IMG-LOGO

Biografía

Michael Winterbottom

Michael Winterbottom

59 años

Michael Winterbottom

Nació el 29 de Marzo de 1961 en Blackburn, Lancashire, Reino Unido

Premios: 1 Festival de San Sebastián (más 2 premios)

El rey de la improvisación

08 Mayo 2013

En este mundo hay pocos cineastas con tantas ganas de marcha las 24 horas del día. El prolífico Michael Winterbottom no parece dispuesto a concederse vacaciones jamás. Supera la media de un título al año, con proyectos muy distintos, que se distinguen por su temática intensa, y el enorme margen de improvisación que concede a sus actores. A veces fracasa, pero mantiene el listón alto. Se empeña a veces en cambiar de género, pero lo suyo es el dramón lacrimógeno.

Nacido el 29 de marzo de 1961, en Blackburn, una ciudad del condado inglés de Lancashire, Michael Winterbottom fue desde joven un alumno aventajado, lo que le permitió poder matricularse en la prestigiosa Universidad de Oxford, donde se licenció en Lengua Inglesa. Posteriormente acudió a diversos cursos de cine y televisión en Bristol y la Universidad Politécnica Central de Londres.

Se inició en el mundillo del audiovisual como montador en la cadena Thames Television, famosa por sus producciones de calidad. Allí se responsabilizó de dos documentales sobre el maestro sueco Ingmar Bergman, así como de algún capítulo suelto en diversas series. "Empecé a ver películas cuando tenía 14 años. Cuando llegué a una edad en la que tenía que elegir una profesión, decidí convertirme en director, pero no encontraba un camino directo, así que me decanté por el montaje", recuerda el británico.

En Forget About Me ya estaban presentes sus señas de identidad, pues el realizador se acercaba al documental, elegía numerosos temas de música pop y dejaba improvisar a sus actores. Contaba las peripecias de dos jóvenes soldados escoceses que viajaban a Budapest para acudir a un concierto de la banda Simple Minds, ocasión que aprovechaban para coquetear con jóvenes húngaras. Siguió un esquema muy similar en Under the Sun, que sigue los pasos de una joven turista por España.

Destinado a convertirse en uno de los habituales de las grandes citas festivaleras, Michael Winterbottom consiguió que le seleccionaran para Berlín con la retorcida Besos de mariposa, con Amanda Plummer, en torno a una pareja de lesbianas que recorre el norte de Inglaterra asesinando sin piedad a quien se les pone por delante.

A continuación Michael Winterbottom dirige Go Now!, donde Robert Carlyle realiza una intensa interpretación como un joven jugador de fútbol que tras conocer al amor de su vida sufre una enfermedad degenerativa. El realizador se consagraría definitivamente con Jude, adaptación de la escandalosa novela de Thomas Hardy sobre un tórrido romance entre un joven picapedrero (Christopher Eccleston) y su prima (Kate Winslet) en la Inglaterra del siglo XIX.

Gracias a este último título al cineasta le llueven las ofertas para dirigir grandes proyectos en Hollywood. Pero rechaza títulos como El indomable Will Hunting, y prefiere seguir en su línea. Así, se marcha a la capital de Bosnia-Herzegovina, donde poco después del final del asedio de la ciudad, rueda la magistral Bienvenidos a Sarajevo, en torno a un periodista que cubre la tragedia bélica, y hasta se plantea adoptar a una niña.

Tras la experimental I Want You, y la ligera Contigo y sin ti, el realizador rueda una de sus grandes cintas, Wonderland, sobre el desconcierto vital de tres hermanas muy distintas. El film no evita mostrar problemas muy de la sociedad actual de Londres, pero Winterbottom logra dotar de gran humanidad a los personajes y hasta se permite algún golpe de humor para que el público tome algo de oxígeno. Le sigue El perdón, interesante incursión en el western con intensas interpretaciones de Peter Mullan, Sarah Polley y Milla Jovovich. "Aunque he hecho películas que pueden ser calificadas de género, no lo son realmente. Creo que la mayoría de mis trabajos se centran más en las relaciones de los personajes entre ellos, con su entorno... da igual que sea ciencia ficción, western... Da igual", ha comentado el cineasta.

Al parecer, Michael Winterbottom es un tipo despistado en la vida real que pierde con frecuencia la cartera en la que lleva el guión de su próxima película. Así lo retrató su ex esposa, Sabrina Broadbent, en la novela "Descent", donde el marido de la protagonista es un realizador de cine de autor idéntico al británico. Antes del divorcio la escritora tuvo dos hijas con él.

Después del cambio de siglo, Winterbottom sigue encadenando rodajes a buen ritmo. 24 Hour Party People recorre las aportaciones de Manchester a la música contemporánea, con guión de su habitual colaborador Frank Cottrell Boyce, que también está detrás de Código 46, decepcionante incursión en la ciencia ficción.

En los últimos tiempos, Winterbottom es capaz de lo mejor y de lo peor. Obtuvo el Oso de Oro en Berlín con la sobrecogedora y redonda In this World, sobre dos refugiados afganos que viajan a Europa con ayuda de contrabandistas, mientras que la muy similar Camino a Guantánamo documenta la tragedia de tres musulmanes injustamente detenidos. Pero más o menos a la vez estrena la subida de tono y vacua 9 canciones y la mediocre Tristam Shandy: A Cock and a Bull Story, una especie de inmersión libre en el clásico de la literatura británica del XIX, de Lawrence Sterne.

