IMG-LOGO

Biografía

Barry Peterson

Barry Peterson

Barry Peterson

Filmografía
Superintelligence

2019 | Superintelligence

El espía que me plantó

2018 | The Spy Who Dumped Me

Audrey, humilde cajera, mantiene una relación con el idílico Drew, pero ambos han mantenido una discusión que les ha distanciado. En la calle se le acerca un desconocido, que afirma llamarse Sebastian, para desvelarle que Drew en realidad ejerce como espía, y que necesita saber dónde está, aunque en realidad ella no puede responder. Cuando este último reaparece en su apartamento, antes de morir le pide ayuda a Audrey para cumplir su última misión. Para ello, la chica viajará a Europa, donde contará con la ayuda de su mejor amiga, Morgan, que aspira a triunfar en las artes escénicas. Títulos como Mentiras arriesgadas o Huida a medianoche pusieron de manifiesto el potencial de la comedia de acción, mezcla de géneros atractiva para el gran público. Sin embargo, El espía que me plantó fracasa en ambos ámbitos, pues a sus persecuciones les falta espectacularidad y sobre todo frescura, están todas ya muy vistas, mientras que en el terreno de las risas, sigue el sendero de Malas madres, que también tenía como protagonista a Mila Kunis, o sea que apuesta por la zafiedad. Hollywood no se ha dado cuenta de que ha creado un círculo cerrado, pues sus comedias son cada vez más localistas por lo que no interesan un pimiento en el extranjero, pero a la vez la industria alega que como no triunfan fuera, mejor concebirlas para el mercado interno. Se supone que Susanna Fogel, responsable de la desconocida Life Partners, tenía que crear un producto atractivo para el público femenino, pero en realidad se distingue muy poco de otros filmes similares con protagonistas masculinos brutotes. Al menos demuestran su carisma tanto la citada Kunis como la humorista Kate McKinnon, conocida en Estados Unidos por imitar a Hillary Clinton en “Saturday Night Live”, lo que propicia que la cinta pueda resultar entretenida para el público con pocas pretensiones, que perdone los excesos de clichés, y que no quiera pensar mucho.

4/10
Noche de juegos

2018 | Game Night

Max y Annie son tal para cuál. Apasionados de los juegos todo tipo, él llegó a pedirle matrimonio mientras competían en uno, en el que ella tenía que adivinar lo que él expresaba con mímica. Cada semana se juntan con un peculiar grupo de amigos para darle al Monopoly, Scrabble, Risk o lo que surja, aunque han decidido dejar fuera a Gary, un vecino demasiado inquietante que no les cae bien. Una noche, Brooks, hermano de Max al que éste le tiene envidia patológica, les propone un peculiar juego, demasiado realista, organizado por una empresa a la que ha contratado: uno de los participantes será secuestrado y el resto debe encontrarle. Puesto que la comedia estadounidense se encuentra en fase terminal, porque se reduce a acumulaciones de chistes escatológicos y groserías, sorprende positivamente este título que parte de un guión que sin resultar redondo, consigue mantener pegado al asiento al respetable a base de equívocos, enredos y diversos elementos del cine de intriga. Añádase un buen reparto, en el que destaca la buena química entre Jason Bateman y Rachel McAdams, que salvando las distancias, recuerda a las grandes parejas de la screwball comedy, y secundarios convincentes, como Jesse Plemons (el vecino que da ‘mal rollo’), o Billy Magnussen (el amiguete con pocas luces). Como consecuencia, esta vez, los realizadores John Francis Daley y Jonathan Goldstein, autores de la menos inspirada Vacaciones, consiguen hacer reír, a base de disparates. Y técnicamente se lucen, en un plano secuencia en el que los protagonistas deben robar un lujoso huevo. Pese a su falta de pretensiones, su film tiene incluso cierto fondo en torno a la necesidad de madurar, y a las relaciones fraternales.

