saltar al contenido principal

Biografía

Juan de Orduña

17/10/2011
(Madrid, España, 26/12/1900; † Madrid, España, 03/02/1974)
El rey de Cifesa
Juan de Orduña

Había una vez, un tiempo en el que en España había productoras de cine, que no vivían de las subvenciones sino de llevar al público a las salas. En la época de la legendaria Cifesa, el director que más conectaba con los espectadores fue Juan de Orduña, una figura a reivindicar, injustamente olvidada.

Nacido en la capital de España el 27 de diciembre de 1900, en una aristocrática familia, Juan de Orduña y Fernández-Shaw deseaba ser actor desde muy pequeño, cuando su padre le instaló en el jardín de su casa un pequeño teatrillo con el que contaba historias a sus familiares en improvisadas funciones. Estudió bachillerato en el castizo instituto San Isidro, y aunque empezó Ingeniería de Caminos –la carrera de su padre–, pronto la abandonó para cursar Derecho.

Pero sólo pensaba en ser actor, por lo que finalmente decide lanzarse a los escenarios y logra ser aceptado en la compañía de Emilio Thuiller, uno de los grandes de la época. Pasa de secundario a ser primer galán y a tener su propia compañía. Aunque por aquella época pensaba que el cine –aún en la época muda– era un entretenimiento de segunda categoría, finalmente en 1924 acepta intervenir en La revoltosa y La chavala, ambas de Florián Rey, y también en La casa de la Troya, donde Rey ejercía como actor. Ambos se hicieron grandes amigos y el madrileño acabó siguiendo la estela del aragonés como actor reciclado en realizador.

El gran éxito como actor mudo de Orduña fue Boy, de Benito Perojo, que tuvo repercusión internacional. La vio en Francia Jean Renoir que estuvo a punto de reclutar a Orduña para su famosa Nana (1926), pero éste tuvo que desistir porque fue llamado al servicio militar obligatorio. A la vuelta a la vida civil debuta como director con Una aventura de cine, con guión de Wenceslao Fernández Flórez. Fue también Pompeyo Pimpollo, el linotipista que quería ser estrella de cine de El misterio de la Puerta del Sol, del onubense Francisco Elías, primera película española sonora. No acababa de sentirse cómodo como actor con la llegada del sonido, por lo que poco a poco abandona esa faceta, aunque en 1935 interviene en la emblemática Nobleza baturra, de Florián Rey (que mucho después versionaría como director).

Tras el paréntesis de la Guerra Civil, Orduña se prodiga cada vez menos como actor, y dirige Porque te vi llorar, drama sobre una joven violada y sobre todo el drama castrense sobre la camaradería masculina ¡A mí la legión!, su primer gran éxito como realizador, con un gran trabajo de Alfredo Mayo, que se estaba convirtiendo en la gran estrella del cine español de los 40. "Donde me encuentro más a mí mismo es en la dirección", dijo Orduña.

Mayo volvería a ponerse en sus manos en la intrascendente pero encantadora comedia romántica Deliciosamente tontos, junto a una de las actrices de mayor tirón en la postguerra, Amparo Rivelles. Volvió a tener una gran aceptación, así como la también desenfadada Ella, él y sus millones. Salió airoso de su incursión en el cine religioso con Misión blanca, con Fernando Fernán Gómez, sobre misioneros en Guinea.

Curiosamente Orduña no se permite grandes alardes técnicos, sus planos no pasan de académicos y correctos, pero sin embargo conecta como ningún otro realizador español de la época con los gustos del público. A Orduña le traían suerte especialmente las adaptaciones teatrales, como Un drama nuevo, basado en la obra de Manuel Tamayo y Baus, y La Lola se va a los puertos (1947), a partir del texto de los hermanos Antonio Machado y Manuel Machado.

Pero Orduña será recordado sobre todo por sus producciones históricas de presupuesto relativamente abultado (enorme en comparación con la media del cine español). Su mayor 'bombazo' y posiblemente su mejor título es la célebre Locura de amor, también basada en otro texto de Tamayo y Baus, que encumbró a Aurora Bautista, como Juana la Loca. Repitió con esta actriz –y también con Jorge Mistral y Sara Montiel– en Pequeñeces, drama en los tiempos de Amadeo de Saboya que constituye una de las cumbres de su filmografía, y que es de las que mejor ha resistido el paso del tiempo. Y puesto que seguía dando dinero en las taquillas, volvió a recurrir a Bautista para que fuera la protagonista de Agustina de Aragón (1950), de impactante arranque con la heroína defendiendo Zaragoza con un cañón.

