IMG-LOGO

Biografía

José Coronado

José Coronado

63 años

José Coronado

Nació el 14 de Agosto de 1957 en Madrid, España

Premios: 1 Goya (más 1 nominaciones)

De galán de segunda a duro de primera

23 Mayo 2013

Debutó como galán poco convincente, lo que parecía relegarle a anunciar yogures o hacer de partenaire de Isabel Pantoja. Pero se lo ha trabajado duramente, hasta el punto de que hoy en día José Coronado está considerado un gran actor. Además, se ha convertido en símbolo de un cine español de calidad.

Nacido en la capital de España el 14 de agosto de 1957, en el seno de una familia de clase alta, José Coronado García nunca tuvo ninguna vocación interpretativa ni mucho menos. Empezó a estudiar Derecho, pero abandonó después de cuatro años, porque decidió cambiar de carrera y probar suerte con la Medicina. Tampoco era lo suyo, así que acabo desistiendo, esta vez tras sólo dos cursos. De su época universitaria recuerda: "Me convertí en un gran jugador de mus y de póker".

Pero aunque no estudia, aprovecha su época de la facultad para hacer sus pinitos como modelo y descubre que las agencias están muy interesados en él. Acaba rodando un anuncio de whisky en Mallorca por el que cobra una enorme cantidad de dinero, por lo que llega a la conclusión de que tiene futuro en el sector. Acaba montando una agencia de modelos que tuvo un gran éxito, e invierte los beneficios en una agencia de viajes y un restaurante, que le sitúan como joven emprendedor de éxito.

Estresado por su dedicación a las empresas, una amiga le aconseja iniciar alguna actividad creativa para desfogarse. Decide estudiar interpretación, por lo que se matricula en la escuela de Cristina Rota, a pesar de que ya ha cumplido los 30 años. Debuta con cierto éxito en la obra teatral "El público", y en cine participa en Waka-Waka, de Kim Densalat. "Desde el principio vi que, para ser completo y vivir bien, un actor tiene que 'darle caña' al cine, la tele y el teatro. Así que, cuando flaqueaba una cosa, me iba a la otra y seguía aprendiendo. Nunca le he hecho ascos a nada: me ha dado igual una vaquilla que un miura", ha explicado el actor.

Fue un joven burgués con pretensiones revolucionarias en Jarrapellejos, de Antonio Giménez-Rico. Le siguieron numerosos papeles, como el galán de Yo soy ésa, junto a la popularísima Isabel Pantoja, marido infiel en la comedia Salsa rosa, justiciero enmascarado en La vuelta del Coyote, amante torpe y borracho en La mirada del otro, viudo en Frontera sur, y encargado de la excavadora en Anita no pierde el tren. En televisión se hizo popular como el sofisticado agente Lucas, de Brigada central, como el divorciado Chus en Hermanos de leche y como el redactor jefe de local Luis Sanz en Periodistas, entre otros trabajos. No llega a desentonar, pero todas sus interpretaciones son excesivamente planas, y fáciles, sin momentos especialmente memorables.

Se esforzó un poco más como el pintor aragonés más ilustre, en su juventud, en Goya en Burdeos, de Carlos Saura, papel por el que obtuvo su primera candidatura a los Goya (la versión veterana del personaje estaba encarnada por el gran Francisco Rabal). Pero el verdadero punto de inflexión de su carrera se produce tras su encuentro con el realizador Enrique Urbizu, que apuesta fuerte por él al darle un papel de policía corrupto retirado en La caja 507. Contra todo pronóstico el actor construyó de forma muy convincente al propietario de la susodicha caja, un tipo egoísta que busca a los atracadores que supuestamente se han quedado con el contenido, unos papeles comprometedores, aunque en realidad los tiene un honrado ciudadano (Antonio Resines). Obtuvo una nueva candidatura a los premios de la Academia de España.

Casi inmediatamente después, José Coronado borda su personaje en La vida mancha, también a las órdenes de Urbizu. Esta vez interpreta a un tipo lacónico que tras desaparecer durante unos años pasa a visitar a la familia de su hermano, un ludópata con problemas. El antaño galán de poco alcance es capaz de expresar mucho, con pocas palabras, usando muy bien los silencios... Está claro que ha nacido un gran actor.

También tiene mucho mérito su trabajo en La vida de nadie, de Eduard Cortés, en la que era un aparente triunfador que en realidad es un mentiroso compulsivo. Cerró muchas bocas que aún dudaban sobre su capacidad interpretativa.

Miguel Courtais le ha dado papeles en sus reconstrucciones de polémicos episodios de la historia reciente de España. Así, en El lobo fue otro policía sin escrúpulos, y en GAL aparece al principio de la película en un personaje que supuestamente representa al Teniente General Andrés Cassinello, director de los Servicios Secretos durante los años de la guerra sucia contra ETA, que a la pregunta de si era el jefe de los GAL responde: "Fíjate si fuera verdad y tú lo hubieras descubierto. Tu vida valdría sólo dos pesetas". También giraba en torno a ETA Todos estamos invitados, de Manuel Gutiérrez Aragón, donde interpretaba a un profesor de la Universidad del País Vasco, en el punto de mira de la siniestra organización.

Ganó definitivamente el Goya con su intensa interpretación del ofuscado y alcohólico inspector de policía Santos Trinidad, en busca de unos tipos involucrados en un asunto de tráfico de drogas, en No habrá paz para los malvados, donde sorprendía con su look desaliñado, greñas de indigente y descuidado mostacho. Se habla de un posible remake americano en el que su personaje podría estar interpretado por Sylvester Stallone.

En la cinta se puso de nuevo a las órdenes de Enrique Urbizu. "Trabajar con Enrique es que me toque la lotería. Algunos de los mejores regalos que me ha hecho la profesión me los ha hecho él. No sé cómo agradecérselo", ha declarado el actor. "Tiene muy claro lo que quiere contar, pero luego tiene la bondad de escuchar lo que tienes que aportar. No impone, te deja hacer. Y entendemos el cine de forma similar".

Tras los buenos resultados de este 'film noir' a la española, José Coronado parece centrado en el cine de género. De nuevo apareció como policía en el thriller El cuerpo ("es un gremio que me apasiona, me parecen gente muy importante en esta sociedad caótica que vivimos"), fue padre de un terrorífico chico en Hijo de Caín, y jefe de personal que ayuda al personaje de Quim Gutiérrez, en la apocalíptica Los últimos días.

El actor fue novio de la modelo Esther Cañadas, y tuvo un hijo con la modelo Paola Dominguín, Nicolás Coronado, que ha seguido sus pasos en el mundo de la interpretación, al participar en series como Tierra de lobos. Ambos aparecen juntos en un anuncio solidario de Ayuda en acción. También fue padre de una hija, Candela, con la cantante Mónica Molina, hermana de Ángela Molina. Posteriormente, José Coronado se ha unido a la periodista Elena González de Prado.

Goya
2019

Nominado a 1 premio

Goya
2012

Ganador de 1 premio

Filmografía
Way Down

2020 | Way Down

El Banco de España es completamente distinto a cualquier otra entidad financiera. Un banco absolutamente inexpugnable. Un banco que nadie ha podido robar, del que no hay planos, no hay datos, ni hay nadie vivo que sepa qué ingeniería faraónica se utilizó hace más de cien años para construir su cámara acorazada. Un auténtico misterio... Pero ni las leyes de Estado, ni las leyes de la física asustan a Thom Johnson (Freddie Highmore), el brillante y joven ingeniero reclutado para averiguar cómo quebrar el secreto para acceder a su interior. El objetivo es un pequeño tesoro que va a estar depositado en el banco solo diez días. Diez días para descubrir el secreto de la caja, diez días para urdir un plan, diez días para preparar el asalto, diez días para aprovecharse de un plan de fuga irrepetible, cuando la esperada final del Mundial de Fútbol de Sudáfrica reúna a cientos de miles de aficionados a las puertas del mismísimo Banco de España… Diez días para alcanzar la gloria… o para acabar en prisión.

What About Love

2018 | What About Love

Gigantes

2018 | Gigantes | Serie TV

La familia Guerrero. Que mueve droga por España y Portugal. Un clan que tiene al frente al patriarca Abraham, con sus cuarteles generales en el Madrid más castizo, en pleno rastro. Ante la muerte de la madre, siendo los tres hijos unos críos, el duro progenitor sólo permite escasas lágrimas el día de la defunción, y nunca más. Ya adultos, y cada uno según su carácter, se ven influidos por el negocio de la familia. Daniel es el que más sigue los pasos del padre, aunque con estilo diferente, adaptado a los nuevos tiempos. Tomás es más de mover negocios honrados "tapadera", y su casamiento con una gitana, con la que tiene una niña, no es bien visto por Abraham. Finalmente está el pequeño, Clemente, que querría dedicarse al boxeo, pero su personalidad, poco decidida, puede hacer pensar que jamás hará realidad sus anhelos más profundos. La serie sigue a los personajes a lo largo de los años, incluido el declive de Abraham, finalmente anclado en una silla de ruedas. Miniserie televisiva de Movistar+ de trama familiar gangsteril, conviene decir que los Guerrero no son los Corleone, que José Coronado no es Marlon Brando, y que Enrique Urbizu no es Francis Ford Coppola. Pero si se hace abstracción de las odiosas comparaciones padrinescas, y de algún que otro cliché, podemos hablar de una producción vistosa, con empaque, rodada con estilo y ritmo, que se sigue bien. A Urbizu debe el cine español la incursión de nivel en el cine de género, especialmente el thriller, en una época en que no estilaba y había complejos ante el cine de Hollywood, con Todo por la pasta y lo que vino después demostró que se podía seguir esa senda, con notas típicamente hispanas. Aunque Urbizu ya probó el formato de serie con la fallida Las aventuras del capitán Alatriste, quizá no acaba de dominarlo del todo, hay transiciones algo bruscas, aunque aquí se le ve más suelto. Lo que está claro es que logra escenas impactantes, de rivalidades, peleas, tiroteos y venganzas, y maneja un reparto ajustado donde vuelve a apostar por Coronado.

