moda, y adquirir un descapotable, intenta encontrar al amor de su vida. Conoce a diversos hombres hasta que se enamora de Carlos, un tipo de misterioso pasado. El cineasta Mariano Ozores se pone al servicio de Lina Morgan, con esta comedia que recurre al archimanido tema central de La ciudad no es para mí, con un representante del medio rural que intenta adaptarse a la urbe. La actriz hace gala de sus gestos exageradísimos habituales, en busca de una carcajada de sus incondicionales.

4/10
El apartamento de la tentación

1971 | El apartamento de la tentación

Un tipo bastante tímido se ha enamorado de una baronesa. Le ofrece clases de seducción su amigo, un veterinario, que tiene mucho éxito con las dueñas de perros. Aburrida comedieta a la española, que cuenta con alguna escena divertida, gracias al buen hacer de los secundarios.

4/10
Vente a Alemania, Pepe

1971 | Vente a Alemania, Pepe

Para pasar unos días de vaciones llega a su pueblo, Peralejos, el simpático Angelino, quien ha hecho fortuna en Alemania y que cuenta maravillas de las condiciones laborales en ese país. Fascinado con esas noticias, su amigo Pepe decide marchar también al país germano. Muy pronto se dará cuenta de que las cosas no son tan fáciles. Comedia de medio pelo, en la línea de las baratas películas de los 70, que recrea la inmigración de la época desde España hasta Alemania. La trama ligera, al estilo Pedro Lazaga, no da para mucho, pero Alfredo Landa está como pez en el agua con su personaje de Pepe, un pueblerino hispánico cuya idiosincrasia resulta surrealista y patética en el mundo germano. Le da buena réplica José Sacristán.

4/10
No desearás a la mujer del vecino

1971 | No desearás a la mujer del vecino

Típica película del landismo de los años del tardofranquismo, sigue a Pedro y Mariano, más atentos a las chicas que pasan por su agencia de publicidad que a sus respectivas esposas, que dedicen pagarles con la misma medicina, ligando con hombres más jóvenes. 

4/10
Vente a ligar al Oeste

1971 | Vente a ligar al Oeste

Benito, guardagujas ferroviario, escucha un toque de corneta y ve cruzar un escuadrón de jinetes americanos. Alarmado por una posible invasión, corre a pedir ayuda hasta que descubre que todo lo acontecido forma parte del rodaje de una de las muchas películas que se filman en Almería. Uno de los grandes éxitos del 'landismo', con una trama que arranca algunas sonrisas.

4/10
Cómo casarse en 7 días

1971 | Cómo casarse en 7 días

Una muchacha, eterna solterona, es objeto de una broma de una pandilla, al fingirse uno enamorado de ella. La chica se ilusiona y... Fernando Fernán Gómez dirige la obra de Alfonso Paso, con Gracita Morales de protagonista, y la gracia de José Sazatornil, "Saza".

4/10
Cateto a babor

1970 | Cateto a babor

Miguel Cañete es un joven bueno, algo paleto, que vive con su hermano pequeño Quique. Finalmente debe ingresar en la Marina a pesar de haber intentado librarse del ejército. Desde el principio está en el punto de mira del estricto sargento Canales, que le exige más que los demás. Pero un día Miguel conoce a Julia, una bella joven ciega de la que se enamora y que casualmente es la hija del sargento. Tierna película, con momentos divertidos y otros de mayor intensidad emotiva protagonizada por el gran Alfredo Landa. Destacan también Florinda Chico, José Sacristán y Rafaela Aparicio entre el reparto.

5/10
Don erre que erre

1970 | Don erre que erre

El film se rodó tras ¡Se armó el belén! (1969), segunda película consecutiva de Sáenz de Heredia para el lucimiento de Paco Martínez Soria. A pesar de estar rodada un año después, las dos películas se estrenaron con pocos meses de distancia. Soria es un industrial de pueblo que sigue pensando que sus métodos de siempre no necesitan ningún cambio. Su cabezonería le hará partícipe de las situaciones más insólitas, como cuando un guardia le pone una multa o al demandar a un banco por muy poco dinero. La película está repleta de situaciones cómicas, sentimentales y un cierto toque de crítica al gran capital. Tomás Blanco ganó el premio al mejor actor secundario del Sindicato Nacional del Espectáculo.

