IMG-LOGO

Biografía

Laurent Dailland

Laurent Dailland

Laurent Dailland

Filmografía
Une belle équipe

2020 | Une belle équipe

Bienvenidos al barrio

2019 | Jusqu'ici tout va bien

Pese a haber afrontado un doloroso divorcio, las cosas parecen ir bien para el cuarentón y padre de un hijo adolescente Fred Bartel, al frente de una compañía que realiza diseños para perfumes y cosméticos. Pero Hacienda descubre que ha mentido, domiciliando la entidad en un barrio pobre, para lograr incentivos fiscales previstos para quienes den trabajo a los desfavorecidos. Cuando le dan a elegir entre pagar un pastizal como sanción, o trasladarse realmente con sus trabajadores a la zona periférica parisina, Bartel escoge lo segundo. Acaba en la Corneuve, zona muy conflictiva, donde los recién llegados no parecen encajar demasiado bien, aunque el jefe contratará a un tipo que le suplica que le dé un trabajo, Samy, guardia de seguridad que resultará de gran ayuda. Nicolas Duval Adassovsky, uno de los productores de Intocable, está detrás de esta comedia que pretende ir en la misma línea, pues acumula chistes sobre el contraste de clase social entre los dos protagonistas principales, al tiempo que muestra la realidad de las zonas más pobres de Francia, dándola a conocer en tono amable, sin ocultar problemas que han dado lugar a terribles disturbios. No en vano, la realización le ha sido encomendada a Mohamed Hamidi, que abordaba con gran sentido del humor la disparidad entre inmigrantes y franceses de origen en sus dos anteriores trabajos, Mi tierra y La vaca. Quizás no resista comparaciones con el film sobre el millonario tetrapléjico y su asistente, y se le podría haber sacado algo más de jugo al punto de partida. Pero logra arrancar carcajadas, en momentos inspirados, como el recorrido turístico en autobús de los subalternos de Bartel por la nueva ubicación de su empresa, o la lección de Samy para integrarse en el barrio. A Gilles Lellouche se le da tan bien el terreno de la risa como actuar en dramas del nivel de En buenas manos, y forma buen tándem con el menos conocido Malik Bentalha, secundario en las dos anteriores cintas del director.

6/10
Los 50 son los nuevos 30

2017 | Marie-Francine

En poco tiempo, la madura Marie-Francine pierde su trabajo en un laboratorio, y a su marido, que la deja por una jovencita. Le queda únicamente la opción de refugiarse en la casa de sus padres, que la siguen tratando prácticamente como cuando era una niña, y la ponen a trabajar en su pequeña tienda de cigarrillos electrónicos. Allí conoce a Miguel, otro separado, de origen luso, que también atraviesa una mala racha, y con el que surge la atracción. Valérie Lemercier ha conseguido un enorme éxito como cómica en Francia, con títulos como Los visitantes (no nacieron ayer) donde interpretaba a la protagonista. En ocasiones ha dirigido vehículos para su lucimiento, como ¡Palacio Real! o Voy a ser mamá, de pocas pretensiones, a las que ahora se une esta comedia en la misma línea, donde ha sido coguionista, y que juega su mejor baza en algunos elementos dramáticos, en torno a la crisis de la edad madura, y el poco valor que se le da en una sociedad moderna que, a quienes ya peinan canas, pese a que puedan tener una experiencia que podría ser valiosa, por ejemplo en campos como la investigación contra el cáncer. En el país galo ha arrasado. Lo mejor, las interpretaciones de la propia Lemercier, y de Patrick Timsit (El soplón) como Miguel, una banda sonora nostálgica, muy bien escogida (que mezcla los fados con música en español), y el tono amable que da lugar a momentos divertidos. Pero otros no están tan inspirados o resultan disparatados (¿por qué aparece el ex marido vestido de anciana en el establecimiento?). Además, tiene un desenlace un tanto apresurado.

5/10
Manual de un tacaño

2016 | Radin!