Las falsedades históricas de Christopher Columbus, con Fredrich March como Colón, provocaron que Cifesa pusiera en marcha Alba de América, con la que Orduña no logró contentar tampoco a todos, ya que alguna asociación protestó porque en su opinión empequeñecía a Fernando el Católico. Cuando terminó el montaje sufrió un aparatoso accidente de tráfico que le dejó tres meses hospitalizado, durante los que tuvo tiempo de pensar que quería hacer un cine a ser posible más humano.

Orduña fue un autor prolífico. Tuvo tiempo de adaptar a Vicente Blasco Ibáñez, en Cañas y barro (1954), y a Pío Baroja, en Zalacaín el aventurero. Volvió a la temática religiosa con la adaptación de la obra de Carlos Arniches El padre Pitillo, y con su interesante Teresa de Jesús (1961), biografía de la carismática santa de Ávila en la que recupera a Aurora Bautista. También puso mucho empeño en rodar una nueva versión de Nobleza Baturra (1965), que no llega a la altura de la que rodó como actor.

Cuando se enteró de que su gran amiga Sara Montiel, que acababa de rodar en Hollywood Veracruz y Yuma, estaba de vacaciones en España, aprovechó para pedirle el favor de que protagonizara a sus órdenes El último cuplé. Tuvo una repercusión tan enorme que su protagonista ya no regresó al cine americano, sino que se quedó en su país para rodar filmes similares.

Terminó su carrera rodando 13 adaptaciones de clásicas zarzuelas para TVE, la comedieta al servicio de Lina Morgan La tonta del bote, y Me has hecho perder el juicio, insulsa españolada a mayor gloria de Manolo Escobar. Falleció el 3 de febrero de 1974, tras sufrir un infarto de miocardio. Numerosas personalidades del cine, como las actrices Aurora Bautista y Sara Montiel, le dieron su último adiós en el sepelio en el madrileño cementerio de la Almudena. "Silencio, hoy no se rueda", tituló el rotativo Abc.

Trabajos destacados

Filmografía

Director

Director (37 títulos)
1973 | Me has hecho perder el juicio
estrella
4
1972 | El caserío
estrella
5
1970 | La tonta del bote
estrella
4
1969 | Bohemios
estrella
4
1969 | La revoltosa
estrella
4
6
Maruxa
1968 | Maruxa
estrella
4
1968 | El huésped del sevillano
estrella
5
1967 | La canción del olvido
estrella
4
1966 | Delitto d'amore
estrella
4
1965 | Anónima de asesinos
estrella
4
1965 | Nobleza baturra
1963 | Bochorno
estrella
5
1962 | Teresa de Jesús
estrella
6
1962 | El amor de los amores
estrella
4
1958 | La Tirana
estrella
5
1958 | Música de ayer
estrella
5
1957 | El último cuplé
estrella
7
1955 | El padre Pitillo
estrella
4
1955 | Zalacaín el aventurero
estrella
6
1954 | Cañas y barro
estrella
5
1951 | La leona de Castilla
estrella
5
1951 | Alba de América
estrella
5
1950 | Pequeñeces
estrella
6
1949 | Tempestad en el alma
estrella
5
1949 | Vendaval
estrella
4
1948 | Locura de amor
estrella
5
1947 | La Lola se va a los puertos
estrella
4
1947 | Serenata española
estrella
5
1946 | Misión blanca
estrella
5
1946 | Un drama nuevo
estrella
6
1944 | Ella, él y sus millones
estrella
5
1944 | Tuvo la culpa Adán
estrella
4
1943 | Deliciosamente tontos
estrella
5
1943 | Rosas de otoño
estrella
5
1942 | El frente de los suspiros
1942 | ¡A mí la legión!
estrella
5
1941 | Porque te vi llorar
estrella
5

Guionista

Guionista (12 títulos)

Intérprete

Intérprete (6 títulos)

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE