IMG-LOGO

Biografía

Michael Caine

Michael Caine

87 años

Michael Caine

Nació el 14 de Marzo de 1933 en Rotherhithe, Londres, Reino Unido

Premios: 2 Oscar (más 2 premios)

El profesional

20 Octubre 2003

Ha intervenido en más de un centenar de películas. Es especialista en papeles de perdedores. Dos de ellos le han proporcionado el Oscar. En verdad que ante nosotros tenemos al “perdedor ganador”.

La primera vez que Michael Caine pisó EEUU, se encontró en su hotel con John Wayne. Nunca olvidaría el consejo del veterano actor a un recién llegado a Hollywood: “Habla en voz baja, pronuncia despacio y no digas demasiado”.

Michael Caine (nacido como Maurice Micklewhite, Londres, 1933) es un profesional, tan enamorado de su trabajo de intérprete, que hasta publicó en 1997 un libro destinado a jóvenes aspirantes a triunfar en la pantalla: “Actuando para el cine”. Pero hasta llegar a lo más alto, incluidos los Oscar de Hannah y sus hermanas y Las normas de la casa de la sidra, Caine trabajó duro. Nadie regala nada, y por no tener, el actor en ciernes no tuvo ni estudios superiores. Eso sí, leyó mucho, y tuvo ocupaciones variopintas (lavandero, obrero en la carretera, portero de hotel, lavaplatos…). Y lo que no le faltó nunca fue una voluntad decidida para lograr su meta de ser actor, a costa de mil sacrificios.

En 1956, Caine tuvo su primera aparición en pantalla, pero ni siquiera tuvo presencia en los títulos de crédito. Durante seis años fue etiquetado como el actor “cockney”, ideal para papeles pequeños de personajes de extracción social baja. Aunque él trata de fabricarse una imagen: acude a fiestas con gafas y fumando un puro, y acaba siendo conocido como “ese actor de clase obrera con el que es fácil trabajar, que lleva gafas y fuma puros”. Hasta que consiguió cambiar el estereotipo con Zulú (1964). Estaba previsto que hiciera una prueba para “el papel de siempre”, pero como no había nadie para hacer un test en el papel de un oficial aristócrata cobarde, Caine tuvo su oportunidad. Y la aprovechó: hizo suyo el personaje.

A partir de aquí, se multiplican las ofertas. Caine tiene cierto aire de perdedor y de tipo depravado, que le hacen perfecto para encarnar hombres confusos y ambiguos o asesinos fríos. De ahí su éxito en Ipcress (1965), Alfie (1965) y Funeral en Berlín (1966). El actor, que fue soldado en Corea, hace papeles de militar, además de en Zulú, en La batalla de Inglaterra (1969), Comando en el mar de China (1970), El último valle (1971), Ha llegado el águila (1976) y Un puente lejano (1977). Y por supuesto, en El hombre que pudo reinar (1975), con John Huston y Sean Connery. En el film actuó su mujer Shakira, requerida ‘in extremis’ por Huston por su origen indio.

La versatilidad de Caine es asombrosa, y ha actuado con directores míticos como Joseph L. Mankiewicz (La huella, 1972, frente a Laurence Olivier), Joseph Losey (Una inglesa romántica, 1975), Stanley Donen (Lío en río, 1984) o Woody Allen (Hannah y sus hermanas, 1986). Cada trabajo se lo toma con una profesionalidad que escapa al estudioso más atento. Para Educando a Rita (Lewis Gilbert, 1983) tomó como referencia a Emil Jannigs en El ángel azul, “la triste figura que no llega a ninguna parte con la chica”. Sus últimos grandes papeles han sido en Little Voice (1998), Las normas… (1999), Shiner (2000), Last Orders (2001) y El americano impasible (2002). Aunque no se le caen los anillos por ‘hacer el tonto’ con personajes ligeros, como el de padre de Austin Powers.

No para de rodar, pero Caine lo tiene muy claro: “Mi familia es lo más importante. Tengo una esposa y dos hijas maravillosas. Somos una familia muy unida, y es lo que me sostiene fuera del trabajo. Debes tener algo que te ilumine fuera del trabajo, porque si tu única luz es el trabajo, entonces terminarás volviéndote loco”.

Oscar
2000

Ganador de 1 premio

Oscar
1987

Ganador de 1 premio

Ganador de 1 premio

  • Premio Donostia

Ganador de 1 premio

Filmografía
Four Kids and It

2020 | Four Kids and It

Un grupo de chavales que pasa las vacaciones en Cornwall se encuentra con una criatura mágica en la playa con el poder de conceder deseos.

Tenet

2020 | Tenet

Armado con una sola palabra, Tenet, y luchando por la supervivencia del planeta, el protagonista viaja a un mundo crepuscular de espionaje internacional en una misión que supera los límites del tiempo real. No son viajes en el tiempo. Inversión.

Come Away

2019 | Come Away

Medieval

2019 | Medieval

Dear Dictator

2018 | Dear Dictator

Rey de ladrones

2018 | King of Thieves

Minuciosa reconstrucción de los pormenores de un auténtico robo, perpetrado en Londres durante la Semana Santa de 2015, el objetivo eran las cámaras acorazadas de Hatton Garden, que albergaban diamantes, joyas, dinero y otros objetos preciosos. La particularidad principal de los cinco componentes de la banda de ladrones era su edad, se trataba de ancianos, su edad se movía en una horquilla entre 60 y 77 años, de hecho uno de ellos se desplazó al lugar del crimen en autobús, utilizando su abono de jubilado. Sólo uno de los asaltantes era joven. La película dirigida por James Marsh decepciona un tanto, sobre si tenemos en cuenta que hablamos del responsable de La teoría del todo. Aquí, a pesar de que el subgénero de robos perfectos resulta agradecido, y de que cuenta con un reparto de actores veteranos que da gloria verlos –Michael Caine, Jim Broadbent, Ray Winstone, Tom Courtenay, Michael Gambon– más el contrapunto juvenil de Charlie Cox, domina un punto de sosería. Y eso que se intenta ahondar un poco en lo personal de alguno de ellos, partiendo de sus diferencias, la viudedad que hace echar de menos a la esposa muerta, el choque generacional, o una suerte de relación paternofilial. Son elementos que podían haber dado juego, pero que apenas dan para intercambios dialógicos en que los intérpretes se esfuerzan en dar lo mejor de sí. Está claro que la opción escogida es la de dar todo el protagonismo a los ladrones, por lo que las averiguaciones policiales se entregan de un modo minimalista y sin palabras, son las imágenes las que hablan acerca de cómo los pasos en falso del asalto son detectados. El modo de hacer esto es hábil, pero el precio que paga es la frialdad, que contribuye a la falta de emociones genuinas.

5/10
Un golpe con estilo

2017 | Going in Style

Mientras Joe le echa en cara a un empleado las condiciones engañosas de la hipoteca de la casa donde vive con su hija y su nieta, unos atracadores irrumpen en la sucursal bancaria, desvalijando la caja. Poco después descubre que su antigua empresa le ha congelado el plan de pensiones, por los que propone a sus dos mejores amigos,Willie y Al, jubilados en su misma situación, un plan para dar un golpe, semejante al de los ladrones a los que ha visto actuar. Remake del film homónimo, al menos en lo que respecta al título original, Going in Style, de 1979, lograda comedia dramática al servicio de tres grandísimos veteranos de entonces, George Burns, Art Carney y Lee Strasberg. Aquí les sustituyen otros tantos actores maduros, que han logrado sortear el convertirse en viejas glorias desempleadas, pues pese a su avanzada edad Michael Caine (en la trilogía de Batman), Morgan Freeman (Ben-Hur) y Alan Arkin (Argo) ejercen habitualmente como secundarios de lujo. Juntos reúnen el talento suficiente como para levantar un guión convencional, pese a haber sido revisado por Theodore Melfi, autor de la memorable St. Vincent. Éste cuenta al menos con la suficiente dosis de crítica social, pues denuncia el trato injusto a la tercera edad, en el caso concreto de Estados Unidos, donde el que no tiene un plan privado de pensiones está perdido. También se pone en solfa la poca claridad hacia sus clientes de algunos bancos, que maquillan los datos a la hora de explicar un producto financiero a quienes lo desconocen por completo, o por su edad parecen fáciles de engañar. Resulta sencillo que el espectador se ponga en su contra, sintonizando con los ladrones, por lo que se pasa por alto que la realización de Zach Braff (Algo en común), no pase de correcta. Al excepcional trío de ases que encabeza el reparto le acompañan profesionales de categoría, como el cada vez más olvidado Matt Dillon, el siempre resultón Christopher Lloyd, doctor de Regreso al futuro, y hasta la legendaria Ann-Margret, en un papel breve, pero que permite recordar el buen hacer de la inolvidable hija de Bette Davis en Un gángster para un milagro.

6/10
Ahora me ves 2

2016 | Now You See Me 2

Secuela de Ahora me ves..., entretenida película de acción y sorpresa que mezclaba el mundo de la magia con el thriller policiaco. En este caso, se retoma la historia de los protagonistas un año después. Tras asombrar al mundo, hacer justicia contra los corruptos y dar con un par de narices al FBI, el grupo de los llamados “Jinetes” lleva tiempo en la sombra, algo que empieza a molestarles. Pero coincidiendo con la llegada de un nuevo fichaje, la dicharachera Lula, el jefe Dylan Rhodes –aún camuflado en la policía– planeará un espectáculo para acabar con una empresa tecnológica que juega y hace dinero con la intimidad de las personas. Sin embargo, algo saldrá mal y Los Cuatro Jinetes serán secuestrados y trasladados a Macao. No funciona esta película pese al presumible atractivo de la temática y al estupendo reparto que contiene. Quizá el listón estaba muy alto, o quizá el gran problema es que ya no hay ninguna sorpresa para el espectador a la hora de impactar con los trucos y parafernalias pirotécnicas y luminosas al estilo David Copperfield, a la sazón coproductor de la película. Es más, hay claramente un abuso en este aspecto, de modo que amparados en los efectos especiales, la trampa en pantalla está servida y cualquier cosa parece posible. Pero el director Jon M. Chu no ha sabido darse cuenta de que de esta manera el interés por el destino de los personajes se esfuma completamente, pues está claro que todo es una ilusión y el conejo acabará saliendo de la chistera. Se podría subsanar tal lacra con una historia inteligente, imaginativa, pero inexplicablemente el guión de Ed Solomon olvida la seriedad y se convierte en simple excusa para acumular escenas “mágicas”. Y como ni siquiera los personajes tienen la presencia del primer film, se llena ese vacío con una palabrería confusa, un ritmo desenfrenado y unos espectáculos de malabarismos que a fuerza de insistir acaban agotando hasta el extremo, como la larguísima y tonta escena del robo del chip, un número circense totalmente ridículo. Tampoco hace un favor al film el toque de comedia –especialmente con la aparición de ese cargante gemelo que hace posible el doble papel de Woody Harrelson–, aunque es verdad que sí tiene su gracia haber contado con Daniel Radcliffe (sin duda de lo mejor de la película) para encarnar al malvado magnate que quiere aniquilar a los magos, oh paradoja. También aportan empaque, es cierto, los veteranos Michael Caine y Morgan Freeman, e incluso tiene su punto la presentación del nuevo fichaje femenino, Lizzy Caplan, que sustituye a la Isla Fisher de la primera parte. En fin, Ahora me ves 2 es un entretenimiento correcto, pero bastante vacuo, que acaba haciéndose largo por su ligereza.

4/10
El último cazador de brujas

2015 | The Last Witch Hunter

La mala pata de Vin Diesel para la taquilla en los últimos años, fuera de la saga iniciada con A todo gas, parece cosa de brujería. Tampoco ha cazado a muchos espectadores con El último cazador de brujas, mezcla de acción y cine fantástico de presupuesto más o menos holgado, pues ha costado 90 millones. El actor encarna en esta ocasión a Kaulder, guerrero de la Edad Media que se enfrenta a la Reina Bruja, causante de una epidemia de peste negra. Logra aniquilarla, pero antes de exhalar ésta le maldice con el don de la mortalidad. Por eso sigue vivo en el siglo XXI, convertido en un experto cazador de hechiceras, que en teoría han llegado a un pacto para convivir en paz con los no magos, pero la investigación sobre la extraña muerte de su socio durante muchos años parece apuntar a que esto no es del todo verdad. La mejor prueba de que algo no funciona en este pastiche de otras películas, comics y videojuegos ya vistos está en las pocas secuencias en las que aparece el veterano Michael Caine, muy por encima del nivel del resto. Lo demás se reduce a una exhibición de efectos especiales y un trabajado diseño de producción, que tratan sin éxito de ocultar las carencias de un guión ligero, incongruente y previsible. Como ya le ocurrió en títulos como Sahara, el realizador Breck Eisner no consigue remontar las graves carencias del film. Construido a base de diálogos de serie B, El último cazador de brujas puede resultar amena para espectadores que busquen evasión fácil, y golpes de humor no muy trabajados.

4/10
La juventud

2015 | La giovinezza

El compositor y director de orquesta británico Fred Ballinger, ya retirado, pasa sus vacaciones en un hotel-balneario de lujo en los Alpes suizos. Le acompaña su amigo del alma y coetáneo Mick Boyle, director de cine, que junto a un pequeño equipo están inmersos en la preproducción de su nueva película. La hija del anciano Fred, Lena, que ejerce de asistente, se hunde en la miseria cuando su esposo le anuncia que la deja porque está encandilado por una joven cantante pop. Se diría que es un capricho de divo, pero Fred rehúsa atender el requerimiento de un enviado de la mismísima reina de Inglaterra para que dirija un concierto. Entretanto pasa el tiempo lánguidamente, con huéspedes del lugar variopintos, desde un grueso futbolista que se parece mucho a Diego Armando Maradona, a una despampanante e inteligente Miss Mundo, pasando por un actor que está preparando un personaje, una adolescente que le reconoce, un niño que toca el violín, un matrimonio mayor que nunca hablan entre sí... El italiano Paolo Sorrentino rueda en inglés, lo que no significa un cambio en lo referente a las claves estilísticas y temáticas de su anterior film La gran belleza. De nuevo estamos ante un subyugante ejercicio esteticista, un canto a la sensualidad y a la búsqueda del cumplimiento de los deseos, de ritmo perfecto, y hermosas fotografía y música. De algún modo se diría que sigue el modelo de “La montaña mágica” de Thomas Mann para pintar una suerte de lugar en que el tiempo parece haberse detenido, y que invita a la indolencia y al hedonismo, limitarse a estar, dejar que la vida pase disfrutando de los placeres que brinda, y acotando posibles males, la próstata o lo que sea; y aunque lleguen noticias del exterior capaces de agitar a los personajes, la tentación de seguir en la burbuja, aunque sólo sea durante las vacaciones, resulta demasiado poderosa para no caer en ella. Juventud, vejez, ¿cuáles son sus rasgos distintivos? ¿Existen principios irrenunciables en la vida? ¿Hay que estar dispuestos a hacer cualquier cosa en la propia profesión artística, ya se llame música, interpretación, cine? ¿Dónde acaban la sinceridad y franqueza, y empiezan el despecho y la desconsideración? Son algunas de las preguntas que plantea el film de Sorrentino, cuya antropología tal vez sea limitada, pero sin duda que resulta plenamente sugerente, e invita con inteligencia a la reflexión. El director cautiva. Las limitaciones humanas de sus personajes –grandes Michael Caine, Harvey Keitel, Paul Dano, Rachel Weisz, Jane Fonda, pero también los secundarios– no impiden la concepción de escenas grandiosas, creíbles paradójicamente en la atmósfera irreal y mágica de la montaña donde hasta podría levitar un monje tibetano. Imposible e innecesario hacer una enumeración exhaustiva de tales momentos, pero citemos la bajada de la montaña, Venecia, y el precioso clímax que cierra el film.

