IMG-LOGO

Biografía

Gonzalo F. Berridi

Gonzalo F. Berridi

Gonzalo F. Berridi

Premios: 0 Goya (más 1 nominaciones)

Goya
2015

Nominado a 1 premio

Filmografía
El hijo del acordeonista

2018 | El hijo del acordeonista

Joseba Altuna acude a California, para despedirse de su amigo de la infancia, David, enfermo terminal de cáncer. Éste encontró la felicidad allí en un rancho, tras casarse con una americana, después de huir del País Vasco a mediados de los 70, cuando fue repudiado por los suyos. Juntos recuerdan su pasado, desde que se conocieron el primer día de las clases escolares, pasando por el gran punto de inflexión en la vida de David, cuando descubrió que su padre, acordeonista de profesión, había colaborado en unos fusilamientos del bando nacional, tras la Guerra Civil. En un acto de rebelión, el chico se hace miembro de la entonces incipiente ETA, acompañado de Joseba. Fernando Bernúes, que codirigió con Mireia Gabilondo la comedia Kutsidazu bidea, Ixabel debuta en solitario en el largometraje de cine, con la adaptación de la novela homónima de Bernardo Atxaga, que ya había convertido unos años atrás en montaje teatral. Con este texto, el escritor guipuzcoano se despedía de Obaba, territorio ficticio en el que se desarrolla gran parte de la acción de sus libros, entre ellos el más conocido, “Obabakoak”, varios de cuyos relatos dieron lugar a Obaba, el film dirigido por Montxo Armendáriz. La obra tenía a su favor el dominio del lenguaje del autor, pero se quedaba en la superficie en cuanto al tratamiento del tema central, el terrorismo de ETA en la época franquista. El film tiene el mismo problema, no se cuestiona a la banda asesina, al menos durante esta época, viene a equipararse y en cierta forma a justificarse su capacidad de sembrar terror con la del régimen de entonces, y se trata de entender por qué jóvenes aparentemente normales acabaron siguiendo la estela de las armas. Se sucumbe a todos los tópicos posibles, por ejemplo en cuanto a los personajes, con policías que parecen villanos de opereta, y unos protagonistas un poco más desarrollados, pero aún demasiado maniqueos. Tampoco parece haber ningún conocimiento profundo de la realidad de España, y en concreto del País Vasco de la época. A su favor cuenta con un trabajo aceptable de los actores, destacan los cuatro actores que dan vida a los protagonistas David (Cristian Merchan de joven, y Aitor Beltrán de adulto) y Joseba (según su edad Bingen Elorza e Iñaki Rikarti), y Joseba Apaolaza (Días contados) como padre del primero. El escaso presupuesto está bien manejado; sin grandes derroches se consigue más o menos una recreación aceptable. Además, tiene cierto interés su tratamiento de la amistad y la necesidad de conservarla a través de los años.

4/10
Ocho apellidos catalanes

2015 | Ocho apellidos catalanes

El andaluz Rafa ha roto con la vasca Amaia, no se hacía a la idea de vivir en Euskadi, fuera de su amada Sevilla. Pero cuando se entera de que va a casarse con un catalán cruzará la península para evitar la boda, en la que también el veterano pescador Koldo tratará de reconquistar a Merche, de la que se ha distanciado. Ocho apellidos vascos conectó con los espectadores españoles, incluso con los más reacios al cine patrio, por su visión amable de las diferencias autonómicas, y porque hacía reír. Logró lo que parecía poco probable, superar a Lo imposible como la película española más taquillera de todos los tiempos. El director Emilio Martínez Lázaro ha tardado poco más de un año en tener lista una secuela para aprovechar el fenómeno, esta vez incorporando al partido a Cataluña, aunque en cierta manera se la jugaba, pues el film se estrena en el período más conflictivo por la cuestión independentista. No ayuda que el film sea un poco más subido de tono que su predecesor, quizás por influencia de Martínez Lázaro, responsable de El otro lado de la cama, al que el original sólo le cayó de encargo. Aún así el realizador sale airoso, gracias a los guionistas, de nuevo Borja Cobeaga y Diego San José, que consiguen un arreglo eficaz con cuidado a la hora de sacarle punta a los tópicos localistas. Aunque esta vez ninguno de sus gags se recuerda más allá de la salida del cine, y no todos los elementos están bien aprovechados, sí que arrancan algunas risas, en momentos como el que tiene lugar en la madrileña estación de Atocha, el bar donde se reparte jamón... Si en la primera echaron mano de Bienvenidos al norte como referente, aquí han recurrido como inspiración a la alemana Good Bye, Lenin!, para dar lugar a una subtrama en la que el novio monta un guirigay para hacer creer a su anciana abuela que Cataluña ya se ha independizado. Precisamente este último personaje brilla entre los recién llegados, por el talento de Rosa María Sardà, muy por encima de los eficaces, y poco más, Berto Romero y Belén Cuesta. A su lado, vuelven a sacarle tajada a sus personajes Clara Lago, Karra Elejalde, Carmen Machi y sobre todo un Dani Rovira que parece tener espontaneidad para rato.

4/10
Lejos del mar

2015 | Lejos del mar

Film completamente fallido, seguramente sembrado de buenas intenciones en el regreso del cineasta Imanol Uribe a territorio etarra tras Días contados, y cerca del mar tan presente en Bwana y La carta esférica. Pero deja pasmado, si se nos permite usar este adjetivo, contemplar una cinta con una estructura dramática tan inconsistente, que se da vueltas y revueltas sin avanzar hacia ningún sitio, con frases y situaciones sonrojantes, que se intentan justificar bajo el paraguas de una frase que podría ser “han sufrido tanto”. La idea es que Santi ha salido de la cárcel, y parece que ahí ha sido un preso ejemplar, que tomó bajo su protección al yonki Emilio, al que va a visitar a su pueblo en Almería. Pero se cruza casualmente con una doctora, Marina, que se desmaya al reconocerle. Pues se trata de un etarra, el hombre que disparó a bocajarro a su padre cuando ella era una niña. Con tal planteamiento, Uribe y su coguionista Daniel Cebrián intentan explorar en la psicología de estos personajes. Pero la cosa no funciona en absoluto. Y es que a los elementos traumáticos que afloran en este cuadro, se suma la situación familiar de ella, casada y con un niño, con discusiones e incomunicación entre marido y mujer. Y no existe vertebración, en la jaula de personajes, la mayoría planos y bastante grillados, el más sensato parece el etarra; pero nada pueden hacer Eduard Fernández y Elena Anaya para levantar mínimamente la película. Todo es gratuito –no sólo los ridículos desnudos playeros– y carece de explicación, disparar para curar, idas y venidas a Madrid, relaciones disparatadas, escándalos en primera plana de los periódicos. Una pena, vaya.

