IMG-LOGO

Biografía

Tommy Lee Jones

Tommy Lee Jones

74 años

Tommy Lee Jones

Nació el 15 de Septiembre de 1946 en San Saba, Texas, EE.UU.

Premios: 1 Oscar (más 2 premios)

Estrella en la madurez

02 Abril 2013

En el cine triunfa por norma general la juventud, y aunque muchos mantienen el estrellato hasta una edad avanzada, no es habitual que salten a la fama actores que ya tienen una cierta edad. Tommy Lee Jones llegó a la cima cuando rodaba los 50. Lo suyo son los tipos duros, muchas veces representantes de la ley en busca de alienígenas y fugitivos varios.

Nacido el 15 de septiembre de 1946, en San Saba (Texas), Tommy Lee Jones es hijo de una policía y un prospector petrolífero que se divorciaron dos veces. A pesar de la desestructuración familiar tuvo una infancia feliz, marcada por su afición a los deportes y una mente privilegiada para los estudios. Muy pronto descubrió su vocación interpretativa, al participar en una representación escolar de "Ricitos de Oro y los tres osos". "Llevaba una capucha de papel con la que parecía un oso. Tenía agujeros para los ojos, pero cuando giré la cabeza no veía nada, me puse muy nervioso y dije mi frase, 'muchas gracias Ricitos de Oro, es precioso'. El salón de actos estaba lleno de padres, alumnos y profesores que se mondaron de risa a mi costa. Así que toda mi carrera de actor surge de ahí, de intentar remendar una y otra vez el error que cometí".

Estudió Arte en Harvard, donde pudo matricularse gracias a una beca. Allí se codeaba con chicos de clase mucho más alta que la suya, como el futuro vicepresidente Al Gore, compañero de cuarto. Juntos formaron una banda de country con el único objetivo de llamar la atención del género femenino. El joven Jones no perdió el tiempo, pues triunfó como estrella del equipo de fútbol americano, y no descuidó los exámenes ni mucho menos, pues finalmente se licenció cum laude.

Decidido a probar fortuna como actor, se mudó a Nueva York, donde en 1969 se subía por primera vez a un escenario con la versión para Broadway de "A Patriot For Me", escrita poco antes por el dramaturgo británico John Osborne. Debutó en el cine haciendo prácticamente de sí mismo, ya que era un estudiante de Harvard, en Love Story, basada en la novela de otro compañero del campus, Erich Segal, que declaró que se había basado en los amiguetes Jones y Al Gore para componer a Oliver, el protagonista.

A finales de los 70 y durante toda la década siguiente, Tommy Lee Jones apareció en diversos títulos televisivos, como el piloto de Los ángeles de Charlie, y el telefilm El poderoso Howard Hughes, donde encarnaba al carismático magnate, cineasta y aviador. En aquella época se prodigaba en el teatro, y rodó numerosas películas de cine, pues fue un recluso que intentaba fugarse en La celda de la violación, un veterano de guerra en El expreso de Corea, barbudo capitán de navío en Los piratas de las islas salvajes, empresario del automóvil en La saga de los Hardeman, mafioso en Lunes tormentoso, y sobre todo el marido de una estrella del country (Sissy Spacek) en la tremendamente taquillera (sobre todo en Estados Unidos) Quiero ser libre. Por este último trabajo, obtuvo su primera candidatura al Globo de Oro al actor protagonista. En Dos hacia California –sobre un ex boxeador que se convierte en compañero de viaje de una prostituta–, Jones comparte la pantalla con Sally Field.

Divorciado de Kate Lardner, hija del guionista Ring Lardner Jr. (El rey del juego), Tommy Lee Jones se unió a Kimberlea Cloughley, madre de sus dos hijos. La sustituyó finalmente por Dawn Laurel, su pareja actual.

Tras A la caza del lobo rojo, Tommy Lee Jones obtuvo su primera candidatura al Oscar, al mejor secundario, por JFK. En el film de Oliver Stone interpretaba a Clay Shaw, empresario vinculado con la CIA acusado por el fiscal Jim Garrison (Kevin Costner) de conspirar para asesinar al presidente Kennedy.

Al año siguiente fue el villano de Alerta Máxima, subproducto de acción al servicio de Steven Seagal. El director, Andrew Davis, quedó tan satisfecho con su trabajo que no dudó en reclutarle de nuevo para su siguiente largometraje, El fugitivo, el film que más ha hecho por la carrera de Tommy Lee Jones. En la adaptación al cine de la popular serie televisiva de los 60 interpretaba al Texas Ranger Samuel Gerard, encargado de la captura del doctor Richard Kimble (Harrison Ford) acusado (injustamente) de asesinar a su esposa. Por su trabajo, obtuvo el Oscar al mejor actor de reparto. Salió a recoger el premio con la cabeza rapada, por exigencias del film que rodaba justo en ese momento, Ty Cobb, en torno a un legendario jugador de béisbol. "El reconocimiento fue muy bueno porque esa noche me divertí y porque a nivel empresarial mejoró mis negocios. También es estupendo para tu ego, porque todo actor busca el reconocimiento, y con el Oscar tienes la sensación de que la industria te aprueba".

Jones volvió a ponerse a las órdenes de Oliver Stone, en El cielo y la tierra, donde se convertía en un sargento enamorado de una nativa durante la Guerra de Vietnam, y en Asesinos natos, donde su personaje intentaba ayudar al detective (Tom Sizemore) obsesionado con librarse de los psicópatas protagonistas (Woody Harrelson, Juliette Lewis). A lo largo de los 90, el actor aprovechó que estaba en su momento de mayor tirón, poniéndose en la piel de Harvey Dent, reconvertido en el monstruoso Dos Caras en Batman Forever, y también protagonizando blockbusters como El cliente, Volar por los aires, Volcano y Men in Black, que conocería dos secuelas. Incluso repitió como Samuel Gerard en U.S. Marshals, una tardía secuela, y se puso a las órdenes de Clint Eastwood, como uno de los astronautas maduros de Space Cowboys.

Gran aficionado al polo, Tommy Lee Jones habla español. "He viajado por México, Argentina y España". Vive lejos del mundanal ruido en un extenso rancho cercano a México, en su localidad natal. "El cine más próximo está a muchas millas de distancia. Allí no me conocen por las películas, jamás me han pedido un autógrafo", ha comentado. En su propiedad rodó secuencias de su debut como director de cine, Los tres entierros de Melquiades Estrada, sobre un tipo obsesionado con trasladar el cadáver de su mejor amigo al lugar del que éste le había hablado varias veces. Obtuvo dos premios en el Festival de Cannes, al mejor actor (el propio Jones) y al guión, obra del mexicano Guillermo Arriaga (Amores perros). Volvió a dirigir en 2011, la producción televisiva The Sunset Limited, adaptación de la obra de Cormac McCarthy, que protagonizó con Samuel L. Jackson.

Volvió a estar nominado al Oscar por su rol como padre en busca de su hijo, un soldado desaparecido en En el valle de Elah. Y aunque le quitó el premio Daniel Day-Lewis (Pozos de ambición), ese año triunfaba en la ceremonia No es país para viejos, de los hermanos Coen, donde Jones se lucía posiblemente mucho más como agente de la ley en busca de otro fugitivo, en este caso un peligroso asesino.

En The Company Men era un trabajador despedido junto a algunos compañeros. En 2012 el intérprete recibió el premio Donostia en reconocimiento a su carrera, y estuvo más activo que nunca, con su papel del general Douglas MacArthur en Emperor, Men in Black 3 y la romántica Si de verdad quieres... Además, rodó Lincoln, de Steven Spielberg, donde dio el do de pecho como el dirigente republicano Thaddeus Stevens, abolicionista radical capaz de poner en su sitio a algún rival demócrata. La Academia reconoció su trabajo con una cuarta candidatura al Oscar.

Tommy Lee Jones se dispone a dirigir y protagonizar The Homesman, con Meryl Streep y Hilary Swank, sobre pioneros en Arkansas a mediados del XIX. "He tenido alguno de mis días más felices cuando ejerzo de realizador", explica el astro.

Oscar
1994

Ganador de 1 premio

Ganador de 1 premio

Ganador de 1 premio

  • Premio Donostia
Filmografía
The Comeback Trail

2020 | The Comeback Trail

Max Barber (Robert de Niro) es un codicioso productor de cine de Hollywood de serie B. Tras el fracaso de su última producción, necesita encontrar un nuevo proyecto que le permita saldar su deuda con un jefe de la mafia local (Morgan Freeman). Decide emprender la producción de una película con escenas de acción de alto riesgo, con el fin de provocar la muerte de su actor protagonista y poder cobrar así el altísimo seguro, solucionando definitivamente sus problemas económicos. El actor elegido para desempeñar el papel protagonista es Duke Montana (Tommy Lee Jones), una vieja estrella deprimida con problemas con la bebida. En definitiva, el blanco perfecto para los planes de Max. Sin embargo, los días de rodaje van transcurriendo y Max no consigue su propósito, sometiendo a Duke a retos cada vez más peligrosos. Paradójicamente, mientras Duke va sobreviviendo escena tras escena, Max, inconscientemente, está rodando la mejor película de su carrera.

Ad Astra

2019 | Ad Astra

Un futuro no muy lejano. Roy McBride ha seguido los pasos de su legendario padre, Clifford McBride, con su dedicación profesional como astronauta. El progenitor dedicó su vida a la búsqueda de vida extraterrestre más allá del sistema solar, pero supuestamente perdió la vida en la misión conocida como Proyecto Lima. Ahora una extrañas tormentas eléctricas están sacudiendo a la Tierra, y todo apunta a que este preocupante fenómeno tiene su origen en Saturno, el lugar donde se perdió el contacto con Clifford años atrás. De modo que encomiendan a Roy viajar a Marte, para enviar desde ahí un mensaje a su padre, en lo que es una misión ultrasecreta. Con apenas media docena de títulos, James Gray ha demostrado ser uno de esos cineastas a los que merece la pena seguir la pista. Tiene un sentido innato de la narración, y no teme tomarse su tiempo, o emplear elocuentes silencios, para contar sus historias. Aunque se inició con cintas policiales (Cuestión de sangre, La otra cara del crimen, La noche es nuestra), pronto quedó claro que le interesaba indagar en los dilemas morales y vicisitudes de las personas, lo que se vio en la cinta romántica Two Lovers, pero también en su mirada a la inmigración al nuevo mundo en El sueño de Ellis, y en la cinta aventurera de exploración de ignotas tierras en Z, la ciudad perdida. Es también el caso de Ad Astra, donde con un guión coescrito con Ethan Gross –apenas conocido por su contribución a la serie Fringe– se mueve como pez en el agua –o nave en el espacio- con una aventura galáctica de ciencia ficción, que presenta elementos que recuerdan al cine de Terrence Malick. No parece casual en tal sentido que el protagonismo recaiga en un excelente Brad Pitt, que también ejerce de productor a través de su compañía Plan B, y que hizo con Malick El árbol de la vida. La película combina sabiamente el drama colectivo –la Tierra corre peligro, el ser humano está en decadencia– con el personal –Roy es un gran profesional, pero está solo, no ha sabido formar una familia, y corre el peligro se seguir los pasos de su padre en su individualismo revestido de preocupación por el bien común–, lo que lleva a la reflexión acerca de la deshumanización de la sociedad –los astronautas que se limitan a cumplir órdenes, sin interrogarse acerca de las razones de sus actos–, y la creciente tendencia al aislamiento, algo paradójico en un mundo tan mediático, donde supuestamente son tan fáciles las comunicaciones, y que contrasta con la búsqueda casi obsesiva de vida extraterrestre. La mirada antropológica abierta a la trascendencia es rica, y gran mérito de Gray estriba en no transitar nunca por caminos tediosos: la voz en off de Roy se introduce con oportunidad y no cansa, y algunos episodios de acción –la parada en la Luna, la atención a una llamada de rescate de una nave...– se convierte en inteligente y no forzado respiro para el espectador impaciente. Pitt sabe sostener la narración, presente en casi todos los planos del film, pero se encuentra bien respaldado por el resto de los actores, claramente en roles secundarios, pero que cumplen a la perfección: Tommy Lee Jones, Liv Tyler, Ruth Negga y Donald Sutherland, los más conocidos, especialmente.