El mismísimo Brad Pitt le produjo al realizador Un corazón invencible, en el que la esposa del astro, Angelina Jolie, se lucía como Mariane Pearl, una mujer real, casada con un periodista, Daniel Pearl, al que secuestraron en Pakistán. Junto a Mat Whitecross, el cineasta compuso el documental sobre la crisis económica La doctrina del shock. Un viudo (Colin Firth) trata de superar la pérdida de su esposa con sus dos hijas, en Génova. "El casco antiguo de esta ciudad es tan hermoso como desconcertante; genera una sensación de misterio y confusión emocional, que cuadra muy bien con el viaje interior de los personajes, que vagan por este pequeño limbo en busca de algo indeterminado", explicaba Winterbottom.

Uno de los actores habituales de su cine, Steve Coogan, protagonizó The Trip, sobre un viaje gastronómico por el norte de Inglaterra. Hasta ha tenido tiempo de incursionar en el cine negro con El demonio bajo la piel, adaptación de una novela de Jim Thompson por debajo del nivel esperado.

Ganador de 1 premio

  • Concha de Plata al mejor director Génova

Ganador de 1 premio

Ganador de 1 premio

Filmografía
Ambición

2019 | Greed

En la isla griega de Mykonos, el magnate del mundo de la moda en decadencia Sir Richard McCreadie prepara una suntuosa fiesta, inspirada en la película Gladiator, para celebrar su sesenta cumpleaños, y demostrar a los medios de comunicación que todavía le queda mucha cuerda. Pero se complica la preparación del evento, que incluye construir un anfiteatro a imitación del Coliseo, y traer un león, a lo que se suma la tensión con la madre de su hijo, a la que ha sustituido por una joven, y con su controladora madre. Además, han empezado a investigarle por la forma fraudulenta con la que consolidó su imperio, lo que provoca que algunos invitados cancelen su asistencia. Como su personaje, el británico Michael Winterbottom anda algo de capa caída, quedan lejos el Oso de Oro por In This World, de 2003 y el Oso de Plata al mejor director en Berlín por Camino a Guantánamo, de 2006, y la Concha de Plata al realizador en San Sebastián por Génova, de 2008, y otros títulos de enorme interés, como Wonderland (1999) y El perdón (2000). Así que trata de dar un golpe de efecto con una disparatada sátira del mundo empresarial, un tanto facilona y tópica, de denuncia de los excesos que pueden cometer los poderosos, lo que a ratos trae a la memoria El lobo de Wall Street, pero sin lograr el mismo resultado. Parece que el realizador ha perdido algo de la chispa que tenía antaño, y el metraje resulta excesivo. Al menos se salvan algunos momentos divertidos, tienen gracia los chistes sobre el film de Ridley Scott. Y también sale airoso Steve Coogan, de nuevo a las órdenes de Winterbottom tras buenos trabajos en 24 Hour Party People, Tristam Shandy y la serie iniciada con The Trip. Demuestra ser un buen actor que imprime humanidad a su exagerado personaje, empresa en la que fracasan con los suyos Isla Fisher (la ex) y Asa Butterfield (su retoño). El título original, Greed, se corresponde con el de Avaricia, el clásico de Erich Von Stroheim, así que usarlo resulta una decisión un tanto codiciosa, porque no resiste las comparaciones.

5/10
El rostro de un ángel

2014 | The Face of an Angel

Film inspirado libremente en un caso de asesinato en Italia, el de la joven Amanda Knox, que estuvo acompañado de un importante revuelo mediático. Aquí se cambia el nombre, y la propia película dirigida por Michael Winterbottom apunta a la idea de recreación de los hechos y lo que éstos inspiran al artista, reflexiones sobre lo que es la verdad y el amor. Porque el film nos ofrece el punto de vista de Thomas, un director de cine que ha leído el libro que la periodista Simone ha escrito sobre el tema, y que viaja a Siena cuando está a punto de resolverse la apelación sobre la condena de Jessica, compañera de piso de la asesinada, y de su novio. Sus pesquisas sobre el caso se entrecruzan con su vida personal, un divorcio y la comunicación vía Skipe con su hijita Bea, y una relación sentimental con Simone, también separada, y con dos hijos. Se nota que Winterbottom le gusta Italia, no en balde en una de sus películas nos llevó por Génova, y ahora le toca a Siena, donde no faltan las referencias a Dante Alighieri. Las ideas que subyacen en la película son interesantes, y se nota que está detrás un cineasta de peso, capaz de crear un "mood" sobre una crisis existencial, que engloba lo profesional y lo personal. Pero el resultado final es irregular, las subtramas están descompensadas, y algunos elementos como las escenas de sexo, pasajes de pesadilla, o sospechas sobre unos misteriosos cuchillos, están metidos con calzador, y como mínimo desconciertan. Algunas críticas al periodismo sensacionalista o al sistema judicial italiano, tampoco están demasiado bien integradas en el conjunto. Daniel Brühl componen razonablemente su personaje, y tiene cierto encanto la inocencia casi adolescente de Cara Delevingne, pero a Kate Beckinsale le toca en suerte componer a alguien con un punto de sosería antipática, y que desaparece durante parte del metraje, para volver luego a emerger sin demasiada fortuna.

