IMG-LOGO

Biografía

Robert Rodriguez

Robert Rodriguez

52 años

Robert Rodriguez

Nació el 20 de Junio de 1968 en San Antonio, Texas, EE.UU.
Filmografía
Alita: Ángel de Combate

2018 | Alita: Battle Angel

Estamos en el siglo XXVI es una sociedad distópica, la guerra con los marcianos 300 años atrás ha dejado profunda huella en la Tierra. En la ciudad aérea de Salem vive una élite inalcanzable, mientras que en tierra firme se encuentran los parias, un conjunto abigarrado de seres humanos, los cárnicos, y de cyborgs, que tiene partes de su cuerpo artificiales. En Iron City, en la zona de desguace, el doctor Ido experto en curar a cyborgs encuentra los restos de la desechada Alita, con un cerebro humano en perfecto estado, y a la que reconstruye en su clínica. Cuando logra que despierte, ella, de aspecto adolescente, no recuerda nada de su pasado, pero pronto sale a la luz que posee cualidades muy especiales, sus dotes físicas son realmente extraordinarias, propias de una guerrera; lo que no quita para que destaquen en Alita unos sentidos muy acendrados de la bondad, la lealtad y la justicia, como se advierte en sus relaciones con esa figura quasi paterna que es el doctor Ido, o con su nuevo amigo Hugo, que le guía en ese mundo hostil, donde se siente muy atraída por un deporte muy popular, el Motorball. Trepidante adaptación del manga de Yukito Kishiro, que ya antes había conocido una versión como serie de anime no demasiado apreciada por los fans. Teniendo detrás la mente creativa de James Cameron, que ejerce como coguionista y productor, puede imaginarse que técnicamente Alita: Ángel de Combate alcanza una perfección inusitada en sus aspectos visuales, tanto en el uso de efectos especiales CGI como en la presentación del 3D, usado con tanta inspiración como en Avatar, el proyecto que tan enfrascado le tiene, da la impresión de que el resto de su carrera sólo dirigirá las secuelas de ese film. Para la dirección, Robert Rodriguez se revela como una acertada elección, pues se nota que el cineasta de origen hispano admira la fuente original, y que posee un talento especial para el cine de acción. Estamos ante un film donde el entretenimiento de calidad es la meta principal, meta que se alcanza sobradamente. La recreación del universo futurista es espectacular, con muchísimos detalles, grandes planos generales de Iron City con edificios semiderruidos o del estadio donde se juega al Motorball. También es fabulosa la calidad y movimiento de los cyborgs, la simbiosis de las partes puramente mecánicas o de robots, con las humanas, manos o rostros, en muchos casos tratados visualmente, como los espectaculares ojos de Alita, todo un homenaje a los clásicos de los personajes del anime, con su redondez saltona. Y las peleas, persecuciones, etcétera, están muy logradas, nada que ver con el cansinismo de ciertas perezosas producciones de acción, está todo muy bien estudiado para asegurar la diversión. Quizá alguno considere que los elementos que componen la trama son muy sencillos o arquetípicos, pero sea como fuere, lo cierto es que funcionan a las mil maravillas. La chica sin memoria que necesita arraigar en algún sitio, conocer el sentido de su vida; los padres sacudidos por una tragedia que les marcó para siempre; los sentimientos paternales y filiales entre Ido y Alita, al modo de una revisión moderna del cuento de Pinocho; la élite controladora de los parias desde la distancia, sin mezclarse nunca con ella; los cazarrecompensas y demás tipos duros; el amigo que decepciona, pero donde siempre cabe el perdón. Rosa Salazar, abonada a las sagas distópicas –Divergente, El corredor del laberinto– asume con aplomo el protagonismo del film y logra hacer creíble la mezcla de pureza y fuerza de su personaje; y funciona muy bien el resto del reparto, incluidos tres oscarizados secundarios de lujo, Jennifer Connelly, Mahershala Ali y Christoph Waltz.

7/10
Sin City: Una dama por la que matar

2014 | Sin City: A Dame to Kill For

Casi diez años después de Sin City, los directores Frank Miller y Robert Rodríguez entregan la segunda parte de su película-cómic sobre la ciudad donde reina el pecado, la muerte, la violencia y el desenfreno. "En Sin City quien no se corrompe se pudre", dice un personaje. Aquí el guión, escrito y basado en el cómic de Miller, sigue tres historias interconectadas: la de un jugador de póker que se enfrenta al temible Senador Roark; la de la bella Ava Lord, que se propone seducir de nuevo a su ex novio Dwight; y la de la bailarina Nancy, deseosa de vengar la muerte de su adorado Hartigan. Lo más impactante del film sigue siendo la puesta en escena, verdaderamente original. El nocturno blanco y negro (muy blanco y muy negro) de las viñetas se rompe de vez en cuando con algún elemento de color que logra un efecto estupendo (los ojos verdes de Ava, las heridas faciales de Dwight, el pelo rubio de Marcie, los faros del coche, la explosión, los labios, etc.). La narración es atractiva, los efectos especiales eficaces (soberbio vuelve a ser el maquillaje) y la voz en off ofrece frases modélicas, muy de cine negro. Por supuesto, una de las señas de identidad del producto sigue siendo la gran presencia del sexo –aquí con muchas escenas exhibicionistas de Eva Green– y la violencia brutal, una constante durante todo el metraje. El resultado es inferior a la primera película pero su fuerza es también indudable. El nutrido reparto es asombrosamente espectacular.

5/10
Machete Kills

2013 | Machete Kills

3/10
Spy Kids 4

2011 | Spy Kids 4: All the Time in the World

Machete

2010 | Machete

Nueva travesura de Robert Rodriguez, que alarga su propio tráiler falso, que se pudo ver antes de su película Planet Terror, y que en Estados Unidos formaba parte del díptico Grindhouse. Rodriguez ha dirigido la cinta junto con Ethan Maniquis, colaborador habitual en la edición de sus películas. Otro asiduo de su cine, el ex presidiario Danny Trejo, el camarero de Abierto hasta el amanecer, asciende por primera vez a protagonista, en un personaje que sin duda le va al pelo, por su aspecto de tipo duro, como ya se pudo ver en el citado tráiler. Machete, ex agente federal mexicano incorruptible, se ha exiliado a Texas tras un enfrentamiento con Torrez, un poderoso narcotraficante. Un tipo le contrata para disparar al senador McLaughlin, un político que pretende tomar medidas drásticas para frenar la inmigración ilegal en la frontera con México. Pero cuando intenta disparar contra él, se da cuenta de que le han tendido una trampa. La intención de Rodriguez es homenajear al cine violento de serie B más cutre. Rueda así de forma premeditadamente torpe, los diálogos son absurdos aposta, los personajes no podrían ser más ridículos, incluye numerosos desnudos gratuitos, elementos de mal gusto e irreverentes a mansalva, y hasta la presencia de un actor tan malo como Steven Seagal se vuelve aquí un ingrediente supuestamente positivo de la broma. Sorprende la sobredosis de violencia, paródica pero bastante salvaje, pues el protagonista llega a usar los intestinos de uno de sus enemigos para salvarse. Se han prestado al juego grandes personalidades de Hollywood, como Robert De Niro, Jessica Alba, Michelle Rodríguez, un recuperado Don Johnson del que hace tiempo que no se sabe casi nada, e incluso la polémica Lindsay Lohan muy ligera de ropa en un papel absurdo. Los más friquis reconocerán entre los malos al legendario Tom Savini, encargado de los efectos especiales de Zombi, que suele salir también en las películas de Rodriguez. Todos aquellos que entren en el juego y no se tomen la película en serio lo pasarán más o menos bien, pues ofrece exactamente lo que promete. De fondo aporta una apología exagerada pero más o menos divertida de la identidad mexicana, y cierta crítica a la hipocresía en el ámbito de la inmigración, pues se restringe la entrada a individuos que después están realizando duros pero necesarios trabajos.

5/10
Shorts. La piedra mágica

2009 | Shorts

La cinematografía de Robert Rodriguez en lo que se refiere al cine familiar es muy rica. El director de San Antonio, celebre por su debut con El mariachi, rodada con muy pocos medios, pronto se dedicó al cine de acción con Desperado o Abierto hasta el amanecer, pero dio un giro radical con la divertida saga familiar de Spy Kids. Desde entonces compagina una doble labor: espanta al respetable con productos del estilo Sin City (ciudad del pecado) o Planet Terror, y entre medias va intercalando películas para chavales, como Las aventuras de Sharkboy y Lavagirl o la última que nos ocupa, Shorts. Toe Thompson es un chico inadaptado y sin amigos que vive junto a sus padres y su hermana en la pequeña ciudad de Black Falls. Toe tiene serios problemas en el colegio, pues siempre recibe el acoso de la pandilla liderada por Helvetica Black, una niña adusta y mandona que le hace la vida imposible. Helvética es hija del ambicioso Mr. Black, jefe de la empresa tecnológica más importante de la zona, que ha diseñado un sofisticado artilugio multiusos. Los padres de Toe son importantes trabajadores de la empresa de Mr. Black, pero éste les avisa de que, si no quieren ser despedidos, habrán de diseñar un plan empresarial que les convierta en líderes del sector. Entretanto, durante una tormenta, una extraña piedra con los colores del arco iris cae del cielo. Es entonces cuando la vida de Toe y la de todos sus vecinos y amigos cambiará para siempre, ya que cualquier deseo del poseedor de la piedra se hace realidad. Robert Rodriguez se esfuerza por ofrecer un producto familiar de gran originalidad, muy poco común en cuanto al estilo narrativo, caracterizado por la desenfadada voz en off del protagonista y su abrupto y desordenado modo de narrar, lo que acaba desembocando en una suma de diversos cortos (‘shorts’) bien diferenciados, dependiendo de en qué manos haya caído la piedra mágica. Hay por supuesto una gran imaginación a la hora de inventar aventuras, artilugios, situaciones fantásticas o gags cómicos (lo del bebé inteligente es de partirse), pero se puede achacar al conjunto que el guión sea muy simple y que la coherencia no le importe a Rodríguez lo más mínimo. Da la sensación de que él quiere únicamente que los niños disfruten y que se rían con las estrambóticas situaciones: lo que piensen los adultos le debe de traer sin cuidado. Y como es habitual en el cine familiar de Rodriguez, bajo una típica aventura fantástica de chavales inadaptados a los que le ocurren mil y una peripecias, el guionista y director ofrece ideas valiosas acerca de la unidad familiar (con esa divertida metáfora visual de la fusión de cuerpos), de la necesidad de la amistad, y de los excesos y deshumanización provocados por la dependencia patológica de las nuevas tecnologías, algo que dificulta seriamente las relaciones familiares. Los pequeños actores están a la altura, con mención especial para la debutante Jolie Vanier, en el papel de la marimandona Helvetica Black. Entre los adultos hay gente de cierto renombre, aunque destaca por encima de todos un divertido William H. Macy.

