IMG-LOGO

Biografía

Wes Bentley

Wes Bentley

41 años

Wes Bentley

Nació el 04 de Septiembre de 1978 en Jonesboro, Arkansas, EE.UU.

Enfrentado a sus dragones

22 Marzo 2012

Podía haber dado más de sí, pero sus problemas personales casi dieron al traste con su carrera. Ahora, Wes Bentley ha conseguido salir del hoyo, y lucha por seguir adelante.

Nacido el 4 de septiembre de 1978 en Jonesboro (Arkansas), Wesley Cook Bentley fue el tercero de los cuatro hijos del matrimonio formado por David y Cherie, ambos predicadores metodistas. Como tantos otros, mucho antes de hacer cine hacía sus pinitos en las representaciones teatrales de su instituto de Arkansas. Soñaba desde joven con ser actor de Hollywood, así que decidió prepararse para ello en la Juilliard School de Nueva York.

Debutó en el cine con Beloved, de Jonathan Demme, donde aparecía brevemente como sobrino de un profesor. Tenía mucho más papel en la poco inspirada White River Kid, donde el título hacía referencia a su personaje, joven criminal que secuestra a dos pícaros (Antonio Banderas y Bob Hoskins).

Poco después daba la campanada en American Beauty, donde realizó una memorable interpretación secundaria como Ricky Fitts, introspectivo hijo del vecino (un militar encarnado por Chris Cooper), que trafica con marihuana.

Aunque a Bentley no le tocó ninguna de las ocho nominaciones al Oscar cosechadas por la película (ganó finalmente cinco), obtuvo cierta popularidad y un gran prestigio en el mundillo. Sin embargo, como reconoció después, cayó en el infierno de las drogas, lo que le permitía actuar sólo de forma esporádica, según terribles confesiones posteriores, lo necesario para pagar las facturas y a sus camellos.

Obtuvo un papel significativo en El perdón, dirigida por Michael Winterbottom, y estuvo junto a Heath Ledger en Las cuatro plumas (2002), una adaptación más de la famosa novela de aventuras coloniales de A.E.W. Mason. Fue también el enemigo de Nicolas Cage en El motorista fantasma, y un peligroso perturbado en la cinta de terror Párking 2.

Se enamoró de la actriz Jennifer Quanz, compañera de reparto en Carving Out Our Name, con la que contrajo matrimonio. Pero el problema del actor con los narcóticos fue en aumento, hasta el punto de que acabó divorciándose y mudándose solo a un apartamento, donde empeoró. Le detuvieron en 2008, y el juez le hizo entrar en un programa de rehabilitación, pero no se lo tomó muy en serio.

Por fin, en 2009 terminó aceptando que tenía un problema. Se propuso ponerse bien y entró de nuevo en rehabilitación con más ganas. Volvió a conocer el amor, y se unió a la productora Jacqui Swedberg, con la que tuvo un niño. Además, intentó retomar su carrera, primero en el teatro, con la obra "Venus in Fur", de David Ives, que se representó en Nueva York.

Roland Joffé, veterano director de la misión, confió en él para un papel difícil en Encontrarás dragones, donde era Manolo, amigo de la infancia del fundador del Opus Dei, que abandona el seminario y se deja invadir por el odio y el rencor. Asegura el actor que la trama esperanzadora del film le ayudó a enfrentarse a sus propios dragones.

Ahora, Bentley encara su futuro con optimismo. De momento no le va mal, pues le han fichado para interpretar al malvado Seneca Crane, promotor principal de la cruel competición a la que alude el título en Los juegos del hambre, una producción que llega a los cines con fuerza. En Lovelace, encarna a Larry Marchiano, esposo de la estrella del porno protagonista.

