IMG-LOGO

Biografía

Alberto Marini

Alberto Marini

Alberto Marini

Premios: 0 Goya (más 1 nominaciones)

Goya
2016

Nominado a 1 premio

Filmografía
La unidad

2020 | La unidad | Serie TV

Tras una operación coordinada de la unidad antiterrorista de la policía española en varias ciudades –Melilla, Tánger, Toulouse– se captura por casualidad al sirio Al Garheeb, uno de los terroristas más buscados del mundo. Enseguida surge la sospecha de que se está preparando un gran atentado, porque, si no, ¿qué hacía Al Garheeb sin escolta en una casa de Melilla? Las sospechas crecen cuando un terrorista suicida se inmola en Toulouse. Bajo la dirección de la comisaria Carla Torres en Madrid se desplegarán entonces varios efectivos en diferentes lugares, pero principalmente en Gerona, a donde se cree que ha podido entrar la célula terrorista que ha operado en Francia; y en Melilla, en donde Al Garheeb quizá haya contactado con uno de sus socios. Ejemplo de que una producción española puede estar a la altura de las mejores series internacionales. Creada por Dani de la Torre y Alberto Marini (ambos habían ya colaborado en El desconocido), sin lugar a dudas La unidad es una de las mejores series españolas que se recuerdan, asentada en un ritmo inmejorable y en una historia potente sobre el terrorismo yihadista de implicaciones globales. Hay que aplaudir la producción de Movistar+ en colaboración con Vaca TV, pues han sabido darse cuenta de que el mejor activo con el que cuentan es el espectador, y por tanto no hay que tratarle como si fuera lelo. En consecuencia, más allá del notable aparato técnico, la calidad de La unidad se debe sobre todo a que los responsables han primado el guión sobre el espectáculo, la seriedad frente a la ligereza de los planteamientos o la frivolidad al mostrarlos, y la verosimilitud frente al artificio. Y felizmente tales preferencias son compatibles con un thriller policiaco trepidante cuyos seis capítulos se engullen en un santiamén. Dani de la Torre presenta pronto los diferentes escenarios en donde se va a jugar la partida, localizaciones que se irán incrementando a lo largo la historia: Madrid, Melilla, Figueras, Vigo y otras ciudades extranjeras como Lagos, en Nigeria. Tal despliegue visual sirve también para ir mostrando a los diferentes personajes de uno y otro bando y para seguir los diferentes hilos en acciones paralelas: los policías Miriam, Myaz, Sergio, Nawja, y Roberto o los terroristas Kader, Al Garheeb, Hamid y Tarek. Especial tratamiento merecen la comisaria Carla Torres y Marcos, miembro destacado del equipo y además su marido, con quien tiene una hija. El matrimonio atraviesa una crisis que afectará de modo especial a Carla, la cual sufre además un serio problema personal. El reparto hace una labor coral extraordinaria aunque pueden destacarse entre todos a una inteligente Marian Álvarez, al vehemente Luis Zahera y a un vulnerable y creíble Raúl Fernández de Pablo. Aunque sin duda el mayor peso recae sobre la sobresaliente Nathalie Poza, que aporta una enorme humanidad a su límite personaje, y sobre el argentino Michel Noher, algo menos empático pero igualmente eficaz. Destaca en la serie el modo de mostrar la implicación laboral y personal de la policía y cómo afectan los fracasos, algo que no es habitual ver en las producciones policiacas, tan llenas de muertos. Resulta llamativa la responsabilidad que sienten ante cualquier persona que pueda resultar herida, ante las posibles represalias ajenas debidas a un error personal. Y el guión –en donde también ha intervenido Amèlia Mora– toca asimismo de refilón pero con contundencia la difícil connivencia de la policía con los cargos políticos, las cartas que hay que manjar e incluso la decisión de ceder la propia integridad si se quiere llegar hasta las últimas consecuencias. Nada es gratis, la cuestión es valorar lo que está en juego y qué se está dispuesto a dejar en el camino.

