IMG-LOGO

Biografía

King Vidor

King Vidor

88 años ()

King Vidor

Nació el 08 de Febrero de 1894 en Galveston, Texas, EE.UU.
Falleció el 01 de Noviembre de 1982 en Paso Robles, California, EE.UU.

Premios: 1 Oscar

Cineasta del idealismo

22 Diciembre 2011

A King Vidor se le conoce sobre todo por sus adaptaciones literarias y sus grandes espectáculos de época. El director de El manantial y Duelo a sol es una de las figuras imprescindibles del Hollywood clásico.

Se especializó en historias de hombres utópicos cuyas buenas intenciones chocan contra la dura realidad. Llegó a estar en el libro Guinness de los Récords por la carrera más prolífica como cineasta, ya que estuvo en activo 67 años, aunque ahora le ha sobrepasado con creces el portugués Manoel de Oliveira. Su filmografía, aun llena de títulos memorables, es mucho más reducida que la de otros grandes de la época dorada de Hollywood.

Nacido en Galveston (Texas, EE.UU.) el 8 de febrero de 1894, King Wallis Vidor procedía de una familia adinerada de origen húngaro. Cuando tenía 6 años, el peor huracán que había asolado los Estados Unidos hasta el momento devastó su localidad natal y acabó con la vida de un tercio de la población, si bien la familia del futuro cineasta sobrevivió. Su madre le inició en los preceptos de la Iglesia de la Ciencia Cristiana, religión fundada por Mary Baker Eddy, sobre la que llegaría a barajar rodar una película.

Estudió en la Academia Militar de San Antonio. Deslumbrado por el cine, que se inventó poco después de su nacimiento, Vidor empezó con una cámara de fabricación casera que le construyó su amiguete Roy Clough. Gracias a ella rodó con 19 años su primer trabajo, Hurricane in Galveston, que indagaba en las secuelas de la tragedia que había vivido una década antes. El noticiario cinematográfico Mutual Weekly le fichó para filmar The Grand Military Parade, otro documental sobre un masivo desfile de tropas estadounidenses.

En 1916 se casó con Florence Arto, una aspirante a actriz. Decidido a triunfar en Hollywood, se mudó con ella y con Clifford Vick, su socio, a bordo de un Ford T donde transportó su cámara y su equipaje. Para aprovechar el viaje, decidió filmarlo para componer otro documental con el objetivo de poder venderlo a Ford. Curiosamente, la empresa quedó bastante impresionada con sus tomas y le compró la película.

Nada más llegar a Hollywood consiguió trabajo en la industria del cine, pero no el que pretendía, ya que acabó como contable. Ejerció durante tres años hasta que le dieron la oportunidad de dirigir The Turn of the Road, que tuvo tanto éxito que le encargaron más trabajos. En 1920 funda Vidor Village, su propio estudio, para tratar de impulsar su carrera, y la de su mujer, que protagoniza a sus órdenes The Family Honor, seguida de otros títulos. "Convencí a mi padre para que vendiera su negocio de seguros y se ocupara de construir y dirigir el estudio", recuerda Vidor en "Un árbol es un árbol", su autobiografía. El título de la misma viene de cuando intentó convencer a un productor para rodar una película en las localizaciones donde había ocurrido la historia real. Pero éste le dijo que no había presupuesto para ello, y que rodara por allí cerca, porque al fin y al cabo "una roca es una roca y un árbol es un árbol".

Por desgracia, las películas de su compañía no obtuvieron el deseado respaldo del público. De esta forma se ve obligado a trabajar para MGM que le encarga Tin-Tin de mi corazón. A lo largo de los años 20 obtiene un gran éxito con títulos como Y el mundo marcha o El gran desfile. Tras divorciarse de su esposa, se une a Eleanord Boardman, actriz de gran éxito en la época del cine mudo que no superó la transición al sonoro. No duró mucho con ella, y se unió a Elizabeth Hill, no relacionada con el cine, que le acompañaría hasta su muerte.

El realizador le sacó mucho partido a la nueva técnica del cine sonoro en Aleluya, importante film de la transición a los 'talkies' porque incluía ruidos de elementos que no aparecían en pantalla. También fue en cierta medida novedosa porque el reparto estaba formado íntegramente por afroamericanos.