4/10
Viaje a Italia

2014 | The Trip to Italy

Nuevo viaje gastronómico-cultural-sentimental de Steve Coogan y Rob Brydon, si en The Trip su periplo les llevaba al Norte de Inglaterra, ahora es el turno de Italia, también con el encargo de un artículo relatando su experiencia para The Observer. Con referentes literarios como Lord Byron y Mary Shelley, recuerdos cinematográficos de rodajes, Humphrey Bogart en La burla del diablo, Gregory Peck y Audrey Hepburn en Vacaciones en Roma, Ingrid Bergman en Te querré siempre, y por supuesto, estupendos platos preparados en restaurantes de Liguria, Toscana, Roma, Amalfi y Capri, discurre la narración, donde abundan las risas. El intercambio dialógico entre los protagonistas es agilísimo, y sus imitaciones de actores, tronchantes: Michael Caine, Christian Bale, Marlon Brando, Al Pacino, Hugh Grant, Anthony Hopkins, son algunos de sus blancos, y también los distintos Bond, con su variada gama de acentos, inglés, escocés, galés. Como en su precededor, el tono es ligero, chispeante. Pero entre bromas y veras, se dejan caer algunos apuntes sobre la naturaleza humana, donde la realidad y la ficción conviven, pues como puede imaginarse, que los actores hagan de sí mismos no supone que se esté confesando, no al menos por completo, en público. Así tiene interés el esfuerzo de Coogan por conectar con su hijo adolescente, al que acaba trayéndose a la última etapa del viaje, y lo que parece cierta nostalgia por la madre del chico, da la impresión de que están separados; mientras que por parte de Brydon, vemos su frustración por no poder compartir telefónicamente una buena noticia con su esposa, o el poso amargo que le deja un desliz amoroso. De este modo, Michael Winterbottom logra un tono en que, detrás de lo que parece frívolo, o del puro disfrute de las cosas sencillas, el "dolce far niente", se apunten a las cosas que importan. En tal sentido, la visita a Pompeya, con los cuerpos petrificados por la lava, invitan a la broma, y a la vez, transmiten la sensación de que sería necesario un mayor respeto, los muertos también reirían en su momento, y ahora ya no están, y este hecho no puede dejar de provocar interrogantes en los protagonistas, y también, cómo no, en el espectador.

6/10
The Look of Love

2013 | The Look of Love

Everyday

2012 | Everyday

Trishna

2011 | Trishna

The Trip

2010 | The Trip

El periódico The Observer ha pedido al actor Steve Coogan que protagonice un reportaje gastronómico viajando durante varios días por el Norte de Inglaterra, donde degustará sofisticados platos de la “nouvelle cuisine”, exquisitamente preparados. Debía acompañarlo en su periplo su novia, pero le ha dejado plantado en el último momento, por lo que pide a su amigo y colega Rob Brydon, experto imitador de actores, que sea su recambio. Aunque le cuesta dejar a su esposa y a su bebé, Rob acepta. Divertido y ligero -al menos en apariencia- film, donde los actores hacen de sí mismos, al estilo Larry David, lo que no quita para que nos movamos en el terreno de la ficción y la improvisación, aunque por supuesto la personalidad de los protagonistas queda más que reflejada. Steve Coogan y Rob Brydon ya habían trabajado con Michael Winterbottom en 24 Hour Party People y Tristram Shandy: a Cook and a Bull Story, además de tener experiencia radiofónica y televisiva de teatro en vivo, por lo que se sienten completamente a sus anchas. Quizá la trama se extiende en exceso, se podía haber recortado metraje en The Trip, pero hay ciertamente momentos tronchantes cuando los protagonistas se ponen a imitar actores, con réplicas y contrarréplicas muy ingeniosas. De un modo muy “british”, sin estridencias, se toman a broma ciertos excesos gastronómicos, y se pintan situaciones en el fondo muy cotidianas, de cómo se ocupa el tiempo en un viaje donde estás obligado a estar con otra persona, las llamadas telefónica donde siempre acaba fallando la cobertura, etcétera. Sin grandísimas pretensiones, hay algunos apuntes de cómo una actitud simplemente epicúrea en la vida, con ligues ocasionales, no llena; y que aunque la familia pese, es un peso del que uno en el fondo no quiere librarse, aun con los sacrificios que conlleva sacarla adelante. También supone un cierto canto a la amistad, aunque el otro a veces pueda ser un poco plasta. Curiosamente el film muestra la gran belleza de los páramos donde transcurría Cumbres borrascosas, algunos encuadres hacen pensar en Turner -expresamente citado- y Constable. Por cierto que una escena en una zona de piedra caliza preciosa transcurre uno de los pasajes más divertidos de la cinta.

6/10
El demonio bajo la piel

2010 | The Killer Inside Me

Lou es el típico paleto de Texas con pinta de buena persona, ayudante del sheriff de un pueblo perdido en el que nunca pasa nada. Un día su jefe le encomienda que visite a una joven prostituta, para invitarla a dejar la ciudad. Pero a Lou le salta una extraña ‘clavija’ de su sique, y tras azotarla, se deja enredar sexualmente por ella, y la empieza a frecuentar al tiempo que mantiene una relación con otra mujer. Cuando un líder sindical le cuenta que un constructor de la zona estuvo implicado en la muerte supuestamente accidental de su hermanastro, empieza a trazar una venganza verdaderamente retorcida, por no decir diabólica. El director de El velo pintado y Stone, John Curran, firma el guión de esta adaptación de una novela de Jim Thompson, cuyos argumentos han dado pie a sólidas –y en algún caso malsanas– muestras de cine negro, como son Atraco perfecto, La huida y Los timadores. Y dirige un director inesperado en este género, el muy versátil Michael Winterbottom. La película que nos ocupa podría definirse como cine negro al baño freudiano con psicópata en primer plano. Winterbottom saba dar a la narración, con la omnipresente voz en off del protagonista, un ritmo de existencialismo cansado y cínico, un poco a lo Chinatown; aunque la forma de abordar el trauma del protagonista, y lo gráfico que es en pintar el sexo y la violencia, acaban restándole fuerza. Tampoco es muy afortunado el risible y algo operístico desenlace, a todas luces excesivo, aunque sirva para subrayar los rasgos algo satánicos de Lou. En el capítulo interpretativo de El demonio bajo la piel se confirma lo buen actor que es Casey Affleck, cuya gélida interpretación hiela el alma; está bien respaldado por Ned Beatty, Elias Koteas, Jessica Alba y Kate Hudson.

