IMG-LOGO

Biografía

Colm Feore

Colm Feore

61 años

Colm Feore

Nació el 22 de Agosto de 1958 en Boston, Massachusetts, EE.UU.
Filmografía
Mi año con Salinger

2020 | My Salinger Year

Finales de los años 90. Joanna, una joven que sueña con ser una gran escritora, consigue trabajo en una de las principales agencias literarias de Nueva York como ayudante de la directora. Entre otras tareas, Joanna ha de responder las numerosas cartas que envían los fans de uno de los escritores de la firma, el mítico J.D. Salinger, autor de “El guardián entre el centeno”. Apartándose del protocolo, Joanna imprimirá a sus respuestas un carácter muy personal.

The Prodigy

2019 | The Prodigy

Minutos después de que en Ohio un cruel asesino en serie sea asesinado a tiros, Sarah Blume da a luz a su primer bebé, compartiendo una enorme alegría con John, su esposo, pues les ha costado mucho que ella se quedara embarazada. A los ocho años, el retoño ha dejado claro que tiene una inteligencia excepcional, y estudia en una escuela para superdotados, pero Sarah sospecha que ha sido el culpable de poner una trampa en el sótano que ha causado un enorme daño en el pie a su niñera… Para despejar las dudas, acude al Dr. Arthur Jacobson, un psicoanalista. Títulos como Mala semilla, ¿Quién puede matar un niño?, El pueblo de los malditos, La profecía, El buen hijo o la más reciente Hereditary han puesto de manifiesto que los niños, supuestamente inocentes, pueden resultar más terroríficos que los más despiadados monstruos y demonios. Se suma a esta rama del fantaterror The Prodigy, dirigida por Nicholas McCarthy, que debutó en 2012 con la interesante El pacto, con dos hermanas que pasaban la noche en una casa encantada. Se trata de un film un tanto convencional, que se limita a repetir clichés del cine de miedo, abusando de los sustos fáciles ( o ‘jumpscares’). Quizás hubiera funcionado mejor si hubiera jugado a dosificar la información sobre lo ocurrido con el chico, pero el guión despeja cualquier duda desde el arranque. Pese a todo, logra mantener en tensión al respetable, lo que no es poco, e incluye algunas críticas a la corrección política actual, y a los tiempos que corren en los que los padres se sienten eternamente culpables de los comportamientos de sus hijos, evitando responsabilizarles de nada. Gran trabajo de Taylor Schilling, famosa como protagonista de la serie Orange is the New Black, como madre que no entiende qué está ocurriendo con su hijo, y pese a que se siente aterrada, trata de protegerle. Pero reina en la función el jovencísimo Jackson Robert Scott, asiduo al género de terror, pues ya fue el niño devorado por el payaso en It, y que demuestra una enorme capacidad para alternar un rostro angelical con miradas inquietantes, sin nada que envidiar a James McAvoy en Glass.

5/10
Astronaut

2019 | Astronaut

The Umbrella Academy

2019 | The Umbrella Academy | Serie TV

A finales de los 80, cuarenta y tres mujeres de diferentes países del mundo que no estaban embarazadas dan a luz inexplicablemente. El excéntrico millonario Reginald Hargreeves adopta a siete de estos retoños, seis de los cuales manifiestan poderes extraordinarios, por lo que forman un grupo dedicado a combatir el crimen. Por desgracia, uno de ellos, Número Seis, fallece, mientras que Cinco, que tiene la habilidad de viajar en el tiempo y el espacio, ha desaparecido. Tras la muerte de Hargreeves, se reúnen los otros cinco, que empiezan a sospechar que éste ha sido asesinado. Justo en ese momento regresa Cinco que tiene una inquietante noticia: faltan ocho días para que se produzca una catástrofe que acabará con la raza humana. Jeremy Slater, con experiencia en superhéroes tras la fallida 4 Fantásticos, y Steve Blackman, autor de la estupenda Fargo, se reúnen para adaptar el cómic homónimo creado por Gerard Way y Gabriel Bá para Dark Horse, muy apreciado por los aficionados, por su frescura y la tridimensionalidad con la que retrata a los protagonistas. Al partir de este material, la propuesta prometía darle una vuelta novedosa al manido género de superhéroes, pues incluso se estrena pocos días después de Deadly Class, una serie con muchos elementos en común de HBO. Pero pese a un excelente arranque, marcado por la inteligente utilización de la música, y una buena presentación de una familia disfuncional de enorme potencial dramático, la propuesta acaba resultando demasiado manida. Mientras que la investigación principal resulta amena, algunas subtramas carecen de interés, todo indica que se ha tratado de alargar la trama demasiado para alcanzar los diez capítulos, lo que deriva en un ritmo irregular. Se han eliminado los ingredientes más locos de las viñetas, donde podía suceder cualquier cosa, como la aparición de una versión mutante de la Torre Eiffel, pero al pretenderse que la trama sea seria, no acaban de cuadrar del todo por ejemplo el mayordomo simio, o la madre robótica. El reparto no está mal, pero no se le saca todo el jugo a la gran Ellen Page, se desaprovechan un poco las posibilidades de su personaje, Vanya, la única normal de los personajes centrales. En cualquier caso, todo indica que la ficción podría subsanar este aspecto, y mejorar en siguientes temporadas.

6/10
La viuda

2019 | Greta

Frances aún no ha superado la reciente muerte de su madre, está distanciada de su padre y ha dejado Boston para irse a vivir al piso de su amiga Erica en Manhattan. Un día encuentra un bolso en el metro y, al ver la identificación de su dueña, Greta Hideg, decide acercárselo a su casa. Pronto se entablará entre ellas una cordial relación, pues Greta resulta ser una viuda que tiene a su hija en París y se siente sola, mientras que Frances necesita el cariño materno que le falta. Al irlandés Neil Jordan suelen interesarle las historias donde nada es lo que parece o donde las identidades son más bien sinuosas, ahí están Juego de lágrimas, Entrevista con el vampiro o La extraña que hay en ti. En el caso que nos ocupa es fácil darse cuenta de que la encantadora viudita francesa Greta esconde una personalidad diferente y no va a ser precisamente dulce y cariñosa, algo que el saber hacer de Isabelle Huppert va a transformar en una pesadilla terrorífica. Tras el gancho del bolso –acertado punto de partida– el guión sigue derroteros clásicos en donde el engaño, la tensión y la intriga van creciendo exponencialmente hasta el correcto desenlace. De camino se hace referencia a la vulnerabilidad generada por las carencias afectivas y se regalan un par de momentos sanguinolentos, aunque en general la violencia está bastante contenida. Otra cosa es la verosimilitud. El acoso de Greta a la ingenua Frances adquiere a veces tintes casi fantásticos, parece que la viuda tiene algo así como el don de la ubicuidad, véase la escena en que persigue a Erica y va enviando fotos a velocidad de crucero. La profesionalidad de la policía queda a la altura del betún y por supuesto se incluyen reacciones de los personajes que no resultan demasiado veraces, lo cual se adecúa a ese tipo de películas en que el espectador se pregunta: ¿pero qué hace? ¿es tonta o qué? Por otra parte, justo es reconocer que las jóvenes actrices Chloë Grace Moretz (The Equalizer) y Maika Monroe (It Follows) hacen un eficiente trabajo resaltando sus caracteres totalmente contrapuestos.

5/10
Anon

2018 | Anon

En el futuro la policía puede acceder en directo –recibe la información en su retina– a todas las biografías de los ciudadanos, así como investigar en los archivos personales de cada individuo, en lo que se llama aquí la conciencia ocular (todo lo que ve). Cuando se producen una serie de asesinatos, sin que la mirada de la víctima hayan podido captar al asesino, el inspector Sal Frieland empieza a sospechar de una intrigante mujer anónima de la que se desconocen sus datos. Las películas de Andrew Niccol siempre cuentan con planteamientos muy sugerentes, la mayoría de las veces referentes al inquietante futuro que nos espera. En este caso hace hincapié a la falta de intimidad, cuando toda la vida de las personas permanece custodiada en archivos a los que pueden acceder la autoridades –aquí, los policías–, cual si fueran el gran hermano de Orwell. Nada de lo que los ciudadanos hacen queda oculto. De ese modo los culpables de los crímenes quedan fácilmente expuestos, pero, por contra, el derecho a la intimidad desaparece. Con una puesta en escena bastante minimalista, Niccol centra la historia de Anon en la persecución de la chica sin nombre por parte del inspector Frieland. Interesa la investigación policial, intriga la sospechosa, pero el resultado general adolece también de falta de ritmo y quizá se echa de menos algo más de sofisticacion en el desarrollo de los hechos, se pasa superficialmente sobre ellos al igual que sobre los personajes. Ya sólo el modo en que se topa con la chica el detective resulta bastante burda. También desdice un poco de la imaginación del cineasta la llamativa insistencia en imágenes sexuales, algo poco usual en él. Los actores cumplen con sus papeles, aunque Clive Owen tampoco es un dechado de matices. Lo mejor es sin duda el planteamiento de fondo futurista, que invita a una profunda reflexión.