Wallace Beery y Jackie Cooper protagonizaron a sus órdenes Champ, lacrimógena historia de un ex campeón de boxeo que tiene que ocuparse de cuidar a su hijo. Otros de sus grandes éxitos fueron Noche nupcial, Stella Dallas, y sobre todo La ciudadela, con Robert Donat como médico que deja atrás sus ideales conforme empieza a ganar dinero. Mucho después, Vidor le sacaría partido al mismo tema en El manantial, adaptación de la novela de Ayn Rand, con Gary Cooper como arquitecto capaz de todo para seguir fiel a sus principios.

En Y el mundo marcha, los utópicos John y Mary tienen que renunciar a sus ilusiones por el egoísmo de sus conciudadanos neoyorquinos. En El pan nuestro de cada día, referente del cine social, una joven pareja que sufre apuros económicos, opta por regresar al medio rural, donde levantarán una granja con ayuda de los lugareños. El film tuvo problemas de financiación porque en una secuencia el sheriff tenía que ejecutar un embargo hipotecario, y los bancos no querían respaldar el proyecto.

También fue el cineasta que acabó la mítica El mago de Oz, pues rodó las secuencias de Kansas cuando el director Victor Fleming fichó para rodar Lo que el viento se llevó, proyecto que Vidor había rechazado. Aún así, el productor de la misma, David O'Selznick no le guardó rencor a Vidor. De hecho, le puso al frente de su superproducción Duelo al sol, mezcla de western y melodrama que O'Selznick sacó adelante por amor, para el lucimiento de su novia, Jennifer Jones, una mestiza por la que rivalizan dos hermanos, encarnados por Joseph Cotten y Gregory Peck.

El mayor desafío al que se enfrentó Vidor fue Guerra y paz (1956), imposible traslación a la pantalla de la novela de Leo Tolstoy que fue la producción más cara rodada hasta la fecha. Hasta seis guionistas, entre ellos el propio Vidor, fueron necesarios para tratar de condensar el extensísimo libro en una película. Y aunque se quedó en un buen intento, quizás en mera ilustración de la magna obra, lo cierto es que acumula momentos memorables, las batallas son muy vistosas, y acumula interpretaciones excelentes, en las que sí se reconoce a sus personajes del original, gracias a los esfuerzos de Audrey Hepburn, Henry Fonda, Vittorio Gassman, o incluso Mel Ferrer, cuyo príncipe Andrei fue muy criticado.

Tampoco fue fácil el rodaje de Salomón y la reina de Saba, sobre todo porque a medio camino falleció Tyrone Power, el protagonista, al que tuvieron que sustituir por Yul Brynner. Agotado de tanto trasiego, a sus 65 años, el realizador se retiró, y se dedicó a escribir su excelente libro de memorias, pero también a la filosofía, la pintura, y la enseñanza del cine. En 1979 recibió un Oscar Honorífico, al conjunto de su obra, tras cinco candidaturas infructuosas. Un año más tarde rodó el mediometraje documental The Metaphor, sobre la pintura. Falleció a los 88 años el 1 de noviembre de 1982 en El Paso (California).

Tras su muerte, uno de sus biógrafos, Sidney D. Kirkpatrick, que examinó sus notas, descubrió que había resuelto el asesinato de William Desmond Taylor, actor y director que fue una de las primeras estrellas de Hollywood, y cuya muerte hizo correr ríos de tinta en los periódicos sensacionalistas en su día. Era un caso no resuelto, pero Vidor sabía que la actriz Ella Margaret había confesado que le disparó. Al parecer, el realizador investigó el tema para rodar una película, pero nunca hizo públicas sus conclusiones en vida.

Oscar
1979

Ganador de 1 premio

  • Oscar honorífico
Filmografía
Salomón y la reina de Saba

1959 | Solomon and Sheba

Historia inspirada libremente en el relato bíblico sobre el sabio rey de Israel Salomón. A la muerte del rey David, le sucede su hijo Salomón, lo que provoca la envidia de otro hijo, Adonai. Por otra parte el Faraón de Egipto hace causa común con la reina del pequeño país de Saba en su enfrentamiento con Salomón. Todo pasa por seducir al sabio rey, que en su engreimiento podría perder el favor de Yavé.Desigual film, que ha pasado a la historia sobre todo por el fallecimiento de su protagonista y productor Tyrone Power a mitad de rodaje, cuando se estaba filmando una de las escenas. Tuvo que ser sustituido por Yul Brynner y hubo que volver a rodar gran parte del metraje, aunque se aprovecharon los planos generales en que aparecía Power.

