IMG-LOGO

Biografía

Halle Berry

Halle Berry

53 años

Halle Berry

Nació el 14 de Agosto de 1966 en Cleveland, Ohio, EE.UU.

Premios: 1 Oscar (más 1 premios)

Espíritu de superación

01 Abril 2003

Modelo e intérprete, Halle Berry ha entrado en la historia del cine como la primera mujer afroamericana que se hace con el Oscar a la mejor actriz protagonista. De paso, se ha quitado definitivamente una espina que llevaba clavada: el complejo de que su belleza impedía que la tomaran en serio; su atractivo hacía que los espectadores no se fijaran en su talento.

Hija de una enfermera de origen caucásico y de un afroamericano, celador de su mismo hospital, la mezcla de razas explica la irresistible finura de sus insólitos rasgos. Nacida en Cleveland (Ohio), el 14 de agosto de 1966, Halle Maria Berry mantiene desde siempre un vínculo muy especial con su madre, pues aunque se lleva bien con su progenitor, nunca le perdonó del todo que abandonara su hogar cuando contaba tan sólo con cuatro años de edad.  Aunque regresó cuatro años después, nunca fue lo mismo. En aquel tiempo, la pequeña Halle hacía frente a los problemas que le ocasionaba su mezcla de razas, pues según ella, ni los blancos ni los negros la aceptaban del todo. “Aún así, mi madre me dijo que me considerara siempre a mí misma como afroamericana, porque así era como el resto de la gente iba a percibirme”, contó en una entrevista.

Además sentía el recelo de algunas compañeras de colegio por culpa de su atractivo. Como durante sus estudios de secundaria fue elegida reina de la belleza, decidió probar fortuna en concursos de misses. No se dejó dominar por la frivolidad que rodea a este tipo de certámenes, y demostró inteligencia al aprovechar los beneficios para pagarse su carrera de periodismo. Estos estudios le dieron trabajo estable en televisión, detrás de las cámaras, aunque después decidió reconvertirse en actriz, primero en un breve periplo teatral y después en la pequeña pantalla. Aunque su primera serie, Living Dolls, no tuvo mucho éxito, y duró apenas tres meses, a continuación protagonizó Knots Landing, que fue una de las telenovelas más vistas de 1991 en Estados Unidos. Tuvo problemas para pasar al cine, pues la despidieron de la prescindible comedia Strictly Business porque era demasiado blanca para el papel. Sin embargo, fue apoyada por parte de los responsables del film, que consiguieron su recontrato. En el reparto aparecían, en pequeños papeles, actores que luego darían de qué hablar, como Isaiah Washington, Sam Rockwell y Samuel L. Jackson, con quien también coincidiría en Fiebre salvaje (1991). Su interpretación de una joven adicta al crack en este drama de Spike Lee desató los halagos de la crítica.

Al tiempo que crecía en el cine como secundaria en títulos como El último Boy Scout, Boomerang: el príncipe de las mujeres, Enemigo público Nº 1 mi padre o Los Picapiedra, se labró una carrera como modelo, convirtiéndose en imagen de una famosa marca de cosméticos. No le iba tan bien en su vida privada, pues su matrimonio con la estrella del baloncesto David Justice se rompió a los tres años, tras unos funestos maltratos que le ocasionaron la sordera casi total del oido izquierdo. Esto supuso un trauma que casi la conduce al suicidio, aunque por suerte no lo hizo, según sus propias palabras “porque pensaba en lo que iba a sufrir mi madre”. Optó entonces por olvidar la nefasta experiencia colaborando en diversas campañas benéficas.

La actriz guarda un recuerdo muy especial de Dorothy Dandridge, producción televisiva sobre la primera intérprete negra nominada al Oscar a mejor actriz protagonista. De gran parecido físico a la propia Berry, que además había nacido en el mismo hospital, la prematuramente fallecida Dorothy Dandridge logró esta hazaña por Carmen Jones: lo que resultó premonitorio del éxito que tendría ella misma, poco después, en los Oscar. En aquellos días rehizo su vida contrayendo matrimonio con el cantante Eric Benet, padre de una niña que Berry acepta prácticamente como suya.

Con el pelo teñido de blanco, convenció a los exigentes lectores de tebeos de que era la actriz ideal para encarnar a Ororo Munroe, más conocida como Tormenta, en X-Men, adaptación del célebre cómic. El éxito de esta película supuso un punto de inflexión en la carrera de Halle Berry, a quien pronto veremos retomando el papel en X-Men 2, que aceptó rodar a cambio de un mayor protagonismo. Luego le ofrecieron de todo, por ejemplo un papel alimenticio en una cinta de acción, Operación Swordfish. Pero también le proporcionó un trabajo mucho más complejo, el de Leticia Musgrove, sufrida camarera que debe afrontar la muerte de su marido, ejecutado, y de su hijo, en accidente, en el drama  Monster’s Ball. A pesar de que el premio de la Academia la convirtió en una de las intérpretes más deseadas de la industria, ella cumplió su compromiso de ser chica Bond en Muere otro día. Robó parte de la película al propio Pierce Brosnan, y se rumorea que podría protagonizar una película donde su personaje Jinx sería la estrella.

En la actualidad filma a las órdenes del veterano Sidney Lumet, en The Set-Up, pero también se ha fijado en ella el francés Mathieu Kassovitz, con quien protagonizará Gothika, historia de terror sobrenatural donde interpreta a una psiquiatra que ayuda a recuperar la memoria a una paciente, acusada de un crimen y manipulada por espíritus. En el futuro podríamos verla en los dramas Need, de Luis Mandoki y The Guide, de Lee Tamahori, director de Muere otro día.

Oscar
2002

Ganador de 1 premio

Ganador de 1 premio

Filmografía
John Wick: Capítulo 3 - Parabellum

2019 | John Wick: Chapter 3 - Parabellum

John Wick ha sido expulsado de The Continental, el hotel donde todos los mafiosos conviven en armonía, por haber roto la principal regla del lugar: matar. Declarado “incomunicado” por la organización mafiosa conocida como Alta Mesa, esto significa que nadie puede ayudarle a escapar, so pena de ser considerado también un traidor. Además, se ofrecen catorce millones de dólares por su cabeza, por lo que numerosos cazadores de recompensas tratarán de detenerle, mientras huye a la desesperada por las calles de Nueva York. John Wick (2014), dirigida por el hasta entonces especialista de cine de acción Chad Stahelski, lograba cierta frescura, pese a ser un refrito del cine de acción de serie B ochentero y las producciones orientales. El mismo cineasta se hizo cargo de la segunda entrega, John Wick: Pacto de sangre, más espectacular, aunque menos rompedora, y ahora de la tercera. Esta vez, las secuencias de acción parecen aún más elaboradas, si cabe, con los mejores profesionales ejecutando números que parecen imposibles, con retoques digitales que no se notan y un protagonista, Keanu Reeves, que parece haber estado implicado en parte de las mismas sin recurrir lo mínimo posible a los dobles. Por ejemplo, una persecución en moto deja boquiabierto al espectador, al igual que una en la que los personajes se lanzan cuchillos. Se abusa de la violencia explícita, aunque en cierta medida ésta se ve aligeradas por golpes de humor en muchos casos mejores que el de algunas comedias actuales de Hollywood. Por ejemplo, provoca hilaridad un instante en el que el personaje central vuelve a colocar en el estante de la biblioteca un libro de cuentos rusos con el que acaba de atizar a lo burro a varios adversarios. Quizás tantos mamporros resulten un poco interminables al público más exigente, que tendrá ‘la osadía’ de quedarse con las ganas de un mayor desarrollo de los personajes, y algo de trama, de hecho salvo porque desvela que el protagonista se formó con unos criminales rusos, apenas aporta nada a lo ya visto. Reeves consigue hacer expresivo a su lacónico personaje, pese a la falta de diálogos, en la línea del mejor Clint Eastwood en sus westerns con Sergio Leone. Por lo demás, aparecen brevemente diversas estrellas que suplen con carisma lo poco que se sabe de sus papeles, como Ian McShane, Laurence Fishburne, Anjelica Huston y Halle Berry.

