IMG-LOGO

Biografía

Fred Astaire

Fred Astaire

88 años ()

Fred Astaire

Nació el 10 de Mayo de 1899 en Omaha, Nebraska, EE.UU.
Falleció el 22 de Junio de 1987 en Los Angeles, California, EE.UU.

Premios: 1 Oscar

Sombrero de copa

27 Diciembre 2011

Comenzaba a danzar donde la mayoría de los mortales no llegan jamás. Nadie personificó como él la elegancia y el 'glamour'. Fred Astaire es sin duda el mejor bailarín de la pantalla de todos los tiempos, pero también irradiaba simpatía y energía.

Nacido el 10 de mayo de 1899 en Omaha (Nebraska, EE.UU.), Frederick Austerlitz (nombre real del bailarín) era hijo de emigrantes austríacos. Desde pequeño demostraba su habilidad para el baile, pues ya a los cuatro años dejaba boquiabiertos a los padres de los otros alumnos en las funciones escolares.

Estudió baile y coreografía en la Alvien School of Dance. Cuando acabó, se fue a Broadway, donde triunfó formando un dúo con su hermana Adele, con quien se compenetraba a la perfección. Debutaron en 1917 con el espectáculo "Over the Top", seguido de otros muchos. Adele acabó casándose en 1931 con el aristócrata inglés Lord Charles Cavendish, tras lo cual abandonó el mundo del espectáculo. Desparejado, el joven Fred tuvo la idea de mudarse a Hollywood en busca de fortuna. Sin embargo, no levantó pasiones en un primer momento. Cuando se presentó a su primer casting, el evaluador anotó: "No sabe actuar. No sabe cantar. Un poco calvo. Sabe bailar un poco".

Aún así, acabaron dándole un papel secundario, en Alma de bailarina, film protagonizado por Clark Gable y Joan Crawford, en 1932. Ese mismo año contrajo matrimonio con Phyllis Livingston Potter. Tuvieron dos hijos, Fred Jr., nacido en 1936, y Ava, que vino al mundo en 1942.

En Volando hacia Río de Janeiro, de 1933, con Dolores del Río, era secundario, pero tenía su propio número musical con una joven poco conocida que atendía al nombre de Ginger Rogers. "Cuando conocí a Ginger, ella nunca había bailado con una pareja anteriormente. No se le daba bien el claqué, era vulgar y no sabía hacer casi nada... Pero Ginger tenía talento y mejoró a marchas forzadas mientras me acompañaba. Acabó siendo tan buena que después de un tiempo cualquiera que bailaba conmigo me parecía malo", declaró el bailarín.

El número de Astaire y Rogers causó furor entre el público, y los ejecutivos de RKO se dieron cuenta de la magia de la pareja. Enseguida les pusieron como protagonistas de La alegre divorciada, dirigida por Mark Sandrich, que estaba destinado a convertirse en el realizador más habitual de las películas de ambos. El argumento –un célebre bailarín de viaje por Europa se encuentra casualmente una y otra vez con una mujer que viaja con su tía– era tan sencillo como divertido, y servía de excusa para los deslumbrantes números musicales. Obtuvo cinco nominaciones al Oscar, entre ellas la relativa a la mejor película, aunque tuvo que conformarse con el premio a la mejor canción para "The Continental", y eso que en el film también figuraba la irrepetible "Night and Day".

El público respondió tan bien que RKO inició toda una serie de Astaire y Rogers, compuesta por otras siete divertidas cintas: Sombrero de copa –con otro de sus números más recordados, el de la canción "Cheek to Cheek"– Roberta, Sigamos la flota, Swing Time, Ritmo loco, Amanda (1938) y La historia de Irene Castle. En toda la década de los 30, Astaire sólo tuvo tiempo de protagonizar una película sin Rogers, Señorita en desgracia, de George Stevens, donde estaba acompañado por Joan Fontaine.

También dejo un buen sabor de boca cuando apareció con Rita Hayworth en Desde aquel beso, y con Lucille Bremer en Yolanda y el ladrón, gran musical del especialista Vincente Minnelli. Tuvo mucho éxito con Holiday Inn y Cielo Azul, sus dos películas con Bing Crosby, bailó con Judy Garland en Eastern Parade, y se reencontraría una vez más con Ginger Rogers en Vuelve a mí.

Se dice que Astaire era un profesional muy exigente, que tenía aterrorizados en el plató a todos, desde el director a los maquilladores, porque no permitía que nadie tuviera ni un fallo. Pero gracias a su obsesión por el perfeccionismo, sus números eran magistrales.

A partir de los 50, rueda menos películas, pero éstas son cada vez mejores. Con Jane Powell hace la brillante Bodas reales, de Stanley Donen, mientras que la mujer de las piernas más deslumbrantes del musical americano, Cyd Charisse, estuvo a su lado en la legendaria Melodías de Broadway, nuevamente de Minnelli, y en La bella de Moscú, de Rouben Mamoulian. Fue un millonario que apadrina a una joven huérfana (Leslie Caron) en la encantadora Papá, piernas largas, de Jean Negulesco.