2/10
Ocho apellidos vascos

2014 | Ocho apellidos vascos

¿Amor imposible? Rafa, andaluz por los cuatro costados, se enamora casi al instante de Amaia, vasca de pura cepa, a la que su novio ha dejado plantada en vísperas de su boda. Un reencuentro de ella con su padre tras mucho tiempo sin mantener contacto, aconseja a Amaia a mantener la ficción de que los planes matrimoniales continúan en marcha, para lo que persuade que Rafa de que se haga pasar por su prometido. Lo que le obliga a fingir que es de la tierra, sus ocho apellidos vascos lo demostrarían. Simpática comedia que toma pie de los estereotipos sobre vascos y andaluces para abogar por la superación de estúpidos prejuicios muy arraigados y dictados casi siempre por la ideología. Los guionistas Diego San José y Borja Cobeaga ya están acostumbrados a hacer reír a cuento de sus paisanos y de la tiranía de lo políticamente correcto gracias al programa televisivo humorístico “Vaya semanita”, y aquí manejan la misma fórmula, aunque para la dirección han recurrido a Emilio Martínez Lázaro. Da la impresión de que se ha acudido al director de El otro lado de la cama, pensando en que puede tener más gancho comercial, pues su otro intento cinematográfico en comedia, No controles, a pesar de lo divertido de la propuesta, no tuvo demasiado éxito de público. En cualquier caso continúa el esfuerzo por no molestar a nadie, y de no cargar la mano con escenas de alcoba. El film contiene momentos divertidos, e incluso muy divertidos, aunque esto no impide que a veces la narración de Ocho apellidos vascos se estanque o los gags resulten algo reiterativos. El cuarteto protagonista compuesto por Dani Rovira, Clara Lago, Karra Elejalde y Carmen Machi, y hay cierta capacidad de riesgo, sobre todo en el conato de romance entre los personajes de Elejalde y Machi.

5/10
Miel de naranjas

2011 | Miel de naranjas

Andalucía, años 50. La Guerra Civil española ha destrozado la familia de Enrique. Su madre se encuentra ingresada en un hospital psiquiátrico y varios de sus hermanos murieron luchando con el bando republicano. La vida actual de Enrique es especialmente incómoda puesto que está haciendo la mili sirviendo al bando que odia. Gracias a su novia, Carmen, ha conseguido un buen puesto como ayudante de su tío, el teniente coronel Don Eladio , un implacable juez militar que arregla cualquier “problema subversivo” a base de firmar sentencias de muerte, como quien se toma una piruleta. Ante ese panorama Enrique empieza a plantearse colaborar con los oponentes del régimen. El experimentado director Imanol Uribe compone un film con muy pocos mimbres, y además vistos mil veces. Sabe cómo hacerlo con una mínima eficacia para no caer en el ridículo, gracias a una puesta en escena que disimula un presupuesto que limita mucho las localizaciones y los repetidos escenarios (el cine, la habitación de la costurera, el despacho del cuartel, leves exteriores y poco más). Pero la atmósfera de la posguerra es lo único que funciona medianamente en Miel de naranjas que abusa de su rancio y trivial planteamiento. La acumulación de tópicos es impresionante, de modo que el resultado acaba por ser muy burdo, empezando por los bigotitos franquistas, la chirigota de los juicios, los simulacros de las deliberaciones en la cantina, las coincidencias reveladoras, etc. Y sobre todo desdice demasiado la linealidad, simplismo y escaso atractivo del pobre argumento escrito por Remedios Crespo. Entre el reparto de Miel de naranjas brillan Karra Elejalde, como el juez militar, y la actriz Blanca Suárez (El internado), cuya composición se come con patatas (o con naranjas, para el caso) al perpetuamente alelado papel de Iban Garate.

3/10
11-M

2011 | 11-M | Serie TV

El 11 de marzo de 2004 191 personas fueron asesinadas en los terribles atentados de los trenes de cercanías de Madrid. Esta miniserie televisiva reconstruye los hecho arrancando en el piso de Leganés de los terroristas a punto de suicidarse, para volver atrás en el tiempo y ver sus preparativos, y las evoluciones de varios viajeros normales y corrientes, a punto de subirse a un tren que va a cambiar sus vidas para siempre. Aunque se nota la falta de medios, Daniel Cebrián presenta con más o menos detalle cómo se tejió la tragedia. De todos modos, como sigue habiendo aspectos oscuros en lo sucedido, y lo que se cuenta se ciñe a la versión oficial, puede saber a poco al espectador que espera un poco más de audacia y especulación. Funcionan mejor los pasajes fríos de los preparativos del atentado que los que tratan de dar humanidad a la historia explicando alguna tragedia personal, más convencionales.

5/10
Estrellas que alcanzar

2010 | Izarren argia

La historia de Victoria. Una mujer, que como a muchas otras en la Guerra Civil, no sólo le privaron de libertad sino que le robaron lo más querido que una madre puede tener: su hijo. Ante una situación así, sólo caben dos opciones: mantener la esperanza o perderla para siempre.

Felicidad perfecta

2009 | Zorion perfektua

Para Ainhoa la vida está lejos de ser perfecta. Acaba de tener un accidente de coche que la ha dejado en coma. Cuando recupera la consciencia, la preocupación comienza a corroerle, pues teme que no volverá a tocar el piano nunca más. Antes de este trágico suceso, esta joven distaba mucho de ser feliz. Entregada al piano, era una chica solitaria y triste que parecía incapaz de conservar una relación sentimental. Esta historia dramática de contenido existencial está aliñada con un tema candente como es el terrorismo de ETA. Ainhoa fue testigo en sus años de juventud de un atentado perpetrado por la banda, una tragedia que le ha marcado de por vida. La televisiva Anne Igartiburu da vida a Ainhoa en el que es su primer trabajo como protagonista indiscutible en una película.

