IMG-LOGO

Biografía

Lluís Homar

Lluís Homar

63 años

Lluís Homar

Nació el 20 de Abril de 1957 en Barcelona, España

Premios: 1 Goya

Un actor imponente

02 Noviembre 2010

No he encontrado en ningún sitio el dato de su altura, pero lo que está claro es que Lluís Homar es un actor de poderosa presencia. Su magnetismo lo cultivó primero en teatro, para luego desbordarse en televisión y cine.

Lluís Homar i Toboso nació el 20 de abril de 1957 en Barcelona, España. Estudió en la Universidad Autónoma de Barcelona, aunque ya antes había mostrado interés por el mundo de la interpretación, participando en numerosos montajes teatrales. El gusanillo le vino del programa Estudio 1 de Televisión Española, que le encantaba, y de un grupo de aficionados de su barrio. En 1974 le dirigió Ángel Carmona en “Otelo”, y al año siguiente se integró en el grupo Teatro Escorpio, donde intervino en el montaje de dos obras.

En busca con otros amigos de un mayor control de lo que hacía y de una mayor profesionalización, en 1976 cofundó la Sociedad Cooperativa del Teatre Lliure de Barcelona, donde ha trabajado durante años en numerosas obras; era la época de la transición, y Homar y sus socios crearon un modelo válido para desarrollar su talento en las tablas. Su compromiso con la cooperativa era tal que entre 1992 y 1998 fue su director artístico. Shakespeare, Chejov, Bernhard... son muchos los autores visitados en su dilatada carrera en las tablas, clásicos y contemporáneos. Lo cierto es que el porte y la voz del actor catalán imponen, parece estar hecho para llenar las salas con su poderoso físico. De su amor al teatro dan idea sus declaraciones en el suplemento del diario El Mundo Metrópoli en 2006: “Dependiendo del prisma con que miremos, el teatro puede ser una cosa fuera de lugar, pero los que lo hacemos pensamos que es un bien incuestionable. Si lo comparamos con el cine o la televisión, es algo casi heroico.” En cualquier caso, no hará ascos ni a la gran pantalla ni a la pequeña, y afirma que en estos terrenos debe mucho a la formación recibida de Carlos Gandolfo en Buenos Aires y de Uta Hagen en Nueva York.

Durante años, Homar se dejará ver en la televisión catalana, en series y montajes teatrales. También aparece en películas de paisanos suyos, como La plaza del diamante (1982), de Francesc Betriu, pero son presencias ofrecidas con cuentagotas, como la que tiene en 1989 en El niño de la luna, de Agustí Villaronga.

En la década de los 90, se diría que algunos directores veteranos han descubierto a Homar, y le ofrecen papeles en sus películas, aunque no sean superlucidos. Ahí están Pilar MiróEl pájaro de la felicidad (1993)–, Mario CamusDespués del sueño (1994), Adosados (1996), La ciudad de los prodigios (1999)–, además de Vicente ArandaSi te dicen que caí (1989)– y Ventura PonsEl porqué de las cosas (1995), Morir (o no) (2000)–. En 2002 funde cine y teatro con Valentín, de José Luis Iborra, que sigue a una compañía teatral que monta “Otelo” de Shakespeare.

Está claro que con el nuevo milenio, Homar se prodiga más en cine. En 2004 hace con Pedro Almodóvar un papel de cura pederesta La mala educación, y en 2006 luce su porte majestuoso como Papa Alejandro VI en Los Borgia, de Antonio Hernández. Cultiva todo tipo de géneros: comedia –Reinas (2005), drama íntimo –Obaba (2006)–, thriller –La habitación de Fermat (2007)–. Almodóvar vuelve a contar con él en 2009 para Los abrazos rotos, donde es un director de cine que se queda ciego, alter ego del manchego.

En televisión ha hecho recientemente 23-F: El día más difícil del rey (2009), papel regio, e Hispania (2010), donde es el general romano villano de la función. Lo que no le ha impedido seguir en el cine frente a Belén Rueda en Los ojos de Julia (2010), o participar en la nostálgica Héroes (2010), o en otro homenaje a los cómicos, Pájaros de papel (2010). Homar está casado y tiene dos hijos de 9 y 6 años.

Goya
2012

Ganador de 1 premio

  • Actor de reparto Eva
Filmografía
Elisa y Marcela

2019 | Elisa y Marcela

Fallida película escrita y dirigida por una Isabel Coixet poco inspirada, quizá por la innegable militancia de la propuesta, se trata de la primera producción que hace para Netflix. Pese a contar con el morbo de basarse en un hecho real, el casamiento en una iglesia de dos mujeres, Elisa y Marcela, una de ellas disfrazada de hombre, en la Galicia de finales del siglo XIX, lo cierto es que no funciona en ningún momento. Su preciosista fotografía en blanco y negro, y el deseo a toda costa de querer mostrar el amor lésbico matrimoniado de las protagonistas como una especie de heroica gesta, acaban resultando pretenciosos, lindantes con la pedantería. El film describe el ingreso en una escuela llevada por monjas de Marcela, que enseguida hace buenas migas con Elisa, que vive con las religiosas. Ayudar a Marcela a secarse de un aguacero, es el primero de muchos contactos físicos que encienden una enorme pasión, que superará la prueba del paso del tiempo, y de la incomprensión social, mayormente de la Iglesia. Con un ritmo de premiosidad agotadora, y unos diálogos vacuos, toda la trama está atravesada de clichés: las clases que imparten las monjas con un toniquete insoportable, el padre brutote cuya esposa tiene inquietudes por leer nada menos que a doña Emilia Pardo Bazán, el intercambio epistolar tras la separación forzosa, el mozo bien plantado que llama a una de ellas marimacho, el acoso y los escraches... Ver a Elisa travestida de Mario, pobre Natalia de Molina, resulta risible. Y el gran drama por el bebé, con la intervención feliz de unos bondadosos portugueses frente a los intolerantes españoles, hace que la narración desemboque en el oceáno del folletín insípido.

2/10
Cerca de tu casa

2016 | Cerca de tu casa

Desahuciada por el banco, la parada Silvia se ve obligada a regresar con su marido (también sin trabajo) y su hija de diez años a la casa de sus progenitores. Pero este inmueble también está en riesgo, pues perder el piso no ha servido para saldar la deuda, y la familia no puede hacer frente a la cantidad que se reclama. El drama ha afectado emocionalmente a Pablo, empleado de la entidad bancaria, y Jaime, un policía que participó en el desalojo. Como intérprete de la canción “No te puedo encontrar”, de Blancanieves, Silvia Pérez Cruz ganó el Premio Goya más accidentado de la historia, pues la encargada de entregar la estatuilla, Adriana Ugarte, leyó el nombre de otros supuestos ganadores. Ahora, la cantante debuta como actriz con Cerca de tu casa, donde también canta, y ha compuesto los temas originales. Adscribirse al musical diferencia este film de otros recientes que ha dado el cine español sobre las consecuencias de la crisis económica, como Techo y comida. El realizador y coguionista Eduard Cortes sale airoso, con su buen hacer habitual, de un reto peliagudo, abordar temas duros de la realidad cotidiana desde este género, resulta inevitable pensar en Bailar en la oscuridad y Los paraguas de Chesburgo. Se luce con algunas imágenes, como la del número que tiene lugar en el metro, y saca tajada de un buen reparto, con trabajos de la artista citada, veteranos de la pantalla como Adriana Ozores, Lluís Homar y sobre todo de Iván Massagué, en un registro dramático como marido muy alejado del protagonista de la nefasta telecomedia Gym Tony, que le ha hecho popular. Se agradece por un lado que intente dar una visión compleja de la realidad, indagando en la realidad del otro lado, representado por el empleado bancario y el policía, a quienes se describe con humanidad. Pero todo resulta poco sutil, al final se abusa de los clichés, y no falta la perorata final que se ha convertido en un tópico de este tipo de acercamientos a tan grave problema.

5/10
Anomalous

2016 | Anomalous

La joven Maia Kensington investiga la misteriosa muerte de David, joven con problemas de esquizofrenia. Para desentrañar lo ocurrido interroga al doctor Friedhoff, experimentado psiquiatra que trató al fallecido durante los últimos meses de su vida. Debut tras varios cortos en el largometraje de Hugo Stuven, hijo del legendario realizador televisivo responsable de numerosos especiales de Nochevieja y de programas musicales como “Aplauso”. El chico, también coguionista, tiene buenas ideas, sobre todo a la hora de acometer el film con un mínimo presupuesto. Anomalous tiene a su favor alguna sorpresa más o menos conseguida, y un meritorio trabajo del experimentado Lluis Homar, en el rol de psiquiatra. Pero acaba resultando muy previsible, recordando demasiado a producciones como El silencio de los corderos y Seven, pero inventando poco…

5/10
Bajo sospecha

2015 | Bajo sospecha | Serie TV

Celebración de la primera comunión de una niña, Alicia Vega, en el pueblo de Cienfuegos. La familia al completo celebra el evento con una comida en el restaurante familiar. Pero sin saber cómo, la niña desaparece sin dejar rastro. El comisario Casas dirige la investigación, pero los hechos son tan extraños, y da la impresión de que todos los familiares tienen secretos que ocultar, por lo que no resulta fácil esclarecer los hechos. Por ello Casas envía como agentes encubiertos a la inspectora Laura y al agente Víctor, que simulan estar casados, ella viene como profesora de la clase de Alicia –la titular ha pedido la baja por depresión–, y él supuestamente está en paro. Sus caracteres son muy distintos, ella es metódica, el otro intuitivo. Además, se muestran bastante reservados con respecto a su vida privada. Nueva apuesta televisiva de Bambú, con Ramón Campos y Gema R. Neira al frente, que presenta las marcas de la casa de anteriores propuestas televisivas, capaces de enganchar con el gran público. Lo que significa múltiples personajes arquetípicos, y secretos ocultos y misterios por resolver, subrayados por la enfática y vibrante música de Federico Jusid. Son reconocibles algunos de los actores de Gran Hotel (Yon González, Lluís Homar, Pedro Alonso), pero no faltan los nuevos fichajes para una trama con capacidad de enganchar en los primeros capítulos, aunque un pelín tramposa, y que corre el riesgo de enredar demasiado la madeja, confíemos en que la coherencia y la buena definición acaben imponiéndose.

5/10
Mi familia italiana

2015 | Latin Lover

Con motivo del décimo aniversario de la muerte de Saverio Crispo, gran estrella del cine italiano, se celebra una ceremonia conmemorativa en su pueblo natal, en la región de Puglia. Para asistir al evento se trasladan al lugar sus cinco hijas, procedentes de localizaciones variopintas, y sus dos parejas, una italiana y otra española. Cristina Comencini, hija de Luigi Comencini, ya tiene una amplia trayectoria como directora de títulos como Donde el corazón te lleve, adaptación de la novela de Susanna Tamaro. En Mi familia en Italia retoma a la protagonista de aquélla, la actriz Virna Lisi, aquí secundaria en su última aparición en pantalla. La cinta está dedicada a su memoria. Precisamente el trabajo de la veterana actriz de Cómo matar a la propia esposa, así como el de Marisa Paredes, es de lo poco salvable de Mi familia italiana, pues ambas se toman en serio a sus personajes, que se definen por los traumas emocionales sufridos. Aunque ellas mantienen cierto dramatismo, y el guión encierra muchos elementos en esa línea, se diría que la directora busca una comedia un tanto alocada, que acaba resultando poco creíble. El resto del reparto femenino da el pego (sobre todo Valeria Bruni Tedeschi y Candela Peña), pero no así Lluís Homar –con un personaje poco definido– y Jordi Mollà, que nuevamente tiende a sobreactuar. La abundancia de intérpretes españoles podría dar a entender que se trata de una coproducción cuando se trata de un film únicamente italiano. También tienen cierta fuerza sus sentidos homenajes a la época dorada del cine italiano. Muy sentidos, como cabe esperar de la hija del autor de Pan, amor y fantasía.

4/10
El club de los incomprendidos

2014 | El club de los incomprendidos

Valeria acaba de trasladarse a Madrid con su divorciada madre Mara, y no está nada contenta con el cambio de ciudad, ahí no tiene amigos, ni con el bar con el que Mara quiere ganarse la vida. Chica de gran personalidad, al llegar a su nuevo instituto tiene un encontronazo, lo que le lleva a tener sesiones fuera de clase con un orientador, lo que le sirve para conocer a otros chicos problemáticos, Eli, Bruno, Raúl, María y Ester, con los que hace buenas migas hasta formar una simpática pandilla, el Club de los Incomprendidos. Resultan ser una auténtica piña, hasta que cada uno empieza a guardar sus particulares secretos, lo que podría dar al traste con lo que parecía un unidísimo grupo. Adaptación de la primera de las novelas de la saga juvenil “El club de los incomprendidos” de Blue Jeans, “¡Buenos días, princesa!”, se trata de una digna cinta española dirigida al público adolescente, que tiene detrás al equipo de Bambú, Ramón Campos, Gema R. Neira, Carlos Sedes y compañía, o sea, a los responsables de populares series de televisión como son Gran Reserva, Gran Hotel, Hispania y Velvet. La idea es pintar los altibajos sentimentales y falta de madurez de unos chicos y chicas de instituto, que tratan de encontrar su lugar en el mundo mientras descubren el amor y la amistad, pero también los rasgos feos que pueden estropearlos, como la deslealtad y la falta de sinceridad. El planteamiento recuerda un poco al clásico del cine “teen” El club de los cinco. Es cierto que los sentimientos pintados son algo básicos y balbuceantes, y la mirada algo superficial, cuestiones como las ganas de fiesta, la tentación de hacer el gamberrete o el gusto por el lujo se pasan de puntillas, prestando tributo a lo políticamente correcto, mientras se suman situaciones sobre emparejamientos ocultos porque afectan a un tercero, abuso de menores o algo que se le parece, confusiones sobre si te gustan o no las personas del mismo sexo... Pero en general se procura ofrecer un producto más o menos blanco e inicuo –al menos, con los baremos vigentes en la sociedad actual– para atraer a las salas al mayor número posible de espectadores. El reparto está muy logrado, entre los adultos sobresale Raúl Arévalo en su pequeño papel, mientras que el de Lluís Homar es un personaje bastante prescindible. Pero son los chicos los reyes de la función, y entre ellos destacan las naturales interpretaciones de Charlotte Vega, Jorge Clemente y Andrea Trepat; quizá sean demasiado "guapillos" para su condición de friquis o pringadillos, pero en fin, son licencias para atraer al espectador. Llama la atención el esfuerzo de producción, con Madrid muy bien fotografiado, y escenas impactantes como la del puente y la de los soterrada M-30.

5/10
Imperium

2012 | Imperium | Serie TV

No tengas miedo

2011 | No tengas miedo

Silvia es una niña encantadora, rubita, risueña, vivaz. Vive feliz con sus padres, que le adoran, y disfruta de la compañía de su mejor amiga, Maite. Pero un día su carácter va a cambiar cuando su padre, entre juegos y risas, abuse de ella. Silvia irá creciendo en ese ambiente terrible y su vida se irá desmoronando. A lo largo de toda su filmografía el navarro Montxo Armendáriz ha demostrado un extraordinario oficio para plasmar sentimientos en la pantalla. Especialmente certero resultó con Secretos del corazón, sobre el paso a la juventud de un niño. Ahora vuelve al difícil terreno de la infancia, la adolescencia y la juventud con esta dura historia sobre la traumática situación de una chica que sufre los abusos de su padre. El director es fiel a su modo parsimonioso y clásico de narrar y elige una puesta en escena realista, cotidiana, sencilla, cuya falta de estridencias hace más terribles si cabe los sucesos que se narran. En este sentido se agradece que Armendáriz opte por no mostrar la explicitud de los hechos más desagradables. Una mirada, una frase, un gesto son capaces de sugerir todo un mundo interior de horror, incomprensión, desesperación. Pesa por otra parte la mirada monolítica ante la experiencia de la protagonista. Armendáriz no quiere distraerse ni frivolizar sobre un tema que, efectivamente, enloda toda la vida de las víctimas de abusos –esos insertos de las terapias de grupo quieren concienciar sin duda de esa realidad y de la dificultad de superar los traumas para seguir adelante–, pero también es cierto que el espectador puede demandar algo más de aire, un rayo de esperanza ante la pesadumbre de la historia (espeluznante la conversación en el bar entre madre e hija), un poco reiterativa en su discurso. Hay que elogiar el sólido trabajo de la actriz Michelle Jenner (Los hombres de Paco), prácticamente omnipresente y que transmite su angustia y su indecible soledad de modo eficaz, con mucho aplomo en los primeros planos, en ese deambular por la ciudad, en las ausencias mentales, en las huidas entre máquinas tragaperras... El resto del reparto , con nombres tan conocidos como Lluís Homar, Belén Rueda o Rubén Ochandiano, hace un buen trabajo.

5/10
Hispania, la leyenda (2ª temporada)

2011 | Hispania, la leyenda | Serie TV

Viriato ha dejado de ser un humilde pastor, tras convertirse en el líder de los rebeldes que se enfrentan a los invasores romanos. Aunque durante el invierno se detienen las batallas, con la llegada de la primavera se deshielan los caminos y los romanos vuelven a la guerra. Segunda entrega de la serie española que recrea libremente la historia real de Viriato.

5/10
Eva

2011 | Eva

Álex es un ingeniero robótico con un punto de genio, que por razones poco claras dejó la facultad donde trabajaba hace diez años; allí han seguido en cambio investigando y dando clases su hermano David, y la esposa de éste, Lana. El regreso de Álex tiene que ver con su fichaje por parte de una prestigiosa profesora, que quiere que trabaje en el desarrollo de un niño-robot casi humano. Y él, que acepta el reto, toma como modelo a Eva, a una niña a la que conoce casualmente y cuyo espíritu libre y desparpajo piensa que serían ideales para el diseño de un pequeño robot con auténticas emociones. Hasta donde alcanza nuestra volátil memoria, no hay muchas películas españolas con robots. En realidad, la ciencia ficción no ocupa un espacio demasiado amplio en la historia del cine patrio. Y hete aquí que llega un desconocido llamado Kike Maíllo, y entrega un film con muchos, muchos puntos de interés. En primer lugar, el director consigue algo sorprendente. Que nos creamos que los robots forman parte del paisaje cotidiano de un futuro no muy lejano, con cierto aire retro y nostálgico. Nada de efectismos baratos, sencillamente son algo tan común como un coche, un ordenador u otros electrodomésticos. Se nota que Maíllo y su equipo de cuatro guionistas aman la ciencia ficción, y conocen al dedillo relatos y películas sobre el tema: los guiños y citas tienen presencia, podemos pensar en Inteligencia artificial y 2001: Una odisea del espacio, pero esto no significa para nada puro mimetismo, Eva tiene, para bien, personalidad propia y capacidad de sorprender y hacer pensar sobre temas espinosos. Por ejemplo la cuestión prometeica, el mito de Frankenstein, abordada con mucho más acierto que en el caso de La piel que habito de Pedro Almodóvar. Y ello lo hace sin aburrir en absoluto. Hay gran acierto en el reparto. Quizá sea ésta la última vez que una niña se lleva un Goya a la mejor actriz revelación, lo cierto es que la pequeña Claudia Vega se lo merece sobradamente. Pero están muy bien todos, por supuesto Daniel Brühl, que lleva el peso de la narración, pero también Alberto Amman y Marta Etura, y un Lluís Homar que funciona a la perfección como androide a lo C3PO.

6/10
The Pelayos

2011 | The Pelayos

A principios de los 90, Gonzalo García-Pelayo adquirió notoriedad en los medios de comunicación porque había diseñado un método con el que con ayuda de su familia había ganado millonadas en los casinos. Consistía en aprovecharse mediante un programa informático basado en la estadística de los mínimos defectos de fabricación de las mesas de la ruleta, que dan ventaja a unos números con respecto a otros. Eduard Cortés (La vida de nadie) lleva al cine la interesante historia del clan de los Pelayo. El guión de The Pelayos, coescrito por el propio Cortés con el especialista en series en catalán Piti Español, le da el protagonismo a Iván, uno de los cinco hijos de Gonzalo, que aspira a triunfar como músico. Mientras espera su oportunidad, se deja convencer por su progenitor para reclutar entre los suyos un equipo que apueste día tras día, siguiendo estrechamente sus intenciones, en un casino que dirige un duro individuo conocido como La Bestia. Uno de los primos de Iván, Alfredo, pondrá en peligro la operación tras embelesar a una atractiva croupier del local. El realizador aprovecha el interés que despierta de por sí la historia real, y se luce con una factura técnica impecable y moderna, con dinámicas secuencias de las apuestas. The Pelayos tiene a su servicio un buen reparto, con la presencia destacada de Lluís Homar (el patriarca), Daniel Brühl (su hijo) y Miguel Ángel Silvestre (excelente como tipo brutote y primario, aunque no ha demostrado ser capaz de interpretar otro papel). Acaba convirtiéndose en rey de la función Eduard Fernández, que convierte a la Bestia en un villano carismático con clase. Por contra, le falta dramatismo a las historias personales de los personajes, y tampoco consigue la tensión deseada en los momentos cumbre. Además, suena a ya vista en otras cintas del subgénero del mundillo del juego, sobre todo en la superior 21: Black Jack, basada en una historia real muy similar.

5/10
Pájaros de papel

2010 | Pájaros de papel

Madrid, guerra civil española. Jorge del Pino, un cómico, pierde a su esposa y a su hijo en un bombardeo. Un año después, acabada la contienda, vuelve al tajo en una compañía de vodevil junto a su gran amigo Enrique, ventrílocuo, y la cupletista Rocío, entre otros. Al grupo se une un niño huérfano, Miguel, al que Jorge trata con excesiva brusquedad, tal vez porque despierta en él el recuerdo de una ausencia muy dolorosa. Irán a actuar a un pueblo extremeño, marcados de cerca por el ejército, que hasta infiltra a uno de los suyos sospechando actividades subversivas. Decepción. El debut en el largo de Emilio Aragón no se salda con el resultado apetecido, no conmueve a pesar del enorme esfuerzo de producción, una estupenda recreación de época. Resulta difícil saber si el guión de Aragón y Fernando Castets era coherente sobre el papel, pero en la pantalla es una mezcolanza de intenciones desequilibrada e increíble, a la que no ayuda nada la enfática partitura musical, obra también del director. Los elementos manejados podrían resumirse en: 1) "dramón", el que afecta a Jorge y Miguel por sus pérdidas, más otros "dramitas", el del homosexual Enrique y el de cierta jovencita engañada por un fascista; 2) desahogo cómico, el proporcionado por Rocío; 3) crítica a la dictadura desde la profesión del cómico, "Con un Franco no se puede vivir" y tal; 4) homenaje a los artistas populares, con múltiples escenas de ensayos y números, más el colofón-homenaje del final; y 5) complot contra Franco, en lo que se diría la variante hispana de Malditos bastardos. Está claro que en esta línea son filmes más logrados ¡Ay, Carmela! y Viaje a ninguna parte. Aunque desde el punto de vista ideológico, se intenta no cargar las tintas en la cuestión de las dos Españas, la cosa se escora en el sentido imaginable, con bromas que acaban cansando, por la reiteración. En el reparto, Imanol Arias no logra dar relieve a su plano personaje, y las escenas del niño Roger Príncep son repetitivas, por no decir cargantes. Puestos a destacar a un actor nos quedamos a Lluís Homar, sobrio en un personaje difícil.

4/10
Los ojos de Julia

2010 | Los ojos de Julia

Guillermo del Toro tiene muy buena vista a la hora de apadrinar a jóvenes talentos. En esta ocasión avala al cineasta barcelonés Guillem Morales, responsable de El habitante incierto, un film prometedor lleno de imágenes surrealistas potentes. El film va muy en la línea de otra producción de Del Toro, El orfanato, pues de hecho repiten varios miembros del equipo, como el director de fotografía Óscar Faura y la actriz Belén Rueda, que vuelve a ser protagonista. En esta ocasión, la actriz encarna a Julia, una mujer que tiene que aceptar la muerte de Sara, su hermana gemela, que según todos los indicios se ha suicidado. Ambas hermanas sufren una enfermedad genética degenerativa que les provoca la pérdida progresiva de la visión. Julia cuenta con el apoyo de su marido, pero no acaba de aceptar que su hermana se haya quitado la vida voluntariamente, por lo que realiza ciertas pesquisas. Unas ciegas que conocían a la fallecida le cuentan que ésta tenía una relación con un hombre muy peculiar. Aunque Sara estuvo con él en un hotel, nadie que le haya visto recuerda sus rasgos, casi como si fuera un hombre invisible. Los ojos de Julia se puede “ver”, algo no muy frecuente en el cine español. Que en España se ruede un thriller que no tenga nada que envidiar a sus equivalentes americanos es un lujo que hasta hace poco era difícilmente alcanzable. El guión crea bastante intriga, a través de una serie de elementos que encajan de forma modélica. El film tiene incluso cierto fondo, en torno a la dificultad para aceptar las desgracias que sobrevienen en la vida. Morales demuestra su imaginación visual en secuencias muy logradas, como la persecución en el túnel en la que se van encendiendo las luces, sin que se pueda ver el rostro del perseguido. A veces tiene ideas brillantes, como no mostrar el rostro de las personas que la protagonista no ha podido ver, o en la línea de Alfred Hitchcok, dar protagonismo a un objeto, un misterioso llavero. Pero al director se le puede reprochar la crudeza de una secuencia con una aguja que hará apartar la mirada hasta a los espectadores más duros, y también que alarga demasiado el suspense de forma innecesaria hacia el tramo final, que se inspira claramente en la cinta Sola en la oscuridad, pero no llega a la altura. Además su epílogo referente al universo se antoja un tanto pretencioso y fuera de lugar.

6/10
Hispania, la leyenda

2010 | Hispania, la leyenda | Serie TV

Siglo II antes de Cristo. La Tierra que los romanos llamaron Hispania está poblada por los iberos, gente sencilla, pastores, que viven en armonía. Pero los planes de conquista del imperio alteran su existencia, se produce un baño de sangre, con muertes de los seres queridos y bienes esquilmados. Liderados por Viriato, lucharán por su libertad. Ambiciosa serie televisiva de Antena 3, parece clara la apuesta por las distintas cadenas por vistosas producciones de época, piénsese en la exitosa “Águila roja” con la que “Hispania” tiene bastantes puntos en común. Porque está claro que el rigor histórico no es una preocupación primordial de sus creadores, sino que la cosa está más cerca del puro entretenimiento, una “de romanos” de planteamiento bastante elemental. Es decir, por un lado está la existencia idílica y pastoril de los hispanos, y por otra el afán de expansionismo y poder de los romanos, que quieren esclavizar a los otros. Se produce el inevitable choque, libertad frente a dominio, y entre medias no faltan las subtramas románticas de rigor. Está claro que se pueden sacar defectos: en los nombres de los personajes, que no pueden calificarse de iberos o lusitanos, en algunos modos de expresarse, o en acentos, piénsese en el deje de Juan José Ballesta. O que de momento –con apenas tres capítulos no se puede hacer un juicio definitivo– no hay grandes sorpresas argumentales, y que se juega de modo facilón con la violencia y la sensualidad. Pero se agradece el empeño por tratar de hacer un producto televisivo de calidad. Son un acierto de casting Roberto Enríquez como el protagonista, y Lluís Homar como decadente y morboso villano romano. Por supuesto abundan los rostros “guapines”.

5/10
Héroes (2010)

2010 | Héroes

Esforzadísimo intento de rodar en catalán un drama nostálgico en el más puro estilo Verano del 42, pero en España, y evocando los mágicos años 80. ¡Con dos narices! El director es no por casualidad un treintañero, Pau Freixas, realizador de la prometedora Cámara oscura, que ha escrito el guión junto al siempre interesante Albert Espinosa, guionista, director y sobre todo autor teatral, responsable de la obra en la que se basó Planta 4ª. Espinosa es un gran especialista en niños con dificultades, por lo que posiblemente sea idea suya que uno de los protagonistas sea un chaval con síndrome de Down, al que se retrata con mucho realismo, por cierto. La acción se desarrolla en dos tiempos. En la actualidad, un automovilista treintañero con prisa por llegar a una importante reunión de negocios, pero que ha perdido entre otras cosas la cartera, se ve obligado a recoger a una viajera estrafalaria a la que ofrece transporte si le presta dinero para la gasolina. Muchos años atrás, en los 80, una pandilla de niños de veraneo en la costa se dispone a participar en una competición cuyos ganadores se quedarán por un año con una cabaña del lugar, con poderes mágicos según la leyenda. Como sólo son cuatro y la tradición marca que deben ser cinco para participar, deben encontrar otro amigo. Así que ponen un anuncio. A Espinosa le falta la fuerza visual de otros jóvenes realizadores españoles, como Juan Antonio Bayona o Rodrigo Cortés –que han dejado desfasados al resto–, y su película está llena de evidentes defectos. Algunos homenajes cinéfilos funcionan a las mil maravillas, pero otros juegan un poco en contra del film. No se debe meter un niño con una bicicleta pasando a contraluz junto a la luna llena porque se le recordará a los espectadores que la película está a años luz de E.T., el extraterrestre, y que por mucho que los modelos sean Spielberg, el Richard Donner de Los Goonies, el Rob Reiner de Cuenta conmigo, y también el Antonio Mercero de Verano azul, las comparaciones son odiosas. Aunque las pocas canciones de la época cuyos derechos se han podido adquirir (Forever Young, Ti amo) cumplen muy bien su función de retrotraer al espectador a los 80, se echan mucho de menos unas cuantas más. Se ve que no había presupuesto para hacerse con un recopilatorio ochentero estilo B.S.O. de Los amigos de Peter. Porca miseria. La puesta en escena podría tener más calidad, y al guión le sobran escenas –la trama de la actualidad se alarga demasiado y tarda en arrancar cuando la importante es la otra– y le faltan otras –no puedes prometer una carrera de coches y luego dejarla en un paseo–. Algunos conflictos son demasiado ‘de manual’, sobre todo la difícil relación del protagonista con su nuevo padrastro, que suena a mil veces vista. Por su parte, el reparto es desigual, pues mientras a pesar de la brevedad de su papel Emma Suárez vuelve a demostrar que cada vez es mejor actriz, no es buena idea escoger para un papel modelo Katharine Hepburn en La fiera de mi niña a la inexpresiva Eva Santolaria. Quizás lo más importante es lo naturales que resultan los niños, que llevan el peso de la trama. Destaca Nerea Camacho (Camino), que tiene ante sí un brillante futuro. En cualquier caso, lo cierto es que el film funciona. Muchas secuencias de humor logran que el respetable esboce una sonrisa, y en un contraste absoluto, el clímax final resulta lo suficientemente emotivo. Es una película blanca, quizás para subrayar la ingenuidad de los años que retrata. En cualquier caso, no necesita recurrir al morbo, ni a las palabras malsonantes para mantener el interés, pues lo consigue abordando temas como la iniciación a la vida, la transición a la edad adulta, el primer amor, la desestructuración familiar y sobre todo, la importancia de la amistad. Los que estén cerca de los 40 se dejarán seducir por sus radio-cassettes, posters de Loca academia de policía, los helados Drácula, los pastelitos Tigretón y otros impagables detalles de entonces.

5/10
23-F: El día más difícil del Rey

2009 | 23-F: El día más difícil del Rey | Serie TV

Miniserie televisiva que recrea la intentona golpista del 23 de febrero de 1981 en España, cuando el teniente coronel Antonio Tejero mantuvo secuestrado al Congreso de los Diputados, durante la investidura del nuevo presidente del gobierno, mientras los tanques del capitán general Jaime Milans del Bosch tomaban las calles de Valencia, y surgían en el panorama nubarrones inequívocos de una posible involución, que podía dar al traste con la democracia y el régimen constitucional. Estos hechos de la historia reciente de España son descritos sobre todo desde el punto de vista del rey Juan Carlos I, arropado por su familia y asistido por el jefe de la Casa Real, Sabino Fernández Campo.Sorprende la calidad de esta 'telemovie', sobre todo por la poca costumbre de los cineastas españoles a abordar temas relacionados con la política reciente, donde existe bastante temor a herir sensibilidades. Bien es cierto que la que nos ocupa es muy políticamente correcta, en el sentido de que lo que se nos describe sobre todo es la determinación sin fisuras del rey para salvaguardar el sistema político que habían manifestado desear para sí los españoles. De modo que Juan Carlos I -bien encarnado por Lluís Homar- sale muy bien parado, al igual que el entorno de los que permanecen leales y cooperan en el restablecimiento del orden. En el lado de los golpistas, la guionista Helena Medina y la directora Sílvia Quer han hecho un esfuerzo por evitar la caricatura, de modo que Manel Barceló, José Sancho, Juan Luis Galiardo compañía pintan a unos golpistas -Tejero, Milans, el general Alfonso Armada- con matices, y se expresan las razones que les condujeron a actuar como lo hicieron. Desde el punto de vista estratégico y militar, se critica lo que de chapuza tuvo la cosa, pero no deja de mostrarse la eficacia con que se ocupó el Congreso, sin derramamiento de sangre, una meta en que todo momento desearon mantener los conjurados. Hay una buena recreación de la época, y lo cierto es que el entero film transcurre en interiores, lo que permite suponer un presupuesto ajustado muy bien aprovechado. El reparto funciona en líneas generales, y aunque no se pueden evitar algunos diálogos un tanto pobres, o escenas pocos naturales, el balance es positivo, de una dignidad que, sería de desear, debía presidir las producciones de la pública Televisión Española. Uno de los elementos dramáticos con que juega la miniserie es la amistad traicionada de Armada, que serviría para pintar el lado más humano del rey, y a la que se desea contraponer la lealtad respetuosa de Fernández Campo, un entonado Emilio Gutiérrez Caba. También se juega la carta de mostrar a los Borbón como “una familia más”, dentro de lo extraordinario de su posición en la sociedad española, subrayando el papel de apoyo de la reina Sofía -una Mónica López que recuerda más a la princesa Letizia que a la auténtica reina, pese a su peinado-, o el deseo de dar una “lección” al príncipe Felipe, entonces un niño.

5/10
Los abrazos rotos

2009 | Los abrazos rotos

El director de cine Mateo Blanco quedó ciego a resultas de un trágico accidente. Desde entonces perdió las ganas de vivir, lo que escenificó con un cambio de nombre. A partir de ese momento sería Harry Caine, y bajo ese apelativo firmaría su obra literaria y sus guiones cinematográficos. Harry trabaja codo con codo con su directora de producción Judith, y el espabilado hijo de ésta, Diego, hace las veces de secretario. Durante una ausencia materna, Diego sufre un accidente y Harry cuida de él. En eso ratos de forzada compañía, el joven pide al guionista invidente que le explique el porqué del nerviosismo de su madre por la aparición en escena de Ray X, hijo del recién fallecido empresario Ernesto Martel, que ha aparecido con una inesperada propuesta de proyecto cinematográfico. Y se inicia una larga historia que cuenta los años de convivencia de Ernesto con Lena Rivero, una secretaria devenida en amante y aspirante a actriz de cine... bajo la batuta de Mateo Blanco.Pedro Almodóvar vuelve a los terrenos del melodrama con una trama alambicada, atravesada de detalles personales sobre sus sentimientos y su dedicación al cine, dotada de una estructura donde juega con el concepto de duplicidad, muchas cosas se repiten de algún modo, acontecen dos veces. A lo largo del metraje brillan destellos de genialidad, el director manchego tiene todo tipo de ocurrencias ingeniosas, que va incorporando a su historia. Ya sea la película de vampiros que Diego cuenta a Harry, el recurso de leer los labios de otros o la película dentro de la película, “Chicas y maletas” (qué lástima que no sea ésta la película rodada por Almodóvar, porque los fragmentos que se incorporan, deudores de Mujeres al borde de un ataque de nervios, prometen muchas risas), se detecta una increíble facilidad para imaginar tramas y crear personajes. Lo mismo cabe decir de su ojo para lo visual, ya sean las páginas en braille llenando la pantalla, o las fotos hechas mil pedazos. O de las referencias cinematográficas bien traídas, ya sea el Te querré siempre de Roberto Rossellini, o la idea de convertir a Penélope Cruz, en la película que Mateo está filmando, en un trasunto bastante creíble de Audrey Hepburn. Y a pesar de todo... la película de Almodóvar resulta demasiado artificiosa, de algún modo se ahogan las emociones, que no llegan a aflorar. Quizá la más auténtica es la de Lena sacrificándose por su padre con una desesperada llamada a Ernesto; pero hay pocas como ésa. Los hilos narrativos se tuercen y retuercen, se está muy cerca del ridículo culebrón en algunos pasajes. Como es habitual en el cineasta, hay sentimientos exacerbados, pero a la vez muy epidérmicos. Se nos habla de amor, pero vemos poco amor. Ernesto está obsesionado con Lena, y se nos viene a decir que eso no es amor, sobre todo porque ella no le corresponde. Pero lo que surge entre Lena y Mateo tampoco acaba de parecer amor, es una especie de entrega física, sin más, propiciada por la relación profesional. Tampoco se ahonda mucho en el hijo despechado de Ernesto, y la revelación de algunos secretos, relativamente sorprendentes, suenan a disparatados -la escena de confesión de Blanca Portillo chirría-, metidos un poquito con calzador, y llama la atención lo poco que alteran a aquellos que debían quedar profundamente afectados. El tratamiento del sexo es puramente lúdico, poco avanza Almodóvar en este terreno: por supuesto no va ligado al compromiso o a la entrega, y es objeto de chistes de gusto, cuando menos, discutible.

5/10
Cobardes

2008 | Cobardes

En la sociedad actual, las nuevas tecnologías tienen una presencia cada vez mayor. Se ha extendido en especial el uso del teléfono móvil, que obviamente permite localizar a cualquier individuo fácilmente, comunicarse con facilidad desde casi cualquier sitio u obtener y enviar imágenes, etc. Como cualquier otro avance, también un móvil tiene sus aplicaciones negativas. En los últimos tiempos los medios de comunicación han recogido numerosos casos de acoso escolar, en que individuos muy jóvenes recogían con la cámara del teléfono las vejaciones y palizas a que sometían a sus víctimas, para después colgarlas en internet. Denuncia la realidad de este problema el segundo  trabajo que escriben y dirigen juntos el humorista y presentador de los Goya José Corbacho y Juan Cruz, responsables de Tapas. Ambos vuelven a contar con Elvira Mínguez, que obtuvo un Goya por aquel film, gracias al cual los directores también consiguieron el relativo a la mejor dirección novel. Esta vez desaparece cualquier momento de comedia, y han tejido un drama puro y duro. Los cineastas desarrollan un típico caso de acoso en las aulas. Gabriel es un chico normal, con una hermana, hijo de una presentadora televisiva y un instalador de equipos de seguridad. Guille, un compañero de colegio se ceba con él, con la excusa de que es pelirrojo. Empieza insultándole, junto con sus amiguetes, y acaba golpeándole brutalmente. Su exposición del problema es demasiado evidente y predecible. Y los personajes son arquetípicos –la madre permisiva, el padre bienintencionado pero autoritario, la maestra desbordada, la adorable hermana pequeña– excepto en el caso del dueño del bar, un italiano que se comporta como un mafioso, que queda totalmente exagerado e irreal. Con un tratamiento tan plano, y unos diálogos esquemáticos, poco pueden hacer los esforzados actores. Se debe citar a la humorista Paz Padilla, en un registro dramático sorprendente. A pesar de su falta de calidad cinematográfica, su desarrollo poco creíble y su realización deudora de las series televisivas, el film se sigue con interés, por su exposición del problema. Corbacho y Cruz parecen haberse documentado sobre el tema central, y presentan aspectos interesantes, como la adicción de los chicos a los móviles, la falta de comunicación con los padres, el mal ejemplo que a veces estos transmiten a sus propios hijos y su falta de colaboración con los profesores, que apenas tienen margen para poder hacer nada.

4/10
Body Armour

2007 | Body Armour

John Ridley es un antiguo guardaespaldas que pasa por un gran bache en su vida. Como tiene graves problemas económicos, se ve forzado a aceptar un inesperado encargo. Le contratan para proteger al hombre que más odia, un asesino internacional que destruyó su carrera. A éste le persiguen unos implacables mafiosos que harán cualquier cosa por liquidarle, por lo que Ridley se ve enfrentado a situaciones muy peligrosas. El alemán Til Schweiger (El rey Arturo) protagoniza junto a Chazz Palminteri (Balas sobre Broadway) esta cinta de acción coproducida por España, y con varios españoles en el reparto.

4/10
Caótica Ana

2007 | Caótica Ana

Ana vive con su padre en una cueva en Ibiza. La joven es pintora, y ambos viven con un estilo algo hippy. Justine, una extranjera, advierte el talento de Ana, y le ofrece trasladarse a Madrid, donde apadrina una especie de comuna donde se forman jóvenes artistas. Aunque le cuesta separarse de su progenitor va para allá. Allí conoce a Said, un sarahui muy especial, que estudia cinco carreras nada menos... Y comienza a tener unas extrañas experiencias, que gracias a unas sesiones de hipnosis, se revelan como sucesos vividos en existencias pasadas. El guión se estructura como una cuenta atrás, semejante a la usada en las sesiones de hipnotismo, y la entera narración adopta un tono de que se está abordando algo muy, pero que muy importante. Y la pregunta que surge es: ¿Hay que tomarse en serio la película de Julio Medem? Él parece ponerse muy circunspecto a la hora de hablar de vida y biología, de moléculas y genes que portan la historia de nuestros antepasados, de pueblos que sufren (el sarahui y los nativoamericanos), de guerra y paz... Pero todo ese componente seudomístico, mitológico, esotérico o como se le quiera llamar, traspasa en demasiadas ocasiones la frontera de lo ridículo. Ya decía Chesterton que cuando se deja de creer en Dios, se acaba creyendo en cualquier cosa... Se nos quiere pintar a Ana –que toma el nombre y algunos rasgos de la hermana del director, fallecida en accidente de tráfico– como un espíritu libre, una "diosa" representante de no sé qué eterno femenino. Hay muchos brochazos que al formar parte del espíritu creativo de la comuna, no sabe uno si tomarlos como declaraciones de Medem, o patochadas (con perdón) de los aspirantes a artistas. El film da bandazos (esa definición de la amiga de Ana, de gran 'sutileza' antropológica, de que "los hombres son todos unos violadores, y las mujeres unas putas"), su grandilocuencia pedante resulta excesiva incluso para el espectador más indulgente. La visión del amor es pobre, y la insistencia en el erotismo sigue la estela de Lucía y el sexo. Luego está "la gran cagada" (dicho con ánimo puramente descriptivo, no peyorativo) en la risible puya contra la guerra, de la que, ya se sabe, tienen la culpa los yanquis, faltaría más. De este modo Medem ejecuta una nueva incursión en el terreno político, como hiciera en La pelota vasca, aunque esta vez en el terreno de la ficción. ¿Qué queda al final? Poco más que el envoltorio. Hay un inteligente uso de las cámaras de vídeo de alta definición, utilizada en distintas partes del globo. Medem usa una Sony HD 950 que da una buena calidad de imagen, y que sin duda habrá abaratado el rodaje. Y destaca la desconocida Manuela Vellés, que con su aire risueño e ingenuo ayuda a que la "caótica" Ana sea un poco menos caótica.

4/10
La habitación de Fermat

2007 | La habitación de Fermat

Tras resolver un curioso problema numérico, cuatro matemáticos reciben una invitación para formar parte de una reunión de expertos en la que se planteará una difícil cuestión matemática. Sus nombres han de permanecer secretos y en su lugar reciben las identidades de célebres matemáticos de la historia: Fermat, Galois, Oliva, Pascal, Hilbert. Los elegidos son convocados para encontrarse en un lugar inhóspito y, a través de un rocambolesco itinerario, llegan por fin a lo que parece una granja abandonada, en donde hay una habitación especialmente preparada para ellos. Sin embargo, muy pronto se dan cuenta de que han sido engañados y de que tienen muy pocas posibilidades de salir de allí con vida. Thriller español, cuyo planteamiento –cuatro personas encerradas en una habitación– recuerda por momentos a películas como Cube o Saw, pese a que aquí no hay apenas violencia. Algunos aspectos del guión son atractivos (resolver enigmas lógicos y acertijos matemáticos para seguir viviendo) y otros no lo son tanto (la convocatoria y sus motivos son muy poco verosímiles). El tándem formado por Luis Piedrahita y Rodrigo Sopeña demuestra soltura a la hora de manejar la cámara en un espacio reducido de cuatro paredes, aunque no tanto a la hora de dirigir a unos actores que no parecen creerse lo que están viviendo. El guión, que incide en el peligro de dejarse llevar por malsanas ambiciones intelectuales, sigue con eficacia los patrones clásicos, aunque también cae en un simple y apresurado desenlace. De cualquier forma, se trata de una apuesta distinta, elogiable, más original de lo que acostumbra a ofrecer el cine español.

5/10
Lo mejor de mí

2007 | Lo mejor de mí

Raquel y Juan son novios. Él se dedica profesionalmente al atletismo y ella acaba de encontrar un trabajo de locutora nocturna en una radio. Raquel ignora que Juan la engaña con una compañera de entrenamiento, y le propone que se vayan a vivir juntos. Juan acepta. Sin embargo, la vida de ambos sufre un vuelco cuando a él le diagnostican una grave hepatitis. Si no evoluciona favorablemente en un breve plazo, sólo salvará la vida con un transplante de hígado. Debut en la dirección de la catalana Roser Aguilar. La historia, escrita también por ella, es un drama tristón con una puesta en escena correcta pero poco agradecida, pues se localiza durante la mayor parte del metraje entre las paredes de un hospital. Hay una exploración acerca de lo que es realmente el amor, y de hasta dónde estamos dispuestos a arriesgar por él, pero el resultado no es del todo satisfactorio. Juan Sanz (La vida mancha) hace un buen trabajo, aunque la que brilla más es Marian Álvarez, cuya interpretación va de menos a más, como si salvados los primeros minutos de desconcierto hubiera ido creyéndose más y más la vida y los sentimientos que invaden a su personaje.

4/10
Un castillo en España

2007 | Un château en Espagne

En la infancia la amistad es algo sagrado e inamovible, ningún niño la piensa como algo perecedero. Maxime y Esteban, dos críos de 13 años, descubren lo cruel que puede ser la vida al separarlos cuando el padre de Esteban decide mudarse a España. Historia de amistad e inocencia que mezcla comedia y drama.

5/10
La distancia (2006)

2006 | La distancia

Daniel, un boxeador condenado a prisión por un asesinato que no cometió está a punto de salir. Pero un misterioso individuo le amenaza con presentar pruebas en su contra, si no asesina, esta vez sí, a otro recluso. Daniel acaba matándole brutalmente, y al salir se encuentra con la antigua novia del fallecido, por la que se sentirá bastante atraído. Prometedor debut del español Iñaki Dorronsoro que filma un thriller pugilístico que enlaza con títulos clásicos como Nadie puede vencerme , de Robert Wise. Filmada con brillantez, estilo propio y actores solventes (destaca Luppi, interpretando al entrenador), Dorronsoro se enreda en la última parte, y se excede en secuencias de sexo que recuerdan a thrillers eróticos del estilo de Instinto básico.

5/10
Los Borgia

2006 | Los Borgia

Tercer intento fallido este año de cine español de época, tras Tirante, el Blanco y Alatriste. La historia de los Borgia está llena de interés, pues como es sabido, se trata de una familia de origen español que utilizó el papado para sus propios intereses. El esquema utilizado por Antonio Hernández y su guionista Piero Bodrato recuerda en numerosos elementos a El padrino, de Francis Ford Coppola y Mario Puzo, quien también escribió un libro sobre los Borgia. De hecho, un posible ejercicio para el espectador durante el visionado sería ‘reconocer’ en los personajes a los miembros de la familia Corleone. Incluso la partitura musical recuerda en muchas ocasiones a la célebre banda sonora de Nino Rota, en clave tétrica. Pese a cierto esfuerzo en el rigor histórico –los Borgia que retrata el film no están precisamente en los altares, a diferencia de su pariente san Francisco de Borja–, y a que cuenta con un holgado presupuesto y un buen plantel de actores, Antonio Hernández no da con el ritmo preciso, y su visión de lucha por el poder dentro de la Iglesia por intereses puramente temporales es parcial, y puede despistar al público ignorante. Aunque algunos pasajes están bien resueltos, hay un exceso en el recurso al erotismo –bacanales en el Vaticano, concubinato, incesto sugerido–, por claras razones comerciales, y varios personajes quedan desdibujados –el Jofré Borgia de Eloy Azorín– o tienen algún momento ridículo –Lluís Homar, el Papa Alejandro VI–, siendo entre los principales César Borgia –Sergio Peris-Mencheta– el que queda mejor definido.