6/10
Tu hijo

2018 | Tu hijo

Jaime es cirujano en un gran hospital, casado, con dos hijos mayores de edad. Sigue una vida anodina, del quirófano al coche, del coche a casa, de casa al coche, etcétera. Bueno, también tiene un rato para salir a correr con su hijo, que le afea las deportivas con las que practica el deporte. Y procura tratar con cierta humanidad a sus pacientes. Todo da un vuelco cuando es precisamente su hijo en el que ingresa en su lugar de trabajo, le han propinado una tremenda paliza que le deja en coma con serias secuelas. A pesar de la denuncia, la policía no avanza mucho en el caso, pero Jaime, obsesionado por vengar a su retoño, investiga por su cuenta. Miguel Ángel Vivas (Secuestrados, Extinction) cuida formalmente la película, con mucha fotografía nocturna y planos muy cerrados, y con colores apagados. Por desgracia él y su coguionista Alberto Marini, no han cuidado tanto la trama, y menos aún, la definición de los personajes y sus motivaciones, que resultan bastante huecos, además de que algunas de sus acciones carecen de cualquier credibilidad. Se pide demasiado al espectador, cuando le toca aceptar que un burgués como Jaime se meta en los líos en que se mete, buceando en los bajos fondos y haciéndose con una pistola, o que los que sufren agresiones o son testigos de las mismas, guarden un ensordecedor silencio; y son muy pobres los personajes de madre y hermana de la víctima, o el de la antigua novia. En cuanto al manejo de dos importantes vídeos grabados con el teléfono móvil, el mero hecho de repetir este artificio, y que sus responsables los conserven cuando resultan claramente incrimimatorios, no es demasiado inteligente; en el caso del segundo, se salta de la grabación a un punto de vista "peliculero", que resulta algo chocante. Con tales debilidades, hay que reconocer al mérito de José Coronado en aguantar el tipo como padre descompuesto, y la factura técnica, que ayudan a disimularlas.

4/10
Oro

2017 | Oro

Hubo una época en que Agustín Díaz Yanes apuntaba maneras de gran director, su debut tras las cámaras con Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto hace ya más de dos décadas. Su posterior trayectoria ha sido irregular, aunque la taquilla le sonriera con la adaptación del héroe novelesco de Arturo Pérez-Reverte Alatriste. Ahora también toma como punto de partida un relato del escritor, además de una trama aventurera con telón de fondo histórico, la América de los conquistadores del siglo XVI, y también con esa misma mirada triste y desencantada, que busca rebajar la épica de la posible gesta, abundando en los aspectos de pura ambición, envidia, lujuria y violencia, aunque, un querer sin querer, admirando el valor de unos hombres que se enfrentaban a obstáculos sin cuento en territorio desconocido. En ese sentido, sigue la línea de la también fallida 1898, los últimos de Filipinas, dando en su mirada acomplejada una de cal y otra de arena. Hasta la música de Javier Limón se diría que se contagia de esas medias tintas, pues a ratos se arranca en una nota que parece va a ser el inicio de la genial partitura de Ennio Morricone para La misión, pero no, claro que no. Ante el esfuerzo desarrollado en lo que sin duda es una producción ambiciosa, con espléndida fotografía selvática de Paco Femenia, la pregunta del millón es “¿qué pretende transmitir al espectador Agustín Díaz Yanes?”. No es fácil saberlo, y ello se traduce en la carencia de emociones genuinas. El referente fílmico claro es Aguirre, la cólera de Dios, de la que toma prestada entre otras muchas, la idea de la voz en off de un cronista de la expedición. Pero francamente, se queda a años luz del imitado film de Werner Herzog, lo que entrega no funciona como cuadro de la avaricia desbocada por el reluciente oro. Ni siquiera hay una reflexión digna de ese nombre en torno a los nativos. Tenemos una expedición comandada por un anciano oficial, que lleva consigo a su señora esposa, deseada por sus hombres, y a una criada. La poca determinación del líder de la expedición es manifiesta, nunca nos creemos a su personaje, y el empeño en mostrar la fuerza de una mujer con personalidad, con la cara de Bárbara Lennie, parece responde sólo a satisfacer una cuota feminista de pantalla. Tampoco es fácil aceptar al resto de comparsas, a pesar del esfuerzo de las composiciones de Raúl Arévalo, Óscar Jaenada y José Coronado. Algunos pasajes son como viñetas sueltas, que parecen querer obligar al espectador a comulgar con ruedas de molino, véase la aparición de Juan Diego como una suerte de reverso luminoso del coronel Kurtz de Apocalypse Now con acento andaluz, o todas las escenas que protagoniza un caricaturesco fraile dominico.

3/10
Es por tu bien

2017 | Es por tu bien

Arturo vive uno de los mejores días de su vida, pues su hija, que ha seguido sus pasos como abogada, se casa con uno de sus subordinados del bufete, el chico ideal. Pronto llegarán los ansiados nietos, que heredarán la fortuna tejida poco a poco con esfuerzo. Pero ella le deja plantado en el último momento por un joven antisistema que, para colmo de males, no quiere tener descendencia. Sus cuñados, Poli y Chus tienen el mismo problema, pues sus pequeñas han iniciado relaciones poco recomendables, con un “nini”, y… ¿un fotógrafo? El trío decide unir fuerzas para librarse de los novios indeseados. Nueva comedia de Telecinco Cinema pensada muy en la línea de su descomunal éxito Ocho apellidos vascos, con resultados artísticos similares. También se explotan con humor sano las diferencias entre españoles, pero aquí en lugar de las provinciales, las intergeneracionales, y si aquella se inspiraba en Bienvenidos al norte, ésta parece fijarse en Dios mío, ¿pero qué te hemos hecho?, otro film francés. El guión de Manuel Burque, coautor de Requisitos para ser una persona normal, y Josep Gatell, responsable de textos para los programas de José Mota y Andreu Buenafuente, está cuidado al milímetro para retratar a personajes muy representativos de la mayoría de ciudadanos del país, con cierta saña, pero amabilidad de fondo, pues subyace el mensaje de que a la familia se tiene que aprender a quererla, a pesar de cualquier cosa, y como anticipa el título, además se habla de la inconveniencia de la sobreprotección de los retoños. Ambos libretistas, que también aparecen interpretando pequeños papeles, se las arreglan para incorporar hallazgos que funcionan bastante bien durante todo el metraje. De esta forma poco importa que la realización de Carlos Therón (Fuga de cerebros 2) sea más bien plana. O que José Coronado, Javier Cámara y Roberto Álamo se pasen tres pueblos con sus imitaciones de respectivamente Arturo Fernández, José Luis López Vázquez y Álvaro de Luna, en consonancia con el resto del reparto, en líneas generales un poco exagerado. Se podría usar de hecho el eslogan, le devolvemos el dinero si es usted compatriota y no se ríe sintiéndose identificado con ningún personaje o discusión sobre Venezuela. Diseñada para el éxito, merece tenerlo, porque en las comidas familiares por unos días no se hablará de política, sino de esta película.

6/10
Vivir sin permiso

2017 | Vivir sin permiso | Serie TV

El antiguo capo de la droga Nemo Bandeira se ha reconvertido en empresario de éxito del sector de las conservas. Cuando le diagnostica Alzhéimer buscará un sucesor para sustituirle al frente de sus negocios entre sus hijos. Su ahijado, el brillante abogado Mario Mendoza, entra en cólera, porque piensa que ha trabajado mucho y no merece ser excluido de la lucha de la lucha por la sucesión. Pondrá en marcha un plan para traicionar a Bandeira y hacerse con el poder. Serie española que pese a recrear el mundo del narcotráfico está muy alejada de Fariña, que a su vez seguía el modelo de Narcos, pues predominan los giros folletinescos propios de una saga familiar televisiva, al estilo de Dinastía. También tiene puntos en común con El Príncipe, del mismo creador, Aitor Gabilondo, sobre todo que repitan como protagonistas José Coronado y Álex González, pero también los excesos de iluminación, y de violencia, y algo de erotismo gratuito. Ambos actores realizan un trabajo notorio, al igual que el resto del reparto, pese a que se echa de menos el acento gallego, que sería propio de sus personajes. No ofrece nada novedoso, y acusa la extremada duración de sus capítulos, impensable en series que no sean españolas. Pero ofrece lo que promete, y logra enganchar desde la secuencia del cumpleaños del personaje central, que presenta las subtramas.

5/10
La corona partida

2016 | La corona partida

Después del éxito de las series televisivas Isabel y Carlos, Rey Emperador –un meritorio esfuerzo didáctico y artístico para acercar la historia de España a un público amplio–, llega este largometraje puente entre ambas, que se estrena en cines. Una inteligente jugada, que puede atraer a la numerosa audiencia reunida por ambas series, y que está ampliamente justificada por el esfuerzo adicional en la producción, las imágenes y la dirección artística son muy vistosas, empezando por el arranque, con el cortejo fúnebre que condude los restos mortales de Isabel la Católica hacia Granada. El film que dirige Jordi Frades está estructurado en torno al relato que el cardenal Cisneros hace al infante Fernando acerca del reinado de su abuelo, también Fernando, tras la muerte de Isabel, y cuyo final se encuentra próximo. En general el ritmo narrativo es ágil, aunque a veces se produce algún salto abrupto en la narración. De esta guisa vamos conociendo la inestabilidad que sigue al óbito de Isabel la Católica: las intrigas palaciegas que se cuecen en Castilla y Flandes, en torno a la proclamación de Juana la Loca como reina, el cuestionamiento de su perdido juicio, y la lucha sobre quien debería hacer sus veces, su esposo Felipe el Hermoso, visto como un extranjero al igual que su hijo Carlos, pero que cuenta con apoyos castellanos, o Fernando el Católico, que genera rechazo y que al tiempo debe velar para que la corona de Aragón no caiga en manos no aragonesas. Aunque le falta un pelín de emoción, y acude a fáciles concesiones de alcoba, cumple con el objetivo de ilustrar este período clave de la historia de España, entre 1504 y 1516, que incluye el enlace de Fernando el Católico con Germana de Foix, y la creciente enajenación de Juana, aunque con momentos de lucidez. Rodolfo Sancho como Fernando, Irene Escolar como Juana, Eusebio Poncela como Cisneros y Raúl Mérida como Felipe están muy bien en unos papeles con entidad, pero también el resto de secundarios, incluidos los recién llegados José Coronado, Silvia Alonso y Úrsula Corberó.