Pero sobre todo, interpretó a un fotógrafo, que descubre en una librería a una joven con talento para hacerse modelo, nada menos que Audrey Hepburn, en Una cara con ángel. "Su tacto era como la seda y sus consejos todavía bailan en mis oídos. No he conocido a nadie con una dulzura tal, que cada mañana cuando me levanto, me aferro a esa bondad para cubrir la maldad que me rodea", dijo sobre él Audrey Hepburn, que a pesar de la diferencia de edad aceptó trabajar con él porque era uno de sus grandes ídolos desde que aspiraba a hacerse bailarina.

Francis Ford Coppola le puso como protagonista de su homenaje a los musicales clásicos El valle del arco iris, que no tuvo mucho éxito. Astaire probó alguna vez a salirse del género, por ejemplo en La hora final, sobre los supervivientes de una catástrofe nuclear, donde compartía cartel con Gregory Peck, Ava Gardner y Anthony Perkins, o en La misteriosa dama de negro, una comedia con Jack Lemmon y Kim Novak. Por su papel secundario en la espectacular El coloso en llamas recibió la única nominación al Oscar de toda su carrera, aunque en 1950 había recibido una estatuilla honoraria, por sus contribuciones al cine musical.

Había enviudado en 1954, cuando la citada Phyllis murió de cáncer. Se volvió a casar en 1980, cuando ya tenía 81 años, con Robyn Smith, que por entonces tenía 35, y era una entusiasta de los caballos, pasión que compartía con Astaire. Su última aparición en pantalla fue en el film de terror Historia macabra, de 1981. Murió el 22 de junio de 1987 en su residencia de Los Ángeles por una neumonía.

Oscar
1950

Ganador de 1 premio

  • Oscar honorífico
Filmografía
Historia macabra

1981 | Ghost Story

Cuatro ancianos de un pueblo de Nueva Inglaterra sufren lo que parecen ser unas terribles pesadillas. Forman parte de una especie de grupo llamado Sociedad Gastronómica y parece que en el pasado estuvieron relacionados con un terrible suceso en el que estaba implicada una bella mujer. Poco a poco irán muriendo todos, aunque un hijo de uno de uno de los ancianos acabará relacionado con el grupo y juntos intentarán resolver la situación. Film de terror de lograda ambientación, cuyo título original no deja lugar a dudas sobre la naturaleza de la historia. Se trata de incidir en la existencia de los fantasmas, tan propias de la sociedad puritana de Nueva Inglaterra, todo ello convenientemente modernizado a la moda de los ochenta, con insistentes desnudos. Dirige la película John Irvin (Cuando callan las trompetas) y en el elenco sorprende una variadísima representación de viejas glorias del celuloide, como Fred Astaire, Melvyn Douglas, Patricia Neal o Douglas Fairbanks Jr. De hecho, para dos de ellos, Astaire y Douglas, esta película significaría su último trabajo.

4/10
Un taxi malva

1977 | Un taxi mauve

Seamus Scully, un viejo médico y filósofo irlandés, recorre el sur de Irlanda en su vehículo: un taxi malva. Por esa zona, visita a varios clientes que le piden consejos sobre diversos apuntes. Adaptación de la novela de Michel Déon, también coautor del guión. Destaca el trabajo del veteranísimo Fred Astaire como médico veterano.

5/10
El coloso en llamas

1974 | The Towering Inferno

La acción se desarrolla en San Francisco, en un rascacielos recién construido de 138 pisos, considerado el edificio más grande del mundo. Durante la ceremonia inaugural, que ha reunido a las más importantes personalidades de la ciudad, se desencadena un incendio que se propaga rápidamente por todo el edificio. La salvación de vidas humanas, así como controlar y sofocar el incendio, constituye el objetivo principal del cuerpo de bomberos de la ciudad de San Francisco. El coloso en llamas es ya un título clásico dentro del género de cine de catástrofes, que tan en boga se puso durante los años setenta. Dirige la película John Guillermin, que consigue escenas cargadas de gran dramatismo. Cuenta con un reparto de estrellas de primer orden: Paul Newman encarna al arquitecto del edificio y Steve McQueen al sufrido jefe de bomberos; aparecen también Faye Dunaway, Fred Astaire, Richard Chamberlain, Robert Wagner, William Holden y O.J. Simpson. El film consiguió tres Oscar en 1974, en las categorías de mejor fotografía, canción y montaje.

