IMG-LOGO

Biografía

Bruce McGill

Bruce McGill

70 años

Bruce McGill

Nació el 11 de Julio de 1950 en San Antonio, Texas, EE.UU.
Filmografía
The Best of Enemies

2019 | The Best of Enemies

Mejor que nunca

2019 | Poms

Diagnosticada de cáncer, Martha se niega a recibir tratamiento. Decide vender sus pertenencias y abandonar Nueva York para ingresar en Sun Springs, una comunidad de jubilados, donde conoce a nuevas amigas como la pícara Sheryl, que organiza timbas de póker, pese a que están prohibidas por la organización. Una vez instalada, Martha propone a sus compañeras del lugar formar un equipo de animadoras, ya que deseaba formar parte de uno en su juventud, pero no pudo hacerlo por tener que cuidar a su madre enferma. La directora de documentales Zara Hayes (Dian Fossey: Secrets in the Mist) debuta en el largometraje de ficción con un producto poco ambicioso, al servicio de Diane Keaton, que habla con un tono muy amable de la fase final de la vida. Acierta al resaltar que a cualquier edad se puede luchar por aprender y sacar adelante los viejos sueños, con el tono positivo propio de lo que en Hollywood consideran una ‘feel good movie’, estilo Ahora o nunca, donde Jack Nicholson y Morgan Freeman intentan llevar a cabo todo lo que les ha quedado pendiente, aunque aquélla estaba mejor resuelta. Se echa de menos algún momento un poco trascendente; al fin y al cabo la protagonista está a punto de morir, y no parece que tenga ninguna duda o preocupación sobre qué será de su alma. Tampoco se conocen demasiados datos sobre ella, ni siquiera si existe alguna razón por la que haya decidido no seguir los dictámenes de los médicos. Diane Keaton sigue en la misma línea desde que en los ochenta dejara de esforzarse dejando atrás películas como La chica del tambor, para especializarse en subproductos. De hecho, luce sus gafas habituales y la ropa de siempre, en un personaje intercambiable por cualquier otro que haya hecho en los últimos años. De sus acompañantes sólo parece echarle un poco de pasión la australiana Jacki Weaver, porque otras veteranas como Rhea Perlman o Pam Grier, ni siquiera intentan darle tridimensionalidad a sus personajes.

4/10
Infiltrados en Miami

2016 | Ride Along 2

James Payton, inspector de policía de Atlanta, ha de viajar a Miami para investigar un asunto criminal relacionado con un hacker. Tras algunas dudas decidirá llevarse con él a su futuro cuñado, que está a apunto de casarse con su hermana Angela. El problema es que Ben Barber, policía en pruebas, es un pazguato absoluto, con una insaciable verborrea; aunque él está seguro de querer convertirse en inspector. Y lo que parecía un asunto de poca monta es en realidad mucho más gordo y peligroso. Secuela de ¡Vaya patrulla!, comedia de policías al más estilo ligero americano, es decir lleno de chistes tontos, situaciones rocambolescas y ridículas, e interpretaciones histriónicas. La película es muy de su país, pues presumiblemente este tipo de humor calará poco en otro tipo de espectadores menos dados a las alocadas ocurrencias de los personajes. La película contiene muchos momentos de acción, algunos rodados con una sorprendente riqueza de medios, como la larga secuencia final en el puerto, o la persecución automovilística, éste probablemente el mejor momento del film, con ese divertido look de videojuego (una de las señas de identidad de la saga). Entre los actores resulta un tanto cargante la incontinencia verbal de Kevin Hart, mientras que Ice Cube no es precisamente un actor expresivo; mejor lo hacen una guapa Olivia Munn (Líbranos del mal) y el payasete Ken Jeong (Resacón en Las Vegas).

3/10
Una noche para sobrevivir

2015 | Run All Night

El maduro gángster Jimmy, "El Sepulturero' lleva décadas al servicio de Sean Maguire, líder de un clan mafioso, pero se ha refugiado en el alcohol, hastiado sobre todo porque su hijo trata de llevar una vida honrada como chófer y no le habla. Se verá obligado a ayudarle cuando el chico tiene la mala suerte de convertirse en testigo de una matanza orquestada por el desastroso e impulsivo hijo de Maguire. Tercer trabajo conjunto del realizador español Jaume Collet-Serra y el actor norirlandés Liam Neeson. Una noche para sobrevivir parte de un guión quizás no excesivamente original, pero bien tramado de Brad Ingelsby (Out of the Furnace). Quizás los personajes y algunas situaciones sobre el papel pudieran ser un poco de cómic vacuo, pero el reparto realiza una buena labor, especialmente Neeson, que consigue hacer olvidar que su personaje pasa de borrachín patético a recuperado superasesino en pocos segundos. No está del todo bien escogido Joel Kinnaman, con escasa química con su padre en la ficción, Neeson, pero en general el film cuenta con sólidos secundarios como Ed Harris, que defiende bien al antagonista de la función, y Vincent D'Onofrio, como policía que trata de que la justicia prevalezca. Tiene un brillante futuro la joven Génesis Rodríguez, aunque su personaje es muy breve, al igual que el del veteranísimo Nick Nolte, sin acreditar, pero que brilla en su única secuencia como hermano y tío de los protagonistas. Tiene mérito Collet-Serra, que sabe crear secuencias con cierta entidad dramática, y rueda muy bien la acción, sobre todo las persecuciones de coches. No se queda en el mero espectáculo pirotécnico, sino que obtiene cierta fuerza dramática, por los conflictos paternofiliales a dos bandas.

6/10
¡Vaya patrulla!

2014 | Ride Along

Durante los dos últimos años Ben, el vigilante del instituto (Kevin Hart), ha estado tratando de demostrar al detective James (Ice Cube) que es mucho más que un adicto a los videojuegos que no se merece a su hermana. Cuando por fin aceptan a Ben en la academia de policía, James le invita a patrullar y hacer que pase auténtico terror para así demostrarle que no tiene lo que se necesita.

For Greater Glory (Cristiada)

2012 | For Greater Glory: The True Story of Cristiada

Año 1926. México sufre una auténtica persecución religiosa instigada por el presidente Plutarco Calles y sus leyes que tratan de limitar la influencia de la Iglesia. El asesinato y las profanaciones están a la orden del día. Tras oponerse con medios pacíficos, un grupo de rebeldes, los cristeros, tratan de organizarse como un ejército requiriendo el liderazgo del general Gorostiega, que a pesar de no tener fe es un firme defensor de la libertad de credo que está siendo pisoteada con muertes y profanaciones. Cine histórico con aliento épico del debutante Dean Wright, hasta ahora técnico de efectos visuales y director de segunda unidad en sagas como El Señor de los Anillos y Las Crónicas de Narnia. For Greater Glory (Cristiada) se basa en hechos reales poco conocidos, sucedidos en torno a la revolución mexicana, cuando manifestar la propia fe podía tener un alto precio. El director sirve muy bien las escenas de acción, y ofrece escenas de personajes brillantes, como la Andy García, Gorostiega, asumiendo su liderazgo, o la del pequeño enfrentándose a la muerte. El reparto coral hace que algún personaje esté apenas esbozado, pero el conjunto tiene solidez y conmueve.