5/10
Guerra y paz (1956)

1956 | War and Peace

Cuenta la historia de tres familias rusas que se ven relacionadas durante los primeros años del siglo XIX. Basada en la genial novela de León Tolstoi, del mismo título. El auge y la decadencia de la aristocracia rusa, que sirve para retratar de un modo fiel y conciso la compleja alma rusa. El desarrollo de la historia se combina con las guerras napoleónicas, que finalizarán con el desastre de la campaña rusa. Una excelente película épica, dirigida por un experto en grandes producciones, como es King Vidor. Otras de sus películas son Y el mundo marcha (1928), una de las cumbres del cine mudo, Duelo al sol (1946), o El manantial (1949). En Guerra y paz se pone de manifiesto la enorme coherencia y la unidad estilística de Vidor. Una película épica imprescindible, que cuenta con un reparto de lujo, con unas grandiosas y espectaculares escenas bélicas. De las que han convertido al cine en el mayor vehículo de entretenimiento de este siglo.

6/10
La pradera sin ley

1955 | Man Without a Star

Dempsey y el joven Jeff  se conocen viajando de gorra en un tren. Pronto se hacen amigos y empiezan a trabajar como vaqueros. Les contrata Reed Bowman, propietaria de un rancho de Wyoming, que tiene ambiciosos planes para traer muchas cabezas de ganado, lo que podría agotar los pastos de la zona. Así que los otros propietarios deciden marcar los pastos con alambre de espino, lo que podría dar pie a una guerra sin cuartel. Al tiempo, Dempsey se siente atraído por su nueva patrona. Aunque es poco conocido, se trata de un memorable western de King Vidor. Kirk Douglas interpreta a un hombre condenado al fracaso, el hombre sin estrella al que alude al título original y una preciosa canción, "Man Without a Star", marcado por la muerte trágica de su hermano. El actor borda el papel de un perdedor que a pesar de todo encara el futuro con optimismo, y que ve en el joven inexperto Jeff un trasunto del hermano ausente. El film, rodado en espléndido technicolor, contiene secuencias espectaculares de la estampida del ganado y de peleas. Y las mujeres tienen más cancha de lo que es usual en el western, con unas estupendas Claire Trevor y Jeanne Crain.

6/10
Pasión bajo la niebla

1952 | Ruby Gentry

Un dramón de los de aquí te espero, filmado con tino en un estupendo blanco y negro por King Vidor. Jennifer Jones da vida a la Ruby Gentry del título original, una mujer de campo de Carolina del Sur, que después de no lograr conquistar al hombre que ama, se casa despechada con un rico hacendado. La muerte de éste desatará las habladurías. Jennifer Jones demuestra una vez más que era bastante mejor actriz de lo que algunos listillos se creen, encarna con estilo a una suerte de mujer fatal, mientras que Charlton Heston también elude los papeles con los que fácilmente se le identifica, al dar vida a un personaje complejo, que se deja llevar por la debilidad de su carácter.

6/10
La luz brilló dos veces

1951 | Lightning Strikes Twice

Un tipo al que juzgan por el asesinato de su mujer es absuelto por la opinión de una miembro del jurado. Refugiado en una casa del desierto, próxima al rancho de su benefactora, un día, en medio de una tormenta, irrumpe allí una actriz que busca tranquilidad en una zona apartada. Buen film de atmósfera de King Vidor, a pesar de que los actores no son "primeros espadas", la cosa funciona gracias al buen construido suspense y a la ambigüedad de los personajes.

7/10
El manantial

1949 | The Fountainhead

Howard es un arquitecto individualista, que deja a su amada para irse a Nueva York a trabajar en un importante proyecto. Basada en la novela de Ayn Rand que fue la guionista de la película, el director King Vidor consigue mostrar el triunfo de un hombre que no se deja llevar por la corriente, y además, el retrato de una mujer que también tiene una lucha interna consigo misma. La realización es impecable y se percibe entre ambos personajes una tensión amorosa, una confusa historia de amor, llena de matices y significado. Tanto Gary Cooper como Patricia Neal están perfectos ante la cámara. Los más cinéfilos no deben dejar de verla.

7/10
Más allá del bosque

1949 | Beyond the Forest

Rosa Moline, ambiciosa esposa de un médico, intenta seducir a un rico industrial. Su objetivo es que éste la lleve a vivir con él a Chicago. Para lograr su objetivo no se detendrá ante nada. Thriller que adapta una desconocida novela de Stuart Engstrand. Lo mejor de esta cinta es la trabajada interpretación de Bette Davis, en uno de esos papeles de mujer sin escrúpulos que tan bien se le daban. Además, está muy bien secundaria por actores de la talla de Joseph Cotten.