7/10
El regreso de la banda invencible

1970 | The Over-the-Hill Gang Rides Again

La banda se coloca de nuevo los uniformes para combatir la corrupción que se encuentra asolando al pueblo. Para proteger a su ciudad natal, Nash Crawford, un ranger retirado, volverá a la acción tras un largo retiro, pero no estará solo ya que la banda completa se unirá a él en su cruzada por devolver la seguridad y confianza a los ciudadanos. Western con un ligero toque de comedia que lo hace apto para todos los paladares. El extraordinario ganador de 3 Oscar Walter Brennan encarna al protagonista Nash Crawford. Y le acompaña un inesperado Fred Astaire.

4/10
Midas Run

1969 | Midas Run

Curiosa mezcla de comedia al estilo británico y película de intriga, protagonizada por Richard Crenna, quien más tarde se convertiría en el mítico Coronel Trautman de la saga de Rambo comenzada con Acorralado. La historia narra cómo un veterano de la oficina del servicio secreto británico decide secuestrar un envío del gobierno de 15 millones de dólares en oro. La causa de su acción es la negativa de las autoridades para ser nombrado caballero. Destaca el papel del bailarín Fred Astaire.

5/10
El valle del arco iris

1968 | Finian's Rainbow

Adaptación de un musical de Broadway de 1947 de E.Y. Harburg, que no tuvo demasiado éxito en su época. Que Coppola aceptara dirigirlo parecía ir en contra de sus deseos de hacer un cine personal, imbuido de sus propias ideas. Pero lo cierto es que su realización le permitió entrar con paso firme en el sistema, y familiarizarse con los modos de funcionar en una gran producción, lo que facilitaría sus trabajos posteriores. Además le sirvió para conocer a uno de sus grandes amigos, al que apadrinó: George Lucas. La sencilla trama que sirve para enmarcar los números musicales describe la llegada de Finian McLonergan y su hija Sharon a Fort Knox, un lugar que están empeñados en convertir en el alegre valle del arco iris, valiéndose de un caldero de oro robado al duende Og. Pero deberán enfrentarse a un senador racista, que cambiará de punto de vista cuando se convierta en negro por arte de magia. El film tiene un ritmo atlético que hizo sufrir al coreógrafo Hermer Pan, despedido a mitad de rodaje. Como Coppola no estaba muy ducho en coreografías, tuvo que suplir esmerándose en el montaje. Con tono demasiado ingenuo, y rodado en una época de decadencia del musical, proporcional al menos el placer de ver bailar a un avejentado pero siempre estimulante Fred Astaire.

5/10
Su grata compañía

1961 | The Pleasure of His Company

Cuando la joven Jessica contrae matrimonio, su padre Biddeford acude al enlace. El problema es que el progenitor hace tiempo que no veía a su hija, con lo cual la relación paternofilial no es en absoluto fluida. Con su simpatía y encanto habitual, Biddeford acaba siendo el alma de la fiesta, tirando sus puyas habituales a su ex mujer Katharine y al nuevo marido de ésta, James. Adaptación de la obra teatral de Samuel Taylor (Sabrina) y Cornelia Otis Skinner, en una comedia romántica bastante elegante que cuenta con un buen reparto con Fred Astaire y Debbie Reynolds como padre e hija. También destaca la presencia de la actriz alemana Lilli Palmer (1914-1986), que había causado sensación por su papel de maestra en Corrupción en el internado (1958), y que recorrió medio mundo en una filmografía arriesgada y subida de tono, en la que encontramos títulos como la española La residencia y De Sade.

6/10
La misteriosa dama de negro

1960 | The Notorious Landlady

Bill es un diplomático estadounidense, recién llegado a Londres, que busca donde alojarse. Responde a un anuncio de una casa que le conviene, que alquila una misteriosa mujer, Carly, a la que todo el mundo mira con recelo. En efecto, se considera que asesinó a su marido, pero como no se ha encontrado el cadáver, no puede ser juzgada por el supuesto crimen. Ignorante de estos hechos, Bill se queda en esa casa, y su enamoramiento de Carly crece por momentos. Lo que pone en apuros al embajador, aunque Scotland Yard quiere aprovechar la situación para resolver definitivamente el caso. Amable comedia de suspense, en el guión intervino Blake Edwards, y dirige Richard Quine, que volvía a coincidir con Kim Novak y Jack Lemmon dos años después de Me enamoré de una bruja. El tono es ligero, con Novak de mujer misteriosa –no olvidemos que también dos años antes había hecho De entre los muertos (Vértigo)–, y Lemmon encarnando a la perfección al hombre corriente y risueño metido en líos. Curiosamente Fred Astaire asume un papel ligeramente serio, no es el hombre que estamos acostumbrado a ver en los musicales. Para intensificar la intriga se muestra un Londres nocturno con niebla. Destaca el excelente clímax junto al mar, con una escena de suspense muy hitchcockiana y de humor soterrado, donde la pareja protagonista debe encontrar a una testigo entre una multitud de ancianos en silla de ruedas cubierta; a esto se une una persecución de puro 'slapstick' con un Lemmon sencillamente genial.