6/10
Lincoln

2012 | Lincoln

Enero de 1865. Estados Unidos lleva cuatro años desangrándose en una terrible guerra civil después de que los estados del Sur proclamaran su secesión de la Unión. En ese tiempo el presidente Abraham Lincoln ha declarado la emancipación de los esclavos arrogándose poderes especiales en tiempos de guerra, y acaba de ser reelegido para ocupar de nuevo la Casa Blanca. La lucha fraticida podría estar llegando a su final, pues las autoridades del Sur desean negociar una paz honrosa; pero Lincoln tiene intención de lograr antes la votación en el Congreso de la décimotercera enmienda de la Constitución, que aboliría de una vez por todas la esclavitud; el desafío consiste no sólo en lograr los apoyos políticos necesarios –cuenta con los republicanos de su partido, pero debe ganar votos entre los demócratas–, sino en el dilema de posponer la polémica votación, para llegar a la paz cuanto antes, lo que dejaría sin resolver la cuestión esclavista. Formidable lección de historia a cargo de Steven Spielberg, que maneja en Lincoln un solidísimo guión de Tony Kushner, quien ya escribió para el director el libreto de Munich, y que aquí parte del libro de Doris Kearns Goodwin “Team of Rivals: The Political Genius of Abraham Lincoln”. Sorprende la fuerza de una película muy discursiva, con numerosos personajes y abundante información histórica, sin apenas desahogos que amplíen el lienzo y que se considerarían muy razonables, ya sea a través de los campos de batalla, o de los discursos memorables de corte épico. A veces uno tiene la sensación de estar siendo testigo directo de la historia, pero una historia que es un drama muy íntimo y personal, sin concesiones a la lágrima fácil o la emoción impostada. Y sin embargo, oh, paradoja, hay espacio para la épica, pera la lágrima y para la emoción. Spielberg consigue que el ejercicio de la política parezca algo grande en Lincoln; no obvia que es necesario negociar, comprar voluntades, ejercer la persuasión de modo diferentes con personas diferentes. Aquello de que “la política es el arte de lo posible” se entiende en las concesiones que unos y otros deben hacer, la necesidad de tragarse el orgullo, pero también de intentar lo imposible para hacerlo posible. Y en medio de las decisiones de trascendencia histórica, donde están en juego los grandes conceptos, la igualdad entre los hombres que radica en su igual naturaleza otorgada por el Creador, blancos o negros, hombres o mujeres... se encuentra lo personal, la esposa amantísima pero con problemas mentales, el hijo que desea cumplir con su papel en la guerra y no limitarse a ser... el hijo de su padre. Probablemente nunca ha sido Spielberg mejor director de actores que en este film, donde nadie parece actuar, tan naturales son las interpretaciones de todo el reparto, empezando por ese prodigio de la naturaleza llamado Daniel Day-Lewis, transfigurado en Abraham Lincoln, con una modestia y humildad deslumbrantes. No hay villanos ni personajes caricaturescos, y están muy bien introducidos los personajes negros, su presencia no parece forzada. Resulta una maravilla la composición de los planos, la dirección artística, naturalista, se diría que se ha rodado con luz disponible, que nada está iluminado artificiosamente, en el Congreso, en la Casa Blanca, o en esos exteriores sucios, donde vemos la crudeza de la guerra, o el deambular de unos y otros. Películas como Lincoln, sencillamente, dignifican la profesión cinematográfica.

9/10
Incondicional

2012 | Unconditional

Samantha es una autora de libros infantiles, felizmente casada, cuya vida se desmorona al ser asesinado su esposo. Le ayudará el reencuentro casual con Joe, amigo de la infancia que hace una gran labor social con niños de un barrio marginal. La pérdida de la alegría y la sed de venganza empezarán a perder fuelle cuando descubre lo reconfortante que es ayudar a los demás. Debut como director y guionista de largometrajes de Brent McCorkle, se agradece su esfuerzo por contar una historia esperanzada de redención. Incondicional es una cinta bien rodada, con actores solventes poco conocidos -Lynn Collins recuerda a Sandra Bullock-, que quiere alertar al espectador acerca de la necesidad de afrontar con buena cara las situaciones más duras que pueden producirse en la vida. Y para ello, el amor y la confianza en Dios se revelan de valor inestimable. Aunque el desarrollo de la trama de Incondicional resulta previsible, y los abundantes flash-backs perjudican al ritmo narrativo, McCorkle entrega una cinta que apela con acierto a los buenos sentimientos del espectador, lo que resulta encomiable en los pesimistas tiempos que corren.

5/10
Caza a la espía

2010 | Fair Game

Una historia basada en hechos reales, que provocaron un buen revuelo en la opinión pública mundial, y más específicamente entre la estadounidense. La agente de la CIA Valerie Plame quedó literalmente “quemada”, al filtrar a la prensa un alto cargo de la administración Bush su actividad encubierta. La idea era anular al esposo de Plame, que había publicado un artículo cuestionando las razones que esgrimía la Casa Blanca para invadir Irak. Resulta curioso constatar que si Paul Greengrass pasó de filmes basados en hechos reales como Domingo sangriento a la saga de espías ficticios Bourne, Doug Liman ha seguido el proceso contrario, de El caso Bourne ha dado el salto a una historia real, Caza a la espía, que maneja con la misma trepidante emoción que supo conceder al film mentado. Su uso de la cámara en mano es efectivo, pues subraya los modos torcidos de proceder de unos y otros, o la duda de cómo acabarán discurriendo las cosas. El cineasta sabe conjugar la trama política –las famosas armas de destrucción masiva en Irak, los modos de operar la CIA y la Casa Blanca– con el drama personal que afecta a mujer y marido. Estos están interpretados con enorme talento por Naomi Watts y Sean Penn, pues saben hacer que casen los momentos de gran entereza y control de la situación, con aquellos en que se ven superados por los acontecimientos. El amor a la familia y al propio país, y la verdad como guía en el propio actuar, son los grandes temas propuestos, donde a veces se producen conflictos de intereses.

7/10
El juego perfecto

2009 | The Perfect Game

Verano de 1957. Un grupo de chavales mexicanos, entrenados al béisbol por un ex jugador profesional y un sacerdote, están a punto de ver cumplido su sueño de jugar la serie mundial de su categoría al otro lado de la frontera, en Estados Unidos. Emocionante drama deportivo, basado en hechos reales, que muestra cómo un grupo de críos chicanos por los que nadie daba un centavo están a punto de lograr lo increíble. El film cuenta con una apropiada banda sonora épica del creador de Rocky, Bill Conti.

5/10
Obsesionada

2009 | Obsessed

Sharon Charles acaba de trasladarse a la casa de sus sueños, gracias a que acaban de ascender a su marido, Derek, con el que tuvo un niño. Derek mantiene una cordial relación laboral con una nueva compañera, Lisa, aparentemente perfecta. Pero durante la fiesta de Navidad de la empresa, Lisa deja claras sus intenciones, al abalanzarse sobre Derek, por el que se siente atraída. Éste tiene claro que quiere a su esposa, se resiste a sus encantos, e intenta razonar con Lisa. Pero ella volverá a intentarlo, no acepta un no por respuesta, y parece dispuesta a cualquier locura por estar con él. Producción concebida para explotar la popularidad de la cantante Beyoncé Knowles, que ha aparecido en películas como Cadillac Records y Dreamgirls. Esta estrella está acompañada por Ali Larter, que triunfa como una de las protagonistas de la serie Héroes. Supone el debut en la pantalla grande del realizador Steve Shill, veterano que lleva más de tres décadas dirigiendo series televisivas. El desarrollo es convencional y predecible, y recuerda excesivamente a Atracción fatal, con la ligerísima variante de que las víctimas son un matrimonio afroamericano, perseguidos por una blanca. La otras veces convincente Beyoncé ofrece una actuación estereotipada, así como el actor que interpreta a su marido, Idris Elba, sobradamente conocido por quienes hayan visto la serie The Wire. Se esfuerza un poco más Ali Larter, pero aún así no llega al nivel de Glenn Close, que le ha servido de modelo en la película antes mencionada.