5/10
Secuestrado

2017 | Kidnap

Karla Dyson es feliz con su trabajo y con su pequeño hijo Frankie. Pero un día en el parque una persona se acerca a su hijo y lo secuestra. Desesperada, Karla irá pidiendo ayuda de casa en casa, y estará dispuesta a todo con tal de recuperar a Frankie sano y salvo. Thriller dramático no muy original pero correcto en su género gracias a la guía eficaz del director Luis Prieto. Protagoniza Halle Berry, en plan madre angustiada en apuros, lo que recuerda al planteamiento de muchos otros filmes de cercana factura, como Atrapada.

5/10
Kings

2017 | Kings

En 1992, la afroamericana Millie Dunbar trata de sacar adelante en solitario a un número creciente de hijos de todas las edades que va adoptando conforme los recoge de las calles, en South Central, un suburbio de Los Ángeles. El ruido de los niños parece molestar bastante a un iracundo vecino, el único blanco del lugar. Mientras, la televisión emite a diario el juicio contra los policías grabados en vídeo mientras golpeaban a Rodney King, por lo que se masca la tragedia. Tras despuntar con Mustang, su ópera prima, con la que obtuvo el Globo de Oro a la Mejor Película en Lengua Extranjera, y una nominación al Oscar en la misma categoría, la turco-francesa Deniz Gamze Ergüven escribe y dirige su primer film en inglés, con dos estrellas reconocidas, Halle Berry y Daniel Craig. Ambos actores no acaban de dar con el tono, resultan en muchas ocasiones sobreactuados; ella parece más preocupada por su peinado, y él pasa sin que se sepa muy bien por qué de desquiciado a hombre ideal. Así que les roba la función el joven Lamar Johnson (Full Out), cuyo personaje –el chico que pretende seguir el camino recto– está mejor construido. De planteamiento interesante, intercala con acierto imágenes de los disturbios reales que se produjeron. Y consigue momentos logrados, como el impactante prólogo, que recrea el caso real de la adolescente Latasha Harlins, que hace presagiar un desarrollo mejor, o el rescate de un adolescente por parte del personaje de Berry. Pero pronto, el conjunto se derrumba, se quiere abarcar lo que ocurre a demasiados personajes, y se acumulan demasiados momentos supuestamente de tensión, con gente gritando. Algunas secuencias resultan involuntariamente hilarantes, por ejemplo la que parece concebida como publicidad de una conocida cadena de restaurantes, de denominación que recuerda al título del film, y al citado Rodney King; pero sobre todo un sueño erótico ridículo (con Craig entrando en el dormitorio de ella volando, y luego desplazándose mientras hace el pino), que parece metido con calzador para atraer a un sector del público mediante el recurso del sexo. Pero sobre todo no acaban de encajar las secuencias realistas de violencia callejera, con la subtrama romántica, con un momento en el que ambos acaban esposados el uno junto al otro que parece más propio de un film de Jennifer Aniston.

4/10
Kingsman: El Círculo de Oro

2017 | Kingsman: The Golden Circle

Más grande, más espectacular, con efectos especiales aún más elaborados, no significa necesariamente mejor. En 2014 Matthew Vaughn aportó con Kingsman: Servicio secreto un poco de frescura al subgénero de las películas de espías estilo James Bond adaptando un cómic de Mark Millar y Dave Gibbons, con agencia secreta privada dedicada a salvar el mundo. La tapadera de la sastrería de trajes a medida Kingsman, una relación mentor-discípulo representada por un veterano agente y el recién llegado, hijo de un agente muerto en acto de servicio, y el tono iconoclasta y gamberro funcionaban razonablemente. Ahora se intenta repetir la jugada, y el resultado es, decididamente, menos brillante. La idea es jugar con Poopy (Julianne Moore), una maníaca lideresa de un cártel del narcotráfico, el Círculo de Oro, que tiene sus horteras cuarteles generales en la más recóndito de la selva camboyana, y ha ideado un maléfico plan para hacer legal su negocio, con un chantaje que podría acabar con la vida de millones de personas. El joven Eggsy (Taron Egerton), que sigue su noviazgo con la princesa sueca Tilde (Hanna Alström) y usa el alias Galahad de su antiguo mentor (Colin Firth), va a ser testigo de cómo su agencia es destruida casi al completo. Lo que le obliga a contactar, ayudado por Merlin (Mark Strong), con sus "primos" americanos de Kentucky, Statesman, otra agencia que usa como tapadera una destileria de whisky. Todos sumarán esfuerzos para afrontar la amenaza planteada por Poppy. El film arranca con una escena espectacular de persecución automovilística y pelea en el interior de un coche, que supone un verdadero alarde técnico. Pero éste es viene a ser el principal problema del film, la acumulación de escenas de acción brilantes, pero que acaban resultando cansinas, se trata de un barroquismo apabullante, que incluye perros-robots, látigos eléctricos, guantánamos de drogatas, brazos de cyborg... También hay un exceso de actores desaprovechados en roles de limitado interés, Channing Tatum, Halle Berry o Jeff Bridges, por citar a tres. Aunque en este sentido se lleva la palma Elton John interpretándose a sí mismo: la broma de un cameo habría podido pasar, pero su reiterada presencia no resulta muy divertida. Por otro lado, como el humor negro o las situaciones picantes dejan de ser una sorpresa, la escena de la hamburguesa, o la "delicada" misión de implantar un micrófono a una chica despampanante, parecen concebidas para plegarse al guión, introducidas por tanto sin demasiada habilidad o gracia. Entiéndase bien, la película es entretenida, y da más o menos lo que promete, pero sabe un poco a decepción, falta capacidad de riesgo, y desde luego arremeter contra el presidente de Estados Unidos a estas alturas no parece precisamente un acto de coraje.

