IMG-LOGO

Biografía

Cyd Charisse

Cyd Charisse

87 años ()

Cyd Charisse

Nació el 08 de Marzo de 1921 en Amarillo, Texas, EE.UU.
Falleció el 17 de Junio de 2008 en Los Angeles, California, EE.UU.

Hermosa dinamita

18 Junio 2008

Cyd Charisse murió el 17 de junio de 2008. 86, 87 años, los historiadores disputan, poco importan. Era mayor, le falló el corazón, punto. Pero ella sigue viva en sus inmortales películas, en las que elevó la danza a categoría de auténtico arte. Algunas de sus escenas en musicales con Gene Kelly y Fred Astaire forman parte ya, por derecho propio, de las imágenes indelebles de la historia del cine.

Cyd Charisse conoció un auténtico baile de nombres, nunca mejor dicho, a lo largo de su vida. Nació como Tula Ellice Finklea en Amarillo, Texas, EE.UU. un 8 de marzo de 1921 (o 1922, según otras fuentes). Cuenta la leyenda que su hermano, al llamarla “sister”, hermana, tenía dificultades para pronunciar la susodicha palabra, que de la abreviada “sis”, pasó a “sid”, lo que en el futuro daría pie a su artístico nombre de pila definitivo, “Cyd”. Pero para entonces aún quedaba mucho camino por recorrer, con lecciones de baile ya de niña, estudios en una escuela profesional en California, e incorporación a un grupo itinerante, el Ballet Ruso de Monte Carlo. Allí exhibía su formación clásica en la danza rusa con el sobrenombre de Felia Sidorova. De gira por Europa conoció a su primer marido, también bailarín, Nico Charisse. Se casaron cuando ella tenía tan sólo 18 años, y tuvieron un hijo en 1942, Nicky.

Fue a principios de los 40 cuando los ojeadores de los estudios hollywoodienses posaron su mirada en la futura actriz. Aparecería sin créditos como bailarina en un puñado de títulos, como Misión a Moscú. Mientras que en Something to Shout About (1943), figuraba con el nombre de Lily Norwood. En Ziegfeld Follies, de 1946, ya bajo contrato con el estudio de los musicales por excelencia, la Metro, bailaba en la secuencia de apertura con Fred Astaire. Ya en este film el productor Arthur Freed fijó con su actriz su nombre artístico definitivo, Cyd Charisse. Terminaba la danza de las palabras de los nombres, y empezaba en serio el baile de una brillante carrera. Vinieron títulos con la “sirena” Esther Williams (En una isla contigo), o la estrella infantil Margaret O'Brien (The Unfinished Dance). Y hasta tuvo tiempo de intervenir en una historia criminal, Mundos opuestos (1949), protagonizada por Barbara Stanwyck.

Hubo, claro está, un antes y un después de Cantando bajo la lluvia (1952). El despegue de la actriz había coincidido con su divorcio, un romance con el excéntrico millonario Howard Hughes y la posterior boda con Tony Martin, con quien había coincidido en Hasta que las nubes pasen. Con él tuvo un hijo, Tony Jr., en 1950, y ese período fue un “impasse” en su carrera, para luego dispararse como un cohete con ese clásico de los clásicos de Stanley Donen y Gene Kelly. Cyd sólo tenía un numero musical en el film, “Broadway Melody Ballet”, en que ella con aire de vampiresa, destacadas su hermosa y lisa melena negra y sus interminables piernas, se mostraba seductora a Kelly con el sombrero del actor sostenido por la punta del pie. La actriz tuvo que aprender a fumar para la ocasión, para juguetear con su larga boquilla. Resulta curioso saber que alguien que protagonizaba momento tan osado se consideraba introvertida, además de asegurar que nunca se consideró una estrella.