El profesor de violín y primer violinista de la orquesta local François Gautier gasta lo menos posible en sí mismo, hasta el punto de ir andando por no coger el autobús, comer poco, y no tirar nada aunque caduque... Y absolutamente nada en los demás, por ejemplo huye cuando se recolecta dinero para comprar un regalo por la jubilación de un compañero. Se resiste a cambiar incluso cuando se enamora de la mujer ideal, y acude a su casa una hija, cuya existencia ignoraba, que piensa erróneamente que se trata de un tipo desprendido. Mentirle a ambas para que no salgan huyendo no será una labor fácil. A la segunda va la vencida, al menos por esta vez. Fred Cavayé se salió en una ocasión del género que mejor se le da, el thriller, como ha demostrado en Cruzando el límite y Cuenta atrás, para incursionar en la comedia en el prólogo de la infame Los infieles. Vuelve a intentar hacer reír, pero ahora tiene a su favor que ha coescrito con otros autores un guión que aprovecha el carácter mezquino del personaje central, dando lugar a secuencias desternillantes, sobre todo en la que interpreta con la orquesta “Las cuatro estaciones”, pero también en cierta medida otras, como la del restaurante a la que ha invitado a la chica, o el improvisado discurso en... ¡una cena benéfica! Dany Boon le saca partido a que su personaje parece estar escrito sin duda pensando en él, y está bien secundado. Que nadie se llame a engaño, se trata de un film predecible, sin pretensiones, que parte de esquemas trillados, y acumula estereotipos. Pero tiene cierto mérito mantener el espíritu de la tradición cómica francesa (algunos momentos hacen recordar a Louis de Funès cuando estaba en forma), y más teniendo en cuenta que Hollywood renunció hace tiempo a retomar los senderos de sus ‘screwball comedies’. Además, encierra una pequeña reflexión sobre la necesidad de abrirse a los demás, y las consecuencias del egoísmo, que no oculta que se inspira en el clásico “Cuento de Navidad”, de Charles Dickens. 

6/10
La historia del amor

2016 | The History of Love

Leo y Alma son jóvenes judíos, están muy enamorados y viven en un pueblo de Polonia. Cuando los nazis se acercan, Alma emigra a Estados Unidos. Leo le promete sobrevivir y escribirle cartas hasta que se reencuentren en América. Cada una de las misivas formará parte de una novela que tendrá por título “La historia del amor”. Adaptación del best seller de Nicole Krauss a cargo del rumano Radu Mihaileanu, un director que ha demostrado ser un buen retratista de las cuitas humanas, como probó sobradamente en filmes como Vete y vive y El concierto. Tienen las películas de Mihaileanu siempre dos vertientes íntimamente unidas: por una parte, el discurrir de la sociedad a lo largo de los años, con los acontecimientos y situaciones políticas correspondientes, a menudo dramáticas, y por otro, el itinerario interior de los personajes que viven esos periodos históricos, sus dudas y amores, sus anhelos y tristezas. Lo externo y lo interno se entrelazan también en La historia del amor, que tiene su comienzo en un pueblecito de Polonia en la II Guerra Mundial y encuentra su acabamiento en la Nueva York del siglo XXI. El film está relatado en tres tiempos principalmente y aún cuenta con algún hilo narrativo más, donde se relacionan múltiples personajes del pasado y el presente, con una potente historia de amor, la de Leo y Alma, leitmotiv que hace avanzar la trama y que también relaciona íntimamente el film con la literatura y con su misteriosa capacidad para invadir la imaginación e influir en la vida humana. Es la película así un homenaje al amor, pero también a su plasmación artística, capaz de superar cualquier adversidad y trascender a sus creadores. Todas esas cuestiones, nada fáciles de transmitir en imágenes, muestran claramente la procedencia novelística de la película que sin duda es su territorio propio. Y, ay, no logra del todo Mihaileanu expresarlas sin huir suficientemente de la confusión narrativa, de simplificaciones o coincidencias un tanto burdas, y de cierto caos a la hora de ir de atrás hacia adelante, de adelante a atrás, una desordenada cronología que se le atraganta al director y que resta emoción genuina a una historia que busca conmover. El resultado es, por tanto, desigual, quizá hay demasiado material, quizá no se acierta con el tono requerido, quizá le sobren minutos. Un poco de todo eso hay. Se luce el director en cambio en el formidable arranque, donde se recita el texto inicial de la novela en un plano secuencia de enorme belleza. La música de Armand Amar es otro de los puntos fuertes del film, de gran emotividad en las escenas del pasado. Y entre el reparto destacan las interpretaciones del veterano Derek Jacobi, pese a sus ademanes siempre un tanto exagerados, y de la joven Sophie Nélisse (La ladrona de libros).