5/10
El destino de Júpiter

2014 | Jupiter Ascending

Jupiter Jones perdió a su padre, un hombre que miraba a las estrellas con su telescopio, antes de nacer, por culpa de unos asaltantes. Años después, su modesta familia, con ascendientes rusos, se gana la vida limpiando casas, ella se emplea a fondo con su escobilla de limpiar inodoros. Pero resulta que en realidad tiene sangre principesca, y es pieza clave "su majestad" de las luchas de poder que ocurren precisamente en el planeta Júpiter, donde una dinastía de tiranos capitaneados por Balem Abrasax aguardan su cosecha de humanos, cuyo material genético les procura el bien más precioso del universo, el tiempo, con lo que se acercan bastante a su deseo de vivir eternamente. Con la ayuda de Kaine Wise, una especie de hombre lobo que perdió sus alas o algo así, Jupiter se implica en una lucha inesperada por salvar no sólo a su familia, sino a la Tierra entera. Quedan lejanos, muy lejanos, los tiempos en que Andy y Lana (antes Larry) Wachowski hicieron historia con un, ya, clásico de la ciencia ficción Matrix. Las secuelas firmadas por los ahora autodenominados "The Wachowskis" aún se dejaban ver, pero el declive fue evidente con lo que vino después, Speed Racer y El atlas de las nubes, y se confirma con esta apabullante pero hueca y tediosa muestra de ciencia ficción. Con trama y emociones de nulo interés, e interpretaciones acartonadas de Mila Kunis, Channing Tatum y el resto del reparto, lo único a destacar es la imaginería visual, los diseños muy detallados de las naves, de exuberante barroquismo. Porque la acción pura y dura resulta bastante convencional, a veces uno tiene la sensación de estar inmerso en Los 4 fantásticos, Kaine deslizándose por el aire con unas botas brillantes muy "cool", y de que la música de Michael Giacchino, con sus coros, y el sonido a todo trapo, tratan de cumplir la misión imposible de que no se note demasiado el fiasco en que consiste esta película. El destino de El destino de Júpiter es muy probablemente el olvido, un golpe de amnesia de ésos con los que en algún momento nos obsequia la película, cortesía tomada prestada, tal vez, de otro film de ciencia ficción de corte muy distinto, Men in Black.

3/10
X-Men: Días del futuro pasado

2014 | X-Men: Days of Future Past

Nuevas aventuras de los mutantes de Marvel, con la novedad de que se combinan algunos actores que interpretan a los personajes en su versión talludita y en su versión juvenil, gracias a la coartada argumental de los viajes en el tiempo. De modo que desde un futuro desolador dominado por los Centinelas, unas criaturas creadas gracias a los avances de las industria armamentística, que aprovecha algunas de las cualidades genéticas de Mística.,Lobezno viaja al pasado, a 1973. La idea es reunirse con el profesor Xavier y Magneto, entonces unos jóvenes algo desubicados, para cambiar la historia evitando que Mística mate al creador de sus verdugos Centinelas, el doctor Trask. X-Men: Días del futuro pasado es una película que exige complicidad, la disfrutarán los espectadores que no estén ya saturados con tanta película de superhéroes, ahora con la nueva divisa de lo que Hollywood considera fórmula ideal para atraer al público visto el éxito de Marvel Los Vengadores, o sea, reunir a cuantos más personajes mejor, aunque algunos tengan presencia hipermínima, como es el caso aquí de Tormenta, Rogue y Kitty Pryde, Halle Berry, Anna Paquin y Ellen Page no hacen gran cosa en el film. Claramente hay una descompensación en el peso argumental, Lobezno se erige en hilo conductor, con el siempre resultón Hugh Jackman, mientras que a los veteranos, como Ian McKellen, les basta con su poderosa presencia en pantalla, aunque sea de escasos minutos; pero del resto, muchos se reducen a puro elemento decorativo. El guión de Simon Kinberg se esfuerza en crear conflictos interesantes, y hay algunas escenas visualmente muy vistosas, sobre todo las concernientes a la rapidez de Quicksilver. Pero también se acumulan escenas de acción agotadora, a tal respecto el arranque futurista es particularmente cansino; mientras que el presidente Nixon se convierte en una especie de caricatura de sí mismo. Entre los actores, destacan Jennifer Lawrence y Michael Fassbender.

5/10
Movie 43

2013 | Movie 43

Dos amigos adolescentes creen estar arrasando en YouTube con su nuevo vídeo. Pero todo es la broma del hermano pequeño de uno de ellos, geniecillo de la informática. Como venganza, quieren cargarse su ordenador, pero necesitan distraerle e inventan una historia de que están buscando en internet la mítica película “Movie 43”, con contenidos archiprohibidos, y el chaval, picado, se pone a buscarla en los servidores más recónditos. Y en efecto, esto sirve de hilo conductor para ir mostrando metraje de las situaciones más desopilantes, una sucesión de sketches varios en competición para ganar en grosería y zafiedad. Película gamberra para adolescentes –y adultos– descerebrados, que tiene detrás a uno de los hermanos Farrelly, Peter, no sabemos qué pasa con Bobby, esperemos que no se hayan enfadado, a lo mejor pensó que la propuesta no era suficientemente guarra y transgresora. La idea de Movie 43, que cuenta con 12 directores no superbrillantes, entre ellos la actriz Elizabeth Bank, es provocar una mezcla de asco, repulsa y risas, lo que funciona parcialmente. Tiene gracia la ocurrencia de presentar a Hugh Jackman con una “disfuncionalidad” en el cuello que provoca unos divertidos caretos de Kate Winslet en una cita a ciegas, lo más divertido de la cinta, aunque lo bueno, si breve, dos veces bueno, divisa que olvida Peter Farrelly, responsable de ese segmento. Otros actores célebres se han sumado a la función, con mayor o menor fortuna, y se supone que parte de la gracia del film es ir reconociéndolos. El modo de “pegar” las historias o cortos en Movie 43 es ingenioso, incluida la ocurrencia homenaje a Terminator. Pero tanta caca (sí, literalmente), genitales, pechos, reglas y compresas, y hasta incesto, a ver quién es más salvaje, acaba agotando; incluso otras ideas paródicas sobre Apple, enanos y superhéroes no evitan la tentación escatológica y procaz. El film es mejor que otras propuestas de los hermanos Farrelly, últimamente cuesta abajo, pero es que no han hecho nada mejor que Algo pasa con Mary, allá por 1998, y cuyos barros han traído un auténtico lodazal de películas perfectamente prescindibles.

3/10
La última llamada

2013 | The Call

Jordan trabaja en el servicio de emergencias de la policía de Los Ángeles. Su labor no es nada fácil, debe dilucidar sobre la marcha si los interlocutores necesitan realmente ayuda, tranquilizarlos si es así, responder con rapidez avisando a las patrullas cercanas, etc. En una de esas situaciones, la tragedia le golpea y la interlocutora, una jovencita que está siendo acosada en su casa, acaba muerta. Jordan acusará tremendamente el golpe y se planteará seguir o no con su trabajo. Es en esa situación de duda, cuando responderá a otra llamada, también de una joven, que parece desesperada y que asegura que ha sido secuestrada. Apañado thriller de planteamiento sencillísimo pero con ritmo logrado y con acendrado dramatismo a la hora de retratar a los personajes principales, interpretados por Halle Berry y Abigail Breslin. La trama es una carrarea contrarreloj, por momentos angustiosa, en donde Jordan y los demás agentes sobre el terreno han de seguir la pista de la víctima si quieren finalmente salvarle la vida. La intriga va in crescendo y los hechos se desarrollan con razonable verosimilitud. Por supuesto, no se trata de la séptima maravilla del mundo, pero se deja ver.