La siguiente oportunidad musical, Melodías de Broadway 1955 (1953), supuso su primer papel protagonista, bajo la batuta de Vincente Minnelli, y con Fred Astaire como coprotagonista, que daba vida a un hombre del mundo del espectáculo en declive, algo que a él le había ocurrido en parte. En un curioso juego de vida real-ficción, en ambos casos su carrera revivía. En el film brillaban números como el de “The Girl Hunt Ballet”, con la actriz de nuevo en plan vampiresa, y el aún más prodigioso y lírico “Dancing in the Dark”, de noche en un parque, de elegantísima ejecución. Se hacían además bromas acerca de la altura de ella y Astaire, como ocurría en la vida real, pues ella medía 1,71 metros, casi lo mismo que él. Ambos actores repetirían en La bella de Moscú (1957), un remake en clave de musical de Ninotchka, con Cyd de rusa que descubre los atractivos del mundo occidental. Pero antes la actriz había hecho con Minnelli y Kelly Brigadoon (1954), un musical mágico, donde Kelly hacía una incursión a una fantasmal ciudad escocesa que aparece cada 100 años, enamorándose de una lugareña, por supuesto la Charisse. De nuevo con Kelly y Donen haría Siempre hace buen tiempo (1955). Cuando en una ocasión preguntaron a Charisse a quién prefería como bailarín, Astaire o Kelly, ella respondió con inteligencia: “Es como comparar manzanas y naranjas. Unas y otras están deliciosas.”

La bella de Moscú fue su último gran musical. Aún haría algún título de interés, como Chicago, años 30 (1958), cine negro a las órdenes de Nicholas Ray, junto a Robert Taylor. Y trabajó junto a Marilyn Monroe en la inacabada Something’s Got to Give (1962). Pero ya no veríamos esa forma única de moverse en la pantalla, “hermosa dinamita”, como la calificó Fred Astaire en sus memorias. De todos modos el tesón de Charisse, incluso para aparecer en algún episodio televisivo de series como Se ha escrito un crimen o Frasier, o debutar en Broadway en 1992 con una versión de “Gran Hotel” como una bailarina envejecida, prueba de modo fehaciente como amó su profesión. No le detenían problemas como la artritis, de la que habló largo y tendido en 2000 en el programa televisivo de Larry King, junto a otros artistas que la padecían como James Coburn o Debbie Reynolds.

Filmografía
Los conquistadores de Atlantis

1978 | Warlords of Atlantis

Unos investigadores formados por el profesor Aitken, su hijo Charles, y el aventurero Greg Collison, se encaminan a la ciudad perdida Atlantis, pero en el trayecto son atacados por un enorme pulpo. Más tarde caen en las manos de los Atlantes (hombres-tritones) que les llevan cautivos a Atlantis. Allí, los protagonistas descubren que varias familias se encuentran prisioneras, y que son obligadas a reconstruir la ciudad. Película de aventuras marinas del estilo de 20.000 leguas de viaje submarino, donde los protagonistas viven odiseas para sobrevivir a los monstruos fantásticos. El héroe de la historia vuelve a ser Doug McClure, actor fetiche de Kevin Connor para este tipo de género, como demuestran las cintas La tierra olvidada por el tiempo o En el corazón de la Tierra.

4/10
Won Ton Ton, the Dog Who Saved Hollywood

1976 | Won Ton Ton, the Dog Who Saved Hollywood

Hollywood, 1924. La dulce Estie llega a la ciudad soñando con convertirse en una estrella de cine. Pero no será sencillo de conseguir, aunque ella y el perro Ton Ton harán todo lo posible por conseguirlo. Desafortunada comedia sobre el mundo del cine cuyo protagonista es el perro de su título, si bien lo único que interesaba al espectador era la cantidad de estrellas que aparecían por allí, entre ellos Joan Blondell, Cyd Charisse, John Carradine, Broderick Crawford, Yvonne de Carlo, Alice Faye, Rhonda Fleming, Zsa Zsa Gabor, Fernando Lamas, Dorothy Lamour, Victor Mature, Virginia Mayo, Walter Pigdeon, Johnny Weissmuller y Ricardo Montalbán. También fue la última película del compositor Neal Hefti (1922-2008), de estilo musical similar al de Henry Mancini y colaborador habitual del director Richard Quine durante los años 60.