7/10
Desvelando la verdad

2017 | Shock and Awe / The Truth Matters

Película basada en hechos reales, describe cómo la administración de George Bush Jr. se apoyó en la inteligencia que aseguraba la existencia de armas de destrucción masiva en Irak para invadir el país y derrocar a Saddam Hussein. La Casa Blanca contó con el apoyo de la Cámara de Representantes y del Senado, así como de la práctica totalidad de los medios de comunicación, no solo los conservadores como Fox, sino también los liberales como el New York Times. El film pone el foco en Jonathan Landay y Warren Strobel, reporteros investigadores de Knight Ridder, un conglomerado periodístico que servía sus artículos a periódicos de todo Estados Unidos, y que fue el único que desafió la versión oficial recurriendo a fuentes contrastadas para sus informaciones. Los periodistas contaron con el respaldo de su editor, John Walcott, y con la colaboración del veterano corresponsal de guerra Joe Galloway, cuya experiencia en Vietnam dio pie a un libro y a la película Cuando éramos soldados, algo que se menciona en Desvelando la verdad. Rob Reiner vivió su etapa dorada como director en los 80 y lo 90, cuando dirigió títulos tan valiosos como La princesa prometida, Cuenta conmigo, Misery y Algunos hombres buenos. Luego siguió con una carrera algo irregular, de filmes simplemente correctos en el mejor de los casos. En 2017 colaboró con el debutante guionista Joey Hartstone y con el actor Woody Harrelson en A la sombra de Kennedy, que retrataba al presidente Lyndon B. Johnson. De nuevo se repite aquí esta triple colaboración en un film de tintes políticos, bien realizado, que ilustra lo ocurrido, aunque al mismo tiempo resulta un tanto anodino. El film pone el acento en cómo la Casa Blanca se movió por una estrategia geopolítica tras el 11-S muy específica, que pretendía primordialmente trasladar el modelo de las democracias occidentales a Oriente Medio. Tal idea cegó a los dirigentes, capaces de autoconvencerse de lo que fuera para no respetar la soberanía de un país y derrocar a un cruel dictador. Con un resultado trágico en muertos de la población civil y de las tropas estadounidenses; esto último se subraya con el personaje del joven afroamericano que se alista para servir a su país y queda anclado en una silla de ruedas. El film procura ser equilibrado en su denuncia, y combina bien la parte dramatizada de actores –eficaces Harrelson, James Marsden, el propio Reiner, Tommy Lee Jones...– con abundante material documental, bien integrado en la narración, de las declaraciones de los políticos: Bush, Rumsfeld, Wolfowitz, Rice...

6/10
Bienvenidos a Villa Capri

2017 | Just Getting Started

Duke Diver (Morgan Freeman) es el irresponsable manager del Villa Capri, un resort de lujo en Palm Springs. Con un pasado misterioso, Diver es un hacha en asegurarse de que la vida de los residentes de Villa Capri sea una gran fiesta continua. Duke verá peligrar su estatus cuando un encantador exmilitar llamado Leo (Tommy Lee Jones) llega a Villa Capri dispuesto a ser el rey del mambo y compitiendo con Duke por los favores de la recién llegada Suzie (Rene Russo). Pero cuando el pasado de Duke le alcanza inesperadamente, los dos hombres dejarán atrás sus rivalidades y trabajarán juntos para salvar Villa Capri y detener a quien intenta asesinar a Duke.

Criminal

2016 | Criminal

Bill Hope, agente de la CIA en Londres, es asesinado por Xavier Heimdahl, un terrorista español que pretende acabar con todos los gobiernos del planeta. Resulta que la información que Bill poseía sobre el paradero de “El holandés”, quien tiene la llave para llevar a cabo tal catástrofe, ha quedado enterrada en su cerebro. La CIA decide entonces llevar a cabo un experimento: trasladar la información cerebral de Bill a un tal Jericho, presidiario carente de emociones, para poder así encontrar al holandés antes de que lo haga Heimdhal y lleve a cabo sus planes asesinos. Película de acción del director Ariel Vromen, responsable de algunos filmes medianamente estimables aunque poco conocidos, como Danika o The Iceman. Llama la atención el extraordinario elenco de actores que ha conseguido reunir Vromen, más si cabe cuando se trata de una película muy de género, donde el dibujo de los personajes no importa demasiado. Consigue el director imprimir mucho ritmo a la historia, de modo que en el movidito juego del gato y el ratón es complicado aburrirse. Sin embargo, hay una cuestión que limita demasiado el resultado desde el inicio, y es que su premisa de la doble personalidad resulta excesivamente inverosímil, de modo que todo el realismo que se pretende transmitir con la persecución a la que se ve sometido el protagonista y su arco de transformación no acaban de colar. Tampoco el tándem de guionistas formado por Douglas Cook y David Weisberg –que vuelven al cine tras casi veinte años en el dique seco– raya a gran altura. Los diálogos y las reacciones de los personajes son a menudo simplonas y contradictorias, mientras que el desarrollo de la acción incluye simplificaciones bastante tramposillas; tanto rizar el rizo hace escaso favor a la credibilidad. También es una pena contemplar a un desubicado Gary Oldman en esta situación embarazosa, o ver a Tommy Lee Jones de triste comparsa, mientras que lo de Jordi Mollà haciendo de villano de tebeo empieza a rozar el ridículo. Al final, el trabajo más convincente resulta ser el de Kevin Costner, y no precisamente por lo empático de su personaje.

5/10
Jason Bourne

2016 | Jason Bourne

Quinta entrega de la saga Bourne, la cuarta con Matt Damon de protagonista, la tercera dirigida y escrita por Paul Greengrass. Repite gran parte del equipo habitual, o sea Christopher Rouse –montador y coguionista– y John Powell –compositor–, más la actriz Julia Stiles, además de sumarse el director de fotografía habitual de Greengrass, Barry Ackroyd. De nuevo, aunque la base literaria son los personajes de las novelas de Robert Ludlum, y más concretamente su agente de un programa secreto de la CIA Jason Bourne, asesino sin memoria, la guerra fría sigue sustituida por cuestiones de geopolítica de fondo más actuales –la crisis financiera y el estallido social en Grecia, la privacidad en internet y la responsabilidad de las compañías tecnológicas y las agencias de seguridad–, aunque siempre dando preponderancia a la intriga y las persecuciones espectaculares y adrenalíticas. Aquí todo arranca con una Nicky Parsons, antigua compañera de Jason Bourne, que colabora con hackers estilo Julian Assange que publican documentos comprometidos de la CIA que ponen al descubierto prácticas poco ortodoxas. En una de sus incursiones en los servidores de los servicios secretos encuentra información relacionada con Bourne, de modo que contacta con él, que lleva una vida retirada lejos del alcance de quienes le manipularon en el pasado. Su cita en Grecia no termina como debiera, y se pone en marcha una persecución implacable supervisada por el director de la CIA Robert Dewey, quien delega gran parte del operativo en su ambiciosa discípula Heather Lee, aunque guardándose un as en la manga, la intervención clandestina del asesino profesional Asset, quien tiene viejas cuentas personales pendientes con Bourne. Todo coincide con las presiones de Dewey para que el joven y brillante empresario tecnológico Aaron Kalloor le dé acceso a los datos de sus clientes, para llevar a cabo un ciberespionaje que considera imprescindible en los difíciles tiempos que corren. Greengrass y Rouse manejan un guión donde conviven una coherencia narrativa básica con los trazos sencillos de los personajes, una intriga desasosegante y un ritmo trepidante. El director de títulos como Domingo sangriento, United 93 y Capitán Phillips sigue fiel a sus principios de entregar escenas realistas, deudoras de su pasado en el documental, pero, rizando el rizo, o sea, con una espectacularidad completamente hollywoodiense, lo que se nota muy especialmente en los brillantes pasajes griegos y de Las Vegas. Así que el resultado es un film muy entretenido y palomitero, donde todos se toman muy en serio su papel, incluidos los actores recién llegados a la saga, o sea, Alicia Vikander, Tommy Lee Jones, Riz Ahmed y Vincent Cassel.

7/10
Mechanic: Resurrection

2016 | Mechanic: Resurrection

De cara a dejar atrás su pasado como asesino a sueldo, Arthur Bishop rehace su vida en Brasil. Pero un enemigo del pasado secuestra a Gina, su nuevo amor, para chantajearle de cara a que vuelva a ejercer su siniestra profesión. Deberá eliminar a tres traficantes de armas en diferentes países. Secuela de la nueva versión de Fríamente… sin motivos personales, ya de por sí era más ligera que el original, pues el personaje central no parecía humano, carecía de remordimientos por sus dudosos actos, como Charles Bronson en la cinta de 1972. Pero al menos contaba como base con el correcto guión de aquélla. Aquí ni eso, pues el director Dennis Gansel, responsable de la excelente La ola, no parece haberse tomado en serio el proyecto, imprimiendo un tono humorístico. Por supuesto, ofrece todo lo que los incondicionales de Jason Statham esperan, esto es explosiones y porrazos a mansalva, sin que nada parezca creíble. Desaprovecha a Michelle Yeoh, y a Tommy Lee Jones, casi irreconocible con gafas oscuras, cuyas apariciones son casi un cameo.

4/10
Deuda de honor

2014 | The Homesman

A Tommy Lee Jones director –que aquí también tiene protagonismo actoral– le gusta el western singular, que puede tener resonancias existenciales para sus coetáneos: lo demostró con su peculiar Los tres entierros de Melquíades Estrada, y vuelve a hacerlo con Deuda de honor, donde a primera vista lo más llamativo es el protagonismo femenino. Esto último tampoco es algo que él invente, pues filmes como Johnny Guitar, 40 pistolas, Valor de ley en sus dos versiones, o Caravana de mujeres contaban con mujeres fuertes en lo que es un género que se considera genuinamente masculino. Aquí el film sigue a la solterona Mary Bee Cuddy, que vive sola en un pueblo de Nebraska sacando adelante su granja como puede, se trata de una existencia dura, en la que le ayuda ser una persona de fe. Otras mujeres no llevan la vida en el salvaje oeste con tanta entereza como ella, hasta el punto de que tres, que han enviudado o sobrellevan otras desgracias familiares, han enloquecido. En una reunión en la iglesia, acuerdan conducirlas al este, donde podrán recibir la atención que requieren. Mary Bee asume el reto, y en la tarea le va a ayudar Briggs, un buscavidas al que salva de un linchamiento. Será un viaje largo e incómodo, donde chocan los caracteres de ambos, aunque de alguna manera cada uno aprende del otro, van convergiendo. Deuda de honor adapta una novela de Glendon Swarthout, y su visionado resulta algo incómodo, parece difícil empatizar con los dos personajes protagonistas y sus respectivos aires de superioridad, ella desde su rigidez moral, él desde su posición de hombre de mundo. Tommy Lee Jones carga las tintas en la paradójica postura de unos personajes que se muestran generosos en su innegable egocentrismo. En los duros pasajes que muestran la locura y las decisiones en que está en juego la vida de las personas, algunos muy violentos y desagradables, domina un existencialismo amargo y pesimista, una suerte de fatalismo desesperanzado cercano al absurdo. Aunque se logra cierto ritmo, también puede detectarse un cansinismo circular y reiterativo, variaciones sobre la misma idea, esto es lo que le toca al ser humano, viene a decirse. Aunque hay un puñado de actores conocidos en el film, la presencia de Meryl Streep y Hailee Steinfeld es anecdótica, los reyes de la función son el propio Lee Jones y Hilary Swank, que componen bien a sus personajes, dentro de la limitación con que están trazados.

5/10
Malavita

2013 | Malavita

Más de uno se preguntará qué ha sido del Luc Besson realizador, pues desde la fallida Juana de Arco (1999), poco se sabe de él, pese a que ha rodado las inéditas en España Angel-A y The Lady, y la trilogía iniciada con Arthur y los Minimoys, destinada al público infantil. Continúa, eso sí, prodigándose como productor con películas por lo general excesivamente ligeras, como Colombiana, Transporter, Bandida, casi siempre prescindibles, a excepción de Venganza, y poco más. En Malavita, el realizador galo vuelve a ser el que era cuando dirigió León, el profesional, donde mezclaba bastante bien el thriller con la comedia. Giovanni Manzoni, capo de la mafia que ha testificado contra los suyos, se ha acogido con su esposa y sus dos hijos al programa de protección de testigos, por lo que el clan acaba con identidades falsas en un pueblecito de Normandía Lleva a la pantalla una novela de Tonino Benacquista. El propio Besson ha escrito el guión, asistido por Michael Caleo, no por casualidad autor de algún guión de Los Soprano, con los que este film tiene puntos en común. No en vano, presenta a personajes típicos de la mafia enfrentándose a su manera a situaciones cotidianas, si bien en esta ocasión en clave muy cómica, con momentos hilarantes. Como era de esperar, Besson le saca mucho partido a la contraposición entre la Francia de donde procede, y el mundo de sus personajes, sacados del cine de Hollywood que tanto admira y tan bien imita. Recupera con mucho humor el tema central del cine de mafiosos desde que Howard Hawks rodara Scarface, el terror del hampa, en 1932, la tentación de saltarse a la torera las normas morales para superar los obstáculos, aunque en este caso éstos sean bastante mundanos: el fontanero abusivo, la reunión con vecinos insoportables, el enfrentamiento con los matones del instituto... Aunque a veces resulte excesivo, Robert De Niro sobresale en el reparto de Malavita, demostrando de nuevo que se toma con mucho humor a sí mismo, y a los personajes de gángster en los que en cierta manera se le ha encasillado, como hizo en Una terapia peligrosa. Por su parte, la cada vez más cara de ver Michelle Pfeiffer deja al espectador con ganas de que se pasee más por la pantalla. Tommy Lee Jones realiza un trabajo correcto, pero su personaje apenas tiene presencia. Quizás Malavita resulta a ratos excesivamente irreal y disparatada (véase la reacción de un sacerdote que confiesa a la madre, o cuando esta última vuela con suma facilidad un supermercado). Otros momentos, de tan delirantes, tienen mucha gracia, como cuando el personaje de De Niro acude a una proyección cinematográfica de una película inesperada.