5/10
El atlas de las nubes

2012 | Cloud Atlas

En el siglo XIX el dueño de una plantación del Pacífico decide ayudar a un esclavo para que escape. En los años 60 del siglo XX, una periodista quiere destapar un caso de corrupción a gran escala y se jugará la vida. Años atrás el hombre que compuso la más bella sinfonía ve cómo otra persona se apodera injustamente de su obra. En el siglo XXII una joven oriental creada en una cadena de producción es salvada de su esclavizada vida por un miembro de las fuerzas rebeldes. Muchos siglos después una mujer venida del espacio busca la ayuda de otros humanos para evitar la extinción de su raza, etc. Los hermanos Wachowski y Tom Tykwer ofrecen un aturullada película, que entremezcla una enormidad de personajes, diferentes escenarios, épocas y puesta en escena, para transmitir una visión global del mundo de tinte filosófico-esotérico procedente de la voluminosa novela homónima de David Mitchell. Durante la primera hora y media de película (las tres horas de duración son desde todo punto de vista exageradas) el espectador puede quedar absolutamente desconcertado, ante un film muy confuso que amalgama todo tipo de tramas y subtramas en un "totum revolutum". Desde luego el trío de cineastas alcanza cotas altísimas de megalomanía al intentar transmitir con esa estructura poliédrica una especie de visión cósmico-profética de la vida humana que daría sentido al mundo. Pero el peligro de contar esto en imágenes wachowskianas es obvio y la superficialidad campea a sus anchas bajo una supuesta hondura metafísica. Lo más interesante de El atlas de las nubes es que busca hacer comprender que la historia del mundo se puede explicar con la frase "el pez grande se come al chico". A lo largo de las eras, la épocas, los años, siempre habrá una lucha de los pobres contra los ricos, de la libertad contra la esclavitud, del amor contra el odio, de la justicia contra la opresión. Jamás el espíritu humano se rendirá ante cualquier forma de tiranía, y nunca podrá quedar aniquilado ante quienes desean someter bajo su mando a los demás hombres. Siempre ha sido así en cada época: en el siglo XIX, en el XX, y lo seguirá siendo en el XXI. Cada uno es libre de elegir el bando, y así forjará su destino... Hasta aquí vamos bien. No hay derrapes. Pero donde la cosa ya se vuelve muy resbaladiza es en el axioma de que "todo está conectado", la otra idea magna que impera en El atlas de las nubes. La cosa resulta un poquito infantil a la hora de hacer comprender al respetable que las vidas que vivimos tienen su inicio en existencias anteriores y que su prolongación se extiende hasta las futuras formas de ser en que nuestros espíritus se desplegarán a su vez, para seguir así una cadena cósmica de vidas, de experiencias que derivan de los diversos actos libres del pasado remoto. Como las imágenes y la sucesión de historias no siempre funcionan para entregar esta visión pseudopanteísta del eterno retorno, los cineastas no dudan en dejar clarito su mensaje explicitándolo burdamente en las bocas de algunos personajes. La sensación es que los Wachowski y su socio Tykwer quieren erigirse aquí en gurús que ofrecen una salida a los infelices humanos que no nos enteramos de que va la vida. Este limitado y pretencioso planteamiento es compatible con una propuesta visual impactante. La imaginación de los creadores de Matrix está fuera de toda duda y aquí vuelven a dar rienda suelta a esa creatividad. Los efectos especiales desplegados a lo largo de todo El atlas de las nubes son considerables, y merece atención especial el esfuerzo por caracterizar de modo diferente a los mismos actores para en cada una de las historias. Aunque es cierto también que el derroche de maquillaje parece a veces descontrolado. Narrativamente la película es muy ecléctica y los hilos narrativos se reparten por doquier, con transiciones más o menos eficaces. Cada espectador tendrá sus preferencias en cuanto a las subtramas. Tienen su gracia las cómicas vicisitudes de Timothy Cavendish (Jim Broadbent), aunque seguramente las aventuras de Chang (Jim Sturgess) y Sonmi (Doona Bae) en un futuro de ciencia ficción son las más logradas, amén de ser las más entretenidas por sus escenas de acción y su sencilla comprensión, y quizá también porque a Somni es a quien corresponde poner inicio y fin al relato y darle de coherencia al conjunto.

4/10
Marea letal

2012 | Dark Tide

Sudáfrica. La bióloga marina Sarah se dedica al estudio del tiburón blanco, sobre el que graba impactantes reportajes bajo el agua, rodados por su marido Scott. Durante la realización de uno de ellos, uno de sus colaboradores más queridos resulta muerto. El trauma separa a Sarah de su marido y también de su dedicación a los tiburones. Un año después, cuando Sarah pasa por serios apuros económicos, Scott le propone retomar su trabajo llevando a dos clientes a alta mar. Son un joven y su padre multimillonario, el cual está dispuesto a pagar mucho dinero por nadar junto a tiburones blancos. Que al director John Stockwell le gusta el agua es innegable, como muestran varias películas de su filmografía (En el filo de las olas, Inmersión letal, Turistas) y aquí hace otra muesca en el subgénero acuático. Pero esta vez el resultado es más decepcionante que las anteriores, pues Marea letal es una más que rutinaria historia de escualos y hombres que sigue derroteros trillados y de escaso interés. Los pocos personajes están dibujados a brochazos y algunos son tremendamente tópicos. Pero eso sería lo de menos si estuviéramos ante un film con escenas espectaculares o intriga y tensión logradas. No sucede nada de eso. Y quizá la culpa sea de la elección del propio director. Porque el fracaso estrepitoso de Marea letal está en el intento de imprimir un realismo excesivo a los hechos. Todo está narrado al estilo documental, pero sin serlo, y esto acaba reduciéndose a un rodaje repetitivo, sin mordiente y técnicamente pobre, incluidos muchos minutos sobrantes de la vida marina. Da pena ver a dónde ha ido a parar la ganadora del Oscar Halle Berry. O alguien le echa un cable o va a naufragar del todo. Ni siquiera su compañero en la vida real, Olivier Martinez, es aquí capaz de lograrlo.

3/10
Noche de fin de año

2011 | New Year's Eve

Último día del año 2011. Hombres y mujeres se preparan en Nueva York para vivir a su modo las fiestas. Claire tendrá que supervisar el acontecimiento anual de la caída de la bola en Times Square; Ingrid querrá vivir todo lo que no ha hecho, con ayuda del joven Paul; dos mujeres embarazadas se disputarán el premio económico al primer nacimiento del año; Laura será la jefa-chef de una gran fiesta a donde acudirá su ex novio, el famoso cantante Jensen; la adolescente Hailey quiere quedar con el chico que le gusta, pero su madre, Kim, se niega; Elise y Randy quedan atrapados en un ascensor, etc., etc. El director Garry Marshall ( Pretty Woman) entrega un film coral al estilo de su anterior trabajo, Historias de San Valentín, film al que se hace explícita referencia en los divertidos títulos de crédito. La historia da justo lo que se espera: un cúmulo de tópicos, que en este caso giran en torno a las tradiciones de la noche de Fin de Año en Nueva York. Todo aderezado con los valores navideños y la esperanza en un futuro mejor, donde a menudo el comienzo de la buenaventura ha de ser el perdón, la valentía, la compasión y la preocupación por el prójimo. Esto se entrega a modo de 'collage', con multitud de historias y personajes que al final acaban entrelazándose de algún modo. El conjunto se incluye dentro de la tradición hollywoodiense más amable y sentimental, no por eso desdeñable. Es cierto, en cambio, que hay pocos momentos inspirados, aunque ninguno desprenda tan excesivo almíbar como para hacer que el resultado produzca demasiado empacho. El amplísimo reparto contiene numerosísimos actores y actrices célebres, algunos de los cuales tan sólo cuentan con unas breves imágenes y diálogos. Por supuesto, unas historias funcionan mejor que otras, también por la labor de los intérpretes, tal es el caso de Michelle Pfeiffer, que está maravillosa en su papel de mujer madura deprimida y un poco tarambana.

4/10
Frankie and Alice

2010 | Frankie and Alice

Seduciendo a un extraño

2007 | Perfect Stranger

Rowena es una aguerrida periodista, que consigue un superreportaje que saca a la luz la hipocresía moral de un senador republicano, que mucho defender la familia y tal, pero en realidad lo que le va son los jovencitos becarios… Sin embargo, la chica se queda hecha trizas cuando los poderes fácticos le impiden su publicación. Tal berrinche pilla Rowena, que decide incluso dejar su periódico. Pero pronto tiene en qué ocuparse, porque una amiga de la infancia le asegura que tiene pruebas irrefutables de los insanos hábitos sexuales vía internet de Harrison Hill, un magnate de la publicidad. El caso es que la amiga es asesinada, y Rowena, secundada por su fiel ayudante Miles, va a investigar en serio el caso, empezando por conseguir trabajo en la compañía de Hill. Muchas películas actuales de los grandes estudios se ponen en marcha alrededor de lo que lo que los ejecutivos consideran un potente concepto. En el film que nos ocupa se trata de la idea de que “todos tenemos secretos que no nos atrevemos a compartir con nadie… a no ser que estemos amparados por el anonimato que ofrecen medios como internet”. Bueno, como concepto, la cosa quizá tenga su gracia; pero si alrededor de ello no hay un guión sólido y se orquesta sólo una trama simplona, sin pies ni cabeza, llena de trucos baratos, con una resolución tramposa… Todo en el film es tópico y previsible (¿dónde está la policía en esta película?, por citar sólo una rarísima ausencia en una historia como la que nos ocupa), excepto la pirueta final; y esto último, no por méritos del guión, sino por todo lo contrario: porque no se ha ofrecido ninguna pista al respecto. James Foley sigue demostrando que lo de Glengarry Glen Rose (Éxito a cualquier precio) fue una gran película por el “accidente” de David Mamet y un reparto excepcional. Halle Berry, que aparte de belleza tiene talento dramático, no sabe (o no quiere) aprovechar su Oscar por Monster’s Ball para hacer buenas películas, y se apunta a un film tonto, que explota sin rubor su ‘sex appeal’. Ella es el alma (?) del film, porque Bruce Willis es un mero comparsa, mientras que el personaje de Giovanni Ribisi están tan mal definido que uno llega a suponer inicialmente que es gay, extremo desmentido cuando detectamos su obsesión por Rowena.

3/10
Cosas que perdimos en el fuego

2007 | Things We Lost in the Fire

La danesa Susanne Bier, que adoptó los postulados del movimiento Dogma en 2002 con Open Hearts, y que luego ha descollado con las valiosas Hermanos (2004) y Después de la boda (2006), emprende la aventura americana con su primer título rodado en inglés, a partir de un guión de Allan Loeb. Su temática no se aleja de las constantes de su filmografía, donde dominan tipos humanos bien perfilados, de carne y hueso, enfrentados con sus problemas cotidianos, no por duros y difíciles de sobrellevar menos reconocibles. La narración arranca en su primer tramo con un formato deconstruido, que alterna las escenas de la vida familiar de los Burke –el matrimonio de Brian y Audrey, y sus dos niños, Harper y Dory–, más la sólida amistad de Brian con Jerry –un drogadicto que trata de superar su adicción, y que agradece que su amigo de toda la vida mantenga su lealtad–, con las de los preparativos fúnebres motivados por la trágica e inesperada muerte de Brian. El sólido guión dibuja bien a los personajes, y presenta de modo convincente el infierno que vive Jerry debido a su vicio, junto a los celos que padece Audrey por descubrir que había parcelas en la vida de su esposo a las que tenía más acceso su amigo que ella. Se despliegan así sentimientos diversos, también en los cuidados personajes secundarios (los niños, el vecino que ofrece trabajo a Jerry, el hermano de Audrey, la joven que acude a las mismas sesiones de adictos anónimos que Jerry...), donde se explora con acierto la condición paradójica del ser humano (la envidia de Audrey por Jerry, al ver que se está ganando a los niños; el miedo a que se convierta en un suplantador, tema que Bier trató en Hermanos; y todo ello, sin querer dejar de ayudarle) evitando transitar los caminos más trillados de este tipo de historias. El trabajo de los dos protagonistas, Halle Berry y Benicio del Toro, hace casi inevitable el recuerdo de sus personajes sufrientes en Monster's Ball y 21 gramos respectivamente, títulos que supusieron el Oscar para una y otro. Existen, sí, puntos en común. Aunque, claro está, las variables de la vida en este “valle de lágrimas” no son tantas, fácilmente pueden enumerarse: amor, sacrificio, dolor, muerte, esperanza, redención, lucha... A ellas se remite Bier con sensibilidad y sutileza, aunque, exigencias del guión, le obliguen a subrayar innecesariamente una idea del film, la de saber aceptar lo bueno que hay en los demás y en uno mismo. La directora, herencia del Dogma, trabaja con una nerviosa cámara en mano, metáfora clara de la fragilidad de la existencia humana. Y sabe mostrar cierta delicadeza en el dibujo de la vida conyugal, o aludir de refilón a la ayuda divina, esa oración de las reuniones de drogadictos que Jerry evita, aunque lleve una cruz colgada al cuello.

7/10
X-Men 3: La decisión final

2006 | X-Men: The Last Stand

En esta ocasión, Warren Worthington II, heredero de un imperio financiero, descubre que su hijo, Warren Worthington III, oculta un temible secreto. Resulta que el chico desarrolla unas alas similares a las de los ángeles. Pasa el tiempo, y los laboratorios farmacéuticos que pertenecen a los Worthington logran encontrar un remedio para eliminar las mutaciones genéticas. Una simple inyección convierte a un mutante en un hombre normal. El temible Magneto desconfía de las supuestas buenas intenciones de los inventores del remedio. Convencido de que los mutantes deben enfrentarse a la humanidad, Magneto piensa que es una ofensa que traten de despojar a los suyos de sus habilidades excepcionales. Por esta razón, Magneto reúne a un ejército para destruir a los inventores de la inyección, aunque topa con la oposición de los X-Men, los pupilos de Xavier, que sueñan con la convivencia pacífica entre hombres y mutantes. Al mismo tiempo, los X-Men investigan la extraña reaparición de Jean Grey, una de sus más veteranas componentes, que supuestamente murió ahogada para salvar a sus compañeros. Tercera entrega de las aventuras del profesor Xavier y sus alumnos mutantes. Brett Ratner toma el relevo, después de que el director de las anteriores, Bryan Singer, abandonara el proyecto con el fin de dirigir Superman Returns, otra película de superhéroes muy distinta. Aunque se toma muchas libertades con respecto al cómic original, Ratner realiza una digna secuela, con espectaculares enfrentamientos entre ambos bandos de mutantes, como la que transcurre en un puente, aquellas en las que Jean Grey demuestra su poder telekinético o el ataque del temible Juggernaut. Tanta acción aparece convenientemente aderezada por temas de cierto calado, que ya aparecían en las anteriores entregas de la saga, como son la discriminación, los prejuicios sociales y la falta de ética en las innovaciones científicas. El desenlace parece dar a entender que se trata del colofón final a la saga de los mutantes, aunque es necesario ver la película hasta después de los títulos de crédito, para descubrir una sorpresa final.