6/10
La hora final

1959 | On The Beach

Durante más de dos horas, Stanley Kramer nos sumerge en una claustrofóbica historia que narra la angustiosa situación de un reducido grupo de supervivientes de una catástrofe nuclear que ha asolado el planeta. Intensas interpretaciones de todo el reparto, con mención especial para el secundario Anthony Perkins.

6/10
La bella de Moscú

1957 | Still Stockings

Nina Yoshenka, severa emisaria, soviética, es enviada a París, para que unos camaradas no sucumban ante las tentaciones del capitalismo. Fred Astaire protagoniza esta versión de un musical de Broadway, inspirado en Ninotchka. El film volvió a reunir a Astaire con la elegantísima Cyd Charisse (Melodías de Broadway 1955). Ambos ofrecen números musicales deliciosos, todos ellos escritos por Cole Porter, como "Silk Stockings" "Fated To Be Mated", "Red Blues" o "The Ritz Roll And Rock", entre otros. Destaca la presencia del veterano Peter Lorre en un divertido papel.

7/10
Una cara con ángel

1957 | Funny Face

Sofisticada comedia musical sobre canciones de George e Ira Gershwin y dirigida por el maestro del género Stanley Donen (Siete novias para siete hermanos, Cantando bajo la lluvia...). En ella, una jovencita que trabaja en una librería (Audrey Hepburn, ¿quién sino podría ser “Una cara con ángel”?) es descubierta por un famoso fotógrafo de modas (Fred Astaire), convirtiéndola en una famosa modelo de revista. Lo mejor son los números musicales entre la pareja protagonista, demostrando Audrey estar a la altura del ya veterano bailarín tanto en la voz como en los movimientos. Sin embargo, crítica y público la recibieron con frialdad, y es cierto que, a pesar de buenos momentos, le falta algo de chispa. A pesar de todo resultó nominada al Oscar como mejor argumento y guión original (Leonard Gershe), fotografía (Ray June), dirección artística (Hal Pereira, George W. Davis, Sam Comer y Ray Moyer) y vestuario (nada menos que Edith Head y Hubert de Givenchy).

7/10
Papá piernas largas

1955 | Daddy Long Legs

Jervis Pendeleton, millonario estadounidense y mujeriego empedernido, ha decidido sentar la cabeza apadrinando a una joven huérfana francesa. Con lo que no contaba, era con enamorarse de ella. Jean Negulesco dirige una de las películas más simpáticas del bailarín Fred Astaire. Y eso que para el actor dejó tristes recuerdos, pues su esposa falleció en pleno rodaje. Por supuesto, los números de danza con él Leslie Caron son inolvidables.

6/10
Melodías de Broadway 1955

1953 | The Band Wagon

Uno de los mejores musicales de todos los tiempos, producido por el gran Arthur Freed, responsable de otras maravillas del estilo Un americano en París, Cantando bajo la lluvia o La bella de Moscú. Tony Hunter (Fred Astaire) es una estrella del cine, algo desvaída y en horas bajas, que viaja hasta Nueva York para participar en un musical en Broadway. Allí le esperan los Marton, el matrimonio amigo que ha escrito la obra, quienes le presentan al director Jeffrey Cordova (Jack Buchanan). Como coprotagonista femenina deciden contratar a Gabrielle Gerard (bellísima Cyd Charisse), una joven bailarina de ballet. Pero Cordova, obsesionado con las grandes obras clásicas, enfoca la historia hacia una versión trágica de "Fausto", lo cual no agrada para nada al resto del equipo. El film es una delicia y un modo excelente de comprender cómo funcionaban los montajes musicales del Broadway de la época. La música es un primor, con grandiosos temas escritos por Arthur Schwartz y Howard Dietz. La pareja Astaire-Charisse está inconmensurable y ofrece algunos de los mejores números de la historia, como el bellísimo baile en el Central Park "Dancing in the Dark" o el espectacular número final "En busca de la chica", con divertida atmósfera de cine negro. Algunas melodías pasaron a la historia, como la citada "Dancing in the Dark" o las pegadizas y divertidas "That's Entertainment" y "A Shine on Your Shoes". También destaca el diseño de vestuario, obra de Mary Ann Nyberg, que fue nominada al Oscar, al igual que los guionistas y el compositor de la banda sonora, Adolph Deutsch.

8/10
Bodas reales

1951 | Royal Wedding

Tom y Ellen son dos hermanos bailarines que llegan a Londres con motivo de la boda de los príncipes Felipe y Elizabeth. En la capital británica Tom conocerá a una bailarina de la que se enamorará y, por su parte, Ellen hará una amistad especial con John Brindale, un lord inglés. Enredos, amores, riñas y reconciliaciones, aderezarán la historia. Musical dirigido por Stanley Donen (Una cara con ángel) y una de las películas más célebres del bailarín Fred Astaire, donde interpreta uno de sus números más conocidos. En concreto, el que baila en el techo. Le acompaña Jane Powell, actriz y bailarina también, que quedó embarazada antes de finalizar el rodaje. Peter Lawford (Mujercitas) completa a los protagonistas junto a la televisiva Sarah Churchill.