6/10
Secuestro

2016 | Secuestro

Patricia de Lucas, implacable abogada, consigue que absuelvan a su dudoso cliente. Pero recibe una llamada de la policía que le advierte de que su pequeño hijo, Víctor, que debería estar en el colegio ha aparecido perdido en medio de una carretera. Al parecer, un desconocido le secuestró, pero consiguió escapar. La policía le enseña unas fotos en las que reconoce al culpable… Segundo largometraje, filmado veinte años después de la desconocida Mor, vida meva, de Mar Targarona, que se ha dedicado sobre todo a ejercer como productora en cine de género español de calidad, con títulos emblemáticos como El orfanato, Los ojos de Julia y El cuerpo. El guionista de estas dos últimas y director de la tercera, Oriol Paulo, se ha ocupado del libreto. Digno intento de rodar cine negro a la española con tirón comercial, tiene a su favor que aprovecha la historia policíaca para describir la corrupción, el mundillo de los desfavorecidos, las peleas de perros ilegales y otros elementos de las cloacas de la sociedad. Además, cuenta con logradas interpretaciones, sobre todo por parte de Blanca Portillo, abnegada madre capaz de llegar a lo que sea necesario para proteger a su hijo. No desmerecen José Coronado (un antiguo amor), Antonio Dechent (el policía que investiga el caso), Macarena Gómez (esposa del sospechoso) ni el niño Marc Domenèch. Aunque se sigue con interés, desentona alguna casualidad forzada. Por otra parte, sus giros  –aunque funcionan– dan lugar a alguna explicación un tanto difícil de creer. En cualquier caso, se agradece que el cine español siga esta línea.

5/10
Contratiempo

2016 | Contratiempo

La prestigiosa abogada Virginia Goodman acude a entrevistarse con un cliente, el joven y exitoso empresario Adrián Doria (Mario Casas), recluido en su casa de Barcelona a la espera de juicio por un caso de asesinato en el que es el principal sospechoso. La fiscalía ha dado con un testigo importante y ambos tienen ciento ochenta minutos para decidir una primera estrategia para el juicio. Pero Goodman necesita saber más datos acerca de los hechos si quiere ofrecer una defensa fiable. Notable thriller con el que Oriol Paulo (El cuerpo) se reivindica como uno de los valores en alza del cine español. Un buen guión y una buena ejecución son las claves. Demuestra el guionista y director catalán que con pocos medios pero con un uso inteligente de la historia, una trama puede enriquecerse más y más, atrapar al espectador y mantenerle en vilo durante casi dos horas. El punto de partida poco original, que recuerda al de otras películas, puede hacer creer que estamos ante un caso policial sin más –asesinato de una mujer en un hotel y falso culpable–, pero pronto se ponen otros elementos sobre el tapete, con episodios románticos, dramáticos, fatalistas, creíbles al estilo de Muerte de un ciclista. Pero, además, poco a poco se juega con habilidad a la realidad y la ficción, de modo que gracias a las declaraciones y suposiciones en casa del detenido, Paulo se las apaña para desplegar de modo natural una historia ambigua, fantasma, de perspectivas poliédricas, con claras reminiscencias al Akira Kurosawa de Rashomon. La naturalidad con que tiene lugar este malabarismo resulta verosímil, gracias sin duda a la naturaleza de la historia y al ajustado guión, pero también a un adecuado montaje. Por otro lado está bien pensado el móvil detectivesco que provoca la investigación, de modo que en general la conversación entre cliente y abogada no resulta artificial, y también sabe el director tomarse su tiempo e introducir dosificadamente los elementos principales para ir desenredando el ovillo. No se entiende, sin embargo, que en una película narrativamente tan cuidada se tomen algunas decisiones claramente erróneas o desconcertantes (la caracterización de uno de los personajes) o se introduzca alguna trampilla en el relato que podría haberse obviado. De cualquier forma, son defectos que no empañan en conjunto una estupenda película de intriga, de esmerada factura visual y con una potente banda sonora de Fernando Velázquez. El reparto está muy bien, aunque brillan especialmente las actrices Bárbara Lennie y Ana Wagener, esta última seria candidata a ganar el Goya.

7/10
Cervantes contra Lope

2016 | Cervantes contra Lope

Retrata el enfrentamiento que vivieron a principios del siglo XVII dos de los escritores más famosos de la historia de la literatura europea: Miguel de Cervantes y Félix Lope de Vega. El momento culminante del enfrentamiento es la publicación de ‘El Quijote’, que supone el reconocimiento general de Cervantes y que, según entiende Lope de Vega, es un ataque permanente contra él. En 1614 aparece un nuevo Quijote firmado por Alonso Fernández de Avellaneda, con ataques muy directos a Cervantes. Este no duda ni por un momento que Avellaneda es un seudónimo tras el que se esconde el mismísimo Lope de Vega.

El hombre de las mil caras

2016 | El hombre de las mil caras

Todo un tratado fílmico sobre la impostura, a partir del caso real en España en 1995 de la fuga del director de la Guardia Civil, Luis Roldán, que habría hecho un uso delictivo de los fondos reservados para operaciones especiales, con la sustracción de cientos de millones de pesetas. En un momento en que ha dimitido y corre serio peligro de acabar en prisión, Roldán acude a los servicios de un personaje singular y multifacético, Francisco Paesa, experto por así decir en operaciones especiales: al objetivo de que le ayude a huir fuera del país en compañía de su esposa Nieves se suma el del manejo de esos dineros. En manos de un cineasta convencional, El hombre de las mil caras sería una crónica acartonada de unos sucesos que el espectador puede tener más o menos frescos en su memoria, reflejo de la corrupción que acampó en unos determinados años de gobierno socialista. Pero Alberto Rodríguez, con la colaboración de su coguionista habitual Rafael Cobos, logra imprimir a la narración inspirada por la investigación del periodista Manuel Cerdán un aire de misterio difícilmente respirable, de personajes pícaros atrapados en la teleraña de mentiras y engaños que ellos mismos han tejido. Y ahí hay quien puede llegar al límite de lo soportable, mientras que también cabe aguantar, quizá porque falta el asidero elemental de la unión afectiva y efectiva con las personas, una confianza y un amor que permitan un cambio de vida. Los responsables de La isla mínima vertebran la narración con la voz en off de Jesús Camoes, el piloto que trabaja para Paesa, y lo más parecido a un amigo que éste tiene. Y describen con estudiada objetividad, sin ajustes políticos pero tampoco pretendiendo excusar a nadie, las actuaciones de unos y otros, timos, estafas y simulaciones que a veces presentan tintes surrealistas, prueba de lo complicadas que podemos llegar a ser las personas, sobre todo si no conseguimos mostrarnos tal y como somos, nadie es perfecto. Además se mueven con soltura por los múltiples escenarios de un paisaje internacional, cuyos hilos maneja Paesa, y hacen un hábil uso del sonido y la partitura musical. Es conocido sobradamente el buen hacer de actores como Eduard Fernández, José Coronado y Marta Etura, aquí hay que señalar quizá el esfuerzo del no tan conocido Carlos Santos dando vida a Roldán.

6/10
Sólo química

2015 | Sólo química

Al cine español se le suele animar con frecuencia a mirar a Hollywood, para así poder llegar al gran público y no quedarse en cintas que sólo interesan al que las hace, y a pocos más. Este título de Alfonso Albacete tiene esa intención, no es casual su mención a toda una ristra de películas romanticonas, incluida, cómo no, Pretty Woman. Pero querer no es poder, aunque se urdan mil y un enredos, se llene la pantalla de chicos y chicas monos, no falte la amiga a la que se confía todo, y hasta se incluyan coreografías musicales. La clave es la coherencia, que la suspensión de la incredulidad que se reclama al espectador esté justificada, lo que no es el caso. La cinta sigue a Oli, que trabaja en una perfumería, y está fascinado por el actor Eric Soto, que viene a hacerse unas fotos publicitarias a la tienda. Y desde luego el amor es ciego, porque Oli no se da cuenta de que quien de verdad le quiere es su compañero de piso Carlos, al que no presta la más mínima atención, porque ha supuesto que es gay, lo que no es ni por asomo. Aunque puede que eso del amor esté sobrevalorado, porque Carlos, psicólogo, está escribiendo un libro, en que lo reduce a pura química, secreción de sustancias y cambio en las cifras estadísticas de las mismas. Más de seis años han pasado desde las exitosas entre el público, pero de escaso valor, Mentiras y gordas, que hizo con su habitual compañero tras la cámara David Menkes. Ahora en solitario no mejora demasiado, quizá el tono es más ligero, pero la mirada a las relaciones afectivas es tremendamente superficial, cuestiones como el compromiso, o lo que debería valorarse en el hombre o la mujer de tu vida, brillan por su ausencia. No es que uno espere un tratado sobre el amor, pero tras visionar el film, si éste es algo más que química, ese algo debe ser el puro azar, pero no la entrega, el sacrificio, etc, que vendrían a ser pura zarandaja. Por otro lado las subtramas –el padre que regenta un gimnasio– dan pie a momentos forzados –salvemos esta gran labor social–, y las menciones a la prensa rosa y sus abusos no conducen demasiado lejos. Los actores se limitan a estar, con más o menos gracia.

3/10
Cien años de perdón

2015 | Cien años de perdón

En una mañana lluviosa, seis enmascarados asaltan la sede central del Banco Mediterráneo, en Valencia. El grupo, liderado por "El Uruguayo", tiene previsto en teoría vaciar las cajas de seguridad y escapar por un túnel excavado que comunica con el metro. Pero éste ha quedado inundado, pues ha caído demasiada agua, y además uno de los empleados consigue presionar el botón de alarma, por lo que la policía rodea el lugar. Mientras, Ferrán, jefe de gabinete de la presidenta de la Generalitat Valenciana, se entera del atraco, pero descubrirá que los culpables no son simples ladrones, sino que alguien de su partido les ha enviado allí por algo... Tras Combustión, una de carreras automovilísticas callejeras, Daniel Calparsoro trata de seguir la línea de los nuevos thrillers españoles, cuya trama policíaca sería una excusa para la crítica social. Para ello ha reclutado al libretista Jorge Guerricaechevarría, responsable de Celda 211 y El niño (y al actor de ambas Luis Tosar), aunque el cineasta parece tener en mente sobre todo La caja 507, con la que la trama tiene algunos puntos en común (el intérprete de aquélla, José Coronado, también interviene aquí de forma breve). Al realizador se le da bien componer eficaces secuencias de acción, por lo que el arranque resulta bastante prometedor, y logra que su reparto sea convincente. Por desgracia, le falta una vuelta de guión a los personajes, a los que les falta un toque de humanidad que les saque del maniqueísmo. Acaba perdiendo definitivamente a Calparsoro su poca sutilidad para la denuncia, y su ansia por meter demasiados temas: la corrupción política, los desahucios, las preferentes y las malas praxis de los bancos, las reducciones de plantilla... ¡y hasta el corralito argentino! Una cosa es rodar cine negro que describa lo peor de la sociedad (la base de los mejores clásicos del género) y otra componer un panfleto, donde aunque no se menciona ningún partido político sólo falta que el realizador nos indique a quién piensa que debemos votar en las próximas elecciones.

4/10
El Príncipe

2014 | El Príncipe | Serie TV

Algo huele a podrido en la comisaría que se ocupa del conflictivo barrio de El Príncipe, en Ceuta, lugar donde se diría que conviven los chanchullos y el narcotráfico, y foco potencial para la captación de jóvenes musulmanes descontentos susceptibles de convertirse en terroristas yihadistas. Para allá viaja el inspector Javier Morey, con idea de poner un poco de orden entre el veterano Fran y sus hombres, que confían en que su nuevo jefe será un hombre de oficina. Nada más lejos de la realidad, pues el recién llegado empieza a remover el caso de la desaparición del adolescente Abdu, hermano de un narco y de la hermosa Fátima, y en el que los policías locales podrían tener algo que ver. Una serie española de televisión superior a la media, ambiciosa en su condición de drama policíaco, y ambientada en un lugar tan complicado como Ceuta. Los primeros episodios plantean cuestiones como la corrupción policial, y la convivencia entre comunidades muy diferentes, los españoles puros y duros, y los musulmanes. Quizá la subtrama romántica no es demasiado sutil -lo de Javier y Fátima es amor a primera vista entre guaperas y lo demás son mandangas-, pero José Coronado, como el policía curtido, está en su salsa, y sus problemas familiares lo convierten en un personaje medianamente complejo. Dirige el primer episodio Norberto López Amado, curtido en series como Tierra de lobos, y que dirigió el interesante documental How Much Does Your Building Weigh, Mr. Foster?

5/10
Betibú

2014 | Betibú

El empresario Pedro Chazarreta aparece degollado en su espléndida casa situada en un "country", urbanización privada y cerrada al mundo exterior, con seguridad privada. Rinaldi, director del diario "El Tribuno" cuenta con que el experimentado cronista de sucesos Brena eche una mano al más bien principiante Saravia, y con que la célebre autora de novelas policíacas y ex novia Nurit Iscar, a la que cariñosamente llamaba Betibú, escriba una columna diaria sugerida por los detalles del caso. Coproducción hispanoargentina que adapta una novela de Claudia Piñeiro. Dirige Miguel Cohan, con la ayuda en el guión de su hermana Ana, y ambos confirman su maña para el thriller, demostrada en el magnífico "cuento moral" Sin retorno. Si acaso en esta ocasión sorprende la capacidad para crear una atmósfera desasosegante, a medida que se producen nuevos crímenes y descubrimientos que apuntan a una conspiración de altos vuelos, donde sacar a la luz ciertos secretos puede resultar muy peligroso, la sombra de los que controlan los mecanismos de poder es alargada. Hay momentos de gran tensión, como los ataques de los perros, y todo lo referido a la noche en que "El Tribuno" se dispone a publicar una primicia. En la narración puede haber lugar para la sorpresa, pero no se busca sorprender, y esta falta de pretensiones funciona eficazmente. La construcción de personajes es sólida, y aunque responden a arquetipos que resultan conocidos, son reveladores de la naturaleza humana y están muy bien dibujados en el guión y los interpretan con convicción Mercedes Morán –la mujer no repuesta de un desengaño amoroso, y con una gran capacidad de observación– Daniel Fanego –el veterano con recursos, que no dice todo lo que piensa–, Alberto Ammann –el novato susceptible, pero capaz de sobreponerse– y José Coronado –el director de periódico encantador con un punto canalla–.

6/10
Fuego (2014)

2014 | Fuego

Segundo trabajo como realizador del guionista de amplia trayectoria Luis Marías, Goya al mejor guión adaptado por Mensaka, 12 años después de X, su debut, que apenas tuvo repercusión. Al igual que aquel film, Fuego se adscribe a los cánones del thriller. En Fuego, Carlos, oficial de policía, sufre un atentado terrorista que se salda con la muerte de su esposa, mientras que su hija, Alba, pierde las dos piernas. Once años después contrata a Mariusz, un joven polaco, para que cuide de Alba, y sin confesarle a ésta la verdad regresa al País Vasco con el objetivo de llevar a cabo un siniestro plan de venganza: matará a la mujer del culpable y dejará lisiado a su hijo. Marías no sobresale como realizador, pero a pesar de su estilo convencional sabe contar la historia y darle el ritmo apropiado. Se apoya en un guión propio donde deja claro que lo suyo es escribir, con algunas ideas logradas, pues sabe captar el horror terrorista y retratar Euskadi en tiempos del anunciado final de ETA, mientras que su mensaje sobre las consecuencias de la violencia y la espiral del rencor resulta un tanto evidente y reiterativo, pero lo suficientemente positivo. Por desgracia, la trama tiene demasiadas lagunas, y el film no resulta lo suficientemente absorbente como para conseguir que el espectador no se haga preguntas constantemente. Esto afecta un tanto a la coherencia de los personajes, sobre todo al que interpreta José Coronado, aunque el actor consigue salir adelante con profesionalidad. Sobresale especialmente la joven Aida Folch, en el rol de su hija, mientras que Leire Berrocal resulta ser una creíble pareja de preso de ETA harta de las acciones de los violentos, y el joven con síndrome de down Gorka Zufiaurre logra enorme espontaneidad.

5/10
Murieron por encima de sus posibilidades

2014 | Murieron por encima de sus posibilidades

Isaki Lacuesta, un director con vitola de autor, ha demostrado ya su oficio cambiando de género y estilo con gran facilidad, pero esto tiene sus riesgos, este film trae a la memoria el nombre de Juanma Bajo Ulloa, cuya carrera entró en declive, paradójicamente, con su película más alocada y comercial, Airbag. Murieron por encima de sus posibilidades aborda de modo transgresor y salvaje los efectos de la crisis económica y de valores en una serie de tipos, que han acabado asesinando a personas cercanas en un momento de profundo hartazgo. Recluidos en un centro psiquiátrico, deciden fugarse para secuestrar al director del Banco Central, que tiene una guarida secreta para sus juergas en el mar, debajo de lo que parece una simple chalupa. Lacuesta reúne un reparto coral de actores muy conocidos, sin querer hacer un recuento exhaustivo desfilan por ahí Raúl Arévalo, Luis Tosar, Carmen Machi, José Coronado, Imanol Arias, Ariadna Gil, Emma Suárez... Y orquesta un montón de situaciones surrealistas, delirantes, brutales, y hasta tarantinescas, que no falte “de ná”, incluido el gore. Pretende ser divertido mostrando una sociedad egoísta, compuesta por individuos tarados, que han creado un monstruo de muchas cabezas que difícilmente puede ser sanado, si cortas una saldrán cuatro nuevas. En realidad, resulta irritante y cansino, e incluso se diría que algunos de los intérpretes no acaban de encontrarse demasiado cómodos enredados en el disparate en que consiste el film.

3/10
El amor no es lo que era

2013 | El amor no es lo que era

Una pareja de edad avanzada se reencuentra después de muchos años, en el entierro de un amigo común. Un matrimonio adulto vive en crisis afectiva y ambos comprueban cómo se separan cada vez más. Dos jóvenes estudiantes se conocen por casualidad en un accidente en moto. Siguiendo la estructura de puzzle, Gabriel Ochoa debuta en la dirección entremezclando tres historias de relaciones entre hombres y mujeres. Hay silencios, palabras, encuentros, reencuentros, etc. Con un montaje eficaz, el guión coescrito por el propio Gabriel Ochoa junto con Ada Hernández y Rafael Cobos, une con talento todos los hilos narrativos, incluyendo algún punto de conexión –aunque sea leve– con las otras historias. Por su puesta en escena convencional y por las situaciones cotidianas que narra, quizá le falta fuerza al conjunto, pero hay un logrado realismo en la relaciones mostradas, todas ellas con una característica común: una especie de miedo de los personajes a consolidar el amor, a comprometerse, con la responsabilidad que conlleva. Aunque no emocione como era de esperar, el conjunto se deja ver más o menos, con instantes más contemplativos, siempre con esa idea de la necesidad que tenemos los seres humanos de ser amados, aunque algunas veces lo pongamos muy difícil y la intentona fracase. El elenco de actores es soberbio, con una Petra Martínez extraordinaria y unos eficaces Alberto San Juan y Aida Folch.

5/10
Hijo de Caín

2013 | Hijo de Caín

Puesta de largo del tarraconense Jesús Monllaó Plana, que llegó a ser candidato al Goya al mejor corto en 2002 por La mirada oblicua. Adapta el libro de Ignacio García-Valiño "Querido Caín", finalista del V Premio de Novela Ciudad de Torrevieja en 2006. Hijo de Caín tiene como protagonista a Nico, un joven inteligente pero conflictivo. Después de que mate cruelmente al perro de la familia, su padre, Carlos, decide contratar a Julio Beltrán, un psicólogo infantil que ayudará al chico a desarrollar su afición por el ajedrez, en espera de que este juego le sirva como terapia. Pero sigue comportándose de forma siniestra, al tiempo que el terapeuta mantiene en secreto que en el pasado tuvo un idilio con Coral, la madre de su paciente. El debutante cineasta Monllao demuestra su capacidad, pues ha logrado una factura impecable y hasta el ritmo adecuado, en un thriller con pocas pretensiones, que sigue la estela de La huérfana, El buen hijo, El niño que gritó puta y otras películas de jóvenes psicópatas. Hijo de Caín cuenta con un aceptable reparto en el que destaca un esforzado José Coronado, en un papel complejo. Aunque al cine español le viene bien que se produzca cine de género pensando en el público, y ha aparecido una nueva hornada de jóvenes que ruedan bien, en la que se debe incluir a Jesús Monllao, Hijo de Caín abusa de los clichés del género, y todo resulta extremadamente predecible. Además, se empeña en introducir algún giro de más, lo que agota un poco al espectador.

5/10
Los últimos días

2013 | Los últimos días

Los barceloneses David y Àlex Pastor debutaron en el largometraje con Infectados, producción estadounidense de Paramount sobre un virus que devastaba a la humanidad. También se adscribe al género apocalíptico su segundo trabajo, Los últimos días, esta vez bajo bandera de su propio país, y rodada en español, que parte de un guión de los propios hermanos. Los últimos días parte del supuesto de que por razones inexplicadas los seres humanos han adquirido una variedad extrema de agorafobia que les impide abandonar los espacios cerrados. El que lo intenta muere por un ataque de pánico. Marc, un informático que sobrevive encerrado con sus compañeros de trabajo en su propia oficina, se aventura por el metro y las alcantarillas, pobladas de vagabundos desesperanzados, para buscar a su novia con ayuda de Enrique, su antiguo superior, que cuenta con un GPS, lo que se ha convertido en una preciada posesión. Se le pueden sacar defectos, sobre todo su extremada falta de originalidad, pues desarrolla en clave de thriller la misma idea de El ángel exterminador, mientras que las diferentes secuencias homenajean progresivamente a títulos como Soy leyenda, Hijos de los hombres, The Road (La carretera), Mad Max, más allá de la Cúpula del Trueno y hasta aparece de buenas a primeras un oso que trae a la memoria la serie Perdidos. También algunos segmentos (sobre todo el encuentro fortuito con el personaje de Leticia Dolera) resultan excesivamente efectistas y sus dos horas de metraje se hacen innecesarias. Pero Los últimos días acierta al apuntarse al camino que más alegrías puede dar al cine español, el de las producciones de género de calidad con la vista puesta en el mercado, al estilo –salvando las distancias– de las películas de Juan Antonio Bayona. Técnicamente impecable en todos sus aspectos, cuenta con una lograda y sugerente ambientación de una Barcelona devastada que evidencia un buen uso de los efectos digitales y un presupuesto ajustado. Incluye alguna secuencia de acción, no especialmente memorable, pero con un nivel impensable en la mayoría del cine español hasta el momento. Encabezan el reparto de Los últimos días los expresivos Quim Gutiérrez, José Coronado y Marta Etura –con una presencia menor–, que se han trabajado a fondo a sus personajes. Además, tiene un toque esperanzador y reflexiona de forma positiva sobre la necesidad de afrontar los miedos personales.

6/10
En solitario

2013 | En solitaire

Debut como director de Christophe Offenstein, director de fotografía de numerosos títulos, entre ellos algunos tan interesantes como la ingeniosa ¿Y ahora adónde vamos?, de Nadine Labaki, el sorprendente thriller No se lo digas a nadie y el excelente drama Pequeñas mentiras sin importancia, estas dos de Guillaume Canet. Le avala como protagonista François Cluzet, presente en estas dos últimas, mientras que Canet interviene brevemente. En solitario tiene como personaje central a Yann Kermadec, regatista viudo que deja a su hija y a su nueva pareja para participar por vez primera en la Vendée Globe, la vuelta al mundo a vela en solitario. Al iniciar una etapa desde Canarias, descubre que no está cumpliendo con las reglas, pues no está solo, se le ha colado a bordo de la embarcación un niño de Mauritania que sueña con emigrar a Francia... Esta vez François Cluzet ha escogido un personaje sencillo, sobre todo en comparación con el nivel interpretativo exhibido en Intocable, su mayor éxito, pero sin esfuerzo aparente el actor consigue hacer cercano a un cincuentón, algo cascarrabias, pero buenazo en el fondo. Además, en En solitario forma una pareja fílmica con el joven Samy Seghir, con cierta experiencia a pesar de su juventud. Aunque se trata de una producción francesa, entre los secundarios aparece muy brevemente José Coronado, mientras que dos de los productores ejecutivos, Manuel Monzón y Adolfo Blanco, son también españoles. En solitario logra enorme interés en su retrato de las competiciones de vela. En un tiempo en el que las acusaciones de dopaje y juego sucio están a la orden del día, aboga por la sana competitividad, que por supuesto pasa a un segundo plano si alguien tiene graves problemas, y que cobra una importancia relativa, en comparación con la necesidad de los vínculos afectivos y familiares.

6/10
El cuerpo

2012 | El cuerpo

Thriller a la española que supone el debut como director de Oriol Paulo, que coescribió el guión de Los ojos de Julia con Guillem Morales. Paulo, que recupera a la actriz Belén Rueda, se ha encargado también del libreto, en esta ocasión con Lara Sendim. El arranque de El cuerpo presenta el atropello accidental de un guardia de seguridad del depósito de cadáveres que huía de allí despavorido. La policía, con el inspector Jaime Peña al frente, intuye que vio algo impactante que le hizo entrar en estado de pánico. Pronto, queda claro que ha desaparecido el cadáver de Mayka Villaverde, una empresaria adinerada que acaba de morir repentinamente por un fallo cardíaco. Peña interrogará en el recinto a Álex Ulloa, marido de la fallecida, que oculta numerosas sorpresas. El cuerpo se puede considerar una producción de cierta envergadura, pues ha costado 5 millones de euros, lo que prácticamente duplica el presupuesto medio de cualquier otro rodaje español. Todo un lujo para un director debutante como Paulo, al que sin embargo parece que le queda grande un encargo tan potente. El cuerpo arranca con fuerza, intrigando al espectador. Sin embargo, pesa demasiado el recuerdo de El orfanato, y de la citada Los ojos de Julia, que sin llegar a la altura, tenía momentos de suspense logrados. Paulo dirige de forma excesivamente convencional, y su film se limita a ser un "quién lo hizo", pues abundan las disertaciones sobre qué ha ocurrido, pero faltan secuencias de tensión realmente memorables. El metraje (114 minutos) acaba resultando excesivo, y el desenlace viene a ser decepcionante. Cuenta con tres grandes figuras patrias encabezando el reparto, además de Rueda –un tanto sobreactuada como bromista compulsiva–, José Coronado –que cumple en otro rol de policía, pero ni de lejos se arriesga como en No habrá paz para los malvados, aunque renueva su look esta vez con cabello lacio, flequillo estrambótico y gafas– y un eficaz Hugo Silva. La joven Aura Garrido despunta entre un elenco de secundarios desiguales, algunos incapaces de resultar naturales. Los cinéfilos agradecerán las referencias a la clásica Laura, de Otto Preminger, y a Sospecha, de Alfred Hitchcock, aunque en esencia repite la fórmula (noche de interrogatorio con giros numerosos) de Pura formalidad, de Giuseppe Tornatore.