7/10
Interstellar

2014 | Interstellar

Un futuro de tintes apocalípticos, no muy lejano. Los habitantes de la Tierra han abusado de los recursos naturales, el clima ha cambiado y la mayor parte de la población ha debido reciclarse como granjeros, para producir alimentos que les permitan subsistir, enfrentados a plagas y tormentas de polvo. Es el caso de Cooper, antiguo astronauta, viudo, que vive con su anciano padre y dos jóvenes hijos, el adolescente Tom, que se siente cómodo como futuro granjero, y la niña Murph, soñadora como su padre. Unos extraños mensajes codificados de los "fantasmas", como los llama Murph, conducen a Cooper a unas instalaciones secretas de la NASA. Allí su antiguo mentor, el profesor Banks, trabaja en el proyecto Lazarus, un viaje interestelar a mundos lejanos a través de un agujero de gusano, donde tres planetas con características similares a la Tierra podrían asegurar el futuro de la humanidad. Ambiciosa cinta épica de ciencia ficción, de amplio y espectacular lienzo, dirigida por Christopher Nolan, coescrita con su hemano Jonathan, y coproducida con su esposa Emma Thomas. Plantea una situación en que existe el riesgo serio y real de que desaparezca la humanidad, y con tal premisa apunta a una historia de coraje y sacrificio, donde el protagonista Cooper, en compañía de un equipo de científicos, deja atrás a su familia en la Tierra para embarcarse en una arriesgada misión de final incierto, que puede suponer no volver a ver a los seres queridos. De este modo se juega con la dicotomía del bien común, el futuro del ser humano, frente a las obligaciones más inmediatas, que se refieren, sobre todo, a unos hijos que necesitan tener cerca a un padre que cuide de ellos. De modo que los planteamientos de responsabilidad social y de fidelidad a la vocación científica, podrían ser razones que el corazón no entiende, por lo que no aparece tan claro el lugar donde deberían depositarse las prioridades. Resulta evidente la deuda de los Nolan con 2001: Una odisea del espacio, el film bebe de esta fuente –el viaje interestelar, el robot, las instalaciones espaciales, el uso del sonido y el silencio, algunas especulaciones filosóficas...–, pero con personalidad propia, y con un deseo más consciente de entregar un gran espectáculo capaz de conectar con el gran público y dejarle boquiabierto, sin dejarle necesariamente incómodo y hasta irritado, como podía ocurrir en el caso de Stanley Kubrick. Aquí los dramas humanos son nítidos y es muy importante el concepto de familia, al estilo, salvando todas las distancias, de El árbol de la vida de Terrence Malick, film con el que comparte a una estupenda actriz, Jessica Chastain. En cuanto al "ropaje" científico, se cuida para que ideas como el viaje a grandes distancias en el espacio y el modo en que pasa el tiempo resulten verosímiles. No deberían estas líneas privar al espectador de las sorpresas que depara el film, en torno sobre todo a las ideas de supervivencia y amor, motores potentes para sobreponerse a las situaciones de peligro. Apuntemos sólo la grandeza visual de las imágenes que aporta Nolan, ya sean del espacio exterior, en línea con Gravity, ya sean las de los nuevos mundos por explorar. Aunque la duración del film se acerca a las tres horas, éstas nunca se hacen largas, hay emoción por lo que será de los protagonistas y el deseo de que la humanidad sea capaz de afrontar los desafíos que la vida le pone inevitablemente por delante. Hay un gran acierto en el reparto, donde el peso narrativo recae en un Matthew McConaughey que definitivamente ha venido para quedarse en la primera fila de los grandes actores hollywoodienses. Pero están muy bien el resto, Anne Hathaway, la citada Chastain, y el gran elenco de secundarios, desde los conocidos Michael Caine, John Lithgow, Ellen Burstyn, Wes Bentley, Topher Grace, David Oyelowo, Matt Damon y Casey Affleck, a la niña Mackenzie Foy.

8/10
Kingsman: Servicio secreto

2014 | Kingsman: The Secret Service

Sorprendente cinta de acción, que sabe dar una vuelta de tuerca a las típicas tramas de espías al estilo James Bond, que en sus versiones de agentes juveniles suelen tener un aire excesivamente naïf. Aquí la base argumental, un cómic de Mark Millar y Dave Gibbons, sirve para entregar un film ágil y vigoroso, con una violencia paródica e intenciones transgresoras, deudoras de Quentin Tarantino, no podemos olvidar que dirige el film el británico Matthew Vaughn, productor de Snatch. Cerdos y diamantes y Lock & Stock. Como en los referentes citados, el film arranca con una vistosa escena de apertura, una operación contra mujaidines llevada a cabo por los hombres de Kingsman, un servicio secreto, muy, pero que muy secreto. En la operación muere uno de los hombres, por salvar al resto, y al jefe, Harry Hart le toca comunicar la noticia a la viuda y a su hijo Eggsy. Pasados los años, Eggsy es un jovenzuelo problemático, al que Harry decide dar la oportunidad de suceder a su padre en Kingsman, será uno de los candidatos a ingresar en este exclusivo servicio secreto, superando difíciles pruebas. Entretanto, los jefes de Kingsman, presididos como en un moderno Camelot por Arthur, y con una mesa... rectangular, donde virtualmente se sientan Galahad y otros caballeros, detectan una amenaza para el mundo mundial: tiene la cara de Valentine, un multimillonario tecnológico estilo Steve Jobs, muy preocupado por el cambio climático, que ofrece gratis una tarjeta SIM a todo el que la solicite para acceder gratis a servicios de telefonía e internet... aunque, ya se sabe, nadie da nada gratis. Verdaderamente Vaughn ofrece elevadas e imaginativas dosis de acción, jugando con algunas ideas como la de que cualquiera puede morir a lo largo del metraje, nadie tiene la supervivencia asegurada. Se puede reír descaradamente del "product placement" con el que a veces se financian en parte las películas –véanse las hamburguesas de McDonald's–, pero usarlo, claro está, incluir a una letal asesina con prótesis en las piernas que dan mil vueltas a las del atleta Oscar Pistorius, hacer cecear a Samuel L. Jackson y reírse de los villanos de películas e incluir referencias cinéfilas de muy diverso porte. Algunos tópicos muy "british" –los pubs, la elegancia en el vestir...– se caricaturizan con inteligencia, y aun algún elemento decididamente zafio –Vaughn es el director también de Kick Ass. Listo para machacar–, tiene su punto ocurrente, la princesa sueca. Hay mucha ironía en el adrenalítico metraje, no se deja títere con cabeza, literalmente, en el clímax en que la complicidad de poderosos de todo tipo con el villano queda al descubierto de un modo sorprendente. Aunque la capacidad de riesgo tiene sus límites, y al concebir una escena clave de agresividad, en un espacio de oración, no se escoge, por supuesto, una mezquita o una sinagoga, sino una iglesia de "terribles" fundamentalistas cristianos... de los que no se teme una reacción violenta o quejas excesivas, por la película. Hay violencia, sí, hasta con su punto de gore, y a la vez un intento de contención, no ahuyentar al público más sensible parece importante para los responsables del film, que sin duda aspiran a romper la taquilla ofreciendo algo que no sigue cauces hipertrillados, lo que es de agradecer. El reparto cuenta con veteranos excelentes, como Colin Firth, Mark Strong y Michael Caine, y el jovenzuelo Taron Egerton supone todo un acierto. Todo apunta a que ha nacido una nueva franquicia de espías, y que ha nacido para quedarse.

6/10
Asylum: El experimento

2014 | Eliza Graves

Ahora me ves...

2013 | Now You See Me

Durante un espectáculo en Las Vegas, un grupo de magos denominado Los cuatro jinetes teletransporta desde el escenario a un tipo elegido al azar entre el público a su banco en Francia para robar una gran cantidad de dinero que reparten entre los espectadores. Investiga el asunto el agente del FBI Dylan Hobbs, que cuenta con la ayuda de Alma Vargas, una detective de la Interpol. Descubren que entre los asistentes al show se encontraba Thaddeus Bradley, un delatador de magos, que sospecha los trucos usados por el cuarteto para llevar a cabo el golpe. Thriller que parte de un guión de Boaz Yakin (director y libretista de Fresh, El precio de la libertad), Ed Solomon (guionista de Men in Black) y el debutante Edward Ricourt, que parecen aplicar al cine las reglas de un buen espectáculo de magia. Primero captan la atención del público con un prometedor punto de partida, y posteriormente se sacan continuos conejos de la chistera para sorprender una y otra vez. Exigen suspender la credulidad en algunos puntos, como la extrema habilidad para el hipnotismo de uno de los personajes, y sus numerosos giros pueden acabar agotando, pero el espectador que se deje llevar pasará un rato ameno. Cuenta además con un elenco muy bien escogido, en el que destacan Jesse Eisenberg, Isla Fisher, Woody Harrelson y un inmenso Mark Ruffalo que le da mucha gracia a su personaje, el policía. Recupera a José Garcia (Utopía), un tanto desaparecido últimamente en un papel muy secundario, y reúne a Morgan Freeman y Michael Caine, tras la saga de El caballero oscuro, que le dan lustre a la función. Con el trabajo de todos se puede pasar por alto la extrema ligereza de la cinta, y que la realización de Louis Leterrier (Transporter 2, El increíble Hulk) no pase de correcta.

6/10
Mi amigo Mr. Morgan

2013 | Mr. Morgan's Last Love

Matthew Morgan es un anciano profesor de filosofía afincando en París, viudo, que echa terriblemente de menos a su esposa Joan, fallecida por un cáncer tres años atrás. No parece tener ninguna razón para seguir viviendo, hasta que conoce casualmente en el autobús a Pauline, una joven profesora de baile, que le recuerda mucho a Joan. Ella es una especie de enigma para Matthew, en el sentido de que parece haber despertado algo en él que estaba muerto. Pero tras esa especie de breve "primavera" intenta suicidarse, lo que provoca la llegada a París de los dos hijos adultos y casados de Matthew, Miles y Karen. Decepcionante cinta de la directora de la muy estimable Deliciosa Martha. Sandra Nettelbeck insiste en abordar temas como la muerte y el dolor por la ausencia de los seres queridos, junto al esfuerzo por recomponer una vida rota, pero lo hace con una trama plúmbea, que se alarga excesiva e injustificadamente, con muchas vueltas y revueltas para tratar de definir los sentimientos de los personajes. El tono que al principio apunta a la comedia romántica amable, luego quiere ser de inesperado drama sobre las relaciones padres-hijos y ciertas decisiones de difícil justificación ética, que no conviene desvelar en estas líneas: y el conjunto no acaba de casar. Contar con el grandísimo Michael Caine no es suficiente para apuntalar el film, su dolor, amor y decisiones, y las relaciones con Pauline y con Miles, que conforman la arquitectura de la narración, presentan demasiados agujeros que resulta imposible disimular. El conjunto de la película acaba reducido a un "quiero y no puedo". Resulta curioso tener que decir que el personaje más creíble es el que menos aparece, la pragmática hija Karen compuesta por Gillian Anderson.

4/10
Viaje al centro de la Tierra 2: La isla misteriosa

2012 | Journey 2: The Mysterious Island

Walden Media recaudó mucho más de lo esperado (242 millones de dólares en todo el mundo frente a sus 60 de presupuesto), con Viaje al centro de la Tierra, versión libre y modernizada del clásico de Jules Verne. A pesar de su poca enjundia y su sencillez argumental, se benefició de la moda 'in crescendo' del 3D, al estrenarse antes que Avatar, que aprovechaba la técnica mucho mejor. El joven Sean Anderson recibe un mensaje en clave, que podría ser de su abuelo, un 'verniano' convencido de que la obra de Verne está basada en hechos reales. Le ayuda a descifrarle Hank, la nueva pareja de su madre, que le acompañará en un viaje a una remota isla en busca de su anciano pariente. Aunque en la secuela iba a repetir en un principio el mismo realizador, Eric Brevig, la productora no quiso esperar a que éste acabara El oso Yogui, por lo que se le sustituyó por Brad Peyton (Como perros y gatos: La revancha de Kitty Galore). El problema es que la principal estrella del film anterior, Brendan Fraser, decidió abandonar la franquicia tras confirmarse que no iba a estar Brevig. Ahora, encabeza el reparto el mucho más inexpresivo Dwayne Johnson, mientras que sí repite su personaje el joven Josh Hutcherson. En principio, Viaje al centro de la tierra 2: La isla misteriosa cae simpática su recuperación del tono de las viejas películas para todos los públicos, coherente con la línea familiar de Walden Media, productora de la saga de Las crónicas de Narnia. Esta cinta versiona otra novela de Verne completamente distinta, "La isla misteriosa", si bien sólo aprovecha elementos sueltos de la misma, como el hallazgo del Nautilus, el submarino creado por el autor, y pocos más, al tiempo que se entremezclan otros de "La isla del Tesoro" y "Los viajes de Gulliver", clásicos de la literatura de aventuras también con islas. Pero enseguida se desinfla por la falta de imaginación en la puesta en escena. También abusa de efectos especiales que a pesar de ser de última generación, resultan rutinarios y poco sorprendentes. El nivel del reparto en Viaje al centro de la tierra 2: La isla misteriosa es muy bajo. Frente a la poca convicción habitual que derrocha Johnson, Hutcherson está peor que en otras ocasiones y Vanessa Hudgens (High School Musical) luce su belleza y poco más. Además le han dado un papel protagonista excesivamente largo al siempre episódico Luis Guzmán, que a pesar de su buena voluntad carece del necesario nivel interpretativo. Hasta el veterano Michael Caine, siempre excelente, parece poco convencido de un proyecto en el que su personaje llega a subirse a una abeja gigante creada por ordenador con mucha técnica pero poca imaginación. Especialmente delirante es la secuencia en la que el héroe interpretado por Johnson demuestra su habilidad para mover sus pectorales haciendo rebotar unas cerezas que le lanzan.