8/10
Hierro

2019 | Hierro | Serie TV

La investigación que siguen en paralelo dos personajes opuestos, la jueza Candela Montes y Díaz, el principal sospechoso de un asesinato que se produce nada más llegar la magistrada a la isla: Fran, un joven herreño, aparece asesinado el mismo día de su boda; se iba a casar con la hija de Díaz. El eje principal sobre el que gira Hierro es la tensión entre Candela y Díaz. No pueden ser más distintos. Y ese contraste se hace aún más patente dado que tienen algo importante en común: los dos están empeñados en encontrar al asesino. Avanzan cada uno por separado, con métodos completamente diferentes. Pero la isla es un mundo pequeño y los choques entre ellos son constantes. Para Candela, Díaz es algo más que un engorro; ¿se ha equivocado al ponerlo en libertad? Para Díaz, Candela es un permanente dolor de cabeza que pone en riesgo los oscuros negocios en los que está envuelto.

Feedback

2018 | Feedback

Londres. Jarvis Dolan, veterano presentador radiofónico, está al frente del espacio “The Grim Reality”, donde trata temas de actualidad, con comentarios sarcásticos, y debates con invitados. Pero cuando está a punto de entrevistar a un viejo colega, unos encapuchados irrumpen durante la emisión en directo, obligándole en un principio a seguir con el programa, como si no hubiera pasado nada, pero después le hacen tratar en directo la violación y posterior desaparición de una joven. Jaume Collet-Serra, responsable de filmes de éxito, como Infierno azul, o Sin identidad, apadrina a través de su productora, Ombra Films, al debutante en la realización Pedro C. Alonso, hasta ahora responsable de spots publicitarios. Éste ha coescrito un guión bastante resultón con Alberto Marini, autor de títulos como El desconocido. Pese a que casi todos los técnicos son españoles, y las filmaciones han tenido lugar en Galicia, está rodada en inglés, con un reparto internacional, encabezado por el británico Eddie Marsan, inspector Lestrade de los filmes de Sherlock Holmes, de Guy Ritchie, y que cuenta con una española, Ivana Baquero, la ya crecida niña de El laberinto del fauno. Los actores cumplen, pero ninguno cobra el sueldo de una superestrella, no ha hecho falta un gran presupuesto, pues la historia se desarrolla en pocos escenarios – unas cuantas habitaciones del estudio radiofónico–, y trata temas de actualidad, como las Fake News, la guerra de líderes de opinión de izquierdas y de derechas y los comentarios en redes sociales, entre otros, por lo que tiene interés a nivel global, así que se trata de un producto pensado para ser rentable en el mercado internacional. Quizás innecesariamente violenta, y aunque a veces deja tregua al espectador para preguntarse sobre la coherencia del relato en un par de puntos, lo cierto es que Feedback mantiene la tensión, con giros bien resueltos, y el ritmo adecuado. También tiene cierto fondo, pues se pregunta sobre la legitimidad de quienes denuncian constantemente irregularidades de los otros en los medios de comunicación.