5/10
La doctrina del shock

2009 | The Shock Doctrine

Documental de Michael Winterbottom y Mat Whitecross, basado en la obra homónima de la analista Naomi Klein. Con el hilo conductor de una de sus conferencias donde expone sus tesis, se trata de un duro ataque sin contemplaciones a la codicia propia del “capitalismo de los desastres”, que básicamente viene a aprovecharse de las desgracias ajenas de todo tipo –naturales o políticas– para lucrarse. “La doctrina del shock” acude a un símil psicoterapéutico muy discutido –las descargas eléctricas para curar al enfermo– para hablar de crisis, tratamientos de choque, parálisis en el enfermo que le hace incapaz de reaccionar. Tomando casos como la caída de Allende en Chile, y recorriendo los mandatos de Reagan y Margaret Tatcher, el 11-S, la catástrofe del Katrina, viene a decir que políticos y empresas se han aprovechado de sucesos varios para imponer sus tesis y modos de hacer. Aunque el principal blanco de las críticas es el Premio Nobel de Economía Milton Friedman y la escuela de Chicago, que habría propiciado un capitalismo sin mecanismos de control. Como sucede en otros documentales de este corte –con el propio falso documental Camino a Guantánamo de Winterbottom–, se detecta el alcance limitado de la crítica. Por supuesto, está cargado de razones en muchas de las denuncias –avaricia, visión chata...–, pero faltan muchos elementos para hacerse “la foto completa”, ya sea en la valoración de la caída del muro, o en el peligro de los islamistas fanáticos. Al menos a la hora de valorar la llegada de Obama al poder, plantea el interrogante de qué hará; la confianza en el pueblo, la gente de la calle, está muy bien, y al fin y al cabo, es la base del sistema democrático, pero también peca de cierto “buenismo”.

6/10
Génova

2008 | Genova

El británico Michael Winterbottom ofrece en Génova un auténtico ejercicio de estilo, como si hubiera querido aplicar sus técnicas de falso documental, exhibidas en In This World y Camino a Guantánamo, a una historia muy dramática; aunque se trata de algo que ya había hecho, es verdad, en Un corazón invencible. Tal planteamiento lo une a un tipo de historias muy arraigadas en Estados Unidos, piénsese en el caso novelístico de Henry James, de personajes que se redescubren a sí mismos viajando a Europa. La película arranca con una mujer viajando con sus dos hijas por una carretera nevada cerca de Chicago. Las tres lo están pasando genial, pero una broma inoportuna de la pequeña provoca un fatal accidente, a resultas de lo cual muere la madre. Cara a superar la tragedia, el viudo decide aceptar un trabajo en Europa, en la Universidad de Génova. Cree que un cambio de aires vendrá bien a la familia. Antes de que empiece el curso académico, el padre da clases de verano, mientras las hijas, teóricamente, toman lecciones de piano. En realidad la mayor comienza a salir con un chico italiano; mientras, la pequeña tiene pesadillas nocturnas, arrastra un complejo de culpa por la muerte de la madre. La historia en sí es sencilla, habla de superación de una tragedia, ya sea por omisión, ignorándola, como si nunca hubiera ocurrido, para la cual viene bien la evasión, por el inicio de una relación, unas clases que distraen, o esas apariciones de la madre a la niña, muy unidas a una preocupación religiosa, la gran e inevitable pregunta sobre la vida después de la muerte. Todo esto puede bascular entre lo convencional y lo sugerente, pero la gran suerte de la película es que detrás hay un gran director, que se permite filmar gran parte del metraje como si en cualquier momento pudiera ocurrir una desgracia semejante a aquella con que arranca el film. Hay un gran ritmo, un maravilloso sentido del encuadre, un inteligente uso del sonido y una primorosa edición de los planos, que ayudan mucho al buscado efecto de desasosegamiento que impregna cada fotograma. No es una obra maestra, aunque las interpretaciones –las chicas Perla Haney-Jardine y Willa Holland, Colin Firth y Catherine Keener– y la dirección sean destacables.

5/10
Un corazón invencible

2007 | A Mighty Heart

A comienzos del año 2002 el periodista Daniel Pearl, jefe de la oficina del sur de Asia de Wall Street Journal, concertó una entrevista con un influyente y peligroso hombre del Islam, con motivo de un reportaje sobre el terrorista Richard Reid. Él y su esposa Mariane, que estaba embarazada de seis meses, se trasladaron a Karachi, en Pakistán, y el día 23 de enero Daniel partió hacia su entrevista... Nunca regresó. Durante las semanas posteriores, la casa de Mariane en Pakistán fue un hervidero de gente: policía pakistaní, agentes de la CIA y del FBI, compañeros periodistas, amigos, familiares. Todos estaban allí poniendo su granito de arena para dar con el paradero de Daniel, secuestrado por una facción fanática pakistaní. Tras su documental Camino a Guantánamo, en donde denunciaba las brutales injusticias cometidas contra tres musulmanes por parte del gobierno de los Estados Unidos, Michael Winterbottom enseña ahora la otra cara de la moneda. Si su anterior film mostraba las terribles consecuencias del 11-S, ahora recrea la venganza del bando musulmán más radical ante las situación injusta de los presos en Guantánamo. Winterbottom no toma partido, sólo muestra el dolor de la situación atroz de sufrimiento, asesinatos y odio que está embargando a gran parte de la sociedad. Y precisamente en este punto es donde la película adquiere resonancia, porque en realidad puede leerse como un sincero homenaje a Mariane Pearl, a ella y a su firme decisión de no sucumbir al odio ni a la desesperanza. El film ha sido producido por Brad Pitt. A medio camino entre el drama y el thriller, el guión de John Orloff –basado en el libro de memorias de la protagonista– se ciñe casi exclusivamente a las investigaciones y los pasos que se dieron para ir desenrollando la madeja hasta llegar a los responsables del secuestro. La película del director inglés es algo tristona y deprimente, por el tema y por el propio estilo de rodaje, muy realista y cercano al documental, con ese sello personal propio de Winnterbottom, con saltos de imagen, rápidas transiciones, algunos flashbaks y su particular modo de generar el bullicio de las calles: tonos grises y pardos, ruido, agobio, cámara en mano, música alta. Pero toda esa faceta técnica está al servicio de la historia y desde luego ayuda a considerar muy real lo que uno ve en pantalla, como si fuera casi un reportaje. Y aporta verosimilitud que muchas fases del rodaje se realizaran en las calles de Pakistán e India, aunque la mayor parte de la película transcurra en interiores. Sin embargo, es cierto que este enfoque hiperrealista difumina algo la propia historia concreta y la convierte prácticamente en el documento histórico de unos hechos terribles pero poco cercanos. En este sentido, es posible que la presencia de Angelina Jolie, muy convincente en la caracterización de su sobrio personaje, adolezca también de falta de atractivo y de complicidad con el espectador.

