IMG-LOGO

Biografía

Mary Carlisle

Mary Carlisle

104 años ()

Mary Carlisle

Nació el 03 de Febrero de 1914 en Boston, Massachusetts, EE.UU.
Falleció el 01 de Agosto de 2018 en Woodland Hills, Los Ángeles, EE.UU.

La rubia de porcelana

18 Diciembre 2007

De ojos azules, su belleza idílica de porcelana llamaba mucho la atención en los años 30. Aunque después fue bastante olvidada, triunfó como pareja de Bing Crosby en tres musicales, pero también apareció con Greta Garbo en “Grand Hotel”. Mary Carlisle murió a la respetable edad de 104 años en la residencia de ancianos de para profesionales del cine y la televisión de Woodland Hills, el 1 de agosto de 2018.

Nacida en Boston (Massachussetts), el 3 de febrero de 1914, la madre de Gwendolyn Witter (su verdadero nombre) se trasladó a Hollywood cuando su hija tenía 4 años, tras la muerte del progenitor. Un día tomaba con ella un café en una cafetería cuando el productor Carl Laemmle Jr., de Universal se acercó de ellas para decirles que la muchacha le había llamado la atención, y que quería hacerle una prueba de pantalla. Pese a su fotogenia, su progenitora no le dejó trabajar en el cine hasta que no acabó los estudios secundarios.

Apareció como extra en diversos títulos, como Madame Satán, de Cecil B. DeMille, y Gran hotel, uno de los grandes éxitos de la época. En 1932 fue una de las quince seleccionadas –junto a la posteriormente legendaria Ginger Rogers– para recibir el WAMPAS Baby Star, galardón destinado a las jóvenes más prometedoras incorporadas a la industria. Ha sido la última de las ganadoras de este título en fallecer.

Al año siguiente, Mary Carlisle protagonizó con Bing Crosby la comedia musical College Humor, donde su personaje encandilaba a un profesor y a la estrella del equipo de fútbol. El film tuvo tanto éxito que la pareja repitió en Double or Nothing y Doctor Rhythm. Aparte, compartió la pantalla con Maureen O’Hara, en Baila, muchacha, baila y Lionel Barrymore, en Tres mujeres.

En 1942 contrajo matrimonio con James Blakeley, actor que acabó reconvirtiéndose en editor, trabajando sobre todo en series como Batman. El matrimonio, que tuvo un hijo, James Blakeley III; estuvo unido hasta la muerte del marido, en 2007 a los 96 años.

Justo a continuación se retiró del cine para siempre tras protagonizar Los muertos andan, un film de terror considerado de culto por los apasionados del género. Desde ese momento estuvo al frente de un salón de belleza.

Filmografía
Dance, Girl, Dance

1940 | Dance, Girl, Dance

Judy y su mejor amiga, Bubbles, son bailarinas. La primera utiliza su talento para triunfar en el mundo del espectáculo, pero la otra sólo busca medrar en el terreno laboral. A pesar del buen hacer del reparto, Dance, Girl, Dance fue un enorme fracaso comercial y de crítica en su momento.

5/10
Dr. Rhythm

1938 | Dr. Rhythm

El doctor Bill Remsen (Bing Crosby) acepta ayudar a su amigo, el policía Lawrence O´Roon (Andy Levine), en una investigación. Como no podía ser de otra forma, Bill acabará enamorándose de Judy Marlowe (Mary Carlisle), la chica que Lawrence debía proteger. Todo ello según la historia corta “The Badge of Policeman O´Roon”, escrita por O. Henry. En realidad todo acaba siendo un film para mayor gloria de Bing Crosby, por aquel momento en pleno éxito en la Paramount. En la trama interpreta algunas canciones de James V. Monaco y Johnny Burke como “On the Sentimental Side”, “My Heart Is Taking Lessons” y “This Is My Night To Dream”. En su reparto, el mítico Louis Armstrong y su orquesta.

4/10
Say It in French

1938 | Say It in French

Adaptación de una comedia teatral de Jacques Deval adaptada al cine por Andrew L. Stone (1902-1999), uno de los muchos artesanos de los grandes Estudios (en este caso Paramount) que nunca llegó del todo a destacar a pesar de algún que otro título apreciable como Cerco de fuego (1961). En Say It in French la acción comienza con un romance en París entre un jugador de golf norteamericano (Ray Milland) y una bella francesita (Olympe Bradna, una bailarina del Folies Bergere que realizó una breve y exótica carrera en Hollywood). Una vez casados, cuando regresan a los Estados Unidos, él descubre que allí le espera una prometida con la que debe casarse si quiere recibir una importante herencia familiar. Algo que no puede rechazar, por lo que oculta que ya está casado.

5/10
Hunted Men

1938 | Hunted Men

Lynne Overman es un padre de familia normal cuya vida se va al traste cuando invita a su casa a un amable extraño. Éste resultará ser un asesino que secuestrará a los suyos para retenerles como rehenes, en espera de la llegada de los miembros de su banda. Olvidada adaptación de la obra teatral 'Queen's Local', de Albert Duffy y Marian Grant. El film, que recuerda a Horas desesperadas, fue muy bien recibido en su época por su retrato de las familias de clase media.

4/10
Tip-Off Girls

1938 | Tip-Off Girls

Un grupo de criminales utiliza a despampanantes autoestopistas y camareras de cafés de carretera, para evaluar los cargamentos de los camioneros que viajan por la zona, para así poder robarles. El FBI envía a una atractiva rubia para que se infiltre en la banda y obtenga pruebas. La bella Mary Carlisle (Tres mujeres) protagoniza esta cinta de intriga de serie B. El mismo reparto –Lloyd Nolan, Mary Carlisle, Anthony Quinn y alguno más– repitió con el director Louis King en Hunted Men, otra historia de gangsters.