6/10
Pesadillas 2: Noche de Halloween

2018 | Goosebumps 2: Haunted Halloween

Sonny y Sam, dos chicos frikis, acosados por matones escolares, ofrecen sus servicios para limpiar escombros. En vísperas de Halloween les llaman para llevarse un montón de trastos en una mansión abandonada en la que encuentran un cofre que esconde una novela en blanco. Cuando la abren aparece por arte de magia un muñeco, Slappy, que manifiesta poderes con los que puede ayudar a sus nuevos amigos a desembarazarse de los gamberros que les persiguen, pero que en realidad oculta un siniestro plan para hacer que reine el caos en la ciudad. Tres años después de la primera entrega, se estrena un nuevo largometraje basado en la serie de novelas infantiles firmada por “el Stephen King para niños”, R.L. Stine, interpretado allí por Jack Black, que aquí reaparece, aunque sólo en el tramo final. Al igual que su predecesora presenta a personajes típicos de filmes de terror, pero en realidad no abusa de elementos inquietantes, y los monstruos asustan pero poco, pues está pensada para el público familiar. Nuevamente, el tono parece beber de las viejas cintas de Amblin producidas por Steven Spielberg en los años 80, como Gremlins, con jóvenes normales enfrentados a sucesos sobrenaturales. Quizás resulte un tanto repetitiva, y no cabe duda de que tiene un desarrollo demasiado convencional; al público más adulto le parecerá que ya ha visto todo en algún otro lugar (como pasaba con los libros originales). Pero alguna secuencia resulta imaginativa, como la de los ositos de gominola malvados, y Slappy, típico muñeco de ventrílocuo que ya aparecía, tiene cierto carisma, convirtiéndose en lo mejor de la cinta, por encima del eficaz reparto humano encabezado por los resultones chavales Caleel Harris y Jeremy Ray Taylor. Ni se nota que el impersonal Ari Sandel (When We First Met ), ha reemplazado a Rob Letterman, su predecesor en la realización. Funciona su mezcla de efectos especiales digitales con maquetas y maquillajes, al estilo clásico. Como es de recibo en una producción dirigida sobre todo a los niños, encierra moralejas sobre la importancia de afrontar los miedos propios para lograr los objetivos, y el valor de la amistad y de la familia. Y también despierta el interés por la ciencia, y específicamente por la figura de Nikola Tesla.

5/10
Un espacio entre nosotros

2017 | The Space Between Us

La historia de amor imposible entre Gardner Elliot, el primer humano nacido en Marte, y Tulsa, una adolescente de Colorado.

Bienvenidos a Villa Capri

2017 | Just Getting Started

Duke Diver (Morgan Freeman) es el irresponsable manager del Villa Capri, un resort de lujo en Palm Springs. Con un pasado misterioso, Diver es un hacha en asegurarse de que la vida de los residentes de Villa Capri sea una gran fiesta continua. Duke verá peligrar su estatus cuando un encantador exmilitar llamado Leo (Tommy Lee Jones) llega a Villa Capri dispuesto a ser el rey del mambo y compitiendo con Duke por los favores de la recién llegada Suzie (Rene Russo). Pero cuando el pasado de Duke le alcanza inesperadamente, los dos hombres dejarán atrás sus rivalidades y trabajarán juntos para salvar Villa Capri y detener a quien intenta asesinar a Duke.