6/10
Camino a Guantánamo

2006 | The Road To Guantanamo

Michael Winterbottom sigue la línea de falso documental que ya inició hace cuatro años con In This World. La idea es recrear la odisea de tres musulmanes detenidos injustamente en Afganistán, primero por las autoridades locales que sucedieron al régimen talibán, y luego por el ejército estadounidense, que les terminará conduciendo a la prisión de Guantánamo. Hasta que llegue el momento de su liberación pasarán varios años. Winterbottom alterna la recreación de las vejaciones con declaraciones a modo de entrevista. A estas alturas la idea de que en Guantánamo se han cometido abusos es abrumadora e innegable. Y Winterbottom y el codirector Matt Whitecross la remachan convenientemente. Pero se echa en falta la búsqueda de las causas. El film ignora el shock mundial –y más particularmente en EE.UU.– que supuso el 11 S, con un cambio total en la concepción de la guerra, donde el enemigo se convertía en invisible, y el miedo de ser atacado en cualquier sitio alcanzó cotas insospechadas. Ese contexto no puede justificar la flagrante vulneración de los derechos humanos, pero sí ayuda a entenderla. Y los cineastas, por motivos desconocidos, lo escamotean. Lo que resta rigor a una película con muchos puntos de interés.

6/10
Tristram Shandy: a Cook and a Bull Story

2005 | A Cock and Bull Story

Tristan Shandy es un clásico de la literatura británica, de Laurence Sterne, prácticamente imposible de adaptar al cine por su caótica estructura. El director Michael Winterbottom en realidad no lleva al cine la obra, sino que la toma como excusa para una comedia ligera, rodada entre 9 Songs y Camino a Guantánamo, sobre un grupo de intérpretes y cineastas que ruedan una adaptación de la obra de Sterne. La trama se centra sobre todo en el actor Steve Coogan, perseguido por un periodista que quiere publicar una historia escandalosa sobre él, al tiempo que su novia llega inesperadamente con su hijo de seis meses. Winterbottom compone una película experimental, como lo era en buena medida la novela citada. Así, algunos pasajes parecen improvisados, o dos personajes discuten en qué orden deben aparecer sus nombres en el reparto, justo antes de los créditos. Winterbottom suele entregar películas redondas (Wonderland, Jude) y otras que no lo son (9 Songs, Contigo o sin ti). En esta ocasión se queda a medio camino, pues compone una obra menor, pero que se sigue con interés, con bromas eficaces.

4/10
Código 46

2003 | Code 46

En un futuro cercano, nadie puede entrar en las gigantescas megalópolis sin un permiso especial. La clonación humana está permitida, pero el Código 46 prohíbe tener hijos a las personas cuyo ADN sea similar, pues serían familiares genéticos. En tal contexto, William, un hombre casado, inspector de una compañía de seguros, va a Shanghai para investigar el caso de unos falsificadores de papeles para circular entre ciudades o salir al exterior. Pero allí se enamora de María, la supuesta falsificadora. La policía acabará acusándole de violar el Código 46. La ciencia ficción es un género ideal para las reflexiones éticas o filosóficas, pues se puede componer un guión que especule sobre los peligros a los que puede llevar en el futuro cualquier tipo de práctica actual. Blade Runner y Gattaca advertían de los riesgos de la manipulación genética. Y aunque las comparaciones son odiosas, recupera el tema el prolífico cineasta británico Michael Winterbottom, en una cinta que en principio intenta ser tan reflexiva como los títulos citados, lejos de los espectáculos de acción tipo Matrix o Star Wars. Empeñado en labrarse la filmografía más heterogénea de la historia del cine, el autor de In this World y Wonderland advierte de un aspecto inusitado de la clonación, el riesgo de mantener relaciones incestuosas sin saberlo. Prescinciendo de grandes efectos especiales, Winterbottom construye una atmósfera inquietante, y aunque el desarrollo resulta escabroso y bastante frío para tratarse de una historia de amor, abre interrogantes curiosos e interesará a los puristas del género.

5/10
In This World

2002 | In This World

Espeluznante relato, basado en una historia real, de las penalidades que sufre Enayat, un refugiado adolescente, en su largo, largo periplo hacia una supuesta vida mejor. El protagonista, junto con Jamal, hace un accidentado viaje de Pakistán a Inglaterra. Michael Winterbotom da muestras de su versatilidad con una historia de aire realista y documental, rodada en video digital. Sabe dar un contrapunto, el carácter simpático del chico, que cuenta chistes, a las horribles condiciones en que viaja (oculto en un camión, o hacinado en un barco). Y acude a buenas soluciones visuales, cómo mostrar sobre mapas en perspectiva los distintos desplazamientos, o las escenas nocturnas en el monte, en un original blanco y negro, con tratamiento digital especial. Resulta escalofriante la escena del bebé, vivo, arrancado del regazo de su madre, muerta por congelación. Tras la narración del viaje, la parte inglesa sigue conteniendo grandes dosis de dureza, que interpelan sin contemplaciones al espectador: mendicidad, venta de baratijas, robo a turistas, son actividades por las que pasa el protagonista, además del trabajo honrado, pero mal pagado. Conmueve el desenlace: la llamada telefónica y la plegaria en la mezquita.

