IMG-LOGO

Biografía

Clifton James

Clifton James

95 años ()

Clifton James

Nació el 29 de Mayo de 1921 en Spokane, Washington, EE.UU.
Falleció el 15 de Abril de 2017 en Gladstone, Oregón, EE.UU.

El sheriff sureño

14 Noviembre 2006

Rodó un centenar de películas, pero los espectadores le recordarán vestido de sheriff, papel que interpretó en “El expreso de Chicago”, “Superman II”, “El equipo A”, y en dos películas setenteras de 007, “Vive y deja morir” y “El hombre de la pistola de oro”. “Me siento terriblemente triste tras enterarme de que Clifton James nos ha dejado. Como el sheriff J.W. Pepper aportó a mis primeras películas de James Bond un personaje tan grande como divertido”, comentó Sir Roger Moore, protagonista de ambos títulos, tras su fallecimiento a los 96 años el 15 de abril de 2017.

Nacido el 29 de mayo de 1921 en Spokane, Washington, Clifton James sirvió en la Armada durante cinco años combatiendo en la Segunda Guerra Mundial. Inició su carrera como actor en los años 50, en papeles secundarios de cine y televisión. Entre sus hitos destacan sus breves apariciones con Marlon Brando en La jauría humana, Charlton Heston, en El más valiente entre mil, y Paul Newman en La leyenda del indomable.

En 1973 participa en Vive y deja morir, donde interpretó a J.W. Pepper, el sheriff de Louisiana que perseguía a James Bond en la inolvidable secuencia de la persecución de barcas, donde llevaba gran parte del peso humorístico. Logró tan buena aceptación, que repitió en El hombre de la pistola de oro, al año siguiente, esta vez para ayudar al agente con licencia para matar. Fue encasillado como sheriff con marcado acento del sur, papel que también desempeñó en El expreso de Chicago y la series Cimarrón, The Fall Guy, El sheriff chiflado y El equipo A. También desempeñó el mismo rol en Superman II, donde protagonizó un momento divertido, cuando trata de detener junto a su ayudante a los tres supervillanos, descubriendo que las armas de fuego no suponen una amenaza contra ellos. Curiosamente, en el film de sheriffs sureños Lone Star, de John Sayles, no fue uno de ellos sino el alcalde.

Divorciado de Donna Lee Beach, le sobrevive su segunda esposa, Laurie Harper. Clifton James tuvo un hijo con la primera y cinco con su ahora viuda.

Filmografía
La tierra prometida

2002 | Sunshine State

El autor de Hombres armados continúa con su particular modo de contar historias, sin excesos ni sensiblerías. Ahora nos traslada a una pequeña localidad de Florida, un lugar que sobrevive a duras penas de la especulación inmobiliaria y donde se mueven una serie de personajes variopintos, cada uno con sus pequeños dramas. Película coral, quizá de excesivo metraje, amable y realista, cuyo sello de autenticidad debe mucho a las interpretaciones de Timothy Hutton, Edie Falco, Angela Bassett y Mary Steenburgen, entre otros.

6/10
Lone Star

1996 | Lone Star

El estado de Tejas es conocido como “Lone Star”: la estrella solitaria. Allí, en un terreno propiedad del ejército, se descubre otra estrella, polvorienta y herrumbosa; y junto a ella, el esqueleto del hombre a que perteneció: un sheriff corrupto al que, según la leyenda local, obligó a abandonar el estado su ayudante Buddy, que le sucedió en el puesto transformado en héroe. Ahora Sam, hijo de Buddy y actual sheriff, tiene en su mano datos más que pausibles para cuestionar la historia tal y como ha sido popularmente conocida. John Sayles, autor Passion Fish y El secreto de la isla de las focas, escribe, monta y dirige este film de un modo que roza –si no toca claramente– la perfección. Dota a su historia de un magnífico hilo conductor –la investigación policial– y alrededor de él trenza los avatares de un puñado de personajes de raíces anglosajonas, hispanas y africanas, plenos de humanidad. El resultado es un rico tapiz, como la imagen detenida de un momento de la historia tejana, donde se dibujan algunas de sus constantes que miran a pasado, presente y futuro: la leyenda omnipresente y su relación con la historia –recordemos que Tejas nace en El Álamo–, la mezcla de razas y su difícil convivencia, los inmigrantes ilegales del otro lado del río Grande, la, hasta hace poco habitual, “ley del más fuerte”. Todo ello se aborda no de modo pesadamente didáctico, sino con personas de carne y hueso, vulnerables, de cuyas relaciones –padres-hijos, hombre-mujer, patrón-empleado, amigos– emergen, con naturalidad, estas cuestiones. Sayles sabe guardar sus cartas para mostrarlas sólo en el momento preciso, aunque en una ocasión marca una de ambigua inmoralidad teñida de fatalismo. Si el guión es modélico, lo mismo cabe decir de la puesta en escena, que en ningún momento embarulla la narración. Las transiciones del presente al pasado, resueltas en el mismo plano, traslucen una elegancia pocas veces vista en el flash-back. Las idas y venidas a uno y otro personaje nunca pecan de artificiosas. El reparto, plagado de magníficos actores, poco conocidos la mayoría, ninguno “primer espada”, ayuda a dar a la historia un adecuado tono de normalidad que, asombrosamente, casa bien, con el extraordinario hallazgo que la desencadena. Chris Cooper está muy bien como el investigador impasible, y hasta Kris Kristofferson, como un sheriff bravucón que podía haber dado lugar a excesos, resulta ajustado.

