IMG-LOGO

Biografía

Charlie Cox

Charlie Cox

37 años

Charlie Cox

Nació el 15 de Diciembre de 1982 en Londres, Reino Unido

Ascendiendo a gran velocidad

18 Enero 2011

Aún le queda muchísimo camino por recorrer, pero Charlie Cox se confirma como uno de los jóvenes ingleses más prometedores hoy en el campo de la actuación.

Nacido el 21 de diciembre de 1982 en la capital británica, Charles Cox es el menor de cinco hermanos. Su madre Trisha, y su padre Andrew, editor, fervientes católicos, se esforzaron por darle una educación acorde con sus sólidos principios. Desde muy joven es aficionado a viajar, y recorre habitualmente rincones de Europa, Australia, el continente americano e incluso Oriente. Estudió interpretación en la prestigiosa escuela de teatro Old Vic.

Sus primeros trabajos teatrales fueron recibidos con entusiasmo, y pronto debutó en la pequeña pantalla, en la serie televisiva de BBC John Deed, donde interpretaba a un joven vicario. En el cine se ha abierto camino poco a poco, pues primero apareció en un breve papel en El punto sobre la I, y aunque tampoco tenía una gran presencia en Cosas que hacer antes de los 30, antes de llegar a la treintena ha ido acumulando papeles de entidad cada vez mayor, como el noble con el que se fuga la hija de Shylock, en El mercader de Venecia, o el hermano de Francesca (Sienna Miller) en Casanova.

Finalmente se convirtió en protagonista de la cinta de carácter fantástico Stardust, de Matthew Vaughn (Layer Cake). Encarnaba a Tristan Thorn, joven dispuesto a capturar una estrella para llevársela a la muchacha de la que está enamorado. Para estrellas, las que le acompañaban en el reparto: Claire Danes, Robert De Niro, Sienna Miller (nuevamente), Rupert Everett, Peter O’Toole y Michelle Pfeiffer.

No le fue del todo bien la experiencia de rodar en España, pues fue Diafebus, primo y fiel escudero del protagonista en la desastrosa Tirante, el blanco, de Vicente Aranda. Sin embargo, le puede cambiar su carrera interpretar a otro español, el sacerdote Josemaría Escrivá, fundador del Opus Dei, en Encontrarás dragones, a las órdenes nada menos que de Roland Joffé, director de La misión. Éste ha apostado fuerte por él, pues es uno de los dos personajes centrales, junto con el más conocido Wes Bentley. “Traté de acercarme a él como hombre y no como religioso: ¿Quién era? ¿Con qué se enfrentaba a diario? Descubrí que era una persona extraordinaria”, comenta en relación al personaje que interpreta.

Cox preparó concienzudamente su trabajo, y visitó muchos centros del Opus Dei para tratar de entender a su personaje, a pesar de que él mismo no se considera muy practicante. “Crecí como católico, y aunque nunca he dejado de acudir a la iglesia, he ido más bien de forma irregular”, explica.

Se desconoce muchísimo todo lo relativo a la vida personal de Cox, aunque se sabe que vive con su hermano en Londres. Además, mantuvo un noviazgo con la actriz Kate Mara.

Filmografía
Rey de ladrones

2018 | King of Thieves

Minuciosa reconstrucción de los pormenores de un auténtico robo, perpetrado en Londres durante la Semana Santa de 2015, el objetivo eran las cámaras acorazadas de Hatton Garden, que albergaban diamantes, joyas, dinero y otros objetos preciosos. La particularidad principal de los cinco componentes de la banda de ladrones era su edad, se trataba de ancianos, su edad se movía en una horquilla entre 60 y 77 años, de hecho uno de ellos se desplazó al lugar del crimen en autobús, utilizando su abono de jubilado. Sólo uno de los asaltantes era joven. La película dirigida por James Marsh decepciona un tanto, sobre si tenemos en cuenta que hablamos del responsable de La teoría del todo. Aquí, a pesar de que el subgénero de robos perfectos resulta agradecido, y de que cuenta con un reparto de actores veteranos que da gloria verlos –Michael Caine, Jim Broadbent, Ray Winstone, Tom Courtenay, Michael Gambon– más el contrapunto juvenil de Charlie Cox, domina un punto de sosería. Y eso que se intenta ahondar un poco en lo personal de alguno de ellos, partiendo de sus diferencias, la viudedad que hace echar de menos a la esposa muerta, el choque generacional, o una suerte de relación paternofilial. Son elementos que podían haber dado juego, pero que apenas dan para intercambios dialógicos en que los intérpretes se esfuerzan en dar lo mejor de sí. Está claro que la opción escogida es la de dar todo el protagonismo a los ladrones, por lo que las averiguaciones policiales se entregan de un modo minimalista y sin palabras, son las imágenes las que hablan acerca de cómo los pasos en falso del asalto son detectados. El modo de hacer esto es hábil, pero el precio que paga es la frialdad, que contribuye a la falta de emociones genuinas.

