IMG-LOGO

Biografía

Danny Hoch

Danny Hoch

Danny Hoch

Filmografía
La última apuesta

2016 | Wolves

La historia de Anthony Keller, un chico ejemplar de 18 años: es buen estudiante, tiene buenos amigos y una novia de toda la vida, pero además es una estrella del baloncesto. Anthony es reclutado por la Universidad de Cornell, pero el joven tiene que lidiar con su problemático padre, que es un adicto al juego. Aunque su madre, intenta mantener a la familia a flote, las cosas se complicarán cuando su padre descarrile y se vea inmerso en el violento mundo de las apuestas ilegales, poniendo en peligro el prometedor futuro de Anthony.

Safe

2012 | Safe

La mafia china y la mafia rusa se pelean por una niña china de diez años. ¿El motivo? Mei es una superdotada y en su cabeza ha memorizado una serie numérica tras la cual se esconde un enorme botín de dinero. La policía, corrupta, está en el ajo. Mei huye por las calles de Nueva York con nulas probabilidades de sobrevivir, pero el destino quiere que un tal Luke Wright, ex poli en horas bajas, la encuentre antes que sus verdugos. Mafia china, mafia rusa, policía corrupta y... Jason Statham. Este tipo es la bomba, puede con lo que le echen. Da igual, es una especie de bestia superhombre que siempre gana y además se lo pasa pipa. Con eso está todo dicho. En fin que la película es un único y absoluto vehículo para el lucimiento del forzudo actor inglés, especializado en darle a la manivela para engrosar su curriculum con pelis similares (Transporter, Revolver, Crank, veneno en la sangre, Asesinos de élite, Blitz, etc., etc.). Carreras, puñetazos, patadas, roturas de hueso, disparos, conducción adrenalítica... desde el principio hasta el final. Safe tiene todo esto, pero a diferencia de otros filmes al menos entretiene. El guión de Safe importa un comino, porque aunque Boaz Yakin (Titanes. Hicieron historia) quiera cocinar con un mínimo de ingredientes, la velocidad de puñetazos a la que se desarrolla la historia no da tregua para imprimir ningún tipo de reflexión a lo que vemos. Además las intenciones del guionista y director quedan rotundamente perfiladas desde el inicio, con ese montaje mareante de imágenes, saltando en el tiempo y de trama en trama sin ningún sentido narrativo. Pero da igual porque su objetivo es que sólo en diez minutos estemos al tanto de por qué va a haber tantos muertos a partir de ese minuto. La única originalidad (que tampoco lo es) es esa improbable y estrecha unión que surge entre el bestia de Statham y la niña, una relación muy similar a otras que han tenido buen recibimiento por parte del público, véase El profesional (León), Mercury Rising (Al rojo vivo) o incluso la más seria y fatalista Un mundo perfecto. Por lo demás, se podrían destacar algunos momentos de humor, que encajan bien en el conjunto, como la chulesca escena del bocadillo o alguna frase hormonal que tiene su gracia.

5/10
La noche es nuestra

2007 | We Own the Night

Finales de los 80. Los Grusinsky conforma una familia con amplia tradición profesional en la policía. Actualmente Burt es uno de los veteranos jefes de la policía neoyorquina, y su hijo Joseph ha sido promovido como capitoste de una unidad antidroga. Pero todo clan tiene una “oveja negra”, y Bobby, el otro hijo de Burt, no ha seguido los pasos de servir en las fuerzas del orden. Él está al frente de una importante discoteca, y aunque nada en su trabajo es ilegal, su garito es frecuentado por mafiosos rusos dedicados al narcotráfico, y su mercancía circula por allí. Cuando Joseph le pide que le eche un cable, a modo de confidente, Bobby, que se ha cambiado el apellido para que nadie le relacione con la pasma, rehúsa. Los remordimientos vendrán cuando su hermano es tiroteado. A partir de ese momento colabora con la policía, lo que pone en peligro a su novia, y la misma existencia de esa relación. James Gray demuestra gran coherencia temática en su breve filmografía de tres títulos –los otros son Cuestión de sangre y La otra cara del crimen–, al orquestar intensos dramas alrededor del mundo policial y criminal. Aquí entrega una película muy en la línea de los títulos que dominaron los 70, como French Connection (Contra el imperio de la droga), Serpico y compañía, en consonancia con otro film reciente, American Gangster. No inventa la pólvora, y a veces el ritmo narrativo resulta un tanto cansino (véase la concesión erótica del arranque), pero dibuja bien los lazos familiares, donde se encuentran en tensión el cariño y el resentimiento. El reparto es excelente, aunque domina la función Joaquin Phoenix, con el personaje mejor dibujado en la trama. Entre los momentos trepidantes destacan la visita al laboratorio de droga, la emboscada en la autopista y el clímax en el campo de trigo.

6/10
American Splendor

2003 | American Splendor

Singular película que maneja distintos planos de ficción y realidad, se inspira en la serie de cómics American Splendor, ideada por Harvey Pekar a partir de su propia experiencia vital, con dibujos de Donald Crumb. La película combina pasajes con declaraciones del auténtico Pekar, realizadas sobre fondo blanco, con otros que dramatizan con actores (estupendos Paul Giamatti y Hope Davis) su vida gris. En estos pasajes de ficción, los directores y guionistas Shari Springer Berman y Robert Pulcini usan a veces recursos típicos de las historietas: ya sea por el modo de planificar, o por el uso de rótulos y bocadillos; pero al tiempo tienen el acierto de no recargar el film abusando de ellos. Los cineastas hacen hincapié en la especial percepción de Pekar para convertir en posibles viñetas las situaciones más corrientes y los comentarios más inopinados, pronunciados por sus compañeros de trabajo o sus seres queridos. De modo que el cómic se convierte en herramienta que permite exorcizar su deprimente visión de la vida, alimentada por su trabajo de archivista en un hospital y los dos divorcios que ha sufrido. Así, su talento creativo le permite encontrar una segunda ocupación, la posibilidad de formar un hogar, e incluso afrontar un cáncer. Existen, eso sí, los peligros –convertirse en un freak en un show televisivo, o, por qué no, en una película–, que deben ser evitados.

6/10
Washington Heights

2002 | Washington Heights

En Washington Heights, un barrio de Nueva York, dos hijos de inmigrantes, Carlos (Manny Perez) y Mickey (Danny Hoch) buscan mejorar sus vidas fuera del barrio. Sus padres, con su vida hecha aunque sin haber logrado sus sueños no ven bien las pretensiones de sus hijos. Duro drama que trata un tema tan real como la existencia de padres que no dejan avanzar a sus hijos para conseguir una mejor vida o dedicarse a lo que ellos quieren.

4/10
Black Hawk derribado

2001 | Black Hawk Down

1993. Somalia es un país deshecho. Los señores de la guerra campan a sus anchas y no hay quien ponga un poquito de orden. Los americanos deciden intervenir. Una operación rápida, que descabece al tirano Mohamed Farrah Aidid de dos de sus lugartenientes. La intención es buena, pero el plan es un desastre. Dos helicópteros Black Hawk caen a tierra, y el rumbo de la operación cambia por completo: ahora de lo que se trata es de rescatar con vida a los soldados americanos atrapados. Los soldados de élite americanos, Ranger y Delta, se aprestan para la difícil papeleta. Durísimo film bélico basado en un libro de Mark Bowden, que sacrifica el retrato detallado de los personajes con la intención de mostrar, sobre todo, cómo las pasa uno en el fragor del combate. Las balas y los misiles silban, nunca hemos escuchado más de cerca las explosiones. Ridley Scott cambia los campos de batalla de Gladiator por unos más modernos pero no menos cruentos. Y en todo momento sabemos qué se cuence, dónde estamos situados en la batalla. Apoya al director inglés el especialista en superproducciones Jerry Bruckheimer, que ya apadrinó otro título bélico, Pearl Harbor. Como fue imposible rodar en Somalia, hubo que buscar otro marco adecuado, y el ideal resultó ser Marruecos.

7/10

Últimos tráilers y vídeos