4/10
Double or Nothing

1937 | Double or Nothing

Un nuevo vehículo musical Paramount para mayor gloria de Bing Crosby, que unió a éste por última vez con Martha Raye tras Rhythm on the Range (1936) y Waikiki Wedding (1937). En esta nueva trama, un millonario al borde de la muerte quiere encontrar a cuatro personas honradas en Nueva York para dejarles toda su fortuna. Por supuesto, los enredos y romances se adornarán con números musicales de todo tipo, algunos tan originales como el de Martha Raye en el agua. Una de las canciones más populares de Crosby fue “The Moon Got in My Eyes”, de Arthur Johnston y Johnny Burke (los mismos de “Pennies from Heaven”). Dirige Theodore Reed (1887-1959), que tuvo una carrera más bien limitada pero que llegó a ser Presidente de la Academia de Artes y Ciencias de Hollywood de 1933 a 1934. Victor Young aportó música original, y el montador es Edward Dmytryk.

6/10
Receta para la felicidad

1934 | Handy Andy

Basada en la comedia teatral de Lewis Beach, se trata de una historia familiar que transcurre en una pequeña ciudad de provincias. Allí vive un aburrido farmacéutico con una mujer que aspira a prosperar socialmente en el lugar. Por eso convence a su esposo para que venda la farmacia a una cadena comercial que se está implantando por la zona. Con el dinero, van de vacaciones a Nueva Orleáns, donde a ella le sale un admirador. Algo que hace que su marido acabe loco de celos. Comedia del montón donde se buscaba la vis cómica de Will Rogers (con una divertida imitación de Tarzán), acompañado de Peggy Wood como su esposa. Contiene diálogos intrascendentes y situaciones ya vistas una y otra vez, siendo el único aliciente de la cinta la breve aparición de la futura estrella, Robert Taylor.

4/10
Night Court

1932 | Night Court

El juez Moffett es un tipo deshonesto y corrupto que con argucias ha ido consiguiendo sus metas, enmascarándose siempre bajo una fachada de respetabilidad. Un día, un documento importante que puede incriminarle cae en las manos de Mary Thomas, casada con un honrado taxista y con un bebé en común. Moffett hará lo posible para limpiar su imagen aunque ello conlleve acusar a Mary de adúltera. Aceptable título judicial con Walter Huston (Desengaño) y Anita Page (El destino de un caballero) a la cabeza del reparto.

5/10
El dinero tiene alas

1932 | Down to Earth

Pike Peters es un millonario tejano que no puede soportar a su familia, que se han convertido en seres endiosados e insoportables. Por eso decide darles una lección y que aprendan lo dura que es la vida; y urde un astuto plan, pues les hace creer que se han arruinado. Es ahora cuando, según Peters, volverán a la realidad y aprenderán a no despreciar a sus semejantes. El largometraje culmina una serie de películas cómicas de Will Rogers como They Had to See Paris (1929) y So This Is London (1930), que tenían dichas ciudades europeas como centro de las bromas.

4/10
Gran Hotel (1932)

1932 | Grand Hotel

Un lujoso hotel en Berlín. Las idas y venidas de los huéspedes. He aquí la premisa de Grand Hotel, Oscar al mejor film de 1932. Curiosamente, era la única categoría en que estaba nominada. Su origen radica en la novela ‘Menschen im Hotel’, de Vicky Baum. La autora tomó la idea de su experiencia como camarera en un hotel. De la novela nació una exitosa obra de teatro de Broadway, de la que derivó el film. La historia, plenamente coral, implica a varios personajes que coinciden dos días en el hotel. Está la bailarina rusa Grusinskaya (papel a la medida de Greta Garbo), prototipo de diva con altibajos, que lleva de cabeza a su doncella, y que se plantea el suicidio. Bajo la capa del elegante barón Felix von Gaigern (John Barrymore), se esconde un ladrón de guante blanco que se enamora de ella. Preysing (Wallace Beery, con fuerte acento alemán), es un empresario sin escrúpulos, que desprecia a un empleado, el entrañable Otto Kringelein (Lionel Barrymore), que padece una grave enfermedad. Y la hermosa taquigrafista Flaemmchen (Joan Crawford) trabaja para Preysing, quien desea aprovecharse de ella. El punto de vista del Dr. Otternschlag (Lewis Stone), que observa a los personajes que cruzan la puerta giratoria del hotel sin sospechar sus dramáticas historias, viene a identificarse con el del espectador antes de adentrarse en el film. La sentencia con que se concluye “El Gran Hotel. Siempre lo mismo. La gente viene. La gente se va… Nunca pasa nada” era su perfecto resumen. En un hotel, aparentemente no ocurre nada extraordinario. Pero en realidad, lo hemos visto, cada uno que pasa por ahí tiene su propia e irrepetible historia. “Quiero estar sola”. Esta frase de la Garbo se hizo mítica ya que coincidía con el habitual estado de ánimo de la estrella, conocida por cómo eludía a la prensa y las reuniones sociales. La Garbo era la primera de un reparto estelar, donde la Metro de Louis B. Mayer e Irving Thalberg tiraba la casa por la ventana. El acierto del film fue no dar el protagonismo absoluto a ningún actor. Todos tenían peso, pero ninguno borraba a los otros. Puestos a destacar a alguien, brillaban Joan Crawford, como la taquígrafa que debe desenvolverse lo mejor posible en un mundo de hombres voraces, y Lionel Barrymore, que combina el lado humorístico con el tristón. Tras la cámara estaba Edmund Goulding, director Amarga victoria y El callejón de las almas perdidas. El magnífico decorado del hotel fue obra de Cedric Gibbons, ganador del Oscar de este apartado en 11 ocasiones.

7/10

Últimos tráilers y vídeos