5/10
House of Cards (5ª temporada)

2017 | House of Cards | Serie TV

Continúan las intrigas políticas de Frank y Claire Underwood para copar el poder en Washington, cada vez más parecidos al referente shakespereano del matrimonio Macbeth. Están muy próximas las elecciones presidenciales en que Frank debería revalidar un cargo que consiguió desde el bando demócrata en circunstancias más que dudosas, y con su esposa Claire como compañera de ticket aspirante a ocupar la vicepresidencia y no limitarse a ser la primera dama. Pero el republicano Will Conway, que tiene un pasado de héroe de guerra y es mucho más joven y padre de familia, es un poderoso rival. Además pesa el modo en que el presidente Underwood gestionó una crisis de secuestro en que un ciudadano americano fue decapitado a manos yihadistas. Decidido a conservar el mandato presidencial al precio que sea, Frank juega a la guerra sucia, además de manejar la carta del miedo para limitar el poder de los gobernadores, y ahuyentar de las urnas a los votantes m´s conservadores. La quinta temporada de House of Cards, que ha desarrollado antes con brillantez Beau Willimon, ahora desmarcado para acometer nuevos proyectos, mantiene de la mano de Melissa James Gibson y Frank Pugliese el nivel de las predecesoras, pero con una intención de elevar el nivel de intrigas y manipulación del matrimonio protagonista y su equipo, azuzada por el fenómeno "presidente Trump", que de alguna manera confirma aquello de que la realidad siempre supera a la ficción. De modo que siguen las intrigas en la sombra, mostrando el contraste entre un presidente que ya peina muchas canas, es de otra generación, y un adversario que usa hábilmente las nuevas tecnologías –su sesión de preguntas directas con el público durante horas via internet–, y que podría tener un punto flaco que no acaba de aflorar. En esta nueva entrega se prueba que hay capacidad sobrada para mostrar el modo en que actúan unas mentes retorcidas, que en algún caso, Doug Stamper, podrían estar tocando fondo. También la idea "marca de fábrica" de que Frank (el gran Kevin Spacey) se dirija directamente al espectador tiene nuevos momentos de originalidad, como en la reunión con los gobernadores, o con la que gente que se manifiesta a las puertas de la Casa Blanca, lo que tiene su mérito, la fórmula siempre apuntaba al riesgo de convertirse en lastre, Nombrar al reparto habitual y decir lo bien que lo hace cada uno, incluida con Robin Wright repitiendo como directora de un par de capítulos, se antoja un ejercicio innecesario. Sí conviene señalar alguna incorporación de relumbrón, como la de Patricia Clarkson.

7/10
House of Cards (4ª temporada)

2016 | House of Cards | Serie TV

Cuarta temporada de esta serie de lucha por el poder a toda costa, que alcanza su momento más álgido. Porque ciertamente y gracias a sus intrigas el vicepresidente Frank Underwood ha accedido a la presidencia de los Estados Unidos, tras implicar en un escándalo al anterior mandatario, pero al precio de la ruptura con su esposa y nueva primera dama, Claire, aunque la opinión pública no sea aún consciente de ello. De modo que en campaña para su reelección, donde la situación política con la crisis del petróleo y los roces con Rusia no ayudan demasiado, se suman las piedras que le va poniendo en el camino su propia mujer, que siguiendo sus propias aspiraciones políticas pretende presentarse al Congreso en Texas; decisión que coincide con la noticia de que su madre, con la que apenas se habla, padece un cáncer bastante avanzado. Beau Willimon vuelve a demostrar destreza para desarrollar las posibilidades que ofrece el lado más oscuro de la Casa Blanca. Aquí la novedad es que lo que había sido un frente unido, Francis y Claire, se ha quebrado, con lo que la lucha por el poder en su vertiente más maquiavélica, es también una pelea entre ellos, las desavenencias conyugales y políticas se confunden, es todo lo mismo. A esto se suman nuevos personajes –la madre enferma, amargada e intrigante, encarnada por Ellen Burstyn; o la jefa de campaña de Claire, Neve Campbell–, subtramas bien pensadas como la crisis rusa, y puntos de giro inesperados que no deberíamos desvelar, pero que complican la vida, nunca mejor dicho, al presidente. La trama atrapa, y aunque se presta humanidad a los personajes, de nuevo la apuesta es convertir a todos en ambiciosos y resentidos ávidos de poder y venganza, cada uno a su modo, nadie resulta medianamente positivo o atractivo, sólo cabe admirar el ingenio de unos y otros a la hora de urdir artimañas para conservar lo logrado, tapar escándalos o alcanzar ciertas metas, ya sea el comandante en jefe Kevin Spacey –que en esta temporada habla menos al espectador–, la primera dama Robin Wright –que vuelve a dirigir varios episodios–, o el astuto jefe de gabinete Michael Kelly, por citar a los principales.

7/10
The Amazing Spider-Man 2: El poder de Electro

2014 | The Amazing Spider-Man 2

Sony no está dispuesta a soltar al director de la 'indie' (500) días juntos. Puesto que el 'reboot' de la saga arácnida compensó con creces el ligero pinchazo de la tercera entrega de la trilogía dirigida por Sam Raimi, la compañía le ha encargado de nuevo a Marc Webb el siguiente episodio, The Amazing Spider-Man 2: El poder de Electro, al tiempo que, para aprovechar los derechos antes de que reviertan a Disney, se preparan diversos spin-offs, con villanos de la franquicia. En The Amazing Spider-Man 2: El poder de Electro, Peter Parker se gradúa en el instituto, pero se siente incómodo con su novia, Gwen Stacy, pues le prometió a su padre moribundo que se mantendría alejado de ella. Tras la ruptura de la pareja, irrumpe en la ciudad Electro, convertido en supervillano por un accidente eléctrico. Mientras, Harry Osborn intenta conseguir sangre de Spider-Man para inyectársela, como posible antídoto para la enfermedad que ha heredado de su padre, el magnate Harry Osborn, que fue el Duende Verde. Debido a la saturación del género superheróico, el nivel anda muy alto. Algunos títulos lo consiguen, como Capitán América: El soldado de invierno, pero The Amazing Spider-Man 2: El poder de Electro, estrenada pocas semanas después, no puede evitar caer en arquetipos (el tipo que se convierte en supervillano por accidente, la lucha por mantener la identidad secreta, los experimentos de una megacorporación, etc.). Al frente del equipo de guionistas se hayan Alex Kurtzman y Roberto Orci, casi siempre eficaces, a pesar de su trabajo a destajo (en los últimos tiempos combinan episodios de Sleepy Hollow y Hawai 5.0 con producciones cinematográficas como Star Trek: En la oscuridad). Pero esta vez no pueden evitar una caída de ritmo a mitad del metraje, cuando los encuentros y desencuentros de la pareja protagonista pierden interés. Este bache lastra el dramatismo que se pretende con la traca final, cuando The Amazing Spider-Man 2: El poder de Electro remonta más o menos. Sin embargo, en esencia contentará al respetable, pues ofrece lo esperado: efectos especiales chispeantes, secuencias de accion electrizantes e interpretaciones nada corrientes, de los siempre sorprendentes Andrew Garfield y Emma Stone, y de un exageradísimo pero solvente Jaime Foxx. The Amazing Spider-Man 2: El poder de Electro se centra no sólo en el "un gran poder conlleva una gran responsabilidad", tema habitual de la franquicia, sino que sobre todo reflexiona sobre la influencia del legado familiar y de las raíces en el individuo.