4/10
El caballero oscuro: La leyenda renace

2012 | The Dark Knight Rises

Han pasado ocho años desde los acontecimientos narrados en El caballero oscuro. Ahora Batman ha desaparecido de las calles de Gotham. Es un proscrito, culpable de haber llevado la criminalidad de la ciudad hasta el límite. El inspector Gordon, sabedor de la verdad, calla. Bruce Wayne vive recluido en su mansión, prácticamente arruinado, incapaz de superar el pasado. Alfred intenta persuadirle: ha de comenzar de nuevo, olvidarlo todo, vivir como un hombre libre. Pero Bruce no tiene fuerzas para escuchar a su viejo amigo y mayordomo, y más cuando mediante un singular robo llevado a cabo en su casa se han llevado sus huellas dactilares. Es el primer paso para hacerse con el control de un reactor nuclear todavía en propiedad de industrias Wayne. Quizá sea el momento de que Batman regrese. Lo ha vuelto a repetir. Con El caballero oscuro el director Christopher Nolan dejó el listón de las películas de superhéroes a un nivel de calidad casi imposible de alcanzar por el común de los mortales. Ahora, cuatro años después, tras el 'descanso' de Origen, este genio británico ha cerrado su personal trilogía sobre Batman de modo absolutamente brillante. Es inenarrable lo que ha hecho este tipo con el superhéroe de DC Comics creado por Bob Kane. El nivel de la producción asusta; el guión (donde otra vez ha contado con la ayuda de su hermano Jonathan) es de esos que no olvida cabo sueltos, que se esmera en los mínimos detalles, intrincado pero claro, muy realista; la acción es asombrosa; y los villanos tienen la fuerza poderosa que ya mostraban los malvados anteriores: Ra's Al Ghul, Scarecrow o el inolvidable Joker de Heath Ledger (a decir verdad, seguramente el mejor malvado de los últimos tiempos). Y además en El caballero oscuro: La leyenda renace Nolan vuelve a no limitarse a ofrecer simplemente a unos comparsas que rodean la lucha del malo contra el bueno, sino que reparte un puñado de nuevos caracteres rebosantes de atractivo, nada planos, y casi siempre sorprendentes, desde la hiperfamosa Catwoman (se acabó el reinado de la Pfeiffer), hasta el implacable Bane, el poli Blake o la bella Miranda Tate. La intensidad de la trama va de más a… más. Es ésta una de las cualidades de las películas de Christopher Nolan, que nunca decaen –lo viene haciendo desde Memento–, no pierden pie porque cada secuencia, cada escena, cada plano tiene su lugar preciso en la narración, nada es simple capricho para la galería. Todo capta la atención. Y eso que en este caso Nolan se toma su tiempo. Es la película más larga de la saga: más de dos horas y media de pura intensidad. Pero, ojo, la potencia de Nolan va mucho más allá de lo visual, de coches ardiendo, persecuciones de infarto y brutales enfrentamientos cuerpo a cuerpo. Porque lo grande de El caballero oscuro: La leyenda renace es que el espectáculo no lo basa en esos fuegos artificiales, sino en las personas y sus profusos mundos interiores: dudas, sufrimientos, emociones, desesperación, amor, odio, responsabilidad, crueldad, valentía, honor, venganza, sacrificio, etc. Personajes finamente trabajados y maravillosamente transformados en carne y hueso por unos actores de primera fila. La labor metamorfoseante de Christian Bale ya la conocemos de sobra, así como la de Gary Oldman, que vuelve a bordar al poli Jim Gordon, o de Michael Caine en su leve papel de Alfred, pero aquí el director británico reúne además a las grandes actrices Marion Cotillard y Anne Hathaway y a ese enorme actor que siempre está a punto de explotar y no acaba de dar el campanazo, Joseph Gordon-Levitt. Todos están sobresalientes, hasta el irreconocible Tom Hardy, de enorme presencia. Como en las dos películas anteriores, El caballero oscuro: La leyenda renace tiene una atmósfera muy sombría. La maldad tiene trazas brutales, hasta poco peliculeras, y se masca la tensión y la desesperación más que en los otros filmes. El aire tenebroso y casi apocalíptico, como dice Bane, viene agravado por una fotografía oscura, fiel reflejo del siniestro destino que le espera a Gotham y de la lóbrega situación anímica de los personajes, todos sumidos en un mar de dudas, desde Bruce Wayne, hasta Jim Gordon, pasando por Selina Kyle o el agente John Blake. El colofón lo pone la rotunda, grave y resonante banda sonora de Hans Zimmer, capaz de estremecer al respetable cuando empieza a descargar sus decibelios. Estamos, en fin, ante una película donde el elemento fantástico es apabullante, la trama poderosa, los personajes brillantes y el enfoque antropológico muy, muy realista. Sólo queda esperar larga vida a Christopher Nolan. El mundo del cine necesita a hombres como él.

9/10
Origen

2010 | Inception

Un futuro no muy lejano, en que se ha desarrollado una técnica que permite introducirse en los sueños ajenos. Y en su subconsciente la persona “asaltada” puede desvelar a sus “asaltantes” secretos ocultos, de valor lucrativo o que permiten su manipulación. Cobb lidera un grupo de “ladrones de sueños”, que desea dejar tal actividad. Pero acusado del asesinato de su mujer Mal, y alejado de sus dos hijitos en Estados Unidos, recibe de Saito, un hombre poderoso, una oferta que no puede rechazar: deberá sumergirse en la cabeza de Robert Fischer, heredero de un gran imperio económico, e implantar en su mente, como si fuera una idea propia -“origen”, o en inglés “inception”-, la liquidación del conglomerado que creó su padre; a cambio podrá reunirse con los suyos e iniciar una vida nueva. Con su equipo y la “arquitecta” de escenarios para los sueños Ariadne intentará una operación muy compleja, que podría dejar a todos en una especie de limbo.Christopher Nolan, guionista y director del film, prueba de nuevo -recuérdese que es el responsable de Memento, Insomnio (2002), El truco final y El caballero oscuro- que es uno de los cineastas más creativos de la actualidad. No necesita acudir al 3D -pero sí a los efectos visuales- para entregar una historia imaginativa, de increíbles cualidades hipnóticas, sólida en su compleja arquitectura narrativa, y, para qué negarlo, difícil de seguir. En tal sentido el mérito es lograr que el espectador no se pierda demasiado, entienda el meollo de la cuestión -la tentación de evitar la realidad entreteniéndose en otros mundos más atractivos pero no verdaderos, al estilo Matrix- y vibre con la inmersión en el mundo de los sueños en tres niveles, donde el riesgo de no despertar, y las soluciones improvisadas a los obstáculos que surgen, proporcionan muchas emociones. De modo que hasta los pasajes oscuros, más que indignar, animan debates sobre el significado de tal o cual pasaje, e invitan a revisar la cinta. O sea, hay decir que Nolan apela a la inteligencia del espectador, no subestima su capacidad de esforzarse por entender, algo muy agradecible en el mundo de filmes planos que habitualmente entrega Hollywood. Las imágenes son de gran belleza, los mundos que se pueden crear dentro de un sueño sencillamente deslumbran, verdaderamente se puede innovar y crear con los efectos especiales, véanse los momentos de no-gravedad, pura magia. Pero además Nolan acierta en la definición de personajes y conflictos, y en el atinadísimo reparto. El drama familiar de Cobb -Leonardo DiCaprio, en otra historia “mental” tras Shutter Island, con su trastornada esposa, Marion Cotillard, a la que no puede olvidar- se despliega con gran habilidad gracias al personaje de Ellen Page, una universitaria brillante que sabe adivinar lo que oculta a sus “compañeros de sueños”, o de su compañero de equipo interpretado por Joseph Gordon-Levitt. Hay espacio para la sorpresa, y el modo en que discurre el plan de “sembrar” en la cabeza de Fischer -bien, Cillian Murphy- conduce a un clímax espléndido, de inesperada poesía.

9/10
Harry Brown

2009 | Harry Brown

Un ex militar viudo lleva una existencia solitaria en un barrio de los suburbios, azotado por el crimen y las drogas. Cuando su mejor amigo es asesinado, decide tomarse la justicia por su mano. Una joven policía tratará de pararle los pies. Interesante ópera prima de Daniel Barber, que sigue el esquema de películas de venganza, como El justiciero de la ciudad, protagonizada por Charles Bronson. Aquí el veterano Michael Caine está acompañado por Emily Mortimer, que se luce como investigadora.

6/10
¿Hay alguien ahí?

2008 | Is Anybody There?

Inglaterra, años ochenta. Los padres de Edwad, un niño de diez años, han convertido la casa familiar en una residencia para el cuidado de ancianos. Mientras la madre se encarga del negocio, el padre se enfrenta a una crisis de la mediana edad. El chico se siente fascinado por Clarence, un mago ya retirado. Aunque el desarrollo resulta previsible, la excelente interpretación de Michael Caine eleva la calidad de este drama de tono amable.

6/10
El caballero oscuro

2008 | The Dark Knight

El director Christopher Nolan (Londres, 1970) lleva una carrera cinematográfica fulgurante y es uno de esos raros cineastas que es adorado tanto por el público como por la crítica. Su prestigio es verdaderamente asombroso. Y es que desde su segundo film, Memento, su labor detrás de la cámara quedó encumbrada y sus posteriores películas no han hecho sino aumentar su caché, especialmente gracias a Batman Begins y al thriller "mágico" El truco final. Ahora sólo toca volver a asombrarse ante su impresionante talento, porque esta segunda película sobre el hombre murciélago supera en calidad al resto de su filmografía. Si El caballero oscuro no es una obra maestra absoluta el caso es que se le acerca bastante, y desde luego se trata seguramente de la mejor película sobre un superhéroe realizada hasta la fecha. Es la adaptación de un cómic, cierto, y en ese sentido habrá espectadores para todos los gustos, pero es de justicia afirmar que no hay fisuras en este film. Gotham está dominada por la mafia, pero el nuevo hombre fuerte de la política es el fiscal Harvey Dent (Aaron Eckhart), un tipo íntegro que se ha propuesto acabar con la criminalidad que asola la ciudad, y que además es el novio de Rachael Dewes (Maggie Gyllenhaal), la amiga de la infancia de Bruce Wayne (Christian Bale), alias Batman. Una de las mayores preocupaciones para el gobierno es la corrupción de la policía, pues prácticamente uno sólo puede fiarse del teniente Gordon (Gary Oldman), que es precisamente el mejor aliado es Batman, enemigo número uno de la mafia. Pero todo puede cambiar cuando aparece en escena Joker, un individuo siniestro y sin escrúpulos que se ofrece a la mafia para acabar con Batman. Nadie cree que ese psicópata con cara de payaso sea capaz enfrentarse con el hombre más poderosos de la ciudad. Pero están equivocados, el Joker es mucho más listo, sanguinario y peligroso de lo que parece. Una gran virtud del guión –escrito de nuevo por el equipo formado por Christopher Nolan y David S. Goyer, a quien se ha unido ahora Jonathan Nolan, hermano pequeño del director– es que mete en faena al espectador desde el primer fotograma y ya no le suelta hasta los títulos de crédito finales. No hay aquí apenas introducción, pues los personajes principales están suficientemente maduros de otros filmes como para resultar totalmente convincentes. Pero, justamente, la sabiduría narrativa de Nolan y del resto de guionistas se comprueba en las dos magníficas presentaciones de los dos nuevos personajes contrapuestos, el fiscal Dent y el Joker. Junto al guión –en verdad cuidadísimo, de una inusual variedad de giros para tratarse de la adaptación de un cómic– destaca la puesta en escena y la enorme capacidad de Nolan para crear atmósferas inquietantes. Como en Batman Begins, el ambiente de la película es tenebroso y agobiante, como corresponde a un thriller criminal de altos vuelos, y las escenas nocturnas siguen siendo la prioridad. Y Nolan logra que la tensión sea muy fuerte, con momentos de gran violencia –aunque sobre todo sugerida– y un uso sencillamente perfecto de la rítmica y desasosegante banda sonora de James Newton Howard y Hans Zimmer, siempre al servicio de la imagen. En cuanto a la acción, qué se puede decir... Es de lo mejor que se puede ver hoy en día, con momentos apoteósicos como la larga secuencia del túnel, rodada a un ritmo endiablado. Y pese a lo fácil que es aburrir cuando una película rebosa de acción por los cuatro costados, aquí la maravilla es que Nolan dice cosas, cosas muy interesantes, al tiempo que entretiene de veras. Hay en el film héroes y villanos, claro, pero sobre todo hay bien y mal, moralidad e inmoralidad, un fuerte sentido de la responsabilidad y de las propias limitaciones, la convicción de que el camino entre lo bueno y lo correcto no siempre es el mismo y tan fácil de tomar, y de que el margen que puede separarnos de la bondad o la maldad es tan fino como un papel de fumar. En conjunto, hay una emocionante visión de la épica del héroe, nada estereotipada. Además todos los personajes resultan complejos, verosímiles, muy alejados de los clichés fantásticos, a lo cual también ayuda que la ambientación de Gotham no parece provenir del cómic, sino de la realidad más pura, de cualquier metrópoli normal y moderna. Por último, todo el reparto está perfecto, equilibrado, pero es imposible no mencionar el increíble trabajo del malogrado Heath Ledger, muerto seis meses antes del estreno del film. El actor se ha ido a lo grande, entregando un testamento cinematográfico, tan excelso como triste y doloroso. Su personaje del Joker es absolutamente impactante (se recomienda escucharle en versión original), de una fuerza tan sobrecogedora que hace olvidar al mismísimo Jack Nicholson. Es con toda probabilidad la mejor interpretación de su carrera, y no sería nada raro que fuera nominado al Oscar. Sólo con la escena de su aparición en la reunión de mafiosos lo merecería.

9/10
La huella

2007 | Sleuth

Revisitación de la obra de teatro de Anthony Shaffer, que ya llevó al cine Joseph L. Mankiewicz (La huella (1972) ), elevándola a la categoría de obra maestra. Ahora el Premio Nobel de Literatura Harold Pinter es quien firma el guión (en el film citado lo hacía el autor de la obra original) y Kenneth Branagh quien maneja la cámara. Curiosamente repite uno de los actores de la película de 1972, Michael Caine, sólo que ahora él asume el papel que en su día hizo Laurence Olivier, siendo sustituido en su rol por Jude Law. El film cuenta el encuentro Andrew y Milo en la casa de campo del primero. Milo, actor en paro, chófer ocasional y peluquero, es el amante de la mujer de Andrew, y ha accedido a reunirse pensando en que van a negociar el divorcio de ella. En cambio se encuentra con un marido resentido, que le hace una propuesta insólita: el robo de un valioso collar, para así poder mantener a una dama demasiado acostumbrada al lujo. Algo huele a chamusquina, y la relación entre los dos hombres se va a convertir en un intercambio de humillaciones mutuas. Las comparaciones son odiosas, así que intentaremos evitarlas, los autores son libres de revisitar tramas poderosas, y la que nos ocupa lo es. Lo que está claro es que asistimos a dos interpretaciones portentosas, Caine y Law están soberbios, merece la pena verles en acción. Se pierde un poco el dinamismo de las continuas "vueltas de tortilla" del original, quizá con un deseo de ofrecer un estudio de personajes más sosegado. El situar la trama en 2007 permite más despliegue tecnológico, se juega con las cámaras de seguridad y los teléfonos móviles. Por lo demás hay un elegante y moderno diseño del interior de la casa que da mucho juego, y un planteamiento de la puesta en escena original, como si los antagonistas estuvieran disputando un partido de tenis. La variante homosexual en uno de los juegos de humillación no quita ni pone nada, pero el aspecto visual y sonoro -gran partitura de Patrick Doyle, habitual de Branagh- tiene su aquel.

6/10
Un plan brillante

2007 | Flawless

Entretenido cine comercial, al que se le habría agradecido un punto más de la brillantez que se promete en el título. La película arranca con una periodista joven y despreocupada, que se dispone a entrevistar con desgana a una anciana que en los años 60 llamó la atención por ser la única mujer alto cargo en la London Diamond Corporation, la máxima empresa londinense fabricante de diamantes. Pero Laura pronto capta la atención de su interlocutora cuando le muestra una joya de enorme tamaño y se dispone a contarle cómo perpetró un audaz robo con la ayuda de Hobbs, encargado de la limpieza y mantenimiento del edificio de la compañía. El británico Michael Radford plasma en imágenes el guión de Edward Anderson, acerca de un robo sorprendente, que no podemos explicarnos cómo se ha llevado a cabo. Y alrededor coloca detalles de machismo rampante que discrimina a una mujer competente (la recuperada Demi Moore), y de crítica como de pasada a los “diamantes de sangre”, a las aseguradoras y a los grandes centros de poder político y financiero. Pero sobre todo estamos ante una historia de despecho –las razones del personaje de Michael Caine sólo quedarán claras al final–, en que la elegancia de las interpretaciones ayuda mucho a sostener un conjunto que si se piensa un poco, resulta endeble. En efecto, al supuesto perspicaz investigador de Lambert Wilson se le escapan bastantes cosas, y el modo “casual” en que las cámaras de circuito cerrado de televisión no estropean el golpe tiene algo de risible, que se reparte entre efecto buscado y efecto no deseado al cincuenta por ciento.