3/10
Un ciudadano ejemplar

2009 | Law Abiding Citizen

Clyde está en su casa, con su mujer y su hijita, cuando sufre un brutal asalto de dos tipejos, que acaban violando y asesinando a las mujeres. A la hora de llevar el caso a los tribunales, la fiscalía de Filadelfia, representada por Nick, acepta un trata por el cual uno de los responsables será condenado a la pena capital; pero el otro saldrá mejor librado, por falta de pruebas sólo le caerán diez años de prisión. Pasado ese tiempo, cuando corresponde la ejecución del primer condenado, éste sufre una muerte horrible, alguien ha manipulado los compuestos de la inyección letal; y el otra será brutalmente despedazado. Todo apunta a que un vengativo Clyde es el culpable de los hechos, y enseguida es detenido. Pero la cosa no ha hecho más que empezar, todo es un plan maestro, no sólo de venganza, sino de toque de atención al sistema legal, que no funciona al entender de Clyde. Adrenalítico y desasosegante thriller dirigido por F. Gary Gray (The Italian Job), que llevaba cinco años sin entregar película. Se resarce el cineasta, porque su historia, escrita por Kurt Wimmer, atrapa. En parte, porque logra eso tan difícil en este tipo de filmes, que se llama 'suspensión de la incredulidad por parte del espectador'. Y sabe dosificar las necesarias 'sorpresas'. La idea es hacer razonablemente verosímil que el personaje interpretado por Gerard Butler, encarcelado en una prisión de máxima seguridad, es capaz de mover los enrevesados hilos de un plan que busca demostrar que la justicia está enredada en una burocracia que le aleja de las metas que se le suponen. En tal sentido su Clyde es un tipo inquietante, pero con el que se empatiza, al estilo de un Hannibal Lecter de El silencio de los corderos, o de los justicieros que se toman la justicia por su manos en títulos como El justiciero de la ciudad, o los más recientes La extraña que hay en ti y Al límite. Sí, hay toda una serie de películas que pintan a ciudadanos normales hartos de la sociedad actual y que explotan, también viene a la cabeza Un día de furia. El film sigue un esquema de dos antagonistas principales, el ya suficientemente descrito Clyde, y Nick, el fiscal, que en teoría es el hombre intachable, pero que también acaba saltándose las leyes incómodas, o que descuida a una familia que Clyde ya nunca podrá atender. Los actores que los encarnan están bien, tanto Butler como Jamie Foxx, en un papel más incómodo; porque lo cierto es que las simpatías del espectador se vuelven hacia el hombre al que la justicia le ha fallado, aunque el desenlace pretenda recomponer este descenso del espectador a los infiernos, restableciendo más o menos el orden de las cosas.

6/10
Secuestradas

2009 | Held Hostage

Una mujer y su hija son secuestradas en su casa. La mujer trabaja en un banco y la idea es que robe la caja fuerte. Por supuesto tendrá que hacerlo todo con sumo sigilo, pues de lo contrario matarán a su hija. Correcto telefilm protagonizado con oficio por Julie Benz (John Rambo).

4/10
Recuento

2008 | Recount

Drama político basado en las elecciones presidenciales celebradas en Estados Unidos en 2000 que dieron la victoria a George Bush hijo. Pero la gran noticia del período electoral fue el problema con el recuento de votos que hubo en Florida y que tuvo en vilo al mundo entero. Hubo quien habló de fraude electoral, como defiende esta producción de HBO. Un alucinado Kevin Spacey -del lado demócrata- se enfrenta al veterano Tom Wilkinson -del lado republicano- en lo que es un duelo de titanes interpretativamente hablando.

5/10
En el punto de mira

2008 | Vantage Point

Ashton, presidente de Estados Unidos, acude a España para asistir a una cumbre contra el terrorismo y pronunciar un discurso en la Plaza Mayor de Salamanca. Al acontecimiento acuden por causas diversas turistas y curiosos, como Howard Lewis, un turista afroamericano que filma el evento para enseñárselo a sus hijos. Otros pasan por allí por motivos profesionales, como Rex Brooks, productora televisiva que cubre el evento para CNN. El agente del servicio secreto Thomas Barnes es uno de los hombres que deben proteger al presidente, pero tras resultar herido en un atentado tiempo atrás se ha convertido en un paranoico que ve amenazas con todas partes. El compañero de Barnes, Kent Taylor, está muy estrechamente unido a él, como si fuera prácticamente un hijo. Cuando el presidente está a punto de empezar a hablar, es abatido por un disparo... En Omagh, el británico Pete Travis reconstruyó las consecuencias del trágico atentado ocurrido en Irlanda del Norte, en 1998. Ahora, el cineasta filma otro acto terrorista, que por suerte es totalmente ficticio. La historia está narrada varias veces, desde la perspectiva de varios de los protagonistas del suceso, al estilo de Rashomon, el clásico de Akira Kurosawa. Salvo que en esta ocasión el punto de vista subjetivo desaparece en el último tramo, contado a la manera de un narrador omnisciente, que lo sabe todo y nos informa de todo, de forma más convencional. Este abandono de la visión subjetiva ofrece la sensación de experimento fallido, al menos en parte. Además, acumula demasiados giros a veces un tanto increíbles, y desentona algún que otro elemento sentimentaloide, como la subtrama en que el personaje de Whitaker se encariña con una niña que vuelve a encontrarse más veces por casualidad. A pesar de todo, el director cuenta con trabajos convincentes de veteranos como Dennis Quaid, Sigourney Weaver y Forest Whitaker, mientras que algunos actores con menos periplo, como Matthew Fox, también inducen a pensar que se han tomado muy en serio sus papeles. Mantiene el suspense y cuenta con alguna persecución más o menos espectacular. Denuncia por un lado adónde puede llevar el fanatismo. Pero también recoge con sutilidad y elegancia la desinformación, e incluye testimonios de quienes piensan que Estados Unidos ha ejercido una política discutible en relación con este asunto. Entrevista a Matthew Fox Entrevista a Forest Whitaker Entrevista a Eduardo Noriega Entrevista a Pete Travis

5/10
W.

2008 | W.

En Nixon, Oliver Stone retrató a un presidente estadounidense marcado por la sombra de Kennedy, que había sido mucho más popular que él, y le había vencido en las elecciones. En esta ocasión lleva al cine la vida de George W. Bush, otro presidente también acomplejado –según se le muestra en el film– por otro antecesor, que en este caso es George H.W. Bush, su propio padre. Stone hace mucho hincapié en las reprimendas de Bush Sr. a su vástago, hasta el extremo de que éste llega a tener pesadillas con él. También apunta que se siente muy celoso de que su padre parezca tener como favorito a su hermano Jeb. Y explica que en parte su empecinamiento con la guerra de Irak se debe a que Bush quería derrocar a un Sadam Hussein que su padre dejó en el poder tras derrotarle y expulsar a sus tropas de Kuwait en 1991. Contra todo pronóstico, Oliver Stone desconcierta un poco porque se esperaba que el polémico director de JFK y Comandante (sobre Fidel Castro) arremetiera sin piedad contra un presidente que ha combatido de forma regular en sus declaraciones públicas. Y sorprende agradablemente que, a pesar de sus divergencias políticas, Stone no cargue radicalmente contra él, sino que hace un esfuerzo por entenderle, y por explicar sus acciones. Por curioso que parezca, presenta a Bush como un buen hombre, honesto y esforzado, a pesar de su torpeza al hablar y sus problemas con el alcohol, un error de juventud. Viene a reconocer el cineasta que Bush es un hombre de sólidos principios e ideales, religioso convencido, enamoradísimo de su mujer, que luchó con tenacidad para ser elegido gobernador de Texas, en el 94, con todo en contra suya. El punto fuerte de la cinta son los actores. Algunas caracterizaciones son asombrosas, como la de Josh Brolin, que si bien no parece tan inspirado como en No es país para viejos, se esfuerza notablemente y por momentos parece el propio Bush. Se lucen especialmente el veterano James Cromwell como su progenitor, Elizabeth Banks –Laura Bush, su esposa– y una transformada Ellen Burstyn –Barbara Bush, madre del protagonista–. Richard Dreyfuss es un convincente Dick Cheney, aunque su personaje parece tratado de modo maniqueo, pues queda como un manipulador ansioso por quedarse con el petróleo de Irak. Sorprende visualmente muchísimo Thandie Newton, que gracias a una excelente labor de los maquilladores recuerda muchísimo a su personaje, Condolezza Rice, si bien no tiene demasiado papel en la cinta. Por otra parte, alguna elección se antoja desafortunada, como en el caso de Ioan Gruffudd (Mr. Fantastico en Los 4 fantásticos) escogido para una breve interpretación de Tony Blair. Juega en contra del film el hecho de que Oliver Stone –cuyos movimientos de cámara en cintas como Wall Street eran muy brillantes– haya rodado esta con una puesta en escena muy académica, cercana al de las producciones televisivas de segunda categoría. Además, el metraje (129 minutos) se antoja excesivo para una trama que no aporta ninguna teoría de la conspiración al estilo JFK, ni ninguna novedad sustancial, sino que se limita a repasar asuntos que han ocupado las portadas de los diarios en los últimos años. Desde luego, es una obra muy menor en la filmografía del veterano director.