Un espía y medio

2016 | Central Intelligence

Robby Wierdich tiene la sensación de haberse estancado en la vida, pues antaño fue el chico más popular y prometedor del instituto, pero ha terminado convertido en un aburrido contable. Un día contacta con él a través de las redes sociales Robby Wierdich, que por contra en los viejos tiempos tenía sobrepeso, lo que hizo de él un habitual objeto de burlas. Pero ahora se ha transformado en un musculoso agente de la CIA… Nada bueno prometen hoy en día las comedias de Hollywood, mucho menos si tienen como director a Rawson Marshall Thurber, autor de ‘joyitas’ como Somos los Miller o Cuestión de pelotas. Peor si desde el principio dejan claro que su humor va a basarse en los estereotipos (el friki, el chico más popular del instituto, etc.), y en un aluvión de groserías, sobre flatulencias, etc. Pero aunque se trata de un producto de consumo rápido, Un espía y medio funciona, sobre todo por el buen hacer de Dwayne Johnson, ejemplo de superación que parece esforzarse por quitarse el sambenito de luchador de wrestling reconvertido en actor. Aunque parezca increíble, lo cierto es que dota de cierta tridimensionalidad a su personaje, marginado reconvertido en héroe, y tiene buena química con el cómico que demuestra cierta gracia Kevin Hart, especialista en este tipo de comedietas, pues tiene en su haber títulos como Dale duro, El gurú de las bodas o Vaya patrulla. No les van a nominar al Oscar, pero… Ambos actores están rodeados de secundarios solventes (Amy Ryan como la agente Pamela Harris, Aaron Paul en la piel de Phil, compañero de la CIA de Johnson, Jason Bateman de acosador, y Melissa McCarthy en un rol de ex compañera de los personajes centrales. Mezcla de risas y acción, en la línea de grandes éxitos de Eddie Murphy (Superdetective en Hollywood) y Will Smith (Dos policías rebeldes), cuenta con persecuciones y tiroteos resueltos con dignidad. Y puesto que la banda sonora evoca los 90, y el montaje tiene el suficiente ritmo, se puede decir que el balance es positivo, o que en la temporada veraniega se perdona todo.

5/10
The Good Place

2016 | The Good Place | Serie TV

Hermanísimas

2015 | Sisters

La historia de dos hermanas alejadas desde hace tiempo que no tienen más remedio que reunirse cuando sus padres las llaman para que recojan sus cosas de la casa familiar para ponerla en venta. Decididas a revivir sus días de gloria, organizan una última fiesta con sus antiguos compañeros de instituto que acaba en una locura desenfrenada e idónea para un grupo de adultos de capa caída.

Vacaciones

2015 | Vacation

Ante la falta de cohesión familiar, el piloto de aviones Rusty Griswold decide llevarse a los suyos en un viaje de un extremo a otro del país, para montarse en una prometedora montaña rusa de un parque de atracciones. Ante la falta de ideas, Hollywood acumula las resurrecciones de franquicias del pasado como en los casos de Mad Max: Furia en la carretera, Jurassic World, o Star Wars. Episodio VII: el despertar de la fuerza, el caso más sonado. También le ha tocado el turno a la saga iniciada en 1983 con Las vacaciones de una chiflada familia americana, comedia resultona aunque muy alejada de los talentos de su director, Harold Ramis, y el guionista, John Hughes. Dio lugar a dos desmejoradísimas secuelas, Las locas vacaciones europeas de una chiflada familia americana y Vacaciones en Las Vegas, que a España sólo llegó en formato doméstico. El tríptico se inscribe en la corriente que dio al traste con la comedia de Hollywood, cambiando los guiones de hierro por gags aislados. Debido a su enorme localismo, apenas tuvieron éxito fuera de Estados Unidos. Ha pasado el tiempo, y la forma de hacer humor ha ido a peor si cabe. En Vacaciones se abusa del humor salvaje y escatológico (algunas secuencias resultan realmente espeluznantes como la del baño), y resulta incluso alarmante que abunden las gracietas en torno a un tema tan poco divertido como la pederastia, por puro afán de transgresión un tanto pueril. Supone el debut en la realización de Jonathan Goldstein y John Francis Daley, que se muestran tan torpes como cuando ejercieron de guionistas con Cómo acabar con tu jefe. Funciona en todo caso un diálogo metacinematográfico donde se hacen referencia a que estas vacaciones de hoy serán distintas a las de hace 30 años, de las que los niños no han oído siquiera hablar. Un guiño que se salva de la quema. Pero Ed Helms demuestra que sin un guión tan divertido como el de Resacón en Las Vegas y secuelas puede resultar incluso cargante, mientras que Christina Applegate aporta, como siempre, su físico y poco más. Aguanta en cierta forma el tipo Chris Hemsworth, a pesar de su ridículo personaje. Aparecen brevemente Beverly D'Angelo y Chevy Chase, protagonistas originales y padres del personaje de Helm.