5/10
Jack Ryan: Operación Sombra

2014 | Jack Ryan: Shadow Recruit

El joven héroe de guerra Jack Ryan es reclutado por el agente de la CIA William Harper para realizar labores de analista. Gracias a su tapadera en una gran empresa de Wall Street descubrirá ciertos tejemanejes bursátiles con sus socios rusos y de ahí colegirá que se acerca un gran peligro para la seguridad de los Estados Unidos. Marchará a Rusia para investigar y allí se verá obligado a convertirse en el más letal agente de campo para salvar su vida y la de su país. Lejos en el tiempo quedan los días en que el actor y director Kenneth Branagh ofrecía adaptaciones de Shakespeare o películas originales, con personajes singulares y diálogos muy elaborados, tales como Morir todavía o Los amigos de Peter. Tan hollywoodiense se ha vuelto Branagh que se lanza a adaptar al personaje de acción más célebre del escritor Tom Clancy, el analista de la CIA Jack Ryan, ya llevado al cine anteriormente en películas como La caza del Octubre Rojo, Juego de patriotas o Pánico nuclear. Desgraciadamente el resultado no alcanza las cotas de esas películas, de las que la última es probablemente la más lograda, la más verosímil. Precisamente Branagh ha optado por primar la acción por encima de cualquier otra consideración, cosa que no ocurría con la película protagonizada por Ben Affleck, por seguir con la comparación. Falta mayor entidad dramática en el guión del experimentado David Koepp y del debutante Adam Cozad, pues las iniciales explicaciones empresariales, términos bursátiles y sesudos temores al futuro, en realidad no son más que excusas para repartir los tortazos de siempre. Reina al fin y al cabo un esquematismo alucinante en la trama y en los personajes de Jack Ryan: Juego de sombras, mientras que la narración va adelgazando en seriedad hasta convertirse en un juego plano de buenos y malos, en donde la resolución de las escenas es de lo más ligera (véase el engaño de chiste en la cena del restaurante, el rescate de la chica, las inverosímiles superdeducciones en la camioneta, la casual localización del terrorista, etc.), un cúmulo de momentos límite al más puro cine de palomitas. Dicho lo cual, el film es un entretenido divertimento, pura evasión. Las escenas de acción están bien rodadas, alguna de modo espectacular. Está claro que Hollywood busca "encontrar" su 007 yanqui en Jack Ryan y en este sentido se emula en ciertas fases el estilo realista del agente interpretado por Daniel Craig, como en la lucha cuerpo a cuerpo en la habitación del hotel. Pero, en fin, Chris Pine no alcanza a tener el carisma necesario para sacar adelante un personaje tan delicado, siempre en riesgo de caer en el ridículo de tan listo que es (al tipo no se le escapa ni una). Kenneth Branagh se reserva, como a él le gusta, el personaje del ruso malvado, un tipo malencarado con reminiscencias muy tópicas de la Guerra Fría. Mientras que Keira Knightley aporta poco más que su glamour femenino y casi dan ganas de pedir más protagonismo a un sólido Kevin Costner, aquí reducido a maduro espía tras las bambalinas.

5/10
Los Borgia (2ª temporada)

2012 | The Borgias | Serie TV

En la Italia del Renacimiento, una época de creatividad y logros intelectuales y también de desorden endémico, guerras constantes entre familias y una depravación que, incluso en el siglo XXI, resulta inconcebible, el corazón del orden del mundo fue el Vaticano, el árbitro de conflictos entre reinos e imperios. Y en el centro del Vaticano hubo un hombre cuya sed de poder le llevaría al trono de San Pedro: Rodrigo Borgia, el papa Alejandro VI. Tras el asesinato de Juan, el poder de Rodrigo se debilita. Una nueva y poderosa fuerza llevará la lucha en su nombre, César, que se convertirá en El Príncipe, un feroz e implacable guerrero al que retrata Maquiavelo en su obra. Fría y metódicamente, César lleva a cabo su deseo de gobernar Italia llevando la destrucción a la península y a su propia familia. Al igual que su padre, César desea reformar la Iglesia Católica Romana, pero sus esfuerzos están condenados al fracaso debido a la corrupción dentro del Vaticano y a sus propias debilidades y deseos. Por su parte, Lucrecia, que ha maquinado el asesinato de Juan y ha sido testigo de la muerte de su amante Perotto a manos de César, lucha por lograr la paz de espíritu que nunca ha alcanzado. La dulce e inuenciable joven se ha convertido en la mano derecha de su padre que llega a nombrarla su sustituta mientras se ausenta de Roma. Lucrecia no duda en sentarse, incluso, en el trono papal.

Los Borgia (serie)

2011 | The Borgias | Serie TV

Año 1492. El Papa Inocencio VIII agoniza, y ante la cercanía de la muerte reclama la reforma de la Iglesia, cuyos príncipes han caído en la corrupción, de la que él sería un claro ejemplo. Varios cardenales, entre ellos Rodrigo Borgia, rodean su lecho y prometen un cambio, aunque en realidad sólo ambicionan el poder que lleva aparejada la sede de Pedro. Cuando muere el Pontífice, Rodrigo, amancebado con una mujer y con cuatro hijos, conspira para ser elegido Papa comprando los votos clave de los cardenales reunidos en cónclave. La lucha por la gloria temporal de la familia Borgia no ha hecho más que empezar. Serie televisiva de corte histórico, creada por el irlandés Neil Jordan, que es la primera vez que acomete una tarea de este tipo. Al parecer hace tiempo pensó rodar una película sobre el tema con Steven Spielberg como director, pero éste le indicó que le parecía más adecuado el formato televisivo. El formato es muy semejante a Los Tudor –de hecho está en la producción Michael Hirst–, o sea, intrigas palaciegas sin cuento, ambición de poder y embriagadora lujuria, aquí con el morbo del Papado en una de sus etapas menos ejemplares, y las relaciones incestuosas. Como corresponde a este tipo de productos, la ambientación es lujosísima, están cuidados todos los detalles, por ejemplo en la vistosa coronación de Alejandro VI, llevado en su silla gestatoria, o en la imposición de la tiara. Lo cual no quita para que la trama esté salpicada de detalles de algo grotescos –la juguetona Lucrecia espiando las evoluciones en el lecho de su hermano César con una mujer, el cambio de tornas en un envenenamiento en la cocina, a escasos metros de un banquete cardenalicia...–, o que se eche en falta un punto de vista algo más espiritual en algún personaje. De hecho llama poderosamente la atención el dominante cinismo, los comentarios próximos a la blasfemia y la simonía generalizada. Hay un reparto excelente, donde destaca Jeremy Irons, que sabe conceder gravedad a Alejandro VI, e introduce cierto grado de complejidad a su personaje cuando asume al fin la responsabilidad de ser el sucesor de Pedro. Hay buenos roles secundarios, como el papel en el primer capítulo del gran Derek Jacobi.

5/10
The Trotsky

2009 | The Trotsky

Leon Bronstein se cree la viva reencarnación del líder marxista Leon Trotsky y no está dispuesto a que su propio padre explote a los trabajadores de su pequeño negocio familiar. Tras intentar liderar una risible y fracasada huelga de hambre, Leon será despedido y castigado a trasladarse del exclusivo colegio privado en el que estudia a un instituto público. Pero el joven no se amedrenta y, convencido de que su nuevo instituto se rige por un régimen fascista liderado por inflexibles y autoritarios profesores, intenta reproducir en la escuela la revolución comunista, pues solo exponiendo a sus oprimidos compañeros la verdad sobre su situación le será posible abrir el camino a la Revolución.