5/10
Eat Locals

2018 | Eat Locals

Daredevil (3ª temporada)

2018 | Daredevil | Serie TV

Marvel The Defenders

2017 | Marvel The Defenders | Serie TV

Injustamente encarcelado, Luke Cage requiere la ayuda del abogado Foggy Nelson. El compañero de éste, Matt Murdock –que ha decidido colgar el traje de Daredevil–, asiste profesionalmente a la investigadora Jessica Jones, que trata de superar las secuelas de su enfrentamiento con Kilgrave. Danny Rand, conocido como Puño de Hierro regresa a su hogar, pese a que no ha concluido su venganza contra La Mano, la organización que mató a sus padres. Los cuatro héroes tendrán que formar equipo para hacer frente a una inesperada amenaza, que podría destruir Nueva York. Tras el éxito de Los Vengadores, protagonizada por los principales superhéroes de Marvel, Netflix une las tramas de sus cuatro series de personajes de la casa, en una producción que más o menos mantiene la calidad de las mismas. No se han variado sus señas de identidad: mucha acción, un tono realista con elementos fantásticos reducidos al mínimo, estética de cine negro, algo de humor, en ocasiones irónico, etc. Parece dirigida a quienes ya conozcan el material previo, pues los personajes centrales arrastran los problemas ya vistos; puede que los recién llegados se sientan un poco perdidos. Juega en su contra que tarda en arrancar. Pero en cuanto los protagonistas suman sus fuerzas, a partir del tercer capítulo, el ritmo se dispara. Acumula secuencias de acción, algunas bien resueltas, por ejemplo la que tiene lugar en un pasillo. Los actores principales ya le han tomado la medida a sus personajes, por lo que no decepcionan. Sobresale Elodie Yung, que interpreta a Elektra, personaje ya visto en la segunda temporada de Daredevil, y Rosario Dawson, como la doctora que ha aparecido en todos los shows. Pero sobre todo se recordará a Sigourney Weaver, que con contención compone una villana memorable, la enigmática Alexandra, de quien no conviene desvelar demasiado.

6/10
Daredevil (2ª temporada)

2016 | Daredevil | Serie TV

Con Wilson Fisk entre rejas, Nueva York debería ser un lugar más tranquilo, y el equipo de abogados formado por Matt Murdock, Foggy Nelson y Karen Page funcionar como la seda, en franca camaradería, pero las cosas no son tan sencillas. Sobre todo porque un personaje misterioso, bautizado como "The Punisher", "El Castigador", se está cargando de modo brutal a diversas organizaciones criminales; y resulta ser un marine heroico, cuyo comportamiento es difícil de explicar. Además asoman en el paisaje Elektra Natchios, hija de un millonario a la que Matt conoció en su época estudiantil, y que ha tenido al mismo maestro en la lucha que él, Stick, con el que comparte la condición de ciego. Y los designios de un grupo esotérico conocido como "La Mano", unos yakuzas a lo bestia, que consideran a Elektra como pieza de un maquiavélico plan. Daredevil en su versión "netflixera" sigue gozando de buena salud, y hasta se ponen los mimbres para conectarla con Jessica Jones. Quizá abusa de las escenas de acción, muy violentas, aunque hay que reconocer que están muy bien coreografiadas. Pero lo mejor es el mimo de los personajes, sus conflictos y puntos oscuros, la dificultad de estrechar lazos pese a que se intenta –de amistad, sentimentales, en relación maestro-discípulo al más puro estilo Kung Fu–, y el tratar de encontrar fundamentos y principios para combatir el mal. Cuando el "background" católico de Matt-Daredevil aflora, la trama cobra fuerza, por ejemplo en esas conversaciones en que filosofa con The Punisher. En cambio cuando se nos habla de cosas como "El cielo negro" para ejecutar no se sabe qué siniestro plan esotérico, la cosa suena confusa, a artificio argumental no demasiado brillante. A los actores se les nota muy cómodos en sus personajes, empezando por Charlie Cox, pero también los "nuevos", como Jon Bernthal; se echa en falta más presencia de Vincent D'Onofrio, un villano poderoso, pero es lo que hay. Y la nueva faceta periodística de Page sólo se justifica al final, aunque ese artículo leído en off sobre los héroes tiene su fuerza.