3/10
Los silenciadores

1966 | The Silencers

Matt Helm es una especie de James Bond a la americana que trabaja como espía en el ICE, servicio secreto de contraespionaje. Tendrá que evitar que la malvada organización "Gran O" manipule una prueba de misiles para organizar un desastre nuclear que puede acabar con Estados Unidos. Comedia de acción en la que Dean Martin se lo pasa en grande –él mismo interpreta varias canciones que suenan como banda sonora, e incluso se permite un chiste contra su amigo Frank Sinatra– con un personaje que es todo un donjuán. La película copia hasta la saciedad la franquicia de 007 –misiones peligrosas, mujeres fatales y seductoras, organizaciones secretas buena y mala, malvado de pacotilla–, aunque en este caso el conjunto –la trama y los efectos especiales, sobre todo– está al servicio del humor y el tono picante que inundan el film. El reparto está bastante correcto, con la aparición estelar de Cyd Charisse en un par de números musicales, y una torpe y encantadora Stella Stevens.

5/10
El secreto de Bill North

1964 | Assassinio made in Italy

Bill y Shelley North visitan Roma. Pero Bill desaparece, por lo que su esposa denuncia el suceso en la embajada. Además, le pide a Dick Sherman, un viejo amigo periodista, que le ayude a resolver el caso. Primer "giallo" (subgénero de películas italianas de asesinos) de Silvio Amadio. Destaca el español Alberto Closas en el papel de inspector que investiga el caso.

4/10
Dos semanas en otra ciudad

1962 | Two Weeks in Another Town

Jack es una vieja gloria de Hollywood cuyos días no han acabado del todo bien. Lleva tres años ingresado en un centro mental, que abandona cuando un director le ofrece la oportunidad de trabajar en Italia. Jack acepte la oferta y la convierte en su única oportunidad para salir del pozo donde está sumergido. Pero su nuevo trabajo no sólo le pondrá en contacto con su viejo amigo, sino también con su ex mujer Carlotta, responsable de gran parte del debacle mental de Jack. Vicente Minnelli muestra la cara menos amable del estrellato y la fama en este drama protagonizado por los soberbios Kirk Douglas, Edward G. Robinson y Cyd Charisse, que vuelve a interpretar a una mujer fatal con un magnetismo fuera de lo normal.

5/10
Los ballets de París

1960 | 1-2-3-4 ou Les Collants noirs

Película musical que, en realidad, son cuatro números coreográficos que sólo tienen como nexo de unión que su acción se desarrolla en la ciudad de París. Así, con la narración de Maurice Chevalier, se nos van presentando cada uno de ellos recogidos en formato ballet, surgiendo las historias: “Carmen”, “La croqueuse de diamants”, “Deuil en 24 heures” y “Cyrano de Bergerac”. A destacar su gusto por el color, así como el vestuario de Christian Dior, Yves Saint-Laurent y Clavé Wahkevitch, y la dirección artística que corre a cargo de André Clavé y Bazarte. Las coreografías de Roland Petit mantienen un elevado tono dentro del cine musical, si bien la película no guarda mucha coherencia y acaba siendo solo recomendable para los amantes del ballet.

4/10
El crepúsculo de los audaces

1958 | Twilight for the Gods

David, un hombre expulsado de la marina, se ha convertido en propietario de "El Caníbal", un viejo velero con el que se dispone a llevar a cabo un viaje de dos meses con varios pasajeros a bordo. Drama basado en la novela de Ernest K. Gann, también autor del guión.

6/10
Chicago, años 30

1958 | Party Girl

Thomas Farrell, un abogado, presta sus servicios a Rico Angelo, el gángster más poderoso de Chicago. Un día, se enamora de Vicki Gaye, una bailarina que acude a todas las fiestas de la mafia. Aunque Farrell intenta dejar de trabajar para Farrell, éste se lo impide amenazando a Vicki. Nicholas Ray es el autor de esta gran película sobre la corrupción y las organizaciones mafiosas. Portentosas interpretaciones del reparto, en el que destaca Lee J. Cobb como el violento capo mafioso. Cyd Charisse se luce en sus dos números musicales.

