IMG-LOGO

Biografía

Javier Gutiérrez

Javier Gutiérrez

49 años

Javier Gutiérrez

Nació el 17 de Enero de 1971 en Ferrol, La Coruña, Galicia, España

Premios: 2 Goya (más 1 premios y 2 nominaciones)

Goya
2019

Nominado a 1 premio

Goya
2018

Ganador de 1 premio

Goya
2017

Nominado a 1 premio

Goya
2015

Ganador de 1 premio

Ganador de 1 premio

Filmografía
Reyes de la noche​

2021 | Reyes de la noche​ | Serie TV

Francisco Javier Maldonado, alias Paco el Cóndor, es el periodista deportivo más importante de la radio española en los 80. Los oyentes le admiran, los jugadores le temen, los presidentes de clubes (y el gobierno) le odian. Cada medianoche reúne a millones de oyentes junto al transistor. Desde hace años, el Cóndor no tiene rival. Hasta ahora.

Bajocero

2020 | Bajocero

Invierno. Bajo cero. Noche cerrada. En mitad de una carretera despoblada, un furgón blindado es asaltado durante un traslado de presos. Alguien busca a uno de los presos y no parará hasta sacarlo. Su plan no tiene fisuras, no le importan las consecuencias, nada le va a detener. Pero Martín, el conductor del furgón, consigue atrincherarse dentro del cubículo blindado con los reclusos, convirtiéndose en su único obstáculo. Obligado a entenderse con sus enemigos naturales, Martín tratará de sobrevivir y cumplir con su deber en una larga noche de pesadilla que acabará haciendo que ponga en duda todos sus principios.

La hija

2020 | La hija

Dana, una joven de quince años embarazada, acaba de escaparse de un centro de menores. Javier, su tutor, está dispuesto a ayudarla pero a cambio ella tendrá que seguir sus reglas.

Hogar

2020 | Hogar

Inquietante y desesperanzada mirada a los males que pueden acometer al hombre contemporáneo, que viéndose prescindible por parte de una sociedad deshumanizada, es él mismo capaz de hacer cualquier cosa para mantener su estatus social. En ese sentido, viene a ser la plasmación fílmica de la conocida afirmación del filósofo Thomas Hobbe de que "el hombre es un lobo para el hombre". Los hermanos David y Álex Pastor, directores y guionistas de Hogar, siguen las vicisitudes de Javier, un creativo publicitario de éxito que se ha quedado obsoleto, ninguna agencia quiere contar con sus servicios profesionales. Casado y con un hijo, debe renunciar a su piso de lujo en Barcelona, para trasladarse a otro más modesto, todo un símbolo de la pérdida de su posición. Incapaz de aceptar el estado de las cosas, empieza a colarse en su antigua vivienda –conserva un juego de llaves– en las horas que está desocupada, ahora vive ahí un matrimonio con una hijita. Cuando descubre que Tomás, el padre, tiene problemas con el alcohol, le sigue a una reunión de adictos, y él mismo se integra en el grupo. Poco a poco se introduce en la vida de los nuevos ocupantes de su antigua casa, mientras descuida a su familia. Hasta ahora los hermanos Pastor habían entregado filmes de tintes apocalípticos como Los últimos días y Eternal, que anticipaban el futuro a partir de males sociales muy reales hoy en día. En Hogar renuncian a sus tramas de anticipación, aunque en el fondo se mueven en el mismo terreno de la parábola al mostrar un caso extremo de desquiciamiento, propiciado por un entorno terrible que no personas en los demás. Logran un film intenso, bien realizado y con ritmo impecable, en la línea de títulos como El regalo de Joel Edgerton, en que un intruso pone patas arriba la vida más o menos tranquila de un hogar. Ciertamente hay algún recurso un pelín tramposo o forzado –el chantaje del portero de la finca, por ejemplo–, pero el conjunto es bastante notable. Sobresalen los dos actores masculinos principales, grandes Javier Gutiérrez y Mario Casas, aunque también están muy bien sus respectivas esposas en la ficción, Ruth Díaz y Bruna Cusí.

6/10
Campeones

2018 | Campeones

Marco Montes pasa por malos momentos. Distanciado de su esposa, vive ahora temporalmente con su autoritaria madre. Para colmo, tras un altercado en un partido profesional de baloncesto pierde su trabajo de entrenador y además tiene la mala fortuna de ser detenido por conducir ebrio. La sentencia que tendrá que cumplir será la de hacer trabajos sociales durante tres meses. Su cometido: entrenar al baloncesto a un grupo de discapacitados intelectuales. Primer largometraje en imagen real de Javier Fesser en diez años, después de su incursión en la animación con su segunda película sobre los personajes de Ibáñez, Mortadelo y Filemón contra Jimmy el cachondo y tras el lamentable esperpento de Camino. Puede decirse que con Campeones, Fesser recupera su mundo más personal, el de la mirada amable, llena de buenos sentimientos hacia personajes variopintos, diferentes, que no encajan en esta sociedad llena de egoísmo y donde las personas son incapaces de salir de su mundo enlatado, de su cerrazón, para entender y amar a los demás. Con un planteamiento bastante clásico (el hombre que cambia su visión de la vida al acercarse a los más necesitados), Fesser pergeña una historia repleta de humor, propiciado por la variada y extravagante galería de personajes con los que trabaja, la mayoría de los cuales no son actores profesionales. Es elogiable la armonía conseguida y el guión resulta ameno aunque es verdad que ofrece lo que se espera, ni más ni menos. La película carece de planos o escenas memorables y tiene algún tic extraño al estilo Fesser (la madre del protagonista), pero también reúne numerosos momentos divertidos, emotivos, originales, cuando el entrenador interactúa con sus jugadores. La trabajada caracterización de los personajes es el punto fuerte del film, que evita presentarlos como una masa informe y dota a cada uno de su propia identidad. Por supuesto, el eje alrededor del cual gira todo es la interpretación de Javier Gutiérrez, todo un seguro de vida, siempre convincente y con una gran capacidad de empatizar con el espectador, que sin duda compartirá sus miedos, prevenciones, frustraciones y transformaciones a lo largo del film.

6/10
Durante la tormenta

2018 | Durante la tormenta (Mirage)

Vera se ha mudado recientemente con su marido David y su hija Gloria a una nueva urbanización. Durante una noche de tormenta eléctrica Vera entrará en contacto a través del televisor con unas imágenes que parecen estar sucediendo en ese momento pero que en realidad tuvieron lugar casi treinta años atrás. En ellas se comunica con un niño llamado Nico, que Vera sabe que murió esa misma noche de 1989. La mujer le avisará del peligro. Pero alterar el pasado tiene un precio muy alto. El director barcelonés Oriol Paulo continúa engrosando con éxito su filmografía con este rocambolesco thriller, que mantiene la calidad de sus anteriores trabajos, los bien recibidos El cuerpo y sobre todo Contratiempo. Incide para ello en conservar igual tono de misterio angustiante en donde el personaje principal se ve abocado vivir situaciones desesperadas. Ese aire de pesadilla, en donde los elementos exteriores parecen haberse confabulado para confundir y asustar al protagonista, alcanza aquí cotas altísimas. Cierto que en Durante la tormenta se riza el rizo para conseguir ese estado de desesperación puesto que se parte de una premisa fantástica que exige suspender la credibilidad –la conexión entre dos puntos temporales separados por 30 años– y en donde con cierta habilidad se abre la puerta al posible desequilibrio mental de la protagonista, que de la noche a la mañana ve cómo toda su vida parece haberse esfumado. Pero una vez asumido el planteamiento hay que reconocer que la trama respeta al espectador y no le da gato por liebre. Oriol Paulo es un tipo serio y detrás de este film se constata un excelente trabajo de guión, la variada inclusión de giros bien resueltos –en referencia a los personajes del marido, del amigo, del vecino, del policía– siempre sorprende, no están añadidos a la ligera y cada uno hace que el interés en los diferentes ámbitos –el crimen, la paradoja temporal– no haga más que aumentar. Se agradece además que Oriol no juegue al despiste y que no se distraiga con enredos en los que podría haber caído. Quizá puede achacarse al conjunto que el puzzle vaya sumando piezas y más piezas, quizá demasiadas para encajarlas sobre la marcha, hasta el punto de que exige una alta concentración en el espectador, el cual puede quedar agotado ante la espera de un desenlace que parece no llegar nunca. Por lo demás, la historia se envuelve a la perfección en una atmósfera de misterio, donde resulta también muy adecuada la fotografía nublada y densa de Xavi Giménez y la ambiental banda sonora de Fernando Velázquez, colaboradores habituales del director. El reparto cumple, pero destaca sin duda Adriana Ugarte, una actriz que ha ido creciendo con los años y logra hacer creíble su peripecia.