The Listener (2ª temporada)

2009 | The Listener | Serie TV

Segunda temporada de este drama con tintes sobrenaturales y ciertas dosis de humor. Toby Logan es un paramédico de 25 años que es capaz de escuchar lo que piensan las personas que tiene cerca, e incluso en algunas ocasiones es capaz de ver el futuro. Ya en la primera temporada sus compañeros de trabajo se habían planteado en más de un capítulo el anómalo comportamiento del protagonista de esta serie. Hasta la policía había comenzado a sospechar de él en alguna que otra ocasión. Siempre andaba rondando en los escenarios de las desgracias. Qué casualidad. Y es que no lo puede evitar, su don le hace sentirse responsable de todo aquello que ocurre y que ha podido evitar. En esta segunda temporada se acentúa la dificultad de Toby de pasar como una persona normal, cada vez se le hace más cuesta arriba y ni le sirve desahogarse con su consejero el Dr. Ray Mencer. Además su relación con la doctora Fawcett avanza a trompicones debido a sus extraños comportamientos. Más estrés para el joven. Este interesante factor imprime una nueva emoción a la trama, desde un plano personal que afecta a vida del protagonista. También el tono humorísitico, matizado dentro de lo que es un drama, es un recurso eficaz y vivaz en la serie. Están bien traídas las salidas de tono que tiene algunas veces el personaje principal en su puesto de trabajo y las caras de sus compañeros ante algunas de sus reacciones. Todo en función de un eje argumental que no brilla por su originalidad, pero que mantiene el nivel de entretenimiento mínimo exigible.

4/10
Juegos de guerra 2

2008 | Wargames: The Dead Code

Will inicia una partida on line con un simulador de ataques terroristas. Su oponente es un superordenador del gobierno diseñado para localizar terroristas. Los agentes de Seguridad interpretan que está ocurriendo un ataque real.Stuart Gillard, curtido en la serie televisiva Embrujadas, dirige la secuela del film de John Badham, muy impactante en su momento, pues fue rodado en 1983, cuando pocos ciudadanos conocían de cerca los ordenadores personales. Se cumple por tanto el 25 aniversario del mayor éxito del actor Mathew Broderick, que no aparece esta vez.

3/10
24: Redemption

2008 | 24: Redemption | Serie TV

24 Redemption es una entrega de una hora y media que sirve de puente entre lo acontecido entre la sexta y séptima temporada de la serie. De alguna forma, los productores decidieron calmar a los seguidores de la adrenalítica serie 24, que habían pasado más de un año sin capítulos nuevos. La fórmula es la misma, acción en tiempo real, pero en este caso todo discurre en tan sólo dos horas. La idea es que Jack Bauer se ha refugiado en el imaginario país africano de Sangala, donde trabaja ayudando en una escuela que lleva un amigo suyo, Carl Benton, que también trabajó en los servicios secretos y de algún modo se redime ayudando a los niños nativos. Un golpe de estado pone en peligro a los chicos, mientras en la embajada quieren que Bauer vuelva a Estados Unidos y la presidenta electa Allison Taylor se dispone a inaugurar su mandato en Washington. De nuevo el ritmo es trepidante, y se plantean sucintamente temas como la búsqueda de la redención, los niños de la guerra, las minas antipersona y la errática política exterior norteamericana, que deja tirados a los aliados débiles. No faltan las escenas de tortura típicas en esta serie. Cuenta con actores potentes como Robert Carlyle, y la presentación del villano de la séptima temporada, encarnado por Jon Voight.

6/10
Inconceivable

2008 | Inconceivable

Sátira fallida sobre el mundo de la manipulación con tubos de ensayo para la fecundación "in vitro", a cargo de la directora y guionista irlandesa Mary McGuckian (Escándalo en la redacción). El reparto es de campanillas, pero el resultado general, entre el drama y la comedia, alcanza poca altura. La trama se centra en las actividades de un médico que trabaja en una clínica de fertilidad en Las Vegas (Nevada). Allí van a visitarle nueve mujeres variopintas que desean concebir un hijo en una probeta. Cuando finalmente reciben a sus retoños comprueban que, sospechosamente, los bebés se parecen demasiado...

3/10
El intercambio

2008 | Changeling

Los Ángeles, marzo de 1928. Christine Collins es una madre soltera, que trabaja de sol a sol como operadora telefónica para sacar adelante a Walter, su hijo de nueve años. Precisamente el trabajo le obliga un sábado a dejar al chico solo en casa. Cuando vuelve de la agotadora jornada, no hay rastro del muchacho. Angustiada recorre todo el barrio, y denuncia el caso a la policía, quien responde que no puede hacer nada hasta transcurridas 24 horas, pues la mayor parte de estos casos se resuelve con la vuelta del chico desaparecido por su propio pie. No va a ser éste el caso, y Walter seguirá en paradero desconocido... hasta cinco meses después, en que la policía anuncia que le ha encontrado. Christine no cabe en sí de gozo hasta que se reúne con el muchacho... en quien no reconoce a Walter. La policía de Los Ángeles, que vive un período de descrédito con graves acusaciones de corrupción, no está dispuesta a admitir un posible error; y obliga a Christine a quedarse con el chico, con la excusa de que el tiempo transcurrido y la dura prueba son los causantes de que no esté segura de la identidad de su hijo. El dolor de Christine se multiplica, pues al “cambiazo” se suma el hecho de que entretanto se han paralizado los esfuerzos por encontrar a su hijo.Impactante película, que sobrecoge aún mas cuando se sabe que está basada en hechos reales. El guionista J. Michael Straczynski rescata y convierte en libreto un caso que ocupó las páginas de la prensa angelina de 1928, y que había quedado sepultado en el olvido. Y el gran Clint Eastwood lo convierte en cine estupendo, de maravilloso clasicismo, por el ritmo, planificación, movimientos de cámara y perfecta paleta de colores. Resulta asombrosa la madurez narrativa alcanzada por Eastwood director, quien hace que parezca fácil lo difícil. Cuenta, es cierto, con un buen guión, y con una actriz, Angelina Jolie, capaz de encarnar de modo convincente el mal trago que está pasando una madre. Pero es él quien sabe manejar los medios de que dispone para componer un cuadro de la época de la Depresión, donde se entienden bien los deseos de un niño por escapar de la miseria, o donde causa pavor el grado de podredumbre en los estamentos policial, político, e incluso médico, donde las personas cuentan muy poco. Dentro de una situación más o menos sencilla de exponer -la desaparición de un chico, y la aparición de otro-, se despliegan personajes y situaciones sin que nunca dé la sensación de que se acumulan desordenadamente: el jefe de la operadora telefónica, enamorado en secreto; el pastor presbiteriano, John Malkovich, aliado de Christine; el insensible e interesado jefe de policía; el agente honesto que hace bien su trabajo; el psicópata incomprensible; el niño cómplice del psicópata; la prostituta recluida en el psiquiátrico; el personal del mismo... Estos personajes y su entorno configuran un cuadro muy vivo, con momentos electrizantes, como el encuentro en la galería de la muerte, o la entrevista del policía y el niño; incluso Eastwood sale indemne de pasajes que se prestan al tópico, como los del manicomio; lo que no está reñido con las cosas pequeñas, ese detalle delicioso del jefe que invitará a cenar a su empleada si gana el Oscar Sucedió una noche, guiño capriano muy consciente del film.El tema de la infancia arrancada de cuajo no es ajeno a Eastwood, quien lo abordó con tono fatalista en Un mundo perfecto y Mystic River. Quizá aquí la sorpresa, con respecto a éstos y a otros títulos de su filmografía, es un inesperado optimismo, una apertura a la esperanza, porque aunque a Christine le toca sufrir, y vaya si le toca, sobrelleva la situación con gran presencia de ánimo, y sabe reconocer los rayos de luz que asoman en su camino.

7/10
Dos polis en apuros

2008 | Bon Cop, Bad Cop

Enterrad mi corazón en Wounded Knee

2007 | Bury My Heart at Wounded Knee

Correcta adaptación del libro de éxito de Dee Brown, que recoge un trágico hecho real, la muerte de más de un centenar de hombres desarmados, mujeres y niños por un destacamento del Séptimo de Caballería. Anna Paquin realiza un correcto trabajo y aunque la ambientación no es especialmente deslumbrante, resulta más o menos creíble.