Filmografía
The Best of Enemies

2019 | The Best of Enemies

Peter y el dragón

2016 | Pete's Dragon

El pequeño Pete sobrevive a un accidente de automóvil en el que pierden la vida sus padres. Perdido en el bosque, se encuentra con un enorme dragón, que le ayudará a sobrevivir. Tras cinco años instalado con la criatura, fuera de la civilización, se encuentra con una niña, hija de una guardia forestal. En plena oleada de adaptaciones en imagen real de sus clásicos de animación, Walt Disney reinventa Pete’s Dragon, de 1977, que entonces se tradujo como Pedro y el dragón Elliot, que combinaba actores con un único personaje de dibujos, el ser verde, aquí recreado con modernos gráficos de ordenador. Tiene al frente al realizador David Lowery (En un lugar sin ley), también coautor de un guión que mantiene muy poco del original, básicamente los dos protagonistas. Además, se han suprimido todas las canciones. Cuenta con impresionantes localizaciones de Nueva Zelanda, aunque la acción transcurre en Estados Unidos, y se trata de un film positivo. Pero aunque parece tener como inspiración E.T., el extraterrestre, no se ha captado la sutilidad de Steven Spielberg, así que sus excesos de sentimentalismo y escenas de abrazos provocan que no consiga conmover como aquélla. Además, tras las potentes Maléfica y El libro de la selva, saben a poco las secuencias de este film, no dirigidas de forma brillante. El diseño de la criatura, que asemeja un dragón de peluche, no acaba de resultar convincente. Por su parte, los personajes son planos, excepto algunos que se salvan porque están interpretados por actores solventes, en concreto la guardia forestal (Bryce Dallas Howard), el padre de ésta (Robert Redford), su cuñado (Karl Urban) y el niño protagonista (el prometedor Oakes Fegley).

5/10
Promesas rotas

2016 | Broken Vows

Tara se siente atraída por Patrick, a quien acaba de conocer. Se va con él a su apartamento, pero enseguida ella se da cuenta de que se ha precipitado, por lo que decide huir, con tan mala suerte de que se le olvida el móvil en el apartamento. Gracias a eso, Patrick logra muchos datos sobre su vida y se entera de que está a punto de casarse, por lo que se propone impedirlo a toda costa. Cada vez se esfuerzan menos en el argumento de este tipo de telefilms, pues se repiten demasiado. Éste no aporta nada a quien haya visto otros subproductos parecidos, aunque al menos se aprecia cierto esfuerzo por parte de los actores, entre las que destacan varias caras conocidas, como las de Wes Bentley (American Beauty) o Jaimie Alexander (Blindspot).

4/10
Knight of Cups

2015 | Knight of Cups

Interstellar

2014 | Interstellar

Un futuro de tintes apocalípticos, no muy lejano. Los habitantes de la Tierra han abusado de los recursos naturales, el clima ha cambiado y la mayor parte de la población ha debido reciclarse como granjeros, para producir alimentos que les permitan subsistir, enfrentados a plagas y tormentas de polvo. Es el caso de Cooper, antiguo astronauta, viudo, que vive con su anciano padre y dos jóvenes hijos, el adolescente Tom, que se siente cómodo como futuro granjero, y la niña Murph, soñadora como su padre. Unos extraños mensajes codificados de los "fantasmas", como los llama Murph, conducen a Cooper a