6/10
Una encuesta llamada milagro

1948 | On Our Merry Way

Curioso film de historias entrelazadas, a partir del reportaje de un periodista, sobre la influencia que puede tener un niño en la vida de distintas personas. En el singular proyecto se implicó lo mejorcito de Hollywood.

5/10
Duelo al sol

1946 | Duel in the Sun

Una de las películas más famosas de la historia del cine, con todas las connotaciones grandilocuentes y excesivas que adornaban la figura de su productor –y esta vez también guionista– David O. Selznick (Lo que el viento se llevó). Western de bajas pasiones, dominado por una cegadora fotografía en color y la música de Dimitri Tiomkin. Los hermanos Lewt (Gregory Peck en su rol de canalla simpático) y Jess McCanles (Joseph Cotten en plan ternurista) se enfrentaban por el amor de la exótica belleza Perla Chávez, encarnada por una Jennifer Jones sensual y sugerente. El presupuesto final, campaña de publicidad incluida, se elevó hasta los ocho millones de dólares, una salvajada en ese tiempo. Todo ello por los lujosos decorados en interiores y los gastos ocasionados por Selznick. Entre ellos el de despedir a King Vidor cuando éste se negó a filmar la romántica y sangrienta secuencia final. Narrada por Orson Welles.

6/10
Cenizas de amor

1941 | H.M. Pulham, Esq.

Harry Pulham (Robert Young) es un hombre que pertenece a una familia aristócratica de Boston. Él estudia en Harvard, pero tras la guerra se muda a Nueva York para trabajar en una agencia de publicidad. Allí conoce a Marvyn Myles (Hedy Lamarr)  y se enamoran, pero tras la muerte del padre de Haary, éste vuelve a su ciudad natal. Allí tendrá que tomar una decisión importante ya que Marvyn no aguanta la ciudad ni su gente. El filme cuenta un hecho cotidiano: las decisiones de la vida que te hacen o no arrepentirte en el futuro. El guion está muy bien desarrollado y mucha culpa tienen las buenas interpretaciones de la pareja principal que reflejan fielmente la diferencia de clases y costumbres.  

6/10
Paso al Noroeste

1940 | Northwest Passage

Un joven que aspira a convertirse en pintor acaba alistándose en un regimiento del ejército. El mayor Rogers, al mando de la unidad, trata de encontrar un paso que cruce desde el continente americano al noroeste. Primer film en color del excelente realizador King Vidor, que contó con la ayuda de Jack Conway y W.S. Van Dyke. Mantiene el espíritu de las mejores cintas de aventuras de la época.

6/10
Camarada X

1940 | Comrade X

Comedia que parodia el régimen comunista siguiendo la estela marcada por Ninotchka (1939), según un argumento original de Walter Reisch que fue nominado al Oscar en dicha categoría. Convertido en guión por Ben Hecht y Charles Lederer, en su trama encontramos al corresponsal norteamericano “Mac” Thompson, que está de enviado especial a la Unión Soviética. Sus crónicas las firma anónimamente como “Camarada X” y las exporta fuera del país mostrando las partes más criticables del régimen. Cuando el portero de su hotel le pide que saque del país a su hija, “Mac” se muestra dispuesto a ello. El único problema es que la chica es una seguidora fiel del estilo de vida comunista. Lo mejor de la película es cómo funciona la pareja protagonista: Clark Gable y la bellísima actriz austriaca Hedy Lamarr, quien acababa de comenzar su carrera en el cine americano.

6/10
La ciudadela

1938 | The Citadel

Andrew es un joven médico que desea desarrollar su profesión en un barrio pobre de un pueblo minero de Gales. A pesar de su espíritu e ilusión, no recibe más que desconfianza por parte de sus ignorantes pacientes y el ambiente no es el más favorable para trabajar. Cuando empieza a atender a familias ricas londinenses y se va enriqueciendo, Andrew olvidará sus principios y comenzará a codiciar más fortuna. Será entonces cuando su moral se vea puesta a prueba, y tendrá que decidir entre sus ideales o el poder del dinero. Intenso drama a cargo de King Vidor (Duelo al sol), basado en la novela homónima de A.J. Cronin, y que fue nominado a los Oscar. Protagoniza Robert Donat (39 escalones), también candidato a una estatuilla, y le acompañan Rosalind Russell (Luna nueva) y Rex Harrison entre otros.