7/10
La bella de Moscú

1957 | Still Stockings

Nina Yoshenka, severa emisaria, soviética, es enviada a París, para que unos camaradas no sucumban ante las tentaciones del capitalismo. Fred Astaire protagoniza esta versión de un musical de Broadway, inspirado en Ninotchka. El film volvió a reunir a Astaire con la elegantísima Cyd Charisse (Melodías de Broadway 1955). Ambos ofrecen números musicales deliciosos, todos ellos escritos por Cole Porter, como "Silk Stockings" "Fated To Be Mated", "Red Blues" o "The Ritz Roll And Rock", entre otros. Destaca la presencia del veterano Peter Lorre en un divertido papel.

7/10
¡Viva Las Vegas!

1956 | Meet Me in Las Vegas

Deliciosa comedia romántica, divertida y sencilla a un tiempo, que se ve como si de un cuento de hadas se tratara. La acción se sitúa en un casino de Las Vegas, a donde va a jugar habitualmente Chuck Rodwell, vaquero simpático y derrochador. Un día coge la mano de una chica cualquiera que pasa a su lado y resulta que la suerte se pone de su parte. La mujer resulta ser Maria Corvier, una gran bailarina de renombre que ha sido contratada por el local. Tras unos primeros desencuentros ambos se darán cuenta de que forman la pareja perfecta para el juego, pues la suerte siempre les acompaña. Pero si el amor funciona o no eso será toda una incógnita. El film tiene su punto fuerte lógicamente en la interpretación de Cyd Charisse (Chicago, años 30), la cual ofrece algunos números musicales de altura, aunque la escena quizá más memorable es aquella en donde hace de borracha, verdaderamente tronchante. Hay presencia numerosos personajes y actores célebres. Algunos tienen actuaciones, como Lena Horne, y otros simplemente hacen levísimos cameos, como George Chakiris, Peter Lorre o el mismísimo Frank Sinatra, entre otros.

6/10
Siempre hace buen tiempo

1955 | It's Always Fair Weather

Más que simpático musical, al más puro estilo clásico, bajo la producción del talentoso Arthur Freed, responsable de otras maravillas musicales de la época dorada de la Metro Goldwyn Mayer, como Melodías de Broadway 1955, Cantando bajo la lluvia, Un americano en París, La bella de Moscú y un largo etcétera. Aquí se reúnen de nuevo en la dirección Gene Kelly y Stanley Donen, que tres años antes hicieron la maravillosa Cantando bajo..., para entregar una de esas comedias de la posguerra, tan llenas de optimismo y dotadas de un ritmo sin igual. La historia se centra en tres amigos soldados que tras el fin de la II Guerra Mundial se encuentran en un bar y hacen una apuesta con el dueño: al cabo de diez años volverán a encontrarse en el mismo lugar para demostrar que su amistad es para siempre. Destaca en el papel femenino la elegantísima Cyd Charisse, y, cómo no, los temas "The Time for Parting", "Thanks a Lot, but No Thanks" o "Baby, You Knock Me Out".El film plantea el esfuerzo que hay que hacer para mantener viva la llama de la amistad, en tal sentido es divertido pero agridulce el reencuentro de los protagonistas, con sus pensamientos de decepción expresados con la música del vals de "El Danubio azul". Si en Cantando bajo la lluvia Donen y Kelly rendían tributo al paso del cine mudo al sonoro, aquí hay un homenaje al mundo de la televisión comercial.