6/10
Tu hijo

2018 | Tu hijo

Jaime es cirujano en un gran hospital, casado, con dos hijos mayores de edad. Sigue una vida anodina, del quirófano al coche, del coche a casa, de casa al coche, etcétera. Bueno, también tiene un rato para salir a correr con su hijo, que le afea las deportivas con las que practica el deporte. Y procura tratar con cierta humanidad a sus pacientes. Todo da un vuelco cuando es precisamente su hijo en el que ingresa en su lugar de trabajo, le han propinado una tremenda paliza que le deja en coma con serias secuelas. A pesar de la denuncia, la policía no avanza mucho en el caso, pero Jaime, obsesionado por vengar a su retoño, investiga por su cuenta. Miguel Ángel Vivas (Secuestrados, Extinction) cuida formalmente la película, con mucha fotografía nocturna y planos muy cerrados, y con colores apagados. Por desgracia él y su coguionista Alberto Marini, no han cuidado tanto la trama, y menos aún, la definición de los personajes y sus motivaciones, que resultan bastante huecos, además de que algunas de sus acciones carecen de cualquier credibilidad. Se pide demasiado al espectador, cuando le toca aceptar que un burgués como Jaime se meta en los líos en que se mete, buceando en los bajos fondos y haciéndose con una pistola, o que los que sufren agresiones o son testigos de las mismas, guarden un ensordecedor silencio; y son muy pobres los personajes de madre y hermana de la víctima, o el de la antigua novia. En cuanto al manejo de dos importantes vídeos grabados con el teléfono móvil, el mero hecho de repetir este artificio, y que sus responsables los conserven cuando resultan claramente incrimimatorios, no es demasiado inteligente; en el caso del segundo, se salta de la grabación a un punto de vista "peliculero", que resulta algo chocante. Con tales debilidades, hay que reconocer al mérito de José Coronado en aguantar el tipo como padre descompuesto, y la factura técnica, que ayudan a disimularlas.

4/10
Summer Camp

2015 | Summer Camp

Will, Antonio, Christy y Michelle pasan el verano como monitores en un cutre campamento de verano en España, junto al lugar donde se han asentado unos hippies. Intentan pasarlo bien la noche previa a la llegada de los niños, momento en el que el alcohol quedará prohibido. Pero un perro se vuelve loco, pese a que todo apunta a que no padece rabia, y poco después uno de los chicos también pierde el control, pues se vuelve violento y escupe bilis… Primer largometraje como realizador de Alberto Marini, que ha escrito títulos como El desconocido, de Dani de la Torre, o Mientras duermes, de Jaume Balagueró, quien le apadrina en tareas de producción. Él mismo ha escrito el libreto con Danielle Schleif. Lo normal es que cuando un guionista se pasa a la dirección se note su origen, piénsese en El legado de Bourne, de Tony Gilroy, o Vivir es fácil con los ojos cerrados, de David Trueba, por poner ejemplos dispares, pues ambos casos cuentan con libretos interesantes, pero una realización un tanto plana, es decir eficaz y poco más. No se sabe por qué, aquí ocurre justo lo contrario, Marini logra imágenes con cierta fuerza, lo que compensa en cierta forma que el libreto está lleno de lugares comunes, se ve que le gustan títulos como Posesión infernal, y los slashers donde jóvenes imberbes son perseguidos, como Viernes 13. O que obligue a suspender la incredulidad, como cuando a un personaje se le olvida que le han perforado un pie con una taladradora, pues poco después atraviesa un bosque con una chica apoyándose en él. También fracasa cuando trata de crear suspense en torno al vehículo de transmisión del virus que convierte a las personas en infectados, cuando la respuesta parece evidente. Pero se agradece su falta de pretensiones, está claro que quiere ser un parque de atracciones y poco más, así como el adrenalítico pulso, pues arranca enseguida y mantiene la tensión hasta el final. Además, se trata de una coproducción de España con Estados Unidos, ni mejor ni peor que otros subproductos de género, y rodada en inglés, por lo que está bien pensada desde el punto de vista empresarial: puede triunfar traspasando fronteras. Los desconocidos protagonistas cumplen más o menos, y hasta logran que se pase por alto que los secundarios, sobre todo los que interpretan a nativos españoles, tengan un nivel interpretativo pésimo, lo que bien mirado, al menos sirve para producir risas que sirven de desahogo.  