5/10
Papá o mamá

2015 | Papa ou maman

Siendo novios Florence y Vincent se trataban como el perro y el gato, lo cual permitía que vivieran su amor apasionadamente. Quince años después, acomodados en sus trabajos, con una preciosa casa y tres niños agotadores, sus vidas distan de ser dichosas. Ellos se tratan fenomenal y no tienen ningún problema el uno con el otro, pero... se van a divorciar. La chispa ha desaparecido. El problema es que tienen que decírselo a sus hijos y éstos han de decidir con quién de los dos irse a vivir. Y lo curioso del caso es que por motivos laborales ambos padres tienen la oportunidad de viajar a otro país, por lo que ninguno quiere hacerse con la custodia y harán lo que sea para evitarla... Simpática película franco belga que supone el debut como director de largometrajes de Martin Bourboulon. Ha contado con un equipo de guionistas que saben muy bien hacer reír, pues incluye al tándem compuesto por Alexandre de La Patellière y Matthieu Delaporte, artífices de El nombre, una de las mejores comedias francesas de los últimos tiempos. Papá o mamá no llega a su nivel, pero tiene originalidad en el planteamiento y también similitudes en el desarrollo de la acción, que poco a poco va ‘in crescendo’ hasta convertirse en una espiral descontrolada en donde los adultos parecen verdaderos niños y los niños adultos. Hay que reconocer que la película acumula innumerables gags y situaciones bastante graciosas, muchas provocadas por el estupor de los hijos ante el surrealista comportamiento de sus padres. De fondo, aunque se entregue al modo paradójico y se trate de manera heterodoxa, hay un claro elogio de la familia e incluso de la familia numerosa, y se viene a decir que lo peor que puede ocurrir dentro de un hogar es el aburrimiento, la falta de interacción entre sus miembros, aunque eso suponga cierto caos. Nada mata tanto la convivencia como vivir pacíficamente indiferentes. Entre los actores destaca Marina Foïs en el papel de la madre, mientras que Laurent Lafitte cumple como padre. Sin embargo, también da la sensación de que otros actores con comicidad innata y más capacidad para transmitirla hubieran sacado mayor tajada de la disparatada trama.

5/10
El juez

2015 | L'hermine

El pueblo de Saint Omer, cerca de la costa de Calais. El presidente del Tribunal de lo penal es el juez Michel Racine, que deberá presidir un juicio por asesinato, donde un joven está acusado de matar a su propio hijo de 10 meses. Y ahí se presentará el juez, en un estado griposo. Cuando llaman al jurado popular que decidirá en el caso, Racine ve con estupor que una de las mujeres designadas es Ditte, una doctora danesa que le trató en el hospital tiempo atrás y que le dejó honda huella en el corazón. El guionista y director francés Christian Vincent (La cocinera del presidente) ofrece una película sencilla, elegante, que recrea con primor la vida y el trabajo cotidiano de un juez, y aunque la trama gira en torno al juicio por asesinato –hay mucha actividad de despacho, de pasillo, chascarrillos de salas y charlas de tribunal–, muy pronto el espectador se da cuenta de que esa mínima intriga judicial no importa lo más mínimo. El juez habla de las relaciones humanas, de personas normales, anodinas, que como todos los seres buscan la compañía, la comprensión, el amor. Éste puede aparecer de improviso y entonces la vida gris se convierte en luminosa, el gesto serio en sonrisa, el corazón cerrado en fuente de bondad. De manera muy sutil vamos viendo cómo influye la vida de Ditte sobre lo que hay a su alrededor, especialmente sobre el juez Racine. De una ternura infinita resultan los planos en que ella toma las manos de sus pacientes. Se entiende entonces bien el pasado de Racine, cuánto le debe a la doctora. A veces un gesto de compasión, de amor generoso, es lo que se necesita paras seguir viviendo. Y más que mostrarlo, esto lo logra Christian Vincent con sugerencias, momentos fugaces. En este sentido, la sutil escena final es de una potencia preciosa. Gran parte de la fuerza del film es el dibujo claro, aunque leve, del juez, un hombre que bajo una capa de seriedad e incluso displicencia, oculta en realidad una gran timidez, como uno de esos hombres ridículos, timoratos, a los que jamás les ocurrirá nada. Ese estado de mediocridad, de insignificancia –que el guión subraya sabiamente con su estado enfermizo– lo encarna como nadie el enorme actor Fabrice Luchini (Molière en bicicleta). Y el contrapunto perfecto es la presencia de Ditte (sobresaliente Sidse Babett Knudsen, protagonista de la serie Borgen), mujer segura, de serenísima belleza, y de su adolescente hija (Eva Lallier), llena de vitalidad y despreocupación.