6/10
Plan de fuga

2017 | Plan de fuga

La policía sigue la pista a una banda de atracadores, de la que tienen noticia de que se ha podido quedar sin su experto en cajas fuertes, motivo por el cual deben permanecer en máxima alerta acerca de a quién podrían fichar. Y en efecto, el meticuloso y solitario Víctor, que suele trabajar por libre, es requerido por unos mafiosos de la Europa del Este, para ejecutar un golpe en la cámara acorazada de un banco. Pero antes le someten a diversas pruebas, para asegurar su lealtad. El thriller español confirma su excelente estado de salud en este film, segundo largometraje de Iñaki Dorronsoro, director y guionista, rodado una década después de su prometedor debut La distancia. El cineasta demuestra que se desenvuelve a la perfección en ambas facetas. En lo referente al libreto, logra romper el saque al espectador en unas cuantas ocasiones, que no es cuestión aquí de destripar. Simplemente apuntaré los giros sorprendentes, que dirigen la trama de pronto por caminos imprevistos, con el consiguiente abandono de los que habíamos imaginado. Se diría que Dorronsoro tiene una deuda con el polar francés, a veces hace pensar en Jean-Pierre Melville, y claro, en tal caso, el lacónico Alain Hernández sería su Alain Delon. Porque crea personajes, Víctor nos interesa, también sus razones misteriosas, que le llevan incluso a rechazar a la hermosa chica que le envían para pasar la noche; a ella le da vida con convicción Alba Galocha, una actriz con clara proyección. Y lo mismo el soplón Rápido, muy bien interpretado por Javier Gutiérrez, que tiene momentos memorables, compartidos con Hernández, gracias a los vínculos que les han llevado a colaborar. También Luis Tosar sabe componer al policía huyendo de estereotipos. Las relaciones entre unos y otros personajes, que en algunos casos se desvelan en su integridad avanzado el metraje, están bien tejidas, tienen sentido, y justifican posteriores acciones y decisiones. Las películas de robos suelen destacar por el modo en que se resuelven fílmicamente los pasajes de dichos robos. Y aquí también Dorronsoro demuestra talento, tanto en los preparativos, como en los pasajes en la entidad bancaria y en la cámara acorazada, de gran tensión, con elementos que dejan paso al componente humano, y con sorpresas. El final, modélico, permite diversas lecturas.

6/10
El autor

2017 | El autor

El caldo de cultivo del que surgen las obras de arte puede tener orígenes muy diferentes. Resulta así legítima la pregunta: ¿El escritor nace o se hace? Alrededor de esta idea se mueve la novela “El motivo” de Javier Cercas, ahora adaptada al cine por Manuel Martín Cuenca, que coescribe el guión de la película con Alejandro Hernández. El director vuelve al Festival de San Sebastián con El autor tras competir por la Concha de Oro hace cuatro años con Caníbal. El protagonista de su film, Álvaro, ha acudido a mil talleres de escritura de guión, sueña con ser un grande de la novela, pero no se arranca, sus intentos de escribir no pasan de mediocres. Además no sólo se ahoga en la grisura de su trabajo en una notaría de Sevilla, sino que para colmo su esposa, que nunca tuvo pretensión literaria alguna ha escrito un libro que se ha convertido en best-seller, y acaba poniéndole los cuernos. En plena crisis existencial, nuestro autor se toma unos meses de vacaciones, alquila un piso y se encierra a escribir la que debe ser su gran obra. Pero no sale nada, hasta que decide seguir los consejos de su profesor de escritura de novela, escribir sobre la vida, fijarse. Lo que le lleva a observar a los vecinos de su nuevo inmueble. Y en efecto, descubre que ahí tiene personajes para abordar su personal “colmena”. La satírica y ácida película parece planteada más como cuento o fábula sobre la pasión y los excesos de la creación literaria, que con la idea de ofrecer una ajustada mirada realista a la misma. Hay un punto de caricatura de trazo grueso y humor negro a la hora de seguir a Hemingway y escribir con los genitales, escribir cuesta, es doloroso, hay que dejarse todo, se nos dice de un modo grotesco que se continúa en las comilonas que Álvaro ofrece a su profesor, o en el vecino facha que despotrica de la democracia y afirma a punta de pistola que él se basta para defenderse. Pero está claro que da juego la idea de la observación de los vecinos, que luego lleva a la interactuación y a la manipulación, hasta propiciar situaciones extremas, de consecuencias inciertas, no sin motivo se dice que la realidad siempre supera a la ficción. La trama engancha, y hay ideas visuales ingeniosas, como la de jugar con las sombras de los vecinos, como un teatrillo en el que el aspirante a autor idea o recrea aquello de lo que está siendo testigo. Pero falta sutileza, por ejemplo a la hora de denunciar las injusticias que padecen los inmigrantes. Tampoco hay un punto de vista moral, domina el egocentrismo, del autor, pero también de los demás personajes, en que cada uno va a lo suyo. Por eso uno tiene la sensación de ver una película de ingenioso mecanismo bien engranado, pero a la que falta alma, como esas películas de robos sofisticados, que a pesar de su brillantez formal, no acaban de calar del todo. Sobre los actores, a veces parecen un tanto pasados de rosca Javier Gutiérrez y Antonio de la Torre, aunque sin duda, es lo que se les pide. Sorprende entre los secundarios Adelfa Calvo como la portera fisgona.

6/10
Vergüenza

2017 | Vergüenza | Serie TV

Las andanzas de un matrimonio de mediana edad, Jesús y Nuria, que se sumergen todo el tiempo en el más profundo de los ridículos, ante los que el espectador siente inevitablemente vergüenza ajena, al tiempo que tal vez se ve reflejado en algunos de sus modos de comportarse. Éste es el concepto que subyace en esta sitcom española creada por dos especialistas en comedia, Juan Cavestany y Álvaro Fernández Armero, que hasta la fecha no habían trabajado juntos. La suma de fuerzas funciona, bien respaldada por dos actores que saber dar el necesario patetismo a sus personajes de marido y mujer, Javier Gutiérrez y Malena Alterio. Jesús es fotógrafo de la BBC, o sea, Bodas, Bautizos y Comuniones, con ínfulas de ser un gran artistas cuyo talento se malgasta en sus tareas habituales; narcisista e insensible, no se conoce a sí mismo lo más mínimo, y tiene una habilidad especial para ofender a cualquiera que entra en su radio de acción. Mientras que Nuria trabaja como comercial en una empresa, desea tener un hijo por lo que mantiene a raya a su marido para esperar al momento adecuado, su jefe es insoportable, y típica buenazas ingenua suele decir lo que piensa, a veces metiendo la pata y con consecuencias en su contra. La serie sirve para entregar una especie de radiografía del españolito medio en su versión cutre, en clave de humor patético, con situaciones reconocibles, como la comida con los suegros y el empeño en tener siempre la razón y pretender querer quedar bien a cualquier precio. Por supuesto las generalizaciones a veces son injustas, y prevalece en ocasiones la grosería o una visión ramplona del ser humano, pero no viene mal aplicar una lente de aumento a ciertos defectos que con frecuencia se quieren ignorar y hasta considerar como normales.

6/10
Estoy vivo

2017 | Estoy vivo | Serie TV

Assassin's Creed

2016 | Assassin's Creed

Tras ser ejecutado por haber asesinado a su padre, Callum Lynch despierta en un centro tecnológico de la organización Abstergo, dirigida por Alan Rikkin. La hija de éste, Sofia, le informa de que le necesitan para conectarle al Animus, una máquina revolucionaria que a través de su ADN le conecta con su antepasado Aguilar de Nerja, que vivía en el siglo XV en Andalucía, donde pertenecía al clan de los Asesinos. De esta forma podrá controlarle para buscar en aquel entonces la Manzana del Edén, la misma que Eva le dio a comer a Adán, para evitar que caiga en manos de los despiadados Templarios, que la usarán para acabar con el libre albedrío del ser humano. El australiano Justin Kurzel ha levantado grandes expectativas, sobre todo con Macbeth, su segundo trabajo. Repite con los mismos protagonistas, Michael Fassbender y Marion Cotillard, en esta traslación a la pantalla de una de las franquicias más exitosas de los videojuegos. Se enfrentaba no sólo al reto de pasarse al blockbuster, sino también a la maldición de las consolas, pues éstas no han generado por ahora ninguna versión fílmica de sus títulos realmente redonda. El resultado no es ni mucho menos satisfactorio. Aunque mantiene el sello autoral en sus potentes imágenes, éstas no bastan para sacar adelante un guión pobre y caótico. Parte de una premisa pueril, y a pesar de sus alusiones a temas que podrían haber dado juego, como la naturaleza de la violencia, acaba resultando demasiado banal, mera excusa para entrelazar secuencias de acción vistosas, como un espectacular salto a enorme altura que parece haberse rodado al viejo estilo, con especialista. Quizás este momento, y el resto de peleas y persecuciones satisfagan a los apasionados de la saga, pero el resto del público las seguirá sin mucho interés porque a los personajes les falta una mínima profundidad. No basta el esfuerzo de las estrellas citadas, pues no logran insuflar vida a los fríos y distantes protagonistas, ni tampoco Jeremy Irons (el padre de ella) o el español Javier Gutiérrez, en un papel de inquisidor estereotipado. Acaban de terminar con la poca credibilidad conseguida por la película, sus numerosas licencias históricas, sobre todo para el público español.