unas instalaciones secretas de la NASA. Allí su antiguo mentor, el profesor Banks, trabaja en el proyecto Lazarus, un viaje interestelar a mundos lejanos a través de un agujero de gusano, donde tres planetas con características similares a la Tierra podrían asegurar el futuro de la humanidad. Ambiciosa cinta épica de ciencia ficción, de amplio y espectacular lienzo, dirigida por Christopher Nolan, coescrita con su hemano Jonathan, y coproducida con su esposa Emma Thomas. Plantea una situación en que existe el riesgo serio y real de que desaparezca la humanidad, y con tal premisa apunta a una historia de coraje y sacrificio, donde el protagonista Cooper, en compañía de un equipo de científicos, deja atrás a su familia en la Tierra para embarcarse en una arriesgada misión de final incierto, que puede suponer no volver a ver a los seres queridos. De este modo se juega con la dicotomía del bien común, el futuro del ser humano, frente a las obligaciones más inmediatas, que se refieren, sobre todo, a unos hijos que necesitan tener cerca a un padre que cuide de ellos. De modo que los planteamientos de responsabilidad social y de fidelidad a la vocación científica, podrían ser razones que el corazón no entiende, por lo que no aparece tan claro el lugar donde deberían depositarse las prioridades. Resulta evidente la deuda de los Nolan con 2001: Una odisea del espacio, el film bebe de esta fuente –el viaje interestelar, el robot, las instalaciones espaciales, el uso del sonido y el silencio, algunas especulaciones filosóficas...–, pero con personalidad propia, y con un deseo más consciente de entregar un gran espectáculo capaz de conectar con el gran público y dejarle boquiabierto, sin dejarle necesariamente incómodo y hasta irritado, como podía ocurrir en el caso de Stanley Kubrick. Aquí los dramas humanos son nítidos y es muy importante el concepto de familia, al estilo, salvando todas las distancias, de El árbol de la vida de Terrence Malick, film con el que comparte a una estupenda actriz, Jessica Chastain. En cuanto al "ropaje" científico, se cuida para que ideas como el viaje a grandes distancias en el espacio y el modo en que pasa el tiempo resulten verosímiles. No deberían estas líneas privar al espectador de las sorpresas que depara el film, en torno sobre todo a las ideas de supervivencia y amor, motores potentes para sobreponerse a las situaciones de peligro. Apuntemos sólo la grandeza visual de las imágenes que aporta Nolan, ya sean del espacio exterior, en línea con Gravity, ya sean las de los nuevos mundos por explorar. Aunque la duración del film se acerca a las tres horas, éstas nunca se hacen largas, hay emoción por lo que será de los protagonistas y el deseo de que la humanidad sea capaz de afrontar los desafíos que la vida le pone inevitablemente por delante. Hay un gran acierto en el reparto, donde el peso narrativo recae en un Matthew McConaughey que definitivamente ha venido para quedarse en la primera fila de los grandes actores hollywoodienses. Pero están muy bien el resto, Anne Hathaway, la citada Chastain, y el gran elenco de secundarios, desde los conocidos Michael Caine, John Lithgow, Ellen Burstyn, Wes Bentley, Topher Grace, David Oyelowo, Matt Damon y Casey Affleck, a la niña Mackenzie Foy.