4/10
No habrá paz para los malvados

2011 | No habrá paz para los malvados

Tras ocho años de ausencia de la gran pantalla en los que únicamente ha rodado un telefilm, el bilbaino Enrique Urbizu vuelve al género negro en su octavo largometraje de cine. Tras los buenos resultados de La caja 507 y La vida mancha, Enrique Urbizu vuelve a coescribir el guión con Michel Gaztambide, y recupera como protagonista al actor José Coronado. El inspector de policía Santos Trinidad fue tiempo ha un gran policía, número uno de su promoción e integrante de grupos de élite, pero ahora está en horas bajas. Tras un trágico suceso en el que murió un compañero, se ha abandonado, bebe demasiado, y persigue a una banda de narcotraficantes colombianos relacionados con el asunto que le atormenta. En un club de alterne asesina a sangre fría a balazos a una camarera y a dos de los miembros del clan, mientras que otro consigue escapar. En su persecución, Santos descubrirá que la banda está involucrada en los maquiavélicos planes de unos islámicos radicales, pero tendrá que pararles los pies antes de que le detengan como consecuencia de las pesquisas de la juez Chacón, que investiga el tiroteo en el burdel. Como ha demostrado anteriormente, Urbizu es capaz de rodar cine de género de calidad. Toma como referencia el cine negro clásico, aunque con el tono crudo de películas como A quemarropa, de John Boorman, Código del hampa, de Don Siegel, o La huida, de Sam Peckinpah. El argumento dosifica muy bien la trama policiaca, que en realidad es una excusa para hablar de la corrupción, y sobre todo del peligro del fanatismo islámico, que florece con ayuda del caos que reina en la sociedad moderna. Se le pueden achacar defectos menores, pues no inventa nada nuevo. Además, no todos los personajes son tan sólidos como el protagonista, pues la juez que interpreta Helena Miquel es un tanto monolítica (sólo una llamada aporta algo de información sobre ella, descubriendo que tiene vida familiar), así como el policía bienintencionado pero un tanto plano que encarna (con gran dignidad) Juanjo Artero. Pero como en otras películas de Urbizu se agradece cine español en el que ocurren cosas, y que logra interesar al espectador. Además, se luce especialmente José Coronado, especialmente inspirado cuando trabaja con Urbizu, y que aquí compone a un policía 'quemado' y autodestructivo completamente opuesto a los galanes que le han hecho famoso.

6/10
Acusados

2009 | Acusados | Serie TV

Seis personas mueren en el incendio de un discoteca. La juez que instruye el caso, Rosa Ballester, está convencida de que Raúl Moreno, el hombre que figura como propietario del inmueble, es sólo un hombre de paja. Tratará de demostrar que el auténtico propietario es el empresario Joaquín de la Torre. Blanca Portillo y José Coronado protagonizan esta serie española, que mezcla drama e intriga.

4/10
Hermanos de leche

2009 | Hermanos de leche | Serie TV

Telecomedia de José Frade muy hispana, con situaciones reconocibles a partir de dos personajes contrapuestos, pero chistes facilones. Juan Echanove y José Coronado son los hermanos de leche del título, Gordi y Chus, que compartieron ama de cría cuando eran críos. Ya adultos y divorciados, deciden vivir juntos, y seremos testigos de sus devaneos sentimentales. Se emitió durante cuatro temporadas. Echanove fue sustituido por El Gran Wyoming en la última temporada.

4/10
Luna caliente

2009 | Luna caliente

Burgos, años 70. Juan, que vive en Francia como funcionario de la Unesco, viene a visitar a la familia. Ya de paso, se va a cenar con un erudito profesor –nada partidario del vigente franquismo– y con su familia. La hija Ramona es una auténtica 'lolita', una bomba sexual de relojería, y Juan no le quita el ojo. Obligado a quedarse a dormir en casa del profesor –el coche no arranca–, se lanza a la alcoba de la joven. En el calor de la pasión –o violación, no importa mucho–, la mata. Y empieza una cadena de situaciones que empujan a Juan a matar al padre, e inventar todo tipo de excusas ante la policía franquista, que investiga los hechos. Despropósito total. Vicente Aranda parece empeñado en tocar nuevo fondo del ridículo cada vez que acomete una nueva película. La que nos ocupa, adaptación de una novela de Mempo Giardinelli, resulta risible de principio a fin, se diría que las obsesiones sexuales del director le han hecho perder el sentido de la realidad, porque en lo que cuenta no hay seres humanos, sólo monigotes guiados por pulsiones de instinto animal, el sexual y el de supervivencia. La intención de los 'malotes' de Franco de pactar con el protagonista, para que les sirva de espía en Francia, invita a compartir la larga carcajada que ellos sueltan en determinado momento del film. La supuesta metáfora de Ramona, unas fantasías sexuales que nunca mueren, no es precisamente sutil. En fin, es una pena, porque Aranda sabe dónde colocar la cámara, o poner un plano detrás de otro. Pero lo que cuenta carece de sentido, no tiene el menor interés.

1/10
Todos estamos invitados

2007 | Todos estamos invitados

San Sebastián. Josu Jon es un joven terrorista que parece destinado a una terrible carrera criminal. Pero tras un atentado, su coche se estrella tratando de evitar a la policía. Josu sufre un grave traumatismo craneoencefálico y pierde la memoria. En el centro de rehabilitación psicopedagógica conocerá a Francesca. Ésta, a la sazón, es la novia de Xabier Legazpi, un profesor universitario que no calla sus opiniones contra el terrorismo, y que un día sufrirá las consecuencias: mientras está reunido con su sociedad gastronómica recibe una amenaza de muerte por parte de uno de los comensales. Desde ese momento su vida estará marcada por el miedo. Los guionistas Ángeles González Sinde y Manuel Gutiérrez Aragón urden una sencilla trama acerca de unos pocos personajes que viven la realidad del terrorismo. El propio título habla de que todos estamos inmersos en esta situación, todos la sufrimos, todos estamos invitados. Ahí están el profesor interpretado con convicción por José Coronado, los jóvenes que idealizan la lucha armada las más de las veces influidos por el ambiente y las malas amistades, los familiares que sufren, las víctimas, y los habitantes en general –representados en los componentes de la sociedad gastronómica–, que debido al miedo no oyen lo que no quieren oír, ni se atreven a opinar. La historia apunta con seriedad la idea de que el mal genera una tristeza en el alma que demanda el perdón de Dios, así como que el perdón de la víctimas y el arrepentimiento de los verdugos son posiblemente las únicas vías hacia la paz. El film tiene un arranque prometedor, sin embargo no acaba de cuajar del todo, quizá porque la historia se desinfla poco a poco, especialmente la subtrama del joven terrorista interpretado por Óscar Jaenada, y porque los momentos que uno espera que sean de gran impacto, argumental y emotivo, quedan igualmente algo rebajados, faltos de tensión. Por lo demás, la película está rodada con oficio, y las interpretaciones son convincentes, aunque posiblemente se echa en falta una mayor intensidad en ciertas reacciones de la actriz Vanessa Incontrada. Y tanto la fotografía como la música de Ángel Illarramendi son excelentes.

5/10
Tuya siempre

2007 | Tuya siempre

Lola y Alfredo son una pareja de novios que malviven con trapicheos y robando a incautos que caen en las redes seductoras de Lola. Por casualidad Alfredo conoce a un trompetista en una de sus detenciones y gracias a él entran en relación con el ambiente libertino y criminal que rodea a un garito de jazz de la capital barcelonesa. Lola trabaja de camarera y se hace amiga de un pianista solitario y borracho; Alfredo, por su parte, se convierte en el recadero de un vividor con aires de capo mafioso que domina el contrabando del puerto. Lo que no sabe es que conoció a Lola cuando ésta sólo tenía 12 años. Peculiar thriller español en torno al mundo del jazz, y que cuenta con un buen elenco de músicos reales de gran proyección, como el contrabajista Horacio Fumero (autor de la banda sonora), el trompetista Raynald Colom y la vocalista sueca Caroline Henderson. Todos estos artistas tienen su propio papel en la ficción y además ofrecen su música en la película. El director ha elegido además una localización muy especial: el club Jamboree, posiblemente el rincón de jazz más célebre de Barcelona. El film ofrece diversos hilos conductores, la mayoría en torno al personaje de Lola (fantástica la bella colombiana Flora Martínez), pero el sinuoso guión no acaba de atraer y el intento de crear una trama estilo cine negro, con voz en off, ambiente nocturno, jazz, etc., aunque estimable no es suficiente para enganchar. José Coronado hace uno de esos personajes suyos de chulo que ya parecen excesivamente estereotipados, y Nancho Novo sobreactúa demasiado en su sincero aunque algo tópico papel. Posiblemente lo que mejor funcione sean las leves escenas entre el fotógrafo y la cantante, llenas de miradas sutiles y convincentes.

4/10
Animales heridos

2006 | Animals Ferits

Pocos títulos se ajustan tan bien a su trama como éste de Ventura Pons. En efecto, el film muestra a una serie de personajes insatisfechos con sus vidas (el ejecutivo infiel, que se acuesta con la decoradora; la pareja 'enrollada' que vive en el conformismo; los inmigrantes que caen atrapados en la telaraña de los países opulentos), que se lamen sus heridas, incapaces de amar desinteresadamente. El cineasta catalán nos mete en el callejón de vacío paralizante en que se encuentran, donde el lujo, el aspecto físico y las relaciones insustanciales no llenan. Eso sí, es incapaz de señalarnos cuál es la salida, da la impresión de que no cree en su existencia.

2/10
La dama boba

2006 | La dama boba

Finea es una dama ingenua e infantil. Por contra, Nisea, su hermana, es el polo opuesto, aficionada a la lectura y aparentemente más inteligente. Dos galanes aparecen en sus vidas, pero no se aclaran sobre cuál de las hermanas es su media naranja. Manuel Iborra adapta una de las comedias más representativas de Lope de Vega, prolífico `Fénix de los Ingenios´, muy desaprovechado por nuestro cine, salvo casos aislados como El perro del hortelano, de Pilar Miró. Respeta el verso original, así como su mensaje, que advierte de que las apariencias engañan; y ensalza el ingenio, pues Iborra desea recordar que en el amor es tan importante como la belleza. Silvia Abascal encabeza un reparto de caras conocidas de nuestro cine. Cabe destacar la cuidada ambientación del siglo XVII.