5/10
American Fork

2007 | American Fork

Tracy acaricia el sueño de ser actor, mientras trabaja de dependiente. Pero tiene un problema: es un gordinflón que no responde exactamente al arquetipo de estrella de Hollywood. La gente que tiene alrededor le sigue la corriente por propio interés, como su profesor de interpretación, más atenta a la hermana de Tracy. Película tragicómica, teñida de melancolía. Verdaderamente Hubbel Palmer ha puesto mucho de su parte como protagonista y coguionista, en lo que se diría una película muy personal, que anima a mirar más allá del físico de las personas.

4/10
The Lookout

2007 | The Lookout

La vida de Chris, un joven de talento y gran deportista, cambia brutalmente como consecuencia de un accidente de tráfico en el que pierden la vida varios amigos suyos. Intenta llevar una vida normal, con su empleo como conserje y limpiador en una oficina bancaria, pero debido a su trauma y a ciertas lesiones cerebrales, sufre pérdidas de memoria, ataques de ira e inseguridad. Su mejor amigo es Lewis, un ciego inteligente y mayor que él, con quien comparte piso. Su vida transcurre monótona hasta que un día en un bar se hace amigo de un tipo llamado Gary, que dice conocerle del colegio. Con ayuda de una seductora mujer, Gary le convencerá para que le ayude a atracar el banco donde trabaja. Scott Frank, reputado guionista de Minority Report, La intérprete y El vuelo del Fénix, escribió esta película hace casi una década para DreamWorks. Desde entonces, el libreto pasó por muchas manos, y directores de renombre como Sam Mendes o David Fincher estuvieron a punto de involucrarse en el proyecto, e incluso se habló de que Leonardo DiCaprio iba a ser el protagonista. La cosa no acababa de cuajar y finalmente pasó a otra productora, Miramax, que le ofreció al propio Scott Frank la posibilidad de debutar como director. Se trata de un thriller dramático de bajo presupuesto sin muchas pretensiones, que a pesar de todo ha sido muy bien recibido por la crítica en Estados Unidos. Hay algunos titubeos en el desarrollo del guión y el primer acto se alarga innecesariamente. Quizá uno tiene la sensación de que la historia podría haber dado para mucho más: el meollo de los hechos se desencadena demasiado rápido y la intensidad se resiente. De todas formas, el resultado es más que correcto. No cuenta con grandes estrellas en el reparto, pero sí con actores tan solventes como Joseph Gordon-Levitt, en alza tras Brick, y con un Jeff Daniels -muy logrado en el papel de ciego- que demuestra ser un actor casi siempre desaprovechado, aunque ha interpretado papeles de entidad en películas como Las horas y Buenas noches, y buena suerte.

5/10
Tras la línea enemiga II

2006 | Behind Enemy Lines: Axis of Evil

Secuela del film protagonizado por Gene Hackman y Owen Wilson, aunque lo único que se repite es el esquema argumental, y las comparaciones pueden jugar en su contra. En esta ocasión son cuatro marines estadounidenses los que quedan atrapados tras la línea enemiga, tras cumplimentar la destrucción de una base de misiles en Corea del Norte, que ponía en peligro la paz mundial por su destructiva potencia nuclear. Título entretenido, aunque previsible, cuenta con la presencia de Peter Coyote dando vida al presidente de Estados Unidos.

3/10
Elizabethtown

2005 | Elizabethtown

Siguiendo la estela de Casi famosos, el cineasta Cameron Crowe transita de nuevo por una historia nostálgica y sentimental, con ribetes autobiográficos y estupendo acompañamiento musical. Todo arranca con un joven ejecutivo al borde del suicidio tras saberse que la multinacional donde trabaja va a perder millones de dólares, debido a su errado diseño de un calzado deportivo. Una llamada al móvil le salva la vida: su hermana le anuncia entre lágrimas la repentina muerte de su padre, que estaba visitando a unos parientes en la otra punta del país. Él se hará cargo de las gestiones funerarias, y en el camino conocerá a un ‘ángel’ (la azafata de su avión, flechazo rápido al corazón), y descubrirá el encanto de la gente sencilla en una idílica ciudad, lejos del mundanal ruido. Crowe parte de una excelente idea, la de la añoranza del fallecido progenitor, para quien el protagonista nunca tenía tiempo, muy ocupado en cuestiones que al final se revelaron banales. La idea de un viaje del protagonista, no sólo físico sino espiritual, a la tierra de sus ancestros, es simpática, y la apoyan bien los secundarios, reflejo de una vida buena y sencilla que el personaje de Orlando Bloom ignora por completo. Pero el director y guionista se complica la vida en esta narración clásica de aires caprianos con un metraje excesivo y algo arrítmico, y con personajes mal definidos (la madre, desaprovechada Susan Sarandon, patética en el discurso en memoria del marido). Orlando Bloom confirma lo que ya apuntó en Reino del cielo: no tiene fuste para sostener una historia. Menos mal que está la encantadora Kirsten Dunst, para echarle un cable. Alguno podría creer que la ciudad de Elizabethtown no existe, que es un invento de Crowe. Pues ese tal estaría muy equivocado. El lugar es auténtico, y se encuentra a 70 kilómetros de Louisville, en Kentucky. Lo cierto es que Crowe no conocía Elizabethtown, y fue buscando un lugar adecuado para rodar como dio con ella; le agradó tanto la ciudad, que incluso decidió que diera nombre a la película.

5/10
Mentiras de ley

2005 | Slow Burn

Ray Liotta recupera su faceta más dura para encarnar al policía Ford Cole, que acaba implicado en un atraco promovido por un importante miembro del crimen organizado. La situación escapa al control de Cole, por lo que decide comenzar una investigación por su cuenta para esclarecer los hechos. Entre los secundarios destaca la presencia de Chiwetel Ejiofor, un actor que con posterioridad demostró su talento en títulos como Cinturón rojo.

4/10
Cinderella Man

2005 | Cinderella Man

Película basada en la vida del púgil Jim Braddock, que se ganó el apodo de ‘Cinderella Man’, o sea, ‘El Ceniciento’, por las escasas probabilidades que le concedían los expertos para conseguir el título mundial de los pesos pesados. El guión de Cliff Hollingsworth y Akiva Goldsman recoge los hechos que vivió entre 1928 y 1935, en plena depresión, y que culminaron en espléndida realización del sueño americano en tiempos difíciles. No es éste un film de boxeo, o no exclusivamente, aunque el clímax lo constituya un largo combate con aires de epopeya. Trata sobre todo de los esfuerzos de un hombre sin cualificación profesional por sacar adelante a los suyos, cuando le despojan de su licencia de boxeador profesional. Jim debe buscar alternativas al boxeo en época de crisis. Las adversidades podrían hundirle en la miseria, pero conserva siempre la dignidad y la esperanza, no pierde su sentido moral, cuida la educación de sus hijos. Mantiene las amistades (su preparador Joe Gould), y cultiva otras nuevas (su compañero en el muelle, con inquietudes sindicalistas). Si su fe flaquea alguna vez (Jim es católico, de origen irlandés), no faltarán las plegarias de su esposa Mae, aunque apunten en direcciones inesperadas. Ron Howard, un artesano todoterreno, ha sabido integrarse desde hace años en un equipo sólido, del que forman parte el productor Brian Gazer y el citado guionista Goldsman. No es un genio y lo sabe –se cubre rodando mucho, y llama la atención a veces en su cine cierta torpeza al montar los planos–, pero tiene un punto fuerte, que domina como pocos: sus difíciles equilibrios en la frontera de la sensiblería. De este modo crea emoción genuina, que se intensifica cuando se inspira en hechos reales, véase Una mente maravillosa y Apolo 13, pues les aplica, paradójicamente, un aura de irrealidad, como de cuento de hadas. Es el caso en Cinderella Man, excesivamente en el primer tramo del film, en que el hogar de Jim Braddock parece la caricatura de una obra de Dickens, y con más medida en el resto del metraje. Además Howard, actor en su juventud, se encuentra cómodo dirigiendo al trío Russell Crowe-Renée Zellweger-Paul Giamatti, que le entrega un ramillete de espléndidas caracterizaciones.