1/10
Infiltrados en la universidad

2014 | 22 Jump Street

Secuela de Infiltrados en clase, en donde los protagonistas, como puede colegirse del título, cambian las aulas del instituto por las de la universidad. La esperpéntica pareja de policías compuesta por el inseguro y gordito Schmidt y el fornido y chuleta Jenko, tendrán un cometido casi calcado al de la primera parte, pues su misión es infiltrarse entre los estudiantes de la universidad local y descubrir a los responsables de la circulación de una peligrosa droga de diseño llamada Whipy, por la que ha muerto una estudiante. Tras hacer un interesante paréntesis animado con La Lego película, los directores Phil Lord y Christopher Miller vuelven a ofrecer nuevas aventuras de una de las parejas de polis más estrafalarias que se pueda imaginar. El resultado es una patochada sin cuento, en donde las sucesión de chistes y gags de lo más tonto es inagotable, con tendencia, claro, por la gracieta grosera y el humor escatológico y verdulesco. Entre medias una mínima trama de acción y un conflicto de lo más ridículo entre los personajes protagonistas, que sufren su propia crisis de compañerismo y están a punto de perderse el uno al otro. Pero en realidad hay muy poco más que decir de Infiltrados en la universidad, como no sea que absolutamente todo es una excusa para hacer reír, cosa que sabe hacer bastante bien, la verdad sea dicha, el talentoso y patoso de Jonah Hill, mientras que Channing Tatum le sigue muy por detrás.

3/10
Somos los Miller

2013 | We're the Millers

Los especialistas en comedia Jason Sudeikis y Jennifer Aniston vuelven a coincidir tras Cómo acabar con tu jefe, muy representativa de la clase de películas ligeras y alocadas que ambos suelen protagonizar. Somos los Miller tiene poco que ver con la española Familia, de Fernando León de Aranoa, a cuyo planteamiento recuerda lejanamente. En Somos los Miller David Burke (Sudeikis) es un traficante de medio pelo que para saldar una deuda con un capo de la droga acepta transportar un importante alijo desde México. Como cobertura, contrata a una stripper (Aniston), a una punk callejera (Emma Roberts) y a su joven amigo Kenny (Will Poulter), para que se hagan pasar por su mujer y sus dos hijos, con la esperanza de aparentar ser una familia normal. Este tipo de productos de pocas miras pueden tener un pase si al menos el desarrollo funciona, y cuenta con un par de gags inspirados. Pero no es ni de lejos el caso de Somos los Miller, filmada sin mucha convicción por Rawson Marshall Thurber, autor de Cuestión de pelotas, otra prescindible muestra del género que al menos tenía algo más de gracia. El guión de los especialistas en risas fáciles Bob Fisher y Steve Gaber (De boda en boda) y Sean Anders y John Morris (Jacuzzi al pasado) acusa una absoluta falta de inspiración a la hora de plantear alguna secuencia que funcione humorísticamente. Acaban recurriendo a la sal gruesa en busca de la risa fácil, con 'perlas' como la picadura de tarántula que sufre uno de los personajes en un lugar poco apropiado, o el momento en el que el prolífico secundario Luis Guzmán interpreta a un policía corrupto mexicano que pide a cambio de hacer la vista gorda una felación. Se nota que los protagonistas han escogido este proyecto para trabajar poco. Sudeikis sobreactúa en su línea de siempre, Aniston sale del paso con su encanto habitual pero sin que tenga ni una sola secuencia en la que haya debido esforzarse, y Emma Roberts resulta más o menos convincente a pesar de la poca entidad de su personaje. El film juega a dar la típica visión cínica de la familia para que a lo largo del metraje los personajes vayan dándose cuenta de la necesidad de tener a alguien al lado. Pero todo suena tan falso como mil veces visto. Lo mejor de Somos los Miller es una de las ridículas tomas falsas que se incluyen durante los títulos de crédito, en la que a Jennifer Aniston le recuerdan su pasado en Friends.