4/10
Un buen hombre

2009 | Un buen hombre

Vicente es un destacado profesor de Derecho de una universidad de provincias. Está a punto de conseguir la cátedra, gracias sobre todo al apadrinamiento de Fernando, catedrático veterano y antiguo colega del padre de Vicente. Ambos son buenos amigos y lidian como pueden a Daniel, competidor de Vicente en la cátedra y ex protegido de Fernando caído en desgracia. Todo parece irle a Vicente sobre ruedas. Está felizmente casado, y tiene un remarcado prestigio de hombre de intachable moral, de tipo que llama al blanco, blanco, y al negro, negro. Además es católico practicante y lleva muy a gala hablar de Dios y del pecado, del bien y del mal, etc. Pero su mundo se va a derrumbar el día que ve por casualidad cómo Fernando asesina a su mujer. A su estupor inicial seguirá un silencio doloroso e interesado (la cátedra está al caer), pero esa actitud no hará sino echar a rodar una bola de nieve que se hará cada vez más grande y pesada... El director Juan Martínez Moreno, que debutó con la comedia criminal Dos tipos duros, abandona su retiro de seis años y entrega un drama serio, con atmósfera de thriller y un planteamiento a priori interesante: la hipocresía, la doble moral y la ambición de la sociedad actual. Aquí se trata de poner en solfa a un tipo de personas que bajo un exterior impecable, son capaces de vender su alma por salvar su posición y su prestigio. Quizá sufran, quizá saben lo que hacen, pero a la postre son como cualquier criminal e incluso mucho peores, porque no lo admiten. La puesta en escena realista, convencional, ayuda a que la historia interese y resulte cercana. Sin embargo, el guión es demasiado directo, burdo, e incluye algunas reacciones que por desproporcionadas pueden resultar poco verosímiles. Y el ritmo es en ocasiones tedioso, bastante lento. Además, Martínez Moreno se excede demasiado en la falta de sutileza en su enfoque, aunque quizá eso es precisamente lo que busca: ¡qué casualidad que el protagonista sea un católico de comunión dominical y no, por poner un ejemplo, un intelectual ateo! Está claro que si busca denunciar la incoherencia de vida sabe muy bien dónde situar el golpe; la elección no es casual... De cualquier forma, la película huye en general de la frivolidad y de los lugares comunes, y entrega un trabajo excelente del reducido reparto, especialmente de un inconmensurable Tristán Ulloa.

5/10
Prime Time

2008 | Prime Time

Un futuro lejano, en el que la delincuencia se ha disparado y se han incrementado las medidas policiales. Elena, una idealista psicóloga, discute con Jaime, su novio, cuando irrumpen en el apartamento unos tipos uniformados portando armas, que les secuestran sin motivo aparente. Despiertan en una sala circular sin ventanas, junto con otras cinco personas, que desconocen también por qué están allí. Un vídeo les explica que son los concursantes forzados de un programa televisivo. Todos ellos esconden un oscuro secreto por el que los espectadores les van a juzgar. Si se vota que deben ser expulsados del concurso serán ejecutados. La audiencia aumenta brutalmente tras las primeras muertes. Luis Calvo Ramos debuta con un thriller esforzado, de interesantísimo punto de partida, que podría haber dado lugar a un film muy superior. El guión, coescrito por el propio Calvo Ramos, echa mano de la ciencia ficción para analizar una sociedad descompuesta en la que ha crecido brutalmente la depravación, y en la que triunfa la telebasura. Quizás comete el cineasta el error de primerizo de querer abarcar demasiados temas: la explotación del morbo en la pequeña pantalla, la pederastia, el racismo, la corrupción, el terrorismo, el aumento de los controles de seguridad en detrimento de la libertad, y hasta el tráfico de mujeres. Y claro, hace realidad aquello de que ‘quien mucho abarca, poco aprieta’. Todo ello tiene un enorme interés, y la premisa de un grupo de individuos retenidos en un lugar cerrado ha dado lugar a las interesantísimas Cube y Saw. Incluso en España se rodó la digna La habitación de Fermat. Además, se estrena en un momento en el que proliferan en España las apariciones de delincuentes en la pequeña pantalla (Luis Roldán, Julián Muñoz), por lo que el tema central está de actualidad. El problema del film de Calvo Ramos es que el guión es predecible y los personajes demasiado planos, y no evolucionan. Además, tiene un reparto irregular. Mientras que Leticia Dolera y Alberto Amarilla resultan convincentes, otros actores, como Pablo Puyol, resultan involuntariamente hilarantes.

4/10
La buena nueva

2008 | La buena nueva

Vísperas de la guerra civil española. Don Miguel es un sacerdote muy capaz y rebosante de espíritu evangélico, de deseos de predicar la buena nueva. Su obispo confía mucho en él, a pesar de su juventud y de que es muy impulsivo. De modo que le destina a Azania, un pueblo navarro, donde el anterior párroco no ha conseguido ganarse a sus feligreses por motivos ideológicos. Y en efecto, para allá va don Miguel todo optimista, dispuesto a preocuparse sólo de las almas, sean del color político que sean. Pero el estallido de la guerra, y el que Azania queda en la zona sublevada, no va a suponer la ventaja que podría creerse. Pues el clérigo observa horrorizado las represalias orquestadas por falangistas y requetés, asesinatos en todas regla. El hombre tratará de templar gaitas, lo que hace que se gane la confianza de Margari, la joven maestra encinta, viuda por culpa de las mentadas represalias. En el país de Los girasoles ciegos, La buena nueva hasta parece equilibrada, en la enémisa mirada a la guerra fraticida desde el bando de los perdedores, con el obligado subrayado de la memoria histórica, el “no olvidar” que tan buenos réditos da cara a la opinión pública y en el momento de obtener ayudas públicas. Por supuesto que tenemos a los típicos falangistas que no respetan ni a Dios ni a las personas, pero Helena Taberna y su coguionista Andrés Martorell se han empeñado en construir un personaje atractivo, el del cura protagonista, todo un mozarrón amante del frontón, que a la hora de enfrentarse a distintos dilemas morales haría prevelacer el valor supremo de la caridad, del evangélico amor al prójimo, como forma de amar a Dios. La directora, que se ha basado en la historia de un sacerdote pariente suyo, don Marino Ayerra, demuestra mayor sutileza que José Luis Cuerda a la hora de perfilar su historia, porque ciertamente don Miguel se enfrenta con situaciones injustas, que él encara con el deseable espíritu cristiano. Pero no nos engañemos, en el fondo, tenemos más de lo mismo. La idea es una condena de la actitud de la Iglesia en toda regla, con la contraposición entre jerarquía y curas “oficiales”, que abrazan la causa del bando nacional –el film no da ninguna razón de por qué esto sería así–, hasta entrenándose en el manejo de las armas, y los que tratan de vivir con sencillez las enseñanzas de Jesús –ahí tendríamos a don Miguel–. En tal disyuntiva, las simpatías se decantan sin ambajes hacia el segundo lado; aunque al final tendríamos la crónica de un fracaso –no admitido, claro está–, pues el protagonista debería renunciar a seguir en una institución que habría traicionado las intenciones de Jesús. La película de la directora de Yoyes es bastante irregular. Al principio se sigue con interés, porque la incorporación del cura al pueblo, su "toma y daca" con los bandos enfrentados, se narra con estilo, diríase que se ha inspirado en Proibito de Mario Monicelli, incluso en ese amor humano que no se quiere admitir. Pero a medida que avanza la historia, pierde fuelle, se prolonga en exceso, y en el último tramo se produce un importante desequilibrio al cargar la mano en el personaje del requeté, que aparentaba ser una buena persona, pero que en el final de opereta resulta mil veces peor que el repugnante falangista.