4/10
The Deal

2005 | The Deal

Tras la agradable (y difícil de seguir) película-sorpresa de Syriana, merece la pena ahondar en las tramas empresariales acerca de los turbios intereses que rodean el mundo del petróleo. Este film sigue la pista a un ejecutivo de Wall Street, que representa a una compañía que está sufriendo los efectos de la subida del precio del bárril por la guerra en Oriente Medio. Sus gestiones por conseguir crudo a través de una empresa, y su relación con una recién licenciada, ecologista por más señas, le llevarán por complicados derroteros. El guión del film lo ha escrito Ruth Epstein, antiguo agente de bolsa en Goldman Sachs, que conoce este mundillo bastante bien. De hecho, la parte que mejor funciona, a pesar de la jerga propia del ramo, es la que describe los problemas empresariales. Cuando la cosa discurre por cauce más convencionales, propios del cine de acción, la trama se vuelve menos creíble. El film recupera a Christian Slater, que además ejerce de productor ejecutivo.

5/10
El exorcismo de Emily Rose

2005 | The Exorcism Of Emily Rose

Film basado libremente en el caso real de una joven católica endemoniada. Se articula alrededor del juicio contra el sacerdote que practicó su exorcismo, acusado de homicidio por negligencia. Ello permite ofrecer en retrospectiva la evolución del caso de Emily Rose: primeras manifestaciones de posesión, inquietud de los seres queridos, intervención del padre Moore… Lo que sirve para plantear interrogantes, a los que de intento no se da respuesta concluyente, sobre la existencia del diablo o por qué Dios permite el mal y nos somete a duras pruebas. Scott Derrickson y su coguionista Paul Harris Boardman plantean con inteligencia el clásico conflicto entre fe y razón, apuntando a su posible conciliación. Hombre de fe es el sacerdote, pero esto no le impide, al revés, ser prudente, solicitando el permiso del obispo para actuar, y escuchando a los médicos. En el campo racionalista hay dos posiciones diversas: la defensa –Erin, abogada agnóstica de mente abierta– y la acusación –Ethan, fiscal cristiano poco consecuente, cuyo único objetivo parece ser la condena del acusado–. En este ‘triángulo’ los personajes mejor perfilados son el padre Moore y Erin, estupendos Tom Wilkinson y Laura Linney. Aunque al subrayar la honradez de sus planteamientos se lleva el paralelismo, que son dos caras de la misma moneda, demasiado lejos, por ejemplo al mostrar su común soledad. Comprensible en la mujer que ha hecho de su carrera la razón de su vida, se entiende poco que al sacerdote no le apoyen su obispo o los fieles de su parroquia. Que el film trate temas de fondo con rigor (Derrickson se confiesa cristiano evangélico, y suyo es el argumento de Tierra de abundancia, de Wim Wenders) no está reñido con la comercialidad, como ocurría en El exorcista, de William Friedkin. Las secuencias de terror, con el diablo sugerido o manifiesto, están bien resueltas, y buscan el realismo, la credibilidad. A ello ayuda el trabajo de Jennifer Carpenter, convincente Emily Rose, que no requiere excesos de maquillaje y efectos especiales.

6/10
Mentiras que me contó mi madre

2004 | Lies My Mother Told Me

Películas de engaños, falsas identidades y mentiras entre madre e hija. Laren, la madre de Hayley, ha ingresado en la cárcel por comprar con una tarjeta de crédito robada. Al salir de prisión, las dos intercambian identidades, pero la sorpresa de Hayley es mayúscula cuando descubre que su madre se ha casado con un abogado. Entonces es cuando comienza a tener serias dudas acerca de lo que le dice su progenitora. Caprichoso guión dirigido por Christian Duguay (El arte de la guerra), con los solventes nombres de Joely Richardson (Fallen Angel) y de la jovencita Hayden Panettiere (Héroes).

5/10
Las crónicas de Riddick

2004 | The Chronicles of Riddick

Los que disfrutamos de ese entretenido producto llamado Pitch Black, ya conocemos a Riddick, un tipo con una mala leche morrocotuda y con ese aire de malvado superhéroe a quien no le importa nada ni nadie. Él tiene sus propias normas, es autónomo e imprevisible. Tras escapar del planeta de los monstruos alados, ahora se dedica a jugar al ratón y al gato con los cazarrecompensas que le pisan los talones, hasta que su instinto guerrero es requerido en un planeta para resistir a los necróferos, una raza que está arrasando a la humanidad bajo la premisa: ‘conviértete o muere’. Según las profecías, los necróferos saben que el único que puede destruir su imperio pertenece a los furianos, una estirpe de hombres que se cree extinguida… El director y guionista David Twohy vuelve a ofrecer una entretenida película de ciencia ficción, con el mismo aire de serie B que le dio fama a Pitch Black. Pero lo mejor vuelve a ser Riddick, antihéroe y héroe, asesino y altruista... Entre las variadas secuencias de acción destacan las que recogen la estancia y huida de una cárcel subterránea en un extraño planeta incandescente, y la posterior lucha que tiene lugar en el templo de los necróferos, la Basílica. El apocalíptico guión deja tiempo para alguna broma eficaz y la oscura fotografía de Hugh Johnson aporta una adecuada atmósfera irreal. Diesel cumple como protagonista absoluto, y está acompañado de buenos secundarios, como Thandie Newton o la veterana Judi Dench.

6/10
Sin aliento

2003 | Highwaymen

Rennie, tras perder a su esposa hace cinco años a manos de un asesino, sólo piensa en vengar su muerte y encontrar a Fargo, un temerario y sádico conductor mutilado que se dedica a atropellar a inocentes conductores. Su próxima víctima es Molly Poole, una joven y bella mujer que viaja sola. A su vez, un investigador llamado Macklin anda tras la búsqueda de Rennie. Acción e inquietud en este thriller donde todos se convierten en el gato y el ratón de una red humana que acumula odio, venganza y violencia. Robert Harling, guionista de comedias como El club de las primeras esposas o Hasta que la ley nos separe, dirige una cinta que hace honor a su título pero que sobre todo acumula angustia en algunas de sus escenas. Protagonizan Jim Caviezel, Rhona Mitra (El hombre sin sombra) y un perfecto Colm Feore (Muerte de un ángel).

4/10
Paycheck

2003 | Paycheck

Jennings es un ingeniero informático excepcional: con un talento innato, puede descifrar los programas más complicados y mejor protegidos. Tal habilidad la usan empresarios sin escrúpulos para robar tecnología: le contratan para realizar el trabajo, y luego, de acuerdo con él, le borran la memoria para evitar que en el futuro pueda convertirse en testigo incómodo. Pero en el último encargo, ha pasado algo raro. Cuando Jennings va a cobrar sus honorarios, descubre que ha renunciado a ellos a cambio de una bolsa que contiene una serie de objetos aparentemente inútiles. En realidad, son las piezas de un puzzle, que deberían ayudarle a recordar lo que nunca debiera haber olvidado. Las lenguas malévolas aseguran que el director formado en Hong Kong John Woo, al venirse a trabajar a Estados Unidos en títulos como Blanco humano, Cara a cara, Misión imposible II, Windtalkers…, olvidó parte de su talento en Oriente. ¿Serán envidiosos? Especializado en un cine de acción con coreografías inconfundibles, Woo adapta en esta ocasión un relato corto del novelista de ciencia ficción Philip K. Dick, con un atractivo punto de partida. La historia le permite desplegar todo su católogo de imaginería visual, sobre todo en las escenas de persecuciones. Asume el protagonismo absoluto Ben Affleck, mientras que a Uma Thurman le toca esta vez ser mera comparsa.

5/10
Seguridad Nacional

2003 | National Security

Earl Montgomery es un aspirante a policía con buenas aptitudes. Sin embargo tiene un pequeño problemilla: se le va la olla de modo asombroso. Tras ser rechazado, comienza a trabajar de vigilante en “Seguridad Nacional” (con silbatos en lugar de pistolas, y tal y tal). El tipo hace la vida imposible a un nervioso poli que, más tarde, pierde su trabajo y comienza a trabajar con Montgomery: juntos se llevan a matar, pero también descubren una trama criminal con corrupción policial. Martin Lawrence (El caballero negro) es un tipo con gracia, aunque puede llegar a ser pesado. No para en toda la película de decir paridas y, claro, uno acaba riéndose, también gracias a un convincente Steve Zahn en el papel del gafado compañero al que le caen todos los golpes. Se trata en cualquier caso de una peli de acción, un poco tontaina pero bien rodada por Dennis Dugan (Un papá genial).