8/10
La hoguera de las vanidades

1990 | The Bonfire of the Vanities

Pocas adaptaciones literarias han tenido tan poco fortuna como la que nos ocupa. Si Tom Wolfe se puede considerar afortunado de lo que se logró antes con Elegidos para la gloria, basada en "Lo que hay que tener", aquí, se mire como se mire, sólo tenemos un completo horror, que no da con el tono que requiere la vitriólica trama en ningún momento. El film narra el descenso a los infiernos de un broker de Wall Street, cuando atropella accidentalmente a un tipo, y huye de la escena del suceso, por el posible escándalo, sobre todo porque le acompañaba en tal ocasión su amante. El caso es que la noticia sale a la luz pública, y como el atropellado era un negro se monta todo un "numerito", pues el suceso puede ayudar a dar un escarmiento, mucha gente puede ser tajada, y alguno puede avanzar en su carrera. Los hechos se miran a través de los ojos de un cínico periodista, que contempla la inesperada soledad del protagonista. Lo que en el libro es una historia que no se puede abandonar, en el film de Brian De Palma se vuelve rutinario y sin chispa, una hoguera que no es tal. Hay un error de casting en varios personajes, y Tom Hanks no da la talla, algo sorprendente en un actor luego doblemente oscarizado; en aquella época estaba encasillado como actor graciosete, y aquí no logra atrapar la vis tragicómica requerida. Tampoco Bruce Willis da la imagen socarrona pero humana que pedía el personaje, el actor parece contagiado de la desgana general que preside la cinta. Es una pena de film, porque con el material de partida, y el "no reparar en gastos" típico en Hollywood, debería haber dado como consecuencia una película para la historia, en vez de una película para olvidar.

3/10
Ocho hombres

1988 | Eight Men Out

Buck y Hap son dos jugadores de Baseball que comienzan a jugar con muchas ganas en el equipo de los Chicago White Sox, más conocido como los 'medias blancas' y uno de los mejores de América. A pesar del mal trato recibido y de la baja compensación económica, los jóvenes aceptan los chanchullos del magnate Charlie Comiskey, el cual busca ganar dinero haciendo trampa. Pero unos periodistas investigarán el caso. Entretenida película deportiva que destripa los entresijos del mundo del deporte y su gente, donde los hay honrados pero también corruptos. La historia está basada en el caso real de 1919, donde 8 jugadores aceptaron dinero por dejarse ganar y esto fue todo un escándalo para la opinión pública. John Cusack, Christopher Lloyd, Charlie Sheen o David Strathairn son algunos de los rostros que protagonizan la película. Dirige John Sayles (El secreto de la isla de las focas).

5/10
Superman II

1980 | Superman II

Superman, la película del héroe de acero del cómic llevada al cine por Richard Donner, tuvo tanto éxito que decidieron hacer una segunda parte. En esta ocasión, tres villanos del planeta Krypton quieren dominar la Tierra, pero para ello han de enfrentarse a Superman a la vez que atemorizan a los ciudadanos de Metrópolis y destruyen todo lo que encuentran a su paso. Richard Lester, el director, contó de nuevo con Christopher Reeve para el papel protagonista (el mejor Superman de todos los tiempos), Margot Kidder como la valiente reportera Lois Lane, y Gene Hackman en el papel de Lex Luthor, que aquí intenta aliarse con los malos. Los efectos especiales y visuales son fabulosos y no dejan de asombrar a un público que disfrutará con esta película a pesar del paso de los años.