7/10
Collateral

2004 | Collateral

Max. Un taxista que hace su turno de noche. Alimenta sueños quiméricos, como el de poner en marcha un negocio de limusinas para llevar a celebridades y hombres de negocios. Pero en realidad es un perdedor, incapaz de ir a más allá de una conversación amistosa con una hermosa e inteligente viajera, fiscal, a la que lleva en su vehículo. Incluso ante su madre enferma mantiene la ficción de que su sueño de las limusinas es ya una realidad. Tras dejar a su cliente en determinado lugar, un nuevo viajero, Vincent, aborda su vehículo. Le ofrece una importante suma de dinero para estar a su disposición toda la noche, llevándole a cinco puntos donde debe visitar a cinco personas. Hasta ahí, todo normal. Pero en realidad Vincent es un frío asesino, que con increíble despego, está ‘trabajando’ en esas visitas. Cuando Max se entera, no tiene otro remedio que cooperar a la fuerza. Podía ser un thriller convencional, relativamente ingenioso en su punto de partida, y nada más. Pero Stuart Beattie firma un guión de primera división, muy bien escrito, donde la clave es lo bien perfilados que están los personajes, que se alejan, para bien, de los estereotipos al uso. De entrada, Vincent, al que da vida Tom Cruise, es el personaje más goloso: un asesino frío, pero que se encuentra a gusto con Max, al que desea sinceramente ayudar; y aunque le presiona, desde luego, para que no ponga obstáculos en sus crímenes, le da consejos válidos para su vida personal, desempeñando el papel de mentor; e igual habla de jazz de modo exquisito, que cae en un curioso humor negro, como cuando, a la pregunta sobre de qué murió su padre, responde que lo mató cuando tenía doce años, para a continuación asegurar que ‘es broma, murió de cáncer de estómago’. Max era carne de cañón para dar pie a un personaje de lo más trillado: el de hombre corriente que, ante una situación límite, responde con heroísmo. Por supuesto que esos mimbres forman parte de él, pero Beattie sabe dibujar con muchos matices su innegable frustración, y los trucos que tiene para evadirse. A lo que se suma la interpretación de un pedazo de actor, Jamie Foxx, que si no gana el Oscar por este film, lo hará por su otra composición del año en Ray. La trama tiene emoción, y rompe el saque en más de un momento. Vemos a la policía, que empieza a pisar los talones al asesino. Las muertes acontecen a veces de modo inesperado, cuando la historia estaba adquiriendo tintes muy humanos. Vemos a Max cantando las cuarenta a su jefe, a instancias de Vincent. Alguno podría considerar exagerado ese tipo tiroteado que cae justo encima del vehículo de Max. Pero esa ‘lluvia del cielo’ se convierte también en poderoso símbolo de cómo el taxista se ha sumergido, sin comerlo ni beberlo, en una aventura que va a cambiarle la vida. Los diálogos están muy cuidados, repletos de ingenio. Y los conocimientos de Max para llegar a los puntos de destino por la ruta más corta, contrastan con su innegable torpeza a la hora de orientarse por los caminos de su vida.

7/10
Una rubia muy legal 2

2003 | Legally Blonde 2: Red, White & Blonde

La rubia más hortera y encantadora del mundo de la abogacía, ya tiene en sus manos el preciado título de licenciada en derecho por Harvard. Ahora está preparando su boda, al tiempo que ejerce de abogada en un prestigioso bufete. Un día se entera de que perros de la misma raza que su querido Bruiser son utilizados por fabricantes de cosméticos para hacer experimentos. ¡Qué horror, qué inhumano (perdón, “inanimal”, o como rayos se diga)! Esto no puede quedar así. De modo que propone en su oficina pleitear contra esa gente tan poco sensible. El triste resultado es que le ponen de patitas en la calle. Pero Elle Woods es una chica muy tozuda, de modo que contacta con una congresista y se integra en su equipo de asesores; en sus ratos libres va a poner los medios para que el Congreso prohiba los experimentos con animales. ¿Logrará nuestra chica conmover a los padres de la patria, al más puro estilo de James Stewart en Caballero sin espada? Secuela del divertido film Una rubia muy legal, que firma el director de Besando a Jessica Stein. Sigue el mismo esquema de su predecesor: el Congreso sustituye al despacho donde Elle hacía prácticas; algunos compañeros no entienden al principio su estilo, pero poco a poco llegan a apreciarla; las chicas de la hermandad echan una mano; y los trucos de “chica guay” la sacan de más de un apuro, y le ganan las complicidades de mucha gente. Alguna broma con la orientación sexual del can Bruiser, muy políticamente correcta, por supuesto, completa el cuadro de bromas.

4/10
Los impostores

2003 | Matchstick Men

Roy y Frank forman una pareja perfecta de timadores. Tienen una empresa de ventas y gracias a su mucha labia engatusan a los clientes más ingenuos para que compren productos por un precio exagerado, con promesas de premios fantásticos. Lógicamente los regalos nunca llegan. Negocio fácil, dinero fácil. Sin embargo, las vidas de ambos distan de ser perfectas. Roy, el jefe del tinglado, es un tipo materialmente disminuido por una inmensa colección de manías patológicas: siente pánico por los lugares abiertos, es un obseso de la limpieza y el orden y presenta una galería de tics a cual más compulsivo. Un dechado de equilibrio, vamos. Además, tras su divorcio vive una existencia de lo más solitaria y triste, sólo aligerada por la compañía de su socio Frank, un completo caradura que parece disfrutar con los problemas de su amigo. Pero algo va a cambiar la vida de Roy. La aparición de Ángela, una hija que nunca estuvo seguro de tener, le va a dar la oportunidad de salir un poco de sí mismo y a esa reciente paternidad sumará pequeños avances personales gracias a su visita periódica al psiquiatra. Por el contrario, Roy comprueba que su hija ha heredado sus “talentos” y que le encantaría formar parte de su equipo. La comedia, el drama y la intriga suave se solapan a partes iguales en Los impostores, de guión bien hilvanado y convincentes interpretaciones. Nicolas Cage, con clara herencia del Nicholson de Mejor... imposible, aporta un verdadero recital de gestos paranoicos, exteriorización de sus tensiones interiores, de su vida vacía. La encantadora Alison Lohman, por su parte, logra transmitir una frescura capaz no sólo de encandilar a Cage sino también al espectador. Ridley Scott filma con oficio el guión de los hermanos Ted y Nicholas Griffin, que ofrece numerosos puntos de interés. Porque, mientras juegan al ratón y al gato con las entendederas del espectador, son la soledad, el egoísmo, la culpa y la paternidad los temas que se revelan esenciales en la trama.

6/10
El jurado

2003 | Runaway Jury

Un tipo felizmente casado, en cuya memoria todavía perduran los recuerdos del cumpleaños de su hijito, es abatido a tiros junto a varios compañeros de trabajo cuando un chiflado irrumpe en su oficina. Un tiempo después se ve el juicio promovido por su viuda contra la todopoderosa industria armamentística, como presunta responsable subsidiaria de la matanza. Tanto la acusación como la defensa se esfuerzan por seleccionar a los ’12 hombres justos’ que puedan fallar un veredicto a su favor. Lo que no saben es que uno de ellos (John Cusack) es un embaucador, que se las ha arreglado para formar parte del jurado. Sus dotes de persuasión son tales que podría inclinar la balanza del veredicto hacia un lado o hacia otro. Y tanto le da quién gane, porque él sencillamente va a poner precio al fallo, y se lo ofrece a las dos partes litigantes. Vibrante adaptación de la novela del especialista en thrillers judiciales John Grisham, donde se ha cambiado a la industria tabaquera del original (quizá por el éxito del film El dilema y porque las tabacaleras ya han sufrido algunos varapalos en los tribunales de EE.UU.) por los fabricantes de armas. Gary Fleder, que ya tiene experiencia en filmes del género (Cosas que hacer en Denver cuando estás muerto, Ni una palabra, El coleccionista de amantes), dosifica la intriga y sirve con eficacia las sorpresas del tramo final. Es modélica la secuencia de apertura, desasosegadora aunque no se ve un solo tiro; y sabe apuntar muy eficazmente las dotes de observación del personaje de Gene Hackman, que cala al taxista que le conduce en cuestión de segundos. Hay además un completo acierto en el reparto, tanto en las estrellas (Cusack, Weisz, Hackman, Hoffman) como en los personajes secundarios que integran el jurado.