6/10
Brigadoon

1954 | Brigadoon

Destacado musical de entre los muchos que produjo Arthur Freed para la Warner en los años 40 y 50, como las obras maestras Un americano en París, Cantando bajo la lluvia y Melodías de Broadway 1955. En este caso traslada a la pantalla el homónimo musical de Broadway de 1947, creado por Alan Jay Lerner. Protagonizan las estrellas Gene Kelly, quien además se encargó de las coreografías, y la elegante Cyd Charisse. Y dirige el especialista Vincente Minnelli. Dos amigos americanos -Tommy, idealista y jovial, y Jeff, más racional- se encuentran de caza en las highlands escocesas. Tras perderse en los boscosos parajes llegan a un apartado pueblo de las montañas llamado Brigadoon, donde parece que el tiempo se ha estancado. Allí Tommy se enamora de Fiona, pero hay algo en aquel lugar que lo hace distinto a los demás y los dos enamorados tendrán muy difícil que su amor prospere. Aunque algo relamido, debido quizá al ambiente excesivamente bucólico, se trata de un agradable cuento fantástico, lleno de romanticismo, que incluye algunos números musicales de altura, como "Waiting for My Dearie", "I'll Go Home with Bonnie Jean" o "The Heather on the Hill".

6/10
Profundamente en mi corazón

1954 | Deep in My Heart

El mismo año que rodó el musical Siete novias para siete hermanos, el director Stanley Donen se puso tras las cámaras para filmar esta comedia biográfica sobre el compositor americano Sigmund Romberg (1887-1951), el cual cosechó el éxito componiendo musicales gracias a la ayuda, entre otros, de la escritora Dorothy Donnelly y por el 'showman' Florenz Ziegfeld. Aparte del sólido reparto, encabezado por José Ferrer y la pequeña Merle Oberon, entre las estrellas invitadas que aparecen levemente hay grandes artistas de Holllywood, como Gene Kelly, Cyd Charisse, Vic Damone o Jane Powell.

5/10
Easy to Love

1953 | Easy to Love

Encantadora película para el lucimiento de la 'sirena' Esther Williams. Aquí interpreta a Julie, la estrella de un espectáculo llamado Aquacade, dirigido por Lloyd, de quien ella está enamorada. Sin embargo, ellos apenas se ven y la atracción no despertará en Lloyd (Van Johnson) hasta que aparezcan en liza el monitor de natación y el cantante Barry (Tony Martin)... La canción del título, "Easy to Love", obra de Cole Porter, es memorable y la mayoría de las canciones del film están interpretadas por el mismo Tony Martin. Por lo demás el agua y las sonrisas pueblan la pantalla. En un pequeño papel sin acreditar aparece la extraordinaria bailarina Cyd Charisse (Melodías de Broadway 1955).

5/10
Sombrero

1953 | Sombrero

Historias cruzadas sobre varias parejas de enamorados. Norman Foster se valió de un buen reparto donde destacaban los nombres de Vittorio Gassman, Yvonne De Carlo o Ricardo Montalban, entre otros. El film se basa en un libro de Josefina Niggli.

4/10
Melodías de Broadway 1955

1953 | The Band Wagon

Uno de los mejores musicales de todos los tiempos, producido por el gran Arthur Freed, responsable de otras maravillas del estilo Un americano en París, Cantando bajo la lluvia o La bella de Moscú. Tony Hunter (Fred Astaire) es una estrella del cine, algo desvaída y en horas bajas, que viaja hasta Nueva York para participar en un musical en Broadway. Allí le esperan los Marton, el matrimonio amigo que ha escrito la obra, quienes le presentan al director Jeffrey Cordova (Jack Buchanan). Como coprotagonista femenina deciden contratar a Gabrielle Gerard (bellísima Cyd Charisse), una joven bailarina de ballet. Pero Cordova, obsesionado con las grandes obras clásicas, enfoca la historia hacia una versión trágica de "Fausto", lo cual no agrada para nada al resto del equipo. El film es una delicia y un modo excelente de comprender cómo funcionaban los montajes musicales del Broadway de la época. La música es un primor, con grandiosos temas escritos por Arthur Schwartz y Howard Dietz. La pareja Astaire-Charisse está inconmensurable y ofrece algunos de los mejores números de la historia, como el bellísimo baile en el Central Park "Dancing in the Dark" o el espectacular número final "En busca de la chica", con divertida atmósfera de cine negro. Algunas melodías pasaron a la historia, como la citada "Dancing in the Dark" o las pegadizas y divertidas "That's Entertainment" y "A Shine on Your Shoes". También destaca el diseño de vestuario, obra de Mary Ann Nyberg, que fue nominada al Oscar, al igual que los guionistas y el compositor de la banda sonora, Adolph Deutsch.