6/10
Emperador

2013 | Emperor

Una buena muestra de cómo el cine puede ayudar a dar lecciones de historia. Basada en hechos reales, Emperador arranca al final de la Segunda Guerra Mundial, cuando Estados Unidos ejerce un protectorado sobre el derrotado Japón, y duda acerca de si el emperador Hirohito debería jugar un papel en la reconstrucción del país, manteniendo su cargo aunque despojado de su supuesto rango divino. Esta posibilidad depende del dato decisivo de si Hirohito ha estado involucrado en hechos susceptibles de ser considerados crímenes de guerra, y del papel que ha jugado a la hora de buscar una salida al conflicto bélico. El general Douglas MacArthur, al frente de las tropas de ocupación, confía al general Bonner Feller la investigación de los hechos, sabedor de que ciertos vínculos afectivos le unen a Japón, país que conoce bien, gracias a una relación amorosa del pasado. Se ve que Peter Webber es aficionado a tratar temas históricos a la hora de hacer películas, pues en La joven de la perla abordaba la figura del pintor flamenco Johannes Vermeer, imaginando las circunstancias que dieron pie al célebre cuadro que da título al film. También en Emperador emplea la lente de aumento para trata un "pequeño" asunto relativo a la Segunda Guerra Mundial, el modo en que se dilucidó el destino de Hirohito y la condición de emperador de Japón. La idea es interesante, y da lugar a pasajes apasionantes, especialmente el histórico encuentro de MacArthur con el emperador, magnífico clímax muy bien recreado, con un inmenso Tommy Lee Jones dando vida al carismático militar. E incluso teniendo muy poca presencia en pantalla, Takataro Kataoka está muy bien encarnando a Hirohito. Si la lección de historia es apasionante –recogida de testimonios de distintos personajes que han visto a Hirohito en acción durante la guerra–, donde la película no acaba de funcionar es en el esfuerzo para dar a Feller motivaciones a su investigación. Pues su antiguo idilio con una japonesa no aparece bien trenzado ni tiene toda la carga emotiva que sería de desear, e incluso sugiere comportamientos sorprendentes –evitar bombardear durante la guerra el lugar donde podría estar su amada–, que reales o no, resultan difíciles de aceptar en el marco de la trama del film. Matthew Fox hace un notable esfuerzo interpretativo, pero su personaje se nos antoja algo frío.

5/10
Si de verdad quieres...

2012 | Great Hope Springs

Kay y Arnold llevan más de 30 años casados. Los hijos ya volaron del nido, y el matrimonio subsiste por la simple rutina, todos los días son iguales y sin alicientes, y los intentos de ella por avivir la llama del amor son infructuosos. Atraída por su best-seller para tratar crisis conyugales, Kay pide cita con el doctor Feld en su consulta en un pequeño pueblo de Maine, en lo que serán una especie de minivacaciones. Arnold accede a regañadientes, y la pareja se verá sometida a una terapia inusual. Una película que despista, aunque encaje bien en la filmografía de David Frankel, responsable de El diablo viste de Prada y Una pareja de tres. El guión de Si verdad quieres... se debe a la televisiva Vanessa Taylor, que ha intervenido en series como Alias, Everwood y Juego de tronos, aunque la más cercana a lo que se cuenta en este film es la subida de tono Dime que me quieres. Contiene sin duda pasajes de comedia y cuenta con la presencia del cómico Steve Carell, pero Si verdad quieres... está más cerca del drama por el distanciamiento matrimonial que se describe, que se diría casi insalvable. La idea de que un matrimonio con problemas siga unos ejercicios propuestos desde el exterior para volver a empezar recuerda a Prueba de fuego. Aunque quizá la principal diferencia con ese film sea que el enfriamiento del amor se viene a achacar de modo eminente a unas relaciones sexuales insatisfactorias (ciertamente se apuntan también otras causas, pero siempre en segundo plano, por lo que el alcance de la propuesta es menor). Y aunque es obvio que el buen encauzamiento la sexualidad en un matrimonio es importante, e incluso esencial, el peso que se le da en lo relativo a la crisis resulta excesivo, se confunden los efectos con las causas, y sólo cabe explicarlo por dos razones: el contexto de una sociedad hipersexualizada que da tanta importancia a fantasías, placeres solitarios y “prácticas” menos convencionales, y los pasajes supuestamente divertidos a que pueden dar pie dos personajes que en esta materia son bastante pudorosos. Lo mejor de Si verdad quieres... son sin duda Meryl Streep y Tommy Lee Jones, dos actores inmensos, que encarnan a la perfección a sus dos personajes: su día a día con el piloto automático, y el “terremoto” emocional que empiezan a experimentar en sus vidas tras acudir a la consulta del doctor. Carell se limita a cumplir como provocador con su papel pasivo de aparente “mosquita muerta”, donde su rostro levemente irónico basta para los propósitos de la trama.

5/10
Lincoln

2012 | Lincoln

Enero de 1865. Estados Unidos lleva cuatro años desangrándose en una terrible guerra civil después de que los estados del Sur proclamaran su secesión de la Unión. En ese tiempo el presidente Abraham Lincoln ha declarado la emancipación de los esclavos arrogándose poderes especiales en tiempos de guerra, y acaba de ser reelegido para ocupar de nuevo la Casa Blanca. La lucha fraticida podría estar llegando a su final, pues las autoridades del Sur desean negociar una paz honrosa; pero Lincoln tiene intención de lograr antes la votación en el Congreso de la décimotercera enmienda de la Constitución, que aboliría de una vez por todas la esclavitud; el desafío consiste no sólo en lograr los apoyos políticos necesarios –cuenta con los republicanos de su partido, pero debe ganar votos entre los demócratas–, sino en el dilema de posponer la polémica votación, para llegar a la paz cuanto antes, lo que dejaría sin resolver la cuestión esclavista. Formidable lección de historia a cargo de Steven Spielberg, que maneja en Lincoln un solidísimo guión de Tony Kushner, quien ya escribió para el director el libreto de Munich, y que aquí parte del libro de Doris Kearns Goodwin “Team of Rivals: The Political Genius of Abraham Lincoln”. Sorprende la fuerza de una película muy discursiva, con numerosos personajes y abundante información histórica, sin apenas desahogos que amplíen el lienzo y que se considerarían muy razonables, ya sea a través de los campos de batalla, o de los discursos memorables de corte épico. A veces uno tiene la sensación de estar siendo testigo directo de la historia, pero una historia que es un drama muy íntimo y personal, sin concesiones a la lágrima fácil o la emoción impostada. Y sin embargo, oh, paradoja, hay espacio para la épica, pera la lágrima y para la emoción. Spielberg consigue que el ejercicio de la política parezca algo grande en Lincoln; no obvia que es necesario negociar, comprar voluntades, ejercer la persuasión de modo diferentes con personas diferentes. Aquello de que “la política es el arte de lo posible” se entiende en las concesiones que unos y otros deben hacer, la necesidad de tragarse el orgullo, pero también de intentar lo imposible para hacerlo posible. Y en medio de las decisiones de trascendencia histórica, donde están en juego los grandes conceptos, la igualdad entre los hombres que radica en su igual naturaleza otorgada por el Creador, blancos o negros, hombres o mujeres... se encuentra lo personal, la esposa amantísima pero con problemas mentales, el hijo que desea cumplir con su papel en la guerra y no limitarse a ser... el hijo de su padre. Probablemente nunca ha sido Spielberg mejor director de actores que en este film, donde nadie parece actuar, tan naturales son las interpretaciones de todo el reparto, empezando por ese prodigio de la naturaleza llamado Daniel Day-Lewis, transfigurado en Abraham Lincoln, con una modestia y humildad deslumbrantes. No hay villanos ni personajes caricaturescos, y están muy bien introducidos los personajes negros, su presencia no parece forzada. Resulta una maravilla la composición de los planos, la dirección artística, naturalista, se diría que se ha rodado con luz disponible, que nada está iluminado artificiosamente, en el Congreso, en la Casa Blanca, o en esos exteriores sucios, donde vemos la crudeza de la guerra, o el deambular de unos y otros. Películas como Lincoln, sencillamente, dignifican la profesión cinematográfica.

9/10
Men in Black III

2012 | Men in Black III

Tercera entrega de la saga de los “hombres de negro”, dirigida una vez más por Barry Sonnenfeld. El argumento se centra ahora en una ancestral rivalidad entre un malvado alienígena llamado Boris el Animal y el duro agente K. Tras escapar de la prisión donde ha permanecido 30 años, Boris viajará al pasado para matar a K, que es el hombre que le condujo a la cárcel y que le seccionó uno de sus brazos. Men in Black III mantiene todas las constantes de las anteriores películas de la saga, entre ellas las diferencias de carácter entre el pavisoso Agente K (Tommy Lee Jones) y el locuaz agente J (Will Smith), diferencias aquí convertidas en clave de la trama, pues pueden ser consecuencia de un suceso secreto ocurrido en el pasado. Sonnenfeld sigue por otro lado aportando frecuentes golpes de humor, apariciones de alienígenas rarísimos y, por supuesto, estudiadas dosis de acción. Sin embargo, el resultado no pasa de entretenido y es claramente inferior al de las dos anteriores películas. Esto puede deberse a que los gags apenas sorprenden pues se basan en un planteamiento fantasioso que da muestras de estar agotado: falta inspiración y los chistes de Will Smith suenan enlatados, repetitivos. Esa sensación también aumenta porque el tono general quiere ser, en este caso concreto, un poco más serio, debido al propio argumento ideado por un equipo de cuatro guionistas diferentes. Y a la postre esa elección de aportar gravedad al asunto se revela un error. De todas formas, en Men in Black III hay momentos que funcionan, claro está, como la escena en la que se desenmascara a Andy Warhol, el panorama histórico-visual de la caída desde el Chrysler Building y algún otro. Por otro lado, la acción está muy bien rodada, aunque es más escasa que otras veces y a decir verdad el 3D tampoco ayuda mucho a ensalzarla. En cuanto al reparto, se incorpora Josh Brolin (No es país para viejos) en el papel de K en su juventud. El actor es una elección perfecta pues parece una réplica sin arrugas del pétreo agente K. Y también destaca la gran Emma Thompson, cuyo mínimo papel también tiene sus secretos y además regala uno de los gags más tontorrones y tronchantes de la película.

4/10
Capitán América: El primer Vengador

2011 | Captain America: The First Avenger

Creado en 1941 por Joe Simon y Jack Kirby, no es la primera vez que el Capitán América –uno de los personajes emblemáticos de la editorial Marvel– visita las pantallas, pues tuvo su propio serial a manos de la productora Republic, en los años 40. En 1990, mucho antes de la actual moda del cine de superhéroes, fue objeto de una infame adaptación, con Matt Sallinger interpretando al protagonista, que tras su fracaso en EE.UU. en algunos países como España se editó directamente en vídeo. Steve Rogers es un joven escuchimizado, que logra entrar en el ejército, a pesar de su deficiente forma física. Durante los entrenamientos suple sus carencias atléticas a base de buena voluntad, determinación y arrojo. Un profesor responsable de un programa científico que tiene como objetivo crear un supersoldado mediante avances químicos, está convencido de que Rogers es ideal para someterse a la primera prueba, pues cree que lo importante es que el candidato sea alguien de nobles ideales, capaz de sacrificarse por los demás. El experimento sale bien, pero Rogers tendrá que enfrentarse a Cráneo Rojo, un agente nazi con planes siniestros. Veinte años después de Rocketeer, basada en un cómic sobre otro superhéroe que combatía a los nazis, Joe Johnston se encarga de la adaptación al cine de las aventuras de uno de los más famosos personajes de las viñetas estadounidenses. Este nuevo film tiene puntos en común, pues también se desarrolla en tiempos de los nazis y el protagonista se convierte en superhéroe con ayuda de la ciencia. Como en aquélla, Johnston aprovecha el encanto de mezclar la estética "retro" de la época con elementos de fantasía y cachivaches de ciencia ficción irreales. Como es habitual, el director de Jumanji y Parque Jurásico III toma como modelo el cine de Steven Spielberg, y sus peleas con nazis se inspiran en En busca del arca perdida, al tiempo que la banda sonora es de Alan Silvestri, notable discípulo de John Williams, el compositor habitual del Rey Midas. Se quita Johnston la espina de El hombre lobo, su anterior trabajo, uno de los más decepcionantes de su carrera. A pesar de su asumida ligereza, y de que resulta imposible destacar frente a tanta competencia superheroica, se trata de un film correcto, con la suficiente espectacularidad, en cuyo reparto destaca un camelónico Hugo Weaving, como el malvado Cráneo Rojo. Introduce algún acertado golpe de humor y como era de esperar, el final entronca con la próxima película de "Los Vengadores", supergrupo del que forma parte el personaje.