6/10
Houba! Le Marsupilami et l'orchidée de Chicxulub

2012 | Houba! Le Marsupilami et l'orchidée de Chicxulub

La cocinera del presidente

2012 | Les saveurs du Palais

Comedia ligera a la medida de Catherine Frot, actriz de títulos como Odette, una comedia sobre la felicidad o La cena de los idiotas, que tiene un gran prestigio en el teatro francés. El guión de La cocinera del presidente se inspira libremente en la historia real de Danièle Delpeuch, que fue durante un tiempo cocinera privada de François Mitterrand. En La cocinera del presidente, Catherine Frot interpreta a Hortense Laborie, que organiza las comidas de una base científica en la Antártida. Años antes, entró a trabajar en el Palacio del Elíseo, como cocinera personal del presidente y de sus invitados más íntimos en cenas privadas. Laborie, que no tenía formación culinaria pero había aprendido desde pequeña observando a su abuela y a su madre, se esforzaba por preparar recetas relativamente sencillas rememorando los platos que más gustaban a su familia, a pesar de que apenas podía adivinar si estaba cumpliendo bien su trabajo, ya que su contacto con el mandatario era mínimo. Su abnegada dedicación desató algún caso de celos. Su reivindicación de la cocina tradicional recuerda lejanamente a Ratatouille, el film animado de Pixar. Por lo demás, La cocinera del presidente entretiene y tiene un tono amable. Como era de esperar, Catherine Frot le saca mucha tajada a la protagonista, expresando un mundo de sentimientos a pesar de que no pasa por grandes conflictos dramáticos. Su personaje está sobre todo sugerido, pero se sabe algo de él, lo que no se puede decir del resto de los que están a su alrededor. Por lo demás, el veterano realizador Christian Vincent (La discreta) cumple su cometido, pero quizás le falta intentar volar un poco más alto.

5/10
Sans laisser de traces

2010 | Sans laisser de traces

Un tipo rico, a punto de ocupar un puestazo en una gran empresa, casado con una bella mujer, tiene un secreto que le impide ser feliz. Cierta injusticia que desea reparar, pero donde las cosas se torcerán aún más. Sin alardes artificiosos, Grégoire Vigneron logra crear una intriga bastante apañada.