6/10
Three Little Words

1950 | Three Little Words

El director especialista en filmes de aventuras, al estilo Ivanhoe o Las aventuras de Quentin Durward se atreve aquí a dirigir un musical al más clásico estilo. Se trata de una semblanza de dos de los más famosos letristas y bailarines de canciones, Bert Kalmar y Harry Ruby, y de sus respectivas historias de amor. Desde el principio hasta el final cuenta con un guión dinámico y escenas divertidas. El mítico Fred Astaire, todo elegancia, interpreta a Kalmar, mientras que el simpático Red Skelton se mete en la piel de su socio Ruby. Entre el reparto se puede ver a Debbie Reynolds, dos años antes de que triunfara en el cine con otro musical, Cantando bajo la lluvia.

6/10
Vuelve a mí

1949 | The Barkleys of Broadway

El último film de Fred Astaire y Ginger Rogers, tras 10 años sin trabajar juntos, narra con estupendos números musicales las vicisitudes de un matrimonio, él bailarín de claqué, ella cantante de club con aspiraciones teatrales.

5/10
Desfile de Pascua

1948 | Easter Parade

Don y Nadine, excelente pareja de baile, rompen profesionalmente, pues ella quiere iniciar una carrera por su cuenta. De modo que Don forma nuevo equipo con Hannah, y ambos tienen un éxito descomunal, hasta el punto de que el célebre empresario Florence Ziegfeld los reclama para su nuevo espectáculo. Don se resiste, porque allí está Nadine, mientras que Hannah sospecha que está enamorado de ella, aunque la realidad es que Don y Hannah se aman mutuamente, pero ninguno se lo ha dicho al otro. Estupendo musical, con dos especialistas tan maravillosos en cantar y bailar como son Judy Garland, Fred Astaire y Ann Miller. El film ganó precisamente un Oscar por su música, y es que algunos números como el de "Fella with an umbrella" son maravillosos.

6/10
Cielo azul

1946 | Blue Skies

Segundo encuentro entre Astaire y Crosby tras Holiday Inn (1942), en una de sus películas más célebres. Más que nada porque se interpretan una veintena de canciones. Todas ellas de Irving Berlin (1888-1989) que, a pesar de que nació en Rusia se convirtió en uno de los nombres claves del musical norteamericano hasta el punto de escribir uno de los himnos extraoficiales de la nación, “God Bless America” (“Dios bendiga América”). El número más recordado del film es el de Fred Astaire bailando “Puttin´ on the Ritz”, con una magistral coreografía de Hermes Pan. Su argumento es el de una bailarina (Joan Caulfield) que se casa con el propietario de un night club (Crosby), y que se divorcia de él para ir a parar a los brazos de un amigo del mismo (Astaire). El film rompió taquillas recaudando tres millones de dólares. Nominaciones al Oscar para la canción original “You Keep Coming Back Like a Song” y la banda sonora de canciones de Robert Emmet Dolan.

7/10
Ziegfeld Follies

1945 | Ziegfeld Follies

Las Ziegfeld Follies son una serie de revistas musicales del Broadway de principios de siglo XX. Esta película, sin ser uno de los mejores musicales de la Metro, quiere homenajear a estas revistas. De ahí que esté compuesta por distintos segmentos que han dirigido y protagonizado diferentes directores y actores emblemáticos del musical. Aunque sólo sea por la cantidad de nombres relevantes que aparecen en los créditos, merece la pena verla.

4/10
El límite es el cielo

1943 | The Sky's the Limit

Un héroe de la aviación durante la II Guerra Mundial decide pasar unos días de permiso y de incógnito en Nueva York. Allí se enamora de una fotógrafa que quiere ir a la guerra y que no le hace a él ningún caso. Amable comedia con Fred Astaire, que está acompañado de una fenomenal Joan Leslie, que le acompaña a las mil maravillas en algunos numeritos de baile. De todas maneras destaca el espectáculo de claqué en solitario que hace Astaire cuando borracho se mueve por un gran bar y hace sonar sus zapatos sobre la barra...

