IMG-LOGO

Biografía

Tate Taylor

Tate Taylor

Filmografía
El sótano de Ma

2019 | Ma

Recién mudada a un pequeño pueblo de Mississippi con su madre, la joven Maggie intima en su primer día en el nuevo instituto con Haley, y otros tres chicos. El grupo planea acudir a un descampado a darle al alcohol, pero antes la recién llegada deberá encontrar a un adulto que pueda comprar las botellas. Intentará convencer a Haley, asistente en una clínica veterinaria que pasea por allí. En principio, ésta se niega, pero no sólo acaba accediendo, sino que la siguiente vez que les ve insiste en que se queda más tranquila si en vez de beber en medio de ninguna parte lo hacen en su sótano. Sólo les impone una regla: no pueden subir a las habitaciones de arriba. Los muchos lo pasan en grande, y hasta apodan Ma a la enrollada y maternal Haley, que sin embargo pronto empezará a comportarse de forma extraña. Hace tiempo que Octavia Spencer ha demostrado su solvencia como actriz, pero se ha convertido en la Morgan Freeman post #MeToo, pues suelen ofrecerle personajes bondadosos, ya sea la vecina con autoridad moral, en Un don excepcional, matemática con mucha cabeza, en Figuras ocultas, limpiadora con corazón en La forma del agua, y hasta la divinidad suprema en La cabaña. Así las cosas, no sorprende que se haya asociado con Tate Taylor, realizador gracias al cual logró el Oscar en 2012, por la excelente Criadas y señoras (The Help), para dejar constancia de que sabe componer a una malvada de esas que deberían dejar huella, tipo Annie Wilkes, de Misery. Miel sobre hojuelas si produce Bloomhouse, la compañía de Jason Bloom, de donde han salido títulos de serie B con encanto, como Déjame salir, casi siempre con algo de humor. Taylor sabe intrigar en el tramo inicial, gracias a su falta de pretensiones, a que el guión dosifica la información sobre los sucesos que motivan a Ma, y a que parece tener cierto fondo, en torno a las consecuencias del acoso escolar. Pese a lo poco creíble que resulta que unos chavales de hoy en día acepten irse de fiesta a la casa de una señora de mediana edad, Spencer realiza un trabajo modélico, y está bien arropada, sobre todo por la joven casi sin experiencia Diana Silvers (Maggie), Luke Evans (enérgico padre de uno de los chicos) y hasta el propio Tate Taylor, que también ejerce como actor brevemente en la piel de un policía. No acaba de resultar convincente Juliette Lewis (la madre de Maggie), porque la que en los 90 fuera estrella de títulos de El cabo del miedo parece haber perdido expresividad a base de cirugía estética. Pese a todo, acaba siendo un producto completamente predecible. Se estropea en la segunda mitad, con un exceso de secuencias de cuchilladas, que por otro lado no consiguen la necesaria tensión; se nota que Taylor no está del todo cómodo en este género. Se debe suspender la incredulidad con algún detalle, por ejemplo, que el personaje central pase de ser una mujer maquiavélica capaz de llevar a cabo planes más o menos elaborados a una impulsiva psicópata, de un momento a otro.

4/10
La chica del tren

2016 | The Girl on the Train

Rachel Watson no logra superar su divorcio, lo que le ha generado graves problemas con el alcohol. Cada mañana viaja en un tren que pasa junto a la urbanización donde residía con Tom, su ex marido, que ahora vive con Anna, otra mujer. Para evadirse en cierta medida de su depresiva existencia, se entrega al pasatiempo de imaginar la vida, aparentemente idílica, de un matrimonio que vive cerca, al que puede observar a diario desde la ventanilla. Poco después de descubrirla con otro hombre, la esposa desaparece... Tras conciliar a crítica y público con la excelente Criadas y señoras (The Help), el actor reconvertido en realizador Tate Taylor consiguió alabanzas, pero un rotundo fracaso en taquilla con I Feel Good, biopic del cantante James Brown. En esta ocasión, consigue casi lo contrario, críticas desiguales, pero de nuevo una recaudación millonaria con la adaptación de la novela superventas de Paula Hawkins, que venía a ser una actualización de las novelas de misterio de Agatha Christie, pero añadiéndole secuencias de sexo a la mínima, que se supone que es lo que demanda el mercado. La versión fílmica sigue siendo subida de tono, pues realiza pocos cambios con respecto al texto, quizás el más significativo que la acción ha pasado de Londres a Nueva York, pese a contar con una protagonista, Emily Blunt, británica. No acaba de funcionar que se hayan tratado de respetar los cambios temporales y de punto de vista procedentes de la novela, lo que quizás sobrecargue de datos a los espectadores que desconozcan el libro original. En cualquier caso engancha, como suele suceder con el género que Alfred Hitchcock denominaba ‘whodunit’, donde importa sobre todo quién es el autor del delito. En gran medida por el esfuerzo de Blunt, que hace creíble a la depresiva protagonista. La rodea un reparto competente, pues aprueban Tom (Justin Theroux) y su nueva pareja (Rebecca Ferguson), y el matrimonio observado desde el ferrocarril (Haley Bennett y Luke Evans). El espectador que se suba a bordo en busca de un film de consumo más rápido que el AVE habrá quedado satisfecho al final del viaje.