8/10
César Chávez

2014 | César Chávez

Acercamiento al lider sindical del campo César Chávez, que aboga por el derecho de asociación y sindicación de los jornaleros en una época en que eran tratado poco menos que como siervos de la gleba. El film sigue sus pasos en Arizona, donde sus esfuerzos padecen la incomprensión de los propietarios de los grandes viñedos de la zona, con los que echará un pulso que le lleva incluso a una huelga de hambre. Después de Abel, el actor Diego Luna recurre para su segundo largometraje de ficción al uso del inglés, y a un personaje auténtico y muy atractivo, un líder auténtico luchador por los derechos civiles, con sólidos principios y al que sostiene entre otras cosas su fe católica. Aunque no hay duda de que César Chávez ofrece rasgos heroicos, el film es honesto y no oculta el precio que debe pagar por su dedicación política, la menor atención a la familia, por la que se resiente la relación con su hijo mayor. De este modo humaniza al protagonista, bien encarnado por Michael Peña. Luna entrega una cinta de hechuras clásicas, con personajes bien definidos, al que tal vez falte un hervor, pero que se sigue con interés.

6/10
The Better Angels

2014 | The Better Angels

Welcome to Me

2014 | Welcome to Me

Lovelace

2013 | Lovelace

Los juegos del hambre

2012 | The Hunger Games

Futuro distópico. América del Norte se ha convertido en Panem, y gobernada desde Capitol, está dividida en doce distritos. Para evitar el enfrentamiento interno, las disputas se resuelven anualmente en los llamados Juegos del Hambre, donde cada distrito elige por sorteo a un chico y a una chica entre 12 y 18 años en un ejercicio de supervivencia en plena naturaleza donde unos se matan a otros, pues sólo puede haber un ganador, que será el único que quede con vida. Se trata también de un modo de entretener a la plebe. Katniss Everdeen, de 16 años, se presenta voluntaria para representar al distrito 12 en sustitución de su hermana pequeña Primrose, que tiene la mala pata de ser escogida por sorteo. Inteligente, juiciosa, hábil en la caza con el arco y las flechas, ella va a participar en los Juegos a su personal manera. Los juegos del hambre es una adaptación de la primera de las novelas de una trilogía juvenil concebida hábilmente por Suzanne Collins, y que en su traslación cinematográfica tiene todas las papeletas para convertirse en un merecido éxito entre los adolescentes. Aunque en la idea de un enfrentamiento a muerte entre adolescente se cita como referencia Battle Royale, novela, película y manga, podrían mencionarse muchas influencias, desde los mitos griegos, los juegos olímpicos y los gladiadores del circo romano, a historias de supervivencia tipo Acorralado o de la frontera, y críticas a la televisión basura de las que fue premonitoria El show de Truman. Incluso podríamos hablar de Matrix en versión adolescente. Sea como fuere, la película que dirige Gary Ross no se limita a un tonto mimetismo, sino que tiene muchas virtudes. Una, no pequeña, es la de ser tremendamente entretenida. Y otra, muy destacable, es la de invitar a los adolescentes, espectadores potenciales del film, a no caer en el adocenamiento de una sociedad aborregada que les impone ciertas reglas del juego. La protagonista, encarnada por esa magnífica actriz que es la joven Jennifer Lawrence, se esfuerza en ser dueña de su destino: se sacrifica por su hermana, desafía a los organizadores de los juegos con salidas inesperadas, y una vez es dejada a su suerte con otros 23 contendientes, “juega” con las reglas que le dicta su conciencia y no con las que le imponen desde fuera, violando su dignidad de persona. Lo que no significa que sea una insensible Rambo femenina, ella es frágil, tiene sentimientos, esta nerviosa cuando su vida se convierte en espectáculo televisivo, y le puede, y mucho, cierta inclinación maternal. Agilidad narrativa, pasajes emocionantes, buenas escenas de acción, dudas sembradas sobre ciertas inclinaciones amorosas, magnífica dirección artística... Y ello evitando la violencia desagradable, aunque sin obviarla. La maquinaria de Los juegos del hambre está montada con cariño y perfectamente engrasada –en el cuidado guión ha participado la propia novelista con Ross y Billy Ray–, y cuenta con personajes interesantes, como el mentor de Katniss, al que da vida Woody Harrelson; aunque no faltan secundarios algo esquemáticos, sin duda por falta de tiempo para perfilarlos mejor, a los que dan vida no obstante buenos actores como Donald Sutherland, Toby Jones, Stanley Tucci, Elizabeth Banks o Wes Bentley; en este sentido se repite los problemas de que adolecía la saga Harry Potter o incluso El Señor de los Anillos, echamos en falta más profundidad en esos roles.

6/10
Hidden Moon

2012 | Hidden Moon

Sin rastro

2012 | Gone

Portland, Oregon. Tras regresar a casa de la cafetería donde trabaja como camarera nocturna, Jill comprueba que su hermana Molly ha desaparecido. La angustia de Jill es tremenda, ya que inmediatamente relaciona la ausencia de Molly con su propio pasado, cuando fue secuestrada y recluida en un agujero del enorme Forest Park. Aunque consiguió huir, la policía siempre pensó que Jill estaba desequilibrada y nunca creyó su versión, según la cual el responsable sigue secuestrando y asesinando a chicas jóvenes. Ahora, tras la desaparición de su hermana, la policía tampoco parece creerla. Sin rastro es un convencional thriller con aire de telefilm, de oscura ambientación y narrativa hiperlineal, que apenas aporta ningún elemento de intriga fuera de lo común. El director brasileño Heitor Dhalia debuta así en Hollywood sin demasiada garra, aunque rueda con corrección y ritmo, y se apoya sabiamente en el expresivo rostro de Amanda Seyfried. Pero con un argumento tan limitadito poco más puede hacer. La guionista Allison Burnett se dedica en Sin rastro a presentar a una chica perpetuamente agobiada, que huye de la policía y que a la vez, con fría inteligencia, pista tras pista, va desmadejando el ovillo que supuestamente le ha de llevar al asesino, como si de una desesperada Sherlock Holmes se tratara. Total, que aunque el conjunto resulte llevadero, Sin rastro tambien es decepcionante porque la trama es demasiado directa, fácil, plana, como si se hubieran desechado decenas de páginas del libreto original. Y es que no hay más. Ni sorpresas, ni giros de guión dignos de tal nombre, ni la más mínima atención a los actores de reparto, aunque entre ellos se encuentre alguna cara conocida.

4/10
Jonah Hex

2010 | Jonah Hex

Adaptación del cómic homónimo de John Albano y Tony DeZuniga de DC. Jonah Hex es un legendario cazador de recompensas, un letal pistolero que tiene el lado derecho de la cara desfigurado. Y es que la vida ha convertido a Jonah en algo más que un ser humano, en algo que se escapa al entendimiento terrenal. El sangriento Hex tiene oportunidad de hacer desaparecer la recompensa que pesa sobre su cabeza si detiene a un malvado terrateniente que está dispuesto a convertir la Tierra en un infierno.

4/10
Encontrarás dragones

2010 | There Be Dragons

Robert, un periodista llegado de Estados Unidos, está investigando la vida de Josemaría Escrivá, un sacerdote español en proceso de beatificación que era de su mismo pueblo aragonés. Descubre que hay más puntos de conexión, pues su padre y él estuvieron juntos en el seminario cuando eran jóvenes. Pero seguir indagando supone sacar a la luz dolorosos secretos del pasado, que tuvieron entre otros telones de fondo el de la fraticida guerra civil española. Roland Joffé, tras dos excelentes películas, Los gritos del silencio y La misión, vio cómo su carrera se desinflaba progresivamente. Vuelve a alzar el vuelo con este arriesgado film, que aborda la figura de un personaje histórico, el fundador del Opus Dei, cuya vida discurre paralela a la de otro personaje creado para la ocasión, Manolo Torres, que habría sido buen amigo de la infancia. Tal recurso y el de la indagación periodística sirven para deslizarse del presente al pasado, y reflexionar sobre las distintas reacciones que se pueden dar a las situaciones duras que trae consigo la vida. Pueden entonces alzarse los “dragones” –feliz y hermosa expresión de Joffé, destinada a perdurar en el imaginario colectivo– que conducen a una espiral de odio y violencia, o ser dominados éstos por una respuesta basada en el amor y el perdón, respaldada por las convicciones religiosas. La película, de indudable tirón popular y amplio lienzo épico que se nota en su esfuerzo de producción, tiene el mérito de no tratar de ajustar cuentas guerracivilescas, aquí la dialéctica de vencedores y vencidos brilla por su ausencia, no se entra a ese trapo. Tenemos en cambio los dramas personales, y el pensamiento de que hay que procurar ponerse en la posición del otro. Aunque pueda reprocharse alguna situación folletinesca –especialmente en los pasajes de los milicianos republicanos–, domina la emoción pura y dura, una narración vibrante, que conduce al catártico e impactante desenlace. Hay un gran acierto en el reparto, incluso los papeles pequeños –Derek Jacobi, Unax Ugalde, Jordi Mollà, Ana Torrent...– llaman la atención. Pero sobresale Charlie Cox, que supera con nota el desafio de encarnar a un santo del que existen abundantes filmaciones. Quizá sea Wes Bentley el que lo tiene más difícil, por el carácter de su Manolo, continuamente crispado y con caóticas motivaciones a lo largo de la trama, sobre todo en su relación con la estupenda Olga Kurylenko. El film supone el regreso estelar de Joffé, superproducción que narra una historia muy humana, intensa y emocionante, que se ajusta perfectamente a sus prioridades. Tanto se ha implicado Joffé en el proyecto que, además de dirigir, firma el guión y ejerce de productor, siendo la primera vez que aúna esa triple dedicación en una sola película. Destaca la sólida y verosímil puesta en escena –hay en la producción un equipo artístico superoscarizado que incluye al diseñador de producción Eugenio Zanetti, al compositor Stephen Warbeck y a la diseñadora de vestuario Yvonne Blake–, y aunque el color ocre cuando la historia se remite al pasado puede resultar una elección obvia, hay un tratamiento muy inteligente de la fotografía, diferente según la época en que discurre la acción.

8/10
Edgar Allan Poe's Ligeia

2009 | Ligeia

Un joven profesor descubre que le sigue una joven, que se llama Ligeia. Aunque está a punto de morir, esto no parece preocuparle, pues al parecer es capaz de ocupar el cuerpo de otras mujeres. Producción de terror que adapta libremente "Ligeia", una historia corta de Edgar Allan Poe. El debutante Michael Staininger ha contado con un guión de John Shirley, que ha escrito títulos como El cuervo y El especialista. El reparto está formado por actores de rostros que suenan, como Wes Bentley (American Beauty) o Michael Madsen (Kill Bill).

5/10
Dolan's Cadillac

2009 | Dolan's Cadillac

Dolan es un impresentable gángster que se dedica a la trata de blancas con inmigrantes ilegales mexicanos. Elizabeth, la esposa de Robinson, es testigo directo de un asesinato en una operación en medio del desierto. Aunque sabe que su vida corre serio riesgo, la mujer decide cumplir con su deber y prestar declaración, acción por la que paga un alto precio. De modo que Robinson no vivirá sino para la venganza.Adaptación de un relato corto de Stephen King. Se trata de una serie B no especialmente inspirada, con gángster inhumano, Christian Slater, y tipo normal arrastrado por sus demonios interiores, Wes Bentley. El desconocido Jeff Beesley no sabe manejar la historia, y aunque el último tramo dentro y fuera del cadillac de Dolan engancha, resultan sumamente exagerado, cuesta creerse los diálogos que intercambian Dolan y Robinson.

4/10
El motorista fantasma

2007 | Ghost Rider

Adaptación al cine de uno de los personajes de cómic más populares de la editorial Marvel, creado en 1972 por Gary Friedich y Mike Ploog. El film sigue fielmente la historia de Johnny Blaze, el motorista fantasma original, aunque la apariencia del personaje y la estética de su moto se parece más al segundo, Danny Ketch, que en los cómics sustituyó a su antecesor a principios de los 90. Como recordarán los seguidores del cómic, Blaze es un piloto que se gana la vida realizando acrobacias con la moto. Tras enterarse de que su padre va a morir de cáncer, hace un pacto con el demonio Mefistófeles, que a cambio de su alma, le promete que se curará de la temible enfermedad. Y aunque esto sucede, el padre muere en un accidente durante el espectáculo. Mefistófeles se salda su deuda convirtiendo a Blaze en el motorista fantasma, con un aspecto satánico y obligado a obedecerle, capturando demonios deshonestos. Mark Steven Johnson comete los mismos errores que en Daredevil, su anterior película, basada en otro superhéroe de las viñetas. Sus personajes son simplones y el guión es poco verosímil (en lugar de asustarse por ver un demonio, Blaze le cree inmediatamente cuando le explica su procedencia infernal, y acepta enseguida el trato que le propone, etc.). Pero capta cierta complicidad del público, apelando al espíritu juvenil del cine de aventuras, y aporta cierto sentido del humor en algunas escenas.  Aunque Nicolas Cage, apasionado de los cómics y del personaje, realiza una interpretación un poco histriónica, el director dirige bien a los actores, sobre todo a Eva Mendes. A pesar de su tono duro, algo chulesco y pendenciero, las secuencias de acción tienen algo de frescura. Además, los efectos especiales llaman la atención, en aspectos como el rostro ígneo del personaje y secuencias como aquélla en la que el protagonista desciende de un edificio en moto.

4/10
Párking 2

2007 | P2

Lo primero y más importante, es que ningún espectador debe dejar de ver la película porque no haya visto la primera parte. Si le sirve de consuelo, nadie la ha visto... porque no existe. El título, más que confuso, hace referencia a la planta del aparcamiento donde se desarrolla la acción y no a una secuela. Angela es una empleada ejemplar, acostumbrada a hacer horas extras, incluso en Nochebuena. Las continuas llamadas de su familia le recuerdan que es Navidad y que tiene que salir ya de trabajar si quiere llegar a tiempo para la cena. Dicho y hecho, Angie recoge sus cosas y se dirige al párking, donde descubrirá que alguien ha decidido que pase una Nochebuena diferente. Papa Noel se ha adelantado y le ha traído de regalo a un maníaco obsesionado con ella. Alexandre Aja y Gregory Levasseur repiten como guionistas después de haber trabajado juntos en Las colinas tienen ojos. El resultado obtenido en Parking 2 es inferior. Aún así, la película consigue mantener en cierta tensión al espectador. A los sustos habituales, casi siempre repentinos, aunque cada vez empiezan a serlo menos, se une una atmósfera bastante claustrofóbica y poco acogedora. Siguiendo con los parámetros del género, Rachel Nichols aparece bella y sensual, aunque muestra una versión renovada de los personajes femeninos de este tipo de historias. Angela tiene coraje y deja muy claro que las mujeres son capaces de algo más que gritar en las cintas de terror. El trabajo de Nichols supera al de su compañero de reparto Wes Bentley, quien podría haber dado más de sí como perturbado. Su inquietante interpretación de Ricky Fitts en American Beauty puso el listón bastante alto. Los amantes del género en su versión más sangrienta tienen, pensados para ellos, momentos muy violentos –el atropello– y desagradables –la llamada de ella a la policía–. Más allá de los tópicos, cabe destacar como punto original y atractivo, el cambio de roles que se va propiciando conforme avanza la película. Es interesante ver el desarrollo del personaje de Angela, que pasa de la pasividad propia del susto inicial a una actividad progresiva que la lleva a actuar sin complejos, mirando de tú a tú a su agresor.