6/10
Daredevil

2015 | Daredevil | Serie TV

A los 9 años, a Matt Murdock –hijo de un atormentado boxeador– le atropella un camión cuando aparta de su trayectoria a un anciano para salvarle la vida. El vehículo transporta un material radioactivo que se derrama en los ojos del chico, dejándole ciego. Años después se ha convertido en un abogado que regresa a su barrio neoyorquino, la Cocina del Infierno, para poner un despacho con su amigo Foggy. En sus ratos libres imparte justicia oculto tras una máscara, pues el accidente le dejó sin vista, pero potenció sus otros sentidos. Drew Godard, discípulo de Joss Whedon como guionista de Buffy, la cazavampiros y Angel, y director y guionista de La cabaña en el bosque, y de J.J. Abrams como libretista en Alias y Perdidos, se emancipa como máximo responsable de esta serie de Netflix. Daredevil supone la primera de las producciones de la plataforma digital que adaptan las peripecias de superhéroes Marvel. No inventa la pólvora, y acusa la sobreexplotación del género. Pero Daredevil se constituye como la mejor serie basada en un personaje Marvel y supera ampliamente el film de 2003 protagonizado por Ben Affleck. Con una fotografía sombría de aire 'retro', toma claramente como modelo la saga de El caballero oscuro, de Christopher Nolan, al imitar sobre todo su tono realista. El punto fuerte reside en las interpretaciones, pues Charlie Cox dota de gran humanidad al personaje, un superhéroe católico practicante, por una vez alejado de los todopoderosos Thor o Capitán América, pues transmite el sufrimiento por el que tiene que pasar para llevar a cabo sus hazañas. También está a la altura Vincent D'Onofrio, como Wilson Fisk, también llamado Kingpin, capo mafioso que controla los negocios sucios. Se puede pasar por alto, que algún actor, como Elden Henson (Foggy) resulte un tanto exagerado.

6/10
Dracula. La leyenda jamás contada

2014 | Dracula Untold

Universal resucita al personaje del novelista Bram Stoker, que dio lugar a uno de los emblemáticos clásicos del terror de la factoría. Se le ha encomendado la tarea a Gary Shore, otro responsable de anuncios publicitarios que debuta en el largometraje a lo grande, lo que se explica posiblemente por su procedencia irlandesa, dato que comparte con el creador del príncipe de los vampiros. La historia de Vlad el empalador, el personaje histórico que inspiró a Stoker ya ha sido contada en las pésimas cintas Vlad, el príncipe de la oscuridad, Vlad, la maldición de Drácula, y diversas cintas rumanas. Drácula. La leyenda jamás contada se desarrolla en 1462, cuando Vlad III, príncipe de Valaquia temido por empalar a sus víctimas, trata de mantener la paz con el Imperio Otomano. Pero cuando el sultán Mehmed II le exige la entrega de mil niños, entre ellos su hijo Ingeras, Vlad decide enfrentarse a él. Para ello, llega a un siniestro acuerdo con una monstruosa criatura ancestral que vive oculta en una misteriosa cueva, que le otorga poderes sobrenaturales con los que puede hacer frente a sus enemigos. Por contra, sentirá sed de sangre humana... En líneas generales, Drácula. La leyenda jamás contada se esfuerza con denuedo en encontrar su propia personalidad, con un realizador que se fija en grandes éxitos recientes para atraer al público. Así, se apunta a la moda de los reinicios de personajes como Batman y 007, toma el punto de vista del que originalmente era el villano como Maléfica, presenta batallas multitudinarias en la línea de las adaptaciones de Peter Jackson de J.R.R. Tolkien, y de hecho tiene como protagonista a Luke Evans, Bardo en El hobbit: La desolación de Smaug, y realiza numerosos guiños a Juego de tronos, al tener a Charles Dance (Tywin Lannister en la serie) en un rol maquiavélico y al compositor Ramin Djawadi. También resulta evidente la influencia del Drácula, de Bram Stoker, de Francis Ford Coppola, sobre todo en las referencias estéticas a la obra del pintor Klimt, y en que se le busca un lado romántico al personaje. La cinta se ha filmado al estilo videoclipero, con licencias históricas, y diálogos pseudosustanciosos. Y el guión trata de captar la complejidad del personaje, teóricamente un carnicero capaz de asesinar en masa a personas inocentes para asegurar a base de miedo la tranquilidad de su reino, pero que en el film se comporta además como un padre de familia ejemplar. Por esta razón, el actor principal, Evans, se ha hecho un lío, aunque cumple con profesionalidad, al igual que el resto del reparto. En cualquier caso el relato acaba obteniendo cierta tensión dramática, al centrarse en el sacrificio personal del protagonista motivado por el amor a su familia, con un tono de tragedia que más o menos funciona.