6/10
Al borde del suicidio

2011 | The Sunset Limited

Un hombre evita en el último momento que otro se suicide tirándose a las vías del metro. Desde ese instante ambos inician una intensa y profunda relación basada principalmente en numerosas discusiones de carácter ideológico.  La película, estrenada en televisión, cuenta con dos únicos actores, Samuel L. Jackson (El protegido) y Tommy Lee Jones (No es país para viejos), y ambos realizan excelentes trabajos interpretativos. Dirigida por el segundo, el film narra el encuentro entre dos hombres totalmente distintos: uno cree en Dios, el otro no, lo cual viene a marcar toda su existencia. Cada uno expone sus ideas acerca del sentido o el sinsentido de la vida, lo que merece la pena y lo que no, etc., en una interesantísima conversación dialéctica que va "in crescendo" en intensidad. El guión está escrito por el popular novelista Cormac McCarthy, autor de El consejero y las novelas en las que se basaron The Road y No es país para viejos.

6/10
The Company Men

2010 | The Company Men

Aunque su nombre no es demasiado conocido, John Wells es un peso pesado de la televisión. Ha sido productor ejecutivo y guionista de series de altura, como El ala oeste de la casa blanca y Urgencias, cocreador de la serie Turno de guardia, e incluso ha llegado a ser presidente del Sindicato de Guionistas de la Costa Oeste. En esta ocasión, Wells debuta como director de largometraje con un film también escrito por él que explora las consecuencias de la crisis económica internacional. Casualmente, la trama es una especie de versión americana de Los lunes al sol, pues sigue los pasos de varios trabajadores de los astilleros que se quedan en el paro. La diferencia con el film de Fernando León de Aranoa es que los protagonistas son ejecutivos de sólida posición. La cinta dedica más tiempo a Bobby Walker (Ben Affleck), acostumbrado a jugar al golf, y a presumir de Porsche, que tras encontrarse repentinamente en la calle tiene que acostumbrarse a reducir gastos, se da cuenta de que no se lo rifan las otras empresas como imaginaba en un primer momento, y hasta tiene que reconvertirse ocasionalmente en obrero de la construcción al aceptar un trabajo con su cuñado (Kevin Costner). La cinta también sigue el periplo de uno de sus compañeros, Phil Woodward (Chris Cooper), que aunque dura un poco más en la empresa también acaba despedido, y de Gene McClary (Tommy Lee Jones), su jefe, que también acaba fuera. Se nota la procedencia televisiva del cineasta, pues la realización es más propia de un telefilm de sobremesa. Todo resulta excesivamente convencional y previsible. Los personajes son planos, aunque les insuflan bastante vida los actores, ya que Wells ha contado con un reparto de excepción en el que sobresalen, como era de suponer, Chris Cooper y Tommy Lee Jones, aunque sus personajes están desdibujados. En cualquier caso, la cinta cumple sus objetivos, y avisa de las consecuencias de obsesionarse con las apariencias y el dinero. Además, acaba resultando muy positiva en su reivindicación de la unidad familiar en tiempos duros, y en su reflexión sobre la necesidad de ingeniárselas para seguir adelante como sea.

5/10
En el centro de la tormenta

2010 | In the Electric Mist

La Luisiana posterior al huracán Katrina. El policía Dave Robicheaux investiga la salvaje muerte de una joven prostituta, todo apunta a que anda suelto un asesino en serie. Los hechos coinciden con un rodaje cinematográfico en la zona, que implica a celebridades, y que tiene asociado en la producción a un indeseable criminal local. Curioso film en inglés del francés Bertrand Tavernier, que adapta una novela de James Lee Burke. La protagoniza un sólido Tommy Lee Jones, que últimamente parece abonado al papel de policía cansado de enfrentarse cotidianamente a los peores horrores de que es capaz el ser humano, piénsese en No es país para viejos. En su caso tal agotamiento parece que lo intensifica el pensar qué mundo va a dejar a su hijita adoptada, de origen salvadoreño. El film, que compitió en Berlín en 2010, ha recortado metraje en la versión que aquí comentamos. Sea como fuere lo cierto es que no se trata de un film logrado, la trama avanza a veces a trompicones. Sucesos como el secuestro de la niña suenan a recurso melodramático barato, o no están bien engarzados, como es el caso de la muerte muchos años atrás de un hombre negro. Tienen cierta gracia las escenas oníricas, en que Dave habla con el espectro de un general sudista, y que intentan subrayar la vigencia de cierto espíritu caballeroso sureño, frente a la violencia atávica que nunca acaba.

4/10
En el valle de Elah

2007 | In the Valley of Elah

Otra película más de las muchas por llegar sobre la guerra de Irak. La dirige Paul Haggis, y aunque no alcanza el nivel de su oscarizada Crash, es un título valioso, bien resuelto y con momentos conmovedores. La película sigue a Hank, un antiguo policía militar, al que comunican que su hijo Mike, un marine destinado en Irak que había regresado a Estados Unidos, no se ha presentado de vuelta a su cuartel. Temiendo que se haya metido en algún lío, Hank viaja a Fort Rudd, y una retahíla de dolorosas realidades van a convencerle de que su país está aquejado de una grave dolencia moral. Haggis entrega una historia inteligente, que inicialmente sigue las convenciones del thriller de investigación en ambientes militares, piénsese en títulos como Algunos hombres buenos, Basic, En honor a la verdad, La hija del general… Pero el cineasta sabe dar otra vuelta de tuerca a la cosa, para hablar de los efectos que tiene la guerra en Irak en unos jóvenes que en principio son buenos chicos, pero que terminan convertidos en unos tipos insensibles, embrutecidos, hundidos en la violencia, la droga y el sexo, para los que la noción de que la vida es algo sagrado ha perdido validez. Esa bandera de Estados Unidos izada al revés dice mucho, Haggis se las arregla para, sin aspavientos, criticar la política de la administración Bush en Irak y la indiferencia de sus conciudadanos, y hacer una llamada de urgencia al cambio. ¿Es injusto Haggis en lo que dice? El caso terrible y sembrado de detalles sórdidos que cuenta, que se dice inspirado en hechos reales, puede conducir a la generalización. La guerra embrutece siempre, pero se diría que el miedo a los atentados que caracteriza a la actual, la presencia del terrorismo, convierte “impepinablemente” a todos sus protagonistas en desalmados. Y Haggis parece decir que esto es más la norma que la excepción. Tommy Lee Jones está genial con su rostro rocoso, que cada vez le acerca más a un Clint Eastwood envejecido. Su personaje resulta clave como guía del descenso a los infiernos que propone el film, porque él es un patriota, ama a su país y a su familia, cree en Dios. Es un gran profesional –cuántas chapuzas saca a la luz en el trabajo de la policía, y qué bien construida está la relación con la inspectora–, sobrio –qué bonito el detalle de cómo “plancha” los pantalones, o recomienda la medias contra el frío–, enamorado de su mujer.

7/10
No es país para viejos

2007 | No Country for Old Men

En algún lugar de la frontera entre Estados Unidos y México, no muy lejos de Río Grande... Una operación de narcotráfico ha terminado en río de sangre, compradores y vendedores no han sabido entenderse... Al desértico lugar donde realizaban el intercambio llega por casualidad Llewelyn Moss, un peón soldador, y encuentra cerca a un tipo recién fallecido que tenía consigo un maletín con dos millones de dólares. La tentación de quedárselo es demasiado grande, aunque Llewelyn no es un ingenuo. Desde el momento en que deja desgraciadamente una pista que permite identificarle, un sádico asesino al servicio de los narcos, Anton Chigurh, le pisa los talones. Pero decide afrontar el riesgo de retener el dinero. Así que pide a su esposa que se vaya a casa de su madre, mientras intenta aguantar él solito la caza de que empieza a ser codiciada presa. Al tiempo, también el sheriff local, Ed Tom Bell, miembro de una familia con varias generaciones al servicio de la ley, intenta dar con su paradero.Extraordinaria película de los hermanos Joel y Ethan Coen, quizá la mejor de su valiosa filmografía, y prueba de la plena madurez que han alcanzado como cineastas. No es que antes hubieran dejado de demostrar su talento, allí están títulos tan redondos como Muerte entre las flores o Fargo. Pero es cierto que les podía su vertiente gamberra, se hacían demasiado reconocibles con sus bromas y su estilo visual. En la obra del escritor Cormac McCarthy han encontrado temas y personajes con los que pueden identificarse, y con los que, en efecto, se han identificado. Así que se benefician de la gran humanidad con que McCarthy pinta a sus personajes de la frontera, tipos lacónicos, habituados a la vida dura; y de algún modo depuran lo que en otros de sus filmes resulta exagerado. Y la combinación Coen-McCarthy resulta perfecta. Porque hablar de una historia con asesinos pasados de rosca (estupendo Javier Bardem, y también Woody Harrelson, con menos presencia), y tipos duros, supervivientes natos (los personajes de los magníficos Josh Brolin y Tommy Lee Jones, uno al que atrae el dinero, pero que tiene un código moral que le lleva, por ejemplo, a llevar agua a un tipo al que dejó malherido, el otro con un claro sentido de la justicia, pero cansado de ver cómo el mal y la crueldad dominan con frecuencia el mundo), es hablar claramente del universo Coen; pero la aproximación por la senda McCarthy ayuda sobremanera a la credibilidad de lo narrado. Y no sólo en los protagonistas, sino también en tipos humanos de la América profunda, un vendedor, el encargado de un motel... Gente corriente y moliente, que se suelen ver poco en las películas, y a la que los Coen ya se habían acercado en títulos como Fargo.Resulta increíble la impecable caligrafía cinematográfica que presenta este trabajo de los Coen. La historia salta de uno a otro personaje con naturalidad, y la tensión del "duelo", por así decir, entre Llewelyn y Anton, alcanza niveles altísimos, ya sea en medio del desierto, esa dinámica persecución hasta el río; en el motel de carretera; o en México. Hay violencia, dura e impactante, desagradable si se quiere, aunque tampoco se busca el regodeo. Funciona muy bien la sobriedad de los personajes, e incluso el que se prestaba más al histrionismo, el de Bardem, está contenido en su justo punto. Hay reflexiones apuntadas, sobre la libertad y la responsabilidad (esa moneda caprichosa de Anton no le exime de lo que es una crueldad salvaje y deliberada), el anhelo de un hogar tranquilo, y la implantación de un orden justo que no llega. Incluso se alude al universal deseo del encuentro con Dios en la vida de uno, del que se aguarda a veces a que haga su aparición cuando uno ya es de edad avanzada, quizá olvidando que ese encuentro tiene algo de búsqueda, que no puede dejarse a la pura providencia, aunque ésta cuente, y mucho.