4/10
Un poco de chocolate

2008 | Un poco de chocolate

Adaptación cinematográfica de la novela de Unai Elorriaga "Un tranvía en SP", que fue Premio Nacional de Narrativa en 2002. Lucas acaba de salir del hospital y acompañado de su hermana María se dispone a proseguir con su vida apacible en un pueblecito costero de Bilbao. Al entrar en su casa se dan de bruces con Marcos, un completo desconocido que se les ha metido dentro. Pero, salvado el estupor inicial, Lucas y María invitan a quedarse al recién llegado, que resulta ser un joven simpático, de pocas palabras, que ha dejado atrás a su familia y ha recalado allí con lo puesto, únicamente acompañado de su acordeón. La película es por encima de todo una mirada dulce a la última etapa de la vida, encarnada en la figura de Lucas, un anciano entrañable que en medio de los coletazos que la demencia o el Alzheimer empiezan a ocasionar en su cerebro, conserva una alegría de vivir contagiosa y un afinado tino para vislumbrar el interior de los demás. Llama la atención la carga de nostalgia de la historia, pues los personajes parecen vivir siempre del pasado, un territorio poblado por los seres queridos muertos hace tiempo. En claro contraste con Lucas y María se sitúa Marcos, quien rejuvenecerá el ambiente que reina en la casa de los dos hermanos, aprenderá alguna valiosa lección y a su vez vivirá una historia de amor situada en el presente. También resulta bella la metáfora del viaje en tranvía al Shisha Pangma –montaña mitificada en el corazón de Lucas (y de ahí el “SP” de la novela)–, quizá como un trayecto vital y definitivo hacia el objetivo anhelado de la felicidad. En el apartado artístico destaca, como no podía ser menos, la actuación de Héctor Alterio, un gran actor que logra hacer atractivo y creíble un papel difícil. Se diría que se cree a pies juntillas su personaje. Julieta Serrano (La moños) está igualmente notable como hermana abnegada, mientras que los que más cojean son Daniel Brühl y Bárbara Goenaga, quizá simplemente porque sus personajes son los peor trazados en el guión. La música de Bingen Mendizábal brilla especialmente. Se nota de todas maneras que estamos ante un debut tras las cámaras. Aitzol Aramaio intenta transmitir a las imágenes el aire de realismo mágico de la obra literaria. Pero no lo consigue del todo, y en todo caso al conjunto le falta mordiente. Aunque en ocasiones logra la conjunción perfecta –las apariciones de la idealizada Rosa en el tranvía– muchas otras no aportan demasiado e incluso parecen rebuscadas, como el caminito de velas encendidas o el idílico y felliniano colofón. Por otra parte, tampoco funciona el personaje de Roma, pues en ningún momento resulta convincente, desde su forzada aparición y fijación por Marcos, hasta el inconsistente romance. De cualquier forma la levedad y dulzura de todo lo que se cuenta resta importancia a estos defectos. Todo es demasiado emotivo, optimista y poco problemático en esta agradable y costumbrista mirada a la ancianidad.

5/10
¿Y tú quién eres?

2007 | ¿Y tú quién eres?

Después de filmar una película con indudable carga social, Planta 4ª, que ayudaba a concienciar acerca del cáncer en niños y adolescentes, Antonio Mercero entrega otra película que apunta en la misma dirección, esta vez tomando pie de la enfermedad de Alzheimer. El esquema es parecido, pues se trata de mostrar la realidad de la enfermedad, con todo su dramatismo, pero punteada con elementos de humor, tragicómicos, que la hagan más digerible. La historia arranca en un verano de un año cualquiera, en que una familia acomodada ultima los preparativos de vacaciones en San Sebastián. Ana, la hija mayor, que prepara una oposición, se va a quedar en Madrid estudiando, pero todos los demás se irán a la playa. ¿Todos? ¡Nooooo! El matrimonio ha pensado que el abuelo Ricardo está demasiado mayor, tiene algunos fallos de memoria, y estará mejor en una residencia. De modo que allí le llevan. Su nieta irá a visitarle con frecuencia, su compañero de habitación, Andrés, es un tipo muy “salado”, el médico y la cuidadora trabajan muy bien y dispensan un trato lleno de humanidad. Pero todo esto no impide que la salud de Ricardo se deteriore, que empiecen a asomar los primeros síntomas del Alzheimer. Resulta curioso, porque estamos ante una película sobre el despiste afectivo, en este sentido muy “de su tiempo”, interesante desde el punto de vista sociológico, por ejemplo en lo que se refiere a lo que la gente entiende por "compromiso". Se bromea –con insistencia agotadora– sobre los preservativos, convertidos en un elemento cotidiano, como podía ser el café con leche, por poner un poner; Ana tiene sus sentimientos a flor de piel, se muestra supercariñosa con su abuelo; el médico está separado, tiene un hijo, se distanció de su mujer porque ambos se vieron absorbidos por el trabajo; a Ana este precedente no le supone un problema para iniciar una relación; la cuidadora viuda espera un niño, no sabemos de dónde viene (ni adónde va); el padre se “mosquea” cuando la hija duda acerca de su futuro profesional… Antonio Mercero, aparte de sus indudables buenas intenciones, tiene algunos aciertos, como el de que la familia protagonista goce de una buena posición; por un lado, el cine español nos tiene demasiado acostumbrados a ambientes y tipos marginales, se diría que no existen las clases pudientes excepto para ridiculizarlas de pasada; por otro, tal planteamiento ayuda a recordar que la enfermedad y el dolor afectan a todos, pobres y ricos. Y habla del necesario espíritu de sacrificio en el amor, no se puede querer sólo cuando las personas gozan plenamente de todas sus facultades, el cariño se demuestra en las situaciones difíciles. Es ésta una película agradable de ver, con buenos sentimientos, pero algo previsible y, quizá, blanda. Ciertamente lo más destacable es el trabajo de los dos veteranos protagonistas, Manuel Alexandre y José Luis López Vázquez, muy bien en sus respectivos papeles. A Cristina Brondo le toca hacer de hilo conductor del relato, el punto de vista del espectador coincide prácticamente con el suyo. A su personaje le falta alguna que otra arista, le domina un “buenismo” que dificulta su credibilidad. Pero la chica, ciertamente, se esfuerza.