5/10
La teoría del todo

2014 | Theory of Everything

El director James Marsh, autor de interesantes documentales como Man on Wire o Proyecto Nim, dirige este cuidado biopic sobre el físico británico Stephen Hawking (1942), uno de los científicos más reconocidos del siglo XX. Cuando se hallaba haciendo el doctorado en la Universidad de Cambridge en 1963 a Hawking se le diagnosticó la enfermedad de la motoneurona, que causaba la atrofia progresiva del movimiento voluntario de los músculos. Aunque le dieron sólo dos años de vida, Hawking sobrevivió y, pese a sufrir una severa minusvalía, ha sido capaz vivir una vida académica de gran relieve y de publicar varios best sellers sobre Astrofísica, entre ellos el célebre “Breve historia del tiempo”. La teoría del todo, de desarrollo clásico, tiene la fuerza de la propia historia humana vivida de Hawking. Su superación es indudablemente fruto de una gran fuerza de voluntad, pero no es entendible, sin embargo, sin la tremenda y sacrificada dedicación de Jane, su primera mujer, con quien estuvo casado desde 1965 hasta 1991 y con quien tuvo tres hijos. La película, basada precisamente en las memorias de Jane, es conmovedora al tratar hondamente de ese amor, de sus alegrías y dificultades, con algunas secuencias muy logradas, especialmente al inicio de la relación, con ese momento en que ella le hace ver que su amor vencerá los obstáculos. Asimismo es significativo que, en palabras del mismo Hawking, el gran triunfo de su vida fueran sus tres hijos. Por otra parte el pensamiento de Hawking es controvertido por su vehemencia a la hora de declararse ateo y de haber dedicado su vida a buscar una explicación material sobre el mundo –esa “teoría del todo” a que alude el título– y sobre el origen del universo, como una prueba científica plausible que niegue la existencia de Dios. La película no elude este tema peliagudo, más bien incide en él, aunque lo hace sin un enfoque aleccionador o partidista. De hecho, hay cierto equilibrio al mostrar que la primera que le discute su postura atea es su mujer, creyente evangélica. Formalmente la película es primorosa, con un tratamiento de la fotografía excelente y una acompañamiento musical suave, adecuado. Pero sin lugar a dudas el gran premio se lo lleva el capítulo interpretativo. Sobresale por encima de todo el trabajo de Eddie Redmayne (Mi semana con Marilyn), que bien podría merecer el Oscar, pues su metamorfosis en el personaje es absoluta, y en este sentido recuerda a otro oscarizado personaje real, el Christy Brown de Mi pie izquierdo, interpretado por Daniel Day-Lewis. También produce un gran impacto la composición de Felicity Jones (La abadía de Northanger), actriz de una belleza y expresividad extraordinarias, sin paliativos.