9/10
El último show

2006 | A Prairie Home Companion

Tiene algo de premonitorio que justamente El último show cierre la filmografía de Robert Altman. No sólo por el título español de la película, sino porque la entera trama está atravesada de nostalgia –allí está el tema musical “Coming Home”, “volver a casa”, por ejemplo– y de un anhelo de felicidad, y porque se encuentran bien presentes los temas del paso del tiempo, y de la muerte. Se trata, desde luego, de un dignísimo broche de oro a la carrera de un cineasta, que arranca con un hermoso plano de lo que parece ser un cielo estrellado; el espectador descubre asombrado que se trata del reflejo de un charco en el asfalto de una calle, donde se sitúa el Fitzgerald Theatre, lugar desde donde se hace un programa radiofónico en vivo, el “A Prairie Home Companion” del título original. En la ciudad de St. Paul, Minnesota, se diría que el tiempo se ha detenido, tal es la sensación que desprende un espectáculo de otra época, donde en un ambiente agradablemente familiar se suceden las actuaciones musicales al más puro estilo ‘country’, entregadas entre cuña y cuña publicitarias. Pero las cosas están a punto de cambiar. Una gran empresa texana ha comprado el teatro, y la noche en que transcurre el film va a ser la del último show. Firma el guión, y tiene un papel dentro de un fabuloso reparto coral, Garrison Keillor, que se inspira en su propio show radiofónico, que se llama precisamente “A Prairie Home Companion”. Sorprende la facilidad de Robert Altman para desplegar una historia en la que aparentemente ocurren pocas cosas, y donde se suceden elementos que se dirían pertenecientes a géneros muy diversos, servidos en feliz mezcla. Guy Noir, el narrador, (Kevin Kline) es un peculiar detective deudor de la serie negra, que se diría salido de una novela de Hammett o Chandler; los vaqueros Dusty (Woody Harrelson) y Lefty (John C. Reilly), ponen la nota humorística, y en un momento dado, a modo de protesta, deslizándose por el filo de la navaja del mal gusto; las hermanas Yolanda y Ronda Johnson (Meryl Streep y Lily Tomlin), y Lola (Lindsay Lohan), la hija de la primera, subrayan el capítulo de nostalgia; G.K. (Gerrison Keillor) se interpreta a sí mismo, y es el fiel exponente de la profesionalidad impasible, “el espectáculo debe continuar”; el empresario paleto (Tommy Lee Jones), frío e implacable, no se inmuta ante su labor de liquidar el espectáculo, y un busto de Francis Scott Fitzgerald es como un silencioso reproche, que no sabe escuchar; e incluso está el onírico personaje de Virginia Madsen, una bella y misteriosa mujer, ángel de la muerte que, sorprendentemente, no chirría. De un modo muy agradable discurre la narración, sin aspavientos ni reivindicaciones “de pancarta”. Se habla de una cultura del entretenimiento para muchos “demodé”, de un ambiente profesional donde existe el aprecio auténtico por “el otro”, y donde incluso las canciones parecen apelar a una Arcadia feliz, a veces hasta convertirse en auténticas plegarias, que añoran esas verdes praderas donde uno se puede recostar. Es un film muy Altman, pero desprendido del cinismo que a veces ha caracterizado su cine, con muchos personajes bien perfilados, donde se permite el lucimiento de algún elegante plano secuencia. Y se diría que los actores se lo han pasado en grande rodando, acompañados de auténticos profesionales de la radio, como el ruidista, que da pie a una de las escenas más divertidas del film, en que apoya un momento de improvisación iniciado por G.K. y continuado por las hermanas Johnson.

7/10
Los tres entierros de Melquiades Estrada

2005 | The Three Burials Of Melquiades Estrada

El actor Tommy Lee Jones debuta en la dirección –y se reserva un papel protagonista– con un guión de Guillermo Arriaga (Amores perros, 21 gramos) que presenta esa estructura fragmentada, espacial y temporalmente, a la que tanto apego tiene, y que espolea el interés del espectador. El film arranca con el hallazgo del cadáver cosido a tiros de Melquiades Estrada, inmigrante ilegal mexicano que trabajaba con Pete Perkins en un rancho. La descripción de los escasos esfuerzos de las autoridades locales por esclarecer el caso se alternan con las pinceladas de la vida sin vida de Mike Norton, un patrullero de la frontera recién incorporado a su puesto. Cuando Pete resuelve por su cuenta el caso, asume una misión insólita con un punto macabro: obligar al asesino a llevar con él el cadáver de Melquiades, para que descanse en paz en suelo mexicano: un auténtico ‘viaje del héroe’, con oportunidad para la redención. Sorprende el pulso narrativo del primerizo Jones, que cuenta con eficacia lo que pretende, arranca un buen trabajo al reparto e integra el paisaje en la historia de modo notable. Su talón de aquiles es el limitado horizonte vital de sus cuidados personajes, que no llega a abrirse en exceso. Resulta asumible que Mike sea un completo cafre, que aplica mano dura a los ilegales, y para el cual su esposa es un mero objeto decorativo. Pero Pete no llega a ser el pretendido personaje ‘bigger than life’, que hará lo que sea por cumplir la última voluntad de su amigo muerto: sus limitaciones son patentes, también en sus francachelas, revestidas de falsa camaradería masculina. No obstante, el tándem Jones-Arriaga logra dotar a la historia de un patetismo conmovedor.

6/10
El hombre de la casa

2005 | Man Of The House

Simpático trabajo de Stephen Herek (Profesor Holland), que aúna algo de acción policiaca con mucha dosis de comedia juvenil. Todo comienza cuando cinco animadoras presencian el asesinato de un informador de la policía, y son sometidas entonces a vigilancia durante las veinticuatro horas para garantizar su seguridad. El encargado de cuidar de ellas será el teniente Roland Sharp, un duro y experimentado “madero” dispuesto a cumplir su misión pase lo que pase. Lo malo es que las cinco jovencitas no están por la labor: sólo quieren pasarlo bien. Tommy Lee Jones es el gran gancho de esta comedia al uso, que cuenta también con la presencia destacada de la cantante y actriz Christina Milian (Be Cool).

4/10
Desapariciones

2003 | The Missing

Maggie ejerce de curandera para ganarse la vida y criar a sus dos hijas, la adolescente Lily y la pequeña Dot. La aparición del padre de Maggie tras 20 años de ausencia, provoca el lógico rechazo, pues abandonó a la familia para irse a vivir con los apaches, en una extraña búsqueda espiritual de sí mismo. Maggie, por ello, no quiere saber nada de él. Pero el secuestro de Lily por Pesh-Chidin, un sinvergüenza que captura jovencitas para venderlas como esclavas en México, obliga a Maggie a aceptar la ayuda de su padre, que conoce todos los trucos indios de rastreo. La búsqueda servirá para recomponer los lazos rotos. Peculiar western de Ron Howard, que ya visitó el género en Un horizonte muy lejano. Explica el director que “no sólo quise hacer una película de género, si no también contar una historia a un nivel humano, que fuera emocionante y con suspense, y fiel al periodo en que se desarrolla.” Con reparto apañado, Cate Blanchett como mujer fuerte y Tommy Lee Jones haciendo el indio, el film transcurre con parsimonia, como si quisiera contagiarnos la espiritualidad india de los chamanes.

4/10
The Hunted (La presa)

2003 | The Hunted

Benicio del Toro es Aaron Hallman, un ex miembro de las Fuerzas Especiales del Ejército de los Estados Unidos que fue entrenado por el experto en instrucción militar L.T. Bonham (Tommy Lee Jones). Hallman llegó a ser su mejor alumno, convirtiéndose en un consumado especialista de la guerra cuerpo a cuerpo. Sin embargo, tras llevar a cabo una peligrosa misión en la Guerra de Yugoslavia, algo hizo crack en su cerebro y ahora se ha convertido en un asesino sanguinario que, obsesionado con la sangre, se dedica a matar a los cazadores del bosque donde se encuentra escondido. El FBI sabe que el único que puede pararle es su antiguo instructor. Hay que reconocer que da miedo pensar que puedan existir tipos que son auténticas máquinas de matar. La película ofrece una profunda reflexión ante los efectos que las atrocidades de la guerra pueden causar en la personalidad humana, como se puede perder no sólo la razón, sino la fe en la vida y la bondad humana. Mucho tiene que ver para la eficacia de la película, la soberbia interpretación de ese grandioso actor que es Benicio del Toro, quien, aunque limitado por el propio papel, logra transmitir la desazón interior que embarga a su personaje. William Friedkin (French Connection) dirige con soltura un juego mortal entre el perro y el gato, un enfrentamiento entre dos hombres igualmente solitarios y escépticos. Y sorprenden las virtuosas peleas cuchillo en mano, donde Tommy Lee Jones y Benicio del Toro ofrecen todo un muestrario de movimientos sorprendentemente coreografiados.

5/10
Men In Black 2

2002 | Men In Black 2

Cinco años después de salvar a la galaxia, una terrible amenaza reúne nuevamente a los intrépidos agentes K y J, la élite de los “Men in Black”. De todos los agentes secretos del mundo, los Hombres de Negro tienen el trabajo más alienante, pues solucionan los problemas relacionados con los “aliens” que viven en secreto entre nosotros. Ahora hay uno acuciante: Serleena, un extraterrestre con aspecto de hermosa modelo, ha puesto en marcha un plan para encontrar un peligroso artilugio galáctico. El agente J debe acudir a su antiguo compañero, K, que escondió el objeto tiempo atrás. La pega es que no recuerda nada de su pasado: vive con una nueva identidad, como empleado de correos. El tiempo juega en su contra, porque Serleena ha tomado el cuartel general de los Hombres de Negro. No es fácil parodiar la ciencia ficción, pero Barry Sonnenfeld dio con la fórmula en Men in Black. La continuación sigue la misma línea, es decir, mezcla acción, humor y criaturas extrañas. Se mantienen muchos personajes, y aunque se echa de menos a Linda Fiorentino, el reparto incluye las novedades de Lara Flynn Boyle y Rosario Dawson, además de un divertido perro parlanchín. Por otro lado regresan algunas de las criaturas de la primera parte que “gustaron mucho al público”, explica Sonnenfeld, como Jeebs, el dueño del monte de piedad.

6/10
Reglas de compromiso

2000 | Rules of Engagement

Embajada de Estados Unidos en Yemen. Una multitud enardecida se manifiesta ante la sede diplomática. El ambiente se caldea progresivamente, hasta el punto de que un equipo de marines procede a evacuar al embajador y a su familia. En un momento de máxima tensión el coronel Childers toma una dura decisión: ordena abrir fuego sobre los manifestantes, lo que provoca decenas de muertos. Como consecuencia, se convoca un consejo de guerra para juzgar si Childers violó las reglas de compromiso al disparar a civiles desarmados. Un viejo amigo le defiende, y ambos se topan con una tupida red de intereses políticos, poco interesados en descubrir la verdad. William Friedkin, que ganó el Oscar con French Connection (Contra el imperio de la droga) y asustó a medio mundo con El exorcista, dirige este film con firme pulso. El veterano director comenta que habla de "amistad y leatad, y sobre el papel que le toca jugar al militar moderno". Las escenas de acción son impecables, y el pulso interpretativo que mantienen Tommy Lee Jones y Samuel L. Jackson merece ser visto.

5/10
Space Cowboys

2000 | Space Cowboys

Un satélite ruso se ha estropeado y podría estrellarse en la Tierra. El satélite funciona con un obsoleto sistema de guiado americano y Frank Corvin, el personaje de Eastwood, es el máximo experto en ese sistema. La NASA le necesita, y él está dispuesto a cooperar, siempre que pueda acudir a sus antiguos compinches; y los recluta, un poco al estilo de Los siete magníficos. Lo curioso es que Frank y su equipo son casi ancianos, y quizá no están para muchos trotes. Podría pensarse que los yanquis se ceban con los rusos, pero que la industria aeroespacial rusa ya no es lo que era lo demuestra la caída al mar de la estación espacial MIR hace un par de meses. La película la enmarcan un prólogo rodado en primoroso blanco y negro, y un vibrante desenlace con plano antológico en la Luna, ambos deslumbrantes. En medio discurre una historia muy clásica, con defensa a ultranza de la ancianidad, época de la vida que puede ser tan perfecta como cualquier otra. Los protagonistas padecen achaques y limitaciones, pero son jóvenes de espíritu, mantienen el eterno sueño infantil de ser astronautas. La película se demora quizá en exceso al describir el entrenamiento de los astronautas. Por otro lado, Clint Eastwood director adopta a veces un tono de comedia que no le va; John Ford habría dado un aire simpático a esas escenas, pero en manos de Clint resultan forzadas. De los cuatro astronautas talluditos, los encarnados por Eastwood y Tommy Lee Jones son los más sólidos. La única presencia femenina relevante corre a cargo de Marcia Gay Harden, ganadora de un Oscar por Pollock.

6/10
Doble traición

1999 | Double Jeopardy

La vida de Libby es perfecta. Casada, con un niño, es muy feliz. Su marido la quiere tanto que un día le regala un velero. Pasan la noche juntos ahí y, al despertar... encuentra el lecho conyugal bañado en sangre y él desaparecido. Todo apunta a asesinato, y Libby, la principal sospechosa, es condenada por el crimen. Una vez en prisión, Libby empieza a sospechar que su marido sigue con su vida, y que ha fingido su asesinato para fugarse con su hijo y la mejor amiga de ambos. La película discurre por los clásicos cauces del thriller con falso culpable. Cuando Libby (Ashley Judd) obtiene la libertad condicional después de varios años, da esquinazo a su guardián (el siempre eficaz Tommy Lee Jones). Y empieza la persecución implacable, el típico juego del ratón y el gato por partida doble: entre fugada y policía, y entre ella y el esquivo marido, que ha cambiado de identidad. Los esfuerzos por probar la inocencia se debaten con los deseos de venganza que hierven en el interior de Libby y las ganas de volver a reunirse con un hijo que quizá le ha podido olvidar. Tras la cámara se encuentra el veterano Bruce Beresford, un director de origen australiano que ha demostrado ser un auténtico todoterreno: igual filma una tragicomedia agridulce y amable como la maravillosa Paseando a miss Daisy que un drama sobre la pena de muerte (Condenada), un peli africana (Mister Johnson) o un drama country como Gracias y favores.