6/10
24 Hour Party People

2002 | 24 Hour Party People

Manchester, años 70. Un presentador de televisión, inspirado por Sex Pistols, crea un sello discográfico, Factory Records. Lo que sirve para repasar esos moviditos años de sexo, drogas y música cañera. El ecléctico Michael Winterbottom (western en El perdón, drama familiar en Wonderland, adaptación literaria de Thomas Hardy en Jude, la ciencia ficción en Código 46, el alegato antibélico en Camino a Guantánamo) sorprende con otro cambio de tercio, de ritmo e imaginería envidiables, el mundo de la música con aires de documental.

5/10
El perdón

2000 | The Claim

The Kingdom Come es un pequeño y alejado pueblo minero de las montañas de California. El jefe de la población es Dillon, un irlandés seco y duro, que mantiene el orden con justicia y mano firme. Los habitantes le respetan: en realidad fue él quien tiempo atrás levantó aquella población de la nada, tras obtener la propiedad de una mina. Pero al pueblo llegarán tres personas que acabarán con la vida rutinaria y acomodaticia de Dillon: un joven trabajador de la compañía Central Pacific que estudia la posibilidad de que el ferrocarril pase por allí, y dos mujeres, madre e hija, cuya historia está inevitablemente unida al origen del pueblo. Michael Winterbottom narra un drama sin concesiones, basado en una novela de Thomas Hardy, tan gélido como las nieves perpetuas que ambientan la película. Los errores del pasado quizá nunca se borren, quizá la huella que dejaron sea inmune al paso del tiempo. El corazón humano es reacio a la humillación del perdón, a pedirlo y a otorgarlo, pero como ya dejó claro Paul Thomas Anderson en su película Magnolia, esa humildad es en realidad lo que engrandece al ser humano. Winterbottom lo dice también a su manera, pero es tan implacable que resulta brutalmente amargo. El perdón es una película magníficamente interpretada, sobria y sórdida a un tiempo, sobre la que planea también el enfrentamiento entre el áspero mundo de los pioneros, capaces de dar la vida por una onza de oro, y el avance imparable del nuevo americano moderno, a veces pragmático hasta la insensibilidad.

6/10
Wonderland

1999 | Wonderland

Fin de semana londinense. Los distintos miembros de una familia: un matrimonio, instalado en la rutina, donde sólo él parece detectar que “tenemos un problema”; y los cuatro hijos. Además de Darren, que se largó sin decir adónde, hay tres mujeres: Molly, a punto de dar a luz, ignorante de los problemas laborales de su esposo; Debbie, separada, madre de un niño de nueve años; y Nadia, que vive sola, sin encontrar el amor de su vida. Michael Winterbottom (Jude, In This World) bucea en las aguas del desconcierto vital de sus personajes, con estilo ágil y audacias formales. Y da su particular visión del País de las Maravillas, referencia al mundo cotidiano que espera a Alice, nombre que recibiría el bebé de Molly si fuera niña. El film muestra los contrastes de ese mundo: deseos de ternura y amor, frente a egoísmo y soledad; pesimismo y amargura frente a humor. Aunque la historia es dura, el director sabe dotar a los personajes de una necesaria humanidad.

7/10
I Want You

1998 | I Want You

Al salir de la cárcel, Martin regresa a su barrio natal, en busca de su antiguo amor, que trata de olvidarle. Rachel Weisz empezó a destacar en este sórdido drama, de atmósfera independiente y comportamientos insanos, obra del prolífico Michael Winterbottom.

6/10
Bienvenidos a Sarajevo

1997 | Welcome To Sarajevo

Bosnia. La guerra que no cesa. Un país, Yugoslavia, desmembrado. Odios raciales exacerbados. El exterminio sistemático de poblaciones enteras. El horror sufrido por los musulmanes a manos de los serbios. Bien está, ahora que Karazdic y compañía empiezan a ser juzgados por crímenes de guerra, la llegada de un film que nos muestra la barbarie de la que es capaz el hombre. Pero también, y menos mal, hay un rayito de esperanza. Pues Henderson, un periodista que cubre la guerra en Sarajevo, está dando a conocer a la opinión pública la tragedia concreta de un grupo de niños, refugiados en un orfanato. Y hasta se planteará adoptar a una chiquilla. El tono documental del film ayuda a acrecentar el realismo, mientras que los actores, sin aspavientos, están en su sitio.

7/10
Jude

1996 | Jude

Adaptación de la novela de Thomas Hardy, sobre el tormentoso romance entre un joven y su prima en la Inglaterra del XIX. Los temas tratados se muestran desde una perspectiva reflexiva y trabajada. Lo mejor son los rasgos psicológicos de los personajes, todos ellos muy bien interpretados por un excepcional elenco de actores del que destaca Kate Winslet (Sentido y sensibilidad, Titanic). Jude Fawley (Christopher Eccleston) es un joven picapedrero muy inteligente que sueña con estudiar en la universidad. Tras un breve e infeliz matrimonio se traslada a Christminster, donde conoce a su prima Sue, de la que se enamora perdidamente. Su ilícita unión les obligará a cambiar continuamente de trabajo y domicilio.

6/10
Go Now!

1995 | Go Now!