4/10
Fuego intencionado

2002 | Point Of Origin

Mientras intenta atrapar a un peligroso pirómano culpable de una cadena de incendios, un veterano bombero se convierte en el principal sospechoso de haberlos causado. Ray Liotta (Hannibal) y John Leguizamo (Moulin Rouge) protagonizan este thriller basado en hechos reales, que se suma al género bomberil del que Llamaradas y 15 minutos son buenos representantes.

4/10
Pánico nuclear

2002 | The Sum of All Fears

1973. Conflicto árabe-israelí. Un caza de Israel, que transporta una bomba atómica, es abatido. Su “explosiva” carga queda perdida en el desierto, hasta que unos tipos traficantes de armas dan con ella muchos años después. Sin saber muy bien lo que tienen entre manos, venden la bomba a precio de risa a unos neonazis que han trazado un maléfico plan: gastar su único cartucho, esa bomba, para provocar un conflicto de dimensiones planetarias que enfrente a los dos grandes superpotencias: Estados Unidos y una Rusia con problemas en Chechenia, y a la que, para colmo de males, se le muere el presidente. De las cenizas, esperan que llegue el turno del retorno al fascismo. Menos mal que anda por ahí el doctor Jack Ryan, analista de la CIA, bastante rejuvenecido si comparamos a Ben Affleck con el talludito Harrison Ford. Además el héroe de las novelas “tecnothriller” de Tom Clancy no está casado ni tiene una preciosa hijita. Para la ocasión le encontramos como soltero de oro, presuntamente temeroso de la palabra “compromiso”, lo que no acaba de gustar a su novieta Cathy, médico residente en un hospital. Y es que el chico todavía ni siquiera ha sido capaz de confesarle que trabaja para la célebre agencia del gobierno. Aunque tendrá ocasión de hacerlo cuando sea requerido por los jerifaltes de la nación: él es el máximo experto en el recién nombrado presidente ruso, el enigmático y poco conocido Nemerov. Phil Alden Robinson, director de la estupenda Campo de sueños y de la interesante Sneakers (Los fisgones), es el responsable del “lifting” a que ha sido sometido Ryan para la ocasión. Y tiene la suerte –suerte según se mire, pues los tambores de guerra que se escuchan en el mundo son para echarse a temblar– de que su trama es de rabiosa actualidad: el terrorismo practicado por grupúsculos de fanáticos incontrolados, sin respeto alguno por la vida humana. Tras el 11 de septiembre, la idea de que una bomba atómica pueda explotar en una gran urbe no es, desgraciadamente, ningún desatino. “Cambiar” de Ryan era un riesgo, pero Affleck cumple con las expectativas de tipo joven y apuesto. Además están muy bien secundado por Morgan Freeman, su mentor en la CIA, James Cromwell, el presidente americano, y Liev Schreiber, un inesperado espía con licencia para matar, que hace su papel estupendamente. Muchas escenas se pueden destacar. Pero se lleva la palma la conclusión del film, un montaje paralelo con varios asesinatos, deudor indudable de El padrino de Coppola.

6/10
Chicago (2002)

2002 | Chicago

Ambientada en los años de la Depresión, Chicago (2003) cuenta la estancia en prisión de Roxie Hart, una chica que desea triunfar en el mundo del cabaret y las candilejas. Un crimen pasional la ha conducido a compartir cárcel con otras mujeres asesinas; una de ellas es Velma Kelly, la estrella favorita de Roxie, su idolatrada modelo, a la que acude en busca de consejo. Pero su actitud de diva inaccesible –ni en lo musical ni en lo carcelario acepta ayudarla–, supone una decepción. Informada por Mamá Morton, guardián de la cárcel, de las rutinas del lugar, advierte que la única forma de salir bien librada es ganarse el favor de Billy Flynn, un astuto abogado que gusta del dinero y la fama. Bill Condon (Dioses y monstruos), autor del guión, parte de una buena idea para insertar en la trama los números musicales que jalonan el film: es Roxie, anhelosa de triunfar como cantante, quien imagina sus evoluciones como un espectáculo del que ella es protagonista absoluta; un poco al modo de Björk en Bailar en la oscuridad. De este modo, momentos como el interrogatorio de la policía, las explicaciones de las presas sobre los hechos que les llevaron a la cárcel, el manejo de la prensa o la actuación ante los tribunales, se convierten en escenas brillantísimas, donde las canciones no hacen sino apuntalar el buscado y muy conseguido tono de vodevil. A la hora de dirigir los números musicales, Rob Marshall ha optado por dar predominio a los fondos minimalistas absolutamente oscuros y los focos apenas recogen otra cosa que las figuras de las sensuales cantantes y bailarinas. Los actores principales, a excepción de Queen Latifah, apenas tenían experiencia musical: pero Renée Zellweger, Catherine Zeta-Jones (que se llevó el Oscar a la mejor actriz de reparto), Richard Gere, John C. Reilly y compañía han trabajado duro y superan con nota alta el envite de cantar y bailar.

8/10
Muerte de un ángel

2001 | The Caveman's Valentine

Antaño, Romulus fue un pianista genial, que se movía en los sofisticados círculos intelectuales neoyorquinos. Ahora, es un mendigo que vive en una cueva cercana al río Hudson, que escucha voces interiores y sufre extrañas alucinaciones. Más cerca del delirio que de la cordura, Romulus, que tiene una hija policía, debe enfrentarse a la realidad del asesinato de un joven, cerca de su “casa”. Éste fue modelo de algunas sesiones fotográficas de un artista moderno, miembro de uno de esos grupos de gente decadente, aunque supuestamente culta. Romulus volverá a vestirse como una persona en busca de la verdad… y del buen juicio. Extraño thriller a cargo de la directora y actriz Kasi Lemmons, que sorprendió tras las cámaras hace unos años con la interesante Eve’s Bayou. Quien ya abordara en una ocasión el realismo mágico, repite colaboración con Samuel L. Jackson en una historia algo abstrusa, que requiere un punto de complicidad en el espectador. No falta una sorpresa final en el desenlace, que no es cuestión de desvelar aquí.

4/10
Pearl Harbor

2001 | Pearl Harbor

El 7 de diciembre de 1941 el mundo entero se estremeció cuando la aviación japonesa descargó toda su furia contra la base estadounidense de Pearl Harbor, en Hawai. Cerca de 3.000 personas perdieron la vida y el ataque significó la entrada de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial. Ahora 60 años después estos hechos se recogen en la filmación más cara llevada a cabo por una sola productora. Para lograr los mejores resultados se contrató al director Michael Bay, un auténtico especialista en películas de acción de gran presupuesto, artífice de éxitos como Armageddon o La Roca. El guión corre a cargo del reputado Randall Wallace y narra la historia de Rafe (Ben Affleck) y Danny (Josh Hartnett), dos amigos de la infancia que aprendieron a volar en aviones fumigadores y que pasado el tiempo entran a formar parte del cuerpo de pilotos del Ejército del Aire de los Estados Unidos. Ambos van a parar a la base de Pearl Harbor, y allí Rafe se enamora de Evelyn (Kate Beckinsale), una bella enfermera que sirve a la Marina. Pero Rafe es un atrevido idealista y no duda en alistarse en el Escuadrón del Águila, un grupo internacional que junto a los pilotos británicos plantaron cara en el aire a los alemanes durante la Batalla de Inglaterra. Se trata de una misión extremadamente arriesgada. Él lo sabe: la diferencia entre un combate real y la vida de un soldado en Hawai es abismal. Y por eso mismo no ha contado con Danny, cuya vida quedará asegurada en los tranquilos parajes de Hawai, y el cual, en compañía de Evelyn, esperará el feliz regreso de su mejor amigo. Pero, por entonces, los japoneses ya planean un ataque que cambiará la historia de Estados Unidos y del mundo entero. La película es una demostración del poderío cinematográfico de Hollywood. Las escenas bélicas son de una verosimilitud soberbia. Hay planos a un tiempo espectaculares y terribles, como el del portaviones hundiéndose con una agónica carga humana en su interior. Entre Ben Affleck y Josh Hartnett (¡vaya descubrimiento de actor!) hay la química suficiente como para encender la pantalla durante la primera hora. Y es que, en el fondo, por encima de las escenas de acción, de factura insuperable, Pearl Harbor es una película sobre la amistad y la lealtad, el valor y el patriotismo. Vamos, que al final uno tiene tentaciones de exclamar a pleno pulmón: “God Bless America”.