3/10
Los amos del barrio

2012 | The Watch

Los amos del barrio nos llevará a un barrio en el que se crea una patrulla de vigilancia tras aparecer asesinado uno de sus habitantes. Al final, sus integrantes terminarán descubriendo una trama alienígena para destruir el mundo.

Infiltrados en clase

2012 | 21 Jump Street

Schmidt y Jenko fueron rivales en el instituto. El primero era el típico pringado empollón, mientras que el otro, un guaperas, se llevaba a las chicas de calle. Contra pronóstico se hacen grandes amigos años más tarde cuando coinciden en la Academia de Policía. Convertidos en agentes, son asignados a un grupo especial con sede 21 Jump Street, especializados en infiltrarse en ambientes juveniles aprovechando su aspecto imberbe: y su primera misión es volver al instituto de antaño, para desarticular una red de tráfico de una nueva droga de diseño. Ambos descubrirán que las cosas han cambiado un tanto desde su época estudiantil. Adaptación con puesta al día de la serie televisiva de los 80, en la que estuvo un juvenil Johnny Depp. Firman el guión Michael Bacall, y uno de los protagonistas, el especialista en comedia Jonah Hill; tras la cámara tenemos al dúo director de la cinta animada Lluvia de albóndigas, o sea, Phil Lord y Chris Miller (II). La cinta está en línea con el clásico cine adolescente de instituto, donde los gags giran en torno al sexo, las drogas, las fiestas y el contraste entre distintos tipos de alumnos; a ello se suma la abundante acción del cine policial de las películas de pareja de colegas tipo Arma letal, donde se convierten en objeto de broma sus típicas persecuciones y explosiones, las situaciones que afrontan los agentes ocultos, los moteros macarras, etc. No podemos negarlo, la cinta contiene un puñado de momentos tronchantes, algunos en torno a las ideas actuales sobre lo políticamente correcto. Y funciona bien la “extraña pareja” compuesta por los supuestamente hermanos a los que encarnan Hill y Channing Tatum. Pero también es cierto que la trama acaba siendo reiterativa, se suceden las situaciones parecidas sin que avance la acción, y que el recurso facilón a lo zafio agota al espectador mejor dispuesto.