7/10
Catwoman

2004 | Catwoman

Patiente Philips, tímida diseñadora de Hedare Beauty, una empresa de cosméticos, descubre que la última línea de maquillaje antienvejecimiento de su empresa es letal para los humanos. Pero antes de decir nada, su jefe intenta asesinarla. Gracias a un enigmático gato, Patiente vuelve de entre los muertos dotada de extraños poderes gatunos, que usará para vengar su propio asesinato. El detective Tom Lone investiga las peripecias de Catwoman, pero acaba enamorada de ella. Adaptación libre del personaje creado en los 40 por Bob Kane, como secundaria malvada de los cómics de Batman. En realidad, del original no queda ni el nombre: lo único similar es que el personaje viste con uniforme de gata. Se nota que Pitoff, director de Vidocq, proviene de los efectos especiales, pues los utiliza incluso para detalles como el látigo de la heroína, las nubes o los gatos. Además, los personajes y el argumento son algo esquemáticos. Y el traje, más insinuante que funcional, quizá habría horrorizado a Edna, la diseñadora de trajes de superhéroes de Los increíbles, pues parece poco cómodo para andar por ahí persiguiendo criminales. El punto fuerte es un montaje trepidante, las sugerentes imágenes creadas por Pitoff, Halle Berry –el bellezón de moda–, y una Sharon Stone por la que parece que no pase el tiempo. Como bien saben los fans, no es la primera película de la superheroína, quien ya fue encarnada por Michelle Pfeiffer en Batman vuelve.

4/10
Gothika

2003 | Gothika

La doctora Miranda Gray es una racionalista nata: sólo cree lo que puede demostrarse científicamente, no admite fantasías de ningún tipo. Psiquiatra en un manicomio femenino, su visión de la vida va a dar un vuelco tras una experiencia paranormal, a la que sigue el asesinato de su marido. Todo el mundo la cree culpable y algo mal de la chaveta, así que Miranda se convierte en inquilina del centro donde antes ayudaba a los pacientes. Un colega que antes le tiraba los tejos es el psiquiatra que la atiende; y una compañera de manicomio, Chloe, quizás no esté tan majara como pensaba. Thriller terrorífico, concebido a la mayor gloria de la guapa negrita Halle Berry, a la que acompañan en el reparto Robert Downey Jr., y nuestra “Pe” Cruz. Dark Castle, la productora de pelis de miedo como 13 fantasmas y El barco fantasma, hace una nueva muesca en su desarrollo de filmes con aire de serie B, proporcionando en este caso, como el propio título indica, una cuidada ambientación gótica. El cineasta francés Mathieu Kassovitz está tras la cámara, y parece haber dejado atrás su interés por temas sociales (El odio) para inclinarse por thrillers con más tirón comercial (el que se comenta y Los ríos de color púrpura).

4/10
X-Men 2

2003 | X2

Los mutantes están más perseguidos que nunca. Vistos como bichos raros, y después de un asalto sufrido en la Casa Blanca, el presidente ordena actuar contra ellos para lograr su control. Lo que no sabe es que el ataque de ese mutante anónimo fue coordinado en realidad por uno de sus asesores militares, William Stryker, con el fin de poder actuar de modo contundente contra los mutantes, a los que odia por razones muy personales. De modo que la Escuela de Jóvenes con Talento va a ser asaltada por el ejército, al tiempo que Stryker obliga al profesor Xavier a utilizar el Cerebro, para convocar a todos los mutantes y aniquilarlos. Las amenazas hacen extraños compañeros de cama, de modo que los pupilos del profesor van a colaborar con Magneto a la hora de enfrentarse a la actual amenaza. Una de las peculiaridades de esta nueva entrega de las andanzas de los X-Men es su intenso carácter coral. Hay muchísimos personajes, y todos tienen más o menos peso específico. Entre los viejos conocidos del primer film, podemos ver a Lobezno, que quizá averigüe al fin su origen, relacionado con un experimento militar con un metal llamado adiamanto (y conozca a su alter ego, la Dama Mortal); y a Tormenta, que gracias al Rondador va a descubrir que existen poderes más fuertes que la ira para luchar contra los enemigos. También repiten el profesor Xavier, Pícara (¿podrá controlar sus talentos para poder amar al Hombre de Hielo?), Cíclope, Jean Grey (con sus poderes telepáticos cada vez más descontrolados), Mística, Magneto… Y se suman personajes nuevos como Pyros, un joven que maneja el fuego como nadie, pero que parece verse atraído por el lado oscuro de los poderes mutantes, al más puro estilo Anakin Skywalker (casi se diría que este jovencito está cortado por el mismo patrón); y Rondador Nocturno, del que hablamos en otro sitio. Aunque Bryan Singer y su equipo de guionistas han echado el resto en no entregar una historia simplona, y en dar matices a los múltiples personajes, esto no es obstáculo para dejar boquiabierto en el capítulo de los efectos especiales. Además del asalto a la Casa Blanca, tenemos la liberación de Magneto de su prisión de plástico, la presa hecha añicos, la pelea de Lobezno y la Dama Mortal, las metamorfosis de Mística, el asalto de la Escuela de Genios… Vamos, que la acción no decae en ningún momento.

7/10
Muere otro día

2002 | Die Another Day

Con cuarenta años de vida en la gran pantalla, Bond, James Bond, el agente británico supersecreto con licencia para matar, sigue en plena forma. Eso sí, adaptado a los tiempos políticamente correctos que corren en su film oficial número 20, lo que significa que M, su jefa, es una mujer de armas tomar; y que las chicas Bond le dan un par de lecciones antes de sucumbir a sus garras seductoras. En esta ocasión, 007 acude a una misión muy peligrosa a Corea del Norte (un país que, junto al Irak de Sadam Hussein, se presta a ser presentado como villano, debido a su tiránico líder: otra cosa es que EE.UU aplique las mismas medidas que a los iraquíes para pararles los pies). Tras una persecución superespectacular, Bond cae prisionero. Es torturado durante casi un año, y finalmente canjeado por otro prisionero. De vuelta a casa, con su prestigio por los suelos (creen sus malpensados superiores que ha dado nombres de compañeros agentes), decide investigar un poquillo por su cuenta: lo que le lleva a escenarios tan dispares como Hong Kong, Cuba (en realidad, Cádiz) e Islandia. Y a tratar con Gustav Graves, un magnate de los diamantes, y con su eficiente ayudante, el bomboncillo Miranda Frost; a verse las “cambiadas” caras con sus conocidos coreanos; a conocer a una fogosa agente de la CIA, de nombre Jinx; y a tratar de desarmar el proyecto Ícaro, que podría destruir el planeta en un periquete. La saga sigue fiel a los elementos que definen al personaje de Ian Fleming (agente elegante y seductor, chicas sexys, armas sofisticadas…), a lo que se suman abundantes guiños a títulos anteriores. De todos modos, el neozelandés Lee Tamahori no evita caer en la tentación de usar toda la parafernalia que la tecnología actual pone a su alcance. Trama cuidada o efectos visuales, he ahí el dilema de gran parte del cine actual.