5/10
Todos estamos invitados

2007 | Todos estamos invitados

San Sebastián. Josu Jon es un joven terrorista que parece destinado a una terrible carrera criminal. Pero tras un atentado, su coche se estrella tratando de evitar a la policía. Josu sufre un grave traumatismo craneoencefálico y pierde la memoria. En el centro de rehabilitación psicopedagógica conocerá a Francesca. Ésta, a la sazón, es la novia de Xabier Legazpi, un profesor universitario que no calla sus opiniones contra el terrorismo, y que un día sufrirá las consecuencias: mientras está reunido con su sociedad gastronómica recibe una amenaza de muerte por parte de uno de los comensales. Desde ese momento su vida estará marcada por el miedo. Los guionistas Ángeles González Sinde y Manuel Gutiérrez Aragón urden una sencilla trama acerca de unos pocos personajes que viven la realidad del terrorismo. El propio título habla de que todos estamos inmersos en esta situación, todos la sufrimos, todos estamos invitados. Ahí están el profesor interpretado con convicción por José Coronado, los jóvenes que idealizan la lucha armada las más de las veces influidos por el ambiente y las malas amistades, los familiares que sufren, las víctimas, y los habitantes en general –representados en los componentes de la sociedad gastronómica–, que debido al miedo no oyen lo que no quieren oír, ni se atreven a opinar. La historia apunta con seriedad la idea de que el mal genera una tristeza en el alma que demanda el perdón de Dios, así como que el perdón de la víctimas y el arrepentimiento de los verdugos son posiblemente las únicas vías hacia la paz. El film tiene un arranque prometedor, sin embargo no acaba de cuajar del todo, quizá porque la historia se desinfla poco a poco, especialmente la subtrama del joven terrorista interpretado por Óscar Jaenada, y porque los momentos que uno espera que sean de gran impacto, argumental y emotivo, quedan igualmente algo rebajados, faltos de tensión. Por lo demás, la película está rodada con oficio, y las interpretaciones son convincentes, aunque posiblemente se echa en falta una mayor intensidad en ciertas reacciones de la actriz Vanessa Incontrada. Y tanto la fotografía como la música de Ángel Illarramendi son excelentes.

5/10
La caja (2006)

2006 | La caja

En un pueblo de pescadores fallece don Lucio, un hombre que en vida tuvo muchas enemistades. La vecina Isabel ofrece su casa como velatorio del difunto, lugar al que acudirán muchos lugareños y vecinos de don Lucio, no con buenas intenciones precisamente. Mientras, la viuda Eloísa se desentenderá de su marido. Único film, por el momento, de Juan Carlos Falcón, donde reúne a tres actrices de altura: Ángela Molina, Elvira Mínguez y María Galiana, entre otros. La cinta es una historia agridulce, llena de humor irónico, a veces de mal gusto y que se regodea de modo insano alrededor de un tema tan serio como es la muerte. Destaca el trabajo del guión.

4/10
Camarón

2005 | Camarón

Responsable de Las cosas del querer, Jaime Chávarri es uno de nuestros escasos directores con experiencia en el musical. Por eso, era uno de los más adecuados para acometer la biografía cinematográfica de su admirado artista José Monje Cruz, más conocido como Camarón de la Isla, una de las leyendas del flamenco. Chávarri parte de la infancia de Camarón, y recoge su llegada a la gran ciudad, donde tendrá un encuentro crucial con el guitarrista Paco de Lucía. Juntos graban un disco y triunfan en el mundo del flamenco, al tiempo que Camarón se enamora de La Chispa, una joven gitana con la que acaba contrayendo matrimonio. La película se contagia en mayor o menor medida del duende del genial cantaor, sobre todo en lo relativo al actor Óscar Jaenada. Al igual que ocurría en el caso de Jamie Foxx, que en Ray se transformaba en un clon de Ray Charles, Jaenada logra un mimetismo tan absoluto con Camarón, que por lo visto la gente que había conocido al personaje real no se lo podía creer al ver la cinta. Parece que el equipo técnico aplaudía al actor cuando ejecutaba los números musicales, eso sí, en ‘playback’, con la voz del auténtico Camarón. Jaenada obtuvo justamente el premio al mejor actor,  en la última edición de los Goya, donde el film triunfó también en las categorías de diseño de vestuario, y maquillaje y peluquería. Chávarri, que también ejerce como coguionista, contó con el beneplácito de la familia del cantaor, a pesar de que aborda, muy sutilmente, un asunto turbio, los problemas de Camarón con las drogas que finalmente pudo superar.