5/10
El alma se serena

1970 | El alma se serena

Una muchacha de provincias llamada Consuelo no se fía nada de lo que pueda estar haciendo su novio en Madrid. Cuando le encuentra comprueba que es un auténtico golferas que anda rodeado de mujeres. Adaptación de una obra teatral de Juan José Alonso Millán, repleta de chistes usados y ambiente de vodevil que contaba con un buen trío protagonista, Concha Velasco, José Sacristán y Alfredo Landa. Su director, Sáenz de Heredia, quedó bastante satisfecho del resultado de esta comedia hasta el punto de que después la dirigió también en teatro.

4/10
El hombre que se quiso matar (1970)

1970 | El hombre que se quiso matar

Federico es un apocado individuo, bastante gris, que ha perdido su trabajo y a su novia. Sin ilusiones, decide suicidarse. Pero cualquiera de sus intentos resultan fallidos. Es entonces cuando, aconsejado por un amigo, decide hacer pública su decisión. Esta historia de Wenceslao Fernández Flórez (escritor ya adaptado por el realizador en Huella de luz) era muy querida por Rafael Gil, ya que había supuesto su debut en la dirección allá por 1942, en una película de mismo título con Antonio Casal como protagonista. En esta ocasión, y rodada en color, se cambia la farsa para otorgar mayor protagonismo a Tony Leblanc. Contiene momentos muy divertidos, sobre todo por los secundarios que apoyan al cómico, entre ellos Antonio Garisa, José Sacristán, Julia Caba Alba, Aurora Redondo y Emma Cohen.

6/10
Pierna creciente, falda menguante

1970 | Pierna creciente, falda menguante

San Sebastián, 1916. Son los años de la I Guerra Mundial. España es país neutral y unos cuentos personajes nobles gozan de la buena vida, acudiendo a espectáculos libertinos, con coristas y números musicales. Las piernas de las mujeres son tema tabú, pero los años van pasando y se acercan los felices años veinte... Rosario "La criollita" (Emma Cohen) es una estrella del espectáculo, querida por todos, aunque es el hijo del Duque de Daroca (Fernando Fernán Gómez), el marqués de Corbina (Manuel Gil), quien se enamora perdidamente de ella. Luego llegará Lupe Cardoso (Laura Valenzuela), estrella del Charleston, y será el propio duque quien pierda los higadillos por ella. Otros hombres y mujeres se van enamorando. Comedia musical, más o menos amable, que cuenta con un amplio reparto de célebres intérpretes del cine español. Destaca la cuidada ambientación.

4/10
Una señora llamada Andrés

1970 | Una señora llamada Andrés

Andrés y Elisa son un matrimonio que no se comprende. Andrés pide el divorcio y en ese momento aparecerá cupido trasmutando sus cuerpos para que aprendan a ponerse en el lugar del otro. Fantasiosa comedia española cuyo planteamiento tiene su originalidad y que está desarrollado con cierta gracia. Incluye un reparto de renombre.

4/10
Las nenas del mini-mini

1969 | Las nenas del mini-mini

Producción de Pedro Masó, también guionista, que en esta ocasión dejó descansar a Pedro Lazaga para poner tras la cámara a Germán Lorente. El film, tan de su época como las otras producciones de Masó, al combinar amabilidad y picardía, sigue a las nenas del título, que por entonces se apuntaban a los autos mini a y la minifalda. Fue el último trabajo en la pantalla de Sonia Bruno, que ese mismo año contrajo matrimonio con Pirri, el célebre futbolista del Real Madrid.

3/10
La revoltosa (1969)

1969 | La revoltosa

Madrid a finales del XIX. Mari Pepa, una recién llegada, encandila a todos los hombres del barrio, menos en apariencia a Felipe, de quien ella se ha enamorado. El exitoso realizador Juan de Orduña filma la famosa zarzuela, como parte de la serie "Teatro Lírico Español", compuesta de 13 entregas.