5/10
Bailando nace el amor

1942 | You Were Never Lovelier

El dueño de un fabuloso hotel de Buenos Aires tiene una norma dentro de su familia, y es que las hijas deben casarse en orden de edad. Cuando la hija mayor ha contraído matrimonio, sus hermanas insisten a María, la siguiente, para que haga lo propio. Pero ella no se conforma con cualquiera. Mientras tanto, el bailarín Bob Davis, se está alojando unos días en el hotel y ha conocido a María, de la que se enamora. Espléndido musical romántico protagonizado por la bellísima Rita Hayworth y el bailarín Fred Astaire, que regalan al público varios de sus mejores números de baile. La película fue nominada al Oscar en las categorías de mejor canción original por 'Dearly Beloved', además de a los apartados de mejor música y mejor sonido. El baile de los protagonistas bajo la música de la orquesta del español Xavier Cugat interpretando "The Shorty George" es absolutamente magnífico.

6/10
Holiday Inn

1942 | Holiday Inn

Aunque significaba la oportunidad de ver juntos en pantalla a dos de los mitos de la canción norteamericana del momento, como Bing Crosby y Fred Astaire, el film pasará a la historia por una canción: “Navidades blancas”, escrita por Irving Berlin y ganadora del Oscar. Convertida en un icono de estas fiestas, ostenta el record de canción más grabada de todos los tiempos y tanta fue su fama que incluso se rodó una película con su nombre: Navidades blancas, de Michael Curtiz (1954), también con el bueno de Crosby de protagonista. En su argumento se suceden los enredos al hilo de la relación entre dos amigos del mundo del espectáculo, Jim Hardy y Ted Hanover, que siempre se están disputando el amor de la compañera de baile. Las cosas se pondrán serias cuando aparezca Linda Mason. Además los dos amigos montarán un Night Club en una zona apartada de Connecticut, con la idea de ofrecer espectáculos sólo los días festivos. En realidad, una mera excusa para los números musicales escritos por Berlin en una de las escasas ocasiones en que escribió para cine.

7/10
Desde aquel beso

1941 | You'll Never Get Rich

Martin Cortland (Robert Benchley) es un productor de teatro que se ha encaprichado con Sheila Winthrop (Rita Hayworth). Ella trabaja como corista en una obra, y no tiene ni idea de que el productor no le quita ojo de encima. Temeroso de mostrar abiertamente sus intenciones, Cortland utiliza como intermediario al director de escenografía, llamado Robert (Fred Astaire). Pero una desafortunada confusión obliga a Robert a alistarse de inmediato en el ejército. Desde este momento, se desencadenan una serie de situaciones en la que los personajes tratan de aclararse y arreglar el lío que han montado. Entretenida comedia musical de enredo, protagonizada por un Fred Astaire en el mejor momento de su carrera. El genial bailarín ya se había lanzado al estrellato con Sombrero de copa (1935) y Sigamos la flota (1936), ambas junto a la inolvidable Ginger Rogers. Por su parte, Rita Hayworth acababa de forjar su imagen mítica en Sólo los ángeles tienen alas (1939), que llevaría a su máxima expresión en Gilda (1946). No es una película de referencia, pero no defraudará a los admiradores del género.

5/10
Al fin solos

1940 | Second Chorus

Danny y Hank son dos músicos que tocan la trompeta y desde la universidad han estado siempre en continua rivalidad. Ahora, el mayor deseo de ambos es pertenecer a la banda de Artie Shaw, pero también, lograr conquistar a su representante, la guapa Ellen Miller. El bailarín Fred Astaire tuvo su racha de éxitos en los 30 y 40 con la producción de musicales con toques de humor y romance como Sombrero de copa, Ritmo loco o Desde aquel beso. Esta cinta viene a ser más de lo mismo y cuenta con la participación de Paulette Goddard (Tiempos modernos), que derrochó buena química con Astaire interpretando algún número musical. Los amantes del jazz pueden disfrutar además del sonido lleno de "swing" de la auténtica banda del clarinetista Artie Shaw, que destaca especialmente en la interpretación del famoso tema "Concerto for clarinet".

5/10
La nueva melodía de Broadway

1940 | Broadway Melody of 1940

Johnny y King son unos íntimos amigos que se ganan la vida a duras penas como pareja de baile en saraos de poca monta. El genio es Johnny pero por un malentendido, el productor de un gran espectaculo de Broadway ficha a King creyendo que se trata de Johnny. En ese espectáculo, la estrella es la bailarina Clare, de la cual Johnny no se pierde un trabajo y se siente absolutamente fascinado... El director Norman Taurog firma uno de los mejores musicales de la época dorada de Hollywood, con una pareja de bailarines para el recuerdo. Seguramente podrían encontrarse papeles de calidad similar en la filmografía de Fred Astaire (Melodías de Broadway 1955, Sombrero de copa, Bailando nace el amor), pero, sin lugar a dudas, Eleanor Powell encuentra aquí la cúspide de su corta carrera, de tan sólo 14 películas. La bella y risueña actriz da muestras de ser una de las mejores bailarinas de la historia del cine. La mayoría de los temas musicales son del mítico Cole Porter y hay secuencias de claqué antológicas, como las de los bailes de "I've Got My Eyes on You" o de "Begin the Beguine", y todo está imbuido de un optimismo romántico delicioso. Los amantes del cine musical clásico no pueden perdérsela.