5/10
El quinto hombre

2001 | Ignition

Gallagher, un militar conflictivo, no tiene más remedio que aceptar un trabajo como guardaespaldas de Faith, una juez federal tipo Garzón. Como la chica es anticorrupción a tope, tiene un buen puñado de enemigos que quisieran verla bajo tierra; así que Gallagher no va a aburrirse un momento. Intriga razonable, y dos actores competentes, Bill Pullman y Lena Olin, son el seguro de vida de una trama clásica, contada con cierto oficio.

4/10
La fuerza de una mujer

2001 | Haven

Telefilm de bajo presupuesto que reconstruye la historia real de Ruth Gruber, una mujer estadounidense que viajó en numerosas ocasiones a Europa para ayudar a las víctimas de la persecución nazi. Se calcula que más de un millar de personas se beneficiaron de su ayuda, y de su lucha porque pudieran vivir en Estados Unidos. Natasha Richardson realiza una eficaz composición del personaje. Dirige John Grey, creador de la serie Entre fantasmas.

5/10
Final Jeopardy

2001 | Final Jeopardy

El virginiano (2000)

2000 | The Virginian

Versión de la novela del oeste escrita por Owen Wister y llevada a la pantalla en varias ocasiones e incluso en forma de serie de televisión. Narra las andanzas de un cowboy sureño llamado y de su amigo Steve. Las cosas se pondrán interesantes cuando se deba enfrentar a un ladrón de ganado llamado Trampas y cuando entre en liza el amor por la maestra Molly, y ambos amigos se enamoren de ella. En el papel de la maestrita da bien la talla la guapa Diane Lane (Cotton Club), mientras que Bill Pullman (Mientras dormías) intenta dar empaque a su personaje protagonista, al tiempo que debuta con cierto oficio en la dirección. La película se deja ver, gracias sobre todo a que está al servicio de una historia muy clásica.

4/10
La tormenta del siglo

1999 | Storm of the Century | Serie TV

Terrorífico relato de Stephen King, sobre un pueblecito de Maine azotado por una terrible tormenta, problema que se acrecienta por la presencia de un extraño con increíbles poderes mentales.

5/10
Titus

1999 | Titus

William Shakespeare es sin duda uno de los autores más adaptados a la gran pantalla. Sus obras son famosas en el mundo entero gracias a su objetiva y certerísima disección de las pasiones humanas. Pero entre ellas hay también algunas historias que no han adquirido el peso de sus hermanas mayores, y tal es el caso de Tito Andrónico, un drama donde la violencia y la venganza son las protagonistas. El mejor general romano, Titus Andronicus, regresa victorioso de la guerra contra los bárbaros. Con él trae prisionera a la reina de los godos, Tamora, a tres de sus hijos y al moro Aarón. Para seguir con el ritual de la victoria, Titus lleva a cabo el sacrificio de uno de los hijos de Tamora, pese a las súplicas de ésta. Pero cuando el caprichoso Saturninus es nombrado nuevo emperador del imperio y concede la libertad a la reina cautiva, ésta pergeñará una atroz venganza contra el prestigioso general. Que la película no está al alcance de todos los paladares lo explica el hecho de que se estrenara en nuestro país con cinco años de retraso. La directora Julie Taymor, más tarde encumbrada gracias a Frida, despliega un espectáculo visualmente impactante, entre barroco y kitsch, y excesivo también en la explicitud de la violencia y del hedonismo que domina el imperio. La puesta en escena es enormemente audaz al mezclar pasado y presente dando lugar a arriesgados anacronismos narrativos (el niño del inicio, los automóviles, la estética nazi, los discursos con micrófono, guerreros tipo Mad Max…). La sorpresa de esas imágenes y cierto tono teatral dota a la historia de un aire irreal y fantasioso, aunque lleno de vigor, donde el aspecto formal acaba por llevarse el gato al agua. Y la bella Jessica Lange y el sufriente Anthony Hopkins mantienen un duelo tan brillante como sobrecogedor.

6/10
Un camino hacia la luz

1999 | Forget Me Never

Diane McGowin es una mujer en la cuarentena que sufre inesperadamente un vacío de memoria al salir de la oficina. Una vez llega a su casa, donde le esperan para celebrar el cumpleaños de su marido, se desmaya. Pronto se sabe que Diane sufre alzheimer prematuro. Discreto telefilm, pesaroso aunque bienintencionado y narrado con soltura, que cuenta entre sus mejores bazas con las interpretaciones de los protagonistas, Mia Farrow y Charlie Sheen. De cualquier forma se trata de un trabajo menor.

4/10
Dulces mentiras

1999 | Striking Poses

Gage Sullivan es una joven paparazzo de una importante revista, dispuesta a estar en el momento preciso de la noticia. Se verá perseguida implacablemente por un psicópata, pero ella estará dispuesta a todo por salvar su vida. Discreto thriller en torno al mundo del periodismo sensacionalista, cuyo mayor gancho es la presencia de Shannen Doherty, célebre por su protagonismo en la serie Embrujadas.

4/10
El dilema

1999 | The Insider

Jeffrey Wigand es jefe del departamento de investigación y desarrollo de Brown & Williamson, una importante empresa tabaquera. Como resultado de sus estudios entrega un informe que demuestra que la nicotina produce adicción. A partir de ese momento el informe desaparece de la empresa, y cuando Jeffrey revela su contenido a Lowell Bergman, célebre periodista del programa televisivo 60 minutes, su vida se convierte en un infierno, donde no faltan las amenazas. El caso acaba enfrentando al estado de Mississippi con Brown & Williamson. Esta película lleva a la pantalla hechos reales que aparecieron narrados con talento en un apasionante artículo de Marie Brenner en Vanity Fair bajo el título 'El hombre que sabía demasiado'. El film muestra unos villanos distintos a aquéllos a que nos tiene acostumbrados el cine: las grandes multinacionales, que tienen detras a personajes poco conocidos por el gran público, pero que acumulan toneladas de poder, ejercido a veces de un modo, ¿cómo diríamos?... poco ortodoxo. Se ha procurado ser muy fiel a los hechos auténticos. El Fiscal del Estado de Mississippi Michael Moore  , que llevó el caso, creyó revivir los acontecimientos al ver el detalle con que se habían reproducido los escenarios. El propio Fiscal se permitió un cameo en el film, interpretándose a sí mismo. De todos modos se advierte que el personaje de la esposa de Jeffrey es algo esquemático, con lo que sus problemas familiares pierden peso dramático. No es la primera vez que Al Pacino trabaja con el meticuloso director Michael Mann. Ambos coincidieron en el emocionante thriller Heat, donde había un duelo interpretativo de primera magnitud entre Pacino (el policía) y Robert De Niro (el ladrón). Pacino comenta que Mann es de esos “directores en los que adivinas su trabajo antes de verlo, porque sabes que están haciendo, de verdad, una película.”

8/10
City of Angels

1998 | City of Angels

Ángeles. Espíritus puros que viven una felicidad inefable y ayudan al hombre en el trance de la muerte, sin nunca forzar su libertad. Seth es uno de ellos. Pese a su dicha, se pregunta con frecuencia cómo será la naturaleza humana. Sobre todo en un aspecto que no puede ni imaginar: el corporal. Tocar, oler, saborear... amar a una mujer. El encuentro con Maggie, una bella y competente doctora, torturada porque no pudo salvar a uno de sus pacientes, acrecienta su anhelo de ser humano. Cassiel, un compañero ángel, le explica que Dios les ha dejado la opción de convertirse en humanos; pero una vez tomada la decisión, el resultado es definitivo. Seth deberá elegir. El guión resalta interesantes contrastes. El mundo sereno de los ángeles con el ajetreo humano; la profesión médica que busca salvar vidas con el misterio inexorable de la muerte; sanar corazones con amar de corazón; el ajetreo de la planificación con la quietud de la simple contemplación. Se muestra la biblioteca a modo de santuario donde resaltan los pensamientos de los humanos, sus reflexiones, su goce de la belleza; es el sitio donde más próximos se encuentran hombres y ángeles. El deseo de Seth por conocer el amor entre hombre y mujer ayuda a subrayar la especial belleza que encierra; aunque el film no aborde claramente el matrimonio. Mostrar el dolor como parte integrante y misteriosa de la realidad humana resulta, también, muy sugerente. Falta quizá al film un pelín de brío. No acaba de dar Silberling (Casper) con el ritmo para contar una historia tan especial. Pero la emotividad de lo narrado es tan fuerte que se supera el escollo. La atención la acaparan Seth y Maggie –inspirados Nicolas Cage y Meg Ryan– que tienen escenas compartidas memorables, como la de su primer encuentro en el hospital. Menos presencia tienen personajes como Cassiel, mero comparsa, o Messenger, un ex ángel. La música y las canciones que acompañan al film son muy hermosas. No en vano se escucha el tema de U2 "If Would Send His Angels".