5/10
Mariposa negra

2006 | Mariposa negra

Francisco J. Lombardi es con mucha diferencia el director más conocido de Perú, un país donde se produce poco cine. Le sigue los pasos Luis Llosa, primo de Mario Vargas Llosa, que suele dirigir en Hollywood producciones como Anaconda. Por su parte, Lombardi parece especializado en adaptar a escritores latinoamericanos, no sólo al citado Vargas Llosa (La ciudad y los perros, Pantaleón y las visitadoras), sino también a otros menos conocidos, como su compatriota Jaime Bayly (No se lo digas a nadie) y al chileno Alberto Fuguet (Tinta roja). En esta ocasión hace lo propio con ‘Grandes miradas’, novela del autor limeño Alonso Cueto. Gabriela, una joven maestra, prepara su boda inminente con Guido Pazos, un juez comprometido, que inesperadamente es asesinado por orden de un mafioso sin escrúpulos. Con ayuda de una periodista, Gabriela se propone encontrar al responsable para vengarse. Aunque la historia parece más propia de un thriller, o de una cinta de acción estilo Kill Bill, predomina un tono dramático, que el director logra hacer compatible con algunas secuencias de suspense. Lombardi describe a una población desencantada del régimen de Fujimori, periodo que describe como un momento turbio, marcado por la corrupción y la degradación moral.

5/10
Bosque de sombras

2006 | Bosque de sombras

Finales de los años 70. Paul y su mujer Isabel han comprado una casa solitaria en medio de un bosque en el norte de España. Y allá van a pasar unos días de vaciones con Lucy y Norman, un matrimonio amigo que no está atravesando por su mejor momento. Pero lo que parecía que iban a ser unos días de asueto, de caza y de tertulias al calor de la chimenea, se convierte en una experiencia cuando menos inquietante cuando encuentran a una niña encerrada como un animal en una minúscula cabaña perdida la montaña. Una auténtica lástima. Ésa es la sensación que a uno le queda después de ver el film. Porque después de un planteamiento interesante y un arranque muy prometedor, la historia se estanca y acaba por echar por tierra cualquier originalidad. Es como si el guión hubiera de repente cambiado de manos y éstas hubieran perdido cualquier objetivo y se hubieran dedicado a continuar el camino más previsible de la historia hasta, simplemente, dejarla morir. El debutante Koldo Serra sabe crear una atmósfera inquietante y meter al espectador en un ambiente opresivo incluso al aire libre de la alta montaña. Sin embargo, todo –ambientación, puesta en escena, personajes y también guión– reclamaba algo más y hay demasiados cabos sueltos que quedan sin cerrar. Y es que todo es amenazador para los visitantes y el terror hace entrada poco a poco, pero..., inexplicablemente, desaparece, para dejar paso a un thriller sin norte cuando los lugareños –demasiado tópicos y sin aristas– empiezan a hecerse notar. Destaca, eso sí, el asombroso e internacional cuarteto protagonista, con mención especial para los dos actores, el resolutivo Gary Oldman y el sufriente Paddy Considine.

4/10
Obaba

2005 | Obaba

Desde su debut en Tasio (1984), el navarro Monxto Armendáriz se ha situado como uno de los guionistas-directores más destacados de nuestro país. En su filmografía brillan especialmente Historias del Kronen (1995) y Secretos del corazón (1997), sólidos dramas en los que Armendáriz lograba transmitir íntimos sentimientos personales en medio de una ambientación costumbrista muy lograda. Y en Obaba, misterio, sentimiento y costumbrismo, quizá las tres características más comunes de su cine, no sólo vuelven a estar presentes sino que se convierten en el verdadero motor de la película. Lourdes es una joven de veinticinco años que, cámara en mano, se dirige al pueblo de Obaba con la intención de realizar un reportaje para la universidad. Allí, en medio de las montañas, irá descubriendo diferentes episodios en la vida de sus habitantes, mezcla de leyendas y sucesos reales, que ejercen sobre su imaginación una atractivo insuperable, casi mágico. De ese modo, conocerá de primera mano las misteriosas historias de la maestra que esperaba cartas amor que jamás llegaban, del niño enamorado de una chica alemana, del hombre trastornado que habla solo, del lugareño cuyo cerebro fue horadado por un lagarto… La película adapta algunas de las narraciones recogidas en Obabakoak, la obra más famosa del escritor vasco Bernardo Atxaga. Es más que elogiable el esfuerzo de Armendáriz por intentar trasladar a la pantalla, con fluidez y elegancia, el aire entre misterioso y mágico del texto original. Pero también es cierto que el espectador comprueba la dificultad de la empresa al certificar que el digno resultado final no esconde del todo algunas caídas de ritmo y de tensión narrativa. Lo mejor, junto con las caracterizaciones de Pilar López de Ayala y Eduard Fernández, son la realista puesta en escena y la cuidadísima ambientación rural, la cual se ve claramente favorecida por la sobresaliente fotografía del experto Javier Aguirresarobe.

5/10
Morir en San Hilario

2005 | Morir en San Hilario

El pueblo de San Hilario tiene un cementerio muy cuco. Y antaño ayudaba a la prosperidad del pueblo el que alguna persona adinerada decidiera que sus restos mortales descansaran allí. La costumbre ha caído en desuso, y por eso todos los lugareños están expectantes ante la inminente llegada de Germán, que viene a morir al pueblo. Pero, cosas de la providencia, el tipo muere en el viaje, y un prófugo de la justicia será confundido con el esperado visitante. Comedia impregnada de realismo mágico y humor negro, con sus pinceladas románticas. Laura Mañá (Palabras encadenadas) procura despertar alguna leve reflexión acerca de que nuestros días aquí abajo están contados.

4/10
Reinas

2005 | Reinas

Tres parejas gays han decidido unirse en una ceremonia colectiva en la que se convertirá en la primera unión formal de gays en España. Pero antes, cada uno de los chicos debe conocer a su familia política. El especialista en comedias Manuel Gómez Pereira parte de un guión poco inspirado, por lo que desperdicia un buen reparto, que incluye a tres de las mejores actrices españolas: Mercedes Sampietro, Marisa Paredes y Carmen Maura.

3/10
Rottweiler

2004 | Rottweiler

El futuro. Un fugitivo escapa de un campo de prisioneros del sur de España. Se trata de Dante, un tipo que trata de llegar al norte de la península en busca de Ula, su amada, secuestrada por Kufard, un siniestro individuo. Sus perseguidores recurren a ROTT, un “terminator” perruno con colmillos de acero que no se detendrá hasta acabar con su presa. William Miller, el novio extranjero de la chica de Cuéntame, salta a la pantalla grande como protagonista de esta adaptación de una novela de Alberto Vázquez Figueroa. Producida por Fantastic Factory, y dirigida por el máximo responsable de la casa, Brian Yuzna (autor de las discretas Faust y Beyond Re-animator), no falta Paul Naschy, auténtico icono del terror hispano de serie B. Impagables escenas surrealistas como la del rottweiler aplastando a un pobre gallo.

2/10
La mala educación

2004 | La mala educación

Enrique es un joven director de cine que está investigando para una próxima historia, y la búsqueda le lleva a reencontrarse con un antiguo amigo del colegio, Ignacio. Junto a él recordará sus años más tiernos en el colegio de curas al que asistían; recuerdos sobre la represión que sufrieron, los partidos de fútbol, la educación, e incluso algunos abusos sexuales que no han podido olvidar. Fallida cinta de Pedro Almodóvar protagonizada por Gael García Bernal y Fele Martínez, y que no tuvo el éxito esperado en las salas de cine. El polémico tema sobre curas represores y abusones ha sido tratado hasta la saciedad en el cine y el director malagueño no quiso ser menos, pues deja constancia, una vez más, de su animadversión hacia la Iglesia. La historia, carente de humor, es rebuscada, desagradable y no atrapa en ningún momento.

3/10
Cámara oscura

2003 | Cámara oscura

Cinco jóvenes llegan a Senegal para participar en una competición de submarinismo. Pero el motor de su barca explota, ésta se hunde y se quedan aislados en medio del océano. De pronto, se acerca un viejo mercante que podría ser su salvación. Se agradece el esfuerzo de Pau Freixas, autor de la desconocida Cactus, por rodar una cinta de terror hispano, similar a la reciente Open Water y a otros títulos de barcos fantasmales, como Ghost Ship. La ambientación está conseguida y Freixas no se va por el camino del susto fácil, lo que compensa parcialmente que el guión y los personajes sean esquemáticos y típicos del género.

4/10
Valentín

2002 | Valentín

Película ambientada en el mundo del teatro, al que no es ajeno el protagonista Lluís Homar. Sigue a un grupo que prepara en una masía el montaje de una obra de Shakespeare. La presencia del joven Valentín, que va a ocuparse de los papeles juveniles y femeninos, desata los celos entre el resto de actores. El irregular film de Juan Luis Iborra parte de su propia adaptación teatral, hecha a partir de una novela de Juan Gil Albert. Se homenajea al mundo de la farándula y a Shakespeare, aunque el entramado de relaciones humanas entre los miembros de la compañía no acaba de funcionar.

4/10
Morir (o no)

2000 | Morir (o no)

El director catalán Ventura Pons sigue presentando films donde se entremezclan diversas historias, a modo de relatos cortos. La novedad en Morir (o no) reside en que las siete historias de la película se cuentan dos veces, de modos distintos, en blanco y negro y color. La diferencia en el doble relato viene dada por el hecho de si la muerte hace acto de presencia o no en medio de los personajes. De este modo, las andanzas de un director de cine en etapa de bloqueo, un heroinómano con problemas, una cría que se atraganta con un hueso de pollo, un motorista atropellado por la policía, un enfermo que no consigue pedir ayuda, una histérica que se atiborra a pastillas y un ejecutivo amenazado por un asesino cobran doble interés. El film se basa en la obra de Sergi Belbel, y presenta una agradecible frescura. El planteamiento recuerda a títulos como La vida en un hilo, ¡Qué bello es vivir! o Dos vidas en un instante. El reparto está perfecto, a pesar de estar integrado por rostros relativamente desconocidos. 

6/10
La ciudad de los prodigios

1999 | La ciudad de los prodigios

Un joven campesino (Olivier Martinez) viaja a la ciudad. Enseguida queda prendado de una joven anarquista (Emma Suárez), que trabaja en la posada donde se hospeda. Adaptación de la magnífica novela de Eduardo Mendoza. Con gran despliegue de medios, se reproduce la Barcelona de principios de siglo, donde el protagonista se convierte en mafioso.

4/10
La Celestina

1996 | La Celestina

Gerardo Vera adapta el clásico castellano de Fernando de Rojas. El film describe los amores de Calisto y Melibea, y cómo se valen de los servicios de una vieja alcahueta. La pareja de amantes guapines, Juan Diego Botto y Penélope Cruz, no salvan la película.

3/10
Adosados

1996 | Adosados

La estabilidad de la familia formada por Andrés y Paula, y sus hijos Pablo y Laura, descansa sobre un pacto: marido y mujer deben decirse siempre la verdad. Andrés incumple el pacto a la hora de explicar la muerte de Bobo, el perro de la familia, sacrificado por el veterinario tras diagnosticarle una grave enfermedad. Se inicia así una sarta de mentiras que contribuye al progresivo desmoronamiento del hogar. No hay nada peor en un film que un punto de partida carente de credibilidad. Adosados, adaptación de la novela homónima de Félix Bayón, tiene uno artificioso en extremo. Hay en la vida matrimonios de conveniencia, por dinero, por vanidad... y también, naturalmente, por amor. Pero uno cuyo único y principal pilar sea el de no mentirse... No mentirse debería ser la consecuencia de una razón de verdadero peso. El problema es que, aun aceptándose esto, todavía se ofrece un trago más difícil de digerir: que la transgresión del pacto comience en algo tan estúpido como en la explicación de la muerte de un animal. Mario Camus tiene dificultades en superar el ‘handicap’ señalado. Competente en la narración, con buenas imágenes y alguna secuencia poderosa –la del juego familiar que termina en la llamada inesperada del veterinario–, falla sobre todo en el texto: la ausencia de unos diálogos cuidados queda en evidencia en unos personajes fríos, poco humanos; en los largos, demasiado largos silencios; o hasta con las parrafadas en ruso –que no se traducen con subtítulos– del vagabundo. Una larga y explícita secuencia erótica ralentiza la acción y revela, como pocas, su carácter totalmente gratuito, pues nada aporta a lo que vendrá después.

4/10
El porqué de las cosas

1995 | El perquè de tot plegat

Película coral, compuesta por historias independientes, recreadas a partir del libro de Quim Monzó, uno de los autores de referencia de Ventura Pons. Son pequeñas instantáneas de la vida, que muestran las pulsiones por las que se mueve el ser humano.

5/10
Mecánicas celestes

1994 | Mecánicas celestes

Cuenta las aventuras de Ana, una joven venezolana interpretada por Ariadna Gil, que sueña con ser cantante de ópera. Para cumplir este sueño, su primer paso es dejar plantado a su novio en el día de su boda. Con mucho entusiasmo, viaja a París para conseguir lo que desea. Una vez allí, vive varias experiencias que cambiarán su vida, y conoce a unos personajes variopintos, entre ellos un brujo del Caribe y un camarero homosexual. Su corazón se abre con un director de cine italiano, que se convertirá en su príncipe azul. Se trata del cuento de La Cenicienta en una versión moderna. Para esta atrevida adaptación, la directora venezolana Fina Torres, construye un marco, el de los ambientes bohemios de París, donde el caos vital se cruza con un estilo psicodélico. La mirada chispeante y llena de sensibilidad de Ariadna Gil, dota de credibilidad a su conmovedor personaje.

4/10
El pájaro de la felicidad

1993 | El pájaro de la felicidad

Una mujer de cierta edad, Carmen, interpretada por Mercedes Sampietro, se dedica a la restauración de obras de arte. Poco después de reencontrarse con su único hijo, es víctima de un asalto sexual. Esto le provoca un grave trastorno psicológico, pero no parece afectarle al hombre con quien comparte su vida, Fernando. Carmen, muy dolida y decepcionada, decide emprender un viaje en busca de su esposo, de sus padres, y en definitiva, de su pasado. En ruta hacia el sur, está decidida a comenzar una nueva vida. Se trata de una de las películas más personales de Pilar Miró. Habla, desde un punto de vista femenino, de la soledad, la dignidad, los afectos y las desilusiones. Brillante guión de Mario Camus. El título de la película procede de un texto de Pío Baroja, en el que se refiere al momento en el que una persona tiene en su mano "el pájaro de la felicidad", y sin darse cuenta lo deja escapar.

5/10
Después del sueño

1992 | Después del sueño

Amos, un marinero que posee un barco, espera la inminente llegada de su tío, que ha vivido en la Unión Soviética desde que se exilió, al término de la Guerra Civil. Poco después de llegar, y antes de que tengan tiempo de intercambiar muchas palabras, el anciano muere inesperadamente. Amos ha leído en las cartas que el tío le enviaba a su madre que éste poseía un tesoro, de paradero indefinido. El veterano Mario Camus contó en esta cinta con grandes actores que bordan sus papeles.

4/10
El niño de la luna

1989 | El niño de la luna

David es un huérfano de 10 años con extraños poderes sobrenaturales que cree que es el Hijo de la Luna, según una antigua profecía africana. Cuando una organización mesiánica le adopta, David descubre que su propio destino quieren enfocarlo en otro niño, con lo que el muchacho decide rebelarse y luchar por su sueño. Dos mujeres le ayudarán a conseguirlo. Película española que aborda un tema bastante inusual de historias mágicas y esotéricas. Tiene algunas escenas atractivas visualmente y cuenta con la presencia de Lucia Bosé (Muerte de un ciclista).

6/10
Si te dicen que caí

1989 | Si te dicen que caí

1970. En un hospital, Sor Paulina y Nito reconocen los cadáveres de dos amigos de la infancia. Vicente Aranda adapta libremente una obra de Juan Marsé. Victoria Abril interpreta tres papeles.

4/10
La Plaza del Diamante

1982 | La Plaza del Diamante

Verano de 1928. La joven Colometa se enamora de un joven llamado Quimet. Tras un año de peleas y reconciliaciones, acaba casándose con él. Exitosa adaptación de la famosa novela de Mercè Rodoreda. Hizo popular a la entonces jovencísima Silvia Munt.

6/10

Últimos tráilers y vídeos