6/10
U.S. Marshals

1998 | U.S. Marshals

Los marshals son un cuerpo policial federal creado por el Congreso norteamericano en 1789. ¿Su misión? Seguridad de los tribunales, protección de testigos, vigilancia del traslado de presos y... persecución de fugitivos. Uno de ellos es Sam Gerard, que en El fugitivo iba a la caza del doctor Richard Kimble, encarnado por Harrison Ford. La película, inspirada en la vieja serie televisiva, fue en su día una muy grata sorpresa. Ahora Stuart Baird (Decisión crítica) recupera al atractivo personaje de Gerard –que valió un Oscar a Tommy Lee Jones–, en otro caso de búsqueda de fugitivo. ¿Se habrá equivocado nuevamente de hombre? La película no deja un momento de respiro. Hay secuencias muy espectaculares como el accidente aéreo o el salto desde la azotea de un rascacielos. Además se juega mucho con las dudas sobre la inocencia del personaje de Wesley Snipes, ex agente secreto. Y se presenta eficazmente al equipo de colaboradores de Gerard.

6/10
Volcano

1997 | Volcano

Segunda película de volcanes producida en el mismo año, tras Un pueblo llamado Dante's Peak. Sigue el clásico modelo de presentar la vida normal de los personajes antes de que acontezca la consabida catástrofe. Aunque no depare sorpresas argumentales, tiene el acierto de subrayar la generosidad y el heroísmo, a veces anónimos, de la gente corriente. Como novedad, la inesperada erupción de un volcán en pleno centro de Los Ángeles, y los mejores efectos visuales de lava vistos hasta la fecha. Buenos trabajos de unos eficientes Tommy Lee Jones y Anne Heche.

4/10
Men In Black

1997 | Men In Black

K (Tommy Lee Jones) es miembro de una organización secreta, cuya misión es controlar el flujo de extraterrestres de todo tipo que entran y salen de nuestro planeta. Son extraterrestres que vienen a ganarse la vida, como cualquier humano. Para que pasen desapercibidos, los hombres de negro les proporcionan una identidad humana. De manera fortuita, un joven decidido, interpretado por Will Smith, es reclutado para formar parte de esta organización. J y K forman un buen equipo en el que se combina la experiencia con la decisión y la audacia. Pero no todos los extraterrestres tienen buenas intenciones. Descubren un plan alienígena para causar daño a la humanidad. Entre los inmigrantes extraterrestres, han detectado a algunos ilegales. A J y K no les queda más remedio que enfrentarse a ellos. Para ello cuentan con la ayuda de una sorprendida forense, interpretada por Linda Fiorentino. Una película de ciencia-ficción con un planteamiento muy original. Es divertida en todo momento, y los espectaculares efectos especiales cautivan enseguida al espectador. La pareja protagonista se complementa a la perfección. La película fue la auténtica sensación del año en el gusto de los espectadores. Aunque tiene una finalidad cómica, y el desarrollo de la acción está supeditado a este objetivo, es una película que marca una nueva línea en el género.

6/10
Batman Forever

1995 | Batman Forever

En esta tercera entrega de las aventuras del hombre murciélago, Batman debe enfrentarse a dos nuevos genios del mal: Dos Caras (Tommy Lee Jones), un antiguo fiscal con el rostro desfigurado, y Enigma (Jim Carrey), un chiflado proviniente del mundo de la informática. Estos siniestros personajes poseen una terrible máquina que sirve para leer la mente de las personas. Con semejante arma planean apoderarse de la ciudad de Gotham y destruir a su mortal enemigo. Batman lo tiene bastante difícil, pero en esta ocasión cuenta con la ayuda de Robin (Chris O'Donnell), un aprendiz de superhéroe y de una bonita psicóloga (Nicole Kidman). Tim Burton es sustituido en la dirección de esta tercera parte por Joel Shumacher, que imprime una estética más colorida a la ciudad de Gotham. Nuevo es también el actor que da vida a Batman, Val Kilmer, que sustituye a Michael Keaton. Acción y aventuras a un ritmo trepidante, nuevos efectos especiales, nada falta en esta nueva aventura de Batman, que hará las delicias de sus seguidores.

4/10
Viejos muchachos

1995 | The Good Old Boys

Hewey Calloway es un vaquero que siempre ha llevado una vida errante. Sin embargo, el país está cambiando a marchas agigantadas, y Calloway se siente necesitado del amor de una familia. Esta producción televisiva supuso el debut como director de Tommy Lee Jones, que ya llevaba 25 años como actor, y acababa de consagrarse un par de años antes, con El fugitivo. Adapta la novela de Elmer Kelton 'The Good Old Boys'.

6/10
Las cosas que nunca mueren

1994 | Blue Sky

Drama ambientado en los años sesenta en una base militar del Ejercito de los Estados Unidos. Nos narra la historia del matrimonio Marshall, formado por Carly (Jessica Lange) y Hanks (Tommy Lee Jones). Carly es una mujer inestable, cuya necesidad de ser querida y llamar la atención pone en peligro la carrera de su marido. El fallecido Tony Richardson dirige el que fue su último film, que fue realizado en 1991, y que sin embargo no pudo verse en las pantallas hasta 1994, debido a la quiebra de la productora, la Orion Pictures. Lo mejor de la película es sin duda la soberbia interpretación de Jessica Lange, la cual le supuso el Oscar de la Academia en la categoría de mejor actriz.

6/10
Ty Cobb

1994 | Cobb

Cuando Tyrus Raymond Cobb, famoso jugador de béisbol de los años 20, se retira en 1928 decide contratar a un escritor para que relate su vida, incluida su infancia. Drama deportivo que cuenta con el protagonismo de Tommy Lee Jones (En el valle de Elah). La historia, contada a modo de flashback, resulta entretenida e incluso llega a emocionar en varias partes del film, especialmente a los fans del deporte.

5/10
El cliente

1994 | The client

Un atrevido muchacho de 11 años se encuentra en el bosque a un abogado que, antes de suicidarse, le revela los secretos sobre un turbio asesinato y el lugar donde se encuentra el cuerpo de un senador desaparecido. La mafia se entera de lo sucedido y trata de eliminar al niño, mientras que un fiscal, interpretado por Tommy Lee Jones, quiere desentrañar de una vez por todas los hechos. Una abogada con una fuerte personalidad, interpretada por Susan Sarandon, intenta proteger al niño de unos y otros. Un emocionante thriller en el que el crimen y la acción de la justicia se mezclan con la inocente visión de un niño indefenso. Tommy Lee Jones, como implacable fiscal, está soberbio, y Susan Sarandon, especializada en la defensa de causas difíciles, aporta dramatismo y tensión a la historia. La trama se va desenmarañando poco a poco y no sin dificultades. Cuenta con todos los ingredientes del buen cine de suspense y acción.

6/10
Volar por los aires

1994 | Blown Away

Jimmy Dove (Jeff Bridges) es un experimentado artificiero de la policía de Boston. Ha decidido dejar el servicio activo para poder llevar una vida familiar tranquila. Pero la aparición de un peligroso terrorista (Tommy Lee Jones), que comienza a sembrar de bombas la ciudad, le lleva a cambiar de opinión. Se trata de un viejo conocido de Jimmy, que forma parte de un turbulento pasado irlandés que ha tratado de olvidar. Vaya por delante la idea de que ésta es una entretenida película de acción. Consigue mantener el interés, hace gala de unos buenos efectos especiales, y cuenta con un espléndido reparto. Dos actores de la talla de Jeff Bridges y Tommy Lee Jones dan hondura a sus personajes, haciendo creible su duelo particular; y los secundarios ‑a destacar Forest Whitaker y Lloyd Bridges‑ apoyan muy bien. Alan Silvestri ha creado una hermosa banda sonora, y ambientación y fotografía son perfectas. Pero si de algo es sintómatico el film de Stephen Hopkins (Depredador 2) es de un cierto agotamiento del cine de acción. Las posibilidades que ofrece la técnica para recrear todo tipo de catástrofes y situaciones peligrosas son enormes, y todavía van a más. Y a veces hay una mayor atención a toda esa parafernalia –el ‘más difícil todavía’–, que a procurar que las historias sean más coherentes y originales. En el film hay secuencias equivalentes –las desactivaciones de bombas– que lo hacen repetitivo. Y luego hay una amalgama de elementos que remiten a otros títulos cercanos en el tiempo: terrorismo irlandés y familia en peligro (Juego de patriotas), equipo de personas que arriesga su vida por los demás (Llamaradas), vehículo que explotará si frena (Speed)…

5/10
El fugitivo

1993 | The Fugitive

El doctor Richard Kimble (Harrison Ford) es condenado injustamente por el asesinato de su esposa. Durante su traslado a prisión, un accidente le permite escapar. Convertido en fugitivo, se verá perseguido por un implacable agente federal (Tommy Lee Jones): Kimble debe poner todo su empeño en eludir la acción de la justicia, a la vez que trata de descubrir a los verdaderos asesinos de su esposa. Basada en la famosa serie de TV del mismo título, y dirigida por Andrew Davis, nos encontramos ante una magnífica película de acción, con imágenes memorables. Sirva de ejemplo aquella en la que el Doctor Kimble se deja caer por un embalse para huir de su infatigable perseguidor. La película tiene una espléndida puesta en escena y un buen pulso narrativo. Harrison Ford y Tommy Lee Jones hacen dos magníficas interpretaciones (Tommy Lee Jones sería premiado con el Oscar en la categoría de mejor actor secundario). La película obtuvo en total siete nominaciones al Oscar.

7/10
El cielo y la tierra

1993 | Heaven & Earth

Oliver Stone regresa a Vietnam. No tuvo bastante con Platoon y Nacido el 4 de julio. Ni con las referencias de pasada en otros filmes. Así que ataca de nuevo, aunque con un punto de vista distinto: el vietnamita. La idea no es nueva; hemos visto en el western la visión de los indios, y en los filmes de la Segunda Guerra Mundial el de alemanes y japoneses. Faltaba ahora aplicar la idea al subgénero vietnamita. Stone ha tomado dos libros autobiográficos de Le Ly –“When Heaven and Earth Changed Places” y “Child of War, Woman of Peace” –, y ha escrito y dirigido su film. Ha contado además con el asesoramiento directo de Le Ly. El film abarca un amplio arco de la vida de Le Ly (Hiep Thi Le), una campesina vietnamita que vive feliz en el campo con su familia. Su vida se ve trastocada por la presencia de franceses, las facciones vietnamitas gubernamental y rebelde, y la llegada de las tropas norteamericanas. En un mundo hostil, Le Ly sobrevive como puede. Ha de soportar una brutal violación y vender mercancía en el mercado negro. Y aunque al principio se niega a ejercer la prostitución, acaba cediendo ante una oferta económica demasiado tentadora. El panorama parece cambiar cuando Le Ly conoce a un soldado norteamericano. Parece una persona sensible y que la respeta. Terminan casándose, pero la llegada a Estados Unidos cambiará sus vidas. Por un lado se destapa el lado oscuro del marido, un tipo agresivo por los traumas bélicos. La evolución que experimenta este personaje no es muy pausible y sólo la buena interpretación de Tommy Lee Jones logra sostenerla. Mientras Le Ly trata de sacar adelante a su familia. Se muestra a una mujer fuerte –bien interpretada por la debutante Hiep Thi Le–, pese a sus fallos, que los tiene. Entre las convicciones que la sostienen está su fe en el budismo, que contrasta con el poco apoyo que supone para el soldado su cristianismo. Con algún bache narrativo e ideas discutibles, el film posee el cuidado empaque técnico propio de las películas de Stone. Recurre a insertos en blanco y negro al estilo JFK, hay bonitas tomas aéreas, se usan los objetivos de un modo ingenioso para mostrar la abundancia de las neveras y los hipermercados americanos. Se podría decir que es el primer film ‘tierno’ de Stone. La dedicatoria final a su madre, y su mensaje final quieren transmitir cierta esperanza. Pero se trata de una esperanza a lo Oliver Stone: antes ha tenido que excederse mostrando todo tipo de situaciones traumáticas de gran dureza, recurriendo al sexo y a la violencia.

4/10
El secreto de Sally

1993 | House of Cards

Sally es una niña que entra en crisis cuando su padre muere inesperadamente en una excavación arqueológica. Su madre, asustada, la lleva a ver a Jake, un experto en autismo infantil. Pero los métodos de este no funcionan Ruth, la madre de Sally, probará todo con tal de entender a su niña. Un buen dúo protagonista para un drama con una historia potente y un desarrollo eficaz.