6/10
La criatura

1998 | Creature

Adaptación de una novela de Peter Benchley, célebre por ser también el autor de la novela que dio pie a Tiburón. Aquí vuelve a tratar de una criatura marina, pero mezclando la cuestión con la ciencia ficción. Se trata de un largo telfilm, con pasables efectos especiales y algún momento logrado de tensión terrorífica. Protagonizan Craig T. Nelson (Poltergeist) y Kim Cattrall (Sexo en Nueva York). Simon Chase es un científico especializado en vida marina. Se propone llevar a cabo un trabajo en una base abandonada del ejército en una isla remota del Pacífico. Allí pronto descubrirá la existencia de una extraña criatura, fruto de la experimentación militar. Se trata de un horrible ser, mitad tiburón y mitad delfín, pero con genes humanos.

4/10
El mal menor

1998 | The Lesser Evil

Una veintena de años atrás, cuatro amigos tomaban cerveza al borde de un acantilado. Tenían una escopeta. Ésta acabó sin un cartucho; al lado, dos cadáveres. Un accidente, pero ¿quién lo creería? La cosa fue tapada, pero ahora, cuando los cuatro están bien situados (un militar, un abogado, un sacerdote y un ejecutivo) la cosa parece que puede salir a la luz. Interesante drama firmado por David Mackay.

6/10
El violín rojo

1998 | The Red Violin

Montreal. Se procede a la subasta de un valioso violín. Entre puja y puja asistimos a las andanzas del instrumento musical a lo largo de la historia: desde su fabricación en el siglo XVII por un hábil maestro italiano, pasando por su llegada a un monasterio, el violín llegará a Inglaterra, y hasta la China que está a las puertas de la revolución cultural. Original película que nos permite viajar por exóticos escenarios para ver qué es de un violín rojo, que parece teñido de sangre. En el eficaz reparto se pueden ver los rostros conocidos de Greta Scacchi y Samuel L. Jackson. La música, como es de suponer, es magnífica.

6/10
Cara a cara (1997)

1997 | Face/Off

Espectacular película de acción que además es toda una lección de interpretación de los dos actores principales. Sean Archer (John Travolta) es un agente del FBI que ha perdido a su hijo. Para hacer justicia y poder desenmascarar a un enredado criminal, cambia su rostro mediante una delicada operación por la del cruel terrorista Castor Troy (Nicolas Cage), que se encuentra en estado de coma. Pero cuando el terrorista despierta y decide adquirir la identidad externa de Archer, la vida se convierte para éste en una verdadera pesadilla. Tendrá que salvar su vida y la de su familia, que además ignora quién es él. Tanto el oscarizado Nicolas Cage (Leaving Las Vegas) como John Travolta (Pulp Fiction) demuestran por qué son dos de los actores más cotizados del momento. El director John Woo consigue una película bastante original dentro del género, capaz de mantener en vilo al espectador hasta el último momento.

6/10
En estado crítico

1997 | Critical Care

Ersnt, un joven doctor, dirige la unidad de cuidados intensivos de un importante hospital. La vida no le va mal del todo. Pero uno de sus pacientes le hace cambiar su perspectiva de las cosas. El señor Potter está en coma; técnicamente muerto. Dos hijas mantienen posturas distintas sobre lo que habría que hacer con él. Una dice que hay que desconectarle los aparatos que lo mantienen con vida artificialmente. La otra, que hay que poner todos los medios para curarle. Se diría que la postura de ambas hijas está dictada por el cariño. Nada más lejos de la realidad. Van a por su dinero, pues según cuándo muerta, la herencia irá a una u otra. Sidney Lumet (12 hombres sin piedad, La noche cae sobre Manhattan), en forma de caricatura feroz, hace una fuerte crítica a la avaricia y al encarnizamiento terapéutico practicado por algunos hospitales para "chupar" el dinero de sus pacientes. Ernst, desde una inicial postura frívola, comienza a cuestionarse cómo debe ser su cuidado de los enfermos. Le sirve como modelo una ejemplar enfermera –a la que da vida Helen Mirren–, que se preocupa con humanidad de sus pacientes. El film, a la hora de plantear cómo transcurre la muerte, apuesta por un curioso tratamiento onírico del que es protagonista Anne Bancroft como una misteriosa monja.

6/10
La noche cae sobre Manhattan

1997 | Night Falls on Manhattan

Sean es un joven ex policía, miembro de una familia de servidores de la ley, que ha terminado con esfuerzo y tesón la carrera de derecho. Ahora pasa a ser uno de los novatos ayudantes del fisica de distrito en la siempre complicada ciudad de Nueva York. El primer caso que le endosan es atractivo pero difícil, al tiempo que tiene derivaciones que le afectan directamente: debe instruir la acusación contra un importante capo de la droga, que cuando iba a ser detenido liquidó a dos policías, además de herir a su propio padre, también policía, justo cuando le quedaba poco tiempo para retirarse. Lo malo es que a medida que investiga, descubre ramificaciones de corrupción en el cuerpo policial, que podrían implicar a su progenitor. Sidney Lumet demuestra un magnífico pulso narrativo en este film, que conecta con otros títulos suyos como Sérpico y El príncipe de la ciudad en su temática de las cloacas de la policía. "Melodrama moral", en palabras del director, plantea interesantes dilemas éticos, y señala la frecuente tentación de caer en el cinismo para autojustificar las propias acciones. El reparto es excelente, pero destacan Andy García y Ian Holm, hijo y padre en la película.

7/10
Aguas turbulentas

1997 | Hostile Waters

1986. Al final de la Guerra Fría, un submarino ruso comandado por el capitán Igor Britanov colisiona con un submarino estadounidense. Rutger Hauer protagoniza esta amena pero modesta cinta, que se basa en hechos reales.

4/10
El pecado

1997 | Night Sins

Larguísimo telefilm de cuatro horas de duración, basado en la novela de Tami Hoag, que narra una historia más o menos rutinaria en torno a varios asesinatos. Megan (Valerie Bertinelli) Una agente de FBI asume la jurisdicción de una pequeña localidad llamada Dear Lake, donde un niño ha desaparecido. Conforme su investigación avanza, la agente va descubriendo una cadena de secuestros y asesinatos que tuvieron lugar años atrás. Junto a las pesquisas para dar con el origen de los crímenes, Megan irá sientiendo cada vez una mayor atracción por Mitch (Harry Hamlin), el jefe de policía del lugar.

5/10
Bethune: La forja de un héroe

1990 | Bethune: The Making of a Hero

Bethune (Donald Sutherland) ha sido durante mucho tiempo un héroe en China. Sin embargo, en Norte América no ocurre lo mismo debido a su personalidad y razones políticas. El film explora un personaje muy complejo, casi narcisista y mezquino con aquellos que le quisieron y que por el contrario fue amable y generoso con aquellos a los que apenas conocía.

5/10
Águila de acero II

1988 | Iron Eagle II

Cuando en plena Guerra Fría Oriente Medio está planeando atacar con armas nucleares, los rusos y americanos deberán aliarse para defenderse. De nuevo, Chappy estará al frente del escuadrón. Secuela de Águila de acero dirigida de nuevo por Sidney J. Furie y con Louis Gossett Jr. a la cabeza. A pesar de las buenas escenas aéreas, la historia no aporta nada nuevo y las explosiones, los buenos y malos, los aviones de combate... se reúnen otra vez para dar más de lo mismo.

3/10

Últimos tráilers y vídeos