5/10
Welcome

2009 | Welcome

Bilal es un joven kurdo procedente de Irak, que ha recorrido miles de kilómetros para reunirse con su amada Mina en Londres. Pero habiendo llegado hasta Calais, en Francia, se diría que el último paso de cruzar el Canal de la Mancha para llegar a Inglaterra resulta poco menos que imposible, los controles fronterizos son muy exhaustivos. Abandonada la idea de ir oculto en un camión, alimenta el plan de cruzar el Canal a nado; para ello acude a una piscina municipal, donde toma clases de natación con Simon, un profesor amargado por la separación de su esposa Marion.Philippe Lioret, con la ayuda en el guión de Emmanuel Courcol y Olivier Adam, urde una sensible historia acerca del drama terrible de la inmigración, los riesgos sin cuento que toman los que se proponen llegar al 'paraíso occidental'. Resulta especialmente emotiva la relación que surge entre Bilal y Simon, donde éste al principio sólo ayuda al otro para impresionar a su ex mujer -ella ayuda como voluntaria a los ilegales que arriban a Calais, proporcionando ropa y alimento-, en un intento desesperado de recuperarla. Trabajada, con matices, sin tremendismos, logra el cineasta francés no caer nunca en blanda sensiblería al describir la evolución de los acontecimientos, el modo en que se estrechan los lazos. Y a la hora de vertebrar la trama, funciona muy bien el paralelismo-contraste en las dos historias de amor, la de los enamorados iraquíes, y la de los separados Simon y Marion: la fuerza de voluntad y los sacrificios de Bilal espolean al conformista profesor de natación. Nadie es perfecto, pero todos se esfuerzan más o menos por ser mejores personas, y dejarse guiar por el amor, la única tabla de salvación en este mundo. Con tal idea flotando, bien punteada por la sencilla y efectiva partitura musical, y por la metáfora visualmente fuerte de la natación, Loiret entrega una solidísima película, que da mucho que pensar. El reparto es fantástico, desde el joven no profesional Firat Ayverdi, al estupendísimo Vincent Lindon, pasando por presencias más secundarias pero tremendamente efectivas como las de Derya Ayverdi y Audrey Dana -la novia y la ex mujer-, Olivier Rabourdin -el teniente de policía- o Murat Subasi -un inmigrante-.

8/10
El concierto

2009 | Le concert

El director rumano afincado en Francia Radu Mihaileanu es de esos cineastas que poco a poco, sin que se note, comienza a labrarse una envidiable filmografía. Ha dado sobradas muestras de su talento con filmes como Traidor (1993), El tren de la vida y, sobre todo, con Vete y vive. En sus filmes, Mihaileanu se descubre como un humanista, un atento observador de las pequeñas y grandes tragedias humanas que él sabe encarnar en personajes de carne y hueso, que llegan al alma del espectador. Normalmente sus historias tienen que ver con la opresión de los desfavorecidos, en especial con las injusticias contra la comunidad judía, de la que él mismo forma parte. En El concierto habla del mismo tema a través de una comedia, también dramática y emotiva, con el mundo de la música clásica como telón de fondo. En su juventud Andreï Filipov fue un consumado maestro musical, prodigioso director de la orquesta del mítico Teatro Bolshoi de Moscú. Pero, treinta años atrás, fue consifderado un enemigo del pueblo por negarse a expulsar a los judíos que había en su orquesta. La consecuencia de esa ‘insurrección’ fue el desmantelamiento inmediato del grupo y la caída en desgracia de todos los instrumentistas. Humillado, Filipov es en la actualidad quien pasa la fregona en el teatro, mientras que sus compañeros músicos, entre ellos su mejor amigo, el violenchelista Sacha, han salido adelante trapicheando en trabajos de poca monta, viviendo prácticamente en la miseria. Sin embargo, por casualidad, mientras limpia el despacho del actual director del Bolshoi, cae en manos de Filipov un fax procedente de París en el que invitan a la orquesta para tocar en el espléndido Théâtre du Châtelet. El antiguo músico idea rápidamente un plan: reunir furtivamente a sus antiguos compañeros y hacerse pasar por la verdadera orquesta del Bolshoi para celebrar en París su primer concierto en tres décadas. Radu Mihaileanu logra una formidable y arriesgada compenetración entre los hondos conflictos dramáticos que se plantean en la trama (y que no conviene desvelar) y un excelente tono de comedia y optimismo que se agradece mucho. El humor, muchas veces de aire surrealista y fuertemente folclórico, y que lo emparenta enormemente con el cine del balcánico Emir Kusturica (Underground), impregna todo el film y encuentra su máxima expresión en la ridiculización del comunismo. La punta de lanza es el divertido personaje del ex agente del KGB, toda una perita en dulce en manos de Mihaileanu (quien, no lo olvidemos, huyó de Rumanía durante la dictadura de Ceaucescu). El tipo es la monda y sigue anclado en la prehistoria, pero no es la única diana del director, pues los actuales oligarcas rusos también se llevan su ración de mofa. En cuanto al drama de fondo, aunque pueda resultar un poquito rebuscado, se juegue quizá demasiado al misterio y se resuelva demasiado cinematográficamente, en general también funciona. Por lo demás, Mihaileanu muestra su pericia en la planificación, el montaje y el ritmo durante la larga escena del Concierto para violín de Tchaikovsky, emocionante centro musical de toda la trama. Los actores, salvo algún desperdicio (como el de Miou-Miou) están todos bien, con mención especial para la rubia Mélanie Laurent (Malditos bastardos) y los secundarios Dmitri Nazarov (en el papel de Sacha) y el inefable François Berléand.