6/10
Hijos de los hombres

2006 | Children of Men

El director mexicano Alfonso Cuarón aceptó adaptar libremente la novela de P.D. James Hijos de los hombres, atraído por su premisa: un futuro próximo, el año 2027, con una humanidad en peligro de extinción, por la infertilidad de las mujeres. Con tan sugestiva idea traza una parábola de un porvenir nada halagüeño, que presenta inquietantes similitudes con el panorama actual, de flujos migratorios y cierres de fronteras, manifestaciones de radicales y movimientos antisistema, con la deshumanización del hombre como quid de la cuestión. El film arranca con un personaje gris y tristón, requerido por su ex esposa, activista de uno de esos grupos no gubernamentales que busca, de algún modo, un mundo mejor. A regañadientes se convertirá en escolta de una mujer que, de modo inesperado, ha quedado encinta. Y ese cometido no deseado le devolverá paulatinamente la esperanza perdida. Justamente puede definirse a Cuarón como contador de cuentos: La princesita, Grandes esperanzas, Harry Potter y el prisionero de Azkaban… Hasta el sobrevalorado relato iniciático Y tu mamá también encaja en el formato ‘cuento’. Hijos de los hombres es una historia sencilla con telón de fondo apocalíptico, de hombres cansados y sin referencias que les permitan seguir con ilusión el día a día. Las lágrimas silenciosas al inicio, por la muerte violenta del hombre más joven del planeta, es un perfecto resumen de la situación, de falta de amor y aprecio por la vida. A lo que sigue el vacío vital del protagonista, lacónico y eficaz Clive Owen, y esa mirada nostálgica al mundo hippy del personaje de Michael Caine, cultivador de marihuana que se lamenta por el mundo, aunque poco haga por transformarlo. Puede tacharse el film en algún momento de reiterativo, por las numerosas escenas de persecución o de caos, pero el poderío visual del director y su operador habitual Emmanuel Lubezki es tal, que la elemental trama se sostiene. Especial mención merecen la escena en que la visión de una criatura conmueve a quienes instantes antes estaban combatiendo, aunque se trate de un sentimiento efímero; o la de la barca en la niebla.

6/10
El truco final

2006 | The Prestige

Durante la ejecución en el escenario de uno de sus trucos, el mago Robert Angier pierde la vida. Alfred Borden, otro mago, es acusado de su asesinato. Mientras aguarda su ejecución, los diarios escritos por ambos ilusionistas nos ponen en antecedentes de cómo las cosas han llegado a tal extremo. Inicialmente ambos magos realizaban sus trucos en colaboración, pero una desgracia que se cobró una vida les distanció. Desde entonces se disparó su rivalidad y su odio, de raíces más hondas que su trágico detonante. Porque cada uno aborda sus trucos de modo diferente. Alfred posee un talento innato, pero no es brillante en la puesta en escena; mientras que Robert sabe venderse mejor, logra la complicidad del público. Y es que, como explica el film, un truco tiene tres etapas, y todas son importantes: la presentación, el truco en sí, y el momento climático o prestigio, que redondea el conjunto para dejar al espectador boquiabierto. Los hermanos Christopher y Jonathan Nolan adaptan una popular y voluminosa novela de corte fantástico y de época, debida a la pluma de Christopher Priest. Y lo hacen con ingenio, aprovechando los múltiples giros y sorpresas de la historia, no en vano estamos hablando de magos. Tienen en mente el antes explicado armazón de los números de magia, pero retorciéndolo un poquito más con el recurso a los diarios, que sirve para clarificar la dramática situación del presente. Hugh Jackman y Christian Bale clavan sus papeles, ese juego de identidades y comportamientos misteriosos donde las mujeres juegan un papel más importante del que se aprecia a simple vista. Y encuentran buen apoyo en los personajes secundarios, asumidos con encomiable humildad por Michael Caine, Scarlett Johansson… Christopher Nolan sigue probando que además de consumado guionista (recuérdese su nominación al Oscar junto a su hermano por Memento), es un director muy visual. Ese plano de los sombreros en un descampado al inicio del film, que parece desconectado de la trama, cobra sentido ya bien avanzado el metraje… La puesta en escena de los trucos es realista, pero impactante. Mientras que el desenlace hace honor al título del film, es “el prestigio” de un buen mago del celuloide.

8/10
Batman Begins

2005 | Batman Begins

Los superhéroes copan las carteleras cada poco tiempo. Mucho antes de X-Men, Spider-Man y por supuesto Los increíbles, triunfaron las películas de Batman, antecedente junto a Supermán de la actual fiebre por los héroes con pijama. Con evidentes méritos artísticos, las dos películas de Tim Burton trasladaban al personaje al particular universo del realizador. Por su parte, Joel Schumacher dirigió dos entregas de diseño gótico y ritmo videoclipero. Ambos cineastas eran tan personales, que se alejaron del cómic original. Ahora, el director de Memento, Christopher Nolan, revisa la historia del personaje, que estaba de capa caída, desde una óptica adulta, tratando de hacerle más realista, dentro de lo que cabe, teniendo en cuenta que se trata de un tipo vestido como un murciélago que combate el crimen por cuenta propia. El film supone un nuevo comienzo con respecto a las películas anteriores, y retoma la historia desde el principio. Así, arranca con Bruce Wayne niño, cuando es testigo pasivo del cruel asesinato de sus padres, a manos de un delincuente callejero. Atendido por su mayordomo, Wayne crece obsesionado con vengarse. Cerca de su mansión descubre una cueva, poblada por murciélagos. Y ya hecho un mozo, Wayne emprende un largo viaje para adquirir experiencia vital, y acaba en el Himalaya, donde recibe clases del enigmático Ducard, experto en varias disciplinas físicas y mentales. Y aunque un  siniestro grupo, la Liga de las Sombras, intenta reclutarle, Wayne acaba volviendo a Gotham; encuentra allí una ciudad en decadencia, donde impera el crimen. Gracias a un aliado en la empresa familiar, Wayne se provee de diversas inventos que le permiten convertirse en Batman, un justiciero enmascarado que tratará de detener a los hombres de Carmine Falcone, capo mafioso, y al Espantapájaros, un siniestro asesino. Nadie se quejará del lustroso reparto. Christian Bale resulta ser el Batman más creíble hasta el momento, por mucho que esta afirmación duela a Michael Keaton, Val Kilmer y al mismísimo George Clooney.  Le acompaña Michael Caine, el perfecto mayordomo británico, Liam Neeson como el perfecto maestro al estilo Qui Gon Yin, Gary Oldman, en el papel menos raro de su carrera, el detective Jim Gordon (en las películas de Burton ya había ascendido a comisario), Ken Watanabe, el actor que nos dejó deslumbrados en El último samurái, como el malvado Ras Al Ghul, un resucitado Rutger Hauer, como egoísta presidente de la compañía  Wayne Enterprises, la flamante novia de Tom Cruise, Katie Holmes, como amiga de la infancia del protagonista. El protagonista de 28 días después, Cillian Murphy, realiza una inquietante interpretación del Espantapájaros. Y por último, el inventor Lucius Fox, un personaje parecido a Q, el hombre que le proporciona los inventos a James Bond, y que no tendría ninguna credibilidad si no estuviera interpretado  por Morgan Freeman. Christopher Nolan logra una estética propia, y vistosas secuencias de acción o incluso de terror, con la llegada del Espantapájaros. Además, el guión, del propio Nolan y David S. Goyer, guionista de Blade, incluye bastante contenido antropológico, para lo que es habitual en este tipo de producciones de acción. Así, reflexiona sobre temas como la culpa, el altruismo, el miedo, la integridad moral y la venganza.

8/10
El hombre del tiempo

2005 | The Weather Man

El hombre del tiempo de un canal televisivo de Chicago es un hombre tremendamente popular, lo cual tiene sus inconvenientes. La gente le aborda con frecuencia en la calle, y a veces no muy amistosamente. Dedicado a su carrera –David Fritz aspira a ser fichado para el popular programa nacional `Hello, America'–, su vida familiar es un desastre. Está separado de su mujer, y aunque abriga esperanzas de recomponer su matrimonio, tal meta parece poco menos que una utopía. Además, sus hijos adolescentes arrastran problemas. Uno acaba de salir de un correccional, y la otra tiene un problema de autoestima. Como a David le cuesta escuchar y dialogar –se esfuerza, pero se lía–, no es fácil prestar ayuda. A todo esto se suma el diagnóstico, al padre de David, de una enfermedad terminal. Gore Verbinski se sumerge en una historia muy contemporánea de personaje frustrado por una sociedad que le empuja al éxito, aunque no acaba de darle las herramientas necesarias para lograrlo, en parte por lo etéreo mismo del concepto 'éxito'. El guión de Steve Conrad invita a trazar un paralelismo entre el ejercicio de la meteorología, que permite pronosticar el tiempo, y el discurrir de la vida, donde resulta imposible preverlo todo. Nicolas Cage lleva con aplomo el protagonismo, encaja bien en el tono tragicómico del film, que bien podría titularse `La tragedia de un hombre ridículo'. El resto del reparto apoya eficazmente, con mención especial para Michael Caine, un profesional como la copa de un pino.

6/10
Embrujada (2005)

2005 | Bewitched

La moda de adaptar series de éxito a la pantalla continúa, tras las versiones cinematográficas de El fugitivo, Starsky & Hutch, Los ángeles de Charlie, etc. y los próximos estrenos de Corrupción en Miami y Misión imposible 3. Desde luego, la pareja de guionistas formada por la directora Nora Ephron, autora de Algo para recordar y Tienes un e-mail, y su hermana, Delia, se ha esforzado por darle originalidad a este remake cinematográfico de la serie Embrujada, un hito televisivo de los años 60. Resulta que un famoso actor, Jack Wyattt, no atraviesa su mejor momento y necesita urgentemente un éxito para volver a la cúspide. Por esta razón, está preparando la versión moderna de la famosa serie, y acaba contratando como protagonista sin saberlo a una bruja de verdad. Se trata de Isabel, una bruja moderna cansada de hacerse la vida fácil a base de conjuros. Jack conoce accidentalmente a Isabel y se queda fascinado por su nariz, que recuerda a la de Elizabeth Montgomery, protagonista de la serie original. Decide contratarla, puesto que se trata de una absoluta desconocida, y de esta forma no tiene posibilidades de hacerle sombra en la pantalla. Rodar Embrujada sin Elizabeth Montgomery, fallecida en 1995, era quizá el mayor riesgo de este proyecto. Pero la directora sortea el obstáculo ‘a lo grande’ contratando a Nicole Kidman, actriz de tanta calidad que compone un personaje memorable, lleno de matices. Su bruja es muy humana, amable, algo ingenua, con remordimientos por usar su magia de forma egoísta. A la actriz le secunda Will Ferrell, uno de los cómicos más prestigiosos del momento, tras su hilarante trabajo con Woody Allen en Melinda y Melinda. El reparto lo completan los veteranos Michael Caine y Shirley McLaine. Nora Ephron les convenció asegurando que su film sería un homenaje a la serie, y no la imitaría milimétricamente. A pesar del aire de modernidad, se mantiene la esencia de la comicidad del original: la guerra de sexos, y la lucha de poder en una pareja. Los protagonistas discuten y se pelean mucho, y a pesar de que Kidman y Ferrell forman una de las parejas menos convencionales que hayan pasado por la pantalla en los últimos años (junto a Julia Roberts y Woody Allen en Todos dicen I Love You), los actores dan cierta magia a su supuesta relación. Incluye también algún toque de crítica a Hollywood, que olvida a sus actores fracasados, y al afán de estos últimos por acaparar planos en las producciones en que intervienen.

6/10
A la vuelta de la esquina

2004 | Around the Bend

Jason se queda al cuidado de su hijo, Zach, de cuatro años, cuando su esposa decide irse a Nepal para dedicarse a la pintura. Junto con su padre y su abuelo, emprende un viaje para descubrir un secreto del pasado de la familia. Road movie escrita y dirigida por Jordan Roberts, que se inspiró en su propia experiencia con su padre, al que apenas conoció. Aunque es un film muy menor cuenta con logradas interpretaciones de Michael Caine y Christopher Walken, dos 'monstruos' de la pantalla.

5/10
Quicksand: Juego sucio

2003 | Quicksand

Mientras investiga en Mónaco los sospechosos movimientos bancarios de una empresa poco fiable, un empleado de banca adicto al trabajo es acusado injustamente de asesinato. Parece que se trata de una conspiración en la que podría estar involucrado un maduro actor. El veterano Michael Caine vuelve a ponerse a las órdenes del especialista en thrillers John McKenzie, que ya le dirigió en El cuarto protocolo.

3/10
El secreto de los McCann

2003 | Secondhand Lions

Walter va a pasar el verano lejos de su frívola madre en una finca pérdida de Texas. Allí viven sus excéntricos tíos, dos viejos hermanos cascarrabias de los cuales se cuentan numerosas leyendas, entre ellas que en su juventud fueron atracadores de bancos, asesinos a sueldo o criminales de guerra. Al principio, Walter se siente rechazado, pero no tarda en ver el lado bueno de sus tíos, al tiempo que descubre la vieja fotografía de una exótica mujer… Poco a poco la convivencia entre los tres se convierte en una especie de novela narrada, un mundo de aventuras orientales llenas de amor y honor, que, sean verdaderas o no, ayudarán al joven a descubrir su lugar en el mundo y a tomar partido en el mundo de los adultos. El director y guionista Tim McCannlies muestra con acierto el mundo impresionable de la imaginación infantil y hay que agradecer que haya podido contar con dos pesos pesados como Duvall y Caine para hacer creíble esta especie de cuento de hadas en plenos años sesenta. Una original comedia nostálgica para toda la familia, con algunos momentos muy divertidos, como los de la pelea en el bar o el recibimiento de los McCann a los visitantes.

5/10
La sentencia

2003 | The Statement

Pierre Brossard es un francés, antiguo colaboracionista con los nazis, que ha logrado eludir hasta ahora la acción de la justicia. Pero parece que un grupo de judíos vengativos le andan dando caza. Católico inconsecuente, siempre agobiado con escrúpulos que resuelve en confesiones en las que parece ignorar qué significan las palabras arrepentimiento y reparación, Pierre se oculta gracias a una tupida organización, que cuenta con la colaboración de elementos integristas de la Iglesia católica. Pero ahora un coronel y una juez estrechan el cerco para darle caza. Al veterano Norman Jewison (En el calor de la noche, El violinista en el tejado) se le notan los 78 años que lleva a sus espaldas. Así, orquesta una película de intriga un pelín anodina y previsible, en la que se peca de simplismo a la hora de describir algunas actitudes. Lo mejor es sin duda la composición de Michael Caine, que entrega uno de esos personajes torturados que tanto le encantan.

5/10
The Actors

2003 | The Actors

O'Malley y Tom son dos actores que deciden probar suerte con los negocios sucios. Las cosas no van muy bien y una serie de circunstancias les brindan la posibilidad de conocer a unos gángsters, la llave perfecta para llevar a cabo su estafa. La película nace de una historia del cineasta Neil Jordan, poco propenso, en general, a las historias cómicas.

4/10
Austin Powers en miembro de oro

2002 | Austin Powers in Goldmember

Vuelve el superagente más hortera de la galaxia: el irresistible para las féminas, aunque sea difícil creerlo, Austin Powers. En esta ocasión la trama gira en torno a complejos paternofiliales varios de nuestro héroe y allegados, que se destapan cuando el padre de Austin es secuestrado por Miembro de Oro, un villano asociado al doctor Maligno. Nuestro pistonudo agente debe viajar en el tiempo a 1975 para rescatar a papaíto; de paso, tratará de entenderse mejor con él. Chistes pelín infantiloides y zafios al más puro estilo “caca-culo-pedo-pis” son marca de la casa de las anteriores entregas de la serie Austin Powers. Aquí no es que el tándem Mike Myers-Jay Roach se ponga sesudo, u obvie el humor escatológico que le caracteriza. Pero sí se advierte un mayor esmero, más inteligencia en las bromas. La incorporación de Michael Caine a la saga, como el padre que ha producido todo tipo de complejos en Austin, eleva el listón sobremanera. Y hay un par de gags en torno a Mini-Yo, el clon del villano enemigo mortal de Austin, francamente hilarantes. También destaca la secuencia de apertura, que nada tiene que envidiar a las clásicas de la serie Bond, toda una sorpresa, y que cuenta con la presencia de numerosas estrellas de Hollywood.