5/10
Jumper

2008 | Jumper

David Rice es un jovenzuelo con un increíble don: puede teletransportarse a donde quiera... dentro de ciertos límites. El descubrimiento de tal habilidad, justo en el preciso instante en que le está humillando un matón de instituto delante de Millie, la chiquita que le hace tilín, le permite tomar una insólita decisión: desaparecer. Y es que su vida siempre ha sido bastante desgraciada: su madre le abandonó cuando era un crío de cinco años, y su padre desde entonces no levanta cabeza, es un cafre siempre pegado a su "birra". De modo que, una vez dominado su "talento", deja su hogar y se dedica a robar bancos para tener capital, y básicamente vive de un modo frívolo e insustancial, logrando todo lo que el dinero pone a su alcance, y ligando con las chicas guapas que se ponen a tiro. Pero claro, esto no le llena, y acabará intentando volver a los lugares de su infancia que echa de menos, incluida la mujer de sus sueños. Lo que no sabe es que por el universo mundo hay más "jumpers" (saltadores) como él, y que hay unos tipos muy malotes, los "paladines", que hacen todo lo que está en su mano para liquidarlos. Los lidera un tal Roland, el más letal de todos. Entretenido título juvenil, basado en una novela de Steven Gould. Entre el equipo de guionistas figura un especialista en el fantástico, David S. Goyer, y tras la cámara está Doug Liman, que mostró cierta maña en el cine de acción con el primer film de la saga Bourne. Hay que subrayar en el haber de la película su ritmo endiablado, y los espectaculares efectos especiales de "salto", que conducen al espectador de un punto exótico a otro del planeta con frenética celeridad. Quizá no haya que buscar tres pies al gato, ante un film cuyo propósito principal, a semejanza de la reciente Transformers, es la pura diversión, proporcionada con muchas dosis de acción y abundante sentido del humor, con bromas a costa de los cómics de superhéroes. Pero siempre tiene interés rascar un poco en un film de este tipo, que a veces es un interesante espejo de elementos dominantes en la sociedad contemporánea. El enfoque del superhéroe con poderes especiales encaja con una mentalidad actual, caracterizada por la cortedad de miras. Frente a superhéroes de fuerte clasicismo, como Supermán o Spiderman, que parecían tener muy claro que "todo gran don conlleva una gran responsabilidad", y que frente a tentaciones de diverso género de utilizar sus habilidades en propio provecho, acababan sirviendo a sus semejantes abnegadamente, el David de este film se caracteriza por su individualismo y su soledad, que le conducen a pensar poco en los que tiene cerca, por ejemplo en su padre; resulta a este respecto muy significativa la breve escena en que David ve en televisión las inundaciones de Nueva Orléans, con gente sufriendo porque ha perdido su hogar, mientras él prefiere salir de marcha haciendo una "escapadita" a Londres. Tan es así que podríamos decir que Hayden Christensen parece haberse convertido en referente del héroe de nuevo cuño, bastante más voluble que los de antaño. Le pasaba a su Anakin Skywalker de la segunda trilogía de La guerra de las galaxias, en que su personaje se dejaba llevar por sus impulsos inmediatos, su amor por Amidala; y le pasa aquí, donde lo único que le salir de sí mismo es su amor por Millie. También es sintomático de superficialidad la explicación de por qué los paladines están tan empeñados en eliminar a los jumpers. La cosa se identifica con el fanatismo religioso; de modo bastante elemental se equipara a los paladines con la inquisición y las cazas de brujas, que considerarían herético que los jumpers puedan estar "en todas partes", una prerrogativa divina. Resulta un poquito risible que tal sea su motivación, máxime cuando ellos, en su implacable persecución, acaban también apropiándose del herético don. En un film como el que nos ocupa nadie debería esperar interpretaciones "a lo Shakespeare". Samuel L. Jackson parece pasárselo en grande con nuevo peinado y otro personaje friqui que añadir a su amplia galería. Sorprende gratamente Jamie Bell con su marcado acento británico y su "jumper" ya muy pasado de rosca. La presencia de Diane Lane resulta anecdótica, mientras que Hayden Christensen y Rachel Bilson dan el tipo deseable de parejita guaperas.

6/10
Starsky & Hutch (2004)

2004 | Starsky & Hutch

David Starsky, un policía extrovertido que sigue el reglamento a rajatabla, investiga un violento homicidio. Para ello, el capitán Dobey le asigna un nuevo compañero, Ken Hutchinson, apodado Hutch, que parece su antítesis, pues se trata de un tipo retraído que prefiere seguir su instinto, aunque se tenga que saltar las normas. Huggy Beard, un chulito callejero que les hace de confidente, y dos animadoras, les ponen tras la pista del culpable, el narcotraficante Reese Feldman, que está poniendo en circulación un nuevo tipo de cocaína indetectable por la policía, por su parecido al azúcar. Contratados por su parecido físico con los protagonistas originales, Ben Stiller y Owen Wilson se llevan esta versión cinematográfica de la famosa serie policíaca de los 70 a su terreno, la comedia disparatada estilo Zoolander. Incluso han contado como director con un especialista en el género, Todd Philips, responsable de Road Trip, viaje de pirados y Aquellas juergas universitarias. Sin llegar al nivel de Los intocables de Elliot Ness y El fugitivo, también basadas en series, está por encima de grandes fiascos como Los vengadores o Wild, Wild West. No falta el ford rojo, modelo “Grand Tourino” con una raya blanca, característico de los personajes, y una divertida aparición estelar de David Soul y Paul Michael Glaser, los intérpretes originales. ¿Cómo es que no toman nota los cineastas españoles y versionan clásicos de nuestra tele como Curro Jiménez o Verano Azul?