5/10
Grace y Frankie

2015 | Grace and Frankie | Serie TV

Grace y Frankie, dos mujeres que no se llevan demasiado bien, aguardan la llegada de sus maridos, socios empresariales, a una cena, tienen que comunicarles una noticia importante. Ellas suponen que harán pública su decisión de jubilarse, pero no, el anuncio sorprendente con el que se encuentran es que ambos confiesan no sólo que son gays, sino que llevan siendo pareja desde hace 20 años –la mitad del tiempo de la vida matrimonial con sus esposas–, y que ahora tienen intención de divorciarse para así casarse ellos. Por supuesto que tal noticia supone una verdadera conmoción. Eso sí, ayudará a que dos mujeres muy diferentes –una casi una hippie, la otra más tradicional– comiencen una amistad. Los hijos de unos y otros también tienen dificultades para asimilar la nueva situación. Serie de capítulos de media hora, creada por Marta Kauffman y Howard J. Morris, que enfoca el vuelco existencial de los personajes con mirada tragicómica, se viene a decir que no sabemos lo que queremos, y en cada momento hay que hacer elecciones, pero que no tienen porque ser para siempre, las cosas cambian. Quizá se le nota demasiado su deseo de mostrar como normales o potencialmente normales, situaciones que no dejan de ser extraordinarias. Aunque el punto de partida es original, luego las cosas discurren por carriles previsibles: nuevos amores, y preparativos de boda gay. Lo mejor es el reparto, donde la veteranía de Jane Fonda, Lily Tomlin, Sam Waterston, Martin Sheen es sin duda un grado.

5/10
I Feel Good: La historia de James Brown

2014 | Get on Up

Biopic del cantante James Brown, llamado padrino del soul. Nacido en Carolina del Sur en 1933, Brown tuvo una vida movidita, llena de acontecimientos, y fue desde lo más bajo de la escala social hasta lo más alto. Su infancia fue tremendamente pobre y desafortunada, fue abandonado por sus padres y pasó una temporada en la cárcel. Pero su suerte cambió cuando fue acogido por la familia de su amigo Bob Byrd y formó con él la banda de gospel The Famous Flames. A partir de ese momento, su voz y su personalidad harían el resto y le convertirían en una de las estrellas de la música más famosas de la historia. El director de Criadas y señoras, Tate Taylor, ofrece una película notable, apoyada, más que en el guión o en la fuerza de la historia, en la arrolladora personalidad del protagonista, cuya vida es uno de esos ejemplos modélicos del “american way of life”, el hombre hecho a sí mismo que con talento y trabajo llega a lo más alto. Narrativamente I Feel Good es un film osado ya que juega con el tiempo, adelante y atrás, con demasiada frecuencia y en muchas ocasiones da la sensación de que el único objetivo de ese montaje es romper con el desarrollo natural de los hechos; del mismo modo es opinable el recurso de dirigirse al espectador, como hace el protagonista en varias ocasiones. Aunque, por otra parte, es cierto, ese enfoque fresco y desenfadado cuadra con la personalidad de Brown, un tipo difícil de etiquetar, de una gran singularidad, sin pelos en la lengua y con una libertad de actuación rompedora en su época. Desde luego no cabe duda de que James Brown fue un pionero, tanto en el modo de cantar y sentir el rimo, como en la puesta en escena, incluida una forma de bailar que era un embrión de lo que luego se llamaría “breakdance”, con Michael Jackson a la cabeza. Brown hizo soul, rhythm & blues y muchos le consideran además el creador de funk. Por supuesto, como es habitual en tantas estrellas de este tipo, volcadas en su arte, con el ego desorbitado, la amistad y la vida personal y familiar son harina de otro costal y en Brown esa faceta fue también atípica, nada ejemplar, objeto de sus emociones caprichosas y de sus estados de ánimo. Así lo muestra el film, aunque procure comprender al biografiado y se aleje de excesos que lo hagan desagradable. El no demasiado conocido Chadwick Boseman (42) es el actor que da vida a Brown y desde luego hace un trabajo sobresaliente, aunque a veces pueda resultar algo histriónico. De cualquier forma, le sobra talento y su carrera podría despegar rápidamente. Los secundarios acompañan lo justo, y entre ellos destaca Dan Aykroyd. Y, por su puesto, el film está salpicado de canciones, reconocibles muchas de ellas, segmentos bien escogidos dentro del amplísimo repertorio de Brown, tras sesenta años en los escenarios.