5/10
El expreso de Chicago

1976 | Silver Streak

Un tipo que ha echado una cana al aire con su secretaria. El tren en el que viaja se sumerge en una trama conspiratoria que no desagradaría al gran Hitchcock. Al suspense se suma una buena ración de comedia.

5/10
Vidas sin barreras

1975 | Rancho Deluxe

Dos conductores de ganado de muy diferente procedencia caen en la picaresca al robar sus reses a un próspero hacendado. Lo que hacen a pequeña escala, se plantean hacerlo a lo grande. Divertida comedia de Jeff Bridges, el film es de grato recuerdo para el actor, que conoció entonces a su esposa Susan Geston.

4/10
El loco, loco asalto a un banco

1974 | Bank Shot

La construcción de un edificio provoca que un banco se coloque en algo parecido a un piso piloto mientras esperan a que se termine el lugar donde se instalará definitivamente. Verlo en esas circunstancias tan poco fiables, hace que se convierta en el golpe perfecto para un grupo de amigos. Deciden que el banco es ahora más vulnerable que nunca y que hay que aprovechar la ocasión. Incluso se plantean que lo ideal no sería atracarlo, sino llevárselo a un lugar seguro donde desvalijarlo tranquilamente. Típica comedia donde se planea el que los protagonistas creen que es el golpe perfecto. Sobra decir que los planes no salen como se esperaba y donde sólo había ventajas comienza a haber inconvenientes.

4/10
El hombre de la pistola de oro

1974 | The Man with the Golden Gun

Alguien ha enviado una bala de oro al cuartel general del MI6, con el número 007 grabado en ella. Esto significa que Francisco Scaramanga, un peligroso mercenario, pretende asesinar a James Bond, el agente 007. Bond viaja a Macao y Thailandia, para detener a Scaramanga, que ha robado un aparato capaz de acaparar la energía solar. Se basa en la última novela escrita por Ian Fleming, publicada en 1965, un año después de su muerte. Se trata de una de las peores películas de James Bond, por culpa de la inconsistencia del guión, y porque los personajes son poco creíbles. Al menos, cuenta con un villano de excepción, Christopher Lee, en el papel del elegante y aristocrático Francisco Scaramanga, que es quien consigue salvar parcialmente la función. Curiosamente, Christopher Lee era primo lejano del escritor Ian Fleming, que le había propuesto para encarnar al Dr. No en la primera entrega de la saga. Lee jugaba habitualmente al golf con Ian Fleming. Maud Adams, una de las chicas Bond más populares, interpreta a la ayudante de Scaramanga, y años después sería Octopussy.

4/10
El enigma se llama Juggernaut

1974 | Juggernaut

Un barco se ve sorprendido por una tormenta en alta mar. A bordo del mismo va un terrorista que se hace llamar Juggernaut y ha puesto siete bombas exigiendo un elevado rescate a cambio de las vidas de los pasajeros. Fallon (Richard Harris), un experto artificiero, es trasladado en helicóptero al barco y, al fracasar las negociaciones, tiene que enfrentarse al trabajo más difícil de su vida en una frenética carrera contrarreloj. Richard Harris y Omar Sharif encabezan un reparto estelar que incluye a Anthony Hopkins, ganador del Oscar en un emocionante thriller a bordo de un barco que le mantendrá en suspense durante toda la película.

6/10
Kid Blue

1973 | Kid Blue

Western de carácter eminentemente desmitificador, con ribetes de comedia. Sigue al torpe Bickford, que abandona su carrera de asaltador de trenes para llevar una vida honrada trabajando en el típico pueblo del lejano Oeste. Allí encuentra empleo en una barbería, luego ayudando a un loco predicador que anda inventando un planeador, y finalmente en una fábrica de cerámica, ceniceros fundamentalmente. Precisamente Reese, que trabaja en este último lugar, se convierte en su mejor amigo, celebrando el concepto que de amistad tenían los antiguos griegos. No sospecha Reese que su esposa Molly anda tirando los tejos a Bickford, quien trata de resistirse en honor a la amistad.El film se toma a broma a muchos arquetipos del género, para lo que un Dennis Hopper con cara de pasmado se revela como actor perfecto. También tiene gracia la composición de Ben Johnson como duro sheriff. Dominan el cinismo y la impostura amoral, aunque con un punto amable que los hace soportables, y tienen gracia los indios que no quieren vivir en la reserva y desean ser “mojados” con las aguas del bautismo.