6/10
Stella Dallas

1937 | Stella Dallas

Hay cariños que matan. Una buena madre se desvive de tal modo por su hija que sólo consigue avergonzarla y humillarla. Las relaciones entre las dos se irán haciendo cada vez más tirantes. Memorable y enternecedor melodrama, que cuenta con una de las mejores interpretaciones de una Barbara Stanwyck desmedida cuando debe y, en determinados momentos, sobria, provocando la máxima emoción en ambos casos. Para llorar desde el principio hasta el final.

7/10
Noche nupcial

1935 | The Wedding Night

Un escritor achaca su crisis de creatividad al ambiente en el que se mueve, la alta sociedad. Por esta razón decide transladarse junto con su esposa a su pueblo natal en Nueva Inglaterra. Su mujer decide regresar, poco después, a Nueva York, y él se enamora de una granjera, a la que convierte en heroína de su novela. Sin embargo, sus padres le obligan a contraer matrimonio, contra su voluntad, con otro hombre. El mítico director de títulos tan románticos como Duelo al sol es el autor de este filme, toda una joya del género protagonizada por el mítico Gary Cooper (Solo ante el peligro, Juan Nadie).

6/10
Su único pecado

1932 | Cynara

Ronald Colman da vida a un marido atormentado por haber mantenido una fugaz relación extraconyugal. Decide mostrarse sincero ante su mujer y contarle la verdad. Como es natural, su mujer se siente despechada y rechaza sus disculpas en principio. Esta situación obliga a la pareja a exponer con claridad los pros y los contras de su relación sentimental, descubriendo de esta manera que, en realidad, se guardan un enorme cariño. La esposa, interpretada por Kay Francis, se debate entre indultar a su marido o condenarle. De esta manera se plantea un conflicto ético y sentimental sobre cuál es la decisión correcta en estos casos. Un emocionante drama romántico, que narra con una corrección clásica un asunto de traición sentimental. Protagonizado con brillantez por Colman y Francis, que cautivan al espectador con sus interpretaciones. La composición musical corre a cargo del prestigioso Alfred Newman.

5/10
Ave del paraíso

1932 | Bird of Paradise

Johnny es un joven y apuesto marinero que llega en su barco a una isla desconocida de los Mares del Sur. Cuando conoce a la bella Luana, una bella nativa, decide quedarse allí. Sus compañeros zarparán y lo recogerán más tarde. Johnny y Luana se escaparán a vivir juntos, pero ella es la hija del jefe y es una mujer "tabú". Espléndida y cuidada película dirigida con esmero por King Vidor (El manantial) y protagonizada soberbiamente por Joel McCrea y una hermosa Dolores del Rio. La fotografía en blanco y negro es preciosa y las escenas de acción están logradas, así como la puesta en escena idílica, pese a tratarse de una producción tan antigua. El aire romántico y aventurero de la cinta recuerda a las historias clásicas de islas remotas narradas por Herman Melville, Robert Louis Stevenson y Jack London.

6/10
Champ

1931 | The Champ

La relación entre un ex campeón de boxeo alcohólico y su hijo se complica al aparecer la madre, que renunció al chaval tiempo atrás. Lágrimas garantizadas en este film de King Vidor, con Wallace Beery y Jackie Cooper como tándem perfecto. Casi medio siglo después, Franco Zeffirelli rodaría un remake.

6/10
La calle

1931 | Street Scene

La película narra la vida de los habitantes que conviven en un viejo edificio en un barrio pobre y la lucha de los más jóvenes por salir de esa situación. Numerosos enfrentamientos cambiarán la vida de los protagonistas para siempre. Realista drama social que refleja perfectamente la dura situación de un gran sector de la sociedad. En el reparto destacan Walter Miller (El valle de los ícaros) y Sylvia Sidney (Bitelchus). El director es King Vidor, autor de grandes películas como Guerra y paz o El manantial.

6/10
Y el mundo marcha

1928 | The Crowd

Los jóvenes John y Mary luchan por sus ilusiones en el Nueva York de principios del siglo XX. Las esperanzas en el 'país de las oportunidades' se van truncando poco a poco, al ir siendo víctimas de una ciudad que se ha vuelto cruel y egoísta. Considerada un mito del cine mudo, la película fue nominada al Oscar. Dirige el gran King Vidor (Duelo al sol). En 1981 se añadió la banda sonora, a cargo de Carl Davis.