5/10
El desconocido

2015 | El desconocido

Por regla general, la esposa de Carlos, ejecutivo bancario, se ocupa de llevar a sus dos hijos al colegio. Un día decide acercarles en su coche, pero poco después de emprender el camino, recibe la llamada anónima de un tipo que parece conocerle a fondo, y que le avisa de que le ha colocado una bomba bajo los asientos que se activará si alguien se levanta. También podría detonar él mismo los explosivos, si no le transfiere una elevada cantidad de dinero, en poco tiempo... Sorprendente debut en el largometraje de Dani de la Torre, hasta ahora cortometrajista, que compone un thriller frenético de ritmo 'in crescendo', que por momentos parece estar a punto de ahogar al espectador. En cierta forma, el realizador parece haber heredado el espíritu del ameno y trepidante cine de Tony Scott, al que no por casualidad le dedica el film en los títulos finales, pero sin recurrir a los frenéticos montajes del fallecido británico, lo que funciona bastante bien. De hecho, el español se luce precisamente cuando se distancia, por ejemplo en un largo (y brillante) plano secuencia que presenta a la jefa de artificieros, un personaje que tendrá mucho peso en el desenlace. Parte de un guión de Alberto Marini muy superior a otros trabajos suyos, como Extinction o Mientras duermes, que integra muy bien los giros y está lleno de situaciones estremecedoras, a pesar de que todo transcurre casi al completo en un coche. Pero sobre todo, el texto logra dotar de enorme humanidad a todos los personajes, incluso a los que toman una posición equivocada. Esto último posibilita impecables trabajos de un reparto que cuenta con el todoterreno Luis Tosar, de nuevo a su nivel habitual en un film que se estrena muy poco después de Ma ma, donde se le nota un poco perdido. Le respaldan dos modélicos niños actores, Paula del Río (con más papel) y el jovencísimo Marco Sanz, y excelentes secundarios, como Javier Gutiérrez, que demuestra que no ganó el Goya por La isla mínima porque le sonó la flauta. Algunos logran mantener el tipo a pesar de que su personaje sobre el papel resulta un tanto simple, como Fernando Cayo, responsable de las fuerzas policiales, y Goya Toledo, la madre. Quizás destaque sobre todos ellos la veterana Elvira Mínguez, en un papel distinto a los que ha interpretado hasta ahora, una jefa de artificieros que refleja la mirada de quienes tienen vocación de servicio público en situaciones extremas. En la temporada de premios tendrá mucho que decir. Quizás se note la condición primeriza del realizador en el tramo final, que se alarga un poco más de lo necesario, quizás con algún diálogo un tanto reiterativo o innecesario. Pero este defecto no hace naufragar el conjunto, ni ensombrece el mérito de que El desconocido introduce equilibradas críticas al sector bancario, en relación con la actualidad, tratando de defender todas las posturas, y advierte de los riesgos de descuidar a la familia. En suma, cuenta con todas las papeletas para seducir al gran público.

6/10
Extinction

2015 | Extinction

Han pasado nueve años desde que una extraña plaga que convertía a las personas en peligrosos infectados acabara prácticamente con la humanidad. Sin razón aparente, las amenazadoras criaturas han desaparecido, por lo que Patrick vive aislado pero con cierta tranquilidad, con la pequeña Lu. Pero en las inmediaciones reside Jack Tercer largometraje de Miguel Ángel Vivas, tras Reflejos y Secuestrados, aunque se trata del primero que rueda en inglés. Con esta adaptación de la novela “Y pese a todo”, de Juan de Dios Garduño, intenta emular los grandes éxitos del cine de zombies e infectados, cuando está de moda la serie The Walking Dead. En España se ha demostrado un enorme talento para el terror en títulos como Los otros o [Rec], pero a Miguel Ángel Vivas –coproducido por Francia y Hungría– le falta la frescura de ciertos realizadores patrios, pues aquí todo remite a Soy leyenda, a cualquier película de zombies estrenada anteriormente, o a films sobre el fin del mundo como la española Fin. A Extinction le faltan secuencias de tensión logradas, pues en gran parte del metraje parece que tiende hacia el drama humano, centrándose en las relaciones entre personajes. Pero éstos tienen escaso interés, no están bien construidos, y el desarrollo narrativo se antoja muy poco coherente, además de que está resuelto con unos flash-backs que resultan agotadores. Jeffrey Donovan realiza un trabajo correcto, así como la pequeña Ahna O’Relley. Pero Matthew Fox no parece capaz de superar su encasillamiento como médico de Perdidos. También desentona la española Clara Lago, que aunque interpreta en inglés no puede evitar remitir a 8 apellidos vascos.