6/10
Fuego sobre Bagdad

2002 | Live From Bagdad

El mundo entero siguió la Guerra del Golfo de 1991 a través de la CNN. Un corresponsal de la cadena, Robert Wiener, popular en EE.UU, fue de los pocos periodistas extranjeros que permaneció en Bagdad durante el conflicto. Este film adapta su libro "Los chicos de Bagdad", donde cuenta sus experiencias y aporta una mirada objetiva al enfrentamiento. Michael Keaton, conocido por interpretar a Batman, encarna al periodista; le acompaña Helena Bonham Carter.

4/10
Pánico nuclear

2002 | The Sum of All Fears

1973. Conflicto árabe-israelí. Un caza de Israel, que transporta una bomba atómica, es abatido. Su “explosiva” carga queda perdida en el desierto, hasta que unos tipos traficantes de armas dan con ella muchos años después. Sin saber muy bien lo que tienen entre manos, venden la bomba a precio de risa a unos neonazis que han trazado un maléfico plan: gastar su único cartucho, esa bomba, para provocar un conflicto de dimensiones planetarias que enfrente a los dos grandes superpotencias: Estados Unidos y una Rusia con problemas en Chechenia, y a la que, para colmo de males, se le muere el presidente. De las cenizas, esperan que llegue el turno del retorno al fascismo. Menos mal que anda por ahí el doctor Jack Ryan, analista de la CIA, bastante rejuvenecido si comparamos a Ben Affleck con el talludito Harrison Ford. Además el héroe de las novelas “tecnothriller” de Tom Clancy no está casado ni tiene una preciosa hijita. Para la ocasión le encontramos como soltero de oro, presuntamente temeroso de la palabra “compromiso”, lo que no acaba de gustar a su novieta Cathy, médico residente en un hospital. Y es que el chico todavía ni siquiera ha sido capaz de confesarle que trabaja para la célebre agencia del gobierno. Aunque tendrá ocasión de hacerlo cuando sea requerido por los jerifaltes de la nación: él es el máximo experto en el recién nombrado presidente ruso, el enigmático y poco conocido Nemerov. Phil Alden Robinson, director de la estupenda Campo de sueños y de la interesante Sneakers (Los fisgones), es el responsable del “lifting” a que ha sido sometido Ryan para la ocasión. Y tiene la suerte –suerte según se mire, pues los tambores de guerra que se escuchan en el mundo son para echarse a temblar– de que su trama es de rabiosa actualidad: el terrorismo practicado por grupúsculos de fanáticos incontrolados, sin respeto alguno por la vida humana. Tras el 11 de septiembre, la idea de que una bomba atómica pueda explotar en una gran urbe no es, desgraciadamente, ningún desatino. “Cambiar” de Ryan era un riesgo, pero Affleck cumple con las expectativas de tipo joven y apuesto. Además están muy bien secundado por Morgan Freeman, su mentor en la CIA, James Cromwell, el presidente americano, y Liev Schreiber, un inesperado espía con licencia para matar, que hace su papel estupendamente. Muchas escenas se pueden destacar. Pero se lleva la palma la conclusión del film, un montaje paralelo con varios asesinatos, deudor indudable de El padrino de Coppola.

6/10
Camino a la guerra

2002 | Path To War

Tras el asesinato de John F. Kennedy, Lyndon B. Johnson accedió a la presidencia americana. Además de intentar aguantar el paso del tirón de JFK, le tocó tomar decisiones nada populares, como las relacionadas con la guerra de Vietnam. Último film de John Frankenheimer, fallecido el 6 de julio de 2002. El director de El tren y Siete días de mayo se encuentra como pez en el agua en este film de intriga política, que pone buen colofón a una carrera impecable.

6/10
Alí

2001 | Ali

Nueva exploración del mito viviente de Mohammed Ali, antes conocido como Cassius Clay. Michael Mann (El último mohicano, Heat, El dilema) ofrece un retrato impresionista del boxeador, en el que quizá se echan en falta sus repliegues internos. El director prefiere usar trazos suaves en su cuadro del boxeador, que al final dejan una imagen que evita la pura hagiografía, al señalar también el difícil carácter del protagonista. La idea era que la película acompañara al protagonista en la búsqueda de su propia identidad. El film se inicia en el momento en que Ali alcanza el campeonato mundial de los pesos pesados, y llega hasta el inolvidable combate que le enfrentó con George Foreman en Zaire en 1974. En el apasionante recorrido que entrega Mann, no faltan sus relaciones amorosas, que nunca acababan de cuajar, y su compromiso ideológico y religioso, incluida su asociación con Los Panteras Negras y Malcolm X. El actor Mario Van Peebles, que da vida a este personaje, compara a Ali con Gary Cooper nada menos: “No quería ser político necesariamente, pero se encontró ahí fuera, de pie, diciendo, ‘Eh, tíos, dejad de pisotearme’.” Los pasos de Ali son servidos con música e imágenes de enorme fuerza. A veces se suscitan muchos ‘por qué’ que no reciben respuesta, y que invitan a profundizar por libre en la vida del boxeador. Mann considera que Ali personificó conceptos tan importantes como el orgullo racial, el conocimiento propio, el sacrificio y la capacidad de desafiar al mundo entero. Pero como ya hiciera en El dilema, prefiere mostrar los hechos externos sin juzgarlos ni buscar motivaciones. Decisiones como hacerse musulmán o negarse a luchar en Vietnam, o los diversos fracasos sentimentales, están ahí, y son prueba de la fuerza (o debilidad) de su voluntad; pero nos faltan elementos para comprender. Eso sí, los combates están muy bien rodados (un paso adelante en el subgénero del cine de boxeo), y Will Smith compone un fantástico Ali. Resulta muy justa su nominación al Oscar; la que recibió Jon Voight por su personaje del periodista deportivo Howard Cossell quizá corresponde más al apartado de maquillaje, pues se logra un sorprendente parecido físico con el personaje real.

6/10
Amor ciego

2001 | Shallow Hal

Hal es el típico salido. Piensa en ligar a todas horas, y su canon de belleza responde a las chicas modelo portadas de revista. Como además de grosero y torpe, no es precisamente un Adonis, lo tiene un poco difícil. Pero un día se topa en el ascensor con un gurú de la autoayuda. Y tras una sesión de hipnosis algo ocurre: ya no se fijará en el físico de las chicas, sino en su belleza interior. De modo que jovencitas que son como un callo, a él le parecen auténticos bombones. Hasta el punto de enamorarse de Rosemary, una chica muy maja y de gran corazón, pero que desplaza un considerable tonelaje de grasa. Y es que él la ve con el aspecto de la dulce Gwyneth Paltrow. Nueva gansada a cargo de los hermanos Farrelly, que tanto nos hicieron reír con Dos tontos muy tontos y Algo pasa con Mary. Aquí se ponen un poco más trascendentes que de costumbre, al jugar con el concepto de belleza, demasiado manoseado en los tiempos que corren. De modo que el superficial Hal, interpretado por Jack Black en su primer papel protagonista, va a encontrar a una chica de ensueño, pero no la que él creía.