4/10
1898: Los últimos de Filipinas

2016 | 1898: Los últimos de Filipinas

Recreación de uno de los hechos históricos que marcaron el final del imperio español, junto a la pérdida de Cuba y Puerto Rico. El final de la colonia española de Filipinas se dilató por la resistencia en condiciones muy penosas de cincuenta hombres, conocidos como “los últimos de Filipinas”, que sufrieron un asedio de casi un año en Baler, refugiados en una iglesia. Al mando se encontraba el capitán Enrique de las Morenas, al que sucedió en el mando el teniente Martín Cerezo cuando el otro murió de enfermedad. Esta página de la historia de España ya había sido llevada al cine en 1945 por Antonio Román, con el título de Los últimos de Filipinas, justo el año en que murió el mentado teniente Martín Cerezo, con un reparto de lujo para la época, y poniendo el acento patriótico en el heroísmo de los protagonistas. En esta versión que llega siete décadas después contamos de nuevo con un conjunto actoral destacadísimo, pero conforme a los nuevos tiempos se quiere arrojar una mirada más crítica y revisionista, algo desencantada; sin negar el coraje de los personajes, pero como subrayando el absurdo de la acción, poco más que una cabezonería quijotesca casi surrealista, que no valdría la pena. Firma el irregular guión Alejandro Hernández, habitual colaborador de Manuel Martín Cuenca, quien no logra insuflar progresión o dramatismo creciente a la trama, el tiempo discurre, las condiciones empeoran, la guerra ha terminado aunque los sitiados no quieran enterarse, y punto, en algún momento deberá llegar, entre delirios febriles, disparos, entierros y treguas, el final. Mientras que el discurso político de los poderosos que usan a los pobres como carne de cañón, o las quejas sobre España, concepto discutido y discutible, resulta bastante pobre. En el ínterim se nos presentan los personajes, algunos reales, otros ficticios, quizá demasiado aislados, se echa en falta entre ellos algo parecido a la camaradería. De los auténticos resulta poco humano el empecinamiento de Martín Cerezo (Luis Tosar) en mantener la plaza, mientras el médico de Carlos Hipólito resulta bastante plano, y el detalle del opio del fraile de Karra Elejalde algo forzado; en cambio la posición del desertor está bien descrita, pues pugnan en él el deseo de salvar el pellejo con la inevitable sensación de traicionar a los suyos, para la que necesita autojustificarse incluso estentóreamente. El joven aspirante a pintor, al que da vida Álvaro Cervantes, y que proporciona de algún modo el punto de vista del espectador, desde la ingenuidad al rechazo ante lo que ocurre, debería haber dado más juego; mientras que el brutal militar de Javier Gutiérrez es puro cliché. Hay un esfuerzo de producción importante de Enrique Cerezo, con Televisión Española, Telemadrid y 13 TV, lo que se nota en la recreación de época, el esfuerzo de documentación, la fotografía de parajes naturales y abundantes escenas de acción bélica, pero Salvador Calvo, bregado en televisión, no las sirve de un modo excesivamente vibrante, el presupuesto da para lo que da. Así pues, se agradece una nueva mirada a este episodio de la Historia de España, pero el resultado no es enteramente satisfactorio.

4/10
Lo que escondían sus ojos

2016 | Lo que escondían sus ojos | Serie TV

Águila Roja (9ª temporada)

2016 | Águila Roja | Serie TV

Última temporada en la que acompañaremos a Águila Roja en su cruzada por buscar justicia y venganza. Gonzalo se siente triste, desolado y frustrado al llegarle recuerdos de las muertes de su amada Cristina y de su queridísima madre, y la huida de Margarita. Son los perfectos catalizadores para que decida abandonar la villa y mudarse a Sevilla. Sin embargo, cuando se conoce un asombroso secreto, Gonzalo regresará por última vez. Final de la serie producida por Globomedia y RTVE, que contó con un total de 37 premios y otras 17 nominaciones, y fue emitida en más de 21 países.

5/10
El desconocido

2015 | El desconocido

Por regla general, la esposa de Carlos, ejecutivo bancario, se ocupa de llevar a sus dos hijos al colegio. Un día decide acercarles en su coche, pero poco después de emprender el camino, recibe la llamada anónima de un tipo que parece conocerle a fondo, y que le avisa de que le ha colocado una bomba bajo los asientos que se activará si alguien se levanta. También podría detonar él mismo los explosivos, si no le transfiere una elevada cantidad de dinero, en poco tiempo... Sorprendente debut en el largometraje de Dani de la Torre, hasta ahora cortometrajista, que compone un thriller frenético de ritmo 'in crescendo', que por momentos parece estar a punto de ahogar al espectador. En cierta forma, el realizador parece haber heredado el espíritu del ameno y trepidante cine de Tony Scott, al que no por casualidad le dedica el film en los títulos finales, pero sin recurrir a los frenéticos montajes del fallecido británico, lo que funciona bastante bien. De hecho, el español se luce precisamente cuando se distancia, por ejemplo en un largo (y brillante) plano secuencia que presenta a la jefa de artificieros, un personaje que tendrá mucho peso en el desenlace. Parte de un guión de Alberto Marini muy superior a otros trabajos suyos, como Extinction o Mientras duermes, que integra muy bien los giros y está lleno de situaciones estremecedoras, a pesar de que todo transcurre casi al completo en un coche. Pero sobre todo, el texto logra dotar de enorme humanidad a todos los personajes, incluso a los que toman una posición equivocada. Esto último posibilita impecables trabajos de un reparto que cuenta con el todoterreno Luis Tosar, de nuevo a su nivel habitual en un film que se estrena muy poco después de Ma ma, donde se le nota un poco perdido. Le respaldan dos modélicos niños actores, Paula del Río (con más papel) y el jovencísimo Marco Sanz, y excelentes secundarios, como Javier Gutiérrez, que demuestra que no ganó el Goya por La isla mínima porque le sonó la flauta. Algunos logran mantener el tipo a pesar de que su personaje sobre el papel resulta un tanto simple, como Fernando Cayo, responsable de las fuerzas policiales, y Goya Toledo, la madre. Quizás destaque sobre todos ellos la veterana Elvira Mínguez, en un papel distinto a los que ha interpretado hasta ahora, una jefa de artificieros que refleja la mirada de quienes tienen vocación de servicio público en situaciones extremas. En la temporada de premios tendrá mucho que decir. Quizás se note la condición primeriza del realizador en el tramo final, que se alarga un poco más de lo necesario, quizás con algún diálogo un tanto reiterativo o innecesario. Pero este defecto no hace naufragar el conjunto, ni ensombrece el mérito de que El desconocido introduce equilibradas críticas al sector bancario, en relación con la actualidad, tratando de defender todas las posturas, y advierte de los riesgos de descuidar a la familia. En suma, cuenta con todas las papeletas para seducir al gran público.

6/10
Truman

2015 | Truman

Truman podría haberse titulado también Días contados, aunque ese título ya lo utilizó Imanol Uribe. Porque cuatro, ni uno más ni uno menos, son los días que va a pasar en Madrid Tomás, que aunque afincado en Canadá con su familia, emprende viaje para acompañar a su amigo Julián, actor argentino que padece un cáncer terminal. Separado y con un hijo universitario, Julián cuenta con la compañía de su fiel perro Truman, a quien piensa que hay que buscarle dueño para cuando él no esté, pues ya no le queda mucho tiempo. Cesc Gay dirige y coescribe con su guionista habitual, Tomàs Aragay, un drama muy humano sostenido por la columna vertebral de la amistad, el gran tema, y punteado de pasajes con humor que suavizan el duro e inevitable trance de la muerte. Así, gracias a la ayuda inestimable de dos grandísimos actores, Javier Cámara y Ricardo Darín, van asomando con agilidad los miedos, las despedidas, los preparativos, servidos en un ramillete de emotivas escenas muy trabajadas, alguna tan lograda como la del que se presume un incómodo encuentro con quien tendría motivos para insultar o al menos ignorar a Julián, y que toma en cambio otros derroteros. De modo que la cinta llega al corazón, tiene eso tan buscado por las películas que es "capacidad para conectar con el espectador". En una sociedad que ha perdido en gran medida el sentido de la trascendencia, puede no extrañar la falta de hondura en las consideraciones sobre la otra vida, sólo levemente apuntadas al hablar del deseo de reencontrarse con los seres queridos ya fallecidos. Al final lo que se aprecia sobre todo es el apoyo humano e inmediato de los amigos, un estar ahí amablemente y sin quejas, a veces con un silencio bien elocuente. Los personajes no son perfectos, sobrellevar esa muerte les cuesta, e incluso expresar la no-conformidad con alguna decisión, por una mezcla de miedo y respeto, a veces mal entendido, a la libertad del otro. Algo que se nota cuando se sugiere que podría aquella llegar a ser una situación insoportable, indigna de ser vivida, cuando la enfermedad incapacite para valerse por uno mismo. Se pone así en valor supremo el ejercicio de la libertad, sea cual sea su objeto, prestando menos atención al sentido del bien y del mal. El sufrimiento de los seres queridos es sugerido con la obra que Julián está representando en los escenarios, “Las amistades peligrosas”, subtexto nada inocente que recuerda que ser amigo de los amigos implica amar y sufrir.