4/10
Mientras duermes

2011 | Mientras duermes

El especialista en terror Jaume Balagueró vuelve a dirigir en solitario, tras el éxito de las dos entregas de [Rec], rodadas junto a Paco Plaza. En esta ocasión, el realizador se olvida de lo sobrenatural, para centrarse en un film sobre un personaje psicótico, en la línea de su cinta para televisión Para entrar a vivir, más cercana al thriller y al suspense. También está filmada de forma más convencional, tras la cámara en mano de la famosa cinta del edificio infectado por un virus. César, portero de un edificio aparentemente encantador, en realidad se aprovecha de que tiene todas las llaves de los vecinos para llevar a cabo un macabro 'juego'. César está obsesionado con Clara, una vecina que vive sola, a la que hace la vida imposible enviándole mensajes anónimos o llenando su piso de cucarachas. Pero también siente una enorme atracción por ella, y cada noche se esconde bajo su cama y con ayuda del cloroformo, acaba durmiendo a su lado. Aunque una niña, vecina de enfrente de Clara, sospecha algo porque ha visto salir del lugar a César, éste la tiene comprada con pequeños chantajes. A César se le descontrola el 'juego' con la llegada del novio de Clara, que hasta ese momento la tenía un tanto abandonada. Técnicamente impecable, Balagueró logra un enorme suspense, e imágenes impactantes del acoso del portero, de los insectos, etc. Cuenta a su servicio con una esmeradísimo Luis Tosar, que logra hacer creíble a un personaje muy oscuro, totalmente desquiciado, que hacia el exterior parece amable, pero que disfruta haciendo daño. Con otro actor menos brillante, la película naufragaría enseguida. Le acompañan selectos secundarios que realizan buenos trabajos, como Marta Etura, su novia en la vida real, con la que había rodado Celda 211, aunque resulta especialmente destacable el trabajo de Petra Martínez, como anciana solitaria. Sin embargo, el film resulta especialmente árido y retorcido. En todo momento, el punto de vista es el del psicópata, un tipo que no tiene ni un resquicio de humanidad. Parece que Balagueró se haya planteado el reto de que el espectador se descubra a sí mismo del lado de este tipo, lo que puede resultar bastante incómodo. Lo consigue parcialmente en algunas secuencias de tensión, en las que se espera que el personaje escape sin que le descubran, pero en general no es un King Kong o Frankenstein que consiga el apoyo del público, pues resulta demasiado mezquino. También se excede en violencia en algún tramo, por lo que el film acaba siendo sobre todo apto para los incondicionales del 'gore'.

4/10
Para entrar a vivir

2006 | Para entrar a vivir

Clara y Mario buscan un piso más grande porque están a punto de ser padres. Un día lluvioso se trasladan en coche a una zona residencial, a ver un piso que según la agencia inmobiliaria merece la pena. Cuando llegan, la zona parece completamente abandonada, por lo que piensan que ha habido un error. Pero no, les recibe Clara, empleada de la agencia, que insiste en que echen un vistazo. Clara, una mujer de aspecto siniestro, parece demasiado obsesionada en que se queden, y asegura que el ayuntamiento va a rehabilitar la zona. Jaume Balagueró se suma a la saga "Películas para no dormir", que recupera el espíritu de la otra serie legendaria, "Historias para no dormir", de Narciso Ibáñez Serrador. A Balagueró se le da bien rodar en español, mejor que cuando rueda en inglés largometrajes como Frágiles. Él mismo ha coescrito el guión, en la línea del cine de suspense clásico. Sorprendente trabajo de la televisiva Nuria González, cuyo personaje es menos simpático que el que interpreta en la serie Los Serrano.