4/10
Herida abierta

2001 | Exit Wounds

Tras robar cincuenta kilos de heroína de la cámara de seguridad de la comisaría, el gánster más poderoso de Detroit llega a la conclusión de que todos los policías de la ciudad son corruptos. Hasta que Steven Seagal le convence de lo contrario a guantazo limpio. Ya sin su coleta, el duro especialista en artes marciales recuperó su posición en las taquillas gracias a la conjunción de los talentos del inefable productor de Matrix y Arma letal, Joel Silver (que dice que "el tema de la película es hacer lo adecuado en la peor situación") y del director Andrzej Bartkowiak (Romeo debe morir). La acción a todo trapo está servida.

5/10
61*

2001 | 61*

Película beisbolera dirigida por Billy Crystal. El título 61* alude al asterisco que se añadió al récord de "home runs" de la temporada del jugador Maris, pues jugó 162 partidos, frente a los 154 de la época en que Babe Ruth hizo su hazaña. El film, combina la emoción de los partidos con una hermosísima fotografía debida al maestro de la luz Haskell Wexler.

6/10
La leyenda de Bagger Vance

2000 | The Legend Of Bagger Vance

Rannulph Junuh era un joven que prometía llegar a ser un auténtico campeón de golf. Además salía con la guapísima Adele, hija del propietario de un maravilloso campo de golf. Pero llegó la guerra y Junuh debió quedar bastante traumatizado, pues ni volvió a casa, ni dio señales de vida. Hasta que un día, inesperadamente, vuelve al hogar. Ya no quiere saber nada de golf ni de su ex novia, pero se presenta en su vida un personaje misterioso, Bagger Vance, que le anima a que vuelva a empuñar los palos de golf en un gran torneo. Robert Redford dirige esta película que tiene ecos de un título deportivo que él mismo protagonizó: El mejor, situado en el mundo del béisbol. En este caso el papel “redfordiano” corre a cargo de Matt Damon, mientras que su “ángel guardián” es el simpático Will Smith. Una hermosa fotografía y el duelo de tono épico en el “green” son las principales bazas de un film que no inventa la pólvora, pero que tiene su rato de gracia.

4/10
El dilema

1999 | The Insider

Jeffrey Wigand es jefe del departamento de investigación y desarrollo de Brown & Williamson, una importante empresa tabaquera. Como resultado de sus estudios entrega un informe que demuestra que la nicotina produce adicción. A partir de ese momento el informe desaparece de la empresa, y cuando Jeffrey revela su contenido a Lowell Bergman, célebre periodista del programa televisivo 60 minutes, su vida se convierte en un infierno, donde no faltan las amenazas. El caso acaba enfrentando al estado de Mississippi con Brown & Williamson. Esta película lleva a la pantalla hechos reales que aparecieron narrados con talento en un apasionante artículo de Marie Brenner en Vanity Fair bajo el título 'El hombre que sabía demasiado'. El film muestra unos villanos distintos a aquéllos a que nos tiene acostumbrados el cine: las grandes multinacionales, que tienen detras a personajes poco conocidos por el gran público, pero que acumulan toneladas de poder, ejercido a veces de un modo, ¿cómo diríamos?... poco ortodoxo. Se ha procurado ser muy fiel a los hechos auténticos. El Fiscal del Estado de Mississippi Michael Moore  , que llevó el caso, creyó revivir los acontecimientos al ver el detalle con que se habían reproducido los escenarios. El propio Fiscal se permitió un cameo en el film, interpretándose a sí mismo. De todos modos se advierte que el personaje de la esposa de Jeffrey es algo esquemático, con lo que sus problemas familiares pierden peso dramático. No es la primera vez que Al Pacino trabaja con el meticuloso director Michael Mann. Ambos coincidieron en el emocionante thriller Heat, donde había un duelo interpretativo de primera magnitud entre Pacino (el policía) y Robert De Niro (el ladrón). Pacino comenta que Mann es de esos “directores en los que adivinas su trabajo antes de verlo, porque sabes que están haciendo, de verdad, una película.”

8/10
Cartas de un asesino

1998 | Letters from a Killer

Race espera ser ejecutado en el corredor de la muerte. Pesa sobre él la acusación injusta de haber asesinado a su esposa. Para “entretenerse” mantiene correspondencia amorosa con cuatro mujeres, mediante cintas. El caso es que las cintas se intercambian y una de las mujeres, celosa, pretende matarle. Thriller un pelín rebuscado, está protagonizado por Patrick Swayze, que tuvo su momento de gloria con el romántico film Ghost. Se ve que el basar una historia en una relación epistolar entre preso y chica fuera de la cárcel da para mucho, pues es la premisa de la que parte también Operación Reno.

4/10
Punto de partida

1998 | Everything That Rises

Un terrible accidente marca para siempre la vida de la familia Clay cuando su hijo de catorce años queda atrapado en una silla de ruedas. Desde entonces, padre e hijo mantienen una relación fria y distante. Tras la subida de impuestos, el primogénito decide apuntarse a un concurso de rodeo y así ayudar económicamente a sus padres. Se trata de una película para televisión que cuenta una dura y emotiva historia en la que se habla sobre la necesaria comunicación que debe predominar entre los miembros de una familia. El actor Dennis Quaid (El día de mañana) protagoniza y dirige el film.

5/10
Inocencia rebelde

1997 | Lawn Dogs

Trent Burns es un joven, solitario y taciturno, que trabaja como cortador de césped en el acaudalado barrio de Louisville, en el que vive la familia de Denvon, una niña de diez años, introvertida y sensible. Denvon querrá convertirse en amiga de Trent, aunque éste al principio se mostrará receloso. Pero la niña a base de esfuerzo y paciencia consigue ganarse su amistad. A partir de entonces Denvon tiene un amigo con quien jugar y compartir sus confidencias. John Duigan dirige este excelente melodrama que ha obtenido diversos galardones en distintos festivales cinematográficos internacionales: Sitges, Montreal y Stockolm. Excelente es el trabajo de los dos principales protagonistas, Sam Rockwell y Kathleen Quinlan. Representa un buen film que toca temas tales como la inocencia y la amistad, todo ello presentado con una impecable fotografía y una buena banda sonora a cargo de Trevor Jones.

7/10
Rosewood

1997 | Rosewood

Historia basada en hechos reales, dirigida por el afroamericano John Singleton, rememora lo acaecido en los años 20 del siglo XX, cuando se produce un linchamiento en una pequeña población negra de Florida, por una falsa acusación. Sólo algunos blancos arriesgarán su vida escondiendo a algunos de los perseguidos.

6/10
Oveja negra

1996 | Black Sheep

Al (Tim Matheson) es un próspero y juicioso político que prepara su candidatura para ser gobernador de Washington. Tiene un hermano llamado Mike Donnelly (Chris Farley), un simpático gordinflón que tiene tan poca habilidad como buen corazón. Mike intenta ayudar a Al, pero lo único que consigue es empeorar su carrera política. Al trata de alejar a su hermano, y le encarga a su auxiliar de campaña, Steve Dodds (David Spade), que cuide de Mike y evite que convierta su carrera política en un desastre. Lo que no se espera es que Mike y Steve se conviertan en una inseparable pareja, tal para cual, que convierten cualquier acción en un desastre. Una comedia llena de las escenas burlescas sobre la vida política que tanto interesan al público norteamericano. Al margen de las ridículas locuras de los dos fantoches protagonistas, la película no es, desde luego, una propuesta como para lanzar cohetes. Para pasar el rato.

4/10
Viejos muchachos

1995 | The Good Old Boys

Hewey Calloway es un vaquero que siempre ha llevado una vida errante. Sin embargo, el país está cambiando a marchas agigantadas, y Calloway se siente necesitado del amor de una familia. Esta producción televisiva supuso el debut como director de Tommy Lee Jones, que ya llevaba 25 años como actor, y acababa de consagrarse un par de años antes, con El fugitivo. Adapta la novela de Elmer Kelton 'The Good Old Boys'.

6/10
Timecop

1994 | Timecop

En un hipotético 2004, los viajes en el tiempo son una realidad. Para controlar que la gente no cambie el pasado a su antojo, el gobierno ha creado una unidad especial de policías temporales. Mientras persigue a un ambicioso senador,  uno de los mejores agentes del cuerpo, Max Walker, se ve involucrado en una gigantesca conspiración criminal. Peter Hyams, especialista en filmes de ciencia ficción como Atmósfera cero, prima la acción y compone un ameno producto de serie B muy superior a la media de las películas de Van Damme.