6/10
El olivo

2015 | El olivo

El olivo como metáfora de las cosas que importan, el desarraigo, y la posibilidad de recuperar lo que parecía perdido. Alma siempre estuvo muy unido a abuelo Manuel, pero para ambos fue traumática la venta de ese árbol milenario en los años del boom económico, ella, entonces una niña, quedó marcada, y él se volvió taciturno, hasta un estado que pasado el tiempo, se diría senil. Con la sensación de que el abuelo se muere, Alma se embarca de la tarea imposible de dar con el paradero del olivo desaparecido, que resulta estar en Dusseldorf, Alemania, en el hall de una empresa supuestamente ecológica, incluso ha dado pie al logo de la compañía. Acompañado de su tío Alcachofa, y un amigo que la ama calladamente, Rafa, emprenden viaje en un camión para traerse el árbol, aunque ellos desconocen algunos detalles de la dificultad para llevar a buen fin tal meta. Icíar Bollaín maneja un guión de su marido Paul Laverty, y el resultado tiene la cualidad nada desdeñable de ser muy humano, con buen ritmo, flash-backs bien insertados, y perfecto encaje de la parte del pueblo con la parte de "road-movie". Estamos ante una exploración de las mentiras y medias verdades que enturbian la vida familiar, especialmente la relación entre padres e hijos, una falta de confianza que dificulta el amor. También se trata la facilidad con la que nos desnortamos, concediendo prioridad a cosas de importancia muy relativa, como el tener, la prosperidad económica. Elementos como la crisis económica, la transformación de la vida en el campo, la defensa de la naturaleza, las redes sociales, el contacto con personas de otros países y culturas, se imbrican con gran naturalidad, sirven para construir una rica historia. Y están, por supuesto los personajes, muy interesantes, y que nos confirman lo gran actor que es Javier Gutiérrez, y nos llevan a descubrir a Anna Castillo, Pep Ambròs e incluso a no profesionales pletóricos de naturalidad, el Manuel Cucala que compone al abuelo es todo un portento, perfecto para lo que se necesita a la hora de hablar de los olivos. Hay muchos secundarios –las amigas de Alma, la gente del bar, las alemanas...– que están ahí con sus breves presencias, y descollan, su presencia no es caprichosa. Puestos a poner un pero, y aunque se pueda explicar por el estado de ansiedad y desconcierto de Alma, no se entiende por qué ignora a Rafa, no se da explicación alguna a su apuntada promiscuidad.

7/10
Águila Roja (7ª temporada)

2015 | Águila Roja | Serie TV

El sucesor de Cristo ha llegado a la ciudad y conoceremos su historia. Margarita se encuentre dudando respecto a sus sentimientos y no sabe cómo proceder. Un doble de Águila Roja aparece y se encuentra buscando desesperadamente venganza. Esta temporada cuenta con la innovación de combates marítimos, lo que le da cierto nuevo aire a la serie, la cual ya venía teniendo sus altibajos. Sin embargo, la idea no dio los frutos esperados y ésta es considerada la temporada con el índice de audiencia más bajo de Águila Roja.

5/10
Águila Roja (8ª temporada)

2015 | Águila Roja | Serie TV

Nuevas caras y personajes nos llenarán de emocionantes e impactantes momentos. Gonzalo y Margarita se acercan cada vez más y comienzan a dejarse llevar por el amor mutuo que sienten, sin embargo la muerte de alguien muy querido marcará el transcurrir de la historia. Hernán y la marquesa empiezan a tener complicaciones que los llevan a buscar soluciones rápidas a sus problemas actuales. Penúltima temporada de la serie española sobre misterios, aventuras, asesinos y grandes cantidades de acción que supo renovarse y dio un fantástico giro a su trama argumental.

5/10
2 francos, 40 pesetas

2014 | 2 francos, 40 pesetas

Carlos Iglesias, popular actor, sobre todo por la serie Manos a la obra, acertó con su debut en la realización, Un franco, 14 pesetas, film inspirado en sus propios recuerdos cuando sus padres emigraron a Suiza. Reincidió en la misma temática con la decepcionante Ispansi (Españoles), en torno a niños madrileños acogidos por la Unión Soviética tras la Guerra Civil, cuya cansina voz en off se recuerda con desagrado años después de su visionado. Ahora, el director e intérprete ha rodado una secuela de su ópera prima. 2 francos, 40 pesetas recupera a Martín, y a su familia, protagonistas de aquélla, seis años después de su regreso a España, cuando la crisis energética hace estragos. El pequeño Pablo ha cumplido los 18, y viaja con un amigo a los alrededores de Uzwill, el pueblo de Suiza donde vivió con los suyos una larga temporada. Sus progenitores también acaban allí, cuando reciben la noticia de que el viejo amigo Marcos, que sigue en ese país con su antiguo trabajo, se dispone a bautizar a su segundo retoño. No logra ni de lejos la frescura de su antecesora, como si Carlos Iglesias hubiera agotado sus sugerentes y sentidas anécdotas en torno a la época y el choque de culturas. 2 francos, 40 pesetas no consigue recuperar el toque entrañable de sus personajes, y rompe constantemente el tono amable del original, por su continuo recurso al sexo. Aunque intenta centrarse en la crítica social de la época, con alusiones al blanqueo de capitales en Suiza que hoy en día sigue estando –desgraciadamente– de actualidad, lo cierto es que 2 francos, 40 pesetas fracasa por completo, al estar compuesta por situaciones alocadas carentes de inspiración, que acaban siendo una torpe imitación del cine de Luis García Berlanga. Se trata de un film muy coral cuyos intérpretes parecen esforzarse, pero aún así no logran salvarlo ni siquiera en momentos puntuales.  

3/10
Águila Roja (6ª temporada)

2014 | Águila Roja

Nuevos e impredecibles enemigos, la llegada de variados personajes, así como también el regreso de un viejo conocido nos sumergirán en una nueva temporada llena de peligros, amenazas y el comienzo de un naciente amor que se sellará con un apasionado beso. Sexta temporada de la serie española Águila Roja. La producción se vio presionada por recortes en el presupuesto y comenzó el rodaje de estos trece capítulos incluso antes de la emisión de la quinta temporada.

5/10
La isla mínima

2014 | La isla mínima

El sevillano Alberto Rodríguez continúa la estela de su anterior trabajo, Grupo 7, en otro film policíaco, que también se desarrolla hace unas décadas en el sur de España, y que nuevamente está rodado con un estilo naturalista. En La isla mínima, dos jóvenes hermanas han desaparecido en un pueblecito de las marismas del Guadalquivir en 1980. Para investigar el asunto viajan al lugar dos policías madrileños de personalidades contrapuestas, Pedro, representante de la nueva hornada de la policía democrática, y Juan, agente de la vieja escuela, que no duda en utilizar métodos violentos si necesita conseguir información para resolver el caso. De nuevo Rodríguez ejerce como coguionista con Rafael Cobos. El dúo supera ampliamente su anterior trabajo, cuyo punto más débil residía precisamente en un libreto que a pesar de despertar el interés y describir muy bien a los personajes, se estancaba rápidamente y se volvía reiterativo. Por contra, La isla mínima desarrolla con mayor fortuna una trama policíaca muy clásica que en realidad sirve de mera excusa para la descripción social de la época, un momento histórico en el que España es una democracia, pero aún está anclada en el pasado. El film muestra una España rural marcada por las reivindicaciones de los jornaleros, la marginación a la mujer, la extrema pobreza y otros problemas. Sólo cabe achacarle que ofrece una imagen exageradamente tenebrosa y negativa del pasado de España, más en consonancia con la mayoría del cine patrio que con la ofrecida por cineastas como David Trueba en Soldados de Salamina y Vivir es fácil con los ojos cerrados, por poner algún ejemplo. Pero por lo demás, Rodríguez le saca mucho partido a un presupuesto limitado, pues con pocos elementos compone una esmerada ambientación, y como es habitual en su cine hace gala de una enorme imaginación visual, como queda patente en los planos cenitales de las localizaciones. Se luce en diversos momentos, como la persecución nocturna de un Dyane 6, un tiroteo en medio de una intensa lluvia y otras secuencias de altura. En el apartado interpretativo Rodríguez vuelve a recurrir al gran Antonio de la Torre, que demuestra que no hay papel pequeño, aunque ha quedado relegado a un rol muy secundario, el padre de las secuestradas, al que le pone una enorme intensidad. Como es habitual, Raúl Arévalo se muestra sumamente eficaz como poli bueno. Aunque aparecen muchos intérpretes destacados como Manolo Solo (El laberinto del fauno) como periodista carroñero muy bien defendido, en La isla mínima roba por completo la función Javier Gutiérrez, conocido por su rol de graciosete en Águila roja, inmenso en un papel completamente opuesto, lleno de dramatismo, pues encarna al otro protagonista, el poli malo, un tipo de turbio pasado, pero al que logra humanizar y dotar de matices.