4/10
Las joyas del diablo

1969 | Las joyas del diablo

En varios museos de Europa se están cometiendo robos de joyas y lo curioso es que todas ellas pertenecen a la llamada Orden del Águila de Oro. La interpol investigará el suceso y seguirá la pista hasta una exposición que se piensa inaugurar en la ciudad de Toledo. Singular thriller, coproducido por España, que mezcla elementos policiacos y también de leve terror. Entre el reparto hay algunos rostros conocidos.

4/10
Soltera y madre en la vida

1969 | Soltera y madre en la vida

Julia, una joven soltera, se queda embarazada. Su novio, Paco, un humilde mecánico, no se considera responsable. Cuando su hija le explica la situación, el padre, guardia del madrileño parque del Retiro, decide empuñar su escopeta para obligar a Paco a que reconozca al bebé. Insulsa comedieta al servicio de Lina Morgan. Unos años más tarde, el mismo realizador, Javier Aguirre, dirigió Soltero y padre en la vida, una especie de continuación, con otros actores, donde José Sacristán interpreta a un solterón que ha de hacerse cargo en solitario de su hijo.

4/10
Las amigas (1969)

1969 | Las amigas

Seis mujeres de buena posición, buenas amigas, o eso dicen, se lo pasan en grande practicando su pasatiempo favorito: la murmuración acerca del vecino, evidentemente cuando no está delante. Con estos mimbres el tándem Pedro Lazaga-Pedro Masó articula una comedia costumbrista donde se fustiga la hipocresía burguesa; con algunos golpes divertidos, el film sabe captar con ironía algunos de los defectos del alma femenina. Gran reparto, que incluye a Julia Gutiérrez Caba y Teresa Gimpera.

5/10
Matrimonios separados

1969 | Matrimonios separados

Comedieta del prolífico Mariano Ozores a cuento de un falso sacerdote, delincuente que se hizo pasar por clérigo un día, y casó a cuatro parejas. Pasado el tiempo se descubre el pastel, por lo que las cuatro bodas son nulas, lo que plantea más de un problema a los supuestos maridos y mujeres.

3/10
No disponible

1969 | No disponible

Juan, boxeador, no se centra, y su entrenador, preocupado, le presenta a una chica, aunque sin decirle que ejerce la profesión más vieja del mundo. Aunque comedia menor, tiene un reparto de grandes actores.

3/10
Susana (1969)

1969 | Susana

Tras un desengaño amoroso, la joven Susana se marcha a a trabajar a una pequeña localidad marinera del sur de España. Allí es recibida con frialdad por las mujeres del pueblo. Intrascendente comedia al servicio de Concha Velasco, que se había convertido en una actriz muy popular.

4/10
El ángel

1969 | El ángel

El Ángel es el dueño de una boîte en Madrid, donde actua como cantante. Ivet, su amiga, se suicida y él se sume en tal tristeza que entra en un concierto. Cuando el Ángel desaparece, todo el mundo está confuso y sorprendido.

4/10
Por qué pecamos a los cuarenta

1969 | Por qué pecamos a los cuarenta

Alejandro Quesada es un exitoso médico cuarentón, que asiste al funeral de Luis, un amigo. Allí se reencuentra con Federico y Enrique, dos viejos conocidos, a los que convence para buscar juntos a mujeres de menos edad que sus esposas, para ser infieles, ante la posibilidad de que les sobrevenga la muerte súbitamente. Comedieta sobre la infidelidad de muy corto alcance. Aunque el humor se ha quedado pasado de moda, al menos está dirigido con buen ritmo por el prolífico Pedro Lazaga. Como cuenta con grandes intérpretes, al menos resulta amena.

4/10
Las secretarias

1968 | Las secretarias

Julia, Doli y Paula son tres secretarias muy profesionales que comparten entre ellas sus deseos, alegrías y penas. Cuando una de ellas es despedida sin razón, las mujeres acordarán poner cartas en el asunto e impedir que se cometan injusticias en su trabajo. Pedro Lazaga (Sor Citroen, Hay que educar a papá) dirige una comedia social con tintes de drama sobre un grupo de mujeres, jóvenes, trabajadoras e independientes, que no se dejan pisotear por el mando opresor. Sonia Bruno, Teresa Gimpera, Paca Gabaldón y José Sacristán son algunos de los actores protagonistas. Como dato curioso, Paca Gabaldón aparece en el cartel de la película con su anterior nombre artístico que era Mary Francis.

4/10
No le busques tres pies...

1968 | No le busques tres pies...

Una de las muchas colaboraciones entre Pedro Lazaga y Pedro Masó, se trata de una inofensiva historia que transcurre en la Academia Militar, y donde se pintan las cuitas de los cadetes y, por supuesto, sus amores. Contiene momentos graciosas, aunque en cierto momento se bascula inesperadamente al drama.

4/10
Operación Mata Hari

1968 | Operación Mata Hari

En este título Gracita Morales repite el personaje que le dio la fama: el de criada. Pero en esta ocasión, no es una criada cualquiera con cofia, sino que es nada más y nada menos que la criada de la espía Mata Hari. Cuando ésta desaparece, el personaje de Gracita se ve obligada a sustituirla. Divertida parodia del género de espionaje.

4/10
Relaciones casi públicas

1968 | Relaciones casi públicas

Nueva colaboración entre Manolo Escobar y Concha Velasco, en otra intrascendente película musical de las muchas interpretadas por el cantante. Y es que Escobar, que ganó un concurso de Radio Barcelona en 1957, hizo su debut en el cine un año después con Los guerrilleros, aventuras en la Guerra de la Independencia en la que compartió cartel con Rocío Jurado. Además de sus comedias con Concha Velasco, rodó más de una docena de títulos como Préstamela esta noche, de Tulio Demicheli (1977) y Todo es posible en Granada, de Rafael Romero Marchent, que supuso su despedida del cine en 1981. En Relaciones casi públicas, Velasco es una joven cámara de Televisión Española, que acaba convertida en la agente de un cantante que no es otro que Escobar. A pesar de que en el contrato que firman juntos hay una cláusula que les prohíbe enamorarse, la relación sentimental entre ellos resulta inevitable.

4/10
¡Cómo está el servicio!

1968 | ¡Cómo está el servicio!

Vicenta acaba de llegar a Madrid procedente de un pequeño pueblo de Cáceres con la intención de ponerse a trabajar como sirvienta en una casa. El problema es que es bastante negada para las tareas del hogar, por lo que su desempeño de la profesión dará origen a un sinfín de situaciones cómicas. Clásica película de Gracita Morales, que convirtió en una expresión casi mítica el título de la cinta, así como la forma que tenía de pronunciar la actriz las palabras “el señorito”. Pasan los años, pero todos en algún momento hemos emulado a Gracita con su voz de pito para referirnos a un señorito.

5/10
¿Qué hacemos con los hijos?

1967 | ¿Qué hacemos con los hijos?

Antonio es taxista y padre de familia y un buen día descubre que no conoce realmente a sus cuatro hijos. A pesar de que cree que son muchachos responsables y sensatos, en realidad su hijo Antonio le coge el taxi para irse de fiesta y a una de sus hijas se le ha metido en la cabeza ser cantante, aunque no tenga mucho futuro como tal. Antonio no sabrá cómo meterles en cintura. Divertida comedia de Pedro Lazaga, que volvió a contar con el simpático Paco Martínez Soria tras La ciudad no es para mí. 

4/10
Novios 68

1967 | Novios 68

Historias entremezcladas sobre distintas relaciones de pareja. El quid de la cuestión es que Pedro Lazaga presenta cinco parejas atípicas por diversos motivos, lo que complica más las cosas teniendo en cuenta que eran los años sesenta. Como es habitual, Arturo Fernández interpreta al gran galán de turno y en esta película tiene nada más y nada menos que tres novias.

3/10
La canción del olvido

1967 | La canción del olvido

El capitán Leonello, brillante militar napolitano, con fama de conquistador, se ha encaprichado de Flora, una cortesana. Pero Rosina, una princesa, decide frustrar sus planes, para demostrar que no es tan irresistible como parece. Para ello contrata a Toribio, un músico ambulante, para que conquiste a Flora, quitándosela a Leonello. El siempre exitoso Juan de Orduña llevó al cine la famosa zarzuela. Forma parte del conjunto Teatro lírico español, que consta de 13 adaptaciones de zarzuelas, rodadas íntegramente por el propio Orduña.