4/10
Hollywood: departamento de homicidios

2003 | Hollywood Homicide

Parece ser que el sueldo de policía de Los Ángeles no da para llegar a fin de mes, por lo que los agentes deben buscarse la vida acudiendo al pluriempleo. Es lo que ocurre con Joe Gavilan, que mientras investiga el asesinato de cuatro raperos en un local, intenta resolver sus pequeños negocios inmobiliarios. Por su parte, su compañero, K. C. Calden, además de ser aspirante a actor, se saca un sobresueldo como instructor de yoga. Para complicar más las cosas, asuntos internos está investigando a la pareja de policías. Esta comedia de acción parte de un esquema tan clásico como contraponer a dos tipos absolutamente diferentes, los policías interpretados por Harrison Ford y Josh Harnett. Aunque parezca increíble, el tema central se basa en anécdotas reales de Robert Souza, agente de homicidios que coescribió el guión con el director Ron Shelton. Por lo visto, los agentes hacen muchas horas extras cuando desarrollan una investigación extensa, que posteriormente se descuentan de su tiempo de trabajo. Así, les quedan muchas horas libres que invierten en otras actividades. “Yo mismo hice de todo, estuve con contables, tenistas y me dediqué a la seguridad privada y a la venta de coches”, dice Souza. Pero no nos engañemos, el humor de la cinta no es muy complejo: véase la sutileza de cuando, en la escena del crimen, Gavilan pide a su compañero novato que coja una libreta para hacer anotaciones, y a continuación le encarga que le traigan una hamburguesa con cebolla y vinagre. No falta la acción, sobre todo hacia el final, con trepidantes persecuciones.

4/10
Dark Blue

2002 | Dark Blue

Film policial basado en una idea original de James Ellroy, el novelista autor de L.A. Confidential. La historia se inspira en los disturbios raciales que acontecieron en Los Ángeles, tras la muerte de un hombre negro, apaleado por la policía. Como es habitual en Ellroy, tal premisa le sirve para indagar en el mundo de la corrupción, presente por desgracia entre quienes debían defender a los ciudadanos honrados. Kurt Russell da vida con convicción a un duro policía, al que secundan unos excelentes secundarios. Tras la cámara está Ron Shelton, que por una vez abandona sus típicos filmes deportivos (Los Búfalos de Durham, Tin Cup) o de comedia desustanciada (Hollywood: departamento de homicidios).

6/10
Zoolander

2001 | Zoolander

Galardonado durante tres años seguidos con el máximo trofeo del mundo de la moda, Derek Zoolander ve peligrar su posición como modelo preferido de los diseñadores cuando entra en escena un duro competidor. Se trata de Hansel, un atlético rubio que practica deportes de riesgo, por lo que el público más joven se siente identificado con él. Desenfadada comedia que aprovecha sus ingeniosos gags para lanzar "alguna" que otra crítica acertada a la superficialidad de algunos sectores de la moda, y al exagerado culto al cuerpo que nos invade. En su tercer trabajo como realizador, Ben Stiller no se rebaja demasiado al humor escatológico de algunas comedias actuales que él mismo suele protagonizar, y demuestra su habilidad innata para la sátira. Se rodea de un reparto de correctos comediantes, como su amiguete Owen Wilson (Shanghai Kid. Del este al oeste), su querido padre, Jerry Stiller y la atractiva Milla Jovovich (Juana de Arco). El retrato del mundillo del prêt-à-porter gana en credibilidad por los múltiples cameos de famosos como David Bowie, Natalie Portman o Winona Ryder.

4/10

Últimos tráilers y vídeos