7/10
Espejismos

1928 | Show People

Cine dentro del cine, donde Marion Davies da vida a una joven actriz que sueña con triunfar en Hollywood, lo que va logrando paulatinamente, empezando con papeles cómicos, hasta que le llegan personajes de mayor envergadura en grandes dramas. El film de King Vidor es una delicia porque incluye cameos de grandes del cine como Charles Chaplin o Mae Murray, haciendo de sí mismos.

6/10
El caballero del amor

1926 | Bardelys the Magnificent

Aventuras de capa y espada sobre Bardelys, un caballero tan valiente y arriesgado como enamoradizo y seductor. Tendrá que pelear contra su enemigo Chatellerault por el amor de la bella dama Roxalanne, durante la época de la Francia decadente. Dirige King Vidor, protagoniza John Gilbert (El demonio y la carne), y el film destaca por ser el debut en el cine de un jovencísimo John Wayne, el cual aparece tan sólo como extra.

4/10
Vida bohemia

1926 | La Bohème

Adaptación libre del libreto operístico de Henri Murger, sobre la vida bohemia de un aspirante a escritor (John Gilbert) que se enamora de la clásica chica inocente (Lillian Gish), cuya belleza despierta la lascivia de algunos. Ella hará lo imposible para que el otro triunfe en los escenarios teatrales. King Vidor sufrió en el rodaje por los diferentes puntos de vista de Gish en lo relativo a las escenas amorosas, aunque en sus memorias habla con rendida admiración de la actriz. No deja de ser curioso que Vidor se fijara en la ópera para hacer un film mudo, pero el director explicaba que "el asunto básico, a la vez romántico y trágico, es completamente cinematográfico".

6/10
El gran desfile

1925 | The Big Parade

Acuciado por su novia, el joven Jim, adinerado y algo relamido, se embarca hacia Europa para participar en la Primera Guerra Mundial. Cuando actúe en el campo de batalla todo idealismo desaparecerá para convertirse en un horror. Magnífica película muda de enorme éxito en su época y marcado tono antibelicista. Gran trabajo de John Gilbert (La reina Cristina de Suecia) y maestría realizadora de un joven King Vidor (Duelo al sol), que logra atrapar con imágenes poderosas.

7/10
Guerra y paz (1956)

1956 | War and Peace

Cuenta la historia de tres familias rusas que se ven relacionadas durante los primeros años del siglo XIX. Basada en la genial novela de León Tolstoi, del mismo título. El auge y la decadencia de la aristocracia rusa, que sirve para retratar de un modo fiel y conciso la compleja alma rusa. El desarrollo de la historia se combina con las guerras napoleónicas, que finalizarán con el desastre de la campaña rusa. Una excelente película épica, dirigida por un experto en grandes producciones, como es King Vidor. Otras de sus películas son Y el mundo marcha (1928), una de las cumbres del cine mudo, Duelo al sol (1946), o El manantial (1949). En Guerra y paz se pone de manifiesto la enorme coherencia y la unidad estilística de Vidor. Una película épica imprescindible, que cuenta con un reparto de lujo, con unas grandiosas y espectaculares escenas bélicas. De las que han convertido al cine en el mayor vehículo de entretenimiento de este siglo.

6/10
Cenizas de amor

1941 | H.M. Pulham, Esq.

Harry Pulham (Robert Young) es un hombre que pertenece a una familia aristócratica de Boston. Él estudia en Harvard, pero tras la guerra se muda a Nueva York para trabajar en una agencia de publicidad. Allí conoce a Marvyn Myles (Hedy Lamarr)  y se enamoran, pero tras la muerte del padre de Haary, éste vuelve a su ciudad natal. Allí tendrá que tomar una decisión importante ya que Marvyn no aguanta la ciudad ni su gente. El filme cuenta un hecho cotidiano: las decisiones de la vida que te hacen o no arrepentirte en el futuro. El guion está muy bien desarrollado y mucha culpa tienen las buenas interpretaciones de la pareja principal que reflejan fielmente la diferencia de clases y costumbres.  

6/10
Y el mundo marcha

1928 | The Crowd

Los jóvenes John y Mary luchan por sus ilusiones en el Nueva York de principios del siglo XX. Las esperanzas en el 'país de las oportunidades' se van truncando poco a poco, al ir siendo víctimas de una ciudad que se ha vuelto cruel y egoísta. Considerada un mito del cine mudo, la película fue nominada al Oscar. Dirige el gran King Vidor (Duelo al sol). En 1981 se añadió la banda sonora, a cargo de Carl Davis.

7/10

Últimos tráilers y vídeos