saltar al contenido principal
Nota decine21
estrella
Lost in Translation

Lost in Translation

Lost in Translation

Principales intérpretes

Premios: 1 Oscar Ver más
Oscar
2004
Ganadora de 1 premio

Crítica decine21.com

estrella
8
Náufragos
Náufragos

El Park Hyatt, un lujoso hotel de Tokio. Dos americanos, con el ‘jet lag’ a cuestas, que les impide conciliar el sueño, van a tener ocasión de mantener una relación muy especial. Él es Bob Harris, una estrella de cine, a mitad del recorrido de su vida; tiene mujer e hijos, con los que habla por teléfono, pero se adivina que en su quehacer diario ha hecho entrada la rutina; se comporta como un profesional, pero se le ve cansado de tener que rodar tontos anuncios publicitarios, o de tener que acudir a estrafalarios shows televisivos. Ella es Charlotte, una chica recién casada, que acompaña a su marido, fotógrafo profesional; a diferencia de Bob, la joven acaba de iniciar su vida matrimonial, pero empieza a saber lo que es la ausencia del esposo, los primeros pasos en el abandono de los detalles que mantienen encendida la llama de una vida en común. Bob y Charlotte coinciden en el bar del hotel, donde ambos pasean su insomnio y su soledad. Intercambian miradas de complicidad, por su aburrimiento común. Y empiezan a tener una relación muy especial, donde exponen sus cuitas; así, asoman los primeros destellos de un amor imposible, muy explicable porque los dos comparten un mismo estado de ánimo.

Maravillosa y emotiva película de Sofia Coppola, que como hiciera con Las vírgenes suicidas, demuestra que es mejor directora que actriz (¡cómo le hicieron sufrir los detractores, metiéndose con su trabajo de intérprete en El padrino III!). El film que nos ocupa se inspira en una experiencia personal de Coppola, que pasó una temporada en Japón, y se esfuerza por construir esa atmósfera lánguida en que le tocó desenvolverse, donde hay espacio para sensaciones agridulces y románticas, donde domina la soledad y la insatisfacción. Historia muy femenina, se nota que en Charlotte hay mucho del mundo interior de la propia Sofia: de hecho, en la actualidad la directora está en trámites de separación de su esposo, el también director Spike Jonze (Cómo ser John Malkovich).

La película no sería la misma sin sus dos actores principales. Sofia Coppola escribió el guión pensando en Bill Murray, y con tozudez se las arregló para que el actor, algo reacio, lo leyera. Acabó aceptando, y Murray no se equivocó, pues ha hecho, quizá, el mejor papel de su carrera, con permiso de Atrapado en el tiempo. Además el actor improvisa algunas de sus escenas, dando rienda suelta a su mejor veta cómica, como en las sesiones de fotos, con sus tronchantes imitaciones. Pero no sólo nos hace reír el actor: su mirada triste en muchos momentos, nos desarma. En frente, Murray tiene a Scarlett Johansson, una actriz que demuestra una enorme madurez en la pantalla, a pesar de sus 19 años.

In the Mood for Oscar

Sofia Coppola logró el Oscar al mejor guión original gracias al film que nos ocupa, que al describir esa atmósfera inefable donde germina un amor imposible, nos recuerda a otros dos títulos maravillosos: In the Mood for Love (Deseando amar), del exquisito Wong Kar-Wai, y Breve encuentro, del no menos interesante David Lean. Algunos críticos han mostrado su desacuerdo por el premio, ya que sobre el papel, el guión es una sencilla serie de escenas donde apenas se indica otra cosa que el hecho de que un personaje mira por la ventana o camina sobre la calle. Es la magnífica dirección de Coppola, que lleva su propio guión a la pantalla midiendo los silencios, las miradas, la duración del plano, la presencia de la música, la que logra ese “mood”, esa atmósfera, que hacen del visionado de la película una maravillosa experiencia estética.

A buen final, no hay mal principio
A buen final, no hay mal principio

Aviso para navegantes: si no has visto la peli, no leas esto. Advertido ya, amigo lector, abordamos la concepción del emotivo final, la despedida, donde Sofia Coppola evita la lágrima facilona. La reictora pidió a Murray para esa escena, un gesto “de reconocimiento de que ha habido algo entre ellos”, así que dijo al actor que besara a Johansson sin que ésta supiera que iba a hacerlo, para pillarla desprevenida. De modo que la reacción de la actriz es natural, con la genuina sorpresa que se habría llevado Charlotte. Es un momento sencillo y emotivo, en el que sobran las palabras, magnífico colofón de la historia contada.

Carcajadas niponas

La película se mueve en un territorio indefinido entre el drama y la comedia. Pero es en este último aspecto cuando más sale a relucir la experiencia de Bill Murray. Su rostro pétreo arranca carcajadas especialmente en dos escenas modélicas: la de la grabación del anuncio y la del programa de TV. Y es que a estos japos no hay quien les entienda...

DVD, Blu-ray, Plataformas digitales
Distribuye: Universal
Extras: Español e inglés 5.1. Escenas eliminadas. Escena extendida. Conversación Coppola-Murray. ‘Lost’ en el lugar de rodaje. Vídeo musical.
También te pueden interesar
  • Comenta esta Película



    Normas de uso
    • Esta es la opinión de los internautas, no de decine21.com
    • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
    • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
    • Tu dirección de email no será publicada.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE