IMG-LOGO

Biografía

Gloria Stuart

Gloria Stuart

100 años ()

Gloria Stuart

Nació el 04 de Julio de 1910 en Santa Monica, California, EE.UU.
Falleció el 26 de Septiembre de 2010 en Los Ángeles, California, EE.UU.

Salvada por el Titanic

26 Septiembre 2010

De Gloria Stuart bien se puede decir que ha muerto cinematográficamente con las botas puestas. Acababa de cumplir 100 años, pero a la última superviviente del Titanic se la había podido ver luciendo sus 94 primaveras en Tierra de abundancia de Wim Wenders, su último trabajo para el cine. La actriz murió el pasado 26 de septiembre.

Y sin embargo, la carrera fílmica de Gloria Stuart se asemeja a la de un pasajero del Titanic dado por desaparecido, y que reaparece más de 30 años después de haber colisionado el barco con el fatal iceberg, en plena forma. Porque en efecto, tras vivir una prolífica carrera en las décadas de los 30 y los 40, Gloria Stuart se ausentó de las pantallas durante más de 30 años, para regresar en los 70 a la televisión. Aunque bien puede decirse que quien de verdad la rescató para el cine fue James Cameron en Titanic. Era 1997 y la actriz contaba 86. Lo cual significó que su papel de la anciana Rose, pasajera de alcurnia del Titanic que recuerda su romance con Jack, le valió ser nominada al Oscar –la persona más anciana hasta la fecha que ha optado al galardón– y conocer un revival en el celuloide, y en la imaginería popular. Siempre sería recordada por el papel de la una mujer centenaria que recuerda su gran historia de amor. Y curiosamente, ha muerto con la edad de su personaje.

Gloria Frances Stewart, más tarde conocida como Gloria Stuart, nació el día de la independencia, o sea un 4 de julio de 1910, un par de años antes de que el Titanic se fuera a pique. Consignaría la actriz los recuerdos de su vida en un libro publicado en 1999, “I Just Kept Hoping”, en colaboración con su única hija. Recibió educación universitaria en Berkeley, donde conoció a su primer marido, el escultor Gordon Newell. Fueron años de vida a lo artista, en que Stuart escribía para una revista, y hacía sus primeros papeles como actriz en el Golden Bough Theater. En 1932 hizo un papel en “La gaviota” de Antón Chejov en el Playhouse de Pasadena, su trampolín al cine, pues poco después firmaba un contrato de siete años con Universal.

Universal era bien conocido en la época como el estudio de las películas de terror, y Stuart trabajó a las órdenes de James Whale en dos clásicos, El caserón de las sombras –junto a Boris Karloff– y El hombre invisible –aquí con Claude Rains–. Lo cierto es que hasta el año 1946 en que se retira del cine, hizo más de 40 películas. No serían composiciones memorables, pero llamaba la atención la belleza rubia de Stuart, su razonable eficacia como secundaria. Aunque alguna oportunidad tuvo de adquirir protagonismo en series B, como en Identidad desconocida(1933). Otros trabajos destacables de esta época son Aquí viene la Armada (1934) –con James Cagney–, Vampiresas de 1935 –junto a Dick Powell–, Prisionero del odio (1936) –a las órdenes de John Ford– y Los tres mosqueteros(1939).

Stuart se divorció en 1934, y se casó con Arthur Sheekman, guionista de filmes de los hermanos Marx. Con él tuvo a su hija –que le ha dado cuatro nietos–, y permanecieron juntos hasta la muerte de Sheekman en 1978. La actriz, culta, siempre estuvo atenta a sus actividades intelectuales. Por ejemplo frecuentó a Dorothy Parker y su círculo neoyorquino, colaboró con la liga antinazi en Hollywood, y hasta es una de las fundadoras del Sindicato de Actores. En su periodo no interpretativo se cultivó como pintora, y expuso en la galería Hammer de Nueva York. Algunos de sus trabajos pueden verse en el angelino museo Getty y en el londinense Albert Museum. También se introdujo en el mundo de la imprenta y de la ilustración de libros.

Filmografía
Titanic 3D

2012 | Titanic 3D

En el centenario del hundimiento del Titanic, y quince años después de la película que le cubrió de Oscar, James Cameron reestrena su obra sobre el malhadado barco y su eterna historia de amor en 3D. Y la cosa funciona. Después de haber resucitado y dado vida comercial al formato tridimensional con Avatar, Cameron reflota su supertaquillero film pasado al 3D, y lo menos que puede decirse es la tercera dimensión le da aún más espectacularidad. Cierto que al no haber sido rodada originalmente en 3D, en algunos planos podría uno decir que la tridimensionalidad no supone una gran aportación, pero el balance es muy positivo y el director puede considerarse justificado en su empresa porque es un título que ha hecho historia, y la novedad no supone una simple forma de intentar hacer más caja. Revisitar el film ayuda además a profundizar en las razones por las que este film llegó y seguirá llegando a todo tipo de públicos. No estamos ante una simple película catastrofista, sino que James Cameron urdió un sólido guión tremendamente popular, del que sorprende que no obtuviera siquiera la nominación al Oscar. Arrancar la historia con una expedición que rescatas restos del Titanic del fondo del mar en la actualidad, sirve para introducir el mcguffin del paradero de un valioso collar, nos trae la nostalgia de la Rose anciana y anticipa una explicación de cómo se hundió el barco, antes de que lo veamos en vivo y en directo. La historia de amor de Jack y Rose –unos estupendos Leonardo DiCaprio y Kate Winslet que han sabido labrarse solidísimas carreras actorales–, pertenecientes a distintas clases sociales, pero próximos en temperamento y sensibilidad, es atractiva, y se perdonan a tal respecto los rasgos folletinescos del novio ofendido y egocéntrico. Todo se despliega con una gran habilidad, y verdaderamente el espectador tiene la impresión de estar dentro del Titanic y no en un gran decorado. A partir de la colisión con el iceberg uno comprueba que el despliegue de Cameron para mostrar la tragedia, visualmente y con las reacciones de una pléyade de personajes, sigue teniendo la misma fuerza que en el momento del estreno original del film Titanic, allá por 1997.

7/10
Tierra de abundancia

2004 | Land of Plenty

Wim Wenders recibió muchas críticas por este drama, porque a pesar de ser alemán analiza las secuelas de los brutales atentados del 11 de septiembre en la sociedad estadounidense. Y lo hace a través de los puntos de vista de dos personajes diametralmente opuestos. Lana, joven cristiana comprometida, regresa a Los Ángeles tras una larga temporada ayudando en una misión en Palestina. En la gran ciudad descubrirá que muchos ciudadanos viven en la más absoluta miseria. Mientras tanto, su tío Paul, se ha vuelto paranoico y trata de evitar nuevos ataques terroristas, recorriendo las calles con su furgoneta, vigilando a cualquier sospechoso, sobre todo si tiene apariencia de musulmán. Win Wenders es uno de los cineastas que mejor han retratado el lado oscuro del sueño americano, como prueban París, Texas, El amigo americano, The Million Dollar Hotel. En lugar de caer en una simplificación fácil del asunto, retratando a los yanquis como belicistas y violentos sin motivo, Wenders muestra la ingenuidad y el miedo de la sociedad estadounidense, su voluntad intervencionista para resolver los problemas mundiales. Y trata de explicar por qué esta última visión suele ser incomprendida por el resto del globo. Prolífico en imágenes magnéticas como es habitual, Wenders también logra excelentes trabajos de la joven Michelle Williams y el veterano John Diehl. Aquí sus hipnóticas imágenes rodadas en digital, cámara en mano, acompañan a Paul patrullando las calles llenas de mendigos y desamparados. Wenders denuncia la falta de cobertura social y los desequilibrios que enturbian en cierto modo los logros del país de la libertad.

6/10
Carta de amor (1999)

1999 | The Love Letter

Una pequeña población de Nueva Inglaterra. Una asombrosa carta de amor sin firma llega a varias personas, y todas ellas quedan cautivadas. Helen comienza un nuevo capítulo de su vida, consistente en descubrir al anónimo autor de la misiva. Steven Spielberg apoya esta sencilla y emotiva producción de su esposa, la actriz Kate Capshaw, que es también la protagonista principal.

5/10
Titanic

1997 | Titanic

Durante meses, el rodaje de Titanic fue el más comentado por la prensa especializada. Y lo que se decía no era bueno: retrasos en el rodaje, supe­ración del presupuesto, discusiones de la productora con el director, una intoxicación alimentaria, algún accidente, condiciones draconianas de trabajo... Y pese a todo, el Titanic no se hundió. Arrasó en taquilla, arrasó en los Oscar, y ahora se dispone a arrasar en el mercado del vídeo. ¿Cuál es el secreto? A posteriori es fácil de­cirlo: el equilibrio de una poderosa historia de amor con la especta­cular recreación del naufragio del barco. Titanic nació de la afición de James Cameron por el submarinismo. El director afirma que al sumergirse donde se hundió el Titanic “aquello me tocó emocionalmente”. Escribió entonces una historia con una idea clara: no sería la típica de catástrofes. Quería una historia de amor inolvidable, del estilo de Doctor Zhivago de David Lean. No era la primera vez que la tragedia del Titanic se recreaba en la pantalla. Existían El hundimiento del Titanic de Jean Negulesco, Oscar al mejor guión, y La última noche del Titanic de Roy Ward Baker, de estilo documental. El film se inicia con un buscador de tesoros en barcos idos a pique, que inicia la exploración submarina más apasionante de su vida en los restos del mítico Titanic. El hallazgo del dibujo de una joven, milagrosamente conservado, le conduce a una anciana centenaria que afirma ser la retratada. Comienza el relato de un recuerdo maravilloso, un amor de juventud no compartido con nadie, que tuvo como marco el malhadado barco que en 1912 se llevó al fondo del mar 1500 personas. El centro de la trama lo constituye el intenso amor entre dos jóvenes: Jack, inmigrante artista y aventurero, y Rose, rica y con perso­nalidad. Por amor ambos sacrifican todo: expectativas sociales e incluso la propia vida. Jack y Rose están encarnados por Leo­nardo DiCaprio y Kate Winslet. El trato desigual de los pasajeros en su salvamento habla de las diferencias de clase, tan marca­das entonces, y no supera­das hoy. Junto a la solidaridad, el amor a los seres queri­dos y la fe para prepararse a morir, está presente el pánico y sus peores efectos. Y persiste el simbolismo del barco con respecto a la tonta vanidad humana: “El relato del hun­dimiento del Titanic –dice Came­ron– es una adver­tencia sobre los peligros del mal uso de la tecnología. Consi­derada en sí misma, no es ni buena ni mala. El problema viene del uso que los seres humanos hacen de ella. Ahora, a las puertas del tercer milenio, hay que tener cui­dado con los nuevos icebergs con los que pueden estrellarse los futuros avances tecnológicos.” El film es un hito del cine monumen­tal, de prodigiosos logros en el apar­tado técnico. Con desbor­dante fuerza visual, Cameron ofrece imágenes poderosas, como las transiciones de presente a pasado a través del casco herrumboso del barco hundido, que se convierte en la flamante nave recién botada. Las escenas del choque del Titanic con el iceberg, con las consiguientes rotura y hundi­miento, son de inusitado realismo. Y el mar, siniestra tumba flotante, deja en el es­pectador una huella indeleble. Cameron buscó autenticidad. Lo que se ve en la panta­lla transmite al espectador la sensación de estar allí, ya sea junto a los restos del naufragio –el director filmó los auténticos restos bajo el mar– o en el viaje inaugural. El detallismo llevó a construir una maqueta de la nave de dimensiones casi idénticas a las originales. Se reprodujeron con fidelidad cubiertas, salas de primera clase, escotillas, escaleras y pasillos... Los efectos visuales contribuyeron al realismo. Para las escenas de mar abierto se usó una maqueta más pequeña que la mencionada; el equipo de efectos introdujo per­sonajes filmados previamente que, multiplicados digitalmente y con el tamaño adecuado, simulaban 2000 personas en cubierta. Aguas del mar, cielo estre­llado y el aliento de los personajes por la gélida temperatura, se crea­ron muchas veces por ordenador y se logró un ensamblaje perfecto, imposible de advertir. Las imáge­nes del barco partiéndose con los viajeros cayendo al mar son asom­brosas. El presu­puesto del film aumentó en un 45%, hasta plantarse en 200 millones de dólares. Cameron hizo el gesto de renunciar a su sueldo como director y a su porcentaje de taquilla: quería ver su film terminado a toda costa. Y llegó el estreno. Las 3 horas y cuarto de duración no hicieron mella en un público, que se rindió ante una historia de dimensiones colosales, con romance incluido. El miedo al fracaso ya es historia. La película, sólo en cine, recaudó más de 1.800 millones de dólares en todo el mundo, 600 de ellos en EE.UU.

7/10
Mi año favorito

1982 | My Favorite Year

Benji es un guionista de televisión que es contratado para acompañar a Alan Swann, un actor maduro, excéntrico y alcoholizado. Deberá estar con él todos los días, a todas horas, procurando que se comporte y llegue en buen estado a los rodajes. El día a día no será fácil para Benji que deberá soportar a duras penas las extravagancias de la que fuera estrella de las películas medievales, ahora venida a menos. Divertida comedia con un Peter O'Toole grandioso que le proporcionó una nominación a los Oscar. Supuso la primera película del actor y director Richard Benjamin (Esta casa es una ruina, Sirenas). El papel de Benji lo interpreta Mark Linn-Baker, conocido por la serie de los 80, Primos lejanos.

6/10
Los tres mosqueteros

1939 | The Three Musketeers

Parodia de la novela de Alejandro Dumas donde Don Ameche es D’Artagnan y Gloria Stuart la Reina, en un vehículo cómico al servicio de los iconoclastas –y desconocidos fuera de Estados Unidos– The Ritz Brothers, que volverían a colaborar con el director Allan Dwan en El gorila. El resultado es una comedia musical sólo para seguidores impenitentes de dicho trío humorístico (si es que hay alguno), en una película donde se incluyen canciones como “Song of the Musketeers” escrita por Samuel Pokrass y Walter Bullock. Lo cierto es que la trama de los mosqueteros ha dado también para otras bromas como Los tres mosqueteros... y medio, de Gilberto Martínez Solares (1956), con el mexicano Tin Tan al servicio de la farsa; y la española La loca historia de los tres mosqueteros, de Mariano Ozores (1983), con Martes y 13 haciendo de las suyas.

3/10
Rebecca of Sunnybrook Farm

1938 | Rebecca of Sunnybrook Farm

Adaptación de una novela de Kate Douglas Wiggins que ya había sido llevada a la pantalla en la época muda en 1917 y en la sonora en 1932. La película no es otra cosa que un vehículo sentimental y melancólico al servicio de la niña prodigio Shirley Temple, que canta canciones y tiene un duelo de claqué con el artista Bill Robinson. La Rebecca del título es una niña de 10 años que queda al cuidado de su tía en una granja. Un día, un promotor radiofónico descubre que la niña puede ser un talento en ese medio y, de repente, la convierte en gran estrella. Además de Temple, destacan del resto del reparto los conocidos rostros de Randolph Scott y Gloria Stuart.

4/10
Girl Overboard

1937 | Girl Overboard

Mary Chesbrooke, una atractiva joven, realiza un viaje en barco. A bordo, tiene lugar un asesinato, y sin comerlo ni beberlo, Mary se convierte en la principal sospechosa. Film de intriga de limitado interés, muy inferior a los que rodaba por aquella época Alfred Hitchcock.

5/10
Vampiresas de 1935

1935 | Gold Diggers of 1935

El lujoso hotel Wentworth-Plaza. Allí acude todos los años la acaudalada señora Pentriss, que esta vez anda algo inquieta con su hija Amy, que podría estar enamorándose del hombre equivocado. Por ello encomienda al recepcionista que se ocupe de acompañar a Amy: como cabe imaginar, el verdadero amor surgirá entre ambos. Como suele ocurrir en los musicales, la trama es ligera, a veces mera excusa para la introducción de los números musicales. Así, la organización de un festival benéfico en el propio hotel viene al pelo para tal propósito. Destaca entre todos el número "Lullaby of Broadway", cuya canción obtuvo el Oscar, y reveló a la encantadora Wini Shaw. El diseño de producción, inspirado en el 'art-déco', rebosa distinción.