7/10
La historia de Irene Castle

1939 | The Story of Vernon and Irene Castle

El ascenso de un joven matrimonio de recién casados en el mundo del espectáculo es la excusa para seguir los pasos de la pareja de baile más emblemática del cine en el penúltimo de los 11 films que rodaron juntos. De trama romántica y sencilla, inspirada en la historia real de Vernon e Irene Castle, el guión resalta la dulzura de Ginger Rogers en contraste con la elegancia de Fred Astaire y ambos deparan bailes, al son de melodías como "Only When You´re in My Arms", sencillamente deliciosos. Un clásico del musical.

6/10
Amanda (1938)

1938 | Carefree

Octava película que rodaron juntos la mítica pareja de baile formada por Fred Astaire y Ginger Rogers, que llegaron a coincidir en un total de diez filmes. Dirige, como tantas otras veces Mark Sandrich (Sombrero de copa, Ritmo loco), y como es habitual se mezclan el amor, el baile y los enredos más o menos divertidos. Stephen (Ralph Bellamy) le pide a su amigo Tony (Fred Astaire), psiquiatra, que convenza a su novia Amanda (Ginger Rogers) para que se case con él. Por supuesto las cosas se complicarán más de la cuenta. Las canciones son obra de Irving Berlin y destaca la titulada "I Used To Be Color Blind".

6/10
Ritmo loco

1937 | Shall We Dance

Para convencer a una reputada bailarina de que forme pareja artística con él, Peter se embarca en el mismo transatlántico que ella. A las órdenes de su director habitual, Mark Sandrich, Astaire y Rogers protagonizan uno de sus más redondos musicales.

7/10
Señorita en desgracia

1937 | A Damsel in Distress

Más que simpática comedia, romántica y musical, de divertidos enredos e interpretaciones deliciosas. La dirección a cargo de George Stevens es estupenda, llena de ritmo, y la pareja protagonista formada por Fred Astaire y Joan Fontaine está perfecta. Jerry es un actor norteamericano que por casualidad conoce una rica heredera británica. Aunque ésta dice estar enamorada de otro homnbre (también americano), la situación se complicará hasta que ambos se enamoran. La rocambolesca trama, basada en un libreto del humorista P.G. Wodehouse, incluye momentos verdaderamente despiporrantes, como las apariciones de la secretaria con poca mollera, los tejemanejes del picaruelo aprovechado o esas en que Astaire se integra en un coro de señoras.

6/10
En alas de la danza

1936 | Swing Time

La gran pareja Fred Astaire-Ginger Rogers protagoniza este agradable musical. Lucky es un bailarín cuyos colegas de la escena le tienden una trampa para impedir que se case con Margaret. Como resultado de la trama, la boda se suspense. El padre sólo dará su consentimiento si gana cierta cantidad de dinero en Nueva York. Una vez allí, Lucky conoce a una instructora de baile, Penny, con la que congenia, además de hacer unos números de danza fantásticos. La duda -de resolución previsible- es si ambos, prometidos con otras parejas, acabarán unidos 'forever'. Como es de suponer, lo mejor del film es la química de la pareja protagonista, esa alegría contagiosa que impregna todos los números musicales que protagonizan. Entre equívocos y enredos se insertan las inspiradas canciones de Jerome Kern, que funcionan a la perfección, hasta llegar al momento climático de 'Never Gonna Dance', para más de un comentarista la cumbre de la interpretación conjunta de Astaire-Rogers.

6/10
Sigamos la flota

1936 | Follow the Fleet

Una de las nueve películas que protagonizara la mítica pareja de Fred Astaire y Ginger Rogers. En ella un marinero que recala en San Francisco trata de encender de nuevo la llama del amor en su chica favorita. Y su mejor amigo resulta que se enamorará de la hermana. Musical que resulta delicioso en su inocencia, con números de baile espléndidos, como el primero, desenfadado y gracioso, y el último que tiene lugar en el barco. Realiza Mark Sandrich, que también dirigió a la pareja en filmes como Sombrero de copa o Ritmo loco, entre otros. Entre los actores destaca además la presencia de Randolph Scott, quien más tarde se convertiría en habitual protagonista de westerns de bajo presupuesto.

6/10
Sombrero de copa

1935 | Top Hat

Quizá la mejor de las películas que coprotagonizaron Fred Astaire y Ginger Rogers. La trama a primera vista no parece muy original: en un hotel londinense coinciden un bailarín yanqui y una joven. El bailoteo de él no la deja descansar a ella, pero cuando se ven las caras surge el flechazo. Pero ese amor no será coser y cantar por una serie de equívocos. Una verdadera delicia. Tiene números maravillosos, como el que tiene lugar en el cenador mientras cae una tormenta. Verdaderamente las canciones de Irving Berling casan a la perfección, y por encima de la que da título al film, hay que destacar la mítica y pegadiza "Cheek to Cheek".