6/10
Segundo asalto

2005 | Segundo asalto

Ángel es un joven con trabajo precario, que se prepara para ser boxeador. Un día cualquiera irrumpe en el gimnasio donde entrena Vidal, un argentino que antaño se movía en el mundo del boxeo, pero que prefirió dejar ese estilo de vida sacrificada por otro más rentable a corto plazo, aunque inmoral y de alto riesgo: los atracos de bancos. Con su magnética personalidad, y respaldado por los deseos de la novia de Ángel de prosperar en la vida, conseguirá enredar al joven en sus andanzas delictivas. Lo mejor de este film es sin duda esa suerte de relación paternofilial que se establece entre Vidal y Ángel.  Darío Grandinetti consigue dotar a su personaje de rasgos mefistofélicos, viste bien el atractivo que puede tener ‘pactar con el diablo’. Mientras que el joven  Álex González, curtido en el formato televisivo gracias a las series  Hospital Central y  Motivos personales, sale airoso de su primer envite en la pantalla grande.

6/10
Di que sí (2004)

2004 | Di que sí

Víctor es un treintañero frustrado que vive con su madre y trabaja como acomodador en un cine que sólo proyecta películas clásicas. Un día acude a concursar a Sí al amor, un programa televisivo donde le emparejan con una aspirante a actriz. Ambos se caen bastante mal, pero deciden fingir que están enamorados, para conseguir el jugoso premio en metálico del concurso. Pero antes tendrán que convivir durante una semana como si fueran novios en un hotel de la playa, seguidos por un equipo de cámaras. Primera producción de la división española de Columbia y debut de Juan Calvo en la dirección. Se trata de una alocada comedia que parte de un esquema bastante clásico, pues el guión une a dos personajes totalmente diferentes, un chico tímido y una muchacha extrovertida dispuesta a todo por triunfar. Les interpretan respectivamente el televisivo Santi Millán, y Paz Vega en el papel inmediatamente anterior a Spanglish, su debut en Hollywood.

2/10
La vida que te espera

2004 | La vida que te espera

Val, una chica trabajadora que vive en un pueblecito con su padre y su hermana estudiante, es maltratada y retenida por su vecino, el anciano Severo, por una disputa a causa de una vaca. Cuando su padre, Gildo, acude a rescatarla, se produce una pelea, en la que muere Severo. Mientras la policía investiga el caso, Gildo y Val guardan silencio, al tiempo que ésta vive un idilio con Rai, un peluquero, hijo del fallecido. El cineasta cántabro Manuel Gutiérrez Aragón se fue a rodar en su tierra, el valle del Pas, una historia que ha coescrito con Ángeles González Sinde, la prestigiosa guionista de La buena estrella. El montaje es desconcertante, y algunos comportamientos de los personajes desentonan, pero describe el ambiente rural y cuenta con actores brillantes.

4/10
Dos tipos duros

2003 | Dos tipos duros

Paco es un matón a sueldo de poca monta, que debe mucho dinero a Don Rodrigo, capo mafioso de provincias. A cambio de no pegarle un tiro, Don Rodrigo le propone que le enseñe a su sobrino adolescente, Álex, los trucos del oficio de asesino. Paco acepta, pero enseguida descubre que Álex no es muy espabilado, y para colmo de males, se lleva con él a Tatiana, una chica de alterne. Al fin, les encargan un trabajo, que consiste en secuestrar a una madura carnicera, aparentemente inofensiva. A cambio, pueden quedarse con el  dinero del rescate, con el que Paco podría pagar sus deudas. Rocambolesca adaptación a la española de las historias de matones al estilo Tarantino, y ópera prima del madrileño Juan Martínez Moreno. El aire casposo y cercano, en ocasiones grosero, permite que personajes de mal vivir lleguen a parecer entrañables, en gran parte gracias al trabajo de los actores. El peso de la cinta recae en Antonio Resines, que recupera su imagen de implacable pistolero ya exhibida en Acción mutante o Todo por la pasta, y en su contrapunto, Jordi Vilches, muy requerido como adolescente introvertido, en cintas como Krámpack o Platillos volantes. Pero también destaca la eficiente  labor de los secundarios, como Elena Anaya, que logra hacer atractivo un personaje sencillo, Rosa Maria Sardà en un doble registro, y Manuel Alexandre como un “Vito Corleone” de segunda. Diálogos frescos y situaciones absurdas consiguen que funcione una comedia con pocas pretensiones.

4/10
El viaje de Carol

2002 | El viaje de Carol

Primavera de 1938. Carol, adolescente hija de madre española y padre estadounidense, llega al pueblecito de su madre. Mientras España se deshace en una guerra fraticida (el padre combate como voluntario en las Brigadas Internacionales), madre e hija recalan en el tranquilo lugar, situado en zona nacional. Una muerte inesperada altera la vida de Carol, que trata de conservar intacta su inocencia con los amigos que hace en el pueblo, y con su abuelo. Imanol Uribe visita un pedazo de nuestra historia reciente, la guerra civil española. No hay escenas bélicas, pero sí rencores y obcecaciones ideólogicas de algunos personajes adultos. Aunque lo que más interés despierta es el dibujo que Uribe hace del mundo infantil a punto de pasar a la madurez; y cuenta para ello con un aliado excepcional, Juan José Ballesta, el niño que nos sorprendió en El Bola.

5/10
El rey de la granja

2002 | El rey de la granja

Kirik es un alienígena que se apodera de Neuronia, una extraña esfera con la que el tirano Ramakor tiene sometidos mentalmente a los habitantes del planeta Sondak. En su huida llega a la Tierra, y confundido por la televisión, adopta el aspecto de un gallo de dibujos animados, pensando que así parecerá un terrícola más. Tremendo error: pues los chavales que están pasando unos días de vacaciones en un campamento lo adoptan de mascota y le quitan la esfera. El cine español no es pródigo en “películas familiares”. Por eso sorprende agradablemente El rey de la granja, insólita y bastante lograda combinación de imagen real y animación al estilo de ¿Quién engañó a Roger Rabitt? y El guardián de las palabras. Muro y Zabala juegan con Neuronia como si el Anillo único de Tolkien se tratara: un objeto tentador, que puede ser usado caprichosamente para satisfacer el propio ego. A la aventura trepidante, se añade un sano sentido del humor, y moralejas sencillas para los chavales.

4/10
El palo

2001 | El palo

Cuatro mujeres, hartas de cómo les trata la vida, deciden atracar un banco. La clave está en una de ellas, que trabaja ahí como señora de la limpieza. Sin petulancia y con toque feminista moderno que evita ser irritante (y eso que los personajes varones son una nulidad), la directora Eva Lesmes aprovecha bien el guión de Luis Marías (Kasbah, Mensaka) para servir una comedia muy divertida. Cuatro estupendas actrices encarnan tipos muy distintos de mujer: Carmen Maura es la señora venida a menos, Adriana Ozores la esposa separada con un hijo, Maribel Verdú la chica mona ligera de cascos y Malena Alterio la macarra educada en un orfanato. El film tiene el encanto de las viejas comedias españolas, sin por ello tener un aire anticuado. Despierta simpatía y es deudor de títulos inolvidables del cine español como Atraco a las tres.