6/10
Princesita

1935 | Laddie

Un pueblecito de Indiana. Laddie, un chico granjero, se enamora de Pamela Pryor, una jovencísima inglesa. Pero sus respectivas familias separarán a los jóvenes novios. Nueva versión de la novela "Laddie", de Gene Stratton-Porter, que ya dio lugar a una adaptación muda en 1926, y que volvería a ser filmada en 1940. George Stevens logra un film de lo más correcto.

5/10
Soldado profesional

1935 | Professional Soldier

En un imaginario reino europeo sus gobernantes en la sombra contratan al soldado de fortuna Michael Donovan para que secuestre a su príncipe heredero. Sin embargo, cuando Michael descubre que la intención de los que le han pagado consiste en asesinar al joven, se convertirá en su aliado y, juntos, acabarán con los malvados conspiradores al trono. Adaptación de una historia escrita por Damon Runyon (que recuerda en algunos momentos a 'El prisionero de Zenda') y que le sirve a Tay Garnett para demostrar su destreza en el cine de aventuras, con estupendas escenas de acción. En su reparto encontramos al joven de nueve años Freddie Bartholomew, que un año después alcanzaría el estrellato con El pequeño Lord, y a una Gloria Stuart que no llegaría a la fama hasta los 87 años con Titanic (1997).

6/10
Aquí viene la Armada

1934 | Here Comes the Navy

Un joven que se las da de chulo, se alista en la Marina por error. Por distintas circunstancias será premiado por su heroísmo, y además conocerá a Dorothy, con la que iniciará un romance. El film fue nominado al Oscar como mejor película y está protagonizado por James Cagney, a quien le acompaña una jovencita Gloria Stuart (la anciana Rose de Titanic).

6/10
El Don de la labia

1934 | Gift of Gab

Comedia musical que cuenta la situación en una emisora de radio de una forma cómica y original. El protagonista es un locutor radiofónico que consigue irritar a todos sus compañeros. Tronchante film en el que los chistes están muy bien conseguidos. El gran punto fuerte de la película es su reparto coral, en el que destacan Bela Lugosi (Drácula), Boris Karloff (La novia de Frankenstein) y Gloria Stuart (Titanic). En su momento sorprendió mucho ver a Lugosi y Karloff en este género cinematográfico, pero ambos salen airosos de la experiencia.

4/10
Identidad desconocida

1933 | The Girl in 419

Film de suspense que se desarrolla principalmente en el marco de un hospital, y que se inicia cuando un delincuente es tiroteado mientras jugaba a las cartas. Al lugar del crimen acude, requerido por la policía, un médico, que comienza a sospechar que detrás hay una mujer, al observar una marca de pintalabios en un cigarrillo. Al día siguiente, dicha mujer acude al hospital y la casualidad hace que sea dicho doctor quien no sólo la atienda sino que se enamore de ella. Pero unos gángsteres toman el hospital dispuestos a encontrarla. La película fue dirigida conjuntamente por Alexander Hall y George Somnes, quienes después volvieron a colaborar en otros títulos como El club de medianoche (1933) y Sinfonía del corazón (1934).

5/10
Un beso ante el espejo

1933 | The Kiss Before the Mirror

Thriller dirigido por el director James Whale, icono del cine de terror tras El doctor Frankenstein. Aquí la trama se centra en las dudas inquietantes de un hombre acerca de la honestidad de su esposa, después de que un amigo suyo exprese esa posibilidad. En concreto el Dr. Held es un abogado que es solicitado por su amigo Walter Bernsdorf para que le defienda en un juicio por haber matado a su esposa. Efectivamente le disparó, pero ahora se trata de que diga que perdió el control cuando se enteró de una aventura de ella... La película está rodada con elegancia y en ningún momento pierde el interés. Un reparto estelar, lleno de actores competentes, hace el resto.