3/10
El americano impasible

2002 | The Quiet American

Thomas Fowler es un periodista británico, destacado hace tiempo en la Indochina francesa. Son los años 50 y la colonia da sus últimos coletazos. ¿Pero son de fiar las tropas rebeldes de Ho Chi Minh? Los americanos, que empiezan a ver lo que es la guerra fría, no lo ven claro. Y bajo la identidad de un médico en misión humanitaria mandan para allá a Alden Pyle, que debe evaluar la situación para apoyar a quien convenga, de modo que la ficha vietnamita del tablero político no caiga bajo dominio soviético. El problema es el precio a pagar. Mientras realiza su misión, Pyle intima con Fowler, pero ambos se convertirán en rivales amorosos por Phuong, una mujer vietnamita, amante del segundo. Adaptación de la novela homónima de Graham Greene. Como es habitual en la obra del escritor británico, plantea los dilemas morales a que están sometidos los personajes. El modo de hacer de Fowler, que realiza su tarea de corresponsal de guerra con una pose de cinismo-realismo, contrasta con el idealismo e ingenuidad de Pyle. Pero ni Greene ni el director, Phillyp Noyce, caen en el error del maniqueísmo: sus personajes son complejos. De modo que Fowler se verá obligado a tomar partido, y Pyle acabará enseñando los repliegues más oscuros de su personalidad. Además, a las ideas ideológicas y vitales se añade, como razón para tomar decisiones, la rivalidad amorosa. De modo que la resolución del film adopta una calculada ambigüedad, que lo eleva muy por encima de lo trivial. Para perfilar a Fowler, ese británico un poco de vuelta de todo, que duda acerca de la actitud a tomar por su chica, Michael Caine se basta y se sobra: su nominación al Oscar es más que merecida. Pero igualmente bien están Brendan Fraser (cuando quiere hace notables papeles “serios) y Hai Yen (la chica vietnamita, al que su amor con un occidental le supone una notable oportunidad para “salir del arroyo”, como le hace ver su pragmática hermana).

6/10
Last Orders

2001 | Last Orders

Jack Dodd. Ha llevado una vida corriente, y algunos de sus mejores momentos los ha pasado con sus amigos, tomando pintas de cerveza en un pub londinense. Ahora ha muerto, y su última voluntad es que sus viejos compinches vayan con sus cenizas a Margate, para esparcirlas en el océano. El viaje de unas horas, que realizan en automóvil, sirve para despertar sus recuerdos, los buenos y los malos tragos, bromas, amores y oscuros secretos que han procurado tapar. Adaptación de una novela de Graham Swift, de quien también se ha llevado al cine El país del agua. El australiano Fred Schepisi logra un film agridulce, canto a la amistad, pero que no oculta las miserias y bajezas en que puede caer el ser humano. Da con el tono preciso para contar su historia, y cuenta con un maravilloso reparto, donde es difícil (e injusto) destacar a un actor por encima de los otros: Caine, Hoskins, Courtenay, Winstone, Hemmings, Mirren…

6/10
Shiner

2000 | Shiner

Un combate de boxeo puede suponer un antes y un después en la vida de un hombre. Eso le ocurre a Billy “Shiner” Simpson, pobre diablo quien a pesar de sus ademanes seguros y su labia (es un farfollas nato) no las tiene todas consigo. Su vida entera la ha construido alrededor de un momento: el del combate que enfrentará a su hijo con el actual campeón del mundo de boxeo. El buscado momento de gloria se tornará en estrepitoso fracaso. Y queda flotando la sombra de una duda. ¿Ha habido tongo? Ambientes pugilísticos, chanchullos y cabezas de turco vienen servidos hábilmente por John Irvin (La colina de la hamburguesa, El pico de las viudas). Pero la cosa no sería igual sin un personaje bien definido al que pone cuerpo y alma Michael Caine. El gran actor británico da el tipo perfecto de perdedor, al que, si algo le puede salir mal, le saldrá, irremediablemente, mal. Hemos visto a Caine en tal tesitura, y con matices variadísimos, en filmes como Las normas de la casa de la sidra, Little Voice, El hombre que pudo reinar... Aquí da una nueva vuelta de tuerca a este tipo humano, y nos conmueve.

4/10
Miss agente especial

2000 | Miss Congeniality

Gracie es una agente del FBI de modales algo rudos. Pero es la única que puede desempeñar una misión muy especial: infiltrarse como concursante en la competición de miss Estados Unidos, para detener a un peligroso terrorista que pretende sabotear el evento. Como la chica cuida poco la fachada, le asignan a un experto en elegancia y buenos modales, para que dé el pego y no desentone. Como el lector puede imaginar, Sandra Bullock bien arregladita, hasta puede que llegue a ganar el concurso de marras. Eso sí, la paciencia de un magnífico Michael Caine (lo mejor, sin duda, de la película), es puesta a prueba, pues su “alumna” es un poquito díscola. Una de las moralejas del film es que estas bellezas despampanantes de concurso también tienen cerebro. Algo que a veces olvidan muchos machitos que andan por ahí sueltos.

6/10
Get Carter

2000 | Get Carter

Carter es un matón de la mafia de poca monta: hace lo que le dicen y no hace preguntas. Pero descubierto el asesinato de su hermano, está dispuesto a llegar hasta el fondo de la cuestión, caiga quien caiga. Se trata de un "remake" del film protagonizado por Michael Caine en 1971, sustituido esta vez por Sylvester Stallone. Pese a todo, Caine cuenta con un pequeño papel.

4/10
Quills

2000 | Quills

Narración de las andanzas del marqués de Sade (1740-1814), en la época de su encierro en un manicomio. En esa casa de locos recibe cierto trato de favor. El marqués escribe su obra gracias a la benevolencia del abate Coulmier; y la saca al exterior con la complicidad de una chica del servicio, Madeleine LeClerc (Joaquin Phoenix se enfunda la sotana de este personaje al que, por supuesto, se le cae la baba por la chica, Kate Winslet, aunque le falta valor para reconocerlo). Llega a poner orden el doctor Roger-Collard, que se supone es un torturador implacable (¡aunque permite que representen ante sus mismísimas narices, sin osar interrumpirla, una obra burlesca donde se le zahiere por su reciente matrimonio! El gran Michael Caine tiene el mérito de sostener al cornudo y difícil personaje.) El director Philip Kaufman y su guionista Doug Wright tratan de convencernos de que la perversidad y propuestas eróticas del marqués despiertan una fascinación casi universal. Y nos vienen a decir que, para evitar que el ser humano cometa perversidades en la vida real, lo mejor es que dé rienda suelta a las fantasías depravadas de la imaginación, ayudado de la literatura (y del cine, cabe suponer).

6/10
Llamada a escena

1999 | Curtain Call

Stevenson y Julia son una pareja de novios que se compran una bonita casa en la que vivir una fabulosa vida juntos. Cuando se instalan descubren que no están solos pues en la casa también vive un matrimonio de fantasmas. Se pasan el día peleando y discutiendo lo que anima más si cabe a Stevenson a pasar de casarse. El problema es que su novia está deseando pasar por el altar. Sin lugar a dudas lo mejor de la película son los geniales Michael Cane y Maggie Smith interpretando a los fantasmas. Es una buena oportunidad para ver a sendos actores en papeles cómicos, algo que no es muy habitual en sus filmografías.

4/10
The Debtors

1999 | The Debtors

Comedia coral sobre un grupo de personajes que se conocen en las mesas de Las Vegas. Gira en torno a la adicción al juego y otros temas. Pero a pesar de la presencia del gran Michael Caine, Catherine McCormack y otros intérpretes solventes, los supuestos golpes de humor no acaban de funcionar, y los personajes carecen de entidad, por lo que el film es completamente fallido.

4/10
Las normas de la casa de la sidra

1999 | The Cider House Rules

En los años 40, el doctor Larch (Michael Caine), dirige el orfanato de St. Clouds. A él acuden jóvenes embarazadas, que dejan a su hijo para adopción o, simplemente, abortan ilegalmente. Homer Wells (Tobey Maguire) nació en St. Clouds y, tras fallidos intentos de adopción, creció como el hijo que el doctor Larch nunca tuvo. Así hasta ejercer como médico del orfanato, aun sin titulación alguna. Homer se dedica a los partos y, a pesar de la presión de su mentor, se niega a practicar abortos. Un día, contra la voluntad de Larch, sale del orfanato a ver mundo. Marcha con Candy y Wally, jóvenes novios que han abortado ante la movilización de Wally hacia los frentes de la II Guerra Mundial. “Buenas noches, Príncipes de Maine, Reyes de Nueva Inglaterra”. Ésta es la tierna frase con que el contradictorio doctor Larch acuesta a “sus niños” cada noche. Al resultar innegable su desvelo por los huérfanos a su cuidado, llama más la atención, por contraste, su firme apoyo al aborto, en el caso de un niño no deseado. ¿Dónde estarían esos críos encantadores que cuida, llenos de vida, si se hubieran “desechado” cuando se encontraban en el vientre de sus madres? Es el mismo planteamiento que se hace Homer, aunque, como las intenciones de John Irving –novelista y responsable del guión– son manifiestas –el apoyo al aborto, como declaró en su discurso de aceptación del Oscar–, se busca un terrible caso límite de incesto para justificar que el protagonista acabe realizando su primer aborto. Se pone así por obra uno de los lemas del doctor: "Sé útil". El utilitarismo justifica el aborto y lo que haga falta, viene a decir el film.

5/10
Fuera de cobertura

1998 | Shadow Run

Dos importantes criminales se disponen a dar el golpe de su vida: hacerse con un botín de 110 millones de libras. Los datos del furgón blindado que transporta la pasta son conocidos, pero nada es tan fácil como parece. El film cuenta con dos actorazos: los británicos Michael Caine y James Fox.

4/10
Little Voice

1998 | Little Voice

Mari es una viuda entrada en años, charlatana, que alterna frívolamente con lo que le parece compañía masculina interesante. Su último descubrimiento es Ray Say, un agente artístico de segunda fila que acepta salir con ella. Sobre todo cuando descubre el talento que esconde LV (Little Voice), la tímida hija de Mari, que aunque no suele pronunciar más de dos palabras seguidas, es capaz de cantar, capturando todos los matices de sus voces legendarias, canciones de Judy Garland, Marilyn Monroe, Shirley Bassey… Little Voice se basa en una obra teatral de Jim Cartwright, de gran éxito en Londres. Gran parte del mérito de Mark Herman (Tocando el viento), director y guionista, es dar al film brío cinematográfico. Los cuidados personajes están envueltos de una atractiva atmósfera mágica, de imágenes poderosas, como las palomas, encerradas en sus jaulas, reflejo del desván donde está encerrada siempre LV. Las miserias humanas se reflejan de modo convincente, hasta el punto de que algunos personajes alcanzan altas cotas de patetismo. Destacan Michael Caine, ganador de un Globo de Oro, y la casi desconocida Jane Horrocks.

6/10
Mandela and De Klerk

1997 | Mandela and De Klerk

El 12 de junio de 1964 el líder negro sudafricano Nelson Mandela fue condenado a cadena perpetua junto a algunos dirigentes del Congreso Nacional Africano. Mandela permaneció recluido en Robben Island durante 27 años, lo que se convertiría en una de las historias políticas más llamativas de la historia. Las cosas empezaron a cambiar el 2 de febrero de 1990, cuando el presidente blanco Frederick De Klerk anunció que el Congreso Nacional Africano se convertía en una organización legal y que Mandela sería liberado al cabo de siete días. El "apartheid" empezaba a remitir. Este film, producido para la televisión y dirigido con competencia por Joseph Sargent (Pelham 1, 2, 3), recoge la historia de cómo se llevaron a cabo aquellos hechos. Encarnan a los personajes principales dos pesos pesados del mundo del cine, Sidney Poitier y Michael Caine.

6/10
20.000 leguas de viaje submarino (1997)

1997 | 20,000 Leagues Under the Sea

Producción televisiva de tres horas de duración que adapta el clásico de aventuras de Jules Verne. El resultado es bastante aceptable, también debido al meritorio elenco de intérpretes y al empaque que aporta el veterano Michael Caine como el enigmático Capitán Nemo. Como es sabido, la historia, ambientada en 1886, narra cómo un enorme monstruo marino destroza las naves de las costas de Nueva Inglaterrra. El profesor Aronnax y el marinero Ned Land irán tras la misteriosa criatura marina y descubrirán la existencia del Capitán Nemo, que viaja a bordo del submarino Nautilus. 

5/10
Medianoche en San Petersburgo

1996 | Midnight in San Petersburg

El ex espía Harry Palmer abre un despacho de investigaciones privadas con algunos compañeros. Uno de sus colegas, Kim, intenta convencerle de que abra una delegación en San Petersburgo para poder pasar más tiempo con su novia, la bailarina Tatania. De repente, Tatania desaparece y Harry Palmer sospecha que los culpables son miembros de la Mafia Rusa. Nueva entrega de las aventuras de Harry Palmer, personaje creado por el novelista Len Deighton y que vuelve a estar interpretado por el excelente Michael Caine.

3/10
Sangre y vino

1996 | Blood And Wine

El ambicioso vendedor de vinos Alex Gates (Jack Nicholson), está metido en un asunto peligroso. Su negocio va de mal en peor, y para salir a flote ha planeado el robo de un collar de brillantes de un millón de dólares, perteneciente a uno de sus clientes. Para ello solicita la ayuda de un experto en desvalijar cajas fuertes, Victor Spanski (Michael Caine). El cebo ideal para tender la trampa al propietario del collar es una atractiva muchacha, Gabriella (Jennifer López), que trabaja como niñera. Pero las cosas se complican cuando la esposa de la víctima, interpretada por Judy Davis, y su receloso hijastro Jason (Stephen Dorff), se involucran en la trama. De esta manera, el golpe meticuloso y limpio de Alex se convierte en un desatino. Se trata de un atractivo thriller que cuenta con un brillante equipo de intérpretes. Michael Caine obtuvo por este trabajo la Concha de Plata al mejor actor en el Festival de San Sebastián. Tiene situaciones intrigantes, suspense y violencia, al más puro estilo del cine negro. Los aficionados al género quedarán satisfechos.

6/10
El expreso de Pekín

1995 | Bullet to Beijing

El reputado espía británico Harry Palmer se encuentra sin trabajo tras el final de la Guerra Fría. Acepta una nueva misión en Rusia, contratado por un hombre que tiene tantos enemigos que no puede fiarse de nadie. Necesita que Harry le ayude a recuperar una temible arma letal, en un país controlado por la mafia. Muchos años después de la última entrega de la serie, el veterano actor Michael Caine recupera el personaje de Harry Palmer (que le dio fama en Ipcress), espía británico que fue creado como la antítesis de James Bond, cuyas aventuras iban a ser tratadas de una forma mucho más realista.

4/10
En tierra peligrosa

1994 | On Deadly Ground

Forrest es un obrero de una planta petrolífera que se enfrentará a un magnate con unos planes fatales para el medio ambiente. Steven Seagal dirige y protagoniza este limitadito film que a pesar de sus buenas intenciones morales, cae pronto en el aburrimiento. El guión es mediocre y la cinta solo pretende ser un lucimiento del forzudo Seagal, el cual recurre fácilmente a la violencia y al erotismo gratuito. Extraña la presencia del gran Michael Caine en una película de estas pretensiones.

2/10
World War II: When Lions Roared

1994 | World War II: When Lions Roared

Producción televisiva, originalmente de más de tres horas de duración, que narra la reunión que tuvo lugar entre las fuerzas aliadas para abrir un segundo frente occidental y poner fin así a la II Guerra Mundial. En la conferencia de Teherán, celebrada entre el 28 de noviembre y el 1 de diciembre de 1943, se dieron cita Stalin, Churchill y Roosevelt. El film cuenta con tan sólo un puñado de intérpretes, pero todos de gran calidad, con Michael Caine (Stalin), Bob Hoskins (Churchill) y John Lithgow (Roosevelt) en los papeles principales. Logró varias nominaciones a los Premios Emmy.

6/10
Los Teleñecos en Cuentos de Navidad

1992 | The Muppet Christmas Carol

Originalísima y entrañable película que ofrece una especial versión del clásico relato de Charles Dickens. El gran actor británico Michael Caine, célebre entre otras por sus interpretaciones en la películas La huella de Joseph L. Mankiewicz, o Hannah y sus hermanas de Woody Allen , que le valió un Oscar de la Academia, encarna en esta graciosa película al tacaño y triste Mr. Scrooge, el inolvidable personaje de Dickens obsesionado con su propio egoísmo. Con la compañía de los simpáticos teleñecos, la Rana Gustavo y Peggy entre ellos, y llevado por el fantasma de las navidades, Scrooge será trasladado al pasado, al presente y al futuro y descubrirá por fin cuál es el verdadero espíritu de la Navidad. Maravillosa película familiar, llena de buenas canciones y de momentos de humor y dirigida con gran profesionalidad por Brian Henson.