6/10
El último deber

1973 | The Last Detail

Billy y Mule son dos marinos que reciben la orden de llevar a prisión a otro joven marino llamado Larry, por un delito que ha cometido. El trayecto desde Virginia hasta New Hampshire es largo y como sienten lástima del muchacho deciden pasárselo en grande durante todo el viaje. Jack Nicholson y Randy Quaid realizan una de sus mejores interpretaciones. Nicholson optó al Oscar al mejor actor, en esta road movie de tres camaradas que realizan un viaje en común viviendo un sinfín de experiencias. Con ritmo excelente, guión notable, y la dosis justa de humor, Hal Ashby dirige un film simpático donde también pone en tela de juicio la posición del ser humano ante diferentes aspectos de su sociedad, así como el valor del individuo hacia la libertad.

6/10
Vive y deja morir

1973 | Live and Let Die

James Bond investiga el asesinato de tres agentes británicos, en Nueva York, Nueva Orleáns y una isla del Caribe. El asunto está relacionado con Mr. Big, líder de una banda de narcotraficantes neoyorquinos, que comercia con Kananga, gobernante de la isla de San Monique. Éste tiene a su servicio a una joven con poderes que adivina el futuro. Como Sean Connery había declarado que nunca jamás volvería a interpretar a James Bond, ni por todo el dinero del mundo, los productores Broccoli y Salzman se pusieron manos a la obra para buscar a su sustituto. Como el fichaje de George Lazenby, que interpretó a Bond en 007 al servicio secreto de su majestad, se había saldado con un sonoro fracaso en las taquillas, decidieron contratar a un actor consagrado. Finalmente se decantaron por Roger Moore, que era una gran estrella televisiva por las series El Santo y Los persuasores. El propio Moore pidió que se acentuara hasta el extremo el lado humorístico del personaje, para diferenciarse al máximo de Sean Connery. Su Bond es más irónico, y cínico, como el actor se encarga de demostrar en la escena en la que seduce a una damisela, mediante las cartas de tarot. A diferencia de Lazenby, o de Timothy Dalton, Moore fue aceptado por los sustitutos de la saga como un buen sustituto de Connery, el James Bond por excelencia. Las persecuciones en lancha forman parte de las secuencias de acción más memorables de la saga.

5/10
Tic, tic, tic

1970 | ...tick... tick... tick...

Drama racial tan de moda en aquellos tiempos en los Estados Unidos tanto dentro (En el calor de la noche) como fuera (Martin Luther King, Malcolm X) de la pantalla. En esta ocasión la acción se traslada al Sur del país, donde acaba de ser elegido sheriff un hombre de color. Además de los prejuicios de las altas clases blancas dominantes y el recelo de su antecesor en el cargo, sus problemas crecen cuando meten en la cárcel al hijo de un poderoso hombre de negocios local. Protagoniza Jim Brown, un mito de la liga de Fútbol Americano (NFL) metido a actor, con cierta repercusión en westerns del momento como 100 rifles (1969), El Cóndor (1970) y Por la senda más dura (1975), pero que pasada la gracia de verle sin camisa se perdió en el terreno de la televisión

5/10
Los rateros

1969 | The Reivers

Boon Hogganbeck (Steve McQueen), un hombre alocado e irresponsable, tomará "prestado" para irse a Memphis el coche nuevo de su patrón, un espectacular y fabuloso Winston Flyer. Boon, acompañado de los hermanos McCaslin: el mozo encargado del establo, Ned (Rupert Crosse); y un chaval de 12 años a punto de perder la inocencia, Lucius (Mitch Vogel); realizará un viaje lleno de incidentes y en el que lo más importante es no perder el coche. Película basada en la novela de William Faulkner. Obtuvo 2 nominaciones al Oscar: Mejor actor de reparto (Rupert Crosse) y Mejor BSO.

La leyenda del indomable

1967 | Cool Hand Luke

Paul Newman interpreta a un muchacho rebelde de nacimiento, capaz de soportar los golpes sólo por dignidad y tozudez. Nunca ha encontrado su sitio en la sociedad y ésta tampoco se lo ha puesto fácil. Cuando ingresa en una prisión del sur de Estados Unidos, los carceleros tratan enseguida de domarle a base de malos tratos y trabajos agotadores, pero él no se rendirá mientras esté en juego su orgullo y su libertad personal. Aunque caiga sobre él el castigo más duro, jamás dejará de intentar la fuga. Este preso acabará causando la admiración del resto de sus compañeros. Se trata de una historia real, narrada de forma biográfica por Donn Pearce. Un papel que le viene de perilla a Paul Newman, que explota el punto de rebeldía que hace vulnerable su atractivo. Hay algunas escenas memorables, como en la que Newman apuesta a que es capaz de comerse cincuenta huevos duros seguidos. Muy entretenida y vistosa, se agradece que el buen director Stuart Rosenberg deje el mensaje moral al que se presta la historia sólo como sugerencia. Oscar al mejor secundario para George Kennedy. Música del siempre curioso Lalo Schifrin.