6/10
El hombre invisible

1933 | The Invisible Man

Uno de los indiscutibles clásicos del terror de la Universal, productora que llevó a la gran pantalla las obras maestras del género de la literatura: Drácula, Frankenstein, El Hombre Lobo. En esta ocasión, uno de sus más sólidos directores, James Whale (Frankenstein, La novia de Frankenstein) adapta con maestría una novela de H.G. Wells (La guerra de los mundos). Este título significó el debut en la pantalla del actor Claude Rains (Casablanca, Robin Hood), que logró componer un personaje inolvidable. Los efectos especiales continúan siendo sorprendentes hoy en día. Un misterioso doctor descubre una pócima que le hace invisible. Cubierto de vendas y con gafas oscuras intenta pasar desapercibido y se traslada a una pequeña localidad inglesa donde espera esconderse de los curiosos, mientras investiga una forma de hacer reversible su estado. Sin embargo, la droga que le ha hecho invisible tiene también unos terribles efectos secundarios que le conducirán a cometer inexplicables fechorías.

7/10
Escándalos romanos

1933 | Roman Scandals

Un individuo está convencido de que el emperador romano Valerio es un hombre encorvado, al igual que el cacique local. Por esta razón, sueña conque ha regresado a los tiempos del antiguo imperio romano y se encuentra con un individuo muy parecido a él. Una de las mejores comedias musicales al servicio de uno de los reyes indiscutibles del género durante los años 30, Eddie Cantor. El guión ofrece momentos llenos de diálogos hilarantes, mientras que las coreografías musicales están muy cuidadas.

4/10
Honrarás a tu padre

1933 | Sweepings

Daniel es un hombre hecho a sí mismo. Construyó de la nada uno de los almacenes más grandes e importantes de la ciudad de Chicago. Ahora es mayor y ha llegado la hora de plantearse dar el relevo a sus hijos. Una tarea difícil ya que no será sencillo compaginar los intereses de los vástagos con los suyos propios. Aparece como secundaria Gloria Stuart en uno de sus primeros trabajos. Esta actriz conquistó el corazón de todo el planeta con su interpretación de la anciana Rose en Titanic.

5/10
The All-American

1932 | The All-American

Film entretenido que trata el tópico tema del auge y caída de un deportista de elite. En este caso se trata de Gary, una estrella universitaria de fútbol americano, quien tras la universidad, vive una vida diferente, traiciona a su mejor amigo y acaba perdiendo su trabajo. Cuando su joven hermano Bob se encuentra en la situación que él vivió en la universidad, Gary se da cuenta de que tiene una oportunidad para ayudarle. El film está bien llevado y cuenta con un buen elenco de actores, con protagonismo para Richard Arlen y papeles secundarios para James Gleason y Gloria Stuart (que se haría famosa más de 50 años después con el Titanic de Cameron). En este film aparecen muchos jugadores y entrenadores reales de fútbol americano de la época.

4/10
La usurpadora

1932 | Back Street

Ray Smith es una joven extrovertida y liberal que rechaza continuamente el matrimonio. Un día conoce al apuesto Walter, del que se enamora a pesar de que está comprometido con otra mujer. Adaptación al cine de una novela de Fannie Hurst, y protagonizada por la dulce Irene Dunne. La historia conocería dos versiones más en 1941 y 1961, protagonizadas por Margaret Sullavan y Susan Hayward, respectivamente.

6/10
El caserón de las sombras

1932 | The Old Dark House

Clásico film de terror de la Universal, donde un grupo de personas de la alta sociedad ha de refugiarse durante una tormenta en una tenebrosa mansión propiedad de una familia algo demente. Adaptación de una novela de J.B. Priestley que aunaba suspense y elevadas dosis de comedia, y que sirvió para reunir en escena a un montón de rostros conocidos como Charles Laughton, Boris Karloff, Melvyn Douglas y Gloria Stuart (que alcanzaría el reconocimiento a los casi 90 años con su Rose anciana de Titanic). Dirigida por un especialista en el tema como James Whale (El doctor Frankenstein), el final de la película tuvo que ser cambiado con respecto a la novela. En 1963 se rodó otra versión de la novela, The Old Dark House, de William Castle.

6/10

Últimos tráilers y vídeos