8/10
Roberta

1935 | Roberta

John, un futbolista, y su amigo Huck, director de una banda de músicos, van a visitar a la tía del primero en París. La mujer es la Sra. Roberta Minnie, una dama influyente, dueña de una casa de modas del mismo nombre. Allí conocen a Stephanie, una princesa rusa que es además asistente de Roberta, y de la que John se enamora. Por su parte, Huck se reencontrará con una antigua amiga. Por medio de una serie de enredos, John se tendrá que hacer cargo de los negocios de su tía. Nueva excusa para ver bailar a Fred Astaire y Ginger Rogers en esta comedia musical del estilo de Sombrero de copa o La alegre divorciada. Destaca la presencia de la encantadora Irene Dunne y del 'vaquero' Randolph Scott. Entre las canciones sobresale el clásico "Smoke Gets in Your Eyes", mientras que el tema "Lovely to Look at", que interpretan Dunne, Astaire y Rogers, fue nominado al Oscar.

6/10
La alegre divorciada

1934 | The Gay Divorcee

Guy es un famoso bailarín norteamericano, que va de viaje a Inglaterra con su amigo Egbert, que es abogado. A su llegada, conoce a la bella Mimi Glossop y por una serie de circunstancias, coincide con ella en diferentes sitios. Guy se queda prendado de ella pero no sabe que Mimi se está divorciando. Poco después, ambos se vuelven a encontrar en el hotel de la costa donde se alojan, y allí tendrá lugar una serie de enredos y mal entendidos. Nueva película de la pareja protagonizada por Fred Astaire y Ginger Rogers que hicieron tanto furor en la época. Al igual que Sigamos la flota, Sombrero de copa o Ritmo loco, entre otras, en La alegre divorciada la tónica general es parecida. Vuelve a haber enredos, humor, números de baile, y, por supuesto, no falta el toque amoroso. La película fue nominada a los Oscar, pero sólo ganó la estatuilla por la canción de Con Conrad: 'The Continental'.

6/10
Volando hacia Río de Janeiro

1933 | Flying Down to Rio

Primera película -de las diez que hicieron juntos- de la mítica pareja cinematográfica formada por Fred Astaire y Ginger Rogers. Aquí interpretan a Fred y Honey, dos músicos que forman parte de una orquesta que trabaja en un hotel de Miami. El director de la orquesta es Roger, un simpático joven, muy amigo de Fred, que se dedica a ligar con las jóvenes que conoce por su trabajo. La última a la que ha echado el ojo es la bellísima Belinha, una brasileña que se encuentra de paso por Estados Unidos camino de Río de Janeiro, en donde está a punto de casarse. Por diversas circunstancias, la orquesta irá a parar a la famosa ciudad costera de Brasil. El protagonismo de la película recae sobre Dolores del Rio (María Candelaria), la célebre actriz mexicana, que aquí está en el momento más álgido de su incontestable belleza. Sus finos y marcados rasgos, junto con su mirada oscurísima, impactan de veras por su hermosura, tanto como los impresionates doce minutos del número musical y cantado, titulado 'Carioca', en donde se puede disfrutar de la primera actuación conjunta de Astaire y Rogers, el comienzo de una colaboración inolvidable que aún duraría muchos años. Aunque en el aspecto técnico llaman demasiado la atención las poco conseguidas transparencias, es de justicia elogiar las ocurrentes transiciones de plano, como si de una colección de instantáneas fotográficas se tratara, así como también el audaz y divertido número musical de los aviones, con las chicas bailando alegremente sobre las alas, mientras los aeroplanos surcan el cielo.

6/10
Alma de bailarina

1933 | Dancing Lady

Uno de los más renombrados y taquilleros musicales de la Metro, sobre todo por la cantidad de estrellas que aparecen en su reparto: Clark Gable, Joan Crawford, Franchot Tone, el tenor Nelson Eddy, los celebérrimos cómicos estadounidenses “The Three Stooges” (que ofrecen una inédita parodia sobre Hitler) y el bailarín y cantante Fred Astaire. Éste último un mito de Broadway que hacía su debut en la gran pantalla con la canción “Rhythm of the Day”, escrita especialmente para esta ocasión por Rodgers & Hart. El film adapta una novela de James Warner Bellah en la que Janie Barlow, una bailarina de un tugurio de Manhattan es atrapada en una redada y llevada a la cárcel. De allí la saca un joven millonario de la alta sociedad llamado Tod Newton, que se ha enamorado de ella. Gracias a su influencia y su dinero, Tod logra introducirla en una superproducción de Broadway conducida por Patch Gallagher. Éste se dará cuenta de que tiene a una estrella en potencia y aún más...

7/10

Últimos tráilers y vídeos