6/10
Romasanta. La caza de la bestia

2004 | Romasanta. La caza de la bestia

Galicia, a mediados del XIX. Ante las misteriosas desapariciones de personas, la mitología popular empieza a concebir la existencia de un hombre lobo en el bosque. Precisamente allí vive Bárbara con su hermana Josefa. Ambas se sentirán más seguras con la llegada de Manuel, vendedor a domicilio, amante de Josefa, pero que termina manteniendo un romance con Bárbara. Ésta última empieza a sospechar que Manuel es el licántropo, pues se comporta de forma extraña y es la única persona capaz de aventurarse por los alrededores con su carromato. Reconstrucción de la historia real de Manuel Blanco Romasanta, juzgado en 1852 por el asesinato de quince personas, y que ya inspiró El bosque del lobo, con una magnífica intepretación de José Luis López Vázquez. Primer asesino en serie documentado de nuestro país, Romasanta  se salvó de la pena de muerte alegando que sufría licantropía y no era responsable de sus actos. Tras El segundo nombre, el madrileño Paco Plaza vuelve a ponerse al frente de una cinta de Fantastic Factory, productora especializada en cine fantástico. El cineasta hace gala de una esmerada ambientación para narrar el choque entre superstición y positivismo emergente.

5/10
La unidad

2020 | La unidad | Serie TV

Tras una operación coordinada de la unidad antiterrorista de la policía española en varias ciudades –Melilla, Tánger, Toulouse– se captura por casualidad al sirio Al Garheeb, uno de los terroristas más buscados del mundo. Enseguida surge la sospecha de que se está preparando un gran atentado, porque, si no, ¿qué hacía Al Garheeb sin escolta en una casa de Melilla? Las sospechas crecen cuando un terrorista suicida se inmola en Toulouse. Bajo la dirección de la comisaria Carla Torres en Madrid se desplegarán entonces varios efectivos en diferentes lugares, pero principalmente en Gerona, a donde se cree que ha podido entrar la célula terrorista que ha operado en Francia; y en Melilla, en donde Al Garheeb quizá haya contactado con uno de sus socios. Ejemplo de que una producción española puede estar a la altura de las mejores series internacionales. Creada por Dani de la Torre y Alberto Marini (ambos habían ya colaborado en El desconocido), sin lugar a dudas La unidad es una de las mejores series españolas que se recuerdan, asentada en un ritmo inmejorable y en una historia potente sobre el terrorismo yihadista de implicaciones globales. Hay que aplaudir la producción de Movistar+ en colaboración con Vaca TV, pues han sabido darse cuenta de que el mejor activo con el que cuentan es el espectador, y por tanto no hay que tratarle como si fuera lelo. En consecuencia, más allá del notable aparato técnico, la calidad de La unidad se debe sobre todo a que los responsables han primado el guión sobre el espectáculo, la seriedad frente a la ligereza de los planteamientos o la frivolidad al mostrarlos, y la verosimilitud frente al artificio. Y felizmente tales preferencias son compatibles con un thriller policiaco trepidante cuyos seis capítulos se engullen en un santiamén. Dani de la Torre presenta pronto los diferentes escenarios en donde se va a jugar la partida, localizaciones que se irán incrementando a lo largo la historia: Madrid, Melilla, Figueras, Vigo y otras ciudades extranjeras como Lagos, en Nigeria. Tal despliegue visual sirve también para ir mostrando a los diferentes personajes de uno y otro bando y para seguir los diferentes hilos en acciones paralelas: los policías Miriam, Myaz, Sergio, Nawja, y Roberto o los terroristas Kader, Al Garheeb, Hamid y Tarek. Especial tratamiento merecen la comisaria Carla Torres y Marcos, miembro destacado del equipo y además su marido, con quien tiene una hija. El matrimonio atraviesa una crisis que afectará de modo especial a Carla, la cual sufre además un serio problema personal. El reparto hace una labor coral extraordinaria aunque pueden destacarse entre todos a una inteligente Marian Álvarez, al vehemente Luis Zahera y a un vulnerable y creíble Raúl Fernández de Pablo. Aunque sin duda el mayor peso recae sobre la sobresaliente Nathalie Poza, que aporta una enorme humanidad a su límite personaje, y sobre el argentino Michel Noher, algo menos empático pero igualmente eficaz. Destaca en la serie el modo de mostrar la implicación laboral y personal de la policía y cómo afectan los fracasos, algo que no es habitual ver en las producciones policiacas, tan llenas de muertos. Resulta llamativa la responsabilidad que sienten ante cualquier persona que pueda resultar herida, ante las posibles represalias ajenas debidas a un error personal. Y el guión –en donde también ha intervenido Amèlia Mora– toca asimismo de refilón pero con contundencia la difícil connivencia de la policía con los cargos políticos, las cartas que hay que manjar e incluso la decisión de ceder la propia integridad si se quiere llegar hasta las últimas consecuencias. Nada es gratis, la cuestión es valorar lo que está en juego y qué se está dispuesto a dejar en el camino.