4/10
Planet Terror

2007 | Planet Terror

Robert Rodriguez completa con esta película el díptico “Grindhouse”, junto con Death Proof, firmada por su amigo Quentin Tarantino. El proyecto “Grindhouse” hace referencia a un minoritario estilo de cine surgido en los años setenta en Estados Unidos y que se caracterizaba por mezclar el terror y el gore en películas baratas con efectos especiales caseros. Estos filmes de serie Z eran exhibidos a menudo en salas de baja calidad y en programación doble, y no hay que ser muy avispado para colegir que tanto Tarantino como Rodriguez fueron ávidos espectadores de este tipo de cine en sus años mozos. Siguiendo con los cánones del género Planet Terror es excesiva, inverosímil, paródica, divertida, grimosa, violenta, asquerosa, romántica e incluso cursi. Durante una noche en un pequeño pueblo de Texas se empiezan a multiplicar los casos de personas infectadas por una extraña y vomitiva dolencia, debido a la cual unos purulentos granos se extienden como enormes erupciones gangrenosas sobre sus cuerpos hasta hacerles parecer seres amorfos y horribles. Lo peor es que la infección se extiende a marchas forzadas, ya que los afectados se transforman en una especie de psicóticos zombies caníbales que buscan saciarse con carne humana. Al parecer, el origen del mal es un virus creado como arma química y cuyo antídoto es pretendido por el sanguinario teniente Muldoon. Y entre los que lucharán contra la epidemia se encuentran dos enamorados, una médico, dos polis, un tipo experto en hacer barbacoas, dos gemelas raritas, etc. El director de El Mariachi y Sin City (Ciudad del pecado) rueda con ritmo muy ágil este exagerado cóctel que puede indigestarse si se toma demasiado en serio. En realidad, bajo su brutal y desagradable apariencia, la película no deja de ser un guiño nostálgico al cine del pasado, un sentido homenaje en forma de gamberrada, un poco como Kill Bill lo es del cine de acción oriental de serie B, solo que aquí se trata de ofrecer La noche de los muertos vivientes en clave de casquería, vísceras sangrantes y violencia desmedida repleta de acción. Pero lo que salva la función es que Rodríguez pergeña un puñado de personajes con alma, simpáticos y muy bien perfilados, cada uno con su singular y a menudo sangrienta parte de heroísmo. Y los actores están en su sitio. Entre el reparto, destacan especialmente, Freddy Rodríguez (Harsh Times) en su papel de Wray, la “pata de metralleta” Rose McGowan (increíble personaje), a quien vimos en Scream o en la serie Embrujadas, un felizmente recuperado Michael Biehn (Terminator) y el malote Bruce Willis. Incluso Tarantino tiene sus minutos de gloria, tan truculentos como descerebrados.

7/10
Las aventuras de Sharkboy y Lavagirl

2005 | The Adventures of Shark Boy & Lava Girl in 3-D

Tras el enorme éxito que ha cosechado con la saga Spy Kids, Robert Rodriguez vuelve a entregar un producto de puro entretenimiento, diseñado exclusivamente para los más jóvenes. Max es un chaval de diez años, bondadoso, simpático y, sobre todo, con una imaginación desbordante. En sus sueños imaginarios pululan un niño valiente y fiero, criado por tiburones, llamado Sharkboy, y una jovencita de pelo color miel, llamada Lavagirl y que es capaz de derretir todo lo que toca. ¿Pero qué pasaría si un día los sueños de Max se hicieran realidad, y entre él y sus dos amigos tuvieran que salvar el mundo de las manos del malvado Mr. Electricidad? Rodríguez hace un sentido homenaje al mundo de la imaginación y a los sueños de infancia, y al contrario de lo que sucedía con Spy Kids, aquí los efectos especiales son conscientemente más caseros, e incluso llamativamente artesanos. Pero, por encima del aspecto visual, más barroco y oscuro de lo acostumbrado, predomina el sentido positivo de la historia, llena de valores familiares. Y con el aliciente de que algunos pasajes están preparados para disfrutarlos en tres dimensiones, por lo que en los momentos adecuados el espectador recibe aviso de ponerse las gafas especiales.

4/10
Sin City (Ciudad del pecado)

2005 | Sin City

Tres historias independientes que transcurren en la ciudad a la que alude el título, con pequeñas conexiones entre ellas. Marv, un monstruoso gigantón, olvida sus penas a base de alcohol en un sórdido local. Un día conoce a una prostituta con la que pasa la noche. Al despertar, la chica ha sido asesinada y Marv decide consagrar su vida a la venganza. Mientras tanto, Dwight, un asesino que se ha cambiado la cara, trata de impedir los manejos de Jackie Boy por los bajos fondos. Por último, el detective Hartigan cumple 60 años y está a punto de retirarse de la policía. Cuando le queda una hora de servicio, intenta salvar a la pequeña Nancy de un depravado violador y asesino. Pero su enemigo acaba llevándose a la niña, por lo que Hartigan decide encontrarla como sea. Robert Rodriguez deja de lado sus últimas películas familiares, como Spy Kids y la reciente Las aventuras de Sharkboy y Lavagirl, y vuelve al tono violento de otros de sus trabajos, como Abierto hasta el amanecer, en esta adaptación de la serie de comics homónima de Frank Miller. Algunos de los directores de las numerosas adaptaciones de cómics a la pantalla que se filman últimamente han declarado a los cuatro vientos su pasión por la obra original. Es lo que ocurre con Sam Raimi, responsable de Spider-Man, que por lo visto es seguidor del personaje desde niño. En el caso del mexicano Robert Rodriguez, su devoción por el original es tan grande, que ha trasladado al cine casi todas las viñetas, traduciendo milimétricamente el original, en blanco y negro, con algunos detalles en color. Para ello, ha filmado a los actores en formato digital, para después retocarles con sofisticados programas de ordenador y hacerles idénticos a los personajes del cómic. También ha utilizado gráficos computerizados para todos los decorados, con iluminaciones que recuerdan al expresionismo alemán y a los clásicos del cine negro. Se trata de una técnica similar a la que se utilizó en la sorprendente Sky Captain y el mundo del mañana. Desde luego, el aspecto del film es apasionante, pues Rodríguez se luce con vistosas imágenes que reproducen la estética propia del cine negro. El resultado, una reinvención absoluta de la realidad, ha sido recibido como un adelanto del cine del futuro. Este nivel artístico permite pasar por alto que las historias, típicamente de cómic, sean absolutamente irreales, increíbles y en ocasiones paródicas, y que sus diálogos sean sencillos. Otro elemento bastante discutible es su utilización hasta la extenuación de la omnipresente voz en off, sacada directamente de los recuadros del cómic original. Evocadora de los relatos de los grandes del género negro, como Raymond Chandler o Dassiell Hammett, se trata de una cinta oscura y tendente al exceso, no apta para menores, con un tono violento y secuencias de sexo bastante explícitas. Evidentemente, todo esto a la creación del mundo de la película, un lugar tenebroso donde la corrupción alcanza a todos los habitantes, y en que la moral brilla por su ausencia. Además, se entresaca de ellos una visión fatalista y escéptica de la vida. Así las cosas, sólo queda sitio para algunos individuos relativamente heroicos, capaces de redimirse y sacrificar sus vidas en pro de una buena causa. Además de un dinámico montaje, del propio Rodríguez, cabe mencionar el sólido elenco que ha logrado reunir. Destaca, sin duda, el veterano Mickey Rourke, últimamente muy alejado de las pantallas, en una gran interpretación del horripilante Marv, gigantón cuya recreación le ha obligado a ponerse grandes dosis de maquillaje. A Bruce Willis también le va que ni pintado su personaje de poli duro. Otros actores se lucen en breves papeles, a veces bastante transformados, como Elijah Wood, el perverso asesino Kevin.

7/10
Spy Kids 3-D Game Over

2003 | Spy Kids 3-D Game Over

Un nuevo supervillano amenaza al mundo. Se trata de ‘El fabricante de juguetes’ (que tiene la acartonada cara de Sylvester Stallone), que planea lanzar al mercado un videojuego con el que volver poco menos que idiotas a los niños de todo el planeta. Menos mal que andan por ahí Juni y Carmen Cortez. Pero el modo de enfrentarse a la amenaza lo es todo menos sencillo. Pues los chicos deben introducirse virtualmente en el juego, e ir superando diversos niveles. En el camino encontrarán la ayuda de varios chavales que también andan introducidos en el juego. Robert Rodríguez culmina su entretenidísima trilogía de cine infantil, dedicada a una familia de espías, los Cortez, que incluye a tres generaciones. La baza que juega en esta ocasión tiene atractivo doble. Por un lado, el film está situado en el mundo de los videojuegos, y quien esté enganchado a ellos, comprobará que Rodríguez ha hecho los deberes; es decir, habla con conocimiento de causa. Y por otra parte, en su versión tridimensional (pues el DVD ofrece la posibilidad de ver la peli de modo convencional), se recupera el viejo cine que se veía con gafas de colores, y que aunque no sea perfecto, tiene un muy agradable sabor añejo que nos retrotrae a viejas películas como Los crímenes del museo de cera. De nuevo los efectos especiales son la mar de originales, y el peso del protagonismo recae sobre todo en los dos chavales Alexa Vega y Daryl Sabara (de hecho, a Antonio Banderas y Carla Gugino casi no les vemos el pelo).

5/10
El mexicano

2003 | Once Upon a Time in Mexico

Para olvidar un pasado marcado por la violencia, “El mariachi” se ha refugiado en un lugar solitario. Pero Sands, agente corrupto de la CIA, acude en su busca para proponerle una misión: impedir que un importante narcotraficante, Barrillo, asesine al presidente de México. Puesto que tiene sus propios motivos para vengarse de Barrillo, “El Mariachi” acepta el encargo. Le ayudan Lorenzo y Fideo, dos fieles secuaces. Con El mariachi, rodada con medios caseros, Robert Rodríguez llamó la atención de los ejecutivos de Hollywood, que le contrataron para seguir la trama con más medios en Desperado. Animado por su amigo Quentin Tarantino, que le dio la idea central del guión, Rodríguez cierra una trilogía ejerciendo como realizador, guionista, montador y director de fotografía, y al parecer más interesado en las secuencias de acción que en buscar una trama sólida. A Antonio Banderas y Salma Hayek, protagonistas de la segunda entrega, les acompañan en esta ocasión Johnny Depp, Willem Dafoe y Mickey Rourke. Banderas, Hayek y Depp hacen sus pinitos como cantantes, mientras que un famoso cantor, Enrique Iglesias, debuta como actor.

4/10
Spy Kids 2: La isla de los sueños perdidos

2002 | Spy Kids 2: Island Of Lost Dreams

Vuelve la familia Cortez, aunque bien podría apellidarse Bond, y esta vez traen hasta a los abuelos. Ahora, los niños se han convertido en agentes secretos, como sus padres, pero descubren que un misterioso individuo quiere hacerse con el control de OSS, la organización para la que trabajan. Sus pesquisas les llevan hasta una misteriosa isla volcánica, llena de extrañas criaturas, donde un científico loco ha inventado un artilugio que podría destruir el mundo. Aunque la amenaza parece muy peligrosa para unos niños, contarán con la ayuda de sus padres, que llegan hasta la isla en su búsqueda. Esta vez, el director y guionista Robert Rodriguez no necesita presentar a los personajes, y se concentra en la acción desde el primer momento, por lo que la secuela de Spy Kids resulta más ágil aún que el original. Repiten todos los actores originales, incluido Antonio Banderas que vuelve a demostrar una sana capacidad para reírse de sí mismo y de los papeles que normalmente interpreta. La historia está repleta de imaginativas criaturas y vehículos que harán las delicias de los niños, sin despreciar al público adulto porque la trama está salpicada de golpes inteligentes. Por ejemplo, critica de forma simpática que los niños de ahora estén rodeados de demasiada tecnología, pues los protagonistas, cuando no les funciona su sofisticado equipo, se encuentran totalmente perdidos.

6/10
Spy Kids

2001 | Spy Kids

Ingrid y Gregorio Cortez son dos espías internacionales que han dejado su trabajo para formar una familia. Al menos, supuestamente. En realidad, están investigando la misteriosa desaparición de siete espías de la Oficina de Servicios Estratégicos. Todo apunta a que Floop, un excéntrico mago de la tecnología cuyo programa de televisión tiene engatusados a todos los niños, puede estar detrás de las desapariciones. Cuando los agentes Cortez caen en la trampa de su enemigo, el destino mundial dependerá de Carmen y Juni Cortez, unos niños que acaban de descubrir la oculta profesión de sus padres y que pronto aprenderán a manejar los artilugios que pueden llevarles a recuperar a su familia. Tras el El mariachi y Desperado, Robert Rodriguez vira 180 grados y ofrece una entretenida y deliciosa película familiar, escrita también por él mismo. Para él: “Mantener a la familia unida es un eterno desafío. Quiero decir, ¡es como una misión imposible! Pero vale la pena la lucha y el desafío porque no creo que haya algo más gratificante en la vida que la familia”. Spy Kids aúna comedia y acción a grandes dosis, con una puesta en escena de apabullante color e impactantes decorados que parecen salir de la imaginación de los niños protagonistas. De hecho, el acierto del film es precisamente esa identificación entre la realidad y los sueños, algo que ha hecho que miles de niños y jóvenes se identifiquen con los protagonistas. Los efectos especiales son primorosos, igual que la enorme galería de artilugios (mochilas voladoras, coches anfibio, vainas submarinas, aviones infantiles con mandos de video-juego, chicles bomba, etc.) ideadas por la imaginación de Robert Rodriguez.

7/10
The Faculty

1998 | The Faculty

Nueva película protagonizada por adolescentes de instituto. La novedad es que, en vez de historia nostálgica o de simple terror, aparece la ciencia ficción. Pues resulta que unos malvados alienígenas se proponen invadir la Tierra; y con tal propósito toman prestados los cuerpos de los "profes" del "cole". A partir de ahí una panda de chicos y chicas debe salvar al mundo, sin olvidar que cualquiera de ellos puede acabar convertido en extraterrestre. El director Robert Rodriguez, que sorprendió a medio mundo con un film hecho con cuatro cuartos (El mariachi), se pliega a las convenciones de las películas de serie B, y un logra un film bastante entretenido.

4/10
Abierto hasta el amanecer

1996 | From Dusk Till Dawn

Steh (George Clooney) y Richard (Quentin Tarantino) son dos atracadores de bancos perseguidos por la justicia. Con el FBI a sus espaldas toman como rehenes a la familia Fuller (Harvey Keitel y Juliette Lewis). Con ellos atraviesan la frontera mejicana; una vez en Méjico deciden pasar la noche en un local de carretera. Los acontecimientos toman un brusco giro, cuando al llegar la medianoche los demás clientes del garito se transformen en unos espeluznantes "zombies" ávidos de sangre humana. Robert Rodriguez dirige este film, que mezcla bruscamente ingredientes de distintos géneros cinematográficos: thiller, cine de terror..., todo ello aderezado de la peculiar estética de Tarantino (Pulp Fiction), tan proclive a mezclar la violencia más salvaje con un ácido humor tirando a cutre.

5/10
Desperado

1995 | Desperado

Secuela de El mariachi, donde Robert Rodriguez contó, esta vez sí, con un presupuesto generoso y actores bastante más conocidos (Banderas, Hayek, Buscemi, de Almeida, Tarantino...). El resultado es acción a porrillo, aunque, al contrario que en su debut, en este caso la originalidad se quede en el tintero.

3/10
Four Rooms

1995 | Four Rooms

Disparatada comedia que narra cuatro historias diferentes que tienen como nexo de unión el hecho de desarrollarse en diferentes habitaciones de un mismo hotel de la ciudad de los Angeles, e intervenir en todas ellas un botones en su primera noche de trabajo. Un grupo de brujas que quieren convocar a una antigua diosa, un matrimonio, en el que el marido quiere matar a su adúltera esposa, los hijos de un matrimonio de mafiosos que la toman con Ted, el botones, que debe aguzar su ingenio si quiere salvar su vida, y una macabra apuesta, son las cuatro historias que componen el hilo argumental de esta película. Narradas por cuatro directores diferentes: Allison Anders, Alexandre Rockwell, Robert Rodriguez y Quentin Tarantino, estamos ante un film un tanto irregular en el que abunda la sal gruesa, y un macabro sentido del humor que parece especialmente dirigido a la fiel parroquia de Tarantino y compañía.

4/10
El mariachi

1992 | El mariachi

El mariachi es el sobrenombre por el que es conocido un joven que se gana la vida tocando la guitarra. Lleva una vida normal, actuando en diferentes lugares de la frontera mejicana. Pero su existencia se complica cuando llega a un pueblo donde es confundido con un matón a sueldo. Debido a una fatal coincidencia, ambos visten de negro y llevan un estuche de guitarra con ellos. El mariachi lleva su instrumento, mientras que el asesino lleva su arma. De repente, el mariachi se ve involucrado en una persecución a vida o muerte. Si quiere sobrevivir, debe poner toda la carne en el asador y enfrentarse a un grupo de matones. Realizada con unos medios escasos, pero con un auténtico alarde creativo, esta película supuso un boom en las taquillas. Su realizador Robert Rodriguez, amigo de Quentin Tarantino, saltó a la fama gracias a este acertado thriller. Emana tensión y violencia. Algunas imágenes son impactantes por su crudeza, un elemento en el que la película se recrea.

6/10
Alita: Ángel de Combate

2018 | Alita: Battle Angel

Estamos en el siglo XXVI es una sociedad distópica, la guerra con los marcianos 300 años atrás ha dejado profunda huella en la Tierra. En la ciudad aérea de Salem vive una élite inalcanzable, mientras que en tierra firme se encuentran los parias, un conjunto abigarrado de seres humanos, los cárnicos, y de cyborgs, que tiene partes de su cuerpo artificiales. En Iron City, en la zona de desguace, el doctor Ido experto en curar a cyborgs encuentra los restos de la desechada Alita, con un cerebro humano en perfecto estado, y a la que reconstruye en su clínica. Cuando logra que despierte, ella, de aspecto adolescente, no recuerda nada de su pasado, pero pronto sale a la luz que posee cualidades muy especiales, sus dotes físicas son realmente extraordinarias, propias de una guerrera; lo que no quita para que destaquen en Alita unos sentidos muy acendrados de la bondad, la lealtad y la justicia, como se advierte en sus relaciones con esa figura quasi paterna que es el doctor Ido, o con su nuevo amigo Hugo, que le guía en ese mundo hostil, donde se siente muy atraída por un deporte muy popular, el Motorball. Trepidante adaptación del manga de Yukito Kishiro, que ya antes había conocido una versión como serie de anime no demasiado apreciada por los fans. Teniendo detrás la mente creativa de James Cameron, que ejerce como coguionista y productor, puede imaginarse que técnicamente Alita: Ángel de Combate alcanza una perfección inusitada en sus aspectos visuales, tanto en el uso de efectos especiales CGI como en la presentación del 3D, usado con tanta inspiración como en Avatar, el proyecto que tan enfrascado le tiene, da la impresión de que el resto de su carrera sólo dirigirá las secuelas de ese film. Para la dirección, Robert Rodriguez se revela como una acertada elección, pues se nota que el cineasta de origen hispano admira la fuente original, y que posee un talento especial para el cine de acción. Estamos ante un film donde el entretenimiento de calidad es la meta principal, meta que se alcanza sobradamente. La recreación del universo futurista es espectacular, con muchísimos detalles, grandes planos generales de Iron City con edificios semiderruidos o del estadio donde se juega al Motorball. También es fabulosa la calidad y movimiento de los cyborgs, la simbiosis de las partes puramente mecánicas o de robots, con las humanas, manos o rostros, en muchos casos tratados visualmente, como los espectaculares ojos de Alita, todo un homenaje a los clásicos de los personajes del anime, con su redondez saltona. Y las peleas, persecuciones, etcétera, están muy logradas, nada que ver con el cansinismo de ciertas perezosas producciones de acción, está todo muy bien estudiado para asegurar la diversión. Quizá alguno considere que los elementos que componen la trama son muy sencillos o arquetípicos, pero sea como fuere, lo cierto es que funcionan a las mil maravillas. La chica sin memoria que necesita arraigar en algún sitio, conocer el sentido de su vida; los padres sacudidos por una tragedia que les marcó para siempre; los sentimientos paternales y filiales entre Ido y Alita, al modo de una revisión moderna del cuento de Pinocho; la élite controladora de los parias desde la distancia, sin mezclarse nunca con ella; los cazarrecompensas y demás tipos duros; el amigo que decepciona, pero donde siempre cabe el perdón. Rosa Salazar, abonada a las sagas distópicas –Divergente, El corredor del laberinto– asume con aplomo el protagonismo del film y logra hacer creíble la mezcla de pureza y fuerza de su personaje; y funciona muy bien el resto del reparto, incluidos tres oscarizados secundarios de lujo, Jennifer Connelly, Mahershala Ali y Christoph Waltz.