Excelente filme de Michael Winterbottom (Wonderland). El guión autobiográfico de Paul Henry Powell recrea el drama de un joven escocés, simpático y buen jugador de fútbol, al que le diagnostican una esclerosis múltiple, degenerativa e incurable. Por esta razón, le apartan de su equipo de fútbol y la relación con sus amigos va desapareciendo. Decide alejar a su novia de él para no arruinar su vida. El estilo realista de la puesta en escena, casi documental, se sostiene por la autenticidad de las interpretaciones y por un guión muy elaborado. En el reparto está uno de los actores británicos más prometedores del momento: Robert Carlyle (The Full Monty).

4/10
Besos de mariposa

1995 | Butterfly Kiss

Ambición

2019 | Greed

En la isla griega de Mykonos, el magnate del mundo de la moda en decadencia Sir Richard McCreadie prepara una suntuosa fiesta, inspirada en la película Gladiator, para celebrar su sesenta cumpleaños, y demostrar a los medios de comunicación que todavía le queda mucha cuerda. Pero se complica la preparación del evento, que incluye construir un anfiteatro a imitación del Coliseo, y traer un león, a lo que se suma la tensión con la madre de su hijo, a la que ha sustituido por una joven, y con su controladora madre. Además, han empezado a investigarle por la forma fraudulenta con la que consolidó su imperio, lo que provoca que algunos invitados cancelen su asistencia. Como su personaje, el británico Michael Winterbottom anda algo de capa caída, quedan lejos el Oso de Oro por In This World, de 2003 y el Oso de Plata al mejor director en Berlín por Camino a Guantánamo, de 2006, y la Concha de Plata al realizador en San Sebastián por Génova, de 2008, y otros títulos de enorme interés, como Wonderland (1999) y El perdón (2000). Así que trata de dar un golpe de efecto con una disparatada sátira del mundo empresarial, un tanto facilona y tópica, de denuncia de los excesos que pueden cometer los poderosos, lo que a ratos trae a la memoria El lobo de Wall Street, pero sin lograr el mismo resultado. Parece que el realizador ha perdido algo de la chispa que tenía antaño, y el metraje resulta excesivo. Al menos se salvan algunos momentos divertidos, tienen gracia los chistes sobre el film de Ridley Scott. Y también sale airoso Steve Coogan, de nuevo a las órdenes de Winterbottom tras buenos trabajos en 24 Hour Party People, Tristam Shandy y la serie iniciada con The Trip. Demuestra ser un buen actor que imprime humanidad a su exagerado personaje, empresa en la que fracasan con los suyos Isla Fisher (la ex) y Asa Butterfield (su retoño). El título original, Greed, se corresponde con el de Avaricia, el clásico de Erich Von Stroheim, así que usarlo resulta una decisión un tanto codiciosa, porque no resiste las comparaciones.

5/10
Viaje a Italia

2014 | The Trip to Italy

Nuevo viaje gastronómico-cultural-sentimental de Steve Coogan y Rob Brydon, si en The Trip su periplo les llevaba al Norte de Inglaterra, ahora es el turno de Italia, también con el encargo de un artículo relatando su experiencia para The Observer. Con referentes literarios como Lord Byron y Mary Shelley, recuerdos cinematográficos de rodajes, Humphrey Bogart en La burla del diablo, Gregory Peck y Audrey Hepburn en Vacaciones en Roma, Ingrid Bergman en Te querré siempre, y por supuesto, estupendos platos preparados en restaurantes de Liguria, Toscana, Roma, Amalfi y Capri, discurre la narración, donde abundan las risas. El intercambio dialógico entre los protagonistas es agilísimo, y sus imitaciones de actores, tronchantes: Michael Caine, Christian Bale, Marlon Brando, Al Pacino, Hugh Grant, Anthony Hopkins, son algunos de sus blancos, y también los distintos Bond, con su variada gama de acentos, inglés, escocés, galés. Como en su precededor, el tono es ligero, chispeante. Pero entre bromas y veras, se dejan caer algunos apuntes sobre la naturaleza humana, donde la realidad y la ficción conviven, pues como puede imaginarse, que los actores hagan de sí mismos no supone que se esté confesando, no al menos por completo, en público. Así tiene interés el esfuerzo de Coogan por conectar con su hijo adolescente, al que acaba trayéndose a la última etapa del viaje, y lo que parece cierta nostalgia por la madre del chico, da la impresión de que están separados; mientras que por parte de Brydon, vemos su frustración por no poder compartir telefónicamente una buena noticia con su esposa, o el poso amargo que le deja un desliz amoroso. De este modo, Michael Winterbottom logra un tono en que, detrás de lo que parece frívolo, o del puro disfrute de las cosas sencillas, el "dolce far niente", se apunten a las cosas que importan. En tal sentido, la visita a Pompeya, con los cuerpos petrificados por la lava, invitan a la broma, y a la vez, transmiten la sensación de que sería necesario un mayor respeto, los muertos también reirían en su momento, y ahora ya no están, y este hecho no puede dejar de provocar interrogantes en los protagonistas, y también, cómo no, en el espectador.