7/10
La jauría humana

1966 | The Chase

¿La mejor película de Arthur Penn? Quizá, con permiso de títulos tan destacados como El milagro de Anna Sullivan y Bonnie and Clyde. El film, hijo de su época, los turbulentos años 60, se basa en una novela de Horton Foote, convertida en guión por la siempre eficaz Lillian Hellman. Historia sureña, como casi todas las escritas por Foote, arranca con la fuga de prisión de Bubber Reeves (Robert Redford), hecho que conmociona los cimientos de un pueblecito texano cuya aparente paz es pura fachada. Anna (Jane Fonda), la esposa de Bubber, anda liada con el hijo de un magnate local. Un banquero (Robert Duvall) anda preocupado con los posibles sentimientos vengativos de Bubber, mientras, pobre diablo, no es consciente de que su esposa le engaña con otro. Y a todas éstas el sheriff local (Marlon Brando) debe procurar mantener el orden, lo que no es sencillo, pues uno de los caciques locales lo considera una marioneta manejable a su antojo, hasta el punto de que no puede dejar de decirse a sí mismo "Algo habré hecho mal para que todo el mundo piense que puede comprarme". Es éste uno de esos filmes que podemos definir como ‘psicoviolentos’. Aunque se da también ciertamente una violencia ‘directa’ (la paliza que recibe Brando, al más puro estilo Peckinpah), está presente además otro tipo de violencia soterrada, de modo que una interminable tensión recorre cada minuto del metraje. Los personajes –increíble el estelar reparto, donde además de los citados Redford, Fonda, Brando, Duvall, podemos ver a Angie Dickinson, James Fox, Miriam Hopkins, E.G. Marshall...– llevan a cuestas un montón de pasiones desatadas, que son incapaces de mantener a raya, a pesar del esfuerzo por mantener las apariencias. Lujuria, avaricia, prejuicios raciales y de clase, laten a lo largo de toda la trama. Producida por Sam Spiegel, que acababa de hacer lo propio con Lawrence de Arabia, el film cuenta con una de las más inspiradas bandas sonoras compuestas por el gran John Barry.

7/10
Elisa

1962 | Elisa

Una sentida película sobre las enfermedades mentales, menos conocida de lo que sugieren sus méritos, entre los que se encuentran nominaciones a los Oscar para su director debutante, Frank Perry, y para su guionista y esposa, Eleanor Perry. Sigue las vicisitudes de un joven ingresado en un internado-escuela para chicos y chicas de su edad con problemas mentales. David rechaza que los demás le toquen, y tiene pesadillas recurrentes en que la aguja de un reloj actúa como letal guillotina. Pese a sus taras logra conectar con Lisa, una chica de su edad que padece una disociación de la personalidad. A pesar de los efectos benéficos de esta relación, la sobreprotectora madre de David le pone obstáculos, más preocupada de lo que piense el mundo de su hijo que de su deseable cura y restablecimiento. Keir Dullea, que hasta entonces sólo había actuado en televisión, logra una emotiva interpretación del protagonista, bien secundada por otra desconocida entonces, Janet Margolin.

6/10
Silla eléctrica para ocho hombres

1959 | The Last Mile

Su título en español prácticamente cuenta toda la película: ocho presos aguardan su turno para ser ejecutados en la silla eléctrica en el corredor de la muerte. Sin nada que perder, uno de ellos lidera un motín, a resultas del cual matan a uno de los guardias y se hacen fuertes en el centro. Las tensiones sufridas durante estas horas muestran una violenta y dura realidad. La película tiene el handicap de proceder de la obra teatral de John Wexley, algo que se nota en exceso en su filmación en interiores. Sin embargo, cuenta con excelentes interpretaciones de Mickey Rooney –en un rol totalmente diferente al que nos tenía acostumbrado–, o Frank Conroy. Dicho texto ya había sido llevado al cine con el mismo título original The Last Mile, dirigida por Sam Bischoff en 1932.

6/10

Últimos tráilers y vídeos