IMG-LOGO
Torrente 3: el protector
3 /10 decine21

Torrente 3: el protector

Contenidos (de 0 a 4 ¿qué es esto?)
3 /10 decine21

Crítica

Grasa, caspa y otras guarrerías

Grasa, caspa y otras guarrerías

Cuando en 1998 Santiago Segura creó a José Luis Torrente nadie imaginaba que iba a convertirse –para regocijo de algunos y horror de otros– en la encarnación del antihéroe más chabacano y despreciable de toda la historia del cine español. Segura, que de tonto no tiene un pelo, logró plasmar en ese personaje un cúmulo de tópicos sobre el hispano de pro, machista, guarro, caradura, ruin, traidor, cobarde, mentiroso y otras cualidades no demasiado ejemplares. El caso es que, con su talento nato de comediante, el entonces famoso protagonista de El día de la bestia, logró que dentro de esa caricatura grasienta, el público encontrara algo, sí, del más genuino humor español, un tipo de gag, primario y simple, absolutamente ajeno a cualquier otro país del mundo. Quizá tengamos una glándula especial para captar la gracia de este tipo de comedias, llamadas comúnmente “españoladas” y de la que Torrente es el ejemplo más genuino y logrado. Y ése fue el gran hallazgo de Segura: a pesar de que en ocasiones Torrente llegaba a ser realmente vomitivo, también nos arrancaba carcajadas como pocas veces lo había hecho nadie.

Visto el éxito, la segunda y la tercera parte eran cuestión de tiempo. En este caso, el patético poli es designado para proteger a una eurodiputada italiana de un probable atentado. Para llevar a cabo su misión Torrente echa mano de un equipo de completos cafres. Y esto es todo... Entre medias, un retahíla de zafiedades, casposidades (y “audacias” de mal gusto como la del accidente aéreo con que da comienzo el film), que pueden dejar en la boca del espectador una mueca a medias, entre la risa y el rechazo.

Por otro lado, en esta tercera parte Segura ha cargado la mano en una grosería sexual bastante incisiva, lo cual podría significar que el formato se agota peligrosamente. Y hay dos o tres momentos inspirados, de carcajada máxima, como el reclutamiento de los ninjas o el sueño futbolístico, y una escena, la de la persecución, donde Segura demuestra la pericia técnica que ha logrado con los años. En definitiva, esta tercera parte de Torrente es más de lo mismo, para bien y para mal. Y es que, chavalotes, esto no es Bambi.

Cameos de famosetes

Que Santiago Segura tiene amigos (y capacidad de implicar a la peña) queda claro cuando se comprueba la cantidad de cameos que hay en esta película. Aparecen dos directores americanos, uno bastante famoso (Oliver Stone) y otro medianamente célebre (John Landis, como embajador árabe). El periodista Carlos Pumares cuenta con su momento de “gloria” y también tienen sus apariciones los divos televisivos de moda Andreu Buenafuente y Florentino Fernández. Aunque, quizá, el plato fuerte es el breve momento en que vemos en pantalla a unos cuantos futbolistas de renombre, como Casillas, Guti, Helguera, Figo o Fernando Torres. Por último, no podía faltar la surrealista y chirriante escena en que aparece de El Fary, gran ídolo de José Luis Torrente.

Comenta esta Película

Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de decine21.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.