5/10
Alerta máxima

1992 | Under Siege

El cocinero del acorazado Missouri, ex miembro de un comando de élite del ejército estadounidense, debe enfrentarse a unos terroristas que quieren lanzar los misiles nucleares del barco. El film de Andrew Davis, popular luego por El fugitivo, ofrece lo que cabe esperar de él: escenas espectaculares, demostraciones de artes marciales a cargo del especialista Steven Seagal, explosiones, un leve toque de erotismo... Pero la historia está narrada con torpeza y a veces resulta pesada. Para los incondicionales del cine de acción.

4/10
JFK

1991 | JFK

Basada en la investigación del fiscal del distrito de Nueva Orleans, esta película pone en tela de juicio las conclusiones a las que llegó la Comisión Warren sobre el asesinato del presidente de los Estados Unidos John F. Kennedy. Frente a la tesis defendida por la Comisión de que el magnicidio fue realizado por un solo hombre (Lee Oswald), el fiscal Jim Garrison defiende la existencia de una conspiración que implica a altos miembros del Gobierno y de la CIA y a un grupo de guerrilleros anticastristas Oliver Stone, director caracterizado por comprometerse políticamente en sus películas, consigue mantener un ágil ritmo narrativo, a la vez que nos proporciona una información exhaustiva y documentada sobre los hechos acaecidos en Dallas. Testimonios contradictorios, muertes oportunas y repentinas, ocultación de pruebas, terminan por hacernos dudar de la versión oficial. En el film, galardonado con 2 Oscars, Stone contó con un amplio reparto de estrellas, tanto en papeles principales como secundarios, lo que contribuye a enriquecer la película. Sólidas actuaciones de Kevin Bacon, Tommy Lee Jones, Gary Oldman y Donald Sutherland. La música es del sensacional John Williams.

7/10
Pájaros de fuego

1990 | Fire Birds

Jake Preston pertenece al ejército de los Estados unidos y recibe la misión de acudir a la selva peruana para luchar contra el narcotráfico. Para llevar a cabo su misión se pone en contacto con Brad Little, que le enseñará como manejar un helicóptero y las técnicas que debe utilizar en sus maniobras aéreas. Nicolas Cage (Leaving las Vegas, Con Air (Convictos en el aire)) y Tommy Lee Jones (El fugitivo) protagonizan este título, recomendado para los amantes de la aviación y las aventuras.

4/10
Paloma solitaria

1989 | Lonesome Dove | Serie TV

Augustus y Woodrow son dos tejanos que deciden instalarse en Montana, y para ello inician un viaje desde al sur hasta el norte, mientras conducen una extensa manada de reses. El camino no estará libre de aventuras, amistad y el amor de alguna mujer. La serie estaba dividida en cuatro capítulos y contaba con el protagonismo de Robert Duvall y Tommy Lee Jones, dos actores como la copa de un pino, que aprueban con nota su papel. El director Simon Wincer se basó en el libro de Larry McMurty para rodar este magnífico western donde también destacan Danny Glover, Diane Lane o Anjelica Huston. La serie ganó varios premios Emmy en 1989.

6/10
A la caza del lobo rojo

1989 | The Package

El sargento Gallagher recibe una difícil misión: custodiar a un soldado desde Alemania hasta los Estados Unidos, donde será juzgado por un tribunal militar. Todo se complica cuando, al llegar a suelo americano, el prisionero huye. El protagonista se verá envuelto en oscuros asuntos políticos.  No recibió muy buena acogida en su momento, aunque la carga de acción y la dosis de intriga del film consiguen que el resultado sea entretenido. El reparto, encabezado por Gene Hackman (Sin Perdón), Joanna Cassidy (Blade Runner) y Tommy Lee Jones (Lincoln) hace un buen trabajo.

5/10
Lunes tormentoso

1988 | Stormy Monday

Cosmo, un gángster americano, pretende quedarse con un local de jazz de Newcastle (Inglaterra) para convertirlo en su cuartel general, desde donde controlaría todos sus negocios en Europa. Pero Finney, el dueño del local, decide enfrentarse a los mafiosos. Entretanto, un reciente amigo de Finney, trabajador del local, se enamora de la amante del gángster. Un buen thriller filmado en Europa, que supuso el debut como realizador para el cine de Mike Figgis, quien alcanzó una gran reputación años después con Leaving Las Vegas, aparte de conseguir un gran éxito con títulos como Asuntos sucios y Mr. Jones. La actriz Melanie Griffith (Armas de mujer, Resplandor en la oscuridad) realiza una intensa interpretación. La fotografía nocturna está muy lograda, y ayuda, junto con la música de jazz, a crear una atmósfera densa muy adecuada para la historia.

6/10
La muerte no miente (1988)

1988 | Gotham

Un hombre contrata a un detective privado para que aparte de él al fantasma de su esposa. El detective, claro, no se cree una palabra de lo que le dice, pero aún así acepta el trato. Entablará relación con la mujer en cuestión y poco a poco irá dándose cuenta de la realidad de lo que sucede. Extraño y perturbador thriller, que aúna la atmósfera del cine negro clásico con el género fantástico, fantasmal. La pareja protagonista –Tommy Lee Jones y Virginia Madsen– echa chispas y el conjunto tiene un aire irreal, onírico, que atrapa y hace de la película un producto muy atractivo, pese al raro guión. Dirige y escribe el desconocido Lloyd Fonvielle.

5/10
Tierra de héroes

1988 | April Morning

Película estrenada en televisión que trata sobre la batalla de Lexington (1775), que fue el detonante de la Guerra de Independencia de las colonias americanas contra Inglaterra. Adaptación de la novela de Howard Fast, el film cuenta con Tommy Lee Jones (No es país para viejos) como protagonista. Excelente banda sonora por parte de Frank Tidy.

5/10
Extranjero en mi tierra

1988 | Stranger on My Land

Un veterano de Vietnam debe enfrentarse a las mismísimas Fuerzas Aéreas, que pretenden expropiar su rancho para la construcción de una base militar. El conflicto reside en el desconocimiento de la lucha de forma pacífica por parte del protagonista: en esta ocasión debe cambiar las armas por las palabras. La película fue estrenada directamente en televisión y resulta entretenida a la vez que emotiva. El reparto está encabezado por el veterano actor Tommy Lee Jones (No es país para viejos).  

5/10
Mano de oro

1987 | The Big Town

Jack es un experto en el juego de dados, que suele tener la suerte a su favor. Como en su pueblo apenas tiene oportunidades de ganar dinero, decide marcharse a Chicago, para participar en partidas que muevan grandes cantidades. Comienza trabajando para un matrimonio que le ofrece una comisión. Al final, Jack acaba apostando en 'Gem', un club donde se reúnen los expertos en el juego de dados. Allí, consigue ganar quince mil dólares, pero su vida se complicará cuando inicia una relación con la mujer del dueño del local. Retrato de un perdedor que recuerda en muchos elementos a El buscavidas, pero cambiando el billar por los dados. Se basa en la novela 'The Arm', de Howard Clark. Matt Dillon borda el papel protagonista, un personaje chulo y prepotente que le viene al pelo. Y el guión ofrece los suficientes puntos de interés como para mantener pegado a los espectadores.

6/10
Almas perdidas

1987 | Broken Vows

Un sacerdote pasa por un momento caracterizado por las dudas y la falta de fe. Todo esto se acentúa cuando decide ayudar a una novia a vengar la muerte de su amado. Una película que mezcla drama y misterio y que narra una historia con tintes románticos. La película está protagonizada por Tommy Lee Jones (En el valle de Elah) y Annette O'Toole (Aquí en la Tierra).

4/10
Luna negra

1986 | Black Moon Rising

Un ladrón profesional debe robar el libro de contabilidad de un magnate del hampa y entregarlo a la policía. Al ser descubierto se ve obliigado a huír y esconder las pruebas. Tommy Lee Jones (No es país para viejos) y Linda Hamilton (Terminator) protagonizan este thriller que mezcla ciencia ficción y secuencias cargadas de acción. No fue bien recibida en su momento y a pesar de tener varias escenas entretenidas, el resultado no es del todo satisfactorio.

4/10
Yuri Nosenko, KGB

1986 | Yuri Nosenko, KGB

Basada en hechos reales, la película cuenta la historia de Yuri Nosenko, un alto agente del KGB soviético que desertó a Occidente en el apogeo de la Guerra Fría en 1962. Tommy Lee Jones (No es país para viejos) interpreta a Steve Daley, un oficial de la CIA que será el encargado de una compleja operación donde será muy importante el papel de un supuesto desertor del KGB soviético, Yuri Nosenko. Se trata de una tv movie de ritmo lento pero entretenido, que mantiene al espectador siempre en tensión.

5/10
Zona de guerra: el parque

1985 | The Park Is Mine

El largometraje cuenta la historia de Mitch (Tommy Lee Jones), un veterano de la guerra de Vietnam que al llegar a casa no recibe la acogida que esperaba. Su vida está rompiendose poco a poco y nadie le escucha, así que un día decide tomarse la justicia por su mano y tomar Central Park a la fuerza. Telefilm de acción de los años ochenta que se basa en la novela de Stephen Peters.

5/10
La gata sobre el tejado de zinc

1984 | Cat on a Hot Tin Roof

La historia es conocida por todos: trata sobre los conflictos, líos, secretos y el poder de una familia rica de Mississippi. El reparto de esta adaptación, estrenada en televisión, realiza un increíble trabajo, tanto Jessica Lange (Big Fish) como Tommy Lee Jones (Men in Black) están muy bien, y también destaca la actriz Kim Stanley (Plan Siniestro). El film fue muy bien recibido en su día.

6/10
La barca del infierno

1984 | The River Rat

Emotiva película qe cuenta la historia de Jonsy, una adolescente de doce años que vive con su abuela a orillas del río Mississippi. Cuando su padre Billy sale de la cárcel, donde ha estado retenido por un crimen que no cometió, ambos intentan relacionarse aunque no pueden evitar sentirse como unos completos desconocidos. La situación se tensará cuando aparezca un viejo conocido de Bill, que reclama una gran cantidad de dinero. Buen film que habla sobre la familia y la comunicación entre sus integrantes. Una pelícuña muy humana que llegará al corazón del espectador y que está protagonizada por un joven Tommy Lee Jones (No es país para viejos).

5/10
Los piratas de las islas salvajes

1983 | Nate and Hayes

Nate Williams viaja en busca de los piratas que raptaron a su novia. Un jovencísimo Tommy Lee Jones protagonizó una cinta de piratas al estilo clásico, con numerosos golpes de humor. El guión es obra de John Hughes, creador de la saga Solo en casa.

5/10
La canción del verdugo

1982 | The Executioner's Song

Cuenta la historia de Gary Gilmore, un hombre condenado a prisión por robo a mano armada, que cuando sale por fin de la cárcel comete dos crímenes por lo que es condenado a la pena de muerte. Película estrenada en televisión que fue muy alabada en su año, recibiendo varias nominaciones y premios. Lo mejor del film es la interpretación que logra Tommy Lee Jones (Men in Black), que refleja perfectamente el dolor y desesperación de un hombre que espera su fatal destino. El telfilm está basado en hechos reales.

6/10
Dos hacia California

1981 | Back Roads

Una simpática prostituta (Sally Field) y un golfo bastante divertido también (Tommy Lee Jones), se encuentran en un viaje hacia California. Una 'movie road' sin mucho estilo, enredos varios y gags algo pasados de moda, como cuando ambos acaban repletos de barro tras diversas peripecias. Inadecuada aportación del estupendo director Martin Ritt a la comedia desenfadada y romántica, con un adecuado score de Henry Mancini. Fue la segunda película de Ritt con la actriz Sally Field después de la estatuilla conseguida por ésta en Norma Rae (1979). Ambos repetirían en la decepcionante El romance de Murphy (1985).

4/10
Quiero ser libre

1980 | Coal Miner's Daughter

Loretta Lynn (Sissy Spacek) se casa muy joven, a los dieciocho años, y funda una familia, lejos de su tierra natal, los montes Apalaches. Sin embargo, siempre había deseado ser una estrella de la canción, por lo que años después, intenta triunfar en el mundo del espectáculo. Sissy Spacek consiguió el oscar a la mejor actriz en el año 1980 con su interpretación de una granjera convertida en cantante. Michael Apted (Gorilas en la niebla) se encargó de la realización.

4/10
La saga de los Hardeman

1978 | The Betsy

Drama que explora la vida de una familia adinerada llamada Hardeman. El patriarca de la familia, Loren Hardeman (Laurence Olivier), es el dueño de una empresa automovilística y su sueño es fabricar un coche único, especial, que tenga por ejemplo una autonomía de muchos kilómetros con muy poca gasolina. Y pretende llamarle 'Betsy', en honor a su biznieta. Para conseguir ese vehículo contrata a un corredor experto. Pero su hijo no está de acuerdo. Adaptación de la novela de Harold Robbins, que explora la podredumbre de una familia, con su alta carga de erotismo y degradación moral, a cargo del director Daniel Petrie, quien poco más tarde rodaría Distrito Apache. Este film sobresale ante todo por su espléndido reparto, con varios nombres conocidos.