5/10
Máximo riesgo

1993 | Cliffhanger

Gabe Walker (Sylvester Stallone) es un antiguo miembro del servicio de rescate de montaña. Era muy eficaz en su trabajo, hasta que un desgraciado accidente le hizo apartarse de la profesión. Ahora, un grupo de personas andan perdidas en lo más alto de una peligrosa montaña, Rocky Mountain, porque han sufrido un accidente. Consiguen pedir auxilio por radio, y Gabe Walker debe entrar de nuevo en acción. Pero cuando acude a su rescate, se da cuenta de que en realidad son una banda de criminales que acaban de cometer un asalto en un avión federal. Gabe Walker no sólo debe enfrentarse a ellos, sino también salir con vida de los innumerable peligros de la montaña. Una estupenda película de acción, hecha a la medida de Sylvester Stallone. Cuenta con espectaculares y arriesgadas escenas de escalada en la alta montaña. Recomendable para los aficionados al género.

4/10
Mi primo Vinny

1992 | My Cousin Vinny

Dos jovenzuelos son detenidos bajo la acusación errónea de asesinato. Para defenderse cuentan con su primo Vinny, un mecánico que acaba de terminar Derecho. Film entretenido, destaca Marisa Tomei como la novia de Vinny, un papel que le valió el Oscar.

4/10
Mil héroes al rescate

1992 | Crash Landing: The Rescue of Flight 232

El último boy scout

1991 | The Last Boy Scout

Joe, un detective privado de capa caída, recibe la misión de proteger a una stripper llamada Cory, pero no tarda en ser asesinada y Joe, junto a Jimmy, novio de Cory y ex deportista de élite, se juntan para descubrir quién está detrás del crimen. Todo parece indicar que se trata de un asunto de corrupción entre el dueño del equipo de fútbol y los miembros de la comisión. Cinta de acción con un Bruce Willis en su salsa. El film recuerda a otros títulos del actor como Persecución mortal, o la saga iniciada con Jungla de cristal, donde acción, tiros, persecuciones y corrupción son los ingredientes principales. Willis no decepciona, mezclando sus momentos de valentía y audacia con el empleo de un chiste a tiempo. Como curiosidad de baja calidad hay que decir que es la película donde más se utiliza la palabra 'joder' (hasta 102 veces). Dirige la cinta Tony Scott, hermano de Ridley, y autor de filmes como Amor a quemarropa, Marea roja o Domino.

5/10
Tres fugitivos

1989 | Three Fugitives

Lucas sale de la cárcel después de una larga condena por cometer 14 robos a mano armada. Nada más pisar la calle, entra en un banco que está siendo atracado por Ned, un ladrón novato y bastante torpe, que necesita el dinero para el tratamiento médico de su hija enferma. Ned acaba tomando como rehén a Lucas, pero la policía da por hecho que ambos son cómplices. Aunque Lucas intenta desembarazarse de su captor para tratar de demostrar su inocencia, le conmueve el problema de la hija de Ned. El galo Francis Veber firma la version americana de la comedia rodada en su país Dos fugitivos, sustituyendo a Gérard Depardieu y Pierre Richard por Nick Nolte y Martin Short. Aunque le salió más redonda la primera, ésta tiene su gracia para quienes no la conocieran.

5/10
MacGyver (3ª temporada)

1987 | MacGyver (3ª Season) | Serie TV

Vuelve Macgyver, el agente de las Fuerzas Especiales que con su valentía y gran habilidad logra salir airoso de cada situación de peligro. En la tercera temporada, nuestro héroe debe proteger a un testigo cuya hija y nieto ha sido secuestrada por la mafia. Además, en otro episodio, MacGyver encuentra un barco abandonado que guarda sorprendentes secretos. La tercera temporada regresa cargada de aventura y mucha acción.

5/10
As Summers Die

1986 | As Summers Die

Una mujer negra se vio recompensada por el padre de sus dos hijos, un blanco dueño de inmensas propiedades, con un terreno. El caso es que se descubre petróleo en la propiedad, y la familia de este patriarca pone en marcha todo el dispositivo legal para recuperar ese pedazo de tierra. Drama judicial realizado para la televisión, cuenta con un buen reparto, incluida la ya anciana Bette Davis. Es correcto, pero no apasiona.

5/10
MacGyver

1985 | MacGyver | Serie TV

En esta temporada, MAcGyver se enamora de Nikki Carpenter, una recién llegada a la Fundación Fenix. Finalmente MacGyver y Nikki acaban manteniendo una relación de amor-odio.

5/10
Cuando llega la noche

1984 | Into the Night

Ed Okin (Jeff Goldblum) es víctima del insomnio y se encuentra deprimido debido a sus problemas con su mujer y a su aburrido empleo. Una noche cae sobre el capó de su coche una misteriosa joven, Diana (Michelle Pfeiffer), que trata de huir de una banda de pistoleros árabes. Ed le ayuda a escapar, pero se ve arrastrado a una persecución criminal. Alocada comedia de John Landis (Desmadre a la americana, Un hombre lobo americano en Londres) donde el realizador hace gala de su particular humor, y como suele ser habitual en su filmografía, realiza un cameo, así como otros directores prestigiosos de Hollywood, músicos como David Bowie, o la mítica actriz Vera Miles (Psicosis). Jeff Goldblum (La mosca) y Michelle Pfeiffer (Las amistades peligrosas) demostraron con este filme que eran dos nombres a tener en cuenta para el futuro.

6/10
El hombre más duro

1983 | Tough Enough

Art Long es un cantante de country de medio pelo que un día discute y se pelea con un espectador. Esto llama la atención de un representante que le convence para presentarse a un concurso de aficionados de boxeo. Cuando resulta vencedor y se clasifica, comenzará a plantearse entrar en ese mundo. Dennis Quaid interpreta a un desengañado cantante que de repente encauza su carrera en otra dirección. Le acompañan Warren Oates (Quiero la cabeza de Alfredo García), Pam Grier (Jackie Brown, Bones, Mars Attacks!). Quaid realiza un trabajo aceptable antes de alcanzar mayor popularidad.

5/10
Persecución en Texas

1982 | The Ballad of Gregorio Cortez

La mano

1981 | The Hand

Uno de los filmes más tempranos de Oliver Stone. Cuenta la pesadilla de un dibujante de cómics, que pierde una mano. El miembro amputado comienza a cometer extraños crímenes. Protagoniza el gran Michael Caine.

5/10
El defensor de las ballenas

1981 | A Whale for the Killing

La familia Landon pasa el verano navegando en un barquito. Una tormenta empuja su nave a un pueblecito de pescadores... donde también ha quedado varada una ballena, que no puede volver a alta mar. Charles, el progenitor, logra una comunicación especial con el animal, hasta el punto de defenderlo a capa y espada frente a los lugareños, que consideran una oferta económica de un ballenero que rondaba el lugar. Como inestimables aliados, Charles consigue que le ayuden una doctora y un viejo lobo de mar en la misión de salvar la ballena. Telefilm ecológico más bien simple. Aunque están bien las imágenes de la ballena atrapada y la música de Basil Poledouris, en lo relativo a la trama la arquitectura es mínima, con la cabezonería del protagonista, y la de un tipo que se le opone, en primer término. El maduro lobo de mar no da para mucho, produce lástima ver a Richard Widmark tratando de hacer algo con ese esquemático personaje. Y desde luego la resolución, con las autoridades presentándose en el lugar, deja bastante que desear.

4/10
Desmadre a la americana

1978 | Animal House

Bluto, Nutria, Pinto y Rodaballo son estudiantes de Faber College, una prestigiosa universidad privada. Los cuatro están más interesados en las fiestas que en los estudios. Con este film, John Landis inició el ahora desgastado subgénero de alocadas comedias universitarias.

5/10

Últimos tráilers y vídeos