6/10
Historias de Lavapiés

2014 | Historias de Lavapiés

Largometraje de ficción sobre la vida de personas normales y cotidianas en un momento determinado de sus vidas. Con el madrileño barrio de Lavapiés como escenario es inevitable el trasfondo social. En un barrio de contraste de culturas y clases con una estrecha convivencia se producen a veces conflictos, violentos y éticos, pero que en ocasiones favorecen el diálogo y la solidaridad.

Zipi y Zape y el Club de la Canica

2013 | Zipi y Zape y el Club de la Canica

Los hermanos Zipi y Zape son enviados a pasar el verano a un centro de reeducación en medio del campo, donde está prohibido jugar, aquello se parece más bien a una cárcel o a un campo de concentración. Sin embargo, con ayuda de otros compañeros rebeldes como ellos, están dispuestos a desafiar al director del colegio Esperanza, el temible Falconetti, fundando el Club de la Canica. Pronto descubrirán que el lugar esconde secretos que pondrán a prueba su espíritu aventurero, y a sus andanzas se sumará la simpática Matilde, sobrina de Falconetti. Cinta familiar de producción española, que adapta los personajes de tebeo de Editorial Bruguera creados por José Escobar. Bien es cierto que sus señas de identidad son sencillas, Zipi es rubio y Zape moreno, llevan un uniforme muy característico y ambos son muy traviesos. Los conocedores del cómic quizá echen en falta a don Pantuflo Zapatilla y su esposa Jaimita, que no tienen presencia alguna en la película. En cualquier caso, la sencilla trama de la cinta, de tono decididamente aventurero y pensada para los chavales, podía estar protagonizada por otros personajes cualesquiera. Óskar Santos, que además de televisión había dirigido un thriller, El mal ajeno, entrega una película entretenida, ambiciosa en su diseño de producción y efectos visuales, a la que le gustaría poder decir que juega en la división de Harry Potter o Los goonies, aunque eso sería decir demasiado. A los pequeños actores les falta un punto de gracia –casi funciona mejor el gordito Fran García como Filo que los protagonistas Raúl Rivas y Daniel Cerezo, Zipi y Zape–, y entre los adultos sólo sobresale Álex Angulo como Esperanza en las ingeniosas escenas del NoDo. Y al desarrollo narrativo, a base de resolver enigmas, le falta algo de chispa. Pero cumple sobradamente con la meta de entregar una película para todos los públicos, con potencial para ser vendida fuera de España. Lo que no es poco.

5/10
Una noche en el viejo México

2013 | A Night in Old Mexico

Red Bovie es un anciano cowboy texano al que han quitado su rancho, su destino más probable es una residencia de la tercera edad, algo que no encaja con su arrolladora personalidad. Tal circunstancia coincide con la llegada de su nieto Gallie, un joven al que no conocía, que siempre ha vivido en la gran ciudad, y cuyo atuendo de vaquero parece más propio de una tienda de disfraces que de un auténtico cowboy. Ambos emprenden un viaje en coche al viejo México, y en el camino recogen a dos tipos mal encarados, a los que acaban echando del vehículo aprovechando una parada, lo que hace que sin saberlo llevan una bolsa rebosante de dinero. Después de Pájaros de papel, Emilio Aragón ha emprendido, como tantos cineastas españoles, su particular aventura americana, rodando en inglés y con un reparto donde sobresalen el oscarizado Robert Duvall, y el protagonista de War Horse (Caballo de batalla) Jeremy Irvine. Aunque la idea de Una noche en el viejo México es simpática –abuelo y nieto estrechando lazos, transmitiendo veteranía el primero, ganando experiencia y venciendo la bisoñez y la ingenuidad el segundo, con el ‘macguffin’ de una trama de dinero del narco, un modelo que tuvo como maestro en el western a John Wayne– y se ha contado con William D. Wittliff, uno de los guionistas de la mítica El corcel negro y varias cintas con vaqueros, el director no puede evitar cierta blandura en su película, no hay espacio para escenas verdaderamente dramáticas o de cierto impacto, todo resulta más que previsible, también en lo relativo a la subtrama amorosa. Así pues es una cinta amable, de buena factura en su diseño de producción, y se disfruta de la interpretación de Duvall; pero nunca logra sorprender o emocionar.  

5/10
Águila Roja (5ª temporada)

2013 | Águila Roja | Serie TV

Gonzalo decide pedirle a Margarita que se case con él. Pero tendrá que retomar su identidad de Águila Roja para hacer frente a varias amenazas, entre ellas un supuesto dragón y varias intrigas palaciegas. Mientras, el comisario se somete a su delicada operación y recupera la vista. La quinta temporada de la serie española repite el esquema que la ha convertido en líder de audiencia, mezcla de aventuras, drama romántico y humor.

5/10
Gente en sitios

2013 | Gente en sitios

Juan Cavestany, director de las comedias El asombroso mundo de Borjamari y Pocholo y Gente de mala calidad, dio un giro surrealista a su carrera con Dispongo de barcos, de carácter experimental, y un tono críptico. El cineasta ha continuado en la misma línea en su trabajo posterior, El señor, concebida para su descarga en internet por un precio simbólico, y en Gente en sitios, que bien podría ser uno de los vértices de una peculiar trilogía. Gente en sitios parece desafiar lo que se entiende generalmente como pelicula. Encadena pequeños sketches, sin ningún nexo aparente de unión, con múltiples personajes. Una pareja acude a visitar un piso en venta, pero el empleado de la inmobiliaria les juega una mala pasada, un tipo le ha dicho a un desempleado que le ayudaría pero no sabe cómo, un marido que contempla aburrido la televisión recibe una reprimenda por parte de su esposa porque se le ha pasado por alto que ésta se ha cambiado de cara... En los diversos fragmentos de Gente en sitios predominan las risas, pero también hay espacio para el drama (una mujer se golpea brutalmente al caerse cuando intenta devolverle su bufanda a una desconocida) y el surrealismo más absoluto (un tipo enseña a caminar a un hombre parado en la calle). Algunos destilan cierta frescura, aunque otros resultan interminables a pesar de su brevedad, y ofrecen la sensación de que el director se ha limitado a encadenar material diverso, sin ningún sentido planificado de antemano. Aunque el espectador medio de las salas de cine que acuda a ver este film sin estructura aparente pensará con toda probabilidad que le han tomado el pelo, Gente en sitios no resulta del todo desdeñable, pues aunque sólo están esbozadas se pueden entresacar pequeñas reflexiones sobre la incomunicación ciudadana, y la falta de miras y el desconcierto del hombre actual. A Juan Cavestany se le debe reconocer una enorme valentía a la hora de arriesgarse, y su capacidad para sacar adelante Gente en sitios con un presupuesto nimio, y aún así haber podido convocar a destacados actores del cine español más interesados por el proyecto en sí que por cobrar sus cachés habituales. Muchos de ellos sostienen por sí mismos con talento momentos aislados del metraje, como Eduard Fernández (un excelente padre al que convencen para rodar un vídeo televisivo cuando acude a buscar a su hijo a su centro escolar). También cumplen Raúl Arévalo, Carlos Areces, Luis Bermejo, Antonio de la Torre, José Ángel Egido, Tristán Ulloa, Maribel Verdú, y hasta Ernesto Sevilla, Santiago Segura y Adriana Ugarte, que incluso saben a poco.