6/10
Criadas y señoras (The Help)

2011 | The Help

Sur de Estados Unidos, en la década de los 60, cuando arranca el movimiento de los derechos civiles. En Jackson, como en tantas otras localidades de la zona, se da una curiosa relación entre las señoras blancas y sus criadas negras: éstas se ocupan tanto de los hijos de las primeras, que son casi más madres de esas criaturas que ellas mismas; por otro lado, son tratadas con distancia y condescendencia, discriminadas en cuestiones tan absurdas como en el uso del cuarto de baño, que de ninguna manera pueden compartir. La joven Skeeter, recién licenciada en periodismo, vuelve a casa con idea de trabajar en un diario local, pero se encuentra con la desagradable sorpresa de que la mujer negra que la crió ha sido despedida por su madre; ésta y otras injusticias le proporcionan tema para su debut literario, un libro que recoja el testimonio de las afroamericanas pisoteadas; lo que no resulta tan sencillo es que ellas acepten colaborar en medio de una atmósfera donde se juegan no sólo su trabajo sino su integridad física. La película sorpresa del año, escrita y dirigida por el desconocido Tate Taylor -como actor ha tenido papelitos, y dirigió otro largometraje de escasa repercusión, Pretty Ugly People-, que adapta una novela de Kathryn Stockett. Podría decirse que no es perfecta, que debería haberse pulido mejor, que la evolución de algún personaje es brusca, que más matices en otros habrían redondeado la historia... Aunque también podría uno exclamar, ¿y a quién rayos le importa? La realidad es que la trama funciona a la perfección en el nivel emocional, con unos magníficos personajes y un reparto inmejorable, con la carismática Sissy Spacek y los rostros que suenan de Bryce Dallas Howard, Allison Janney y Jessica Chastain, pero también con los menos conocidos y memorables Emma Stone, Viola Davis, Octavia Spencer..., maravillosos en sus composiciones. Hay un algo en el film con el que el espectador conecta, como sucede en Magnolias de acero, Tomates verdes fritos o Paseando a miss Daisy. La película conmueve hasta las lágrimas, y también hace reír, hay un sano sentido del humor. Y todo tiene que ver, por supuesto, con la humanidad de la historia, los dilemas que se plantean, el sentido del bien y del mal perfectamente claro... más, vamos a decirlo claro, la naturalidad con que se trata la unión con Dios, pues si Aibeleen decide dar el paso adelante de colaborar con Skeeter en contar su historia es porque lo ha rezado, porque las palabras del sermón del pastor en su iglesia, a partir del evangelio, le animan a ello, y es que es verdad aquello de que la verdad libera. Son bonitas ideas como la imposibilidad de Aibeleen de contar su historia si no es a través de su oración escrita, lo hablado con Jesús le ayuda a abrirse luego. También está muy bien trazada la relación de Minny, otra criada negra, con su nueva ama, la apestada blanca Celia.

7/10
La chica del tren

2016 | The Girl on the Train

Rachel Watson no logra superar su divorcio, lo que le ha generado graves problemas con el alcohol. Cada mañana viaja en un tren que pasa junto a la urbanización donde residía con Tom, su ex marido, que ahora vive con Anna, otra mujer. Para evadirse en cierta medida de su depresiva existencia, se entrega al pasatiempo de imaginar la vida, aparentemente idílica, de un matrimonio que vive cerca, al que puede observar a diario desde la ventanilla. Poco después de descubrirla con otro hombre, la esposa desaparece... Tras conciliar a crítica y público con la excelente Criadas y señoras (The Help), el actor reconvertido en realizador Tate Taylor consiguió alabanzas, pero un rotundo fracaso en taquilla con I Feel Good, biopic del cantante James Brown. En esta ocasión, consigue casi lo contrario, críticas desiguales, pero de nuevo una recaudación millonaria con la adaptación de la novela superventas de Paula Hawkins, que venía a ser una actualización de las novelas de misterio de Agatha Christie, pero añadiéndole secuencias de sexo a la mínima, que se supone que es lo que demanda el mercado. La versión fílmica sigue siendo subida de tono, pues realiza pocos cambios con respecto al texto, quizás el más significativo que la acción ha pasado de Londres a Nueva York, pese a contar con una protagonista, Emily Blunt, británica. No acaba de funcionar que se hayan tratado de respetar los cambios temporales y de punto de vista procedentes de la novela, lo que quizás sobrecargue de datos a los espectadores que desconozcan el libro original. En cualquier caso engancha, como suele suceder con el género que Alfred Hitchcock denominaba ‘whodunit’, donde importa sobre todo quién es el autor del delito. En gran medida por el esfuerzo de Blunt, que hace creíble a la depresiva protagonista. La rodea un reparto competente, pues aprueban Tom (Justin Theroux) y su nueva pareja (Rebecca Ferguson), y el matrimonio observado desde el ferrocarril (Haley Bennett y Luke Evans). El espectador que se suba a bordo en busca de un film de consumo más rápido que el AVE habrá quedado satisfecho al final del viaje.