5/10
I Love You Baby

2001 | I Love You Baby

Despechado por el hombre al que ama, un homosexual busca el consuelo de su mejor amiga, una mujer madura. Mientras se replantea su vida, conoce a una emigrante dominicana de la que se enamora. Le fue bien al dúo formado por Alfonso Albacete y David Menkes colaborar con la escritora Lucía Etxebarría. La autora de libros de consumo rápido y ventas aseguradas como Amor, curiosidad, prozak y dudas ejerció como guionista en Sobreviviré, anterior trabajo de los directores, que se convirtió en un sorprendente éxito. Por eso han decidido repetir con otra mezcla de drama y comedia alocada con personajes desorientados. Los españoles Jorge Sanz y Verónica Forqué comparten el reparto con la mexicana Tiaré Scanda (Sin dejar huella) y el peruano Santiago Magill (Antes que anochezca).

3/10
Sobreviviré

1999 | Sobreviviré

Marga es una mujer joven e independiente, a la que un día se le acumulan desgracias y problemas: su novio muere en accidente de automóvil; se entera de que está esperando un niño de él; y se queda sin trabajo. Pero ella no se arredra: consigue trabajo en un videoclub, y pone todos los medios para sacar a su crío adelante. Cuando todo parece encauzado, el amor la visita de nuevo. Se siente irremediablemente atraída por Iñaki, un homosexual. Alfonso Albacete y David Menkes demuestran ser capaces de algo más que las moderneces delirantes Más que amor, frenesí y Atómica. ¿Se estarán acercando a la madurez? Sea como fuere, en este su último film hay personajes mejor construidos (Emma Suárez y Juan Diego Botto atinan bien en su composición), y una historia de mayor entidad. Fue una de las sorpresas del cine español del pasado año.

4/10
Extraños

1999 | Extraños

Goyo Lamarca (Carmelo Gómez) es detective privado. Es además un tipo algo misterioso, que suele aceptar casos relacionados con la fidelidad conyugal. Objeto de sus investigaciones será la violonchelista Sofía (María Casal), ya que su marido (Sergi Mateu) sospecha de ella. El detective no encuentra nada raro pero, por error, el informe llegará a manos de Sofía y las cosas se complicarán. El director Imanol Uribe (El viaje de Carol) cuenta con una historia en principio prometedora, próxima al cine negro clásico, pero se queda a medio camino. El motivo es que todo resulta confuso y quedan demasiados cabos sueltos. Cuenta, eso sí, con un reparto competente, en donde sobresale el aplomo de Carmelo Gómez.

4/10
Plenilunio

1999 | Plenilunio

En la vida suceden cosas horribles, nos dice Plenilunio. Jovenzuelos de aspecto imberbe se transforman en psicópatas violadores de niñas. Padres sin mala voluntad pero en Babia, ahogan la personalidad de sus hijos. Parejas de amigos se ponen los cuernos entrecruzándose. Gente sin nombre ni apellidos te puede poner una bomba en los bajos de tu coche por ser policía. Los nervios destrozan la salud mental de una esposa. Y cuando aparece en el horizonte un atisbo de salida, no es fácil tomarla. Sí, la vida es compleja: plantea muchas preguntas, y da pocas respuestas. Imanol Uribe ofrece una visión cansada de la existencia, de gente que ha pasado por mucho y tan sólo ha encontrado islotes de felicidad dispersos y poco duraderos. La base literaria del film la proporciona Antonio Muñoz Molina y el guión lo firma Elvira Lindo. A la arquitectura narrativa poco hay que reprocharle. Quizá alguna frase solemne... La interpretación de Miguel Ángel Solá y Adriana Ozores es buena. Y Juan Diego Botto, que evita la exageración, hace una composición perfecta del psicópata: quemado en su trabajo y con su familia, musitador perpetuo de su fracaso personal, con carencias afectivas y complejos sexuales notorios...

4/10
Los amantes del círculo polar

1998 | Los amantes del círculo polar

El niño de un matrimonio roto y la niña de otro matrimonio roto se conocen en el cole. El padre de él y la madre de ella también se conocen, y forman pareja. Querrían que los niños vivieran como hermano y hermana, pero una vez llegados a la adolescencia se convierten en amantes. El paso de los años descompone estas uniones. Pero el azar y cierto magnetismo casi mágico... El director Julio Medem continúa por la estela de sus anteriores títulos: Vacas, La ardilla roja, Tierra. Un cine intimista, de fascinante hechura visual y sonora, donde se juega con la estructura del guión, con los silencios, con la dificultad de expresar los propios sentimientos. El film de Medem, especie de paisaje sobre el desconcierto vital, ofrece un reparto estupendo: los jóvenes Najwa Nimri y Fele Martínez (uno de los protagonistas de Tesis y Abre los ojos), y los adultos Nancho Novo y Maru Valdivielso, componen bien sus personajes. El film se llevó dos merecidos Goya, a la mejor música y al mejor montaje.

6/10
Lágrimas negras

1998 | Lágrimas negras

Tras pasar la velada con su novia, Andrés es atracado por dos chicas drogadictas. La experiencia es tan excitante que el joven se empeña en conocer mejor a una: Isabel. Así nacerá algo parecido al amor. El director inicial, Ricardo Franco (La buena estrella), falleció en pleno rodaje; Fernando Bauluz tuvo que completar el film, bien nutrido de buenos actores.

4/10
A ciegas (1997)

1997 | A ciegas

Marrubi, miembro de un comando terrorista de ETA, duda a la hora de apretar el gatillo ante una potencial víctima. De resultas muere uno de sus compañeros, a la vez que ella comienza a sufrir una persecución interna por sus deseos de abandonar la banda. Como intento de ahondar en las motivaciones del terrorista, el film es una nulidad; en lo concerniente al sufrimiento de las víctimas, ni siquiera se prueba fortuna; y si se contempla como mero thriller, la cosa tampoco funciona. Alguna secuencia vigorosa –véanse los enfrentamientos callejeros de alborotadores con las fuerzas del orden– no evita el mediocre tono general. Clamoroso es el caso del secuestro de Marrubi a su jefe en la vida civil, tras ser ella primero la retenida: produce vergüenza ajena por lo inverosímil, además de propiciar algún pasaje de tosca zafiedad.