3/10
Los ojos de Laura Mars

1978 | Eyes of Laura Mars

Laura Mars es una competente fotógrafa con éxito que empieza a tener unas terribles visiones a través de su cámara. Cuando va a retratar a sus modelos, lo que percibe detrás del objetivo es a éstos asesinados, y no sólo lo ve, sino que también ocurren realmente. Cuando se lo cuenta a la policía, sólo le cree el teniente Neville, que seguirá su caso. Laura empezará a percibir una extraña conexión con el asesino. Extraño thriller dramático dirigido por Irvin Kershner (El imperio contraataca), con guión de John Carpenter (El pueblo de los malditos). Está protagonizado por Faye Dunaway, actriz solvente que sale acompañada por un correcto Tommy Lee Jones. Se pensó en Barbra Streisand para el papel de Laura, pero finalmente se hubo de conformar con interpretar el tema 'Prisoner' en este film.

5/10
El expreso de Corea

1977 | Rolling Thunder

Tras finalizar el conflicto de Corea, el soldado Charles Rane regresa al hogar, pero la tragedia se cierne sobre él cuando descubre que unos delincuentes asaltan su hogar y acaban asesinando a su familia. Rane no pensará en otra cosa que en la venganza, y contará con la ayuda de su amigo Johnny. Cruda visión de la venganza y película de culto para muchos, donde el propio Quentin Tarantino, que se confirmó devoto de esta película, debió de inspirarse para sus propios filmes. El retrato de un hombre que deja atrás una guerra e inicia su propia batalla personal, se convierte en una historia cruenta y desesperada. Buen guión de Paul Schrader (American Gigolo) y Heywood Gould (Calles de oro), y genial intervención de William Devane, junto a un joven Tommy Lee Jones.

5/10
El increíble Howard Hughes

1977 | The Amazing Howard Hughes

Biopic de Howard Hughes, encarnado por Tommy Lee Jones, desde que hereda la empresa familiar, y se interesa por los aviones. Su vida también dio lugar a El aviador, de Martin Scorsese.

4/10
La celda de la violación

1976 | Jackson Country Jail

Una atractiva mujer queda atrapada en una sucesión de abusos y venganzas. Todo empieza cuando es detenida injustamente y violada más tarde por un cruel policía. Su único apoyo es su compañero de celda, que decide fugarse con ella para así salvar la vida de la bella prisionera. Dura e independiente película que habla sobre la corrupción en el cuerpo de policía. La relación entre los protagonistas llega a ser muy emotiva y el ritmo de la película no resulta aburrido. El reparto hace un buen trabajo, especialmente la pareja formada por Tommy Lee Jones (Men in Black) y Yvette Mimieux (El verano de Picasso).

4/10
Eliza's Horoscope

1975 | Eliza's Horoscope

Una joven y bella mujer llega a Montreal con el intenso deseo de encontrar por fin el amor. Un adivino le dice que un hombre rico está a punto de aparecer en su vida y que su papel será realmente importante. Película independiente con una historia un poco floja y con un ritmo muy lento. Cuenta una historia centrada en la búsqueda del codiciado amor verdadero. Llama la atención la presencia de Tommy Lee Jones (No es país para viejos), que interpreta al protagonista.

3/10
Love Story

1970 | Love Story

Ali MacGraw y Ryan O'Neal interpretan a dos jóvenes enamorados. Se conocen en la biblioteca porque ambos están estudiando. Ella es una chica equilibrada y responsable. Él es un chico sano y deportista, menos maduro que ella. Pero su amor está por encima de todo. Sienten una pasión irresistible el uno por el otro, y darían la vida por su amor si hiciera falta. Pero irremediablemente, este amor se torna en tragedia por una serie de circunstancias. Una de los dramas románticos más famosos de todos los tiempos. Narrada con habilidad por Arthur Hiller, cuenta de forma muy atractiva el proceso del enamoramiento entre dos jóvenes, su pasión, y el trágico desenlace. El romanticismo exacerbado que propone cae en la languidez por momentos. Muy tierna y terriblemente sentimental. La conocida banda sonora de Francis Lai ganó el Oscar en 1970. Tiene una continuación, bastante inferior, Historia de Oliver (1978), protagonizada por Ryan O'Neal y Candice Bergen.

6/10
Deuda de honor

2014 | The Homesman

A Tommy Lee Jones director –que aquí también tiene protagonismo actoral– le gusta el western singular, que puede tener resonancias existenciales para sus coetáneos: lo demostró con su peculiar Los tres entierros de Melquíades Estrada, y vuelve a hacerlo con Deuda de honor, donde a primera vista lo más llamativo es el protagonismo femenino. Esto último tampoco es algo que él invente, pues filmes como Johnny Guitar, 40 pistolas, Valor de ley en sus dos versiones, o Caravana de mujeres contaban con mujeres fuertes en lo que es un género que se considera genuinamente masculino. Aquí el film sigue a la solterona Mary Bee Cuddy, que vive sola en un pueblo de Nebraska sacando adelante su granja como puede, se trata de una existencia dura, en la que le ayuda ser una persona de fe. Otras mujeres no llevan la vida en el salvaje oeste con tanta entereza como ella, hasta el punto de que tres, que han enviudado o sobrellevan otras desgracias familiares, han enloquecido. En una reunión en la iglesia, acuerdan conducirlas al este, donde podrán recibir la atención que requieren. Mary Bee asume el reto, y en la tarea le va a ayudar Briggs, un buscavidas al que salva de un linchamiento. Será un viaje largo e incómodo, donde chocan los caracteres de ambos, aunque de alguna manera cada uno aprende del otro, van convergiendo. Deuda de honor adapta una novela de Glendon Swarthout, y su visionado resulta algo incómodo, parece difícil empatizar con los dos personajes protagonistas y sus respectivos aires de superioridad, ella desde su rigidez moral, él desde su posición de hombre de mundo. Tommy Lee Jones carga las tintas en la paradójica postura de unos personajes que se muestran generosos en su innegable egocentrismo. En los duros pasajes que muestran la locura y las decisiones en que está en juego la vida de las personas, algunos muy violentos y desagradables, domina un existencialismo amargo y pesimista, una suerte de fatalismo desesperanzado cercano al absurdo. Aunque se logra cierto ritmo, también puede detectarse un cansinismo circular y reiterativo, variaciones sobre la misma idea, esto es lo que le toca al ser humano, viene a decirse. Aunque hay un puñado de actores conocidos en el film, la presencia de Meryl Streep y Hailee Steinfeld es anecdótica, los reyes de la función son el propio Lee Jones y Hilary Swank, que componen bien a sus personajes, dentro de la limitación con que están trazados.

5/10
Al borde del suicidio

2011 | The Sunset Limited

Un hombre evita en el último momento que otro se suicide tirándose a las vías del metro. Desde ese instante ambos inician una intensa y profunda relación basada principalmente en numerosas discusiones de carácter ideológico.  La película, estrenada en televisión, cuenta con dos únicos actores, Samuel L. Jackson (El protegido) y Tommy Lee Jones (No es país para viejos), y ambos realizan excelentes trabajos interpretativos. Dirigida por el segundo, el film narra el encuentro entre dos hombres totalmente distintos: uno cree en Dios, el otro no, lo cual viene a marcar toda su existencia. Cada uno expone sus ideas acerca del sentido o el sinsentido de la vida, lo que merece la pena y lo que no, etc., en una interesantísima conversación dialéctica que va "in crescendo" en intensidad. El guión está escrito por el popular novelista Cormac McCarthy, autor de El consejero y las novelas en las que se basaron The Road y No es país para viejos.

6/10
Los tres entierros de Melquiades Estrada

2005 | The Three Burials Of Melquiades Estrada

El actor Tommy Lee Jones debuta en la dirección –y se reserva un papel protagonista– con un guión de Guillermo Arriaga (Amores perros, 21 gramos) que presenta esa estructura fragmentada, espacial y temporalmente, a la que tanto apego tiene, y que espolea el interés del espectador. El film arranca con el hallazgo del cadáver cosido a tiros de Melquiades Estrada, inmigrante ilegal mexicano que trabajaba con Pete Perkins en un rancho. La descripción de los escasos esfuerzos de las autoridades locales por esclarecer el caso se alternan con las pinceladas de la vida sin vida de Mike Norton, un patrullero de la frontera recién incorporado a su puesto. Cuando Pete resuelve por su cuenta el caso, asume una misión insólita con un punto macabro: obligar al asesino a llevar con él el cadáver de Melquiades, para que descanse en paz en suelo mexicano: un auténtico ‘viaje del héroe’, con oportunidad para la redención. Sorprende el pulso narrativo del primerizo Jones, que cuenta con eficacia lo que pretende, arranca un buen trabajo al reparto e integra el paisaje en la historia de modo notable. Su talón de aquiles es el limitado horizonte vital de sus cuidados personajes, que no llega a abrirse en exceso. Resulta asumible que Mike sea un completo cafre, que aplica mano dura a los ilegales, y para el cual su esposa es un mero objeto decorativo. Pero Pete no llega a ser el pretendido personaje ‘bigger than life’, que hará lo que sea por cumplir la última voluntad de su amigo muerto: sus limitaciones son patentes, también en sus francachelas, revestidas de falsa camaradería masculina. No obstante, el tándem Jones-Arriaga logra dotar a la historia de un patetismo conmovedor.

6/10
Viejos muchachos

1995 | The Good Old Boys

Hewey Calloway es un vaquero que siempre ha llevado una vida errante. Sin embargo, el país está cambiando a marchas agigantadas, y Calloway se siente necesitado del amor de una familia. Esta producción televisiva supuso el debut como director de Tommy Lee Jones, que ya llevaba 25 años como actor, y acababa de consagrarse un par de años antes, con El fugitivo. Adapta la novela de Elmer Kelton 'The Good Old Boys'.

6/10
Deuda de honor

2014 | The Homesman

A Tommy Lee Jones director –que aquí también tiene protagonismo actoral– le gusta el western singular, que puede tener resonancias existenciales para sus coetáneos: lo demostró con su peculiar Los tres entierros de Melquíades Estrada, y vuelve a hacerlo con Deuda de honor, donde a primera vista lo más llamativo es el protagonismo femenino. Esto último tampoco es algo que él invente, pues filmes como Johnny Guitar, 40 pistolas, Valor de ley en sus dos versiones, o Caravana de mujeres contaban con mujeres fuertes en lo que es un género que se considera genuinamente masculino. Aquí el film sigue a la solterona Mary Bee Cuddy, que vive sola en un pueblo de Nebraska sacando adelante su granja como puede, se trata de una existencia dura, en la que le ayuda ser una persona de fe. Otras mujeres no llevan la vida en el salvaje oeste con tanta entereza como ella, hasta el punto de que tres, que han enviudado o sobrellevan otras desgracias familiares, han enloquecido. En una reunión en la iglesia, acuerdan conducirlas al este, donde podrán recibir la atención que requieren. Mary Bee asume el reto, y en la tarea le va a ayudar Briggs, un buscavidas al que salva de un linchamiento. Será un viaje largo e incómodo, donde chocan los caracteres de ambos, aunque de alguna manera cada uno aprende del otro, van convergiendo. Deuda de honor adapta una novela de Glendon Swarthout, y su visionado resulta algo incómodo, parece difícil empatizar con los dos personajes protagonistas y sus respectivos aires de superioridad, ella desde su rigidez moral, él desde su posición de hombre de mundo. Tommy Lee Jones carga las tintas en la paradójica postura de unos personajes que se muestran generosos en su innegable egocentrismo. En los duros pasajes que muestran la locura y las decisiones en que está en juego la vida de las personas, algunos muy violentos y desagradables, domina un existencialismo amargo y pesimista, una suerte de fatalismo desesperanzado cercano al absurdo. Aunque se logra cierto ritmo, también puede detectarse un cansinismo circular y reiterativo, variaciones sobre la misma idea, esto es lo que le toca al ser humano, viene a decirse. Aunque hay un puñado de actores conocidos en el film, la presencia de Meryl Streep y Hailee Steinfeld es anecdótica, los reyes de la función son el propio Lee Jones y Hilary Swank, que componen bien a sus personajes, dentro de la limitación con que están trazados.

5/10
Viejos muchachos

1995 | The Good Old Boys

Hewey Calloway es un vaquero que siempre ha llevado una vida errante. Sin embargo, el país está cambiando a marchas agigantadas, y Calloway se siente necesitado del amor de una familia. Esta producción televisiva supuso el debut como director de Tommy Lee Jones, que ya llevaba 25 años como actor, y acababa de consagrarse un par de años antes, con El fugitivo. Adapta la novela de Elmer Kelton 'The Good Old Boys'.

6/10

Últimos tráilers y vídeos