8/10
Norte salvaje

1952 | The Wild North

A un trampero una chica india le hace tilín. De modo que acepta llevarla con los de su tribu en una canoa, donde también les acompaña un borrachín. Entretenida peli de aventuras con un nombre emblemático en el género, Stewart Granger, al que secunda la bailarina Cyd Charisse como la india que despierta su interés. Dirige el artesano de origen húngaro Andrew Marton, que maneja bien los elementos humorísticos de la cinta.

5/10
Cantando bajo la lluvia

1952 | Singin' in the Rain

Gene Kelly y Stanley Donen consiguen el que sin duda es el musical más famoso de la historia del cine. El film es una amable parodia del impacto que supuso en la industria cinematográfica el tránsito del cine mudo al cine sonoro. Y así nos narra los problemas que surgen en la elaboración de una película cuya protagonista principal, la diva Lina Lamont (Jean Hagen), resulta tener una voz aflautada. Este pretexto argumental sirve de hilo a una serie de inolvidables actuaciones musicales. Baste destacar el número que da título al film, interpretado por Gene Kelly, o el número cómico de Donald O'Connor "Make Em Laugh". Debbie Reynolds y Cyd Charisse destacan también con luz propia en este maravilloso espectáculo de amor, música y baile. La película, curiosamente, sólo obtuvo dos nominaciones al Oscar en las categorías de mejor actriz secundaria y mejor adaptación musical.

9/10
El signo del renegado

1951 | The Mark of the Renegade

Siglo XIX. Marcos Zappa se hará pasar por pirata con la intención de desenmasacarar los palnes de Don Pedro García, que pretende convertirse en gobernador de California. Trama de aventuras dirigida por el artesano Hugo Fregonese (Martes negro), quien cuenta con un intricado guión basado en la novela de Johnston McCulley. Tiene como grandes alicientes a los atores protagonistas, entre ellos Cyd Charisse, quien al año siguiente hizo una memorable aparición en Cantando bajo la lluvia y se convertiría en celebridad gracias a su talento para la danza y el baile.

5/10
Mundos opuestos (1949)

1949 | East Side, West Side

Una mujer (Barbara Stanwyck) cree que su marido (James Mason) no es sólo un adúltero sino que también ha cometido un crimen en la persona de su amante (Ava Gardner). Fallido melodrama de la Metro a pesar de que contaba con todos los alicientes de éxito de la compañía: excelente director como Mervyn LeRoy, un equipo técnico de primera categoría con el vestuario de Helen Rose y la música de Miklós Rózsa, y un reparto increíble con nombres como los de James Mason, Barbara Stanwyck, Ava Gardner, Van Heflin y Cyd Charisse. Además, su trama provenía de una conocida novela de Marcia Davenport. Rodada durante ocho semanas con una gélida relación entre Stanwyck y Ava Gardner, en su estreno el público no respondió y la crítica no fue nada magnánima definiéndola como: “Un cero como triángulo amoroso y un film equivocado que no sabe si es melodrama o cine negro”.

5/10
En una isla contigo

1948 | On an Island with You

Un grupo de cineastas llega a la isla de Hawai para rodar una película musical de amor. Entre los actores figura un teniente de la Armada que está enamorado de Rosalind Reynolds, la actriz principal, e intentará conquistarla, pero no será tan fácil pues la joven ya está prometida a otro actor, el mexicano Ricardo Montez. Comedia de enredo con mezcla de musical y romance dirigida Richard Thorpe. El elenco principal está compuesto por la 'nadadora' Esther Williams, el inglés Peter Lawford y el mexicano Ricardo Montalban. Este último ya había coincidido con Williams y Thorpe en Fiesta (1947), y empezaba a hacer sus pinitos en el cine estadounidense. Destaca la fotografía de Charles Rosher (Melodía de Broadway 1936).