6/10
Seducción peligrosa

1992 | Blue Ice

Harry Anders (Michael Caine) es un ex agente secreto británico que se ha retirado e iniciado una vida más tranquila como propietario de un exitoso club de jazz. En un encuentro casual conoce a Stacy (Sean Young), esposa de un importante diplomático norteamericano. Tras enamorarse locamente de Stacy, ésta convence a Harry de que localice a un antiguo amante que pretende perjudicar a su marido. Esto le obliga a recurrir a toda su experiencia y a antiguos contactos, pero la trama se complica con varios asesinatos. El magistral actor Michael Caine (La huella, El hombre que pudo reinar) seleccionó mucho sus papeles durante los años 90, realizando pocos filmes. En esta ocasión forma una excepcional pareja con la bella Sean Young (Blade Runner). La dirección corrió a cargo del especialista Russell Mulcahy (Los inmortales).

4/10
¡Qué ruina de función!

1992 | Noises Off...

Hilarante comedia dirigida con enorme oficio por Peter Bogdanovich (Esa cosa llamada amor) a partir de una obra de teatro de Michael Frayn. La película recuerda a las cintas clásicas de Hollywood, en la más pura tradición de la "screwball comedy", con momentos delirantes, confusiones y malentendidos, en torno al estreno de una obra de teatro. La trama mezcla la vida 'real' de los actores y actrices, con sus amoríos y sus disputas, y, a la vez, los ensayos y la puesta en escena de la obra de teatro que van a interpretar. Realidad y ficción se mezclarán sin compasión, de modo que asistimos a dos tramas a la vez, la que tiene lugar entre bastidores y la que ocurre sobre las tablas. El impagable ritmo, los excelentes actores y los diálogos vivísimos hacen que el resultado, dentro de cierta frivolidad y ligereza, sea sensacional.

7/10
Jekyll & Hyde

1990 | Jekyll & Hyde

Los habitantes de Londres se sienten atemorizados por una brutal oleada de crímenes. El carismático Michael Caine interpreta al Dr. Jekyll y a su alter ego, el terrible Mr. Hyde, en esta lujosa versión televisiva de la clásica novela de Robert Louis Stevenson.

5/10
Un destino de ida y vuelta

1990 | Mr. Destiny

Variaciones sobre ¡Qué bello es vivir!, y en última instancia, sobre el "Cuento de Navidad" de Charles Dickens. Larry está convencido de que su existencia es un desastre debido a que siendo un chaval, falló una bola en un partido de béisbol. En éstas anda cuando se presenta Mr. Destiny ofreciéndole vivir la vida alternativa en que acertó a la bola. Y se dará cuenta que también por ese caminillo las cosas no son fáciles. Amable fabulilla, donde Linda Hamilton es la chica del 'prota' 'depre', y Michael Caine la suerte de ángel que tiene que ayudarle a madurar.

5/10
Ejecutivo ejecutor

1990 | A Shock to the System

Graham, un ejecutivo del mundo de la promoción, está convencido de que al fin va a lograr el ansiado ascenso. Pero es elegido un odioso colega. Es la gota que colma el vaso de su paciencia: humillado, va a vengarse de todos los que han contribuido a hacer desgraciada su vida. Michael Caine resulta perfecto como el "mosquita muerta" que afila sus garras, después de haber tragado "carros y carretas". Buena muestra de humor negro.

5/10
Atraco a falda armada

1990 | Bullseye!

Resulta complicado adivinar los motivos que impulsaron a Michael Caine y Roger Moore a intervenir en esta farsa. Quizá la explicación haya que buscarla en que el guionista es Leslie Bricusse, letrista de conocidas canciones para el mundo del cine (desde Goldfinger hasta Solo en casa) y amigo personal de Caine desde el Londres de los años 60. También interviene en esta desastrosa película Deborah Moore, hija en la vida real de Moore. La historia da vergüenza ajena: Moore y Caine son dos pillos que se hacen pasar por los gemelos de un científico que ha conseguido una peligrosa fórmula secreta. Escenas como el viaje en tren o la persecución de sus “dobles” en Escocia (de ahí lo de la “falda” del título en español), nos retraen a un cine arcaico y desfasado.

2/10
Un par de seductores

1988 | Dirty Rotten Scoundrels

Típica comedia pergeñada alrededor de los caracteres contrapuestos de sus dos protagonistas, socios a su pesar. Freddy y Lawrence son estafadores profesionales que se dedican a seducir a mujeres talluditas. Pero sus modos de proceder son muy diferentes. Director competente (Frank Oz) más dos actores divertidos, una americano (Steve Martin), el otro 'british' (Michael Caine, que fue nominado al Globo de Oro), dan como resultado un entretenido divertimento, que combina humor físico y humor con el lenguaje.

5/10
Jack el destripador

1988 | Jack the Ripper

Miniserie televisiva sobre las tristemente célebres andanzas del asesino conocido como Jack el destripador, que asesinaba a prostitutas en el East londinense a finales del siglo XIX. El inpector Abberline, de Scottland Yard, se ocupa del caso. David Wickes sabe dar el aire de intriga que requiere la trama, ayudado por la perfecta recreación de época, con la típica e intrigante atmósfera de neblina de Londres. Michael Caine sumó un Globo de Oro a su lista de premios.

5/10
Sin pistas

1988 | Without a Clue

Una muesca más en la filmografía de Holmes y el Dr. Watson, personajes creados por Arthur Conan Doyle. Aquí se juega en tono de comedia con la rocambolesca idea de que el 'listo' es Watson (Ben Kingsley), novelista, mientras que Holmes (Michael Caine), que no existe, es representado por un pobre alcohólico.

5/10
Una novia para dos (1987)

1987 | Surrender

Mediocre producción de los inefables Golam-Globus, donde dos estrellas ganadoras del Oscar en esa misma década –Michael Caine (Hannah y sus hermanas) y Sally Field (En un lugar del corazón)– adquieren un excesivo protagonismo al servicio de un ingenioso guión, destrozado por la incompetencia de un director llamado Jerry Belson. En su trama, Caine es un hombre escarmentado en sus relaciones con las mujeres (en un excelente gag, prefiere entrar en un ascensor con un negro que sujeta a un perro peligroso que hacerlo en otro elevador donde está una chica estupenda), que vuelve a enamorarse de Field sin poder remediarlo. La película cuenta con un desconcertante montaje paralelo en el que mientras a ella le tocan dos millones de dólares en unas tragaperras, Caine aprende la verdad de la vida cuando un lobo descarriado le mira fijamente a los ojos. Destaca el trabajo de fotografía del español Juan Ruiz Anchía.

4/10
El cuarto protocolo

1987 | The Fourth Protocol

Un agente de la KGB, el comandante Petrofsky recibe la importante misión de introducirse en Inglaterra para montar una devastadora bomba atómica, pieza por pieza. Mientras, un misterioso agente ruso muere en una persecución, y entre sus ropas, los agentes ingleses descubren un disco de plutonio, que se utiliza para la fabricación de la bomba atómica. El prestigioso autor de best-sellers Frederick Forsyth adaptó como guionista una de sus más famosas novelas de espionaje, para este filme, que cuenta con el veterano Michael Caine (La huella, El hombre que pudo reinar) como protagonista. Junto a él, un jovencísimo Pierce Brosnan, años antes de que se convirtiera en el protagonista de la saga de James Bond.

6/10
Tiburón, la venganza

1987 | Jaws: The Revenge

Después de que su hijo sea devorado por un tiburón blanco, Ellen Brody llega a la conclusión de que el animal la tiene tomada con su familia. Decide irse con su hijo Michael lejos de Amity. Aburrida cuarta entrega de la saga iniciada por Steven Spielberg con Tiburón, más centrada en los personajes que en la acción. Pero el guión es un absoluto despropósito, pues resulta difícil creer que un tiburón esté ensañado con la familia Brody, y les persiga allí donde se vayan a vivir. La actriz Lorraine Gary y Lance Guest repiten sus personajes de las dos primeras entregas, y el film cuenta también con Michael Caine en un personaje insustancial.

3/10
Hannah y sus hermanas

1986 | Hannah and Her Sisters

A través de las andanzas de tres hermanas, Woody Allen indaga en la infidelidad matrimonial, esta vez con un tono reposado, introspectivo y profundo, a medio camino entre la comedia clásica y el cine de Bergman. Del excelente reparto, destacan Michael Caine y Dianne Wiest, premiados con los Oscars al mejor actor y a la actriz secundaria, respectivamente.

7/10
La calle de la Media Luna

1986 | Half Moon Street

Lauren Slaughter, una inteligente mujer doctorada en filosofía y economía china, sufre graves problemas económicas. Acaba convirtiéndose en dama de compañía y citándose con Lord Bulbeck, un influyente político. Dos grandes intérpretes, Sigourney Weaver y Michael Caine, protagonizan este thriller, basado en una novela de Paul Theroux.

5/10
Dulce libertad

1986 | Sweet Liberty

Michael, un prestigioso escritor, ayuda al equipo que está rodando una película sobre uno de sus libros. Segunda película escrita, dirigida y protagonizada por Alan Alda, que trata temas como el miedo al compromiso.

5/10
La sombra del delator

1986 | The Whistle Blower

Simon Langton, aclamado director de la serie Orgullo y prejuicio (1995), ofrece un estimable film de espionaje basado en una novela de John Hale. Un hombre decide investigar por su cuenta la verdad acerca de la muerte de su hijo, que trabajaba de traductor ruso para los servicios de espionaje británicos. Entre el fantástico reparto, destacan Michal Caine y Sir John Gielgud.

5/10
Mona Lisa

1986 | Mona Lisa

Al salir de la cárcel, George, un mafioso arrepentido que espera que la vida le de una nueva oportunidad, tiene dificultades para encontrar trabajo. Finalmente, le contrata como chófer Simone, una prostituta negra. Enamorado perdidamente de ella, George acepta ayudar a una de sus amigas, que se ha metido en un buen lío. Esta fatalista historia de amor, típica del cine negro, fue uno de los grandes éxitos del irlandés Neil Jordan, que a continuación fue reclamado por Hollywood. Supuso la consagración de Bob Hoskins, premio al mejor actor en Cannes. Además, el actor se convirtió en una celebridad a nivel mundial. Hoskins llegó al film casi por casualidad, pues Jordan pensó durante la gestación del proyecto en que su papel lo interpretaría Sean Connery. Destaca también el trabajo del veterano Michael Caine, siempre excelente en todas sus películas. Neil Jordan describe el lado oscuro y oculto de las grandes ciudades, en la sociedad moderna y aborda otros temas de calado, como la redención y las relaciones profesionales. El film se cuenta sin duda entre sus mejores películas, gracias a su mezcla entre drama y thriller con pinceladas de comedia negra. Años después se especuló con la posibilidad de que  el provocador cineasta Larry Clark (Kids) rodaría el remake estadounidense de la película de Jordan, con Rosario Dawson como protagonista.

5/10
El pacto de Berlín

1985 | The Holcroft Covenant

Noel Holcroft, arquitecto neoyorquino, recibe una herencia inesperada que procede de su padre, antiguo nazi, que le ha legado fondos del Tercer Reich que ahora se destinan a ayudar a los supervivientes de los campos de concentración. Cuando Holcroft investiga de dónde vienen esos fondos, descubrirá una conspiración relacionada con una organización neonazi. El realizador John Frankenheimer vuelve a colaborar con el guionista George Axelrod, que escribió su película El mensajero del miedo, en esta adaptación de una novela de Robert Ludlum. Destaca el trabajo de la alemana Lili Palmer, en el rol de madre de Michael Caine, que falleció poco después del rodaje.

5/10
Loca juerga tropical

1985 | Water

Baxter es el gobernador de Cascara, una pequeña isla del Caribe, dependiente de Gran Bretaña. Se dedica a cultivar marihuana que reparte entre los habitantes del lugar. Fallida comedia satírica sin demasiado interés. El reparto, encabezado por el veterano Michael Caine, no parece tomarse en serio la cinta.

4/10
Lío en Río

1984 | Blame It on Rio

Uno de los últimos trabajos del gran director Stanley Donen (Cantando bajo la lluvia) es esta comedia romántica, previsible y sencillita, que habla de líos amorosos entre hombres maduros y jovencitas de buen ver. Cuenta con intérpretes de la talla de Michael Caine o Demi Moore. Matthew y Victor son dos grandes amigos que deciden pasar una temporada de descanso en la exótica ciudad de Río de Janeiro. Ambos han ido con sus hijas, Nicole y Jennifer. Las cosas se complican cuando Jennifer se siente muy atraída por Matthew y éste acaba cayendo en sus redes. Entretanto Victor se da cuenta de que alguien ha seducido a su hija y pretende desenmascararle...

4/10
El hombre rompecabezas

1983 | The Jigsaw Man

Un desertor de los servicios de inteligencia británico vuelve a su antiguo país para cumplir una última misión de espionaje. Rejuvenecido y con el rostro transformado por una complicada operación de cirujía plástica, debe enfrentarse a Sir Gerald Scaith, quizá el hombre más poderoso de la inteligencia británica. Terence Young dirige esta historia de espías, que cuenta con un atractivo reparto encabezado por Laurence Olivier y Michael Caine, los cuales ya habían coincidido con anterioridad en otra película, obra maestra Joseph L. Mankiewicz: La Huella (1972). Pese a no aportar nada nuevo al género, el film se deja ver, y seguramente encantará a los amantes de las historias de espionaje y lectores de John LeCarré.

5/10
Educando a Rita

1983 | Educating Rita

Rita es una peluquera casada, sin ilusión por nada, que encima no consigue concebir un hijo. Un día decide apuntarse a clase de literatura en la Universidad, lo que hará de ella una mujer nueva y optimista. Además, Frank, su profesor de inglés se sentirá atraído por ella. Amable cinta de Lewis Gilbert donde una mujer madura experiementa un cambio en su aburrida vida gracias a un profesor universitario. Michael Caine fue nominado a los Oscar como mejor actor por su papel de maestro enamoradizo y algo alcohólico, y le da la réplica Julie Walters (Titanic Town, Las chicas del calendario)

5/10
Cónsul honorario

1983 | The Honorary Consul

El Dr. Eduardo Plarr ha trabajado durante mucho tiempo en un país latinoamericano. De vuelta a su lugar de origen retoma viejas amistades y comienza una relación amorosa. Sin embargo, al poco tiempo recibe una petición de ayuda por parte de un grupo revolucionario latinoamericano. Su objetivo es secuestrar a un diplomático. Intriga política mezclada con intrincadas cuestiones morales, muy en la línea del controvertido escritor Graham Greene, autor de la novela original. Una buena pareja de actores principales logra que el interés aguante hasta el final. La película es también conocida por el título original "Beyond the Limit".

4/10
La trampa de la muerte

1982 | Deathtrap

Sidney imparte un seminario sobre las reglas para escribir obras de teatro. Aunque afamado autor de obras de misterio, desde hace tiempo no es capaz de plasmar en el papel algo medianamente decente. Esta frustración crecerá cuando Clifford, un antiguo alumno, le presenta a su examen una obra sobre asesinatos que ha escrito, y que resulta brillante. Envidioso en extremo, decide quedar con el joven, asesinarlo y arrogarse la autoría del texto. Pero las cosas no son lo que parecen, y todo se va a complicar bastante.Adaptación de la entretenida obra de Ira Levin, a cargo de Sidney Lumet, está concebida como un "juego" donde la "tortilla" va a dar varias vueltas, un tipo de historias a las que no es ajeno el protagonista, Michael Caine, recuérdense sus dos versiones de La huella. Aunque los actores brillan, se evidencia demasiado el origen teatral del film, y sus artificiosos giros. Hay mucha ironía en la historia, y un curioso juego de "cajas chinas" en la estructura. La relación entre los personajes de Caine y Christopher Reeve, con la vidente que les puede desenmascarar, retrotrae a otra historia de este porte, la de La soga que llevó al cine Alfred Hitchcock.

5/10
La mano

1981 | The Hand

Uno de los filmes más tempranos de Oliver Stone. Cuenta la pesadilla de un dibujante de cómics, que pierde una mano. El miembro amputado comienza a cometer extraños crímenes. Protagoniza el gran Michael Caine.

5/10
Evasión o victoria

1981 | Victory

John Colby, capitán inglés, es enviado a un campo de prisioneros nazi. Transcurre la II Guerra mundial, y Colby ha visto truncada su carrera como futbolista al ser reclutado. El mayor Karl Von Steiner, máximo oficial de los alemanes, le propone un extraño reto. Colby deberá reunir jugadores para celebrar un partido con un equipo germano. El entonces veterano John Huston (La reina de África) obtuvo un gran éxito con esta cinta deportiva sobre fugas de prisioneros. Además de actores profesionales como Michael Caine o Sylvester Stallone, participaron astros reales del fútbol como el mítico brasileño Pelé, el británico Bobby Moore o el argentino Osvaldo Ardiles.

5/10
La isla (1980)

1980 | The Island

Adaptación de una novela de Peter Benchley a cargo de él mismo, bajo la dirección de Michael Ritchie. Se trata de una película de terror ambientada en una isla paradisiaca, que tiene como mayor baza la presencia de Michael Caine al frente del reparto y de la música del gran Ennio Morricone. Una serie de turistas están siendo víctimas de asesinatos y robos de sus yates en una isla idílica del Triángulo de las Bermudas. Los responsables son una banda de piratas capitaneados por un sanguinario criminal. Cuando aparece por allí un reportero con su hijo, que quieren investigar los hechos, la banda de piratas se hace pasar por una peligrosa tribu nativa.

4/10
Vestida para matar (1980)

1980 | Dressed to Kill

Thriller con altas dosis de violencia y erotismo, que causó un fuerte impacto en la época de su estreno. Dirige y escribe Brian De Palma (Los intocables de Eliot Ness), quien logra momentos de gran tensión y, sobre todo, mantiene el interés a lo largo de toda la cinta. Cuenta para ello con los enormes trabajos de Michael Caine y Angie Dickinson. El actor inglés interpreta al Dr. Elliott, un médico psiquiatra de Manhattan que ve cómo su vida se pone patas arriba cuando un asesino está usando uno de sus bisturís para cometer sus crímenes. Obsesionado con la situación y decidido a descubrir el misterio, el doctor se irá adentrando en un terreno peligroso y pesadillesco en el que saldrán a relucir peligrosas obsesiones y perversiones.

6/10
Más allá del Poseidón

1979 | Beyond the Poseidon Adventure

Thriller que aprovecha el tirón de la exitosa e impactante historia de La aventura del Poseidón, a través de una novela de Paul Gallico. Tras el hundimiento del famoso buque, el patrón de un carguero, su ayudante y una pasajera se adentran en los restos del navío hundido y milagrosamente encuentran supervivientes. Sin embargo, se les unirán en la expedición unos cuantos personajes liderados por un tal Dr. Svevo, que van en busca un cargamento de plutonio. Ni siquiera el variado reparto, lleno de caras más o menos conocidas, logra sacar a flote (nunca mejor dicho) esta floja película.

3/10
Ashanti

1979 | Ashanti

Adaptación de una novela de aventuras exóticas en el desierto de Alberto Vázquez Figueroa. Sigue a un matrimonio que trabaja en África en un campo de ayuda a refugiados, con la ayuda de una competente lugareña. Pero ésta es secuestrada con idea de ser vendida como esclava a un príncipe árabe. Pondrán todos los medios para lograr su liberación. Richard Fleischer es experto en el género, y el reparto es competente, aunque algunos actores ya están como Peter Ustinov, William Holden y Rex Harrison quizá ya están algo mayorcitos para tanto ajetreo en África. Michael Caine y Omar Sharif no son nuevos en las aventuras en la arena, eso está más que claro.

4/10
Gigantes de plata

1978 | Silver Bears

El jefe de un sindicato mafioso que controla el juego de Las Vegas decide comprar su propio banco suizo para blanquear dinero. Para ello, compra un banco a un príncipe italiano venido a menos. Sin embargo, cuando acude a visitar su nueva adquisición, se da cuenta de que se trata de una pequeña habitación en un piso. El soberbio actor Michael Caine (El hombre que pudo reinar, La huella) es el máximo atractivo de esta comedia británica que cuenta con un brillante guión.

4/10
El enjambre

1978 | The Swarm

En pleno cine de catástrofes, las abejas asesinas eran una opción. Sobre todo si había una novela escrita por Arthur Herzog Jr. en la que basarse. Dirigida por el especialista en el tema, Irwin Allen (productor de La aventura del Poseidón y El coloso en llamas), la acción se desarrolla en Texas. Allí crea el caos un enjambre de abejas africanas que anteriormente habían pasado por el Caribe y Brasil. Para su producción se usaron 20 millones de abejas y, en vista de la imposibilidad de adiestrarlas para que no picasen a la gente, se tuvo que recurrir a filmarlas desde el aire para dar sensación de peligro. Además, tal y como contaba Michael Caine en su biografía, “el principal problema era que las abejas te llenaban de mierda”. A pesar de un reparto espectacular – Richard Widmark, Olivia de Havilland, el citado Caine, Katharine Ross, Henry Fonda...–, el film pinchó en la taquilla americana donde recuperó solo 10 millones de dólares de los 21 de su coste. No sabemos muy bien por qué su vestuario obtuvo una nominación al Oscar. Extraordinaria banda sonora de Jerry Goldsmith.

5/10
California Suite

1978 | California Suite

Por una serie de circunstancias bien diferentes, 5 parejas que no se conocen se hospedan en el mismo hotel de Beverly Hills. Estamos en la alocada semana de la entrega de los Oscar de la Academia. Sidney Cochran pierde la oportunidad de optar a un Oscar debido a su torpeza, y por este motivo tiene que sufrir las continuas reprimendas de su insoportable mujer. Por su parte, Marvin Michael no sabe cómo explicar a su esposa el motivo de la presencia de una exuberante muchacha rubia en su cama. El doctor Chauncey y Gump se enteran del oscuro pasado de su mejor amigo, lo que les deja turbados. Por último, Hannah Warren no asimila la nueva forma de vida de su ex marido. ¿En qué acabará este enredo? Se trata de una comedia que provoca situaciones absurdas y disparatadas. Los personajes son a cuál más excéntrico. Destaca Maggie Smith, que ganó el Oscar como mejor actriz secundaria. Divertida para pasar un rato agradable sin mayores pretensiones.

6/10
Un puente lejano

1977 | A Bridge Too Far

Recreación histórica de una famosa misión contra los alemanes en la II Guerra Mundial. Tras el desembarco de Normandía los aliados han de tomar el puente de Arnheim, un punto clave por su lugar estratégico. Adaptación de William Goldman del libro de Cornelius Ryan, basado en hechos reales. Inolvidable el “Dios te salve María” de Robert Redford en el río. Se trata de una de las mayores superproducciones sobre la II Guerra Mundial. Richard Attenborough (Gandhi) contó además con un reparto que tiene más estrellas que todos los generales juntos de la película.

6/10
Harry y Walter van a Nueva York

1976 | Harry and Walter Go to New York

Comedia criminal servida con un plantel de actores de auténtico lujo y ambientada a finales del siglo XIX. Harry (James Caan) y Walter (Elliott Gould) son dos artistas de medio pelo que acaban entre rejas. Allí conocen a un famoso ladrón llamado Worth (Michael Caine), con el que comienzan a trabajar. pero las cosas se complicarás cuando aparezca en escena una guapa periodista (Diane Keaton) y ellos sigan a Worth hasta Nueva York, en donde planea dar un golpe. Dirige la función Mark Rydell, especializado en trabajos para la telvisión.

4/10
Ha llegado el águila

1976 | The Eagle Has Landed

En plena Segunda Guerra Mundial, el coronel alemán Radl junto a otros paracaidistas planean secuestrar al ministro Winston Churchill, que se dirige a un pueblecito de Inglaterra para tomarse unas vacaciones. Interesante y atípica cinta bélica cuyo interés no decae en ningún momento, gracias, en parte, al trabajo de los protagonistas Michael Caine, Donald Sutherland y Robert Duvall, entre otros. Buena ambientación y preciosa fotografía de Anthony B. Richmond, donde destacan los hermosos paisajes aéreos en el arranque de la película. Fue el último film de John Sturges (Duelo de titanes, Cuando hierve la sangre).

5/10
La conspiración (1975)

1975 | The Wilby Conspiracy

Un británico y un político sudafricano son investigados por la policía racista de Sudáfrica, con la idea de localizar a un líder negro, opositor del Apartheid. Poitier y Caine protagonizan este sólido thriller político con el racismo de fondo.

6/10
Una inglesa romántica

1975 | The Romantic Englishwoman

Un escritor sufre bloqueo creativo. Está escribiendo una novela sobre una mujer en busca de ella misma lo que coincide con el "affaire" que su esposa ha tenido con un alemán, supuesto gran conocedor de la literatura. Tragicomedia de Joseph Losey, que contó con el dramaturgo Tom Stoppard para adaptar la obra de Thomas Wiseman. Gran trío actoral con Michael Caine, Glenda Jackson y Helmut Berger.

4/10
Un detective curioso

1975 | Peeper

Simpática comedia en la clásica línea detectivesca en que una madre en apuros acude a un investigador para que dé con el paradero de su hija. Ambos, estupendos Michael Caine y Natalie Wood, se verán envueltos en mil peripecias. Dirige el film Peter Hyams, que justo después de esta cinta empezaría su deriva hacia el cine de ciencia ficción.

5/10
El hombre que pudo reinar

1975 | The Man Who Would Be King

El mundo estaba revuelto durante la última parte del siglo XIX. La necesidad de las naciones poderosas de descubrir nuevos territorios para expandir su dominio, hace que surjan cientos de aventureros provenientes de ellas. Los límites del planeta y sus maravillas eran aún un misterio para un conjunto de hombres impregnados por un espíritu romántico de exploración y descubrimiento. Danny Dravot (Sean Connery) y Peachy Carnehan (Michael Caine) son dos trotamundos en busca de aventuras en la India. Se dedican a cualquier actividad que les reporte dinero, sin ningún miramiento ético o moral. Debido a una serie de circunstancias, llega a sus oídos la noticia de que existe un país hacia el interior, llamado Kafiristán, repleto de riquezas, donde aún no ha llegado el dominio del hombre blanco. Deciden lanzarse a su conquista, atravesando el Himalaya y desafiando cientos de peligros. Después de una gran batalla, Danny es elegido el nuevo rey, pero esta situación no le gusta un pelo a Peachy. Maravillosa, cautivadora, inolvidable. Una película que se puede ver una y mil veces. Basada en un relato del genial Rudyard Kipling. Cine de aventuras en estado puro, para sentarse y disfrutar con la boca abierta durante dos horas. La dirección es ágil y vistosa. Hay persecuciones, luchas, situaciones arriesgadas y humor. Las interpretaciones de Connery (que se acababa de librar de su marchamo de James Bond) y Caine con magníficas. La música, que pone la guinda épica, de Maurice Jarre.

9/10
El molino negro

1974 | The Black Windmill

El hijo de un agente británico es secuestrado por unos traficantes, que piden un pago en diamantes por su liberación. Don Siegel, responsable de varios títulos de la serie Harry, el sucio, insufla bríos a esta trama de rescate, con vibrante clímax en el molino del título. Michael Caine es el padre sufridor, que podría superar sus problemas conyugales gracias a esta crisis. A sus habituales composiciones de espía frío o de asesino tipo Harry Palmer, en esta ocasión añade un toque de humanidad.

6/10
Contrato en Marsella

1974 | The Marseille Contract

Coproducción francobritánica que sigue los esquemas básicos del cine policiaco italiano, que en esos momentos estaba causando furor por sus historias de corrupción política, violentos asesinatos de mafiosos e implacables policías. Para ello, y al igual que ocurría en este tipo de cine italiano (por otra parte un subgénero a considerar), se contó en su reparto con estrellas norteamericanas que intentaban subsistir económica –que no artísticamente– en Europa como Anthony Quinn y James Mason. El primero es un agente de la inteligencia norteamericana que hará todo lo posible para capturar a un capo de la droga. Penúltima película de Robert Parrish (1916-1995), que había sido actor y montador antes de iniciar una carrera no excesivamente afortunada como director, de la que se retiraría en 1983.

4/10
Salvaje y peligrosa

1972 | X, Y and Zee

Robert y Zee forman un matrimonio a punto de romperse, pues la convivencia va de mal en peor. Un día, en una fiesta, Robert conoce a Stella y siente en seguida atracción por ella. El idilio entre ambos no tarda en producirse y cuando Zee se entera, histérica perdida y llena de celos, hará todo lo posible por separarles. Michael Caine y Elizabeth Taylor interpretan al matrimonio, mientras que Susannah York hace de Stella. Este drama está basado en una obra de Edna O'Brien, escritora polémica por sus textos que hablaban sin tapujos de temas escandalosos para la época, como podía ser el sexo. Dirigido por Brian G. Hutton (Los violentos de Kelly), la película volvió a ser un sonoro fracaso para Elizabeth Taylor que no pasaba por una buena época ni personal ni profesional.

3/10
Historias peligrosas

1972 | Pulp

Comedia decididamente excéntrica. Sigue a un escritor de novelas "pulp", que inesperadamente es fichado por un actor de películas de gángsteres de edad avanzada, para que le escriba sus memorias. Cuando acude a una isla del Mediterráneo para acometer su tarea, se encuentra con que su jefe es un tipo al que le gustan las bromas macabras; y le ha tomada a él por blanco. Disparatada película, con algunos momentos graciosos, y otros no tanto. Michael Caine es el escritor perplejo, y Mickey Rooney la estrella de Hollywood. La nota femenina la pone una actriz clásica del cine negro de serie B, Lizabeth Scott.

5/10
La huella (1972)

1972 | Sleuth

Genial película de Joseph L. Mankiewicz, basada en la obra teatral del prestigioso Anthony Shaffer. Wyke, millonario escritor de novelas de misterio, invita a su casa a Tindle, dueño de una cadena de salones de belleza. Lo que promete ser una agradable velada se convierte en el juego del ratón y el gato: Wyke sabe que Tindle le engaña con su mujer, y ha orquestado todo un juego de humillaciones como sutil venganza. Lo que ocurre es que, a veces, los papeles pueden intercambiarse... Maravillosas interpretaciones de Laurence Olivier y Michael Caine, junto a una historia llena de ingenio y bien dirigida, hacen de la película una auténtica obra maestra.

8/10
Asesino implacable

1971 | Get Carter

Jack Carter es un implacable mafioso de armas tomar que tras conocer la muerte de su hermano, regresa a Newcastle, su ciudad natal para vengarle. La investigación y la búsqueda de sus asesinos le lleva a un turbio negocio de películas porno. Estupendo Michael Caine en una película británica de mafiosos. Dirigida por Mike Hodges (Flash Gordon), el film tiene buenas escenas de acción con su correspondiente carga de violencia y destaca la música de Roy Budd. En 2000 Sylvester Stallone protagonizó un remake titulado Get Carter.

5/10
David y Catriona

1971 | Kidnapped

Después de adaptar consecutivamente para televisión a Johanna Spyri en Heidi (1968), Charles Dickens con David Copperfield (1969) y Charlotte Brontë en Jane Eyre (1970), el veterano Delbert Mann se atrevió en cine con otro clásico de la literatura universal como Robert Louis Stevenson reuniendo en un solo film sus novelas 'Kidnapped' y 'David Balfour': las aventuras y romances en tierras escocesas a cuenta de un joven que llega al castillo de su tío en busca de su herencia. Además de una cuidada puesta en escena, rodaje en escenarios naturales y una pegadiza melodía central a cargo de Roy Budd, lo mejor es su reparto de secundarios británicos con Michael Caine, Trevor Howard, Jack Hawkins, Gordon Jackson y Donald Pleasence.