7/10
Machete Kills

2013 | Machete Kills

3/10
Spy Kids 4

2011 | Spy Kids 4: All the Time in the World

Machete

2010 | Machete

Nueva travesura de Robert Rodriguez, que alarga su propio tráiler falso, que se pudo ver antes de su película Planet Terror, y que en Estados Unidos formaba parte del díptico Grindhouse. Rodriguez ha dirigido la cinta junto con Ethan Maniquis, colaborador habitual en la edición de sus películas. Otro asiduo de su cine, el ex presidiario Danny Trejo, el camarero de Abierto hasta el amanecer, asciende por primera vez a protagonista, en un personaje que sin duda le va al pelo, por su aspecto de tipo duro, como ya se pudo ver en el citado tráiler. Machete, ex agente federal mexicano incorruptible, se ha exiliado a Texas tras un enfrentamiento con Torrez, un poderoso narcotraficante. Un tipo le contrata para disparar al senador McLaughlin, un político que pretende tomar medidas drásticas para frenar la inmigración ilegal en la frontera con México. Pero cuando intenta disparar contra él, se da cuenta de que le han tendido una trampa. La intención de Rodriguez es homenajear al cine violento de serie B más cutre. Rueda así de forma premeditadamente torpe, los diálogos son absurdos aposta, los personajes no podrían ser más ridículos, incluye numerosos desnudos gratuitos, elementos de mal gusto e irreverentes a mansalva, y hasta la presencia de un actor tan malo como Steven Seagal se vuelve aquí un ingrediente supuestamente positivo de la broma. Sorprende la sobredosis de violencia, paródica pero bastante salvaje, pues el protagonista llega a usar los intestinos de uno de sus enemigos para salvarse. Se han prestado al juego grandes personalidades de Hollywood, como Robert De Niro, Jessica Alba, Michelle Rodríguez, un recuperado Don Johnson del que hace tiempo que no se sabe casi nada, e incluso la polémica Lindsay Lohan muy ligera de ropa en un papel absurdo. Los más friquis reconocerán entre los malos al legendario Tom Savini, encargado de los efectos especiales de Zombi, que suele salir también en las películas de Rodriguez. Todos aquellos que entren en el juego y no se tomen la película en serio lo pasarán más o menos bien, pues ofrece exactamente lo que promete. De fondo aporta una apología exagerada pero más o menos divertida de la identidad mexicana, y cierta crítica a la hipocresía en el ámbito de la inmigración, pues se restringe la entrada a individuos que después están realizando duros pero necesarios trabajos.

5/10
Shorts. La piedra mágica

2009 | Shorts

La cinematografía de Robert Rodriguez en lo que se refiere al cine familiar es muy rica. El director de San Antonio, celebre por su debut con El mariachi, rodada con muy pocos medios, pronto se dedicó al cine de acción con Desperado o Abierto hasta el amanecer, pero dio un giro radical con la divertida saga familiar de Spy Kids. Desde entonces compagina una doble labor: espanta al respetable con productos del estilo Sin City (ciudad del pecado) o Planet Terror, y entre medias va intercalando películas para chavales, como Las aventuras de Sharkboy y Lavagirl o la última que nos ocupa, Shorts. Toe Thompson es un chico inadaptado y sin amigos que vive junto a sus padres y su hermana en la pequeña ciudad de Black Falls. Toe tiene serios problemas en el colegio, pues siempre recibe el acoso de la pandilla liderada por Helvetica Black, una niña adusta y mandona que le hace la vida imposible. Helvética es hija del ambicioso Mr. Black, jefe de la empresa tecnológica más importante de la zona, que ha diseñado un sofisticado artilugio multiusos. Los padres de Toe son importantes trabajadores de la empresa de Mr. Black, pero éste les avisa de que, si no quieren ser despedidos, habrán de diseñar un plan empresarial que les convierta en líderes del sector. Entretanto, durante una tormenta, una extraña piedra con los colores del arco iris cae del cielo. Es entonces cuando la vida de Toe y la de todos sus vecinos y amigos cambiará para siempre, ya que cualquier deseo del poseedor de la piedra se hace realidad. Robert Rodriguez se esfuerza por ofrecer un producto familiar de gran originalidad, muy poco común en cuanto al estilo narrativo, caracterizado por la desenfadada voz en off del protagonista y su abrupto y desordenado modo de narrar, lo que acaba desembocando en una suma de diversos cortos (‘shorts’) bien diferenciados, dependiendo de en qué manos haya caído la piedra mágica. Hay por supuesto una gran imaginación a la hora de inventar aventuras, artilugios, situaciones fantásticas o gags cómicos (lo del bebé inteligente es de partirse), pero se puede achacar al conjunto que el guión sea muy simple y que la coherencia no le importe a Rodríguez lo más mínimo. Da la sensación de que él quiere únicamente que los niños disfruten y que se rían con las estrambóticas situaciones: lo que piensen los adultos le debe de traer sin cuidado. Y como es habitual en el cine familiar de Rodriguez, bajo una típica aventura fantástica de chavales inadaptados a los que le ocurren mil y una peripecias, el guionista y director ofrece ideas valiosas acerca de la unidad familiar (con esa divertida metáfora visual de la fusión de cuerpos), de la necesidad de la amistad, y de los excesos y deshumanización provocados por la dependencia patológica de las nuevas tecnologías, algo que dificulta seriamente las relaciones familiares. Los pequeños actores están a la altura, con mención especial para la debutante Jolie Vanier, en el papel de la marimandona Helvetica Black. Entre los adultos hay gente de cierto renombre, aunque destaca por encima de todos un divertido William H. Macy.

4/10
Planet Terror

2007 | Planet Terror

Robert Rodriguez completa con esta película el díptico “Grindhouse”, junto con Death Proof, firmada por su amigo Quentin Tarantino. El proyecto “Grindhouse” hace referencia a un minoritario estilo de cine surgido en los años setenta en Estados Unidos y que se caracterizaba por mezclar el terror y el gore en películas baratas con efectos especiales caseros. Estos filmes de serie Z eran exhibidos a menudo en salas de baja calidad y en programación doble, y no hay que ser muy avispado para colegir que tanto Tarantino como Rodriguez fueron ávidos espectadores de este tipo de cine en sus años mozos. Siguiendo con los cánones del género Planet Terror es excesiva, inverosímil, paródica, divertida, grimosa, violenta, asquerosa, romántica e incluso cursi. Durante una noche en un pequeño pueblo de Texas se empiezan a multiplicar los casos de personas infectadas por una extraña y vomitiva dolencia, debido a la cual unos purulentos granos se extienden como enormes erupciones gangrenosas sobre sus cuerpos hasta hacerles parecer seres amorfos y horribles. Lo peor es que la infección se extiende a marchas forzadas, ya que los afectados se transforman en una especie de psicóticos zombies caníbales que buscan saciarse con carne humana. Al parecer, el origen del mal es un virus creado como arma química y cuyo antídoto es pretendido por el sanguinario teniente Muldoon. Y entre los que lucharán contra la epidemia se encuentran dos enamorados, una médico, dos polis, un tipo experto en hacer barbacoas, dos gemelas raritas, etc. El director de El Mariachi y Sin City (Ciudad del pecado) rueda con ritmo muy ágil este exagerado cóctel que puede indigestarse si se toma demasiado en serio. En realidad, bajo su brutal y desagradable apariencia, la película no deja de ser un guiño nostálgico al cine del pasado, un sentido homenaje en forma de gamberrada, un poco como Kill Bill lo es del cine de acción oriental de serie B, solo que aquí se trata de ofrecer La noche de los muertos vivientes en clave de casquería, vísceras sangrantes y violencia desmedida repleta de acción. Pero lo que salva la función es que Rodríguez pergeña un puñado de personajes con alma, simpáticos y muy bien perfilados, cada uno con su singular y a menudo sangrienta parte de heroísmo. Y los actores están en su sitio. Entre el reparto, destacan especialmente, Freddy Rodríguez (Harsh Times) en su papel de Wray, la “pata de metralleta” Rose McGowan (increíble personaje), a quien vimos en Scream o en la serie Embrujadas, un felizmente recuperado Michael Biehn (Terminator) y el malote Bruce Willis. Incluso Tarantino tiene sus minutos de gloria, tan truculentos como descerebrados.

7/10
Las aventuras de Sharkboy y Lavagirl

2005 | The Adventures of Shark Boy & Lava Girl in 3-D

Tras el enorme éxito que ha cosechado con la saga Spy Kids, Robert Rodriguez vuelve a entregar un producto de puro entretenimiento, diseñado exclusivamente para los más jóvenes. Max es un chaval de diez años, bondadoso, simpático y, sobre todo, con una imaginación desbordante. En sus sueños imaginarios pululan un niño valiente y fiero, criado por tiburones, llamado Sharkboy, y una jovencita de pelo color miel, llamada Lavagirl y que es capaz de derretir todo lo que toca. ¿Pero qué pasaría si un día los sueños de Max se hicieran realidad, y entre él y sus dos amigos tuvieran que salvar el mundo de las manos del malvado Mr. Electricidad? Rodríguez hace un sentido homenaje al mundo de la imaginación y a los sueños de infancia, y al contrario de lo que sucedía con Spy Kids, aquí los efectos especiales son conscientemente más caseros, e incluso llamativamente artesanos. Pero, por encima del aspecto visual, más barroco y oscuro de lo acostumbrado, predomina el sentido positivo de la historia, llena de valores familiares. Y con el aliciente de que algunos pasajes están preparados para disfrutarlos en tres dimensiones, por lo que en los momentos adecuados el espectador recibe aviso de ponerse las gafas especiales.

4/10
Spy Kids 3-D Game Over

2003 | Spy Kids 3-D Game Over

Un nuevo supervillano amenaza al mundo. Se trata de ‘El fabricante de juguetes’ (que tiene la acartonada cara de Sylvester Stallone), que planea lanzar al mercado un videojuego con el que volver poco menos que idiotas a los niños de todo el planeta. Menos mal que andan por ahí Juni y Carmen Cortez. Pero el modo de enfrentarse a la amenaza lo es todo menos sencillo. Pues los chicos deben introducirse virtualmente en el juego, e ir superando diversos niveles. En el camino encontrarán la ayuda de varios chavales que también andan introducidos en el juego. Robert Rodríguez culmina su entretenidísima trilogía de cine infantil, dedicada a una familia de espías, los Cortez, que incluye a tres generaciones. La baza que juega en esta ocasión tiene atractivo doble. Por un lado, el film está situado en el mundo de los videojuegos, y quien esté enganchado a ellos, comprobará que Rodríguez ha hecho los deberes; es decir, habla con conocimiento de causa. Y por otra parte, en su versión tridimensional (pues el DVD ofrece la posibilidad de ver la peli de modo convencional), se recupera el viejo cine que se veía con gafas de colores, y que aunque no sea perfecto, tiene un muy agradable sabor añejo que nos retrotrae a viejas películas como Los crímenes del museo de cera. De nuevo los efectos especiales son la mar de originales, y el peso del protagonismo recae sobre todo en los dos chavales Alexa Vega y Daryl Sabara (de hecho, a Antonio Banderas y Carla Gugino casi no les vemos el pelo).