4/10
El partido de sus vidas

2005 | The Game Of Their Lives

En 1950, Estados Unidos tuvo la oportunidad en el Mundial de Fútbol de Brasil. Como es bien sabido, los yanquis no destacan especialmente por sus habilidades balompedísticas. Así que con pocos medios y sin un equipo claro, la federación comenzó a reunir jugadores provinientes de las canteras de Missouri, sin experiencia profesional, pero apasionados del fútbol. ¿Lograrán hacer historia? Por supuesto que sí, y eso ocurrirá en el partido que les enfrenta con Inglaterra, el país en que, como todo el mundo sabe, surgió el jueguecito y deporte que tantas pasiones despierta. El film tiene las vibraciones épicas que cabe esperar en una trama deportiva de este porte.

4/10
Las cuatro plumas (2002)

2002 | The Four Feathers

Las buenas historias nunca mueren. Por eso al director indio Shekhar Kapur no le ha importado lo más mínimo rodar una versión más de este clásico, cuyo precedente más meritorio data del año 1939 y fue realizado por Zoltan Korda. La novela original de A.E.W. Mason narra las peripecias de un grupo de jóvenes del ejército británico en la época de las colonias, allá por 1898. El oficial Harry Faversham está comprometido con una bella joven y goza de enorme prestigio entre sus amigos. Sin embargo, cuando es requerido para luchar en tierras africanas, Faversham decide abandonar el ejército. Tal decisión no es comprendida por sus allegados: su padre reniega de él y sus mejores amigos le “marcan” con el envío de cuatro plumas blancas, el símbolo de la cobardía. Demostrar que no es un cobarde será una durísima prueba para el joven oficial. El heroísmo del protagonista de este película tiene algo de inmortal, precisamente porque su miedo es auténtico, y la superación de ese temor –y no su carencia– es lo que le hace verdaderamente grande. Como anillo al dedo se ajusta el papel protagonista al actor Heath Ledger (El patriota), el cual logra una esforzada caracterización de los encontrados sentimientos que embargan a su atormentado personaje: pánico, valentía, desesperación, orgullo, amistad… Le acompañan unos correctos Wes Bentley y Kate Hudson. La espectacularidad de las sangrientas batallas y la vibrante música de James Horner hacen el resto para generar la épica que demanda esta trágica y admirable historia de honor que felizmente se resiente a ser olvidada.

6/10
Escapando de la oscuridad

2001 | Soul Survivors

A punto de ingresar en la universidad, Cassie lleva una vida feliz. Un noche, al regresar de una fiesta, una discusión con su novio, Sean, provoca que Cassie se distraiga del volante. El vehículo sufre un estrepitoso accidente en el que muere Sean. Mientras se recupera, a Cassie se le aparecen escalofriantes seres del más allá con enigmáticas intenciones, pero también el espíritu de Sean, que intentará ayudarla. Terror para adolescentes en la línea de Sé lo que hicisteis el último verano, aunque con evidentes influencias de El sexto sentido. El argumento vuelve a echar mano de una idea tan vieja como efectiva: ¿las visiones son reales o la protagonista se ha vuelta loca? Supone el regreso a la dirección de Steve Carpenter, que cuenta con cierto reconocimiento entre los incondicionales del cine de terror, por películas sangrientas de bajo presupuesto como Trans-Gens, Los genes de la muerte, y que llevaba algunos años dedicándose a los guiones, en películas como De ladrón a policía. Destaca la presencia de Wes Bentley, el joven vecino de American Beauty.