5/10
Operación Swordfish

2001 | Swordfish

Se busca superexperto en informática para cometer el robo del siglo. Todo para financiar una red clandestina internacional que se enfrenta a la injustica a su manera. El líder de este grupo de nuevos “patriotas” es Gabriel, un villano nada convencional. Para realizar un audaz golpe, por el que espera arramblar con miles de millones de dólares procedentes de fondos públicos ilegales, necesita a Stanley, un hacker como hay pocos. Para convencerle utilizará todos sus recursos, incluido el de la promesa de reunirle con su pequeña hija, de la que quedó separado tras divorciarse; y el gancho de Ginger, su hipersexy y seductora socia. El robo en el que se centra la película combina las “técnicas clásicas” (asalto a un banco y toma de rehenes) con otras más modernas (Stanley ha de superar las barreras cibernéticas de seguridad, para poder acceder al dinero). Que la acción no va a parar un minuto lo garantiza la presencia de Dominic Sena, responsable de 60 segundos. Pero sobre todo la de su veterano productor Joel Silver, a quien se deben un montón de películas que nos han hecho liberar enormes cantidades de adrenalina. Entre otras, Matrix, Asesinos, Arma letal, Demolition Man, Depredador, Límite: 48 horas y Jungla de cristal. El film tiene el humor de burlarse del cine que nos sirve Hollywood. “Hacen mierda. Mierda increíble y olvidable. Es tan fácil darse cuenta de una mala interpretación, una realización mediocre y de esa unión de palabras absurdas que muchos estudios califican de prosa.”: estas líneas no las ha soltado ningún crítico de cine sesudo, si no que salen de la boca de John Travolta al principio del film. Y nos tememos que no le falta un punto de razón en lo que se refiere a más de una película.

6/10
Monster's Ball

2001 | Monster's Ball

Alrededor de la casualidad y de tres muertes violentas, concentradas en un breve lapso de tiempo, han construido Milo Addica y Will Rokos el guión de esta película. El romance que se produce, entre la esposa negra de un condenado a la pena capital y el guardián blanco del corredor de la muerte, es el punto adonde se dirige la compleja trama. Y ahí el director, Marc Forster, echa toda la carne en el asador, para hacer creíble lo increíble. Billy Bob Thornton y la oscarizada Halle Berry, protagonistas absolutos del film, procuran inyectar credibilidad a una relación que empieza inspirada por la compasión, y se serena tras una “terapia” de sexo compulsivo. Consciente quizá Forster de los elementos excesivos que maneja, apuesta por la sobriedad en el desenlace, con una mirada al nocturno cielo estrellado que recuerda, aun siendo filmes muy diferentes, a Una historia verdadera.

6/10
X-Men 1.5

2000 | X-Men 1.5

Versión extendida con seis escenas inéditas de las aventuras del grupo de héroes mutantes que lidera el proferor X. Los numerosos fans de los superhéroes pueden revisar el film original mejor que nunca, en un nuevo montaje que añade más detalles sobre los personajes. Curiosamente, el director de Sospechosos habituales reconoce no haber leído hasta la preparación del rodaje los cómics, que desde su creación en 1963 se convirtieron en los más vendidos en Estados Unidos. Como es bien sabido, Lobezno, Tormenta y compañía son mutantes, discriminados por sus extraños poderes. Para que aprendan a utilitzarlos, el profesor X ha fundado la Escuela de jóvenes talentos, pero su némesis, el poderoso Magneto, ha reclutado otro grupo alternativo para combatir a la humanidad.

6/10
X-Men

2000 | X-Men

En un mundo cada vez más revuelto, las personas un poquito diferentes, que se distinguen lo más mínimo de la aborregada masa, producen un creciente rechazo. Es lo que les sucede a los mutantes, personas que han nacido con alguna distinción genética que manifiesta en la adolescencia en forma de superpoderes. El senador Kelly de los EE.UU encabeza un movimiento que pretende limitar la libertad de los mutantes. Un atropello que combate con medios pacíficos el profesor Xavier, que guía a los mutantes “despistados” desde su escuela de jóvenes superdotados. Un punto de vista distinto tiene Magneto, que cree que la coexistencia con la gente normal resulta imposible. Hasta el punto de pretender que los mutantes dominen el planeta. Bryan Singer, que confiesa no ser un superfan de los cómics de X-Men, logra sin embargo una buena traslación de las historietas a la pantalla. El director de Sospechosos habituales y Verano de corrupción asegura que en la peli “hay temas políticos y sociológicos”, y que “trata de lo difícil que es encontrar un punto de tolerancia mutuamente beneficioso para todos los involucrados en determinado tema”. Aunque, honrado que es el hombre, reconoce también que es “una película de golpes y puñetazos”. En efecto, no faltan las buenas peleas entre héroes y villanos, servidas con buenos efectos especiales. Puestos a destacar un par de escenas, nos quedamos con el inicio (¡en un campo de concentración!) y el final (una prisión la mar de sicodélica).

7/10
Dorothy Dandridge

1999 | Introducing Dorothy Dandridge

La historia real de una actriz que tuvo todo para triunfar, pero debido a su piel vivió la marginación y el desprecio del más recalcitrante Hollywood. Halle Berry (Los Picapiedra, Operación Swordfish) encarna a la carismática Dorothy Dandridge en este drama que disecciona los prejuicios y sus más crueles efectos. Un interesante film sobre las luces y sombras de las estrellas del celuloide.

6/10
Bulworth

1998 | Bulworth

El senador demócrata Jay Bulworth está en campaña para su reelección. Aunque en los spots y con el público es todo sonrisas, y junto a su mujer vende la imagen de un matrimonio unido, no es feliz. En absoluto. Su vida personal es un desastre y sus ideales políticos -si alguna vez los tuvo- se han prostituido. La situación ha llegado al extremo de contratar a un asesino profesional, que debe matarle durante el fin de semana. En el escaso tiempo que le queda, conoce a alguien que le muestra afecto; a la vez, se aficiona al sano ejercicio de decir, a sus posibles votantes, lo que de verdad piensa sobre el 'circo político'. Así que recupera su apego por la vida. Pero detener ahora al asesino no es tan sencillo.Warren Beatty, actor, guionista, director y productor, orquesta una durísima crítica a la clase política. Sus simpatías por la izquierda no son desconocidas -recuérdese su film Rojos-, pero en esta ocasión sacude con contundencia a la corrupción, que campa a sus anchas en todo el espectro político; no sólo entre los republicanos (no les concede, siquiera, el beneficio de la duda), sino (lo que es más grave para él) entre unos demócratas que creen tener asegurado, para siempre, el voto de las clases desfavorecidas. Lo hace con una fábula política que no pretende ser creíble al cien por cine sino, simplemente, provocar la reflexión. El film se alinea con títulos como El candidato o Cortina de humo para hablar de unos políticos cada vez más alejados de los problemas de la gente, para los que su trabajo es negocio y poco más.El guión es sólido, la película avanza por cauces bien determinados. Hay un humor corrosivo, eficaz en sus propósitos. Lo que se ve (fotografía de Vittorio Storaro, dirección artística de Dean Tavoularis) y se oye (partitura de Ennio Morricone) refuerza la historia. Los actores están bien con secundarios como Oliver Platt y la entonces desconocida Halle Berry.Sin embargo, la crítica que se pretende pierde algo de fuerza por los caminos de 'libertad' en los que se introduce el senador tras una noche de juerga. En la aventura sentimental de Bulworth subyace el deseo de encontrar el amor de una mujer y de una familia; pero su óptica confusa confía poco en la posibilidad de establecer vínculos duraderos. Lastra la historia el empeño de Beatty por imaginar que Bulworth suelta verdades como puños a ritmo de 'rap': música sin duda con adeptos, pero que no parece herramienta idónea para este film.