6/10
Boardwalk Empire (3ª temporada)

2012 | Boardwalk Empire | Serie TV

Atlantic City, 1922: Los locos años 20 están a punto de empezar seriamente. A pesar de una economía en auge, hay escasez de alcohol y la violencia de los gángsterse es cada vez peor. En medio de este panorama, Nucky Thompson (Steve Buscemi), cuyo matrimonio con Margaret se ha convertido en una farsa después de que firmara la cesión de su dinero a la iglesia, se enfrenta al desafío de reparar las viejas relaciones. Nucky también se encuentra con la nueva competencia de un gángster de gatillo fácil que crea una mampara estratégica entre Nueva York y Atlantic City en un intento de desviar el negocio de alcohol de Nucky. El conflicto saca lo mejor y lo peor de Nucky, mientras nuevas y conocidas caras sufren una convincente metamorfosis en esta tercera temporada de la serie.

Boardwalk Empire (2ª temporada)

2011 | Boardwalk Empire | Serie TV

Segunda temporada de esta potente serie gangsteril, respaldada en la producción por Martin Scorsese y Mark Wahlberg, y con buena parte detrás del equipo creativo de Los Soprano. Las tramas siguen dibujando con complejidad los tejemanejes gangsteriles de Nucky Thompson, tesorero de la ciudad de Atlantic City, que hace y deshace a su antojo con un alcalde que es mero hombre de paja, está ciego a sus actividades ilegales que se centran en gran parte en el contrabando con el alcohol en los años de la Ley Seca. Pero sus vínculos con las actividades delictivas de las ciudades de Chicago, Nueva York y Filadelfia se complican. Las nuevas generaciones, con Jimmy Darmody en primera fila -pero también en otros lares Al Capone, Lucky Luciano y compañía-, llegan pisando fuerte y queriendo hacer las cosas sin contar con sus mayores, iniciando por ejemplo el tráfico de heroína. Terence Winter y compañía saben imprimir complejidad y aires trágicos a las andanzas de un puñado de hombres sin escrúpulos y sus seres queridos. Y ello con un rico telón de fondo histórico, y no sólo porque los personajes son reales, también porque se hacen presentes hechos como los desmanes del Ku Klux Klan y la lucha por los derechos de los negros o los esfuerzos para lograr fondos para la independencia de Irlanda. Continúan presentes los excesos violentos y eróticos, bastante gráficos, cortesía de una HBO que presume de prescindir de la censura, aunque quizá hay una mayor contención que en la temporada anterior, alguien ha debido darse cuenta que el resultado de este cuadro de un mundo inmoral no mejora por ello. En cualquier caso hay un esfuerzo serio por insuflar alma a los personajes y mostrar sus conflictos, aunque con frecuencia se muevan por puro egoísmo, el miedo o el instinto de supervivencia. Pero en Nucky es cierto que hay un deseo de sacar adelanta una familia, y en su amante viuda Margaret un conflicto de conciencia, intensificado por su fe católica y su miedo a ser castigada. En el lado de la ley hay que constatar que tampoco se mueven por motivos limpios, ya sea el rígido agente encarnado por Michael Shannon, o la nueva fiscal que quiere lograr la condena de Nucky, y ello por no hablar de los políticos corruptos que son la regla más que la excepción. El esfuerzo de producción y recreación de la época es excelente. Los actores, imposible nombrarlos a todos, pero destaquemos a Steve Buscemi y Kelly Macdonald, son magníficos, todos encajan a la perfección en sus personajes.