4/10
La distancia (2006)

2006 | La distancia

Daniel, un boxeador condenado a prisión por un asesinato que no cometió está a punto de salir. Pero un misterioso individuo le amenaza con presentar pruebas en su contra, si no asesina, esta vez sí, a otro recluso. Daniel acaba matándole brutalmente, y al salir se encuentra con la antigua novia del fallecido, por la que se sentirá bastante atraído. Prometedor debut del español Iñaki Dorronsoro que filma un thriller pugilístico que enlaza con títulos clásicos como Nadie puede vencerme , de Robert Wise. Filmada con brillantez, estilo propio y actores solventes (destaca Luppi, interpretando al entrenador), Dorronsoro se enreda en la última parte, y se excede en secuencias de sexo que recuerdan a thrillers eróticos del estilo de Instinto básico.

5/10
GAL

2006 | GAL

Lo mejor que se puede decir de esta película es que se ha hecho. La contratación de mercenarios por parte de altos cargos del gobierno socialista de Felipe González para contrarrestar desde la ilegalidad el terrorismo de ETA, con el agravante de que el asesinato y secuestro de personas inocentes se convirtió en ‘daño colateral’ de tal estrategia, era algo que merecía la pena ser llevado al cine. Dicho esto, hay que decir que GAL dista mucho, demasiado, de ser una película perfecta. Hay momentos risibles, en que los actores parecen dejados a su aire, a ver qué tal. Y se me ocurren muchas preguntas, para las que no encuentro respuesta. ¿Por qué cambiar los nombres de personas tan conocidas del público como Amedo, Domínguez, Marey, los periodistas? ¿Es necesario plantear esa burda historia de amor silencioso entre los periodistas? ¿Cabe en la cabeza de alguien que en Todos los hombres del presidente Alan J. Pakula y William Goldman conviertieran a Carl Bernstein y Bob Woodward en Carla y Bobby, para pergeñar un bonito romance? Por no hablar de un final por derribo, porque toca acabar y poner el letrero ‘Fin’. Y a pesar de todo, el film se mira con simpatía, por el coraje con que ha sido efectuado; y hay desde luego pasajes de gran intensidad, que contagian en parte la pasión por la investigación.

5/10
Fuera del cuerpo

2004 | Fuera del cuerpo

Al ser abandonado por Bárbara, su mujer, Bruno, un guardia civil adicto a la cocaína, se da cuenta de que no es un ser real, sino un personaje de una película. Decide escaparse de la ficción, y entrar en la realidad, haciéndose pasar por Alex, el actor que le interpreta. No se puede decir que la opera prima de Vicente Peñarrocha sea rompedora y original. El argumento acumula reminiscencias de  obras muy diversas, como Niebla, la metalingüística novela de Unamuno, o La Rosa Púrpura del Cairo, metacine de Woody Allen. Pero sí logra cierta frescura y una voz propia, y el desarrollo logra sorprender en más de una ocasión.

3/10
A + (Amas)

2004 | A + (Amas)

Debut en el cine de ficción del cineasta publicitario Xavier Ribera, que ha utilizado íntegramente cámaras digitales para narrar tres historias, cuyos protagonistas coinciden en un festival de conciertos al aire libre. Todas están protagonizadas por jóvenes actores españoles consagrados. En Terminal, dos jóvenes marginales, Mar y Ace intentan vender un cargamento de droga. Luna está protagonizada por una adolescente que no habla, y que siempre va acompañada por una cámara con la que rueda una especie de diario digital. Su padre decide pasarse las vacaciones con ella. Por último, Sidecar, es la historia de tres chicos que han estado ahorrando para acudir al festival de música, al que se trasladan en motocicleta.

3/10
El Lobo

2004 | El Lobo

Se esperaba mucho de esta película, habida cuenta de que trataba del hombre que puso en jaque a la banda terrorista ETA en los últimos tiempos de la dictadura franquista. A lo largo de treinta años Mikel Lejarza, alias “Lobo”, se fue convirtiendo en boca de los españoles en algo así como una figura mítica, de una audacia y valentía impagables, y su consiguiente desaparición como por arte de magia concedió a sus hazañas, e incluso a su propia existencia, un aura de leyenda propia de los héroes en el imaginario de todos los españoles. Con esas expectativas del público tenía que lidiar el director Miguel Courtois (curiosamente un francés) a partir del guión de Antonio Onetti. La historia sigue las andanzas de Lobo, un joven vasco, sin preparación alguna, que es “invitado” a infiltrarse en ETA y servir de confidente a los servicios secretos de la dictadura. Sin embargo, entre 1973 y 1975, Lobo se va revelando como un tipo perspicaz que sabe a qué puerta ha de llamar para irse convirtiendo poco a poco en hombre de confianza de la cúpula etarra. La organización vive además tiempos de crisis interna, pues se debate entre la guerra ideológica promulgada por Asier y el uso indiscriminado de las armas apoyado por Nelson. Al final, el arriesgado trabajo de Lobo supondrá la caída de varios activistas de la banda, aunque por ello tenga que pagar un alto precio. Concebida a modo de thriller, la película comienza a un ritmo frenético para irse sosegando poco a poco hacia el ajuste político antifranquista. Eduardo Noriega cumple con su papel, pese a que el guión no deja del todo claro ni su carácter ni sus motivaciones; por su parte, José Coronado lucha con denuedo por aportar verosimilitud a su personaje, aunque a veces parezca salido de un cómic. Son algunos peros de una película entretenida, bien ambientada y con notables efectos especiales.

5/10
Lo mejor que le puede pasar a un cruasán

2003 | Lo mejor que le puede pasar a un cruasán

Obligado por su cuñada, Pablo, el típico treintañero desorientado e inadaptado, investiga la desaparición de su hermano. Con ayuda de su ex novia Fina, Pablo descubre pistas que implican a WORM, una enigmática sociedad secreta. Paco Mir, integrante del grupo teatral El Tricicle, debuta en el largometraje con esta adaptación de una novela alocada y surrealista de Pablo Tusset. El humor cutre va en la línea de Torrente.

2/10
La vida mancha

2003 | La vida mancha

Un misterio rodea a Pedro, hermano de Fito, que tras muchos años en paradero desconocido, vuelve a España. Sin aparentemente nada que hacer, recala en la casa de su hermano, donde conoce a su cuñada Juana y a su sobrino, un niño llamado Jon. Los hermanos no pueden ser más distintos. Pedro es muy callado: no cuenta nada de sí mismo, aunque parece que las cosas le van bien. A Fito, transportista dueño de un camión, la fuerza se le va por la boca: habla más de lo que debe, y además tiene el vicio del juego. Con estas piezas sobre el tablero, sólido guión de Michel Gaztambide, Enrique Urbizu (La caja 507) juega y gana la partida peliculera. Las manos de póker y la misteriosa profesión de Pedro ponen la intriga. Y al tiempo, dibuja cómo nacen o se recomponen los lazos afectivos: sugiere, por ejemplo, la paulatina atracción de Pedro y Juana, sin caer en lo obvio. Y saca partido a un silencioso José Coronado, que sin una palabra de más viene a decir a gritos que, dentro de él, están surgiendo sentimientos que no creía que pudiera albergar. Cuestiones como la fidelidad, la confianza, las relaciones fraternas, están ahí, integrando la historia. La radiografía de la sociedad contemporánea, aunque pesimista, capta tics muy reales del mundo de hoy: la mujer cotilla del bar, la adolescente anoréxica y respondona, las conversaciones escuchadas casualmente en la calle… reflejan el cúmulo de frustraciones que almacena una sociedad cada vez más insatisfecha. Lo que no quita para que Urbizu abra la puerta de la esperanza, y permita al fin respirar.

6/10
Poniente

2002 | Poniente

Lucía vuelve a su pueblo natal, tras la muerte de su padre. Con idea de hacerse cargo del invernadero que éste regentaba. Su pretensión choca con un pariente, que pensaba comprar el negocio; y con el capataz, que maltrata a la mano de obra, inmigrante en su inmensa mayoría. Menos mal que un apuesto abogado con la jeta de José Coronado le echa una mano. Chus Gutiérrez, con la ayuda de Icíar Bollaín en el guión, articula una historia sobre el mundo de la inmigración. Su visión de la explotación de los invernaderos y de los choques raciales, parecen inspirados por los hechos reales ocurridos hace un par de años en El Ejido. Y se cruzan con la historia personal de Lucía: la mala relación con su padre, sus dudas sobre si tomar las riendas del invernadero es un intento de demostrarse algo a sí misma.

5/10
La vida de nadie

2002 | La vida de nadie

La historia real de un tipo que simulaba tener un empleo maravilloso ante su familia y amigos, ha inspirado dos películas francesas: El empleo del tiempo y El adversario. Ésta es la versión hispana, donde José Coronado es el pobre infeliz protagonista, cuya vida es una ficción, no existe. El film muestra cómo una pequeña mentira puede producir el efecto “bola de nieve”, donde una falsedad se suma a otra hasta formar una maraña difícil de desenredar.

6/10
La caja 507

2002 | La caja 507

Modesto. El director de una sucursal bancaria en la Costa del Sol. Su vida se vino abajo cuando su hija murió abrasada en un incendio forestal, aparentemente fortuito. Pero sus desgracias no se detienen ahí. Años después un robo en su banco le obliga a revivir el pasado. Encerrado en la cámara de seguridad recién asaltada, debe permanecer allí un montón de horas hasta que la policía le encuentre. Y matando el tiempo descubre, entre los papeles revueltos por los atracadores, unos documentos que estaban en la caja 507. Papeles relacionados con la finca donde su hija perdió la vida. Quizá después de todo haya un responsable de su muerte. Para Modesto puede haber llegado la hora de la venganza. Enrique Urbizu demostró su pericia con el thriller a la española en Todo por la pasta, un título que supo abrir caminos al género en nuestro país. Aquí ha pergeñado junto a Michel Gaztambide una historia ingeniosa, ambientada en el mundo de la corrupción y la especulación inmobiliaria. Con pulso narrativo envidiable, buena dosificación de las sorpresas, y un dúo de actores impecable (magnífico Antonio Resines como tipo corriente obligado a transformarse por las jugarretas del destino, y José Coronado encarnando al villano al que las cosas empiezan a descontrolársele), sirve unos de las mejores filmes españoles de 2002.