5/10
El mexicano

2003 | Once Upon a Time in Mexico

Para olvidar un pasado marcado por la violencia, “El mariachi” se ha refugiado en un lugar solitario. Pero Sands, agente corrupto de la CIA, acude en su busca para proponerle una misión: impedir que un importante narcotraficante, Barrillo, asesine al presidente de México. Puesto que tiene sus propios motivos para vengarse de Barrillo, “El Mariachi” acepta el encargo. Le ayudan Lorenzo y Fideo, dos fieles secuaces. Con El mariachi, rodada con medios caseros, Robert Rodríguez llamó la atención de los ejecutivos de Hollywood, que le contrataron para seguir la trama con más medios en Desperado. Animado por su amigo Quentin Tarantino, que le dio la idea central del guión, Rodríguez cierra una trilogía ejerciendo como realizador, guionista, montador y director de fotografía, y al parecer más interesado en las secuencias de acción que en buscar una trama sólida. A Antonio Banderas y Salma Hayek, protagonistas de la segunda entrega, les acompañan en esta ocasión Johnny Depp, Willem Dafoe y Mickey Rourke. Banderas, Hayek y Depp hacen sus pinitos como cantantes, mientras que un famoso cantor, Enrique Iglesias, debuta como actor.

4/10
Spy Kids 2: La isla de los sueños perdidos

2002 | Spy Kids 2: Island Of Lost Dreams

Vuelve la familia Cortez, aunque bien podría apellidarse Bond, y esta vez traen hasta a los abuelos. Ahora, los niños se han convertido en agentes secretos, como sus padres, pero descubren que un misterioso individuo quiere hacerse con el control de OSS, la organización para la que trabajan. Sus pesquisas les llevan hasta una misteriosa isla volcánica, llena de extrañas criaturas, donde un científico loco ha inventado un artilugio que podría destruir el mundo. Aunque la amenaza parece muy peligrosa para unos niños, contarán con la ayuda de sus padres, que llegan hasta la isla en su búsqueda. Esta vez, el director y guionista Robert Rodriguez no necesita presentar a los personajes, y se concentra en la acción desde el primer momento, por lo que la secuela de Spy Kids resulta más ágil aún que el original. Repiten todos los actores originales, incluido Antonio Banderas que vuelve a demostrar una sana capacidad para reírse de sí mismo y de los papeles que normalmente interpreta. La historia está repleta de imaginativas criaturas y vehículos que harán las delicias de los niños, sin despreciar al público adulto porque la trama está salpicada de golpes inteligentes. Por ejemplo, critica de forma simpática que los niños de ahora estén rodeados de demasiada tecnología, pues los protagonistas, cuando no les funciona su sofisticado equipo, se encuentran totalmente perdidos.

6/10
Spy Kids

2001 | Spy Kids

Ingrid y Gregorio Cortez son dos espías internacionales que han dejado su trabajo para formar una familia. Al menos, supuestamente. En realidad, están investigando la misteriosa desaparición de siete espías de la Oficina de Servicios Estratégicos. Todo apunta a que Floop, un excéntrico mago de la tecnología cuyo programa de televisión tiene engatusados a todos los niños, puede estar detrás de las desapariciones. Cuando los agentes Cortez caen en la trampa de su enemigo, el destino mundial dependerá de Carmen y Juni Cortez, unos niños que acaban de descubrir la oculta profesión de sus padres y que pronto aprenderán a manejar los artilugios que pueden llevarles a recuperar a su familia. Tras el El mariachi y Desperado, Robert Rodriguez vira 180 grados y ofrece una entretenida y deliciosa película familiar, escrita también por él mismo. Para él: “Mantener a la familia unida es un eterno desafío. Quiero decir, ¡es como una misión imposible! Pero vale la pena la lucha y el desafío porque no creo que haya algo más gratificante en la vida que la familia”. Spy Kids aúna comedia y acción a grandes dosis, con una puesta en escena de apabullante color e impactantes decorados que parecen salir de la imaginación de los niños protagonistas. De hecho, el acierto del film es precisamente esa identificación entre la realidad y los sueños, algo que ha hecho que miles de niños y jóvenes se identifiquen con los protagonistas. Los efectos especiales son primorosos, igual que la enorme galería de artilugios (mochilas voladoras, coches anfibio, vainas submarinas, aviones infantiles con mandos de video-juego, chicles bomba, etc.) ideadas por la imaginación de Robert Rodriguez.

7/10
Desperado

1995 | Desperado

Secuela de El mariachi, donde Robert Rodriguez contó, esta vez sí, con un presupuesto generoso y actores bastante más conocidos (Banderas, Hayek, Buscemi, de Almeida, Tarantino...). El resultado es acción a porrillo, aunque, al contrario que en su debut, en este caso la originalidad se quede en el tintero.

3/10
Four Rooms

1995 | Four Rooms

Disparatada comedia que narra cuatro historias diferentes que tienen como nexo de unión el hecho de desarrollarse en diferentes habitaciones de un mismo hotel de la ciudad de los Angeles, e intervenir en todas ellas un botones en su primera noche de trabajo. Un grupo de brujas que quieren convocar a una antigua diosa, un matrimonio, en el que el marido quiere matar a su adúltera esposa, los hijos de un matrimonio de mafiosos que la toman con Ted, el botones, que debe aguzar su ingenio si quiere salvar su vida, y una macabra apuesta, son las cuatro historias que componen el hilo argumental de esta película. Narradas por cuatro directores diferentes: Allison Anders, Alexandre Rockwell, Robert Rodriguez y Quentin Tarantino, estamos ante un film un tanto irregular en el que abunda la sal gruesa, y un macabro sentido del humor que parece especialmente dirigido a la fiel parroquia de Tarantino y compañía.

4/10
El mariachi

1992 | El mariachi

El mariachi es el sobrenombre por el que es conocido un joven que se gana la vida tocando la guitarra. Lleva una vida normal, actuando en diferentes lugares de la frontera mejicana. Pero su existencia se complica cuando llega a un pueblo donde es confundido con un matón a sueldo. Debido a una fatal coincidencia, ambos visten de negro y llevan un estuche de guitarra con ellos. El mariachi lleva su instrumento, mientras que el asesino lleva su arma. De repente, el mariachi se ve involucrado en una persecución a vida o muerte. Si quiere sobrevivir, debe poner toda la carne en el asador y enfrentarse a un grupo de matones. Realizada con unos medios escasos, pero con un auténtico alarde creativo, esta película supuso un boom en las taquillas. Su realizador Robert Rodriguez, amigo de Quentin Tarantino, saltó a la fama gracias a este acertado thriller. Emana tensión y violencia. Algunas imágenes son impactantes por su crudeza, un elemento en el que la película se recrea.

6/10
Sin City: Una dama por la que matar

2014 | Sin City: A Dame to Kill For

Casi diez años después de Sin City, los directores Frank Miller y Robert Rodríguez entregan la segunda parte de su película-cómic sobre la ciudad donde reina el pecado, la muerte, la violencia y el desenfreno. "En Sin City quien no se corrompe se pudre", dice un personaje. Aquí el guión, escrito y basado en el cómic de Miller, sigue tres historias interconectadas: la de un jugador de póker que se enfrenta al temible Senador Roark; la de la bella Ava Lord, que se propone seducir de nuevo a su ex novio Dwight; y la de la bailarina Nancy, deseosa de vengar la muerte de su adorado Hartigan. Lo más impactante del film sigue siendo la puesta en escena, verdaderamente original. El nocturno blanco y negro (muy blanco y muy negro) de las viñetas se rompe de vez en cuando con algún elemento de color que logra un efecto estupendo (los ojos verdes de Ava, las heridas faciales de Dwight, el pelo rubio de Marcie, los faros del coche, la explosión, los labios, etc.). La narración es atractiva, los efectos especiales eficaces (soberbio vuelve a ser el maquillaje) y la voz en off ofrece frases modélicas, muy de cine negro. Por supuesto, una de las señas de identidad del producto sigue siendo la gran presencia del sexo –aquí con muchas escenas exhibicionistas de Eva Green– y la violencia brutal, una constante durante todo el metraje. El resultado es inferior a la primera película pero su fuerza es también indudable. El nutrido reparto es asombrosamente espectacular.

5/10
Machete Kills

2013 | Machete Kills

3/10
Spy Kids 4

2011 | Spy Kids 4: All the Time in the World

Shorts. La piedra mágica

2009 | Shorts

La cinematografía de Robert Rodriguez en lo que se refiere al cine familiar es muy rica. El director de San Antonio, celebre por su debut con El mariachi, rodada con muy pocos medios, pronto se dedicó al cine de acción con Desperado o Abierto hasta el amanecer, pero dio un giro radical con la divertida saga familiar de Spy Kids. Desde entonces compagina una doble labor: espanta al respetable con productos del estilo Sin City (ciudad del pecado) o Planet Terror, y entre medias va intercalando películas para chavales, como Las aventuras de Sharkboy y Lavagirl o la última que nos ocupa, Shorts. Toe Thompson es un chico inadaptado y sin amigos que vive junto a sus padres y su hermana en la pequeña ciudad de Black Falls. Toe tiene serios problemas en el colegio, pues siempre recibe el acoso de la pandilla liderada por Helvetica Black, una niña adusta y mandona que le hace la vida imposible. Helvética es hija del ambicioso Mr. Black, jefe de la empresa tecnológica más importante de la zona, que ha diseñado un sofisticado artilugio multiusos. Los padres de Toe son importantes trabajadores de la empresa de Mr. Black, pero éste les avisa de que, si no quieren ser despedidos, habrán de diseñar un plan empresarial que les convierta en líderes del sector. Entretanto, durante una tormenta, una extraña piedra con los colores del arco iris cae del cielo. Es entonces cuando la vida de Toe y la de todos sus vecinos y amigos cambiará para siempre, ya que cualquier deseo del poseedor de la piedra se hace realidad. Robert Rodriguez se esfuerza por ofrecer un producto familiar de gran originalidad, muy poco común en cuanto al estilo narrativo, caracterizado por la desenfadada voz en off del protagonista y su abrupto y desordenado modo de narrar, lo que acaba desembocando en una suma de diversos cortos (‘shorts’) bien diferenciados, dependiendo de en qué manos haya caído la piedra mágica. Hay por supuesto una gran imaginación a la hora de inventar aventuras, artilugios, situaciones fantásticas o gags cómicos (lo del bebé inteligente es de partirse), pero se puede achacar al conjunto que el guión sea muy simple y que la coherencia no le importe a Rodríguez lo más mínimo. Da la sensación de que él quiere únicamente que los niños disfruten y que se rían con las estrambóticas situaciones: lo que piensen los adultos le debe de traer sin cuidado. Y como es habitual en el cine familiar de Rodriguez, bajo una típica aventura fantástica de chavales inadaptados a los que le ocurren mil y una peripecias, el guionista y director ofrece ideas valiosas acerca de la unidad familiar (con esa divertida metáfora visual de la fusión de cuerpos), de la necesidad de la amistad, y de los excesos y deshumanización provocados por la dependencia patológica de las nuevas tecnologías, algo que dificulta seriamente las relaciones familiares. Los pequeños actores están a la altura, con mención especial para la debutante Jolie Vanier, en el papel de la marimandona Helvetica Black. Entre los adultos hay gente de cierto renombre, aunque destaca por encima de todos un divertido William H. Macy.

4/10
Planet Terror

2007 | Planet Terror

Robert Rodriguez completa con esta película el díptico “Grindhouse”, junto con Death Proof, firmada por su amigo Quentin Tarantino. El proyecto “Grindhouse” hace referencia a un minoritario estilo de cine surgido en los años setenta en Estados Unidos y que se caracterizaba por mezclar el terror y el gore en películas baratas con efectos especiales caseros. Estos filmes de serie Z eran exhibidos a menudo en salas de baja calidad y en programación doble, y no hay que ser muy avispado para colegir que tanto Tarantino como Rodriguez fueron ávidos espectadores de este tipo de cine en sus años mozos. Siguiendo con los cánones del género Planet Terror es excesiva, inverosímil, paródica, divertida, grimosa, violenta, asquerosa, romántica e incluso cursi. Durante una noche en un pequeño pueblo de Texas se empiezan a multiplicar los casos de personas infectadas por una extraña y vomitiva dolencia, debido a la cual unos purulentos granos se extienden como enormes erupciones gangrenosas sobre sus cuerpos hasta hacerles parecer seres amorfos y horribles. Lo peor es que la infección se extiende a marchas forzadas, ya que los afectados se transforman en una especie de psicóticos zombies caníbales que buscan saciarse con carne humana. Al parecer, el origen del mal es un virus creado como arma química y cuyo antídoto es pretendido por el sanguinario teniente Muldoon. Y entre los que lucharán contra la epidemia se encuentran dos enamorados, una médico, dos polis, un tipo experto en hacer barbacoas, dos gemelas raritas, etc. El director de El Mariachi y Sin City (Ciudad del pecado) rueda con ritmo muy ágil este exagerado cóctel que puede indigestarse si se toma demasiado en serio. En realidad, bajo su brutal y desagradable apariencia, la película no deja de ser un guiño nostálgico al cine del pasado, un sentido homenaje en forma de gamberrada, un poco como Kill Bill lo es del cine de acción oriental de serie B, solo que aquí se trata de ofrecer La noche de los muertos vivientes en clave de casquería, vísceras sangrantes y violencia desmedida repleta de acción. Pero lo que salva la función es que Rodríguez pergeña un puñado de personajes con alma, simpáticos y muy bien perfilados, cada uno con su singular y a menudo sangrienta parte de heroísmo. Y los actores están en su sitio. Entre el reparto, destacan especialmente, Freddy Rodríguez (Harsh Times) en su papel de Wray, la “pata de metralleta” Rose McGowan (increíble personaje), a quien vimos en Scream o en la serie Embrujadas, un felizmente recuperado Michael Biehn (Terminator) y el malote Bruce Willis. Incluso Tarantino tiene sus minutos de gloria, tan truculentos como descerebrados.

7/10
Las aventuras de Sharkboy y Lavagirl

2005 | The Adventures of Shark Boy & Lava Girl in 3-D

Tras el enorme éxito que ha cosechado con la saga Spy Kids, Robert Rodriguez vuelve a entregar un producto de puro entretenimiento, diseñado exclusivamente para los más jóvenes. Max es un chaval de diez años, bondadoso, simpático y, sobre todo, con una imaginación desbordante. En sus sueños imaginarios pululan un niño valiente y fiero, criado por tiburones, llamado Sharkboy, y una jovencita de pelo color miel, llamada Lavagirl y que es capaz de derretir todo lo que toca. ¿Pero qué pasaría si un día los sueños de Max se hicieran realidad, y entre él y sus dos amigos tuvieran que salvar el mundo de las manos del malvado Mr. Electricidad? Rodríguez hace un sentido homenaje al mundo de la imaginación y a los sueños de infancia, y al contrario de lo que sucedía con Spy Kids, aquí los efectos especiales son conscientemente más caseros, e incluso llamativamente artesanos. Pero, por encima del aspecto visual, más barroco y oscuro de lo acostumbrado, predomina el sentido positivo de la historia, llena de valores familiares. Y con el aliciente de que algunos pasajes están preparados para disfrutarlos en tres dimensiones, por lo que en los momentos adecuados el espectador recibe aviso de ponerse las gafas especiales.

4/10
Sin City (Ciudad del pecado)

2005 | Sin City

Tres historias independientes que transcurren en la ciudad a la que alude el título, con pequeñas conexiones entre ellas. Marv, un monstruoso gigantón, olvida sus penas a base de alcohol en un sórdido local. Un día conoce a una prostituta con la que pasa la noche. Al despertar, la chica ha sido asesinada y Marv decide consagrar su vida a la venganza. Mientras tanto, Dwight, un asesino que se ha cambiado la cara, trata de impedir los manejos de Jackie Boy por los bajos fondos. Por último, el detective Hartigan cumple 60 años y está a punto de retirarse de la policía. Cuando le queda una hora de servicio, intenta salvar a la pequeña Nancy de un depravado violador y asesino. Pero su enemigo acaba llevándose a la niña, por lo que Hartigan decide encontrarla como sea. Robert Rodriguez deja de lado sus últimas películas familiares, como Spy Kids y la reciente Las aventuras de Sharkboy y Lavagirl, y vuelve al tono violento de otros de sus trabajos, como Abierto hasta el amanecer, en esta adaptación de la serie de comics homónima de Frank Miller. Algunos de los directores de las numerosas adaptaciones de cómics a la pantalla que se filman últimamente han declarado a los cuatro vientos su pasión por la obra original. Es lo que ocurre con Sam Raimi, responsable de Spider-Man, que por lo visto es seguidor del personaje desde niño. En el caso del mexicano Robert Rodriguez, su devoción por el original es tan grande, que ha trasladado al cine casi todas las viñetas, traduciendo milimétricamente el original, en blanco y negro, con algunos detalles en color. Para ello, ha filmado a los actores en formato digital, para después retocarles con sofisticados programas de ordenador y hacerles idénticos a los personajes del cómic. También ha utilizado gráficos computerizados para todos los decorados, con iluminaciones que recuerdan al expresionismo alemán y a los clásicos del cine negro. Se trata de una técnica similar a la que se utilizó en la sorprendente Sky Captain y el mundo del mañana. Desde luego, el aspecto del film es apasionante, pues Rodríguez se luce con vistosas imágenes que reproducen la estética propia del cine negro. El resultado, una reinvención absoluta de la realidad, ha sido recibido como un adelanto del cine del futuro. Este nivel artístico permite pasar por alto que las historias, típicamente de cómic, sean absolutamente irreales, increíbles y en ocasiones paródicas, y que sus diálogos sean sencillos. Otro elemento bastante discutible es su utilización hasta la extenuación de la omnipresente voz en off, sacada directamente de los recuadros del cómic original. Evocadora de los relatos de los grandes del género negro, como Raymond Chandler o Dassiell Hammett, se trata de una cinta oscura y tendente al exceso, no apta para menores, con un tono violento y secuencias de sexo bastante explícitas. Evidentemente, todo esto a la creación del mundo de la película, un lugar tenebroso donde la corrupción alcanza a todos los habitantes, y en que la moral brilla por su ausencia. Además, se entresaca de ellos una visión fatalista y escéptica de la vida. Así las cosas, sólo queda sitio para algunos individuos relativamente heroicos, capaces de redimirse y sacrificar sus vidas en pro de una buena causa. Además de un dinámico montaje, del propio Rodríguez, cabe mencionar el sólido elenco que ha logrado reunir. Destaca, sin duda, el veterano Mickey Rourke, últimamente muy alejado de las pantallas, en una gran interpretación del horripilante Marv, gigantón cuya recreación le ha obligado a ponerse grandes dosis de maquillaje. A Bruce Willis también le va que ni pintado su personaje de poli duro. Otros actores se lucen en breves papeles, a veces bastante transformados, como Elijah Wood, el perverso asesino Kevin.

7/10
Kill Bill Volumen 2

2004 | Kill Bill Volume 2

Continúa la venganza de la novia. Como recordarán los espectadores de la primera parte, se trata de una asesina profesional que tras quedarse embarazada y renunciar a su macabra ocupación, intentó iniciar una nueva vida, contrayendo matrimonio con un apuesto muchacho en una capilla de El Paso. Pero su antiguo jefe y amante, Bill, envió a sus secuaces, ex compañeros de la novia, que irrumpieron durante la ceremonia, acabando con los presentes, y dejándola a ella en coma. Cuatro años después de esta sangrienta acción, la novia despertó y acabó con dos de los miembros de la banda. Ahora, quedan tres personas en su lista. Budd, un cowboy que intenta cambiar de profesión, Elle Driver, una maquiavélica mujer tuerta que sigue siendo una asesina, y el propio Bill. Además, la novia se ha enterado de que la hija que llevaba en sus entrañas sobrevivió, y nació durante su coma. Tras el aluvión de sangre de la primera parte, sin que se supiera a cuento de qué venía, todo cobra sentido por fin en esta segunda entrega. ¡Hasta conocemos por fin el nombre de la novia! Y todo sin renunciar al humor negro, a la violencia, y a la estética de la primera parte, que mezcla elementos de spaguetti-western, manga japonés y películas de artes marciales de Hong-kong. Pero sobre todo, esta segunda parte se centra más en los diálogos, que explican y justifican las posturas de los distintos personajes; algunos son sencillamente excepcionales, como el monólogo de los superhéroes de David Carradine. También vuelve Tarantino a hacer gala de su buen oído a la hora de elegir temas musicales que quedan que ni pintados para sus secuencias. Esta vez ha contado incluso con los españoles Lole y Manuel, lo que demuestra una afición a la música inusitada. Que nadie se lleve a engaño. Como las películas que homenajea, se trata sobre todo de una cinta de acción. Pero subyace de fondo el tema del heroísmo cotidiano, del paso a la madurez, sacrificando parte de la forma de vida de la juventud en aras de formar una familia. Algo que según Bill, tiene más mérito que ser el propio Superman.

8/10
Spy Kids 3-D Game Over

2003 | Spy Kids 3-D Game Over

Un nuevo supervillano amenaza al mundo. Se trata de ‘El fabricante de juguetes’ (que tiene la acartonada cara de Sylvester Stallone), que planea lanzar al mercado un videojuego con el que volver poco menos que idiotas a los niños de todo el planeta. Menos mal que andan por ahí Juni y Carmen Cortez. Pero el modo de enfrentarse a la amenaza lo es todo menos sencillo. Pues los chicos deben introducirse virtualmente en el juego, e ir superando diversos niveles. En el camino encontrarán la ayuda de varios chavales que también andan introducidos en el juego. Robert Rodríguez culmina su entretenidísima trilogía de cine infantil, dedicada a una familia de espías, los Cortez, que incluye a tres generaciones. La baza que juega en esta ocasión tiene atractivo doble. Por un lado, el film está situado en el mundo de los videojuegos, y quien esté enganchado a ellos, comprobará que Rodríguez ha hecho los deberes; es decir, habla con conocimiento de causa. Y por otra parte, en su versión tridimensional (pues el DVD ofrece la posibilidad de ver la peli de modo convencional), se recupera el viejo cine que se veía con gafas de colores, y que aunque no sea perfecto, tiene un muy agradable sabor añejo que nos retrotrae a viejas películas como Los crímenes del museo de cera. De nuevo los efectos especiales son la mar de originales, y el peso del protagonismo recae sobre todo en los dos chavales Alexa Vega y Daryl Sabara (de hecho, a Antonio Banderas y Carla Gugino casi no les vemos el pelo).