6/10
Everyday

2012 | Everyday

Trishna

2011 | Trishna

The Trip

2010 | The Trip

El periódico The Observer ha pedido al actor Steve Coogan que protagonice un reportaje gastronómico viajando durante varios días por el Norte de Inglaterra, donde degustará sofisticados platos de la “nouvelle cuisine”, exquisitamente preparados. Debía acompañarlo en su periplo su novia, pero le ha dejado plantado en el último momento, por lo que pide a su amigo y colega Rob Brydon, experto imitador de actores, que sea su recambio. Aunque le cuesta dejar a su esposa y a su bebé, Rob acepta. Divertido y ligero -al menos en apariencia- film, donde los actores hacen de sí mismos, al estilo Larry David, lo que no quita para que nos movamos en el terreno de la ficción y la improvisación, aunque por supuesto la personalidad de los protagonistas queda más que reflejada. Steve Coogan y Rob Brydon ya habían trabajado con Michael Winterbottom en 24 Hour Party People y Tristram Shandy: a Cook and a Bull Story, además de tener experiencia radiofónica y televisiva de teatro en vivo, por lo que se sienten completamente a sus anchas. Quizá la trama se extiende en exceso, se podía haber recortado metraje en The Trip, pero hay ciertamente momentos tronchantes cuando los protagonistas se ponen a imitar actores, con réplicas y contrarréplicas muy ingeniosas. De un modo muy “british”, sin estridencias, se toman a broma ciertos excesos gastronómicos, y se pintan situaciones en el fondo muy cotidianas, de cómo se ocupa el tiempo en un viaje donde estás obligado a estar con otra persona, las llamadas telefónica donde siempre acaba fallando la cobertura, etcétera. Sin grandísimas pretensiones, hay algunos apuntes de cómo una actitud simplemente epicúrea en la vida, con ligues ocasionales, no llena; y que aunque la familia pese, es un peso del que uno en el fondo no quiere librarse, aun con los sacrificios que conlleva sacarla adelante. También supone un cierto canto a la amistad, aunque el otro a veces pueda ser un poco plasta. Curiosamente el film muestra la gran belleza de los páramos donde transcurría Cumbres borrascosas, algunos encuadres hacen pensar en Turner -expresamente citado- y Constable. Por cierto que una escena en una zona de piedra caliza preciosa transcurre uno de los pasajes más divertidos de la cinta.

6/10
El demonio bajo la piel

2010 | The Killer Inside Me

Lou es el típico paleto de Texas con pinta de buena persona, ayudante del sheriff de un pueblo perdido en el que nunca pasa nada. Un día su jefe le encomienda que visite a una joven prostituta, para invitarla a dejar la ciudad. Pero a Lou le salta una extraña ‘clavija’ de su sique, y tras azotarla, se deja enredar sexualmente por ella, y la empieza a frecuentar al tiempo que mantiene una relación con otra mujer. Cuando un líder sindical le cuenta que un constructor de la zona estuvo implicado en la muerte supuestamente accidental de su hermanastro, empieza a trazar una venganza verdaderamente retorcida, por no decir diabólica. El director de El velo pintado y Stone, John Curran, firma el guión de esta adaptación de una novela de Jim Thompson, cuyos argumentos han dado pie a sólidas –y en algún caso malsanas– muestras de cine negro, como son Atraco perfecto, La huida y Los timadores. Y dirige un director inesperado en este género, el muy versátil Michael Winterbottom. La película que nos ocupa podría definirse como cine negro al baño freudiano con psicópata en primer plano. Winterbottom saba dar a la narración, con la omnipresente voz en off del protagonista, un ritmo de existencialismo cansado y cínico, un poco a lo Chinatown; aunque la forma de abordar el trauma del protagonista, y lo gráfico que es en pintar el sexo y la violencia, acaban restándole fuerza. Tampoco es muy afortunado el risible y algo operístico desenlace, a todas luces excesivo, aunque sirva para subrayar los rasgos algo satánicos de Lou. En el capítulo interpretativo de El demonio bajo la piel se confirma lo buen actor que es Casey Affleck, cuya gélida interpretación hiela el alma; está bien respaldado por Ned Beatty, Elias Koteas, Jessica Alba y Kate Hudson.

5/10
Génova

2008 | Genova

El británico Michael Winterbottom ofrece en Génova un auténtico ejercicio de estilo, como si hubiera querido aplicar sus técnicas de falso documental, exhibidas en In This World y Camino a Guantánamo, a una historia muy dramática; aunque se trata de algo que ya había hecho, es verdad, en Un corazón invencible. Tal planteamiento lo une a un tipo de historias muy arraigadas en Estados Unidos, piénsese en el caso novelístico de Henry James, de personajes que se redescubren a sí mismos viajando a Europa. La película arranca con una mujer viajando con sus dos hijas por una carretera nevada cerca de Chicago. Las tres lo están pasando genial, pero una broma inoportuna de la pequeña provoca un fatal accidente, a resultas de lo cual muere la madre. Cara a superar la tragedia, el viudo decide aceptar un trabajo en Europa, en la Universidad de Génova. Cree que un cambio de aires vendrá bien a la familia. Antes de que empiece el curso académico, el padre da clases de verano, mientras las hijas, teóricamente, toman lecciones de piano. En realidad la mayor comienza a salir con un chico italiano; mientras, la pequeña tiene pesadillas nocturnas, arrastra un complejo de culpa por la muerte de la madre. La historia en sí es sencilla, habla de superación de una tragedia, ya sea por omisión, ignorándola, como si nunca hubiera ocurrido, para la cual viene bien la evasión, por el inicio de una relación, unas clases que distraen, o esas apariciones de la madre a la niña, muy unidas a una preocupación religiosa, la gran e inevitable pregunta sobre la vida después de la muerte. Todo esto puede bascular entre lo convencional y lo sugerente, pero la gran suerte de la película es que detrás hay un gran director, que se permite filmar gran parte del metraje como si en cualquier momento pudiera ocurrir una desgracia semejante a aquella con que arranca el film. Hay un gran ritmo, un maravilloso sentido del encuadre, un inteligente uso del sonido y una primorosa edición de los planos, que ayudan mucho al buscado efecto de desasosegamiento que impregna cada fotograma. No es una obra maestra, aunque las interpretaciones –las chicas Perla Haney-Jardine y Willa Holland, Colin Firth y Catherine Keener– y la dirección sean destacables.

5/10
Besos de mariposa

1995 | Butterfly Kiss

Últimos tráilers y vídeos