7/10
Encontrarás dragones

2010 | There Be Dragons

Robert, un periodista llegado de Estados Unidos, está investigando la vida de Josemaría Escrivá, un sacerdote español en proceso de beatificación que era de su mismo pueblo aragonés. Descubre que hay más puntos de conexión, pues su padre y él estuvieron juntos en el seminario cuando eran jóvenes. Pero seguir indagando supone sacar a la luz dolorosos secretos del pasado, que tuvieron entre otros telones de fondo el de la fraticida guerra civil española. Roland Joffé, tras dos excelentes películas, Los gritos del silencio y La misión, vio cómo su carrera se desinflaba progresivamente. Vuelve a alzar el vuelo con este arriesgado film, que aborda la figura de un personaje histórico, el fundador del Opus Dei, cuya vida discurre paralela a la de otro personaje creado para la ocasión, Manolo Torres, que habría sido buen amigo de la infancia. Tal recurso y el de la indagación periodística sirven para deslizarse del presente al pasado, y reflexionar sobre las distintas reacciones que se pueden dar a las situaciones duras que trae consigo la vida. Pueden entonces alzarse los “dragones” –feliz y hermosa expresión de Joffé, destinada a perdurar en el imaginario colectivo– que conducen a una espiral de odio y violencia, o ser dominados éstos por una respuesta basada en el amor y el perdón, respaldada por las convicciones religiosas. La película, de indudable tirón popular y amplio lienzo épico que se nota en su esfuerzo de producción, tiene el mérito de no tratar de ajustar cuentas guerracivilescas, aquí la dialéctica de vencedores y vencidos brilla por su ausencia, no se entra a ese trapo. Tenemos en cambio los dramas personales, y el pensamiento de que hay que procurar ponerse en la posición del otro. Aunque pueda reprocharse alguna situación folletinesca –especialmente en los pasajes de los milicianos republicanos–, domina la emoción pura y dura, una narración vibrante, que conduce al catártico e impactante desenlace. Hay un gran acierto en el reparto, incluso los papeles pequeños –Derek Jacobi, Unax Ugalde, Jordi Mollà, Ana Torrent...– llaman la atención. Pero sobresale Charlie Cox, que supera con nota el desafio de encarnar a un santo del que existen abundantes filmaciones. Quizá sea Wes Bentley el que lo tiene más difícil, por el carácter de su Manolo, continuamente crispado y con caóticas motivaciones a lo largo de la trama, sobre todo en su relación con la estupenda Olga Kurylenko. El film supone el regreso estelar de Joffé, superproducción que narra una historia muy humana, intensa y emocionante, que se ajusta perfectamente a sus prioridades. Tanto se ha implicado Joffé en el proyecto que, además de dirigir, firma el guión y ejerce de productor, siendo la primera vez que aúna esa triple dedicación en una sola película. Destaca la sólida y verosímil puesta en escena –hay en la producción un equipo artístico superoscarizado que incluye al diseñador de producción Eugenio Zanetti, al compositor Stephen Warbeck y a la diseñadora de vestuario Yvonne Blake–, y aunque el color ocre cuando la historia se remite al pasado puede resultar una elección obvia, hay un tratamiento muy inteligente de la fotografía, diferente según la época en que discurre la acción.

8/10
Downton Abbey

2010 | Downton Abbey | Serie TV

  En la magnífica mansión campestre de Downton Abbey conviven la familia Crowley, de mucho pedigrí, con el numeroso personal de servicio. La tranquilidad del lugar se ve sacudida con la noticia en los diarios del hundimiento del Titanic; lo que primero se ve como una tragedia ajena, crece en intensidad cuando se sabe que el heredero del patrimonio familiar viajaba en el barco y es una de las víctimas. Las leyes que rigen en 1912 impiden que la hija mayor de Robert Crawley, conde de Grantham, pueda heredar; toda la fortuna estaría así destinada a un pariente lejano, Matthew, que mira con prevención a su snob familia recobrada, él y su madre huyen del ceremonial que rodea a los Crawley. Algunos miembros de la familia, como la abuela Violet, conspirarán para impedir que Matthew se quede con lo que creen que les pertenece. Mientras, en el servicio no ve con buenos ojos al recién incorporado ayuda de cámara John Bates, que exhibe una ostensible cojera. Formidable serie televisiva británica creada por Julian Fellowes, ganador de un Oscar por su guión de Gosford Park, y también detrás de libretos de filmes como La reina Victoria y The Tourist. Aquí articula una serie cuyo retrato de una familia noble y su servidumbre recuerda a otra magnífica producción británica, Arriba y abajo. La idea es plantear que corren nuevos tiempos, que esa distinción rígida en capas sociales empieza a verse agrietada. De modo que entre los Crawley destacan un Matthew que no entiende para qué necesita un ayuda de cámara, o su madre, empeñada en ayudar con sus conocimientos de enfermera en un hospital; mientras que entre los de abajo, una doncella aspira a convertirse en secretaria aprendiendo mecanografía, algo insólito. Fellowes sabe desplegar distintos hilos narrativos y componer personajes llenos de vida, a los que encarnan un reparto de los de quitarse el sombrero. Realmente la serie sabe aunar la idea de retrato costumbrista de una época y unas maneras que tienen los días contados, con las relaciones amorosas, las intrigas por el patrimonio familiar, y los pequeños y grandes secretos de los criados. La ambientación es formidable, ya sólo la partitura de musical de John Lunn es todo un estímulo a disfrutar de la serie. Por supuesto destaca el magnífico edificio de Downton Abbey, con una personalidad tan notable como la de la casa de Retorno a Brideshead, y que toma el castillo de Highclere para hacer sus veces.  