5/10
El mexicano

2003 | Once Upon a Time in Mexico

Para olvidar un pasado marcado por la violencia, “El mariachi” se ha refugiado en un lugar solitario. Pero Sands, agente corrupto de la CIA, acude en su busca para proponerle una misión: impedir que un importante narcotraficante, Barrillo, asesine al presidente de México. Puesto que tiene sus propios motivos para vengarse de Barrillo, “El Mariachi” acepta el encargo. Le ayudan Lorenzo y Fideo, dos fieles secuaces. Con El mariachi, rodada con medios caseros, Robert Rodríguez llamó la atención de los ejecutivos de Hollywood, que le contrataron para seguir la trama con más medios en Desperado. Animado por su amigo Quentin Tarantino, que le dio la idea central del guión, Rodríguez cierra una trilogía ejerciendo como realizador, guionista, montador y director de fotografía, y al parecer más interesado en las secuencias de acción que en buscar una trama sólida. A Antonio Banderas y Salma Hayek, protagonistas de la segunda entrega, les acompañan en esta ocasión Johnny Depp, Willem Dafoe y Mickey Rourke. Banderas, Hayek y Depp hacen sus pinitos como cantantes, mientras que un famoso cantor, Enrique Iglesias, debuta como actor.

4/10
Spy Kids 2: La isla de los sueños perdidos

2002 | Spy Kids 2: Island Of Lost Dreams

Vuelve la familia Cortez, aunque bien podría apellidarse Bond, y esta vez traen hasta a los abuelos. Ahora, los niños se han convertido en agentes secretos, como sus padres, pero descubren que un misterioso individuo quiere hacerse con el control de OSS, la organización para la que trabajan. Sus pesquisas les llevan hasta una misteriosa isla volcánica, llena de extrañas criaturas, donde un científico loco ha inventado un artilugio que podría destruir el mundo. Aunque la amenaza parece muy peligrosa para unos niños, contarán con la ayuda de sus padres, que llegan hasta la isla en su búsqueda. Esta vez, el director y guionista Robert Rodriguez no necesita presentar a los personajes, y se concentra en la acción desde el primer momento, por lo que la secuela de Spy Kids resulta más ágil aún que el original. Repiten todos los actores originales, incluido Antonio Banderas que vuelve a demostrar una sana capacidad para reírse de sí mismo y de los papeles que normalmente interpreta. La historia está repleta de imaginativas criaturas y vehículos que harán las delicias de los niños, sin despreciar al público adulto porque la trama está salpicada de golpes inteligentes. Por ejemplo, critica de forma simpática que los niños de ahora estén rodeados de demasiada tecnología, pues los protagonistas, cuando no les funciona su sofisticado equipo, se encuentran totalmente perdidos.

6/10
Sin City: Una dama por la que matar

2014 | Sin City: A Dame to Kill For

Casi diez años después de Sin City, los directores Frank Miller y Robert Rodríguez entregan la segunda parte de su película-cómic sobre la ciudad donde reina el pecado, la muerte, la violencia y el desenfreno. "En Sin City quien no se corrompe se pudre", dice un personaje. Aquí el guión, escrito y basado en el cómic de Miller, sigue tres historias interconectadas: la de un jugador de póker que se enfrenta al temible Senador Roark; la de la bella Ava Lord, que se propone seducir de nuevo a su ex novio Dwight; y la de la bailarina Nancy, deseosa de vengar la muerte de su adorado Hartigan. Lo más impactante del film sigue siendo la puesta en escena, verdaderamente original. El nocturno blanco y negro (muy blanco y muy negro) de las viñetas se rompe de vez en cuando con algún elemento de color que logra un efecto estupendo (los ojos verdes de Ava, las heridas faciales de Dwight, el pelo rubio de Marcie, los faros del coche, la explosión, los labios, etc.). La narración es atractiva, los efectos especiales eficaces (soberbio vuelve a ser el maquillaje) y la voz en off ofrece frases modélicas, muy de cine negro. Por supuesto, una de las señas de identidad del producto sigue siendo la gran presencia del sexo –aquí con muchas escenas exhibicionistas de Eva Green– y la violencia brutal, una constante durante todo el metraje. El resultado es inferior a la primera película pero su fuerza es también indudable. El nutrido reparto es asombrosamente espectacular.

5/10
Machete Kills

2013 | Machete Kills

3/10
Spy Kids 4

2011 | Spy Kids 4: All the Time in the World

Shorts. La piedra mágica

2009 | Shorts

La cinematografía de Robert Rodriguez en lo que se refiere al cine familiar es muy rica. El director de San Antonio, celebre por su debut con El mariachi, rodada con muy pocos medios, pronto se dedicó al cine de acción con Desperado o Abierto hasta el amanecer, pero dio un giro radical con la divertida saga familiar de Spy Kids. Desde entonces compagina una doble labor: espanta al respetable con productos del estilo Sin City (ciudad del pecado) o Planet Terror, y entre medias va intercalando películas para chavales, como Las aventuras de Sharkboy y Lavagirl o la última que nos ocupa, Shorts. Toe Thompson es un chico inadaptado y sin amigos que vive junto a sus padres y su hermana en la pequeña ciudad de Black Falls. Toe tiene serios problemas en el colegio, pues siempre recibe el acoso de la pandilla liderada por Helvetica Black, una niña adusta y mandona que le hace la vida imposible. Helvética es hija del ambicioso Mr. Black, jefe de la empresa tecnológica más importante de la zona, que ha diseñado un sofisticado artilugio multiusos. Los padres de Toe son importantes trabajadores de la empresa de Mr. Black, pero éste les avisa de que, si no quieren ser despedidos, habrán de diseñar un plan empresarial que les convierta en líderes del sector. Entretanto, durante una tormenta, una extraña piedra con los colores del arco iris cae del cielo. Es entonces cuando la vida de Toe y la de todos sus vecinos y amigos cambiará para siempre, ya que cualquier deseo del poseedor de la piedra se hace realidad. Robert Rodriguez se esfuerza por ofrecer un producto familiar de gran originalidad, muy poco común en cuanto al estilo narrativo, caracterizado por la desenfadada voz en off del protagonista y su abrupto y desordenado modo de narrar, lo que acaba desembocando en una suma de diversos cortos (‘shorts’) bien diferenciados, dependiendo de en qué manos haya caído la piedra mágica. Hay por supuesto una gran imaginación a la hora de inventar aventuras, artilugios, situaciones fantásticas o gags cómicos (lo del bebé inteligente es de partirse), pero se puede achacar al conjunto que el guión sea muy simple y que la coherencia no le importe a Rodríguez lo más mínimo. Da la sensación de que él quiere únicamente que los niños disfruten y que se rían con las estrambóticas situaciones: lo que piensen los adultos le debe de traer sin cuidado. Y como es habitual en el cine familiar de Rodriguez, bajo una típica aventura fantástica de chavales inadaptados a los que le ocurren mil y una peripecias, el guionista y director ofrece ideas valiosas acerca de la unidad familiar (con esa divertida metáfora visual de la fusión de cuerpos), de la necesidad de la amistad, y de los excesos y deshumanización provocados por la dependencia patológica de las nuevas tecnologías, algo que dificulta seriamente las relaciones familiares. Los pequeños actores están a la altura, con mención especial para la debutante Jolie Vanier, en el papel de la marimandona Helvetica Black. Entre los adultos hay gente de cierto renombre, aunque destaca por encima de todos un divertido William H. Macy.

4/10
Planet Terror

2007 | Planet Terror

Robert Rodriguez completa con esta película el díptico “Grindhouse”, junto con Death Proof, firmada por su amigo Quentin Tarantino. El proyecto “Grindhouse” hace referencia a un minoritario estilo de cine surgido en los años setenta en Estados Unidos y que se caracterizaba por mezclar el terror y el gore en películas baratas con efectos especiales caseros. Estos filmes de serie Z eran exhibidos a menudo en salas de baja calidad y en programación doble, y no hay que ser muy avispado para colegir que tanto Tarantino como Rodriguez fueron ávidos espectadores de este tipo de cine en sus años mozos. Siguiendo con los cánones del género Planet Terror es excesiva, inverosímil, paródica, divertida, grimosa, violenta, asquerosa, romántica e incluso cursi. Durante una noche en un pequeño pueblo de Texas se empiezan a multiplicar los casos de personas infectadas por una extraña y vomitiva dolencia, debido a la cual unos purulentos granos se extienden como enormes erupciones gangrenosas sobre sus cuerpos hasta hacerles parecer seres amorfos y horribles. Lo peor es que la infección se extiende a marchas forzadas, ya que los afectados se transforman en una especie de psicóticos zombies caníbales que buscan saciarse con carne humana. Al parecer, el origen del mal es un virus creado como arma química y cuyo antídoto es pretendido por el sanguinario teniente Muldoon. Y entre los que lucharán contra la epidemia se encuentran dos enamorados, una médico, dos polis, un tipo experto en hacer barbacoas, dos gemelas raritas, etc. El director de El Mariachi y Sin City (Ciudad del pecado) rueda con ritmo muy ágil este exagerado cóctel que puede indigestarse si se toma demasiado en serio. En realidad, bajo su brutal y desagradable apariencia, la película no deja de ser un guiño nostálgico al cine del pasado, un sentido homenaje en forma de gamberrada, un poco como Kill Bill lo es del cine de acción oriental de serie B, solo que aquí se trata de ofrecer La noche de los muertos vivientes en clave de casquería, vísceras sangrantes y violencia desmedida repleta de acción. Pero lo que salva la función es que Rodríguez pergeña un puñado de personajes con alma, simpáticos y muy bien perfilados, cada uno con su singular y a menudo sangrienta parte de heroísmo. Y los actores están en su sitio. Entre el reparto, destacan especialmente, Freddy Rodríguez (Harsh Times) en su papel de Wray, la “pata de metralleta” Rose McGowan (increíble personaje), a quien vimos en Scream o en la serie Embrujadas, un felizmente recuperado Michael Biehn (Terminator) y el malote Bruce Willis. Incluso Tarantino tiene sus minutos de gloria, tan truculentos como descerebrados.