8/10
Summer Camp

2015 | Summer Camp

Will, Antonio, Christy y Michelle pasan el verano como monitores en un cutre campamento de verano en España, junto al lugar donde se han asentado unos hippies. Intentan pasarlo bien la noche previa a la llegada de los niños, momento en el que el alcohol quedará prohibido. Pero un perro se vuelve loco, pese a que todo apunta a que no padece rabia, y poco después uno de los chicos también pierde el control, pues se vuelve violento y escupe bilis… Primer largometraje como realizador de Alberto Marini, que ha escrito títulos como El desconocido, de Dani de la Torre, o Mientras duermes, de Jaume Balagueró, quien le apadrina en tareas de producción. Él mismo ha escrito el libreto con Danielle Schleif. Lo normal es que cuando un guionista se pasa a la dirección se note su origen, piénsese en El legado de Bourne, de Tony Gilroy, o Vivir es fácil con los ojos cerrados, de David Trueba, por poner ejemplos dispares, pues ambos casos cuentan con libretos interesantes, pero una realización un tanto plana, es decir eficaz y poco más. No se sabe por qué, aquí ocurre justo lo contrario, Marini logra imágenes con cierta fuerza, lo que compensa en cierta forma que el libreto está lleno de lugares comunes, se ve que le gustan títulos como Posesión infernal, y los slashers donde jóvenes imberbes son perseguidos, como Viernes 13. O que obligue a suspender la incredulidad, como cuando a un personaje se le olvida que le han perforado un pie con una taladradora, pues poco después atraviesa un bosque con una chica apoyándose en él. También fracasa cuando trata de crear suspense en torno al vehículo de transmisión del virus que convierte a las personas en infectados, cuando la respuesta parece evidente. Pero se agradece su falta de pretensiones, está claro que quiere ser un parque de atracciones y poco más, así como el adrenalítico pulso, pues arranca enseguida y mantiene la tensión hasta el final. Además, se trata de una coproducción de España con Estados Unidos, ni mejor ni peor que otros subproductos de género, y rodada en inglés, por lo que está bien pensada desde el punto de vista empresarial: puede triunfar traspasando fronteras. Los desconocidos protagonistas cumplen más o menos, y hasta logran que se pase por alto que los secundarios, sobre todo los que interpretan a nativos españoles, tengan un nivel interpretativo pésimo, lo que bien mirado, al menos sirve para producir risas que sirven de desahogo.  

5/10
Número desconocido

2018 | Steig. Nicht. Aus!

Paul Herzfeld se dispone a llevar a sus hijos al colegio. Pero en cuanto mete a éstos en su vehículo recibe una llamada de un desconocido que asegura que le ha puesto una bomba bajo el coche. Curioso remake alemán de El desconocido, de Dani de la Torre. Funciona por una factura correcta, y por la fuerza del relato original, pero queda diluida la crítica a la banca de la anterior, y no logra ni de menos la misma frescura.

4/10

Últimos tráilers y vídeos