3/10
Airbag

1997 | Airbag

Una de las películas españolas de mayor éxito popular en los últimos años. Juantxo es un joven perteneciente a la alta sociedad y lo tiene todo: dinero de sobra, una carrera universitaria, un magnífico trabajo y una novia guapa y bastante rica. Sin embargo, Juantxo es a todas luces un perfecto pardillo. Durante su despedida de soltero en un local de mala reputación pierde su anillo de compromiso. Tras la desaparición, él y sus amigos, Paco y Konradin, se lanzan a la búsqueda desesperada de la joya en un viaje trepidante y alocado lleno de corrupción, vicio y delirio. Juanma Bajo Ulloa, uno de los directores españoles más personales, juega en esta película con temas serios y logra obtener algunas secuencias llenas de negra comicidad dentro de esta película extraña y desconcertante. Los actores están perfectos, en especial la fantástica actriz portuguesa María de Medeiros.

6/10
Best Seller. El premio

1996 | Best Seller. El premio

Al despertar de una borrachera, Sergio recibe una extraña llamada en la que un desconocido anuncia haber cumplido con su parte de un trato hecho la noche anterior: el asesinato de su esposa. Ahora reclama los diez millones de pesetas acordados por su "trabajo". Aturdido por algo que no recuerda, Sergio rememora la descomposición de su matrimonio. El film de Carlos Pérez Ferré, discreto como thriller, tampoco funciona como retrato de una pareja cuya relación hace agua por todas partes. Todo, hasta el título del film, parece haberlo pensado en función de un desenlace sorprendente que no lo es tanto. Las peleas entre marido y mujer se encuentran desbocadas, son increíbles: parecen una versión hispana del tono de La guerra de los Rose de Danny DeVito, que casa poco con la historia. También queda en evidencia un erotismo poco justificable.

2/10
Hotel y domicilio

1995 | Hotel y domicilio

Cuando Guillermo Carrión, ex-policía y proxeneta, sale de la cárcel, lo primero que hace es buscar a Bruno, con la intención de que vuelva a trabajar para él. Angel, un médico forense, es el reciente amigo de Bruno. En extrañas circunstancias, Angel se ve envuelto en un oscuro asunto que acaba con la vida de Guillermo. Angel tendrá que utilizar sus conocimientos profesionales para simular el suicidio, pero Bruno no se quedará tranquilo hasta aclarar las cosas. Por su parte, el comisario Montero tiene indicios de que se trata de un asesinato. Un thriller extraño en el cine español por la complejidad de sus personajes. Narra, siguiendo las pautas del género policíaco, una turbia trama que gira en torno a la prostitución. Una película turbadora y dura, con unos actores correctos.

4/10
Maité

1994 | Maité

Dos hermanos acaban de tener la que aparentemente es la gran idea para salvar el patrimonio familiar. La cosa parece sencilla, pues se trata de cambiar un cargamento de angulas por uno de puros Coproducción hispano-cupana que fue uno de los primeros trabajos de Jorge Perugorría. Aquí aparece como secundario, pero con el tiempo se ha convertido en uno de los actores cubanos más conocidos a nivel internacional.

4/10
Después de tantos años

1994 | Después de tantos años

Veinte años después de El desencanto, y muerta la viuda del poeta Leopoldo Panero, este film documental de Ricardo Franco da cuenta de la trayectoria de los tres hijos, Juan Luis, Leopoldo María y Michi, donde aparecen al descubierto sus heridas, afectivas y psicológicas, dejando algún resquicio a la esperanza. Dura y sobrecogedora, se trata de una digna sucesora de la original.

6/10
La ardilla roja

1993 | La ardilla roja

Jota (Nancho Novo) es un joven que está dispuesto a suicidarse desde un puente. Justo cuando va a hacerlo, una moto se estrella contra la barandilla, y la conductora sale disparada. Jota acude a ayudarla. La bella motorista, que se llama Lisa (Emma Suárez), ha perdido totalmente la memoria. Jota queda enseguida prendado de Lisa, y aprovechando su amnesia se hace pasar por su novio. Juntos acudirán a un camping a pasar sus vacaciones. Pero la mentira de Jota será aprovechada por Lisa, que es más lista de lo que parece, y acabará volviéndose contra él. Una película ingeniosa y con un fino sentido del humor, con dos protagonistas que pugnan por dominar el juego de la mentira en el que están inmersos. Llena de imágenes sugerentes y situaciones desenfadadas, narradas con un ritmo ágil. Segundo trabajo de uno de los directores más peculiares del cine español de los 90, que cuenta con un estupendo reparto. Para que la película no defraude, hay que entrar de lleno en el simbólico universo de Julio Medem.

6/10
Ander Eta Yul

1988 | Ander Eta Yul

Ander sale de la cárcel en donde ha estado preso por tráfico de drogas. Al volver a su ciudad se encuentra con que su mejor amigo, compañero de seminario, ha ingresado en ETA, y precisamente los comandos terroristas han recibido la misión de enfrentarse a los traficantes de droga. Drama poco reconfortante escrito y dirigido por Ana Díez (Algunas chicas doblan las piernas cuando hablan), quien presenta una oscura visión costumbrista del País Vasco y sus gentes. Cuenta, eso sí, con unos actores notables.

4/10
Las manos de mi madre

2013 | Amaren eskuak

Nerea, 41, es una madre que trata de conciliar su vida familiar con su carrera profesional como periodista en la redacción de un periódico. El precario equilibrio existente en la vida de Nerea se derrumba de un día para otro cuando hospitalizan a su madre, Luisa, con una pérdida total de memoria. Nerea se siente culpable de no haber reaccionado ante los primeros síntomas que aparecieron y ahora ve cómo el reloj de Luisa se ha retrasado de repente y le ha arrastrado al pasado. Nerea descubrirá una nueva faceta de la vida de su madre y será consciente de la similitud de sus experiencias pasadas y de los fantasmas que habitan en sus memorias.

Últimos tráilers y vídeos