7/10
Plaga final

2007 | Pars vite et reviens tard

Jean-Baptiste Adamsberg, comisario de la policía parisina, investiga unas palabras inquietantes que alguien está escribiendo en lugares públicos. El asunto está relacionado con la muerte de una mujer, que aparece con la cara descompuesta y el cuerpo ennegrecido. El forense señala que por extraño que parezca en pleno siglo XXI, la causa del fallecimiento es la peste. Adamsberg sospecha que alguien es capaz de controlar la terrible enfermedad y contagiar a quien quiere. Régis Wargnier ha dirigido películas como Indochina y Los amores de una mujer francesa, marcadas por un esteticismo ampuloso pero algo vacío. En esta ocasión adapta libremente la novela ‘Pars vite et reviens tard’, de Fred Vargas. Cuenta como protagonista con un gran actor: José García (Arcadia).

4/10
Man to Man

2005 | Man to Man

1870. Jamie Dodd, joven médico escocés, y Elena van den Ende, una prestigiosa exploradora, regresan a su ciudad, Edimburgo, tras una expedición en África Ecuatorial. Durante el viaje han capturado a dos pigmeos, raza que consideran el eslabón perdido entre el hombre y sus antepasados prehistóricos. La comunidad científica, con los amigos de Dodd a la cabeza, decreta que ambos pigmeos sean estudiados como animales, pero Jamie va siendo consciente poco a poco de que son seres racionales como cualquier otro, e intentará impedir esta violación de su dignidad humana. El francés Régis Wargnier, Oscar a la mejor película extranjera por Indochina, afronta su primer rodaje en inglés. El film, para el que ha contado con dos competentes protagonistas, Joseph Fiennes (Shakespeare enamorado) y Kristin Scott Thomas (Caprichos del destino) inauguró el Festival de Berlín en 2005. El cineasta, coautor del guión, ha realizado una extensa documentación sobre la Inglaterra victoriana, el nacimiento de la antropología y la desconocida cultura de los pigmeos. La cuidada ambientación es lo más sobresaliente de este drama, que retrotrae al espectador a la época colonial, para analizar asuntos tan actuales como la tolerancia racial y el entendimiento entre culturas heterogéneas. Además, arroja una interesante mirada crítica al positivismo que había surgido en ese momento histórico con las teorías de Comte y J.Stuart Mill, y sobre todo de Darwin. De todas maneras, resulta complicado  trasladarse a esa mentalidad, ya que hoy en día muchas de las cuestiones que plantea el film resultan demasiado ridículas. Aunque algo monolítico y soso, el film contiene algunas escenas especialmente significativas, como cuando Dodd siente lo que es estar cautivo, o la pantomima que realizan en el zoológico. Sin embargo, da la sensación de que Wargnier no ha sabido cómo concluir su historia y, en todo caso, el guión hace aguas a la hora de dibujar el carácter de algunos personajes, especialmente ambiguos, como el de la aventurera Elena y el del amigo Fraser.