4/10
Torrente 4: Lethal Crisis (Crisis letal)

2011 | Torrente 4: Lethal Crisis (Crisis letal)

Cuarta entrega de las andanzas del cutrepolicía José Luis Torrente. Desconsolado por la muerte de El Fary, y tras pifiarla en una boda de alto copete como vigilante de seguridad, Torrente es requerido para cometer un asesinato a sangre fría. Le ayudará en la tarea el más bien retrasado Rin Rin, pero algo no sale como debía, y Torrente acaba con sus huesos en la cárcel. Allí tendrá que hacerse respetar, mientras piensa un plan de fuga inspirado en la peli de Stallone Evasión o victoria. La verdad es que contar la trama de una película de Torrente es lo de menos. La nueva entrega sigue la estela de los filmes anteriores, o sea, Santiago Segura ofrece más humor zafio y chabacano, buscando la complicidad del espectador, cultivando su marca de fábrica de “amiguete” que te puede hacer pasar un buen rato. De nuevo se trae a “famosetes” donde lo más sorprendente es el hecho de que lo sean –los fichajes estelares son sin duda Kiko Rivera “Paquirrín”, Belén Esteban y David Fernández “Chiquiliquatre”–, más el cantante David Bisbal, y la ristra de cómicos presentadores que puedan ayudar a la promoción, o sea, El Gran Wyoming, Florentino Fernández, Andreu Buenafuente y Pablo Motos, más otros que andan un poquillo perdidos, Fernando Esteso y Andrés Pajares. Es curioso ver de nuevo a Tony Leblanc, un actor que contribuye a dignificar la película, tarea que se diría imposible, cuando aparece en escena. Por supuesto, Segura tiene una gracia natural, pero eso da para unos cuantos chistes que bien podían formar parte de un espectáculo en directo de club nocturno, y punto. Como en los otros filmes, abusa de las escenas de sexo, y de las bromas guarras. En cuanto a su pretensión de ser políticamente incorrecto, podría debatirse mucho sobre el tema. Por supuesto, Segura se permite bromas racistas en la medida que se perdonan –Torrente es así, ya se sabe–, pero no hay demasiada audacia transgresora contra el “establisment”, no nos engañemos. Reservemos unas palabras finales para el 3D, técnica cuyo uso en el film sólo puede calificarse de tomadura de pelo, mera excusa para incrementar el precio de la entrada y hacer caja. La “genialidad” del guionista, director y protagonista se limita a que en un par de ocasiones Torrente vomita hacia la pantalla, y a aprovechar burdamente el efecto tridimensional, por ejemplo para tener a un fiero perro un poquito más cerca. ¿Oportunismo? Sí, no hay más que ver otra muestra del mismo, el absurdo título de la película. Pero lo cierto es que Segura no engaña a nadie, es el público el que responde al tirón del marketing, y le ríe (medianamente) sus ocurrencias.

1/10
Águila Roja, la película

2011 | Águila Roja, la película

Reinado de Felipe IV. El papa y los reyes de Inglaterra y Francia están convocados en El Escorial para lograr un importante acuerdo de paz. Pero los monarcas extranjeros han organizado un complot para asesinar al rey español y repartirse sus territorios. Por suerte anda por ahí Gonzalo de Montalvo, alias Águila Roja, para desfacer entuertos ayudado por su fiel Sátur, lo que incluye ayudar a una misteriosa y hermosa mujer. Pero una desgracia inesperada, la ceguera de su hijo, sembrará las dudas en Gonzalo acerca de su dedicación justiciera como Águila Roja. Una peli de capa y espada a la vieja usanza, pero con técnicas de combate tipo oriental a lo Matrix. Una especie de “episodio de lujo” de la popular serie televisiva Águila Roja. Eso es ésta película, ni más ni menos. No cabe exigir rigor histórico, ni personajes demasiado elaborados; aunque quiera beber en la tradición de Alejandro Dumas, o del contemporáneo Arturo Pérez Reverte, la cosa, con sus intrigas y elementos folletinescos, se aproxima a enfoques más elementales, tipo Zorro o Coyote, e incluso Capitán Trueno. Hay entretenimiento basado en la acción trepidante, y en el sentido del humor del popular personaje de Sátur, una especie de Sancho Panza. Y también algún chiste zafio, o un par de leves desnudos, aunque con la idea de “no pasarse demasiado”, cara a atraer a “todos los públicos”. Llama la atención alguna apelación al patriotismo español, algo poco frecuente en el cine reciente, y por si acaso, a la libertad y a la defensa del pueblo.

4/10
No lo llames amor, llámalo X

2011 | No lo llames amor, llámalo X

Después de muchos años sin hacer cine, Pepe Fons, famoso director de cine porno, decide volver a reunir a su equipo de antaño (todos unos auténticos perdedores) y filmar la mayor producción de cine porno de la historia de España. Para ello utilizará un guión de su sobrino Lino, cuya trama se sitúa en la Guerra Civil española y lleva por título "El alzamiento nacional". Llevará a cabo el proyecto con su propio dinero, hipotecando su casa sin que lo sepa su mujer. Pero el rodaje será un desastre... Los responsables de Fuera de carta y Que se mueran los feos vuelven a entregar una película muy en su línea. Explota el director Oriol Capel el humor zafio que cualquiera puede imaginar con semejante argumento. Y aunque todo se desarrolla bajo un aire teatral, barato, ligero y humorístico que tira de espaldas, el sexo está presente, por supuesto, en cada minuto. La cosa remite un poco al cine del destape de la transición, pero con un aire chabacano y tan tontorrón que resta algo de feísmo a las situaciones. Y como dice el director, la intención es "llevar la comedia romántica a un mundo en el que el sexo está tan presente que no deja espacio para nada más. Pero siempre hay sitio para el amor...". Por lo demás, algunos gags funcionan más o menos, sobre todo los protagonizados por los panolis Julián López (No controles) y por Ana María Polvorosa (Aída). Y sorprende la presencia de de Adriana Ozores en un papel importante.  

2/10
Águila Roja (3ª temporada)

2011 | Águila Roja | Serie TV

Águila Roja sigue adelante con sus investigaciones para averiguar su origen. Mientras, Hernán está a punto de casarse con Irene, pues desconoce que es su hermana. Nuevas revelaciones sobre los protagonistas en la tercera temporada de la popular serie española.

4/10
Águila Roja (4ª temporada)

2011 | Águila Roja | Serie TV

El matrimonio de Juan y Eugenia se encuentra cada vez más cerca. Cuando Mariana logra escapar, se esconderá en la casa de Gonzalo. y su hijo Alonso no reaccionará de la mejor manera. El Cardenal Mendoza se encuentra en la búsqueda de un objeto de infinito valor, así como también desea aumentar su poder aspirando a un nuevo cargo en la Iglesia. El comisario tiene un accidente y se ve obligado a retirarse. Además conoceremos más sobre el pasado de Gonzalo y sobre sus sentimientos y emociones tras la muerte de su mujer. Nueva temporada de la serie española Águila Roja, en esta ocasión cuenta con 12 nuevos capítulos.

5/10
Águila Roja (2ª temporada)

2010 | Águila Roja | Serie TV

Después de echar por tierra la conspiración para matar al rey, Águila roja decide tratar de esclarecer las incógnitas de su propio pasado. Descubrirá inquietantes datos sobre el comisario Hernán Mejías. Éste continúa siguiendo los designios de la sociedad secreta a la que pertenece y se concentra en eliminar a Águila Roja a cualquier precio. Segunda temporada de la serie española que arrasa. Se incorporan actores como José Ángel Egido, en el papel del cardenal Mendoza, y Elisa Mouliaá, que interpreta a Irene, huérfana que fue recogida por éste.

4/10
Al final del camino

2009 | Al final del camino

Pilar, una periodista recientemente abandonada por su novio, elabora un reportaje sobre Olmo, un gurú argentino que organiza cursos para matrimonios en crisis. Los participantes tienen que pagar 20.000 euros por pareja, pero Olmo les garantiza que conseguirán reconciliarse. Pilar se apunta a uno que va a tener lugar a lo largo del Camino de Santiago. La directora de su revista le asigna como compañero a Nacho, un fotógrafo –con el que ella ha tenido un desencuentro poco antes–, y que finge ser su novio para pasar desapercibidos junto a los otros participantes. Cuarto largometraje del especialista en comedias Roberto Santiago, que recurre otra vez como protagonista a su actor fetiche, Fernando Tejero, que ha estado a sus órdenes en El penalti más largo del mundo y El club de los suicidas. Tejero ha exigido que la protagonista femenina fuera Malena Alterio, con quien formó una eficaz pareja cómica en la popular serie Aquí no hay quien viva. Ambos tienen gracia natural, y están arropados por actores de eficacia probada en el género, como el argentino Diego Peretti. Estos actores son incapaces de sostener un guión nefasto, de inspiración clásica, pero muy mal hilvanado. El esquema de hombre y mujer que al principio se odian y que acaban descubriendo que son almas gemelas ha dado lugar a grandes cintas y seguirá haciéndolo en el futuro. Pero son necesarias buenas ideas, y esta vez estamos ante una trama resuelta a base de chistes groseros con poca gracia. La mayoría de elementos del guión no entran ni con calzador. Un ejemplo: el amiguete del protagonista se apunta inexplicablemente al curso con su primo, haciéndose pasar ambos por gays con problemas de pareja, para ver si conocen chicas que llevarse a la cama, aunque tienen que pagar por el ‘caprichito’ los 20.000 euros de rigor.

3/10
Águila Roja

2009 | Águila Roja | Serie TV

Siglo XVII. Gonzalo de Montalvo es un maestro de escuela viudo, cuya esposa fue asesinada. Mientras cuida de su hijo, Alonso, investiga el crimen, bajo la identidad de Águila Roja, un justiciero enmascarado. Descubre que la muerte de su mujer está relacionada con una extraña sociedad secreta. Alonso es el mayor admirador de Águila Roja, pero desconoce por completo que en realidad es su padre. Serie de producción española que intenta recuperar el espíritu de las viejas películas y seriales de justicieros enmascarados. A pesar del esfuerzo, y de las correctas secuencias de acción, lo cierto es que la ambientación deja mucho que desear, y resulta poco realista. Además, se ha criticado mucho que la serie tiene muchos puntos en común con el popular videojuego 'Assassin's Creed'. El film juega bazas como el contraste entre el ‘prota’ idealista Gonzalo y el 'cachazudo' Sátur, una suerte de Sancho Panza de tres al cuarto. Aunque lo que más atrae son las escenas de acción, muy efectistas, con ralentís que imitan el estilo Matrix y que pueden cautivar a la audiencia más juvenil. Es de agradecer el empeño por ofrecer una serie de aventuras de cierta calidad formal. Pero el esfuerzo se va al traste con los tópicos simplistas del pueblo humilde contra los ricos explotadores, unos diálogos pobres de solemnidad y llenos de anacronismos, o ideas tan peregrinas como la de acompañar pasajes románticos con canciones en inglés.

4/10
Extract

2009 | Extract

Joel Reynolds parece llevar una vida perfecta. Después de todo, ser el propietario de tu propio negocio – la lucrativa patente de una conocida marca de condimentos culinarios – debería hacerte el hombre más feliz del mundo. Sin embargo, aunque laboralmente no podría tener más éxito, su vida amorosa dista mucho de ser plena, pues su esposa Suzie ha perdido todo interés romántico en su marido. Sexualmente frustrado, Joel llora sus penas en el hombro de su mejor amigo, Dean, quien le aconseja poner a prueba su matrimonio contratando a un gigoló que intenté seducir a su esposa, con el único objetivo de que esta pique el anzuelo y Joel pueda tener vía libre para intentar atraer a la enigmática Cindy, una de sus nuevas empleadas.

Santos

2008 | Santos

El cineasta chileno Nicolás López debutó con la prescindible comedia Promedio rojo, apoyado por su amiguete Santiago Segura, que interpretaba un pequeño papel. López había escogido hablar de sí mismo, pues contaba las peripecias de un joven muy parecido a él mismo, prototipo de ‘friqui’, estudiante de instituto, con poco éxito a nivel social, que escapa de sus problemas dibujando y leyendo cómics, y que intenta conquistar a una chica atractiva. Su segundo trabajo –para el que cuenta con un presupuesto más amplio y protagonistas de renombre– va en la misma línea. Lo protagoniza otro ‘friqui’, aunque esta vez treintañero. Salvador Santos –cuyo apellido propicia el título del film– también es casualmente dibujante de cómics, y también intenta conquistar a una chica atractiva. Un día se presenta ante él Antropomosco, un extraño ser que le explica que el universo es en realidad un ‘dobleverso’, formado por dos dimensiones distintas. Y resulta que el mejor amigo de Santos es un tirano que proviene de la otra dimensión, dotado de superpoderes, que tiene planes siniestros. Sólo Santos podría detenerle, si acepta ser entrenado para convertirse en superhéroe. Nicolás López ha recibido unas críticas bastante buenas, con elogios de directores como Quentin Tarantino y Robert Rodriguez; y la revista Variety ha dicho de él que es el próximo Guillermo del Toro e incluso ha conseguido ser distribuido en todo el mundo por una ‘major’, Disney. Además, ha recibido el Premio Especial del Jurado a la Película más innovadora, en el Fantastic Film, de Austin. Sin embargo, se trata de una gamberrada con poca gracia. Es cierto que Nicolás López tiene cierta imaginación visual, pero eso no basta para sostener una cinta con un humor muy simplón. Parte de una idea trillada, de la que es incapaz de sacar ninguna secuencia fresca. En cuanto a los actores, sólo Leonardo Sbaraglia y Elsa Pataki parecen tomarse en serio sus papeles, mientras que el resto parecen aficionados. Especialmente histriónico resulta Guillermo Toledo.

3/10
Gente de mala calidad

2008 | Gente de mala calidad

Manuel (Alberto San Juan), un tipo que abandonó su pasado y se dedicó a trabajar de gigoló, decide volver a contactar con sus amigos. Entre ellos se encuentran Fernando (Javier Gutiérrez), un ser patético que no tiene un duro y se hace pasar por militar, la inestable ex novia Osiris (Maribel Verdú), que está liada con José Luis (Francesc Garrido), que ha perdido todo su dinero en una inversión, el peluquero deprimido Andrés (Fernando Tejero) y su esposa Mónica Carmen Ruiz), Lola (Pilar Castro) y su esposo adúltero David Antonio Molero), que van a adoptar a un niño africano, etc. El film es un retrato coral y zafio de la relación –llamarla amistad sería sencillamente absurdo– entre este grupo de patéticos personajes, a cual más penoso y deplorable. Cada uno de ellos es un compendio de los peores vicios y facetas que puede tener un ser humano con respecto a os demás: egoísmo, falsedad, hipocresía, adulterio, etc. Todos ellos se mueven solamente por los más puros y básicos (o bajos) sentimientos y en ningún momento hay el más mínimo afecto sincero por el otro. Juan Cavestany (El asombroso mundo de Borjamari y Pocholo) entrega por tanto una película necesariamente deprimente y también muy monótona y aburrida (la comedia es casi inexistente), a la que además parece faltarle una intención clara, como no sea la simpleza de mostrar un grupo de vidas sin sentido. Así las cosas, no hay mucha originalidad en el conjunto, y es una pena que se desaproveche un grupo de espléndidos actores. El chiste es demasiado fácil, pero también irresistible: la película tiene la misma calidad que la gente del título.

2/10
Días de cine

2007 | Días de cine

Federico, un ingenuo autor de teatro, casado y con dos niños, no gana una "perra gorda" con su artística profesión, y es su esposa la que trae el dinero a casa. Pero la cosa podría cambiar, pues su guión de "Encerrados en la mina", podría ser llevado al cine. Estamos en 1977, y tras la muerte de Franco, los hábitos democráticos están lejos de ser una realidad. Lo que manda en el celuloide es el llamado "destape", y el avispado productor José María Culebras quiere impulsar el guión de Federico, pero transformándolo por completo: lo que significa despojarlo de su pretendido y grandilocuente contenido social, y fichar como protagonista a la actriz folklórica Silvia, muy significada por sus película en el recién desaparecido franquismo, para que se desnude en la pantalla. David Serrano quiere ser gracioso. No lo consigue. Quiere abundar en el reduccionismo del páramo cultural del franquismo, identificando el cine de entonces con la 'españolada' casposa (como si Berlanga, Neville, Nieves Conde y un largo etcétera no hubieran hecho filmes notables durante la dictadura). Lo curioso es que su película alcanza cotas de casposidad mucho más altas que las que pretende criticar. Sin gracia, cambiando de tono continuamente y sin medida -tan pronto viene el chiste tontorrón como va la 'gran' reflexión en que los censores se ponen en el punto de mira-, y sin lograr definir mínimamente a los personajes, no acierta Serrano casi nunca.  Es una pena, porque personajes como la actriz (Nathalie Poza) y el productor (Miguel Rellán) podían haber dado su juego.

2/10
Salir pitando

2007 | Salir pitando

El cineasta Álvaro Fernández Armero lleva años especializado en el terreno de la comedia, con títulos como Todo es mentira, Brujas y Nada en la nevera. Ocasionalmente, ha dirigido un documental (Ángel Nieto: 12+1) y una cinta de terror (El arte de morir). Ahora, vuelve a su género habitual en este título, que pone de manifiesto que su cine ha ido ganando en calidad e incluso poco a poco se vuelve menos maniqueo. El guión, coescrito por el propio Fernández Armero y por Juan Cavestany (El asombroso mundo de Borjamari y Pocholo), parte de un divertido punto de partida. Luis Ratón Pérez, que por razones obvias suele omitir su primer apellido, es un árbitro de primera división que cometió un error de apreciación importante en un partido decisivo, por lo que la prensa le odia a muerte, y la gente que le reconoce por la calle suele insultarle. El acontecimiento coincidió con el desmembramiento de su matrimonio, lo que derivó en que su mujer se separara, y acabara en brazos de otro hombre, que no es otro que Rafa, el mejor amigo de Luis y su habitual juez de línea. Aunque lleva un tiempo alejado de los terrenos de juego, Luis es designado juez de un partido que decidirá el título de liga, por lo que debe viajar a Huelva, acompañado de Luis, que decide aprovechar la ocasión para confesarle algo que éste no se espera ni por asomo: que mantiene un idilio con su ex. A pesar de su asumida ligereza, Fernández Armero ha filmado su mejor película, que se sigue hasta el final con una sonrisa, y tiene momentos divertidos, por lo que al menos al espectador no le entran ganas, como en otras producciones españolas, de ‘salir pitando’. Retrato costumbrista de la sociedad española, apasionada por el fútbol hasta el extremo, Fernández Armero acierta al centrarse en los desencuentros entre los dos protagonistas, amiguetes de toda la vida. Aunque otro director le habría sacado más jugo, de las peripecias de los protagonistas se desprende una metáfora sobre la firmeza necesaria para tomar decisiones importantes, y afrontar las consecuencias, tanto en el terreno de juego, como en la vida. Su principal defecto es que a Guillermo Toledo, en ocasiones eficaz secundario, le viene grande interpretar un papel protagonista. Con un actor más dotado para la comedia, los resultados habrían sido más redondos. Por otro lado, cabe destacar la pequeña pero divertida intervención del comentarista deportivo Manolo Lama, interpretándose a sí mismo.