7/10
Stardust

2007 | Stardust

Adaptación al cine de la novela gráfica de 1997 de Neil Gaiman, ilustrada por Charles Vess, que ante su éxito también conoció una novelización del propio Gaiman. Sigue el espíritu de los cuentos de hadas estilo La princesa prometida o Lady Halcón, y tiene tras la cámara a un inesperado Matthew Vaughn, conocido por su faceta de productor en títulos algo salvajes como Snatch. Cerdos y diamantes, o por su debut en la dirección en Layer Cake. La trama arranca en un pueblecito victoriano llamado Muro, que tiene un murete de piedra que delimita un campo. Allí hay perpetuamente un guardián que impide que nadie cruce al otro lado. Y ciertamente, nadie osa pasar. Nadie, excepto, un día, un tipo con ganas de aventuras. Y llega al mundo mágico de Stormhold, donde tiene un escarceo con Una, una princesa esclava. Poco después vuelve a casa, pero le dejan un bebé recién nacido en la puerta de su casa, pasados nueve meses. Se trata de Tristán, su hijo, que pasados los años se convierte en un apuesto mozo, objeto de burlas de los "pijos" del pueblo, también de Victoria, de la que está platónicamente enamorado. Hasta el punto de que promete traerle una estrella, después de ver ambos una estrella fugaz. Tristán cruzará el muro después de que su padre le revele sus orígenes. Y descubrirá que la estrella caída del cielo tiene la forma de Yvaine, una hermosa joven. Y lo curioso es que todo el mundo desea capturar a la estrella: tres hermanas brujas, para recuperar su perdida juventud; los príncipes hermanos con opción a ocupar el trono de Stormhold; y por supuesto, Tristán, con objeto de lograr la aceptación de su amada. Matthew Vaughn entrega un imaginativo cuento, de ritmo agilísimo –buen guión el suyo y de Jane Goldman–, y con personajes bien perfilados, que sigue la clásica estructura del "viaje del héroe", inicialmente un ingenuo paleto, al final un héroe avezado que encuentra el verdadero amor. Atraviesa la trama un romanticismo que se agradece, aunque justo es reconocer que en los cuentos de antaño los héroes no se acostaban con sus amadas hasta después de sonar las campanas de boda, el suyo era un amor puro que en los tiempos que corren se diría que resulta inconcebible. También hay un sentido del humor de buena ley, a veces rozando la humorada negra, pero siempre con cierto equilibrio, incluso en la curiosa afición del pirata capitán Shakespeare, que sigue la línea colateral de travestismo marcada por Shrek. Los actores parecen habérselo pasado en grande haciendo el film, y destacan sobre todo el desconocido protagonista, Charlie Cox, y la "estrella" Claire Danes. Michelle Pfeiffer, con su papel de bruja, parece reafirmarse en un línea de trabajos que quieren gritar su falta de complejos por los años que empiezan a caerle encima, también representada por El novio de mi madre. Con humor y profesionalidad se toman sus personajes Sienna Miller (la novia egoísta) y Rupert Everett (uno de los aspirantes al trono), más Robert De Niro, aunque éste con un punto histriónico que empieza a cansar en el actor. En una historia de fantasía, importa, y mucho, la dirección artística, el aspecto visual. A tal respecto hay mucha imaginación, por ejemplo en la secuencia del vudú, en que la persona afectada se convierte casi en una marioneta en manos de la bruja de turno.