5/10
El infierno

2005 | L' Enfer

Segunda película de la trilogía ideada por Krzysztof Kieslowski, en torno a los conceptos de cielo, infierno y purgatorio (al igual que dedicó otra a los colores de la bandera francesa) y que el cineasta polaco no pudo acometer al sorprenderle la muerte. El guión corre a cargo de su colaborador Krzysztof Piesiewicz. Danis Tanovic, el director de En tierra de nadie acierta en líneas generales a la hora de atrapar el modo de narrar y la estética de Kieslowski. El film describe la trayectoria vital de tres hermanas que apenas se ven, traumadas por un suceso del pasado cuyo contenido no se desvela por completo hasta bien avanzada la trama. Una de ellas, solterona, apenas hace otra cosa que visitar con asiduidad a su madre, recluida en una residencia, atada a una silla de ruedas y sin capacidad de habla; la segunda es una mujer casada consumida por el demonio de los celos: está segura de la infidelidad de su esposo, y el descubrir detalles sobre sus correrías amorosas se convierte en una obsesión que le destruye anímicamente; finalmente la tercera es una joven universitaria, sumergida en una relación con uno de sus profesores, hombre casado, y cuya hija es una buena amiga. Las tres mujeres viven su particular infierno, de llamas que no se apagan. A pesar de la innegable belleza formal del film, la historia es terriblemente desesperanzada, desoladora en suma. Algunos de los temas que surgen, como la pederastia, dan idea de los abismos de vileza en que puede caer el ser humano. Tragedia familiar terrible, la escena de la madre, fría como una Medea que ha arruinado la vida de sus hijas, es terrible. El plano final cenital y de tipo caleidoscópico de las cuatro mujeres reunidas, sugiere la mirada divina, desde el punto de vista de los cineastas una mirada cruel, distante, deformada, incapaz de intervenir para ayudar a los simples mortales.

6/10
¡¡¡Caverrrrnicola!!!

2004 | RRRrrrr!!!

En la Prehistoria, la tribu de los Pelos Sucios descubre que uno de los suyos ha sido asesinado. Se trata del primer asesinato de la historia de la humanidad, y los sospechosos son los miembros de los Pelos Sucios, ansiosos por robar la fórmula del champú. Alain Chabat es un veterano actor francés, de origen argelino, autor del guión y la realización de Astérix y Obélix: Misión Cleopatra, donde también interpretaba a Julio César. Aquí se une a Les Robins des Bois, un grupo de comediantes que vienen a ser los Martes y 13 franceses, con quienes ha coescrito esta comedia que ellos protagonizan. El humor surrealista y absurdo tipo Los visitantes, o las adaptaciones de Astérix, parece estar repleto de toques locales que fuera de Francia no se entienden demasiado.

2/10
Astérix y Obélix: Misión Cleopatra

2002 | Astérix & Obélix: Mission Cleopâtre

Año 52 antes de Cristo. Ante las fanfarronadas de Julio César sobre el esplendor de Roma, la orgullosa reina de Egipto, Cleopatra, le propone una apuesta singular: si es capaz de construirle un suntuoso palacio en menos de tres meses, César tendrá que reconocer que el pueblo egipcio es el más grande de todos. El arquitecto Numeróbix tendrá que recurrir al druida Panorámix y a su poción mágica, que llegará a la tierra de las pirámides acompañado de Astérix y Obélix; ya que si no termina la tarea a tiempo, será arrojado a los cocodrilos, Gérard Depardieu y Christian Clavier vuelven a encarnar a los irreductibles galos tras el éxito, de Astérix y Obélix contra César. Entre los recién llegados destaca la modelo y actriz Monica Bellucci como Cleopatra, y Jamel Debbouze, a quien los espectadores recordarán como el frutero de Amelie, como Numeróbix. La que ha sido la superproducción más cara del cine francés está dirigida por Alain Chabat, que también interpreta el personaje de Julio César.

4/10
Para todos los gustos

2000 | Le goût des autres

Tres entornos muy dispares. Uno lo forman un chófer y un guardaespaldas, a los que interesa el fútbol y las conquistas amorosas. El segundo lo constituye su jefe Castella, un empresario patán y bastante ignorante, que se enamora de una culta actriz de teatro. Ésta le introduce en un tercer grupo, el de los intelectuales ‘listillos’, que se burlan de su ignorancia. Ha sido candidata al Oscar al mejor film extranjero. Es divertidísima, en la línea de La cena de los idiotas. Y hace una reflexión ligera pero atinada acerca del viejo dicho “Sobre gustos no hay nada escrito”. Y es que, como comenta la directora, guionista y actriz Agnès Jaoui, “Hemos partido de la constatación de que nuestras relaciones, amigos, maridos...corresponden en el 99'9% de los casos a gente del mismo entorno. Esto se produce pese a la amplitud de miras que en ocasiones decimos poseer o nos esforzamos por adquirir”.