4/10
La habitación del niño

2006 | La habitación del niño

Sonia y Juan se mudan a un antiguo edificio totalmente remodelado con su hijo recién nacido. La primera noche, antes de acostarse, Sonia comprueba el funcionamiento del aparato de última tecnología que ha instalado en el cuarto de su bebé, que permite escuchar y ver al retoño. Va a descubrir que no están solos en la casa, sino que una extraña presencia se encuentra junto a la cama del niño. Álex de la Iglesia inaugura la serie de producciones televisivas Películas para no dormir, donde también han participado directores como Chicho Ibáñez Serrador y Jaume Balagueró. Hasta ahora, De la Iglesia había parodiado el género en El día de la bestia, pero es su primer film serio de terror, con mansión siniestra y niños diabólicos. Como es habitual, De la Iglesia ha escrito él mismo el guión con Jorge Guerricaechevarría, su colaborador habitual.

5/10
Un franco, 14 pesetas

2006 | Un franco, 14 pesetas

España, años 60. Ante la falta de perspectivas laborales, Martín y su amigo Marcos deciden probar fortuna en Suiza. Pronto consiguen trabajo en una fábrica, y se alojan en un pueblo pequeño, donde se les unirán Pilar, la mujer de Martín, y su hijo Pablo, y Mª Carmen, la novia de Marcos. Carlos Iglesias, popular cómico televisivo, sorprende como director, guionista y primer actor de esta comedia agridulce llena de elementos autobiográficos. El propio Iglesias marchó a Suiza con sus padres en los 60, por lo que se puede decir que el niño es una proyección de su propia experiencia personal. Ciertamente, resulta un poco tópica su visión de una Suiza tan idílica y una España tan poco atractiva a la que, si de ellos dependiera, jamás habrían regresado. Pero el producto es honesto y está tan cuidado que Iglesias consigue que sus personajes sean realmente entrañables.

5/10
El penalti más largo del mundo

2005 | El penalti más largo del mundo

Fernando, treintañero gris que trabaja como reponedor en un supermercado, ejerce como portero suplente de un equipo de fútbol de tercera regional. Por sus características físicas, poco atléticas, el  entrenador no le ha sacado a jugar ni un sólo minuto en toda la temporada, a punto de terminar. Su equipo se proclamará campeón, si gana el último partido. Pero en el último minuto, el portero titular se lesiona, y el árbitro pita penalti en contra. En las manos de Fernando está la posibilidad de parar el balón y convertirse en un héroe, pero un grupo de hinchas indignados invade el campo. El árbitro retrasa el lanzamiento una semana, pero los jugadores tienen que ser los mismos, incluido el portero...  Durante esos siete días, Fernando se hará querer: por ejemplo, conseguirá que salga con él Cecilia, hija del entrenador, y la chica de sus sueños. Ganador del Goya al actor revelación por Días de fútbol, Fernando Tejero cambia la portería del bloque de edificios de la serie Aquí no hay quien viva por la de un campo de fútbol de barrio. Supone el segundo trabajo, tras Hombres felices, del cineasta madrileño Roberto Santiago. Él mismo se ha encargado del guión, basado en un relato corto hilarante del argentino Osvaldo Soriano, y que ha cortado a la medida del protagonista, cuya espontaneidad y gracia natural mueven por sí mismas a la risa. Esta circunstancia, ciertos toques de cine social, un par de situaciones ingeniosas (la comida con el jefe, o la secuencia en la que Cecilia acaba en la nevera), y el hecho de que evite casi siempre el sendero fácil del humor zafio, imperante en el actual cine español, permiten pasar por alto que el argumento es sencillo, y más ligero que el aire.

5/10
Torrente 3: el protector

2005 | Torrente 3: el protector

Cuando en 1998 Santiago Segura creó a José Luis Torrente nadie imaginaba que iba a convertirse –para regocijo de algunos y horror de otros– en la encarnación del antihéroe más chabacano y despreciable de toda la historia del cine español. Segura, que de tonto no tiene un pelo, logró plasmar en ese personaje un cúmulo de tópicos sobre el hispano de pro, machista, guarro, caradura, ruin, traidor, cobarde, mentiroso y otras cualidades no demasiado ejemplares. El caso es que, con su talento nato de comediante, el entonces famoso protagonista de El día de la bestia, logró que dentro de esa caricatura grasienta, el público encontrara algo, sí, del más genuino humor español, un tipo de gag, primario y simple, absolutamente ajeno a cualquier otro país del mundo. Quizá tengamos una glándula especial para captar la gracia de este tipo de comedias, llamadas comúnmente “españoladas” y de la que Torrente es el ejemplo más genuino y logrado. Y ése fue el gran hallazgo de Segura: a pesar de que en ocasiones Torrente llegaba a ser realmente vomitivo, también nos arrancaba carcajadas como pocas veces lo había hecho nadie. Visto el éxito, la segunda y la tercera parte eran cuestión de tiempo. En este caso, el patético poli es designado para proteger a una eurodiputada italiana de un probable atentado. Para llevar a cabo su misión Torrente echa mano de un equipo de completos cafres. Y esto es todo... Entre medias, un retahíla de zafiedades, casposidades (y “audacias” de mal gusto como la del accidente aéreo con que da comienzo el film), que pueden dejar en la boca del espectador una mueca a medias, entre la risa y el rechazo. Por otro lado, en esta tercera parte Segura ha cargado la mano en una grosería sexual bastante incisiva, lo cual podría significar que el formato se agota peligrosamente. Y hay dos o tres momentos inspirados, de carcajada máxima, como el reclutamiento de los ninjas o el sueño futbolístico, y una escena, la de la persecución, donde Segura demuestra la pericia técnica que ha logrado con los años. En definitiva, esta tercera parte de Torrente es más de lo mismo, para bien y para mal. Y es que, chavalotes, esto no es Bambi.

3/10
El asombroso mundo de Borjamari y Pocholo

2004 | El asombroso mundo de Borjamari y Pocholo

En los 80, Pocholo y Borjamari son los reyezuelos de la discoteca Aguacates, donde bromean con las chicas, y hacen el gamberro con su primo Pelayo. Veinte años después, siguen yendo al mismo local, aún no han terminado sus estudios de derecho, y todavía viven en casa de sus padres. Para vengarse de ellos, Pelayo les convence de que va a tener lugar un concierto de Mecano, su grupo favorito, en un lugar apartado. Santiago Segura produce y protagoniza esta comedia cortada a su medida, en la que parodia a los niños pijos más exagerados, tras haber hecho lo propio con los “heavis” más macarras, en Isi & Disi. Supone el debut como directores del productor Enrique López Lavigne y el guionista Juan Cavestany, quienes a pesar del tono alocado, los personajes estereotipados y el exceso de risas facilonas, aprovechan para criticar el síndrome de Peter Pan que afecta a tantos jóvenes actuales, reacios a madurar.

2/10
Crimen ferpecto

2004 | Crimen ferpecto

Rafael es un joven vendedor mujeriego, que aspira a convertirse en jefe de planta de unos grandes almacenes. Pero su principal rival, el veterano don Antonio factura más que él, y le usurpa el puesto. Durante un forcejeo con don Antonio, que pretende despedirle, Rafael acaba asesinándole accidentalmente. Así que tiene que acceder a los deseos de Lourdes, una subordinada que físicamente es poco agraciada, que ha sido testigo del desafortunado suceso y que le chantajea con contárselo a la policía, si no contrae matrimonio con ella. Álex de la Iglesia recupera el humor negro y cínico, su marca de fábrica en comedias como El día de la bestia y La comunidad, y lo mezcla con una trama de suspense que homenajea al maestro Hitchcock, a cuyo Crimen perfecto se alude en el título. De arranque inmejorable en lo que se refiere al duelo de vendedores, posteriormente sufre alguna  caída de ritmo, y el guión es un tanto alocado y rutinario. Pero la actriz Mónica Cervera es todo un descubrimiento.

4/10

Últimos tráilers y vídeos