4/10
Sor Citroen

1967 | Sor Citroen

Tomasa es una novicia que llega a un convento encargado de niñas huérfanas, decidida a renovar y modernizar sus sistemas de repartir su bondad. Para ello, convence a la madre superiora para conducir un citroen 'Dos caballos' y recorrer las calles haciendo el bien; pero antes deberá sacarse el carnet de conducir, lo que implicará algún que otro altercado en el tráfico madrileño. Comedia de Pedro Lazaga (La ciudad no es para mí, Abuelo made in Spain), para lucimiento de la particular Gracita Morales que hacía de una monja a la que todos llamaban cariñosamente 'Sor Citroen'. Entre el reparto destaca la presencia de José Luis López Vázquez haciendo de un raterillo caradura.

5/10
Un millón en la basura

1967 | Un millón en la basura

Un barrendero encuentra un millón de pesetas en un cubo de basura. Su situación económica no es nada boyante, así que recibe la gran cantidad de dinero como si fuera un regalo caído del cielo. Pero el hecho es que no es un regalo divino como así se encarga de decírselo su mujer, que le aconseja que busque al propietario del millón y que se lo devuelva. A la pareja de creadores Vicente Coello y Pedró Masó se une en esta ocasión Antonio Vich, responsable de títulos tan emblemáticos como La chica del trébol de Rocío Dúrcal.

4/10
El arte de casarse

1966 | El arte de casarse

Eladio está enamorado de Ignacia, pero ella está empeñada en pescar a Antolín, el más rico del lugar. Aunque Eladio no tiene un duro está decidido a ganarse el corazón de Ignacia. Mientras tanto, Amparito quiere casarse con un hombre serio y formal, y se debate entre el amor de Ramón y de Saturnino, dos típicos españoles. Divertidísima comedia que presenta varios relatos románticos en clave de humor. Sin duda Concha Velasco y Alfredo Landa son dos de los mejores intérpretes del género.

4/10
Nuevo en esta plaza

1966 | Nuevo en esta plaza

Emotiva y costumbrista historia real del torero Palomo Linares, quien tras una vida de pobreza abandonó el taller donde trabajaba para cumplir el sueño de ser torero. Tras una carrera de sufrimientos y obstáculos, logró finalmente triunfar en la arena. Producida por Pedro Masó, que se encarga también del guión, dirige el biopic el catalán Pedro Lazaga (Los tramposos). Por supuesto, el protagonista está interpretado por el mismísimo diestro Palomo Linares.

5/10
La ciudad no es para mí

1966 | La ciudad no es para mí

Agustín, un sesentón aragonés, viudo y más bien paleto, marcha a Madrid a visitar a su hijo, un médico de prestigio; y descubre que la vida en la capital es todo un follón. Las risas vienen servidas de la mano del cómico Paco Martínez Soria, en una de sus comedias más recordadas. Dirige Pedro Lazaga (Los chicos del Preu) y cuenta con un espectacular y nutrido reparto.

5/10
La familia y... uno más

1965 | La familia y... uno más

Secuela La gran familia, gran éxito español dirigido tres años antes por Fernando Palacios. En la que sería su última película, el director zaragozano repite fórmula y protagonistas. Pero han pasado los años, y ahora la enorme familia Alonso ha cambiado. La madre ha muerto tras dar a luz al hijo dieciséis, el abuelo también murió, el padrino se ha casado y los hijos se están haciendo mayores a la velocidad del rayo. La historia vuelve a entretener con su bucólico costumbrismo y su optimismo familiar, y el reparto sigue estando a la altura.

5/10
Yo me bajo en la próxima, ¿y usted?

1992 | Yo me bajo en la próxima, ¿y usted?

Cara de acelga

1987 | Cara de acelga

Cara de acelga

1987 | Cara de acelga

Últimos tráilers y vídeos