4/10
Letra y música

1948 | Words and Music

Biopic bastante libre de los colaboradores musicales Richard Rodgers, compositor, y Lorenz Hart, letrista, en realidad la evocación que hace el primero del segundo, que acaba de fallecer, es una excusa para ofrecer una vistosa colección de números musicales, donde no falta uno protagonizado por Mickey Rooney, Hart en el film, con Judy Garland, su habitual compañera de baile, haciendo de sí misma.

5/10
Fiesta brava

1947 | Fiesta

Antonio Morales es un torero que insiste en que su hijo Mario siga sus pasos, pero el joven no desea esta profesión, todo lo contrario a su hermana María, que está deseando ponerse delante de un toro. Comedia musical de Richard Thorpe con un correcto reparto encabezado por Esther Williams (Escuela de sirenas), haciendo de torera. Le acompaña el galán mexicano Ricardo Montalban y Akim Tamiroff. El director volvió a contar con la pareja principal para En una isla contigo. El score de Johnny Green fue nominado al Oscar.

4/10
Las chicas de Harvey

1946 | The Harvey Girls

Adaptación de la novela de Samuel Hopkins Adams, que se desarrolla a finales del siglo XIX. La joven Susan Bradley llega a Nuevo México para casarse con un hombre al que solo conoce por correspondencia. Cuando se da cuenta de que es un borracho, decide emprender una nueva vida por sí misma como camarera en el local de Harvey. Desde allí irá conociendo a todos los elementos indeseables de la ciudad, y con decisión se dispondrá a eliminar la corrupción que azota el lugar. Brillante musical con una destacable Judy Garland como protagonista –en un papel que pudo haber recaído en Lucie Ball o Ann Sothern-, y recordado especialmente por la canción “On the Atchison, Topeka and Santa Fe”, de Harry Warren y Johnny Mercer, que consiguió un Oscar de la Academia.

7/10
Hasta que las nubes pasen

1946 | Till the Clouds Roll By

Ambicioso musical que recrea la vida del compositor de musicales Jerome Kern. El film incluye fragmentos de sus obras más destacadas como "Magnolia".  Dirigida por el correcto Richard Whorf, contó con la ayuda de Vincente Minnelli, que dirigió los números en los que aparecía Judy Garland, y de George Sidney, que se encargó de otra secuencia musical. El reparto está plagado de grandes estrellas de la época.

5/10
Ziegfeld Follies

1945 | Ziegfeld Follies

Las Ziegfeld Follies son una serie de revistas musicales del Broadway de principios de siglo XX. Esta película, sin ser uno de los mejores musicales de la Metro, quiere homenajear a estas revistas. De ahí que esté compuesta por distintos segmentos que han dirigido y protagonizado diferentes directores y actores emblemáticos del musical. Aunque sólo sea por la cantidad de nombres relevantes que aparecen en los créditos, merece la pena verla.

4/10
Something to shout about

1943 | Something to shout about

Un musical cuya mayor originalidad es que podemos ver lo que ocurre detrás del escenario. En su trama encontramos a una divorciada que utiliza el dinero que ha conseguido de su ex marido para montar un gran espectáculo. El problema viene cuando ella misma se pone de protagonista. Como secundaria encontramos a la espectacular bailarina Cyd Charisse, mientras que a lo largo de la película también disfrutamos de las actuaciones de los Bricklayers y Teddy Wilson y su orquesta. Su banda sonora para musical, obra de Morris Stoloff, así como la cancion “You´d Be So Nice To Come Home To”, con música y letra de Cole Porter, fueron candidatas al Oscar.

4/10

Últimos tráilers y vídeos