5/10
Criadas y señoras (The Help)

2011 | The Help

Sur de Estados Unidos, en la década de los 60, cuando arranca el movimiento de los derechos civiles. En Jackson, como en tantas otras localidades de la zona, se da una curiosa relación entre las señoras blancas y sus criadas negras: éstas se ocupan tanto de los hijos de las primeras, que son casi más madres de esas criaturas que ellas mismas; por otro lado, son tratadas con distancia y condescendencia, discriminadas en cuestiones tan absurdas como en el uso del cuarto de baño, que de ninguna manera pueden compartir. La joven Skeeter, recién licenciada en periodismo, vuelve a casa con idea de trabajar en un diario local, pero se encuentra con la desagradable sorpresa de que la mujer negra que la crió ha sido despedida por su madre; ésta y otras injusticias le proporcionan tema para su debut literario, un libro que recoja el testimonio de las afroamericanas pisoteadas; lo que no resulta tan sencillo es que ellas acepten colaborar en medio de una atmósfera donde se juegan no sólo su trabajo sino su integridad física. La película sorpresa del año, escrita y dirigida por el desconocido Tate Taylor -como actor ha tenido papelitos, y dirigió otro largometraje de escasa repercusión, Pretty Ugly People-, que adapta una novela de Kathryn Stockett. Podría decirse que no es perfecta, que debería haberse pulido mejor, que la evolución de algún personaje es brusca, que más matices en otros habrían redondeado la historia... Aunque también podría uno exclamar, ¿y a quién rayos le importa? La realidad es que la trama funciona a la perfección en el nivel emocional, con unos magníficos personajes y un reparto inmejorable, con la carismática Sissy Spacek y los rostros que suenan de Bryce Dallas Howard, Allison Janney y Jessica Chastain, pero también con los menos conocidos y memorables Emma Stone, Viola Davis, Octavia Spencer..., maravillosos en sus composiciones. Hay un algo en el film con el que el espectador conecta, como sucede en Magnolias de acero, Tomates verdes fritos o Paseando a miss Daisy. La película conmueve hasta las lágrimas, y también hace reír, hay un sano sentido del humor. Y todo tiene que ver, por supuesto, con la humanidad de la historia, los dilemas que se plantean, el sentido del bien y del mal perfectamente claro... más, vamos a decirlo claro, la naturalidad con que se trata la unión con Dios, pues si Aibeleen decide dar el paso adelante de colaborar con Skeeter en contar su historia es porque lo ha rezado, porque las palabras del sermón del pastor en su iglesia, a partir del evangelio, le animan a ello, y es que es verdad aquello de que la verdad libera. Son bonitas ideas como la imposibilidad de Aibeleen de contar su historia si no es a través de su oración escrita, lo hablado con Jesús le ayuda a abrirse luego. También está muy bien trazada la relación de Minny, otra criada negra, con su nueva ama, la apestada blanca Celia.

7/10
Soy espía

2002 | I Spy

A pesar de su fracaso en una importante misión, el incompetente agente especial Alex Scott es enviado a recuperar un sofisticado prototipo aeronáutico, que va a ser subastado por Gundars, un peligroso traficante de armas. Fanático del boxeo, Gundars está organizando un combate en su cuartel general de Budapest, por lo que Alex recluta al ególatra Kelly Robinson, un campeón de boxeo. Sin embargo, el arrogante Kelly parece más preocupado por seducir mujeres que por servir a su país. El veterano de la comedia Eddie Murphy se empareja con Owen Wilson, cada vez más en alza, en la adaptación libre de una popular serie. Protagonizada en los 60 por Bill Cosby, este actor se convirtió en el primer afroamericano que encabezaba un reparto televisivo. Eso sí, entonces los espías eran un tenista y su entrenador, y combatían contra la amenaza soviética. Dirige Betty Thomas, artífice de Dr. Dolittle, también con Eddie Murphy.

3/10

Últimos tráilers y vídeos