6/10
Tirante, el Blanco

2006 | Tirante, el Blanco

Vicente Aranda sigue donde solía. O sea, filmando cine erótico al que tan aficionado es. Al igual que en Carmen, se busca una coartada cultural, la novela Tirant Lo Blanc de Joanot Martorell. Así, cuenta las andanzas de Tirante, valiente caballero que combate al turco mejor que nadie, lo que no basta para poder desposarse con Carmesina, hija del emperador. Aunque tiene a su favor la complicidad de las damas de compañía de la joven, Estefanía y Placerdemivida, el joven encuentra la oposición paterna. El film está concebido como un vodevil, con los amantes viéndose a escondidas, lo que da pie a momentos risibles. Hay un notable esfuerzo por recrear la época, aunque las escenas de batallas son algo 'rústicas'.

1/10
El Proyecto Andrómeda

2006 | A for Andromeda

Un grupo de científicos capta una señal proveniente de la constelación de Andrómeda. El mensaje contiene la información para construir un sistema informático desconocido hasta el momento en la Tierra. Con el tiempo, el sistema se acaba volviendo muy poderoso y el gobierno decide utilizar este poder para crear un robot de carne y hueso que cumpla todos sus deseos. El Proyecto Andrómeda es un telefilm basado en una serie homónima de los años sesenta.

4/10
Casanova

2005 | Casanova

En sus memorias, todo un clásico literario a pesar de su dudosa veracidad, el italiano Giacomo Casanova exponía su labor como espía y diplomático, pero sobre todo sus frívolos galanteos amorosos. El director de Chocolat, se centra en esta última parte, presentando a un Casanova a punto de ser expulsado de Venecia por las autoridades debido a sus escándalos. Para darles a entender que ha sentado la cabeza, concertará un matrimonio de compromiso, pero poco después se enamora de verdad, de una escritora. Restan mucha credibilidad al asunto que los personajes parezcan del siglo XX, sobre todo la feminista que interpreta Sienna Miller, y el tono de farsa elegido por Lasse Hallström. Pero las localizaciones, decorados y vestuarios evidencian un gran esfuerzo de producción.

5/10
El mercader de Venecia

2004 | The Merchant of Venice

Para poder casarse, el joven Bassanio necesita dinero. Lo consigue gracias a su amigo Antonio, que pide un préstamo al usurero judío Shylock. Como éste no le guarda mucha simpatía, accede a darle la cantidad solicitada, pero con la condición de que si se demora en el pago, deberá darle una libra de carne de su propio cuerpo, del lugar que él señale. A pesar de esta condición demencial y abusiva Antonio acepta, pues es sobradamente solvente. No cuenta con el naufragio de uno de sus barcos. Aunque existen muchas versiones televisivas de la inmortal obra de Shakespeare sobre la codicia, y en la escena ha sido requeterrepresentada, faltaba una película de altura basada en "El mercader de Venecia". Dados además los tiempos políticamente correctos que corren, filmar una historia cuyo villano protagonista es un judío sin corazón, supone el riesgo de dar pábulo a la acusación de antisemita. Pues bien, el británico Michael Radford –1984, El cartero (y Pablo Neruda)– viene a llenar con brillantez la mencionada laguna. Eso sí, se cura en salud suavizando la terquedad de Shilock a la hora de mostrar su rechazo a la boda de su única hija con un cristiano, o al insistir en cobrar los intereses de la singular deuda. Estas opciones funcionan bien, y a nuestro entender sobraba ese prólogo vergonzante que trata de explicar por qué el malo de la peli es judío, echando gran parte de la culpa a la Iglesia católica. Además del formidable esfuerzo por recrear la Venecia del siglo XVI, el film es lo que es gracias al magnífico texto del bardo inglés, a una dirección que no trata de llamar demasiado la atención, y al trabajo de un fantástico reparto, donde los rostros más populares corresponden a ‘los chicos’, o sea, Al Pacino, Jeremy Irons y Joseph Fiennes.

6/10
El punto sobre la i

2003 | Dot The I

Tras finalizar una relación turbia en Madrid, Carmen, una bailarina de flamenco, encuentra la estabilidad sentimental cuando conoce en Londres a Barnaby, un joven adinerado. A punto de casarse, en la despedida de soltera comete la imprudencia de besar a un extraño, Kit, un actor brasileño por el que se sentirá atraída. Coproducción hispano-británica que supone el debut del hasta ahora novelista Matthew Parkhill. También autor del guión, Matthew Parkhill mezcla thriller y humor negro, y consigue sorprender a los espectadores.

3/10

Últimos tráilers y vídeos