7/10
Anita no pierde el tren

2001 | Anita no pierde el tren

Anita es taquillera en un cine de barrio. Los tiempos cambian, y los dueños deciden tirar la sala abajo y vender para que se monten unos multicines. Y a ella, cincuentona, la ponen de patitas en la calle, pues no casa con la nueva imagen de empresa que se pretende transmitir. La mujer soñadora está triste y acude todos los días al solar de las obras. Allí conoce a un obrero, hijo de inmigrantes y casado, con el que inicia un romance.   El director catalán Ventura Pons cambia la estructura dramática de sus últimos films (Caricias, Morir (o no)), para internarse por terrenos más propios de comedia. Eso sí, abordando, aunque con tono ligerito, las crisis afectivas propias de la madurez; y, a la vez, ofrece un homenaje muy particular y sentido al cine. Rosa María Sardá está divertidísima, como suele.

6/10
Goya en Burdeos

1999 | Goya en Burdeos

Un Goya octogenario vive exiliado en Burdeos. Le acompañan su amante Leocadia Zorrilla de Weiss (Josefina Bayeu ha muerto) y su hija Rosarito, que llevan con paciencia sus achaques y cabezonerías. Los últimos meses de vida del genial pintor se convierten en una rememoración de su vida y su arte. Entre delirios seniles se presentan momentos decisivos de su existencia: la concepción de algunos cuadros, su paso por la corte, el amor por la duquesa de Alba, los momentos de camaradería… La fructífera relación artística entre Carlos Saura y Vittorio Storaro (Flamenco, Taxi, Tango) alcanza sus cotas más altas en este original acercamiento a la vida y obra de Francisco de Goya. Saura y Storaro juegan con la luz y el cromatismo como nunca: como si estuviéramos dentro de un sueño, o quizá en el interior del alma de Goya, nos movemos por escenarios imposibles, con paredes que se transparentan, una pradera de San Isidro de estudiada irrealidad, o el paisaje de una guerra de subyugante coreografía, obra de La Fura dels Baus. Si la belleza formal de la película resulta indiscutible, lo mismo ocurre con la cuidada narración. Tenemos personajes, y personajes sólidos. Francisco Rabal presta enorme humanidad y presencia a Goya anciano: cascarrabias, cariñoso aunque le cueste expresarlo, enamorado de su arte, siempre a la búsqueda de la inspiración; y José Coronado, como Goya joven, sirve la que es, seguro, su mejor interpretación. El film se llevó 5 premios Goya, entre ellos el de mejor actor para Rabal.

7/10
La vuelta de El Coyote

1998 | La vuelta de El Coyote

Las aventuras del popular personaje enmascarado nacido de la imaginación de José Mallorquí. El Coyote defiende a los desvalidos del estado de California, amenazados por aventureros del Este, que les explotan ante la mirada indiferente de unos militares corruptos. Mario Camus, con su buen hacer de director, cuenta las andanzas de este personaje romántico. El film cuenta con la presencia de la modelo Mar Flores.

3/10
Periodistas

1998 | Periodistas | Serie TV

Serie española que cosechó un gran éxito y que, al igual que Compañeros, se mantuvo en antena entre 1998 y 2002, con un total de 120 capítulos. La trama se centra en la redacción de un periódico local llamado 'Crónica Universal'. Ahí trabajan el jefe Luis, el redactor jefe Blas, las redactoras Ana y Ali, los fotógrafos Clara y Willy, más becarios y secretarias. Los capítulos tratan sobre las vidas de cada uno de los personajes y sus diferentes relaciones, al tiempo que se urden historias en torno a las noticias de actualidad que van saliendo. Hay un poco de todo: comedia, romance, drama y un punto de intriga. La serie, que reúne a un buen elenco de actores españoles, estaba producida por Globomedia y se da la peculiaridad de que el personaje de Clara, interpretado por Belén Rueda, ya aparecía en la otra serie de éxito de la misma productora televisiva, Médico de familia.

4/10
La mirada del otro

1998 | La mirada del otro

Begoña es una mujer sin horizontes vitales, anota en su diario sus morbosos encuentros con hombres de todo tipo y condición. Así, tiene como amante a Elio, un tipo algo torpe y aficionado al alcohol, aunque también mantiene una relación con Daniel, un chico más joven que ella. En uno de sus peores trabajos, Vicente Aranda adapta la novela homónima de Fernando G. Delgado, ganadora del premio Planeta. El film se reduce a una acumulación de secuencias subidas de tono, sin orden ni concierto, que llega a caer en el ridículo en la secuencia erótica que interpreta la actriz Ana Obregón. La italiana Laura Morante sustituyó a última hora a Victoria Abril, musa habitual del director.

1/10
Frontera Sur

1998 | Frontera Sur

Curiosa película de Gerardo Herrero, con toque de realismo mágico. Pintan las andanzas de un inmigrante español y su hijo en Argentina, donde traban amistad con un músico alemán. También mantienen buena relación con una mujer que regenta un prostíbulo, que como el protagonista tiene la facultad de ver a un fantasma.

4/10
Muerte en Granada

1996 | Muerte en Granada

Madrid, año 1934. Un ambiente cargado de "preguerra" civil impera en la ciudad. Es en este contexto donde Federico García Lorca estrena una de sus obras teatrales más populares: "Yerma". Entre el público, un niño queda marcado por la imagen del poeta. Años más tarde, obsesionado por la muerte del célebre escritor, regresa a Granada para investigar las circustancias en que se produjo su trágica muerte. Tomando como referencia los estudios del célebre historiador irlandés Ian Gibson, Marcos Zurinaga dirige esta película que recrea la España de los años treinta. Un gran reparto acompaña el film, Andy García es el actor que acepta el reto de dar vida a una de las figuras más comprometidas y trágicas del siglo XX. Le acompañan Essai Morales y Edward James Olmos. Destaca la espléndida banda sonora a cargo de Mark McKenzie.

4/10
El cianuro... ¿solo o con leche?

1994 | El cianuro... ¿solo o con leche?

Traslación a la gran pantalla de la obra de teatro escrita por Juan José Alonso Millán y estrenada en 1963. Se trata de una comedia negra, de calidad bastante dudosa, en que una madre y una hija planean la muerte del abuelo. Pero la llegada de un primo médico con su amante dará un giro a los acontecimeintos. El reparto reúne a grandes estrellas del cine español.

3/10
Una chica entre un millón

1994 | Una chica entre un millón

Miguel, un empresario que maneja millones gracias a su empresa discográfica, es asaltado en la calle por unos maleantes y salvado por una joven llamada Lola. Desde entonces, una vez repuesto, Miguel no cejará de buscar a Lola, a pesar de que ya tiene compromiso de boda con otra mujer. La tal Lola se mueve en ambientes turbios y tiene un novio peligroso. Drama subido de tono, que cuenta con buenos actores, pero con un guión que apenas tiene interés.

3/10
Salsa rosa

1992 | Salsa rosa

Ana y Koro son dos mujeres que se conocen por casualidad en una discoteca, y terminan tramando un plan para comprobar si sus respectivos maridos les son fieles. Ana intentará seducir al marido de Koro y Koro al de Ana. Comedia española cuyo director Manuel Gómez Pereira (Boca a boca) recibió una nominación al Goya en 1992.

4/10
El tesoro

1990 | El tesoro

Un granjero descubre un tesoro celta enterrado en tierras de Castilla, y enseguida acuden al lugar un arqueólogo llamado Jerónimo Otero y cuatro estudiantes. Una de ellos es Marga, una joven con la que Otero tiene una relación sentimental. La llegada de éstos creará un ambiente de desconfianza entre los habitantes del lugar. Drama y misterio se unen en esta película de Antonio Mercero, que se basa en una aclamada novela de Miguel Delibes. Los protagonistas son José Coronado y Ana Álvarez.

4/10
Brigada Central

1989 | Brigada Central | Serie TV

Serie policiaca española dirigida por Pedro Masó y que se emitió entre 1989 y 1992, con dos temporadas. Los guiones están firmados por el propio director y por el escritor de novela negra Juan Madrid. La trama narraba la vida de unos cuantos policías de elite, que forman la llamada brigada central, en donde se investigan casos de altos vuelos, que tienen que ver con las mafias, el narcotráfico o la delincuencia con flecos internacionales. El protagonista de la serie es el comisario Flores, interpretado con gancho por Imanol Arias. Junto a él trabajan el comisario Poveda, el violento agente Marchena y algunos otros policías más.

4/10
Jarrapellejos

1988 | Jarrapellejos

En 1912, Don Pedro Luis Jarrapellejos es el hombre más poderoso de La Joya, en Extremadura. No hay nada que ocurra sin que él lo sepa o de permiso. Hace y deshace a su antojo todo lo que quiere, porque puede. Pero no todo. La joven y guapa Isabel (Aitana Sánchez-Gijón) no le quiere y él no es capaz de conseguirla. El día que ella y su madre aparecen violadas y asesinadas, cambiarán las cosas. Jarrapellejos conoce a los autores del crimen: su sobrino y el Conde de la Cruz, y mediante sus influencias hará que se corra un tupido velo. Antonio Ferrandis (el eterno Chanquete) realiza aquí el papel de un cacique, tirano y deshonesto en este drama con un amplio panel de reconocidos actores españoles. Aparece una joven Aitana Sánchez-Gijón en uno de sus primeros papeles.

6/10
Berlín Blues

1988 | Berlín Blues

Brumal

1988 | Brumal

Últimos tráilers y vídeos