Chicos buenos - Película - decine21
IMG-LOGO
Chicos buenos
5 /10 decine21

Chicos buenos

Good Boys

Contenidos (de 0 a 4 ¿qué es esto?)

Sinopsis oficial

Chicos buenos

A Max le han invitado a su primera “fiesta del morreo”, pero hay un problema: nunca ha besado a nadie y no sabe cómo hacerlo. Con ayuda de sus dos mejores amigos, Thor y Lucas, Max decide espiar con el dron de su padre –que tiene terminantemente prohibido usar– a una pareja que, en teoría, se está dando el lote en una casa vecina. Sin embargo, el plan no puede salir peor y el dron no sobrevive a la aventura. Decididos a reemplazarlo rápidamente antes de que regrese el padre de Max, los tres amigos se embarcan en una odisea que les llevará a involucrarse en un asunto de drogas, e incluso a verse perseguidos por la policía y por unas aterradoras adolescentes.

5 /10 decine21

Crítica

El primer beso

El primer beso

A Max, estudiante de sexto, le invitan a una fiesta de besos, a la que acudirá la compañera de clase que le hace ‘tilín’. Consigue que le dejen ir acompañado por sus inseparables amigos, el aspirante a cantante de musicales Thor, y el grandote Lucas, desesperado porque sus padres acaban de anunciarle que se divorcian. Pero el trío arruina un dron que usa para su trabajo el padre de Max, que cuando lo descubra le castigará, lo que implica perderse el evento si a los muchachos no se les ocurre cómo solucionar la situación.

Curiosa mezcla, de la que al menos se puede decir que no le falta originalidad. El actor y realizador especialista en comedias gamberras Seth Rogen produce con Evan Goldberg, su colaborador habitual, una obra centrada en el fin de la infancia, cuando los chavales tratan de comportarse como adultos, pero se nota a la legua que están confundidos sobre muchos conceptos, o que presumen de haber besado a alguna muchacha cuando está claro que jamás lo han hecho. Se saca punta a esta premisa en varios gags, algunos divertidos, como el de la cerveza, donde el récord de los chicos está en beber tres sorbos, los alumnos de sexto consideran imposible tragar más.

En suma, la fórmula vendría a ser como mezclar las películas típicas de niños en esta edad, como Cuenta conmigo, o Un puente hacia Terabithia con las de humor salvaje tipo Supersalidos. Por desgracia, el guión del realizador, Gene Stupnitsky, y Lee Eisenberg, con el que ya había colaborado en varios capítulos de The Office, abusa de esta fórmula, y tiende a la grosería, sobre todo en las numerosas ocasiones en las que se recurre a mostrar juguetes sexuales que los protagonistas no tienen muy claro qué son, por lo que los confunden con cosas normales. Esto acaba agotando.

Puede llamar la atención del público que tenga los mismos años que los personajes, pero no resulta nada apropiada para esta categoría. Para el resto de espectadores, sería discutible recomendarla, aunque se debe decir que en el fondo la obra tiene cierto corazón, y hasta un tono positivo, pues habla de la necesidad de mantener la amistad a lo largo de los años, de luchar por lograr los sueños, pese a lo que puedan pensar los demás, y del drama que supone una ruptura familiar. Además, cuenta con un notable trío protagonista, compuesto por Jacob Tremblay, inolvidable en La habitación, que aquí ya algo más crecido muestra que también tiene talento para la comedia, Keith L. Williams (El último hombre sobre la Tierra) y Brady Noon (Boardwalk Empire). Componen unos personajes que pese al argumento disparatado resultan cercanos, y hasta entrañables e inocentes, pues sólo buscan el amor verdadero. Una pena que estos intérpretes no hayan caído en un proyecto de mayor entidad.

Comenta esta Película

Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de decine21.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.