6/10
La carrera del sol

1996 | Race the Sun

Un grupo multirracial de jóvenes de un instituto de Hawai, animado por una recién llegada profesora de inglés, se embarca en la aventura de diseñar un vehículo solar que les permita participar en una gran carrera en Australia. Basándose en un hecho real, el guionista Barry Morrow (ganador de un Oscar por Rain Man) desarrolla una historia de interés humano, en la que unos adolescentes desencantados recuperan la ilusión gracias al compañerismo y la amistad que facilita su trabajo en equipo. La película, aunque algo previsible, es entretenida y demuestra un importante esfuerzo en la dirección artística, sobre todo en el diseño de los diversos automóviles que participan en las distintas carreras.

4/10
Decisión crítica

1996 | Executive Decision

Un temible grupo terrorista ha secuestrado un boing 747 con 400 pasajeros a bordo. Lo han cargado con un gas letal, capaz de acabar con cualquier forma de vida de la Costa Este de Estados Unidos. Su destino es Washington. Un equipo de hombres de élite, dirigido por el Coronel Austin Travis (Steven Seagal) y David Grant (Kurt Russell), deberán abordar el avión a ocho mil pies de altura, sin que los terroristas se den cuenta. Es la única manera de desactivar la bomba que controla el cargamento de gas letal, y hacerse con los mandos del avión. Una película de acción trepidante, con alguna llamativa sorpresa (los fans de Seagal pueden quedar chafados muy pronto) y en la que las cosas se complican cada vez más para Kurt Russell. Como dice el título, cualquier movimiento y decisión pueden ser críticos, porque a pesar de los 400 pasajeros, el Pentágono no dudará en eliminar el avión antes de que llegue a Washington. La tensión está dosificada sabiamente y Russell interpreta con gran convicción al héroe. Destaca la presencia de la azafata Halle Berry, en uno de sus más interesantes papeles, mucho antes de ser reconocida como estrella.

6/10
Instinto maternal

1995 | Losing Isaiah

Khaila Richards (Halle Berry) es una joven drogadicta con muchos problemas. Debido a la vida que lleva, se ve obligada a abandonar a su hijo recién nacido, dando por perdida su vida. Pero el bebé es encontrado y se recupera en un hospital, donde la asistente social Margaret Lewin (Jessica Lange) le coge cariño y decide adoptarlo. Khaila continúa con una forma de vida que le está llevando a la perdición. Desesperada y sin ninguna salida, es arrestada durante un atraco y enviada a la cárcel. Allí entra en un programa de rehabilitación de toxicómanos, recupera la salud, las ganas de vivir, y, por supuesto, la ilusión por recuperar a su hijo. Pero han pasado más de tres años, y Margaret Lewin no está dispuesta a deshacerse de su pequeño. Se plantean entonces una serie de problemas legales y de complicadas cuestiones éticas y morales. Una película emotiva y muy poderosa, que provoca en el espectador un montón de sentimientos. La interpretación de Jessica Lange como Margaret es magnífica. El tema de la adopción que plantea la película está tratado con profundidad, con criterio, y con buen sentido.

5/10
Los Picapiedra

1994 | The Flintstones

Adaptación de la popular serie animada de Hanna-Barbera al cine, con personajes reales y producción de Steven Spielberg, no deja de transmitir un cierto aire rancio y de cartón piedra. Los problemas laborales de Pedro Picapiedra son mera excusa para dibujar las relaciones familiares, amistosas y profesionales del protagonista, y propiciar gags visuales más o menos graciosos, y los clásicos anacronismos de la saga. El resultado es entretenido, sin más pretensiones.

4/10
El enemigo público nº 1..., mi padre

1993 | Father Hood

Jack es un convicto que anda cada dos por tres escapando de la justicia. Un buen día recibe la visita de sus dos hijos que han permanecido internos desde hace años, y por una serie de circunstancias, debe hacerse cargo de ellos. Como la policía va tras él, Jack no tiene más remedio que llevarlos consigo por todo el país. Una joven periodista seguirá este caso con el ánimo de realizar un reportaje. Patrick Swayze es el protagonista de esta simpática comedia familiar junto con una, aún desconocida, Halle Berry. La cinta, llena de acción y hermosos paisajes, hará disfrutar en familia.

2/10
El príncipe de las mujeres

1992 | Boomerang

Marcus es lo que se dice un ligón. Trabaja como publicitario y es capaz de hacer que cualquier mujer caiga rendida a sus pies. Pero hete aquí que se encuentra con la horma de su zapato en su nueva jefa, Jacqueline, quien le trata exactamente como él hace con sus ligues... Comedia alocada, romántica y a ratos divertida –aunque abuse demasiado de chistes sexuales–, creada a la mayor gloria de un Eddie Murphy, quien se encontraba en el mejor momento de su carrera, tras éxitos como Superdetective en Hollywood. De hecho, la propia historia fue ideada por el actor. Entre el reparto de El príncipe de las mujeres destaca sin duda la presencia de Halle Berry, a la que aún quedaban algunos años para convertirse en estrella.

4/10
Fiebre salvaje

1991 | Jungle Fever

Fliper Purify, arquitecto negro casado, inicia una relación extraconyugal con su secretaria blanca, una chica de origen italiano que debe cuidar de su padre. Ambos deciden contar la verdad con funestas consecuencias, ya que la mujer de Flipper le echa de casa, y el padre de ella, un hombre racista, acaba golpeándola. Tras Haz lo que debas, Spike Lee reincide en la cuestión racial en uno de sus mejores trabajos del inicio de su carrera. Excelente reparto encabezado por Wesley Snipes, en uno de sus papeles más logrados.

6/10
El último boy scout

1991 | The Last Boy Scout

Joe, un detective privado de capa caída, recibe la misión de proteger a una stripper llamada Cory, pero no tarda en ser asesinada y Joe, junto a Jimmy, novio de Cory y ex deportista de élite, se juntan para descubrir quién está detrás del crimen. Todo parece indicar que se trata de un asunto de corrupción entre el dueño del equipo de fútbol y los miembros de la comisión. Cinta de acción con un Bruce Willis en su salsa. El film recuerda a otros títulos del actor como Persecución mortal, o la saga iniciada con Jungla de cristal, donde acción, tiros, persecuciones y corrupción son los ingredientes principales. Willis no decepciona, mezclando sus momentos de valentía y audacia con el empleo de un chiste a tiempo. Como curiosidad de baja calidad hay que decir que es la película donde más se utiliza la palabra 'joder' (hasta 102 veces). Dirige la cinta Tony Scott, hermano de Ridley, y autor de filmes como Amor a quemarropa, Marea roja o Domino.

5/10

Últimos tráilers y vídeos