7/10
Las aventuras de Sharkboy y Lavagirl

2005 | The Adventures of Shark Boy & Lava Girl in 3-D

Tras el enorme éxito que ha cosechado con la saga Spy Kids, Robert Rodriguez vuelve a entregar un producto de puro entretenimiento, diseñado exclusivamente para los más jóvenes. Max es un chaval de diez años, bondadoso, simpático y, sobre todo, con una imaginación desbordante. En sus sueños imaginarios pululan un niño valiente y fiero, criado por tiburones, llamado Sharkboy, y una jovencita de pelo color miel, llamada Lavagirl y que es capaz de derretir todo lo que toca. ¿Pero qué pasaría si un día los sueños de Max se hicieran realidad, y entre él y sus dos amigos tuvieran que salvar el mundo de las manos del malvado Mr. Electricidad? Rodríguez hace un sentido homenaje al mundo de la imaginación y a los sueños de infancia, y al contrario de lo que sucedía con Spy Kids, aquí los efectos especiales son conscientemente más caseros, e incluso llamativamente artesanos. Pero, por encima del aspecto visual, más barroco y oscuro de lo acostumbrado, predomina el sentido positivo de la historia, llena de valores familiares. Y con el aliciente de que algunos pasajes están preparados para disfrutarlos en tres dimensiones, por lo que en los momentos adecuados el espectador recibe aviso de ponerse las gafas especiales.

4/10
Sin City (Ciudad del pecado)

2005 | Sin City

Tres historias independientes que transcurren en la ciudad a la que alude el título, con pequeñas conexiones entre ellas. Marv, un monstruoso gigantón, olvida sus penas a base de alcohol en un sórdido local. Un día conoce a una prostituta con la que pasa la noche. Al despertar, la chica ha sido asesinada y Marv decide consagrar su vida a la venganza. Mientras tanto, Dwight, un asesino que se ha cambiado la cara, trata de impedir los manejos de Jackie Boy por los bajos fondos. Por último, el detective Hartigan cumple 60 años y está a punto de retirarse de la policía. Cuando le queda una hora de servicio, intenta salvar a la pequeña Nancy de un depravado violador y asesino. Pero su enemigo acaba llevándose a la niña, por lo que Hartigan decide encontrarla como sea. Robert Rodriguez deja de lado sus últimas películas familiares, como Spy Kids y la reciente Las aventuras de Sharkboy y Lavagirl, y vuelve al tono violento de otros de sus trabajos, como Abierto hasta el amanecer, en esta adaptación de la serie de comics homónima de Frank Miller. Algunos de los directores de las numerosas adaptaciones de cómics a la pantalla que se filman últimamente han declarado a los cuatro vientos su pasión por la obra original. Es lo que ocurre con Sam Raimi, responsable de Spider-Man, que por lo visto es seguidor del personaje desde niño. En el caso del mexicano Robert Rodriguez, su devoción por el original es tan grande, que ha trasladado al cine casi todas las viñetas, traduciendo milimétricamente el original, en blanco y negro, con algunos detalles en color. Para ello, ha filmado a los actores en formato digital, para después retocarles con sofisticados programas de ordenador y hacerles idénticos a los personajes del cómic. También ha utilizado gráficos computerizados para todos los decorados, con iluminaciones que recuerdan al expresionismo alemán y a los clásicos del cine negro. Se trata de una técnica similar a la que se utilizó en la sorprendente Sky Captain y el mundo del mañana. Desde luego, el aspecto del film es apasionante, pues Rodríguez se luce con vistosas imágenes que reproducen la estética propia del cine negro. El resultado, una reinvención absoluta de la realidad, ha sido recibido como un adelanto del cine del futuro. Este nivel artístico permite pasar por alto que las historias, típicamente de cómic, sean absolutamente irreales, increíbles y en ocasiones paródicas, y que sus diálogos sean sencillos. Otro elemento bastante discutible es su utilización hasta la extenuación de la omnipresente voz en off, sacada directamente de los recuadros del cómic original. Evocadora de los relatos de los grandes del género negro, como Raymond Chandler o Dassiell Hammett, se trata de una cinta oscura y tendente al exceso, no apta para menores, con un tono violento y secuencias de sexo bastante explícitas. Evidentemente, todo esto a la creación del mundo de la película, un lugar tenebroso donde la corrupción alcanza a todos los habitantes, y en que la moral brilla por su ausencia. Además, se entresaca de ellos una visión fatalista y escéptica de la vida. Así las cosas, sólo queda sitio para algunos individuos relativamente heroicos, capaces de redimirse y sacrificar sus vidas en pro de una buena causa. Además de un dinámico montaje, del propio Rodríguez, cabe mencionar el sólido elenco que ha logrado reunir. Destaca, sin duda, el veterano Mickey Rourke, últimamente muy alejado de las pantallas, en una gran interpretación del horripilante Marv, gigantón cuya recreación le ha obligado a ponerse grandes dosis de maquillaje. A Bruce Willis también le va que ni pintado su personaje de poli duro. Otros actores se lucen en breves papeles, a veces bastante transformados, como Elijah Wood, el perverso asesino Kevin.

7/10
Spy Kids 3-D Game Over

2003 | Spy Kids 3-D Game Over

Un nuevo supervillano amenaza al mundo. Se trata de ‘El fabricante de juguetes’ (que tiene la acartonada cara de Sylvester Stallone), que planea lanzar al mercado un videojuego con el que volver poco menos que idiotas a los niños de todo el planeta. Menos mal que andan por ahí Juni y Carmen Cortez. Pero el modo de enfrentarse a la amenaza lo es todo menos sencillo. Pues los chicos deben introducirse virtualmente en el juego, e ir superando diversos niveles. En el camino encontrarán la ayuda de varios chavales que también andan introducidos en el juego. Robert Rodríguez culmina su entretenidísima trilogía de cine infantil, dedicada a una familia de espías, los Cortez, que incluye a tres generaciones. La baza que juega en esta ocasión tiene atractivo doble. Por un lado, el film está situado en el mundo de los videojuegos, y quien esté enganchado a ellos, comprobará que Rodríguez ha hecho los deberes; es decir, habla con conocimiento de causa. Y por otra parte, en su versión tridimensional (pues el DVD ofrece la posibilidad de ver la peli de modo convencional), se recupera el viejo cine que se veía con gafas de colores, y que aunque no sea perfecto, tiene un muy agradable sabor añejo que nos retrotrae a viejas películas como Los crímenes del museo de cera. De nuevo los efectos especiales son la mar de originales, y el peso del protagonismo recae sobre todo en los dos chavales Alexa Vega y Daryl Sabara (de hecho, a Antonio Banderas y Carla Gugino casi no les vemos el pelo).

5/10
El mexicano

2003 | Once Upon a Time in Mexico

Para olvidar un pasado marcado por la violencia, “El mariachi” se ha refugiado en un lugar solitario. Pero Sands, agente corrupto de la CIA, acude en su busca para proponerle una misión: impedir que un importante narcotraficante, Barrillo, asesine al presidente de México. Puesto que tiene sus propios motivos para vengarse de Barrillo, “El Mariachi” acepta el encargo. Le ayudan Lorenzo y Fideo, dos fieles secuaces. Con El mariachi, rodada con medios caseros, Robert Rodríguez llamó la atención de los ejecutivos de Hollywood, que le contrataron para seguir la trama con más medios en Desperado. Animado por su amigo Quentin Tarantino, que le dio la idea central del guión, Rodríguez cierra una trilogía ejerciendo como realizador, guionista, montador y director de fotografía, y al parecer más interesado en las secuencias de acción que en buscar una trama sólida. A Antonio Banderas y Salma Hayek, protagonistas de la segunda entrega, les acompañan en esta ocasión Johnny Depp, Willem Dafoe y Mickey Rourke. Banderas, Hayek y Depp hacen sus pinitos como cantantes, mientras que un famoso cantor, Enrique Iglesias, debuta como actor.

4/10
Spy Kids 2: La isla de los sueños perdidos

2002 | Spy Kids 2: Island Of Lost Dreams

Vuelve la familia Cortez, aunque bien podría apellidarse Bond, y esta vez traen hasta a los abuelos. Ahora, los niños se han convertido en agentes secretos, como sus padres, pero descubren que un misterioso individuo quiere hacerse con el control de OSS, la organización para la que trabajan. Sus pesquisas les llevan hasta una misteriosa isla volcánica, llena de extrañas criaturas, donde un científico loco ha inventado un artilugio que podría destruir el mundo. Aunque la amenaza parece muy peligrosa para unos niños, contarán con la ayuda de sus padres, que llegan hasta la isla en su búsqueda. Esta vez, el director y guionista Robert Rodriguez no necesita presentar a los personajes, y se concentra en la acción desde el primer momento, por lo que la secuela de Spy Kids resulta más ágil aún que el original. Repiten todos los actores originales, incluido Antonio Banderas que vuelve a demostrar una sana capacidad para reírse de sí mismo y de los papeles que normalmente interpreta. La historia está repleta de imaginativas criaturas y vehículos que harán las delicias de los niños, sin despreciar al público adulto porque la trama está salpicada de golpes inteligentes. Por ejemplo, critica de forma simpática que los niños de ahora estén rodeados de demasiada tecnología, pues los protagonistas, cuando no les funciona su sofisticado equipo, se encuentran totalmente perdidos.

6/10
El mariachi

1992 | El mariachi

El mariachi es el sobrenombre por el que es conocido un joven que se gana la vida tocando la guitarra. Lleva una vida normal, actuando en diferentes lugares de la frontera mejicana. Pero su existencia se complica cuando llega a un pueblo donde es confundido con un matón a sueldo. Debido a una fatal coincidencia, ambos visten de negro y llevan un estuche de guitarra con ellos. El mariachi lleva su instrumento, mientras que el asesino lleva su arma. De repente, el mariachi se ve involucrado en una persecución a vida o muerte. Si quiere sobrevivir, debe poner toda la carne en el asador y enfrentarse a un grupo de matones. Realizada con unos medios escasos, pero con un auténtico alarde creativo, esta película supuso un boom en las taquillas. Su realizador Robert Rodriguez, amigo de Quentin Tarantino, saltó a la fama gracias a este acertado thriller. Emana tensión y violencia. Algunas imágenes son impactantes por su crudeza, un elemento en el que la película se recrea.

6/10
Abierto hasta el amanecer 3

1999 | From Dusk Till Dawn 3: The Hangman Daughter

El temible forajido Johnny Madrid escapa de prisión pocos días antes de ser ejecutado. Con ayuda de Reece, una compinche, secuestra a Esmeralda, la hija de su verdugo, y se refugia con su banda en una posada. Los extraños inquilinos del lugar piensan que Esmeralda es la mujer que según una profecía está destinada a convertirse en una princesa. Esta tercera entrega de la saga iniciada por Robert Rodriguez es una precuela de la cinta original. El film cuenta el origen de los temibles vampiros que aterrorizaban a los protagonistas. Para ello, nos retrotrae al México de 1900, lo que le da pie a mezclar el género de terror con el western, en una cinta repleta de secuencias de acción al estilo de Desperado. Toma el relevo como director P.J. Pesce (Beckett. Sombras del pasado).

2/10

Últimos tráilers y vídeos