4/10
El perdón

2000 | The Claim

The Kingdom Come es un pequeño y alejado pueblo minero de las montañas de California. El jefe de la población es Dillon, un irlandés seco y duro, que mantiene el orden con justicia y mano firme. Los habitantes le respetan: en realidad fue él quien tiempo atrás levantó aquella población de la nada, tras obtener la propiedad de una mina. Pero al pueblo llegarán tres personas que acabarán con la vida rutinaria y acomodaticia de Dillon: un joven trabajador de la compañía Central Pacific que estudia la posibilidad de que el ferrocarril pase por allí, y dos mujeres, madre e hija, cuya historia está inevitablemente unida al origen del pueblo. Michael Winterbottom narra un drama sin concesiones, basado en una novela de Thomas Hardy, tan gélido como las nieves perpetuas que ambientan la película. Los errores del pasado quizá nunca se borren, quizá la huella que dejaron sea inmune al paso del tiempo. El corazón humano es reacio a la humillación del perdón, a pedirlo y a otorgarlo, pero como ya dejó claro Paul Thomas Anderson en su película Magnolia, esa humildad es en realidad lo que engrandece al ser humano. Winterbottom lo dice también a su manera, pero es tan implacable que resulta brutalmente amargo. El perdón es una película magníficamente interpretada, sobria y sórdida a un tiempo, sobre la que planea también el enfrentamiento entre el áspero mundo de los pioneros, capaces de dar la vida por una onza de oro, y el avance imparable del nuevo americano moderno, a veces pragmático hasta la insensibilidad.

6/10
White River Kid

1999 | White River Kid

Dos pícaros. El “hermano” Edgar vende, vestido de monje, calcetines supuestamente fabricados por los niños cristianos ciegos de la Misión de los Pequeños Hermanos de San Mortimer. Le acompaña Morales, un mejicano ilegal, inseparable compañero. En uno de sus vagabundeos de aquí para allá son secuestrados por un asesino juvenil –White River Kid–, que viaja con su novia. Disparatada comedia, en la que se muestra que los dos caraduras protagonistas tienen, al fin y al cabo, buen corazón. Antonio Banderas se deja dirigir por Arne Glimcher, con quien ya trabajó en Los reyes del mambo tocan canciones de amor, el film que supuso su debut en Hollywood. Le da la réplica el siempre eficaz Bob Hoskins. Glimcher, muy satisfecho del film, asegura que “quiero crear películas que hagan pensar. Yo mismo he cambiado después de este proyecto”.

2/10
American Beauty

1999 | American Beauty

Estamos ante una de las películas más cáusticas de la última temporada. Se ha llevado 5 Oscar, en los apartados de mejor película, director, guión, actor y fotografía. Casi nada. La historia la narra un muerto, que explica cómo ha llegado a esa situación. El tipo está casado y tiene una hija. Lleva una vida mediocre y rutinaria. Ha perdido todo interés por su esposa, no existe comunicación con su hija, su trabajo no le satisface. Cuando cae en la cuenta de su vacío existencial, empieza a cambiar de estilo de vida, haciendo todo lo que se le antoja: fumar hierba, dejar su trabajo y empezar nuevo curro en una hamburguesería, hacer musculitos... La situación que le puede llevar a tocar fondo tiene la forma de la mejor amiga de su hija: una auténtica “lolita”, que le está haciendo perder la cabeza a pesar de ser poco menos que una cría. Sam Mendes es un director desconocido, que hasta ahora se dedicaba al teatro. Sin embargo demuestra maneras en esta película, que trata de ser una advertencia sobre el reverso tenebroso del sueño americano. Aunque hay algún exceso caricaturesco, la película pone el dedo en ciertas dolorosas llagas de la sociedad actual. El director explica que “en un país como Estados Unidos, enfermo de incomunicación, donde la gente no se comunica más que por internet, me apetecía contar a través del personaje del joven que hay alternativa, dos opciones: comportarse violentamente o encontrar algo que te fascine y desarrolle tu espiritualidad.” La película ha supuesto el segundo Oscar de Kevin Spacey; antes lo ganó con Sospechosos habituales.

7/10

Últimos tráilers y vídeos