6/10
El último valle

1970 | The Last Valley

Durante la guerra de los Treinta Años en Europa, un profesor llamado Vogel llega hasta un pequeño pueblecito situado en un valle, que ha sobrevivido a la batalla. También acuden a él un grupo de soldados mercenarios y acuerdan entre ellos y los habitantes del pueblo permanecer juntos lo que dure el invierno, pero poco a poco la convivencia se hace insostenible debido a las diferencias. Magnífica cinta bélica injustamente olvidada donde se hace un alegato del sinsentido de la guerra y de la intolerancia. James Clavell dirige con acierto al inglés Michael Caine (Evasión o victoria), al egipcio Omar Sharif (Doctor Zhivago) y al alemán Per Oscarsson y la historia no pierde interés gracias al guión y a una preciosa banda sonora a cargo de John Barry (Memorias de África).

7/10
Comando en el mar de China

1970 | Too Late the Hero

Durante la Segunda Guerra Mundial un oficial británico y otro estadounidense deben unirse para inutilizar una emisora de radio japonesa en una pequeña isla del Pacífico. Las tensiones creadas entre sus propios hombres, así como lo suicida de la situación, hará que todo se complique. Robert Aldrich vuelve al género de aventuras bélicas que tanta gloria le dio con Doce del patíbulo. El director vuelve a impregnar sus imágenes de crudeza y tensión según un guión propio. Cine bélico algo crepuscular rodado en Filipinas en un clima infernal. Acaba resultando demasiado larga para mantener la atención del espectador. Eso sí, se apoya en una buen reparto con Michael Caine y Cliff Robertson al frente, además de apariciones especiales como las de Henry Fonda al principio del film.

5/10
La batalla de Inglaterra

1969 | Battle Of Britain

Clásico del cine bélico que narra la mayor batalla aérea de la historia, sin olvidar la entidad dramática de los personajes. Fabulosos Michael Caine y Laurence Olivier.

6/10
Un trabajo en Italia

1969 | The Italian Job

Un grupo de ladrones sofisticados planea robar un cargamento de oro valorado en cuatro millones de dólares. Orquesta la operación Charlie Crocker, recién salido de la cárcel, al que un "colega" fallecido ha dejado en una cinta de película explicados los detalles del golpe. Deberán tener mucho ojo con la mafia, pues el “trabajo” lo van a hacer en Italia, en las concurridas calles de Turín. Todo dependerá de que el ingenioso plan –que conlleva provocar un enorme atasco, y sortearlo utilizando tres automóviles Mini–, vaya, nunca mejor dicho, sobre ruedas. Además del remake de este film, The Italian Job, merece la pena ver este "trabajo" original, protagonizado por un excelente Michael Caine. Le secunda un reparto apañado, donde se dejan ver Raf Vallone y el cómico Benny Hill. Las escenas con los Mini por las estrechas callejuelas de la ciudad, donde suben y bajan escaleras, y recorren los porches peatonales, son asombrosas. Hay mil acrobacias, incluida una por los tejados de la factoría de la Fiat, y eso que se descartó un ingenioso vals sobre hielo, con los compases del Danubio azul, en que los tres Mini se enfrentan a tres coches de la policía. Como curiosidad cabe señalar que Caine no sabía conducir por aquella época, y de hecho nunca se le ve al volante. El desenlace es ingenioso, un final abierto que habla de adónde lleva la avaricia.

6/10
Mercenarios sin gloria

1968 | Play Dirty

Segunda Guerra Mundial, la lucha en el desierto. Para ayudar al avance de Montgomery contra Rommel, sería de gran ayuda la destrucción de sus depósitos de combustible. Un grupo de mercenarios sin escrúpulos debe acometer la misión, pero les toca soportar un oficial británico al mando experto en cuestiones petrolíferas, para darles un toque de formalidad. Los modos de hacer del capitán Douglas, que se sujeta a una disciplina y a un concepto del honor y del juego limpio, chocan con los de Leech y sus hombres, gente con muchos años en la cárcel, para los que todo vale, y a los que sólo mueve el dinero.Visión desencantada y cínica de la guerra, no hay espacio, o muy escaso, para el heroísmo, sólo cuenta el cumplimiento de objetivos 'como sea'. Tal planteamiento se observa, no sólo en los mercenarios sino también en el alto mando; se trata de un enfoque revisionista y más brutal del género bélico, que ya había podido atisbarse en Doce del patíbulo el año anterior, y que también afectaba al western. El muy competente director André De Toth rueda muy bien su film, sacando todo el partido al technicolor y al formato panavisión en las escenas del desierto. Hay dinamismo en los planos tomados desde los vehículos, y son estupendas las escenas de la tormenta del desierto. Habla muy bien de la inteligencia del director la secuencia de apertura, que sitúa a la perfección la historia, un jeep que avanza por el desierto, que suponemos alemán por la canción de “Lili Marleen” que se escucha procedente de la radio; algo extraño detectamos en el copiloto, cuyo brazo cuelga muerto, y el espectador va de sorpresa en sorpresa cuando el conductor se cambia de gorra y pone en la radio una canción británica, y cuando constatamos que el copiloto está muerto. La poca estima hacia la vida, los modos traicioneros de los mercenarios, la poca importancia que tiene un bando u otro, todo está presente en esos primeros minutos y adelanta el contenido de la película. Michael Caine hace una estupenda composición del oficial más o menos estirado, pero que demuestra sus cualidades ingenieriles en el transporte de vehículos; le da réplica su némesis, Nigel Davenport, el cínico que debe hacer niñera de Caine a cambio de una recompensa, pero que acaba respetándole.

6/10
Angustia mortal

1968 | Deadfall

Curiosa película sobre un ladrón de guante blanco, ambientada en España. El amigo de lo ajeno se las arregla para acercase a un matrimonio millonario en crisis, entre otras cosas porque él tiene tendencias homosexuales. Aunque sobran ciertas escenas de verborrea acerca de la infidelidad conyugal, destaca la emocionante escena del robo, punteada con una soberbia banda sonora a la española de John Barry,

5/10
The Magus

1968 | The Magus

Floja adaptación de la primera novela de John Fowles, autor cuya obra ha dado pie a títulos tan conocidos como El coleccionista y La mujer del teniente francés. Nicholas es un profesor inglés que viaja a la isla griega de Phraxos para ocupar un puesto de maestro, con idea de dejar atrás a su desequilibrada amante. Su predecesor se suicidó por misteriosas razones, que podrían estar relacionadas con las andanzas de un brujo local, por el que Nicholas empieza a sentir una extraña fascinación. El film se supone que debe sostenerse por el peculiar personaje de Anthony Quinn, pero de tan misterioso, le faltan rasgos definitorios. Con lo que al final queda una historia algo insana de atracciones a varias bandas, que coquetea con el psicoanálisis, tema muy en boga en los 60. La leyenda asegura que Woody Allen comentó que, si naciera de nuevo, se aseguraría de no tener que ver de nuevo The Magus, lo que no parece precisamente un comentario lisonjero.

4/10
Siete veces mujer

1967 | Woman Times Seven

Curioso proyecto del tándem italiano Vittorio De Sica-Cesare Zavattini, compuesto por siete minihistorias de desengaños amorosos que se desarrollan en París. El film está rodado en inglés, y los siete episodios tienen protagonista femenina común, Shirley MacLaine. La viuda cortejada por el médico que atendió a su difunto marido durante el entierro; la mujer que, descubierta la infidelidad de su marido, decide castigarle con la misma moneda, dispuesta a liarse con el primer tipo que encuentre; la azafata abordada por dos tipos en una convención, y que tienen una sesión "intelectual" con ella muy ligera de ropa; los frustrantes esfuerzos de una mujer por complacer a su egocéntrico marido escritor; la mujer contrariada porque alguien va a lucir el mismo vestido que ella en la ópera de París; la pareja de amantes adúlteros, dispuestos a rubricar su relación con un doble suicidio; y la mujer de vida anodina que, al observar con una amiga que las sigue un tipo, cree que se debe a su arrebatador atractivo. Con estos mimbres De Sica y Zavattini arman una cesta de inconfudible y agridulce sabor latino, con una MacLaine capaz de ofrecer una buena variedad de registros, y un estupendo plantel de actores secundarios.

6/10
La noche deseada

1967 | Hurry Sundown

Una localidad sureña, al término de la II Guerra Mundial. Henry, un granjero, acepta la responsabilidad de comprar las tierras de dos de sus vecinos –uno blanco y otro negro– para una gran compañía, que ha comprado todas las tierras colindantes. Pero éstos se niegan en redondo a vender. El siempre interesante Otto Preminger arremete contra el racismo y la intolerancia en el sur estadounidense. Se centra sobre todo en la descripción de personajes, aprovechando que cuenta con actores de primera.

6/10
Un cerebro de un billón de dólares

1967 | Billion Dollar Brain

Harry Palmer se ha retirado de los servicios secretos y trabaja como detective privado. Y le encargan un trabajito fácil, o eso parece, entregar un termo con material clandestino en Helsinki, Finlandia. Allí se verá enredado en un complot urdido por un millonario texano para derribar al comunismo, que tiene como herramienta principal un carísimo cerebro electrónico. Pero las cosas no son lo que parecen. Michael Caine vuelve a encarnar al personaje creado por Len Deighton, aparecido en Ipcress y Funeral en Berlín. Se trata de una trama típica de los años de la guerra fría, que emplea muy bien el marco finés donde se desarrolla la acción. El supercomputador del título puede dar un poco de risa con el paso del tiempo, pero la peli se sigue con interés, por un ritmo adecuado, que incluye alguna sorpresilla, el trabajo de Caine, y el villano de Karl Malden.

5/10
Ladrona por amor

1966 | Gambit

Deliciosa comedia picaresca en torno a un robo, con unos fantásticos Shirley MacLaine (El apartamento) y Michael Caine (El hombre que pudo reinar), con insuperable química entre ellos. El trabajado guión narra cómo un sofisticado ladrón inglés, Harry, y un escultor francés, Émile, convencen a Nicole, una mujer euroasiática que trabaja en un cabaret de Hong Kong, para que ayude a robar un busto chino de gran valor, en posesión de un millonario; la idea es aprovechar el parecido de ella con la esposa difunta del millonario, y con el busto, que representa a una ancestral emperatriz.El film obtuvo tres nominaciones al Oscar, aunque en categorías menores: dirección artística, vestuario y sonido. Es muy ocurrente mostrar inicialmente cómo discurre el plan dentro de la cabeza de Harry -sin fallos, con absoluta perfección- para luego enseñar la realidad, en que la mayoría de los obstáculos no se pueden prever, y donde Nicole resulta ser mucho más espabilada de lo que suponía su compañero de robo.

6/10
La caja de las sorpresas

1966 | The Wrong Box

Un grupo de amigos preocupado por el futuro de sus hijos decide llevar a cabo una idea algo peculiar. Cada uno aporta una cantidad temporal por cada niño, con el objetivo de formar un fondo común. Al cabo de los años, ese fondo tendrá una cantidad considerable en el banco, y los intereses serán para el hijo que sobreviva a los demás. Pero los años pasan y una serie de desgracias acaba con todos los niños menos con dos. El problema se plantea a la hora de decidir quién debe disponer del dinero, porque ambos niños son hermanos y se llevan fatal. Una película inquietante con un planteamiento original. Protagonizada por Michael Caine, un valor seguro en la pantalla. Está narrada con habilidad y consigue un grado aceptable de intriga.

6/10
Funeral en Berlín

1966 | Funeral in Berlín

El coronel Stok, de la KGB soviética, ha decidido cambiarse de bando. A partir de ese momento su vida corre un grave peligro. El encargado de ayudarle a huir hasta una zona segura, en occidente, es el legendario y prestigioso espía británico Harry Palmer. Se encuentran en el sector este de la Berlín dividida tras la Segunda Guerra Mundial. De allí, Stok debe salir con discreción y sin levantar sospechas. El agente Keuzman, infalible pero algo controvertido, tiene la misión de simular un funeral, que permita eliminar cualquier duda sobre Stok. Pero a pesar de que el plan debería ser infalible, Palmer se ve sometido a una intensa persecución por parte de los temibles servicios secretos soviéticos. Michael Caine está excelente en su papel de espía, sabe dar a su personaje el necesario aplomo, y una buena capacidad de encaje cuando las cosas no discurren según lo previsto. Un interesante thriller de espionaje, que mantiene una intensa intriga, permite contemplar el Berlín más característico de la Guerra Fría. Está basado en la novela de Len Deighton.

6/10
Alfie (1966)

1966 | Alfie

Alfie, un tipo egoísta, cambia de chica como otros de camisa. Hasta que deja embarazada a Gilda: deberá empezar a pensar entonces en las consecuencias de sus actos. Gran trabajo temprano de Michael Caine, y extraordinaria música de jazz del gigante del saxo tenor Sonny Rollins.

6/10
Ipcress

1965 | The Ipcress File

El agente británico Harry Palmer debe averiguar la causa por la que, un grupo de científicos, abandonan progresivamente Inglaterra para poner sus conocimientos al servicio de otras naciones. Primera entrega de la saga de Harry Palmer, personaje concebido como una respuesta realista a James Bond. Supuso la consagración de Michael Caine, hasta entonces desconocido, a pesar de que llevaba años en activo. El actor retomó el personaje de Harry Palmer en El pacto de Berlín y El cerebro de un millón de dólares.

5/10
Zulú

1964 | Zulu

Clásico del cine que describe un momento memorable de la etapa colonial británica. Recrea los sucesos históricos que enfrentaron a británicos y zulúes en 1879. El film describe el sitio que soportaron 139 soldados en una localización a medio camino de la ciudad de Natal, a donde se dirigían más de 4.000 guerreros zulúes. En el paso de Rorke's Drift los tenientes Bromheard y Chard organizaron una defensa épica. En el reparto, se puede reconocer a un joven Michael Caine.

6/10
El doble espía

1958 | The Two-Headed Spy

Un espía británico lleva a cabo importantes misiones en Alemania durante la II Guerra Mundial, con ayuda de su contacto, que finge ser vendedor de relojes. Pero éste es asesinado, y le asignan un nuevo contacto, una cantante de cabaret con la que debe simular que vive una historia de amor. El casi siempre secundario Jack Hawkins protagoniza un thriller bélico. El veterano cineasta André De Toth crea una gran tensión. No se entiende muy bien el título, pues el protagonista es un espía que trabaja para los ingleses, no un 'espía doble'.

6/10
Blind Spot

1958 | Blind Spot

Un individuo se queda ciego, tras sufrir una lesión cerebral. Drama insustancial, que acaba resultando interesante gracias al esmerado trabajo del reparto. Cuenta con el veterano Michael como secundario.

5/10
How to Murder a Rich Uncle

1957 | How to Murder a Rich Uncle

El tío George, millonario que vive en Estados Unidos, acude a Inglaterra a visitar a sus familiares, que sufren graves problemas económicos. Éstos conspiran para asesinar al tío George y quedarse con su fortuna. Nigel Patrick dirige y protagoniza esta parodia de las películas de suspense e intriga británicas. Repleta de humor negro, algunos momentos son divertidos.

5/10
Infierno en Corea

1956 | A Hill in Korea

1951. Durante la Guerra de Corea un escuadrón de soldados britanicos entra en una pequeña villa en búsqueda de enemigos. Pronto se ven atrapados en medio de una emboscada y deben de actuar rápido si quieren tener posibilidades de sobrevivir. Aceptable película bélica inspirada la novela de Max Catto. Cuenta con un solvente reparto de actores británicos, en donde destacan Stanley Baker, Stephen Boyd o Robert Shaw, pero sobre todo se trata de la obra en donde debutó en el cine el gran Michael Caine.

5/10

Últimos tráilers y vídeos