7/10
La vida prometida

1999 | Est-Ouest

La vida prometida fue la única película que pudo hacer sombra a Almodóvar en la entrega de los Oscar del año 2000. Al final el manchego se llevó la estatuilla al mejor film extranjero, pero eso no quita para que su rival sea una estupenda película. 1946. La guerra está recién terminada, y Stalin permite la repatriación de aquellos exiliados que deseen volver a su país natal. Ésa es la voluntad de Alexéi, que está casado con una francesa, Marie. Una vez en Rusia, el matrimonio se encuentra con el terror del totalitarismo de Stalin. Son enviados a Kiev, deben compartir casa con varias familias, algunos de cuyos componentes son confidentes... Marie desea volver a Francia, pero las cosas no son tan sencillas. Alexéi ejercita el autocontrol para ver cómo salir del infierno en el que se ha metido sin querer. Una actriz francesa, de gira en la Unión Soviética, quizá les eche una mano. El film dirigido por el siempre elegante Régis Wargnier (Indochina) no decae en ningún momento. Grandes actores (las francesas Sandrine Bonnaire y Catherine Deneuve) y el ruso Oleg Menshikov, con su magnífico trabajo, hacen que vivamos las penalidades de sus personajes.

8/10
El tren de la vida

1998 | Train de Vie

Año 1941. La comunidad judía de un pueblecito de Europa Central escucha inquietantes rumores acerca de un traslado por parte de las cercanas tropas nazis. El considerado como 'tonto del pueblo' propone entonces una idea audaz: fletar un tren en el que viajarán todos, dirigidos por un grupo de los suyos, disfrazados convenientemente con uniforme nazi. ¿Les salvará tan descabellado plan? Tragicomedia en torno al horror del holocausto. El director rumano Radu Mihaileanu orquesta un historia que divierte y conmueve a un tiempo. Hay momentos más grises, pero también algunos geniales, como el del encuentro con otro tren que... Goran Bregovic compone una partitura musical de aire zíngaro, que ayuda a la composición de la atmósfera tan especial que envuelve al film.

6/10
Place Vendôme

1998 | Place Vendôme

Tras la muerte de su esposo, un prestigioso joyero, Marianne trata de vender unos diamantes de origen más que turbio. Catherine Deneuve obtuvo el premio de interpretación en Venecia por esta mezcla de drama e intriga    

6/10
Didier, mi fiel amigo

1997 | Didier

Peculiar film con protagonismo del gran actor francés Jean-Pierre Bacri, en la que interpreta a un agente deportivo que se ha de hacer cargo del perro de su vecina. Un acontecimiento extraordinario cambiará su vida y le ofrecerá una gran oportunidad para prosperar. Comedia francesa, fantástica y algo surrealista.

4/10
Traidor (1993)

1993 | Trahir

Aunque de producción francesa, Traidor (1993), dirigida por Radu Mihaileanu, es una película plenamente rumana tanto por su temática como por su equipo técnico. En ella se hace una lúcida incursión por la Rumania anterior a la caída de Ceaucescu: la vida de los intelectuales disidentes en un país comunista plantea interesantes cuestiones, tanto del lado de las autoridades, como del de los oprimidos por el régimen. Un prestigioso escritor y periodista está encerrado en las tétricas cárceles de Bucarest, por un artículo considerado subversivo, que publicó tiempo atrás. Con maestría se trazan las condiciones infrahumanas en que el escritor debe sobrevivir. Una fotografía oscura y claustrofóbica muestra cómo el protagonista trata de cultivar su espíritu en situación tan extrema, llegando a escribir en las paredes con sus uñas al no disponer de otro material. Por otra parte está la lucha del escritor por no ceder a las presiones de las autoridades comunistas, que saben que su prisionero es un símbolo de la disidencia, y que tratan de conseguir su colaboración a través de los medios más deshonestos. Al final se verá abocado a una situación ambigua: no se trata de hablar, de delatar a sus antiguos compañeros, sino de desmentir o confirmar lo que la policía averigüe. La oportunidad de volver a escribir, de reencontrar a su mujer, de recomponer su vida en definitiva, es demasiado tentadora. Aunque pesimista en extremo, es una película interesante y digna, en la que destaca la relación entre el escritor y el funcionario con quien debe entrevistarse todas las semanas.

6/10

Últimos tráilers y vídeos